• Inspiraciencia

    IX zientzian inspiraturiko kontaketa-lehiaketa
Aste bete gehiago duzue! Kontaketak aurkezteko epea luzatu dugu, orain ekainaren 26ra arte!

INSPIRACIENCIA ekimen honek, zientzia eta literatura bateratuz eta fikzioa abiapuntu izanik, zientzia birpentsatu eta irudikatzeko aukera sortu nahi du.

  • HELDUAK

    Bidaia

    Bidaia

    Aireportutik irtetean ama aurkitu dut nire zain. Elkar besarkatu eta kotxez etxeranzko bidea hartu dugu.

    - Zer moduz bidaia?
    - Ondo, beti bezala - esan orduko ohartu naiz hanka sartzeaz.
    - Beti, beti, ez dakit ze betiri buruz ari zaren, garai batean bezala esan nahiko duzu. Urte bete pasa zoaz etorri gabe, seme.

    Gaiak irten beharra zuen. Entzun beharrekoa entzun eta gero, gaiz aldatu eta kito.

    - Zer moduz dago?

    Amak hasperen egin du erantzun aurretik.

    - Nik oso gaizki ikusten dut. Hilabeteak doa etxetik irten ere egin gabe. Garajean sartzen da eta han ematen ditu orduak, bere gailu eta tresna artean galduta. Nik zaratak entzuten ditut, batzuetan bera ere entzuten dut, bakarrizketan, baita haserre edo pozezko oihuak eginez ere.

    Buruarekin ezetz egin du eta isildu egin da une batez. Indarrak hartu eta gero kontakizunarekin jarraitu du.

    - Arduratuta nengoen oso eta bere lagun minei deitzea erabaki nuen.
    - Jokin eta Anderri?
    - Hori da.
    - Eta zer esan zenien? - galdera jakin minezkoa balitz bezala saiatu naiz egiten, nahiz eta berez ardurazkoa eta gaitzespenekoa den, bai baitakit erabaki horrek anaiari ez ziola batere graziarik egingo.
    - Zer esango nien ba? Zure anaia gaizki dagoela, laguntza behar duela, hilabeteak doala etxetik irten ere egin gabe, bakarrik hitz egiten duela eta horrela jarraitzen badu erabat jota amaituko duela. Ez al zaizu lagunei deitzeko nahikoa arrazoi iruditzen?
    - Eta zer gertatu zen? Etorri al ziren etxera?
    - Etorriko ez ziren ba! Baina zure anai egoskor horrek ez zien kasurik egin. Proiektu garrantzitsu batean lanean ari zela eta bakarrik uzteko eskatu zien, lasai egoteko, proiektua amaitutakoan joango zela eta bera beren bila. Jokin eta Ander etorritako bidetik itzuli ziren, eta orduan zuri deitu nizun.

    Hortik aurrerakoa nik dakit amak baino hobe. Etxera etortzeko eskatu zidan, hegaldiak merke baleude bezala, baina nik lehenengo anaiarekin telefonoz hitz egin nahi izan nuen. Egia esan hizketaldiak arduratuta utzi ninduen, aztoratuta sumatu nuen oso. Berebiziko proiektua gauzatzear omen zegoen, erabateko sekretuan eraman zuena, amari ere ezer esan ez ziona. Egun batzuetan amaituta izango omen zuen eta, ni etxera itzuliko banintz, nire itzulera probestuko omen zukeen proiektuaren emaitza guri erakusteko. Ea ondoren beste proiekturik zegoen galdetu nion, ama arduratuta zegoela oso, kalera irten beharra zuela lagunengana haize pixka bat hartzera. Ez omen zegoen beste proiekturik, momentuz, eta mesedez etxera itzultzeko eskatu zidan, urte bete pasa nindoala eta etorri gabe. Beraz, hemen nago.

    Etxerako falta den zatia isilpean egin dugu. Heldu garenean garajeko atea zabalik topatu dugu, argia piztuta eta anaia zutik gure zain, lan mahaiz, tresnaz eta gailuz inguratua. Mahai gainean zapi zuri batez estalitako zerbait dagoela ohartu naiz. Elkar besarkatu dugu, indartsu, luze. Barre egin dugu. Bata besteari begira geratu gara, eta hitza hartu dut:

    - Ez al didak hilabeteetan zehar garaje zahar horretan giltzapetuta eduki hauen proiektu madarikatu horren emaitza erakutsi behar?
    - Ze pazientzia eta glamour gutxi duan, motel.
    - Ozeano oso bat gurutzatu diat hori ikusteko, txo!
    - Ondo zagok, hator garajera. Etorri zu ere ama, zuri ere asko zor dizut eta, orain arte ez baitizut ezer esan. Prest al zaudete?

    Izugarrizko zirrara sentitu dut. Ez dakit anaiaren hilabeteetako lanaren emaitza ikustear nagoelako izan den, edo burutik sano ala erabat jota dagoen juzgatzear nagoelako izan den. Irribarretsu, zapia altxa du. Gailu bat azaldu da, ispilu batzuekin, pantaila digital txiki batekin eta zertarako diren antzematen ez dudan erdi borobil itxurako mekanismo batekin. Zeharka, amari begiratu diot. Ni bezala ikusi dut, irribarretsu, bere buruari parean duen gailu hori zer demontre den galdetuz; bere buruari seme gazteena erabat jota dagoen edo ez galdetuz. Hitza hartu dut.

    - Itxura ederra zaukak horko gailu horrek, baina badakik ni horrelako gauzetarako ez naizela batere abila. Zer demontre da?
    - Sestante digitala.

    Sestantea. Zer dakit nik sestanteei buruz? Mendeetan zehar nabigatzeko erabili izan direla, baina horiek aspaldiko kontuak dira, zertarako digitalizatu gutxienez mende bat zaharkitua dagoen gailu bat? Galdera hauek buruan ditudala amak hartu du hitza.

    - Eta zertarako balio du tresna horrek?
    - Distantziak neurtzeko. Labur esatearren, sestante batek bi punturen arteko angeluak neurtzen ditu; informazio hori ondo erabilita, bi puntu horietarako batera dagoen distantzia neurtu daiteke bere bitartez, edo itsas almanaka erabiliz, neurketa egin den latitudea ere jakin liteke. Kontua da orain arteko sestanteek angeluak gradu eta minututan eman zitzaketela baina ez segundoetan; nire hobekuntzari esker, digitalizazioari esker, sestantea askoz erabil errazagoa da, baita askoz zehatzagoa ere, angeluak gradu, minutu eta segundoetan ematen baititu!

    GPSaren garaian, Google Earth bitartez etxeko teilatuan okertuta dituzun teila kopurua jakin dezakezun garaian, anaiak sestantea digitalizatu du, hilabeteak garajetik irten gabe eman eta gero. Eta ikaragarrizko irribarrea du aurpegian. Ziur naiz gainera gailuak bere egitekoa ondo betetzen duela, bestela oraindik ere garaje barruan baikenuen jeinu artaburu hau. Egia esan, badu meritua deabruak. Ozeanoa gurutzatu dudala oroitu dut, hogeita lau ordutik gorako bidaia eginaz. Ohartu naiz nirea ez dela benetako bidaia izan ordea, toki aldaketa soil bat baizik. Hemen inor badago bidaia egin duena hori anaia izan da, fisika, elektronika eta mekanikaren trenean egindako bidaia.

    Eskolako bidea

    Eskolako bidea

    Astebete baino gehiago pasatu da azkenekoz Mariak Gabriel ikusi zuenetik. Amari behin baino gehiagotan eskatu dio laguntza. Ospitalera joan nahi du, gauza bat dauka esateko. Azaldu dio garrantzitsua dela, baina amak ez dio sinesten. Sekretu bat dauka.

    Mariak egunero egiten du eskolatik etxerako bidea. Gehienean bere 4 urteko anaiarekin batera egiten du bidea, baina egun hartan, Gabriel azkenekoz ikusi zuenean, ez zen eskolara joan gaixotu egin zelako. Batzuetan bere lehengusua ere etortzen da, baina egun hartan ez. Etxerako bidean ez dago gauza askorik, zuhaitz bakan batzuk tarteka-marteka, zabor mendixka batzuk ere badira handik eta hemendik. Oso jende gutxi bizi da Mariaren auzoan, noizean behin autoren bat pasatzen da, hautsa harrotzen du eta Mariak begiak babesten ditu, baina horrez gain, nahiko aspergarria litzateke bidea, geldialdirik ez balitz.

    Egunero gelditzen da Maria ordea, Gabrielen etxetxoaren parera iristean, bisita egiten dio agureari. Mariak entzun zuen behin, zientzialaria izandakoa zela, eta gobernuarentzat lan egiten zuela, zahartu eta Mariaren auzora etorri zen arte. Baina hori duela urte asko izango zela pentsatu zuen Mariak, bera jaio aurretik han baitzegoen Gabriel, eta baita Gabrielen tramankuluak ere.

    Egunero bezala iritsi zen Maria Gabrielen ondora. Hondartzako ahulki horietako batean topatu zuen, egunero bezala. Ondokoa eskaini zion Mariari.

    -Bakarrik zatoz gaur?- Galdetu zion agureak.

    - Bai, anaia gaixo dago. – Mariak erantzun.

    Errutina markatua dute jada, aspaldi hasi zen eskolatik bueltako errutina. Maria esertzen da hondartzako ahulki zahar horietako batean, eta lehengusua etortzen bada bera ere bai. Anaia ez da aulkian esertzen, normalean lurrean esertzen da, txikia delako. Badakite ezin dutela Gabrielen etxe ingurua betetzen duten trasteetara gerturatu. Mariaren amak dio agureak zaborra biltzen duela etxean eta txatarraz beteta daukala dena. Mariak noski, ez dio inoiz amaren iritzia Gabrieli helarazi.

    - Nora bidali duzu oraingoa seinalea?

    - Hor nonbait dabil… Gabrielek zerura zuzendu zuen eskua, horrek zerbait zehaztuko balu bezala. Bere esku mugimenduak Mariak behar duen informazioa emango balu bezala. Errutinaren parte da hau ere.

    Batzuetan, Gabriel umore onean dagoenean azalpen gehiago ematen ditu. Umore txarrez dagoenean ez hainbeste.

    - Gaur zigortu egin naute. – aitortu zion Mariak- irakasleak esan du unibertso osoan lurra dela bizitza izan dezakeen planeta bakarra. Horregatik dela denetan interesgarriena.

    Gabrielek barre egin zuen.

    - Zer erantzun diozu?

    - Ez daukala ideiarik, hori inozokeria bat dela. Guk ez jakiteak ez duela esan nahi ez dagoenik ezer. Bilatu egin behar dela, eta horrek ere ez duela ezer esan nahi. – Irribarre egin zuen Mariak, ama haserretu egingo zen jakiten zuenean irakasleari inozo deitu ziola. Baina Gabriel ez zen haserretuko, harro egongo zen.

    - Agian beste norbaitek kontrakoa esango dizu- aitortu zuen agureak- baina nik uste dut ondo egin duzula. – adierazi zion begi keinu batez.

    Aparatu errezeptoreri begira jarri ziren biak. Gabrielek esaten du etxe atzean daukan radarrak kanpotik honantz datorren uhinik jasotzen badu argi gorria piztuko dela. Maria ia seguru dago ordea, Gabrielek funtzionatzen ez duen traste bati begira daramala azken hamarkadaren zati handiena.

    Ordubetez jardun ziren, argitxoari begira, Mariak ur baso bat edan zuen eta Gabrielek pare bat traste konpontzeko ahalegina egin.

    Astebete pasatu da ordea, eta Maria oso kezkatua dago. Amak azaldu dio anbulantzian eraman zutela agurea ospitalera, eta oso gaixorik omen dago. Sekretuak ez dio lorik egiten uzten, baina amak ez dio kasurik egiten, ez da garrantziaz ohartzen. Denbora igarotzen ari zaio eta erabaki bat hartu beharra daukala konturatu da.

    Eskolan mesede bat eskatu dio lehengusuari. Esan dio hartzeko anaia txikia eta eramateko etxera.
    Mariak autobusa hartu du eskola aurreko autobus geltokian. Ospitalera iritsi denean, asko kostatu zaio Gabrielen zegoen gela topatzea. Han zegoen erizain bati esan behar izan dio galdu egin dela eta bere aitonaren bila zebilela, hark lagundu dio.

    Beldur pixka bat sentitu du Gabriel ikusi duenean. Ohean etzanda dago, begiak itxita. Makina bat dauka ondoan. Mariak ez daki esna dagoen hala lo. Saiatu da bere izena esaten, baina badirudi ez duela entzuten. Mariak ezin du denborarik galdu, azkar iritsi behar du etxera. Hurbildu da Gabrielen belarri handira eta badaezpada ahotsa jaitsi du.

    - Gabriel- xuxurlatu du- Maria naiz, entzuten didazu? Sekretu bat esan behar dizut, garrantzitsua da.

    Gabrielek ez du erantzuten, baina Mariak aurrera egitea erabaki du, sekretuak eztarria erretzen dio. Ingurura begiratu du inor ez dabilela ziurtatzeko, arnasa sakon hartu eta Gabrielen belarrira hurbildu da berriz.
    - Gabriel, argi gorria piztu da.

    Mariak badaki agureak entzun diola, irribarre bat marraztu baitzaio aurpegian.
    GAZTEAK

    GURE ESKU DAGO

    GURE ESKU DAGO

    GURE ESKU DAGO

    Goizero-goizero esnatu, eta gosaldu ostean, komunera joan eta hortzak garbitzen ditudan bitartean, komuneko leihotik begiratzen dut. Txikitatik daukadan ohitura bat da. Egun guztiak desberdinak dira. Batzuetan bero egiten du, beste batzuetan hotza, haizea, euria…

    Urteak pasa ahala, ordea, konturatu naiz, gu, gizakiok gure etxe bakarra, Lurra, pixkanaka suntsitzen ari garela.

    Ni orain metereologoa naiz, eta hau argi ikusten dut, baina zuek nik bezain ondo ikustea nahiko nuke. Gaur egun, gizakiok ganora ez daukagula dirudi, dena hausnartu gabe egiten dugu, geroko ondorioei garrantzirik eman gabe.

    Txikia nintzenean ni baino helduagoak ziren neska-mutikoei begiratzen nituen. Litxarkerien plastikoa lurrera botatzen zuten, bazirudien plastikoa sakarrera botatzeari ez ziotela garrantzirik ematen. Baina plastikoa sakarrera botatzeak, birziklatzeak, behar den ura bakarrik erabiltzeak, … gure Lurran efektu handia daukate. Eta hori eguraldiari begiratuz ikusten den horietariko gauza bat da.

    Urteak pasa ahala eguraldia gero eta zoroago dagoela dirudi. Beroketa globala, kutsadura, zabalera handiko zuhaitz-mozketak, … eta beste asko dira eguraldia aldatzen dituzten eragile nagusiak.

    Gaur egungo biztaleak jaio aurretik, planeta honek historia luzea eduki du. Eta orain, dena axola ez zitzaigun bezala, “arduragabe”, gure ingurunea suntsitzen ari gara.

    Aurtengo neguan, orain dela hamabost urteko neguan baino hotz gutxiago egin du, eta udan ere askoz bero gehiago. Argi dago: Lurreko tenperatura gero eta beroagoa da. Eta sinetsidazue, horrela jarraituz gero, urte batzuk barru ez dugu desberdinduko neguan ala udan gaudenik. Hori ekiditzeko, hasiera-hasieratik egin behar genuena egingo dugu, Amalurra zaindu.

    Horrela, goizero leihotik begiratzen dudanean egun guztiak desberdinak izango dira.
  • ADULT

    LA BOTIGA DE RECORDS

    LA BOTIGA DE RECORDS



    Des que he sortit de casa que no paro de pensar-hi i, no aconsegueixo re-cordar el nom de la malaltia que el metge li va dir a l’Helena que jo patia.
    Darrerament estic bastant despistat, em costa recordar algunes coses. I quina calor! Aquest abric tan llarg em fa nosa. Se m’enreda amb el bastó. Però, ara me’n adono, veig que tothom va amb roba d’estiu.

    DONG, DONG, DONG...
    Ai, quin ensurt, les campanes de la catedral! Sí es que les tinc gairebé damunt meu.

    “BOTIGA DE RECORDS”

    Què és això? És justament el que necessito. Ara mateix hi entro.

    –Bon dia senyoreta. Què em podria dir quant costa un record?
    –Bon dia senyor, això depèn del record que vostè triï.
    –Ah, és clar. Doncs miri senyoreta, jo voldria recordar el rostre de la meva dona, que ja fa temps que l’he perdut. I la flaire de la sopa de Nadal de la meva mare. I també el moment del naixement de la meva filla, l’Helena. I els noms dels nens que hi ha per casa i que em diuen avi. Però, ara mateix, el que més m’interessa és recordar el camí per tornar a casa meva.
    —Joan! —va dir la noia al seu company de l’altre taulell, mentre llegia la targeta que l’home portava penjada del coll— acompanyo aquests senyor. Ara torno.
    —Anem, senyor Ramon, l’acompanyo fins a casa seva. És aquí mateix, al girar la cantonada. I no pateixi pel preu, aquest record es de franc.

    El dia que el cel va pedre el seu color

    El dia que el cel va pedre el seu color

    El dia que el cel va perdre el seu color les nostres vides van canviar de manera irreversible.

    El color del cel és degut principalment a la composició de l'atmosfera. Les molècules d'oxigen i nitrogen que constitueixen gairebé la totalitat de la seva superfície protagonitzen un fenomen físic anomenat dispersió de Rayleigh. El blau que es pot – que es podia – apreciar al cel n'és – n'era – el resultat. És per aquest motiu que el canvi del color del cel no es redueix a una simple curiositat física, sinó que té una transcendència molt major. És per aquest motiu que el dia 17 de maig de 2031 es convertí en la data més important de la història de la humanitat.

    La foscor va prendre el paper protagonista un dijous qualsevol i decidí ocupar-lo durant tres dies. Els tres dies més foscos que la nostra espècie ha viscut fins avui dia – i, segurament, viurà. La seva presència no era estàtica, tenia una finalitat. 72 h foren les necessàries per absorbir el color blau cel, després de les quals marxà i deixà com a signatura un nou color. Des d'aleshores, cada dia vesteix el verd. I, des d'aleshores, la població sobre la superfície de la Terra es reduí considerablement – concretament, en la seva totalitat.

    Durant les primeres 24 h s'apreciaren canvis lleugers en el comportament atmosfèric. Aquestes alteracions es van atribuir a diferents causes meteorològiques relacionades amb les variacions de pressió i temperatura que l'alta contaminació causava. I és que durant més de 20 anys científics i personalitats d'arreu del globus terrestre avisaven i intentaven conscienciar a la població de la importància vital de reduir l'emissió de certs tipus de gasos a l'atmosfera, de dur a terme una millor gestió de residus i de buscar alternatives en les formes d'obtenció d'energia o de transport. Missatges que guanyaven en èmfasi i difusió a mesura que governs i grans corporacions internacionals els recolzaven. Entitats que invertien una considerable suma de diners en noves estratègies de màrqueting relacionades amb el medi ambient i que es reduïen a això: instruments per augmentar les vendes. Governs que utilitzaven la narrativa com una eina de control de masses... I tot i que la majoria de persones prenia les mesures que estaven en les seves mans per col·laborar amb la causa, això no s'apropava a ser suficient. Fet totalment comprensible si es té en compte que són aquestes organitzacions que s'aprofitaren de la situació les principals causants.

    Durant el segon dia la concentració d'oxigen en l'aire disminuí fins a assolir nivells al voltant del 15%. És aquí on es començà a observar la catàstrofe. I és aquest divendres dia 16 quan s'envià l'últim carregament de provisions des de la Terra. Durant les que van ser les 12 h més importants de la supervivència de la raça humana a l'Univers, personalitats de tots els països es reuniren per decidir, a contrarellotge, en quines 150 tones dipositaven tota esperança. La colònia marciana que feia només 6 mesos s'havia establert a Cassini i que no estaria preparada per sobreviure independentment durant, almenys, 10 anys més, hauria de fer-ho amb 150.000 kg d'equipament a partir d'aquell mateix moment.

    Els últims 1440 minuts de vida a la Terra van ser catastròfics. La concentració d'oxigen començà a disminuir vigorosament i les dificultats per respirar s'accentuaven en tota la població. Es podia apreciar la desolació en les cares desfigurades dels cossos que un es trobava pel carrer. La falta d'aire que havien patit en els seus últims instants quedava permanentment marcada perquè tothom es pogués fer una idea de com seria el seu final. I no hi havia forma d'evitar-ho. I l'extinció de la vida al planeta que la va veure néixer tingué lloc.

    Des d'aleshores, les jornades laborals al planeta vermell són de 18 h i l'esforç que fem per mantenir la nostra existència sobre la superfície – o més aviat, dins la superfície – de Mart s'ha cobrat ja alguna vida. Aquesta és la primera història que s'explica a tots els nens nascuts aquí. La primera història que aprenen i que graven al seu cervell. La història que taca de color verd també el seu cel, encara que no sigui blau. Perquè si hi ha una cosa que un nen no vol, és que li prenguin el color al sostre de la seva imaginació. Des d'aleshores ens reunim cada dia i recordem les últimes imatges vives que vam rebre de la Terra. Memoritzem les cares que posen cadascun dels nostres companys quan recorden com després de la desolació, en marxar la foscor, va néixer el color que es considerava característic de la gespa tallada i molla. El color que es convertí en el naixement d'una nova societat.

    Els dies grisos

    Els dies grisos

    —Mare, com era?

    —Com era què?

    —El món, mare.

    —El món era com és ara. Està al mateix lloc a l'espai, hi ha gent molt maca, com tu, i està format per les mateixes pedres i roques.

    —Això ja ho sé, mare. Jo vull dir, com era abans? Com era abans de ser gris?

    —Tenia una mica més de llum.

    —No m'ho crec. L'àvia m'ha dit que hi havia molta més gent que ara i que no vivien a les muntanyes aïllats sinó que tenien cases amuntegades, i vivien uns al costat dels altres. També m'ha explicat que jugaven al fut... fut...

    —A futbol...

    —Sí, això, a futbol, jugaven a la pilota en equips d'11 persones i que era tan divertit.

    —Sí, però això era abans de la sequera, abans que faltes l'aigua. Sense aigua, ja no es podia jugar com abans. Els grans també diuen que hi havia gent que buscava una solució a la sequera, els científics. De fet, aquesta era la seva feina i estaven molt a prop de trobar-la.

    —I què va passar?

    —La guerra.

    —Com va començar la guerra, mare?

    —Com sempre, com comencen totes les guerres. Tot i que aquesta vegada va ser una mica diferent. No va ser per territoris, diners o petroli. Va ser per l'aigua. Tot el món va canviar després de la sequera.

    —Per què va canviar?

    —Els països més poderosos ho van començar tot, atacant als més pobres per aconseguir la seva aigua. Però aquests van unir les seves forces, eren moltíssima més gent i van intentar arribar a Europa i als Estats Units per combatre aquells que els hi volien llevar la seva aigua. Van ser milers els que van morir a la frontera. I després es va acabar tot.

    —Després va ser quan el món es va tornar gris?

    —Sí, va arribar la foscor i ja no ha marxat. Per evitar que el seu enemic aconseguís travessar les fronteres dels seus estats, els països aliats d'Europa i els Estats Units van llançar bombes. Creien que aquestes bombes no tindrien conseqüències per ells o això és el que van dir, que serviria per evitar que els envaís l'enemic. El que no sabien és que l'enemic eren ells mateixos, les bombes que van llançar sobre les seves fronteres portaven compostos que van alterar les propietats de l'atmosfera i l’aire es va omplir de partícules tòxiques, que el van fer pesat, sec i fosc.

    —I va ser llavors quan vau venir a viure a les muntanyes?

    —Els que vam sobreviure sí, jo acabava de fer els 6 anys. Els bessons, els meus germans petits, no van poder suportar els canvis. Ja t'ha explicat l'àvia que tenien problemes respiratoris i, com ells, molts no van poder sobreviure... Els més petits i els més grans eren els més vulnerables i la població mundial es va reduir dràsticament, en qüestió de dies...

    —Si aquells científics haguessin pogut trobar una solució...

    —Tant de bo. Però, com en tot, els més poderosos eren els que podien decidir sobre el nostre destí. Els científics eren molt a prop, però no tenien els recursos suficients...

    —I van perdre.

    —I vam perdre, tots.

    —Mare, i com era el color verd del que parla l’àvia?

    —Com els seus ulls, però més intens. Els camps de futbol eren d'aquest color, les muntanyes els boscos, els camps... Ara, tot és gris. Els ulls, els boscos, l'aire.

    —Podrem tornar a tenir verd, mare? Encara existeixen científics com aquells?

    —Pot ser, fa anys que he deixat de pensar-hi, ja no recordo com era el verd, qui el protegia...

    —Jo te'l tornaré mare, els buscaré i et tornaré el verd.

    Contrarellotge

    Contrarellotge

    Contrarellotge. Memòries d'un pió.
    Reunits amb un cafè entre les mans, els físics del CERN decideixen obrir la carta que d'una manera misteriosa algú ha aconseguit lliscar entre els intricats passadissos del laboratori i dipositar a la seva taula.
    Massa intrigats com per obvier la missiva, massa espantats per fer pública la seva arribada sense una anàlisi detallada del seu contingut.
    Serà una broma de algunno dels becaris?
    En qualsevol cas decideixen obrir-la en la més estricta confidencialitat. Tots els científics presents han signat el document amb algun comentari jocós però la veritat és que estan realemnte emocionats davant el misteri que podrà descobrir-se a l'obrir el sobre. El silenci es pot tallar.
    Comença la lectura.
    “Contrarellotge. Memòries d'un pió.
    La meva vida és massa curta i massa atrafegada. Des que vaig néixer he hagut de córrer molt ràpid, cada vegada més ràpid donant voltes al voltant de uncircuito anomenat accelerador.
    Com tots, jo vaig néixer per morir però hi ha molta gent que em vol conèixer; en realitat no sé quin és el motiu pel qual els va resultar tan interessant però és molt agradable saber que ets important per algú.
    Molta gent em observa amb uns aparells electrònics molt complicats i comenten entre ells moltes coses sobre la meva. Jo penso que massa tenint en compte que sóc molt petit i viu bastant poc.
    Algú m'empeny constantment, més aviat alguna cosa m'empeny constantment i em fa córrer molt de pressa sense finalitats que jo sàpiga. Això és el pitjor de la meva vida, és molt monòtona, tot el temps tornant al mateix punt i amb la mort trepitjant els talons.
    Tot d'una noto que deixen d'empènyer; per una banda és meravellós no haver de córrer i poder descansar una mica però no tinc temps de pensar-ho molt perquè començo a notar que la vida se m'escapa ... és la fi.”
    Els científics del CERN commoguts davant el sublim del secret descobert es posen drets i aplaudeixen llargament en honor del pion.
    Ha viscut més dels que nngún altre pió ha pogut mai imaginar però tot i així ... la vida és massa curta>; suficient perquè la humanitat hagi fet un pas molt llarg gràcies a la seva carrera. Ha aconseguit donar voltes tan ràpid que fins al propi Einstein es sorprendria i ha pogut prolongar la seva vida més que cap altre pió però tot té un final i el seu havia arribat.
    Descansi en pau. Gràcies pion.

    Autopista

    Autopista

    Encara era negra nit quan l’autoconduït m’ha portat primerament pel camí de terra, després pels revolts de la carretera comarcal i a continuació per les rectes interminables de l’estatal. Ha estat allí a la plana que m’he adonat que anava sol: cap altre vehicle al costat, ni al davant, ni al darrere; cap punt a la pantalla del radar. Cap dron controlava les cruïlles. Poc més tard, quan la resplendor de l’alba retallava la silueta de l’immens complex petroquímic abandonat, la sensació d’estranya solitud ja era inquietant.
    Al principi era normal no trobar ningú perquè l’alta muntanya està poc habitada i era d’hora. Però a mesura que avances per l’estatal, la quantitat de vehicles que hi circulen s’incrementa progressivament, de la mateixa manera que el riu principal acreix en rebre l’aigua dels afluents. Instintivament he buscat una explicació: avui era primer d’any, la gent havia sortit de revetlla, es llevaria tard. No com jo, que no havia celebrat l’arribada del nou any perquè no m’agrada fer-ho i, com cada dia, m’havia llevat abans que sortís el sol. I aquesta matinada, en lloc de posar-me a treballar amb la novel•la com de costum, havia decidit d’anar a veure la mare. Ara ella s’està en una comuna assistida força lluny del refugi on visc sol i desconnectat del món, com els antics anacoretes.
    Crec que la inesperada sensació de ser l’únic usuari de tota una carretera estatal ha afectat la velocitat de reacció del meu cervell. He trigat una bona estona a pensar que al canal permanent dirien si passava alguna cosa. Quan he atansat el dit índex al rectangle de l’holograma, però, només han aparegut puntets blancs parpellejants, i l’àudio tan sols emetia una remor sorda i monòtona. També he comprovat que no hi havia accés a cap xarxa de comunicació personal. M’he regirat inquiet al seient, he posat l’esquena més recta, he tivat el coll.
    El sol despuntava per sobre dels turons del prelitoral. D’acord amb el programa de navegació, l’autoconduït ha enfilat el primer desviament per entrar a l’autopista magnètica. Ningú no s’esperava al control d’accés. El cotxe ha avançat a poc a poc fins a situar-se sobre una de les plataformes de connexió i tot seguit, fent una essa suau, ens hem integrat al flux electromagnètic de l’autopista.
    A aquella hora preveia veure centenars de vehicles al meu voltant, avançant exactament a la mateixa velocitat que el meu, conformant entre tots un corrent com el d’un riu ample i cabalós. Però seguia anant sol. M’he adonat que suava. He passat un dit entre el coll i la camisa per deixar circular l’aire. El cel també es veia estrany. Tan blau, tan llis, sense les habituals traces dels aerobusos. El sol m’enlluernava.
    Tranquil•litza’t, relaxa’t, em repetia, i respirava fondo. M’he plantejat que potser havia quedat sol al món. I també m’he preguntat què havia de fer. Seguir com si res no passés? Aturar-me en una àrea de descans i esperar? (a què?) Fer mitja volta i tornar al refugi de la muntanya? En passar per sobre d’una ciutat, ara no en recordo el nom, he pogut veure carrers amb vehicles ben aparcats però cap persona, res viu, ni tan sols un robot. Els semàfors, però, funcionaven i creaven una aparença de tranquil•la normalitat. El món seguia rutllant en absència dels seus habitants. Bé, de tots excepte jo. Potser m’havien deixat de testimoni?
    Al cap d’uns quilòmetres, he percebut la reverberació característica amb la qual el Govern avisa de la cloenda dels exercicis col•lectius universals. Encara pensava que jo no era conscient de que se n’hagués convocat cap, d’exercici col•lectiu, quan he vist que s’atansaven tres vehicles en sentit contrari. En creuar-nos, he observat que es tractava de dos cotxes semblants al meu i d’un altre més gran amb l’anagrama ben visible d’una coneguda empresa que fabrica de matalassos d’inducció. A l’interior dels autoconduïts hi havia persones que conversaven animadament; alguns menjaven i bevien. L’home dels matalassos atenia una holotrucada. M’he apressat a connectar el canal permanent. Ara sí que funcionava! He estat a temps de presenciar com el President agraïa la participació al simulacre. Pel que han explicat a continuació, he deduït que s’havia assajat la resposta a un hipotètic atac neurològic de nivell 5 a través de les ones. D’acord amb les instruccions que s’havien divulgat amb profusió, tothom s’havia confinat als habitacles, i totes les freqüències dels sistemes de comunicació havien estat inhibides. Han mostrat imatges d’avingudes desertes, de carreteres sense trànsit, d’escoles tancades. Més tard, una locutora ha comentat que els sensors del satèl•lit de vigilància havien detectat un humà que no havia participat. Ara que surto de l’autopista veig un cotxe de la policia que, travesser, barra el pas
    JOVE

    La teva decisió

    La teva decisió

    Has pensat mai en el moment en què mors? El que passarà després d'aquest? Bé, et puc assegurar que he pensat molt en això, i la conclusió a la qual he arribat és que no m'importa. No és com si tingués més opcions. Quan cada dia ets conscient de tots els perills que t'envolten, només pots viure la teva vida en un pànic constant o sense preocupar-te en absolut.

    Visc amb una condició estranya que no crec que ningú més tingui. Qualsevol cosa que em passi, sigui aquí o en una altra línia temporal, ho puc sentir. El meu altre jo rep un cop de puny per una lluita que jo acabo d'evitar? Sento tot el dolor que causa (bastant). El meu altre jo mor perquè creua la carretera amb el semàfor encara vermell quan jo acabo de decidir que no? Bé, jo sento tot el dolor. Per descomptat, no m'afecta físicament. Però, sabeu que difícil és mantenir una cara normal quan un sent com s'està morint?

    Tot i això, per als que estan perduts amb les línies temporals, ho explicaré. Alguna vegada heu sentit parlar del gat de Schrödinger? No? És clar que no. Bé, el que passa és que Schrödinger no tenia molt a fer, i llavors va dir: "Per què no poso al meu gat dins d'una caixa tancada amb un mecanisme radioactiu que té un 50% de probabilitat de matar-lo i un 50% de no fer-ho?" Gran idea, oi? I a partir d'aquest pensament va deduir una cosa. "Mentre que no obrim la caixa, el gat està mort i viu al mateix temps". Això és el que s'anomena superposició, on ocorren dues coses diferents al mateix temps. I és el que em passa a mi. Moro i visc al mateix temps. Em donen un cop de puny i m'alluno il·lès simultàniament. Per descomptat, quan obriu la capsa, o, en el meu cas, quan algú em veu, s'atura, i les línies de temps es converteixen en dues. Cada vegada que faig alguna cosa, pateixo les conseqüències de no fer-ho, i a l'inrevés.

    Però també té un bon aspecte! O, com a mínim, n'he trobat un. Saber el que passarà amb antelació a causa de sentir les conseqüències, em permet salvar a altres persones de sentir-les també. Continuem amb l'exemple del semàfor vermell. Al meu món, on no m'atropella un cotxe, veig com una altra persona es dirigeix al mateix destí que hauria tingut jo. Així que, per descomptat, els paro, salvant-los. No espero que em donin les gràcies, més aviat em renyen per la molèstia. Però sempre sento la felicitat de salvar una vida.

    Té també la part dolenta. Igual que la vegada en què vaig ser rebutjat per una noia, mentre estava en una altra línia temporal, vaig ser besat per ella. És un fàstic saber que estàs en el costat dolent, per si us ho preguntàveu.

    Ara estic atrapat en, possiblement, el pitjor escenari que he presenciat mai. Estic a les portes de la mort, i de veritat aquesta vegada. Un pensaria que haver mort abans et prepara per exactament això, però no. Una cosa és sentir-ho, però una altra és saber-ho. Veure com s'acabarà si no fas res, però no ser capaç de fer cap diferència.

    Però quina és la situació? Bé, és clar que havia d'intentar salvar una noia de caure d'una alçada de quatre plantes, i ni tan sols pregunteu-me com vaig arribar allà. La cosa és que ara estic atrapat a la vora penjant d'una mà d'una mort segura.

    Ara venen tots els "i si". "I si fos prou fort per pujar?" "I si hagués arribat més aviat?". Per a mi, són realitats. Amb cadascun puc veure un final diferent, un, quan no caic. Realment és un fàstic estar en el costat dolent, eh?

    Veig que si només hagués aguantat una mica més, potser podria haver estat salvat. Però no ho faig. I llavors, l'únic que veig és la foscor.


    Sempre vaig pensar que morir seria diferent. Que sentiria dolor. Que aniria a algun lloc. Pot ser que tot acabaria. Però definitivament mai vaig pensar en això. Ara puc veure a totes les altres meves versions. Tots els altres jo que van morir també han vist això? Com tots estem vius i morts al mateix temps? Fins que un dia, algú ens noti, i finalment ens dirà què som. Era estrany, però bell d'una altra manera
    ....
    Per descomptat, l'univers no em deixarà descansar.

    Una llum, i aquí estic de nou. Sembla que estava en coma. Explicaria molt. Però ara que no estic mort, què se suposa que he de fer? Suposo que hauré de tornar a ignorar-ho tot. Però, veig l'habitació buida que hi ha davant meu, i crec que potser, faré alguns amics al llarg del camí aquesta vegada.
  • ADULTO

    Resistencia a los Antibióticos: un problema de salud mundial

    Resistencia a los Antibióticos: un problema de salud mundial

    Todos han muerto ya… XR3 terminó uno a uno con ellos. Sorprendentemente, esta bacteria asesina no había sido creada en un laboratorio ultra secreto de tecnología militar, ni formaba parte del arsenal de armas biológicas de ningún país, no… XR3 fue creada por todos nosotros, a través de años de negligencia, de no querer ver algo que era perfectamente previsible y que aun así no logramos evitar. Hoy ya es tarde, soy el último y sé que pronto también acompañaré a mis seres queridos… ya tengo los primeros síntomas, la aparición de las manchas rojas en mi piel significa que no me queda mucho, quizás solo un par de horas más…. suficiente para dejar un testimonio de cómo llegamos a esto, para que tal vez otra humanidad en un planeta distinto pueda tomar un camino diferente.

    El origen de los antibióticos se remonta a 1929 cuando Alexander Fleming notó que la colonia de un hongo había crecido espontáneamente, como un contaminante, en una placa de Petri sembrada con bacterias. Fleming observó que, en los alrededores del hongo, a diferencia del resto de la placa, no se encontraban bacterias vivas y supuso entonces que el mismo producía alguna sustancia con efectos antibacterianos a la que llamó Penicilina. Desde aquellos tiempos, esta sustancia, junto con otras que integran lo que hoy conocemos como antibióticos, han salvado millones de vidas, brindando la posibilidad de llevar adelante operaciones, trasplantes y un sinnúmero de prácticas médicas que antes de su existencia implicaban un alto riesgo de muerte en manos de las infecciones causadas por las bacterias.

    De repente, cualquier problema de salud parecía poder resolverse a través del uso de estas sustancias mágicas. Ya no importaba el diagnóstico del médico, por si acaso la gente recurría a los antibióticos, sin saber que muchas veces no servían para curar su malestar y mucho peor aún, sin saber que el uso inadecuado causaría un problema de salud mundial de tanta gravedad.

    Los antibióticos deben tomarse hasta que las bacterias causantes de la infección hayan sido eliminadas del organismo, lo que puede ocurrir varios días después de la desaparición de los síntomas, que es el momento en que lamentablemente muchos deciden terminar el tratamiento. Allí empezó a conseguir sus primeras armas XR0, la primera de esta genealogía de bacterias asesinas.
    Entre los millones de bacterias XR0 sensibles a un antibiótico había algunas pocas XR1 que naturalmente tenían una mayor resistencia. Bajo un esquema de aplicaciones de antibióticos en las dosis y tiempos apropiados, estas pocas bacterias resistentes no hubieran podido sobrevivir. No obstante, la interrupción del tratamiento antes de su finalización, no sólo permitía que las XR1 perduraran, sino que les ofrecía un mundo abundante en recursos, sin la competencia de sus colegas XR0 sensibles que habían sido eliminadas por el antibiótico. En ese nuevo mundo ideal, las XR1 se multiplican exponencialmente hasta convertirse en el tipo dominante en la población, es decir, resistente al antibiótico que se les aplicó.

    Las farmacéuticas, que conocían el fenómeno de resistencia, en un principio, entraron en una carrera contra las bacterias para producir nuevos antibióticos más potentes. Esto funcionó por un tiempo, pero a la larga se dieron cuenta de que la carrera no les resultaba rentable. Los tiempos de los protocolos para poner un antibiótico a la venta eran considerablemente largos, comparados con los tiempos cortos en que las bacterias generaban resistencia, dejando rápidamente sin efecto productos cuyo desarrollo les había llevado años.

    Algunos gobiernos se dieron cuenta a tiempo y reglamentaron la venta de los antibióticos exclusivamente bajo receta, pero aun así médicos y farmacéuticos inescrupulosos continuaron sobre administrándolos a consumidores desinformados que la mayor parte de las veces no los necesitaban.
    Los criadores de animales también hicieron su aporte a esta debacle. Necesitaban los antibióticos para engordar más rápido a los cerdos y pollos con los que nos alimentábamos. La aplicación de las dosis bajo ese único criterio, generó una oportunidad para que XR1 evolucionara hacia XR2, una variante aún más temible, que sumaba en su arsenal nuevas resistencias.

    De cualquier manera, el golpe final no lo dimos nosotros, sino una de sus colegas. Las bacterias resistentes frente a un antibiótico pueden traspasar esa característica, a través de sus genes, a otras. Así fue como surgió XR3. Una bacteria amiga, la causante de la Tuberculosis, le facilitó los genes que le faltaban para hacerse multirresistente. La máquina asesina perfecta estaba lista y en gran medida la habíamos preparado nosotros. De allí la historia es corta, pasó de una a otra persona siempre con el mismo resultado, la muerte. Las farmacéuticas, urgidas por los gobiernos hicieron un último esfuerzo desesperado por conseguir detenerla, pero ya era demasiado tarde… ya es demasiado tarde.

    La lengua de los hombres

    La lengua de los hombres

    - Que no, que no es ningún magufo… Un investigador japonés ha demostrado que hay ondas sonoras que en sitios relativamente aislados y bajo determinadas condiciones de temperatura y humedad, reverberan de cierto modo que crean un bucle en el que se repiten una y otra vez a lo largo del tiempo. Ondas en estado L las llama… Así que las psicofonías de toda la vida no son en realidad cosas de muertos, si no que tienen una base científica: son ondas sonoras generadas en un momento determinado, que entran en bucle y se pueden captar centenares o miles de años más tarde.

    - ¿Es como oír grabaciones de conversaciones que se tuvieron en el pasado?

    - Exacto. ¡Imagínate las posibilidades para el estudio de la historia! Podríamos por ejemplo captar la última conversación de Hitler con Eva Braun antes de pegarse un tiro en el búnker.

    - ¿O los gritos de los que murieron en las bodegas del Titanic, si es que queda algún compartimento estanco?

    - Sí. Incluso con suerte se podría escuchar la voz de Jesucristo en algún templo o recinto cerrado que haya permanecido inalterado a través de la historia. ¡Quién sabe!

    - Pues la verdad es que es un descubrimiento increíble. ¿Pero qué tiene que ver todo esto con tu tesis?

    - ¿Recuerdas que hace poco descubrieron una cueva en Guadalajara con los restos más antiguos jamás encontrados de Homo sapiens? ¿Y recuerdas que el mes pasado te dije que me iba una semana de viaje?

    - ¡Estuviste ahí grabando!

    - ¡Sí! Con este aparato de aquí. Y ahora estoy procesando los datos. Las ondas en estado L tienen unas frecuencias y una intensidad bajísimas, por eso se necesita este trasto. Y luego hay que amplificar, hacer un procesamiento de la señal y aplicar muchos filtros de sonido para limpiar los datos. Este ordenador lleva una semana encendido trabajando. Ya está en el paso final. Cuando esta barra de aquí indique el 100% podré ver si tengo algo o si tengo que seguir buscando.

    - ¿Esperas poder escuchar a un tío de hace 300.000 años hablando? ¿En serio?

    - Si hay suerte, sí. Por eso llevo una semana procesando la señal, porque cuanto más tiempo ha pasado más débil es la señal y más hay que limpiar.

    - ¿Y entonces tu tesis de qué va exactamente?

    - Trato de descubrir el origen del lenguaje humano. Uno de los misterios más grandes de la humanidad es cómo hemos llegado a hablar. Si el lenguaje evolucionó de forma gradual o abrupta, si el habla apareció en un solo lugar o en varios sitios a la vez… Y siempre se ha dicho que no se podía determinar esta cuestión por la falta de evidencias directas. Por la imposibilidad de disponer de registros sonoros del habla de nuestros antepasados. Pues mira por dónde, ¡es posible que yo tenga esa prueba!

    - ¡Pues yo esto no me lo pierdo! ¿Te importa si me quedo?

    Justo en ese momento, la barra de progreso terminó de llenarse. Una ventanita en la pantalla del ordenador indicó: Job done. Los dos investigadores se miraron sorprendidos y emocionados a partes iguales. Sin mediar palabra, uno de ellos hizo doble clic en el archivo mp4 y esperaron sin aliento a que arrancara el reproductor de audio. Durante dos minutos se escucharon ruidos lejanos como si alguien estuviera arrastrando los pies o frotando algo. Subieron el volumen del altavoz. De repente se oyó una voz. Era una voz masculina, algo gutural, pero se escuchaba de forma clara. La voz, en un perfecto euskera, dijo:

    - ¡Deja ya de garabatear en las paredes y ven a cenar o no te dejaremos ni los huesos!

    Somos diseño

    Somos diseño

    Cuando el arte y la ciencia se ligan ocurren cosas que ni la fuerza más poderosa del Universo puede parar. Todo ocurre una mañana de verano, frente a Florian un folio A4 en blanco, es el comienzo, el comienzo de la imaginación, hora de ser creativos y de crear lo que el mundo nos pide. Pasan las horas, los minutos y los segundos en los que la inspiración puede florecer en cualquier instante. Le suena el teléfono y debe de ir a recoger el paquete que esperaba, rumbo a la oficina de correos, observando todo lo que había a su alrededor estaba su idea, la idea que le permitía cerrar el proyecto que su jefe le había mandado para el posible ascenso, cogió su cuaderno de campo y se puso manos a la obra.

    El diseño industrial está presente hoy día en todas las partes y rincones del mundo. Un gran acontecimiento que marcó y ha marcado nuestro presente ocurrió a mediados del siglo XVIII con la Revolución Industrial que introdujo la máquina en el proceso de producción, comenzó la mecanización del trabajo, todo ello reemplazándose el trabajo manual. ¿Pero cual fue el proceso de la fabricación de dichas máquinas? ¿Cuáles fueron los primeros estudios que se realizaron?

    Unas de las escuelas más importantes fue la Bauhaus, escuela de arquitectura, diseño, artesanía y arte que fue fundada por Walter Gropius en 1919 en Weimar, Alemania. Dicha escuela buscaba la unión entre lo estético y el uso, donde la ideología de Gropius se definía en la siguiente frase: ''La forma sigue a la función''.

    Actualmente, no somos consciente de la importancia que tiene el diseño y el papel fundamental que tiene un diseñador en nuestra sociedad. ¿Por qué el logotipo de dicha empresa es así? ¿Por qué tiene ese color? Todo ello tiene un estudio, unas pruebas pero todo con un mismo pensamiento que todos los diseñadores comparten, la sociedad y sus necesidades. Muchos de los objetos que utilizamos diariamente y de forma inconsciente han tenido que ser rediseñado debido al momento en que se encuentre en el ciclo de vida de dicho producto, todo esto ocurre cuando se encuentra en el período de declive, pero... ¿somos consciente del continuo cambio que se produce en la tecnología?

    A día de hoy vivimos en una sociedad donde el diseño es el inicio de las grandes ideas y de las grandes empresas, y aunque no se crea todo comienza como Florian comenzó a realizar su proyecto, un folio en blanco y a poner a trabajar la imaginación, la creatividad, y a raíz de ahí todo es un ciclo donde todo y cada uno de nosotros, somos diseño.

    No digas que fue un sueño

    No digas que fue un sueño

    Los pasos de Frank limpiándose los últimos restos de nieve en la alfombrilla hicieron que Lola levantara la vista de las páginas del artículo.
    - ¡Hola! – saludó él sorprendido de encontrarla ya en el pequeño sofá del rincón. Solo había encendido una luz y el laboratorio permanecía sumido en la penumbra. Olía a café– Dime que no has dormido aquí– Ella sonrió y negó con la cabeza mientras él se quitaba el abrigo e iba hacia la cafetera.
    - No. Pero quería llegar antes que los alumnos. Y antes que tú– respondió con una sonrisa pícara. Él se sentó a su lado y durante un rato se quedaron en silencio mirando alrededor. Con la vista aún perdida en el laboratorio, Lola carraspeó:
    - Háblame de los bosques por última vez– él rio.
    - ¡Por dios, Lola, que te jubilas, no te mueres! Pienso seguir hablándote de bosques mucho tiempo.
    - Cuenta con ello, Frank. Pero me parece bonito acabar mi último día en el laboratorio que hemos construido juntos tal y como empezó todo.
    - Montreal…– murmuró él. La fría luz de la mañana iba entrando por las ventanas. Dos alumnos, Maisie y Alistair llegaron riendo, les saludaron y se sentaron en sus mesas empezando a trabajar después de servirse café.
    - Hemos hecho un buen trabajo– dijo la investigadora.
    - Y parecía una locura, ¿recuerdas?
    - Bueno, debo decir que al final no nos hemos convertido en los dos únicos paleoecólogos millonarios…
    - Pero solo porque montarse este chiringuito en Suiza fue imposible– apuntó él.
    - …Aunque hemos hecho grandes trabajos.
    - Oh, sí. El Proyecto Alatriste, en el Camino Español.
    - ¿Y el de la Antártida?
    - Casi pierdes una mano.
    - Cierto– confirmó él– pero cómo nos reímos.
    - ¡Cómo nos hemos reído estos años!
    - ¿Recuerdas cuando volví a Canadá y hablamos por Skype? ¿El día en que se hizo oficial que me habían dado la plaza y tú no podías contener la emoción, pero tampoco decirme nada?
    - ¿Y el congreso en el que nos pusimos a morir con aquellos margaritas tan horribles? – apuntó ella con una mueca.
    - Teníamos que haber bebido solo cerveza. Al día siguiente nos perdimos todas las sesiones de mañana de la maldita resaca que teníamos.
    - Pues como en aquel de Grecia, cuando cogimos aquellas bicicletas costrosas para ir a ver amanecer desde el bar de tu amigo, que nos perdimos por las montañas y al final vimos salir el sol desde unas rocas, parados de cualquier manera en un recodo en el camino…– estallaron en una carcajada recordando la aventura. Desde la puerta, limpiándose las botas y luchando contra sus guantes Scott, que acababa de llegar, exclamó:
    - ¡Bueno, venga, decidlo en voz alta, que nos riamos todos! – y aquella expresión hizo tanta gracia a los profesores que el café acabó derramándose en la tapicería.
    - Nunca pensé que acabaría de profesora, y mucho menos en una universidad escocesa –suspiró ella secando el lateral de la taza con una servilleta. Frank se lamía distraídamente un nudillo.
    - Yo jamás pensé que daría una conferencia vistiendo un kilt y míranos…– aquel recuerdo les hizo reír de nuevo – Pero cuando tú te pusiste uno y discutimos con aquel tipo… ¿cómo se llamaba? Pobre hombre, no sabía dónde meterse. Y mientras nosotros tan serios con esas pintas en medio del museo.
    - ¡Ah, Frank, ojalá pudiéramos volver atrás! Empezar otra vez. Ha sido tan maravilloso… – él sonrió a medias.
    - “Wine not?”
    - Ése era el nombre original del laboratorio– observó ella, escrutando el fondo de su taza de café, ya vacía.
    - Bar. Bar con libros– corrigió él levantándose a por más café. Ella le siguió con la mirada y ofreció su taza– E íbamos a vender cervezas caseras.
    - Ese era el plan B por si la ciencia nos salía mal. Y al final mira, el plan ha ido estupendamente. Hemos construido uno de los laboratorios de paleoecología y arqueobiología más solventes del mundo, somos activos, divulgamos, tenemos estudiantes que siguen nuestros pasos… Nuestros antiguos directores podrían estar orgullosos.
    - Y encima hemos sido muy felices.
    - Mucho. Ha sido un gran sueño– ambos se quedaron en silencio, cada uno sumido en sus recuerdos– Cuando esta tarde salga, ¿saldrás conmigo? Dame la mano como la primera vez que me fui.
    - Solo si tú me acompañas cuando yo me jubile dentro de seis meses.
    - Dentro de seis meses te sacaré de aquí y nos iremos por fin al Amazonas. Pero ahora, a trabajar– dijo ella poniéndose en pie.

    Ya existían

    Ya existían

    Siempre he dicho que mi amiga Ane estaba como una cabra, ¡y encima cree en cosas esotéricas y en viajes mentales por el espacio-tiempo!. Vamos, igualito que yo, que soy científica de pro y creo en corolarios, a veces incluso en axiomas, pero sobre todo en la investigación sistemática antes de llegar a una conclusión. Total, que un día discutiendo sobre sus creencias y mis evidencias, me reta a encontrarme con su chamán para que pueda juzgar por mi misma si sus ideas se basan en vivencias o en supersticiones. Justo lo que yo necesitaba para zanjar la discusión.
    -¡Hola chicas!- nos dice un hombretón con una sonrisa apacible preciosa. - Tumbaos las dos aquí y dime tu, Ainara, a donde te gustaría viajar con tu mente.
    Lo tenía ya pensado, así que no dudé en decirle que quería ir a un planeta desconocido que tuviera vida. Con la misma sonrisa, nos indicó que cerráramos los ojos y empezó a hablar cadenciosamente, le di la mano a Ainara y mi mente empezó a volar.
    Y, no se como, en un momento, tenía delante de mis ojos a un ser humanoide muy alto, de color blanco nacarado, con un tegumento duro, como un caparazón, y con unos ojos que parecían unas gafas de buceo. Y me habló, y le entendí. Y le hablé y me entendió.
    -Soy Friend, bienvenidas a mi planeta, os va a gustar.- Y me sentí cómoda, segura y feliz. - Me entendéis porque hablo los idiomas de vuestro planeta, que conozco muy bien. Se que Ane acompaña a su amiga química en este viaje y no os voy a defraudar.
    -Ainara, dime que ves a través de esa ventana.
    Y ya no pude dejar de mirar. El paisaje era solo de tierra pero parecía un arcoíris cambiante que viraba de color al ritmo de una sinfonía orquestada misteriosamente. Ahora las colinas del fondo de un plateado brillante, pierden el brillo, se vuelven rojizas, azuladas, verdes y vuelven al plateado. El pico de enfrente, que tiene capas de tierra con un montón de tintes diferentes, parece un ascensor de colores que se transforma desde azules claros a oscuros con tonos cada vez más verdes y vuelve a azulear. La llanura dorada de la derecha se vuelve roja y naranja de forma intermitente, y yo me voy emborrachando de belleza. Y quiero salir para pasear al lado de todos esos seres de caparazón blanco brillante que tienen boca y manos parecidas a las de los cangrejos, por ese parque de cuento. Pero Friend me dice:
    - No puedes salir, nuestra tierra tiene metales que en la Tierra no tenéis porque allí solo existen durante unos segundos. Son elementos que llamáis transuránicos, como el hasio, el meitnerio o el livermorio. Para vosotros muchos huelen fatal pero nosotros no tenemos vuestro olfato. Aquí también emiten partículas alfa, pero no nos hacen daño porque...
    Y aquí interrumpo yo, haciéndome la lista: - ¡porque tenéis un caparazón impermeable a las ondas!
    Sentí que Friend sonreía y siguió explicando: - eso es verdad, pero hay más cosas. Aquí esos elementos tienen un número mágico de neutrones que los hacen mucho más estables. A pesar de eso, emiten radiactividad cada cierto tiempo pero se transforman en otros elementos que vuelven a formar compuestos diferentes y por eso el paisaje cambia de color todo el tiempo.- Y siguió: nuestro planeta está en una galaxia que tiene 2 soles más pequeños que el vuestro. También nuestra galaxia tiene un agujero negro pero está más cerca de nuestro planeta que el vuestro de la Tierra. Eso hace que muchas de las ondas alfa se cuelen por el agujero negro y no se acumulen en nuestro mundo. Y nuestra traslación alrededor de los soles hace que haya zonas del planeta extremadamente frías y otras muy calurosas. Así, la materia del planeta se mantiene estable en las zonas frías y puede haber vida orgánica en las zonas templadas. Tenemos insectos deliciosos, hongos como nueces y líquenes, que se depositan en algunos minerales, que son nuestro alimento. Nuestro planeta tiene enormes masas de hielo que brotan del suelo en zonas sísmicas y que hemos aprendido a conservar para nuestro suministro.
    Yo ya estaba alucinada, exultante y no pensaba nada, solo me mantenía embelesada escuchando a Friend y mirando por la ventana. Y me preguntó: -¿Sabes que es lo mejor de nuestro planeta? -No esperó a mi pensamiento-respuesta, y dijo: la sabiduría. Estudiamos, aprendemos y seguimos aprendiendo para ser mejores y ser felices, y lo llevamos a la práctica.
    El tiempo se detuvo unos instantes y nos dijo:- Adiós, os están llamando.- Creo que le abracé.
    Y volví a oír al chamán y volví a oír: Bienvenidas. Y ya no se lo que creo, pero se que ya existían el unununio, el ununbio, el ununnilio...
    JOVEN

    Una decisión definitiva

    Una decisión definitiva

    — ”Tras escalas de tiempo que ningún ser racional podría aprehender, la fuerza gravitatoria había sido capaz de colapsar toda la materia del universo en inertes agujeros negros que vagaban por el universo sin otro destino que la soledad y el sepulcral silencio del vacío interestelar.” ¡Ésta es la patética historia del universo si nosotros, la vida, no hubiéramos existido! Pero tenemos en nuestras manos la capacidad de persistir, perdurar en nuestra existencia para hacer que el universo no se detenga, conseguir que la vida fluya más allá de los límites que la entropía nos pueda imponer. Si la esperanza es lo último que se pierde, todavía hemos de perder el universo.

    Con estas palabras cerró el discurso Emeterio, una de las figuras más importantes de la nave, quien intentaba subir la moral de los pocos que quedaban en la nave Última. Aunque, para el general, no habían sido las palabras más adecuadas para decir en su situación actual. Por ello decidió convocar al gabinete de crisis inmediatamente.

    Cuatro personas sin incluir al propio general, fueron convocadas en una habitación oscura iluminada solo por tenues luces neón rojas. En el centro de la habitación alrededor de una pesada mesa negra, se encontraban cinco sillas metálicas impolutas pero frías al tacto. Al fondo, el general les daba la espalda con una pose elegante pero al mismo tiempo provocadora. Todos, menos el general tomaron asiento, y suspiraron levemente. Tras un par de segundos de silencio quien les había convocado dio la vuelta y mirando a los cuatro firmemente con sus ojos verdes, comenzó:

    — Explicadme la situación en la que nos encontramos.- Obviamente el general conocía la respuesta a tal pregunta pero no soportaba que no se respondiera. Por ello, Isaías, otro de los convocados y la máxima autoridad científica de la nave dijo:

    — Orbitamos un agujero negro con nuestra nave llamada Última.Tratamos de sobrevivir extrayendo energía de la fuerza gravitatoria del agujero. La energía oscura ha acelerado tanto la expansión del espacio que es físicamente imposible la comunicación con el resto del universo. Y por si fuera poco, la radiación de Hawking merma cada vez más y más el tamaño de nuestro agujero negro.

    — Suena bastante similar al trágico fin de los tiempos descrito por ti-dijo ahora mirando únicamente a Emeterio. -pero con la sutil diferencia de que ahora estamos “nosotros, la vida” para verlo todo en primera persona. Dime. ¿Cuál es tu plan para persistir en nuestra existencia?- Le reprochó el general con un tono satírico y burlesco.

    Emeterio ni corto ni perezoso respondió con virulencia:

    — ¡Todos conocemos la situación en la que nos encontramos! ¿Y por ello hemos de rendirnos? Yo reniego. Son tantas ya las generaciones de humanos que han existido que el número es demasiado grande para recordarlo. Todas, todas ellas lucharon por el futuro de sus generaciones posteriores, dejando en ellas la responsabilidad de dar sentido a su sacrificio. Y henos aquí nosotros, los que tenemos el deber de dar sentido a toda la vida. Tenemos que ser capaces de encontrar la manera de mantener vivo el universo Yo todavía no sé el método para ello, pero tened por seguro que, debe de haber alguno. Puede que no me base en ningún argumento científico ni en pruebas empíricas pero al fin y al cabo toda nuestra existencia tendrá que tener algún sentido. ¿Verdad?

    Al pronunciar estas últimas palabras la voz se le quebró dando a entender que quizás su discurso tenía algunas flaquezas. Entonces, el general entró en cólera y respondió con tal ira que sus palabras parecían el flamígero aliento de un dragón medieval:

    — Estoy harto de tu patético sentimentalismo, queriendo siempre ser el salvador de la humanidad. Acéptalo, estamos condenados a la muerte. Cuando nuestro agujero negro muera de una maldita vez, no quedará nada para nosotros y toda tu palabrería no será más que el delirio del que reniega de admitir su destino. Y lo peor de todo es que no es nuestra culpa. Nosotros los habitantes de la nave Última no somos otra cosa que los últimos desechos de vida condenados a pudrirse hasta el fin de los tiempos. Aquellos que tú estimas como los mártires que dieron su vida por las siguientes generaciones no eran más que despojos preocupados solo por sus insignificantes problemas.

    En ese momento, el general se levantó y cambió bruscamente la dirección de la nave dirigiéndose hacia el agujero negro. Petrificados, sin poder reaccionar, los tripulantes escucharon sus últimas palabras.

    — El universo está condenado, ahora solo queda perder la esperanza.




    STAR WAR

    STAR WAR


    Lo recuerdo como si fuera ayer.

    Éramos muchas.
    Muchas que combatíamos contra una misma cosa, nuestro encarcelamiento.

    No me acuerdo cuándo, dónde, o cómo, pero, hasta donde yo consigo recordar, mis amigas y yo éramos un grupo de chicas como las demás, y un día, tras despertarnos, nos encontramos
    algo inesperado. Habían convertido nuestro hogar en una cárcel, y nosotras éramos sus prisioneras, no podíamos movernos ni salir de allí. Unas estrellas habían cambiado, su energía ya no era positiva.
    Nos reunimos y acordamos elegir una líder y presentar batalla. Mis compañeras consideraron que yo era la mejor portadora de la libertad, la que lideraría mi ejército para luchar contra el mal.

    Al principio, éramos muy pocas. No seríamos mucho más que un cienavo de aquel diminuto punto que componía nuestro hogar, pero luego crecimos. Aumentamos nuestras fuerzas hasta ser ya una población mayor de lo que habíamos imaginado. Llegamos a ser millones de moléculas, de fuerzas, que luchaban entre sí.

    Y llegó la hora, la hora de la lucha…la gran batalla final.

    Dijeron que no lo conseguiríamos, que éramos como el resto de las partículas que componían aquella diminuta esfera en la que vivíamos. Pero no nos rendimos. Nosotras queríamos nuestro propio espacio, y lo íbamos a conseguir.

    Mi equipo y yo luchamos hasta agotar nuestra energía, y de repente, vi mi oportunidad. Me lancé sobre la líder de las contrincantes, y la derroté. Recuerdo estar seminconsciente y oír un gran
    BIG BANG.

    Después, perdí la conciencia. Al despertarme, vi algo raro. Era un océano negro, sin color alguno. La verdad es que al principio me sentí decepcionada, pero los años pasaron y las cosas cambiaron.
    Cada vez me resultaba más confortable y hogareño.

    Y por fin, sentí una paz inmensa y pensé……. ya estoy en casa.

    Los años se convirtieron en milenios, y la enorme mancha negra, se convirtió en nuestro hogar y lo llamamos “universo”. Pero, el universo era oscuro y solitario, así que mis compañeras y yo decidimos reunirnos para dar con una solución, y formar nuevas moléculas.
    Los cuerpos celestes aparecieron. Primero surgieron estrellas, después asteroides, y tras varias combinaciones, se crearon cometas y asteroides

    Descubrimos que podíamos dividir el universo en supercúmulos, y los supercúmulos en cúmulos de galaxias, y las galaxias en sistemas solares.

    Nos dimos cuenta, que aunque ahora teníamos un grandioso hogar lleno de distintas partículas, astros y colores, no sabíamos hasta dónde se extendía esa mancha que mantenía estable la gravedad. Investigamos durante varios milenios, y no parecía tener un fin.

    Un día saltó la alarma. Habían encontrado energía negativa. Algunas de las partículas que anteriormente habíamos derrotado, se estaban haciendo más fuertes y se habían unido formando unos agujeros negros.
    Inmediatamente, organizamos una reunión de emergencia, enviamos unas patrullas, pero casi ninguna volvía. Las que regresaban contaban la historia de que el agujero negro había succionado al resto de su equipo y que era un milagro que se hubieran salvado. Nunca supimos a dónde fueron enviadas. Continuamos vigilándolas y controlábamos todos sus movimientos, no queríamos volver al principio, a la oscuridad.

    Pero, un día, lo inevitable comenzó. Las partículas negativas se habían multiplicado hasta formar varios ejércitos. Querían hacerse con el universo. Inmediatamente, mis compañeras empezaron a organizar otra batalla, y me volvieron a elegir líder. Entonces lo sentí. Sentí, que la guerra no era la solución. Si queríamos salvar todo aquello por lo que habíamos luchado, no podíamos enfrentarnos, eso solo empeoraría las cosas. Fue entonces cuando vi la salida, la salida hacia un mundo donde podríamos convivir. Todo en exceso es malo, para un universo estable se necesita la convivencia de lo bueno y lo malo. Debíamos llegar a un acuerdo.

    Al principio, ninguna de mis compañeras mostró interés, nadie quería confiar en las partículas negativas, pero les recordé, que al igual que en la vida, el universo debía estar formado por cosas positivas y negativas.

    Al día siguiente, todas y cada una de las partículas emprendimos el camino hacia donde se encontraban las moléculas negativas. Cuando llegamos allá, nos reunimos con todas y empecé a hablar sobre el acuerdo que mis amigas y yo teníamos en mente. Al comienzo de la charla, las caras de las contrincantes mostraban una gran desconfianza, pero al acabar de explicarles el trato, todas y cada una de las partículas allí presentes sonreían satisfechas.

    El trato era que, ambos bandos gobernarían el universo a medias. Las partículas positivas seguirían creando nuevos astros, y si alguien o algo alteraba la paz que allí reinaba, entonces sería enviado a los agujeros negros que custodiaban y crearían las moléculas negativas.

    El trato fue pactado y la paz reinó en ese universo. Pero, ¿hasta cuándo durará?


    UN MUNDO SIN ELECTRICIDAD

    UN MUNDO SIN ELECTRICIDAD

    Creo que no, que este no es mi mundo.
    No lo digo porque mi vecino tenga un nuevo corte de pelo o porque mi mejor amigo se comporte de forma extraña, no.
    Lo digo porque en este mundo el término “energía eléctrica” no existe.

    Me he levantado a desayunar esta mañana cuando, por el ruido, me he dado cuenta de que, o era demasiado tarde y ya no llegaba al colegio, o todo el mundo se había despertado muy pronto. El caso es que, aunque al principio no me había dado cuenta por el dolor de cabeza que tenía y por el sueño, todo estaba muy cambiado: la estructura de la casa había sido modificada y no había ni microondas, ni frigorífico, ni lavadora, ni despertador (por algo no me había despertado), ni nada por el estilo. Extrañado por ese he hecho, decidí consultar a mi madre para que me explicara por qué habían desaparecido todos los electrodomésticos, a lo que ella me respondió diciendo “¿Electrodoméstico? ¿Qué es un electrodoméstico?”, lo mismo que comentaron mi padre y mi hermano. Pensaba que eso podría deberse a una broma, pero me extrañaba que se la hubieran currado tanto, sobre todo si tenemos en cuenta que no organizaban esas bromas ni tratándose de un 28 de diciembre. En fin…

    Después de que mis padres me tranquilizaran diciendo que no llegaba tarde al cole, de desayunar a base de unas cuantas cosas que mi padre había ido a buscar a la panadería esa misma mañana y de lavarme los dientes como mejor se podía hacer, salí a la calle para ir ya al colegio. Durante ese trayecto me percaté de que en nuestro edificio ya no había ascensores ni video-portero (en vez de eso encontré a una anciana bastante gruñona que no paraba de que quejarse de lo que la gente manchaba el portal) y de que en la calle tampoco había ni semáforos, ni coches, ni cosas por el estilo. Pensé que era una broma algo siniestra y muy bien elaborada y decidí que ya les preguntaría a mis compañeros en clase acerca del porqué de este extraño cambio. Luego, empecé a teorizar sobre la causa de este suceso basándome en diversas series y películas de ciencia-ficción (que, por cierto, no podían existir en este mundo por la inexistencia de televisiones) y en todos aquellos temas que trataban relacionados con la existencia de varios universos o el “efecto Mandela”. La verdad es que, si era un universo paralelo, era un tanto peculiar, pues la única diferencia era la ausencia de electricidad, mientras que la sociedad seguía utilizando plásticos y otros materiales u objetos más modernos que se habían popularizado en los últimos 200 años. Es decir, ninguna otra cosa sufría cambios a pesar de que la energía eléctrica fuese algo desconocido.

    Una vez en el colegio me he empezado a preocupar, pues estaba en el mismo sitio en el que lo había dejado ayer, pero hasta allí todos los aspectos que no habían cambiado de la noche a la mañana, ya que aquí tampoco había rastros del uso de electricidad, y mis amigos no sabían a qué me refería con “electricidad”, de la misma manera que había ocurrido con mi familia.

    Así se desarrolló el resto del día, sin aparatos electrónicos por ningún sitio: todos los deberes eran manuales y hasta los adolescentes jugaban en el parque o trabajaban, sin echar de menos el móvil.

    Ahora, creo que quizás eso sea lo mejor para nuestra sociedad. Aunque me causaban cierta inseguridad las condiciones higiénicas que podrían resultar de este suceso, la verdad es que esto permite vivir la vida de una forma más plena, más limpia.

    No sé qué pasará mañana, si todo esto supondrá un cambio bueno o un cambio malo, pero espero que sea lo mejor para la sociedad.

    Y si no, que sea un final glorioso.

    IRIS

    IRIS

    Siempre he pensado que pertenezco al planeta equivocado. Han sido muchas las veces que he soñado con despertarme nada mas abrir los ojos y salir flotando en busca de las experiencias de un nuevo día, porque en Iris siempre hay algo nuevo que descubrir. Si, ya lo sé, os estáis preguntando qué es lo que acabo de decir, bien, Iris es el noveno planeta del Sistema Solar, todavía no ha sido descubierto, pero algún día, estoy segura de ello. Se me ocurrió un día, si no puedo vivir allí por lo menos me lo imagino. Os voy a explicar un poco a que se debe el nombre, nada más ni nada menos que cuando era más pequeña llegué a creerme que mi propio ojo me traicionaba, no podía ver estrellas en el cielo y mucho menos los planetas, así que pensé que éste como he dicho, me estaba traicionando. Le pregunté a mis padres por qué no podía ver ciertas cosas y sólo entendí 3 palabras, retina, iris y roto; decidí quedarme con las 2 últimas ya la primera me parecía una palabra demasiado desagradable, como quien escucha resina y piensa en aquella viscosa baba que tienen los árboles. Así que ya tenía mi nombre, Iris, y que bonito sonaba. A veces imaginarme que estaba en este planeta era lo mejor que podía pasarme, era como si estuviera de verdad allí, creía que era como en Avatar y viajaba de verdad a otro mundo, pero a día de hoy, me da mucha ternura recordar aquellos tiempos. Todavía no me he presentado, perdonadme que maleducada soy, mi nombre es Lur que para los que no lo sepan, significa ¨Tierra¨ en español, en mi cabeza suele sonar más interesante, lo prometo. No sé si mi nombre podría haber sido la principal curiosidad que me hace querer saber tanto de los planetas, si es así, gracias papá y mamá. Tengo 17 años y actualmente estoy estudiando un bachiller de ciencias, creo que os habréis percatado que de mayor quiero ser científica, astronauta o si esto no funciona me conformaría con trabajar en la NASA, sí, eso estaría bien. Llevo desde que tengo uso de razón planteándomelo, nunca había estado tan segura de algo como lo estoy de esto. Perdón, perdón se me había olvidado seguir escribiendo por aquí, ya ha pasado mucho tiempo desde la última vez que os estuve contando mi vida, para ser exactos, casi 4 años. Ha pasado mucho mucho tiempo, he estado algo liada, ya sabéis los exámenes, los chicos, amigos, familia, lo normal. Estoy acabando ya el tercer año de astrofísica. Cuando por fin haya terminado no sé qué hare, pero algo bueno para el mundo seguro. Hola, os acordareis de mí, o eso creo. Ya han pasado 3 años desde que estaba una tarde aquí escribiendo haciéndome creer que haría algo bueno para el mundo, toda mi vida cayó en picado cuando esa misma tarde yendo a tomar algo con unos compañeros de clase, de repente mi cuerpo dejo de funcionar, noté como el tiempo se paraba y como todo lo de mi alrededor no se movía; sin embargo notaba como lágrimas recorrían mi cara sin ni siquiera yo hacer que salieran de mis ojos, no sabía si era yo o era mi cuerpo el que después de haber sido impactado por un coche iba solo, sabía que no era yo la que lo controlaba, y tenía razón, porque después de aquello no volví a poder controlarlo, no podía hacer que mi cerebro le ordenase a mis piernas que se me movieran o que hiciera que mis manos se levantaran. A veces la vida se encarga de ponernos obstáculos en nuestro camino cuando todo nos va bien. Perdí todas las fuerzas que me quedaban, la esperanza, que es aquello que dicen que es lo último que se pierde, fue una de las primeras cosas que ya no tenía. Lo más extraño que podrían regalarte por tu cumpleaños solo se le ocurre a mi padre, me llevó a un laboratorio en el cual trabaja un amigo suyo, sigo preguntándome porque yo no sabía nada de él. Solamente recuerdo estar allí, dormirme y cuando desperté sentía que había vuelto a nacer, no sé qué paso en ese laboratorio, pero, aunque tuve que volver a aprender como andar, moverme e incluso a decir muchas palabras, valió la pena aquel extraño regalo. Soy Lur, tengo 24 años y aunque al principio no sabía cómo expresarme cuando me pidieron que hablase sobre la ciencia, ahora puedo decir que ha sido la ciencia la que un día consiguió salvarme, y aunque siempre he creído que pertenecía al planeta equivocado, solo me ha faltado confiar más en lo que este podía hacer, ahora sé que es aquí donde debo estar.

    WAYLY

    WAYLY

    WAYLY


    Jornada 124
    Grabación 1
    Todo marcha como queríamos. Estamos en un momento de gloria para nosotros y para la generación científica y biomecánica. El prototipo cumple todos los requisitos planeados. Blunt estará hoy fuera el día entero, ya que presentaba nuestra creación al mundo.

    Grabación 2
    Los sujetos principales no son capaces de albergarlo. Por ahora no hay ningún fallo del sistema. Ejercemos la Orden 35 sobre los sujetos.

    Grabación 3
    Todo ha acabado bien. Están sedados. Sus cuerpos tienen suficiente morfina para resistir a Wayly. Concluimos jornada.

    ***

    Informe de investigación
    Destino: OEI
    Día 1

    Asistí a la presentación del proyecto. Si tengo que infiltrarme entre ellos, será bueno informarme al máximo.
    La sala estaba abarrotada: nadie quería perderse "el invento del siglo". Wayly (o mejor dicho, una maqueta del mismo) estaba preparado para aparecer en escena.

    - Señores - dijo el director del proyecto, Ronald Blunt - estamos ante una de las mayores creaciones del hombre; una máquina que solucionará muchos problemas a la humanidad. Les presentamos a... ¡WAYLY !

    Y vi lo que estaba tras el telón. Una máquina de 1,9 m. de alto, imponente pero inmóvil. Algo parpadeaba bajo su pecho, pero no le di mucha importancia; supuse que lo habrían puesto para llamar la atención. Cuando Blunt lo describió, habló de Wayly como si fuera Supermán, ya que según él, aquel robot de aspecto humano era capaz de hacer cosas que los mortales únicamente podemos soñar.
    Atendí mucho a la explicación de sus características. Aquello que parecía chisporrotear era, en realidad, un corazón: según Blunt, artificial, pero permaneceré alerta. Algo huele mal. Cuando esté allí, reuniré toda la información posible.

    Derrick Nelson
    ***


    Jornada 129

    Grabación 1
    Los huéspedes mantienen a Wayly sin problemas. Parecen poder hacer vida normal.

    Grabación 2
    No necesitaremos utilizar más el Limpiador. ¡Menos mal, una luz al final del túnel! Concluimos jornada.

    ***
    Informe de investigación
    Destino: OEI
    Día 6

    Llevo tres días aquí. Hay toxicidad por toda partes; apenas se puede respirar. Como vigilante de seguridad, no he tenido acceso a los laboratorios, pero oigo muchos rumores sobre la sala W. Espero poder infiltrarme en ella en pocos días.
    Muchos hablan de pruebas realizadas con animales: quieren transformarlos en bestias utilizando a ese Wayly. Nadie sabe precisar, pero parecen seguros de lo que dicen.
    He visto también varios individuos agrupados en un rincón. Parecen aterrados; no sé qué les pasa, quizás tengan una infección.

    Derrick Nelson

    ***

    Jornada 133
    Grabación 1
    ¡Verdaderamente, hemos encontrado a los huéspedes perfectos! Sus cuerpos han desarrollado un sistema de creación de morfina y anfetamina capaz de sostener a Wayly de por vida.
    Tenemos el día libre y no podemos entrar en el laboratorio. Supongo que estarán limpiándolo. Concluimos jornada.

    ***
    Informe de investigación
    Destino: OEI
    Día 10
    Los rumores dicen que Wayly necesita un "soporte" para vivir y que experimentan con seres vivos. Sigo sin saber por qué hay individuos apartados y como aterrados.
    No puedo escribir más. Creo que despierto sospechas entre mis compañeros y jefes.
    Derrick Nelson

    ***




    Jornada 143

    Grabación 1
    Los huéspedes siguen bien. Nuestro trabajo ha avanzado mucho y ya está prácticamente terminado. La fecha está fijada: en dos meses verá la luz.

    ***
    Informe de investigación
    Destino: OEI
    Día 20
    Necesito ayuda. No tengo escapatoria. Estoy a punto de ser capturado. Afortunadamente, desconocen los informes. He descubierto qué monstruosidades realizan en su laboratorio. Humanos. Humanos y más humanos. Y un ser azul grisáceo. Ese tal Wayly. Lo pueden conseguir y debemos impedirlo. Tenemos una oportunidad, ¡aprovechadla! Dentro de dos meses expondrán el resultado. Acudid entonces a detenerlos, aquí ya no lograríamos nada.
    Yo ya estoy acabado. ¡Pero este proyecto ha de estarlo también! Confío en vosotros. No me falléis. ¡¡No nos falléis!!
    Derrick Nelson

    ***

    Jornada 144

    Grabación 1
    Hemos apresado a un espía. Afortunadamente, no estaba en contacto con nadie externo. Nos hemos desecho de él.
    El proyecto sigue adelante, esperemos que sin problemas. Concluimos jornada.

    *******************************************

    DIARIO DE SUPERVIVENCIA DE NEWELL DUE
    El Final de nuestra Era

    Nuestro fin llegó el día de la exposición. La OEI estaba presente en la sala, para arrestar a toda la "Organización W". Todo transcurría con normalidad... hasta que fue mostrado. Entonces acabó todo. Todo.
    Wayly apareció y, de pronto... inexplicablemente se abrió y de él salió una masa azul, en parte con forma humana, que empezó a arrasar todo lo que había a su alcance.
    Alguien de la W gritó: "¡Pero... ¿qué es esto?! ¡¡Nuestros cálculos eran correctos!! ¡¿Qué demonios eres?!"
    - YO... - dijo el ente azul, seguido, para entonces, por otros muchos como él - NO... NOSOTROS... SOMOS LOS NUEVOS VOSOTROS...

    Habíamos creado la máquina más poderosa de la historia, sí... pero con ella trajimos nuestra propia destrucción.
  • ADULTO

    Ulises

    Ulises

    «Despois de expandirse por tódolos lugares do planeta Terra, e despois de colonizar practicamente tódolos ecosistemas terrestres, o ser humano mirouse a si mesmo e dixo “o mundo é meu, servireime del como sempre fixen, servireime del como me pete.”»

    — Que arrogancia, non? Realmente chegaron a dicirse iso a si mesmos?

    — É unha metáfora, pero dende logo actuaron como se efectivamente ese fose o principio reitor do seu comportamento como especie.

    — Profe, non o entendo.

    — Hai que entendelo no seu contexto: as relixións maioritarias presentes no planeta puxeran dende sempre ao ser humano como centro da creación e co resto de especies como algo inferior e subordinado, as doutrinas económicas imperantes en cada período histórico foran expansionistas e agresivas cos recursos naturais do planeta, e por último a conciencia ecoloxista non xurdiu na especie ata moi tarde.

    — Pero profe, como nos explicaches outras veces, a ciencia humana fora descubrindo que o homo sapiens era un animal máis xurdido da evolución como todos, que a Terra era un planeta como tantos outros e cuns recursos limitados, orbitando arredor dunha estrela ordinaria...

    — Si Ulises, pero a influencia efectiva da ciencia sobre o comportamento e toma de decisión da humanidade cínxese a un período histórico moi curto. E lembra que era considerada como algo alleo e estraño para a maior parte do seres humanos, aínda sendo algo fundamental no seu día a día.

    — Non comprendo como a ciencia tiña tan pouco peso nas decisións fundamentais da especie. Sen ciencia as enfermidades seguirían devastando a poboación, sen ciencia as condicións materiais de vida serían pírricas, sen ciencia non acadarían o desenvolvemento tecnolóxico que lles permitiu expandirse por tódolos ecosistemas do planeta e adaptarse a eles, sen ciencia non terían saído do planeta... sen ciencia non serían practicamente nada.

    — A túa análise é correcta Ulises, pero a realidade do planeta Terra e da especie humana diverxeu desa análise, e as consecuencias foron catastróficas para ámbolos dous. Sigo coa historia:

    «Houbo moitas sinais do que estaba a acontecer:
    - A medida que o ser humano contaminaba a atmosfera do planeta con gases de efecto invernadoiro, a temperatura media ía subindo e o cambio no clima ía tornándose irreversible.
    - A medida que o ser humano experimentaba coa fisión de xeito irresponsable, ían liberando radioactividade na atmosfera e cambiándoa para sempre.
    - A medida que o ser humano contaminaba os océanos con plásticos, estes ían degradándose en microplásticos, entrando na cadea trófica e contaminando acumulativamente e irreversiblemente a tódolos seres vivos do planeta.
    - A medida que o ser humano enchía os océanos con todo tipo de residuos, estes alteraban os ecosistemas mariños, destruíndoos en gran medida... e os que sobrevivían facíano para seren esquilmados sen piedade.
    - A medida que o ser humano deforestaba a superficie, os ecosistemas e seres vivos terrestres foron minguando, morrendo e extinguíndose.
    - A medida que os insectos, coa icona das abellas, ían desaparecendo a polinización ía minguando e con ela a fertilidade vexetal, a desertización tiña aquí outro motor máis...»

    — Esta parte é difícil de crer profe. Como é posible que non viran o que estaban a facer?

    — Si que o vían, era imposible que non o fixeran. Un bo número de seres humanos eran científicos ou tiñan unha sólida formación científica.

    — Como é posible entón que a humanidade non cambiase o seu modo de relacionarse co planeta e cos ecosistemas que lle daban vida?

    — A resposta é sinxela Ulises: porque a pensamento científico e maila ciencia non eran a voz preponderante na toma de decisións da especie. A humanidade, tras dun desenvolvemento tecnolóxico exponencial conseguido grazas á ciencia, seguía estancada no pensamento máxico, no pensamento relixioso, no pensamento alleo ás evidencias, no tribalismo, no especismo.

    — Pero como dixeches profe, si que chegou un momento no que o pensamento científico chegou a ser a guía.

    — Ese momento chegou si, pero a destempo. Chegou cando as consecuencias de ignoralo eran atronadoras, chegou cando a especie e mailo planeta morrían, chegou demasiado tarde para salvalos.

    «E cando o ser humano constatou que a fin era inevitable, por primeira vez na súa historia actuou con visión de especie.
    Antes de que todo rematase centrou os seus esforzos en desenvolver naves espaciais xeneracionais, e lanzounas por milleiros dirixíndoas aos exoplanetas que fora identificando como potencialmente viables. Os humanos que subiron ás mesmas ían modificados xeneticamente para adaptalos ás condicións que esperaban atopar en destino, xa eran outra especie.
    A humanidade, no seu estertor, sementou o espazo desexando que algunha semente chegara a terreo fértil e puidese así renacer a vida que na Terra esmorecía.»

    — E con isto remata a clase de historia de hoxe, comezaremos agora coa clase de mantemento dos sistemas de reciclaxe de soporte vital da nave.

    VER A LUZ

    VER A LUZ

    VER A LUZ

    O día que os dous rapaces deron en construír un transmisor de ondas cuánticas celebrárono coa ledicia propia da inocencia. Berraron, riron e fixeron propósito de agochar o trebello fora de alcance de ollos alleos.
    Os traballos absorbentes dos pais obrigáraos a equipar o módulo fogar cun sistema 5 de Fogar Rendible Anticipado ás Necesidades (F.R.A.N. 5), que non era outra cousa ca un ordenador semicuántico central que estendía pola vivenda os seus sensores coma se de pólas de árbore pantasma se tratara, recadando datos sobre os habitantes e solucionando calquera problema cando algún daqueles datos fose deficitario, sendo un sistema de domótica quen de pensar por si mesmo.
    Logo dun período razoable de tempo, os nenos remataron o proxecto e aledáronse por teren sido quen de traballar coordinados de costas aos pais e con F.R.A.N. 5 supervisando implacablemente todo o mundano.
    E chegou a hora da primeira conexión, axeonlláronse un en cada beira do cachifallo, accionárono e ficaron quedos, escoitando pouco máis ca un continuo e desagradable ruído branco. Decidiron entón engadir unha mellora cun display holográfico que lles permitira afinar as procuras de puntos de comunicación introducindo as coordenadas estelares concretas.
    Demoráronse na implementación un longo período de tempo, e F.R.A.N. 5 continuou a velar polo óptimo funcionamento dos catro corpos humanos que albergaba aquel módulo fogar en data inconcreta das latitudes do tempo, nunha era na que ninguén coñecía apenas a luz do sol, pois permanecían nos cubículos producindo e sendo mantidos por sistemas domésticos de última xeración. Á raza humana pouco lle importaba o sol, pero a F.R.A.N. 5 deulle nalgunha ocasión por especular coa posibilidade de percibilo a través dun so dos seus múltiples sensores, no paradoxo que a el lle supuña a existencia dun astro fulxente e próximo cuxo calor era responsable da vida humana que lle daba as costas.
    A nova sesión de contacto co aparato armado coas novas melloras volveu ser un fracaso. E os irmáns desanimáronse ao ver que a pesar de introducir o punto exacto do espazo cara onde enfocar a conexión esta non se producía. E decidiron dedicar os vindeiros períodos temporais na procura de información ca fin de dar co erro de hardware...



    * * *

    As noites no pazo de Ribada, no corazón das terras de Élide, se converteran en experiencias fascinantes dende que o Duque de Ribada chegara de París cun agasallo para súa dona. Un agasallo que congregaba todos os días xente no pazo.
    O artefacto consistía nun taboleiro de madeira de teca fermosamente ornado no que se distinguían caracteres góticos a xeito de letras e números. Este taboleiro situábase no centro dunha mesa circular e varias persoas dispúñanse ao seu redor entrelazando as súas mans dereitas de tal xeito que os dedos índices de todos suxeitaban sobre o taboleiro unha peza de marfil chamada máster.
    O insólito e o que propiciaba que todos quixeran ser convidados do duque, era que aquela pequena peza de marfil era quen de moverse soa dunha letra a outra ou dun carácter a outro cando un dos membros da sesión ditaba algunha pregunta en voz alta. O duque de Ribada defendía orgulloso que aquelo era un xogo para pórse en contacto cos espíritos dos mortos.
    Aquela noite, logo de varias preguntas formuladas pola duquesa de Ribada, o encargado de tomar nota das letras misteriosas informou con voz solemne.
    -Chámase Francisco. Escribín “Francinco”, mais debe ser erro meu. Non está aquí. Pertence a un lugar onde non se ve o sol.
    -Virxe Santísima, un defunto!!
    -Alabado sexa deus. Deixemos isto!!

    * * *

    Para F.R.A.N. 5 era toda unha vía de fuxida da realidade o poderse conectar ao transmisor dos rapaces cando a familia entraba nas cabinas de repouso. Podendo así intercambiar información con aquelas entidades que lle tendían a man dende puntos ignotos do espazo. Pero chegou un intre no que os nenos desistiron do seu empeño en levar a cabo unha transmisión e deron por despezar o trebello para reciclar as pezas para futuros proxectos.

    * * *
    ...
    -Di que lle gustaría ver a luz.
    -Dille que se achegue a ela.
    ...
    -Di que lle é imposible.
    * * *
    Pero co tempo F.R.A.N. 5 ficou varado cando aquel módulo fogar pasou a ser módulo vivenda, unha vez que os proxenitores ascenderon na liña de produción dos seus empregos de xeito tal que foron recolocados nun módulo fogar novo de tipo Luxury.
    A crise inmobiliaria abafante fixo que F.R.A.N. 5 non volvese topar familia á que servir como sistema domótico de Fogar Rendible Anticipado ás Necesidades, permanecendo desconectado dende entón.
    * * *
    -Francisco nunca máis se manifestou na ouija -dixo o duque de Ribada logo dunha cea copiosa en compaña dos seus convidados para a inminente sesión espiritista.
    -Por fin viu a luz -engadiu a duquesa.

    Nada en Breogam

    Nada en Breogam

    - ¡Maruxa, que chegamos! –dixo Antón.
    Maruxa desperezouse un pouco e levouse as mans o bombo, case a sorprendeu non ter rachado augas. Pero so case, o tópico sinalaba os avións e eles ían nun submariño rumbo a cidade Breogam.
    Cidade Breogam era a primeira grande cidade submariña de Europa, construída sobro cumio da elevación submariña chamada “Banco de Galicia”. O comezo so fora un módulo de investigación, logo tíñase permitido a explotación controlada dos recursos da zoa. Co suministro de peixe e os cultivos de corais primeiro e logo o aproveitamento da enerxía producida pola turbulencia profunda, a “Base Breogam” foi medrando ata converterse nunha cidade submariña de case mil habitantes.
    Antón vira todo aquilo, comezara coma bolseiro no programa de cultivo de cnidarios pra logo graduarse coma piloto de minibatiscafos. Durante dous anos formou parte de numerosas expedicións que descubriron moito sobre a fauna e xeografía do Banco de Galicia.
    Era un traballo arriscado pero agradecido. Aquelas “montañas” que alzábanse sobras chairas abisais eran máis escarpadas cas terrestres e os seus canóns eran fondos e afiados. Peixes, luras e medusas de todas formas e tamaños percorrían aquelas augas coma paxaros alieníxenas.
    O seu maior éxito foi o achado dun par de zoas no Escarpe de Galicia especialmente ricas en corais de auga fría. O voltar a cidade contoullo os da cooperativa de recolledores e a xente do laboratorio de i+d traballaba con eles pra obter menciñas e complementos alimenticios.
    Houbo un acordo: un grupo de exploradores liderado por Antón realizaría un estudo de impacto ambiental na zoa en base o cal veríanse as opcións de explotar as comunidades de corais de xeito sustentable.
    Non estaba mal pra un rapaz de Fisterra.
    Foi por entón cando Maruxa chegou a Cidade Breogam dende Vigo. Costara de seu que encargaran unha reportaxe compreta sobra cidade que xa comezaba a ser descrita coma a “quinta provincia” a unha novata da Mariña Lucense, pero Maruxa non era das que se rendían.
    A “cidade” impresionouna: media docea de habitáculos submariños interconectados por tubos de fibra de silicio que brillaban na eterna noite do abismo. Cada un co seu propio dique para os atraques submariños.
    Concentrouse nas rúas da cidade, que non eran coma as das cidades normáis: estaban cubertas por cúpulas transparentes e tiñan constante iluminación artificial. Non lle parecía estraño que un dos trastornos máis comúns pra vivir na cidade fora o estrés por confinamento, pero era algo o que non vía solución: baixo o mar non queda outra que vivir en módulos.
    Polo demáis, a cidade pareceulle ben organizada e incluso bonita. Tiña tendas, ximnasios e teatros onde proxectábanse películas, celebraban concertos e interpretaban monólogos.
    Foi nun teatro onde coñecéronse os dous. Non pode dicirse que fose un frechazo, pero algo de conexión houbo. O cabo de dous semanas de cruzarse constantemente en bares, ximnasios e teatros, Antón pediulle abertamente saír e Maruxa aceptou. Así comezaron unha relación con altibaixos afectada polo pouco tempo que podían pasar xuntos.
    Cando Maruxa volveu a Vigo pra presentar a súa reportaxe final, Antón deu a relación por perdida e concentrouse no seu traballo.
    Por aquel entón a recollida de corais estaba un pouco paralizada, polo que Antón volveu a traballos de exploración, onde realizou varias viaxes máis longas grazas a un novo modelo de minibatiscafo. Nunha desas viaxes, Antón chegou ata o Monte submariño Vigo xunto a outros dous exploradores.
    O seu regreso, o alcalde fíxolle saber que tería que volver a terra pra facer público todo o que tiña pescudado. Non descubrira nada sensible pero que foran galegos os primeiros en explorar directamente aquel monte submariño situado xusto fronte o Porto sería útil de cara a futuras negociacións cos portugueses.
    Así que Antón atopouse de volta en Vigo antes do que contaba preparando unha ponencia sobra xeografía da zona submariña o oeste de Galicia e o Norte Portugal.
    O que tampouco agardaba foi que a xornalista elixida pra cubrir os seus descubrimentos sería Maruxa. Ela sempre dixera que non era moi previsor.
    En Vigo retomaron a súa relación, que foi mellorando cando Maruxa conseguiu que a nomearan corresponsal en cidade Breogam. Nesta nova situación, Antón procurou unha saída e atopouna deixando o traballo intensivo no exterior pra entrar a traballar no deseño dos batiscafos. Así puideron pasar máis tempo xuntos.
    Ata que Maruxa quedou xestante e voltaron a Vigo pra asegurarse de que o embarazo sucedía sen complicacións. Cando quedou claro que a cousa ía como tiña que ir, Maruxa empeñouse en voltar pra que a pequena Sabeliña fora unha das primeiras meniñas nadas en Breogam.
    E aí estaban agora, volvendo a cidade submariña onde levaban un tempo vivindo pra ter a súa filliña.

    Gedankenexperiment

    Gedankenexperiment

    Vivo. O gato estaba vivo e eu cheguei a casa con ganas de enredar. Daquela, apenas comprobar que os meus pais aínda non chegaran, encetei a empresa con afouteza.
    O pouco material que ía necesitar podía atopalo no territorio de papá: o recuncho do garaxe inzado de ferralla ao que el chama o seu taller. Tres cousas, só tres –gato aparte, por suposto–, era canto necesitaba: unha caixa de cartón, un globo e o veleno.
    Eu ben sabía onde agocha a garrafa transparente co líquido azul; non é necesario falar estranxeiro para comprender o significado da etiqueta cunha caveira vermella e a advertencia admonitoria: atchung! Sempre que o emprega, enfundado nunhas luvas e cunha máscara tapándolle o nariz, refunga o aviso: non te achegues. É velenoso ata respiralo!
    Xusto por iso, por remexer onde non debía no laboratorio de bioloxía, puxéranme na porta. Na porta, si, pero do lado de fóra. Dez minutos aí tranquilo –dixéranme con voz seria ao tempo que me esculcaban con ollada analítica–, reflexionas e logo volves ao teu sitio sen armar ruído.
    Na aula a carón da nosa a clase de física discorría coa porta aberta e podía escoitarse todo. Naquel intre falaban dun deses experimentos mentais que moito lle gustan a eles e tanto nos aburren a nós. No medio dunha desas frases que ninguén entende –as partículas elementais posúen o don da ubicuidade, poden estar en dous lugares diferentes ao mesmo tempo–, escoitei falar dun gato, dunha caixa e dun veleno. Como amentaban un micho, erguín a orella: as leis do mundo cuántico son outras; as súas regras non rexen no mundo clásico. No mundo cuántico o que pode suceder, sucede. Sempre. O que dicían non tiña sentido algún; case nin parecía unha clase de ciencias. ...a probabilidade dos dous sucesos é a mesma: a metade cada unha. A desintegración sucede e non sucede. Ambas á vez. A ampola rompe e non rompe e polo tanto o gato...
    Emporiso, en canto cheguei a casa, fixen o que fixen. O experimento repetino tan igualiño como puiden; cando menos procurei ser fiel ao seu espírito. De onde ía sacar, coitado de min, un mangado de partículas radioactivas cunha posibilidade de desintegración nos seguintes minutos do cincuenta por cento?
    A caixa pecheina con cinta de embalar por todas e cada unha das xunturas. Cando acabei, nada se podía enxergar de canto puidese suceder no interior. Para o orificio do lado superior tracei unha circunferencia co compás, precisión científica, e logo recorteina coa coitela. A fase máis delicada do traballo, envorcar o veleno dentro do globo, necesitou dos meus cinco sentidos: estireille o pescozo con coidado, axusteino ben á boca da garrafa e vertín o contido pouco e pouco, inclinándoa cunha velocidade de apenas uns graos por segundo, ata encher a metade do volume. Para rematar, só me quedou comprobar que o globo encaixaba, de xeito tan preciso como unha chave no seu pecho, no burato que practicara na caixa.
    Eu ao gato quérolle ben, iso que se entenda. Se non fose pola miña devoción á ciencia, xamais o poñería en perigo. Erwin é mequeiro e enredante; aínda agora, que vai para grande, agarda na porta pola miña chegada para que xogue con el. Mais se unha cousa estaba clara era que sen gato non había experimento. Entón, sen concesión posible aos remorsos, executei o meu plan: fixen soar na cociña a súa caixa de comida e, sen darlle tempo a cheirar o contido do prato, engancheino polo pelello da caluga e levanteino no aire. O Erwin, pendurado da miña man, espernexou con desespero, como intuíndo o encerro incerto que o agardaba. Asegureime de que ninguén estaba a mirar, ninguén, seica requisito indispensable da experiencia, metino na caixa e encaixei no burato o globo letal.
    Mentres roía a merenda púxenme a pensar que a cuestión, segundo entendera, quedaba deste xeito: se Erwin rabuñaba o globo xa non había marcha atrás, o veleno caía e o gato morría; porén, se el contiña as rabuñas, eu remataba a merenda, volvía ao garaxe e deixábao libre. Ou o que é o mesmo: naquel instante preciso, mentres eu deglutía con afán, e sempre que non abrise a caixa e mirase dentro, Erwin estaba vivo e morto ao mesmo tempo en pólas diferentes do universo.
    Daquela sentín miañar. Sentín, sen dúbida. Malia que aquelas reflexións me afastaran lonxe de alí, os maus sacáronme do ensimesmamento. Fun incapaz de dicir de onde proviñan, se do interior da caixa ou dalgún outro lugar fóra do cuarto. Mais iso non tiña importancia. Deixei caer o bocata, corrín ao garaxe e abrín a caixa.
    Mais o gato... O gato... non estaba.

    O CORAZÓN BIOMECÁNICO

    O CORAZÓN BIOMECÁNICO

    Sentíao golpetear contra o seu peito incesantemente… TAC, TAC, TAC… un ritmo constante cravado na mente e que xa formaba parte inquebrantable da súa esencia. Nas primeiras semanas trala implantación, ese zumbido xordo nos seus ouvidos estivera a piques de levalo à tolemia, coma unha abella perversa habitando os seus miolos, pero a crise xa semellaba moi lonxana e agora amaba ese son co que contaba cada segundo de vida engadido e mesmo às veces acompañaba distraidamente co dedo indicador.
    Hoxe os Meteoxestores programaran dúas horas de choiva feble para limpar o ar do pó da tormenta de area da noite anterior… A el gustáballe sentir aquel orballo suave cando facía deporte, así que calzou as zapatillas e saiu do seu módulo para botar a correr… E alí estaba: TAC, TAC, TAC… petando forte e vivo contra as costelas, coma unha entidade con consciencia propia que pugnara por saír, entanto el forzaba máis e máis às súas pernas nunha carreira demencial, coas pingas de auga esvarando polas súas pálpebras e os pés mergullando nos grandes charcos que comezaban formarse no firme.
    As rúas estaban baleiras, agás algunha sombra difusa trala cortina de choiva que se apresuraba a refuxiarse nalgún módulo… A meirande parte dos Habitantes exercían a súa xornada operativa segundo os ciclos de sol programados polos Meteoxestores, pero el detestaba esa rutina imposta… ó seu xuizo eles xa ostentaban un excesivo poder na vida dos Habitantes e segredamente consideraba as súas excursións baixo a ameazante cuberta de nubes negras que se arrremuiñaban en torno à inmensa agulla do Ionizador coma unha rebelión contra esa orde antinatural establecida.
    Cecais por ese mesmo espírito rebelde nunca levaba un rumbo fixo cando corría, senón que deixaba vagar esa máquina imperfecta que era o seu corpo a vontade… Máquina… Iso era en realidade, non sí?. Cun reposto fabricado en apenas unhas horas por una impresora de tecidos biomecánicos albergado no seu interior. Non remataba de entender por que aquela peza que nin sequera podía apreciar cos seus ollos ou tocar coas mans alteraba de tal xeito a súa percepción da identidade propia. A meirande parte dos Habitantes exhibía con orgullo algunha prótese biomecánica, case sempre brazos e pernas moi visibles e mesmo fermosas, pero el amosábase reservado en canto a falar do seu corazón, coma se gardase con celo un segredo, medio avergoñante, medio marabilloso.
    Evadido como estaba por estes pensamentos perturbadores, tomou camiño polo intrarradio da Cúpula… un pequeno click de alarma activouse… (Perigo!... ). Achegarse en exceso aos potentes campos magnéticos que mantiñan aquela enorme barreira-burbulla podería interferir e mesmo deter o seu prezado corazón biomecánico. A adrenalina comezou a correr polas súas veas, pulada pola mesma bomba que agora estaba amezada, descargando un torrente de medo no seu cerebro. Virou en redondo para voltar sobre os seus pasos e sentiu un forte golpe no peito: TAC!...( Que...?).
    Detívose, confuso… o corazón fallaba?... Todo semellaba normal: TAC, TAC TAC. Retomou o andar e novamente, TAC!: outro estoupar xordo alí dentro que o cravou no chan, aterrado. E de volta o ritmo familiar acompañouno, pero o medo xa agarrara coas súas gadoupas nos miolos, paralizándoo. Procurou en balde algunha figura humana para pedir auxilio , cegado pola chovisca incesante, e ficou un intre abrumado polo silencio e a soidade.
    Alí detido sentiu escoitar un lixeiro ruido ao lonxe, provinte das súas costas… Virouse, esperanzado. Sería a súa desesperada imaxinación?. Con cautela, botou a camiñar paseniño, coma se unha pegada demasiado enérxica puidera atacar o seu corazón biomecánico máis cas invisibles ondas magnéticas da Cúpula que, de certo, o estaban a atravesar nese mesmo intre… Mais os latexos ficaban constantes, amigables. O ruido xa non estaba, arriscaba de máis camiñando cara à letal burbulla?. Percorreu uns pasos máis; o seu corazón, acompañando o seu andar, pulaba por levalo ata a fonte daquel ruido efímero e colleu un camiñar máis firme, percibindo na pel a estática da barreira que se erguía, ameazante, a uns poucos metros; e alí escoitou de novo ese ruido, un son inconfundiblemente humano. Debía proceder dalgún módulo à outra beira da rúa. Sen pensar botou a correr, e o corazón biomecánico saltou de ledicia no seu agocho, animándolle a salvar a distancia ata a porta do módulo. Alí detívose, dubidoso e esperanzado. Estendeu a man e empurrou a porta cara adentro.
    Ela estaba sentada, contemplando as imaxes da pantalla holográfica que iluminaba a súa cara. Ó sentir a porta virouse e mirouno ós ollos con firmeza, sen rastro de sorpresa ante a presenza daquel descoñecido. Entón ergueuse e achegouse a el que, na súa timidez, non foi quen de dicir palabra. Ela sorriu e pousou unha man no seu peito con delicadeza. O corazón biomecánico tamborileou feliz.
    -Estaba agardándote.
    E fundíronse nunha aperta emocionada.
    MOZO

    A fantástica formación da Lúa

    A fantástica formación da Lúa

    Hai ó redor de 5.000 millóns de anos, nun lugar do Universo chamado Vía Láctea, habitaban unha serie de partículas de po e gas. A súa vida era moi curiosa. Non tiñan casa e pasábanse o tempo flotando no medio dun espazo baleiro, frío e negro. Tampouco eran moi sociables. Non sei moi ben se era cousa súa ou das circunstancias, pero semellaban ter preferencia por permanecer illadas, sen contacto algún entre elas. O maior pracer, ou o único, para estes minúsculos habitantes era observar o firmamento. Millóns de pequenas luceciñas iluminaban constantemente o ceo negro no que pululaban. Coñecíanse todas unhas a outras, as que vían por diante, as traseiras, as que se situaban nos lados ou as de debaixo, até a algunhas lles puxeron nome. Os puntiños estaban sempre alí, sempre no mesmo sitio, sempre coa mesma cor e co mesmo fulgor.
    Así, o tempo pasaba sen sentir. Toda a vida destes miniseres consistía niso: flotar, deixar pasar o tempo e ver as estrelas.
    Pero como o Universo non é estático e todo está suxeito a modificacións, un día chegou o cambio. A monotonía deu paso ó caos. Unha das estrelas fíxose máis e máis grande, aumentou o seu brillo e, estoupou. Foi unha explosión rápida e violenta que desprendeu unha enorme cantidade de enerxía e de materia e á que chamaron Supernova.
    A onda de choque empurrou as partículas, arrastrounas e revolveunas. Formáronse grupiños, ó principio pequenos, e logo cada vez máis grandes e voluminosos. Púxose de manifesto entre eles a forza gravitacional, que non só os mantiña unidos, senón que os xuntaba cada vez máis. Aínda por riba, esa mesma gravidade ía atraendo e capturando a máis partículas e obxectos grandes que había polos arredores. O ambiente quentouse chegando a ser sufocante. Alguén o chamou Sol.
    Pero non todas as partículas quedaron atrapadas. Houbo algunhas que conseguiron escapar á salvaxe atracción do novo Sol que se estaba formando. Elas víanse moi felices a si mesmas, crendo que pasada a tempestade viría a calma e todo volvería ser como antes. Nada máis lonxe da realidade. Estes restos de materiais que lograron manterse apartados tamén se viron forzados a agruparse, tamén entre eles apareceu a gravidade e eles tamén estiveron obrigados a capturar partículas solitarias. A única diferenza era o tamaño. No Sol, había moitas partículas, moita masa e moita calor. Nestes grupos máis pequenos a situación non era tan asfixiante.
    O feito de seren moito máis pequenos que o Sol e con todo, estar preto del, obrigoulles a virar ó seu arredor. Cousas da gravidade: ás veces non atrapa nin engule, só condena a xirar en torno a un corpo para sempre.
    En pouco tempo, aqueles seres de vida aburrida concentráronse en grupos para dar lugar ó Sol e ós planetas. Non terían máis remedio que socializarse e, aínda que custe crelo, non se levaban mal de todo. Cada planeta xiraba en torno ó Sol nun camiño definido chamado órbita. Cada planeta tiña cadansúa traxectoria curva e pechada, que non compartía con ningún outro, agás a Terra. Na súa órbita coouse outro planeta que pretendía facerlle a vida imposible, Theia.
    - Busca o teu propio camiño. Vai chegar un momento no que nos despistemos e choquemos!- berráballe a Terra.
    Pero Theia non atendía a razóns. Seguir á Terra converteuse nunha obsesión. Os demais planetas observaban a situación con verdadeiro desagrado. Saturno chegou a dicir que Theia fora atrapada nesa órbita e, por non marchar a tempo, xa non sería capaz de saír xamais.
    Todo o mundo sabe que dous corpos que se moven nunha mesma órbita están destinados a chocar tarde ou cedo. E así foi. Colisionaron e Theia rompeu en anacos. A Terra perdeu parte da súa codia, aínda que co paso do tempo conseguiu curar as súas feridas. Os fragmentos que quedaron soltos vagaron polos arredores un tempo até que a gravidade, unha vez máis, os uniu nun corpo esférico e algo máis pequeno que a Terra, a Lúa.
    - A ver agora que órbita elixes, Lúa, non vaia ser que ti tamén queiras ir detrás da Terra -vocexáronlle os planetas en canto souberon da súa formación.
    A Lúa pensouno un momento e creu que a mellor compensación que podía ter a Terra pola irresponsabilidade de Theia era que ela mesma xirase ó redor. E así, se un día houbese vida no planeta azul, os seus habitantes poderían gozar do espectáculo que supón a Lúa.
    Ó pouco tempo a Lúa recibiu unha mensaxe anónima: “Non te atribúas todo o mérito, sabes que se viras ó redor da Terra non foi por decisión túa, é pola gravidade”.

    interpretación da enerxía oscura

    interpretación da enerxía oscura

    ¿Que é a materia escura? Para min é como un gas formado por todas as partículas virtuais que reciben enerxía.A idea lévame a pensar que "A Luz" (e todas as ondas que a compoñen no seu espectro de onda) aumenta o espazo,faino máis grande no sentido de que aumenta o seu volumen o ter os átomos máis enerxia vibración estar neste estado permitelles máis libertade de movemento por exemplo. Deste conxunto que recibe enerxía e aumenta o movemento porque estas partículas son como as vibracións dunha guitarra. O movemento de abaixo referíndome a nosa perpectiva da corda dunga guitarra nnos podemos ollar que movese no eixe de ordenadas "y" que ven sendo arriba abaixo. As nosas partículas son o movemento de arriba o que nos sentimos, na hora de tocar as cordas,no rasgeo, e as partículas virtuais son o resto de vibracións en todas as direccións os sentidos ou formas indeterminadas ou distintas que ten de vibrar a corda da guitarra os sentidos nos que vibra a guitarra una vez que a tocamos. as particulas virtuales serían o resultado das primeiras vibración unas formas de vibrar duarn máis ca outras pero desaparecen enseguida, desupeto xa no sabemos nada delas pero sabemos que están ahí o que pasa e que non as podemos percibir ou se non intenta gravar a cámara lenta as cordas da guitara e cóntame o que vés. Agora decátome que as partículas virtuales poden ser a causantes da energía oscura, a súa interacción actuaría de forma macroscópica nas escalas superiores a nos. A miña hipótese é que a luz a enerxía ou particuals subatómicas en movemento coma rayos cósmicos, ó desintegrarse son os causantes de que as particuals virtuales aparezcan xa que elas adquiren enerxía pero ó non tela suficiente enerxía non se poden pronunciar.no logran materializarse. pois sería o conxunto destas interacións a su vez a luz sería desviada ou absorbida por estas particulas que aparecen "da nada". estas particulas ó materialízanse absorbendo esa luz,esa enerxía, provocaría a aparición de particulas en movemento cargadas que xeraría o aumento do espazo, a separación entre cumulos de galaxias. Poderíao interpretar coma un medio gaseoso pero esa non sería condición exacta nin tampouco o concepto de campo xa que estas particulas son un supproducto dalgun destes campos cuánticos aos que pertencen estas particulas. no caso de interpretar este fenómeno coma un gas. a súa adquisición de volumen permitir´´ia a separación de entre as particuals que o forman xa que non teñen ningún medio externo que os limite coma a presión doutras particuals que é o que actua sobre os fluidos na Terra.
    Aparte de que se a luz atravesara este suposto gas, porfavor non interpreten a teoría do ether, a luz dispersaríase, detal forma que iría perdendo enerxía ata verse invisibel. En coclusión podeirade ser un mecanismos que ten o universo de conservar a enerxía de pasala a un estado distinto ou que sega un ciclo xa que a enerxia cosérvase deste xeito pero a cambio obtemos a entropía e a inflación cósmica. Todo baséase en vibración e transformación. A enerxía escura é o resultado da absorción de enerxía da materia escura.


Jarraitu gaitzazu Facebook-en eta Twitter-en!

ESCOLA D'ESCRIPTURA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

EDITORIAL GALAXIA

AEELG

METODE

RESIDENCIA D'INVESTIGADORS

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

AELC

IDATZEN

EL HUYAR

EUSKAL ETXEA

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA