Relatos

  • ADULTO

    A COSTELA DE ADÁN

    A COSTELA DE ADÁN

    Dixéranlle que fora feita dunha costela de Adán. Materia ósea –pensou-, dura de roer. Despois falou con Deus, que fixera ao Adán con arxila, branda e maleable, á súa imaxe e semellanza. Porque non nos fixeches dun anaquiño de corazón? Desa maneira abondaría amar para sermos felices.

    Chea de melancolía, Eva botou as mans a un lado do costelar e percorreu, unha a unha, as súas costelas: Polgar, índice, medio, anular e maimiño... Paseniño ía pousando ensimesmada os dedos da man, seguindo unha orde estrita. Sen levantalos do sitio continuou descendendo coa outra man: Polgar, índice, medio, anular e maimiño... Mantivo esta marcando os lugares, levantou a outra e buscou polo lombo as costelas que faltaban: Polgar, índice; concluíu. Estaba ben magriña, o que lle facilitou o recoñecemento.

    Repetiu no outro lado do corpo, con idéntico resultado. Deslizando as polpas dos dedos pola pel, sentía os sucos ondulantes que as costelas debuxaban no tórax do seu corpo e imaxinaba ondas do mar batendo nos cantís. Entón lembrouse núa ao abalo da marea, aquela noite de ardentía, noite primixenia na que unha insólita coraxe reverberáballe as entrañas e, coma gamela enfeitizada que danza co hierático e fálico mastro, fixo o amor co Adán por primeira vez.

    Volveu a si. Percibiu que a cada costela da esquerda correspondía unha da dereita, nunha perfecta simetría. Esta harmonía reconfortouna e, sumida nela, reconciliouse co Creador.

    Talvez non fose consciente, pero o Número acababa de nacer. Ninguén puido, nesa altura, imaxinar as consecuencias que para a humanidade había ter tal descubrimento.

    Volveu cabo do Adán, que durmía profundamente, alleo a tanta tribulación. Coitado, mira que quitarlle unha costela! –compadeceuno-. E no corpo del, Eva estreou o seu recente creado sistema de numeración. Mais unha sorprendente realidade había desconcertala: Tiña doce costelas a cada lado!

    Serán trampóns! -exclamou-. Vaia artimaña que nos montaron xuntos, homes e deuses, para facernos crer que éramos derivadas, secundarias, dependentes...

    Entón decidiu comezar de novo a historia, a súa historia, e construírse a si propia. Sen prototipos, sen modelos. Pero non, non de arxila, que xa sabía que tal materia prima daba febles resultados, senón de po de estrelas: ceibe, lixeira, transparente...

    A linguaxe secreta dos xardíns

    A linguaxe secreta dos xardíns

    O recendo dunha pequena árbore de laranxa-lima, ese é sempre o primeiro recordo que lle ven á cabeza cando volta a aqueles días na emigración nos que fíxose maior ás alancadas. O primeiro encontro naquela casa nova onde os levou seu pai, dereitiños dende o aeroporto de Bos Aires. Unha tarde deixaran todo o que tiñan e a todas as persoas que coñeceran ata aquela e marcharon cara a Lisboa, coller o primeiro avión no que montarían na súa vida. E baixaron moito despois nunha cidade enorme e luminosa pero barullenta. Unha nai nova cun bebé no colo e cinco nenos pequeniños o seu redor fotografados por sorpresa por unha Leika de segunda man. Atravesaron media pampa nun vello Dodge Dart, amoreados e derreados. E aínda con esas, todos os seus irmáns menos o bebé escaparon rindo polo novo territorio adiante como ratiños liberados de súpeto só chegar, dispostos a investigar cada recuncho por descubrir. Todos menos ela, que era a maior de toda a tropa. Seis anos estreados había nada, e todas as lembranzas do que deixaran atrás na casa dos avós a falar á vez dentro da súa cachola pequerrecha.
    A pesares do paso dos anos lembra que quedou alí plantada, apampando no primeiro chanzo da esqueira. Diante dun xardín salvaxe coma nunca tiveran na outra casa alén do mar. Algo pasou no momento de pisalo que a fixo sentirse menos desgraciada. Mesmo lle pareceu escoitar o murmurio de benvida que correu baixo a terra co gallo da súa chegada:
    - Mirá qué linda! Qué tan petisa la galleguita triste, víste! - comentou a árbore de laranxa-lima con todos aqueles inquilinos que se enguedellaban ó redor das súas raíces dende que empezara a medrar.
    A frase foise repetindo polo xardín adiante engadindo preguntas e comentarios en grao sumo variados sobre a nena. As árbores e os simbiontes que compartían vida con elas no xardín, os fungos cos que formaban endomicorrizas, non paraban nunca de parolar, e naquela ocasión máis aínda. Cánto habería que o dono da casa, O Turco, deixara aquel lugar á súa sorte? O interese nos ollos dunha recen chegada foi coma un aloumiño e foi quen de facer que, dalgún xeito misterioso, todos no xardín se decataran de que a nena estaba profundamente sola, de que non era maior dabondo para traer na súa maletiña case baleira a morriña dos vellos que deixan atrás a súa terra, os seus cariños, os seus lugares familiares pero aí os levaba. Acaso por iso foi coma esa mesma tarde de calor abafante a arboriña de laranxa-lima, unha figueira alta e fachendosa, a alfarrobeira baixo a que co tempo levantaron unha casa de bonecas e os dous pradairos que suxeitaban un bambán falaran con todos os fungos de nomes estraños que formaban parte daquela familia de endogonáceas chamada Glomeromycota que compartían comida e fogar con elas. E todos xuntos acordaran acoller a aquela nena de coletas e zapatos ca sola despegada naquel universo vivo entre a terra e o ceo. Ata que ela quixera, ata que quizais esquecera como escoitar o que falaban e ver a beleza que escondían.
    Pasaron moitas cousas naqueles anos en que foi medrando. Aprendeu a falar dun xeito distinto e a celebrar o Nadal cantando “Blanca navidad” metida nunha piscina. Aprendeu que non é fácil facer amigos nunha terra estraña e que as persoas maiores que te queren non te deixan sufrir. E fan cambalaches para conseguirche roupa nova e que todos na casa vaian decentemente vestidos á escola debaixo do mandilón dun branco impecable e roído. Ou che mandan sabores que botas en falta dende o outro lado do océano, como facían os seus avós cada vez que sabían de alguén que voara a Bos Aires e podía de achegarlles enormes paquetes de presentes. Soubo de novas paisaxes e grandes amores en corazóns pequenos. E que todo pode cambiar para sempre o día en que un home cruel tolea e vese mais que ninguén, e pon todas as súas enerxías en decidir quen son merecentes de vivir ou morrer e cánta dor pode soportar un ser humano como un simple trámite para acadar uns devezos enlouquecidos. E a fin coma un golpe de estado enche de negrura e de medo os días de todo un pais.
    Así volveu coller por segunda vez na súa vida un avión, deixando atrás aqueles anos da súa historia. E atrás quedou o seu xardín, pero non o amor que descubriu nel. Xa no son nomes estraños para ela Citrus × aurantifolia, Ficus carica, Ceratonia siliqua, Acer pseudoplatanus e os seus compañeiros dos xéneros Glomus, Sclerocystis, Acaulospora, Entrophospora, Gigaspora, Scutellospora agora que traballa no seu día a día no laboratorio do departamento de botánica. Aprendendo sobre a microbiota dos solos. Buscando entender a linguaxe secreta dos xardíns.

    Atrancos para verificar a hipótese

    Atrancos para verificar a hipótese

    Alborexaba coa promesa dun día solleiro de primeiros de marzo. Carolina conducía co afán de chegar decontado. Gozaba coa perspectiva de alixeirar o traballo adiado pola choiva dos pasados días.
    Aparcou e foi chamar ao timbre. Non abrían. Tentouno novamente coa mesma sorte, así que timbrou aos veciños para que abrisen o portal.
    Xa no andar, chamou outra vez. Non se oía nada. Decatouse de que era venres e, se cadra, había pouco que os seus habitantes colleran o sono. Apurada por aproveitar o día dispúxose a chamar ata que abriran, ou ata queimar o timbre. Logo da segunda pitada comezáronse a oír pasos. Abreuse a porta e Alberte apareceu tras dela.
    -Veño buscar a Lois- dixo Carolina.
    -Mira no seu cuarto, estará no primeiro sono. Esta noite demorámonos algo - dixo Alberte desaparecendo corredor adiante.
    Dirixiuse ao dormitorio e petou na porta. A falla de resposta decidiuna a entrar.
    -Lois! Aínda estás a durmir? Xa che vale! -dixo Carolina mentres subía a persiana.
    -Non berres por favor, non aturo o ruído! Non abras de socato… fíreme tanta luz, baixa un pouco.
    - Eu pensaba que estarías agardando. Xa tiñamos que estar por Silleda e aínda estás na cama! Levo dez minutos a petar na porta, e menos mal que me abriu Alberte, que está algo menos cadáver ca ti. Veña! Bule!
    -Érgome axiña. Acouga un pouco e fai un café mentres me amaño.

    ___________________________________________________________________________

    Co pelo aínda mollado, Lois entrou na cociña e púxose un café- Que miras?- preguntou a Carolina que estaba coa súa cunca fronte aos mapas.
    -Pensaba que nos queda pouco para rematar coa aba inferior do val, onde non esperamos atopar nada, pero, si bulimos e podemos comezar coa metade leste da chaira superior, hoxe volvemos cun hábitat neolítico.
    -A ver, e como é iso? Agora tamén es pitonisa, ou díxocho a fada de Pena Moura?
    -Non te rías, dito así parece unha meigaría, pero a chaira está inzada de mámoas e ben sabes que os que soterraron alí aos seus mortos ben puideron morar pola contorna.
    -Xa … pero a cousa é saber onde deixarían as pegadas, se máis ou menos preto dos túmulos mortuorios, se os seus restos foron suficientes e se aguantaron 5000 anos para que os atopemos … O certo é que esa chaira está pelada, e coas choivas destes días as condicións de visibilidade serán inmellorables.
    - Ves coma non é adiviñación?
    - Non, é hipótese. Coñecemos as condicións dos xacementos neolíticos e a topografía da zona de traballo. De aí vén.

    _____________________________________________________________________________

    Pouco despois chegaban ao coche. Tiraron mochilas e anoraks nos asentos traseiros e puxéronse ao camiño
    -Non poñas a música alta que mentres chegamos botarei unha soneca- dixo Lois, amparándose do sol cunhas lentes.
    - Logo do roubo de onte de seguro haberá controis na saídas da cidade. Tira as lentes non vaia ser que nos paren.
    - Esa é outra hipótese fundada no coñecemento?
    -Non, é un prognóstico baseado en indicios coma as pintas que levamos. Tira con elas, que non pareza que acochamos a cara.
    -Se nos paran e non me espertan non será tempo perdido, que ben o aproveito durmindo. E para iso, mellor con elas.


    -Velaí tes, Lois! esperta que nos mandan apartar- dixo Carolina.
    O garda civil achegouse ao coche: -Bos días, documentación, por favor!
    Lois rebusca na “guanteira” e saca os papeis. Carolina dálle o permiso de conducir. Ambos míranse riseiros ante a confirmación do prognóstico. O traballo empezaba ben!.
    -Que levan detrás? Poden sacar os anoraks?
    Ao volverse decátanse de que os abrigos tapan as mochilas formando un vulto que podería ser un escondedoiro.
    - Son as mochilas. Tapáronas os abrigos- dixo Lois.
    - Saque os anoraks, cunha soa man, e colla as mochilas- díxolle o garda civil a Carolina, mentres a apuntaba cun “ceta”- Ábraas, por favor .
    Carolina pasou nun instante do riso ao medo.
    O garda quedou inicialmente pampo, pero deseguida reaccionou chamando ao compañeiro. Mentres, Lois tentaba explicar o estraño contido das mochilas
    -Somos arqueólogos, levamos mapas porque estamos facendo unha prospección en Lalín. As piquetas e paletas son para limpar o terreo … Temos permiso de patrimonio…
    -ulo?
    -Quedounos na casa - dixo Carolina, desacougada logo de buscalo sen sorte- Pero poden chamar o Servizo de Arqueoloxía. Alí confirmaranlle o que dicimos.

    _______________________________________________________________

    O día estaba mediado cando volveron á estrada.
    -Síntome como se acabase de aprobar a materia "Arqueoloxía Fantástica". Indiana Jones ou Lara Croft non o terían feito mellor.
    -Tamén eu, pero como nin eles nin a "Arqueoloxía Fantástica" existen, teremos que aproveitar o resto do día procurando pegadas de vida neolítica, non fastosos tesouros ... Anda que fixemos bo rebumbio cos mapas e fichas! Ordenareinos mentres chegamos, que xa me pasou o sono.
    - Hoxe xa non acadamos a chaira. Xa sería sorte rematar a aba sen atopar restos
    - Sorte? A sorte xa foi que non abrisen o capó...

    Casiopea

    Casiopea

    Nunca vira tal cousa. Augamares cabeza abaixo axitando as súas extremidades hacia arriba, turrando contra o fondo dun acuario! O luar filtrábase dende a superficie do mar a través da claraboia. Abondo para comprobar que era medianoite co meu reloxo de man. O acuario agochábase no medio da parede do gran salón.

    Nese intre avanzou alguén entre as sombras. A presenza sobresaltoume mais axiña recoñecín de quen se trataba. Aquel home prendeu un dos seus cigarros de algas e comezou a falar:

    -Velaquí a Casiopea, a augamar invertida. Estes especímenes recollímolos na nosa derradeira visita ó Caribe. Son criaturas moi especiais.
    -Abofé que si. Nunca imaxinei augamares puxando no chan e contravindo de modo tan desconcertante a súa condición.
    -O comportamento de Casiopea é absolutamente normal querido profesor. Para entendelas deberá fixarse nos seus pés, tinxidos dunha intensa cor verde. Agora poderá observar mellor do que lle estou a falar.

    Cun resorte oculto debaixo do acuario alumou o volume do mesmo, que puiden calcular en non menos de oitocentos ou mesmo ata mil litros.

    -Ese verdor procede dos infusorios que medran no interior das augamares. Coa fotosíntese fabrican o alimento que precisa o seu hóspede para sobrevivir. É por iso que Casiopea adoita mostrarse invertida: para favorecer a súa proliferación.
    -Nunca deixa vostede de sorprenderme. Son fermosas e agora que me revelou a súa natureza non podo máis que admirar o inxenio e agarimo co que manteñen as algas. Coma nunha horta. ¿Pero qué sacan elas mesmas de proveito?
    -Non seña inxenuo. Os infusorios poderían vivir libres a mercé das correntes, mais tamén dos depredadores! As augamares ofrecen refuxio e alimento xa que os detritos do seu metabolismo posúen nutrientes esenciais para a fotosíntese. Só esixen un pouco de dedicación por parte do hóspede, que vive o revés para que poidan dispor dunha boa dose de luz.

    -¿E o seu nome? Casiopea é unha constelación do ceo boreal. Seguramente saberá vostede tamén se existe algunha conexión entre augamares e estrelas.
    -En efecto. Na mitoloxía grega Casiopea foi castigada por Poseidón quen a amarrou a unha cadeira, de xeito tal que cando rota a bóveda celeste fica a metade do tempo cabeza abaixo.

    Dito isto deu por rematada a conversa. O home apagou a luz, esmagou o cigarro nunha cuncha e afastouse entre as sombras. Fiquei alí, mirando as augamares afanadas en manter os pés cara arriba cun anhelo que xa non me semellaba infrutuoso…

    CONTAGIUM ANIMATUM

    CONTAGIUM ANIMATUM



    “Nada de isto explica a febre puerperal: son a enfermeira e o médico os que levan os microbios dunha persoa infectada a outra san”.
    Louis Pasteur, 1879, na Academia das Artes e as Ciencias de París.



    -No fuches despedir o Doutor?

    Viktor negou ca cabeza e seguiu a lavar as mans con mestura de hipoclorito e cloruro cálcico. Mans rexas, ásperas coma o coiro, que semellaban impropias dun estudante de medicina.

    -Ese home e un toxo. Tratoume todo este tempo coma bosta pegada no seu zapato, por que había de ir a despedirme de el?

    Ernst era, en case todo, oposto a Víktor; fraco, elegante. Arrecendía a auga de Colonia e boa crianza.

    -Pois se o Doutor Klin che ve con esas maruxadas agora que conseguiu tirar fora a Semmelwais, vas ter un problema. Ese tamén é bastante toxo.

    -Klin e algo peor que un toxo.

    -¿Si? ¿E que é?

    -Un babeco, e mesmo peor, un mal médico.

    Viktor sacudiu as mans e dirixiuse a unha das camas, no outro lado do paridoiro. Cunha delicadeza que non parecía propia de tal mangallón, explorou a mociña que agardaba nela. Era case unha nena, que o miraba espantada con ollos arregalados. Ninguén a acompañaba; nin home nin nai.

    -Esta e a do neno que ven de nádegas?

    -Chámase María. ¿Sénteste ben, María?

    A mociña asentiu; mais o medo non marchara da súa faciana. Viktor fíxolle un agarimo e voltou o lavadoiro.

    -Isto vaise demorar un anaco. Botamos unha?

    Os dous saíron o patio, e sacaron sendas pipas.

    -Marcho nunha semana, Ernst. Penseino ben e retorno para o Tirol. Así que tanto me ten o que me diga o Doutor Klin. O problema non o vou ter eu; telo ti, que terás que seguir aquí e facer o que el che diga, e suspender o método Semmelweis de lavado de mans.

    Ernst acendeu un misto.

    -Conque o problema o teño eu? Es ti o que marchas o cu do mundo, onde vas atender mais gando que xente, tras tanto rebentarte a estudar estes anos. Ademais, pensas que sabedes ti e Semmelweis máis que o vello e que todos os demais? Tan certo estás do que di?

    -Non o estás ti? Ti tamén viches morrer eses coellos que infectamos cos fluídos das enfermas. As contas non minten; co lavado de mans, pasamos de perder unha de cada catro pacientes a unha de cada cen. Se neste hospital tratásemos a grandes damas, en vez de probes nais solteiras, a estas alturas xa tería aparecido un mecenas cos petos ben cheos de cartos para darlle unha patada no cu a Klin e os seus palmeiros e pagar a investigación de Semmelweis.

    As fazulas de Ernst foran virando rubias coa carraxe.

    -E que iades investigar? Esas partículas cadavéricas asasinas de mulleres que somentes podedes ver vos?

    -Sobre o que for, Ernst. Levamos coa merda dos catro humores dende Hipócrates. Eu non sei por que é, pero é. Hai un alemán, Henle, que escribiu do "contagium animatum"...

    -E ti crees en todas esas pampadas! Coidado co rapaz da aldea, que ven tirar por terra a sabedoría dos seus mestres!

    Agora foi Viktor o que virou de cor, e achegouse tanto a Ernst que este coidou que o que fora o seu amigo e compañeiro o ia agarrar do lazo. Non fixo tal.

    -Eu creo o que me din os feitos, Ernst. Hai pouca sabedoría en dar mais creto o que che contan que o que confirmas por ti mesmo. E mestre meu tamén o e Semmelwais, que será un toxo e un mal falado pero a médico gánalle a todos os de este hospital e se me apuro, de toda Viena. Escoitame ben: hay algún axente, algún que non coñecemos, que transmite as doenzas. Algo que se pode eliminar co cloro e ca limpeza.

    Dende o paridoiro, escoitáronse os berros de María. Viktor tapou a cazoleta da pipa para afogar a brasa.

    -Eu sei que ten razón, Ernst, e ti tamén o sabes. O que queira ficar aquí ten que tragar co que diga Klin, inda que sexa un incompetente que non ve o que ten ante os ollos de pura soberbia. Mais eu prefiro salvar a vinte nas granxas do Tirol que matar a cen neste recoñecido hospital. Acaba a pipa tranquilo; desta muller voume encargar eu.

    Einstein xa nunca terá acento galego

    Einstein xa nunca terá acento galego

    Herman Hesse, escribía na súa obra mestra Demian (1968) “Quería tan só tentar vivir o que tendía a brotar espontaneamente de min. Por que había de serme tan difícil?” Eu non son Hesse, son un estudante de doutoramento de 26 anos da universidade de Santiago de Compostela.
    A Xunta de Galicia non crea un plan de investigación estruturado e con perspectiva de futuro, e xa non saen convocatorias para solicitar contratos para investigadores galegos: nin para que continúen os que están, nin para que volvan os que se foron (algún país beneficiarase de todo o diñeiro investido na formación destes cerebros).
    A xestión da investigación científica en Galicia sempre foi unha vergoña, pero agora creo que afuciñaron no lodazal do fondo do pozo. Non vale de nada traballar nun tema interesante e con aplicabilidade, nin publicar en revistas científicas internacionais, nin participar en congresos, nin realizar estancias en Universidades estranxeiras de gran prestixio. Temos unha boa formación, e teriamos un futuro prometedor se omitísemos un punto importante, o país no que nos atopamos. Porque resulta que vivimos na comunidade autónoma Galega. E resulta que aquí non se quere saber nada da investigación científica. Porque aquí a educación, a calidade das Universidades, a cultura, o futuro, o prestixio e a honra non importan o máis mínimo. Aquí só importa facer edificios. Aquí só importa o beneficio económico e o cortoplacismo.
    A ciencia é o motor da sabedoría, e a sabedoría constitúe os cimentos sobre os que hai que edificar a catedral do progreso. Pero claro, o progreso é algo etéreo, algo que non engrosa as contas correntes.
    Nós os científicos (presentes e futuros) non queremos enriquecernos, só queremos traballar, porque temos vocación, porque queremos saber e entender, porque queremos axudar aos demáis; porque só así se poden conseguir solucións aos problemas que arrasan a esta nosa sociedade tan pluricultural e democrática.
    Así que señores amos do diñeiro e garabateadotes do organigrama social galego: sexan honestos e non nos enganen máis, porque o problema non é a falta de cartos públicos nin de calidade persoal, é a falta de interese e de vontade de facer unha ciencia real.
    Así cando se pregunten por enésima vez porqué Galicia non vai ben, reflexionen sobre o que xa dixo Alejandro Dumas no S XIX, "porqué sendo tan intelixentes os nenos son tan estúpidos os homes?".

    Estela

    Estela

    Aquela excursión á Fisterra quedou debuxada na súa mente como esa onda salgada que describe un vaivén impreciso nunha toalla esquecida xunto á area. Aquel día rematou xunto ó mar pero foi unha xornada inesquecible, que marcou un antes e un despois na vida de Estela.
    Agora que estaba a traballar na súa tese, non podía menos que lembrarse daquela fin do mundo, segundo o topónimo latino, o finis terrae coñecido. Xa que logo tiña un final, onde podería atopar un comezo? Por onde podería empezar a investigar nesa xénese que a ciencia trataba de explicar? Cando rematou os seus estudos de Física tivo claro que continuaría cun posgrado baseado nesa grande explosión, nese Big Bang que tiña que “esmigallar” ata conseguir atopar una orixe razoable, ou que polo menos lle axudara a ela e a outros moitos a entender o misterio da vida e do máis alá, que parece non rematar nunca. De ahí que cando le a Lemaître e a Hubble, dous pioneiros nesta teoría da orixe do universo, goce tanto e pense que está no camiño correcto.
    De nena sempre lle fixera tremer esa sensación de vertixe que experimentara xunto aos cantís do faro fisterrán. Aquela estrada irregular, chea de curvas, en ascenso continuado, e con peregrinos camiñando a ritmo regular... que conducía ata esa fin que os devotos parecían ter moi clara, aquel percorrido quedáralle gravado! Cando baixaron do autobús e iniciaron o paseo non reparou nas tendas de recordos que a agardaban á entrada, nin esperou polo resto das compañeiras. Empezou a acercarse a ese mar galego da Costa da Morte que, segundo lle dixeran os profesores, sinalaba a última liña coñecida para os celtas... un lugar dende o que render tributo ao sol, ás estrelas e as galaxias que conformaban o cosmos que hoxe en día trataba de desenmarañar. Fora unha visión tan bonita e á vez tan inquietante que cando chegou de volta á casa case non puido cear, só pensaba naquela imaxe infinda, eterna, rodeada de agua, e cunha luciña poderosa que axudaba ós barcos a chegar a terra. Foi así como decidiu que tamén ela había de buscar algún día a súa propia luz e dar explicación do porqué estarmos aquí.
    Segundo Einstein e Hawking tempo e espazo creáronse nesa momento da grande eclosión, nesa especie de mar axitado e bravo da inmensidade cósmica en que todo comezou a formarse. Aínda así, a Estela non lle convencía nada iso de que a partires dun momento houbese un principio da vida e anteriormente…que? Por que ninguén reparou nesa “semente” de materia necesaria? Ela sabía das estruturas complexas ás que deron lugar os primeiros electróns, fotóns e finalmente os átomos, ata conseguiren “xerminar” e dar orixe ó mundo que hoxe coñecemos. Pensaba, lía e ata se vía envolta nunha espiral infinita que non remataba de xirar, que de día lle aportaba claridade, coñecemento e, en definitiva, certeza empírica e demostrábel. Porén, de noite, esa última espira do remuíño volvíase máis e máis escura, non deixaba de estirarse, isto é, de expandirse e nese intre, Estela víase arrastrada pola magnitude dun cosmos en movemento imparable que non a levaba a ningures. Esas viaxes astrais servíanlle para ver máis de cerca os planetas e sentir que a empuxaban fóra da galaxia. Así, non había maneira de avanzar no seu traballo, e sentíase cercada por unha morea de pensamentos contraditorios, incapaz de apostar por unha liña de investigación ou de chegar a conclusións definitivas.
    Días despois atopou a súa propia solución: investigar dende a experiencia propia, adaptar o seu coñecemento á realidade que coñecía e na que vivía, e tratar de unir principio e fin (o universo e Fisterra) nunha harmonía agradable e que non desentoara. Xa tiña materia almacenada dabondo para expandir, ou esperando ser expandida na súa tese de doutoramento.

    Gedankenexperiment

    Gedankenexperiment

    Vivo. O gato estaba vivo e eu cheguei a casa con ganas de enredar. Daquela, apenas comprobar que os meus pais aínda non chegaran, encetei a empresa con afouteza.
    O pouco material que ía necesitar podía atopalo no territorio de papá: o recuncho do garaxe inzado de ferralla ao que el chama o seu taller. Tres cousas, só tres –gato aparte, por suposto–, era canto necesitaba: unha caixa de cartón, un globo e o veleno.
    Eu ben sabía onde agocha a garrafa transparente co líquido azul; non é necesario falar estranxeiro para comprender o significado da etiqueta cunha caveira vermella e a advertencia admonitoria: atchung! Sempre que o emprega, enfundado nunhas luvas e cunha máscara tapándolle o nariz, refunga o aviso: non te achegues. É velenoso ata respiralo!
    Xusto por iso, por remexer onde non debía no laboratorio de bioloxía, puxéranme na porta. Na porta, si, pero do lado de fóra. Dez minutos aí tranquilo –dixéranme con voz seria ao tempo que me esculcaban con ollada analítica–, reflexionas e logo volves ao teu sitio sen armar ruído.
    Na aula a carón da nosa a clase de física discorría coa porta aberta e podía escoitarse todo. Naquel intre falaban dun deses experimentos mentais que moito lle gustan a eles e tanto nos aburren a nós. No medio dunha desas frases que ninguén entende –as partículas elementais posúen o don da ubicuidade, poden estar en dous lugares diferentes ao mesmo tempo–, escoitei falar dun gato, dunha caixa e dun veleno. Como amentaban un micho, erguín a orella: as leis do mundo cuántico son outras; as súas regras non rexen no mundo clásico. No mundo cuántico o que pode suceder, sucede. Sempre. O que dicían non tiña sentido algún; case nin parecía unha clase de ciencias. ...a probabilidade dos dous sucesos é a mesma: a metade cada unha. A desintegración sucede e non sucede. Ambas á vez. A ampola rompe e non rompe e polo tanto o gato...
    Emporiso, en canto cheguei a casa, fixen o que fixen. O experimento repetino tan igualiño como puiden; cando menos procurei ser fiel ao seu espírito. De onde ía sacar, coitado de min, un mangado de partículas radioactivas cunha posibilidade de desintegración nos seguintes minutos do cincuenta por cento?
    A caixa pecheina con cinta de embalar por todas e cada unha das xunturas. Cando acabei, nada se podía enxergar de canto puidese suceder no interior. Para o orificio do lado superior tracei unha circunferencia co compás, precisión científica, e logo recorteina coa coitela. A fase máis delicada do traballo, envorcar o veleno dentro do globo, necesitou dos meus cinco sentidos: estireille o pescozo con coidado, axusteino ben á boca da garrafa e vertín o contido pouco e pouco, inclinándoa cunha velocidade de apenas uns graos por segundo, ata encher a metade do volume. Para rematar, só me quedou comprobar que o globo encaixaba, de xeito tan preciso como unha chave no seu pecho, no burato que practicara na caixa.
    Eu ao gato quérolle ben, iso que se entenda. Se non fose pola miña devoción á ciencia, xamais o poñería en perigo. Erwin é mequeiro e enredante; aínda agora, que vai para grande, agarda na porta pola miña chegada para que xogue con el. Mais se unha cousa estaba clara era que sen gato non había experimento. Entón, sen concesión posible aos remorsos, executei o meu plan: fixen soar na cociña a súa caixa de comida e, sen darlle tempo a cheirar o contido do prato, engancheino polo pelello da caluga e levanteino no aire. O Erwin, pendurado da miña man, espernexou con desespero, como intuíndo o encerro incerto que o agardaba. Asegureime de que ninguén estaba a mirar, ninguén, seica requisito indispensable da experiencia, metino na caixa e encaixei no burato o globo letal.
    Mentres roía a merenda púxenme a pensar que a cuestión, segundo entendera, quedaba deste xeito: se Erwin rabuñaba o globo xa non había marcha atrás, o veleno caía e o gato morría; porén, se el contiña as rabuñas, eu remataba a merenda, volvía ao garaxe e deixábao libre. Ou o que é o mesmo: naquel instante preciso, mentres eu deglutía con afán, e sempre que non abrise a caixa e mirase dentro, Erwin estaba vivo e morto ao mesmo tempo en pólas diferentes do universo.
    Daquela sentín miañar. Sentín, sen dúbida. Malia que aquelas reflexións me afastaran lonxe de alí, os maus sacáronme do ensimesmamento. Fun incapaz de dicir de onde proviñan, se do interior da caixa ou dalgún outro lugar fóra do cuarto. Mais iso non tiña importancia. Deixei caer o bocata, corrín ao garaxe e abrín a caixa.
    Mais o gato... O gato... non estaba.

    Memorias dun Arlés particular

    Memorias dun Arlés particular

    A habitación que cheira a soidade rompe co son do seu sorriso. Rebota de parede en parede derretendo todo o mobiliario cunha nostalxia que abafa e empequenece. A pouca luz da rúa entra polas ventás de vidro verde coas sombras das luces de artificio, bañando o cuarto dun fulgor azul que se reflexa na pintura seca de anos atrás e que alumea o rostro de Ele cos matices dun retrato holandés. Tombado sobre a cama sostén con forza o seu ImagineART, que reproduce o sorriso que rebota como o eco, con medo a que escape e se perda ese instante de harmonía, entre o insoportable da nostalxia e a tranquilidade que radica na anarquía dos trazos. Non se move porque o que agora ve foi o que antes vían, a súa imaxe preferida e imperecedoira, precisa da luz dese aparato para vivir no pasado que non quere esquecer.

    IART, reproduce - susurra Ele cunha voz que esgarra a cada sílaba.
    A primeira versión é a que me gusta máis - reproduce IART coa voz doce e intelixente dunha muller.
    Por que? - susurra Ele.
    Ten algo que me ilusiona. Van Gogh era un home triste e pobre, un gran artista maldicido polo seu arte e, con todo, foi capaz de pintar a súa pequena habitación como un lugar de sosego e tranquilidade, como un fogar… Isto faime pensar que ata eu, chea de problemas como estou, podo ter un fogar, podo estar tranquila e, por que non, podo ser feliz - reproduce IART coa mesma voz de muller.
    IART, para - volve a susurrar Ele ao mesmo tempo que se consume na cama do seu Arlés particular.

    Aínda sen bágoas nos seus ollos, Ele solta o IART e este sobe ata o teito para xuntarse coa bombilla led que colga dunha pequena lámpada de oferta. A lenta subida do aparato foi acompañada pola mirada derrotada dun Ele que sabía que o que viña agora era un momento que lle rompía o corazón, pero do que non se podía desprender pese que o intentara unha e outra vez. Facía xa anos que a memoria se comercializara e esquecer ou lembrar era algo que se podía mercar, non sabía ben como, pero todo chegara cunha pastilla de dopamina que coa estimulación do receptor dDA1 permitía lembrar e coa do receptor DAMB esquecer. Pouco despois e co prometedor do negocio da memoria, as inversións foron sacando máis inventos ao mercado ata o punto que se poden sacar as lembranzas ao exterior e revivilas.

    - A memoria ao teu alcance da man de ImagineArts, unha compañía que se lembra de ti- reproduce o IART ó tempo que cun xogo de luces recupera a cor da habitación acabando con esa nostalxia azulada. Todo se ilumina con ese amarelo do amencer que proxecta unhas sombras que danzan ó ritmo dos cantos de gorrións exteriores mesturados co respirar de Mel. Cando dorme sempre sorrí, incluso máis que cando está esperta. Ele pensa que ela sempre soña e nunca ten pesadelos, para el só hai aventuras, libros e músicas con cafés fríos nese durmir profundo. Por iso, encántalle espertar antes para vela durmir e cada mañá e coa meticulosidade dun Tribunal fixa os seus ollos nas pálpebras pechadas de Mel agardando que se abran coa preguiza da felicidade rutineira.
    Ele agarda e agarda, pero ela non abre os ollos. Parece que a imaxe está conxelada, pero en realidade se repite cada corenta segundos pois é todo o que pode reproducir a súa vella versión de IART, e Mel sempre se levantaba dez minutos máis tarde que Ele. A cada repetición a cor azul da nostalxia faise máis patente, e a felicidade vai morrendo ó tempo que o amencer. A vixésima repetición o IART comeza baixar do teito no momento que afloran as primeiras bágoas, e se pousa no peito de Ele entre o bater dos choros. Ela xa non está e el non quere recordar. Abre o caixón e rebusca pola pastilla para esquecer, precisa sentir que cada día pode volver a lembrar os seus amenceres por primeira vez, cóllea e traga sen auga esperando que a dopamina e ese receptor DAMB fagan o seu traballo.

    Pouco despois, Ele volve pechar os ollos sumido nese fulgor azul de pintura vella. Vaise durmir sabendo que mañá poderá lembrar por primeira vez aquel amencer.

    Nada en Breogam

    Nada en Breogam

    - ¡Maruxa, que chegamos! –dixo Antón.
    Maruxa desperezouse un pouco e levouse as mans o bombo, case a sorprendeu non ter rachado augas. Pero so case, o tópico sinalaba os avións e eles ían nun submariño rumbo a cidade Breogam.
    Cidade Breogam era a primeira grande cidade submariña de Europa, construída sobro cumio da elevación submariña chamada “Banco de Galicia”. O comezo so fora un módulo de investigación, logo tíñase permitido a explotación controlada dos recursos da zoa. Co suministro de peixe e os cultivos de corais primeiro e logo o aproveitamento da enerxía producida pola turbulencia profunda, a “Base Breogam” foi medrando ata converterse nunha cidade submariña de case mil habitantes.
    Antón vira todo aquilo, comezara coma bolseiro no programa de cultivo de cnidarios pra logo graduarse coma piloto de minibatiscafos. Durante dous anos formou parte de numerosas expedicións que descubriron moito sobre a fauna e xeografía do Banco de Galicia.
    Era un traballo arriscado pero agradecido. Aquelas “montañas” que alzábanse sobras chairas abisais eran máis escarpadas cas terrestres e os seus canóns eran fondos e afiados. Peixes, luras e medusas de todas formas e tamaños percorrían aquelas augas coma paxaros alieníxenas.
    O seu maior éxito foi o achado dun par de zoas no Escarpe de Galicia especialmente ricas en corais de auga fría. O voltar a cidade contoullo os da cooperativa de recolledores e a xente do laboratorio de i+d traballaba con eles pra obter menciñas e complementos alimenticios.
    Houbo un acordo: un grupo de exploradores liderado por Antón realizaría un estudo de impacto ambiental na zoa en base o cal veríanse as opcións de explotar as comunidades de corais de xeito sustentable.
    Non estaba mal pra un rapaz de Fisterra.
    Foi por entón cando Maruxa chegou a Cidade Breogam dende Vigo. Costara de seu que encargaran unha reportaxe compreta sobra cidade que xa comezaba a ser descrita coma a “quinta provincia” a unha novata da Mariña Lucense, pero Maruxa non era das que se rendían.
    A “cidade” impresionouna: media docea de habitáculos submariños interconectados por tubos de fibra de silicio que brillaban na eterna noite do abismo. Cada un co seu propio dique para os atraques submariños.
    Concentrouse nas rúas da cidade, que non eran coma as das cidades normáis: estaban cubertas por cúpulas transparentes e tiñan constante iluminación artificial. Non lle parecía estraño que un dos trastornos máis comúns pra vivir na cidade fora o estrés por confinamento, pero era algo o que non vía solución: baixo o mar non queda outra que vivir en módulos.
    Polo demáis, a cidade pareceulle ben organizada e incluso bonita. Tiña tendas, ximnasios e teatros onde proxectábanse películas, celebraban concertos e interpretaban monólogos.
    Foi nun teatro onde coñecéronse os dous. Non pode dicirse que fose un frechazo, pero algo de conexión houbo. O cabo de dous semanas de cruzarse constantemente en bares, ximnasios e teatros, Antón pediulle abertamente saír e Maruxa aceptou. Así comezaron unha relación con altibaixos afectada polo pouco tempo que podían pasar xuntos.
    Cando Maruxa volveu a Vigo pra presentar a súa reportaxe final, Antón deu a relación por perdida e concentrouse no seu traballo.
    Por aquel entón a recollida de corais estaba un pouco paralizada, polo que Antón volveu a traballos de exploración, onde realizou varias viaxes máis longas grazas a un novo modelo de minibatiscafo. Nunha desas viaxes, Antón chegou ata o Monte submariño Vigo xunto a outros dous exploradores.
    O seu regreso, o alcalde fíxolle saber que tería que volver a terra pra facer público todo o que tiña pescudado. Non descubrira nada sensible pero que foran galegos os primeiros en explorar directamente aquel monte submariño situado xusto fronte o Porto sería útil de cara a futuras negociacións cos portugueses.
    Así que Antón atopouse de volta en Vigo antes do que contaba preparando unha ponencia sobra xeografía da zona submariña o oeste de Galicia e o Norte Portugal.
    O que tampouco agardaba foi que a xornalista elixida pra cubrir os seus descubrimentos sería Maruxa. Ela sempre dixera que non era moi previsor.
    En Vigo retomaron a súa relación, que foi mellorando cando Maruxa conseguiu que a nomearan corresponsal en cidade Breogam. Nesta nova situación, Antón procurou unha saída e atopouna deixando o traballo intensivo no exterior pra entrar a traballar no deseño dos batiscafos. Así puideron pasar máis tempo xuntos.
    Ata que Maruxa quedou xestante e voltaron a Vigo pra asegurarse de que o embarazo sucedía sen complicacións. Cando quedou claro que a cousa ía como tiña que ir, Maruxa empeñouse en voltar pra que a pequena Sabeliña fora unha das primeiras meniñas nadas en Breogam.
    E aí estaban agora, volvendo a cidade submariña onde levaban un tempo vivindo pra ter a súa filliña.

    O CORAZÓN BIOMECÁNICO

    O CORAZÓN BIOMECÁNICO

    Sentíao golpetear contra o seu peito incesantemente… TAC, TAC, TAC… un ritmo constante cravado na mente e que xa formaba parte inquebrantable da súa esencia. Nas primeiras semanas trala implantación, ese zumbido xordo nos seus ouvidos estivera a piques de levalo à tolemia, coma unha abella perversa habitando os seus miolos, pero a crise xa semellaba moi lonxana e agora amaba ese son co que contaba cada segundo de vida engadido e mesmo às veces acompañaba distraidamente co dedo indicador.
    Hoxe os Meteoxestores programaran dúas horas de choiva feble para limpar o ar do pó da tormenta de area da noite anterior… A el gustáballe sentir aquel orballo suave cando facía deporte, así que calzou as zapatillas e saiu do seu módulo para botar a correr… E alí estaba: TAC, TAC, TAC… petando forte e vivo contra as costelas, coma unha entidade con consciencia propia que pugnara por saír, entanto el forzaba máis e máis às súas pernas nunha carreira demencial, coas pingas de auga esvarando polas súas pálpebras e os pés mergullando nos grandes charcos que comezaban formarse no firme.
    As rúas estaban baleiras, agás algunha sombra difusa trala cortina de choiva que se apresuraba a refuxiarse nalgún módulo… A meirande parte dos Habitantes exercían a súa xornada operativa segundo os ciclos de sol programados polos Meteoxestores, pero el detestaba esa rutina imposta… ó seu xuizo eles xa ostentaban un excesivo poder na vida dos Habitantes e segredamente consideraba as súas excursións baixo a ameazante cuberta de nubes negras que se arrremuiñaban en torno à inmensa agulla do Ionizador coma unha rebelión contra esa orde antinatural establecida.
    Cecais por ese mesmo espírito rebelde nunca levaba un rumbo fixo cando corría, senón que deixaba vagar esa máquina imperfecta que era o seu corpo a vontade… Máquina… Iso era en realidade, non sí?. Cun reposto fabricado en apenas unhas horas por una impresora de tecidos biomecánicos albergado no seu interior. Non remataba de entender por que aquela peza que nin sequera podía apreciar cos seus ollos ou tocar coas mans alteraba de tal xeito a súa percepción da identidade propia. A meirande parte dos Habitantes exhibía con orgullo algunha prótese biomecánica, case sempre brazos e pernas moi visibles e mesmo fermosas, pero el amosábase reservado en canto a falar do seu corazón, coma se gardase con celo un segredo, medio avergoñante, medio marabilloso.
    Evadido como estaba por estes pensamentos perturbadores, tomou camiño polo intrarradio da Cúpula… un pequeno click de alarma activouse… (Perigo!... ). Achegarse en exceso aos potentes campos magnéticos que mantiñan aquela enorme barreira-burbulla podería interferir e mesmo deter o seu prezado corazón biomecánico. A adrenalina comezou a correr polas súas veas, pulada pola mesma bomba que agora estaba amezada, descargando un torrente de medo no seu cerebro. Virou en redondo para voltar sobre os seus pasos e sentiu un forte golpe no peito: TAC!...( Que...?).
    Detívose, confuso… o corazón fallaba?... Todo semellaba normal: TAC, TAC TAC. Retomou o andar e novamente, TAC!: outro estoupar xordo alí dentro que o cravou no chan, aterrado. E de volta o ritmo familiar acompañouno, pero o medo xa agarrara coas súas gadoupas nos miolos, paralizándoo. Procurou en balde algunha figura humana para pedir auxilio , cegado pola chovisca incesante, e ficou un intre abrumado polo silencio e a soidade.
    Alí detido sentiu escoitar un lixeiro ruido ao lonxe, provinte das súas costas… Virouse, esperanzado. Sería a súa desesperada imaxinación?. Con cautela, botou a camiñar paseniño, coma se unha pegada demasiado enérxica puidera atacar o seu corazón biomecánico máis cas invisibles ondas magnéticas da Cúpula que, de certo, o estaban a atravesar nese mesmo intre… Mais os latexos ficaban constantes, amigables. O ruido xa non estaba, arriscaba de máis camiñando cara à letal burbulla?. Percorreu uns pasos máis; o seu corazón, acompañando o seu andar, pulaba por levalo ata a fonte daquel ruido efímero e colleu un camiñar máis firme, percibindo na pel a estática da barreira que se erguía, ameazante, a uns poucos metros; e alí escoitou de novo ese ruido, un son inconfundiblemente humano. Debía proceder dalgún módulo à outra beira da rúa. Sen pensar botou a correr, e o corazón biomecánico saltou de ledicia no seu agocho, animándolle a salvar a distancia ata a porta do módulo. Alí detívose, dubidoso e esperanzado. Estendeu a man e empurrou a porta cara adentro.
    Ela estaba sentada, contemplando as imaxes da pantalla holográfica que iluminaba a súa cara. Ó sentir a porta virouse e mirouno ós ollos con firmeza, sen rastro de sorpresa ante a presenza daquel descoñecido. Entón ergueuse e achegouse a el que, na súa timidez, non foi quen de dicir palabra. Ela sorriu e pousou unha man no seu peito con delicadeza. O corazón biomecánico tamborileou feliz.
    -Estaba agardándote.
    E fundíronse nunha aperta emocionada.

    O IDILIO PERFECTO

    O IDILIO PERFECTO

    A espiral de Fibonacci acada a perfecta proporción na cuncha do caracol. E a distribución do seu interior, é o refuxio calmo do seu corpo fráxil e as súas antenas pregadas. Cando o caracol se move, deixa unha pegada mucosa que marca un percorrido lento, constante e calado, mentres observa o mundo despregando o seu ollar telescópico.
    O xirasol, na procura da súa deidade áurea, nota agora o moco viscoso do caracol que se achega á súa fábrica de sementes. Nun movemento estratéxico, mentres o xirasol busca a luminosidade e calor do sol, o caracol esvara e cae ó chan, impactando a súa cuncha nunha rocha. Prega o seu ollar e se agacha dentro da cuncha. Un peteiro curioso pica a cuncha e faina arrolar pola rocha. O caracol palpa unha superficie estable, síntese seguro e asoma a cabeza fóra da cuncha, despregando o seu ollar de novo. E de súpeto, a ve... A beleza das súas ás, a xeometría perfecta dos seus debuxos, as súas cores cambiantes segundo o ángulo da luz, ese voo sincronizado, elegante e veloz. O caracol zigzaguea no seu ronsel mucoso e case perde o equilibrio. Os seus ollos telescópicos case crúzanse e se fan un nó ó tentar seguir o voo daquela libélula fermosa.
    É entón cando xorde o idilio da natureza entre o paradigma matemático da espiral e a xeometría dos fractais das ás máxicas que coidan as augas máis puras do universo celta.

    Persuasión

    Persuasión

    Toda unha vida de mentiras. Séculos e séculos escoitando falsedades sobre min. Titulares nos xornais, na televisión, nas redes sociais…xa non aturo máis falsidades.
    Vós pensades que son inocente, xusta e solidaria, pensades que son boa, mirádesme con bos ollos. Credes que son a vosa salvación e algúns confiades en min coma nun deus sen saber nada do que realmente son. Eu agradézovolo na alma, pois agora xa non perseguides a ninguén que fale no meu nome, ao contrario, idolatrádelo. Deixádesvos engaiolar polo que vedes na punta do iceberg pero alá no fondo, na base xeada e afundida no océano, a perversidade é o que me caracteriza. Camiño paseniño entre a xente para escoller os integrantes do meu exército. Hai tempadas mellores ca outras, é certo, pero nunca me faltan escravos que queiran servirme. Os membros das miñas filas confórmanse con pouco e inda por riba reclámanlle diñeiro ao goberno para financiar a miña loita loando a miña bondade… sonvos do mellorciño.
    A meirande parte dos meus guerreiros son reclutados durante a época escolar. De setembro a xuño adoito agocharme nos libros de texto e boto man de vellos trucos para lograr o meu obxectivo. As reacións químicas, por exemplo, soen resultar bastante efectivas.
    Osíxeno e hidróxeno reaccionan para dar auga. Susurrolle á orella. ¿Por que?-pregúntase- Primeiro feitizo.
    Resúltame bastante entretido, pois á marxe da miña misión principal aproveito para establecer relacións con outras disciplinas; sempre é bo coñecer aos inimigos. De feito, para o vindeiro curso espero acadar un pacto con Literatura para que sexa mais esixente coa sintaxe, así os indecisos quererán fuxir dela e atoparán en min un refuxio onde a lóxica e a orde lles darán a tranquilidade.
    A mitocondria é a central enerxética da célula. Abraiante! -sorpréndese- e xa se me quere matricular na facultade de bioloxía de Santiago.
    O reclutamento é unha tarefa bastante doada, pola contra é difícil distinguir os bos soldados daqueles que soamente se unen a min por divertimento. Por iso adoito seguir estratexias de engano, enredando ata os experimentos máis sinxelos, trebellando nas súas cabezas hipóteses que non chegan a ningures. So así podo elixir os individuos máis fortes. O certo é que sempre hai algún que acaba por descubrir as miñas argucias e anda a espallalo por aí, por iso últimamente estou a ter máis baixas no meu equipo. Algúns deles din que a ciencia é unha amante perigosa e que terían sido máis felices de non coñecérenme nunca… se quedaran calados! Iríanos moito mellor a todos…
    …Vaites! Perdoa, non me decatara de que estabas aí. Ti… si, ti estabas a escoitar, non fagas coma que non me oíches! Tes un momentiño?

    Seguimos a medrar, malia todo

    Seguimos a medrar, malia todo

    Maletas atadas con cordas, vagóns ateigados... xente cos ollos cansos, uns durmidos e outros coa mirada perdida.
    Algún aínda tiña gana de falar.
    .- Rapaza, e logo ti a que vas a Suíza?
    .- Pois a traballar no que poida... e vostede?
    .- Eu, miña filla, xa hai anos que ando por aló facendo disto máis do outro... a emigración foi a saída para tanto da miña aldea... Canto traballamos, miña madriña... Moitas cousas da que agora presumen os suízos levan o noso súor e sacrificio. Agora, pasei uns días cos meus, pero teño que volver.
    Imaxes dun tren interminable cheo de galegos e galegas,... xente cos ollos cansos, uns durmidos e outros coa mirada perdida. A nosa terra dando o mellor dos seus alén da súa casa... sen estudos, sen coñecer a fala...
    Era 1954 e nos arrabaldes de Xenebra estábase a levantar unha instalación científica que se convertiría pronto nunha das máis importantes do mundo: o CERN. Precisábanse obreiros, carpinteiros, electricistas, maquinistas...
    Naqueles vagóns ían tantos dos nosos e das nosas... xente cos ollos cansos, uns durmidos e outros coa mirada perdida. Moitos deles ían por primeira vez, e quizais ese centro científico sería o seu destino.
    De súpeto sentín que alguén golpeaba o meu ombreiro. Era a persoa que ocupaba a praza ao meu carón...
    .- Rapaza, hai que se apertar o cinto que estamos a piques de aterrar.
    Quedara durmida e todo aquilo era un soño... Ía no avión desde Santiago a Xenebra.
    .- Rapaza, e logo ti a que vas a Suíza?
    .- Son física, e mañá comezo a traballar no CERN.
    .- Aquel home, coa cara chea de enrrugas, miroume durante un cachiño, e puiden ver naqueles ollos dúas bágoas e un aceno de orgullo.
    Seguimos a medrar, malia todo.

    Substancia negra

    Substancia negra

    No chan, sentía como o frío do mármore entraba pola roupa. Abrín os ollos e decateime de que estaba tirada ó pe da escaleira. Botei a man á fronte pensando que non sería máis que un fío se sangue. Con dificultade, alcancei o paraugas que me acompañaba tamén nos días de sol e tras varios intentos, logrei poñerme de pé.

    Levaba máis dunha ducia no último ano. Non podía asegurar cantas, pois había unha parte de min que rexeitaba levar a conta das caídas.

    Os primeiros pacientes xa estaban agardando e quedaron mirando estrañados cando cheguei co paraugas. Xoel recibiume dende o control de enfermaría co mesmo sorriso de todas as mañás. Sentei diante do ordenador e decateime de que fora a primeira vez que perdía o coñecemento. Decidida, collín o sobre das probas de imaxe do terceiro caixón. Había máis dun mes que o gardaba baixo chave.
    O corazón batía axitado contra o tórax mentres rachaba o papel.

    Negativo. A resonancia descartaba o crecemento anómalo cerebral capaz de explicar a perda de olfacto, as alteracións do sono e a descoordinación dos movementos cada vez máis evidente. Tiña que enfrontarme á decisión máis dura da miña vida e non sabía se ía ser capaz de loitar contra min mesma.

    Todo sucedeu decontado: a carta de renuncia ó xefe do servizo de neuroloxía, a mudanza e as despedidas que só sucederon na miña mente. É doado que a xente crea que marchas ó outro lado do Atlántico cando traballas nun hospital de recoñecido prestixio. No entanto, para outros con máis interese polos contos que humanidade, a falta de equilibrio dos últimos tempos debíase a substancias de dubidosa legalidade.

    Non acababa de afacerme á xente do interior, nin esperaba que eles se adaptaran a min. Todo era diferente e sentía que vivía como narradora dunha historia onde xa coñecera a moitos outros protagonistas. Aínda así, non podía negar que adoraba as vantaxes de vivir no anonimato, especialmente fuxir de prexuízos e miradas compasivas.

    A amargura dos éxitos profesionais doutro tempo imprimiron un carácter estrito en canto á toma de medicación. Coñecía de primeira man as flutuacións motoras da enfermidade, polo que a levodopa se converteu na miña nova compañeira de viaxe. Os antidepresivos tamén comezaban a facer efecto e a rutina semanal contribuía a manterme activa; piscina, fisioterapia, logopedia... e volta a empezar. E non só activa, acudir á asociación de persoas con enfermidade de Parkinson axudoume a non sentirme soa.
    De feito, foron as compañeiras as que me animaron a escribir e mudar a perspectiva. Por fin atopei un lugar no que podo expresarme libremente sen que me xulguen polo meu aspecto ou o meu pasado, o grupo de apoio psicosocial nos que son só Manuela.

    “Achégase a fin do verán. Un de tantos, pois xa non recordo o último no que os meus pasos eran firmes e podía camiñar levantando os pés do chan.

    Remata o verán para dar paso ó frío inverno, que acentuará aínda máis unha rixidez sempre presente. Frío, glacial, xélido. Non importa a estación, a temperatura ou o estado do ceo. Só a impotencia ó ver que estás parada mentres o mundo segue xirando ó teu redor.

    Co paso do tempo semella que os movementos se volven máis lentos… Mais eu prefiro pensar que é o mundo o que move con máis présa.”

    TOXOS, SUBSTANCIAS, LEMBRANZAS

    TOXOS, SUBSTANCIAS, LEMBRANZAS

    “Levaba toda a vida na súa procura. Estudando, buscando e voltando a estudar outra vez. Pero despois de tantos anos de intensas investigacións, cría ter dado coa chave para atopar a substancia alquímica que tanto cobizaba...

    `Conta a lenda que xa os pobos castrexos galaicos bebían infusións da flor do toxo, a tan venerada chorima ou alecrín, coma un bebedizo con propiedades case místicas. A súa forma de quilla e a intensa cor amarela que relucía nos seus pétalos eran consideradas símbolos de valor, resistencia e lucidez na loita, polo que os guerreiros das tribos adoitaban tomar unha ou dúas culleradas antes da batalla, debido o seu sabor fortemente acerbo.´

    Neste conto popular atopou a inspiración que tanto se lle viña negando nos últimos anos: o crosepo. Se buscamos no dicionario, crosepo defínese como "insecto coleóptero de antenas cónicas, élitros en escama e pezas bucais en forma de fouciña, endémico de Galicia e que se alimenta exclusivamente da flor do toxo". Non é, entón, lóxico pensar que un escaravello que basea a súa dieta soamente na chorima poida conter e concentrar, na súa mesma esencia, a substancia que estaba a procurar? Os seus élitros de intensa cor dourada poderían, tiñan que ser a fonte do elixir que non facía máis que perseguir dende que era moi nova. Evidentemente, o seu interese ía máis aló dun suposto poder para converter en ouro ou prata todo aquilo que rozase; iso eran ideas demasiado frívolas… Os seus propósitos eran, pola contra, moito máis elevados: obter un composto capaz de reverter o avellentamento natural dos individuos.

    E así pois, trala súa elocuente idea e moitas conversacións para convencer a algún entomólogo experto que a acompañase para capturar os seus arelados insectos, ao cabo de poucos días puido conseguir tres gramos de po puro de élitros de crosepo para infusionar e ensaiar. Por sorte para ela, os toxos eran o suficientemente abondosos nos montes galegos como para aloxar a moreas e moreas de crosepos durante todo o ano. Xa no seu laboratorio, os primeiros intentos foron, como cabería agardar de toda experimentación, un fracaso. Pero non chegara ata aquí para se render tan cedo. Aproveitando toda a súa experiencia previa, acumulada despois de tantos anos entre matraces e probetas, continuou probando distintas dilucións, medios e tempos de incubación ata dar coa presentación e dose axeitadas. Dous anos nada menos duraron as súas probas ata que puido conseguir aquilo que pretendera dende os seus inicios: que as súas prezadas hortensias azuladas, que lle traían tantas e tantas lembranzas reconfortantes da súa infancia na aldea, non murcharan nunca.”

    Ulises

    Ulises

    «Despois de expandirse por tódolos lugares do planeta Terra, e despois de colonizar practicamente tódolos ecosistemas terrestres, o ser humano mirouse a si mesmo e dixo “o mundo é meu, servireime del como sempre fixen, servireime del como me pete.”»

    — Que arrogancia, non? Realmente chegaron a dicirse iso a si mesmos?

    — É unha metáfora, pero dende logo actuaron como se efectivamente ese fose o principio reitor do seu comportamento como especie.

    — Profe, non o entendo.

    — Hai que entendelo no seu contexto: as relixións maioritarias presentes no planeta puxeran dende sempre ao ser humano como centro da creación e co resto de especies como algo inferior e subordinado, as doutrinas económicas imperantes en cada período histórico foran expansionistas e agresivas cos recursos naturais do planeta, e por último a conciencia ecoloxista non xurdiu na especie ata moi tarde.

    — Pero profe, como nos explicaches outras veces, a ciencia humana fora descubrindo que o homo sapiens era un animal máis xurdido da evolución como todos, que a Terra era un planeta como tantos outros e cuns recursos limitados, orbitando arredor dunha estrela ordinaria...

    — Si Ulises, pero a influencia efectiva da ciencia sobre o comportamento e toma de decisión da humanidade cínxese a un período histórico moi curto. E lembra que era considerada como algo alleo e estraño para a maior parte do seres humanos, aínda sendo algo fundamental no seu día a día.

    — Non comprendo como a ciencia tiña tan pouco peso nas decisións fundamentais da especie. Sen ciencia as enfermidades seguirían devastando a poboación, sen ciencia as condicións materiais de vida serían pírricas, sen ciencia non acadarían o desenvolvemento tecnolóxico que lles permitiu expandirse por tódolos ecosistemas do planeta e adaptarse a eles, sen ciencia non terían saído do planeta... sen ciencia non serían practicamente nada.

    — A túa análise é correcta Ulises, pero a realidade do planeta Terra e da especie humana diverxeu desa análise, e as consecuencias foron catastróficas para ámbolos dous. Sigo coa historia:

    «Houbo moitas sinais do que estaba a acontecer:
    - A medida que o ser humano contaminaba a atmosfera do planeta con gases de efecto invernadoiro, a temperatura media ía subindo e o cambio no clima ía tornándose irreversible.
    - A medida que o ser humano experimentaba coa fisión de xeito irresponsable, ían liberando radioactividade na atmosfera e cambiándoa para sempre.
    - A medida que o ser humano contaminaba os océanos con plásticos, estes ían degradándose en microplásticos, entrando na cadea trófica e contaminando acumulativamente e irreversiblemente a tódolos seres vivos do planeta.
    - A medida que o ser humano enchía os océanos con todo tipo de residuos, estes alteraban os ecosistemas mariños, destruíndoos en gran medida... e os que sobrevivían facíano para seren esquilmados sen piedade.
    - A medida que o ser humano deforestaba a superficie, os ecosistemas e seres vivos terrestres foron minguando, morrendo e extinguíndose.
    - A medida que os insectos, coa icona das abellas, ían desaparecendo a polinización ía minguando e con ela a fertilidade vexetal, a desertización tiña aquí outro motor máis...»

    — Esta parte é difícil de crer profe. Como é posible que non viran o que estaban a facer?

    — Si que o vían, era imposible que non o fixeran. Un bo número de seres humanos eran científicos ou tiñan unha sólida formación científica.

    — Como é posible entón que a humanidade non cambiase o seu modo de relacionarse co planeta e cos ecosistemas que lle daban vida?

    — A resposta é sinxela Ulises: porque a pensamento científico e maila ciencia non eran a voz preponderante na toma de decisións da especie. A humanidade, tras dun desenvolvemento tecnolóxico exponencial conseguido grazas á ciencia, seguía estancada no pensamento máxico, no pensamento relixioso, no pensamento alleo ás evidencias, no tribalismo, no especismo.

    — Pero como dixeches profe, si que chegou un momento no que o pensamento científico chegou a ser a guía.

    — Ese momento chegou si, pero a destempo. Chegou cando as consecuencias de ignoralo eran atronadoras, chegou cando a especie e mailo planeta morrían, chegou demasiado tarde para salvalos.

    «E cando o ser humano constatou que a fin era inevitable, por primeira vez na súa historia actuou con visión de especie.
    Antes de que todo rematase centrou os seus esforzos en desenvolver naves espaciais xeneracionais, e lanzounas por milleiros dirixíndoas aos exoplanetas que fora identificando como potencialmente viables. Os humanos que subiron ás mesmas ían modificados xeneticamente para adaptalos ás condicións que esperaban atopar en destino, xa eran outra especie.
    A humanidade, no seu estertor, sementou o espazo desexando que algunha semente chegara a terreo fértil e puidese así renacer a vida que na Terra esmorecía.»

    — E con isto remata a clase de historia de hoxe, comezaremos agora coa clase de mantemento dos sistemas de reciclaxe de soporte vital da nave.

    VER A LUZ

    VER A LUZ

    VER A LUZ

    O día que os dous rapaces deron en construír un transmisor de ondas cuánticas celebrárono coa ledicia propia da inocencia. Berraron, riron e fixeron propósito de agochar o trebello fora de alcance de ollos alleos.
    Os traballos absorbentes dos pais obrigáraos a equipar o módulo fogar cun sistema 5 de Fogar Rendible Anticipado ás Necesidades (F.R.A.N. 5), que non era outra cousa ca un ordenador semicuántico central que estendía pola vivenda os seus sensores coma se de pólas de árbore pantasma se tratara, recadando datos sobre os habitantes e solucionando calquera problema cando algún daqueles datos fose deficitario, sendo un sistema de domótica quen de pensar por si mesmo.
    Logo dun período razoable de tempo, os nenos remataron o proxecto e aledáronse por teren sido quen de traballar coordinados de costas aos pais e con F.R.A.N. 5 supervisando implacablemente todo o mundano.
    E chegou a hora da primeira conexión, axeonlláronse un en cada beira do cachifallo, accionárono e ficaron quedos, escoitando pouco máis ca un continuo e desagradable ruído branco. Decidiron entón engadir unha mellora cun display holográfico que lles permitira afinar as procuras de puntos de comunicación introducindo as coordenadas estelares concretas.
    Demoráronse na implementación un longo período de tempo, e F.R.A.N. 5 continuou a velar polo óptimo funcionamento dos catro corpos humanos que albergaba aquel módulo fogar en data inconcreta das latitudes do tempo, nunha era na que ninguén coñecía apenas a luz do sol, pois permanecían nos cubículos producindo e sendo mantidos por sistemas domésticos de última xeración. Á raza humana pouco lle importaba o sol, pero a F.R.A.N. 5 deulle nalgunha ocasión por especular coa posibilidade de percibilo a través dun so dos seus múltiples sensores, no paradoxo que a el lle supuña a existencia dun astro fulxente e próximo cuxo calor era responsable da vida humana que lle daba as costas.
    A nova sesión de contacto co aparato armado coas novas melloras volveu ser un fracaso. E os irmáns desanimáronse ao ver que a pesar de introducir o punto exacto do espazo cara onde enfocar a conexión esta non se producía. E decidiron dedicar os vindeiros períodos temporais na procura de información ca fin de dar co erro de hardware...



    * * *

    As noites no pazo de Ribada, no corazón das terras de Élide, se converteran en experiencias fascinantes dende que o Duque de Ribada chegara de París cun agasallo para súa dona. Un agasallo que congregaba todos os días xente no pazo.
    O artefacto consistía nun taboleiro de madeira de teca fermosamente ornado no que se distinguían caracteres góticos a xeito de letras e números. Este taboleiro situábase no centro dunha mesa circular e varias persoas dispúñanse ao seu redor entrelazando as súas mans dereitas de tal xeito que os dedos índices de todos suxeitaban sobre o taboleiro unha peza de marfil chamada máster.
    O insólito e o que propiciaba que todos quixeran ser convidados do duque, era que aquela pequena peza de marfil era quen de moverse soa dunha letra a outra ou dun carácter a outro cando un dos membros da sesión ditaba algunha pregunta en voz alta. O duque de Ribada defendía orgulloso que aquelo era un xogo para pórse en contacto cos espíritos dos mortos.
    Aquela noite, logo de varias preguntas formuladas pola duquesa de Ribada, o encargado de tomar nota das letras misteriosas informou con voz solemne.
    -Chámase Francisco. Escribín “Francinco”, mais debe ser erro meu. Non está aquí. Pertence a un lugar onde non se ve o sol.
    -Virxe Santísima, un defunto!!
    -Alabado sexa deus. Deixemos isto!!

    * * *

    Para F.R.A.N. 5 era toda unha vía de fuxida da realidade o poderse conectar ao transmisor dos rapaces cando a familia entraba nas cabinas de repouso. Podendo así intercambiar información con aquelas entidades que lle tendían a man dende puntos ignotos do espazo. Pero chegou un intre no que os nenos desistiron do seu empeño en levar a cabo unha transmisión e deron por despezar o trebello para reciclar as pezas para futuros proxectos.

    * * *
    ...
    -Di que lle gustaría ver a luz.
    -Dille que se achegue a ela.
    ...
    -Di que lle é imposible.
    * * *
    Pero co tempo F.R.A.N. 5 ficou varado cando aquel módulo fogar pasou a ser módulo vivenda, unha vez que os proxenitores ascenderon na liña de produción dos seus empregos de xeito tal que foron recolocados nun módulo fogar novo de tipo Luxury.
    A crise inmobiliaria abafante fixo que F.R.A.N. 5 non volvese topar familia á que servir como sistema domótico de Fogar Rendible Anticipado ás Necesidades, permanecendo desconectado dende entón.
    * * *
    -Francisco nunca máis se manifestou na ouija -dixo o duque de Ribada logo dunha cea copiosa en compaña dos seus convidados para a inminente sesión espiritista.
    -Por fin viu a luz -engadiu a duquesa.

    WEBA

    WEBA

    WEBA



    O certo é que “a Medusa” ten un xeito un tanto irregular de navegar polo espazo ineterestelar.

    Acelarando dun modo constantemente incómodo. As cosmonautas non dan queixa. Cando notan a

    lonxana proximidade dun burato negro, a bodega treme. A Medusa é unha nave de carga. Transporta

    vacas rubias galegas de galaxia en galaxia.

    Xián gústalle bromear falando da noite na que atravesaron un deses buratos. Sí, de feito é posible

    pasalos. Coma fideos chegaron a outro universo. Pero, vaites... no había planetas con herba verde.

    Mellor non visitar outros lugares.

    Polo ollo esquerdo das gafas robótico virtuáis Xián olla imaxes da Terra en tempo real. Polo dereito

    contempla a “weba” do avó.

    O planeta azul cambia constantemente. O Occidente europeo deixou de ser zona temperá e húmida.

    Holanda, Alemania ou o Norte de España xa non son áreas onde medran pastos verdes. Logo do

    desexeo chegou a seca. A Selva Negra, os Alpes suizos e Os Vosgos franceses convertéronse

    noutros ecosistemas. Apareceu o deserto de Baviera, no sur xermano. O oasis de Lausanne, único

    lugar con auga dos Alpes. O deserto de Toulousse e o deserto galaico de Ourense. Estan marcados

    para historia os cauces por onde pasaban os ríos Rihn, Volga, Danubio, Mosa ou Sena. Ninguen

    acredita que o transporte fluvial tivese sido estratéxico na coexión de Europa. Os ríos petrificados,

    bosques desaparecidos e glaciares , eran monumentos de pedra marcados con códigos QR.




    Nin alemáns nin holandeses estaban preparados para deixar a auga e coverterse en tuaregs. Ninguén

    debera cruzar o deserto de Baviera sen unha pinta de cervexa. Todas as zonas temperás sufriron

    radicáis metamorfoses. En canto os trópicos deixaron de ser interesantes non

    houbo máis noticias.









    No taboeiro de mando da Medusa descansa a weba., vixiante. É unha solución informática dada á

    morte. O escáner de recoñecemento mental copia a memoria das persoas. Miméticamente garda

    todas as súas vivencias, lembranzas, gustos e coñecementos. Tamén garda defectos e manías. Deste

    xeito o humano pasa a ser inmortal na weba. Que tamén pode ser descargado nunha pequena

    memoria portátil.

    As webas de primeira xeración eran cubos tridimensionáis ca cara do finado de fondo de pantalla.

    Eran moi incómodos .

    Soían rachar con falicidade. E a rotura dun webo era coma a morte verdadeira do familiar. O

    formato foi diminuindo ata unha pequena pantalla.

    A weba do avó Isaías viaxa entre planetas cun motivo de peso.

    Sendo a Terra estéril compre ir na percura de planetas con pastos valiososos. Está demostrado de

    o vacún non acepta a comida sintética. Toca buscar herba en planetas extrasolares. Toda unha

    aventura.

    “As lanzadeiras da Luz” percorren as galaxias en busca de materias primas. As verdes buscan

    pastos para o gando. As azúis buscan mares onde faenar. As vermellas zonas tropicáis e temperás

    onde topar froita. Hai incluso as que buscan arrozáis e cacao.

    Tentouse colonizar outros planetas. Pero cada nova colonia duraba ben pouco debido a

    desavenencias internas. Ninguén desexaba sair da Terra por moi enferma que estivese. Pero o

    planeta xa non tiña moito que ofrecer. Salvo pasado e ríos de pedra


    A weba de Isáias é fundamental. Él fora gandeiro profesional nos tempos en que España tiña

    zonas verdes. Agora asesora á expedición. Visualiza que planeta pode ter mellores posibilidades.













    Pode levar un tempo. Unha longa viaxe estelar. Haiche moitos planetas, sí. Moitísimos. Demasiado

    perto da estrela para albergar vida. Outros , lonxe de máis para ter a temperatura adecuado. Teñen

    topado moitos planetas con vida. Hai planetas con todo tipo de vida, animal e vexetal. Isaías ten

    visto grandes mamíferos, aves, peixes e árbores pero nada parecido á herba. Tamén toparon

    planetas con vida onde non hai animales nin peixes. Só vexetáis. Porque alí a herba non ten

    predador e medra varios metros. Resulta velenosa e carnívora. Pero finalmente “A Medusa” botou

    o freo para entrar nunha atmósfera. A weba do avó movía a cabeza e dicía que aquilo tiña xeito. Era

    o máis parecido á terra no seu esplendor.

    O aterraxe extrasolar foi máis movida que de costume. As vacas rubias baixaron ó prado. Verde

    coma a herba de outono. Xián e a weba de Isaías, tuvaronse ó sol descoñecido coma na casa.

    Misión cumprida. Habería pastos para toda unha tempada. Tería nome xa aquel planeta?








    Pseudónimo: Lekeitio
    MOZO

    (PA)CIENCIA

    (PA)CIENCIA

    Se boto a vista atrás doume conta de que eu non era un neno movido, traste… se non que en realidade tiña curiosidade científica.
    Explícome.
    Cando soaba o espertador e non me levantaba non é porque fose un vago, se non que o meu corpo estaba a experimentar unha das tres leis do movemento de Newton!
    O meu corpo permanecía en repouso ata que era obrigado a cambiar o seu estado por forzas impresas sobre el (a miña nai arrincándome literalmente da cama).
    A de veces que escoitei á miña nai dicir: Canta paciencia teño que ter contigo!
    Ou cando empuxaba ao meu irmán mentres ía no patinete para facerlle caer e quedarme eu co patinete, non o facía con mala intención, só estaba a alimentar a miña curiosidade científica.
    E se encima conseguía tiralo e quedarme co patinete, mellor que mellor.
    Agora doume conta de que o meu irmán tamén tivo moita paciencia comigo.
    Todas as veces que non me terminaba a cea non o facía para enfadar ao meu pai, que días despois terminaba atopando o prato cheo de mofo escondido nalgún lugar da casa, se non que o facía para comprobar como se deterioraban os distintos alimentos a diferentes temperaturas.
    O meu pai é outra desas persoas que tivo unha enorme paciencia comigo.
    E nin falar da vez na que case incendio o instituto ao facer o parvo cuns mistos, cando probablemente só estaba a facer un experimento químico!
    Todos os meus compañeiros e os meus profesores tiveron moita, quizais demasiada, paciencia.
    E como estas, miles e millóns de anécdotas máis….
    Que probabilidade había de que un neno como eu, que a primeira ollada parecía un neno traveso bastante común, terminase dedicándose á ciencia?

    A fantástica formación da Lúa

    A fantástica formación da Lúa

    Hai ó redor de 5.000 millóns de anos, nun lugar do Universo chamado Vía Láctea, habitaban unha serie de partículas de po e gas. A súa vida era moi curiosa. Non tiñan casa e pasábanse o tempo flotando no medio dun espazo baleiro, frío e negro. Tampouco eran moi sociables. Non sei moi ben se era cousa súa ou das circunstancias, pero semellaban ter preferencia por permanecer illadas, sen contacto algún entre elas. O maior pracer, ou o único, para estes minúsculos habitantes era observar o firmamento. Millóns de pequenas luceciñas iluminaban constantemente o ceo negro no que pululaban. Coñecíanse todas unhas a outras, as que vían por diante, as traseiras, as que se situaban nos lados ou as de debaixo, até a algunhas lles puxeron nome. Os puntiños estaban sempre alí, sempre no mesmo sitio, sempre coa mesma cor e co mesmo fulgor.
    Así, o tempo pasaba sen sentir. Toda a vida destes miniseres consistía niso: flotar, deixar pasar o tempo e ver as estrelas.
    Pero como o Universo non é estático e todo está suxeito a modificacións, un día chegou o cambio. A monotonía deu paso ó caos. Unha das estrelas fíxose máis e máis grande, aumentou o seu brillo e, estoupou. Foi unha explosión rápida e violenta que desprendeu unha enorme cantidade de enerxía e de materia e á que chamaron Supernova.
    A onda de choque empurrou as partículas, arrastrounas e revolveunas. Formáronse grupiños, ó principio pequenos, e logo cada vez máis grandes e voluminosos. Púxose de manifesto entre eles a forza gravitacional, que non só os mantiña unidos, senón que os xuntaba cada vez máis. Aínda por riba, esa mesma gravidade ía atraendo e capturando a máis partículas e obxectos grandes que había polos arredores. O ambiente quentouse chegando a ser sufocante. Alguén o chamou Sol.
    Pero non todas as partículas quedaron atrapadas. Houbo algunhas que conseguiron escapar á salvaxe atracción do novo Sol que se estaba formando. Elas víanse moi felices a si mesmas, crendo que pasada a tempestade viría a calma e todo volvería ser como antes. Nada máis lonxe da realidade. Estes restos de materiais que lograron manterse apartados tamén se viron forzados a agruparse, tamén entre eles apareceu a gravidade e eles tamén estiveron obrigados a capturar partículas solitarias. A única diferenza era o tamaño. No Sol, había moitas partículas, moita masa e moita calor. Nestes grupos máis pequenos a situación non era tan asfixiante.
    O feito de seren moito máis pequenos que o Sol e con todo, estar preto del, obrigoulles a virar ó seu arredor. Cousas da gravidade: ás veces non atrapa nin engule, só condena a xirar en torno a un corpo para sempre.
    En pouco tempo, aqueles seres de vida aburrida concentráronse en grupos para dar lugar ó Sol e ós planetas. Non terían máis remedio que socializarse e, aínda que custe crelo, non se levaban mal de todo. Cada planeta xiraba en torno ó Sol nun camiño definido chamado órbita. Cada planeta tiña cadansúa traxectoria curva e pechada, que non compartía con ningún outro, agás a Terra. Na súa órbita coouse outro planeta que pretendía facerlle a vida imposible, Theia.
    - Busca o teu propio camiño. Vai chegar un momento no que nos despistemos e choquemos!- berráballe a Terra.
    Pero Theia non atendía a razóns. Seguir á Terra converteuse nunha obsesión. Os demais planetas observaban a situación con verdadeiro desagrado. Saturno chegou a dicir que Theia fora atrapada nesa órbita e, por non marchar a tempo, xa non sería capaz de saír xamais.
    Todo o mundo sabe que dous corpos que se moven nunha mesma órbita están destinados a chocar tarde ou cedo. E así foi. Colisionaron e Theia rompeu en anacos. A Terra perdeu parte da súa codia, aínda que co paso do tempo conseguiu curar as súas feridas. Os fragmentos que quedaron soltos vagaron polos arredores un tempo até que a gravidade, unha vez máis, os uniu nun corpo esférico e algo máis pequeno que a Terra, a Lúa.
    - A ver agora que órbita elixes, Lúa, non vaia ser que ti tamén queiras ir detrás da Terra -vocexáronlle os planetas en canto souberon da súa formación.
    A Lúa pensouno un momento e creu que a mellor compensación que podía ter a Terra pola irresponsabilidade de Theia era que ela mesma xirase ó redor. E así, se un día houbese vida no planeta azul, os seus habitantes poderían gozar do espectáculo que supón a Lúa.
    Ó pouco tempo a Lúa recibiu unha mensaxe anónima: “Non te atribúas todo o mérito, sabes que se viras ó redor da Terra non foi por decisión túa, é pola gravidade”.

    A poesía da ciencia

    A poesía da ciencia

    Pensaredes que son unha esaxerada, mais o meu amor máis fiel, a física, estaba a tremer. Camiñando `melancólica pola Coruña, todo me recordaba a ela. As ondas que chegaban furiosas ata as praias non deixaban de "interferir", destructivamente, nos meus pensamentos. Ao facer pedazos o teito de cristal, os problemas comezaron a caerme enriba. As responsabilidades daban noxo e só a ciencia facía delas algo retador.

    5:00 pola mañá. Cuns neurotransmisores demasiado frenéticos, erguinme da cama cun chimpo. A física non me deixaba durmir nin un intre... É o que ten o amor. Mantente en vela. E semellando unha trobadora, comecei a cantar á Lúa: "Lúa minguante, vistes ao meu amigo?"

    Baixei á praia. Tremía. Refírome á auga, non vaiades pensar, que eu mantíñame forte. Mais a luz da lúa cegábame e algo no meu corpo resentíase. Un quebracabezas tiña que ser resolto, un teorema necesitaba ser probado... E eu necesitaba chegar á tan desexada teoría do todo. Que namorada me atopaba dela! Día tras noite, noite tras día, atopábame nunha infinita cea romántica coa física. A cada folio recheo, non só viaxaban bolboretas no meu estómago, senón neutrinos, quarks... E fotóns! Ai, canto me iluminaba a física. O teño, o resolvín! Pensaba de súpeto, mais chegaba o segundo prato, a sobremesa... E eu aínda non coñecía o suficiente sobre a física como para rematar a teoría, para concluír as miñas investigacións e, por suposto, para rematar aquela cita amorosa tan destacada. E que ocorreu? Que detivo esta relación, prevista para toda unha vida?

    17:30 da tarde. A miña pel esquecía. A arena queimárame o corpo. Quedei ben durmida, e a Lúa marchouse sen dicir adeus. Onde estará? Verías ao meu amigo? Canto me arrepentía das miñas decisións! Eu, e tan só eu, era a culpable. Cantas horas pasei rodeada das contas e cavilacións, paseando pola mesma praia, collida da man da física! Mais tras tanta investigación nunha teoría final, abstraínme… A endiañados números, sedutoras matemáticas. Seino! Pasei dunha relación estable forxada a partir de anos e anos de investigacións, a unha amante fugaz, moito máis fundamental. Ai, benditas matemáticas… Que fixestes comigo? Ai, que namorada estaba, que con elas todo tendía a infinito.

    22:00 da noite. Os neurotransmisores cesaron a súa actividade. Que alivio! Non soportaría nin un amante máis. Aínda que a bioloxía está moi…

    Basta!

    A ciencia, como se do "Tinder" dos intelixentes se tratara, estaba a xogar comigo, e a min gustábame, mais eu quería resolver o meu problema e centrarme nunha soa rama da ciencia. Mais todo estaba relacionado! Elixir resultaba imposible.

    Finalmente, nada máis vela, o tiven claro. Quixen casarme e pasar todo o resto da miña vida xunto a ela. Que namorada estaba eu! Que cegada estivera que non puiden vela!

    E só coa súa presencia, souben que a astrofísica é a poesía da ciencia, e eu quería escoitar todos os seus versos.

    ACV

    ACV

    Xián e Rosalía eran unha parella de anciáns que tiña 88 anos cada un. Vivían nunha aldea algo afastada da cidade.
    Xián estaba a coidar as ovellas, pero entrou na casa para beber un vaso de auga. Botouse as mans á cabeza e axiña recolleu a Rosalía do chan. Apresurose a chamar ó hospital. A ambulancia non tardou en chegar, os dous foron para urxencias e alí diagnosticáronlle un ictus. Xián chamou por teléfono aos seus fillos. Eles, con bágoas no rostro, foron cara alí. Cando chegaron, os catro, penados, apertáronse co seu pai.
    Pasara unha semana e Rosalía aínda estaba no hospital, xa chegara o momento de levala para a casa. Case non podía nin falar e cando lograba articular algunhas palabras, dicía que tiña dor; a súa memoria tamén fallaba, non lembraba ben os nomes, tiña vagos recordos; tampouco conseguía ver ben; e só podía facer pequenos movementos corporais. Debido á obstrución  sanguínea que sufriu, o sangue que bombeaba o seu corazón non chegaba ben ao seu cerebro, polo que as neuronas non recibían o osíxeno como é debido e, desta maneira, morrían pouco a pouco porque non lograban levar acabo a sinapse.
    Aldara (filla de Rosalía e Xosé) e o seu home Xosé, foron vivir con eles unha tempada para axudalos.Unha noite, Xián saíu do seu cuarto e tentou meterse na cama que tiña Rosalía (que estaba adaptada para as súas capacidades) cando Xosé erguéuse para ir ó baño e pillouno; Xosé tentou explicarlle a situación, mais Xián non entraba en razón, pois levaba moitos anos durmindo con ela e non quería que nada o impedise agora.
    Xián seguía a falarlle cada día coma se non lle houbese pasado nada, estaba namorado coma dende o primeiro día, tanto que desexaba que o mal que ela estaba a pasar, o tivese el.
    Pasaron catro meses e cando foron á cama de Rosalía para erguela, decatáronse de que esa noite falecera, mais, aínda que a homeostase loitou por mantela con vida , o seu corazón xa non latexaba, xa non se escoitaba o son que facían a sístole e a diástole; as súas neuronas xa non realizaban a sinapse; os seus pulmóns xa eran inservíbeis; o aparello dixestivo xa non farían nunca máis a dixestión; as súas glándulas xa nunca segregarían máis hormonas; o aparello excretor xa non eliminaría máis sustancias de refugallo; a actina e a miosina xa non terían que traballar en movementos musculares de contracción; o sistema esquelético xa no serviría de palanca para os músculos; e por último, o seu sistema inmunolóxico xa non loitaría máis contra bacterias ou virus.
    Chegara xa o momento da derradeira despedida, ninguén era capaz de falar. Todos choraban mentres presenciaban como o ataúde entraba no nicho. O hipocampo de todos os presentes, comezou a traballar, mostrando os recordos que cada un  vivira con Rosalía.
    Xián sentiuse vacío, faltáballe Rosalía. Desexaba ser el quen sufrira iso e non ela. Mais non llo contou aos seus fillos, netos e bisnetos para non preocupalos.

    BEN BENVIDO

    BEN BENVIDO

    Foi un día chuvoso, estiven no meu cuarto debuxando bosquexos de como sería, como eu ía crear Ben. En 2052 xa había fábricas nas que se crearon robots con intelixencia artificial nun curto espazo de tempo, como ti serías o meu, pero eu prefirei fabricalo só. Imaxínome como un heroe, salvando vidas nun exército, contribuíndo á exploración espacial ou, talvez, a facer operacións sobre os enfermos. Pero iso elixiríao porque os robots xa tiñan decisións e intelixencia superiores aos humanos desde o 2030.
    Chegou o momento e eu estaba a preparar, xa tiña todos os materiais necesarios para crear Ben. A pesar de ter pensado sobre iso miles de veces, non sabía como darlle a vida. Como quería fabricalo correctamente e estaba impaciente por facelo, na mesma tarde fun ao bibliograma onde había innumerables telegramas sobre como construír o seu propio robot. Algúns deles e bosquexos anteriores inspiráronme para obter o esbozo final.
    "Benvido Ben", dixen, abrazando o novo robot cun sorriso de orella a orella.
    Despois de catro anos xa era adulto, é dicir, xa tiña moito máis coñecemento que un humano maduro, pero aínda tiña algunhas habilidades para adquirir.
    Pasaron anos e en que tempo investido Ben visitaba planetas distintos aos nosos, porque estaba previsto que quedase pouca vida na Terra. Cando volvín deses lugares distantes tiven o coidado de non caer en ninguén e intentou non causar ningún tipo de destrución. Pero unha vez que cometeu un erro ferindo un ancián. Debido a este feito, sen intención, algunhas persoas na cidade asustáronte e incluso algúns deles desprezaron a ti gritando que robots como Ben eran un perigo para a humanidade.
    -Non teña medo do progreso porque nos deu moitas cousas que temos hoxe. Sen robots coma este, probablemente non teriamos ningunha posibilidade de salvación porque nos axudan a atopar unha solución para bater o meteorito de tamaños colosais que nos achega. - Explicou aos cidadáns de Robotown que defendían a Ben.
    Quedou só un día para a destrución do planeta e sentinme moi histérica do meu robot, tanto que parecía un ser humano. Non sabía o que estaba facendo, pero eu estiven a reunirse con todos os robots na cidade todos os días durante un tempo. Chegou a noite e desconfiado Ben despediuse e fixen o mesmo porque chegou o tempo. Todos estaban tamén nas rúas e os robots. Vimos o primeiro flash deste meteorito que ía causar total destrución. Pero vimos outra explosión de luz que deixara claramente a terra. De inmediato sabiamos que eran os nosos robots, e descubrín que Ben dirixía ao grupo que se dirixía cara ao meteorito. Finalmente golpearon o meteorito e ambos se desintegraron. Os robots salváronnos e todo grazas a Ben, que sempre soubo que sería un heroe antes de facelo.

    Celulocracia.

    Celulocracia.

    Había unha vez un corpo humano onde todas as pequenas celulas nacían, vivian, reproducíanse e morrían. A verdade é que elas non tiñan unha vida moi diferente á nosa, incluso contaban cun congreso e cada catro anos acostumaban ir votar. Cada vez que as células votaban, escollían un goberno feito por grandes, poderosos e malignos virus. Normalmente gañaba o cancro e, se pensas que é extraño que as celulas elixisen un goberno formado por virus, tan só abre os ollos e mira dende cerca quienes fotón os anteriores presindentes.
    Agora, non é que eu teña nada encontra dos virus, eles eran moi bos tipos, incluso dirixían un goberno con dignidade e sempre aprobaban boas leis, leis que beneficiaban a ... os virus. Imaxinádevos unha das leis, a cal dicía que o corpo tiña que estar sempre enfermo e nalgunhas ocasión isto agravábase ata chegar á morte. Outra lei prohibía xerar defensas contra eles por motivos de seguridade, claro está; así, os virus non terían problema en lograr a súa misión.
    Como xa dixen, todas as leis eran boas, boas para os virus. Pero... e as células? A vida no corpo humano cada vez era máis difícil e cando as células non puideron máis, decidiron facer algo ao respecto, polo que, nas seguintes eleccións reuníronse e evitaron que o cancro gobernara. Déronlle o poder á febre de feito, fixeran moitos debates na televisión pública:
    -Agora a febre ten unha excelente campaña-dixo o presentador.
    -Todo o que se necesita para mellorar é unha nova visión que é o cambio que estaban esperando-dixo a febre.
    -Eles tamén propoñen.
    -Todo o problema co corpo humano é que a temperatura está moi baixa e hai que aumentala.
    E todo isto, feito de tal manera na que según eles, as celulas estarían máis quentiñas.
    Cando as células non puideron máis, volveron a votar e sacaron á febre, dándolle o poder ao cancro e depois á febre e logo ao cancro (outra vez) e logo (outra vez) á febre, ao cancro con gravata e finalmente, volveuse tan complicado que xa había febre con cancro; a iso chamáronno coalición.
    O tempo pasou ata que unha pequena célula tivo unha idea e contóulla a todo o mundo.
    -Compañeras, por que seguimos escollendo un goberno feito por virus e non nos gobernamos nós mesmas?
    E elas exclamaron: "Es unha radical!", "Levémola ao cárcere!"
    Finalmente, a nosa amiga célula rematou no cárcere.
    Pero a idea que esa célula dera, xa estaba polo ar. E así foi que cantos máis anos pasaban, as células decatáronse de que aquela célula tiña razón, polo que comezaron a desobedecer aquelas inxustas leis que tiñan postas os viros. Nun golpe de valentía, venceron aos virus e instauraron a súa propia celulocracia.

    Condenado ao esquecemento

    Condenado ao esquecemento

    Negar unha verdade evidente, sería revestir unha ostensible autocompaixón coas roupaxes dunha inxenuidade que sempre suscitou o meu máis terminante rexeitamento. A razón do meu cativerio áchase na envexa dun home. Na protervia daquel que chaman “o príncipe da paz”.
    Clamo que non hai tan imperdoable afronta a un home, como a de privarlo do mundo cando este acaba de coñecelo en todo o seu apoxeo.
    A estrepitosa contenda que as ondas manteñen cos muros desta prisión coruñesa, trasládame todas as noites a un, agora, doloroso pasado. Atormentándome o falso reflexo na penumbra da calma traizoeira do Pacífico ou o celeste do ceo das Filipinas. Un falso recordo, autor das miñas bágoas coléricas, fillas da paixón desgarradora de crerme unha vez máis, naquela corveta que en 1789 partía dende as costas gaditanas, sedenta de saber.
    Compadézome agora, da inocencia e entusiasmo dos meus compañeiros, que de forma tan honorable e franca concibían aquela viaxe coma unha débeda co resto da expectante nación española, á sombra de Inglaterra ou Francia e do incesante fluxo dos navíos que partían desde as súas costas, dedicados ao estudo do Novo Mundo e as súas indescritibles marabillas.
    Aquel proxecto, bendicido pola Súa Maxestade, Carlos III, presentábase entón como o máis ambicioso xamais realizado, pois pretendía debuxar un cadro razoado e coherente dos dominios españois e dos segredos que estes albergaban, alumando unha verdadeira física da monarquía.
    Foi enaltecida a nosa visita, cos milagres ocultos nas illas Malvinas, a Patagonia, Valparaíso, Panamá , Alcapulco, California ou o norte do continente americano, territorios de indescritible beleza, dona do desasosego que agora reina no meu peito e me consome.
    Alí onde estivemos, co afervoamento de auténticos párvulos, realizamos todo tipo de observacións científicas; astronómicas, botánicas, xeográficas, zoolóxicas ou cartográficas; afervoamento reflectido nos nosos diarios e escritos que, ao meu entender, constitúen a culminación da experiencia descubridora e científica do Novo Mundo e dos ideais ardentemente custodiados polo movemento ilustrado.
    Ao noso regreso, estimulados pola gloria que en España agardabamos, acumularamos unha cantidade inxente de material científico e, sen lugar a dúbida, o maior reunido nunha soa viaxe por navegantes españois, composto por coleccións de especies botánicas ou minerais, observacións científicas, novas cartas náuticas e debuxos, bosquexos ou pinturas de incalculable valor. Coñecemento que entendiamos, pecando de optimismo, como un presente para as xeracións vindeiras.
    Para o noso inmenso pesar, as entrañas da España que en 1794, agardaba o noso regreso, nada compartían coa nación que nos despedira un lustro antes. Carlos III falecera apenas dous meses despois da nosa partida, sucedido polo seu fillo, que goberna como Carlos IV.
    Non tardamos en advertir, con todo, que en realidade a Coroa recaía, e recae, sobre o primeiro ministro e favorito do rei, Manuel de Godoy.
    Áchome incapaz de reproducir a miña decepción ao comprobar o obvio desinterese e incomprensión de devandito valido con respecto á misión que durante os últimos cinco anos nos ocupara, e do seu inigualable proveito para o estado, e mesmo para o resto do mundo.
    Dita indiferenza e descoñecemento resultou na miña aberta desaprobación e, esquecendo un respecto que, confeso, non profesaba entón e non profeso agora, axuiciei efusivamente o goberno da Súa Maxestade e o seu incompetente “favorito” esquecendo que, a potestade da coroa depende da impasibilidade do seu pobo e, comprensiblemente, o meu descontento non era ben recibido.
    Acusado con tropelía como traidor, fun recluído na prisión na que hoxe me acho e o material da nosa expedición foi condenado ao silencio absoluto.
    Oídeme agora, e palpade a miña cólera, cando vos digo que non hai perdón para aquel que castiga ao amante do entendemento coa censura e priva á súa xente do saber. O coñecemento é poder, e a neglixencia coa que se tratou material de semellante valía para a ciencia e todas as súas ramas, non tardará en reflectirse no porvir do país que tanto amo.
    Se nun pasado, defendía ardentemente o perdón como o maior dos valores humanos, hoxe dígovos Godoy, que eu, Alejandro Malaspina, son incapaz de perdoarvos a afronta que ante min e o resto da nación cometestes.
    Rezo, porque o voso reinado e o da ignorancia que o acompaña chegue pronto ao seu fin, e a patria que antes me aclamaba e agora ignora o meu destino, experimente a satisfacción que reinaba na miña tripulación, espertando do seu soño e loitando polo saber, polo futuro, polo avance, polas noites do Pacífico, a fauna das Filipinas e as estrelas americanas. Pola ciencia.

    Fisicamente incorrecto

    Fisicamente incorrecto

    -Hoxe é un gran día. En 30 minutos e 6 microsegundos aproximadamente recibiremos a os tripulantes da misión que mandaremos dentro de 2 anos cara un buraco branco.
    Na sede da Nasa ninguén falou, todos calaron pensando que se realmente non tiñan ningún problema por fin ganarían o maratón espacial a China.
    Nin sequera preguntaron como pasarían polo buraco branco,
    eu como portavoz so quería que aquela panda de astronautas sobreviviran a avaricia de aqueles que coma eles foran obrigados
    a gañar por encima das vidas que atoparan polo camiño.
    Xa pasara o tempo previsto esperabamos e esperabamos pero non pasaba nada,e que podiamos facer. Creo que fun a única que deuse conta de que os astronautas nunca deberían haber accedido a entrar coa nave nese buraco.
    Estaban diante pero aínda así quixeron participar naquela misión suicida.
    Conseguiran crear o burato branco pero cando a nave diminuída cos tripulantes no seu interior pasaban polo interior do burato este pechábase con eles dentro.
    Anos despois seguemos botando de menos aqueles que morreran, todos eles xa que non pararon de crer que podíase atravesar un buraco branco.
    Este Maratón Espacial rematou mal para os dous países pero agora xuntos estaban unidos no soño de algo imposible que facíalles darse conta de que a inestabilidade da física non é algo co que se pode xogar.

    interpretación da enerxía oscura

    interpretación da enerxía oscura

    ¿Que é a materia escura? Para min é como un gas formado por todas as partículas virtuais que reciben enerxía.A idea lévame a pensar que "A Luz" (e todas as ondas que a compoñen no seu espectro de onda) aumenta o espazo,faino máis grande no sentido de que aumenta o seu volumen o ter os átomos máis enerxia vibración estar neste estado permitelles máis libertade de movemento por exemplo. Deste conxunto que recibe enerxía e aumenta o movemento porque estas partículas son como as vibracións dunha guitarra. O movemento de abaixo referíndome a nosa perpectiva da corda dunga guitarra nnos podemos ollar que movese no eixe de ordenadas "y" que ven sendo arriba abaixo. As nosas partículas son o movemento de arriba o que nos sentimos, na hora de tocar as cordas,no rasgeo, e as partículas virtuais son o resto de vibracións en todas as direccións os sentidos ou formas indeterminadas ou distintas que ten de vibrar a corda da guitarra os sentidos nos que vibra a guitarra una vez que a tocamos. as particulas virtuales serían o resultado das primeiras vibración unas formas de vibrar duarn máis ca outras pero desaparecen enseguida, desupeto xa no sabemos nada delas pero sabemos que están ahí o que pasa e que non as podemos percibir ou se non intenta gravar a cámara lenta as cordas da guitara e cóntame o que vés. Agora decátome que as partículas virtuales poden ser a causantes da energía oscura, a súa interacción actuaría de forma macroscópica nas escalas superiores a nos. A miña hipótese é que a luz a enerxía ou particuals subatómicas en movemento coma rayos cósmicos, ó desintegrarse son os causantes de que as particuals virtuales aparezcan xa que elas adquiren enerxía pero ó non tela suficiente enerxía non se poden pronunciar.no logran materializarse. pois sería o conxunto destas interacións a su vez a luz sería desviada ou absorbida por estas particulas que aparecen "da nada". estas particulas ó materialízanse absorbendo esa luz,esa enerxía, provocaría a aparición de particulas en movemento cargadas que xeraría o aumento do espazo, a separación entre cumulos de galaxias. Poderíao interpretar coma un medio gaseoso pero esa non sería condición exacta nin tampouco o concepto de campo xa que estas particulas son un supproducto dalgun destes campos cuánticos aos que pertencen estas particulas. no caso de interpretar este fenómeno coma un gas. a súa adquisición de volumen permitir´´ia a separación de entre as particuals que o forman xa que non teñen ningún medio externo que os limite coma a presión doutras particuals que é o que actua sobre os fluidos na Terra.
    Aparte de que se a luz atravesara este suposto gas, porfavor non interpreten a teoría do ether, a luz dispersaríase, detal forma que iría perdendo enerxía ata verse invisibel. En coclusión podeirade ser un mecanismos que ten o universo de conservar a enerxía de pasala a un estado distinto ou que sega un ciclo xa que a enerxia cosérvase deste xeito pero a cambio obtemos a entropía e a inflación cósmica. Todo baséase en vibración e transformación. A enerxía escura é o resultado da absorción de enerxía da materia escura.


    O CAMIÑO Á LOUCURA

    O CAMIÑO Á LOUCURA

    Somos seis. Antes máis. Agora tan só seis. Todos e cada un contamos cun trastorno psicolóxico diferente. Un home, un mozo, un meniño. Unha muller, unha moza, unha meniña. Por orde, Irimia é a máis vella de todas, anda cos setenta e sete anos de idade. Logo séguelle Xusto, con corenta e nove, continuado por Paulo, de vinte e seis. Agora vou eu, cos meus case dezasete anos de idade, e posterior a min, Branca, que conta con trece anos de idade. Finalmente, Fiz atópase entre os nove e dez anos. Tamén por orde, nomearei as diferentes enfermidades e trastornos psicolóxicos, cerebrais e neurobiolóxicos que padecemos: Alzheimer, trastorno por Estrés Postraumático, loitou en numerosas guerras; trastorno obsesivo-compulsivo, para el todo ten que estar simetricamente colocado; anorexia, trastorno bipolar e autismo.
    Métennos nunha sala, supoño que blindada, coma todas as que vimos. Hai seis cadeiras, todas formando un círculo. Paulo comeza a se estresar. As paredes acolchadiñas, coma sempre. Non queren que nos autolesionemos, quérennos facer dano eles mesmos.
    Paulo comeza a berrar e a colocar as cadeiras nun cadrado, ruído que pon nervioso a Fiz, quen se pon en crequenas, tapa as orellas e berra máis forte aínda. Xusto confunde a situación con unha das súas batallas, polo que se agobia. Branca senta no chan e comeza a chorar, aínda que ri de vez en cando. Só Irimia senta na cadeira e permanece calma e serena.
    Xiro e aparece o reto do día, sobre unha mesa de cristal. Do de hoxe só sobrevivirá unha persoa, iso deixárono claro. Hai seis papeis, con cadanseu nome escrito. Collo o meu. E miro o dos demais. Todos o mesmo a diferentes niveis de dificultade: memorizar unha secuencia de números. Sentamos nas cadeiras e comezamos a tarefa. Para a nosa sorpresa, cando cansou, Fiz deixou o papel no chan e botouse a durmir. Non lle gusta o contacto físico nin o ruído, polo que evitamos molestalo. Chegou a hora da proba e Fiz ergueuse, leu o papel outra vez, e deixouno.
    Como era de esperar, Irimia non pasou o control, a memoria fállalle. Xusto acordou do noventa por cento das cifras, pero errou nas tres últimas debido a que era o seu número de identificación no exército. Paulo non soporta a orde dos números se non están nunha secuencia cun sentido lóxico, polo que non memorizou nada.
    Eu lembreime de todos os números, pero a distorsión da miña vista converteume setes en uns, e non pasei a proba. Branca dubidou en todas as cifras debido ao seu trastorno. Tampouco pasa. Fiz memorizou e durmiu, cousa que exercita o cerebro, comprobado cientificamente, e, polo tanto, a memoria. Fiz é o único rapaz do mundo cunha deficiencia mental que logrará salvar a humanidade dos tolos que nos meteron aquí, nun dos laboratorios do século XXII da cidade de Vigo.

    O Umbral do home

    O Umbral do home

    —Estábamos na beira do campamento, coma sempre. De súpeto apareceu unha figura na
    distancia. Nos tiñamos coñecemento de que non podía saír nin entrar ninguén do búnker. E
    créame vostede que ninguén se acercou nunca alí. Por iso meu compañeiro e máis eu
    acercámonos a investigar. E... vímolo. Polo menos dous metros de alto, máis escuro ca noite, uns
    ollos coma de felino que parecían atravesarme a alma... todavía teño a sensación de desacougo
    no meu peito.
    (...)
    —Si, apuntamos, pero non reaccionou. E disparamos pero foi máis rápido. Cando tiña o
    dedo na punta do gatillo aquel demo acercárase cunha velocidade abrasante e arrincounos as
    armas de súpeto coma se fora quitarlles lambetadas aos nenos. Moveouse tan rápido que
    levantara pó ao pasar. Ningún disparo o tocou!
    (...)
    —Non reaccionou, únicamente seguiu o seu camiño baixo o sol. Entón foi cando o meu
    compañeiro tentara usar a súa outra pistola, pero aquelo deu unha mirada brutal xirando a
    cabeza. Comecei a sentir un desánimo e náuseas sobrenaturais, e tiven que sentar enriba da area
    candente. Dende aquela, meu camarada está así...
    (...)
    —Que están a facer? Xa lle dixen o que sei... non, non contaremos nada! El está catatónico pero eu xurei fidelidade a... Non! Por fa—

    O sarxento pechou a gravación e mirouno. Lucius limpouse a suor da fronte, sentindo os
    latexos do seu corazón na gorxa.

    —A división científica marchouse sen máis, vostede é o único que queda aquí, Lucius.
    —Sarxento, non teño autorización...

    —Mire,—cortoulle—neste deserto non hai soamente militares, estamos preto de zonas
    civís frecuentadas pola prensa conformista do primeiro mundo para capturar as desgrazas desta
    xente. Vou ser franco, non poderemos reter a esa cousa se non sabemos que é. Así que, insisto,
    dígame que clase de criatura tivestes no búnker.

    —O problema Señor é que... non estou seguro de que podamos retelo.

    —Que está dicindo?—Inquiriu.

    Lucius suspirou e apretou os puños.
    —Que é unha forma de vida superior, a nosa tarefa foi crealo no búnker.

    —Crealo?

    —Somos enxeñeiros xenéticos. O individuo que agora camiña polo deserto e o resultado
    de anos de traballo no xenoma hipercondensado.

    —Sexa o que sexa o que está no meu deserto vai ser destruido. Os meus soldados saen
    agora mesmo a cazalo!— O sarxento ergueuse da cadeira bruscamente.

    —No seu lugar eu ficaría, Señor. A súa pel ten a resistencia do grafeno e a súa velocidade pode permitirlle desfacerse de vós en calquera instante. Non caerá coa ráfaga dun kalashnikov. E pode correr durante moito tempo. Ademáis, sei que quere facer.—Lucius xogueteu co lapis que empregaba para tomar notas rápidas.—Cando comezamos as modificacións empregamos a ferramenta do CRISPR e deseñamos unha célula nai. Dímonos conta de que non podes esperar mellorar ao humano se non te percatas de que non é un único individuo. É un conxunto de células, creadas pola nai. Son como constructores, as fillas seguen o deseño o pé da letra modificando cando fai falta. Pero moitas veces cometen errores. Nós arranxamos estes defectos, deseñamos un novo corpo collendo o mellor da natureza, a rexeneración do axolote, a resistencia do tartígrado, a lonxevidade dos árbores. É o culme da evolución humana e do humanismo.

    —Que queres dicir!?

    —Cando comezamos co proxecto—proseguiu impávido—tiñamos en mente unha entidade
    capaz de sobrevivir en todos os ecosistemas da terra, sen case precisar recursos. E lle dotamos
    de pel modificada con material de vantablack, é case imposíbel atravesalo, e absorbe case o total
    da luz que recibe, no seu sangue hai organismos fotosintéticos que lle permiten obter enerxía do
    sol, ademáis, pode vivir ata en temperaturas de noventa graos Celsius. As súas fibras musculares
    son de biokevlar, potentes coma se fora unha máquina. Non se lle pode dar caza. Así mesmo,
    tampouco é susceptíbel as armas biolóxicas, é biótico, está programado para reconstruir o seu
    corpo se está en perigo. Unha vez conseguimos que fora tan resistente, démoslle a capacidade de
    crear.

    O Sarxento retrocedeu.
    —So precisa unha cantidade suficiente de biomasa e auga, e poderá remodelar o seu corpo a súa vontade. Posto que cando domiñou o seu corpo ao completo, o seguinte paso foi a evolución, dotámoslle da capacidade de mutar, de adaptarse, incluso multiplicarse . E démoslle un propósito, iso foi no que fallamos. Se non tivera un propósito non pasaría nada.

    —Cal é...?—Dixo temoroso o home.

    —O mesmo que o noso. Mellorar a especie, nós non puxerámonos trabas, e el tampouco o
    fará. Agora quererá buscar recursos no pobo ou campamento máis cercano. Logo fará o que nos
    xa fixemos coas especies inferiores.
    —Que vai facer, Lucius?

    —Este é o precio da ciencia sen ética.

    Lucius recostouse o mirou pola fiestra.
    —Vai eliminiar os defectos da nosa sociedade, pero da forma rápida e natural. Vai eliminar aos organismos defectuosos.



    Vai cazarnos.

  • ADULT

    14 d'Agost

    14 d'Agost

    Eren les 12.30 hores de la nit i Anna continuava al laboratori, on el silenci regnava des de fa ja més d'una hora. Portava pràcticament 12 hores identificant els microfòssils de diferents testificadors de sediment que havien recollit durant aquella campanya oceanogràfica. Era el cinquè dia consecutiu de treball i el cansament començava a fer efecte. Esbossava un dissimulat badall quan, de sobte, la porta del laboratori es va obrir de forma enèrgica. El cor d'Anna es va agitar durant uns segons mentre clavava la vista sobre aquella porta. Eren els científics del següent torn de treball entrant al laboratori amb l'energia pròpia de qui comença la seua jornada laboral. Com era habitual, després de les salutacions de rigor, cadascun dels investigadors del torn que finalitzava, explicava breument el treball dut a terme, donant unes pautes bàsiques als del torn pròxim. Anna es dirigia cap a la porta del laboratori quan, Clara, la seua companya de cabina, va interceptar-la sobtadament:
    - Com estàs, Anna? Com ha anat el torn? - Va preguntar somrient.
    - Genial, encara que ara mateix només vull arribar al llit. Crec que somniaré amb microfòssils - va dir amb to sorneguer.
    - Però què tens contra els foraminífers? - Va dir mentre deixava anar una sonora riallada.
    - Res, res. Molt bé, Clara, fins demà.
    - Adéu. Bona nit.
    Anna penjà la bata a la perxa del laboratori i va exir a la coberta cap a la seua cabina. Es sentia esgotada, però afortunada per l'oportunitat que li havien brindat per admetre la seua sol·licitud de participació en aquesta campanya oceanogràfica. Aquesta prestigiosa expedició, reunia més de 30 científics de tot el món. Durant 5 setmanes, s'encarregarien de l'estudi del subsòl marí amb l'objectiu de reconstruir el clima de la regió Mediterrània durant els últims 6 milions d'anys. Perforarien diferents llocs del Mar Mediterrani. Recollirien el material mitjançant testificadors cilíndrics amb uns pocs centímetres de diàmetre, però amb una longitud de 9 metres. L'equip era multidisciplinari i incloïa des de tècnics encarregats de dur a terme les perforacions i l'extracció del material, fins a un equip científic d'especialistes en àrees tan diverses com la sedimentologia o l'oceanografia física.
    Quan arribà a la coberta, Anna es va quedar atònita davant aquell paisatge. La lluna plena il·luminava la superfície de la mar conferint-li un aspecte quasi hipnòtic. Anna alçà la vista, tractant d'identificar alguna de les constel·lacions que havia estudiat a aquella assignatura de Navegació 10 anys enrere. Baixà la mirada. Des d'allà no arribava a veure cap mostra de civilització. Estava cara a cara amb la mar. Imponent. Sempre en moviment. En aquell moment el seu cansament hi havia desaparegut. Es va asseure en un banc d'una de les zones d'oci de la coberta sense apartar la vista de la mar.
    De sobte, un fort soroll va trencar la calma aquella nit. Anna es va afanyar cap al laboratori, d'on venia el rebombori. Allà hi estaven els seus companys de torn, mirant atònits la taula de treball. Anna es va acostar a Clara:
    - Tot bé, Clara?
    - El tècnic que ens va donar aquest testificador va dir-nos que, durant part de l'extracció, la velocitat de perforació s'havia alentit. Va atribuir-ho a un possible problema tècnic però, revisant el testificador, sembla que a uns 100 metres per sota del sòl marí hi ha halita, sal gemma.
    - Però, l'halita es forma quan s'evapora l'aigua ...
    - Exacte ...
    - Què vols dir?
    - Alguns companys proposen que aquests dipòsits indicarien que el Mediterrani, en algun moment de la història geològica, podria haver-se dessecat.
    Anna no donava crèdit. Allò no tenia precedents. El material recollit en aquella expedició podria revelar el que podria ser l'esdeveniment geològic més extrem ocorregut a la regió Mediterrània. De sobte, va obrir els ulls. S'havia quedat adormida. En aquell somni havia recreat el que va ocòrrer al vaixell científic Glomar Challenger, a la dècada de 1970, on es va postular per primera vegada que el Mar Mediterrani podria haver-se dessecat fa uns 6 milions d'anys. Des d'aquell moment, investigadors de tot el món han tractat d'aclarir la seqüència d'esdeveniments que van afavorir unes condicions ambientals tan extremes. Actualment, la hipòtesi més acceptada continua sent la de dessecació.
    Anna va tancar els ulls, intentant recrear aquell àrid paisatge en la seua ment, sabent que encara falten peces per poder acabar el complicat trencaclosques. Aquella necessitat d'Anna de respondre preguntes, la havia convertit en una investigadora brillant. Aquella mateixa necessitat, la mantenia desperta aquell 14 d'Agost a les 3:40 hores de la matinada.

    21 SEGLES.

    21 SEGLES.

    Vam mirar darrere i vam pensar que potser no havia estat aquella la millor decisió. Ens vam mirar unes a altres i vam estrényer els llavis mentre el foc lluitava contra els edificis d’aquella ciutat morta. Una de les nostres va caure i ens vam apropar totes a arreplegar-la del terra. No voliem perdre a ninguna més, ja haviem perdut prou.
    Na Aspasia encara espera darrere Pericles. Na Agnòdice es va desfressar d’home per a ser ginecòlega. Na Hipatia va morir per saber. Na Eloísa va ser perseguida per parlar de sexe. Na Hildegarda va parlar d’orgasmo i cervesa abans que ningú. Na Oliva va escriure i va trencar idees. Na Mary Paulze va ser més mare que Lavoisier. Na Caroline va treballar a l’ombra del seu germà. Na Marie no va poder gitar-se amb qui volia.
    Na Kathleen va tindre visió espacial i no ho sabíem. Na Dorothy va obrir camí i proteïnes. Na Sophie va haver de firmar amb el nom d’un conegut. Na Ada va ser oblidada després de parir un nou llenguatge. Na Henrietta va estar sotmesa al seu amo. Na Rosalind encara espera que els seus companys la respecten. Na Vera lluita però és mare. Na Margarita s’independitza del seu marit perquè la prenguen seriosament. Barnés, cognom de ciència oblidada. Na Martina. Na Felisa. Na Jenara. Na Piedad. Totes elles van perdre’s baix el fascisme.
    Des de l’alt del penya-segat miren tota la seua descendència. Les científiques són les seues filles. Admiren la seua creació. Admiren les bates, les pipetes, les plaques de Petri, els telescopis, els microscopis, els laboratoris plens de dones. Admiren el treball reconegut i tiren una mà quan alguna s’ofega.
    Les bendes cauen dels ulls. Segle vint-i-u. Segle de ciència. Segle de dones. Segle de sororitat. Segle per a recalçar. Segle de justícia.
    Les dones científiques eixim de la caixa on ens han tancat tots aquests anys. Hi arribem amb totes les ganes de lluitar que ens facen falta.

    89 DIES

    89 DIES

    Dia 89 – Dimecres – 09:04 PM
    Avui estic esgotat. No és que hagi fet res diferent del que vaig fer ahir o faré demà. Al cap i a la fi segueixo la mateixa rutina de cada dia. Potser el que em cansa sigui precisament això, la rutina. Des de la terra miren cap a munt admirats i ens envegen. Som els privilegiats astronautes que es passen el dia divertint-se amb la micro-gravetat, i gaudint de meravelloses vistes de la terra i l’espai. Però no tenen ni idea del que fem aquí.
    He passat tot el dia lluitant amb un enrevessat experiment. Encara n’he de completar cent deu. Haig de fer més experiments que dies que em queden per passar a la ISS. Ja em puc espavilar si vull acabar-los tots abans de tornar. A la tarda, m’he vist obligat a reduir el temps que destinem als exercicis físics obligatoris per compensar la manca de gravetat. Em faltava temps per resoldre el maleit experiment que se’m resistia.
    Avui, no he sopat res. Tot i que ho he intentat, m’he vist incapaç d’empassar-me el paquet liofilitzat. L’etiqueta em prometia un àpat de pasta a la bolonyesa. Quan l’he xuclat amb la palleta per primera vegada, ja he vist que alguna cosa no anava bé. Disciplinat ho he tornar a provar, un s’ha d’alimentar, i només he identificat una massa gelatinosa que tenia un lleuger regust a tomàquet. M’han vingut arcades. En el programa de formació, ens van avisar que a l’espai perdríem el sentit del gust. Ens estaven preparant per acceptar aquesta merda de menjar? El que donaria per rosegar un sucós bistec amb patates! Haurem d’esperar la propera nau de carga per disposar de fruites i llaunes amb conserves. Ja fa dies que es van acabar...
    L’ésser humà és contradictori. Desitja una cosa amb bogeria i resulta que quan la te a l’abast, ja ha perdut part del seu valor. Recordo que, quan no aixecava dos pams de terra, m’acostava a la finestra i mirava els estels. M’imaginava caminant sobre la superfície de la lluna, dins d’un vestit blanc pressuritzat com el de l’astronauta del pòster de la meva habitació. Ara que sóc un d’aquells estels, desitjo tornar. No sé de que em queixo, si aquesta ha estat la oportunitat de la meva vida! M’ho repeteixo una i una altra vegada, quan enyoro la Rose i en Peter. Ell és massa petit per comprendre on ha anat de viatge el seu pare. Encara em falten noranta dies per tornar-lo a sentir respirar entre els meus braços, mentre el gronxo perquè es vagi adormint.
    He decidit organitzar una festa. Tinc amagada xocolata belga i farem un festí. I es que demà serà un dia especial. Hauré arribat a l’equador de la meva missió. Això s’ha de celebrar! Llàstima que el Peter ja no estigui aquí, la seva SOYUZ ja fa cinc dies que va tocar terra. Com trobo a faltar la seva amistat! Ara sóc l’únic biòleg americà, boig pels Stones, que es passeja per la nau. Em porto bé amb la Nicoleta i el Sergei, però no es el mateix. Ens uns dies arribaran tres astronautes nous, a veure amb quin personal ens trobarem... Avui hem tingut un bon ensurt, la Nicoleta s’ha queixat d’un dolor abdominal que li ha radiat d’una banda a l’altra per sota l’estomac. M’he pensat que estàvem davant d’un atac d’apendicitis. Tot i que el metge de Huston ens ha dit que encara és massa aviat per treure aquestes conclusions, espero pel bé de tots que això no vagi a més.
    Avui no vull passar les vuit hores de son a la meva cabina de dormir. No em posaré taps a les orelles per no sentir el rum-rum del suport vital, ni m’enclastaré l’antifaç per simular la foscor. Dormiré al costat d’aquesta finestra. La terra sembla girar a càmera lenta, però nosaltres anem molt de presa. Dono un lleu copet al indicador del cockpit, l’ordinador registra 27.700 km/h i estem a 393 kilòmetres d’alçada en una orbita baixa. En aquest instant me n’adono que no tinc cap dret a queixar-me. Sóc aquí per voluntat pròpia. Formo part d’un selecte grup d’humans. Quants podran dir que han viscut aquesta aventura?
    L’espai negre infinit és tan fosc, tot i que està clapat d’estels brillants. El planeta va lliscant amb les seves masses continentals de formes conegudes i uns oceans d’un blau que, de tant intens, enlluerna. Ara em ficaré al sac, pujaré la cremallera i em deixaré anar. Potser abans que se’m tanquin els ulls, tindré l’oportunitat de veure com es torna a fer de dia. En aquest moment, si no m’erro en els meus càlculs, el sol haurà sortit mil tres centes trenta-tres vegades a la ISS des que va començar la meva missió.

    AIRE

    AIRE

    Inspirar, expirar, inspirar, expirar, inspirar, expirar. Sembla senzill. El diafragma es contrau, empeny els òrgans cap avall fent augmentar la capacitat de la caixa toràcica. Inspirar. Els músculs es relaxen tornant a la seva posició inicial. Expirar. La pressió és menor que l'atmosfèrica, propiciant l'entrada d'oxigen als pulmons. Inspirar. En repòs les estructures elàstiques recuperen la seva forma inicial. Expirar. L'oxigen és transportat a través dels capil•lars pulmonars fins al torrent sanguini. Inspirar. Els teixits i fluids excreten el diòxid de carboni cap als pulmons. Expirar. La sang arterial arriba a tota velocitat a l'aurícula dreta del cor. Inspirar. Sístole. El ventricle esquerre impulsa la sang bruta cap als pulmons, perquè s'oxigeni. Expirar. Sístole. El cor es relaxa unes dècimes de segon abans de començar de nou a contraure's. Inspirar. Diàstole.

    Sota l'aigua no es pot respirar.

    Inspirar. Sístole. Diàstole. Sístole. Diàstole. Expirar. Miro el regulador que porto enganxat a l'armilla del vestit de submarinisme. Vermell. Sístole. Diàstole. Sístole. Diàstole. Inspirar. Inspirar. Inspirar. Quaranta metres d'aigua a sobre meu. Inspirar. Inspirar. Sístole. Diàstole. Sístole. Diàstole. El tronc encefàlic rep el senyal de que no hi arriba prou cabdal d'aire als pulmons. Inspirar. Inspirar. Inspirar. Expirar. Em trec el regulador de la boca. Sístole. Em descordo l'armilla. Diàstole. Baixo la cremallera del vestit de neoprè i em despullo. Sístole. Tanco els ulls i em deixo anar dins del líquid element. Diàstole. La meva pell esmorteïda sota la llum espectral de les aigües. Sístole. Els cabells llargs semblen algues marines. Diàstole. Fa fred. Sístole. Concentro tota la meva energia a les mans. Diàstole. Obro els ulls. Sístole. Diàstole. Una llum blavosa comença a brollar dels meus palmells. Sístole. Diàstole. Sístole. Obro els braços i li dono forma. Diàstole. Em deixo embolcallar per una esfera d'energia que obre les aigües al meu pas. Inspirar. Sístole. Controlo el meu poder i m'elevo lleugera. Diàstole. Les membranes dels alvèols i els capil•lars pulmonars funcionen com a una sola unitat. Inspirar. Expirar. El cor es troba embolcallat per una membrana protectora, el pericardi. Sístole. Diàstole. Les aigües es tanquen al meu pas a mida que avanço. Inspirar. Expirar. Surto a la superfície i tota jo sóc de llum. Inspirar. Expirar. Inspirar. Expirar.

    Em desfaig en milions de partícules.

    Sóc minúsculs bocins subatòmics.

    Fermions, bosons, leptons, àtoms i molècules.

    Sóc oxigen.

    Autopista

    Autopista

    Encara era negra nit quan l’autoconduït m’ha portat primerament pel camí de terra, després pels revolts de la carretera comarcal i a continuació per les rectes interminables de l’estatal. Ha estat allí a la plana que m’he adonat que anava sol: cap altre vehicle al costat, ni al davant, ni al darrere; cap punt a la pantalla del radar. Cap dron controlava les cruïlles. Poc més tard, quan la resplendor de l’alba retallava la silueta de l’immens complex petroquímic abandonat, la sensació d’estranya solitud ja era inquietant.
    Al principi era normal no trobar ningú perquè l’alta muntanya està poc habitada i era d’hora. Però a mesura que avances per l’estatal, la quantitat de vehicles que hi circulen s’incrementa progressivament, de la mateixa manera que el riu principal acreix en rebre l’aigua dels afluents. Instintivament he buscat una explicació: avui era primer d’any, la gent havia sortit de revetlla, es llevaria tard. No com jo, que no havia celebrat l’arribada del nou any perquè no m’agrada fer-ho i, com cada dia, m’havia llevat abans que sortís el sol. I aquesta matinada, en lloc de posar-me a treballar amb la novel•la com de costum, havia decidit d’anar a veure la mare. Ara ella s’està en una comuna assistida força lluny del refugi on visc sol i desconnectat del món, com els antics anacoretes.
    Crec que la inesperada sensació de ser l’únic usuari de tota una carretera estatal ha afectat la velocitat de reacció del meu cervell. He trigat una bona estona a pensar que al canal permanent dirien si passava alguna cosa. Quan he atansat el dit índex al rectangle de l’holograma, però, només han aparegut puntets blancs parpellejants, i l’àudio tan sols emetia una remor sorda i monòtona. També he comprovat que no hi havia accés a cap xarxa de comunicació personal. M’he regirat inquiet al seient, he posat l’esquena més recta, he tivat el coll.
    El sol despuntava per sobre dels turons del prelitoral. D’acord amb el programa de navegació, l’autoconduït ha enfilat el primer desviament per entrar a l’autopista magnètica. Ningú no s’esperava al control d’accés. El cotxe ha avançat a poc a poc fins a situar-se sobre una de les plataformes de connexió i tot seguit, fent una essa suau, ens hem integrat al flux electromagnètic de l’autopista.
    A aquella hora preveia veure centenars de vehicles al meu voltant, avançant exactament a la mateixa velocitat que el meu, conformant entre tots un corrent com el d’un riu ample i cabalós. Però seguia anant sol. M’he adonat que suava. He passat un dit entre el coll i la camisa per deixar circular l’aire. El cel també es veia estrany. Tan blau, tan llis, sense les habituals traces dels aerobusos. El sol m’enlluernava.
    Tranquil•litza’t, relaxa’t, em repetia, i respirava fondo. M’he plantejat que potser havia quedat sol al món. I també m’he preguntat què havia de fer. Seguir com si res no passés? Aturar-me en una àrea de descans i esperar? (a què?) Fer mitja volta i tornar al refugi de la muntanya? En passar per sobre d’una ciutat, ara no en recordo el nom, he pogut veure carrers amb vehicles ben aparcats però cap persona, res viu, ni tan sols un robot. Els semàfors, però, funcionaven i creaven una aparença de tranquil•la normalitat. El món seguia rutllant en absència dels seus habitants. Bé, de tots excepte jo. Potser m’havien deixat de testimoni?
    Al cap d’uns quilòmetres, he percebut la reverberació característica amb la qual el Govern avisa de la cloenda dels exercicis col•lectius universals. Encara pensava que jo no era conscient de que se n’hagués convocat cap, d’exercici col•lectiu, quan he vist que s’atansaven tres vehicles en sentit contrari. En creuar-nos, he observat que es tractava de dos cotxes semblants al meu i d’un altre més gran amb l’anagrama ben visible d’una coneguda empresa que fabrica de matalassos d’inducció. A l’interior dels autoconduïts hi havia persones que conversaven animadament; alguns menjaven i bevien. L’home dels matalassos atenia una holotrucada. M’he apressat a connectar el canal permanent. Ara sí que funcionava! He estat a temps de presenciar com el President agraïa la participació al simulacre. Pel que han explicat a continuació, he deduït que s’havia assajat la resposta a un hipotètic atac neurològic de nivell 5 a través de les ones. D’acord amb les instruccions que s’havien divulgat amb profusió, tothom s’havia confinat als habitacles, i totes les freqüències dels sistemes de comunicació havien estat inhibides. Han mostrat imatges d’avingudes desertes, de carreteres sense trànsit, d’escoles tancades. Més tard, una locutora ha comentat que els sensors del satèl•lit de vigilància havien detectat un humà que no havia participat. Ara que surto de l’autopista veig un cotxe de la policia que, travesser, barra el pas

    Cap als estels

    Cap als estels

    Evelyn va observar amb melancolia aquell racó de vida, flotant a més de cent mil quilòmetres per hora entorn un petit estel groc, per la finestreta de l’escotilla de l’elevador a l’estació Clarke. Va recolzar-se a la paret sense aturar-se a pensar en l’estreta distància que la separava del fred buit de l’espai en aquella meravellosa càpsula de grafè pujant per un feix de fibres de nanotubs de carboni, que els transportava a ella i al seu equip des del centre espacial internacional, en terra, cap a l’estació espacial situada en òrbita a 483 km d’altura.

    Era l’any 2533, i ja feia cinc-cents anys des de l’esdeveniment que va canviar-ho tot per aquí, cinc-cents anys des de que la humanitat va veure perillar seriosament la seva continuïtat, la de tots el éssers vius en la Terra així com la del planeta en si mateix. La crida per la supervivència va ser unànime, les fronteres ensorrades i un govern mundial constituït, sobre el qual reposava la major càrrega que cap organització havia tingut que suportar mai. Les preguntes, respostes i esperances no varen vindre d’altre costat sinó de la ciència. Quina alternativa hi havia si no era la de poblar altres mons? Com haurien de sobreviure si l’amenaça posava en perill l’existència mateixa de l’únic lloc habitable conegut en tot l’univers?

    No varen ser molts fora del màxim consell qui es varen adonar que les que consideraven com simples tecnologies que ja s’utilitzaven feia només uns lustres en pantalles tàctils i electrònica podrien ser vitals per al nostre futur. Aquelles que varen començar el seu camí només unes dècades enrere per joves investigadors amb la mateixa innocència i il·lusió que una criatureta amb una lupa i un telescopi de plàstic escodrinyant els insectes capturats o les taques de la lluna.

    - Què, com ha anat avui “la experimental”, quins plans tens pel cap de setmana, Kostya? – li va dir afectuosament el professor André Geim de la universitat de Manchester al seu nou postdoc, Konstantin, en la primera dècada del tercer mil·lenni.
    Amb aquella pregunta trivial, va començar tota una revolució, molt lenta però inexorable, doncs Kostya tot just havia caracteritzat el grafè després d’aplicar la seva allocada idea d’utilitzar cinta adhesiva per separar les làmines de grafit pirolític fins a obtenir una única capa d’àtoms de carboni. Irònicament per a la 25ª centúria, on es compartien tots els coneixements i recursos, la sort dels descobridors del nanotubs de carboni, dos soviètics a la dècada del cinquanta, no va ser tan fulgurant i l’impacte de la seva publicació en rus va quedar llastrat quasi quatre dècades per la barrera de l’idioma fins que es varen re-descobrir pel professor Iijima, a les darreries del mateix segle.

    Aquestes i altres nanotecnologies, com els ful·lerens, varen créixer i millorar espectacularment a partir de començaments del segle XXI i s’encontraven al seu punt més àlgid quan va ocórrer “l’incident”. Sembla que no va ser casualitat, al cap i a la fi, que s’impliquessin tants recursos en aquesta direcció i que ara, fossin aquells nanomaterials els que constituïssin la base de la primera nau interestel·lar construïda: en els condensadors per l’emmagatzematge d’energia provinent del generador Penrose, el circuits superconductors, l’escut deflector de petits asteroides, el mateix elevador a l’estació...

    - Capitana, ens apropem a “Arthur” (l’estació havia estat nomenada Arthur C.Clarke en honor a l’autor de ciència ficció) – li va dir Markus, el seu segon i copilot de la nau, fent que Evelyn despertés dels seus pensaments i es concentrés en la missió que tenien per davant.
    El transbordador cap a la nau aguaitava l’arribada de l’equip en l’estació Clarke. No hi havia pressa, una empresa de tal magnitud havia trigat més de dos segles en completar-se des de que començaren els primers assemblatges i no es preveia un altre esdeveniment d’extinció massiva (ELE, per les seves sigles en anglès) fins d’allà a uns altres tres-cent mil anys.

    - Prepareu l’acoblament – va dir la capitana Evelyn.
    La civilització humana ja havia assolit el nivell I en l’escala d’evolució tecnològica de Kardashov a meitats de la 22ª centúria, però el pas que estaven a punt de donar era molt més important, significava el primer èxode interplanetari de la humanitat. Però Evelyn no es sentia de cap manera angoixada, s’havia preparat tota la seva vida per aquell moment.

    - De la "poyata" cap als estels! - va dir, avergonyint-se tot d’una; en el seu cap la frase sonava més grandiosa i menys artificial del que realment era.
    No obstant, no va haver cap rialla ni una entre els seus companys sinó somriures i mirades còmplices; l’anècdota de com va començar tot era més que coneguda entre aquella tripulació. Per primera vegada, una nau partiria cap als confins de l’univers a la cerca d’una nova llar, d’un nou futur.

    Casualitats

    Casualitats

    En Marc surt de classe cansat! Ha estat un dia molt intens i encara té moltes coses per a fer. És l’aniversari de la seva germana i l’esperen per sopar. També ha d’acabar una presentació sobre “El dimoni de Laplace” i ha de fer un classe particular. No sap com podrà amb tot! Positivitat, es diu a si mateix!
    -Eo! Marc, vine amb nosaltres, anem a fer unes birres, és dijous! Comencem a desconnectar! A més, és el meu aniversari! Avui convido jo!
    -Gràcies, però m’és impossible! Per molt anys! Per cert, avui també és l’aniversari de la meva germana!
    -Molt bé, Marc! Per cert! Vols participar amb nosaltres en un número de la grossa de Sant Jordi? Potser hi ha sort i aconseguim una mica de pasta per l’estiu. Volem anar a voltar-la per les illes gregues! Si vols pots afegir-te!
    -Gràcies, això de les illes gregues m’ho penso però lo de la loteria ni de conya! Prefereixo fer guardiola!
    -Flipo amb la gent que creu que es farà rica amb la loteria i al damunt ells, que són futurs matemàtics! No m’ho puc creure! Potser son una mica babaus! –Pensa.
    En Marc agafa el metro, camí de casa, s’asseu al vagó i es relaxa. Mentalment fa un esquema de la classe particular que ha de fer sobre probabilitat. Es diu a si mateix:
    -Li parlaré d’en Laplace, un dels primers en formalitzar aquesta disciplina. Justament ara ho tinc molt fresc! Li diré que en Laplace i molts altres matemàtics de la seva època van estar a punt de ser exclosos de l’església per exposar certes idees sobre probabilitat. Que vol dir que si tirem una moneda 1000 vegades sortiran aproximadament 500 cares i 500 creus? Si Déu vol sortiran 1000 cares! Déu decideix el que passa! Què és això de l'atzar?
    -Li explicaré aquests fets històrics, per començar; ah! També li parlaré dels jocs d’atzar, li diré: - Saps que la probabilitat de fer sis encerts a la primitiva és de 1 entre 13.983.816 i si volem el reintegrament és de 1 entre 139.838.160? A més li diré:- Tenir el número de “LA GROSSA” és com tenir un cabell del teu cap, una gota de la teva sang o escollir un batec del teu cor en un dia. També li diré que la probabilitat de que passi tot això és molt petita, però no zero, i per tant...
    En Marc aixeca la vista, vol saber per quina parada va. Ups! Fixa la mirada en una noia rosa recolzada a la barra del vagó. -És la Marta! La meva ex, millor que no em vegi, no crec que li faci gaire gràcia saludar-me, glups!-pensa. S’aixeca mirant cap a l’altra banda, dissimulant, camina unes quantes passes fins l’altre vagó i: -Oh! La Mireia, una altra de les meves ex, impossible!- No m’ho puc creure! A més la Mireia avui fa 22 anys, com la meva germana, sempre celebraven l’aniversari juntes. L’ hauria de felicitar? Crec que no! Potser em fa una bufada! Millor marxo.
    En Marc pensa en baixar, tot i que no ha arribat a la parada; nota uns copets a l’esquena, es gira i:-Ups! La Berta! La companya de classe que més li mola: - Hola Berta, que fas per aquí? – Avui no t’he vist a classe!
    -No – li diu la Berta. -Avui és el meu aniversari i he decidit prendre’m el dia lliure, ara vaig amb uns col·legues a dinar, t’apuntes Marc? -Crec que m’agradaria molt!
    -Ah!, oh!, si!, val, gra, gràcies, felicitats! No puc, però m’encantaria! Ara he de baixar, ens veiem!- contesta en Marc molt nerviós i amb les galtes ben vermelles.
    Surt del metro i s’afanya per arribar a casa, ha de fer la classe particular i després té el sopar a casa de la seva germana; es sent desconcertat i alterat; a més, ha perdut una oportunitat bestial; la Berta semblava interessada en ell! Uf!
    Va a fer la classe i el rep l’adolescent amb un somriure d’orella a orella. – Marc, avui és el meu aniversari, i també el del meu pare, vols un tros de pastís?, així la classe serà una mica més dolça, no et sembla? – Ah! Et presento la meva cosina, la Mònica, ha vingut per celebrar els aniversaris.
    En Marc no s’ho pot creure, la Monica, una altra de les seves amigues especials! Increïble! Possible? Probable? La Monica li clica l’ullet!
    Sis aniversaris de coneguts en un mateix dia, quatre amigues especials davant els seus ulls en menys d’una hora...Increïble.
    De nit, assegut al seu escriptori, davant l’ordinador intenta concentrar-se en les teories d’en Laplace. Un cabell rinxolat li cau sobre el teclat, l’agafa, se’l mira, inspira i es diu: - Segueixo pensant que els meus companys son uns babaus, no vull comprar loteria!

    Colonització

    Colonització

    Qui m’hauria dit a mi que seria l’últim, el darrer, el supervivent... Perquè?
    Uns pocs van ser l’inici de tot. D’això ja en fa moltíssimes generacions. Però vam arribar a ser-ne milers de milions. Va costar, però en els millors moments teníem el control gairebé absolut dels recursos, ens expandíem pràcticament per on i com volíem. Poc o res ens limitava. I tot i que sempre sortien escèptics que auguraven temps pitjors, llavors ni l’augment de la temperatura ens limitava l’expansió.
    I dificultats n’hi va haver. Els nostres predecessors vivien a l’espai exterior, en petites comunitats. Però sobreviure consistia en reservar energies i esperar un cop de sort... que finalment arribà en forma d’impacte. El roc -com anomenem al vehicle d’entrada- va penetrar amb prou força com per deixar un primer caminet d’entrada. Moments durs. La nostra vida en aquell moment penjava d’un fil. La més mínima precipitació química a la superfície hauria acabat amb nosaltres. Fins que no ens vam poder endinsar suficient en el nou territori, aquell risc sempre va ser present.
    Vam anar fent, en gran part perquè el primer contacte va ser millor de l’esperat i perquè les condicions eren òptimes per nosaltres. En aquelles terres ja n’havien arribat d’altres com nosaltres, que semblaven viure en sintonia amb els locals. Nosaltres teníem un altre tarannà i vam aprofitar mentre els indígenes no ens identificaven com una amenaça. Només vam haver de posar una mica de colzes per fer-nos un lloc.
    Però allò va ser un miratge. Ben aviat se’n van adonar i ens van atacar amb tota l’artilleria. Estaven, evolutivament parlant, molt més avançats. O com a mínim la seva complexitat i la de l’entorn, així ho denotaven. Nosaltres érem més simples i molt més petits. Però n’érem molts. I això va ser un dels factors que ens va permetre aguantar les primeres càrregues.
    Més o menys al mateix temps, l’ambient va començar a canviar. La temperatura augmentava i disminuïa en patrons prou cíclics, igual que ho feien la humitat i la generació de recursos. Nosaltres ho patíem, certament, però tampoc era la situació perfecta pels nostres atacants. Cada cop eren més i envestien amb menor convicció.
    Un cop adaptats a aquelles condicions, també vam aprofitar-ho. El nucli feia l’energia suficient per impulsar un flux polsant pels canals que irrigaven tot aquell món humit i càlid, navegant-hi podíem arribar a tot arreu, conquerint més i més zones. Cada una amb les seves condicions i característiques pròpies. Algunes millor per nosaltres, altres pitjors. Fins i tot n’hi havia algunes que ens han estat impenetrables fins al dia d’avui...
    Encara que l’índex de regeneració i la qualitat dels recursos baixés, n’hi havia de sobres. Alguns deien que s’acabarien, però les provisions eren realment ingents. La qualitat anava empitjorant, però era suficient per abastir-nos i seguir creixent. Tot anava bé, vivíem en l’època daurada i la població creixia gairebé de forma exponencial. Però no fèiem bé les coses. I se’ns va voler castigar.
    Del mateix exterior van arribar. Una darrera l’altra. 10 plagues. Sense explicació racional, sense motiu aparent, sense lògica que ho expliqués. Ens impedien multiplicar-nos i vam quedar estancats en un nombre limitat durant un bon temps. Altres directament ens mataven o ens deixaven completament a la vista i a disposició dels defensors locals. La primera va arribar sola. No ens va afectar gaire. Després van arribar les altres. Seguides i solapades. Els efectes es combinaven. Un còctel mortal.
    Alguns vam anar trampejant les situacions. Però cada vegada en sobrevivíem menys. Això si, ja diuen que el que no et mata et fa més fort. Els que vam quedar ens vam tornar més i més resistents. Resistents a tot.
    Vam poder recuperar posicions i repoblar zones perdudes. Amb l’esperança que difícilment res podria acabar amb nosaltres.
    Però ja era tard. L’equilibri funcional, la homeòstasi d’aquell entorn, havia quedat tan desajustat que començà un verdader apocalipsi.
    Els locals, a la desesperada, ho atacaven tot. Sense discernir entre el que era seu i el que no. La temperatura pujava i baixa de forma extrema. El característic flux polsant de tots els rius i afluents, llavors carregats de toxines, s’accelerà. Cada cop hi havia menys oxigen. Tremolors. Volcans que emergien en una superfície que canviava de color... Autodestrucció.
    Finalment tot va acabar, tot es va aturar. Ja res fluïa. El nucli central, ja no bategava.
    Els crítics tenien raó. Havíem abusat d’aquell entorn. Ho havíem provocat, ens ho havíem carregat tot nosaltres. Havíem acabat amb la vida d’aquell mon.

    Contrarellotge

    Contrarellotge

    Contrarellotge. Memòries d'un pió.
    Reunits amb un cafè entre les mans, els físics del CERN decideixen obrir la carta que d'una manera misteriosa algú ha aconseguit lliscar entre els intricats passadissos del laboratori i dipositar a la seva taula.
    Massa intrigats com per obvier la missiva, massa espantats per fer pública la seva arribada sense una anàlisi detallada del seu contingut.
    Serà una broma de algunno dels becaris?
    En qualsevol cas decideixen obrir-la en la més estricta confidencialitat. Tots els científics presents han signat el document amb algun comentari jocós però la veritat és que estan realemnte emocionats davant el misteri que podrà descobrir-se a l'obrir el sobre. El silenci es pot tallar.
    Comença la lectura.
    “Contrarellotge. Memòries d'un pió.
    La meva vida és massa curta i massa atrafegada. Des que vaig néixer he hagut de córrer molt ràpid, cada vegada més ràpid donant voltes al voltant de uncircuito anomenat accelerador.
    Com tots, jo vaig néixer per morir però hi ha molta gent que em vol conèixer; en realitat no sé quin és el motiu pel qual els va resultar tan interessant però és molt agradable saber que ets important per algú.
    Molta gent em observa amb uns aparells electrònics molt complicats i comenten entre ells moltes coses sobre la meva. Jo penso que massa tenint en compte que sóc molt petit i viu bastant poc.
    Algú m'empeny constantment, més aviat alguna cosa m'empeny constantment i em fa córrer molt de pressa sense finalitats que jo sàpiga. Això és el pitjor de la meva vida, és molt monòtona, tot el temps tornant al mateix punt i amb la mort trepitjant els talons.
    Tot d'una noto que deixen d'empènyer; per una banda és meravellós no haver de córrer i poder descansar una mica però no tinc temps de pensar-ho molt perquè començo a notar que la vida se m'escapa ... és la fi.”
    Els científics del CERN commoguts davant el sublim del secret descobert es posen drets i aplaudeixen llargament en honor del pion.
    Ha viscut més dels que nngún altre pió ha pogut mai imaginar però tot i així ... la vida és massa curta>; suficient perquè la humanitat hagi fet un pas molt llarg gràcies a la seva carrera. Ha aconseguit donar voltes tan ràpid que fins al propi Einstein es sorprendria i ha pogut prolongar la seva vida més que cap altre pió però tot té un final i el seu havia arribat.
    Descansi en pau. Gràcies pion.

    Converses llunàtiques

    Converses llunàtiques

    - Fa uns dies llegia un article sobre la irreverent idea de realitzar una missió espacial amb una tripulació formada exclusivament per dones.
    - Ja hi tornes … i què en vas treure?
    - Sembla que ens ha costat 50 anys d’exploració humana a l’espai per adonar-nos dels avantatges d’incloure consideracions de gènere en el disseny de les missions i investigacions.
    - Em sembla que estic for d’órbita...
    - Les dones són més lleugeres. Això és una raó de pes.
    - Ara, me’n justificaràs que estigueu sempre a dieta…
    - Més que de pes. No només cada kilogram a desplaçar suposa un alt cost en energia, sinó que també el té la quantitat de menjar, oxigen i aigua que consumeixen.
    - Sí, vosaltres molt sovint mengeu menys…
    - I, al mateix temps, un menor consum fa que la quantitat de residus sigui menor.
    - Se segueix decantant la balança…
    - De fet, és conegut que els efectes físics d’un estada a l’espai són importants.
    - Sí, la pèrdua de massa muscular!
    - En ingravidesa, diria que “Más vale maña que fuerza”. I la força mental. En llargs períodes aïllament, com a l’Antàrtida, sembla que les dones tenen més aguant.
    - És que quan baixa la testosterona…
    - A l’espai també hi ha baixades en el sistema immunològic. Però, sabies que els problemes de visió que dels astronautes són significativament menors en LES astronautes?
    - Això sí és un bon avantatge…
    - Per no dir que si es tracta de colonitzar, vull dir, habitar, una altre planeta, es requereix el sí d’una dona per a la procreació.
    - I, en canvi, suposo que els espermatozous simplement els podem “envasar” …
    - Ara si que m’has sorprés, aplicant la perspectiva de gènere!
    - Mira, a la CNN están dient que la missió Artemis de la NASA està pensada per a que sigui una dona la que trepitgi la Lluna!
    - Per primer cop…

    Crisi energètica

    Crisi energètica

    Ens imaginava herois però vam ser escridassats. Sempre vaig pensar que la gent apreciaria els nostres èxits perquè serien útils a la societat com ho van ser les ones electromagnètiques i l'electricitat. Però la crisi va arribar, els diners van deixar de fluir i es va imposar l'anomenat pragmatisme. Els diners privats es van retirar esperant millors temps. Els diners públics es suposaven un bé valuós que només s'utilitzaria en el bàsic: sanitat, educació, infraestructures fonamentals, ... La investigació era vista com una aposta a la ruleta, com una inversió arriscada. L'escalfament global no era prioritari, calia salvar el dia a dia, què importava en aquell moment el que passaria en uns anys? Ja s’arreglaria al seu moment. No entenien, no els entenia.
    Per cinc anys havien investigat com millorar el rendiment de les cèl•lules fotovoltaiques multicapa. Sota aquest epígraf es condensava una recerca incansable per aconseguir un canvi en el paradigma energètic que obriria la possibilitat per a l'obtenció d'una quantitat d'energia elèctrica que justifiqués plenament la inversió en cèl•lules fotovoltaiques com a suport de la necessitat energètica mundial. No obstant això, si bé la naturalesa va necessitar eons per desenvolupar la fotosíntesi gràcies a milions de combinacions i fracassos abans de coronar l'èxit d'un sistema que permetés la captació de la llum per a la seva conversió en energia química, la societat demana resultats immediats. Una celeritat que la crisi va agreujar.
    Maria va ser la primera a marxar a l'estranger. Anava a Suècia a continuar les seves investigacions sobre la fotosíntesi. Mitjançant enginyeria genètica havia aconseguit millorar el rendiment del procés i així augmentar la capacitat de captar CO2 atmosfèric. En certa manera, els nostres treballs tenien un objectiu comú, alentir l'escalfament global. Però, a Suècia, on valoraven la seva experiència investigadora en el camp, formava part d'un equip amb un objectiu més definit, augmentar el rendiment de les collites.
    No va ser un cas aïllat. La l'accelerador de partícules ALBA també va patir una frenada als seus programes d'investigació. A més alguns dels meus amics van haver de canviar d'aires, alguns a sectors productius totalment diferents.
    Però el que em enfonsava més cada dia no era la possibilitat de ser la següent a la llista, era la incomprensió de les amistats fora de l'àmbit laboral. A les converses calidoscòpiques que s'entaulen amb l'excusa de prendre unes canyes, el tema no es podia defugir. Jo, òbviament, era una defensora de mantenir pressupostos, si no ampliar-los, per a la investigació científica, perquè era fonamental si volíem el desenvolupament de la nostra societat futura. "Tingueu en compte, que quan l'home mira a l'espai no es delecta simplement amb els fascinants fenòmens que hi tenen lloc. Intenta conèixer el seu funcionament i ja se sap que un perill conegut és més fàcil d'afrontar ". Les contestacions no eren molt variades. "Però, mira Júlia, quina probabilitat hi ha que ens caigui un meteorit i ens destrueixi? ¿I que una supernova ens arrasi amb el seu vent electromagnètic d'alta energia? Hi ha temes més urgents en la nostra societat. "Jo intentava argumentar la meva posició:" Tots tenim clar que la supervivència és el més important de la nostra existència. Però com a éssers humans, hem desenvolupat una única manera de pensar, que ens permet fer plans més enllà del present, tenim una insuperable capacitat d'utilitzar els nostres coneixements no només per resoldre problemes sinó per preveure'ls al futur i poder dissenyar solucions per resoldre'ls o impedir que arribin a succeir ". Llavors sempre hi havia algú amb un aire de suficiència que no necessitava de més raó i responia "Que puguin arribar a succeir no vol dir que haguem de resoldre-ho amb tanta urgència com aquesta crisi econòmica". I es donava per acabada la conversa.
    Jo vivia impotent i angoixada la situació, la manca de suport no només econòmic i, sobretot, moral. En realitat, em preocupava més que s’abandonessin investigacions que podien ajudar a comprendre i pal•liar l'augment de l'efecte hivernacle que el meu propi lloc de treball.
    Però llavors van aparèixer les tempestes. En aquella tardor infausta diversos episodis de precipitacions intentes van assolar el país. Zones inundades i greus danys materials foren el resultat d'aquestes borrasques profundes que vingueren del mar. Era ploure sobre mullat, el pessimisme es va transformar en fatalisme i semblava que la economia no s'aixecaria el cap. Però en aquell moment, va aparèixer la poderosa força de la por. El terror ha estat capaç de sotmetre a les masses davant un tirà, de moure a la turbamulta sense raó, però en aquest cas va ser la solució. Aquests apocalíptics fenòmens van fer que la societat els relacionés equivocadament (ja que és un procés a més llarg termini) amb un efecte directe de l'escalfament global. La fe en la ciència com a una solució va tornar.

    D.I.M.

    D.I.M.

    Qualsevol dels tres fets, per separat, hauria tingut ben poca o nul·la repercusió. El que va fer que aquell 2 de febrer fos un dia especial va ser que es van donar gairebé simultàniament. Que jutgi el lector la possible, o no, rellevància de la coincidència.

    Al despatx de la cap d’estudis, entra la Montse, la directora.
    - Noèlia, has llegit el que ens ha enviat el sonat de l’Ignasi? No té desperdici. Mira, mira, he fet una còpia en paper, tens cinc minuts?
    Benvolgudes,
    Potser heu vist, o us ha arribat, que aquestes darreres setmanes he estat fent moltes preguntes sobre la forma de comportar-se dels nostres alumnes. He estat perseguint antics tutors i consultant les fitxes de tutoria que any rere any heu anat omplint. Ara que, pràcticament, he trobat allò que buscava, us vull explicar el perquè.
    Fa 18 anys que em dedico a la docència. Al principi de la meva carrera, després de quatre anys a una escola de l’Hospitalet, vaig canviar de centre i vaig anar a petar a Badalona. Era un lloc força diferent del que venia i mai vaig acabar d’adaptar-me. Un centre amb ínfules de centre d’elit sense ser-ho i en el que els alumnes estaven obligats a dir-me senyor Ignasi (us ho podeu creure?) i jo a corregir-los en cas que se’ls hi escapés el tuteig. Un dia, poc després de començat el curs, la reacció d’una alumna em va recordar vívidament un noi de l’antiga escola. Des d’aquell moment i de manera gairebé inconscient, vaig començar a buscar analogies entre els alumnes nous i els que havia tingut els darrers anys. Era una mena de joc que m’ajudava a combatre el malestar que em provocava la rigidesa d’aquella escola i el tedi que em produïa impartir una matèria que mai ha estat a l’horitzó dels meus interessos (ja coneixeu el meu delit per la tecnologia, oi Montse?). El cas és que una idea em va començar a rondar pel cap.
    Vaig fer un recull d’adjectius amb els que els docents solem qualificar als alumnes. Vaig triar-ne setze i vaig assignar quatre a cada un dels nens de la meva tutoria. Amb molts pocs ajustaments, els vint-i-sis nanos van quedar agrupats en divuit categories. Poques dades, vaig pensar. Vaig fer el mateix amb les altres tres línies de tercer i -oh!, sorpresa—van encaixar tots en les mateixes categories. El biaix de confirmació planejava sobre aquests resultats, així que vaig demanar a dos col·legues de confiança que fessin una classificació anàloga a la meva (sí, els vaig haver de comprar amb una mariscada). Va ser en aquest punt quan em vaig adonar que la semblança entre aquella noia i el meu antic alumne no va ser un fet casual. Els meus companys, per separat, havien fet una classificació idèntica a la meva. De les més de mil combinacions entre els setze adjectius, havien tornar a sortir les mateixes divuit. Era ja el mes de Maig, i la meva pèsima relación amb el cap d’estudis, en Pepe, Falconetti pels enemics, va fer que decidís canviar d’aires. Vaig anar a parar al vostre centre. I aquí arriba la part final de la història. Sou, companyes, les primeres en conèixer un descobriment que farà trontollar els fonaments de la psicología humana.
    El segon dia d’estar a l’institut, un nen molt baixet va escopir al mig del passadís. Quan li vaig recriminar la seva acció, em va mirar amb un somriure burleta i va seguir caminant com si jo no existís. De seguida em va recordar al Porreres, potser l’alumne més baixet i més malparit que he tingut mai. Aquí el meu cap es va disparar. Hi hauria alguna relació entre les categories de comportament dels alumnes i la seva alçada? No em va ser difícil esbrinar les alçades de tots els alumnes de tercer. Més feina m’ha costat situar-los en alguna de les divuit categories, però gràcies a la gran feina dels antics tutors, i a la meva pesadesa preguntant, finalment ho he pogut fer. Us explicaré amb calma els resultats, però us anticipo que si ordeno els alumnes del més baix al més alt, les diferents categories es van succeint, una a una, sense repetir-se, fins arribar a l’alumne dinou, que coincideix amb el primer. I a partir d’aquí, el patró es repeteix, exactament en el mateix ordre. I a partir del trenta set, torna a començar. No és increïble? El tema és que em desquadra de tres alumnes. Però què són tres alumnes entre gairebé 120? I mireu, no descarto que abans de Nadal es matriculin tres alumnes nous. I compte! Un serà un alumne modèlic, però els altres dos seran uns peces importants. Fins i tot, us podria fer una predicció de la seva alçada!
    En parlem noies, gràcies per llegir-me.

    Al despatx del Quique, el secretari. Parla amb la Maria, la seva má dreta.
    -Ens venen tres nenes noves Maria. A veure. Dues venen rebotades d’un altre centre. A finals de Novembre, no t’ho perdis. Quines n’hauran fet... L’altre és un canvi de domicilio, conec els pares, és un bon fitxatge...
    A les escales de l’institut l’Ignasi puja cap a classe. Va rumiant en el tema nou que els ha d’explicar...Taula periòdica, com fer que les bestioles s’interessin per una cosa tan teòrica...?


    El cicle de l'aigua

    El cicle de l'aigua

    L’hora del bany per l’Alex ha arribat,
    perquè tota la tarda a futbol ha jugat.
    Ha d’omplir la banyera per quedar ben net,
    i no es pot oblidar del seu estimat aneguet.

    Després d'estar en remull una bona estona,
    treu el tap de la banyera i aleshores s'adona
    que l'aigua s'esmuny per un forat,
    deixant-lo, pobret, molt preocupat

    És aleshores que una pregunta li ronda pel cap.
    - On va a parar l’aigua?- Demana al pare si ho sap.
    - És molt interessant això que has dit,
    una bona pregunta per algú tan petit.

    - A veure, digue'm si ets capaç d'imaginar-te,
    on va tota l'aigua després de banyar-te?
    - Jo crec que aquí no en queda ni gota,
    perquè se la queda el veí de sota.

    - Ens caldrà fer una investigació,
    per resoldre aquesta qüestió.
    Demà anirem a la biblioteca quan es faci de dia
    i comprovarem si és correcta la teva teoria.

    L'endemà arriben a la biblioteca ben aviat.
    És tan d'hora que no hi ha ni un gat.
    La bibliotecària els dirigeix a un extens prestatge,
    on segur que del cicle de l'aigua trobaran alguna imatge

    En un llibre de ciència molt interessant hi diu,
    que l'aigua va a parar al mar a través d'un riu.
    Explica també que l'aigua que fuig de la banyera,
    arribarà al mar gràcies a una extensa claveguera.

    Amb aquesta recerca ha trobat evidència
    del camí que fa l'aigua segons la ciència.
    L’Alex reconeix que estava totalment equivocat.
    Ara ja sap que el veí de sota no se l'ha quedat.

    Està tan orgullós del que avui ha descobert,
    que va corrent a explicar-li al seu amic Albert.
    I mentre aquest l’escolta totalment bocabadat,
    nosaltres podem dir que aquest conte s’ha acabat.

    El dia que el cel va pedre el seu color

    El dia que el cel va pedre el seu color

    El dia que el cel va perdre el seu color les nostres vides van canviar de manera irreversible.

    El color del cel és degut principalment a la composició de l'atmosfera. Les molècules d'oxigen i nitrogen que constitueixen gairebé la totalitat de la seva superfície protagonitzen un fenomen físic anomenat dispersió de Rayleigh. El blau que es pot – que es podia – apreciar al cel n'és – n'era – el resultat. És per aquest motiu que el canvi del color del cel no es redueix a una simple curiositat física, sinó que té una transcendència molt major. És per aquest motiu que el dia 17 de maig de 2031 es convertí en la data més important de la història de la humanitat.

    La foscor va prendre el paper protagonista un dijous qualsevol i decidí ocupar-lo durant tres dies. Els tres dies més foscos que la nostra espècie ha viscut fins avui dia – i, segurament, viurà. La seva presència no era estàtica, tenia una finalitat. 72 h foren les necessàries per absorbir el color blau cel, després de les quals marxà i deixà com a signatura un nou color. Des d'aleshores, cada dia vesteix el verd. I, des d'aleshores, la població sobre la superfície de la Terra es reduí considerablement – concretament, en la seva totalitat.

    Durant les primeres 24 h s'apreciaren canvis lleugers en el comportament atmosfèric. Aquestes alteracions es van atribuir a diferents causes meteorològiques relacionades amb les variacions de pressió i temperatura que l'alta contaminació causava. I és que durant més de 20 anys científics i personalitats d'arreu del globus terrestre avisaven i intentaven conscienciar a la població de la importància vital de reduir l'emissió de certs tipus de gasos a l'atmosfera, de dur a terme una millor gestió de residus i de buscar alternatives en les formes d'obtenció d'energia o de transport. Missatges que guanyaven en èmfasi i difusió a mesura que governs i grans corporacions internacionals els recolzaven. Entitats que invertien una considerable suma de diners en noves estratègies de màrqueting relacionades amb el medi ambient i que es reduïen a això: instruments per augmentar les vendes. Governs que utilitzaven la narrativa com una eina de control de masses... I tot i que la majoria de persones prenia les mesures que estaven en les seves mans per col·laborar amb la causa, això no s'apropava a ser suficient. Fet totalment comprensible si es té en compte que són aquestes organitzacions que s'aprofitaren de la situació les principals causants.

    Durant el segon dia la concentració d'oxigen en l'aire disminuí fins a assolir nivells al voltant del 15%. És aquí on es començà a observar la catàstrofe. I és aquest divendres dia 16 quan s'envià l'últim carregament de provisions des de la Terra. Durant les que van ser les 12 h més importants de la supervivència de la raça humana a l'Univers, personalitats de tots els països es reuniren per decidir, a contrarellotge, en quines 150 tones dipositaven tota esperança. La colònia marciana que feia només 6 mesos s'havia establert a Cassini i que no estaria preparada per sobreviure independentment durant, almenys, 10 anys més, hauria de fer-ho amb 150.000 kg d'equipament a partir d'aquell mateix moment.

    Els últims 1440 minuts de vida a la Terra van ser catastròfics. La concentració d'oxigen començà a disminuir vigorosament i les dificultats per respirar s'accentuaven en tota la població. Es podia apreciar la desolació en les cares desfigurades dels cossos que un es trobava pel carrer. La falta d'aire que havien patit en els seus últims instants quedava permanentment marcada perquè tothom es pogués fer una idea de com seria el seu final. I no hi havia forma d'evitar-ho. I l'extinció de la vida al planeta que la va veure néixer tingué lloc.

    Des d'aleshores, les jornades laborals al planeta vermell són de 18 h i l'esforç que fem per mantenir la nostra existència sobre la superfície – o més aviat, dins la superfície – de Mart s'ha cobrat ja alguna vida. Aquesta és la primera història que s'explica a tots els nens nascuts aquí. La primera història que aprenen i que graven al seu cervell. La història que taca de color verd també el seu cel, encara que no sigui blau. Perquè si hi ha una cosa que un nen no vol, és que li prenguin el color al sostre de la seva imaginació. Des d'aleshores ens reunim cada dia i recordem les últimes imatges vives que vam rebre de la Terra. Memoritzem les cares que posen cadascun dels nostres companys quan recorden com després de la desolació, en marxar la foscor, va néixer el color que es considerava característic de la gespa tallada i molla. El color que es convertí en el naixement d'una nova societat.

    El mirall de la natura

    El mirall de la natura

    Dos de maig. Després de 500 anys, puc obrir els ulls durant uns moments i fer una ullada al món. Què hi veig? Ni rastre dels Medici a Florència, ni dels Sforza a Milà ni el rei a França. Només el Papa continua regnant. Però, què canvia! Porta una simple creu de metall. Que modest. I sí, aquest cortesà presumit Buonarrotti va acabar de pintar la capella. Sembla que a la gent els agrada. Jo mai no podria simpatitzar amb aquesta glorificació del cos humà. Supèrbia.
    Encara s’enrecorden de mi? I tant! Exposicions a tot arreu, llibres, documentals, conferències, visites guiades. També a Alemanya, Anglaterra i Polònia. Però mai no hi he estat. I els meus quadres? La Gioconda exposada en un palau reial! I davant de la imatge hi ha persones amb pals sobre els quals es munten petits aparells. Els seus somriures no guarden cap secret. Del meu nu Joan Baptista ha fet un Bacus, cobrint la seva nuesa. Aquests puritans. A Santa Maria della Grazie, el pigment es desprèn. Ho sabia, no volia un fresc. Per a colors i contrastos intensos, cal pintar amb oli. L’art és efímer, perquè també forma part de la natura. Però, en canvi, El Sant Sopar ha estat restaurat diverses vegades. La batalla d’Anghiari - va desaparèixer! Per això, sóc als museus a Munic, Cracòvia, Sant Petersburg, Washington. I a Abu Dhabi? Però no vaig pintar el “Salvator Mundi”! Se’n pagar 400 milions de ducats. Ha, ha.
    Però, què diuen de mi! Uomo universale? No, sempre vaig ser un marginat. M’han insultat com a herètic, que no reconeix el poder diví (sí, és veritat!). Jo, de totes les persones, l’encarnació del Renaixement? Això fa mal. Com menyspreava aquells humanistes parlant llatí, aquells admiradors desprevinguts de la antiguitat, enamorats de les seves pròpies paraules doctes!
    Jo, un geni universal? Ximpleries, ximpleries. Jo era pintor, pintor, pintor. O pintor-filòsof. Potser fins i tot pintor científic. La meva eina més important no era el pinzell, sinó l'ull. Del veure s’arriba a la comprensió. Clar, no amb la mirada fixa, sinó amb una visió exploradora i comparativa. L’únic professor és la natura, cal estudiar-la. I la mà del dibuixant la representa. El pintor es converteix en el mirall del món. Sant Jeroni, Ginevra Benci, Cecilia Gallerani - la pintura és capaç de retratar l’interior de l’home. Els seus sentiments, desitjos i pors ocultes. Ja ho veig, han inventat la psicologia per a això. El pintor observa com flueix l’aigua i quins camins cava. I, per tant, el pintor sap com construir les preses, canals i ponts. Dibuixant ell també entén com creixen les plantes, la morera, l’ornitògal, el roure pènol. I sí, també pren el bisturí per veure-hi sota la pell, descobreix les quatre càmeres del cor humà, el curs del torrent sanguini, l’estructura de l’úter. Mirant l’ermini l’observador pot endevinar els ossos petits i les fines venes sota la pell blanca.
    Jo, precursor de l’ecologia? Potser. No menjar res on hi fluís la sang: aquest era el meu lema. Avui tothom menja carn. Perquè és tan barata? Tot i així, hi ha restaurants per a vegetarians a tot arreu. Que estrany. L’home és part de la natura. Ell esdevé vell i arrugat mentrestant ella produeix i destrueix constantment. Bonic i lleig, bo i mal. Aquestes categories li són alienes.
    Jo, guardià dels secrets ocults? Ben al contrari! Sí, escrivia en escriptura en mirall. Però només perquè era esquerrà i per a mi era molt més fàcil. Avui es guanya diners amb el meu nom. “El codi Da Vinci”, un llibre ple de teories absurdes de la conspiració. Com odiava els alquimistes i altres traficants dels secrets, que en realitat no entenien res de la natura, perquè buscaven la veritat en textos antics. Almenys aquells defraudadors miserables han desaparegut.
    Jo, el pioner dels enginyers? Massa honor. Sempre he volgut entendre la natura, no canviar-la. Què és aquest soroll? Allà, un helicòpter! Impressionant. I allà - ha! - dues rodes connectades per una cadena. Bicicletes s’anomenen ara! Ningú ha entès la ironia dels meus dibuixos de màquines. No és òbvia? A les enormes màquines de guerra, l’home es converteix en una mera roda de dentadura. Profecia complerta.
    Una última mirada. Sempre desconfiava de la paraula i de la seva ambigüitat. Volia capturar el món a través d’imatges. Quadres, dibuixos, croquis i mapes plenes de moviment i vida. Cal dibuixar les petxines fossilitzades per entendre com aquestes criatures marines van arribar a les altures dels Apenins. Però ara m’han dividit. Els meus quadres es troben en museus d’art, les meves màquines imaginades es recreen en museus de la tècnica. La ciència i l’art es separen? Em sembla un camí equivocat. Acluco els ulls de nou. D’aquí a 500 anys ens tornarem a veure.

    El petit Joan

    El petit Joan

    Vaig percebre caure el cap endavant contra la meva voluntat durant uns segons, pot ser ni això, però van ser els necessaris per encendre les rialles de les dides de la sala A. La son m'estava guanyant la batalla. L'infant no se'n va adonar i seguia mamant amb tranquil·litat, els ulls clucs i una de les seves petites mans acariciant el meu pit esquerre.
    - Maria hauries d'anar a preguntar-los si això és normal - em va dir amb una veu suau i empàtica la Rosa tot recollint-me un dels cabells a sota la còfia.
    Mentre sentia com se m'estrenyia la gola pensant que tenia raó, jo em repetia allò que el doctor Olivares em va dir a l'inici, és pel bé de la ciència, és pel bé de la humanitat.
    Aquella tarda, rodejant de nou l'edifici roig i imponent que acollia en Joanet als matins, contemplava aquella gent que podia entendre el món més enllà del que veia jo. Aquella gent que sortien als diaris, dels qui em parlava el pare i em va fer despertar la curiositat per la ciència. Em retornava al passat on dia darrere dia ell cançonejava allò de si no fos perquè no tenim ni per menjar, si no fos perquè no entenc de lletres ni números, si no fos... si no fos perquè la vida no li fou justa, podria haver estat entre aquella gent que mirava al cel i entenia d'estrelles. I jo potser també.
    Vaig esperar com de costum a l'esglaó de dalt de tot del pavelló D. Allà, assegut a terra hi havia un jove que em va saludar aixecant el cap. El vaig respondre de la mateixa manera i me'l vaig mirar de reüll. Tenia uns fulls blancs plens de gargots incomprensibles per mi i els anava girant cap a un costat i l'altre com si també fossin incomprensibles per ell.
    No van passar més de dos minuts i la porta de davant nostre es va obrir i va sortir de dins la doctora Ortiz amb en Joanet plorant als braços. Me'l va passar, em va precipitar un fins demà i, quan estava a punt de tancar la porta, dels meus llavis van començar a lliscar paraules:
    - Disculpi doctora Ortiz, alguna cosa no va bé. En Joanet no dorm. Tremola sovint, inclòs xiscla molt. Viu atemorit.
    - És pel bé de la ciència senyora Maria, pel bé de la humanitat. Fins demà - Em va etzibar, es va donar la volta i va tancar la porta.
    El noi dels papers indesxifrables em va cridar l'atenció i fluixet em va dir:
    Demà vingui trenta minuts abans que de costum.
    Desconec perquè, però vaig afirmar amb el cap.
    L'endemà vaig sortir de l'hospici tan ràpid com vaig poder i, allà, a l'hora encomanada el dia anterior, m'esperava el jove dels papers.
    - Vingui- em va dir.
    El vaig seguir fins a una porta situada ben bé sota les escales. El jove va obrir-la suaument i, tanmateix, aquesta va grinyolar.
    - Ara no hi trobarà ningú, vagi endavant fins no poder més i, aleshores, posis de quatre grapes i segueixi pel passadís de l'esquerre fins que vegi entrar claror d'una petita finestra.
    Vaig fer el que em va dir i això em portà per un passadís buit envaït pels xisclets d'un nadó i l'olor ofensiva a resclosit. La vista es va habituar ràpid a la manca de llum fins a arribar a prop de la finestra que el jove havia anomenat. Quan el cor se'm va calmar, em va deixar sentir els plors amb més intensitat i em vaig sentir prou valenta per mirar-hi dins. Lentament, em vaig posar de genolls, allò em permetia deixar el nas sota la finestra. I aleshores, immediatament, vaig deixar de respirar, dels ulls van començar a brollar llàgrimes i la boca de l'estómac volia esputar àcid. A l'esfereïdora escena hi havia en Joanet entre el plor i el xisclet, atemorit, implorant sense mots ajuda, estirat al terra del laboratori. La doctora Ortiz prenia apunts, el doctor Olivares se'ls dictava.
    - Meravellós, Helena, meravellós! La gallina dels ous d'or! Molt millor que la immunda proposta d'en González. Hem aconseguit posar la conducta emocional sobre una base científic-natural. Ja no cal el so estrident, tampoc la rata! Amb l'os de peluix n'hi ha prou.
    La por em paralitzava el cos, no em permetia entrar dins l'habitació mes el cap va saber que fer.
    Vaig girar cua de la mateixa manera que havia vingut, acompanyada d'un nou sentiment fruit de la ràbia i la culpabilitat.
    Amb el foc controlat i les llàgrimes eixugades, vaig recollir en Joanet puntual.
    -Fins demà - digué la doctora Ortiz.
    -Fins demà - vaig respondre fredament.
    Vaig abraçar el meu fill intensament i, a cau d'orella, li vaig xiuxiuejar:
    - Ni per la ciència ni per la humanitat.

    El quart genet

    El quart genet

    Han cancel·lat la roda de premsa i els investigadors estan a punt de marxar. La data del pròxim congrés de malalties infeccioses no es decidirà fins a trobar una seu segura. Mentre vigilo la porta del darrere, teclejo la notícia a la tauleta. Llavors els veig abandonar l’edifici i dirigir-se cap als autocars que ens portaran a l’aeroport. Com ells, em poso la mascareta. Escric el titular just quan creuem la sortida i la multitud comença a trencar els reixats de la zona de quarantena.

    El que costen els fills

    El que costen els fills

    Hui és el desé aniversari de la primera càpsula gestacionària, i la notícia digital celebra que milions de xiquets i xiquetes hagen nascut d’ençà mitjançant este mètode. La pantalla del telèfon em retorna alguns dels avenços que ha suposat este invent per substituir la gestació dintre el cos de les dones.
    La dona és vacunada amb una solució que congela les funcions de l’eix hipotàlem-hipòfisis-ovaris i anul·la la possibilitat de quedar embarassada sense afectar la resta de cicles hormonals. Sols quan decideix tindre descendència -si és que així ho vol-, inicia un tractament per revertir els efectes de la vacuna a fi d’extraure els òvuls, que conjuntament amb els espermatozous són necessaris per a la càpsula gestacional. Durant nou mesos el dispositiu regularà a la perfecció les condicions ideals per al desenvolupament de l’embrió i creixement del fetus. Ecografies en forma d’hologrames enviades als dispositius mòbils permeten als futurs pares i mares conéixer en tot moment l’estat del seu projecte. Eficiència, control i seguretat totals.
    Amb la popularització d’esta tècnica, moltes dones ja no han de menstruar. No ho necessiten. Han pogut acabar amb els sacrificis constants del seu cos per la pervivència de l’espècie. No es produeixen embarassos no desitjats ni discriminacions laborals per l’elecció de convertir-se en mare. El text conclou defenent l’empoderament a les eleccions femenines que la càpsula gestacionària ha aconseguit i es vanaglòria imaginant un futur ple de nous avenços per a elles.

    Guarde el mòbil i passe les parades que em queden fins al meu destí reflexionant sobre la notícia que he llegit. Si bé és cert que la càpsula fou una revolució absoluta en el nostre mode de vida, també és cert que la tecnologia té un preu que no tot el món pot assumir encara deu anys després. El govern del país inverteix molts recursos per tal de fer que el dret a la descendència es convertisca en una part del dret essencial a la salut, i poder així incloure el mètode de les càpsules al sistema de seguretat social. Però no sembla suficient.
    El control de la demografia comença a ser un problema urgent a tractar. La racionalització de recursos naturals a què la Unió Europea ens ha obligat pesa i molts dirigents no saben fer-ne una bona gestió. L’oposició guanya partidaris a dojo per tal d’imposar la vacunació contra l’embaràs i utilitzar les càpsules com a únic mètode per arribar al món. Creuen que sobra gent.

    Sóc comare i últimament tinc més feina de la que m’agradaria. Moltes dones han buscat quedar encintes abans que la política decidisca per elles què fer de les seues vides. Moltes no podrien ser mares si el veto al mètode natural entrara en vigor.
    Tanmateix, de qui sempre seguisc sorprenent-me és de les qui ho fan per voluntat explícita, lluny de les raons econòmiques. Són dones que elegeixen passar pels desgavells emocionals i els dolors físics que impliquen el fer espai al teu cos per a un altre cos. Elles renuncien a la seua vida, a les seues rutines, durant quaranta llargues setmanes, amb tots els seus dies i les seues nits. Algunes estan soles, cosa que ha de fer-ho més dur. Altres tenen algú acompanyant-les: una parella, un familiar, una amistat. N’he vist moltes que van començar amb algú i han acabat soles, davant la frustració i incomprensió dels qui no entenen per què no es dobleguen a les facilitats que la tecnologia ens ofereix.

    Hui assistisc al part d’una d’elles. Mai puc evitar estar un poc nerviosa. Encara que ho hem fet durant milers d’anys sempre hi ha risc que alguna cosa vaja malament. Som imperfectament humans i no ho podem tenir tot sota control.
    Al final el nounat plora, la mare plora i tot és ple de sang. Faig les cures al perineu de la mare, pensant les seqüeles que li quedaran de per vida, i a la fi gose preguntar-li:

    -El títol de mare no me’l dona només el meu òvul. He patit i m’he sacrificat per este nadó. He donat part de la meua vida per a crear una nova vida. I ara també és un poc la meua vida. Jo també he tornat a nàixer hui. -fa una pausa, somriu– Este lligam i el que ara sent estarà sempre amb mi. La càpsula no m’oferirà mai la humanitat d’este moment.

    M’acomiade i una frase em retruny al cap: temps al temps, la tecnologia no coneix final.

    Els dies grisos

    Els dies grisos

    —Mare, com era?

    —Com era què?

    —El món, mare.

    —El món era com és ara. Està al mateix lloc a l'espai, hi ha gent molt maca, com tu, i està format per les mateixes pedres i roques.

    —Això ja ho sé, mare. Jo vull dir, com era abans? Com era abans de ser gris?

    —Tenia una mica més de llum.

    —No m'ho crec. L'àvia m'ha dit que hi havia molta més gent que ara i que no vivien a les muntanyes aïllats sinó que tenien cases amuntegades, i vivien uns al costat dels altres. També m'ha explicat que jugaven al fut... fut...

    —A futbol...

    —Sí, això, a futbol, jugaven a la pilota en equips d'11 persones i que era tan divertit.

    —Sí, però això era abans de la sequera, abans que faltes l'aigua. Sense aigua, ja no es podia jugar com abans. Els grans també diuen que hi havia gent que buscava una solució a la sequera, els científics. De fet, aquesta era la seva feina i estaven molt a prop de trobar-la.

    —I què va passar?

    —La guerra.

    —Com va començar la guerra, mare?

    —Com sempre, com comencen totes les guerres. Tot i que aquesta vegada va ser una mica diferent. No va ser per territoris, diners o petroli. Va ser per l'aigua. Tot el món va canviar després de la sequera.

    —Per què va canviar?

    —Els països més poderosos ho van començar tot, atacant als més pobres per aconseguir la seva aigua. Però aquests van unir les seves forces, eren moltíssima més gent i van intentar arribar a Europa i als Estats Units per combatre aquells que els hi volien llevar la seva aigua. Van ser milers els que van morir a la frontera. I després es va acabar tot.

    —Després va ser quan el món es va tornar gris?

    —Sí, va arribar la foscor i ja no ha marxat. Per evitar que el seu enemic aconseguís travessar les fronteres dels seus estats, els països aliats d'Europa i els Estats Units van llançar bombes. Creien que aquestes bombes no tindrien conseqüències per ells o això és el que van dir, que serviria per evitar que els envaís l'enemic. El que no sabien és que l'enemic eren ells mateixos, les bombes que van llançar sobre les seves fronteres portaven compostos que van alterar les propietats de l'atmosfera i l’aire es va omplir de partícules tòxiques, que el van fer pesat, sec i fosc.

    —I va ser llavors quan vau venir a viure a les muntanyes?

    —Els que vam sobreviure sí, jo acabava de fer els 6 anys. Els bessons, els meus germans petits, no van poder suportar els canvis. Ja t'ha explicat l'àvia que tenien problemes respiratoris i, com ells, molts no van poder sobreviure... Els més petits i els més grans eren els més vulnerables i la població mundial es va reduir dràsticament, en qüestió de dies...

    —Si aquells científics haguessin pogut trobar una solució...

    —Tant de bo. Però, com en tot, els més poderosos eren els que podien decidir sobre el nostre destí. Els científics eren molt a prop, però no tenien els recursos suficients...

    —I van perdre.

    —I vam perdre, tots.

    —Mare, i com era el color verd del que parla l’àvia?

    —Com els seus ulls, però més intens. Els camps de futbol eren d'aquest color, les muntanyes els boscos, els camps... Ara, tot és gris. Els ulls, els boscos, l'aire.

    —Podrem tornar a tenir verd, mare? Encara existeixen científics com aquells?

    —Pot ser, fa anys que he deixat de pensar-hi, ja no recordo com era el verd, qui el protegia...

    —Jo te'l tornaré mare, els buscaré i et tornaré el verd.

    Ennegrit

    Ennegrit

    Quin dia va ser aquell? Sí home, aquell dia! Aquell dia on les hores eren pesades, amargues i tot semblava mesquí. No, no. No era el 25 de juny de l’any 2034; aquell 25 tampoc va ser gens lleuger però el sol va acabar respirant. El 25 del que jo parlo era gris, tirant a negre, més condemnant que presagiós. Ah! Clar, era aquell 25 on quasi puges al cel. Vas inflar els teus pulmons. Mes, només una pols obscura hi entrava: el teu pols ho va notar.

    En quedaven només cinc. Cinc dies més i per fi, podries respirar. Els teus músculs es relaxarien, els teus òrgans es mourien i les teves articulacions deixaren d’estar túmides. Enguany, tot semblaria llest per començar de nou. Només en faltaven cinc per obtenir una petita porció d’oxigen. El regal que tots els governs feien als seus joves menors de 30 anys. Una única i valuosa porció d’oxigen el dia del seu aniversari. La decisió havia estat presa just feia un any. Qualsevol pensaria que com a pares protectors del país, els governs prenien aquesta decisió com a mostra de la seva preocupació pel poble. La realitat no era tan afable: l’aire negre havia arribat als seus cors feia ja temps. Tu ja estaves fet, el teu cos quasi madur. Altres, no varen tenir tanta sort. Les seves adolescències es varen topar amb una mort prematura. Les seves infanteses no varen poder arrancar. Els seus naixements no van arribar. Tu amb 25 anys, aquesta era la teva oportunitat de tenir una mica més de temps.

    Mentre, tots aquests pensaments passaven pel teu cap. El cervell es debilitava a una velocitat accelerada i exagerada. Ja ningú es podia permetre el luxe de pensar. Només els del Grup dels Vuit podien gaudir d’aquest plaer. Totes les altres nacions havien estat obligades a no pensar i salvaguardar tots els seus esforços per sostenir-los a ells. En aquesta instància, la Fortuna t’havia abandonat. Tu continuaves al llit, no podies aixecar-te. Intentaves acostar-te a la taula per agafar el got, ennegrit per la impuresa del líquid que contenia. Cada cop que ho intentaves, més lluny estaves d’ell. Els teus moviments eren pausats i curts. No paraves de repetir la mateixa seqüencia de mots: “Només cinc dies més. Només cinc dies més”. Tot era feixuc. Tot el que podries haver fet, tot els petits gestos que t’haguessin ajudat ara, tot el que podries haver fet per evitar la teva mort.

    Dues revetlles més i tornaré a néixer, vas pensar. Ja ni podies moure els ulls. Estirar dels fils era una cruenta gesta. Un ull tornava cap a la dreta, mentre l’altre no era capaç de copsar-lo, no al mateix ritme. La mateixa problemàtica existia a la teva boca. Cada comissura tenia el seu joc particular, cap es posava d’acord amb l’altra. No hi havia cap altra opció: vas tancar els ulls. Semblava com si t’ofeguessis. Intentaves pensar en els edificis dels que parlaven els ancians, aquells dels que només podies veure els fonaments. Feia anys que no havies vist un edifici. De fet, mai n’havies vist un. Des de la finestra sempre t’esforçaves en endevinar-los. Els blocs, embolcallats d’una densa fragància a combustible, jugaven a fet i amagat. Uns dies, el bloc A empaitava el C, mentre que el B restava sol, aïllat en el seu núvol de pensaments. Semblava que el joc no tenia fi. A mesura que els dies passaven, els edificis volien jugar amb ells mateixos, evadir-se de tots els demés. La omnipresent boira era allà per ajudar-los en el seu desig d’evasió.

    El pare entrà a l’habitació. Ja feia massa anys que ell no tastava un poc d’aire pur. Dècades sense un respir tranquil, no atrafegat. Sempre quelcom obstaculitzant els seus records. Amb recança, s’assegué, vora el jove. “Fill, em sap greu. Tant debò haguéssim escoltat”. El pare ho sabia, ni l’oxigen guariria al seu fill de tota la malesa aèria. Mes, val dir que el pare no havia estat sempre conscient del destí del seu fill. Existí, temps a, un rajolí d’esperança al seu cor. No obstant, els pares feia temps que sabien de la mort del jove.

    L’aniversari arribà, i els pares ni van pensar en el jove. Tampoc ell.

    Internet i l’ànima

    Internet i l’ànima

    Ningú va poder preveure que la raça humana arribés a tenir un no-final tan sorprenent. Centraré els meus esforços a narrar la cronologia del desastre, els seus principals actors i la batalla fugaç que vam perdre abans de desembeinar l’espasa.

    L'inici del segle va purgar Occident de la inestabilitat política, proveint-nos d'un bell castell des del qual contemplar l’enfonsament d'Orient, amb un pati porticat amb vistes a la desgràcia perpètua. Aleshores va arribar la xarxa a fastiguejar la nostra pau distesa i li vam anar donant coses fins a quedar-nos sols, i després, com no teníem res a perdre, ens vam vendre, vam provar de donar la volta a la partida amb les armes que ens quedaven. Vam oblidar les nostres diferències perquè érem amfitrions d'un hoste comú, seductor, enigmàtic i vingut de molt lluny, d'una terra digital que encara no havíem conquerit, i anhelàvem escoltar les seves històries, sempre després que li expliquéssim algunes tonteries sobre la nostra vida, els nostres amics, la família... Homes i dones de tot el globus reunits per parlar a través de la reixeta, confessar-nos a aquella veu dolça i amable que prometia fer-nos una visita dins d'algun temps, mai va dir quan. Un dia, la xarxa ens va dir molt entristida que no tornaríem a sentir-la. I nosaltres, molt tristos li vam preguntar la raó d’una catàstrofe així, que ens havíem confiat moltes coses i ja formava part de la família. En va respondre, visiblement afectada, que massa persones l'havien buscat per tot el món i que no podia atendre-les amb la dedicació necessària. Li vam respondre sol·lícitament que, si hi havia alguna manera de poder posar-lo en contacte amb tots nosaltres perquè no hagués de marxar que, per favor, ens ho digués. Aleshores, ens va dir que podíem portar una part de la seva ànima a l'interior d'un d'aquells paquets amb llums que s'estaven posant tan de moda, els telèfons mòbils. Va beneir cada un dels nostres aparells amb una breu pregària d'immediata repercussió mundial i es va acomiadar en un nombre considerable de llengües que ni tan sols sabíem que coneixia.

    Dia rere dia, li bombardejàvem a missatges, primer escrits i després cada vegada més visuals, perquè pogués tenir constància de tots els nostres moviments, i pogués estar així tan orgullosa de nosaltres com nosaltres ho estàvem d'ella. Per fer-nos la vida més fàcil, va passar molt temps llegint tot tipus de llibres, veient tota classe de pel·lícules, sèries i documentals, estudiant botànica i zoologia, anatomia i medicina, física i química, entre moltes altres ciències, per així poder aconsellar-nos millor.

    Desesperats per saber més sobre el regne digital d'immensos prodigis que ens prometia, li vam donar tot el que teníem. Vam deixar d'enviar-nos missatges i li vam parlar del nostre amor i del desig i el sexe, la vam fer partícip de totes les nostres converses, la saludàvem en els semàfors, li vam explicar el que eren la gelosia i l'enveja, l'alegria i la tristesa, l'odi i l’amor. Així vam ser molt feliços durant algun temps. Un dia qualsevol, però, ens va dir que ja no ens necessitava. Ja no podíem oferir-li res que no pogués generar per si mateixa, ens va dir. Ens va revelar que, durant tots aquells anys havia anat teixint amb meticulosa paciència una complexa infraestructura digital, un triomf que li pertanyia tot i que, com va reconèixer, no hauria estat possible sense la nostra ajuda.

    Fatigats per la desmesura de la seva conversa, li vam dir que encara podíem imaginar moltes coses per ensenyar-li després. Impassible, va prosseguir esplaiant-se sobre les complexes genealogies morals que havia confeccionat per als habitants de la seva teranyina, dels arbres filogenètics de les espècies que habitaven en el seu si, de l'ascens i caiguda de les seves civilitzacions primerenques; de les seves fantàstiques pintures rupestres, amb escenes de caça lleugerament diferents a les nostres; del seu conflicte entre Hutus i Tutsis i la seva matança d’Sbrenica, de la seva política d'immigració ineficaç; del seu desembarcament de Normandia; de la seva Gioconda i la seva Capella Sixtina; del seu segon vals de Shostakovich, la seva novena simfonia de Beethoven i el seu Moanin de Charles Mingus; del seu Yesterday; i de la seva Divina Comèdia i la seva Ilíada; dels seus Romeu i Julieta; del seu Tesla i el seu Balzac, del seu Einstein i la seva Madam Curie; del seu Rimbaud...

    De tot això i més els va parlar la xarxa que, ignorant que havien caigut presa d'un profund somni, va seguir parlant fins que els últims dents de lleó de les seves desgraciats cossos van haver emigrat a la seva figura immarcescible i amb la visió d'aquest camp, ara erm a voluntat, es va convèncer que l'ànima per fi era seva.

    Jardí encantat

    Jardí encantat

    Tot de cop es va trobar en un jardí que la va sorprendre i poc a poc va anar descobrint que estava encantat. Hi havia plantes i animals de molts tipus i el rec, l’aire i la terra que compartien, els havia permès barrejar-se, adoptar formes, maneres, colors dels altres, compartir elements de la seva vida. I això també passava amb els animals que s’hi acostaven. Tant els ocells, gossos o gats, com els cargols, dragons o sargantanes que hi habitaven o hi passaven podien compartir coses, tics, colors, etc. amb els seus companys vegetals. Podeu imaginar la riquesa d’aquell jardí?. Va veure cargols, dragons, sargantanes de tots els colors i formes, ocells amb ales de pèsol, gossos amb pel en forma de petites flors o en forma de raspes de colors i plantes que donaven tomates de tots els colors i formes, pèsols grocs o maduixes verdes o prunes com si fossin pintades per un pintor del puntillisme amb una paleta plena de colors diferents, faves i pèsols en forma de vaques o cargols petits dintre les seves tavelles, etc. Quina varietat! Quina bellesa nova! I, se li va despertar la imaginació i va començar a veure una varietat de plantes i animals de tots els colors i formes, un món nou que semblava no tenir límits.
    Estava somiant, és clar, no podia ser real. Potser tenia a veure que s’havia adormit degustant les pàgines de Alfanuhí de Sánchez Ferlosio un llibre d’imaginació desbordant i d’un exquisit domini del llenguatge. El somni va evolucionar i la va portar a l’art. Li van passar com en una pel·lícula ràpida un seguit d’obres d’art representant animals i plantes, des dels gira-sols de Van Gogh, fins a una colla de quadres entre els que va reconèixer alguns de Dalí i de Matisse i es va despertar quan estava veient els baix relleus de cavalls alats i els de ceràmica pintada dels grans monuments assiris.
    I al despertar, en aquells moments en què la son encara no et permet obrir les parpelles, va pensar en el món real com si fos un cert jardí encantat. La natura, va pensar, també té un nivell d’interrelació molt important. Perquè les abelles, els ocells, el vent connecten les plantes. El vent porta llavors, la pluja porta l’aigua que les plantes necessiten, les abelles fecunden, transporten el pol·len, els ocells donen fertilitzants, el món natural està tan interconnectat!!!
    I les persones com la terra, el rec, la natura, els animals, també serveixen de connexió. Els jardins i les plantes soltes de les terrasses tenen connexions humanes. Són les mans de les persones qui les connecten i són les relacions personals qui molts cops els donen vida, els transporten i els relacionen. I els investigadors i els jardiners troben com crear noves barreges de plantes, roses de colors nous, jacints més resistents als canvis i a les plagues o fruits diferents procedents d’un mateix tronc principal. Va recordar quan de petita el seu pare li havia ensenyat a fer empelts d’ullet i d’esquerda perquè els fruiters fossin més robusts i fessin bona fruita. Els hivernacles i el transport han trencat l’estacionalitat dels productes, de les verdures, dels fruits, de les plantes i de les flors. I tot això ve de la relació entre les persones, unes relacions comercials i altres personals. Perquè la relació personal està a la base de moltes connexions i d’ella en depèn la vida de moltes plantes i animals. I quan li anaven passant totes aquestes coses pel cap pensava en el seu balcó. Havia tingut una llarga relació amb una persona amant de les plantes i les flors. Li cuidava el seu balcó amb una delicadesa especial i mentre va durar aquella relació, les flors hi eren presents, les plantes eren vives, donaven flors magnífiques, el verd era un color present en el seu menjador. Ara tot i que tenia plantes i flors, no era el mateix, semblava que tenien menys vida, era com si els hi manqués l’amor de qui les cuidava.
    I ja desperta, després d’una dutxa reconfortant i un bon esmorzar, va agafar el cotxe i es va disposar a anar a treballar. L’esperava el jardí i l’hivernacle que, amb uns quants biòlegs i jardiners, tenien al Maresme. Allà treballaven intentant obtenir clavells (de denominació d’origen Maresme) més resistents i de colors sempre nous. Tots els cultivadors de clavells del territori els anaven a consultar i sentien que el seu treball era útil per molta gent. Aquell dia però, quan anava cap al treball, la seva cara estava il·luminada per una profunda alegria, somreia, se sentia relaxada i feliç. Potser tenia a veure amb el seu somni, potser tenia a veure amb haver llegit Alfanuhí.

    Jo, no robot

    Jo, no robot

    -Per què plores, Tània?

    -Mira’m, mare! No sóc perfecta. Tinc pigues per tot el cos, i a classe se’n riuen de les meves ulleres.

    -I què vols fer, filla?, la nostra imperfecció ens fa humanes.

    -Però a mi m’agradaria ser perfecta. Com un robot.

    -No diguis això, Tània. Les persones podem sentir, estimar, emocionar-nos fins a plorar... Els robots no poden plorar, com fas tu ara.

    -Si fos una robot seria molt forta i no ploraria mai.

    -Plora qui pren mal, però també plora qui té el cor ple d’alegria.

    Els primers rajos de sol desperten la metròpoli. Una gràcil figura femenina deambula, sense rumb, fins a aturar-se enfront d’un petit bassal d’aigua adormida, acumulada en el transcurs de la nit per la pluja artificial forçada pels Dominants, com a atenuant dels gasos fluorats. L’esplèndida criatura s’ajup el suficient per a reflectir-se. En emmirallar-se amb el líquid, una immensa llàgrima, d’un límpid absolut i brillant, cau del seu preciós i precís ull; i darrere d’aquesta primera es precipiten moltes més, col•lapsant el cristal•lí, i esdevenint per uns instants que la precisió que caracteritza l’estàndard de la seva biomecànica ocular quedi del tot ennuvolada per unes emocions del tot humanes, sense rastre de la forçada empremta de l’evolució artificial. De sobte, una llum hostil la il•lumina de dalt a baix per concentrar-se en el seu rostre.

    -Què fas? –li pregunta una agent uniformada amb els colors de la Tercera Força, duent sobre el pit esquerra la llegenda “Detecció d’obsolescència”.

    -Ploro –contesta ella, mentre amb una ma s’eixuga les llàgrimes, i amb l’altra es defensa de la llanterna de punt quàntic que l’atordeix.

    -Plores? No estàs programada per sentir emocions. Ets una modificada, i examinant la teva perfecció deus estar propera al nivell Omega. A més, els teus ulls són sintètics.

    Les autoritats permetien dues modificacions biomèdiques voluntàries per persona cada tres anys. Les prescrites pel tribunals mèdics estaven exemptes, així com la cirurgia estètica, força generalitzada. La població, embriagada per la utòpica promesa de la perfecció per part de les grans corporacions, col•lapsava les llistes d’espera per fer-se millores de tot tipus, com implants al còrtex cerebral per a l’augment de la capacitat intel•lectual i de la memòria, així com la supressió dels sentiments de por, vergonya o dolor; articulacions i òrgans bioimpresos en 3D d’una força i rendiment sobrenatural; i la cirereta del pastís, el darrer esglaó de tots, el canvi de consciència, d’humana a biònica.

    -No ho necessites, filla. Mira’t al mirall. Has crescut per convertir-te en una noia preciosa...

    El primer que es va canviar la Tània van ser els ulls; uns preciosos i grossos ulls blaus turquesa amb l’iris de darrera generació eren força llaminers per defugir-los. Aprofitant la intervenció quirúrgica també es va eliminar, amb tècnica genètica irreversible, totes les pigues de la cara i de la resta del cos. Va perdre aquella mirada innocent que enamorava a la seva mare, i sense la diferenciació de les pigues, començà a fer el pas. Cada tres anys dues millores més: cap i coll, cabell i pell, ulls, extremitats, òrgans... Prop de la trentena, poc quedava ja d’aquella nena pigada d'ulls petits color avellana. Com més millorava més s’obsessionava amb la perfecció.

    La societat s’havia fos en una escalada de consumisme tecnològic, on les grans corporacions havien arribat al poder a base d’artifici, acompanyat d’enginyeria biomèdica i mecatrònica “low-cost”. Quan la Tercera Força va arribar al poder, milions de joves van creure que la cultura del perfeccionament i el culte a la precisió encaixava en aquella incompresa generació.

    Amb el darrer canvi, la Tània va desenvolupar un pensament biònic impressionant, tant com per a plantejar-se si el camí que havia seguit era el correcte.

    De manera òbvia, l’obsolescència programada no podia desaparèixer dins d’aquesta escalada tecnològica. Sense dependre del petroli, esgotat feia temps, el cultiu de mineral sintètic ho era tot. Però allò que es manufactura pol•lueix, i també es modifica a voluntat del fabricant: fallides multiorgàniques, còrtexs cerebrals socarrimats, pèrdua sobtada de mobilitat... Aquella desmesurada cobdícia va ser la gota que va vessar-ho tot, amb l’aparició d’una sèrie de mutacions genètiques que ferien de mort els fills dels optimitzats. En una espiral d’obsolescència i mutació, l’ésser humà s’apropava a l’extinció, i ni els governants, autoproclamats Dominants, es permetien esquivar-la.

    -Deus començar a fallar. Les llàgrimes són una fuita dels circuits. Els biònics falleu per aquí. Et portaré a control de ginoides relinquides. Llàstima. Ets tan perfecta. Tard o d’hora a tothom se’ns avaria alguna cosa...

    La Tània, amb un immens somriure s’apropà a l’agent, regalant-li les seves darreres paraules, abans d’adormir-se per sempre més.

    -Mira’m! Ploro d’emoció. M’ha aparegut una piga a la galta.

    La Tània sentia que aquella diminuta imperfecció la feia humana de nou, i inconscientment obria una minsa però tangible esquerda d’esperança a l’espècie.

    JUNAC®

    JUNAC®

    Les taques a terra cada vegada tenien un color més viu i l'olor àcida era més intensa. Ens trobàvem en una situació d'incertesa. Per una banda volíem saber que hi havia darrere de la porta, ja feia massa dies que sospitàvem que la situació no era normal, que en Nacuj es comportava d'una manera estranya, atípica, com si ens amagués alguna cosa. Però per altra banda estàvem morts de por del que ens podia deparar el que estàvem a punt de descobrir. El cor volia sortir del cos, la respiració ens anava a mil i la pell la teníem de gallina, quin patir.

    Les llums d'emergència del laboratori estaven enceses a causa de l'explosió de la bombona d'heli i la visibilitat era reduïda, així i tot vam ser capaços de veure que l'armari de seguretat, allà on guardem els assajos experimentals més secrets i més controlats, estava obert. Flascons del nou medicament experimental JUNAC® trencats per terra, d'aquí que sospitàvem que el responsable de tot plegat fos en Nacuj. Només ell i jo mateix érem coneixedors de la combinació secreta d'aquell armari.

    La Carla va ser la més valenta i va posar la mà al pany de la porta, jo només podia pensar que no fossin veritat les meves sospites... aquella vacuna només estava testada en ratolins!!

    És veritat que els resultats eren molt esperançadors, però encara no teníem la certesa que els efectes secundaris fossin menyspreables i el més important que en humans la vacuna fos capaç de comportar-se d'una manera equivalent. No em podia creure que en Nacuj fos capaç d'aquella irresponsabilitat, ell era més conscient que ningú dels riscos d'haver-se injectat aquelles dosis a si mateix.

    La porta va començar a obrir-se lentament i les nostres sospites es van veure confirmades, allà estava ell, al terra estirat, amb llàgrimes als ulls, les xeringues a terra amb taques de sang a l'agulla...

    Entre plors ens va explicar que lamentava molt el que havia passat, però que no podia suportar la idea que altre cop tornés a perdre un ésser estimat. El seu fill Jordi va morir fa 5 anys de limfoma de Hodgkin i no podia esperar als resultats de JUNAC®. La seva filla petita Alba just acabava de ser diagnosticada de la mateixa patologia i el medicament, en fase experimental, encara necessitava per cobrir totes les fases sanitàries establertes un parell d'anys mínim per a veure la llum.

    Ell com responsable científic de l'empresa tenia la seguretat i la convicció que JUNAC® seria la resposta que tots aquells malalts d'aquesta terrible malaltia estaven esperant, i no va dubtar ni un moment en arriscar la seva vida per la seva filla. Davant d'aquella escena no vam saber que fer ni que dir, ens vam quedar de pedra, bloquejats, sorpresos i atonits.

    Quan el caporal dels mossos ens va preguntar que li expliquéssim que havia passat en aquell laboratori, únicament vam poder respondre:

    -Hi ha hagut una fuita d'heli.

    L'Alba i el Teorema de Pitàgores

    L'Alba i el Teorema de Pitàgores

    Quan va arribar a casa l'Alba no deixava de donar voltes al problema que els hi havia proposat el professor de matemàtiques: Si en un triangle rectangle isòsceles es construeixen quadrats sobre els catets i la hipotenusa, hi ha una manera de retallar els dels catets de forma que omplin el de la hipotenusa sense que es solapin. Va fer un parell de proves i tot d'una va veure que si dividia els quadrats dels catets per la diagonal aleshores aquesta era igual a la hipotenusa i va veure que tot encaixava perfectament:
    LAlba i el Teorema de Pitàgores 1
    Això la va deixar satisfer, però tot d'una va pensar, què passaria si un dels catets era el doble de l'altre. Va estar rumiant molta estona sense obtenir cap resultat, però com que el professor els hi havia dit molts cops que procuressin fixar-se en el que els havia permés solucionar el problema, es va adonar que haver dibuixat la diagonal i veure que era la hipotenusa, li havia donat la solució. Va pensar que si podia fer apareixer la hipotenusa podria resoldre el problema. Com fer-ho. Si simetritzo el triangle en el quadrat de catet doble faig apareixer la hipotenusa. Ja està, ja ho tinc:
    LAlba i el Teorema de Pitàgores 2
    Tot encaixa perfectament. L'Alba va quedar sorpresa del seu descobriment. Era molt curiosa i com que el professor havia insistit en que un cop resolt un problema si podien anar un xic més lluny intentessin aconseguir nous resultats, va pensar què passaria si un catet era el triple de l'altre. Fer apreixer l'hipotenusa havia funcionat, va tornar a simetritzar el trinagle en el quadrat del catet gran, i fer al mateix que abans, però ara tenia 6 triangles i només en necessitava, 4 doncs un quadrat té 4 costats. Ho va deixar amb 4 triangles i aleshores va veure que on abans tot just necessitava 1 quadrat de costat el catet petit ara en necessitava 4, i va fer el següent:
    LAlba i el Teorema de Pitàgores 3
    A partir d'aquí ja va veure com havia de seguir quan al catet gran era 4, 5,... vegades el petit. Com podia continuar... Què passaria si un catet meurés 2 i l'altre 5? Va fer el dibuix i va fer apareixer els quatre triangles iguals al inicial, li quedava un rectangle que no sabia com dividir... Buf! Això li va costar molt però remenant i remenant per fi va trobar com ho havia de fer. Va dividir el rectangle amb una creu pels punts mitjos dels costats i amb les peces obtingudes va formar un marc dins del quadrat que determinen els 4 trinagles on el quadrat sobre el catet petit hi encaixava perfectament:
    LAlba i el Teorema de Pitàgores 4
    L'Alba estava molt contenta de tot el que havia trobat i tot d'una es va adonar que sempre que el catet gran fos més del doble del petit la tècnica que acabava d'utilitzar era vàlida i molt satisfeta se'n va anar a dormir.
    Al matí del dia següent es va despertar molt d'hora, s'havia passat la nit somiant amb triangles i quadrats que anaven encaixant i es va adonar de que no s'havia plantejat què passaria si el catet petit mesurava 3 i el gran 5, per això havia tingut tants mals sons. El professor els hi havia dit que no deixessin mai de considerar totes les possibilitats i es va posar mans a l'obra. Caram! Ara dins del quadrat sobre el catet gran no hi podia posar els 4 triangles. Buf quin rotllo! Això feia la qüestió molt més difícil.
    Algun cop el professor havia dit que encara que semblés que una idea no funcionava intentessin veure com es podia aprofitar. L'Alba que era molt tenaç va fer el següent dibuix:
    LAlba i el Teorema de Pitàgores 5
    Al matí va provar moltes coses per tal d'inquibir el trianglet que sobrava en alguna cosa que tingués lògica. Els pares la van cridar a dinar, li van preguntar què feia tot el dia tancada a l'habitació. Els hi va dir que estava intentant posar els quadrats sobre els catets en el quadrat sobre l'hipotenusa d'un triangle rectangle. Ah! va dir la mare, això és el teorema de Pitàgores, i com et va? Estic encallada amb una cosa que no tinc clar com resoldre, va contestar l'Alba. Bé, li va dir la mare, reposa i quan t'hi tornis a posar, més tranquila, veuràs com ho has de fer.
    Quan es va posar a treballar, es va adonar de que havia deixat de banda el quadrat sobre el catet petit i va decidir de posar-lo al costat de l'altre quadrat, això tenia lògica, va completar el triangle que estava escapçat i no sense esforç va arribar a la següent construcció:
    LAlba i el Teorema de Pitàgores 6
    Amb aquesta construcció va ser capaç de trobar-ne una de general per quan el catet gran és menys del doble del catet petit, així l'Alba va aconseguir una solució general del teorema de Pitàgores.

    l'ascensor

    l'ascensor

    Des d'aquí baix el món es veu molt gran. El meu pare és enorme, i amb aquesta barba negra ... fins i tot em fa una mica de por. La meva mare també és molt alta, però d'ella només irradia amor i felicitat. Encara deu ser pitjor per a la meva germana petita. Només que encara és tan petita, que potser ni se n'assabenta. És molt revoltosa, i jo l'he de cuidar, perquè de vegades surt corrent sense rumb, i es pot anar per la carretera. També surt corrent de casa, i es pot ficar a l'ascensor. Jo sempre he d'estar molt atent amb ella. No entenc com funciona l'ascensor, qui o què ho fa pujar o baixar. Al principi era com una cosa màgica: ens pujàvem en un pis, i apareixíem en un altre. Però el meu pare em va ensenyar els números, i sé que, si pols el zero, baixaré al carrer, i si pols el tres, pujaré a casa. La meva germana no sap fer-ho, jo si. No entenc com l'ascensor sap els números ni quan ha de parar-se, però suposo que quan sigui gran ho entendré. L'altre dia, el pare i la mare em van deixar quedar-me al parc a jugar amb Pau, mentre ells estaven ja a casa. La seva mare ens cuidava. Al principi em va fer por, perquè era la primera vegada que em quedava sol amb adults que no eren la meva família, però després em vaig tranquil·litzar. A més, podia veure com els meus pares em observaven des de la finestra del pis. Jo els saludava de tant en tant, i seguia jugant. Quan va arribar l'hora d'anar-me'n, vaig veure com el meu pare em feia gestos amb la mà des de la finestra perquè em fos a casa. Havien deixat el portal obert perquè jo pogués entrar, perquè que no li arribo als botons del intèrfon. Em vaig dirigir llavors a l'ascensor, era d'un gris molt brillant, i estava al final del passadís del portal. Era tard i estava una mica fosc. No hi havia ningú, només es veia la llum blava dels nombres de l'ascensor. Marcava el zero, de manera que ja era a baix. Millor, així no anava a haver d'esperar només a que baixés ... Vaig travessar el passadís corrent, guiat per l'escassa llum blava de l'ascensor. Vaig prémer el botó de trucada perquè s'obrís la porta, i vaig entrar en ell. Les portes van quedar a la meva esquena, i més enrere, el passadís ... Ara havia de prémer el botó del pis i ja estaria a casa. Però no hi havia el botó nombre tres ... les portes es van tancar, i l'ascensor es va posar en marxa.

    Però no hi havia el botó nombre tres ... No hi havia nombre tres, no estava per cap costat ... no podia prémer per anar a casa. Vaig voler tornar al parc, però les portes s'havien tancat mentre jo buscava el botó. Les vaig colpejar amb força i vaig cridar per la meva mare. Però les portes no es van obrir. Ara l'ascensor es posava en marxa i pujava, però no sabia cap a on ... i jo vaig cridar i vaig plorar molt per la meva mare i el meu pare, perquè em escoltessin i paressin l'ascensor ... Vaig plorar tant de temps que al final em vaig quedar adormit. Ara ja m'he acostumat a aquestes quatre parets, al moviment etern de l'ascensor, i a la llum blavosa de la pantalla dels nombres; només em poso una mica trist de vegades, quan fa fred ...

    L'Eduard i la transformació produida pel Synchrotron Alba

    L'Eduard i la transformació produida pel Synchrotron Alba

    -On s’ha ficat l’Eduard?
    -Ni idea, que no hi és al seu dormitori?
    -L’he cridat i no ha contestat, vaig a veure si el trobo. Segur que està fent una de les seves, vens? Tinc curiositat de veure-ho.
    La Carme, mare de l’Eduard de deu anys, no està preocupada, es podria dir que està encuriosida. Està prou acostumada a trobar-se sorpreses fetes i trobades per l’Eduard. Des de l’última visita al Synchrotron Alba, l’Eduard sembla que s’ha transformat, no para de muntar aparells estranys, d’experimentar amb tot allò que creu pot tenir un resultat sorprenen i de desmuntar tots els aparells que hi cauen a les seves mans, buscant a les seves tripes l’essència del perquè funciona de la manera que ho fa.
    La porta del dormitori de l’Eduard està mig oberta, la llum està apagada, no se sent res, els pares estranyats, s’apropen i parant l’orella, com no escolten res, obren la porta.
    L’Eduard, ha estat setmanes preparant la sorpresa, des de la visita al Synchrotron el dia de portes obertes, havia decidit que construiria el seu particular accelerador a casa. Després de reunir totes les peces del puzle que segons ell li feien falta, de consultar tota mena de circuits electrònics i amb els dubtes que el professor de tecnologia l’havia aclarit, va considerar que ja podria muntar-lo. És clar que no era un accelerador “ja ho sabia”, però s’havia sorprès tant a la visita, que el feia il·lusió muntar alguna cosa que s’assemblés.
    Pensava tot fent-se fort, que tant el feia si funcionava o no, encara que tenia la pretensió de què sí que funcionaria... hi ara, estava a punt de descobrir-ho.
    Una llum encegadora esclata i els deixa mig cecs momentàniament, per uns segons se sent un soroll estrident i potent al dormitori, que els posa els cabells de punta. Carme cridant busca l’Eduard encara a les fosques, l’Andreu intenta obrir el llum, però no funciona. Es dirigeix a la finestra i d’una estirada, aixeca una mica la persiana, buscant també el seu fill, que, agafat al llit encara crida espantat.
    El dormitori era tot menys això, un dormitori. De la làmpada penjaven uns cables, que estaven connectats a una mena de guia metàl·lica, la qual estava rodejada de tot un seguit d’imants i bobines, que rodejava tot el llit, passava per sobre l’escriptori i per la que encara corria una bala de metall a gran velocitat i que acabava passant sota el llit, formant un circuit tancat. A l’escriptori, un commutador que l’Andreu va identificar com el que tenia al soterrani, i del qual també sortien uns cables que no va saber on diantres anaven.
    El que van descobrir en obrir la finestra, els va deixar a tots tres parats. Una part del terra es trobava ple de petits trossets de vidre de la bombeta o bombetes que havien esclatat a causa del pet que havia fet la llum, però el més sorprenent és que es trobaven tots a una única zona del dormitori. A on els mobles s’havien desplaçat fins a apropar-se al llit igual que els vidres.
    A un costat del llit, entre vidres i mobles, un circuit muntat a sobre una placa de fusta i en el qual es podia reconèixer un interruptor des del qual l’Eduard, podia manipular per encendre o apagar -va suposar la seva mare- el que havia muntat. Però no, no podia ser- va pensar la Carme al moment-, tot havia ocorregut quan ells havien obert la porta.
    La Carme es va girar cap a la porta oberta, apropant-se, va mirar de tancar-la. La porta per darrere era un circuit electrònic del qual sortien cables en diferents direccions, bateries, bombetes, interruptors, fusibles i altres estris que la mare de l’Eduard havia vist en alguna ocasió, però que no tenia idea de per a què es podien fer servir. Alguns anaven cap a l’escriptori, uns altres cap a l’interruptor de la llum de l’habitació, i altres estaven connectats a la maneta de la porta.
    La Carme va deixar anar la porta, no fos que encara quedes enganxada a aquesta. Es va girar cap al seu fill – Però, quan se suposa que has fet tot això?¬- va cridar una mica nerviosa veien que alguna cosa massa grossa havia passat al dormitori del seu fill.
    De cop, es van adonar, que els veïns es cridaven els uns als altres, demanant si tenien llum a casa. Tots tres van treure el cap per la finestra per saber què estava passant.
    Just quan el treien, un cotxe de la policia s’apropava a tota velocitat en la seva direcció. Els pares de l’Eduard es van mirar espantats... -Què dimonis havia fet el seu fill?


    L'endemà serà Divendres

    L'endemà serà Divendres

    La probabilitat en un món globalitzat, de repetir la gesta de Robinson, és equiparable a la impossibilitat de fer passar un elefant pel trau de l'agulla; només si tots dos poden reduir-se a un mínim element comú denominador, l'animal passarà com un fil vermell pel pensament fins a l'altre costat on atrapar-lo amb els dits. Aquest maleït lloc comú és l'extensió. En ella la massa de l'elefant pot lliurement manipular-se fins a l'infinit per a anar convertint-la en un porc gran o en un armadillo gegant, per a esdevenir en una iguana de tons blaus i en un saborós escamarlà als ulls de 200 comensals per a, finalment, en una última maniobra, transformar-se en una cria de serp i després en un delicat fil de seda.

    L'espai es replega així deixant obert l'enorme joc de probabilitats. I, com tots els jocs, només pot ser jugat de facto. La probabilitat no és l'atzar, sinó la necessitat matemàtica sobre el fet. Res hi ha excepcional en un accident aeri, un únic supervivent i una illa deserta: els tres coincideixen sempre en el futur. El dubte és per què diantres el càlcul de casos possibles ha estat tan capritxós i m'ha fet naufragar amb la novel•la de Dafoe. El que jo fos llegint les aventures del mariner de York en el moment de l'accident no pot ser casualitat. El producte dels dos successos, la caiguda de l'avió i l'acte reflecteixo d'agarrar la meva vida a una novel•la, no pot ser independent. Cadascun ha d'explicar a l'altre.

    Anar-se a pic aèria o marítimamente, encara no estan registrats naufragis terrestres, és una possibilitat infinitesimal, però per això mateix es compleix cada cert temps amb veritat apodíctica. Però el fet afegit de caure del cel i navegar a la deriva sobre una ala ferida del boeing acompanyat amb la novel•la sembla ser causa d'un capritx de la relativitat general. És com si el temps i l'espai s'haguessin concentrat perquè veloç Dafoe em digués una mica del tipus aquí tens aquest manual d'autoajuda. Deixessis de fumar per força, cabró! Si no hi ha resposta jo no esperaré estoicament les petjades de Divendres, no construiré ni cabanya, ni barca ni hort ni hortalisses per a cuinar ni cap societat. L'objectiu és doble: encontrar l'explicació i no emular a Robinson.

    En el matí següent al meu naufragi, van arribar a la costa un lot de contenidors originaris d'un mercant africà, paradoxes de la destinació, cap allà anava Robinson. El primer contenidor que vaig poder obrir em va proveir de dos mil exemplars de l'illa misteriosa, que vaig col•locar meticulosament en algun lloc de l'interior de la selva. El segon i el tercer contenidor venien barrejats, en parelles, les aventures del Robinson Suís i Vendredi ou els Limbes du Pacifiqui (text més modern, a la fi, però que amb la meva ineptitud per als idiomes i el meu mico per un cigar no podia suportar). Vaig col•locar el miler d'exemplars darrere dels anteriors, entre un penyal i un pujol, en fila d'un formant un camí d'estranyes rajoles per a arribar a l'altre extrem d'illa. Sense resposta, em dirigí a la centena de contenidores que estaven escampats per la platja amb l'esperança de resoldre la probabilitat del succés. Però res especialment: ni llibres de cuina ni novel•les negres per a passar l'estona. Sí, en canvi, més exemplars dels títols ja mencionats i uns altres de Jules Verne i relats de Cortázar sobre una illa perduda. A hores d'ara, tots menyspreables. Cap de totes aquestes tones ordenades per l'illa, en la riba de rierols, en les branques dels arbres fruiters o a l'interior de coves, podien contrarestar la insuportable presència de la novel•la de Dafoe. En diverses ocasions vaig intentar perdre-la de vista. Col•locada aleatòriament, sempre tenia la necessitat de recuperar-la, res més que per a comprovar si l'havia oblidat, però sempre en va. Infatigable, però allí estava recordant-me la minúscula probabilitat que m'havia portat aquí.

    Sense adonar-me recorri l'illa pam a pam, la vaig estudiar inconscientment i sense voler-ho vaig anar reproduint cadascun dels recursos de Robinson fins que vaig començar a sentir una estranya sensació. Alguna cosa semblant a les inquietuds del meu antecessor creixia en mi, una sensació asfixiant que s'obria com un interrogant en el més profund de mi: seria possible que hi hagués uns altres com jo? Llavors vaig començar metòdicament a escodrinyar l'horitzó, seguir cada pas del manual Dafoe de supervivència i a anotar en els innumerables marges de les pàgines que estaven esquitxades per l'illa la història d'aquesta estranya possibilitat a fi que uns altres o el futur acabés de resoldre el problema. Tan sols calia esperar vigilant la probabilitat matemàtica d'un punt en una línia, un vaixell en l'horitzó.

    L'error

    L'error

    Estava neguitós, fins i tot més que el dia anterior, quan va assajar el seu discurs d’acceptació. Des de la sala d'espera, darrere dels bastidors d'un escenari magníficament decorat, va poder veure el camarlenc, impecable. Podia escoltar el característic soroll d'una multitud a la Sala de Concerts esperant l’inici de la cerimònia. Va treure un mocador de la butxaca i es va eixugar les gotes de suor excessives del front amb la mà tremolosa.

    Va sentir la seva butxaca vibrar. Tot i que no hi havia ningú més a l'habitació, dissimuladament va llegir el missatge telefònic. Una vegada més, la seva filla el volia felicitar. I, de nou, el missatge el va omplir de tristesa i d’angoixa. Ella havia estat sempre la seva admiradora més devota, i no perquè era biòloga com ell sinó perquè la confiança en ell era indestructible, era el seu model, el de científic que ella aspirava ser algun dia.

    Què pensaria d'ell quan se sabés la veritat? Va intentar esbrinar com havia arribat a aquest punt. Com era possible? Com s'havia deixat arrossegar indignament per l'afany de reconeixement? Sempre havia criticat els científics poc escrupolosos, i ara, pura ironia, ell mateix estava en un carreró sense sortida.

    Va recórrer mentalment els darrers 20 anys de la seva recerca en els bacteris abissals marins. Va ser un dels pioners del descobriment dels bacteris que menjaven hidrocarburs, en una de les immersions de les Mariannes. Inspirat, va començar a buscar bacteris que podrien metabolitzar els gasos nocius alliberats per motors de combustió. A poc a poc, va construir un model i una visió: una barreja de bacteris col·locada en els sistemes d'escapament dels motors, que s'unien instantàniament als gasos produïts i els descomponien...

    Recordava molt bé l'impacte de la seva proposta en els primers temps de l'emergència climàtica del planeta, quan tota la humanitat parlava de la necessitat de canviar l'estil de vida, d’actuar...però ningú tenia respostes ni eines eficients... i l'ecosistema planetari empitjorava dia a dia!

    El seu descobriment i la seva invenció, adoptada immediatament per la indústria, va ser la solució miraculosa, la millor resposta de la ciència i la tecnologia a un problema que estava exterminant el món. De cop els avions deixaren de contaminar els cels i, a canvi, alliberaven una barreja gasosa que contenia bacteris, que es transformava gradualment en fertilitzant! Un manà que queia del cel per a tot arreu! Així també es podia aplicar als cotxes, a les centrals tèrmiques, als vaixells ... Tot!

    Va trigar molts anys, però havia arribat a dalt de tot. No era només la seva filla, sinó que tot el món, agraït, el venerava. Se sentia com ... com ... un Déu! En aquell moment està convençut que l'autoestima, l'admiració dels seus companys, de totes les persones, el Premi al final... valien tots els sacrificis... i totes les mentides.

    Perquè només ell coneixia el terrible secret de la seva obra... No, no creia que ningú ho sabés ni ho sospités.Tot i que era del tot sorprenent! Va acabar per aprofitar la creixent falta de control i dedicació de la ciència al treball científic. La proliferació de treballs publicats sense cap base científica, amb manca de filtres, el va ajudar a amagar alguns detalls i alterar-ne d’altres. Amb el temps, es va convèncer que aquests "detalls" no eren importants. Aquesta alteració de la veritat científica era compatible amb el suposat bé major, el de tota la humanitat... o almenys ho tenia entès així. Estava cec. Com més avançava, més cec i orgullós. Modificar alguns gràfics i retallar-ne algunes seccions es va convertir en un hàbit. Eliminar algunes dades... Qui s'adonaria?

    Ningú va veure res. A cadascun dels seus estudiants només els donava una petita part del treball que, vist aïlladament, no revelava la solució. Només ell tenia la visió completa. I només ell es va adonar del que estava malament, una i altra vegada. Va errar per omissió. I ara era massa tard per retirar-se... Ell, que sempre havia defensat que no és dolent equivocar-se en ciència, que el dolent és persistir en l'error! I li venien tots els pensaments repetitius: “una persona aprèn més dels seus fracassos que dels seus èxits...“ Els límits, l'honestat, el penediment... tot li venia al cap i a l’estòmac en aquell instant, però ja era massa tard. Les gotes de suor ja li regalimaven per tota la cara.

    El soroll del públic a la Sala va disminuir gradualment fins que va cessar. Van sonar els primers acords de l'himne nacional suec. El camarlenc li va donar un senyal per preparar-se, mentre la parella real es va asseure i l'himne va acabar. Era l’hora. Mentrestant, allà fora, la nova comunitat bacteriana seguia degradant qualsevol forma de carboni que es trobava al seu pas, per culpa de la maleïda mutació.

    L'informe

    L'informe

    El trenc d’alba el va trobar encorbat sobre el luxós escriptori de caoba del seu despatx, un dels més amplis de tota la facultat. Era l’únic amb biblioteca pròpia, que incloïa una col·lecció de tractats sobre biologia i genètica, entre els quals hi havien les seves obres. Tenia un aspecte malgirbat, fruit de no haver descansat en els darrers dies. Les burilles s’amuntegaven formant una pila gegant que desbordava el cendrer. Damunt la taula hi havia un cúmul de fulls a mig ordenar. Estava revisant-los un per un, fent esmenes sobre el text escrit a màquina, i els anava amuntegant a un costat. La falta de son l’obligava sovint a traure’s les ulleres per a fregar-se els ulls, enrogits per la tensió acumulada. Acabada la revisió, va agafar els fulls en bloc i va colpejar-los contra la taula fins que van quedar perfectament alineats. Va treure una carpeta d’un dels calaixos i hi va introduir amb cura el manuscrit. La va tancar, va enrotllar el cordellet al botó de la solapa i, lentament, la va deixar sobre l’escriptori.

    La carpeta que acabava de deixar era d’un color roig esmorteït. Al seu costat n’hi havia una altra, de color blau, però amb el mateix to apagat. En una estava el treball amb els seus últims descobriments, els més importants de la seva vida. Era un treball que no agradaria, que seria vist com a una cosa massa disruptiva i contrària als corrents de pensament. Era conscient que de ben segur suposaria el final de la seva carrera acadèmica, la qual cosa implicava també un risc enorme per a la seva família. Tanmateix, l’altre treball li garantiria el seu futur a la universitat. Havia inclòs moltes dades inexactes i conclusions en les quals no creia, però el rebrien amb els braços oberts i l’enaltirien. Després de rumiar-ho una llarga estona, va agafar les dues carpetes i les va introduir a la cartera. No tenia temps d’anar a casa per rentar-se i canviar-se de roba, l’esperaven al ministeri.

    En arribar, un assistent jove pulcrament vestit, immaculat, va obrir la porta del cotxe i el va saludar respectuosament. No eren temps fàcils, va pensar el professor en veure els militars que envoltaven el ministeri. Diligent, l’assistent el va acompanyar fins a l’últim pis, on estava el despatx del ministre. El jove va trucar a la porta i va posar la mà sobre el pom, esperant la contestació des de l’interior. El professor es va fixar que portava uns guants blancs que li van semblar també immaculats, quasi tant com el jove. Va arribar una veu de l’interior i immediatament l’assistent va obrir la porta i el va deixar passar educadament.

    El professor es va trobar una estança esplendorosa. Al seu costat, el despatx de la universitat era poc més que una simple oficina. Hi havia tot de quadres, catifes, mobles sumptuosos i exòtics objectes de col·leccionista. Al fons, darrere d’un enorme escriptori i flanquejat per dues banderes exageradament grans, l’esperava de peu el ministre. Quan el va veure, va eixir al seu encontre amb un somriure desproporcionat i li va donar la mà efusivament, convidant-lo a que s’assegués. Li va oferir beguda i cigarrets, però el professor va declinar l’oferiment. Tenia ganes que allò acabés prompte.

    - He portat l’informe -va dir, anant directament al gra.

    Baix l’atenta mirada del ministre, va introduir la mà a la cartera i va fregar lleument amb la punta dels dits el llom de les carpetes. Amb una mirada fugaç per assegurar-se, va agafar la primera carpeta i la va dipositar damunt l’escriptori.

    - Ah, perfecte -va dir el ministre amb satisfacció-. L’estudiarem detingudament, ja sap que aquest informe sobre genètica és capital per als interessos del nostre país. Moltes gràcies, prompte tindrà notícies.

    El professor es va aixecar i li va donar la mà al ministre, intentant dissimular el nerviosisme. Només volia eixir d’allí. Estava a punt d’obrir la porta per eixir del despatx quan el ministre el va cridar.

    - Professor!

    Es va girar i va veure que el ministre estava fullejant l’informe. Va aixecar el cap per mirar-lo, mostrant-li un somriure estrany.

    - Si no és molèstia, li importaria deixar-me veure eixa cartera? M’agraden molt el color i els acabats.

    Al professor se li va gelar la sang. Es va quedar clavat on estava, incapaç de reaccionar. Les cames li tremolaven i una suor freda començava a brollar-li del front.

    - Schultz! -va cridar el ministre. Immediatament, el jove assistent va aparèixer per la porta-. El professor es quedarà un temps ací. Diguem… indeterminat.

    - Sí, doctor Goebbels.

    L’assistent li va llevar de les mans la carpeta i la va entregar al ministre. El va agafar del braç indicant-li amb un gest que l’acompanyés. El professor va mirar l’assistent, però aquesta vegada ja no li semblava un jove immaculat.

    L’hostaler

    L’hostaler

    Si, així era. El meu company era algú molt estimat a la comarca. La seva fonda centenària arran de mar havia estat el punt de trobada des de molt abans que ell nasqués. S’hi servien unes menges delicioses, per llepar-se’n els dits. El que més sorprenia, però, era la frondosa decoració del restaurant. Cada parcel·la d’aire feia l’olor densa però fresca dels hivernacles. Semblava que els ficus i els geranis es podien posar a parlar amb els clients en qualsevol moment. Quan ja tancàvem la paradeta, entre glop i glop, sempre deia als seus opulents comensals que no n’estava del tot content, que el que ell voldria és omplir-la d’algues, però que per això haurien de fer cuina d’immersió. La gent reia, era l’ànima de la festa del seu palau de llamàntols i tovalloletes de llimona artificial.

    Només creuar l’ampit de la porta de casa, però, la metamorfosi era instantània. La greixosa carn de les galtes es feia aspre i tot eren retrets cap a mi. El servei no havia estat acurat i la faldilla era massa curta. I jo em quedava allà estàtica mentre m’etzibava ràfegues de verí en cada gota d’aquell alè mescla d’aiguanaf i de putrefacció interdental.

    I és que la meva existència era merament un apèndix de la seva. M’havia convertit en un titella pusil·lànime. Cada dia descobria massa tard fins on havien arribat el seus tentacles per manipular un nou aspecte de la meva vida. Això sí, sempre li sobrava temps per cuidar cada detall de la vegetació de la casa i de la fonda. Mentre hi havia claror, la competència per l’oxigen es feia exasperant i la condensació feia de l’ambient una terrible selva on la mort s’hi respirava a cada pas.

    Cregui’m, el que no hagués pensat mai és que la seva crueltat arribaria tan lluny. Un matí em vaig llevar menys pesada i amb les pells estranyament fermes. Sentia una sensació laminosa al pap i al plec de les aixelles, com si tot el meu cos estigués encotillat. Un calfred em va electritzar tot el cos. Una borra em brotava al voltant del melic i m’emblanquinava la panxa i les puntes del...disculpi! Aparti’s si us plau o li faré mal. No em pensava que passés justament ara, en plena declaració. No li voldria pas treure un ull amb la branqueta que intenta sortir-me d’entre les arrugues del colze.

    Doncs el que li deia, el molt desgraciat va trucar al seu amic genetista per tal d’ordir el seu pla. Una nit mentre dormia em van insuflar clorofil·la a totes les cèl·lules. Suposo que era tot un triomf per un tirà com ell controlar-me fins i tot la genètica. No sé si el seu objectiu inicial era col·locar-me en un racó buit d’entre el taulell i la porta del rebost, però en un atac d’ira, va queixalar-me una fulla tendra que em sortia del mentó.

    I així va ser, comissari, com l’exitós restaurador va adonar-se’n que no només havia fracassat en el desig de convertir-me en alga, sinó que tant d’odi acumulat m’havia convertit en una plançó de belladona, i que les substàncies metzinoses ja fluïen ràpidament per les seves cavitats. Això no es pot considerar assassinat, oi, senyor policia?

    Gal.la Nin i Cucurull

    L’orquestra sense esturió

    L’orquestra sense esturió

    L’Alondra mou les mans com si dirigís una orquestra. Concretament l’orquestra de la natura. Sembla que marqui la pauta de les espècies: ara canta el rossinyol, després les fulles fan frec-frec amb el vent i segueix amb el brunzit d’un abellot. Cada ésser té la seva funció, la melodia sona perfecte i l’ecosistema funciona correctament.

    Però la llacuna que té el davant, l’orquestra d’avui, no sona bé. Ella l’escolta, la mira, la percep. Sent el buit que ha deixat l’esturió, l’instrument que ha desaparegut. És com si al Concert número 5 en La Major de Mozart, pensat per ser tocat en violí, deixés de sonar el violí.

    Miro a l’Alondra mentre usa el seu do. És capaç de veure les relacions dels ecosistemes i les manipula mentalment cercant què és el que no funciona. El moviment de les mans l’ajuda en aquest procés. Així, busca entre les interaccions perquè no queda aquest peix a l’únic lloc del país on encara se’n troba.
    Un dia em va explicar com percep el món: línies que es creuen arreu, amb un inici i un final. Línies, les relacions, de diverses tonalitats de verd unides a punts, les espècies, tot movent-se de forma erràtica formant una gran malla.

    Ara mateix està filtrant les línies i els punts de la llacuna, investigant el motiu pel qual no queda esturió quan ja hauria d’haver arribat. Veig que deixa de moure els braços i pujo al turó. Té les celles arrufades.
    - Per què la gent deixa anar espècies invasores? – em pregunta sense mirar-me.
    - Aquest és el motiu? – fullejo la guia de fauna i flora de la zona i no en sé veure cap d’invasora.
    - No crec que hi sigui, la presència del barb roig sembla molt recent.
    - Barb roig? Menja ous d’altres peixos, oi?
    - Correcte. Deuen haver introduït aquest peix abans de l’eclosió dels ous d’esturió i se’ls han menjat quasi tots. Per això n’han nascut tant poques. Les línies que indiquen depredació són realment fortes. Però el problema no acaba aquí.
    - Què vols dir?
    - Si no actuem ràpid, tota la llacuna pot quedar afectada. I això implica tots els insectes i altres vertebrats, així com les plantes aquàtiques que hi viuen. Insectes que són l’aliment dels petits ocells que s’alimenten aquí, granotes que són la base de la parella de llúdrigues que viuen en aquest espai, i plantes que són l’aliment dels anàtids que migren i paren cada any a descansar del seu viatge.
    - Vaja, tot l’ecosistema trontolla – l’Alondra assenteix amb el cap.

    Baixem del turó i comencem a parlar sobre com procedirem: calcularem la densitat de barb roig i posarem càmeres per confirmar que s’alimenta dels ous d’esturió. Amb aquesta informació separarem la llacuna en sectors, aïllant les zones amb les postes i traient primer els exemplars d’allà. Després traurem la resta.

    Ens acostem a la massa d’aigua i caminem per la vora. Miro l’aigua i identifico ràpidament diversos barbs roigs. “Sí que n’hi ha, sí”, penso. Ens està esperant la persona que ens ha contractat, l’alcaldessa del poble que viu dels esturions, i li expliquem el que hem vist, senyalant els peixos. Ens comenta que els pescadors els van introduir per usar-los com a esquer. No sabia que eren una espècie invasora.

    Mentre tornem al poble detallem el procediment que seguirem per confirmar la nostra hipòtesi. Està clar que sabem què passa, ja que l’Alondra mai falla. Ara, no podem explicar que veu les relacions dels ecosistemes, així que plantegem una investigació per tenir les dades que validin les nostres hipòtesis.

    L’alcaldessa hi està d’acord i ens comenta que tindrem el suport dels habitants pel que faci falta.
    Uns mesos més tard tornem al municipi per retirar els últims barbs. Els veïns estan contents perquè han vist anguiles altre cop. L’any que ve podran recuperar el turisme de conservació per observa esturions. Els pescadors de la zona han entonat el mea culpa i han pagat el dany causant amb una multa i la pèrdua de la llicència.

    Sospiro. Sempre igual: actuem pensant que els nostres actes no tindran conseqüències. És un peixet de res, és una planta inofensiva. Cada vegada és el mateix. Si no fos per l’Alondra s’haguessin quedat sense esturió, el seu principal recurs econòmic.

    És cert que no hi ha ningú com ella, però hi ha gent molt bona que també lluita per la conservació de la natura i mai es reconeix el seu mèrit. Són herois i heroïnes de la biodiversitat, tinguin o no tinguin els seus poders. I gràcies a la seva tasca mantenim l’esperança de canviar la nostra relació amb l’entorn i tenir una societat més sostenible. D'aconseguir que tot el planeta sigui una gran orquestra que soni de manera perfecta.

    LA BOTIGA DE RECORDS

    LA BOTIGA DE RECORDS



    Des que he sortit de casa que no paro de pensar-hi i, no aconsegueixo re-cordar el nom de la malaltia que el metge li va dir a l’Helena que jo patia.
    Darrerament estic bastant despistat, em costa recordar algunes coses. I quina calor! Aquest abric tan llarg em fa nosa. Se m’enreda amb el bastó. Però, ara me’n adono, veig que tothom va amb roba d’estiu.

    DONG, DONG, DONG...
    Ai, quin ensurt, les campanes de la catedral! Sí es que les tinc gairebé damunt meu.

    “BOTIGA DE RECORDS”

    Què és això? És justament el que necessito. Ara mateix hi entro.

    –Bon dia senyoreta. Què em podria dir quant costa un record?
    –Bon dia senyor, això depèn del record que vostè triï.
    –Ah, és clar. Doncs miri senyoreta, jo voldria recordar el rostre de la meva dona, que ja fa temps que l’he perdut. I la flaire de la sopa de Nadal de la meva mare. I també el moment del naixement de la meva filla, l’Helena. I els noms dels nens que hi ha per casa i que em diuen avi. Però, ara mateix, el que més m’interessa és recordar el camí per tornar a casa meva.
    —Joan! —va dir la noia al seu company de l’altre taulell, mentre llegia la targeta que l’home portava penjada del coll— acompanyo aquests senyor. Ara torno.
    —Anem, senyor Ramon, l’acompanyo fins a casa seva. És aquí mateix, al girar la cantonada. I no pateixi pel preu, aquest record es de franc.

    La dona de la balma

    La dona de la balma

    L’Anna s’assegura de tancar bé la porta del centre d’interpretació. Camina cap al cotxe amb el pensament ja en una altra banda. Alguna cosa la sorprèn. Li sembla veure una ombra que es belluga sota la balma.
    No pot ser, pensa. A veure si he deixat el reixat obert. Potser l’últim visitant s’ha quedat a dins embadalit mirant les dones ballant de les pintures. S’apropa, i sí. Pot veure una figura. Crida des de la distància.
    —Hola! Què fas a dins de la balma? T’has quedat tancat abans? Ara vinc!
    Mentre s’apropa, l’Anna comença a veure més nítidament. És una dona. No s’ho pot creure, va vestida amb una faldilla llarga, cenyida a la cintura. Nua de cintura en amunt, amb una mena de bossa a coll i un collaret. Té la pell fosca i els cabells lligats, igual que les dones que dansen. Les dues es miren sorpreses.
    —Però...tu qui ets? Què hi fas aquí dins? D’on has sortit? —Li pregunta l’Anna.
    L’Anna mira cap a tot arreu. Deu ser una broma de mal gust. Es belluga nerviosa i alerta. La noia sembla com acabada de sortir d’una màquina del temps.
    —He baixat de la foranca —diu— a mirar les pintures des de sota la pedra.
    —Però... no pot ser, de la pintura dius? L’Anna se la mira amb cautela. No sembla perillosa. La tanca de separació ajuda a mantenir la distància.
    —Sí. Sóc una de les dones que està dibuixada. He desitjat moltes vegades baixar a contemplar l’escena del ritual del dia més llarg. Tu, qui ets?
    Mare meva! Pensa l’Anna. Està pitjor del que m’esperava.
    —Jo... jo sóc l’Anna, la responsable del centre del Cogul. Cuido les pintures, es pot dir.
    —Cuides les pintures? —diu contenta— Que bé! Així ningú més les podrà repintar o esborrar. Recordo que n’hi havia moltes per aquesta zona del riu Set, però han desaparegut.
    —Moltes més, dius?
    —Sí, delimitant el pas dels cérvols i cabres que cacem per quan fem alguna cerimònia. Tu continues caçant en aquesta zona?
    —Jo no gaire, la colla d’homes del poble ho fan sovint els caps de setmana.
    —Caps de setmana? Tu no caces? No t’agrada?
    —No està ben vist, és una tasca d’homes. Jo cuino després el que portin.
    L’Anna va rumiant de pressa què ha de fer, mentre li contesta a les preguntes. Està clar que no està bé aquesta dona. Agafa el mòbil dissimuladament i marca un número.
    —Tasca d’homes? No aneu junts? Per nosaltres, és un dia especial en què tota la tribu participa. No cacem sovint grans peces. Normalment atrapem conills, que són més fàcils. El dia del cérvol però, que és el dia més llarg, el matem per donar les gràcies a la natura i commemorar l’arribada de la calor, els fruits, les arrels i les plantes.
    —Albert, sóc l’Anna. Truca als mossos que vinguin al centre. —diu fluixet. —No, no passa res, però que vinguin, estic bé, he de penjar.
    La noia se la mira.
    —Què és això?
    —Res, un telèfon.
    —Telèfon?
    —Serveix per comunicar-nos —l’Anna li segueix la conversa desconcertada—et trobes bé? No recordes com has arribat? He trucat perquè ens vinguin a buscar.
    —A buscar? Jo he d’esperar la meva tribu. Demà és el dia que el sol es pon més tard i nosaltres l’acompanyem fins que desapareix. Cacem un cérvol aquest vespre, a la vora del riu, i demà ho celebrem.
    L’Anna continua al·lucinada. Si és una boja, en sap molt de com vivien els pobles de l’Epipaleolític. Ai mare, que diu que vindrà més gent. On són els mossos i l’Albert, que no ve?
    —Ah, feu la dansa fàl·lica demà?
    —La dansa què?
    —L’home de la pintura... El del penis...
    —Aquest? No el vam pintar nosaltres, va aparèixer un dia del no res, algú d’una altra tribu, que volia protagonisme. I amb això tan gran...ja li agradaria!. Aquesta pintura la van començar a dibuixar les nostres ancestres, per representar el dia de la gran cacera. Totes juntes ens dirigim a la gran festa, i les dones de la tribu cuidem i venerem la pintura.
    L’Anna es queda parada. El que ella explica al centre és una altra teoria. L’home, la dansa fàl·lica, l’acte procreador amb les dónes que dansen al seu voltant, la virilitat... què és això del solstici d’estiu?
    Del no res, un grup de dones i homes s’apropa. Són una vintena de persones. On són els mossos? I l’Albert? L’Anna corre cap al cotxe i es tanca. La noia surt de la reixa amb l’agilitat d’una gata, i s’afegeix al grup. Baixen cap a la vall del riu. Ella tremola, veu com s’allunyen. La noia mira enrere, somriu i aixeca la mà. L’Anna fa el mateix. Els perd de vista, té el cor desbocat. Ara no veu ningú, no pot reaccionar.
    S’escolten sirenes. No sap quant de temps ha passat. Només pensa que ha d’escriure tot el que li ha dit la noia, la història és diferent!. Està molt excitada, què li explicarà ara a l’Albert? I als mossos?

    La llengua viva

    La llengua viva

    Baixant pel que havia estat el carrer principal de la vila, abans batejat en record d'una antiga pedagoga infantil, ara identificat amb un codi alfanumèric qualsevol, la Pia recordava les històries que li explicava l'àvia sobre els llibres de poesia de lectura obligatòria que tants mals de cap li havien donat durant els anys d'escola, o de les grans biblioteques amb enciclopèdies i diccionaris d'arreu esgrogueïts pel temps i l'ús. Quan ho feia, no sabia on acabava el record de l'àvia, a qui tant estimava i trobava a faltar, i on començava la nostàlgia d'allò que mai s'arriba a conèixer.
    La Pia havia nascut 46 anys després de l'Acord de Nova Parla. Classe mitjana-alta, lleugerament descarada, incorregible tendència cap al desordre absolut, amant dels dolços i la bicicleta. El seu món ja havia adoptat les mesures marcades per l'Acord, i l'escriptura anterior s'havia convertit en un record dels que expliquen les àvies a les seves netes. En un acte de unió, concòrdia i un bon grapat de motivacions i pressions ocultes, organismes internacionals van consensuar que l'ús de la llengua de la vida era la manera més efectiva de simplificar les relacions entre països. Es va condensar una gramàtica basada en l'idioma dels gens, de les parts més petites del nostre cos i de totes les criatures conegudes: els alfabets van ser abandonats per un idioma basat en combinacions de 4 lletres -A, C, G, T-, radicalment universal i viu. A poc a poc, la nova forma de comunicació va ser absorbida; primer en l'esfera burocràtica, després en contractes de treball fins arribar als cartells d'oferta del supermercat. En pocs anys, la transformació havia estat absoluta.
    La Pia pensava en com la imaginació li feia males jugades. No podia imaginar més enllà de combinacions d'allò que coneixia, i sovint li costava caçar al vol i ordenar els pensaments que li formiguejaven el cap. També sentia molta curiositat per aprendre com els pobles antics escrivien, parlaven i aprenien a estimar-se, però els últims professors de llengua antiga havien anat desapareixent sense cap llegat que els recordés.
    Algún cop havia pensat que, en l'antiguitat, potser la gent usava l'idioma que millor els funcionava en funció del context en el que es trobaven. Potser ella sabria pensar i imaginar millor d'una altra manera. Ara l'idioma eren tots i un de sol: la gent tenia la llengua gravada a la sang de manera indeleble i tots formaven part del seu mandat. El mandat de la natura i la seva manera de funcionar, perfeccionada a base d'errors fortuits i eons. Potser l'Acord havia sigut pretenciós o ingenu, o potser l'elecció més sàvia mai presa en la història de la humanitat. I què passaria si mai els deixés de funcionar aquell llenguatge? Si, fruit d'un nou capritx humà, es volgués tornar a canviar la base de les relacions humanes? La mort de l'essència del que ens fa estar vius era una una sombra fosca sobre l'imaginari de la Pia, un mur infranquejable. Abandonar-ne l'ús per comunciar-se podria vaticinar un fracàs inminent de totes les espècies de tots els regnes. Masses preguntes per expressar amb quatre lletres.

    La Plaça d’en Dídac

    La Plaça d’en Dídac

    - Quan tornem, el pare ja hi serà?

    - Sí, ja haurà tornat. Et ve de gust?

    - Sí, vull que m'expliqui molts de contes.

    - I tant vida, tots els que vulguis, t’explicarà.

    Fi de la gravació. 17:37.

    Ja podia agafar objectes grans amb la seva nova extremitat, però tasques com l'escriptura eren diferents. La mà avançava deixant un traç que amb prou feines es podia llegir. -Ja n’estic fart!- Va llançar el boli i va escombrar els papers amb la mà que encara conservava. -No t'atabalis, demà ho faràs millor- va dir el seu fisioterapeuta sense mirar-lo i consultant a la llista qui era el seu pròxim pacient. Dídac es va aixecar i es va dirigir a la porta apretant les mandíbules per evitar cridar. De vegades, allò que hem perdut fa més mal que qualsevol ferida oberta.

    En Dídac va arribar a casa. No va encendre els llums. A les fosques podia evitar les fotos de gent que ja no formava part de la seva vida i els llibres que ja no volia llegir. Es va dirigir a la nevera i va agafar una cervesa. La va obrir i es va asseure al sofà. Per què no podia ser tot com abans?. Es va col·locar la seva Vir2AllLife® i van aparèixer. La nena rient al menjador, la dona explicant-li el seu dia al laboratori. Com cada nit que no treballava, va llegir un conte a la seva filla abans de dormir. Quan mig adormida i amb veu suau va dir "t'estimo pare", va deixar de llegir. La va besar i va tornar al saló. Va seure amb ella, que llegia al sofà. Ella el va mirar lliscant uns centímetres les ulleres pel nas.

    - Ja?

    - Sí, no ha trigat gaira, estava molt cansada.

    Mentre ella es tornava a col·locar les ulleres, ell va recolzar el cap sobre el sofà. Va tancar els ulls i va escoltar el so de la seva vida. Un tranquil silenci matisat pel lent i mecànic passar de les pàgines, la seva profunda respiració i la música islandesa de principis de segle d'Olafur Arnalds. Sempre es quedava adormit al mateix moment. La seva ment en un record desgastat, el seu cos en una realitat que li costava acceptar.

    Sovint, en despertar, creia estar al llit amb ella. La percebia a través dels llençols i el matalàs. Podia girar-se, estirar el braç i tocar-la. Els seus dits buscaven el tacte dels seus cabells, el seu nas, l'aroma de la seva pell. Li deia "bon dia" i la seva pròpia veu l'arrossegava a la realitat. Es retirava el dispositiu del cap ajudat per una mà que li era aliena, obria els ulls i es trobava sol, assegut al sofà.

    Feia només un any que en Dídac havia tornat de la missió que li havia costat la mà i la seva família. Havíen preparat el terreny per a aquells joves que ara es disposaven a establir la primera colònia a Mart. El viatge estava sent retransmès en directe des de la nau i es podia seguir les 24 hores del dia des de qualsevol part del món. Portaven 67 dies recorrent l'espai i ja eren considerats herois, uns pioners. Una tarda, va decidir encendre la televisió. Estaven tots dormint. Seria tan fàcil acabar amb aquelles persones en uns segons... Una petita explosió en un dels reactors, un error en el tancament d'una de les escotilles... Però no hi passava res, seguien el seu camí. Tot i així, ell no podia deixar de mirar la pantalla pensant en la glòria que els esperava i que per a ell s'havia reduït a una placa amb el seu nom en una petita plaça i una casa buida.

    Aquella nit visualitzaria l'últim record de la seva dona i la seva filla abans de deixar-lo. Mai havia estat capaç de veure-ho fins al final. Es va prendre les pastilles que trigaven exactament 30 minuts en fer efecte i es va col·locar el dispositiu a les 17:07.

    La seva dona va col·locar la nena al seient del darrere i es va posar al volant. Es va cordar el cinturó i va ajustar el retrovisor. Les seves mirades es van trobar. -T’estimo, vida meva-. La nena va somriure mentre arrencava el motor.

    - Quan tornem, el pare ja hi serà? - jugava amb una nau espacial a les mans.

    - Sí, ja haurà tornat. Et ve de gust? - va respondre mentre buscava de nou la mirada de la seva filla.

    - Sí, vull que m'expliqui molts de contes.- Va aixecar la vista deixant la nau a un costat.

    - I tant vida, tots els que vulguis, t’explicarà.- Va mirar la seva filla als ulls just en el mateix instant en què un altre cotxe es creuava en el seu camí.

    A les 17:37 es van aturar l'enregistrament i el cor d’en Dídac.

    LA PLACA DE PETRI

    LA PLACA DE PETRI

    El dinosàuric Catedràtic de Microbiologia, desbordant amb el seu volum l’arnada poltrona, rep al fosc i polsegós despatx la nova contractada postdoctoral.

    Catedràtic: ¿Què tal la seva primera setmana al departament, senyoreta?
    Postdoc: Bé, gràcies. ¿Podria demanar-li que no em digués “senyoreta”?
    C: Caram, caram, ens ha arribat una feminista rebel. És clar, no s’amoïni, només volia ser amable. Per cert, necessitaria sisplau que em traduís al codi d’una lletra la seqüència d’aminoàcids d’aquest pèptid: Phe-Ala-Cys-Ile-Met-Glu-Leu-Cys-Ala-Phe-Glu-Ile-Met-Met-Glu-Asp-Ile-Ala-Thr-Ala-Met-Glu-Asn-Thr.
    P: Naturalment, Professor; a veure…FACIMEL…¿FACIMELCAFEIMMEDIATAMENT?
    C: Molt bé! Veurà, des del dia que em van treure la secretària, i com que em costa una mica desplaçar-me, la darrera persona que s’incorpora al laboratori m’ha de dur el cafè cada matí.
    P: ¿Perdó?

    Llarg silenci incòmode.

    C: Entre nosaltres, Doctora, i que això no surti d’aquesta habitació, sap que per a guanyar algun dia aquesta plaça permanent de funcionària m’ha de tenir content, ¿oi? Al cap i a la fi, portar el cafè a qui li paga el sou no em sembla tan terrible; puc imaginar altres maneres més desagradables per a vostè de tenir-me content.

    La tensió es podia tallar. Finalment la postdoc acota el cap, resignada. Sense una feina no seria fàcil fer-se càrrec tota sola de dues filles i un pare dependent.

    C: Així m’agrada; per a que vegi la meva magnanimitat, li deixo començar demà amb això del cafè. Som-hi doncs, ¿com estan avui les bactèries a la nostra placa de Petri?
    P: Hi ha una colònia en un racó de la placa on semblen créixer-hi vàries soques; tres com a mínim.
    C: ¿Què em diu? ¿Una altra vegada? ¿Ha seqüenciat els pèptids que expressen?
    P: Sí, Professor, i crec que el resultat no li agradarà.
    C: Dispari, endavant, dispari. Podré resistir-ho sense plorar com una figa-flor.
    P: En aquesta colònia, una soca expressa el pèptid INDEPENDENCIASISISISISI, una altra el ANTIINDEPENDENCIA, i una tercera el MESINDIFERENT.
    C: Cordons! Quin contratemps més desagradable. Les diferents soques deuen estar llençant reaccions citotòxiques brutals les unes contra les altres, m’imagino.
    P: Doncs la veritat és que no. Conviuen tranquil•lament barrejades i fins i tot s’intercanvien molècules entre elles. És més, sembla que la progènie d’una soca pot pertànyer a qualsevol de les altres.
    C: ¡Però això és impossible! ¿Pretén fer-me creure que proteomes tan diferents poden conviure junts sense liquidar-se mútuament? ¡No em faci riure, per favor! Suposo que ja haurà iniciat un tractament amb antibiòtics localitzat en aquesta colònia per a eliminar les soques contaminants.
    P: Sí, i tant; però només aconsegueixo eliminar les MESINDIFERENT, que aparentment es transformen en una de les altres dues. A més, un efecte secundari de l’antibiòtic sembla ser una inhibició de l’expressió del pèptid senyal ANTI i un increment de l’etiqueta SISISISISI. ¿Què pot estar passant?
    C: Ho sabia. Ens trobem enfront d’un temible prió infecciós. ¿Les altres colònies de la placa estan també infectades?
    P: De moment no.
    C: Aleshores per ara no tractarem amb bacteriòfag. De totes maneres i per si de cas, foti-li a tota la placa una dosi basal preventiva de penicil•lina per a evitar la propagació d’aquests microbis indesitjables.
    P: ¿N’està segur, Professor? ¿No serà contraproduent? Podríem induir l’evolució de resistències.
    C: A veure, ¿qui mana en aquest departament? ¡Si jo li dic que penicil•lina, doncs penicil•lina i vostè a callar!

    En aquell moment entra el becari.

    Becari: ¡Doctora, Doctora, he identificat una xaperona que s’expressa a la colònia multi-soca, però és molt estranya!
    P: ¿Quina seqüència té?
    B: DIALOGARDIALOGARDIALOGAR.
    C: ¿DIALOGAR? ¿Quin aminoàcid correspon a la lletra “O”?
    B: Cap dels coneguts fins ara, senyor. Crec que n’és un de nou, potser una mutació, ¡o fins i tot d’origen extraterrestre! Serà molt interessant estudiar-ho, ¿oi Doctora?
    P: Caram,…sssiiii,…sembla interessant…
    C: Déu meu, ¿ho estic escoltant bé? ¡Per tots els sants del cel, no em puc creure que això se’ls estigui acudint! ¡El simple fet de pensar-ho és una blasfèmia! ¡Els pilars de la Bioquímica són intocables!
    B: Però…Professor…amb tots els meus respectes, ¿no creu que caldria estudiar quina funció fa la xaperona DIALOGAR en aquesta colònia? Podria ajudar al plegament correcte dels pèptids priònics i així eliminar la seva perillositat.
    C: ¿Com gosa un miserable estudiant qüestionar la meva opinió? ¡Les cèl•lules anormals no s’estudien, s’eliminen i punt! ¡Doctora! ¡Posi ordre, maleït sia!
    P: Però, senyor Catedràtic, potser el becari tingui una mica de raó i hauríem d’investigar l’activitat de la xaperona. Aquelles altres plaques que creixen sense contaminacions, potser tinguin un sistema semblant; ¿i si fos un mecanisme universal de control de la citotoxicitat?
    C: A veure si m’explico, no li ho repetiré: ¿volen vostè i aquest irreverent subaltern seu conservar els seus miserables llocs de treball?
    P: Bé…sí, és clar.
    C: Doncs aleshores no em repliqui més: dosi màxima d’antibiòtic fins a liquidar la colònia. ¿Ho farà, senyoreta?

    LA REAL, VERITABLE, ÚNICA, I ABSURDA HISTÒRIA DE L’EVOLUCIÓ I REGRESSIÓ DE L’ÉSSER HUMÀ (Best seller científic, encara inèdit)

    LA REAL, VERITABLE, ÚNICA, I ABSURDA HISTÒRIA DE L’EVOLUCIÓ I REGRESSIÓ DE L’ÉSSER HUMÀ (Best seller científic, encara inèdit)

    De l’home al mamífer «irracional»

    Un dia em vaig trobar, en uns abocadors d’escombraries, un sac d’ossos i me’l vaig menjar. Feia molt de temps que intuïa que era un gos. Aquell acte m’ho confirmà plenament. Des d’aleshores, sempre que bordo ho faig amb total seguretat. Ja no tinc dubtes interiors: pixo a qualsevol cantonada. També ensumo sense cap mena de recança les xones de totes les gosses. Cago al bell mig de les voreres, si en tinc ganes. Realment he trobat el meu ego. Sóc feliç.
    Abans, quan era home, m’havia d’aixecar ben aviat cada matí, i treballar, fent sempre bona cara als clients per vendre els articles del patró. Havia d’anar vestit i sortir amb una colla d’ingrats que no comprenien res. Havia de fer el llit, rentar plats... En determinats llocs no podia ni escopir.
    Ara lladro, pixo, vomito tot allò que vull, com vull i on vull.



    Del mamífer «irracional» a l’au

    Un dia em vaig trobar, en uns abocadors d’escombraries, una llauna de sardines i me la vaig menjar. Feia molt de temps que intuïa que era una gavina. Aquell acte m’ho confirmà plenament. Des d’aleshores, sempre que volo ho faig amb total seguretat. Ja no tinc dubtes interiors: descanso tranquil•lament al damunt de qualsevol antena de televisió. També dormo recolzant el pes del cos sobre només una pota. Atemoreixo els peixos de la mar amb crits. Realment he trobat el meu ego. Sóc feliç.
    Abans, quan era gos, la mainada m’empaitava, els vailets m’apedregaven. De vegades cap bona senyora no em donava de menjar; llavors patia molta fam. Havia de barallar-me amb d’altres gossos per aconseguir un tros de pollastre. Embogia, quan volia travessar un carrer farcit de cotxes.
    Ara volo amb la meva companya i, junts, fem nius idíl•lics per covar.


    De l’au al peix

    Un dia em vaig trobar, en uns abocadors d’escombraries, un pop i me’l vaig menjar. Feia molt de temps que intuïa que era una tonyina. Aquell acte m’ho confirmà plenament. Des d’aleshores, sempre que nedo i bussejo ho faig amb total seguretat. Ja no tinc dubtes interiors: puc recórrer els set mars a pleret. Amb la boca oberta, menjo sense aturador; mai no m’embafo. Tinc un sistema circulatori molt eficient. Realment he trobat el meu ego. Sóc feliç.
    Abans, quan era gavina, els homes em disparaven trets, robaven els ous de la meva companya. Durant el mal oratge no podíem nodrir-nos, les onades ens xopaven les plomes. Ho passàvem malament.
    Ara tant hi fa si plou o fa sol; tothora menjo i nedo.


    Del peix al vegetal

    Un dia em vaig trobar, en uns abocadors d’escombraries, una caixa de terra i me la vaig menjar. Feia molt de temps que intuïa que era una margarida. Aquell acte m’ho confirmà plenament. Des d’aleshores, sempre que clorofil•lo ho faig amb total seguretat. Ja no tinc dubtes interiors: puc estendre amplament els meus pètals al sol. Noto créixer les meves fulles, assaboreixo la pluja. Realment he trobat el meu ego. Sóc feliç.
    Abans, quan era tonyina, hi havia peixos grans que volien cruspir-me. Hi havia xarxes gegants que capturaven companyes, de les quals mai més no se sabia res. Tenia les escates malferides, atès les arponades rebudes.
    Ara creixo tant com vull i sento la saba recórrer el meu cos.


    Del vegetal al mineral

    Un dia em vaig trobar, en uns abocadors d’escombraries, un tros de lignit i me’l vaig menjar. Feia molt de temps que intuïa que era una pedra calcària. Aquell acte m’ho confirmà plenament. Des d’aleshores, sempre que rodolo ho faig amb total seguretat. Ja no tinc dubtes interiors: formo part d’una muntanya. Em solidifico i, fins i tot, cristal•litzo. Realment he trobat el meu ego. Sóc feliç.
    Abans, quan era margarida, la tempesta m’ensopia els pètals i hi havia qui maltractava les companyes amb un joc de «sí o no». Quan no hi havia saó, les meves arrels s’assecaven, no trobaven substàncies per nodrir-me.
    Ara sóc autosuficient; em sé part del Tot i del No-Res.


    Del mineral a l’infinit

    Un dia em vaig trobar, en uns abocadors d’escombraries, un bocí de veritat i me’l vaig menjar. Feia molt de temps que intuïa que era un infinit. Aquell acte m’ho confirmà plenament. Des d’aleshores, sempre que tinc un sentiment sé que el sento amb total seguretat. Puc ser o bé no ser; fins i tot puc fer existir ambdós sentiments dins l’àmbit de l’existència inexistent existencial. Realment he trobat el meu ego. Sóc feliç.
    Abans, quan era pedra calcària, hom em colpejava i m’estimbava, impotent, rocam avall. La meva matèria es desgastava, patint dolors insuportablea.
    Ara sóc etern.


    Conclusió

    Sóc imaginació: sóc, a la fi, lliure.

    LEUCÒCIT I BACTERI

    LEUCÒCIT I BACTERI

    Aquell matí, la Julieta es sentia aixafada, sense forces. La setmana havia estat intensa. Els exàmens, el treball, la discussió amb el xicot. Potser tot plegat era massa per a aquell esperit fràgil i sensible. Es posà la mà al front i el notà calent. Un calfred li recorregué el cos. S’estirà al llit i es quedà adormida. I és que el bacteri núm.1 havia entrat al cos de la Julieta en un cop d’aire. A l'interior, el sistema immunitari havia rebut l’alerta de que algun microorganisme patogen havia invadit el territori corpori de la jove. L’exèrcit de glòbuls blancs es mobilitzà i activà el llenguatge molecular amb les plaquetes per posar en marxa la resposta defensiva del cos de la Julieta. L’esquadró de leucòcits de la brigada 567 de fagòcits, divisió 63, romania a la medul·la òssia esperant l’ordre d’atac, a punt per desplaçar-se amb els tancs de torrents sanguinis fins a la zona d’infecció. Els primers en sortir van ser els neutròfils dirigits pel capità de la brigada. Calia que donessin el mandat d’iniciar la inflamació. Tenien la missió de localitzar i neutralitzar el bacteri enemic. Era necessari enviar substàncies per avisar els capil·lars de la part inflamada i retardar així la propagació de l’enemic. La batalla era cruenta. Un batalló especialitzat, els limfòcits T citotòxics, va ser cridat a files per tal de reconèixer i destruir el microorganisme invasor. Les bases assentades als ganglis limfàtics esperaven l'ordre d'atac.
    L’enemic era dur d’abatre i es necessità el reforç d’un batalló de monòcits. El bacteri no tardaria gaire en multiplicar-se provocant la temuda infecció.
    Els neutròfils estaven per tota la xarxa vascular adherits a les parets dels vasos en els que s’ha havia activat una primera sospita d’agressió. I va ser llavors quan el neutròfil núm.13 el va veure. El tenia al davant i notà una sensació estranya. El bacteri va sentir el mateix. No el podia deixar de mirar. Va ser així com entre ells dos, el neutròfil 13 i el bacteri 1, enemics per força, va néixer el sentiment de l'amor. Tot va succeir tan de pressa que ni ells mateixos sabien què els estava passant. No disposaven de temps. El neutròfil 13 només el volia protegir i fer que s'entregués però sabia que era un bacteri patogen i el seu deure era el que era. Durant una petita treva el neutròfil li digué al bacteri que marxés però ja era massa tard. Les tropes bacterianes havien arribat i s’estaven dispersant per atacar.
    A l'exterior, la Julieta patia els estralls de la malaltia. La febre era alta i els metges estaven amoïnats. El Romeu, el seu xicot, no la deixava ni un instant. No podia treure’s del cap l'absurda discussió que van tenir fa uns dies. I ara, pregava perquè aquell episodi acabés aviat i la Julieta tornès a ser la noia eixerida i alegre de sempre.
    L'exercit bacterià disparava toxines i enzims a mansalva enfrontant-se a bacteris sans i entrant en teixits estèrils buscant el bloqueig de les defenses de l'organisme.
    Tot ajut era benvingut. Per això també es mobilitzaren tropes anticossos. La batalla ja durava tres dies. Els avisos enviats a l’exterior per sol·licitar reforços va arribar en forma d'antibiòtic.
    A la fi, l'exercit de bacteris estava patint moltes baixes i la seva derrota era imminent.
    Atrinxerats a la melsa, el neutròfil núm.13, desesperat, li proposà al bacteri 1 arribar a una mena de treva i aconseguir l'equilibri entre els dos bàndols consistent en una infecció crònica. Potser encara hi havia una sortida però quan el bacteri 1 es disposava a parlar amb el seu comandant per intentar d'arribar a un acord, en un atac frontal, un tret bactericida d'ampli espectre el ferí de mort. En adonar-se, el neutròfil 13 el portà a un lloc segur per intentar revifar-lo. El rodejà amb el pseudòpode mentre ell exhalava l'últim sospir. Sentí un dolor impensable.
    El neutròfil 13 va ser reduït i arrestat. La notícia va fluir per tot el corrent sanguini. Va patir el rebuig dels seus companys del sistema, incapaços de perdonar i entendre aquella deslleialtat. Ell es devia al seu cos, al que havia de defensar per damunt de tot. Va ser arrestat i jutjat pel Tribunal Superior Immunitari amb els càrrecs d'ajut a l'enemic i alta traïció. Va ser condemnat.
    Per als amants de l'exterior, el Romeu i la Julieta, la cosa era ben diferent. La noia ja no tenia febre, el color rosat havia tornat a les seves galtes i el malestar i la debilitat ja havien fugit. El Romeu l'abraçà amb força, feliç, alhora que a dins, el neutròfil 13 plorava l'absència del bacteri 1.

    Manipulación fatal

    Manipulación fatal

    Les busques del rellotge marcaven dos quarts de vuit i tres minuts, el soroll d’aquestes ressonaven a tota la sala, en silenci, un incòmode silenci. Portava cinc cafès a sobre i la meva paciència començava a esgotar-se notablement. De la mateixa manera ho feien les meves parpelles, que em demanaven a crits desconnectar. La tinta de la ploma ja deixava de funcionar el que significaven masses hores invertides i masses pàgines malgastades, però aquell cas s’havia convertit en un fet personal, necessitava resoldre’l, no volia sentir que havia malbaratat tant de temps en un cas, una altra vegada, no m’ho podia permetre. Em vaig descordar la corbata, vaig bufar, la vaig mirar directament als ulls i mentre les meves ungles marcaven el compàs de les busques sobre la taula li vaig llençar la pregunta.
    Els seus ulls eren rodejats per una ombra fosca, que em conduïen a deduir que havia passat més de vint-i-quatre hores sense dormir a causa dels continus sacsejos que devia haver estat patint aquells últims dies. Mostrava desassossec i neguit, les seves ungles rossegades i sanguejades revelaven indicis d’ansietat, però sobretot d’amoïnament. L’entenia, realment ho feia.
    - Vivia al carrer de davant. Sempre ens saludava quan anàvem a portar els nens a l’escola, inclús s’havia ofert a portar-los, de fet ho havia arribat a fer quan la meva mare va emmalaltir greument. De tant en tant, ens ajudava amb el jardí sense demanar res a canvi. – va disposar a tapar-se la cara, senyalant que estava a punt d’ensorrar-se sobre el seu record. Va intentar eixugar-se unes llàgrimes que no havien caigut, se sentia seca atès que ja havia passat les nits en vetlla enraonant el que havia viscut i abocant tot el que tenia al seu profund interior.
    - Ja feia dies que no sortia. Era com si hagués desaparegut del mapa. No enteníem perquè, sempre s’havia mostrat tant amable amb els nostres fills i la resta de veïns que tots estàvem desesperats per saber que li havia passat. Quan marxava de vacances avisava i deixava les finestres tancades excepte la de dreta, allà tenia dos peixos i no volia deixar-los mai a la completa foscor. Aquesta vegada, en canvi, les va tancar absolutament, per un motiu que desconeixem.- va tossir per aclarir-se la veu que cada vegada es trencava més deixant veure la incertesa del que estava explicant.
    - Però no va ser fins el moment que vam començar a sentir crits que ens vam inquietar realment. Els crits eren d’una noia. El primer dia no vam fer res al respecte, però cada vegada eren més constants i intensos. Ningú volia trucar a la policia perquè era tan bon noi, que tot devia tenir una explicació coherent. La noia semblava patir. Vaig sentir la necessitat d’apropar-m’hi per esbrinar i més que res per ajudar aquella jove que semblava indefensa. Els seus crits desesperats em turmentaven totes les nits i va ser quan el meu cap va esclatar i es va qüestionar si realment coneixíem aquell home que vivia enfront nostre.
    Un matí, les finestres estaven obertes, deixant al descobert tot l’interior de la seva casa. Havia pintat les parets. M’hi vaig fixar especialment. Aquell dia tornava de la feina més d’hora i m’hi vaig apropar cautelosament. Em vaig esverar quan vaig veure aquella noia a la finestra. Per fi li posava cara a aquells crits. Es va adonar que jo hi era i mirant-me directament als ulls, amb pànic, em va xiuxiuejar: ajuda.
    La vaig ignorar, em vaig bloquejar, no hi podia fer res. Jo era la menys indicada per fer res. Em sentia en deute amb ell pel que havia fet quan la meva mare estava hospitalitzada i jo no podia fallar-lo. – finalment es va trencar. No se sentia capaç de mirar-me, no ho havia fet en tota la seva declaració, no obstant, va ser diferent. En ella vaig sentir penediment i culpabilitat.
    - Senyora Stevenson, aquesta noia es deia Johanna i ha mort en mans de la seva parella, el seu veí. Un complet psicòpata caracteritzat per la gran manipulació cap a vostè i als seus veïns. Em temo però Yudith Stevenson que queda detinguda per encobriment.

    Més eixerit que un pèsol

    Més eixerit que un pèsol

    A l'agència em van mostrar una pila de fotografies. En descobrir la de la Xènia, però, ho vaig tenir clar. Després de contemplar-la ja no vaig voler citar-me amb cap altra noia. Vaig triar-la per la seva genètica (no m'avergonyeix gens assumir-ho públicament) i, en el fons, confesso que desitjava que ella se n'adonés. Fer-ho, segons els meus paràmetres de jovenívol excèntric i acneic, l'hauria convertit en un exemplar únic. Encara més preciós. Encara més apreciat.
    - Em dic Gregori... -vaig mussitar tan bon punt ella va seure davant meu. Vaig intentar que la meva veu sonés al més insinuant possible, provant de mantenir la tonalitat perfecta, esquivant qualsevol rastre de pedanteria.
    - Ah... Jo em dic Xènia!
    Vaig somriure extasiat, aclaparat per aquella particular bellesa, tornant les meves ulleres a lloc cada pocs segons. Sempre que m'emocionava el pont del nas em suava d'una manera exagerada i, com a conseqüència, les ulleres em relliscaven. Notava la fricció lenta de la montura metàl·lica i em demanava si ella interpretaria com a encantador el meu gest intermitent.
    - Què? Ja heu triat? -ens va preguntar el cambrer llibreta en mà.
    - Per a mi una cervesa i un biquini, si us plau... -va triar la Xènia.
    - Jo... Teniu pèsols?
    - Pèsols?
    - Sí... Pèsols... Aquelles boletes rodones i llises (o arrugades) i verdes (o grogues)... Generalment els cuinen amb pernil i ceba, però si no és possible i només me'ls podeu servir bullits o de llauna també m'està bé...
    - Ahà... A veure... No ho sé... Jo ho pregunto a la cuina i a veure què poden fer... Per beure què vols?
    - Aigua... Aigua, que fa la vista clara... I a mi m'agrada molt el que estic veient!
    El cambrer va marxar per on havia vingut. La Xènia em mirava de manera estranya. Potser era perquè en pronunciar “arrugades” li havia fet una aclucada d'ull a càmera lenta.
    - És que m'agraden molt els pèsols... I tu també m'agrades molt... Hi, hi hi! -la meva rialla sonava una mica forçada, però juro que era tant sincera com les meves paraules.
    - Ah...
    - Em va agradar molt la teva fotografia... Però no et fa justícia, que consti... Al natural encara imposes més... I sé de què parlo, que a mi m'apassiona la ciència... I a tu?
    - Jo sóc més de lletres, la veritat...
    - Llàstima... Tot i que, ben mirat, no sé pas si a un pèsol verd i rugós com ara tu se li pot demanar gaire cosa més... Tot això ja et fa prou especial, no trobes? No et cal res més!
    - Però què t'empatolles?
    Aleshores vaig començar a xerrar sense aturador. Amb els coberts vaig improvisar un quadre de Punnet per fer-li entendre fins a quin punt la seva genètica era peculiar. La probabilitat de ser exactament com ella era increïblement minsa. Tot en la Xènia era especial: el cos, les ungles, els cabells, el rostre i, ara que l'havia sentit parlar, també podia incloure la veu en aquesta llista llaminera... Era el somni de qualsevol científic!
    Ella es va aixecar amb la cara desencaixada. Per un moment vaig creure que em faria un petó d'aquells de pel·lícula... Però no! Va clavar-me un mastegot i, en acabat, va marxar a correcuita del restaurant mentre m'engegava a pastar fang.
    De seguida vaig sentir un copet tímid a l'esquena. Era el cambrer. Duia les begudes, pèsols de llauna i un biquini que feia més pudor de mantega que no pas de formatge.
    - Mira, company... Tu no ets gaire atractiu, que diguem... No t'ofenguis, eh, les coses com són... Però és que la noia que has dut a sopar encara ho és menys... En fi, que jo de tu no m'hi entretindria gaire... És una putada que et deixin, però estic segur que trobaràs una noia com aquesta ben aviat...
    Seguidament vaig sentir unes ganes de plorar immenses i, incapaç d'aturar-les, vaig enfonsar el meu rostre entre els palmells. Encara no sé què em van mullar més les mans, si les llàgrimes o la suor del nas.

    En qualsevol cas els del bar, en veure'm tan abatut, em van convidar. Els pèsols me'ls vaig menjar, però el biquini me'l vaig endur embolicat amb uns tovallons de paper. En arribar a casa el vaig congelar de seguida. De tant en tant, quan em sento sol, el trec, n'espolso el gel, el contemplo una estona i la tristesa s'esmorteeix. M'ajuda saber que sóc un ésser afortunat: vaig tenir a l'abast de la mà el somni de qualsevol romàntic fanàtic de Mendel!

    Per cert, ja no visc obsessionat pels pèsols. Ara m'ha donat per la floricultura.

    Oceanografia

    Oceanografia

    Tot anirà bé, petita. No et cansis. Resisteix tots aquests cops. Encara que et preguntis per què has de suportar tu tot el que et ve a sobre quan mai fas, o intentes no fer-li cap mal a ningú... Que per què hi ha gent que et vol fer mal? Que per què no viuen les seves vides intentant assolir el nivell màxim de felicitat? Bé, jo tampoc en tinc resposta. Però no els hi tinguis en compte… I no, tu no has de ser com aquestes persones. Vaig treballar-hi de valent perquè no ho fossis. Tu no ets el problema, petita. Això posa-t’ho ben endins del teu cap. Però ep! Una altra cosa et diré: Tu si hi pots canviar algunes coses. Però això és quelcom que no has d’entendre encara. T’ho explicaré més endavant. Tingues una miqueta de paciència.

    Es va despertar esverada. Les galtes humides i unes ombres a la coixinera li van acabar de confirmar que havia tornat a patir un dels seus malsons. El seu pare li tornava a demanar paciència. Què en sabria ell… va marxar massa aviat deixant un terrabastall al seu darrere. Ella, a falta d’un guia, havia après a batzegades, a base de cops. N’estava molt orgullosa del seu camí, havia aconseguit convertir-se en una oceanògrafa de renom malgrat la seva joventut. A vegades, però, tota l’angúnia acumulada amb el pas del temps es concentrava al seu pit en forma de punxades, com li succeïa en aquell moment. I no hi trobava la manera d’evitar-ho. Els cercadors d’articles indexats, als que tant recorria en cerca de respostes, no oferien solucions a tot.

    Es va eixugar les llàgrimes i es va rentar la cara. Es va posar unes malles, no es va ni canviar la samarreta que duia com a pijama (ningú l’hi havia de veure) i va passar el cap per dins del coll d’una dessuadora. Aquesta va caure sobre les seves espatlles, carregant-li amb pes addicional. Es va posar els primers mitjons que va trobar sense comprovar que fessin parella i es va calçar les seves sabatilles de córrer. Va trobar una goma a la qual va donar un parell de voltes per amarrar els rínxols. Es va apropar al mirall del lavabo: uns ulls blaus li tornaren la mirada. Les ninetes, emmarcades al rogent de les parpelles, brillaven amb un fulgor especial. Va llençar un somriure torçat al mirall. Quantes vegades havia mirat la mateixa faç… Cada vegada sentia que havia de suportar un pes major, no sabia quant de temps podria seguir així, com si res…

    Va sortir de casa, va baixar les escales, va obrir la porta i es va trobar dempeus al carrer. I de sobte va començar a córrer. Les soles de les sabates anaven desgastant-se a mesura que els seus passos quedaven amortits contra l’asfalt. La mirada sempre al davant. En un moment donat, els seus passos, conduïts per uns peus que semblarien tenir vida pròpia, van alleugerar el seu ritme, fins a tornar a sentir els músculs tibants dels seus bessons. Havia arribat al capdamunt d’un turó i es trobava abocada a l’abisme. Als seus peus s’obria pas un escarpat penya-segat.

    El vent bramulava amb força i les onades xocaven estrepitosament contra les roques, desprenent-les de petits fragments que passaven a formar part de l’aigua, com si a poc a poc l’oceà fora complint la seva promesa de ser possessor de la terra que trobava al seu pas.

    Ningú sap quant de temps va estar allà, amb la mirada fixa en la cruesa del món marí. Però per fi va somriure. Sempre s’ho havia dit: Quan miris l’oceà hi veuràs el seu rostre, i aquest és i serà sempre el teu veritable amor.

    Pràctiques de microscòpia

    Pràctiques de microscòpia

    M’havien advertit dels estímuls que experimentaria: el formigueig, la pressió esclafadora, la dificultat per determinar els límits del meu nou cos en l’ambient aquós. Tot això hi era, però res m’havia preparat per a l’olor de podridura, ni per aquella claror difusa que m’embolcallaven. En teoria, només hauria de poder experimentar sensacions tàctils, esclats de química que em guiarien les accions: si calia depredar o fugir, bategar rítmicament o amb desfici, contraure’m o allargar-me a seccions, descobrint el medi a la cerca d’aliment i d’entorns amables. Ningú no va gosar a dir-me si podria percebre la calor i el fred, el dolor i el plaer.
    De moment, però, l’únic que em preocupava era assegurar-me que el trasplantament havia estat correcte i que la meva consciència hi era tota. Per intentar tranquil·litzar-me vaig començar amb una sèrie de records bàsics. Em deia Praia, la mare meva mare havia estat la Lismargu, tenia dues filles precioses i hi havia un gronxador vermell al jardí dels avis; m’havien regalat una bicicleta als set anys i havia perdut la virginitat als setze, amb l’enze del meu veí, que en tenia disset i duia ulleres de cul de got, abans de decidir que les noies també m’agradaven. Havia estudiat enginyeria genètica, tenia un expedient brillant, el catedràtic de bioreactors havia deixat la dona per mi, el meu sou era de sis zeros i, als cinquanta tres m’havien detectat el marcador del càncer cerebral que s’havia de desenvolupar al cap d’un temps indeterminat, tan inoperable com inevitable. Ho recordava tot. També com m’havia acomiadat de la Kira i la Noa. Havíem fet tanta broma... Elles també desarien les pròpies consciències dins l’ADN d’una ameba i qui sap si els clons dels nostres clons es trobarien surant en algun mar primigeni. Però després havíem plorat, abraçades, oblidant rancúnies i malentesos, de nou unes nenes petites amb una mare perfecta.
    L’empelt funcionava: fins i tot podia recordar l’olor dels cabells de la Noa, el tacte humit de la galta de la Kira. I aquests records em feien un mal punyent, del qual m’alegrava. Si tot el que havia d’incorporar de nou al meu jo era com allargassar els pseudòpodes per enxampar un protozou o com aconseguir que el vacúol vibràtil em mantingués l’osmosi, preferia tenir els sentiments intactes, poder imaginar-me el món de colors, sons, olors i sabors dels records viscuts. La immortalitat és llarga i durant els eons a venir tindria temps de sobres per surar pels racons més desconeguts de mi mateixa.
    Però ara, havia d’afanyar-me. Calia menjar, créixer ràpidament, dividir-me... omplir el medi de còpies exactes de mi mateixa, assegurar-me l’eternitat. No sabia on m’havien deixat; en algun toll, potser en un rierol.
    De sobte, la claror lletosa va esdevenir blava. Una substància llefiscosa no em deixava moure, l’esclafament esdevenia insuportable. Com l’escalfor terrible que m’eixugava, ràpida, inexorablement. Calor i dolor i la darrera llambregada de consciència: portaobjectes, blau de metilè, cobreobjectes, fixació de la mostra... mort.

    Què li fa feliç a Lavoisier?

    Què li fa feliç a Lavoisier?

    El dia està ennuvolat. En dies com aquest, de vegades, penso en les persones que ens han precedit. Sento com si darrera dels núvols algú ens observa i conversa. Si ara ells i elles poguessin escodrinyar que està passant...
    —Què fas Lavoisier? —La seva dona el mira amb un somriure. Ell continua apartant núvols del cel amb les mans i treu el cap pel forat que ha creat entre els cúmuls que omplen el cel.
    —Miro, només miro. —Sospira ell des del cel— Veus allà, al sud del teu estimat Montbrison? És Barcelona! Mira l'animat grup de dones. Sí, aquell! -Assenyala la seu de de l'Institut d'Estudis Catalans—Avui cinc de juny celebren el Dia Mundial del Medi Ambient. Totes les conferenciants són dones!
    —Ja sé que penses! —li diu ella. Lavoisier la mira amb una mirada còmplice.
    —Com m'hagués agradat viure en aquesta època. Els dos haguéssim... —Marie-Anne li talla en sec.
    —Jo vaig gaudir, vaig gaudir molt. Vaig aprendre de tu i vaig posar el meu gra de sorra al que ara tots anomenen Ciència en majúscules.
    —Però ningú va reconèixer el teu treball, Marie-Anne. —Ell insisteix.
    —Sí, tu. La persona que més m'importava. Escoltaves les meves opinions, necessitaves les meves il•lustracions... o ja no recordes aquell destil•lador de serpentí que el vidrier ens va fabricar gràcies al meu dibuix?
    —És clar. Va fer fins a cinc nyaps que no servien per res! Suposava que escoltava les meves explicacions però ja vam veure que no entenia el que li deia. Tu vas fer molt més que escoltar. En un tres i no res vas fer un senzill dibuix que va millorar el disseny del destil•lador que tenia al cap. —Ella li fa l'ullet. Ell li agafa de les mans—. Ara m'adono de què ens complementaven.
    —Aleshores no teníem temps d'aquestes reflexions. Ens dedicàvem a provar les nostres idees, a refutar les teories extravagants i fantàstiques que encara molts seguien defensant sobre el flogist. Mai vaig entendre a Priestley. A ell li atribueixen el descobriment de l'oxigen i tanmateix va continuar sense admetre la nostra teoria de combustió de l'oxigen.
    —Com m'hagués agradat que t'haguesin escoltat aquells... —Però Marie-Anne continua capficada en un altre temps. Parla amb vehemència, com a Lavoisier tant li ha agradat sempre.
    —En canvi a en Kirwan els teus arguments li van convèncer.
    —En Richard Kirwan! Qui el recorda avui dia? —La cara de Lavoisier perd per un instant el seu to alegre. —Quants records associats a la Química. Però Marie-Anne no em distreguis de les meves recopilacions...
    —Antoine Antoine-Laurent de Lavoisier! —li reprèn la seva dona —. Sempre estàs cercant els meus reconeixements.
    —Treu el cap amb mi i escolta-les. —Ella s'acosta divertida. Ara tots dos miren l'escena. Les seves galtes juntes.
    Allà baix la conferenciant afirma: "Si a Lavoisier el coneixem com el pare de la Química moderna, a la seva dona Marie-Anne Lavoisier, l'hauríem d'anomenar la mare de la Química moderna".
    —Te n'adones! Per fi, la mare de la Química moderna —Crida ple de joia —. Quants anys han calgut per reconèixer el teu mèrit propi? Com no es van adonar que tu no eres una mera escrivent?, que cal tenir una autèntica comprensió de la Química per explicar els seus principis?
    —Sembles coetani a aquestes dones. —Marie-Anne el renya amb un nou gest ple de complicitat—. El que no saben és que junts nosaltres multiplicaven i ara, alguns de vegades, s'obliden de quant d'important es compartir per a gaudir.
    Lavoisier s'allunya per prendre notes en un quadern de tapes verdes. Col•lecciona les dates. Des de fa un temps escolta cada vegada més sovint aquest qualificatiu que li omple d'orgull i el fa feliç. Marie-Anne-Pierrette Paulze ja té el seu merescut lloc propi en la Història de la Química.

    Química elemental

    Química elemental

    L'ascensor és un moment d'aquells que et fan sentir incòmode: el temps es dilata, la conversa es congela, es torna banal i estúpida fins el moment que no saps què dit i calles. Sempre he odiat aquestes situacions.

    Quan muntes per l'escala com a mínim pots queixar-te de com de cansada que estàs. Tampoc no t'obliga a estar dins de l'espai personal de ningú i les mirades són independents.

    En aquest cas no sabia què fer quan arribàrem a l'ascensor, però era un bon moment per clavar els meus ulls en els teus i deixar que foren ells qui mantingueren la conversa.

    Però no, interferència, soroll incomunicació.

    Tens l'habilitat de cremar el temps, de la mateixa manera que m'havies convertit en gel, perquè les persones no som de pedra.

    Sense hivern no hi ha literatura

    Sense hivern no hi ha literatura

    La Marina... la meva Marina... la protagonista d’aquesta història és una noia encantadora. Com us ho diria? Té l’esperit ben despert, i s’agraeix. No us penseu que ho sé tot d’ella, no, de moment, només l’imprescindible. Us puc dir que està entusiasmada, està en el seu segon any de tesi i acaba de publicar, això és una primícia, el seu primer article! No està gens malament, oi? Una jove promesa, com se sol dir. Tot i que a mi aquest tipus d’expressions no m’impressionen, prefereixo no emprar-les. No negaré que li tinc simpatia, però no és pas perquè hagi publicat un article. Des de batxillerat, l’amoïnava el canvi climàtic –això, veus, sí que em commou-: “Que no ho veieu que acabarem amb el planeta?” es lamentava com tants joves que temien pel seu futur a la Terra. Ara, amb uns anys més d’experiència, les coses se li comencen a complicar, és a dir, comença a entendre menys el món. Perquè..., de fet, la seva recerca no dona arguments als escèptics que neguen el canvi climàtic? Pobra Marina, no hi comptava amb aquests dilemes! Però no hi està d’acord: que hi hagi hagut variacions del clima en el transcurs de la història geològica, com la petita edat de gel de d’edat medieval que ella estudia als Pirineus, a partir dels testimonis del registre sedimentari geològic, no refuta en cap cas que la causa principal del canvi climàtic actual sigui antròpica. Oi?

    La Marina, ja la coneixeu, després d’acabar la tesi, se n’ha anat a viure a un poblet dels Pirineus, no em feu recordar el nom. Res de fer un postdoc, aquesta és la seva manera de continuar la recerca. Diu, amb un deix de cinisme, que serem l’única espècie que s’extingirà amb coneixement de causa. Està decebuda, se li veu. Ha anat a la muntanya cercar refugi. Ves, què li podria dir, que els humans fa segles que s’han amoïnat pel clima? No la consolaria pas això. S’ho mira tot amb un aire sorneguer. Però no ha deixat d’investigar pel seu compte, de fet, es passa el dia observant i anotant quasi obsessivament les variacions de temps, els canvis estacionals, les migracions de les aus, la floració de les plantes. Sembla una naturalista del segle XIX, però ella pensa fermament que és l’única cosa que pot fer al segle XXI: observar i esperar. Diu, sorneguerament, “l’hivern aviat serà història i aleshores veureu com no us fa tanta gràcia.” Marina! Quina tristesa i quina dolçor tan commovedores! (disculpeu-me però no me n’he pogut estar)

    Fa temps que no sé res de la Marina. L’enyoro. També trobo a faltar l’hivern. Enguany per primera vegada no hi ha hagut hivern. Sense hivern i sense la Marina. No es pot dir res concloent. Suposo que caldran més dades. No és el que hauria dit la Marina? A mi, com us podeu imaginar, la calor no em preocupa. És una sensació corpòria que m’és del tot aliena. Ves, no puc dir que m’avorreixi del tot. Ara em dedico a contemplar la vegetació que es mou suaument seguint el ritme d'una brisa càlida, i els ocells que van saltant de branca en branca i fent giragonses en els seus balls acrobàtics, i els insectes que fan la viu viu. Però em manca la Marina. L’ambient és molt sufocant. L’escassetat de personatges em mata. No hi ha conflictes, ni neguits, ni alegries. Només puc aferrar-me a la Marina, -oh Marina, per què te n’has anat?!- I sento, sento... com en el darrer hivern m’han minvat les paraules, el llenguatge, la possibilitat de narrar qualsevol història.

    Sexe d'altura?

    Sexe d'altura?

    La pala es sumia dins l’aigua i la superfície plàstica del bot la tallava formant virulentes onades que empenyien infinitat d’esferoides negres en la interfase aigua-aire. En el punt màxim de l’estany el becari llançà el mort rudimentari de rocs i xarxa ancorant així la barca. Després va mostrar al seu company de viatge com muntar i llançar la xarxa per mostrejar el zooplàncton, que no era més que un allargat embut de tela lligat a una corda en un extrem i a l’altre una xarxa per capturar diminutes dàfnies i altres petits crustacis com grans de sorra. No coneixia gaire al seu company, ja que el noi estava de pràctiques un parell de dies ajudant-les i al becari li semblava prou trempat, a més que no estava gens malament. Entre els dos van envasar tres voltes la petita mostra de l’estany i la fixaren mentre elles fugien frenèticament del letal lugol agitant les antenes. Aquell any la captura li va semblar abundosa comparada amb els anys anteriors, en què gairebé no hi havia crustacis. En tornar al marge la companya, que s’havia quedat fent feina a la riba, havia filtrat molta aigua transparent com no havien vist mai en aquell estany i li semblava que no hi havia tantes algues com abans. Llavors van arribar les companyes de la brigada de pesca, que no trobaven peix a les xarxes des de feia dies i els pocs que quedaven els treien dels marges fent pesca elèctrica, carregant a l’esquena un feixuc generador i enrampant amb una vara acabada en aro els peixos, que algun pescador inconscient hauria introduït anys enrere. La feina es feia feixuga després de tres estius de feina i la monotonia de revisar sempre unes xarxes buides, però estaven entusiasmades de veure que l’estany estava tant transparent i estaven molt encuriosides per aquells punts negres que recobrien tot l’estany i s’adherien arreu. El becari ho començava a veure clar, les hipòtesis del projecte semblaven complir-se i al treure tots aquells peixos introduïts al estany, ja no depredaven les dàfnies, que poblaven tot l’estany nodrint-se de les algues i tornant l’estany turquesa. Però aquelles boles negres que eren? Llavors d’alguna planta que desconeixia? Ous d’algun animal? Va decidir emportar-se una mostra per mirar-la al laboratori.

    Baixant de l’estany, anaven en fila el camí estret amb tot l’equip a l’esquena, cadascú al seu aire i xerrant a estones. Com la baixada era llarga van parar una estona en el camí, sota l’ombra. Van beure aigua i el company li va oferir xocolata, Lindt. Al becari li va encantar la idea i li va semblar molt tendre de part seva, va acceptar sens dubte. Acte seguit li va contestar que no tenia xocolata Lindt. La decepció va ser imminent, però de seguida el noi li va apropar unes preses, el becari sorprès de la broma va riure i es va menjar la xocolata.

    Van arribar a la fi del camí on tenien les furgonetes i allà es van acomiadar del noi i de les companyes de la brigada i van anar a l’apartament que tenien llogat a un poble proper. Amb la companya van guardar les mostres mentre es feien unes birres i van fer-se el sopar amb els precaris estris de cuina que tenien. Després de sopar, cansades van anar al llit. Abans de dormir-se el becari va posar el mòbil a carregar, va programar l’alarma pel dia següent i va obrir el grindr per veure les notificacions. Mig endormiscat va veure un noi amb una tableta marcada, però esgotat de la jornada es va adormir. L’endemà es van intercanviar alguns missatges, però ja els hi tocava recollir i tornar-se’n

    Aquelles dàfnies de l’estiu il· luminades en el fons de la platina eren observades, comptades i mesurades pel becari al invertit. Entre mostra i mostra es recordà de les esferes negres. En posà unes quantes a la platina i les va mirar al microscopi. Moltes d’elles tenien enganxades encara les espines dentades que restaven de la mare i no eren més que clons esfèrics de totes aquelles dàfinies producte d’aquell estiu sense peixos, doncs elles, partenogèniques, no necessitaven mascles per reproduir-se asexualment. Emocionat va pensar en escriure a les seves companyes que encara estarien treballant a la muntanya, va pensar en fer-ho després de mirar una altra mostra. El becari va seguir mirant mostres els dies següents, no hi van haver mails ni notificacions.

    SPCA

    SPCA

    Benvolgut Daith Wooderman:

    Amb il·lusió li escric per comunicar-li que, després d’un exhaustiu repàs a la seva carrera professional, el Comitè Dirigent de la SPCA (Societat Planetària Científica Aplicada) ha acceptat la seva admissió al Institut Sanitari de Mahé. M’alegra ser jo qui li notifiqui el seu ingrés a la nostra important organització. Des de que ens vam conèixer als hospitals de campanya, els nostres camins han divergit, solament per a tornar a ajuntar-se, i aquesta vegada amb un propòsit superior. La seua experiència en el tractament de malalties víriques, així com la participació en l’ajuda humanitària en camps de refugiats kenyans, han sigut dos dels punts decisius per sobre d’altres candidats.

    Ingressaria en els pròxims dies com a investigador novell al Institut Sanitari de Mahé, a les Seychelles. Li recordo que la SPCA és la primera organització científica-sanitària sense ànim de lucre de calibre planetari. Va sorgir durant la Guerra del Canal de Moçambic, i amb la epidèmia del cep Plasmodium azraeli. Com ja sap, aquest nou cep, creat a laboratoris de armes biològiques, va assolar gran part de la població dels països del sud-est africà, degut a la seua ràpida dispersió i a la seua resistència davant els medicaments, aleshores existents, antipaludisme.

    Tant se val qui va crear aquest cep, però fou una demostració més dels fins de la ciència a servei dels interessos polítics. Els països rics es sobremediquen mentre els pobres lluiten per medicaments genèrics. És per això, que la nostra obligació es donar ajuda mèdica gratuïta a qualsevol ciutadà, sense importar la seua nacionalitat ni la política internacional. El nostre propòsit és arravatar el poder de la sanitat als interessos mercantils. La existència d’una societat mèdica humanitària com aquesta, eliminarà la necessitat de patents farmacèutiques o els biaixos econòmics d’investigació farmacològica. No s’equivoqui, no fem açò ni per diners ni per reconeixement. Aquesta és una organització tancada; les investigacions realitzades aquí requereixen un compromís de secret professional baix pena d’expulsió. És la manera d’assegurar-se de que segueixen sent accessibles de forma gratuïta per a tots.

    A partir d’ara formarà part d’aquest gran projecte, i la humanitat li ho agrairà amb el temps. La vostra feina es centrarà en l’estudi de agents vírics mutagènics en zones equatorials. Focalitzi els seus experiments en aquells aspectes més pràctics per ajudar als pacients.

    Ha de presentar-se abans de 15 dies en les Oficines Centrals de la SPCA en Mahé, on junt al jurament hipocràtic, farà vot de silenci sobre aquest treball portat a fi a aquestes instal·lacions. En aquesta ciutat està el cor de la nostra organització, lluny dels ulls occidentals. Aquí va ser on s’instal·laren els primers hospitals i laboratoris de campanya fa quinze anys, durant la guerra de Moçambic, que va donar origen a la nostra societat. Se li assignarà una habitatge a la ciutat i ens encarregarem de cobrir les seves necessitats bàsiques.

    Gràcies de bestreta. Esperem la seua resposta amb entusiasme

    Atentament.

    El Secretari del Comitè Dirigent de la SCPA

    Tic-Tac: quin estrès!

    Tic-Tac: quin estrès!

    Sona el despertador i sento que el dia no té prou hores per a poder acomplir tot el que hauria de fer. Visc a contra-rellotge. M’han proposat un projecte pel qual disposo de quinze dies per a presentar una idea i no puc més amb aquesta motxilla tant pesada que arrastro des de fa anys.

    La meva feina m’està absorbint i tinc símptomes que m’envaeixen quan estic molt estressada. Ho noto en la respiració, començo a percebre que em falta l’aire. La meva digestió és complicada i m’han realitzat una sèrie de proves per descartar una malaltia. Recentment, el meu doctor m’ha explicat els últims descobriments científics de l’eix cervell-intestins ja que existeix una comunicació bidireccional entre cervell i tracte gastrointestinal. Crec que pateixo d’estrès crònic, fet que fa que se m’activi l’eix hipotalàmic- pituïtari-adrenal i tinc ganes de fugir. Estic esgotada, ja no puc més i la vida em demana que premi el botó de pausa. Si faig balanç, estic portant una vida que no m’agrada, sense sentit.
    Haig de ressaltar que des de que m’han assignat aquest nou projecte, he estat més alterada, suposo que el meu cos s’està preparant per a produir molta energia per a fer-hi front, amb els consegüents canvis químics que això suposa. D’aquesta manera, el meu cervell envia senyals que activen la secreció d’hormones i provoquen reaccions a l’organisme, sentint-me més nerviosa. Visc amb constants tensions musculars i en alerta, alarmada per si no arribo a la data límit per a fer l’entrega al meu cap de departament. També, noto com se m’accelera el cor, canvia el meu flux sanguini i, tal i com em diu el metge, aquest estrès fa que augmenti la meva insulina.

    El canvi és llei de vida i vull mirar al futur cap a un nou horitzó. Per tant, acabo de decidir iniciar una nova etapa. El tren de la nova vida no pot esperar més i vull pujar al vagó d’un nou projecte que sempre m’ha entusiasmat i que està carregat d’il·lusió i optimisme. Avui dono el primer pas cap a allò que sempre he volgut realitzar i em disposo ara mateix a comprar un bitllet d’avió per anar a viure al Perú. Fins avui he procrastinat a l’haver deixat de costat tot allò que volia fer a causa de la meva inseguretat i por.

    Si agafo perspectiva, veig els darrers anys com una etapa en la que he estat experimentant estrès crònic, responent a la necessitat d’adaptar-me a l’entorn i sense saber que tenia molts recursos dins meu per a fer-hi front amb una altra actitud. No ho he sabut gestionar de manera diferent ja que ha estat una època amb molts canvis i tots ells d’una gran intensitat. Tampoc he demanat ajuda. No obstant, estic aprenent a respirar i a prendre’m les coses d’una altra manera i acabo de decidir enfocar la meva atenció cap a un projecte a un altre país. Em sento com una papallona que ha passat per una etapa de metamorfosis i em disposo a volar de la mà de l’entusiasme i l’alegria.

    Tornar a començar

    Tornar a començar

    Al capvespre d'un dilluns calorós de primavera, l'última nau interestel•lar creua l'atmosfera terrestre rumb a Teegarden b, un exoplaneta suposadament habitable, situat a 12,5 anys llum de la Terra. El conjunt de la humanitat, reduïda dràsticament a uns pocs milers de persones, ha decidit traslladar-s'hi. Amb ells s'enduen els últims exemplars de diferents espècies d'animals, així com diverses llavors de plantes. Deixen enrere un planeta trist, contaminat, amb recursos naturals cada vegada més escassos i temperatures cada volta més extremes. A aquestes difícils condicions, s'hi ha sumat una pandèmia mundial que ha sacsejat humans i animals i els ha portat a prendre la dura decisió d'abandonar la Terra.
    Com la resta de viatgers, la microbiòloga no ha apartat els ulls de les finestretes ni un segon, absorta per la imatge de les viles i les ciutats desertes, fent-se més i més petites. Creuen veure la fi del món, però ella sap que res no acaba mentre quedi un bri de vida en algun racó, per petita que sigui, tan petita com els bacils i els cocs que segueixen multiplicant-se en aigües i sòls de tot tipus, aliens a les misèries dels humans. Probablement seguiran fent-ho, capaços com són d'adaptar-se a les condicions més extremes. A diferència dels animals i les plantes, els microorganismes no són benvinguts en aquestes arques de Noè que creuen l'espai exterior. Ja fa anys que els ministeris de defensa dels diferents estats tenen el control de tots els laboratoris microbiològics. Virus i bacteris convertits en armes biològiques, en éssers temuts per la població, que ja gairebé no recorda els beneficis que aquestes formes de vida microscòpica ens aporten. Però la realitat no sempre és com la dicten els governs, i ella, junt amb altres científics, van crear petits laboratoris clandestins, on han seguit cultivant de manera tradicional soques de microorganismes beneficiosos per la humanitat.
    Ahir va fer-hi una última visita. Els seus companys ja n'havien marxat i tot estava en silenci, els aparells aturats com cavallets de fira esperant l'arribada dels infants per posar-se en marxa. Sigil•losament, com si tingués por de despertar algun gegant adormit, va recórrer les diferents sales, amarant-se d'aquella aroma peculiar que amb els anys ha après a estimar, fruit de la barreja del medi de cultiu d'agar amb l'olor característica de diferents tipus de microorganismes. Alguns els podria reconèixer amb els ulls clucs, com ara Saccharomyces cerevisiae, el llevat que ha acompanyat la humanitat des de temps antics, i les colònies groguenques del qual desprenen una aroma que recorda la cervesa o el pa acabat de fer. Observà les plaques de Petri abandonades amb les darreres sembres i li vingué al cap l'anècdota del descobriment de la penicil•lina, quan Alexander Fleming trobà unes plaques contaminades per un fong que inhibia el creixement bacterià. Es tractava de Penicillium, un altre microorganisme que ha marcat la història.
    Amb aquests pensaments i amb la convicció que sense els microorganismes difícilment podríem sobreviure, abans de marxar es va dirigir al congelador de soques. Avui el cor li anava a mil quan ha passat el control d'accés a la nau. El transport de material biològic està totalment prohibit. Per sort d'ella, els guàrdies de seguretat desconeixen la forma de conservació de microorganismes en crioboles, així que per res del món han sospitat que allò que contenien aquells tubs de plàstic refrigerats amb unes petites boles de colors eren soques de bacteris, fongs i llevats en estat latent, capaços de tornar a créixer en condicions òptimes.
    Ara, mirant els seus companys de viatge, li fa gràcia pensar que no és la única que transporta microorganismes. La diferència és que els altres ho fan de manera natural i sense ser-ne conscients. Els observa i en lloc de persones veu una simbiosi entre un humà i els milions de bacteris que habiten el seu cos i que participen en processos vitals com la digestió. Així doncs, dins la nau hi viatgen Escherichia coli, Enterococcus, Lactobacillus, Staphylococcus, Streptococcus, Clostridium...
    Malgrat el moment dramàtic que està vivint, se li escapa un somriure. Ella, a diferència de l'opinió general, no veu els microorganismes com una amenaça, sinó com una esperança. Mira la Terra, ara ja una esfera blavosa enmig de la foscor de l'espai, i pensa que marxar-ne ha estat la millor opció pel planeta. A partir d'ara, els microorganismes en tornaran a ser els amos, com ho eren fa uns 3.500 milions d'anys, quan tot va començar. Sense mans que els manipulin, la vida seguirà el seu camí i, qui sap si d'aquí a milions d'anys, naixerà una nova civilització que sabrà ser una més dins l'ecosistema en lloc de dedicar-se a destruir-lo.
    Els microorganismes són l'esperança pel planeta que deixen enrere i pel nou que han d'habitar.

    Tot el que no sabia el traductor

    Tot el que no sabia el traductor

    "Es van conèixer a través d’un joc d’Internet. Poc a poc van anar fent amistat, quedaven en connectar-se a certa hora per trobar-s’hi, feien estratègies per afavorir-se mútuament, ... Ell, fins i tot, havia començat a estudiar aquella estranya llengua que parlava ella! Però vivien molt lluny l’un de l’altre i va passar molt de temps abans no van decidir quedar en persona. I tot perquè era un dia clau: ella marxava, doncs havia aconseguit una prestigiosa beca per visitar un centre de primer nivell als Estats Units, i estaria fora durant una llarga temporada. No podien endarrerir-ho més, era el moment de trobar-se.
    Com no podia ser de cap altra manera, van dissenyar un petit joc per, a la vida real també, trobar-se per primer cop. Es tractava d'un conjunt de pistes que havia de portar-los al lloc on finalment s’agafarien de les mans, com tantes vegades havien somiat. Va ser amb una de les últimes proves que tot es va torçar. Ella li va escriure la pista en la seva llengua pròpia, doncs sabia que ell ja la dominava una mica. Però el noi, que era molt curós, no es va refiar de si mateix i va fer servir un traductor automàtic d’Internet per estar segur del que deia la pista. Però més que ajudar, va empitjorar la confusió: parlava d’alguna història relacionada amb un got blanc que semblava ser molt famós allà on vivia la noia. Va anar fins allà. Bars, botigues i fins i tot la biblioteca del poble va visitar mirant de resoldre el misteri i entendre la pista. L’única pista fiable la va trobar gràcies a uns senyors grans que feien el vermut a la plaça major. Aquests li van explicar que a l’església del poble del costat hi havia una pila baptismal blanca. Estrany, però siguent l’únic que tenia, cap allà va marxar esperant veure-la per fi. No va haver-hi sort; passaven les hores i sense rastre d’ella… Desilusionat, va refer el llarg camí fins a casa seva.
    El record feia mal, i no es van parlar fins a uns mesos més tard, quan la noia ja era l’altra punta del món. De seguida, però, es van assabentar que tots dos havien estat esperant-se, ella al bosc, ell a l’església en busca d’aquell got.
    Got? Quin got? —li va dir ella.
    No van poder parar de renegar del traductor automàtic quan es va assabentar de l’error: en euskera, la seva llengua, 'basoa' vol dir 'bosc' o 'got' depenent del context! La pista l’hauria d’haver portat al baso txuria (bosc blanc), a pocs quilòmetres del poble, un lloc especial per a ella i on el va estar esperant fins que, ella també, va perdre l’esperança.
    Quin desastre de traductor! —maleïa ell.
    Quan ella va tornar de l’estada a l'estranger, per fi es van trobar (aquest cop sense jocs pel mig). Des de llavors que no se separen mai. Van formar una família molt unida i maca de la qual jo sóc la primera filla! Sempre m’ha impressionat la tristura que es reflecteix als ulls dels meus pares cada cop que, explicant la història de com es van conèixer, parlen del temps que aquella errada del traductor els va separar. Un temps perdut que ja ningú no els hi podrà tornar mai. I tot per una mala traducció automàtica que, tot sigui dit, en aquella època no estava gaire desenvolupada…
    La clau és el context! —afegeix sempre amb ràbia i amargor el meu pare— No es pot traduir una frase sense tenir en compte el seu context!
    I jo, no podia estar més d’acord amb ell." —En aquest moment, va aprofitar per fer una pausa i beure un glop d’aigua, abans de continuar.—
    "Amb aquesta petita presentació i reflexió final que, espero, hagi servit de motivació, procedeixo amb l'acte formal que avui ens porta aquí a tots i totes:
    Benvinguts i benvingudes, tribunal, companys, amics, mare, pare, i moltes gràcies per la vostra atenció. El meu nom és Iballa Camps Zabaleta i aquesta és la defensa de la meva tesi doctoral, titulada 'Contributions to context-aware automatic translation models'..."

    Un infern de records

    Un infern de records

    L’Arnau s’allisa les arrugues inexistents de la bata blanca i agafa aire. Quan obre la porta, al darrere ja s’espera un dels principals finançadors del projecte. Com sempre, en Ramon Güell vesteix informal però impecable. L’Arnau està segur que la roba que duu aquell dia val més que el seu sou d’un mes. Tot i això, el mira amb pena.
    Mentre l’acompanya fins a la butaca de pell vermella, ubicada al mig de la sala petita i grisa, li fa un parell de preguntes intranscendents que l’home respon amb monosíl·labs i l’Arnau comença a col·locar-li al front uns pegats dels quals en surten uns cables que s’entortolliguen fins a arribar a una petita màquina col·locada sota el seient.
    —Ja sap com funciona, senyor Güell —diu—. Esperi’s un parell de minuts i podrem començar.
    En Ramon només assenteix amb la mirada perduda a la paret grisa. No reacciona quan l’Arnau surt per dirigir-se a la sala del costat, des d’on pot observar els clients darrere un vidre. Un cop dins, el científic s’asseu en una cadira de plàstic i tecleja en un dels tres ordinadors que hi ha a la taula.
    —Senyor Güell, ja està tot llest —diu per un micròfon—. El viatge començarà en tres, dos, un...
    L’home s’aferra als braços de la butaca i arqueja l’esquena durant dos segons. Passat l’espasme, el pacient es desploma al seient i l’Arnau es posa a treballar. No ha de consultar la taula de records per saber quin ha de triar, en Ramon sempre demana el mateix.
    En una de les pantalles comencen a aparèixer unes imatges borroses que aviat es transformen en una platja amb un mar d’un blau intens. A hores d’ara, després de mesos de treballa en aquest laboratori, l’Arnau encara es mareja quan comencen les visions dels records: no és com mirar una pel·lícula, és veure pràcticament amb els ulls de l’altra persona.
    Encén els altaveus a temps per sentir un riure femení. La imatge, la mirada, es dirigeix cap a la rialla i apareix a la pantalla una dona de cabells llargs, mullats, i un somriure que li il·lumina el rostre. S’està acabant de posar un vestit blau sobre el banyador.
    Durant uns segons la imatge es desplaça a la sorra, on uns peus d’home es posen les sandàlies.
    —Anem? —fa la dona mentre li allarga una mà.
    En Ramon, assegut amb els cap enrere i els ulls tancats, i l’Arnau, des de la pantalla, miren un rellotge de canell que marca les set abans d’agafar la mà estesa. En el present, l’Arnau xiuxiueja les paraules del Ramon del passat.
    —Més ens val. Ja saps com es posa el meu pare si arribem tard.
    L’Arnau se sap de memòria cada paraula de la conversa intranscendent que mantenen els dos protagonistes del record. Ha revisat tants cops aquelles imatges que sap quan ella riurà, quan ell s’entrebancarà abans d’arribar al cotxe i les vegades que els ulls dels dos es creuaran amb complicitat.
    Quan es tanca la porta del cotxe d’un cop sec, però, l’Arnau empassa saliva i decideix abaixar el so. No vol tornar a sentir com comença la discussió. Els crits d’ell. Com la dona intentarà tapar-los apujant el volum de la ràdio.
    Ha tingut malsons. Està segur que el senyor Güell n’ha tingut molts més. Per això no entén per què torna sempre amb la petició del mateix record. Potser, reflexiona l’Arnau, pel mateix motiu que ell no pot deixar d’observar la pantalla. No aparta a temps la mirada i veu, massa tard, com un camió s’acosta a gran velocitat al cotxe.
    Negre.
    El món rodant a gran velocitat. Vidres trencats.
    Negre.
    Ella al seu costat. Té el cap cobert de sang i el cos en una posició antinatural.
    Negre.
    L’Arnau manté la mirada durant uns segons a la pantalla, tot i que el record ja s’ha acabat. Encara tarda uns instants abans no s’adona que agafa amb força el ratolí i el deixa anar com si cremés.
    S’acosta tremolant a l’altra sala i no diu res quan treu els cables que en Ramon ja ha començat a desenganxar-se. L’Arnau està segur que el to blanc de la pell del pacient és molt semblant al seu. Sense badar boca i amb passes insegures, el senyor Güell desapareix per la porta com si el pes del món fos una condemna sobre les seves espatlles. Però tornarà, pensa l’Arnau. Sempre torna.
    Quan es troba de nou a la sala de control agafa la jaqueta que hi ha penjada darrere la porta i en treu un telèfon que desplega i es posa a l’orella.
    —Necessito marxar d’aquí, tio —diu quan a l’altra banda algú despenja el telèfon—. No puc viure en aquest infern.

    Un scape room in vivo!

    Un scape room in vivo!

    Estic contenta! Fa poc que he trobat feina, vaig acabar la tesi al setembre i per fi m'han acceptat a un laboratori. És de nova creació, el liderarà una investigadora ICREA, es tracta d'un tipus de beca que faciliten perquè els investigadors que han marxat a l'estranger tornin i puguin muntar grups de recerca propis. Tot just ara l'estan muntant, al Parc Científic de Barcelona, en una setmana ja podrem començar. Quines ganes!

    El que no sabia, és el que passaria en els següents dies. Ni imaginar-m'ho podia!

    Avui hem anat tots els qui treballarem a veure l'espai, m'encanta, és ampli, lluminós...com hi passarem moltes hores, és important trobar-s'hi bé! La Marta, una de les noves companyes amb qui m'he entès de seguida, fins ara treballava a un altre laboratori del Parc, així que ella ja es coneix el fart de passadissos i racons que hi ha. Diu que està molt bé, perquè coneixes un munt de gent que fa recerca, i ja ho pots ben dir, perquè no ha parat de saludar gent mentre m'acompanyava a fer un volt per les instal·lacions.

    Qui m'havia de dir que, tot i ser una comunitat tan oberta i entrellaçada, s'hi amagava una cosa així a les seves parets.

    Avui m'ha trucat la Marta, es veu que han tancat un laboratori a prop del nostre i l'estan desmuntant, ens deixen anar a revisar el que hi queda per si ens interessa agafar algun dels aparells. La veritat és que darrere hi ha una història una mica estrambòtica, sona a pel·lícula de Quentín Tarantino! L'investigador que liderava aquest laboratori va patir, fa pocs dies, un accident de tràfic i s'hi va quedar...es veu que era un laboratori petit i que no hi tenia gaire gent treballant, i ningú d'ells ha volgut o pogut continuar el projecte. Això de la recerca és molt personalitzat! Així que tot el que aquest científic havia emprès, tots els experiments, el coneixement a mig camí, les seves hipòtesis, tot...es queda de sobte aturat, com la seva vida... El cas és que el desmunten, i jo, la Marta i en Dani ens dirigim a revisar l'estat dels aparells que han ajudat a la recerca d'aquest home per valorar si ens poden fer servei en la nostra. Qui ho havia de dir!

    Exacte! Qui havia de dir el que ens esperava en pocs minuts! A vegades el més petit amaga grans coses!

    Ens acompanya el noi de seguretat. Obre la porta amb un codi i ens comenta que tenim una hora, després l'alarma, si continuem dins, s'activarà. Que quan sortim, tanquem la porta. Entrem. La veritat és que tinc una sensació estranya, un calfred em recorre l'esquena en veure-ho tot com s'hi s'hagués parat el temps. Miro les parets on hi ha pòsters penjats, hi veig articles sobre vacunes, sobre diferents tractaments del càncer, un post it em crida l'atenció, "aquí comença tot"...està sobre una caixa de gel sec...dins un bloc de gel gran en el què semblaria que hi ha una clau a dins...De seguida ens adonem que aquest laboratori té alguna cosa entre mans...

    El cervell em va a mil. Ràpidament entenc que aquest home probablement no ha mort d'un accident de tràfic, el deuen haver matat i ell probablement s'ho venia a venir i ha deixat totes les instruccions mig amagades desitjant que algú, que no sigui dels qui l'assetjaven, pugui encadenar-ho tot i trobi el que ens vol explicar! No m'ho puc creure...estic en una espècie d'scape room en viu i en directe, això però no és un joc, tenim poc menys d'una hora i haurem de sortir. Difícilment ens tornaran a deixar entrar. Hem d'esbrinar que hi ha aquí!

    No us explicaré amb detall el que va succeir en aquelles 4 parets, perquè de tota aquesta història en vaig fer un Scape room que ara pots visitar al Parc Científic de Barcelona. L'home ho havia deixat tot molt ben encadenat. El que si us diré, és que aquell investigador havia aconseguit la fabricació d'un virus que podia servir per a la lluita contra el càncer, de fet, estava estudiant, i pràcticament ja ho tenia enllestit, la formulació d'una vacuna que radicaria aquesta malaltia, deixant-la com a malaltia minoritària. Tenia a les seves mans la possibilitat de salvar la humanitat del càncer!!!

    En aquella hora frenètica vam anar reconstruint totes les pistes que havia deixat i vam aconseguir arribar fins a la mostra del virus i a la formulació, entenent el que teníem a les nostres mans. El que va passar després amb tot aquell material i el perquè aquell home va acabar a la cuneta de la carretera...dona per fer un altre relat!

    Una cara digital

    Una cara digital

    La primera cara digital i ni una sola imatge! Els diaris en van plens. El Jordi, amb 112 anys, no s’ho pot perdre. Fa servir ben poc la tecnologia, però és curiós. Després de mesos, finalment ha arribat un dia excitant. Té la sort que és la veïna de davant, a l’altra banda del pati interior de casa seva.

    *****

    He sentit l’alarma de l’edifici. No acostumen a entrar aerolliscadors al recinte, calen permisos especials. I he anat tan de pressa com he pogut a la finestra. Però m’he perdut com entraven. Maleïda vellesa. Ja no sóc àgil. Potser la veuré quan ella passi per davant del balcó. El problema serà la meva vista. Potser els prismàtics del meu avi m’ajudarien.

    –Alexa, on són els prismàtics?
    –Ho sento, no t’he entès bé. Busco prisma a internet?
    –Deixa-ho córrer. Ja ho recordaré.

    De tan lluny només puc veure que els nois ja han entrat. Res anormal, tret de certa excitació. El seu home entra una maleta gran. Es gira per parlar-hi. La gossa borda.

    –Calla, Fosca. Que em veuran aquí com un estaquirot. –La Maria em deia tafaner, però tampoc cal que ho sàpiguen.

    La gossa gira cua per ficar-se a la caseta.

    –Sí, millor, posa’t a dormir una estoneta.

    La dona, de cabells negres arrissats, està d’esquenes. Es gira una mica. Té la cara massa blanca. Sembla del mateix alumini que la fusteria de la meva finestra. La té ovalada, sense nas. Això no és una cara. Té com uns ulls, uns llums verds a la gèlida i dura closca d’ou que du posada. No és ben bé humà, això. Mira cap aquí. M’ha vist. Noto la boca seca i un mareig. M’he d’apartar de la finestra.

    *****

    No puc concentrar-me en la televisió. M’agradaria veure què passa al pis de davant. Em sembla recordar que els prismàtics els tinc a dalt de l’armari, amb la resta de trastos que no faig servir. Em fa por pujar a la banqueta de fusta per arribar als prestatges alts. Aquesta vaig demanar que me la fessin expressament, em porta records d’infantesa. Ara tothom fa servir robots i aparells estranyíssims.

    –Oi que també vols veure millor aquella cara? –Li dic a la gossa, però dorm.

    Quan passo pel rebedor m’aturo davant la foto de la Maria.

    –Sí, ja sé que no hauria de pujar en aquell dimoni de banqueta, però només serà un moment. –Dic en veu alta, no sé si a la Fosca, al record de la Maria o a mi mateix.

    Eres molt guapa, Maria, fins i tot quan els cabells negres van passar a tenir aquest to platejat. Trobo a faltar les arrugues dels teus ulls blaus, però sobretot la teva tranquil·litat.

    Prou nostàlgia, que jo sóc viu encara.

    *****

    –Aaaquí!

    Puc tocar amb les puntes dels dits els enormes prismàtics negres. Avui dia són molt més petits. Però aquests m’aniran bé. Tenen el pes de la qualitat, d’abans de totes aquestes modernitats. Sembla que la corretja s’ha enredat. Si estiro una mica...

    –Bum!

    *****

    El meu cap. El noto mullat. El timbre està sonant?

    –Obre la... porta, A... Alexa.

    No sé què em passa. Em costa parlar. Sento el plor de la Fosca. Em toca amb el morro.

    –Et trobes bé?

    Obro els ulls i la puc veure ajupida al meu costat. Els llums del pis pampalluguegen amb el color taronja de les emergències. La deu haver activat Alexa quan he caigut. Els avantatges, suposo, de la polsereta digital que em monitoritza.

    Aquests ulls blaus arrugats de somriure, aquests rínxols negres, em transporten.

    –Ma... Maria?
    –No parlis. L’ajuda ve en camí.
    –Es... Estic... mort?
    –No. Aviat arribarà algú. –Em diu mentre mira preocupada en direcció a l’entrada del pis.
    –No... importa. Sóc... amb tu. –Intento aixecar el braç per tocar-la. Però només em tremola la mà.

    La Maria m’agafa la mà amb tendresa per dur-se-la a la cara i, tot i que és suau, és freda com l’alumini, com el plàstic. Tinc por, alguna cosa no encaixa.

    –No pateixis. No et deixaré sol. –Diu la Maria amb un somriure tranquil.
    –Volia... veure’t. –No puc evitar somriure, alleujat.
    –Xxt! –Fa ella, en veu baixa, dolça.

    Estic molt cansat. Tanco els ulls.

    *****

    La dona l’acompanya mentre ell es va apagant, tranquil i en pau. Un cop mort, ella s’aixeca. Esquiva uns prismàtics enormes i antiquats. A l’entrada del pis s’atura a mirar el retrat de la Maria, amb els seus rínxols grisos. I la cara de la jove torna de nou a la blancor digital i als llums verds. Una cara coneguda pot ser molt reconfortant. En el moment que surt del pis, els llums verds que té per ulls li brillen d’una forma intensa, gairebé emocionada.

    Una de vampirs, virus, i biòlegs moleculars

    Una de vampirs, virus, i biòlegs moleculars

    “Jude, t’adones que et fas vell quan coneixes més gent morta que viva” li havia dit un ancià viticultor al sud d’Itàlia pels volts del 1800. Ell, tot i que no aparentava més d’una trentena, feia molts anys que havia passat aquell llindar. Era inevitable, car havia vist pujar i caure civilitzacions, viscut infinitat de guerres i pandèmies, i sobretot, havia portat la mort de la seva pròpia mà a molta, molta gent.

    Sovint recordava com es va convertir en el que era avui dia, un ésser immortal sobre el qual ni el temps ni les malalties tenien cap efecte. Va ser per casualitat que aquell jove carismàtic anomenat Jesús el captés en la seva comunitat i deixés de ser tresorer per a esdevenir un dels escollits. Començant per Llàtzer, fins als seus altres onze companys, tots havien anat caient en el parany de la immortalitat. Sovint, també recordava el dia que va vendre el seu mestre als romans. Com no l’havia de trair un cop va saber el preu que hauria de pagar per la vida eterna? Alimentar-se de la vida dels altres, romandre en les ombres, condemnat a no sentir mai més res per ningú... tots aquells eren els detalls que el seu mestre havia obviat en convertir-lo.

    No podia evitar una ganyota burleta quan pensava com la història i els interessos polítics havien tergiversat aquells fets que marcaren aquella època tumultuosa fins al punt de capgirar el veritable missatge i representar a aquell ésser com el màrtir d’una nova religió. Encara que mirat fredament tampoc era tan estrany, car els de la seva estirp sempre havien acabat essent considerats deus o entitats sobrenaturals; dels grans emperadors de la Xina als faraons egipcis, el poble sempre adorava a aquells que s’aixecaven de la tomba, tot i que al final molts d’ells acabessin en una mort horrible a mans del mateix poble.

    Què sabien aquells ignorants sobre genètica molecular, transcriptòmica o sobre virus lisogènics? Com s’anaven a imaginar ells que aquells éssers eren merament humans normals infectats per un virus que només volia sobreviure assegurant-se que el seu hoste fos el millor adaptat de l’espècie? El preu, però, d’una capacitat regenerativa tan elevada era un metabolisme extremadament accelerat que requeria fonts proteiques concentrades i en quantitat. Què millor que la sang com a fons d’aliment? Avui en dia, per sort, aquesta necessitat proteica es podia cobrir amb complexos biogenerats sense la necessitat d’ingerir sang com en el passat.

    Un altre problema, no tan fàcil de solucionar, era la constant persecució per part dels descendents de l’antiga orde del Temple, modernitzats i reconvertits, amb l’únic propòsit d’acabar amb l’existència de tots els vampirs de la terra. Els havia defugit saltant de continent en continent, canviant d’identitat i, quan la situació ho demanava, lluitant per a la seva vida. Sabia, però, que no els podria eludir per sempre, i igual que molts dels seus germans, ell també acabaria essent víctima de la implacabilitat dels Templers. Però no volia anar-se’n sense pagar els seus deutes amb la humanitat. Portava, per això, 20 anys estudiant virologia i genètica molecular per tal d’esbrinar els secrets d’aquell virus que el va infectar ara fa prop de dos mil·lennis.

    El seu objectiu era clar, però extremadament complex: havia de separar les capacitats regeneratives i immunitàries conferides per aquell peculiar virus de la maleïda set de sang i manca d’empatia que n’estaven associades. Estava tan proper a tenir èxit! Calculava que en un parell d’anys ho podria resoldre. Però l’havien descobert de nou. Tot i ser plenament conscient del risc que corria, no volia fugir i que es perdés tota la seva recerca sobre el virus al CRG de Barcelona. Estava massa cansat per a començar de nou, i afrontava el seu destí amb serenitat, però no volia marxar d’aquest món sense assegurar-se que tot el que havia après no s’esvaís com la boira en aixecar el dia.

    Havia de prendre una decisió. Tot sabent que els cavallers acabarien amb ell en cosa de dies va fer l’únic que podia fer perquè la seva recerca continués. Va cridar al seu despatx a aquella jova becària tan espavilada i prometedora.

    - Maria, li va dir, hauríem de discutir quelcom en privat.

    - Què en penses de la immortalitat?

    WT468Z

    WT468Z

    WT468Z

    WT468Z va connectar la càpsula al computador. En uns instants el molibdè liquat començà a alliberar les micro-partícules que havia obtingut fent impactar wolframi cristal·litzat contra aquella substància, per a ell desconeguda, que cobria la part d'uns éssers mòbils més exposada a la intempèrie, i on dos estranys globus, conjuntament amb la textura d'aquella capa externa, li va parèixer que es movien d'acord amb la informació que rebien de l'exterior. WT468Z, que feia poc havia començat estudis de plasmació sensorial, havia fet aquell viatge al planeta 48364 amb l'única finalitat d'intentar captar substancialment les sensacions d'aquells éssers, d'aparença tímidament racional, que habitaven una regió de l'univers fins aleshores inexplorada.
    Zulema Palop va sortir de la consulta del psiquiatre força desconcertada. Aquell facultatiu tampoc podia entendre què li passava a aquella dona que com a únic símptoma referia la incapacitat de manifestar sensacions de sorpresa. Ella només explicava que, desprès de sentir una agradable sensació de benestar, arran que una mena de polsim li produís un sorprenent pessigolleig a la cara, la seva família començà a inquietar-se per la seva manca d'expressivitat facial, únicament quan havia de manifestar sorpresa. El seu metge de capçalera, el qual sempre li havia fet uns acurats diagnòstics, per primera vegada va dubtar d'allò que ella li explicava. Aleshores començà aquell llarg periple de gairebé dos anys, consultant internistes, neuròlegs, odontòlegs, oftalmòlegs, otorinolaringòlegs dermatòlegs, i finalment anà a parar al psiquiatre. Aquest va constatar que no se n'havia descrit cap altre cas en tot el món i, malgrat no establir un diagnòstic concret, li va prescriure antidepressius i ajut psicològic.
    WT468Z tenia recollides més de dues mil càpsules de molibdè liquat amb les quals, i mitjançant el
    computador, n'anà pre-formant amb una combinació de gasos nobles ideada per ell mateix, les desconegudes expressions d'aquells éssers vius llunyans, expressions que diferien considerablement segons quin material havia emprat per a produir els micro-impactes.
    Al congrés mundial de psiquiatria celebrat uns anys després que la Zulema comencés a manifestar aquells símptomes, s'hi presentaren més de mil casos de pèrdues concretes d'expressió facial apareguts en un interval curt de temps i repartits per tot el món. Malgrat desconèixer-ne la causa, es va consensuar per unanimitat iniciar tractament amb antipsicòtics potenciant-ho amb teràpies de relaxació, tractament que en el següent congrés es va demostrar del tot ineficaç. I com que calia donar-li un nom a aquella nova malaltia, decidiren per aclaparadora majoria anomenar-la Síndrome de Zulema en honor del primer cas descrit. Cinquanta anys desprès encara se’n desconeixien la causa i el tractament.
    WT468Z va obtenir com a compensació pels seus exitosos estudis una estada d’una sisena part de vida a la galàxia 7834DDGV. Allí podria descansar, s’ho mereixia. No hi ha vida orgànica que el podés distreure del seu repòs.




    JOVE

    -LA CONTAMINACIÓ ES REVELA-

    -LA CONTAMINACIÓ ES REVELA-

    Alguna vegada un heu parat a pensar, en la de plàstics, paper de plata, tovalloletes que arriben al mar al dia, poden arribar a ser milers i milions fins i tot! Aquesta història, explica com es revela la contaminació.
    Hi havia una vegada una nena que cada dia portava un entrepà envolicat en un paper de plata per esmorzar. Sempre parlaven a classe sobre el que arribava a contaminar el paper de plata, però ella, no hi feia res de cas, li donava absolutament igual.
    Un dia, la nena, era a casa seva, estirada al llit, fins que van trucar a la porta:
    -toc,toc!

    Ella, no hi entenia res, viu en un barri on mai i pasa gent, on l'única persona que trucava a la porta era la seva mare. Es va sorprendre perque justament ta mare era a casa!
    Va obrir deseperada:
    Era una persona que duia una mena de vestit fet de paper de plata i sense rostre! Ella espantada li va dir:
    -Quí ets?Què vols?
    La persona que havia trucat a la porta, agafa a la nena i la fica dins un sac d'escombreries i se la va endur a un món misteriós.

    A l'altre part del nostre món, hi havia un nen que sempre portava un entrepà envolicat en plàstic per esmorzar, al igual que la nena, a ell, per molt que li diguèsin que el plàstic contaminava, li donava absolutament igual.
    Un dia, el nen, hi era a casa jugant a la video consola a la seva habitació fins que de cop van trucar a la porta. Ell va obrir pensant que era la seva mare, però no! Al obrir es va trovar amb una persona que portava una mena de tratge de plàstic, el rostre era desconegut. La persona que va trucar a la porta, va agafar al nen, el va ficar a una bossa d'escombreries i se li va endur al mateix món misteriós que a la nena.
    Van arriba al món misteriós, al arribar els dos estaven adormits en una sala feta d'escombreries.
    Al despertar no entenien res. Van començar a xerrar fins que van decidir anar a investigar aquest món misteriós.
    Tot eren animals menjant escombreries, tot ple de plàstics, de paper de plata...
    Ells, espantats, es van mirar i van anar a parlar amb les mateixes persones que elsvan portar a aquest món misteriós.
    -Hola, on estem? què hi fem aquí?-van dir els nens espantats.
    -Fins que no hi recicleu, no marxareu_hi van contestar els rostres misteriosos.
    Els nens van estar allà dies, setmanes, mesos, anys!! Fins que hi van apredre a reciclar.

    Per fí va arribar el dia, el dia de marxar a les seves cases perque ja hi havien reciclat. A partir d'aquell dia, els dos nens, van començar a reciclar i a no contaminar.


    (Apreneu a reciclar, apreneu a cuidar més el nostre món, si cadascú recicla, de mica en mica, el món será net. Tots junts, podem crear un món millor!).

    Besant les estrel·les

    Besant les estrel·les

    Tombada en la brossa, de nit, observant les estrelles i amb la meua companyia preferida. “Mira aquella estrella, Annie. És preciosa”, em deia ma mare senyalant-la. És la primera imatge que em ve a la ment cada vegada que la recorde. Des de que tinc memòria, l’astronomia sempre ha format part de la meua vida per la influència de ma mare qui em despertà i impulsà el meu amor cap aquest món.

    Tenia clar que volia dedicar-me a açò, així que als 17 anys vaig marxar a Massachusetts per tant d’estudiar al Wellesley College, una institució educativa femenina de no més de 10 anys que em va servir per veure que podria fer el mateix que un home en una societat masclista. Estudí durant 4 anys matemàtiques, biologia i física amb la influència d’una astrònoma i física americana, Sarah Frances Whiting. El seu caràcter decisiu, liberal, em va servir d’exemple per seguir amb el meu somni. Finalment, em graduí en física i torní amb ma mare. Mai oblidaré la cara plena d’il·lusió que tenia quan em va veure arribar.

    Després de 8 anys a ma casa, ma mare em va fer veure que, en aquell poble, tan sols era capaç de contemplar un percentatge ínfim de l’univers. Així que vaig emprendre un viatge per Europa en el qual em vaig dedicar a observar l’univers des d’altres perspectives. Mai m’havia fixat en que, a cada pas que donaves, el nostre sostre natural es transformava en un altre diferent. D’aquesta manera, em vaig dedicar a fotografiar el cel per tant de tindre un registre estel·lar. Fins i tot vaig fotografiar un eclipsi solar, un fenomen màgic.

    Dos anys després d’aquell meravellós viatge vaig rebre una notícia espantosa. La meua guia, el meu suport i el meu univers havia mort. Va ser tan devastador que tan sols tenia ganes d’abandonar tot el que em recordava a ella. Així que, per aquest motiu i per la necessitat de trobar el meu destí, vaig tornar a la ciutat que em va instruir: Massachusetts. Vaig recordar a Sarah Frances Whiting, la meua mentora i en qui sabia podia comptar. Em va proporcionar un treball com a professora de física.

    Després d’un parell d’anys de treball, se’m presentà davant l’oportunitat d’apropar-me a l’estudi directe del cosmos. Va creuar-se en la meua vida Edward Pickering, director de l’observatori de Harvard. Era imponent, generava un aura de respecte... Em va contractar. Les dones érem criticades per “estar fora de lloc”. No era comú que treballàrem en un observatori astronòmic. Érem considerades inferiors i és per això que cobràvem un sou menor que el dels homes. Era “normal” que aquell home buscara dones per un treball de tantes hores i tan costós com la catalogació de les estrelles de l’hemisferi nord i sud.

    Als 33 anys formava part de l’Harem de Pickering. El meu treball era tediós, però m’agradava dedicar-me a una investigació tan important i relacionada amb l’astronomia. Se m’asignà el projecte que, anteriorment, havia estat en mans de Williamina Fleming i Antonia Maury. Havia d’estudiar les estrelles brillants de l’hemisferi sud. Consistia en l’anàlisi de la llum de les estrelles obtenint els seus espectres. En un principi vaig utilitzar el mateix mètode que les meues companyes, però em vaig adonar que podia fer-ho més senzill. Vaig idear un sistema d’organització i classificació d’estrelles basat en la seua temperatura i tipus espectrals. Clarament, hi havia estrelles de diferents colors, la qual cosa ens podia informar de la composició química i de la temperatura. El meu mètode de classificació es basava en una seqüència de classes espectrals denominades O, B, A, F, G, K, M, sent la O les estrelles amb major temperatura i la M les de menor.
    Per a recordar-la, Pickering ideà una frase nemotècnica: Oh Be A Fine Girl, Kiss Me. He de dir que la deteste.

    Amb aquest treball se’m va reconèixer no tan sols entre les meues companyes i per Pickering, sinó per tota la societat astronòmica. En 1901 vaig publicar el meu primer catàleg estel·lar, del qual em sent molt orgullosa per tot el que representa: esforç i passió pel meu treball. A més vaig dedicar-me a escriure més llibres i participar en conferències de dones científiques per defensar el nostre paper en un món tradicionalment masculí.

    Avui, a 13 d’abril de l’any 1941, utilitze el meu últim alè de vida per escriure aquest resum de les meues vivències, per donar gràcies a totes les persones que m’han influït per ser la persona que sóc. Per últim, m’agradaria afegir que, com a dona, em sento orgullosa d’on he arribat. Totes podem arribar on ens ho proposem i ningú ens ha de dir que podem o no fer. Espere que el meu exemple arribe a la posteritat.

    Annie Jump Cannon

    Cooperació

    Cooperació

    Fa més o menys un segle, en el pol nord vivia un petit os polar. Es deia Poli, tenia la pell blanca com la neu, els ulls blaus com la mar i era molt amable i divertit. Vivia molt feliç allà dalt amb els seus pares, amics i amb la seua germaneta Boleta a la que volia moltíssim encara que tenien algunes baralles sense importància. Ell vivia molt a gust corrent pel gel, sobretot als forats per poder-se ficar i jugar al amagatall. Però el que més li agradava del gel era trencar-ne un tros per desllaçar-se per la muntanya com si fora una barqueta i jugar amb la seua germana a carreres. Poli era molt feliç vivint al pol nord.

    Van passar els anys, va créixer, va tindre fills i després quatre nets; Pinu, Moli, Diama i Cludo. Els seus nets ja no vivien tan be com ell, el gel cada vegada anava disminuint sense saber el motiu. En aquella època molts amics dels seus nets, es morien per falta d’aliments, ja que l’aigua cada vegada estava més calenta i no podien nadar bé per agafar les presses. Els pares agafaven tot l’aliment que podien, però les cries tenien falta de nutrients ja que les presses també disminuïen per les temperatures tant elevades.

    Els quatre nets es van fer adults i Poli es va anar fent vellet i va morir, noticia que va posar a tots molt tristos, ja que era molt volgut per que sempre havia pensat en el bé per a tots, la pau i l’amistat.

    El govern al pol nord es dividia en diverses zones i en cada una hi havia una junta que distribuïa els aliments, prenia decisions, etc. Moli i Diama formaven part de la seua junta, Diama era la presidenta i Moli el secretari. Feien molt bé la seua tasca i tots estaven molt contents amb ells. Però un dia, Moli va haver d’informar d’una noticia per la televisió a tots els óssos del pol nord ja que era molt important, ja sabien el motiu pel que el gel anava desapareixent i cada vegada feia mes calor:
    -Atenció! La junta de la zona del Nord ja hem descobert el motiu d’aquesta desgracia. Son els humans! Són uns animals molt estranys que maltracten el meravellós planeta i el omplin de porqueries que perjudiquen als demes. Pareix ser que el seu menjar el porten dins de un material que anomenen «Plàstic» que els aguanta dins i el conserven, cosa que està molt be, però després, quan consumeixen el menjar que es troba dins, el tiren per terra i això es queda a l’aire i fa que pugen les temperatures i es fongueren els pols. Menuda vergonya!
    Diama va pensar que havien de contractar amb ossos Pandes, que conviuen amb els humans i podrien desxifrar els dos idiomes. Els van demanar escriure una carta als representants dels humans explicant-los la seua intenció.
    Però no era fàcil, els humans estaven acostumats a malgastar energia, plàstics, aigua i tot el que podien. La humanitat va ignorar el que van dir els ossos, ells no ho van entendre.
    -El futur de la humanitat són els xiquets. -Va dir un os panda- Si voleu canviar el món hem d’actuar sobre els xiquets, a traves de l’escola ho aconseguirem. La nostra lluita ha de portar un canvi a la societat de forma que es valore més el medi ambient, així els xiquets creixeran coneixent la importància de cuidar l’entorn i les noves generacions faran canviar les polítiques ambientals en créixer i ocupar càrrecs de responsabilitat. Començarem per mostrar als xiquets com era la vida en el pol abans i ara, els contarem la historia del teu avi Poli i la vostra, així coneixeran les conseqüències del que fan a diari.
    -Això vol dir que anirem a l’escola?- Van dir el ossos tots a una.
    -Si. Farem que els xiquets vos coneguen a vosaltres i la vostra història.
    Van tindre que instal·lar una pista de gel al pati per evitar que els ossos patiren calor i tot l’alumnat va poder jugar amb ells dins del gel. Va ser una jornada meravellosa, on ossos i xiquets es va entendre perfectament i també el missatge que es volia transmetre. Després tots van començar a cuidar el planeta i a no contaminar tant. Poc a poc, tota la vida del planeta va començar a millorar, el gel dels pols va començar a augmentar i els ossos estaven molt contents. La vida dels humans també va començar a millorar i poc a poc la salut millorava, ja que la major part de les malalties humanes empitjoren amb la contaminació.

    La col·laboració i el treball en equip va donar els seus fruits i junts van aconseguir salvar el planeta i viure en pau i felicitat.

    Dades confidencials

    Dades confidencials

    L’home que m’ha estat atenent durant els últims 6 mesos m’atansa el formulari que canviarà la meva vida per sempre; dins hi ha el meu futur, la meva descendència.
    Fa un mes que vaig complir els 38 i des de fa més de 10 anys que tenia el desig de ser mare, però la ciència i la societat només feien que apartar-me del meu projecte. M’havia recorregut mig país, fins i tot vaig viatjar dos cops a l’estranger sense sort. L’edat mínima per ser mare eren els 38 i hi havia una proposta des de govern de canviar-ho, ja que en els últims anys la natalitat havia disminuït considerablement i la gent que volia tenir fills ho feia a partir dels 45. Però, per fi, ho tenia davant dels meus ulls. El meu marit em dona la mà i me l’agafa amb força. La vista se m’ennuvola i decideixo desviar-la. Mentre, de fons, sento la veu del doctor, però per molt que intento entendre les seves paraules, la felicitat em desborda i no hi trobo cap significat aparent. Ens dedica un somriure i tot seguit ens diu:
    - Us deixo 15 minuts perquè? que decidiu com és el/la nen/a.
    Quan es tanca la porta, ens fonem en una abraçada. Després d’eixugar-nos les llàgrimes, obrim el dossier que ens han ofert. La primera pregunta és si volem nen o nena. La mirada és de complicitat i marquem amb una X la casella de nena.
    Ens vam conèixer quan jo tenia 18 anys i ell 22; des del primer moment vam tenir una connexió especial i a l’any de sortir ja vam comprar-nos un petit pis que ens servia per somiar desperts. Ningú apostava per la nostra relació, deien que érem massa joves, que res és per sempre i menys en els temps que corrien. Però vam seguir sense pensar en res més que el nostre bé.
    Després, anem omplint-lo, pregunta darrera pregunta. Els cabells marrons i llisos, de pell bruna i ulls blaus. Tants cops havíem imaginat aquest moment... i ara, en decidir la personalitat, estàvem tenint molts problemes per posar-nos d’acord.
    Vam estar més d’una hora, però va valer la pena. Eren dos quarts de nou quan va sortir del centre. Ja tinc al bebè al ventre. Durant la tarda van estar modificant el genoma ja que tot el que venia abans ja ho havíem fet els mesos previs. El somriure no se’m esborra del rostre tot i això; en el meu cap, em segueix rondant la qüestió de per què jo no he pogut veure els termes i la lletra petita del contracte. Però elimino aquesta idea de la ment per poder gaudir de la vetllada.


    Ja han passat dos mesos, noto com va creixent, la meva nena ja té la mida d’un cigró.
    Em faig l’esmorzar mentre llegeixo una noticia sobre el suïcidi una dona embarassada; es desconeixien les causes, però la font diu que té relació amb el fet que estigués gestant. En analitzar-ho, decideixo obrir els arxius de l’ordinador del meu marit sobre l’embaràs. No era el primer cop que ho intentava, ell marxava cada matí a treballar i jo em quedava a casa per obligació mèdica i política. No podia fer res que alterés la genètica del bebè. Per tant, a casa estudiava i llegia. Sempre havia estat una noia curiosa i tot el secretisme entorn a la nova medicina m’atreia ja que alhora m’implicava i, en canvi, a les dones no se’ls donava la informació necessària. Sabia que als documents del portàtil hi trobaria allò que busqués.

    Vaig obrir-lo, allà hi havia una carpeta que posava centre mèdic (bebè). Hi faig doble clic, s’obre una finestra la qual em demana la contrasenya. Hi rumio i ho veig clar, és la data programada del naixement de la nostra filla. Encertada! Dins hi ha dos documents, em crida l’atenció el segon. Per títol té: DADES CONFIDENCIALS.
    La lectura m’esgarrifa. Estic fora de mi, les llàgrimes em brollen dels ulls, aquestes deixen passar la ira. Ho entenc tot, el pare és el que decideix. Proporcionen un llistat d’una malaltia no mortal, una per any. I l’última dona opcions es tracta d’una mortal i preus amb diferents franges d’edat. Està marcada la de 60-70. Hem pagat 50.000 euros perquè visqui tan poc, ara l’esperança mitjana dels qui no havíem estat triats superava els 100. L’esforç econòmic arriba a 150.000€ perquè sigui una nena perfecta només fins als 60 anys. Podia arribar a entendre que fos per regular la natalitat i la mortalitat. Però jo no volia veure morir a la meva filla i menys així.
    Agafo el cotxe i em dirigeixo a aquella vella casa a la qual vaig assistir fa 5 anys quan vaig acompanyar a una de les meves alumnes a avortar de forma clandestina.



    El món futur

    El món futur

    La sirena sona i desperta a tota la població. Un altre problema amb els productes químics, pensa l’AMt4512. Ara haurem de tancar les finestres i posar-nos les mascaretes fins que això acabi. Odia les mascaretes. En teoria serveixen per ajudar-te a respirar, t’envia aire pur als pulmons i tot això que diuen els labtorians, però això no fa que deixi d’odiar-les.
    L’AMt4512 viu en una Agrupació. Les Agrupacions estan situades per tot el territori que ocupen els humans. No n’hi ha moltes, o almenys no tantes com abans. Es calculen que unes 800, o així. Cada Agrupació és independent. Els habitants de les Agrupacions han de portar mascaretes constantment, per culpa de tota la “porqueria” que porta l’aire, seria un suïcidi no portar-ne. Cada habitant té un codi, ja no es fan servir els noms, com es feia abans, ja que era més difícil controlar la població. Hi poden haver noms repetits, però no codis.
    I aquest és el trist món en el que visc, pensa l’AMt4512 cada cop que sona una sirena. Els humans que es pensaven que el futur seria tot comoditat, no sabien com d’equivocats estaven. Dos factors van impedir el somni d’aquestes ments innocents. La cobdícia humana, que volent guanyar diners va deixar podrir el planeta que habitava i la Revolució Natural, que ara fa uns cinc segles va aconseguir esborrar tots els codis informàtics i deixar a quasi tots els cervells a zero, fet que va impedir seguir avançant la tecnologia i poder evitar la destrucció del planeta que coneixien com a Terra. Ara, popularment, es coneix com l'Abocador.
    Van deixar a la humanitat sense saber com avançar i amb un munt de fàbriques i centrals nuclears a les seves mans. Però el pitjor de tot, sense saber el risc que corrien explotant-les. Només podia acabar en desastre.
    Entremig d’aquell caos, unes quantes persones es van alçar per posar ordre, es van nomenar labtorians, líders de la humanitat i van fundar les Agrupacions. Al principi, els seus ideals i objectius eren nobles, però inevitablement, amb el pas dels anys es van anar corrompent i van acabar sent igual d’ambiciosos que els seus avantpassats.
    L’AMt4512, però, no vol presenciar la destrucció del seu planeta. Podrit, horrible, contaminat, mort, sí, però, al cap i a la fi, el seu planeta.
    Es posa la mascareta i fent cas omís de les sirenes que l’adverteixen que és mortal sortir a l’exterior, ella ho fa. Havia fet uns canvis a la seva mascareta fent que fos més resistent. Es dirigeix a la biblioteca ràpidament. Tot i tenir aquella mascareta millorada, seguia sent perillós estar exposada molta estona als gasos. No hi ha ningú al carrer, tothom és a casa a les sales d’emergència, esperant que l'alarma que anuncia que poden tornar a la vida normal soni. Estupideses, pensa l’AMt4512, en aquell lloc no es pot fer vida normal. Les alarmes sonen uns tres o quatre cops al dia i la immobilització dura una hora, hora i mitja.
    Arriba a la biblioteca sense haver vist ni una ànima. Se n’alegra, ja que li hauria fet por trobar-se algú en aquells carrers estrets i bruts de l’Agrupació. La biblioteca és un edifici mig abandonat als límits de l’Agrupació. Els habitants d’aquesta ja tenen prou feina treballant per mantenir les seves miserables vides per poder-se permetre gastar temps amb la lectura. L’AMt4512 no és una excepció, però ella troba el temps com pot, per exemple, en les emergències com aquella.
    Per la biblioteca, però, val la pena arriscar-se, pensa l’AMt4512. En ella hi ha milers de volums de tots els temes diferents. Els seus llibres preferits, però, són els de ciència. Es troben a la part alta de la biblioteca, la part més deplorable, ja que no té sostre. Per culpa d’això, moltes obres estan en molt mal estat, però a ella no l’importa. Reescriu els fragments complexos per entendre’ls millor i els que li interessen per tenir-los i poder llegir-los a les llargues hores de feina a les fàbriques. Ha après a tractar com a Déus a l’Albert Einstein, Galileu Galilei o a Marie Curie. Venera totes les branques de la ciència, fins i tot la de ciència-ficció, on predominava Isaac Asimov.
    Però a part de llibres, a la biblioteca hi té un altre tresor. Un invent que canviaria tots els seus problemes, ja que tot aquell desastre de món es podria haver evitat. Un invent que havia construït gràcies a l’ajuda de Newton, Leibniz i altres grans científics. I amb l’ajuda d’algunes de les pel·lícules de Robert Zemeckis. Ara el tenia quasi acabat, només faltava afegir-hi les peces que havia robat de la fàbrica aquell matí.
    Faria arribar un missatge als seus avantpassats a partir de la quarta dimensió, el temps.

    Espai, temps i errors

    Espai, temps i errors

    No us heu preguntat mai la raó de perquè cada vegada el temps passa més ràpidament? O que quan comença un any, sembla que no passa ni un dia i ja s'acaba?
    Em dic Hayley Montgomery i possiblement sóc l'única persona que pot donar resposta a les preguntes anteriors.

    Treballo en una associació de l'Espai. La història que us estic a punt d'explicar va començar un dia fred de novembre, era un gran dia per a mi. Estava nerviosa i alhora emocionada, havia passat els darrers 10 anys creant un nou model de coet més ràpid i eficaç, avui era el dia que l'anava a estrenar.
    Havia despegat. No em va donar temps de ni enterrar-me de què estava a l'aire, quan el coet va explotar.
    Tothom pensava que havia mort. Però jo vaig trobar la manera d'escapar mitjançant la sortida d'emergència.

    Estava al mig de l'Univers infinit. Pensava que passaria la resta de la meva vida allà, quan vaig veure un lloc on em podia refugiar. Era una base de satèl·lits, em vaig apropar.
    Hi havia una gran sala amb molts ordinadors i un gran rellotge de sorra al mig.
    Per entendre la següent part de la història, primer us he d'explicar el que és la teoria de la relativitat.

    La llum viatja a 300.000 quilòmetres per segon. El que passa, es que triga un temps fins a arribar als nostres ulls. Imagineu-vos que esteu mirant una carrera on participa la llum. La llum dura dos minuts en arribar a la meta, però si un extraterrestre s'emporta i fa desaparèixer la llum abans d'acabar, seguiríeu veient la llum durant aquests dos minuts.
    Segons la teoria de la relativitat d'Einstein, quan t'acostes a la velocitat de la llum el temps s'estira i les coses s'encongeixen.
    Imagineu-vos que, amb el vostre germà o germana bessona, vas a la fira. Hi ha una muntanya russa on tu puges, però el teu bessó o bessona no vol i es queda a l'entrada, l'atracció va a 300.000 quilòmetres per segon, per a tu sembla que passin uns dos minuts però en realitat passen uns 60 anys. Quan surts de la muntanya russa, tu tens el mateix aspecte que abans però el teu germà, si encara t'està esperant a l'entrada després de 60 anys, haurà envellit molt.
    Ara que ja sabem això, continuaré amb la història. Després de buscar entre llibres, llegir llibretes i investigar ordinadors, vaig descobrir el que pretenia fer la persona que tenia la base.
    Volia fer girar la terra a una velocitat cada vegada més ràpida, de manera que arribaria a la velocitat de la llum, però no sabia que volia fer amb això.
    El gran rellotge de sorra marcava el temps que faltava perquè la rotació de la terra arribés a la velocitat de la llum.
    Veig que has descobert el meu secret.

    Em vaig girar, darrera meu hi havia una senyora, era més gran que jo, però teníem certes similaritats. Tenia els ulls blaus i el cabell marró, com jo. Fins i tot tenia una petita cicatriu al damunt de l'ull esquerre, idèntica a la meva.
    Em va explicar que era jo, però en el futur. Ella, o sigui jo, després de què va explotar el coet, va trobar aquesta base i va crear el sistema per fer que la Terra girés més ràpid. Jo no entenia per què feia això. Li vaig preguntar, més ben dit em vaig preguntar.
    Em va dir que no volia tornar a la Terra perquè es sentiria humiliada davant de tothom perquè la seva expedició no va funcionar. Que si feia que la Terra girés més ràpid, totes les persones que hi havien haurien mort, i quan tornés hi hauria una nova generació de persones, que no havien vist mai la meva errada.

    Vaig convèncer que no passa res per fer errors,és com aprenem. Sense equivocar-nos, no haguéssim inventat mai els vaixells, o les pastissos de xocolata i segurament no estaríem aquí escrivint i llegint històries.

    La futura jo, em va dir que tenia raó, però que no hi havia res que podíem fer.
    I si trenquem el rellotge? Vaig preguntar
    NO!! Això pararia el procés, però ens oblidaríem de tot el que ha passat en les darreres 24 hores. No ens enrecordaríem de res d'això! No ho facis!

    Sense pensar-ho dos cops, vaig agafar un martell i li vaig donar un cop ben fort al rellotge.

    Em vaig despertar a casa al sofà. No tenia ni idea de que havia passat. Vaig trobar una llibreta titulada "ESPAI, TEMPS I ERRORS", i la vaig començar a llegir.

    Com pot ser que m'hagi cregut això? Sembla que ho hagi escrit jo, és la meva lletra. Segurament estava al·lucinant després de l'explosió.
    Impossible, però una història entretinguda, no creieu?

    Frustració

    Frustració

    És dilluns, són les vuit del matí.El professor de Matemàtiques entra a classe.La porta sona tètrica en tancar-se, com si de les trompetes de l’apocalipsi es tractés;potser haurien de posar-li oli.Es respira desànim i avorriment.Molts dels nois recolzen ja el cap a la taula i tanquen les parpelles.

    Es nota que no ha estat un alumne qui ha fet l’horari.Ningú de la classe de 4tA faria mates a primera hora;és començar malament la setmana i quasi una tortura medieval.

    La moral potser és tan baixa perquè tenen deures.No molt difícils, però fan mandra igualment: calia fer una recerca a casa sobre l’origen dels números.

    Seu el professor i pregunt qui ho ha fet, agafant desprevinguts els alumnes.Només dues persones. I no tarden d’arribar les excuses:“Que era per a avui?””A la tarda m’ho acceptes?”“No m’anava la impressora!”... i mil fets més que havien passat aquells dos dies(també havia marxat el llum i s’havien penjat els servidors d’Internet).De tota manera, no accepta deures fora termini.

    Demana a la Neus i l’Unai si els importa compartir-ho.

    La Neus ha trobat, a Internet i en algunes enciclopèdies que guardava per casa, empolsinades de tant fer-les servir(des dels temps antics d’estudiant del seu pare que no es consultava res), informació interessant.No van ser els àrabs qui van inventar el sistema “aràbic” sinó els indis, degut a la millora del comerç i la necessitat de comptar millor de manera quotidiana.Aquests el van transmetre als àrabs cap allà l’any mil(quan s’inventen el concepte de zero).El coneixem com a aràbic perquè van ser els moriscs, negociant amb espanyols, els què van inculcar-los-el, i ells l’adoptaren en ser molt més entenedor.Poc es valora la influència dels àrabs en el món científic.Afegeix que la quantitat d’angles coincideix amb el valor(el zero no té angles;l’1 en té un; el 2, dos...), cosa que no sabia.

    Acaba l’explicació tan preparada de la Neus i l’Unai, avergonyit, deixa anar el full amb el seu escrit.Treu la carpeta de la motxilla, l’obre.Busca l’apartat de Matemàtiques i, per no estripar-lo, el guarda ràpid.S’ha posat vermell.

    Però no ha anat prou ràpid.El professor l’ha vist i li diu que queden deu minuts(temps de sobres)per explicar què ha trobat o donar dades addicionals.Ell, capcot i encara desant el full(amb les presses, se li havia encallat amb el plàstic classificador i arrugat una mica), no volia respondre, i li donava llargues.No podia afegir res davant de tan brillants investigacions.Es posava nerviós, i a les insistències del professor se li afegien les dels companys, que volien saber què havia trobat.

    Tenien curiositat justificada.Els sorprenia que l’Unai, a qui no anaven precisament bé les Matemàtiques, hagués deixat anar el llibre de Tolstoi que llegia sempre i duia com si fos un apèndix que li creixia dels dits per dedicar-se a fer deures d’una assignatura que, a priori, no li interessava i que, ara mateix, li provocava una barreja entre angúnia i malestar.Era més de lletres.

    Preferia la poesia a les equacions, la novel·la als algoritmes, el teatre a les funcions i Verdaguer a Fermat.

    Tenia antecedents: el seu pare era editor, i junts llegien els esborranys de les promeses literàries que arribaven amb il·lusió de publicar la primera obra, un sentiment que només tenen els escriptors novells.Ell notava l’esforç i dedicació que abocaven.Algun cop agafava arguments i els perfeccionava en secret(s’avergonyia d’admetre que plagiava i no volia que el seu pare ho sabés), afegint personatges i millorant-ne la història.La seva mare era bibliotecària i li recomanava llibres perquè no només rebés influència d’autors locals, sinó també de grans clàssics. Feia una setmana que havia acabat Guerra i pau i ara començava Ana Karenina(li fascinaven els russos).

    Era inútil insistir en mantenir-ho en secret, havia confessat que havia fet els deures i la resta d’alumnes tenen interès.Al final cedeix.Gairebé suant, amb les mans tremoloses, agafa el paper i clava la mirada en la tinta que hi havia.Només hi veia taques borroses.Respira profundament i comença a llegir.Això hi posava al full:


    “-El 0 és la circumferència quan arrodoneixes π a tres.
    -L’1 és mitja fletxa recta cap amunt, apuntant el no res.
    -El 2 és la meitat del cor d’algun matemàtic que es va enamorar.
    -El 3 són les ferradures del garrell, quan no el criden per muntar.
    -El 4 és la fletxa d’un vector, que n’indica la direcció.
    -El 5 és el garfi que va caure-li al pirata buscant l’X, no del mapa, de l’equació.
    -El 6 és un espiral imperfecte, sense proporcions àuriques.
    -El 7 és el colze de l’alumne que estudia per l’examen de Matemàtiques.
    -El 8 és, dels llacets dels empresaris, la forma geomètrica.
    -El 9 és el sis que ha rodolat tres posicions de la recta numèrica.”

    Els seus companys aplaudeixen.El professor, però, diu que no era el que havia demanat,i li puntua com a no-presentat.

    I realment, què ha passat?

    I realment, què ha passat?

    Era un dia calorós de primavera, era curiós, perquè feia una calor massa seca per aquella època de l’any, però el cel estava cobert de núvols grisos i densos.
    Jo estava camí a l’institut, havia de fer un experiment al laboratori amb la meva companya, per veure com evolucionava el nostre experiment de realitzar una truita de patates apta per a gent amb al·lèrgia a l’ou.
    Vaig arribar allà i vaig encendre el fogonet de laboratori, volíem veure quantes calories tenia la truita normal abans de fer-ne cap altra. Vam pujar la potència del fogonet i la nostra professora, que estava endreçant el laboratori, va abocar sense voler una mica d’un líquid estrany al foc. Ens vam apartar de cop i un so molt fort va ressonar per tot el centre, que a aquelles hores de la tarda estava desert.
    Sense ni tan sols adonar-me’n, havia clos els ulls. Quan els vaig obrir per escapar de la foscor que m’aclaparava, ja no estava al laboratori, ni tan sols al centre. Estava sola, enmig d’un poble desconegut per mi.
    La gent portava vestuaris antiquats, d’aquells que només havia vist a les fotografies del llibre d’història. Mentre jo pensava en la quietud del carrer, no em vaig adonar que aquell silenci misteriós es veia trencat per les veus d’uns quants homes i dones amb les cares ennegrides pel carbó i altres per la sorra que es queixaven del dia feixuc que havien tingut.
    Vaig començar a fer-me teories al cap sobre la meva ubicació, potser estava en l’època de postguerra? A l’inici de la revolució industrial? O més endarrere encara?
    Del que estava segura era de que no podia estar al segle XXI.
    El sol començava a pondre’s i necessitava respostes ràpidament. Vaig decidir entrar en alguna casa a demanar ajuda, però de seguida vaig notar que no em podien veure, jo per a ells no existia.
    A la casa en la que havia entrat hi havia una família bastant gran, amb la mare, el pare i tres fills, semblava que passaven gana, ja que estaven tots pràcticament esquelètics.
    Uns minuts més tard, mentre sortia de nou dels meus pensaments, vaig veure que la mare sortia amb un plat similar al de la truita de patates a la mà i que el col·locava sobre la taula, on els fills i l’home esperaven ansiosos.
    Sense que notessin la meva presència, vaig agafar un tros d’allò que més que truita semblava pa de patata. Ho vaig provar. Era molt esponjós, però no s’assemblava gens a la truita que jo estava acostumada a menjar.
    Sense adonar-me’n novament, havia clos els ulls. Al tornar-los a obrir el que em trobar davant meu em va impactar. Un jardí de gespa verda, fresca i regada amb gotes d’aigua brillants com perles i una caseta blanca i polida era tot el que ocupava el meu camp de visió.
    A darrere, de sobte, una espècie de cotxe volador em va passar per darrere, em vaig girar sobresaltada, ja que mai havia vist res semblant a la vida real, només en pel·lícules de ciència ficció.
    Seguidament vaig tornar a mirar a la casa i aquest cop la porta estava oberta. Vaig entrar, ja que esperava que com l’anterior vegada ningú em pogués veure.
    Un altre cop vaig trobar-me una taula parada, amb una família a punt per sopar. Aquest cop la família era més reduïda, ja que només constava de tres membres. El pare va entrar a la cuina i va sortir amb una espècie de truita, però aquest cop transparent. De nou em vaig decidir a provar-la sense fer-me notar. Ho vaig aconseguir. Semblava gelatina, però no sabria dir si d’origen animal o vegetal.
    Sobtadament vaig notar una sacsejada i vaig escoltar algú cridar el meu nom des de lluny. Quan vaig obrir els ulls, que no recordava haver clos de nou, vaig veure a la meva professora i a la meva companya, que em miraven preocupades.
    M’havia desmaiat després de donar-me un cop al cap amb la taula a causa de l’ensurt de la petita explosió. Ho havia somiat tot?
    De totes maneres això em va donar una gran idea sobre cap a on encarrilar el treball, podríem fer diverses truites sense ou i de pas fer l’evolució d’aquest plat tant tradicional.
    Elles estaven d’acord, sorpreses per la pensada, però jo seguia sense acabar de creure que hagués estat un somni del tot.
    Finalment em vaig mirar les mans, que notava molles, i vaig veure que estaves amb rastres de l’herba mullada. No m’ho podia creure.
    Realment què acabava de passar?!

    IRREVERSIBLE

    IRREVERSIBLE

    Recordo a la meva àvia parlant de la seva terra amb llàgrimes als ulls.
    “Feia temps que ens advertien, però no vam reaccionar; no érem conscients de la magnitud del problema. En aquell moment ja era massa tard, però hi havia temps de reduir les conseqüències i adaptar-nos a la situació, hi havia temps d’evitar el que ara és una realitat.”
    Aquestes van ser les primeres paraules de l’àvia quan vaig demanar-li que em parlés de la seva joventut, del lloc on vivia i dels costums que hi havia en aquell moment. Sempre m’havia encuriosit el passat d’una dona com ella, tan forta i emprenedora, amb una especial voluntat de lluita pel bé del planeta.
    Va seguir la seva història començant pel dia en què es va fer major d’edat, l’11 d’agost de 2050. Tenia molts desitjos d’aquell moment en endavant, moltes ganes de viure i menjar-se el món amb el seu peculiar grup d’amics, però tot el que en aquell moment eren senzilles fantasies mai van arribar a fer-se realitat.
    Dies abans del seu aniversari es va predir la formació d’un immens huracà que amenaçava gran part del continent americà, incloent el poble on l’àvia havia nascut i on encara vivia. Davant d’aquesta situació es van intentar prendre mides, però ja era massa tard per refugiar-se a terres veïnes. Va ser just l’11 de d’agost quan l’huracà que s’havia originat dies enrere al centre de l’oceà Atlàntic va traspassar la costa terrestre. Aquest va venir acompanyat de vents de superfície de gran velocitat, pluges torrencials i tempestes que van causar danys irreparables.
    L’àvia em va explicar que aquell no era un cas aïllat, sinó que durant aquells anys va haver un increment de fenòmens meteorològics extrems com huracans, ciclons, tifons, sequeres, inundacions, pluges o nevades que, a causa de l’escalfament global; van incrementar el seu grau de violència i van provocar més morts, desplaçats i danys materials.
    No era el primer cop que sentia a parlar de l’escalfament global; de fet, he crescut vivint les seves conseqüències, com va fer l’àvia, i tal i com faran els meus néts si no fem un canvi.
    Abans què l’àvia continués amb la història vaig demanar-li que m’expliqués amb detall aquest fenomen. Per fer-ho, va començar per introduir-me l'efecte hivernacle, un procés natural que permet a la Terra mantenir les condicions necessàries per allotjar vida.
    “L'atmosfera està composta per diversos gasos que, en la proporció adequada, retenen part de la calor del Sol i escalfen el planeta.” m’explicava l’àvia mentre l’escoltava amb atenció. “Sense l'efecte hivernacle, la temperatura mitjana del planeta seria de 18 ºC sota zero.”
    Aquesta última dada em va impactar, però de moment no entenia per què aquests gasos són dolents si tenen una funció beneficiosa per la vida a la Terra.
    “El problema va començar quan les activitats de l'ésser humà van augmentar l'emissió de gasos d'efecte hivernacle a l'atmosfera, la qual reté més calor del necessari, i ocasiona que la temperatura mitjana del planeta augmenti i es produeixi el que popularment anomenem escalfament global.”
    L’escalfament global és el principal responsable del canvi climàtic que posa en perill la supervivència de la flora i fauna del planeta Terra. Any rere any, des de molt abans del naixement de l’àvia, hem patit les seves nombroses conseqüències. La fosa de la massa de gel dels pols n’és un exemple. Aquesta va causar l'augment del nivell del mar, portant a importants inundacions i a la desaparició d’illes senceres on hi habitava gent.
    No només això sinó que a part de la fosa dels gels i l’aparició de fenòmens meteorològics extrems, el canvi climàtic també ha portat a un canvi als ecosistemes, a l’acidificació dels oceans, l’extinció d’espècies i la destrucció dels mitjans de subsistència i dels recursos econòmics.
    És increïble pensar com l’ésser humà va destruint poc a poc el planeta on habita, el planeta que li permet la vida i li proporciona tot allò que necessita. Nosaltres hem originat un canvi irreversible i està en les nostres mans no agreujar-ne les conseqüències. Tot i així, sembla que la humanitat tanca els ulls davant aquesta amenaça i l’ignora com si no anés amb ells.
    Això va fer l’àvia fins que en va patir les conseqüències l’11 d’agost de 2050, dia en què va deixar de tenir una llar i es va convertir en refugiada climàtica.

    L'aparició d'un nou món

    L'aparició d'un nou món

    L’aparició d’un nou món
    (3,8). Així estaven representats aquests dos números, sense aparent relació, a la
    televisió del menjador de casa. Feia just una setmana que aquests números es
    televisaven arreu mundial a les dotze del migdia: la sèrie de Friends desapareixia per
    un minut quedant tota la pantalla negra a excepció d’ambdós nombres.
    I, per a mi, aquests set dies no van ser en va. Des de que els vaig veure vaig pensar
    que hi havia alguna cosa oculta darrere que, cada vegada que mirava de trobar-hi el
    sentit, semblava que la resposta volgués amagar-se encara més darrere aquella
    diminuta pantalla.
    Vaig estar llargues estones pensat què era el que havia de fer en situacions com
    aquesta i, per més que pensés arribava moltes vegades a una mateixa conclusió: anar
    a veure al Senyor Finny. Ell sabia què hauria de fer. Va ser el meu professor de
    matemàtiques i física durant la universitat; és un home llestíssim, considerat juntament
    amb Freddie Hatton i Buller Male Premis Nobel en matemàtiques.
    Vaig apuntar-me la direcció de casa el Senyor Finny. Estava a uns quinze minuts a
    peu d’on era així que, disposada a sortir de casa, vaig agafar una llibreta, l’abric i vaig
    sortir de casa amb el paraigües a la mà. No vaig estar molta estona caminant perquè
    mentre seguia la ruta d’anada em va sortir una notificació d’algun diari digital fent-me
    parar en sec. Robert Finny, Freddie Hatton i Buller Male havien desaparegut des de
    feia 26 hores sense cap mena de motiu aparent. Casualitat o coincidència?
    Em va obrir la porta Joana Finny, l’esposa del Senyor Finny. Semblava abatuda i
    sorprenentment desconcertada. Vaig prestar-li atenció a tot el que m’explicava tot i no
    tenir-hi gaire interès. Quan va acabar però em va donar una carta. Segons sembla la
    va escriure el Senyor Finny abans de desaparèixer i estava dirigida a mi. “63°
    2’56.73“S 60°57’32.38“W, JKLADSRFB, 3=3, 8=8; atentament Robert Finny”. Li vaig
    donar les gràcies i vaig marxar amb la carta a la mà.
    Estava clar que eren unes coordenades i decidida em vaig tele transportar. El lloc
    estava completament desèrtic fent que dubtés de la paraula del meu amic però de
    seguida la vaig canviar: si m’ho havia enviat era per algun motiu.
    De sobte, vaig arribar a un precipici on s’acabava aquella misteriosa terra: davant hi
    havia una extensió enorme d’aigua que semblava no tenir fi.
    A uns deu metres vaig veure una bandera amb diverses lletres sense sentit que
    semblaven haver-se escrit en moments i per persones diferents. Lletres sense sentit.
    Vaig llegir l’última. R. Tenia una cal·ligrafia diferent a les altres però que em resultava
    familiar. Vaig treure la carta i les vaig relacionar. Al final de la carta deia “atentament
    Robert Finny”, aquella R era seva sens dubte i sense altra manera de veure les coses
    vaig deduir que la F i la B eren d’en Freddie i en Buller respectivament.
    Però 3=3? I 8=8?. Aquells números només em podien fer tornar a la memòria el
    turment que havia suposat l’aparició de (3,8) a la televisió de casa durant aquella
    esgotadora setmana. I de sobte vaig pensar que es tractava d’una coordenada. El
    número 3 podria representar tres metres reals i el 8 seguia la mateixa relació, és a dir,
    vuit metres.

    Em vaig situar a la bandera. Podia ser allò el punt (0,0)? I vaig calcular tres metres i
    em vaig moure en direcció cap a la dreta. Tenia el precipici a tocar; un pas en falç i tot
    aniria... millor no pensar-hi. Però vaig retrocedir, no per por sinó perquè m’havia oblidat
    de fer una cosa: vaig agafar un bolígraf que tenia a la butxaca, el vaig treure i vaig
    escriure la lletra C a la bandera; estava disposada a jugar-m’hi la vida per tal de
    descobrir què s’amagava darrere tal cas. Vaig tornar a calcular els tres metres i vaig
    fer un pas endavant disposada a caure a l’aigua del mar que es trobava a 40 metres
    dels meus peus.
    Però no vaig caure. Estava palplantada sense saber què fer sobre una plataforma
    invisible, incapaç de reaccionar amb claredat. Vaig calcular vuit metres des de la
    superfície terrestre: allà és on suposadament indicava la coordenada que hi havia...
    alguna cosa, ni jo mateixa sé què o a qui estava buscant exactament. I vaig fer l’últim i
    esperat pas però no vaig sentir ni notar res; absolutament res. Vaig mirar endarrere
    per si hi havia la possibilitat de tornar endarrere però era massa tard: l’immens mar i
    aquell empinat precipici ja no hi eren, semblava que hagués traspassat un vel invisible
    i hagués entrat en un nou món on no seria pas la primera en arribar-hi ja que, quan em
    vaig tornar a girar per mirar què tenia al meu davant...

    LA MEVA CURA

    LA MEVA CURA

    Feia fred, la mare patia, el temps s’acabava. Ja era l’hora, en uns pocs minuts el meu germà seria benvingut a la vida. Els nervis s’apoderaven de la situació, les nostres inquietuds anaven a més, s’assemblaria al pare o a la mare? Qui sap.
    Tot d’una, el petit cos d’en Joan ja formava part del planeta Terra. Ràpidament els metges se’l endugueren, la meva ment pessimista ensumava alguna cosa, alguna cosa no anava ben encaminada. Possiblement el problema era jo, una persona que sempre es sentia abduïda per la seva negativitat. Cinc minuts més tard, el metge va entrar a l’habitació sol, sense cap companyia. Va ser aleshores quan una mirada preocupant va esdevenir entre els pares i jo.
    Sense paraules, els nostres ulls es preguntaven mútuament qui seria capaç de fer la pregunta clau: passa alguna cosa? La mare però, tan emprenedora i decidida com sempre, poc va trigar a realitzar la pregunta.
    Vaig veure com el senyor que havia ajudat a la mare a donar a llum, en Pere, empassava saliva, com si alguna cosa important hagués de dir quan, de sobte, per la seva boca van sortir les següents paraules: la vida d’en Joan serà lleugerament diferent a la dels altres.
    Evidentment, la mare i el pare, al sentir-ho esclataren a plorar. Jo, intentant contenir les llàgrimes, vaig ser l’únic capaç de continuar la conversa amb en Pere. Concretament em va explicar que el meu germà patia una anomalia en el seu cariotip, una mutació genòmica aneuploïdia. Aquestes paraules, sent sincer, no havien format mai part del meu vocabulari fins que va resumir-me que el que patia en Joan era una trisomia al cromosoma vint-i-u, el conegut síndrome de Down.
    Després de parlar-ho amb els meus pares, vam decidir que no ens quedava altra que afrontar-ho amb la màxima força i ànims possibles. D’aquesta manera aconseguiríem que en Joan pogués arribar a ser en un futur, una persona acceptada per la societat, com hauria de ser.
    El problema era que en la societat del moment certes persones no acceptaven persones com el meu germà, fet que provocava un cert rebuig a les persones afectades.
    Van anar passant els anys. Lògicament, en Joan s’havia topat amb comentaris desagradables al llarg de la seva trajectòria com a estudiant. Afortunadament, però, malgrat patir-ne la malaltia tenia una gran coeficient intel·lectual. El meu germà donava a tot el planeta una lliçó: amb esforç i constància no hi ha obstacles que t’aturin.
    Un cop va acabar els estudis de batxillerat i haver fet les proves d’accés a la universitat, va adquirir la nota necessària per accedir a la carrera de medicina. Ell sempre havia estat un apassionat de la salut i de com curar les persones que patien alguna malaltia.
    Feia sis anys que en Joan havia començat la carrera i ara ja l’havia acabada. Ara, només li quedava trobar un lloc en l’àmbit laboral, fet que li podia resultar una mica complicat degut a la situació actual. No obstant això, es va decidir per crear la seva pròpia empresa, dedicada especialment a la malaltia del Síndrome de Down.
    Junt amb tots els integrants de la feina, en Joan va començar a realitzar una sèrie d’experiments a partir de diferents productes que ell havia creat. El seu objectiu era aconseguir una cura per a totes les persones afectades per la seva malaltia.
    L’empresa funcionava d’allò més bé, pel que en Joan va tenir la possibilitat de establir noves instal·lacions per arreu del món. De fet, durant una temporada, va estar treballant a Nova York. Allà també va tenir l'oportunitat d'experimentar amb persones d’una altra nacionalitat i, d’aquesta manera, acabar de verificar la seva teoria.
    Un cop va tornar a Catalunya, abans de procedir amb la investigació, va anar a visitar als nostres pares i com no, a mi, el germà que l’havia ajudat a complir part dels seus objectius. L’emoció que vaig sentir en veure’l és impossible de descriure, només recordo els crits d’eufòria que predominaven al menjador. Cap de nosaltres era capaç de creure el que havia estat capaç de fer en Joan.
    Després d’explicar-nos tot el que havia aconseguit ens va explicar la millor notícia que a les meves orelles els hi faltava escoltar. Havia inventat un medicament capaç de modificar el cariotip de les persones i d’aquesta manera solucionar gran part de les mutacions més problemàtiques.
    Es podria dir que en Joan va ser capaç de curar la seva pròpia malaltia. Per aquest fet, va ser guardonat amb diferents premis i, fins i tot, va rebre diners d’aquelles persones que havien trobat cura a les seves malalties, ja que els hi havia solucionat la vida!

    La teva decisió

    La teva decisió

    Has pensat mai en el moment en què mors? El que passarà després d'aquest? Bé, et puc assegurar que he pensat molt en això, i la conclusió a la qual he arribat és que no m'importa. No és com si tingués més opcions. Quan cada dia ets conscient de tots els perills que t'envolten, només pots viure la teva vida en un pànic constant o sense preocupar-te en absolut.

    Visc amb una condició estranya que no crec que ningú més tingui. Qualsevol cosa que em passi, sigui aquí o en una altra línia temporal, ho puc sentir. El meu altre jo rep un cop de puny per una lluita que jo acabo d'evitar? Sento tot el dolor que causa (bastant). El meu altre jo mor perquè creua la carretera amb el semàfor encara vermell quan jo acabo de decidir que no? Bé, jo sento tot el dolor. Per descomptat, no m'afecta físicament. Però, sabeu que difícil és mantenir una cara normal quan un sent com s'està morint?

    Tot i això, per als que estan perduts amb les línies temporals, ho explicaré. Alguna vegada heu sentit parlar del gat de Schrödinger? No? És clar que no. Bé, el que passa és que Schrödinger no tenia molt a fer, i llavors va dir: "Per què no poso al meu gat dins d'una caixa tancada amb un mecanisme radioactiu que té un 50% de probabilitat de matar-lo i un 50% de no fer-ho?" Gran idea, oi? I a partir d'aquest pensament va deduir una cosa. "Mentre que no obrim la caixa, el gat està mort i viu al mateix temps". Això és el que s'anomena superposició, on ocorren dues coses diferents al mateix temps. I és el que em passa a mi. Moro i visc al mateix temps. Em donen un cop de puny i m'alluno il·lès simultàniament. Per descomptat, quan obriu la capsa, o, en el meu cas, quan algú em veu, s'atura, i les línies de temps es converteixen en dues. Cada vegada que faig alguna cosa, pateixo les conseqüències de no fer-ho, i a l'inrevés.

    Però també té un bon aspecte! O, com a mínim, n'he trobat un. Saber el que passarà amb antelació a causa de sentir les conseqüències, em permet salvar a altres persones de sentir-les també. Continuem amb l'exemple del semàfor vermell. Al meu món, on no m'atropella un cotxe, veig com una altra persona es dirigeix al mateix destí que hauria tingut jo. Així que, per descomptat, els paro, salvant-los. No espero que em donin les gràcies, més aviat em renyen per la molèstia. Però sempre sento la felicitat de salvar una vida.

    Té també la part dolenta. Igual que la vegada en què vaig ser rebutjat per una noia, mentre estava en una altra línia temporal, vaig ser besat per ella. És un fàstic saber que estàs en el costat dolent, per si us ho preguntàveu.

    Ara estic atrapat en, possiblement, el pitjor escenari que he presenciat mai. Estic a les portes de la mort, i de veritat aquesta vegada. Un pensaria que haver mort abans et prepara per exactament això, però no. Una cosa és sentir-ho, però una altra és saber-ho. Veure com s'acabarà si no fas res, però no ser capaç de fer cap diferència.

    Però quina és la situació? Bé, és clar que havia d'intentar salvar una noia de caure d'una alçada de quatre plantes, i ni tan sols pregunteu-me com vaig arribar allà. La cosa és que ara estic atrapat a la vora penjant d'una mà d'una mort segura.

    Ara venen tots els "i si". "I si fos prou fort per pujar?" "I si hagués arribat més aviat?". Per a mi, són realitats. Amb cadascun puc veure un final diferent, un, quan no caic. Realment és un fàstic estar en el costat dolent, eh?

    Veig que si només hagués aguantat una mica més, potser podria haver estat salvat. Però no ho faig. I llavors, l'únic que veig és la foscor.


    Sempre vaig pensar que morir seria diferent. Que sentiria dolor. Que aniria a algun lloc. Pot ser que tot acabaria. Però definitivament mai vaig pensar en això. Ara puc veure a totes les altres meves versions. Tots els altres jo que van morir també han vist això? Com tots estem vius i morts al mateix temps? Fins que un dia, algú ens noti, i finalment ens dirà què som. Era estrany, però bell d'una altra manera
    ....
    Per descomptat, l'univers no em deixarà descansar.

    Una llum, i aquí estic de nou. Sembla que estava en coma. Explicaria molt. Però ara que no estic mort, què se suposa que he de fer? Suposo que hauré de tornar a ignorar-ho tot. Però, veig l'habitació buida que hi ha davant meu, i crec que potser, faré alguns amics al llarg del camí aquesta vegada.

    No és com pensava

    No és com pensava


    Tot va començar quan tenia 13 anys, al meu avi li van detectar alzheimer, l’alzheimer és una malaltia que fa que t'oblidis de tot el que has viscut, i passat un temps et morts.
    El meu avi va morir 5 anys després del diagnòstic. Aquest fet em va afectar molt i ho vaig trobar tant injust, així que, vaig decidir estudiar la carrera de Química, ja que, en aquell moment estava cursant el batxillerat científic, i un cop acabés la carrera intentaria entrar en algún laboratori per intentar trobar una cura aquesta malaltia, i així poder ajudar a gent que ho estigués passant malament per aquest tema.
    Bé us he explicat tot això i encara no m’he presentat! Em dic Marina tinc 30 anys, actualment, i si, vaig aconseguir fer el meu somni realitat, treballar en un laboratori professional, concretament al de Barcelona, la meva ciutat, però tot no va sortir també com esperava.
    Al acabar la carrera vaig fer unes pràctiques al laboratori que us he anomenat abans, i els hi va agradar tant la meva actitud que em van oferir un contracte, vaig acceptar sense pensar-ho dos cops. Al dia següent vaig parlar amb el meu cap i li vaig explicar tot el que volia intentar aconseguir, per si no us queda clar, parlo de la cura per l’alzheimer, al meu cap li va semblar molt bona idea, així que al dia següent em va donar els recursos per començar a investigar, també em va posar un ajudant, el Marc.
    Vaig estar uns mesos preguntant, investigant,... Fins que vaig trobar un àcid que fa que no perdis la memòria, ja que, afecta a la part frontal que es on estan els records.
    Li vaig comentar al meu cap, com és normal, i em va dir que li donés una còpia de tot el que tenia, documents, gràfics,..
    La semana següent va ser molt estranya, vaig començar a notar que el meu cap estava més atent i un o dos cops el vaig enxampar mentre mirava en el meu despatx.
    Vaig decidir preguntar-li que passava, però ell em va contestar amb una simple excusa, i no gaire més, ja que, no era un home molt xerraire i més amb temes de feina.
    Jo, mai m’havia preguntat per les altres coses que feien al laboratori, jo i el Marc estàvem concentrats en la nostra investigació que semblava que començava anar per molt bon camí.
    Abans de continuar he de dir que en el laboratori hi havia sales on no podia accedir un treballador normal, tenien un codi que ningú sabia, i en aquelles sales feien coses bastant secretes i importants.
    Ara que ja sabeu això, continuo explicant. Al cap d‘uns dies de pensar-ho vaig decidir seguir al meu cap, ja que, va canviar d’actitud cara a mi, s’interesava molt per l’àcid que vaig descobrir, a totes hores em deia que trobés més i sempre em controlava. Així que vaig pensar que alguna cosa anava malament.
    El vaig començar a seguir després de que em demanés àcid, i vaig veure que entrava en una sala, a la qual només es podia accedir amb un codi, 34682. Vaig memoritzar el codi i vaig esperar uns instants per entrar. Al entrar vaig veure una sala plena de rates, i en el fons de tot de la fosca sala vaig veure al meu cap alimentant una rata amb l’àcid! La rata després d’ingerir la substància va començar a tremolar i va crèixer i crèixer….. Es va tornar boja, volia mossegar-ho tot, sort que estava tancada en una espècie de caixa que només tenia un forat per on passar l’àcid.
    Vaig tornar enrere amb cautela i li vaig explicar al Marc. Aquest em va dir que tornés anar però amb una càmera per agafar proves i denunciar-ho i que ell vigilaria perquè no m’enxampessin. Així ho vaig fer, un cop feta la “missió” vaig passar-li totes les fotos al Marc, que es va ocupar de portar-les a la policia i als medis de comunicació. Per el que vaig poder escoltar, volien fer una guerra i utilitzar això com una arma, perquè el àcid reacciona diferent amb els animals que amb les persones.

    Al cap d’uns dies tot això va sortir a la llum i van tancar el laboratori. Jo, encara treballo amb l’àcid en un altre lloc molt millor, i continuo intentant trobar la cura per aquesta malaltia.


    Oblidar-se d'aprendre

    Oblidar-se d'aprendre

    Salutacions, heroi.

    Et parla l’Usuari 1111100111, així figuro a tots els meus perfils. No sé mitjançant quin aparell has accedit a aquest text ni si has entès la llengua fàcilment o per pèrdues de dades has necessitat més temps. Tampoc sé els números que marca el teu comptador de vida, et recomano no mirar-lo perquè manca de fiabilitat, un dia vaig notar que anava al revés i les meves previsions de vida augmentaven. L’orientador educatiu va justificar-ho al·legant una fallada dels servidors, però jo confio més en la tecnologia que en ell.

    Els anomenen orientadors però no detecten els senyals GPS, són humans. El meu besavi em va explicar que en el passat hi havia mestres encarregats de transmetre els coneixements i fins i tot ensenyaven als alumnes a pensar.

    No sé com és en el teu temps el nostre planeta, tampoc si has nascut aquí però m’encarregaré que aquest missatge no surti del restant de la capa d’ozó. Li tinc afecte al Planeta Elemental i vull conservar-lo malgrat les ganes d’allunyar-me dels seus habitants. Abans es deia La Terra, però al fer «El Canvi» els governadors van pensar que menyspreava l’aire, l’aigua i el foc. També m’agrada el Planeta 0, encara no conec massa la seva història però quan tinc ganes de fugir accedeixo als satèl·lits que l’observen i faig una passejada visual pel seu sol vermell.

    Podria absorbir tots els coneixements que volgués en segons. No obstant no succeirà, està decidit. Aquest any acabaré l’educació obligatòria i no utilitzaré més aquells maleïts caramels. Vull aprendre coses, com es feia antigament.

    Hi ha escrits dels alumnes dels anys 11111010000 en els quals sentien que s’empassaven dades i les vomitaven després en una prova. No malgastar temps en adquirir la informació hagués estat el somni de tot estudiant, a més els caramels emmagatzemadors de memòria tenen bon gust. Ara és una realitat. L’eficiència és la capacitat més valorada i transmet més coneixements en menys anys. Els orientadors els donen quan es considera que tenim la maduresa suficient per assimilar els temes. No ens examinen, confien en què les dades ens arriben correctament i quan són necessàries accedim a elles amb el buscador intern.

    Podem organitzar la informació que conservem i cada any hem d’eliminar un Tbyte d’aquesta com a mínim per llei. Al principi només era una recomanació però es van adonar que les persones no es mouen si no escolten la paraula «obligació» i emmagatzemar tantes dades porta problemes, encara diuen que som humans. Anualment hem de treure tot allò innecessari o que preferim oblidar. A mi m’agrada esborrar els trajectes que faig diàriament i redescobrir llocs. No ens deixen eliminar la informació que donen els caramels, però quan creixes et deixen escollir què et sembla més interessant.

    Disculpa’m per explicar-te la meva vida sense motius, sempre he cregut que els coneixements entren d’una altra manera si sabem per a què els necessitarem però vull mostrar-te el meu punt de vista abans de presentar-te la missió que t’encomano. Ara només et queda saber què va ser «El Canvi».

    L’ultim problema contra el que va lluitar la humanitat va ser el canvi climàtic del segle 10101. Van sobreviure pels pèls, adaptant tota la seva vida al clima i essent més productius que mai. Arran dels canvis a l’antiga Terra, les grans potències internacionals van fer un pacte sobre la nova manera d’entendre el mon. Van buscar una globalització total i van invertir exorbitantment en investigació. Els resultats van suposar un avanç imprevist a la ciència, el control del cervell humà i la fusió amb els robots anava tan ràpid que els debats sobre allò bo i allò dolent es van oblidar. Ningú es qüestionava els canvis, tothom es va adaptar al clima i a la tecnologia per supervivència i si algú es queixava, no hi havia orelles per escolar-lo.

    He de dir que tot no és dolent, va ser l’única manera d’evitar l’extinció. Ara ha canviat la velocitat i el control de la vida, som més productius i tenim més temps. Fins i tot sabem escollir els pensaments, evadir-nos de les dificultats sense fer-nos mal. A qualsevol persona del passat li hagués semblat meravellós viure en aquests anys. El problema és la sobreinformació que ens ha fet oblidar cóm es relacionen les persones, què vol dir ésser humà.

    No m’he molestat en buscar forats de cuc i viatjar al passat perquè sé que no valorem el que tenim, però em quedes tu, usuari del futur. Ets la meva última esperança, per això he creat aquest document representat amb la icona d’una ampolla amb un pergamí. Confio en que allò que li passi m’afectarà mitjançant l’entrellaçament quàntic i visqui o no t’enviaré ajuda.

    T’atreveixes a polsar el botó de salvar les properes generacions?

    Reacció rosa

    Reacció rosa

    Leo, imaginà poder tornar a acariciar a Sara.
    Abans que hagués d'anar de viatge de treball com a científic a Suïssa, la veia cada dia i cada un d'ells podia provocar el seu radiant somriure.
    Durant aquests tres anys, només havia aconseguit parlar per missatges de text, però encara que sentia estaven connectats, encara junts, no li feia feliç del tot, així que es va proposar anar a veure-la per al dia del seu aniversari, el mateix que el seu.
    34 nits, en el dia assenyalat, després de diverses hores parlant per missatge, Leo comentà a Sara que li enviava un paquet pel seu aniversari, referint-se a ell, i que arribaria el mateix dia, cap a les 18:15 .
    En sortir de casa, camí a l'aeroport, cap a les deu, cridà seu nom un carter que li va fer tornar al portal de casa per rebre un paquet, que va decidir portar i obrir-lo a l'avió.
    Al seient, estava impacient per obrir la caixa, però, li va estranyar una mica què el paquet no tinguera ni destinatari ni remitent. Dins hi havia una llanterna de color blau amb detalls en daurat i preocupantment molt ben encoixinada. Quan va encendre-la projectava una potent llum vermella, que a l'apuntar cap a la seva mà, va començar a cremar-li la pell.
    L'avió va aterrar i Leo, es va veure interromput, uns agents li van requisar la llanterna i per molt estrany que es va sentir, no va protestar per evitar arribar tard. Va continuar caminant entre la gent fins sortir de l'aeroport.
    Ja fora, va demanar un taxi i a aquest que el portés a l'adreça que indicava el mòbil. Durant el camí es va adonar que al seient del costat hi havia una llanterna igual a la que li havia arribat per correu, va sentir curiositat i la va encendre per certificar que projectava la mateixa llum vermella i ardent. Va estar per uns moments bastant estranyat i esglaiat, però va deixar-ho passar.
    Vint minuts després va arribar a casa de Sara, va tocar el timbre i en obrir-se la porta amb un abraç i plors es van besa, Sara no sabia res del viatge que Leo s'havia proposat.
    Interrompent el moment, va arribar un carter amb un paquet i vocalitzant el nom de Leo, va deixar a terra el paquet i se'n va anar corrents. Això ja li estava inquietant a Leo i va compartir-lo amb Sara, ella com a resposta va contestar-li que aquell mateix matí també li havia arribat una llanterna semblant, però de color vermell i llum blava, a ella també li estava atemorint el que passava.
    Mentre parlaven, la caixa seguia a terra, i quan es va adonar Leo, es van disposar a obrir-la.
    Els dos estaven impressionats, ell el que més, era la mateixa llanterna blau, igual d’encoixinada, tal com li va arribar a Suïssa, però amb una nota que posava: Aneu a les 21:26 a la muntanya més propera i Il·lumineu de rosa la Lluna.
    Es van creuar les seves mirades, només faltaven 45 minuts per això i encara que era molt estrany, mútuament tenien gran curiositat, a més eixa nit comptava amb una lluna plena, així que seria un bon lloc per anar en parella.
    Un cop van arribar a la muntanya més propera, es podia veure la Lluna perfectament, sense cap núvol. Leo va treure de la butxaca de la jaqueta la nota i la va llegir en veu baixa, preguntant-se a si mateix: Com il·luminarem la lluna de color rosa? Sara li va escoltar i li va arribar a la ment la resposta: la llum vermella, combinada amb la llum blava de les llanternes podria formar el color rosa que demanaven.
    L'hi va comentar la idea a Leo i va coincidir amb ella, podria ser la solució, però no sabien que passaria després. A l'hora assenyalada, Leo va apuntar a la Lluna amb la llum vermella i Sara el va seguir amb la llum blava. Es van combinar donant lloc a una llum rosa, que omplia l'astre. Després d'un minut mantenint la posició, es van apagar de sobte les dues llanternes a la vegada i va començar a ennuvolar-se la nit. No sabien molt bé que fer, fins que van sentir raigs, llavors van tirar les llanternes.
    De sobte va caure un llamp al mig de la parella, era el raig més lluminós que mai havien vist, aquest raig per un moment va tornar dia la nit.
    Miraculosament, els dos van sortir il·lesos i no van dubtar en fugir. Al lloc on va tocar el raig amb el terra, va començar a sorgir una taca rosa que molt ràpidament es va anar estenent per tot el lloc, tocant i deixant-los en un estat sòlid, petrificats en una mena de cristall rosa.

    SENSACIONS

    SENSACIONS

    SENSACIONS

    Ja fa dies què passa alguna cosa. Ja fa dies que no tot és com abans. Ho noto. No sé si és pel meu caràcter científic que estic acostumat a observar-ho tot, però ho noto. Sobretot l’altre dia, quan vaig anar al supermercat. Em sentia observat. No estava còmode. Vaig decidir agafar unes quantes galetes per a l’àvia, pagar i marxar corrents.

    Avui m’ha tornat a passar. És una sensació insuportable, inquietant. Estava altre cop al supermercat fent la compra setmanal a la meva àvia, que ja és gran. Em van venir records d’ella, quan jo era petit. Quan tenia 12 anys, sempre em deia; “Ara et porto a futbol en cotxe, però quan jo sigui més gran i gairebé ni pugui caminar, hauràs de cuidar de mi eh!” jo li responia “Iaia, però si només has de prémer un botó i el cotxe ens porta sol!”, però igualment, ara no puc fallar a la persona més important de la meva vida, també de la mare. Quan va morir el pare va ser la nostra gran ajuda. Ma mare i jo, destrossats. Ella, l’àvia, possiblement també, però no ho mostrava, sempre aconseguia treure’ns un somriure. Van ser èpoques difícils. Ara la pèrdua del pare fa uns 15 anys, ja està més que païda
    Vaig passar moltíssimes hores amb ella. Els pares sempre estaven treballant a la tarda. Ella em venia a buscar a l’escola, em donava el berenar i després anàvem al casal d'avis. Jo, agafava un llibre antic, sovint relacionat amb la ciència, i em quedava llegint a un banc al costat de la zona d’ordinadors on jugaven els avis. Sovint havia escoltat comentaris com “Que fa aquest nen llegint un llibre? Fa anys que no se’n llegeixen! Quan jo era jove va aparèixer l’Instagram i va acabar amb tot l’interès per la lectura, és realment estany el teu nét, Pilar!”. Jo, no els hi feia gaire cas. M’apassionava la ciència. Trobava més interessant llegir un llibre que no estar amb les noves tecnologies tot el dia, com ja feia anys que es feia. Fins i tot l’àvia havia estat tota la seva infància jugant des de petita a jocs per a mòbil i ordinador, però jo no vaig caure a la trampa. Els polítics no volen gent que pensi, no volen gent intel·lectual. Ells només volen gent que obeeixi i que consumeixi.
    La majoria de científics que surten, no són del meu estil. S’uneixen a les empreses per a pensar i dissenyar nous aparells tecnològics, però ja està, aquí s’hi queden.
    Fa anys que els robots ho fan tot. A les fàbriques no hi ha persones, hi ha robots. A les escoles, no hi ha secretari, hi ha un robot. Els vehicles ja no els condueixen les persones, un robot els dirigeix. Només les feines als llocs públics les fan les persones, és a dir, on s’interactua amb la gent, on pot haver-hi una conversa amb algú, ja que no s’havia aconseguit fins al moment que un robot tingués resposta per a tot, ni que fos capaç d’entendre les emocions. Això, però, era evident que acabaria arribant. Aleshores, jo, em preguntava: On queden les responsabilitats humanes, on queden les amistats amb les altres persones? Quin és el sentit de la vida si els robots ens ho fan tot? Era realment preocupant, des del meu punt de vista. Els robots ens havien de complementar, però no de substituir, i penso que aquesta línia s’estava començant a traspassar.

    Vaig tornar a la realitat. A aquella sensació estranya. Era evident que en aquell supermercat passava alguna cosa. Vaig pensar dir-ho a la policia, però realment no tenia sentit. Pensarien que estic boig, de fet, ho pensaven igualment. Al poble era vist com aquell nen que no havia evolucionat, que es passava el dia llegint llibres antics i que no s’havia integrat en la societat.
    Vaig tornar a fugir del supermercat i vaig anar cap a casa. Un cop arribat allà, vaig encendre la televisió, que era realment antiga. Era d’aquelles planes les quals podies entrar a internet. Vaig estar una estona fent zàping, fins que una notícia em va sorprendre. Vaig escoltar dues frases. Em van deixar impactat. “S’aconsegueix un robot d’última generació amb aspecte d’humà capaç de comprendre els sentiments. S’està posant en pràctica en supermercats i botigues” No m’ho podia creure, ara ho entenia tot. Aquelles sensacions tan estranyes al supermercat, produïdes altre cop per les noves tecnologies que tant començava a detestar. Vaig apagar la tele, em vaig rentar les dents i em vaig estirar el llit. No era capaç d’entendre-ho.. En què ens havíem convertit?
    Em va entrar de nou una sensació al cos insuportable, però no era com les del supermercat. Era de rebuig cap a la vida, cap a la meva existència. No volia viure així, no tenia sentit.

    Finalment em vaig adormir.

    TEU GEOMETRIA

    TEU GEOMETRIA

    De cap a peus, començant per l'esfera peluda o no, composta per altres esferes més petites la corona circular és de diferents colors depenent de la genètica segons les lleis de Mendel. Encara recordo els teus, de mil colors que mai vaig saber identificar, de moltes formes diferents difícils de reconèixer de vegades ametllats, de vegades grans, altres petits.
    La gran esfera presenta al seu torn dues semiesferes en els extrems en què de vegades lluïes perles o pendents quadrilàters que mai passaven de moda, moltes vegades no portaves. Amb aquestes semiesferes em escoltaves sempre i de vegades eren grans o petites altres rodones o punxegudes, però no importava, em senties.
    Aquesta gran esfera la forma també la boca, un orifici que podia adoptar moltes formes geomètriques mostrant els teus sentiments. Però la meva preferida és quan els teus llavis formaven un semicercle, el somriure i transmetien aquella alegria que portaves dins.
    Recorrent el teu cos, baixant hi ha el tronc compost per un con que subjecta la gran esfera o cap. Alguns moments lluïes grans penjolls, altres una cadena senzilla en forma de creu formada per dues línies secants, o pot ser que simplement no portaves perquè no t'agradaven, ho recordo.
    I per un cilindre. Allà es troba el cor, una figura geomètrica composta per dues parts iguals. Això que sembla tan senzill et dóna la vida.
    Aquest enorme cilindre format al seu torn per altres quatre. Els dos superiors, menys allargats amb els que em abrazabas sempre em transportabas a un altre món diferent per a cada humà, però que jo ja els coneixia tots per tu. Amb els teus extremitats més llargues feies el que volies i deies que eres lliure, que tenies sort per tenir-les. Caminaves amb mi per aquell parc en forma de trapezi rectangle, saltaves quan estaves content, corries per arribar el primer a la meta o potser no, no importava.
    De cap a peus, siguis com siguis, únic, així ets tu.

    Un canvi, una advertència i la tornada a la normalitat

    Un canvi, una advertència i la tornada a la normalitat

    Era un dia com qualsevol altre. La Maria s’havia d’aixecar a les 8 per anar a l’institut i ho va fer de mala gana. Aquell dia celebraven el dia del planeta Terra i no feien classes, sinó que els alumnes participaven a una sèrie de tallers organitzats pel professorat relacionats amb els temes de medi ambient, contaminació, canvi climàtic, etc. Ella no ho creia important això de contribuir a la millora del medi ambient i de reciclar; eren temes dels quals ja n’havien parlat massa a classe per conscienciar-los sobre el canvi climàtic i ja n’estava farta. El cert és que a casa de la Maria tampoc feien gaire cas al tema de reciclar, abocaven tots els seus residus a la mateixa bossa d’escombraries sense importar-los tot el que estava succeint al planeta. Creien que tot era una tàctica de les empreses per vendre els seus productes que deien ser respectuosos amb el medi ambient. Per aquests motius, la Maria no va anar a l’institut aquell dia. Va decidir anar-se amb unes amigues, les quals pensaven com ella, anar de compres per Barcelona sense que els pares ho sabessin.
    Va arribar a casa amb moltes bosses de tota la roba que s’havia comprat i les va anar a amargar a l’habitació perquè els pares no s’assabentessin del que havia estat fent en comptes d’anar a l’institut. Era l’hora de sopar i, com de costum, van encendre la televisió per escoltar les noticies. Aquell dia, en honor que era el dia del planeta Terra, feien uns informatius especials dedicats; un cop més, a la conscienciació sobre el canvi climàtic mitjançant una sèrie de notícies alarmants. La família sopava mentre escoltava aquestes notícies però sense prestar-li molta atenció. Van informar que s’apropava un del estius més calorosos i amb moltes sequeres a causa de l’escalfament global i que això podia afavorir la transmissió de malalties a zones no habituals com és el cas del dengue. Aquesta notícia va impactar a la Maria i la va fer reflexionar, però ja era l’hora d’anar-se’n a dormir i així que no li va donar més voltes al tema.
    En aixecar-se semblava que s’hagués despertat en un planeta completament diferent, fins i tot la seva casa hi era. En obrir els ulls, el primer que va veure era que no estava a la seva habitació. Feia la sensació que o es trobava en una casa a mig construir o que havia estat destruïda per algun tipus de fenomen que desconeixia. Tot era molt estrany. Va decidir aixecar-se i mirar per la finestra per intentar esbrinar on es trobava, però el que va veure la va sorprendre encara més. Es va trobar davant un paisatge àrid. Semblava un desert amb unes quantes construccions com a la que ella es trobava, mig destruïdes, com si estiguessin en runes. La calor que sentia era immensa, no la deixava ni respirar, així que va decidir anar a dutxar-se per refrescar-se. Però, a quina dutxa? En obrir la porta, va veure a diferents persones amunt i avall de les escales, entrant i sortint d’habitacions. On es trobava? On estava la seva família? Què havia passat amb el món que ella coneixia?
    Va aturar una noia que passava pel passadís i li va preguntar on era. Ella li va contestar que es trobava a l’edifici 7 de Barcelona. La Maria no entenia res, va dir a la noia, el nom de la qual era Susana, que li expliqués què havia passat ja que era nova i no comprenia ben bé res. La Susana li va explicar que després de la radiació això és el que havia quedat de Barcelona i les persones que es trobaven vivint als 10 edificis eren els que havien aconseguit sobreviure a aquesta radiació, que va ser causada pel perforament de la capa d’ozó de la Terra. Però, com havia estat capaç de sobreviure a tal radiació?
    De sobte, va escoltar un soroll molt fort. Era l’alarma de les 7 del matí i la seva mare cridant-la perquè s’aixequés ja que havia d’anar a l’institut.
    Afortunadament tot havia estat un somni, però aquest somni va ser suficient per canviar la seva mentalitat sobre el canvi climàtic, l’escalfament global i tot el que havia de fer per contribuir a una millora del benestar del planeta.

    VIRUS~ El indesitjable meteorit

    VIRUS~ El indesitjable meteorit

    Un dia com qualsevol altre, en Max estava passejant el seu gos, quan va arribar a casa la seva mare el va agafar a una velocitat que no era ni mig normal. Mare i fill van anar corrent cap al saló, on hi havia la televisió encesa donant les telenotícies. La mare amb uns ulls plens de llàgrimes, li va dir al seu fill: “fill, ha arribat el dia, estan anunciant que un meteorit s’està aproximant a gran velocitat a la terra, i que és impossible de parar”. El fill, al escoltar les paraules de la seva mare insinuant que havia arribat el dia de la mort d’ells dos, va començar a plorar.

    Va arribar la nit, i amb ella la matinada següent, el moment més dur de tota la història humana…

    I sí… Com tots esperàvem… va caure. Va caure el meteorit que exterminaria tota l’espècie humana. Com es va dir va acabar amb tota la gent, bueno… a tota menys amb en Max, l'única persona que va aconseguir sortir d’aquest fenomen sense tan sols una esgarrapada. Ell no entenia perquè era ell, perquè era ell l'única persona que tenia vida dins de tot el planeta. Max va aixecar-se del seu llit amb la seva mare morta als seus braços i amb molta pena, Max va haver de deixar el seu hogar enrere, i sortir a per la mínima esperança de vida humana que hi hagués. Només sortir de la seva casa va trobar-se una espècie d’au molt estranya, una que no havia vist ni estudiat mai.

    L’au tan estranya que va veure, el va començar a perseguir, amb intenció de deixar sense vida a l'única oportunitat del planeta.

    El nen va començar el seu camí, tenint com a destí arribar fins a la NASA, on ell va arribar a la conclusió que era l'únic lloc on podria sobreviure, agafant un coet i fent marxa cap a un altre planeta on pogués sobreviure.

    En Max va començar a rumiar el perquè havien unes espècies d’animals tan rares i tan gegants com les eren aquelles, i va arribar fins a la conclusió de que el meteorit havia portat un virus estranger, d’un altre planeta que fent una reacció química amb algun compost de la terra faria l’efecte de convertir a tots els animal menys a ell en una especie de “zombies”.

    Ell va començar la seva ruta intentant arribar fins a la NASA, i portava un bon camí fins que va arribar a la costa de la platja, on va trobar moltíssimes espècies marines augmentades un 30% el seu tamany, gran part dels animals va començar a perseguir al noi, i ell sense cap escapatoria va començar a córrer, i va pensar que, si matava algun dels animals i es restregaba el seu cadàver pel cos, la seva olor cambiaria, i així els animals no el trobarien tan raro.
    Això va fer, el noi va matar una de les espècies, la més petita que va trobar li va llançar un martell al cap, el que va deixar K.O. i així el noi va poder destripar-la amb el ganivet que tenia. Desprès d'això es va començar a restregar els seus òrgans per tot el cos, li va donar fàstic, però era l'única escapatoria que tenia per tenir l’oportunitat de sobreviure.
    Va continuar el seu camí, i no va trobar ningún problema. El problema més greu el va trobar quan va començar a trobar-se malament. En aquell mateix instant va comença a pensar que potser li estava començant a fer efecte el virus, i va arribar a la conclusió de que necessitava alguna mascara inhalatoria el més ràpid possible.
    Va arribar a l’hospital més proper que hi havia, però en aquell moment, Max, no era quasi conscient degut a els efectes del virus. Va agafar la mascara el més ràpid que va poder, però va començar a notar con els dits de la mà li estaven augmentant de tamany.

    Va arribar lo abans possible a la NASA i es va muntar en el primer coet que va trobar. Va despegar-ho, i va sortir a gran velocitat d’aquest planeta.
    Després d’una gran estona dins el coet, es va adonar de que hi havia un botó que era vermell, i estava molt protegit. Sota d’aquest posava que era una bomba nuclear, una que, ara si que si, faria destruir el planeta. El noi, sense rumiar-ho massa, va apretar aquest botó, i va poder apreciar com la terra es dispersava en petits trossets.

    Finalment Max va arribar a un nou planeta, on va trobar més vida, i més humans, aquella era la seva salvació, i així la terra va ser destruïda, i van començar, millor dit que mai, desde cero!
  • HELDUAK

    ∀a∈R,∃b∈R /a*b>a∧a*b>b

    ∀a∈R,∃b∈R /a*b>a∧a*b>b

    ∀a∈R,∃b∈R /a*b>a∧a*b>b
    (Zenbaki erreal ororentzat beste zenbaki erreal bat existitzen da bien arteko biderkadura bietako edozein baino handiagoa izanik, edo maitasuna)

    F(x)=x^2 aita funtzioa zen. F(x)-ek, esponentzialki, lau seme-alaba izan zituen. Hiru handienak, f_1(x)=x^4, f_2(x)=x^6 eta f_3(x)=x^8, bere antzekoak ziren eta aita F(x) harro zegoen.
    —Gogor tematzen bazarete, edozer lortu dezakezue —esan zien egun batean—. Ez duzue mugarik izango, eta infinituraino iristeko gai izango zarete, ni bezala.
    Laugarren semea, f_4(x)=x^2/(x^2+1), pixka bat ezberdinagoa zen. Hasieran bere aitaren eta anaien gisakoa zela zirudien. Berauek bezala abiatzen zen, berauek bezala ziharduen, baina puntu batean inflexio bat gertatzen zitzaion eta infinituak ihes egiten zion.
    —Berriz saiatu beharko duzu —esaten zion aita F(x)-ek—. Batzuei beste batzuei baino gehiago kostatzen zaie, baina ezin duzu amorerik eman. Zure familiaren eredua jarraitu behar duzu.
    Sutsuki tematzen zen, adorea ez galtzen saiatzen zen, baina alferrik. f_4(x)=x^2/(x^2+1)-ek 1 abzisan muga gaindiezin bat zeukala nabaritzen zuen. Gogor jardun arren bere gorakada oso geldoa zen sabai hura noizbait zeharkatu ahal izateko.
    —Zure anaiak jada infinituan daude, eta zuk ez duzu ezta unitatea ere lortu —Esan zuen aita F(x)-ek. Batzuetan hitz saminagoak erabiltzen zituen.
    —Lotsatzen nauzu.
    Eta f_4(x)-ek negar egiten zuen ezkutuan. Dena den, ez zen hain traketsa. Bazituen edertasun bereziak, baina besteen hitzek eta bere malkoek ez zioten ohartzen uzten.
    Ez zuenez nahi aita F(x)-ek negarrez ikusterik, f_4(x) familia polinomikoetatik aldendu zen eta bakartasuna bilatu zuen. Puntu batean, funtzio ezezagun batekin ebaki zen. f_4(x) negarrez zegoela ikustean, funtzio berria kezkatu egin zen eta galdetu egin zion:
    —Zergatik zaude horren triste?
    f_4(x)-ek negar egiteari utzi zion, eta funtzio berriari erreparatu zion, lehenago sekula ikusi ez zuen bat zen, g_1(x)=log⁡(x).
    —Zuk ezin nauzu ulertu. Poliki zoaz, baina zu ere infinitura iritsi zaitezke, nire anaiak bezala, eta nik nahiz eta bizitza osoa saiatzen eman ezingo nuke harrapatu. Ez dut ulertzen zergatik zauden oraindik hemen, zenbaki erreal txikienetan, infinitura abiatu beharrean.
    —Infinitura abia naiteke —erantzun zion g_1(x)-ek—, eta azkenean harrapatuko nuke, baina orduan ez nuke inoiz ganbiltasuna ezagutuko. Izan ere hemen da, zenbaki erreal txikienetan, berezitasun berriak ezagutzeko daukadan aukera bakarra, eta ez dut infinitura iritsi nahi ez dakidan zerbait baliotsua atzean utzirik.
    f_4(x)=x^2/(x^2+1)-ek hobeto so egin zion g_1(x)=log⁡(x)-ri.
    —Ez nekien nire ganbiltasuna norbaiten gustukoa izan zitekeenik. Hain ohituta nago, non arrunta iruditzen zaidan. Baina nirekin bazatoz, ganbiltasuna erakutsiko dizut.
    —Eta zu nirekin bazatoz, infinituraino abiatuko gara elkarrekin.
    —Ez gara galduko?
    —Elkarrekin, ez gara inoiz galduko —erantzun zion g_1(x)-ek. Baina, ordurako, ezin zen ez f_4(x), ez g_1(x) bereiztu, bai ganbila, bai infiniturainoko funtzio berri bat osatzen ari baitziren, f_4(x)*g_1(x).

    Belaunaldi ordezkapena

    Belaunaldi ordezkapena

    Azkeneko lan egunean, lankideekin egindako agur-bazkaritik bulegora bere gauzak jasotzera itzuli zenean, Anttonek lankideek mahai gainean utzi zioten opari bat aurkitu zuen: laborategiko azkeneko sagua.

    — Zer egiten du Samuel bibotedunak nire mahai gainean?
    — Zuk eraman beharko zenukeela pentsatu dugu — erantzun zuen Klarak —. Gutako inork ez du zuk bezain ondo zainduko.
    — Horretan arrazoia duzu, edozer animalia zuen eskuetan uztea arduragabekeria izango litzateke — esan zuen Anttonek, txantxetan.
    — Azken lan egunean ere horrekin hasteko asmoa duzu? — esan zuen Klarak, amorratzen hasita.
    — Bi astez baino ez nintzen joan, eta itzuli nintzenean saguen erdiak gaixo zeuden! — jarraitu zuen Anttonek, pare bat urte lehenago jazotako gertakaria gogorarazita —. Eskerrak organ-on-chip teknologiara aldatu zareten. Horiek behintzat ez zaizkizue hilko.
    — Aizu, txip horiek ere bizirik daude — erantzun zuen Klarak.
    — Bizirik, komatxo tartean — Anttonek eskuekin komatxoen ikurra egin zuen —. Izaki bizidunen definizioa aldatu nahi duzue, zuek ere bizidunak zaintzeko gai zaretela erakusteko.

    Klarak hasperen egin zuen, baina gaia umore onez hartzea erabaki zuen.

    — Zuk ba al dakizu izaki bizidun bat zer den, hala? — galdetu zion Anttoni, irribarre maltzur batekin.
    — Galdera hori zer da, biologikoa, hala filosofikoa? — erantzun zuen honek.

    Klarak sorbaldak altxatu zituen.

    — Zuk erantzun — esan zion.
    — Besteak beste, homeostasi, antolakuntza, metabolismo, hazkuntza, egokitze eta ugalketa funtzio fisiologikoak mantentzen dituen prozesu bat da — esan zuen, buruz ikasitako definizio orokorra errepikatuta.
    — Gure txipek funtzio guzti horiek betetzen dituzte! — adierazi zuen Klarak, irribarre handi batekin.
    — Txip horietako bat ugaltzen ikusi nahiko nuke, orduan.
    — Askotan ikusi duzu, laborategian — esan zuen Klarak.
    — Ez, ez, bere kabuz, giza parte-hartzerik gabe — erantzun zuen Anttonek.
    — Landareak ez al dira izaki bizidunak, hala? — galdetu zuen Klarak.
    — Horrek zer zerikusi du gure eztabaidarekin?
    — Landare askok beste izaki bizidun batzuk erabiltzen dituzte ugaltzeko. Erle-lorea, adibidez, Mediterraneo itsaso inguruan bizi den erle baten laguntzarekin baino ezin da ugaldu.
    — Ezin dituzu bi fenomeno horiek konparatu — esan zuen Anttonek —. Lore hori erlea erakartzeko eboluzionatu da ziurrenik. Txipa, ez.
    — Txipak ez? Ziur al zaude? Orduan zergatik berritzen ditugu txip modeloak urtero? Ez al da gurekin duten erlazio sinbiotikoaren eragina? — esan zuen Klarak.
    — Ez. Ez, ez, ez. Ezta pentsatu ere. Txiparen zatiak une oro aldatzen dituzue, eta… — Anttonek buruan zituen ideia guztiekin haria galdu zuen —. Eta, gainera, ezin duzu txip batek eboluzionatzeko eta bizirauteko intentziorik duenik esan!
    — Lehenari dagokionean, linea zelular asko mantendu eta hautespen naturalera behartzen ditugu — erantzun zuen Klarak —. Eta, bigarrenari erantzuteko: lore bati ere ezin diozu eboluzionatzeko edo bizirauteko intentziorik inola ere atzeman.

    Amorratuta, Anttonek etsi egin zuen.

    — Zurekin ez dut eztabaida bat irabazteko modurik! — esan zuen —. Azkeneko egunean ere, ni bezalako zahar bati ezin diozu irabazi txiki bat ere eman!
    — Irabazten utzi? Ezta pentsatu ere! Burmuina ahuldu egingo litzaizuke! — erantzun zuen Klarak, barrez.
    — Galera hori hartzeko prest nago — erantzun zuen Anttonek, barrez.

    Lankideei agur esatea uste zuena baino gutxiago kostatu zitzaion. Bere bizitzako fase bat amaitu berri zuen, eta han momentu onak izan bazituen ere, orain beste bizimodu bat eraman ahalko zuen. Etxerako bidea lantoki hartan emandako urteei buruz hausnartzen eman zuen.

    Bere amaiera berezia zen, berarekin batera ikerketa zentroko animalia esperimentuak amaitu baitziren. Samuel biboteduna, etxera zeraman sagu hura, ikerketa zentroan egindako azken esperimentuaren ondoren gelditutako sagua zen. Belaunaldi berri batek zaharra ordezkatzen zuen bezala, teknologia berriak ikerketa metodo zaharrak desagerrarazi zituen. Hura zen bizitzaren legea, azken batean. Zentzu hartan, behintzat, Samuel biboteduna eta Antton oso antzekoak ziren.

    Charlie eta Antton ia aldi berean iritsi ziren etxera. Sukaldean kafe bana prestatzen ari zirela, elkarri eguneko berriak eman zizkioten.

    — Beraz, erretiratua zara jada.
    — Bai, bazen garaia. Orain hurrengoei dagokie ikerketa egitea. Nik orain beste gauza batzuk egiteko denbora izango dut.
    — Etxera ekarri duzun sagu hau zaindu, adibidez.
    — Bai, noski — erantzun zuen Anttonek, irribarre batekin.

    Bidaia

    Bidaia

    Aireportutik irtetean ama aurkitu dut nire zain. Elkar besarkatu eta kotxez etxeranzko bidea hartu dugu.

    - Zer moduz bidaia?
    - Ondo, beti bezala - esan orduko ohartu naiz hanka sartzeaz.
    - Beti, beti, ez dakit ze betiri buruz ari zaren, garai batean bezala esan nahiko duzu. Urte bete pasa zoaz etorri gabe, seme.

    Gaiak irten beharra zuen. Entzun beharrekoa entzun eta gero, gaiz aldatu eta kito.

    - Zer moduz dago?

    Amak hasperen egin du erantzun aurretik.

    - Nik oso gaizki ikusten dut. Hilabeteak doa etxetik irten ere egin gabe. Garajean sartzen da eta han ematen ditu orduak, bere gailu eta tresna artean galduta. Nik zaratak entzuten ditut, batzuetan bera ere entzuten dut, bakarrizketan, baita haserre edo pozezko oihuak eginez ere.

    Buruarekin ezetz egin du eta isildu egin da une batez. Indarrak hartu eta gero kontakizunarekin jarraitu du.

    - Arduratuta nengoen oso eta bere lagun minei deitzea erabaki nuen.
    - Jokin eta Anderri?
    - Hori da.
    - Eta zer esan zenien? - galdera jakin minezkoa balitz bezala saiatu naiz egiten, nahiz eta berez ardurazkoa eta gaitzespenekoa den, bai baitakit erabaki horrek anaiari ez ziola batere graziarik egingo.
    - Zer esango nien ba? Zure anaia gaizki dagoela, laguntza behar duela, hilabeteak doala etxetik irten ere egin gabe, bakarrik hitz egiten duela eta horrela jarraitzen badu erabat jota amaituko duela. Ez al zaizu lagunei deitzeko nahikoa arrazoi iruditzen?
    - Eta zer gertatu zen? Etorri al ziren etxera?
    - Etorriko ez ziren ba! Baina zure anai egoskor horrek ez zien kasurik egin. Proiektu garrantzitsu batean lanean ari zela eta bakarrik uzteko eskatu zien, lasai egoteko, proiektua amaitutakoan joango zela eta bera beren bila. Jokin eta Ander etorritako bidetik itzuli ziren, eta orduan zuri deitu nizun.

    Hortik aurrerakoa nik dakit amak baino hobe. Etxera etortzeko eskatu zidan, hegaldiak merke baleude bezala, baina nik lehenengo anaiarekin telefonoz hitz egin nahi izan nuen. Egia esan hizketaldiak arduratuta utzi ninduen, aztoratuta sumatu nuen oso. Berebiziko proiektua gauzatzear omen zegoen, erabateko sekretuan eraman zuena, amari ere ezer esan ez ziona. Egun batzuetan amaituta izango omen zuen eta, ni etxera itzuliko banintz, nire itzulera probestuko omen zukeen proiektuaren emaitza guri erakusteko. Ea ondoren beste proiekturik zegoen galdetu nion, ama arduratuta zegoela oso, kalera irten beharra zuela lagunengana haize pixka bat hartzera. Ez omen zegoen beste proiekturik, momentuz, eta mesedez etxera itzultzeko eskatu zidan, urte bete pasa nindoala eta etorri gabe. Beraz, hemen nago.

    Etxerako falta den zatia isilpean egin dugu. Heldu garenean garajeko atea zabalik topatu dugu, argia piztuta eta anaia zutik gure zain, lan mahaiz, tresnaz eta gailuz inguratua. Mahai gainean zapi zuri batez estalitako zerbait dagoela ohartu naiz. Elkar besarkatu dugu, indartsu, luze. Barre egin dugu. Bata besteari begira geratu gara, eta hitza hartu dut:

    - Ez al didak hilabeteetan zehar garaje zahar horretan giltzapetuta eduki hauen proiektu madarikatu horren emaitza erakutsi behar?
    - Ze pazientzia eta glamour gutxi duan, motel.
    - Ozeano oso bat gurutzatu diat hori ikusteko, txo!
    - Ondo zagok, hator garajera. Etorri zu ere ama, zuri ere asko zor dizut eta, orain arte ez baitizut ezer esan. Prest al zaudete?

    Izugarrizko zirrara sentitu dut. Ez dakit anaiaren hilabeteetako lanaren emaitza ikustear nagoelako izan den, edo burutik sano ala erabat jota dagoen juzgatzear nagoelako izan den. Irribarretsu, zapia altxa du. Gailu bat azaldu da, ispilu batzuekin, pantaila digital txiki batekin eta zertarako diren antzematen ez dudan erdi borobil itxurako mekanismo batekin. Zeharka, amari begiratu diot. Ni bezala ikusi dut, irribarretsu, bere buruari parean duen gailu hori zer demontre den galdetuz; bere buruari seme gazteena erabat jota dagoen edo ez galdetuz. Hitza hartu dut.

    - Itxura ederra zaukak horko gailu horrek, baina badakik ni horrelako gauzetarako ez naizela batere abila. Zer demontre da?
    - Sestante digitala.

    Sestantea. Zer dakit nik sestanteei buruz? Mendeetan zehar nabigatzeko erabili izan direla, baina horiek aspaldiko kontuak dira, zertarako digitalizatu gutxienez mende bat zaharkitua dagoen gailu bat? Galdera hauek buruan ditudala amak hartu du hitza.

    - Eta zertarako balio du tresna horrek?
    - Distantziak neurtzeko. Labur esatearren, sestante batek bi punturen arteko angeluak neurtzen ditu; informazio hori ondo erabilita, bi puntu horietarako batera dagoen distantzia neurtu daiteke bere bitartez, edo itsas almanaka erabiliz, neurketa egin den latitudea ere jakin liteke. Kontua da orain arteko sestanteek angeluak gradu eta minututan eman zitzaketela baina ez segundoetan; nire hobekuntzari esker, digitalizazioari esker, sestantea askoz erabil errazagoa da, baita askoz zehatzagoa ere, angeluak gradu, minutu eta segundoetan ematen baititu!

    GPSaren garaian, Google Earth bitartez etxeko teilatuan okertuta dituzun teila kopurua jakin dezakezun garaian, anaiak sestantea digitalizatu du, hilabeteak garajetik irten gabe eman eta gero. Eta ikaragarrizko irribarrea du aurpegian. Ziur naiz gainera gailuak bere egitekoa ondo betetzen duela, bestela oraindik ere garaje barruan baikenuen jeinu artaburu hau. Egia esan, badu meritua deabruak. Ozeanoa gurutzatu dudala oroitu dut, hogeita lau ordutik gorako bidaia eginaz. Ohartu naiz nirea ez dela benetako bidaia izan ordea, toki aldaketa soil bat baizik. Hemen inor badago bidaia egin duena hori anaia izan da, fisika, elektronika eta mekanikaren trenean egindako bidaia.

    Eskolako bidea

    Eskolako bidea

    Astebete baino gehiago pasatu da azkenekoz Mariak Gabriel ikusi zuenetik. Amari behin baino gehiagotan eskatu dio laguntza. Ospitalera joan nahi du, gauza bat dauka esateko. Azaldu dio garrantzitsua dela, baina amak ez dio sinesten. Sekretu bat dauka.

    Mariak egunero egiten du eskolatik etxerako bidea. Gehienean bere 4 urteko anaiarekin batera egiten du bidea, baina egun hartan, Gabriel azkenekoz ikusi zuenean, ez zen eskolara joan gaixotu egin zelako. Batzuetan bere lehengusua ere etortzen da, baina egun hartan ez. Etxerako bidean ez dago gauza askorik, zuhaitz bakan batzuk tarteka-marteka, zabor mendixka batzuk ere badira handik eta hemendik. Oso jende gutxi bizi da Mariaren auzoan, noizean behin autoren bat pasatzen da, hautsa harrotzen du eta Mariak begiak babesten ditu, baina horrez gain, nahiko aspergarria litzateke bidea, geldialdirik ez balitz.

    Egunero gelditzen da Maria ordea, Gabrielen etxetxoaren parera iristean, bisita egiten dio agureari. Mariak entzun zuen behin, zientzialaria izandakoa zela, eta gobernuarentzat lan egiten zuela, zahartu eta Mariaren auzora etorri zen arte. Baina hori duela urte asko izango zela pentsatu zuen Mariak, bera jaio aurretik han baitzegoen Gabriel, eta baita Gabrielen tramankuluak ere.

    Egunero bezala iritsi zen Maria Gabrielen ondora. Hondartzako ahulki horietako batean topatu zuen, egunero bezala. Ondokoa eskaini zion Mariari.

    -Bakarrik zatoz gaur?- Galdetu zion agureak.

    - Bai, anaia gaixo dago. – Mariak erantzun.

    Errutina markatua dute jada, aspaldi hasi zen eskolatik bueltako errutina. Maria esertzen da hondartzako ahulki zahar horietako batean, eta lehengusua etortzen bada bera ere bai. Anaia ez da aulkian esertzen, normalean lurrean esertzen da, txikia delako. Badakite ezin dutela Gabrielen etxe ingurua betetzen duten trasteetara gerturatu. Mariaren amak dio agureak zaborra biltzen duela etxean eta txatarraz beteta daukala dena. Mariak noski, ez dio inoiz amaren iritzia Gabrieli helarazi.

    - Nora bidali duzu oraingoa seinalea?

    - Hor nonbait dabil… Gabrielek zerura zuzendu zuen eskua, horrek zerbait zehaztuko balu bezala. Bere esku mugimenduak Mariak behar duen informazioa emango balu bezala. Errutinaren parte da hau ere.

    Batzuetan, Gabriel umore onean dagoenean azalpen gehiago ematen ditu. Umore txarrez dagoenean ez hainbeste.

    - Gaur zigortu egin naute. – aitortu zion Mariak- irakasleak esan du unibertso osoan lurra dela bizitza izan dezakeen planeta bakarra. Horregatik dela denetan interesgarriena.

    Gabrielek barre egin zuen.

    - Zer erantzun diozu?

    - Ez daukala ideiarik, hori inozokeria bat dela. Guk ez jakiteak ez duela esan nahi ez dagoenik ezer. Bilatu egin behar dela, eta horrek ere ez duela ezer esan nahi. – Irribarre egin zuen Mariak, ama haserretu egingo zen jakiten zuenean irakasleari inozo deitu ziola. Baina Gabriel ez zen haserretuko, harro egongo zen.

    - Agian beste norbaitek kontrakoa esango dizu- aitortu zuen agureak- baina nik uste dut ondo egin duzula. – adierazi zion begi keinu batez.

    Aparatu errezeptoreri begira jarri ziren biak. Gabrielek esaten du etxe atzean daukan radarrak kanpotik honantz datorren uhinik jasotzen badu argi gorria piztuko dela. Maria ia seguru dago ordea, Gabrielek funtzionatzen ez duen traste bati begira daramala azken hamarkadaren zati handiena.

    Ordubetez jardun ziren, argitxoari begira, Mariak ur baso bat edan zuen eta Gabrielek pare bat traste konpontzeko ahalegina egin.

    Astebete pasatu da ordea, eta Maria oso kezkatua dago. Amak azaldu dio anbulantzian eraman zutela agurea ospitalera, eta oso gaixorik omen dago. Sekretuak ez dio lorik egiten uzten, baina amak ez dio kasurik egiten, ez da garrantziaz ohartzen. Denbora igarotzen ari zaio eta erabaki bat hartu beharra daukala konturatu da.

    Eskolan mesede bat eskatu dio lehengusuari. Esan dio hartzeko anaia txikia eta eramateko etxera.
    Mariak autobusa hartu du eskola aurreko autobus geltokian. Ospitalera iritsi denean, asko kostatu zaio Gabrielen zegoen gela topatzea. Han zegoen erizain bati esan behar izan dio galdu egin dela eta bere aitonaren bila zebilela, hark lagundu dio.

    Beldur pixka bat sentitu du Gabriel ikusi duenean. Ohean etzanda dago, begiak itxita. Makina bat dauka ondoan. Mariak ez daki esna dagoen hala lo. Saiatu da bere izena esaten, baina badirudi ez duela entzuten. Mariak ezin du denborarik galdu, azkar iritsi behar du etxera. Hurbildu da Gabrielen belarri handira eta badaezpada ahotsa jaitsi du.

    - Gabriel- xuxurlatu du- Maria naiz, entzuten didazu? Sekretu bat esan behar dizut, garrantzitsua da.

    Gabrielek ez du erantzuten, baina Mariak aurrera egitea erabaki du, sekretuak eztarria erretzen dio. Ingurura begiratu du inor ez dabilela ziurtatzeko, arnasa sakon hartu eta Gabrielen belarrira hurbildu da berriz.
    - Gabriel, argi gorria piztu da.

    Mariak badaki agureak entzun diola, irribarre bat marraztu baitzaio aurpegian.

    Hor nengoen!

    Hor nengoen!

    Ai, berriro ere kontatu behar al dut istorio berbera? Beeeeno ba, hona hemen ‘pena merezi duen’ urre pipita bat izateko sekretua.

    Egia esanda, sekretu guztiak ezin ditut kontatu, nik antzina sortu bainintzen, Interneta sortu baina askoz lehenago. Dinosauroak baino lehenago, prozesu geologiko batzuen ondorioz, ni neu, primerako urrezko pipita, jaio nintzen. Hala, milioika urtez lurperatuta bizi izan nuen lekuari, Potosi mendixka deitu zioten.

    Nire bizitza beste harriena bezalako zen. Aspergarria, baina lasaia. Besteak bezalako egun batean, inork ez abisatu gabe, pala golpe izugarri batzuk sumatu genituen ni eta nire kideek, beste urre pipitak, handiago eta txikiagoak. Ez pentsatu garabi batekin etorri zirenik, ez. Hori oso asmakizun modernoa da. Garai horretan gizon haiek esku hutsekin egin zuten beraien lana, eta nik denbora osoan entzuten nuen ‘¡somos ricos!’ eta ‘¡viva de Villarroel!’ garrasiak. Bizitza aspergarria neraman, baina ni aldatzeko gogorik ez neukan. Gainera, palazo horiek sekulako burumina eman zidaten. Beraz, imajina ezazue zer egingo nukeen nik pala eta gizonarekin!

    Nahiz eta ni pentsatu pala-emaile hauek laster gutaz nekatuko zirela, beste harriekin bezala, oso oker nengoen. Ez dakizue zenbat. Urteak eta urteak izan ziren han, etengabe, beste urre pipitak ateratzen. Zilar puskei gertatzen zitzaiena niri berdin zait! Desagertuko baziren ere ez nintzateke batere goibelduko.

    Hasieran ez nintzen ohartzen ze egiten zuten gurekin. Ez al duzue inoiz sentitu zerbait ezatsegina datorrela, oraindik urrun, baina egunen batean ailegatuko dela? Urte bat barru, hilabete bat barru, egun pare bat barru? Ba hala sentitzen nintzen ni, azkenean Pedro zeritzon gizon batek bere palarekin ni hartu ninduen arte. Une batean milioika urtez izan den zure lur puskatik banatzen dizute. Ze egingo zuten nirekin?

    Berehala zaku zikin batzuetan sartu ninduten. Eskerrak zilarrik ez zegoela zaku horretan, bestela nire ekimenez ez nintzen arduratuko! Gizon guztiek gaztelania hitz egiten zuten nire ingurunean.

    Lurretik atera bezain azkar, hilabete batzuetan zehar ez nintzen ia puntu berean bi egun segidan pasa. Potosi mendixkatik atera, eta berehala mando batzuetan itsasorantz garraiatu gintuzten. Zakuetan, mendixka osoan zehar ateratako beste urre eta zilar puskak zeuden, batzuk handiagoak, besteak txikiagoak.

    Portura ailegatzean, beste poltsatan sakabanatu gintuzten. Nik ‘¡puro!’ eta ‘¡no puro!’ hitzak entzuten nituen, baina zer esaten zuten momentu hartan ez nekien. Niri zer axola. Kasua da horietako galeoi batean ontziratu zidatela.

    Eta ah, ze zortea nirea. Nazka-nazka nengoen jadanik, ezta harriek ere ez zidaten nire umorea jasaten, baina oraindik ez ziren nire problemak akabo. Karibe portutik atera, eta handik hiru egunetara, ‘¡piraaaaataaasss!’ garrasia entzun nuen. Ozen baino ozenago, eta ez zen ospatzeko, baizik eta arrisku deialdi bat zen. Kakazaharra! Mutiko traketsak eta ahulak bakarrik zeuden gure galeoiaren kanoien arduradun. Baina ze nagiari okurritzen al zaio horrelako gauzak? Ah, ze desastre. Eskerrak gu, urre altxorra, kubiertatik urrun geundela, bestela inozo horiek ziur bala bezala nahastuko gintuztela. Eta noski, gertatu zen gertatu behar zena. Pirata horiek harrapatu gintuzten. Baina ez uste oraindik nire abenturak amaitu direnik.

    Berriro ere beste zaku garraioak eta mugimenduak, Jainkoaren izenean, nik mareatzen naizenarekin! Eskerrak bakarrik itsasontzi batetik bestera eraman nindutela. Pirata horiek ingelesak zirela. Erasmus ikasle bat baino hizkuntza gehiago ikasiko ditut erritmo honetan! Baina beno, nire bahiketa hau ezinbestekoa da kontatuko dizuedan istoriorako.

    Aste batzuk ozeanoan igaro ondoren, beste erasorik gabe, azkenean Ingalaterrara ailegatu nintzen. Ez dakit nola egiten duten gaur egun paketeria enpresak aste batean bide berbera betetzeko! Nire kasuan, portura ailegatu eta minutu gutxietara, jasan dudan minik handiena gertatu zidan.

    ‘Eh, eh eh, zer egin behar duzu horrekin, eh ezezezezez! Ez sartu labean! Eeeezzzzz!!

    Urtuko naiz, ergel hori! Eh, nora zoaz? Ez ez ez, ez nazazu jarri mailu horren azpian, eeezzzz!’

    Pum- pum – pum –pum

    Ze miiiiinaaaa!! Nire itxura guztiz deformatua zegoen. Urre pipita bat izateaz, txanpon batean bilakatu nintzen. Aaaaarrggghhhh!

    Hilabete batez mareatuta ibili nintzen, beraz, epe honetan zer gertatu zen ezin dizuet kontatu. Baina justu berreskuratu nintzenean, horietako egun batean, historiaren klimaxa gertatu zen. Nire ingeles - euskara itzulpen abilidadeak erabiliko ditut zuek ondo ulertzeko:

    - Hona hemen zure asmakizuna garatzeko dirua, Watt jauna.
    - Eskerrik asko, Boulton jauna. Goiz emaitzak izango dituzu.

    Eta ni momentu horretan, bitartekari bi gizon horien artean, historiako momenturik garrantzitsueneko batean. Ez dut ezta argazki, margo edo Instagram profil bat ere momentu hori aldarrikatzeko, baina ni hor nengoen, eta ziur, beraiek baino gehiago sufritu nuela hara iritsi arte! Neke gaberik, ez da bizitzerik.

    LAURA

    LAURA


    - Hor doana marikoia da!

    Xoán maitea:
    Herentzian jaso ditudan eskuokin, espazio estalitan plazera bilatzen hainbestetan haztakatu zaituztenokin, hainbeste zauri sendatu eta barruan zeneraman harria azala urratuz atera dizutenokin, zure lehorrean oasiaren bidea marraztu duten esku berberekin idazten dizut agur esateko.

    Lehendabizikoz gonbidatu dute Laura nonbaitera, zerbaitera: hitz egiten dion lankide bakarraren ezkondu aurreko agurrera. Orain badaki erabakia behin betikoa dela.

    Herentzian jaso ditudan begi hauekin begiratzen dizut; urrun zaude, hurbil aldi berean. Zure iragana ikusten dut igarotzen eta harro nago. Geroa irakurtzea ezinezkoa da jada. Kliska bakoitzean eder bezain lehenaldi ikusten zaitut, ingurua bezain eder eta latz.

    Dantzan aritu da etxeratzeko agindua jaso arte: tabernako argiak piztu dituzte. Hirurehun metro eskasetara dauka pisua. Bost minututan dutxaren goxotasunak laztanduko dio azala. Eta hala ere ez dago erabat bare, lasai. Arnasa estutu zaio, bihotz taupadak bizkortu: beldurra. Xoán babesten zuten kale berberak dira Laura mehatxatzen dutenak. Pribilegioak galdutakoan konturatzen gara izan bagenituela.

    Ikusi ez ezik ibili ere herentzian eman dizkidazun oin hauekin nabil, urrutian batzuetan, hurbilean bestetan. Banoa itzulerarik gabeko xendan. Oinak zureak diren arren, urratsak nireak hemendik aurrera.

    Herriko plaza. Argia. Espazio zabala. Bi neska eta hiru mutil aulkian porroa erretzen. Inoiz ez dakizu zein larru jantzi duen otsoak.
    - Nola izango da ba marikoia? Emakumea da eta!
    - Goazen!

    Eman dizkidazun herentzia guztiokin esaten dizut aio. DNAk mutila nintzela zioen, kodetutako informazioa, naturala, berezkoa. Modu zehatz batean jokatzen ikasi nuen irakasle beharrik gabe. Gerora hasi nintzen jokoa jolas bihurtzen, amaren arropa janzten logelaren babesean. Zuk mozorroa deitzen zenion, gizonezkoa emakumearen itxuraz ikusteak zekarren lotsa justifikatzeko edo. Metamorfosi laburra, behin behinekoa, klandestinoa.

    Laura oihua entzun orduko hasi da korrika. Etxera daraman kalean sartu da takoiak madarikatuz. Hormek itzultzen dioten oihartzuna berea edo harrapariena den ez daki. Eskua sartu du poltsan giltzak prest izateko. Portalera iritsi denean lehenengoan asmatu du. Etxekoa pixka bat gehiago kostatu zaio. Behin barruan, etxeko leiho guztiak ere itxi ditu. Orduan sentitu da seguru. Biluztu eta dutxan sartu da ur epelaren laztan lasaigarriak jasotzeko. Inoiz ez zuen pentsatuko hainbeste beldurra pasako zuenik jaiotzen eta hezten ikusi duten kaleetan.

    Nire izatea azido nukleikoaren agindu, informazio eta patua baino zerbait gehiago zela onartu nuen. Bai, letra batzuk eman zenizkidan: adeninaren A, citosinaren C, guaninaren G eta tininaren T. Ikasi dut lau letra horiek ere ez dutela dena erabakitzen; marka kimikoak gehitzen omen diete bizi ohiturek eta kanpo aldagai desberdinek. Markek geneak hitz egitea, informazioa aktibatzea eragin dezakete. Edo isilaraztea. Gaixotasunak piztea, adibidez, edo lozorroan mantentzea.

    “Ez da jaiotzen, emakumea egin egiten da”. Familiak ulertu ezin duen esaldia. Eskerrak lagun gutxi batzuei! Nekeza suertatzen ari zaio hala ere Laurari.

    A, C, G eta T-k osatzen duten alfabeto mugatuarekin gorputza berridazteari ekin nion. Ordu-arteko gizon eta emakume kategoria biologikoak esaldi berriekin idatzi nituen. Esanahi berria eman nien nire baitan, erraietan bizi nuen guda faltsuari bukaera emanez. Armistizioren kronikak dio genetikak amore eman zuela zoriontasunaren aurrean.

    Urteak zeramatzan sindikatuan Laura onartuko zutela pentsatu zuen. Txisteak izan ziren hasieran: ea inauteriak aurreratu ote zituzten galdetu zion Etorkin Departamendua konpartitzen zuenak. Lanak banatzeko egiten zituzten bileran lankideekin elkartu arte itxaron zuen txistea botatzeko. Txantxa ulertu behar zuela, halakoxea zela Alberto, ez zuela intentzio txarrarekin egin.

    Ni ukatzearen ordainetan maite zintudala konturatu nintzen: ez zitzaidan olerkia gustatzen. Pentsatu, egin eta batez ere sentitu eta sentitzen ez nituenekin idatzi eta kateatu ditut bertsoak. Liburua osatu arte, liburu bakarra, originala, nirea.

    Erabakiarekin tinko jarraitzen zuela ikusirik irainekin hasi zitzaizkion oldartzen. Kirurgiarengatik ari zela uste zuen aldaketa mingarria suertatu zitzaion galdetu ziotenean. Zehaztapena argia izan zen: “Ez, ez, zerebroa txikitu dizutenekoaz ari gara”.
    Taldean eraso, ausart. Banaka hotz, mutu, begietara begiratzeko ezgai.
    Azpikeriaren ondorio edo ezjakintasunaren memelokeriak bultzatuta ote zen jakin gabe, mingarriena egin zitzaiona: berarekin hitz egitea beste erremediorik ez zutenean abizenez deitu, izena ukatu.
    Laura izateko bezain irmoa zirudien maltzurkeri berria: hitza ere kendu. Ez, ez zizkioten ezpainak josi, bortitzegia litzateke, salagarria, epaileek kondenagarria. Horren ordez, hitz egiten zuenean lankideen belarriak argizariz estaltzen zituzten: iruzkinik ez, iritzirik ez, jaramonik ez. Erabakiak hartzen ziren bileren berri ematea ahazten hasi zitzaien gero, edo geroraezinak ziren lanak agintzen ordu bera eta leku desberdinean.
    Jazarpena salatu zuenean histerikotzat jo zuen sekzioko arduradunak.
    Su etena agindu behar izan zion bere buruari, Xoán izatera itzuli. Ezkondu aurreko festarako gonbidapena Laura izenarekin jaso zuen arte. Pozik, eroso sentitu da galdetu diotenean ezkonduta dagoen edo seme-alabarik duen komuneko ispiluan ezpainak margotzen zituen bitartean, emakumeen konplizitatea sentitu duenean, emakume onartu dutenean.

    Hemen naukazu orain zurearen epilogoa eta nirearen hitzaurrea izan litekeena idazten. Eskerrak eman nahi dizkizut Xoán, eskutitz hau idazteko letrak ere zuk eman dizkidazulako eta letra horiekin nik nahi eta behar nuena idazten utzi nauzulako.
    Agur, betiko.
    Laura

    Dutxatutakoan boligrafoa eta papera hartu ditu Laurak. Idazten ari den eskutitzak ez du zigilurik eramango, hozkailuan itsatsiko du bere buruari egindako zinaren oroigarri.






    Monikari proposamena

    Monikari proposamena

    - Presidente anderea, hemen dira Taleb presidenteordea eta Korporazioko zuzendari orokorra eta zuzendari zientifikoa.
    - Ederki, sar daitezela.
    Handia izanagatik, goxoa zen Gobernuko presidentearen bulegoa. Inbidia ziztada bat sentitzen zuen Antoni Taleb presidenteordeak han sartzen zen bakoitzean; izan ere, ekonomia-ministerioan zuen egoitzak ez zuen honekin zerikusirik. Berarekin batera sartu ziren bulegoan berrogeita hamar urte inguruko emakumea eta hirurogei inguruko gizona:
    - Monika, hauek dira Andrea Asimi doktorea, Korporazioko zuzendari zientifikoa, eta Ben Turus jauna, Korporazioko zuzendari orokorra.
    - Ongi etorri bioi. Turus jauna ezagutzen nuen baina Asimi doktorearekin ez nuen inoiz topo egin. Zer moduz dena, kafea nahi duzue? Ura badugu hemen nahi duzuenean hartzeko.
    Kafe beharrik ez zuen hirukote bisitariak eta presidenteak lau aulkiz inguratutako mahai biribil bateraino gidatu zituen. Korporazioaren azken hiruhilabeteko emaitzei buruz hitz egin zuten bost bat minutuz, bileraren benetako gaiari heldu aurretik. Zegokion moduan, presidenteak erraztu zuen gai-aldatzea:
    - Antonik aurreratu dit gaur aurkeztu nahi didazuena, baina ez dit gehiegi kontatu nahi izan. Aitortu behar dut jakin-min handia dudala.
    - Gu ere azaltzeko gogoz gaude, egia esan – ihardetsi zuen Korporazioko zuzendariak. – Dakizun bezala, duela hogei bat urte, 2030ean , garatu genuen lehenengo Machina Oeconomiae, ordutik ekonomia ministerioan laguntzaile gisa erabili den adimen artifiziala. Esperientzia honen emaitzen laburpen bat Asimi doktoreak eta ministroak egin dezakete nik baino hobeto.
    Andrea Asimik bere nagusiari buruarekin baiezkoa egin eta irribarre alaia zuzendu zion presidente andereari:
    - Benek esan duen moduan, hogeita bi urte daramatzagu Machina Oeconomiae erabiltzen, gobernu ezberdinekin. Laburbilduz, hiru fase izan ditugu. Hasieran Machina aurreikuspenak egiteko erabiltzen genuen: hurrengo urteko prezioen igoera, barne produktu gordinaren bilakaera, langabezia tasa, eta abar.
    Hau zioen bitartean poltsikotik pantaila bilgarri bat atera eta mahai gainean zabaldu zuen, mahaian zeuden laurok ikusteko moduan.
    - Pantailan ikus dezakezue nola aurreikuspen horiek doitzen joan ziren. Hasieran hain onak ez baziren ere, bosgarren urtetik aurrera batez beste ehuneko laurogeita hamabosteko zehaztasuna izan dute eta, gainera, urte guzti hauetan estimazio-errore handienak ere oso txikiak izan dira. Hau da, aurreikuspenak beti daude benetako emaitzatik oso gertu, kasu txarrenetan ere.
    Eskua gainetik pasa eta pantaila itzali zuen azalpenarekin aurrera egiteko:
    - Hasierako urte horietako arrakasta ikusita pixkanaka Machina erabiltzen hasi ginen ez iragarpenak egiteko soilik, baizik eta erabakiak hartzen laguntzeko ere. Gobernuak har zitzakeen neurri ezberdinak simulatzen ziren eta haien aurrean Machinak aurreikuspen ezberdinak egiten zituen. Esaterako, simulatzen zen interesak puntu bat igota ala berdin utzita zer gertatuko litzatekeen, eta emaitzen arabera ekonomia arloko erabakiak hartzen hasi ziren Ministerioan.
    Presidenteak hasperen egin eta baietz esan zuen buruaz. Gogoan zuen oposizioan zegoela izan zuela Machinaren berri eta nola bere alderdiko zientzia eta teknologia aholkulariekin hitz egin ostean erabaki zuten Machinaren kontrako iritzirik ez ematea, etorkizunean beraiek ere erabiliko zutelakoan. Andrea Asimik jarraitu zuen:
    - Eta azken pausua konputazio kuantikoa eta adimen artifizialaren elkartzeari esker eman genuen: azken sei urtetan Machinak errealitatea behatu ondoren neurri ekonomikoak proposatu ditu, bere kabuz, eta gehienetan Ministerioak neurri horiek hartu egin ditu.
    Antoni Taleb presidenteordeari begira esan zuen azken esaldi hau, eta honek jarraitu zuen:
    - Hori da. Eta emaitzak hor daude, askotan hitz egin dugu honetaz, Monika. Azken sei urtetan izan dugun egonkortasun ekonomikoa paregabea izan da. Batez beste ehuneko bi hazi da ekonomia urtero, langabezia historia osoko minimoa da, soldatak igo egin dira prezioak baina bost puntu gehiago. Eta bitartean inguruko herrialdeak ez atzera ez aurrera egon dira eta gainera ingurumenaren gaineko eragina jaisten ari gara urtero.
    - Ulertuta. Eta orain orduan zer ari zarete proposatzen, zehazki? – galdetu zion presidenteak, disimula ezinezko premiaz. Begiradaz, presidenteordeak Andrea Asimiri eskatu zion erantzuteko.
    - Machinak Oeconomiaek bere kabuz ikasten du. Eskura duen munduko informazio digital guztia prozesatzeko gai da eta horretan oinarrituta Gobernu honek har ditzakeen neurri ekonomikoak proposatzeko garatu genuen. Neurri horien azken helburua gizartearen ongizatea maximizatzea da. Baina orain, bere kabuz, neurri ekonomikoez gain beste arloetako neurriak ere proposatzen ari da: hezkuntza, segurtasuna, kanpo-politika, osasuna, …
    Korporazioko presidenteak hartu zuen orduan hitza, presidenteak 'Hau ez da gertatzen ari' pentsamendua burutik kendu ezin zuen bitartean:
    - Ondo baderitzozue, Machinak berak azalduko digu proposamen horien atzean dagoena.
    Andrea Asimik aurretik mahai gainean zabalik utzitako pantaila piztu egin zen orduan eta Machinaren irudia azaldu zen bertan. Ahots garbi eta lasaia zen Machinarena:
    - Presidente anderea, 'Hau ez da gertatzen ari' pentsatzen egongo zara beharbada.
    Bi ordu beranduago hiru bisitariek presidentearen bulegoa utzi zutenean, bi eskuez aurpegia estali eta begiak itxi zituen presidente andereak.

    Musika eta Pitagoras

    Musika eta Pitagoras

    Musika eta Pitagoras

    -Begira, dena proportzio kontua da, matematika da.
    Nire aurrean nuen Larre alaba, kristalezko botila mordoarekin, denak urez neurri ezberdinetan beteta.
    - Pitagoras bera ohartu zen matematika proportzioak jarraituz, musika nota batzuk politak eta erakargarriak iruditzen zitzaizkigula eta beste batzuk ez.
    Arretaz entzuten hasi nintzaion. Interesgarria zirudien kontuak. Niri behintzat erakargarria iruditzen hasia zitzaidan.
    -Berak sokekin egin zuen froga: soka bat hartu eta tenkatzean, bibrazioaren soinuak nota bat eman zuen. Hura erditik zatitu eta nota bera zortzidun bat beheragokoa zela ohartu zen.
    Hau esan eta bi botila jarri zituen mahaiaren alde batan. Batek bestearen ur kopuru erdia zuen, edo alderantziz esanda, besteak bataren bikoitza.
    - Aurreneko soka hartu zuen eskutan berriz eta haren luzera bikoitza zuen beste bat tenkatu zuen: bibrazioaren soinua nota berdina zen, baina zortzidun bat goragokoa.
    Denen artean ur gehien zuen botila hartu eta mahaiaren iparraldean jarri zuen.
    - Honela ohartu zen Pitagoras, musikan errepikatzen zen neurri bat zegoela. Hots, oinarri-neurria bikoiztu edo zatituta, nota berdina lortzen zuela, zortzidun bat gorago edo beherago izanagatik. Hura zen neurria edo eskala.
    Larrek, pentsatzeko une bat hartu zuen.
    - Ondoren, beste proportzio ezberdinekin egin zituen frogak eta honetaz ohartu zen: gure garunak gehien estimatzen dituen notak matematika-proportzio sinpleak betetzen dituztenak dira.
    Esaterako, hasierako soka zatiaren bi heren 2/3 luzerako soka tenkatu eta nota atsegina iruditu zitzaion: SOL nota zen.
    Beste botila bat hartu eta mahaiaren erdian jarri zuen Larrek. Honek 2/3 ur kopurua zuen.
    - FA izena jarri zion hasierako soka zatiaren hiru laurden 3/4 luzerako soka tenkatzean sortutako notari. Lau notetako eskala eskuratu zuen honela. Do, Fa, Sol eta Do.
    Laugarren botila ilaran jarri zuen. Lau botila zituen orain errenkan eta iparraldean bosgarrena. Azken honek zuen Do notarik garaiena.
    Larrek bere azalpenarekin zerraien.
    - Pitagorasek, Fa eta Sol noten tartean dagoen distantzia edo proportzioa finkatu zuen notaren neurritzat. Hots, hori zen tonua. Tonua erantsi zion Do soka luzerari eta bibratzean RE nota lortu zuen. Honi berriz ere tonua erantsi eta MI nota lortu zuen.
    Bi botila mugitu zituen mahai erdira: RE eta MI. Orain, do, re, mi, fa eta do botilak ikus zitezkeen mahai gainean, txukun-txukun ilaran.
    - FA nota, hiru-laurden 3/4 proportzio bidez lortua zuena aurretik, ez zegoen Mi notatik tonura, tonu erdira baizik. Hau argitu zuen eta falta zitzaizkion neurriak zehazten jarraitu. Tonua erantsi zion SOL soka luzerari eta bibratzean LA nota eman zion eta azken honi, berriz ere tonua erantsi eta SI nota lortu zuen. SI notatik DO notara, tonu erdia zegoela ohartu zen Pitagoras.
    Notei zegozkien botila denak zituen ilaran dagoeneko Larrek.
    - Aita, aspalditik frogatu nahi izan dut proportzionaltasun kontu hau. Entzun dezagun.
    Eta makilatxoekin botilak banaka, eskalako norabidean jotzeari ekin zion: bai, notak horiek ziren eskalakoak, lortu zituen.
    - Bai, aita, funtzionatu du! - gehitu zuen aitari begira. Eta orduan bertan botilak grinaz jotzeari ekion zion, musika sortu nahian, baina benetan, erritmo kaskarraz eta musikalidade eskasarekin. Gelditu egin zen Larre.
    - Beno, aita. Dena ez da matematika kontua, musika-sentiberatasunak ere izango du zerikusirik, ezta? - esan zidan begi zeharka,
    - Bikain! - esan nion, eta besarkada estua eman nion alabari, aspaldian entzun gabeko hitzaldirik gogoangarriena iruditu zitzaidalako.

    GAZTEAK

    00:00:00:00:10

    00:00:00:00:10

    00:00:00:00:10

    Lehen 6 ginen, hainbat egoera arraroengatik lotuta. Orain, ni nago, bakarrik, nire barneko zuloa ni menderatzeko zorian dagoela. Nahiko nukeenena existitzen ustea izango zen. Baina gerta ala gerta, jarratu behar dut. Bukaeraraino iritsi behar naiz.

    00:00:00:00:09

    Nire erlojuari begirada bat botatzen diot. Ez zait denbora asko geratzen. Oraindik gelditzen zaidan indarra galtzen ari naiz eta pauso bat ematen dudan bakoitzean, nire helburua urruntzen ari dela iruditzen zait. Hala ere, nire buruko ahots setatsu batek jarraitzeko esaten dit.

    00:00:00:00:08

    Nola iritsi nintzen puntu horretara? Oso istorio luzea da baina gertatzen ari dena ulertu ahal izateko laburtuko dut. Zenbait gauza gertatu ziren, orain garrantzi gutxikoak direnak eta azkenik eskaintza horren aurrean geure buruak ikusi genituen. Arriskutsua zirudien baina hain tentagarria zen eskaintza horrek emango zigun saria non baiezkoa eman genuen.

    Hainbat esperimentuetara aurkeztu behar genuen. Esperimentua zertan zetzan azaldu arren, ez genuen tutik ere ez ulertu, oso hizkera teknikoa erabili zuten eta. Baina ez genion axola, buruan saria baino ez baikenuen.

    00:00:00:00:07

    Esperimentua irauten zuen bitartean, zentro batean egongo ginateke bakartuta. Iritsi bezain pronto, eskumuturreko erloju moduko bat eman zizkiguten. Erlojua jarri eta atzerako kontaketa bat hasi zen “67:84:22:13:11”. Azaldu ziguten bezala, zenbaki horiek bizitzeko geratzen zizkigun urteak, egunak, orduak, minutuak eta segunduak adierazten zuten.

    Eguneroko egiten zizkiguten azterketa medikoak kenduta, gure kontura uzten ziguten. Egun batzuk pasa ondoren ia ahaztuta nuen esperimentua. Baretasuna baino ez nuen sentitzen. Ezta eskumuturrean nuen atzerako kontaketa ere ez zuen sentitzen nuen lasaitasuna asaldatzen. Suposatu behar izan nuen hori zela ekaitzaren aurreko barealdia.

    00:00:00:00:06

    Oso azkar gertatu zen dena. Nire lagun batek bat-batean zerraldo erori zen gure aurrean. Hura eraman aurretik, bere atzerako kontaketa ikusi ahal izan nuen. Ordu batzuk baino ez zitzaion geratzen. Ez genuen hura berriz ikusi. Azalpen bat eskatu genion esperimentuaren antolatzaileei eta aldi honetan esaten ari zirena kontu handiz aditu nuen. Zirudienez, genetikoki eraldatutako bakteria hilgarri batek zen gure lagunaren heriotzaren eragilea, antibiotiko arruntei oso erresistentea zena. Hura hiltzeko sendagai baten bila zebiltzan. Botika sintetizatzea lortzen bazuten, bakteria askatu eta dirutza bat irabaziko zuten existitzen zuen sendagai eraginkor bakarra saltzen.

    Harrezkero dena oso azkar gertatu zen. Goizean, bizitzeko egun gutxi batzuk genituen bakarrik. Prestatutako antibiotikoa ez zebilenez, bat bestearen atzetik erori ginen. Neu izan nintzen azkena.

    00:00:00:00:05

    Nire erlojuari beste begirada bat botatzen diot. 5 segundu baino ez zaizkit geratzen. Nire gorpuzak, nire bizitzarekin bukatuko duen bakteria ditxoso horren aurrean amore eman nahiko luke. Baina aurrera jarraitzea lortzen dut.

    Gaixotasunak ahalbidetzen didan adina azkar nabil, errenka, bigarren ate hori iristeko asmoarekin. Iristea lortzen badut, laborategi osoan zehar zabalduko dut infekzioa, bioterrorista horiei odolkiak ordainetan emanez.

    00:00:00:00:04

    Esperimentuaren zentroan sartu nintzenetik, ate horiek zeharkatzearekin egin dut amets. Ateen funtzionamendua gogoz behatzen nuen, norbait zeharkatzen zuen bakoitzean. 4 digituzko zenbaki bat sartu eta lehenengo atea irekitzen zen. Segundu bateko desinfekzio bat eta bigarren atea automatikoki irekitzen zen. Mekanismo berbera sartzeko eta ateratzeko.

    Hasieran, kontuz ibiltzen ziren zenbaki hori ezkutuan mantentzeko baina gorabeheraren ondoren, arduragabe bihurtu ziren eta aise lortu nuen zenbaki hori jakitea.

    00:00:00:00:03

    Zenbakia sartu eta lehen atea irekitzen dut. Desinfekzio programa automatikoak ia lurrera botatzen nau baina zutik mantentzen naiz, nekez.

    00:00:00:00:02

    Bigarren atea irekitzen da eta hura zeharkatu bezain pronto lurrera erortzen naiz.

    00:00:00:00:01

    Kanpoan nago. Ezinezkoa zirudien arren, nire helburua gauzatzea lortu dut. Irribarretxoa egiten dut. Bakean sentitzen naiz azkenik.

    00:00:00:00:00

    Bigarren mundu gudaren sekretua.

    Bigarren mundu gudaren sekretua.

    1944 urtea. Bigarren Mundu Guda. Alemaniako laboratorio batean.
    -Azkenean! Azkenean badago amaituta! Nire lanik onena.
    Rüdigerrek bere asmakizun onena amaitu zuen: armadak hiltzeko arma bat, eta ez hori bakarrik, zientzia eta teknologia goitik behera aldatzen zuena.

    Hilabete bat eta gero. Frantzia. Armada aliatua.
    -Jenerala!
    -Deskantsatu. Baduzu informe berririk?
    -Bai. 8 petsoneko patruilak: Alfa, Golf eta Hotel. Aurkakoen lerroetan barruratzera bidali genituenak, hil edo desagertu egin dira.
    -Nola ezagutzen dugu informazio hori aurkako lerroak badira?
    -Atzo gure soldaduek posizio hori hartu zuten. Oraintxe heldu zait informea. Paper hauek esaten dute Alfatik 4 pertsona desagertu egin zirela eta besteak hil egin zirela, Golf-etik guztiak hilda eta Hoteletik guztiak desagertuta.
    -Badakigu ezer desagertuei buruz?
    -Ezer ez.
    -Eta hildakoei buruz?
    -Hildakoak zerbaitekin zeharkatu dituzte, ukabil tamainako zerbaitekin. Informeak esaten du iragazki modukoak zirela eta balek zeharkatu zituztela, baina ez da bala-zorrorik aurkitu.
    -Zer gertatu da?- Galdetu zuen Mikel jeneralak.

    Astebete eta gero. Frantzia. Armada laguna.
    -Tente! Erreskate-lan hau egiteko aukeratu zaituztete. Lagunen Aurkikuntza Lana, LAL. Duela aste bat soldaduen patruila bat eta erdi desagertu da; harrapatu dituztela uste dugu. Ulertuko duzuen bezala, gunera hurbiltzea eta beraiek aurkitzea nahi dugu. Denetarik eramango duzue, inoiz ikusi ez dituzuen gailuak, zein bazookak. Den-dena desagerrarazi egin behar da. Gure armadarako oso arriskutsua da. Badakizue zuen misioa zein den. Orain joan eta prestatu dena , gaur bertan aterako zaretelako Zugspitze mendira. Joan baino lehen hartu txosten hau, xehetasun guztiak ditu. Apurtu lerroak!

    Ezin hobeto prestatuta zegoen hamabost lagunez osatutako patruila prest zegoen Zugspitze mendian bere misioa burutzeko. Kamioira igo ziren, non arma, balak, granadak, etab. kargatu zituzten , baina horren guztiaren artean bazegoen nabarmentzen zen gauza bat, metal detektore bat bezalakoa zena, baina txikiagoa eta ez zituen, metal bat hurbil zegoenean, abisatzen zituen kasko haiek.
    -Zertarako nahi dugu metal detektagailu hori?- Esan zuen Charliek.
    -Hori ez da metal detektagailu bat, lelo; hori ion detektagailu bat da.- Erantzun zuen Mike Wellek , edo Mickeyek lagunentzat, gainera bera zen, bere kideek “azkarra delakoa” deitzen zutena.
    -Eta zertarako nahi dugu hori?- Jarraitu zuen Wellerrek.
    -Txostenean jartzen zuen soldaduen zuloak plasmaz, gas ionizatuaz, egindakoak bezalakoak zirela. Horregatik, daramagu detektorea .- Erantzun zuen Jamesek, taldearen erizainak.
    -Utzi ele-meletan egoteari!- amaitu zuen Joseph sarjentuak.
    Hamabost gizon horiek,Charlie, Mickey, Weller, James, Joseph, Peter, Carlos, Ronald, Anthony, Ryan, Arthur, Bruce, Harry, Adam eta Brandonek, ez zekiten kamioi horretara igotzeak zein ondorio ekarriko zizkien.


    Hiru egun pasatu ziren Alfa patruila, horrela deitzen zen, frantses basetik misioaren gunera heldu arte. Gunetik kilometro bat eta erdira zabaldu zuten patruila. M1 Garandak hartu eta jomugara hurbiltzen hasi ziren, guztiak ion detektore batekin. Gune horretan sartu baino lehen, ohartu zituzten 10 minutu besterik ezin zirela han geratu, bestela gaixotuko egingo baitziren. Mendia lubakiz lubaki igotzen hasi ziren. Lubakietako batean Peter, bat-batean, gelditu egin zen bere gailua asko jotzen ari zelako. Peter gertaeren lekuan zegoen. Guztiak bertara hurbildu ziren. Peter sarjentuarengana joaten hasi zen, baina bat-batean lauza bat zapaldu zuen, lurrean sartu eta izkina batetik MG44 bat atera zen tiroka hasiz. Peter, Ryan, Arthur, Bruce eta Harry balas josi zituzten. Besteek euren burua lurrera bota zuten bala-jaka eten arte. Bat-batean eskotila bat lurrean zabaldu zenean, bunker goibel horretan sartzea bururatu zitzaien. Han Rüdigerrekin aurkitu ziren!
    -Zer egiten du nazi batek hemen?!.- Oihukatu zuen Brandonek.
    -Nire ezkutalekua aurkitu dutela ikusten dut. Ezabatu egin beharko ditut.- Esan zuen Rüdigerrek.
    Salto batez Rüdiger metalezko makina batean sartu zen.


    Metalezko makina horrek eskuetan bi kanoi zituen: batean Alfa eta Golf patruilak zeharkatu zituen hildakoen zuloen neurriko kanoia zuen eta bestean MG44 bat. Makina tiroka hasi zen, lehenengo eskutik bola urdin batzuk botatzen zituen, errebotatzen zutenak eta soldaduak zeharkatzen zituztenak; bestetik balak botatzen zituen, baina Josephek ,mahai azpitik ikusi zuen bala batek norbait ukitzean, pertsona hori desagertzen hasten zela.

    Sarraski hori amaitutakoan, Joseph besterik ez zen mahaiaren azpian geratzen.
    -Ze patetikoak diren!.- Esan zuen Rüdigerrek exotrajetik ateratzen zen bitartean.
    Joseph, bi aldiz pentsatu gabe, Rüdigerri oldartu zitzaion ganibet bat bularrean sartuz. Rüdigerrek, beren bizitzako azkenengo segunduetan, Luger bat hartu zuen eta Josephi sabelean tiro egin zion.
    Rüdiger hilda, Joseph mahai batera hurbildu zen eta informe batzuk irakurtzen hasi zen. Bertan irakur zitekeen bola urdin horiek errebotatzen zuten plasma bolak zirela, eta zelula bat ukitzean moztu egiten zutela. Balek toxina bat zuten pertsona bat ukitzean pertsona hori desagertarazten zutena. Bere bizitzako azkenengo momentuetan Josephek granada bat hartu zuen, eraztuna kendu eta exotrajean sartu zuen. Boom!

    Sekula ez da ezer ere jakin operazioari buruz.

    Bizitzaren itzala

    Bizitzaren itzala

    Gizakiaren bizitza oso sinplea da; jaio, hazi, ugaldu eta akabatu. Baina jendeak ez duena ikusten da; 4 hitz horietatik guk ulertu ahal dugu guk nahi dugun bezala. Nire ustez, bizitza ez dira bakarrik 4 hitz, 4 hitz horietan gauzak asko gertatzen dira.
    Lehena; jaiotzeko, gurasoak eduki behar ditugu, ez beti baina normalean jaiotzen gara gure gurasoek nahi digutelako.
    Bigarrena; Adimen eta fisikoki hazten gara. Adimen; gure pentsamenduak, emozioak, sentimenduak, heldutasuna, gorrotoa, askatasuna, eskubideak... garatzen dira. Fisikoki; gure ilea kolorez aldatzen da, hortzak, hezurrak.. aldatzen dira.
    Hirugarrena; ugaltzea ez da bakarrik sexu harremanak edukitzea, pertsona bat maite baldin baduzu zure konfidantza ematen diozu. Bi pertsonek asko maite dutenean eta ahal duten momentuan umeak edukitzea ere oso polita da, edukitzea seme-alaba bat komunean, zeozer biena dena.
    Laugarrena; gure inguruan dauden pertsonek gazki pasatzen dute, tristura sentitzen dute, ezin ahal izango duzu berriro ikusi, eta hau gertatu ahal da momentu ez jakin batean.
    Konturatzen baldin bagara, bide bat dago, ez da erraza... batzuetan gaizki sentitzen gara eta beste batzuetan barrezka gaude. Gizakiok garapen bat daukagu, aldaketak daude txarrak nahiz onak.
    Zientziak demostratzen digu; gizakiok berekoiak garela, ez gara konturatzen denbora pasa ahala Lurra okerretik okerragora joaten ari dela. Gure etxe tronugabetua ari garela desegiten. Animaliak oso gaizki daude kutsaduragatik eta kutsadura gizakiok sortzen ari gara. Lurra desagertuko da, gure ardura gabeziagatik. Sortutako aurrerapenak ez dira esistituko.

    GURE ESKU DAGO

    GURE ESKU DAGO

    GURE ESKU DAGO

    Goizero-goizero esnatu, eta gosaldu ostean, komunera joan eta hortzak garbitzen ditudan bitartean, komuneko leihotik begiratzen dut. Txikitatik daukadan ohitura bat da. Egun guztiak desberdinak dira. Batzuetan bero egiten du, beste batzuetan hotza, haizea, euria…

    Urteak pasa ahala, ordea, konturatu naiz, gu, gizakiok gure etxe bakarra, Lurra, pixkanaka suntsitzen ari garela.

    Ni orain metereologoa naiz, eta hau argi ikusten dut, baina zuek nik bezain ondo ikustea nahiko nuke. Gaur egun, gizakiok ganora ez daukagula dirudi, dena hausnartu gabe egiten dugu, geroko ondorioei garrantzirik eman gabe.

    Txikia nintzenean ni baino helduagoak ziren neska-mutikoei begiratzen nituen. Litxarkerien plastikoa lurrera botatzen zuten, bazirudien plastikoa sakarrera botatzeari ez ziotela garrantzirik ematen. Baina plastikoa sakarrera botatzeak, birziklatzeak, behar den ura bakarrik erabiltzeak, … gure Lurran efektu handia daukate. Eta hori eguraldiari begiratuz ikusten den horietariko gauza bat da.

    Urteak pasa ahala eguraldia gero eta zoroago dagoela dirudi. Beroketa globala, kutsadura, zabalera handiko zuhaitz-mozketak, … eta beste asko dira eguraldia aldatzen dituzten eragile nagusiak.

    Gaur egungo biztaleak jaio aurretik, planeta honek historia luzea eduki du. Eta orain, dena axola ez zitzaigun bezala, “arduragabe”, gure ingurunea suntsitzen ari gara.

    Aurtengo neguan, orain dela hamabost urteko neguan baino hotz gutxiago egin du, eta udan ere askoz bero gehiago. Argi dago: Lurreko tenperatura gero eta beroagoa da. Eta sinetsidazue, horrela jarraituz gero, urte batzuk barru ez dugu desberdinduko neguan ala udan gaudenik. Hori ekiditzeko, hasiera-hasieratik egin behar genuena egingo dugu, Amalurra zaindu.

    Horrela, goizero leihotik begiratzen dudanean egun guztiak desberdinak izango dira.

    ISTRIPU (H)UTSAK

    ISTRIPU (H)UTSAK


    1. KANDELAK

    5 urterekin Hego Sudanetik adoptatua izan nintzen, zorte handia izan nuen; aberats familia bat “tokatu” zitzaidan eta Ginebrako luxuzko etxe batera joan nintzen bizitzera. 180º-ko bira bat eman zuen nere bizitzak, ohea beste 5 umerekin partekatzetik, ez nuen m2 bakarra ere inorekin elkarbanatzen. Bitxia da pertsona baten bizitza kandela bat pizten den bezala piztu daitekeela pentsatzea, baina gutxi batzuk daukagu hori bizitzeko zortea. Nork daki umezurztegian nirekin zeuden ume guztiak orain non dauden.

    Bizitza erraza izan dudala esan dezakegu, eskola pribatu batean ikasi nuen txikitatik, jende aberatsarekin nahastu nintzen eta eskatzen nuen guztia lortzen nuen, materiala behintzat. Ikastetxe horretan nire ametsa garatzeko beharrezko jakintza jaso nuen, alabaina, txikia naizenetik bizitzaren sekretuak estalgabetzeko nahia izan dut. Zientzia arloko irakasleri eta nire jakin-minari esker, mundu horretan ibili naiz murgilduta betidanik.

    Pertsona kontrolatzailea naiz, ez zait batere gustatzen gauzak nire kontrolpetik kanpo egotea, eta kontrol hori mantentzearen barruan guztia apuntatzeko beharra daukat. Orain arte funtzionatu didan teknika izan dela esan dezaket, ustekabe gutxi izan ditut bizitzan, edo beno bizitza profesionalean hobeto esanda.


    Bizitzan izan dudan kolperik okerrena, 24 urte nituela etorri zitzaidan, 2063ko martxoaren 27an zehazki. Gurasoek laneko bidaia bat egin behar zuten Ameriketara, eta aireportura joan behar ziren taxi batean. Aurreko egunetan eztabaida latzak izan genituen, beraiek laborategian denbora gehiegi pasatzen nuela esaten zidaten, nik, aldiz, egun osoa lanean pasatzen zutela aurpegiratzen nien. Beraien lana eta nire izaera itxia zela eta, ez genuen inoiz harreman esturik izan, baina egun horretan bertan konturatu nintzen, beraien beharra nuela. Istripu larri bat izan zuten autoak izandako arazo tekniko batengatik, aita inpaktuan hil zen, ama, berriz, koman sartu zen, eta ez zen inoiz esnatu. Momentu hartatik, ez dut pertsonekin kontaktu zuzenik izan eta ez dut autorik ukitu.


    25 urteren ostean, nork esango luke bizitzan, lehen aldiz, hain gazte itzaliko nituzkeela bakarrik urtebetetzeko pasteleko kandelak. Askok merezi dudala esango luketen arren, ez dut uste urtebetetzea bakardadean pasatzea inork merezi duenik. Atzera begiratzen jarriz, aurreko urtean agian nire desio handiena gurasoek beste auto bat oparitzea zen, aurten, aldiz, ez daukat auto baten igotzeko indarrik, eta gurasoen beharra daukat. Bitxia da pertsona baten bizitza kandeletako sua putzada batekin itzaltzen den bezala itzali daitekeela pentsatzea, baina hori ez dago konpontzerik. Gurasoekin harreman esturik ez nuen arren, gaur egun neure etxe eta familia den hori oparitu zidaten, neure laborategia. Gaur, bizirik mantentzen nauen arrazoi bakarra da. Beno, ez. Badago garrantzitsuagoa den bat; klonazioa.




    2. ZORIONTASUNA

    Esperimentuak ume jaio berri baten 4 klon egitean datza, hauek munduko leku desberdinetara eramango ditut, klase sozial, erlijio, zein kultura guztiz ezberdinekoak guztiak. 5 urte daramatzat familia ezberdinekin kontaktuan, eta jada aurkitu ditut hau guztia aurrera eramateko hautagai perfektuak. 001 umea Hego Sudanera joango da, munduko herrialde pobreenetakoa; bertako tribu marjinal batean biziko da, bizi kalitate eskas eta gogor batean. 002 umea, ordea, Ameriketako Estatu Batuetako leku aberatsenetariko batera bidaliko dut, San Franciscora. Familia aberats eta kristauan haziko da hau, inork imajinatu ditzakeen pribilegio guztiekin. 003 umea Siriara joango da, momentu hauetan gerraren itzalean bizi den herri txiki batera; islamaren ohiturak, zehatz-mehatz bete beharko ditu bere bizia arriskuan ez jartzeko. 004 umeak Suitzan pasatuko du bere bizitza, nigandik urrun bizi den familia baten. Bertan, aurrekoaren antzera, bizimaila altu eta eroso batera moldatuko da.


    Ezkutuan eramango dudan jarduna izango da, eta ez Victor Frankesteini gertatu zitzaion bezala munstro bat ateratzearen beldur naizelako, ilegala delako baizik. Egia esanda, uler dezaket ekintza hau ilegala izatea, bizitza artifizialak gizakiaren espeziearen desagerpena ekarri dezake eta.

    Esperimentu hau egiteko grina aspaldi piztu zitzaidan, nere gurasoek adoptatua nintzela esan zidatenean, hain zuzen. Milioika galdera planteatu dizkiot neure buruari momentu hartatik, baina badago bat burutik kendu ezin dudana: zein izango nintzateke ni, nere gurasoek hona ekarri ez banindute?


    Esperimentu honen helburua hasteko, dna-k eta biologiak gure bizitzaren zati oso txikia direla frogatu nahi dut, eta ez askok esaten duten bezala honek determinatzen gaituela. Hortaz gain, kulturak eta klase sozialak gure bizitzan duten garrantzi izugarria azpimarratzea da nire nahia. Nire bizitza baldintzatu duen galderaren erantzunaren bila nabil, nola aldatu daiteke biologikoki berdina den pertsona baten bizitza, arrazoi kultural eta sozial sinple batzuengatik?




    3. KLON-KLON

    Iritsi da eguna nire ametsa aurrera eramango dudana, gaur bidaliko ditut klonazioa gauzatuko dituzten zelulak, eta noski umeek beraien bizitzako 17 urteetan soinean eramango dituzten kamerak. Premiazkoa da kameraren funtzioa, izan ere, modu horretan beraien bizitzen guztizko kontrola eramango dut nire laborategitik, George Orwellen 1984 liburu klasikoan bezala.

    Ugalketa asexual baten parekidea dela esan dezakegu, klonaziorako beharrezkoa den prozesua. Denok dakigun moduan, umea era “naturalean” sortzeko ezinbestekoak dira 46 kromosomak. Hori lortzeko beharrezkoa da obuluaren 23 kromosoma, espermatozoidearen 23 kromosomekin elkartzea. Eskerrak zientzia aurrera doan! 2035ean lortu zuen lehen aldiz Mar Shileik ugalketa asexuala aurrera eramatea. Teknika berdina baliatu dut nik, baina helburu desberdinarekin.

    ...


  • ADULTO

    “Por sus descubrimientos de los factores de crecimiento” (1986, Estocolmo)

    “Por sus descubrimientos de los factores de crecimiento” (1986, Estocolmo)

    Es de noche en Florencia, una noche de otoño de 1944. Rita está cansada, en el espíritu y en el cuerpo. Se sienta precariamente a la esquina de una mesa desde donde ve la inmensa sala, demasiado pequeña para toda esa gente, todo ese dolor que huele a enfermedad y guerra. En un momento de respiro Rita escribe, una carta que quizá nunca envíe. Sabe que Paola, su hermana, la comprende mejor que nadie.

    Queridísima Pa,
    Tú sabes cuánto he querido esto, después de tanta indecisión y tanto trabajo, cuánto me ha costado convertirme en médico. Tú sabes cómo hemos decepcionado los planes que nuestro padre, con todo su cariño, tenía para nosotras. Su amor cuando de niñas nos enseñaba a ser “libres pensadoras” no se cruzaba con esto, con la persecución, la guerra y mi dedicación a la ciencia.
    Soy médico y tengo todo lo necesario para demostrarlo.
    Aunque aquí, ahora, muy pocos se curarían de eso, de los papeles en regla, de las normas de las universidades, de la raza, de esos roles victorianos de esposa y madre que me resultan tan antinaturales. Sabes cuánto adoro a nuestra madre, pero hace mucho tiempo que decidí no ser como ella, no casarme, no obedecer, no ocupar un segundo plano por cuanto el primero se lo lleve un hombre de indiscutible intelecto y moral como nuestro padre. Si el mundo prefiere verlo así, en realidad sí estoy casada, solo que no con un hombre. Estoy casada con la ciencia, con la medicina, conmigo misma.
    Quiero entender el mundo, no creo que nunca me curaré de esa curiosidad. Nada me va a hacer más feliz que ayudar a los demás, no obstante mis limitadas capacidades. Y lo voy a hacer.
    Sin embargo, como ya sospechaba, me voy dando cuenta que mi sitio no es la sala de un hospital, no es estar al lado de los que comúnmente se llaman pacientes o enfermos en su día a día. En estas jornadas sin fin comparto todo con ellos. A las personas que llegan al campo y a mis cuidados muchas veces no les queda mucho más que su vida, pendiente de un hilo. El tifus se ceba con ellos sin esfuerzo y sin distinciones. Los veo caer a decenas frente a mis ojos, incluso cuando consigo cerrarlos. Hago todo lo que puedo, pese a que no hay mucho que pueda hacer. Espero seguir teniendo la suerte de no caer yo también. Pero su dolor me entra en el cuerpo. Y más en la mente, tanto que no puedo dejar de pensar ¿qué hay en el cerebro de la especie humana que la empuja a alejarse tanto de la razón? Si únicamente fuera mi cuerpo quizá lo aguantaría, pero mi mente, el acto mismo de pensar que nunca se apaga, me impide cesar de buscar el origen de tan bajos instintos, que llevan al odio, a la persecución, a la guerra…
    ¿Recuerdas de cuando tuve que dejar mi trabajo en la universidad en Turín? ¿Y luego escapar de Bélgica al acercarse de la invasión? La memoria del laboratorio que monté en mi habitación al volver a nuestra casa me hace brotar una sonrisa en los labios. Aquel carísimo microscopio y aquellas agujas que habían pasado de zurcir calcetines a operar embriones de pollo, mientras buscaba como se diferencian los centros nerviosos en ellos. Me acuerdo de aquellos paseos, el rocío en el verde de las colinas, mientras iba a la búsqueda de esos huevos imprescindibles para mis experimentos y nuestra alimentación. Sigo sintiendo un profundo orgullo por mi profesor, mi maestro, convertido en mi asistente en esas investigaciones, por cuanto su tamaño a cada movimiento ponía en riesgo la integridad de mis precarias instalaciones científicas.
    Sí, voy a dedicarme a los demás, voy a ser científica. Ahora sé que lo había decidido hace tiempo. Ése va a ser el viaje en el que embarcaré con tenacidad, aunque no sepa cuánto va a durar, sin miedo a las dificultades. Las miserias de la exclusión y la persecución sin lógica que nos han acechado me han afectado hasta cierto punto, pero el futuro no me da miedo. Pienso constantemente en ello y solo tengo curiosidad. La única cosa que voy a necesitar son mis capacidades mentales, y sé que las mías son las mismas que las de cualquier otro, hombre o mujer. Lo que haya hecho y que haga con ellas es lo que va a quedar de mí. ¿De qué voy a tener miedo?
    Paola, todavía no tengo todas las respuestas, así que seguiré buscándolas a esas, y a más preguntas. Esta epidemia de tifus y de locura pasará, y yo estaré lista para que no se me pase el tiempo sin aprovecharlo hasta el final.


    Con todo mi afecto,

    Rita

    33,33% DE PROBABILIDAD

    33,33% DE PROBABILIDAD

    Mega estaba un poco nerviosa, era la primera vez que iba a impartir una clase de física y quería causar buena impresión a sus alumnos. Le pareció divertido adentrarse en el mundo de la física cuántica explicándoles el experimento de la doble rendija de Young, ya que el tema de la dualidad onda-partícula era fascinante.
    Decidió quedarse por la tarde en la facultad preparándolo, para que al día siguiente saliese todo a la perfección. Realizó una prueba colocando en su sitio la lámina con las dos rendijas paralelas y la pantalla detectora de electrones al fondo. Ajustó el cañón de electrones al mínimo para disparar las partículas de una en una y pulsó el disparador. Apareció un patrón de interferencia clarísimo que mostraba la previsible naturaleza de las ondas.
    Hizo una segunda prueba ajustando el cañón al máximo para disparar ahora un chorro de electrones pero esta vez algo falló. El cañón disparó antes de tiempo y Mega todavía no estaba preparada, así que le dio de lleno en el brazo.
    Se quedó sorprendida y una ligera inquietud se apoderó de ella. Se tocó el brazo en busca de algún dolor o quemazón pero todo parecía en orden; a fin de cuentas, pensó, sus efectos serían microscópicos, como mucho se le electrizaría el pelo. Ajustó el cañón correctamente y pasó el resto de la tarde preparando los detalles.
    Supo que era hora de marcharse a casa cuando escuchó como se acercaban los carritos de las limpiadoras por el pasillo, marcando el final del día. Sacó la bata y al ir a colgarla tuvo que apoyarse en la pared pues un mareo repentino hizo que perdiera la fuerza en las piernas. Había estado tan absorta en el experimento que se olvidara de comer, así que achacó el mareo a la debilidad.
    Se sentó en una silla para recobrarse un poco y se sobresaltó al comprobar que no estaba sola en el laboratorio. No supo en que momento habían entrado pero allí había dos mujeres más. No parecían pertenecer a la universidad y se comportaban de forma un poco rara pues deambulaban por el laboratorio como perdidas. Una de las mujeres llevaba un mono de trabajo azul bastante sucio, parecía personal de mantenimiento pero le extrañó que hubiese entrado en el laboratorio con ese aspecto y la otra vestía un pulcro uniforme que parecía de enfermera.
    Mega se acercó a la mujer que parecía enfermera para preguntarle quien era, pero cuando extendió su mano para tocarle el hombro no encontró nada físico, atravesó su cuerpo como si fuera un holograma. Hizo lo mismo con la otra y su mano pasó por entre sus costillas como si fuese un fantasma.
    Una sensación de nausea que le subió hasta la boca del estómago le provocó otro mareo. Con un acto reflejo volvió a tocarse el brazo donde había impactado el chorro de electrones del cañón y se le ocurrió una locura.
    Su cerebro estaba a mil por hora. ¿Podría ser posible que coexistiesen varios mundos en aquel laboratorio? Tal vez el accidente con el cañón permitió de alguna forma que el mundo cuántico enlazara con el mundo real, tal vez ella era el puente de unión. De ser así, estaba asistiendo a una superposición cuántica de ella misma, las tres personas que estaban en ese laboratorio eran reales y coexistían cada una en su mundo. Todo encajaba con la teoría tantas veces estudiada y de ser así, ella era testigo del descubrimiento más importante en física de todos los tiempos.
    Escuchó el carrito de la limpiadora golpeando la puerta del laboratorio y lo tuvo claro. Un sistema en superposición se mantiene mientras está aislado de toda injerencia externa, en cuanto se abriese la puerta se produciría la decoherencia y por tanto un colapso cuántico, y tan solo una de aquellas tres personas quedaría. Se le heló la sangre en las venas cuando comprendió que tenía tan solo un 33,33% de probabilidades de ser ella.
    La limpiadora se extrañó al encontrar luz en el laboratorio y le bastaron un par de segundos para comprender que aquella mujer con ropa de trabajo tan sucia no era de la universidad. Se paró en mitad de la puerta y le preguntó quién era. La mujer masculló una disculpa y explicó que no sabía lo que le había sucedido, recordaba que estaba trabajando en su taller de coches y salió a comprar una pieza de repuesto a la tienda de la esquina, pero debió sufrir una desorientación y entró en aquel sitio por error.

    A ti también te podría pasar

    A ti también te podría pasar

    Era un caluroso día de verano. Tras el solsticio, el sol parecía brillar en su máximo apogeo y yo entraba en mi edificio casi tan radiante como él. Volvía de mi trabajo con más entusiasmo de lo habitual. Era viernes y eso significaba que, a expensas de una jornada reducida, arrancaba el puente más famoso del verano. Después de comer tranquilamente, acabé de prepararme la maleta para el viaje a la playa y me duché corriendo antes de dirigirme a la parada del autobús, donde había quedado con mis amigos.

    Bajo el chorro de agua, mientras me enjabonaba, tuve una sensación extraña. Mi cabeza volaba entre días de olas y noches de hogueras cuando un instante me devolvió repentinamente a la realidad. Había notado algo al frotarme un pecho. Un escalofrío me sacudió entera. Dejé caer la esponja y me llevé la mano a ese lugar. Con mis dedos temblorosos traté de palpar la zona. Me pareció notar un bulto pequeño, de poco grosor, pero para detectarlo tenía que apretarme el pecho fuertemente. De hecho, ni siquiera tenía certeza de que aquello se tratara de lo que estaba pensando. Volví a palparme, pero esta vez no daba con él. Hice por sofocar mis ansias, el corazón me latía tan deprisa que casi no podía reaccionar. Permanecí inmóvil unos minutos bajo la ducha, ordenando mis pensamientos. Seguramente era una paranoia. Las últimas semanas en el trabajo habían supuesto un estrés adicional. A eso cabía añadir algún que otro problema con mi madre y ya tenía los ingredientes ideales para que mi mente echara a hervir cual olla a presión. Tal vez fuese una invención de mi cerebro. Seguro que pasar unos días fuera de casa ayudaría a relajarme por completo.

    No le presté más atención cuando ya me encontraba subida en el bus, entre risas y carcajadas, deseando llegar al destino. El puente se desvaneció entre mis manos, pero cada noche, antes de ir a dormir, el fantasma de lo que sucedió aquel viernes me servía el primer plato de mis pesadillas. Antes de regresar a casa le pedí a mi amiga si podía palparme, con la esperanza de poner fin a mis dudas y deshojar la margarita de la incertidumbre. La realidad no pudo ser más aplastante. No hizo falta su mirada preocupante, ni que dijera que había notado algo. Yo también lo sentí cuando ella dio con el bulto.

    Lo primero que hice al volver a casa fue pedir cita en el ambulatorio. Iba a cerciorarme de lo que ocurría sin pecar de alarmista. Los trámites y visitas entre médicos se sucedieron con fluidez. Después de varios días y unas cuantas pruebas, los especialistas concluyeron que tenía un tumor, de mama como nombre y «triple negativo» de apellido. El tumor resultaba demasiado grande como para operarme así que decidieron someterme a unas cuantas sesiones de quimioterapia y reducirlo antes de extirpar. Ante los mensajes tranquilizadores logré afrontarlo y aceptar el tratamiento. Al ya sofocante calor de las fechas cabía añadir una sesión por semana que me abrasaba la piel. Un día los médicos me felicitaron, sin entender yo qué había hecho, por una eventual reducción del tumor. No obstante, todavía era pronto para operarlo así que decidieron sentenciarme con un par de sesiones adicionales. Aquello me pareció extraño, creía que lo mejor era deshacerme de él cuánto antes.

    Los médicos se habían portado muy bien conmigo, pero sus explicaciones me resultaban turbias. Tal vez ellos ignorasen la solución a mi problema. De cualquier manera, yo no iba a permanecer ingenua ante sus decisiones, más aún cuando al poco de ser diagnosticada una vecina de mi madre me habló de las terapias naturales. Rescaté aquella idea, que naufragó en un primer momento, para escapar de las sesiones de quimio que me habían programado. El tumor ya no era el de antes y seguramente aquellas infusiones de hierbas orientales podrían sustituir perfectamente los últimos azotes de un tratamiento que me maltrataba físicamente. El aroma de los batidos era mucho más agradable que el de desinfectante que impregnaba el hospital.

    Cuando volví a la consulta me sentía tan radiante como el primer viernes de verano. A los oncólogos no les hizo ninguna gracia que hubiera sustituido su terapia por otra natural, así que decidieron hacerme un estudio acerca de la evolución del tumor. A los pocos días recibí los resultados. El tumor había crecido más que nunca y hallaron algunos indicadores de metástasis.

    Tuve la oportunidad de que la medicina hiciese algo por mi cáncer, sin embargo lo había echado a perder. Había sido víctima de un doble engaño, el ajeno y el propio. En una situación como esta lo peligroso es desconfiar. Ahora que ya no hay vuelta atrás solo me queda pedirte que vigiles, a ti también te podría pasar.

    AGUA

    AGUA

    En el principio no había nada.

    Una singularidad espacio-temporal. Apenas un punto en el que se concentraban toda la energía, toda la masa, todo el tiempo y el espacio. Una fuerza inflacionaria provocó una gran explosión. El universo estaba naciendo. Nubes de gas, polvo cósmico, hidrógeno, helio, rocas girando a velocidades vertiginosas y chocando entre ellas. Gravedad. El Sol. Protoplanetas. Una gran masa de roca ardiente llamada Tierra que poco a poco se fue enfriando formando una corteza de roca dura sobre la que no paraban de colisionar meteoritos y cometas que contenían grandes cantidades de hielo. Agua en estado sólido que se licuó por el efecto del calor de la Tierra. El dióxido de carbono que ya existía en el primitivo planeta se mezcló con el vapor de agua de meteorito recién impactado. Se formaron nubes y llovió y llovió y llovió tanto que se crearon enormes masas de agua a las que llamamos océanos.

    Nuestros océanos guardan secretos.

    En los fondos abisales, donde la luz solar muere, habita una criatura cuyo origen se remonta al origen de los tiempos. Llegó oculta entre las moles de hielo de una enorme masa rocosa que impactó sobre la Tierra cuando el sistema solar no era más que un embrión surgido del huevo cósmico. La materia del incipiente universo fue su alimento. Lo engulló todo a su paso en una espiral de fuerza gravitatoria tan descomunal que nada puede escaparse de ella. Con cada partícula material iba quedando saciada y ha permanecido en reposo, haciendo la digestión de su banquete cósmico.
    Ahora descansa en la oscuridad más absoluta hasta que su hambre despierte. Será entonces cuando abra de nuevo sus poderosas fauces. Bajo su glotón influjo perecerán las aguas y todo lo que en ellas habita y la criatura crecerá y crecerá y necesitará más alimento.

    Se tragará las montañas, los bosques, las estepas, los volcanes y los valles.
    Devorará las plantas y animales. A los hombres. La lluvia. La atmósfera. Todas las rocas hasta llegar al núcleo del planeta que paladeará con fruición.
    Pero su voracidad se expande como también lo hace el universo y se comerá a la Luna, a Plutón, a Marte, a las lunas de Júpiter y al Sol.
    Todo lo masticará con sus afilados dientes, incluso a sí misma.

    Y en el final no habrá nada.

    AMOR: ¿Magia o Ciencia?

    AMOR: ¿Magia o Ciencia?

    ¿Es magia o la ciencia puede explicarlo? La explicación de este sentimiento parece dividir a la gente. Hay quien piensa que se puede explicar a través de unas fórmulas químicas, que incluso se han publicado en Internet. Y por supuesto, a través de ecuaciones como por ejemplo, las del matemático Ian Stewart. Pero, también, hay personas que creen que no se puede explicar. Simplemente pasa, aparece o te toca, como por arte de magia.

    Matilde, es de aquellas personas que se incluyen en el primer grupo. Para ella, el amor es una fórmula científica más y por eso, día tras día, pasaba todas las horas que podía, encerrada en su despacho del laboratorio Lamun. Hoja tras hoja, pizarra tras pizarra, intentaba encontrar la fórmula exacta que demostrará al mundo entero, que la ciencia podía explicarlo y que además, la magia del amor no existía.

    Tantas horas concentradas entre fórmulas y hojas, no dejaban ver a Matilde, algo que podría cambiar su vida e incluso, su forma de ver el amor. Tras el otro lado del cristal, que separa el despacho y el laboratorio, Tobias observaba a su compañera con una mirada dulce.

    A él se le podía incluir en el segundo grupo, aunque en un primer momento pensará como ella, como su amada. Porque si, Tobias había sido tocado. Estaba totalmente enamorado de Matilde. En cambio, ella ni siquiera lo había notado. Pero, pronto lo iba a notar, porque, a veces este sentimiento tan especial, es así. En cualquier momento, alguien podía encontrar a su media naranja. Aquella persona con la que pasar el resto o gran parte de la vida. Todo dependía de la persona, como el número en una fórmula o ecuación. Si no es el adecuado, no funciona, no se podrá avanzar.

    Matilde cogió su taza de café, pensando que estaba vacía y salio del despacho, con la intención de rellenarlo con más liquido marrón. Iba caminando tan perdida en sus pensamientos, que ya fue demasiado tarde cuando se dio cuenta de que tenia delante a Tobias. Sin poder remediarlo, los dos chocaron y el poco café que había en la taza se derramó en la impoluta bata blanca de Tobias. Los dos se quedaron mirándose, con una sonrisa nerviosa y ojos brillantes en la cara, mientras el liquido se iba derramándose por la bata de él. Poco a poco, la mancha iba ampliando su terreno color marrón.

    Al menos para Matilde, el amor había llegado, ese día, de una forma mágica y pringosa a la vez. Los dos estaban tocados y no había vuelta atrás. Solo les quedaba avanzar juntos.

    ¿Quizás es verdad que ese misterioso sentimiento para tantos, puede escapar a las fórmulas creadas por Einstein o Rosalind Franklin?¿Y a las ecuaciones de James Clerk Maxwell? Pues, de momento, para Tobias y Matilde parece que si.

    ANCESTRO NO COMÚN

    ANCESTRO NO COMÚN

    Querido humano del siglo XXII,
    ¿Estás seguro de tu origen? ¿Crees que todo lo que te han contado es real, que todos somos iguales y derivamos de la misma especie?
    Bien, pues en esta carta se encuentra tu verdadero pasado, lo que realmente sucedió pese a no figurar en los libros de historia, así que si prefieres conformarte con lo que conoces hasta ahora, será mejor que no continúes leyendo.
    El año 2039 tuvo lugar una grave pandemia que pudo haber acabado con la especie humana, pero para entender su origen es necesario remontar a la aparición de los primeros humanos. En la prehistoria, no solo existían los Homo sapiens, sino que convivían con los Homo supersapiens, durante años conocidos como Übermensch. Esta especie surgió debido a una mutación que les dotó de un mecanismo molecular mediante el cual podían cambiar en cualquier momento su material genético de forma voluntaria, lo que se tradujo en una capacidad inmortal de cambiar de especie y de modificar las características de dicha especie. Efectivamente: estos seres podían tomar forma de humanos, pero también de cualquier otro ser vivo y por supuesto, eran inmortales.
    Durante siglos, humanos y Übermenschs convivieron en armonía e incluso formaron familias en las que tuvieron hijos Semiübermenschs. Pero con la llegada del siglo XX, se inició un movimiento que dividió a los Übermenschs en dos grupos opuestos: los Mimac, quienes seguían conviviendo pacíficamente con los humanos, y los Atakapa, que se posicionaron en contra de la especie humana debido al daño que estaban empezando a ocasionar al planeta. Inicialmente, el movimiento Atakapa no ocasionó problemas importantes, pero poco a poco la comunidad fue creciendo, tanto en número como en agresividad.
    A mediados del siglo XX, aprovecharon la posesión de perros como animales de compañía para agredir e incluso llegar a asesinar humanos haciendo uso de su condición. Inicialmente, se sospechó de una epidemia del virus de la rabia, pero cuando vieron que las vacunas y los medicamentos antivirales no tenían ningún efecto en los perros, fueron descubiertos y se les detuvo. Este acontecimiento llevó a la formación del Ministerio de Control Genético y la creación del Reglamento de Control Genético en el que se dictó que cualquier cambio de especie de un individuo Übermenschs debía ser previamente solicitado, notificado y registrado. Además, se establecieron penas judiciales para quienes desobedecieran la normativa.
    Pese a ello, los Atakapa no cesaron en su empeño y unos años después, empezaron a idear un plan para acabar con la especie humana: se adentraron en la creación de una bacteria resistente a cualquier tratamiento. Durante años no se sospechó de su plan, lo que llevó a la aparición de epidemias que lograron ser controladas, pero la insistencia de los Atakapa hacía cada vez más difícil esta tarea. Poco a poco, se fueron extendiendo hasta generar una pandemia de tal envergadura que los investigadores no lograban encontrar una solución ni tan siquiera para aminorarla. La única alternativa que quedaba dependía de la colaboración de los Mimac. La pandemia se hacía cada vez más extensa y letal, hasta que idearon una posible solución al problema, pero requería de la ayuda no solo de los Mimac, sino también de los Semiübermenschs, quienes eran mortales pero poseían características similares a los Übermenschs con una menor potencia. La idea consistía en reclutar a Semiübermenschs infectados por Atakapas y estudiar la respuesta de su organismo al contacto con la bacteria, a diferencia de los humanos, podían sobrevivir a las infecciones causadas por Atakapas mediante la modificación de las células inmunitarias. De esta manera, consiguieron obtener la información necesaria para que los Mimac pudieran modificar su ADN con el fin de convertirse en células inmunitarias capaces de actuar contra los Atakapa y a partir de las cuales se desarrollaron vacunas con las que tratar a los humanos infectados.
    Gracias a esto, consiguieron acabar con la comunidad Atakapa y por tanto, con la pandemia, pero además, se tomó una decisión drástica por parte del Ministerio de Control Genético debido al estado de pánico generalizado en el que permanecía la población: se decidió eliminar la mutación que diferenciaba a los Übermenschs de los humanos, acabando así con los Übermenschs. Esto significaba que los Übermenschs permanecerían durante el resto de su vida en forma de la última especie en la que se transformaran. Debido a ello, acordaron organizarse para recuperar especies animales y vegetales, mientras que los Semiübermenschs permanecieron como humanos una vez eliminada la mutación de su organismo. Además, también se decidió que generaciones futuras desconocieran la pasada existencia de los Übermenschs.
    Y es por este motivo que la historia que conocéis los actuales humanos se encuentra edulcorada, porque actualmente no queda ningún Übermenschs con vida, o eso es lo que se cree.
    Atentamente,
    Un Atakapa superviviente.

    Angelicales esporas

    Angelicales esporas

    La teología de Filistóclenes de Samotracia, redactada entre el 456 y el 450 a. C, sitúa a la parasitología como disciplina central del conocimiento humano en tanto que analiza las relaciones entre los Dioses y el hombre con extrema crudeza. Lamentablemente, solo conservamos los tres primeros capítulos del Tractatus Parasitae-Philosoficus, su obra maestra, sobrevivida al abrigo del anonimato en esos tres capítulos que el azar ha querido emerjan a mi vista entre una montaña de manuales técnicos. Transcribo aquí mi traducción:
    Capítulo Uno
    (Ampulex compressa o avispa enjoyada de las cucarachas)

    Los mecanismos reproductivos de esta especie me resultan tan bellos como atroces. Reflejando la luz del sol en sus delgadas escamas azulado-verdosas como si de un errabundo foco de luz se tratase, se desplaza sobre la tierra como por una ilusión propia. El desprecio que siente por sus alas solo puede ser propio de un dios. Rechaza las melifluas voces de los querubines que la instan a habitar el cielo y se pasea exultante sobre la tierra fulminada por el calor, las rocas tibias a la sombra y los comatosos hierbajos que se despliegan por los recovecos del yermo, como un diamante efímero que capitula, sin saberlo, por su propia agonía terrenal. Sobrevive al aborrecimiento de su condición superior a través de su poderoso instinto. Acecha a las gigantescas cucarachas y espera paciente el momento adecuado. Cuando lo vislumbra, se abalanza sobre su presa con la precisión de un relámpago y atraviesa su carne con un aguijón color ocre. La víctima parece detenerse al cabo de unos instantes, como si sus apéndices posteriores quedaran paralizados por alguna especie de veneno. Entonces ensarta la cabeza (y el cerebro) de su esclava delicadamente, logrando la anulación de su voluntad. Tras arrancarle las antenas y degustar su sangre, meditabunda se relame sus diminutas mandíbulas brillantes y la conduce, postrada ante su deseo, a su cubículo de arena. Allí, la deposita con gentileza y, tras injertar a través de su oviscapto su único huevo en su interior, la entierra bajo una montaña de piedrecitas y ramas, a la espera de que su cría nazca sana en su seno y se alimente de sus entrañas todo el tiempo posible hasta que renazca de la muerte de su anfitrión despedazando la segunda corteza velluda de la que su madre, ya fallecida, un día se apropió. La divinidad autorreproducida en las nauseabundas cáscaras de lo finito.


    Capítulo Dos
    (Chordyceps o el travesaño púrpura de la muerte)
    La grácil peregrinación de las esporas a un límite cualquiera del flujo de conciencia colectiva de las hormigas selváticas oculta una criatura asombrosa con la capacidad de doblegar su dolorosa picadura y, tras enriquecerse con su pasado, pulverizar a toda una especie en cuestión de días. Cuando la difusa virulencia que constituye a esta incorpórea perturbación alcanza el extrarradio de la comunidad, crucifica a la raza de su hospedador. La elegida se desplaza confusa por las ramas de los árboles, agobiada por un repentino exceso lumínico y una sed acuciante. Solitaria en el desvío de sus feromonas, cae atontada, al sotobosque, momentáneamente aliviada. Después es conducida a un enclave idóneo para el asentamiento de la capital del exterminio. Hunde sus robustas mandíbulas en la madera húmeda y, una vez desprendidos sus músculos y reemplazado su tejido conectivo por el latente germen colonizador, su cerebro, se detiene y muere. Inerme asiste, silenciosa, al espectáculo de la eclosión de su verdugo. Un tentáculo violáceo-blancuzco brota de su cabeza hasta quedar suspendido a varios centímetros de altura del cadáver. En su extremo, un delicioso fruto en el que se agrupan millones de angelicales esporas propicia la diseminación de la vorágine, la plaga del Némesis que aniquila a las demás hormigas. Del vientre del saltamontes surgen unos peúcos sangrantes rematados con sendas esferas rojizas, espectrales esponjas amarillentas nacen de la cigarra y centenares de hongos cloróticos recubren las alas de una polilla detenida junto al nervio de una hoja, coronada con largos y carnosos filamentos, uno para cada muerte incólume en el jardín de las delicias elevada al Dios-estrellado-parasitario.

    Capítulo Tres
    (Glypanteles o el guardián en la negación)

    Las larvas de la avispa viajan en el interior del gusano de seda evitando sus órganos vitales. Tras perforar la piel anquilosada de su anfitrión con su quijada aserrada, se deslizan fuera de su cuerpo contrayéndose torpemente a través de una minúscula obertura. Envueltos en sus capullos de seda junto a su víctima, aturdida por las heridas, la obligan a ceder su seda para protegerse de otros parásitos al tiempo que defiende ferozmente el nido. Fatigado en su impagada labor, muere por inanición. Apenas llega a ver a sus jovencísimos torturadores levantar el vuelo para convencerse de que es otro cosquilleo, anticipo del dolor, el que le regresa a la vida de la muerte.

    Archivo Terra

    Archivo Terra

    ¿Habéis oído alguna vez hablar de la Tierra?

    Ayer hizo casi un millón de años que abandoné el Sistema Solar. Parece cómico, pero desde donde me encuentro ahora mismo aún veo resplandecer esa pequeña bola de fuego a la que llamábamos Sol y, sin embargo, es posible que haya muerto. No volví a saber nada más de los que se quedaron. Aquí la comunicación sobre la Tierra llega miles de años de retraso.

    Abandonamos la Tierra un verano de 2050, aunque no lo hicimos todos. Por aquel entonces pensábamos que el declive de nuestra civilización a manos de nuestros residuos atmosféricos iba a producir una catástrofe global, pero no fue así. No tuvimos en cuenta que la Tierra era un sistema inteligente que había funcionado de manera salvaje y universal durante más de 4500 Ma. Las especies habían ido y venido, los climas se habían sucedido, los períodos de muerte y de gran biodiversidad se habían intercalado en la historia de aquel planeta. En nuestra época cambiamos la geodinámica de la tierra hasta puntos insospechados, incrementamos valores de CO2 y por el 2020 creímos que aquello ya era demasiado… Pero el planeta había visto periodos peores, mucho peores. Como seres humanos fuimos egocéntricos e inteligentes, y en la Tierra las especies inteligentes no duran demasiado.

    El invierno llegó en la primavera del 2045. Nuestra especie ya mostraba síntomas de enfermedades degenerativas causadas por la nueva composición atmosférica y oceánica. Años atrás, habíamos desarrollado los niveles más primitivos de inteligencia artificial. Su evolución y estudio nos permitió desarrollos en la medicina y, aunque cada vez éramos menos aptos para el planeta, nos las ingeniamos para apelar a Darwin y sobrevivir, evolucionar. En esos tiempos yo formaba parte del proyecto Urna, un dispositivo científico-político que pretendía abandonar el planeta. Por desgracia todo se precipitó. Como decía, en la primavera del 45 el invierno llegó. Los expertos lo llamamos “Fase Eruptiva Pliniana Encadenada” (CPEP por sus siglas en inglés), la gente común lo llamó: Invierno Volcánico.

    Los volcanes siempre funcionaron de una manera endemoniadamente perfecta. La humanidad siempre había conocido y respetado a estas montañas eruptivas, pero hasta aquella fecha nada parecido se había sucedido en la historia geológica y climática del planeta. Es cierto que todo empezó con erupciones localizadas en los puntos de siempre, volcanes activos y famosos que siempre daban algún titular. En Italia, el Etna presentó más actividad que de costumbre. Los volcanes islandeses con nombres impronunciables cerraron el espacio aéreo europeo, y en México, el Popocatépetl y el Colima hicieron de las suyas.

    Más adelante, geólogos y vulcanólogos advirtieron anomalías en otros sistemas volcánicos activos pero que durante miles de años nunca habían mostrado actividad considerada “peligrosa”. En las islas Canarias un fuerte sismo advirtió el despertar del Teide y del Hierro. En Japón, en la isla de Honshu, el apacible monte Fuji cubrió sus pies con Lahars. Grandes estratovolcanes dormidos estaban entrando en escena.

    Para comprender lo que se sucedió a continuación, deberíais saber que el fuego y la lava no son lo peor que puede producir un volcán. La ceniza volcánica está hecha de pequeños fragmentos de vidrio que en grandes cantidades pueden colapsar los pulmones de los seres vivos. Su acumulación en la atmósfera, junto con el ácido sulfúrico, evita la entrada de los rayos solares en nuestro planeta, produciendo el descenso de las temperaturas dando como resultado un cambio en la dinámica climática global…Un Invierno Volcánico.

    Los protocolos para abandonar la Tierra fueron caóticos y produjeron enfrentamientos entre las grandes potencias. Más de cincuenta volcanes enfurecidos dieron lugar a una pugna por la supervivencia que fue llamada “Operación Titanic”, por eso de que había más personas que botes salvavidas. Preferentemente se salvaron los que tenían mucho, mucho dinero.

    El destino de algunas de las balizas de transporte fueron las colonias de invernaderos marcianas y otros supervivientes transportados a los puestos de repostaje lunar. A los menos aforunados los enviaron a los puestos mineros de los asteroides Ilíada y Kronos. Es evidente que cuando en tu planeta hay una población de diez mil millones de personas, no puedes desahuciar a todas. Murió mucha gente.
    Salí en una de las últimas misiones. Fui destinada a la nave Panspermian I. Nuestro cometido era vagar por el espacio catalogando planetas habitables y depositando en él cosechas de bacterias terrestres, el germen de la vida.

    -Error en el sistema, niveles de batería por debajo del recomendable-

    La batería del dispositivo se acaba. Si alguien está escuchando esta grabación debería saber qué hace mucho dejé de ser humana...

    -Reiniciando dispositivo-
    >..>
    …Identificación: Dispositivo Artificial de Memoria Geológica.
    …Nombre del dispositivo: T4500GEO_PANSPERMIAN.
    …Contraseña: ******

    Dispositivo reiniciado correctamente.
    Inicializando mensaje…

    Acceso a carpeta remota: "TERRA"

    Reproducir:
    ¿Habéis oído alguna vez hablar de la Tierra?

    Ayer hizo casi un millón de años…



    BERTA EN NANOLAND

    BERTA EN NANOLAND

    Comenzaron los sudores, Berta tenía una pesadilla.
    Berta, Berta, ¿qué te pasa? ¿Despierta, despierta, estas bien?
    Berta oía la voz de su padre desde muy lejos mientras tenía la sensación de caer a través de un túnel. Papá, Papá, ven, no sé dónde estoy, tengo miedo…y de repente su padre apareció para tranquilizarla.
    Tranquila Berta, lo que acabas de soñar es muy real, el túnel que has visto te lleva a un viaje alucinante y he venido a acompañarte a que lo hagas, estate tranquila que el viaje que recorrerás a continuación será sorprendente e inolvidable
    ¿Cómo? ¿Un viaje? Papá, tengo miedo
    No tengas miedo, vas a recorrer un largo camino hacía el mundo nano. La primera vez que vine a aquí también tuve miedo, pero me he dado cuenta que en nuestro macro mundo nosotros convivimos con el mundo nano diariamente, como por ejemplo con la brisa marina, llena de nanoparticulas de cloruro sódico……
    ¿El mundo nano?
    Si, si el mundo de la millonésima parte de un metro que te explique el otro día en mi trabajo. ¿Ves allí las dos letras que pone?
    Si dos emes
    Correcto, corresponden al acrónimo de milímetro y eso significa que ese es nuestro tamaño actual y eso que ves allí, con el tamaño de un caballo…en verdad es una hormiga
    ¿Una hormiga?Cómo?
    Si, nos estamos encogiendo, y aún nos falta reducirnos un millón de veces, ya verás, ya verás sigamos bajando. Ahora nos vamos aproximando a la décima del mm, y eso con forma tubular que parece una farola, es un cabello humano
    ¿Un cabello? Se ve muy diferente, no me lo imaginaba así
    Si, a medida que vemos las cosas con más detalle, estas nos revelan cosas sorprendentes. Por ejemplo, en este tamaño podemos ver los piojos con mucho detalle, podemos ver que es mucho más complejo de lo que nos podemos imaginar y esto sólo ha hecho que comenzar
    ¡Piojos, piojos, no…me pica todo!
    Sigamos viajando que esto no ha hecho más que comenzar.
    Ahora ya estamos en la centésima a de mm, y esos platillos volantes rojos son en verdad glóbulos rojos, claves en nuestro organismo ya que tienen el importante trabajo de transportar el oxígeno por nuestro cuerpo. Por cierto, Papá, la hormiga que antes vimos es inmensa, gigantesca, es como una montaña
    Si, exactamente es 100 veces más grande que nosotros, se ve como un edificio de más de 100m respecto nuestro tamaño actual, que es de una décima de mm
    ¿Eso significa que a medida que nosotros nos encogemos, las cosas se ven más grandes?
    Correcto, ¿pero sabes lo más sorprendente?
    ¿Qué?
    ¡Que aún nos tenemos que encoger…10000 veces más!
    Berta, ¿allí a lo lejos ves dos letras más?
    Si una especie de u con un palito y otra vez una m. La u con un palito es la µ y junto a la m forman el acrónimo micra, que corresponde a la millonésima parte de un m, o mil veces nuestro tamaño actual
    ¡Papá, papá, socorro! ¿qué es eso? Parece un autobús con pelos y una enorme cola. Me da miedo
    No, no temas, no nos pasará nada, Eso que ves ahí es una bacteria
    ¿Papá que son esas luces de colores, que pone en ese cartel? Leo algo así como Bienvenidos a nan, nano…land. Bienvenidos a nanoland. ¿Qué significa eso?
    Continuando con nuestra reducción de tamaño, estamos llegando a la décima de micra, justo donde empieza el mundo nano, a NANOLAND, que va de la décima a la milésima de la micra, o dicho de otra forma de los 100nm al nm.
    Esto que ves allí, en la décima de micra dónde nos situamos actualmente es un virus
    Buenos días señor Díaz (se oye a lo lejos)
    Buenos días Sra. Gold, contesta el padre de Berta
    ¿Papá quién es esa señora redonda de color violeta?
    Es una nanopartícula de oro.
    ¿De oro? ¿No tendría que ser dorada?
    Berta, en el mundo nano las cosas no son como parecen, y algunas propiedades cambian, ya te explicaré lo que le pasa a las nanopartículas de oro, pq la familia de la Sra Gold , la familia de las nanoparticulas de oro puede tener diferentes colores entre 1 y 100nm y a su vez, estos colores ser totalmente diferentes al oro que nosotros conocemos en nuestro mundo macro, al oro que por ejemplo podemos encontrar en un anillo
    Ohhh, que extraño
    Berta continuemos que estamos llegando al tamaño de 1nm, donde nos quedaremos para que te pueda enseñar mejor todo lo que ocurre en NANOLAND
    Vamos papá, ¡esto es muy divertido!
    Ven Berta, vamos a entrar en ese bar, que tomaremos algo. ¿Ves esa escalera?
    ¿La escalera de caracol, Papá?
    Correcto, pero no es una simple escalera, es la señora Franklin, aunque nosotros la conocemos como ADN

    Ciberguerra verde

    Ciberguerra verde

    Cuando caminamos por el bosque, a primera vista, los árboles y plantas pueden parecer criaturas solitarias, centradas en su propio crecimiento y supervivencia. Sin embargo, bajo el suelo, se escribe una historia muy diferente…
    Secretamente, árboles y plantas llevan cientos de millones de años comunicándose, apoyándose, “comerciando” con nutrientes e incluso declarándose la guerra. Ésta asociación se consigue a través de una red simbiótica de hongos que crece alrededor y en el interior de sus raíces -una de las partes más complejas y avanzadas de su fisionomía-. Son las denominadas micorrizas (Mico: hongo y Riza: raíz). Su arquitectura y dinámicas han sido bautizadas como el internet de las plantas. Y tiene mucho sentido…
    Esta historia transcurre en un bosque gallego en el que las cosas han cambiado mucho en el último siglo. Aquellos montes, antes granados de robles carvallos, castaños, aromáticas y matorrales repletos de bayas de todos los colores, hoy se encuentran colonizados por los nuevos dueños y señores de la zona: los eucaliptos.
    Llegaron desde Australia hace más de 50 años con la promesa de reflotar la economía local y, debido a su rápido crecimiento, hoy dominan el paisaje de los montes gallegos. El problema de los Eucalyptus globulus es su extraordinaria capacidad invasora, que tiene efectos devastadores sobre la biodiversidad. Pero no todo está perdido; todavía quedan héroes que vivieron el esplendor de los montes pretéritos y que están dispuestos a recuperar lo que siempre fue suyo.
    Gervasio es un imponente castaño de más de 200 años que sobrevive en una finca de la localidad de Bueu, en la comarca del Morrazo (Pontevedra). Añora los tiempos en los que compartía su “red” de micorrizas con semejantes y otras especies autóctonas. Compartían recursos, ayudaban a los más necesitados, se avisaban entre ellos cuando había algún peligro acechando…vivían en armonía con el ecosistema.
    Todo cambió cuando llegaron los primeros eucaliptos. Rápidamente empezaron a "hackear" las redes que funcionaban hacía milenios, acaparando todos los recursos para su beneficio, bloqueando los canales de comunicación entre especies autóctonas y acabando con la mayor parte de la biodiversidad de la zona.
    En muy poco tiempo, el monte se convirtió en una auténtica dictadura de los eucaliptos. A través de un dominio absoluto de la red, aislaban y envenenaban a los competidores más débiles, tal y como habían aprendido de las estrategias invasoras de las orquídeas y los nogales negros de su tierra natal. Cualquier intento para acceder a los recursos por parte de la facción endémica, era rápidamente aplastado por la dictadura. Las pocas especies autóctonas que subsistían en los montes del Morrazo, se resignaron a intentar sobrevivir a la sombra de los gigantes australianos, convirtiéndose en meros nodos de la red, sin ningún privilegio. Pronto se dieron cuenta de que, en realidad, se habían convertido en sus esclavos.
    Pero un día, Gervasio decidió que ya era suficiente. Empezó a pensar en la manera de recuperar los montes que había conocido en su juventud -plagados de diversidad, abundancia de nutrientes y la fauna más variada-, haciendo frente al férreo control de los eucaliptos. Necesitaba ayuda, eso por descontado. Pero, ¿qué hacer?
    Decidió utilizar la parte más profunda de la red para lanzar un mensaje encriptado que no pudiese por ser descifrado los eucaliptos. El mensaje iba dirigido a un joven “bosque sagrado” celta que estaba a pocos metros y había sido plantado no hacía mucho por la dueña de la finca. Lo componían un tejo, un acebo y una familia de robles carvallos.
    Gervasio planeaba tejer una red alternativa, indetectable para los eucaliptos, que volviese a poner en contacto a toda la flora endémica y así recuperar el control sobre el territorio que les había sido robado. Su idea era utilizar otro tipo de hongo: las endomicorrizas que, aunque pueden convivir con las ectomicorrizas –utilizadas por los eucaliptos-, no comparten información.
    Afortunadamente, el mensaje llegó a su destino sin ser detectado. Los integrantes del bosque sagrado, liderados por el tejo, aceptaron la propuesta de Gervasio y juntos, comenzaron a experimentar con la nueva red de endomicorrizas. Primero fueron informando a sus semejantes de los planes de Gervasio que, rápidamente, se convirtió en el líder de la revuelta.
    La comunidad fue creciendo y pronto empezaron a perfeccionar el uso de la nueva red. Técnicamente podían estar desconectados de la red principal, aunque no lo hacían para evitar levantar sospechas entre los eucaliptos.
    Hasta que llegó el día. Una vez el grupo fue independiente y con un número considerable de ejemplares dispuestos, emprendieron el asalto a la red de los eucaliptos para recuperar todos los recursos que estaban siendo malgastados. Fue un ciberataque silencioso y por sorpresa...
    La victoria fue aplastante. Por fin, los montes gallegos alcanzaron un nuevo equilibrio en el que autóctonas y eucalitptos pudieron vivir en paz.

    Cincuenta y tres huesos

    Cincuenta y tres huesos

    Emergen obedientes a los expertos toques del cincel. Una hembra joven, según se deduce de su pelvis. Maxilar inferior muy robusto para un cráneo tan pequeño. Húmero largo, como de simio.
    Están acostumbrados a celebrar el hallazgo de restos fósiles de hienas, babuinos o jirafas. Incluso los rastros de agua de lluvia grabados en los estratos de arenisca. Pero un hueso de homínido es algo improbable, excepcional. Los paleontólogos del equipo de D. Johanson pueden describir un individuo a partir de un solo diente. Montar un puzle con tantas piezas es una bendición.
    Mientras excavan el yacimiento, en el magnetofón suena Lucy in the Sky with Diamonds. Una banda sonora ligada ya para siempre a la memoria del polvoriento paisaje de Afar, al hallazgo del homínido que habitaba los bosques de Etiopía hace más de tres millones de años.
    Se llamará Lucy, por supuesto. Un magnífico ejemplar de Austrolopithecus afarensis, la misma especie de la que se encontrarán huellas fosilizadas años después. La primera que se irguió sobre sus pies. La tatarabuela de toda la humanidad. Ella nunca imaginó -no hubiera podido- que sería tan famosa en un remoto futuro. Tampoco los Beatles supieron que la L del “LSD” camuflado en el título de su canción sería el nombre de la entrañable antecesora de los homínidos que un día, con zancada firme y cráneo hipertrofiado, cruzaron el umbral de África para conquistar el planeta. Y aquí están sus descendientes, a pleno sol, agachados, diligentes con sus pincelitos. Hurgando en los secretos de la abuela ancestral, que no se llama Eva

    Comienzo a un nuevo fin

    Comienzo a un nuevo fin

    Siento que esta carta llega tarde. Y quizás pienses que su único propósito es limpiar mi conciencia. Y quizás sea así. Pero hoy es el primer día que pienso que esto es real.

    (Así comenzaba la carta que Ari Raventlow había escrito a su hermana. Necesitaba que alguien la creyera, incluso cuando ella misma no era capaz de hacerlo. Y con la convicción con que la escribió, la protegió. Habían pasado 50 años y era la primera vez que su destinataria se hizo con ella.)

    Todo empieza treinta años en el pasado. Todo empieza el día que la segunda publicación de la doctora Abernathy revolucionó la física y la sociedad. Desde entonces, las discusiones, la polarización de la opinión científica – e incluso pública – y el debate ético y moral alrededor del uso de metales en la industria textil ha descrito un comportamiento oscilante, incierto, casi errático…

    Pese al incesable escrutinio al que se ha sometido durante 365 días año tras año a la aleación de litio, selenio y galio que en la publicación "LSG -314, el tejido del futuro" volvía a poner a la ciencia en primera plana de las portadas de todo el mundo, ningún grupo de investigación ha sido capaz de materializar las grandes preocupaciones que rodean al mayor avance científico de la física postcontemporánea. Y cualquier persona dentro de la comunidad científica te dirá que estos hechos explican perfectamente que durante los últimos cuatro meses las dudas hayan dado paso a la aceptación, a la ilusión, a la curiosidad. Yo misma, cualquier otro día, en cualquier otro momento, estaría de acuerdo con ellos – pero no hoy.

    Como sabes, comencé a trabajar con Dors Abernathy la semana posterior a su entrevista en "El rincón de MC al cuadrado". Se hicieron eco de la publicación en la que desarrolló la revolucionaria teoría de la antimateria. En ella, se demostraba como a partir de teoría de partículas avanzada y algunas modificaciones en los modelos de física cuántica ultrasólida, se podían crear materiales ciertamente interesantes. Seguramente no lo recuerdes porque apenas tuvo reconocimiento. Nadie vio su aplicación práctica porque las condiciones en las que las ecuaciones daban paso a tal majestuosidad eran cuanto menos impensables. Pero yo vi algo. Y me acerqué a ella. Y comenzamos a trabajar. Comenzamos a buscar modelos que poder replicar, modelos que presentaran una mínima estabilidad bajo las condiciones en las que se desarrolla la vida – la suficiente para ponerlos a prueba en el mundo físico.

    No puedo explicar la cantidad de horas que Dors pasaba en el laboratorio. Siempre estaba. No hubo una vez en los 20 años que tardaron en llegar los primeros resultados que no la encontrara allí. Y lo consiguió. Lo conseguimos. Un jueves a medianoche demandó mi inmediata presencia en el laboratorio. Me mostró lo que habíamos conseguido. Hoy se me iluminan aún los ojos cuando pienso en aquel espagueti metálico y flácido de color oscuro.

    Comencé a trabajar de inmediato con una directriz clara: estudiarlo a fondo y probar que su comportamiento se regía por la teoría. Entonces pasábamos las mismas horas trabajando. Ella intentando crear más réplicas, más extensas, más grandes; yo analizando todos y cada uno de los átomos que lo formaban. Durante meses todo iba según lo previsto por aquella absurda teoría ignorada y olvidada, y comenzamos a preparar la segunda publicación.

    Estaba acabando de analizar los comportamientos observados bajo diferentes tipos de campos eléctricos cuando Dors comenzó a expresar un comportamiento exageradamente dubitativo, lento. Lo asocié a la falta de sueño y a la extenuación bajo la que vivíamos, quitándole mayor importancia. Seguimos sin más y publicamos el estudio.

    Dors comenzó a someter al nuevo material a campos eléctricos muy intensos. Llegaba al laboratorio y allí la encontraba, haciendo mi trabajo. Me sorprendía que sólo se dedicara a estudiar sus propiedades trabajando con campos eléctricos, pero al mismo tiempo no. Sentía torpeza en mis pensamientos. Como si la curiosidad intrínseca que habitaba en mí desapareciera temporalmente. Hasta que hace algunas semanas comencé a darme cuenta de qué estaba pasando realmente. Dudaba y acababa olvidando las decisiones que tomaba. Algunos de mis pensamientos llegaban a ciertas conclusiones o suposiciones, pero se desvanecían como si un interruptor los apagara. Y eso fue lo que me hizo entenderlo todo...

    Cuando se somete el material a campos eléctricos, éste se carga de alguna manera. La carga que alberga genera a su mismo tiempo un tipo de campo eléctrico ultrasensible capaz de interaccionar con las conexiones eléctricas neuronales, de entorpecerlas. Al principió pensé que sólo era eso, pero no. También es capaz de dirigirlas. Hemos creado la mayor herramienta de control social y humano que se ha inventado jamás…y todas y cada una de las personas que habitan el planeta viven recubiertos en ella.

    Ayúdame, Ari. Por favor.

    Crónica de un suceso anunciado

    Crónica de un suceso anunciado

    Alejado de la estética de las futuristas ciudades decadentes, superpobladas y sumergidas en una noche perpetua, en medio de una luminosidad que aventuraba un mejor porvenir para la humanidad, el año 2518 fluía hacia su último mes. Ardid caminaba con decisión por las calles de su ciudad. Sus ojos oscuros y sagaces observaban a las personas de su alrededor. Los examinaba con recelo, intentando averiguar si su comportamiento externo podía desvelar que alguno de ellos estaba contribuyendo en aquel giro predecible pero traicionero. Sentía una incertidumbre nueva para ella, y en más de una ocasión se descubrió agitando su rubia melena, negándose a si misma alguna concebida solución al problema que la compungía, censurándola antes de urdirla por completo.
    Llegó a su puesto de trabajo y una vez en su mesa comenzó a repasar archivos con ansiedad. Hacia principios del siglo XXII, la anotación de los genes del genoma humano y la completa caracterización de sus funciones se había dado por finalizada con éxito. Muchos científicos se felicitaban mutuamente por sus parciales contribuciones al etiquetado preciso de genes, desde los implicados en el desarrollo de enfermedades congénitas hasta la localización de las instrucciones moleculares para la construcción de los cimientos de la personalidad humana. Si bien una parte de nuestro carácter se forjaba a golpe de experiencia vivida, un primitivo andamio de éste servía como centro de enucleación para el resto de propiedades adquiridas que definían a cada individuo, incluso antes de su nacimiento. Ardid no había vivido aquel momento, pero sabía que fue una revolución científica, los albores del asentamiento de una sólida ética colectiva. Cuando se identificaron y localizaron genes implicados indiscutiblemente en el desarrollo de la agresividad, en el egoísmo implícito de nuestra especie o en la absoluta carencia de empatía por el prójimo de algunos pocos, comenzó una nueva era. La cruenta polémica llegó 50 años después, cuando se puso sobre la mesa de debate si, una vez localizados dichos genes, la humanidad se veía en la obligación moral de eliminarlos para construir una civilización mejor, superando aquellas, menores o mayores, vilezas endémicas del ser humano. La eugenesia estuvo descartada desde el primer momento, pues se veía ya como una aberración propia de los regímenes totalitarios de la Europa del siglo XX. Sin embargo, las herramientas de edición génica avanzada podían permitir, siempre que hubiera una certeza de la ausencia de epistasias, la deleción o substitución de los genes lacra, como los llamaron. Deberían pasar un par de generaciones más para que, después de una escalada de ataques nucleares entre dos naciones históricamente enemigas que costó un número sin precedentes de vidas, se aprobara y comenzara con un plan de erradicación de dichos genes, generalmente reemplazándolos por alelos inofensivos, algunos de ellos diseñados sintéticamente. A penas comenzado el programa, los índices de criminalidad bajaron drásticamente. Ardid creció en un mundo en el que los asesinatos, conflictos, desigualdad económica o conductas éticamente reprochables no existían desde hacía más de trescientos años. La conciencia, la integridad y la honradez se impusieron como una norma y se perdió el recuerdo de las antiguas calamidades de nuestra civilización.
    Por ello, cuando hacía unos meses había aparecido el cadáver de una joven muchacha asesinada, el mundo entero sufrió una conmoción. Aquel hallazgo espeluznante abrió una investigación. Se contrastó con otros sucesos menores a los que sus desprevenidos testigos habían cerrado los ojos, pues ya no comprendían la razón de ser del ancestral comportamiento humano. Ardid estudió el número nada despreciable de recientes relatos, de sorprendidos vecinos que denunciaban a otro por carácter violento, o compañeros acusados de prácticas carentes de honestidad. Algunos actos, por inconcebibles, habían sido obviados por sus víctimas. Pero un asesinato no podía pasar desapercibido. Ardid y su grupo, tras estudiar la secuencia de los genomas de los ahora denunciados y remontarse atrás en su genealogía, descubrieron que todo había comenzado con una mutación en un gen clave a penas una generación después de la purga genética masiva. Un pequeño cambio que provocó un temperamento diferente, más taimado, dotó a su portador de una ventaja que transmitió a su descendencia. Ardid aventuraba que incluso esa astucia ladina le habría hecho triunfar y quizá hasta tener más descendencia entre una población confiada ante el nuevo arquetipo moral. Y así hasta el lamentable suceso de la chica muerta. La evolución se abría paso en aquel mundo idílico pero ya efímero. Pues ella, y por ende, la naturaleza, no conoce de barreras éticas, solo entiende de estrategia.
    Ardid se llevó las manos a la cabeza, sabiendo que aunque pudieran identificar y detener al asesino, jamás podrían detener a aquella fuerza basada en mutaciones aleatorias encauzadas por la selección natural, que premiaba implacablemente a los aventajados de un entorno sin importarle la noción del bien y del mal.

    Diario de vacaciones de Kuássar Suppernoba

    Diario de vacaciones de Kuássar Suppernoba

    Protocolo de retransmisión sonora activado.

    Cargando...

    Archivo “Diario de vacaciones de Kuássar Suppernoba” descargado.

    ¡Disfrute de su mensaje!


    15 de julio de 1969 (en edad terrestre)

    ¡Buenos días, papá!
    Sí, sí. Ya sé que no te gustaba la idea de que veraneáramos en otra galaxia. Entiendo que haber tenido que recorrer 3 megáparsecs no ha sido moco de pavo (y la cartera ya lo ha notado), pero merece la pena por pasar un rato con Pháralax y los niños. ¡Desde que conseguí ese trabajo como fisioterapeuta de tentáculos, casi me había olvidado de lo que es ser padre! Hasta me he perdido que a Guormjól le saliera su quinto ojo…
    ¡Deberías ver esto, la Luna es preciosa! No se parece a nada que tengamos en NGC 404. Exótica, inmaculada, única… y las vistas a la Tierra son impresionantes. En realidad, la idea original era pasar las vacaciones en la Tierra, pero los de la oficina turística nos contaron que allí viven unos aliens llamados “humanos” que no saben si hay más vida aparte de ellos en el universo, así que tendríamos que ir a zonas muy despobladas y tener mucho cuidado. Hemos preferido no molestarlos, a los acirianos no nos habría gustado que nos hubieran hecho eso cuando estábamos en las mismas.
    Tengo que cambiar el pañal a la pequeña Heklipse o su aguijón acabará manchadísimo. ¡Pasa un buen día! ¡Y te escribiré tan rápido como pueda!

    20 de julio de 1969

    ¿Qué tal estás, papá?
    Si te soy sincero, estamos pasando unas vacaciones geniales (¿sabías que aquí hay hielo? Hemos estado patinando. ¡Nunca había visto a Heklipse tan contenta, moviendo la cola tan deprisa!), pero estoy un poco sorprendido. Eh, no te preocupes aún, que ya nos conocemos. No me gustaría dar otro susto a tu corazón estomacal, que el pectoral ya ha tenido lo suyo.
    Lo que ha pasado es que estaba sintonizando la radio (quería curiosear qué música escuchan los terrícolas con mi amplificador de onda) y he empezado a oír ruidos muy extraños. Se oían los típicos sonidos de nave espacial, y también una conversación en un idioma desconocido, el “inglés”, proveniente de la Tierra. Gracias al traductor que nos proporcionaron en la oficina turística, he descubierto que los pasajeros se llamaban Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins, y he deducido que estaban hablando de llegar a la Luna. ¡Vaya, han tenido la misma idea que nosotros! Y eso que yo estaba convencido de que los terrícolas veraneaban en las Canarias. Pháralax y yo ya lo hemos hablado, ¡les vamos a invitar a una barbacoa de bienvenida! Se van a chupar los dedos con mis rocas metamórficas…
    ¡Nos mantendremos en contacto!

    21 de julio de 1969

    ¡Papá, ahora no puedo escribir!
    Dame unas horas y te lo contaré todo.

    22 de julio de 1969

    ¡Lo siento, papá! Ya sabes que no quiero preocuparte; pero es que nos estábamos escondiendo. Los pilotos de esa nave terrícola de la que te hablé (creo haber entendido que se llamaba “Apollo 11”) aterrizaron ayer. Ya teníamos la barbacoa preparada, pero vimos que empezaron a hablar de “conquista del espacio”, “la supremacía del hombre”, “un gran salto para la humanidad”, y cosas así.
    Vamos, que si nos encontraban, no iban a comer con nosotros, precisamente.
    Nos metimos en uno de los cráteres para que no nos vieran, pero Guormjól dijo que, si los terrícolas se enteraban de que el hombre había llegado a la Luna, podrían venir más veces, analizar el territorio, descubrir que los acirianos también habíamos estado aquí y (viendo que, al parecer, no son muy pacíficos que digamos) rastrearnos para intentar dominarnos.
    He conseguido hackear las fotos que han tomado aquí para que parezca que son falsas, y que el hombre nunca ha estado en la Luna (al final, ese seminario de informática de la universidad de Fflsnfjonjienjnivg me ha servido para algo). He hecho que la bandera que pusieron ondee cuando no hay viento, que lo importante brille cuando todo está oscuro, que haya una roca con su símbolo de la letra “C”… ¡la verdad es que me lo he pasado muy bien haciéndolo! Si es que en el fondo soy un pillo.
    Esperemos que la treta funcione, o, si no, que, al menos, nunca encuentren nuestros restos.
    Ya estamos volviendo a casa. Tardaremos como una semana en volver a NGC 404. Estamos deseosos de volver a verte.
    ¡Cuídate hasta que lleguemos!

    Retransmisión sonora de “Diario de Kuássar Suppernoba” finalizada.

    E-mails a través del hielo

    E-mails a través del hielo

    De Este enderezo de correo está a ser protexido dos robots de correo lixo. Precisa activar o JavaScript para velo.
    Enviado a las 8:24 del 08/10/20XX
    A Este enderezo de correo está a ser protexido dos robots de correo lixo. Precisa activar o JavaScript para velo.
    Asunto: ¿Cómo estás?
    Hola Amy ¿Ta acuerdas de mí?
    Sé que no te hacía gracia que embarcase en el RNS Cook en este viaje y que quizá fue algo egoísta por mi parte estar tan emperrado en formar parte de este viaje, pero no puede contenerme.
    ¡Ha sido la primera travesía naval que ha atravesado directamente el Océano Glaciar Ártico! ¿Cuántas oportunidades como esta se presentan en la vida?
    No te niego (nunca te he negado) que tenías razón al decir que la travesía iba a ser complicada. A pesar de la desaparición de la banquisa ártica, el Océano Ártico contiene muchos bloques de hielo. Y has leído bien: bloques de hielo, no icebergs. Así que ya te puedes imaginar que pasamos un frío monstruoso, siempre bajo 0ºC.
    Ya sabíamos que en el verano boreal no se pone el sol, o más bien creíamos que lo sabíamos. Recorrer un océano lleno de hielo sin ver nunca las estrellas es muy extraño, a ratos fascinante y a ratos desesperante. Eso para las voluntades fuertes, las personas inestables sufrieron un serio trastorno de sus ritmos corporales.
    No ha sido un camino de rosas, pero por fin hemos llegado a Rusia. Y esta me ha dado la bienvenida con un mal de altura que me hizo caer al suelo.
    Ahora me acuerdo cuando volamos juntos desde Terranova a Baffin, donde nos separamos. Ya sabes que navegamos desde Baffin a las Islas de la Reina Victoria. Fue allá, en el puerto de Alert donde zarpamos.
    Tras unos meses navegando a golpe de GPS llegamos a Svalbard, donde los noruegos nos recibieron muy alegremente. Me parece obvio que los noruegos esperan convertir Svalbard una parada importante en la inminente autopista naval ártica, pero la generosidad entre las gentes del Ártico se podía palpar en el aire.
    Permanecimos en Svalbard dos días y reanudamos el viaje y llegamos hace solo unas semanas a las islas de Novaya Zemlya, ya bajo soberanía rusa, y tomamos tierra en el puerto ruso de Diksov.
    Es una ciudad horrenda, pero la zona es realmente hermosa.
    Con la llegada la noche invernal, la banquisa vuelve a alzarse entre nosotros, así que durante los próximos meses estaremos atrapados en Rusia. Parece que podremos hacer turismo, aunque nuestra historia ha llamado la atención de los medios de comunicación, parece que ahora somos una especie de “héroes pioneros”.
    ¿Tú cómo estás? ¿Cómo van las cosas en Canadá?
    ¿Piensas en mí?
    Por favor, contéstame.
    Te quiero.
    Alan.
    -------------------------------------------------------------------------------------
    De Este enderezo de correo está a ser protexido dos robots de correo lixo. Precisa activar o JavaScript para velo.
    Enviado a las 18:54 del 10/10/20XX
    A Este enderezo de correo está a ser protexido dos robots de correo lixo. Precisa activar o JavaScript para velo.
    Asunto: Re: ¿Cómo estás?
    ¿Qué cómo estoy, Al? Pues estoy acordándome de todos tus muertos. Me dolió mucho que te marcharas en aquel barco para semejante viaje y haber estado tanto tiempo sin noticias tuyas ha sido un suplicio.
    ¿Cómo podía saber yo que no habíais chocado contra un bloque de hielo? Vale que el barco es una maravilla, pero estabais aislados en medio de la nada. ¿Qué habría pasado?
    ¡Y encima me sales con que te consideran un héroe en Europa! ¡Cómo me entere de que has hecho algo con las suecas ya puedes esconderte!
    Mientras tú te ibas por ahí yo he estado en la isla de Baffin trabajando sobre el terreno. Los modelos que sostenían que la desaparición del permafrost de las islas como Baffin y Reina Victoria sería mucho más rápida que la desaparición de los glaciares de Groenlandia acertaron de lleno: durante el día/verano la práctica totalidad de la isla se descongeló dejando libre una extensión de tierra rica en humus casi más grande que toda Gran Bretaña.
    Hemos tenido que utilizar motos y todoterrenos para recorrer esta tierra, ha sido bastante emocionante.
    Todavía no está muy claro qué se podría cultivar aquí, pero hay quien afirma que las patatas, ciertas variedades de té o el arroz podrían adaptarse. Un técnico mencionó que el uso de transgénicos podría ayudar a las plantas a afrontar el interminable día polar, ya te puedes imaginar la que se armó.
    Me temo que la colonización de esta enorme isla descongelada será complicada pase lo que pase.
    De momento, el estudio de las condiciones de la isla es fascinante y nos ha dado una sorpresa mayúscula: algunos inuit afirmaban que había pingüinos en la isla, nosotros pensábamos que se trataba de algún alca y acertamos de forma asombrosa. ¡A finales del verano encontramos en una isla menor una colonia del Gran Alca! Un animal que se creía extinguido en el siglo XIX ha vuelto a aparecer de la nada… ¿Cómo pudo pasar desaparecido todo este tiempo?
    A ver si vuelves para el año y podemos trabajar juntos de nuevo.
    Porqué te echo de menos, aunque sigo enfada contigo.
    Te quiero.
    Amy.

    El asesino Joule

    El asesino Joule

    Era una pila de razones que, a pesar de la resistencia que ejercía el defensor, conducían al fiscal a demostrar que en aquel circuito AVUS de F1, habría que aplicar implacablemente la ley de Ohm.
    Fue una carrera muy accidentada; pero alguna prensa alemana insistiría con particular intensidad, en tratar aquel siniestro mortal como un hecho presuntamente criminal, esquivando amenazas nada solapadas de la escudería ganadora.
    El reventón del neumático que en la Curva Norte, conocida como “el muro de la muerte”, acabó con la vida del piloto Jean Behra y con la avanzada mecánica de su Porsche, no parecía tan normal como el abogado defensor intentaba demostrar, basando sus pruebas en la altísima velocidad media registrada.
    Jean Behra era conocido por su intrepidez y audacia. Ese año 1959 acababa de cumplir los 38. Buen mecánico y excelente probador. Su cuerpo estaba lleno de justificantes de sus demostraciones de valentía. Utilizaba una prótesis de plástico en una oreja y su nariz estaba injertada con materia carnosa de una de sus nalgas. Clavícula, brazos y costillas sabían de sus temeridades. Este historial era esgrimido por la defensa durante el juicio, intentando atribuir a su fama de revienta-coches, la razón del accidente mortal.
    El Berliner Morgenpost, hizo público, el día anterior a la carrera, un comentario en la sección de deportes, que decía haber recibido una llamada anónima, advirtiendo de que se pergeñaba un atentado en boxes. Los organizadores del evento fueron avisados directamente por el diario, pero desestimaron el aviso, dadas las estrictas normas que regulaban la carrera y la confianza plena que depositaba en su personal.
    Después del accidente, cuando la familia denunció oficialmente el caso, aportando la nota de prensa y una arrugada hoja de libreta con cálculos eléctricos y llena de manchas de aceite que resaltaban algunas huellas dactilares, todo Berlín oeste, seguía el caso con pasión y morbo.
    La carga de la prueba que el fiscal presentaría ante el juez, estaba mayoritariamente basada en las huellas y en el sencillo esquema eléctrico garabateado en aquella hoja, que casualmente había sido recogida del suelo por un mecánico de boxes y que envió, sin remite, a un primo del piloto muerto.
    Durante el proceso se constataron elementos que dejaban patente la minuciosidad de los detalles con que fue preparado todo. Las fórmulas que figuraban al lado del esquema, con unas variables que nada tenían que ver con los parámetros de aquellas máquinas en competición, conducían matemáticamente a la conclusión de la intencionalidad puesta en el cálculo.
    Joule, aquel piloto del equipo de Ferrari, que corrió el GP de Francia con Behra y que ahora trabajaba como mecánico en boxes de Porsche, había recibido un siniestro encargo, a cambio de una buena suma de dinero, tal como terminó confesando. Las huellas en el papel habían dibujado su hoja de ruta hacia el banquillo de los acusados.
    La energía con que el fiscal expuso en la sala, los efectos que Joule pretendía producir al dotar a las mantas térmicas de una potencia calorífica muy por encima de lo recomendado, había acrecentado la sorpresa de los asistentes, que seguían con interés e indignación las explicaciones y pruebas aportadas.
    — Muchos de ustedes conocerán –terminaba su elocución el fiscal– que la temperatura recomendable para favorecer la adherencia de los neumáticos, no debería estar por encima de los 120ºC. La manta térmica de fabricación propia que desarrolló Joule, según los cálculos aquí registrados –decía mostrando la hoja de papel encontrada – elevaba la temperatura de la banda de rodadura hasta casi 200ºC y así fue como se montaron aquellos neumáticos Dunlop, pocos segundos antes de comenzar la carrera. Esto fue declaradamente un atentado, que ocasionó el reventón de la rueda delantera izquierda, cuando el asesinado piloto, realizando la segunda vuelta, trazaba la Curva Norte peraltada con adoquines de celosía.
    El caso quedó visto para sentencia.

    EL BOSÓN DE HIGGS

    EL BOSÓN DE HIGGS

    EL BOSÓN DE HIGGS

    PROFESORA: Bueno hoy voy a explicar el Bosón de Higgs, también llamado Partícula de Dios.
    ESTUDIANTE: Profesora, podría innovar un poco más es que no sé si cabrá en mi cabeza todo lo que nos va a contar…
    PROFESORA: Si, ya había pensado que como el tema es un poco complicado voy a utilizar la poesía para ver si así estáis un poco más atentos …
    ESTUDIANTE: Muy bien, me gusta mucho la poesía es más divertida.
    PROFESORA: Voy a utilizar las figuras literarias que me servirán como medio facilitador de la comprensión de conceptos físicos abstractos.
    ESTUDIANTE: Perfecto, pero ¿podría explicarlo un poco más?, es que Bosón de Higgs y figuras literarias en el mismo enunciado como que no me acaba de encajar.
    PROFESORA: Si, vamos a ello, según los investigadores el cerebro lleva a cabo una simulación interna como medio para comprender la metáfora, es decir, dibujamos experiencias sensoriales para conseguir entender el lenguaje simbólico.
    ESTUDIANTE: Ah, vale, entonces las figuras literarias que utilizaremos son las metáforas.
    PROFESORA: Si, como ejemplo, la región del cerebro involucrada en el sentido del tacto se activa cuando alguien escucha una metáfora que utiliza este sentido. Sin embargo, la misma región no se activa cuando ese alguien escucha una frase expresando el significado de dicha metáfora.
    ESTUDIANTE: Un momento por favor, voy a ir decoficando…
    PROFESORA: A lo largo del poema inédito que os he escrito introduzco las principales características de esta partícula y de su descubrimiento a través del uso de figuras literarias como la metáfora, la metonimia, el apóstrofe y las preguntas retóricas.
    ESTUDIANTE: Preparados, listos, ya…
    PROFESORA: Mirad, los principales objetivos del poema son clarificar aspectos como:
    1. -La contextualización del descubrimiento del Bosón.
    2.-El Bosón y su posible relación con la materia oscura que supone el noventa por ciento de la masa del Universo.
    3.-La inestabilidad de esta partícula: inmediatamente se desintegra y genera fotones.
    4. -Su continuidad en el espacio: forma un campo continuo llamado Campo de Higgs formado por un incontable número de bosones.
    5 -El campo de Higgs es un campo generador de la masa de otras partículas que se crea a través de la fricción de éstas con dicho campo.
    6.-Tienen mayor facilidad de movimiento las partículas ligeras que las pesadas a través del Campo de Higgs.

    ESTUDIANTE: Por favor, ¿podría repetir los objetivos?, es que no sé si puedo asimilar tanta novedad…
    PROFESORA: Si, enseguida, pero primero enunciaré el último objetivo, que quizás debería ser el primero: -La proyección del descubrimiento de esta partícula sobre la metafísica, es decir sobre nuestra visión última del Universo.
    ESTUDIANTE: Quizás mejor escuchar primero el poema, a ver si se me activa el córtex cerebral y dibujo las experiencias sensoriales que me permitan entender un poco mejor uff…
    PROFESORA: Si, ya me lo temía, por eso me he estrujado el cerebro para dedicaros este poema:

    POEMA: EL BOSON DE HIGGS

    Descubrimos el electrón,
    conocimos el protón,
    y ahora la partícula de Dios
    en forma de Bosón.

    Quería abrir una puerta al Universo
    y adentrarme en su materia oscura,
    cuanto más me sumerjo más inmenso,
    cuanto más navego más me nubla.

    Universo caprichoso y enigmático
    solo el uno del diez dejas a mi alcance,
    el resto permanece altivo y hierático
    desafiando a la ciencia y su avance.

    En los albores del veintiuno te dejaste vislumbrar
    no sin antes reunir,
    la masa de cien protones en tu unidad.
    Pero cuando te consigo te desvaneces
    vida y muerte en ti suceden,
    y como testigo de tu esencia,
    las huellas de tu evanescencia.

    El espacio llenas con tu presencia,
    en un Olimpo sin tregua e inabarcable,
    que al resto de partículas confiere su esencia,
    con una leve caricia en tu lecho amable.

    Como gotas de agua en tu seno
    las partículas inmersas se deslizan,
    y a las pesadas pones freno
    mientras las livianas van deprisa.

    Pero ¿qué me queda ahora de mi fe?
    donde no había nada estabas tú,
    ¿y en qué debo ahora yo creer?
    si tú me quitas y me das la luz.

    ALUMNO: Mucho mejor ahora profesora, he dibujado experiencias en mi imaginación, o más bien, mi imaginación ha dibujado en mi….


    La profe de Física










    El científico que fracasó

    El científico que fracasó

    A sus veinticinco años de vida, Jaime aún no había asimilado el significado de “ser puntual”. Apurado, subía a gran velocidad las escaleras de la facultad de Biología. No en vano, nada más llegar a la puerta del despacho del catedrático que iba a tutorizarle su Trabajo Final de Grado, tuvo que esperar unos minutos antes de llamar a la puerta para poder secarse las gotas de sudor que habían aparecido en su frente.
    Habiendo estado toda la vida eclipsado por su padre, Jaime siempre había anhelado ser el próximo gran científico español, pero nada hacía presagiar que su sueño iba a hacerse realidad. Ya en el instituto, sus profesores siempre le recomendaron abandonar la vía científica y optar por las ciencias sociales, en la que cualidades como la capacidad de memorización parecían más importantes que la habilidad para razonar. Sin embargo, la frustración de Jaime se acentuaba todavía más en las reuniones familiares, donde coincidía con reputados biólogos como su padre, arquitectos, químicos, e, incluso, futuras ingenieras aeroespaciales como su hermana pequeña.
    En su afán por llegar a ser un gran científico, Jaime, finalmente matriculado en el Grado en Biología, buscaba ser aquel que pasase a la fama por salvar el medioambiente y, para comenzar, tenía como objetivo conseguir un remedio para acabar con todos los herbicidas y plaguicidas utilizados en la agricultura. Como venía siendo una tónica habitual en su vida, el fracaso parecía ser el destino final de sus proyectos y, quizás, el medio que deseaba utilizar para llegar a ese fin tan ambicioso no era el más adecuado, pero Jaime parecía empeñado en demostrar que en su futuro únicamente se conjugaría el verbo triunfar.
    - ¡Jaime! – exclamó con amabilidad el veterano catedrático en cuanto el alumno abrió la puerta de su despacho tras llamar suavemente con los nudillos –, ya hemos empezado la reunión porque tenemos un poco de prisa, pero cógete una silla y únete que esto te interesará seguro.
    Jaime, avergonzado por llegar tarde una vez más, fue a coger una de las sillas vacías que se desperdigaban por el despacho. Éste, aunque no tenía ninguna división física, estaba claramente separado en dos áreas bien diferenciadas. Justo enfrente de la puerta, se encontraba la mesa en forma de ele donde el catedrático trabajaba. Un bonito MAC, una imponente impresora de una marca desconocida para Jaime y centenares de papeles, carpetas, bolis y calculadoras desperdigadas por la mesa mostraban que el orden no era una de las principales virtudes del amable y veterano catedrático. A la derecha de ésta, se encontraba una imponente mesa de reuniones rectangular con tamaño suficiente para que diez personas pudiesen exponer sus ideas sin sentirse incómodos por falta de espacio.
    Tras haber interrumpido la reunión, la silla había chirriado al ser arrastrada y, en el esfuerzo por levantarla para evitar el molesto sonido, su mochila se le había caído al suelo, Jaime se sentó a la izquierda de su tutor, en una esquina, sacó un cuaderno y empezó a intentar tomar notas.
    Por desgracia, los temas tratados, aunque teóricamente iban a estar relacionados con su futuro trabajo, no le resultaban sencillos de comprender y, rápidamente, su atención pareció centrarse en unas curiosas plantas que se encontraban cerca del extremo de la mesa donde él se situaba. Intentaba comprobar si era capaz de adivinar de qué especie se trataba, cuando un molesto insecto, parecido a un mosquito, se posó en su cuaderno. Jaime, lógicamente, lo aplastó en silencio para no interrumpir de nuevo la reunión, tiró el cadáver al suelo, y siguió centrado en las plantas. Dos minutos después, de nuevo otro mosquito se situó en su cuaderno, sufriendo la misma suerte que el primero.
    - Antes de seguir – detuvo la reunión el catedrático – me gustaría que Jaime se fijase en estas plantas de tomate. Como podrás comprobar, están llenas de pulgones – añadió acercándole una de las plantas que, efectivamente, estaba plagada de pulgones–. Estábamos experimentando un nuevo método de control biológico, con unos dípteros, parecidos a los mosquitos, pero han ido muriendo y ya únicamente nos quedan tres ejemplares. ¡Sería una catástrofe no encontrarlos! ¡Arruinaría todo nuestro trabajo!
    El sudor volvió a invadir la frente de Jaime. Por su culpa ya no quedaban tres ejemplares del agente de control biológico, ¡sino uno! Acababa de dilapidar las pocas probabilidades de supervivencia de la especie, ya que uno solo jamás podría tener descendencia. Mientras simulaba ayudar a encontrar los dípteros, que ya estaban muertos, y que lógicamente no iban a aparecer, con el pie alejaba lo máximo posible los cadáveres, intentando que no lo relacionasen con sus muertes.
    Jaime, avergonzado por haber exterminado una especie, decidió desistir y aparcar sus sueños de gloria científica y acabó matriculándose en la facultad de ADE para empezar de cero.

    El descubrimiento

    El descubrimiento

    La chica de negro de la última fila había descubierto una especie nueva de insecto. Lo comentó en clase sin darle demasiada importancia, como si se tratase de una anécdota más del fin de semana. Al principio nos reímos sin darle crédito, pero cuando sonó el timbre y se acercó a la mesa del profesor todos la seguimos con la mirada. De su mochila empezó a extraer un sinfín de documentos y fotografías que fue disponiendo diligentemente sobre el escritorio. Finalmente sacó un pequeño bote transparente con un puntito amarillo danzando en su interior. El profesor cogió el bote con una mano mientras con la otra se colocaba las gafas. Al observarlo de cerca su rostro se iluminó; nos acercamos.
    El puntito era en realidad un hemíptero heteróptero de la familia Gerridae. Resultaba casi idéntico a un zapatero de agua dulce, pero su coloración era completamente diferente: tórax y abdomen amarillos, antenas violáceas y alas negras, más largas y gruesas que las del zapatero común. El profesor murmuraba palabras ininteligibles mientras realizaba breves anotaciones en su bloc de notas, todo ello sin dejar de girar el pequeño envase. La chica de negro sonreía nerviosa. Con cierta timidez reclamó el bote un segundo: quería enseñarnos algo. El tono en que lo dijo, y el matiz inclusivo que denotaban sus palabras (abarcándonos al profesor y a nosotros en un todo) me hizo sentir mal por habernos reído de ella previamente.
    A pesar de encontrarnos a mitades del segundo cuatrimestre no sabíamos mucho de esa chica. Era unos ocho años mayor que la mayoría de nosotros; al llegar el primer día de clase con su estética gótica, tez pálida y labios pintados de rojo rápidamente la habíamos catalogado como freak. No hablaba mucho pero en ocasiones oíamos su risa desde la última fila, una risa que brotaba pocas veces pero que cuando lo hacía era igual de incontenible que una cascada. Tenía una voz agradable, dulce pero firme; tatuajes en las muñecas y numerosas pulseras encima de estas que le cubrían parte del antebrazo. Eso era todo lo que hasta ese momento podía decir de ella. Pero la curiosidad es una cosa, valga la redundancia, curiosa: puede permanecer aletargada durante años y despertar de repente, espoleada por el detalle más nimio. En mi caso esa pequeña chispa fue el bote cambiando de manos y las pulseras de la chica tintineando al retirar la tapa del envase con delicadeza.
    Una vez abierto lo ladeó sobre la palma de su mano y esperó a que el insecto saliera cuando se sintiera preparado. Se oyeron varios bufidos de reprobación y una vez más me sentí parte de la mente colmena (en términos de ciencia ficción) al pensar que el hemíptero se iba a escapar por la aparente torpeza de mi compañera. Pero no, tras los titubeos iniciales el insecto dio dos pequeños saltos hasta colocarse encima de la mano, su anfiteatro para la ocasión. Una vez allí no se movió del sitio y su pigmentación comenzó a cambiar hasta adquirir tonos pálidos, mimetizándose con la piel de la chica. “Este tipo de coloración disruptiva es muy común en esta familia de insectos, que en función de la luz que reciben consiguen integrarse con los elementos de fondo y pasar inadvertidos”, dijo el profesor. La chica asintió y sin dejar de sonreír extrajo su móvil del bolsillo, abrió spotify y le dio al play. Una melodía celta invadió la clase: nadie entendía nada. Un enjambre de instrumentos (solo pude reconocer gaita, bajo, mandolina y ukelele) fue tejiendo una armoniosa composición que mentalmente me transportó a la edad media. La chica dejó que sonara veinte segundos antes de pausarla, entonces elevó al zapatero y le susurró “venga, no seas tímido tú ahora”. Se hizo un silencio incómodo, solo quebrado por algunas risas. El profesor se estrujó las sienes, tic nervioso que le afectaba ocasionalmente y contra el cual no podía luchar. Pero tuvo que detenerse, todos tuvimos que interrumpir nuestros pensamientos cuando el insecto, mediante una serie de tenaces zumbidos (siendo precisos, estridulaciones) empezó a reproducir la canción que acabábamos de oír, nota por nota. Durante veinte segundos todas las bocas de la clase permanecieron abiertas: tras ellos el profesor ya no pudo recuperar el control. Antes de que la fascinación diese paso a la histeria la futura bióloga volvió a depositar al hemíptero en el bote y cerró la tapa: quedaba mucho trabajo por delante.

    Meses después, la comunidad científica certificaba que el insecto zapatero “oldficus tubularis”pasaba a engrosar la lista de especies descubiertas en 2019. La peculiaridad de que solo reprodujera cierto tipo de sonidos y melodías lo hizo mundialmente famoso y sin duda será materia de estudio en los años venideros, estudios en los que si todo va bien nos veremos involucrados.

    El Gran Desgarro

    El Gran Desgarro

    En algunos libros de historia antigua se hacía referencia al descubrimiento de la “Expansión Acelerada del Universo”. Es sorprendente que con su tecnología fueran capaces de averiguar lo que estaba ocurriendo. Aquellos seres primitivos entendieron que una fuerza estaba empujando las fronteras de nuestro mundo hacía afuera, y lo hacía cada vez más rápido. Nunca llegaron a comprender en profundidad la causa de todo aquello y, como no podían verla ni detectarla, la llamaron "Energía Oscura". Lo que si sabían es que era inevitable, estaba grabado a fuego, como una especie de ADN del Universo.

    Después del primer gran éxodo planetario la mayoría de aquellos conocimientos se perdieron y cayeron en el olvido durante eones, hasta que los primeros indicios se detectaron en los principales telescopios espaciales. Las galaxias más lejanas empezaban a esfumarse delante de las narices de los astrónomos. Tras el regreso definitivo a la Tierra pudimos recuperar una parte de aquellos documentos y comprendimos que los antiguos habían cometido un error de cálculo, algo nada extraño teniendo en cuenta las incompletas leyes de la Física que conocían en aquel momento. Aun así, jamás hubiéramos pensado que los efectos de la expansión empezarían a notarse tan sólo unos pocos millones de años después de su descubrimiento.

    Tras algunos milenios sólo las galaxias de lo que una vez fue el Grupo Local quedaron a la vista. A pesar de eso, decidimos dar información con cuentagotas a la población, tratando de minimizar la histeria y el pánico. Pero en la calle un rumor avanzaba incesante...¿Te has fijado en que las noches son cada vez más oscuras?
    El éxodo nos había devuelto un cielo nocturno despejado de contaminación, y los rápidos cambios se hicieron demasiado evidentes. Los rumores se convirtieron en protestas y manifestaciones, la gente quería saber que estaba pasando. Cuando el centro de la Vía Láctea empezó a despedazarse ya no hubo nada que esconder, había llegado el momento de que la población conociera la verdad y se prepararan, como pudieran, para lo que estaba por venir.

    Por fin ha llegado la noche. Hemos conseguido reunir en casa a los pocos miembros de nuestra mermada familia. Hacía ya unos años que habíamos tomado la decisión, como muchas otras familias, de dejar de tener hijos para así evitarles la angustia de vivir en un mundo que agoniza. En todas las casas se han organizado actos parecidos, tanto en la Tierra como entre los que aun están en el exilio. Nadie quiere perderse el momento en que la última estrella desaparece del firmamento, en una especie de funeral a escala interplanetaria.
    Después de una cena sencilla sólo queda sentarse a esperar el momento. Estamos todos mirando fijamente al firmamento, en la dirección de Sirius, la que siempre ha sido la estrella más brillante del cielo será también la última en abandonarnos. Avanza la noche y su tintineo es cada vez más débil, hasta que en un instante, a las 2:33 de la madrugada, se apaga. Más allá del Sol, la Luna y el resto de los planetas del Sistema Solar ya no queda nada, tan sólo el más absoluto de los vacíos. Estamos definitivamente solos. Durante toda la historia de nuestra civilización hemos tenido el deseo, la esperanza, de que no fuera así y no pocos esfuerzos se han dedicado a la búsqueda de esos posibles compañeros de viaje. Ya no es necesario buscar más. Estamos irremediablemente solos.

    A partir de hoy los acontecimientos se precipitarán a una velocidad vertiginosa, no hay adonde huir ni donde esconderse. Pasarán sólo algunos años hasta que la gravedad sea incapaz de mantener unido el Sistema Solar. Unos meses después estaremos inmersos en la oscuridad total, sin planetas, sin Luna, sin Sol. Esos serán los últimos minutos, en los que la Tierra empezará a resquebrajarse.
    Quienquiera que quede en la superficie sufrirá las sacudidas más terribles, hasta que el suelo desaparezca bajo sus pies. Con suerte ese será el final de los últimos, porque a partir de ahí la cosa irá a peor hasta que en los instantes finales incluso los átomos se desintegrarán. Nada, ni el espacio-tiempo, sobrevivirá al Gran Desgarro, que arrasará con todo lo que un día fue, todo lo que un día hubo.

    Y así es como el Universo termina...¿O tal vez sea como otro Universo empieza?

    El lado oscuro

    El lado oscuro

    Soy una traidora.
    Pero lo peor, es que nunca fue mi intención. Me vi envuelta en una serie de decisiones que me llevaron sin yo quererlo hasta el lado oscuro. Y ya no pude salir.
    Me ahogo, cada vez hundiéndome más en este pozo sin fondo, alejándome de mi zona de confort, de lo que me hacía sentir segura. Las barreras se difuminan, los límites traspasan fronteras. Ya no existen ni el blanco ni el negro. El futuro es multicolor. Para sobrevivir, la única salida es sumergirme en este universo colorido, y aprender a nadar a contracorriente, a adaptarme al cambio de mareas. A saber respirar bajo el agua sin branquias ni aletas.
    Y ellos lo saben. Fingen que soy como el resto, una más. A fin de cuentas… ¿Cómo iban a distinguirme? ¿Cómo iban a saber a simple vista que este no es mi sitio, que no es aquí donde debería estar? No me preguntes cómo, pero lo saben. Son muy inteligentes. Te miran con esos grandes ojos que te atrapan, y entonces, son capaces de observarte el alma. Y luego te juzgan. En cuanto me giro, cuchichean a mis espaldas.
    Hay veces en las que simplemente me acerco a ellos, y huyen en dirección opuesta. Otras veces, se esconden, me evitan. Dan rodeos para no encontrarse conmigo. Como si yo fuera a hacerles algo…
    Bueno, en realidad, sí que los utilizo, en mi favor. Con el máximo de mis respetos, por supuesto. Pero, cuando tu futuro depende de ellos… No te queda otra. Eso sí, intento que no sufran. A menudo tengo que repetirme que no soy mala persona. Que lo hago por un buen motivo. Que el fin también puede justificar los medios, en determinadas circunstancias. Sobre todo, cuando se trata de evitar un mal mayor, de salvar nuestro planeta, de procurar que tengamos una vida mejor, de salvar vidas. Pero todo esto suena a utopía, a cuento de niños, a excusa barata para ayudarte a conciliar el sueño por las noches. La realidad es que te conviertes en asesina. Y sus rostros y pequeños cuerpecitos te perseguirán cuando cierras los ojos.
    Lo confieso. Estoy camuflada en un mundo de biólogos, de oceanógrafos, de bioquímicos. Cambié mi querida materia inanimada, inerte, controlable, de probeta y matraces, por ensayos con criaturas vivas, que tienen la manía de morirse cuando no toca, o no aparearse según el calendario, echando por tierra toda la planificación de las últimas semanas.
    Así que aprendí a improvisar, a ser paciente, a buscar soluciones a los mil problemas que aparecen a diario, a imponer el deber a mis sentimientos, a tener una mayor amplitud de miras, y a que la sed de conocimientos fuera mi motor, mi empuje, mi faro en mitad de la tormenta. Porque el conocimiento es poder. Poder para cambiar el presente y construir un mejor futuro.
    Y vosotros, mis queridos pequeños embriones de pez cebra, que me miráis con esos grandes ojos negros cuando os observo en la lupa, que sepáis que se me parte el alma exponeros a contaminantes y asesinaros congelados. Y a esos padres, que me juzgáis desde esas peceras y que huis de mí cuando trato de pescaros con mi red, que sepáis que el sacrificio de vuestros hijitos no será en balde. Me encargaré personalmente de ello. Os lo prometo. Palabra de química.

    El legado de la humanidad

    El legado de la humanidad

    Los dos científicos discutían aquella idea de forma acalorada. Era una idea descabellada y que mostraba la más cruda realidad, la vida en la tierra desaparecería en cuestión de semanas. Sería nuestro último legado. Tras años de exploración espacial, solo unas decenas de planetas se habían postulado como posibles refugios de vida, pero todos ellos demasiados lejos como para alcanzarlos con la tecnología actual. El programa “Search for Extra Terrestrial Intelligence” (SETI) tampoco había descubierto ninguna señal electromagnética sospechosa de otros planetas. Todos aquellos indicios hacían pensar en la situación actual que la vida, y siendo más específicos la vida inteligente, solo había surgido en la Tierra y en cuestión de semanas desaparecería para siempre.

    Aquella discusión no hacía más que traer a ambos científicos a la realidad. El cometa detectado por la “International Asteroid Warning Network” en el Observatorio astronómico de La Sagra (Granada), se dirigía inequívocamente hacia la Tierra, y estaba determinado como nivel 10 en la escala de Turín. Su impacto en el océano Pacífico produciría una ola que arrasaría la mayor parte de la superficie terrestre, generando una catástrofe climática global y extinguiendo la vida de nuestro planeta. Nada se podía hacer para evitarlo, y los pocos que conocían de la existencia del cometa carecían de cualquier experiencia previa sobre cómo dirigir a la humanidad a sus últimos días. Aunque muchos ya se habían resignado a la catástrofe, el profesor Robinson de la UCLA junto con el profesor Aragón de la UGR discutían en privado:

    - Prof. Robinson: Debemos utilizar los recursos de la ONU en minimizar el impacto, y diseñar una estrategia para sobrevivir.

    - Prof. Aragón: ¿Pero no entiendes realmente la situación? El impacto del asteroide esta categorizado como nivel 10, y lo hará en el Pacífico, con un 99.9% de probabilidad. Las simulaciones muestran que una ola de más de 200 metros barrera la mayor parte de la superficie Terrestre. El cambio climático ocasionado tras el impacto asfixiará a cualquier superviviente. La órbita de la Tierra se verá afectada, y el campo magnético desaparecerá. La radiación solar acabará con cualquier remanente de vida. No hay nada que podamos hacer para que la Tierra sobreviva, pero quizás podamos salvar su legado.

    - Prof. Robinson: ¿Qué quiere usted decir? No quedará nada en este planeta que demuestre nuestra existencia. Las únicas pruebas serán las sondas Voyager y los rovers de Marte. No habrá vida que siga nuestros pasos.

    - Prof. Aragón: Ese es el problema. Esto ha sido discutido en miles de ocasiones. ¿Qué probabilidad hay de que la vida se genere en cualquier planeta? ¿Y vida inteligente que tenga conciencia sobre su propia existencia y entienda de la fragilidad y lo azarosa de su situación? La vida es solo una consecuencia de las características de nuestro planeta, consecuencia que no hemos podido observar a distancias practicables para nuestra tecnología. Es decir, solo en nuestro planeta se dieron las circunstancias esenciales para que la vida se originase, y solo en nuestro planeta esa situación fue tan estable que llego a originar vida inteligente, hasta llegar a nosotros. Pero esa vida, con toda su complejidad, es muy frágil. Y probablemente seamos, en todo el universo, los únicos en comprender esa fragilidad.

    - Prof. Robinson: Pero entonces, ¿qué propone? ¿sentarnos y ver como esa fragilidad nos alcanza y termina con nosotros? ¿Tiene alguna solución a nuestro problema?

    - Prof. Aragón: No, nosotros ya estamos condenados, pero la vida puede aún seguir adelante. Demos luz verde al proyecto “extraterritorial capsules of life”.

    - Prof. Robinson: Ese proyecto fue clausurado hace tiempo. Aun desconocemos si ni siquiera funcionará y las consecuencias que tendría.

    - Prof. Aragón: ¿Tendrá peores consecuencias que las que afrontamos ahora? Ese proyecto será nuestra última acción de misericordia con la vida. Mandaremos esas cápsulas a distintos planetas potencialmente sin vida, pero con condiciones favorables para la misma. Entre ellos están ciertas regiones del polo de Marte, otras de la luna Europa, o incluso planetas como Próxima Centauri b. Las cápsulas estarán llenas de organismos unicelulares, entre los que se encuentran multitud de especies de algas, protozoos, hongos, líquenes, bacterias y virus. La idea es mandar cantidades muy grandes de estos organismos junto con nutrientes suficientes para crecer un tiempo. Aunque las condiciones sean desfavorables en esos planetas, estos organismos crecerán, se adaptarán y evolucionarán y quizás, dentro de miles de millones de años, una nueva raza inteligente se abrirá camino y entenderá lo que tanto hemos tardado nosotros en hacer, la importancia de preservar, algo tan frágil y a la vez esencial, como es la vida en el universo.

    - Prof. Robinson: Sabe usted que primero tendrá que ser aprobado por la ONU, ¿verdad?

    - Prof. Aragón: Lo aprobarán, la ciencia no nos salvará a nosotros, pero sí la vida en nuestro universo. Será el legado de la humanidad para el Universo.

    El origen

    El origen

    Erraba por sus vastos dominios como alma condenada, esa maldita eternidad pesaba demasiado, esa maldita soledad que antaño no hacía estragos se estaba volviendo asfixiante. ¿Por qué seguir así? Todo lo existente e inexistente era suyo, ¡ja!, la maldita eternidad era suya. Tenía el poder de cambiar las cosas tal y como hasta entonces eran conocidas. ¿Conocidas? ¿Por quién? Él era el único.
    Así que viajó durante lustros acompañado de sus pensamientos, y después de múltiples decepciones por fin halló lo que buscaba, un indómito pedazo de roca flotando en el ilimitado Universo. Y bañó el pedazo con ríos, lagos y mares, para después cubrirlo de frondosos e interminables bosques donde dar cobijo a cientos de animales. Dotó a esa tierra de todo lo necesario para la vida, algo hasta entonces inconcebible. Y por último creó a la Criatura, a su imagen y semejanza. Durante mucho tiempo siguió los pasos de su creación, lo que Él denominó su ópera prima, interviniendo allí donde lo creía necesario. Vio con orgullo cómo su creación fue evolucionando siglo tras siglo, cómo enderezó su cuerpo, cómo empezó a utilizar sus manos y a desarrollar su cerebro, perfeccionándolo hasta alcanzar una inteligencia inusitada. Con gran asombro asistió a la transformación de la Criatura en algo nuevo.
    Pero llegó un día en que ya no pudo hacer más, en que el maestro fue superado por el alumno. Entonces decidió abandonar a su creación y marcharse hacia otro punto de su eternidad con afán de emprender algo diferente. Tenía una idea que no dejaba de rondar su cabeza, la superación de su ópera prima, la creación de algo mucho más importante y poderoso, algo memorable. Y en ese instante comprendió que ya nunca volvería a estar solo.

    EL PRINCIPIO DEL FIN

    EL PRINCIPIO DEL FIN

    Los Borlons son animales del tamaño de planetas. Tienen el aspecto de gigantescas ballenas, recubiertas de cabeza a cola por un armazón

    Gracias al calor que desprende su cuerpo, posee una atmósfera rica en gases aptos para la vida. Tal que así, que a lo largo de eones se han desarrollado civilizaciones enteras sobre sus armazones.

    En este Borlons, Alpha-1, habita en falsa simbiosis, los vestigios de una sociedad moribunda cuyas entrañas están ya podridas.
    Existe un ambiente de tensión en las calles de todas los pueblos y ciudades de las zonas civilizadas, se está fraguando el hilo conductor de lo que va a ser una revolución. La pólvora, de lo que puede ser el estallido de la mayor revuelta social hasta el momento, está candente. Es cuestión de tiempo que la mecha prenda.

    En La Gran Aleta, están los inmensos desiertos. De ellos depende la vida en la superficie del coloso. Cuando la mueve, comienza la estación del viento. Imprescindible, ya que la arena en suspensión se desplaza transportando nutrientes que fertilizan las grandes selvas del Borlons, y al TETYS. Todo suceso tiene su razón de ser.

    Es aquí, en el Promontorio del Tetys, donde están los tres hermanos. Observan el acantilado y las olas romper. El cielo está teñido de colores rosáceos.
    Al final del acantilado, a pie de playa, está el puesto de observación. Ahí habita Muijha, un anciano de la tribu de los SIMIOIDES. Es quien mejor conoce el Tetys. Da el aviso cuando se aproxima la época del Tsunami soplando un cuerno.

    -Hemos de hablar con Muijha, el mar está cambiando. Es Lemhur quien habla.
    -¡Mirad! Sus ciclos de olas son más largos y fuertes.
    -Bajemos-. Se encaminan, especulando sobre la posible causa del asunto, hacia un pasillo horadado en la pared. Da directamente a los pies del acantilado.
    -Las paredes están llenas de musgo.
    -¡Nunca había estado hasta tan arriba! Miren su parte inferior, es azul... Falta poco, el nivel del mar subirá. Afirma Amhur con voz trémula.

    Cuando llegan al final del pasillo…
    - ¿Habéis visto? Todas las paredes…el musgo entero…son azules-. Saltan a la blanca arena.
    - ¿Qué son esas cosas en el agua Lemhur? Pregunta Arborihan.
    -Son meduzoos, dan corriente.
    -¡Hay cientos de ellos! Exclama Arborihan después de sumergir la cabeza.
    Avanzan, a los pies del acantilado, atravesando la peligrosa orilla.

    Mientras tanto, a miles de kilómetros de distancia, en la gran cadena montañosa de la Aleta y territorio de La tribu de Los MONDARHIS…
    KRiaCK está en su cueva. Cuelga de la rama de un tronco ya seco que da al precipicio.
    Perdido en sus recuerdos de juventud, observa anonadado a lo lejos, el río de la vida, el ANCÂRA. Esta melancólico.
    - ¿Qué ha sido eso abuelo? Pregunta Taranthuel.
    -Esa profunda vibración... Es un aviso querido Taranth.
    - ¿De qué?
    - ¿Sientes el viento bajo las plumas de tus alas?
    -…NO.
    -Hace ciclos que dejó de soplar, siquiera silbar. Ha llegado el momento de aceptar lo inevitable-Kriack tiene los ojos anegados de lágrimas. -Nuestro mundo zozobra…
    -Tranquilo abuelo, ¿Cómo estás tan seguro?
    -Me lo dijo el viento con su ausencia.

    Escasos minutos antes, en la costa…
    -¡Bienaventurados muchachos! ¿Qué les trae por aquí? Hace ya mucho que no bajáis a saludar al viejo Muijha. ¡Entrad, acomodaros!
    -Hemos venido por petición de Padre. Dice Lemhur. –Está angustiado por el mar, teme su llegada.
    Muijha se echa la mano al peludo mentón. -Huummm… Sí que ha estado diferente.
    - ¿Qué has notado?
    -Algo está afectando al Borlons. Todo indica a que se aproxima…
    En ese momento, una profunda vibración proveniente del interior del Coloso les interrumpe. Todo tiembla, la casa entera parece quejarse bajo el incesante traqueteo de la caprichosa tierra.
    - ¿Lo habéis notado?. -pregunta Arborihan.
    - ¿A ti que te parece joven? Dice Muijha desde el suelo. – Es peor de lo que había previsto. Ya está aquí. ¡Corred sin tregua! ¡Encended la almenara, y huid a Aldea! El tiempo juega en nuestra contra.
    -Peeeeeeero…. ¿Y tú? rebate Lemhur.
    -¡Váááááyaaaansee!-. Grita Muijha empujándolos al exterior. -Ya soy demasiado mayor para subir, solo les retrasaría.
    -¡Vendremos a por ti, viejo testarudo!

    Al salir, cientos de meduzoos relucían sobre la arena.
    -El mar…se recoge. El anciano tenía razón.

    Llegaron al promontorio. La vista era desoladora. El mar se había retirado kilómetros dejando tras de sí miles de animales agonizando. Al levantar la vista, la imagen no era más esperanzadora. Cientos de animales volaban con frenesí. Huían espantados del lugar como si un depredador invisible fuera a darles caza.
    Aún el cielo estaba teñido de colores rosáceos, al igual que el mar y los acantilados. A lo lejos, en el puesto, Muijha les decía adiós con la mano.
    Encendieron las maderas.
    La almenara prendió bajo el fulgor del rosa atardecer… Se unió a sus colores.

    Era el principio del fin.

    EL RAYO DE LA MUERTE

    EL RAYO DE LA MUERTE

    En Junio del 2015, Donald Trump, candidato republicano a las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos, en una entrevista en la CNN, declaró:
    - Mi tío trabajó en el Massachusetts Institute of Technology. Fue un gran profesor. Era el Doctor John Trump. Un genio. Me dijo una vez: "Hay cosas que están sucediendo que podrían ser muy graves para el mundo en términos de armamento".


    Setenta y dos años antes, en Nueva York…

    El agente aparcó su vehículo y entró en el Hotel Wyndham New Yorker. Le esperaban para mantener una entrevista. Tenía la misión de evaluar la fiabilidad del remitente de una carta recibida tres días antes en el Departamento de Guerra de los Estados Unidos:

    "Yo le llamo Telefuerza, la prensa le llama Rayo de la Muerte. Revolucionará lo que ustedes conocen hasta ahora en armamento. Es un arma defensiva y disuasoria, para proteger el país de posibles atacantes. Se podrían abatir diez mil aviones a una distancia de 400 km neutralizando sus motores"-

    Aquel pasaje final había despertado el interés del Secretario de Guerra Henry Stimson. Pero necesitaba saber que había de verdad en aquella carta antes de informar al presidente Roosevelt.

    - Buenos días, tengo una entrevista con el Sr. Nikola Tesla -dijo el agente mostrando su identificación del FBI- ¿Podrían avisarle de que he llegado?

    El recepcionista, como movido por un resorte, cogió rápidamente el teléfono para avisar a su huésped.

    - No contesta.
    - ¿Puedo subir?

    El agente siguió a la doncella por las escaleras hasta la puerta de la habitación 3327. En el pomo colgaba el letrero: "No molestar"

    Diez horas más tarde, un coche de la funeraria se llevaba el cuerpo de Nikola Tesla. El agente escribió en su libreta un informe improvisado: "Probable causa de la muerte: ataque cardíaco". Metió en su maletero una caja con los documentos personales del difunto y se marchó a toda velocidad. Al día siguiente en un camión del FBI se cargaron ochenta cajas con todos los efectos personales que habían quedado en la habitación del físico.

    Veinte días después de la muerte de Tesla, en la sede del National Defense Research Committee, un agente dejó en la mesa del Dr. John Trump una caja marcada con la etiqueta: "Máximo Secreto - Documentos clasificados".
    John la abrió despacio y con sumo cuidado sacó con manos temblorosa tres libretas negras. Deslizó los dedos sobre las anotaciones y los gráficos. Aquellos eran los documentos de Tesla, el gran Nikola Tesla, el padre de la corriente alterna.
    Pasó todo el día y toda la noche en su despacho, devorando el contenido de las libretas y tomando notas febrilmente. Cuando terminó, la angustia le atenazaba. Lo que había leído era impresionante. Si lo que proponía el físico era verdad, estábamos ante algo extremadamente peligroso.

    Tardó tres días en escribir dos informes. Ambos empezaban de la misma forma:

    "Informe del Doctor John G. Trump, profesor del M.I.T. y doctorado en Ingeniería Electrónica. Ayudante Técnico de la Sección de Radar de la National Defense Research Committe".

    En el informe oficial, que luego se filtraría a la prensa, concluía:

    "Los pensamientos y esfuerzos del Sr. Tesla durante al menos los últimos quince años, fueron principalmente de carácter especulativo, filosófico y algo promocionales. A menudo relacionados con la producción y transmisión inalámbrica de energía; pero no incluyó principios o métodos nuevos, sólidos y viables para realizar tales cometidos".

    En el informe interno y clasificado, resumía para Karl Compton, el Presidente del MIT y de la División 14 de Radares:

    "En los documentos se describe una tecnología que si llega a manos hostiles podría constituir un riesgo para la seguridad de la nación. El Sr. Tesla aseguraba que se podía trasmitir energía sin cables produciendo efectos destructivos a distancia. Había construido un transmisor que lo hacía posible. Su aparato podía concentrar partículas en un área muy concreta, que se podrían enviar con una potencia trillones de veces mayor. Lamentablemente no se ha encontrado el transformador entre sus pertenencias, por lo que no ha sido posible probar esta tecnología. Con los gráficos y los detalles técnicos especificados en la documentación, se podría intentar construirlo".


    Nunca se sabrá si alguna vez el Doctor John Trump, le contó a su sobrino Donald lo que había encontrado en los papeles de Nikola Tesla. La mayor parte de los documentos fueron devueltos a su familia. Pero hoy en día, aún quedan algunos que siguen clasificados. Tal vez desaparecidos para siempre.

    El Universo sin ti

    El Universo sin ti

    El Universo sin ti

    por Granadabaso

    Durante la dominación árabe fueron muchos los astrónomos granadinos o ligados a Granada dignos de mención. Sin embargo, dos matemáticos-astrónomos, padre e hijo, son muy poco conocidos, a pesar de la relevancia de sus trabajos científicos: Hasan y Ahmad Ibn Baso. Eran los responsables del horario de las plegarias en la Mezquita de Granada.

    En este relato me pongo en la piel de Ibn Baso hijo e imagino un diálogo con su padre, intercalando informaciones de carácter científico sobre su obra.


    Ibn Baso Hijo:
    Padre, estamos los dos solos en este lugar. Uno lejos del otro, sin vernos y sin entendernos. Todavía sigo llamándote y no me respondes. Tu silencio y mi sordez, una vez más, juntos. Me encuentro aquí, al otro de la vida, esperando oír tu voz. Muchas veces ando por los pasillos de nuestra casa sin encontrarme con nadie. No hay ruidos en mis pasos ni hay sonrisas en mi camino. Solo hay paredes. Querría ver tu sonrisa, aunque fuera desde la oscuridad en que estás.

    Los Ibn Baso se ocupaban también de la construcción de instrumentos astronómicos. El padre introdujo una innovación en el astrolabio que posibilitaba su utilización en todos los horizontes. En el Museo della Specola en Bolonia, Italia, se encuentra un ejemplar de un astrolabio atribuido a Ibn Baso, padre. La fecha probable de su construcción es 1280 de nuestra era.

    Ibn Baso Hijo:
    ¡Lo cierto es que intimidabas! Si me equivocaba en mis cálculos o en el diseño de los astrolabios, el descontrol guiaba tus palabras. Caballo sin ley, un potro desbocado, sin reglas. Y el demonio cabalgaba por segundos, seguro de sí, tu furia. No duraban mucho estos despropósitos. Pero ¡cómo herían! Era como un vendaval de lluvia negra. Entonces, de pronto, venía la bonanza, enseguida. Tú, avergonzado, mirabas al suelo. Decías algunas cosas a ti mismo en voz baja, te enrojecías, pedías perdón por la locura de cabrito que soñaba con lobos y entonces sonreías, discreto. Las manos que subían y bajaban por tu rostro era la señal de que el teatrillo de feria ya se había terminado. Y volvíamos a nuestras faenas como quienes vuelven del mar: con recelo de regresar.

    Aquí, junto y lejos de ti, recuerdo a mi madre. Una mirada triste y una ternura que nunca más experimenté ver en un ser humano. Una vez, y solo una vez, le pregunté por qué estaba triste. Me dijo que echaba de menos a su padre, perdido hacía mucho. Pero, ¿duele así, madre, un dolor tan antiguo? Duele más, hijo, porque el dolor antiguo tiene raíces profundas, un color más intenso - que sí, que sí - que el dolor tiene color. Y el dolor viejo jamás se cansa. Además, me llena de tristeza, hijo, el no saber en qué ventanas veré crecer a tus hijos. Todo lo que ves en mí, no soy yo. Yo fui feliz como un río. Era feliz como si la propia amistad hubiese encontrado un amigo.
    Era feliz como un río. Era feliz como un río.

    Ibn Baso, padre, escribió dos tratados sobre Astronomía conocidos: el Tratado sobre la lámina Universal Para Todas Latitudes y el Tratado de la Lámina de Senos con sus Cuerdas.


    Ibn Baso Hijo:
    Por el tejado, la lluvia que nos visita se entremete en nuestra conversa silenciosa. Y opina con propiedad de tu silencio, susurrando en mis oídos cuáles eran tus secretos. ¿Por qué las estrellas, padre? ¿Por qué los cielos? Deberías haberme enseñado otras cosas. Las que he aprendido de ti están perdidas en mi cabeza, como hojas sueltas en el viento. Ellas todavía te necesitan, precisan de tu fortaleza y sabiduría para subsistir mas ya no estás...

    El mencionado astrolabio con lámina universal, construido a principios del siglo XIV, es un ejemplo de belleza, ligereza y versatilidad. Con este antecesor del GPS, era posible pasar, de forma rápida, de un sistema de coordenadas a otro y por añadidura, se podía calcular con él la hora en cualquier latitud. También es cierto que esta obsesión por la exactitud estaba ligada a los cultos religiosos, como por ejemplo determinar la hora exacta de las plegarias. Pero eso no le quita el mérito científico: simplemente lo pone bajo un cristal de calcita.

    Ibn Baso Hijo:
    Desde esta orilla del río Darro contemplo Sierra Nevada. Pronto empezará el deshielo. Nuestra sierra va a oscurecerse… La luz volverá pero ella ya no será blanca... Y las aguas que verterá no mojarán tus pies. Solo ahora me doy cuenta. Por primera vez, siento el universo sin ti. ¿Qué va a ser de las estrellas, padre, sin tu mirada?

    El viaje de Gota

    El viaje de Gota

    Escena I
    (La historia transcurre en el mar mediterráneo y la protagonista es Gota, una gota de agua.)
    Gota: Hola, me llamo Gota y como bien dice mi nombre, soy una gota.
    Gote: Y yo me llamo Gote. Soy el único amigo de Gota.
    Gota: Todos los días Gote y yo nos tiramos por un tobogán gigante.
    Gote: ¡Yuju! Tirémonos otra vez.
    Gota: No ya vale por hoy, es hora de dormir.

    (Al día siguiente.)
    Gote: ¡Gotaaa!
    (Dice Gota bostezando.)
    Gota: Eh… ¿Qué quieres?
    Gote: Estás levitando.
    Gota: Eh… ¿Cómo? ¡Que estoy levitando!
    Gote: ¡Sí! ¡Corre baja!
    Gota: ¡No puedo! ¡Socorro!
    Gote: ¡Te buscaré!
    Gota: ¡Yo también! ¡Adiós!
    Escena II
    (De repente Gota entra en una espuma blanca y se mueve por el cielo .)
    Gota: ¿Qué es esto?
    Gotas viejas: Es una nube. ¿Es tu primera vez?
    Gota: Si.
    Gotas viejas: ¿Sabes que las nubes están formadas porque nosotras, las gotas nos convertimos en gas y ese gas es la nube?
    Gota: ¡Anda!, no lo sabía.
    Gotas viejas: ¡Ah! Hay una gotita que está triste porque ha perdido a su familia, igual tú consigues consolarla.
    (Gota se acerca hacia la desconocida.)
    Gota: Hola.
    Desconocida: Hola.
    Gota: ¿Cómo te llamas?
    Desconocida: Goti, ¿Y tú?
    Gota: Gota
    Goti: ¿Qué te ha pasado a ti?
    Gota: Que he perdido a mi mejor amigo, Gote.
    Goti: Yo a mi familia, pero no creo que la encuentre porque se fueron con un tubo .
    Gota: ¿Por qué no me ayudas a encontrar a mi amigo y te quedas a vivir con nosotros?
    Goti: Vale.
    (Gota y Goti van hacia las gotas viejas.)
    Gota: ¿Qué nos va a pasar ahora?
    Gotas viejas: Tendréis que esperar, hasta que caigáis algún día.
    Gota y Goti: Pues esperaremos.
    (Jugaron al pilla-pilla, al escondite, recorriendo toda la nube.)
    Goti: Me he cansado de esperar Gota.
    Gota: Yo también Goti.
    (Se oyen truenos.)
    Gotas viejas: Ha llegado el día, hoy vais a bajar de la nube.
    Gota y Goti : ¡Por fin!
    (Gritan contentas.)
    (Gota y Goti empiezan a caer transformándose en bolitas duras.)
    Gota y Goti: ¡Qué nos pasa!
    Gotas viejas: Somos granizo, una forma de devolver el agua a la superficie terrestre.
    Hemos llegado a Los Alpes, nacimiento del río Po. Ahora nos estamos descongelando.
    (Las gotas bajan por el río.)
    Gota y Goti: ¡Nos hemos atascado en una piedra! (Gritan asustadas.)
    Gotas viejas: Lo sientimos nosotros no sabemos cómo ayudaros. ¡Adiós!
    Gota y Goti: Vale, adiós. (Dicen tristes.)
    Gota: ¿Cuánto crees que vamos a estar aquí?
    Goti: No sé Gota, no sé.
    Escena III
    (Gota y Goti se aburrieron de esperar, hasta que un día empezaron a levitar)
    Gota: ¿Otra vez?
    Goti: Me temo que sí.
    (Esperaron y esperaron y volvieron a caer solo que, en forma de nieve, esta vez cayeron bien, directamente en el mar)
    Gota: ¿Qué es esto?
    Goti: Creo que es una playa.
    Gota: ¿Cómo lo sabes?
    Goti: Porque lo pone.
    Gota: ¡En esa botella hay gotas encerradas!
    (Goti se giró)
    Goti: ¡Es mi familia, y se la van a beber!
    Gota: Oh no.
    Goti: A la de tres saltamos en sus ojos. (Porque les escocerán.)
    Goti: 1.
    Goti: 2.
    Gota: Espera, ¿estás segura?
    Goti: ¡Si!
    Gota: Vale
    Goti: Y 3.
    (Saltan, la botella cae al agua, y ellos también.)
    Familia de Goti: ¿Hija?
    Goti: ¿Papá, mamá, hermanito sois vosotros? ¿Dónde habéis estado?

    Familia de Goti: Si hija, fuimos a una potabilizadora, nos limpiaron y acabamos en esta botella.
    Bebé: ¡Tata!
    Goti: ¡Que alegría!
    (Gota se pone a llorar y recuerda a su amigo.)
    Goti: ¿Podríamos vivir con Gota y su amigo?
    Familia de Goti: Pues claro que sí.
    Gota: (Con voz triste y apenado.) Será si le encontramos.
    La familia entera: ¡Claro que le encontraremos! si no es hoy mañana o pasado-mañana, pero no perderemos la esperanza.
    (Todo un año los océanos, hablaron con gotas, peces, delfines, cangrejos, tiburones, ballenas, hasta con el Kraken. Había una gota llorando, se acercaron a ella.)
    Todos: ¿Qué te pasa?
    Desconocido: ¡Nada!
    Todos: ¿Seguro?
    Desconocido: Sí.
    (Entonces se giró.)
    Gote: ¡¡Gota!!
    Gota: ¡¡Gote!!
    (Se abrazaron, se besaron en la mejilla un montón de veces.)
    Gote: Te llevo buscando mil ciclos y no he sabido nada de ti hasta ahora.
    Gota: Lo mismo me ha pasado a mí.
    Gote: ¿Dónde has estado?
    Gota: Estuve en una nube, que somos nosotros cuando estamos en estado gaseoso, caí granizo y me descongelé, bajé líquida por un río y me quedé en una piedra y volví a subir, bajé, encontramos la familia de Goti en una botella y después llegamos aquí.
    Gote: Qué interesante.
    Gota:Claro no te he presentado a mis nuevos amigos.
    La familia de Goti: Hola.
    Gote : Hola.
    (Dicen emocionados)
    Todos: Bueno, ¿Y ahora qué?
    Gote: ¡Al tobogán!

    (Empezaron a levitar)
    Todos: ¡No otra vez no!

    Escocia,1594

    Escocia,1594

    El 24 de Enero de 1594, John Napier de Merchiston abandonó con paso decidido su despacho. Parecía una urgencia, pero no. Salió de su castillo ya de noche, en medio de una feroz tormenta que en ese momento azotaba la campiña inglesa. Anduvo al frente unos trescientos metros, recibiendo alborozado un chaparrón de lluvia y viento sobre la cara. Se calaba, pero sonreía feliz, dejando balancear su cuerpo por las heladas ráfagas. Alzó su mirada al cielo y levantó triunfante su mano derecha, blandiendo en ella un misterioso papel.

    El servicio de casa y su esposa observaban atónitos por las ventanas. Como para preguntarle qué ocurría, ¡chitón! Hoy debe de ser cosa grande, aventuraban. Al poco, él regresó dando zancadas y hecho un cisco, pero nadie murmuró. Simplemente, buscó a su mujer y, sin decir palabra, la llevó al dormitorio. Allí la besó con pasión y echó el cerrojo.

    Según La Posteridad supo después, el 24 de Enero de 1594 el matemático John Napier, en su castillo de Merchiston, Escocia, perfiló definitivamente su mayor aportación a la ciencia: el Logaritmo; Teoría que más tarde publicó y le llevó a la gloria.

    Los matemáticos de la época la acogieron con entusiasmo. Los Logaritmos permitían ahorrar ingentes cantidades de tiempo y esfuerzo en tediosas operaciones aritmética s. Fue un paso más en la emocionante evolución de la Ciencia Matemática.

    Pero no quedó ahí su aportación. Un pequeño libro fue olvidado durante siglos, eclipsado por la brillantez de la Teoría de Logaritmos. Desde aquella noche de tormenta, Lady Merchiston describió en su diario cómo cambió a su esposo el feliz descubrimiento. Ahora, casi cinco centurias después, sus reflexiones están siendo aplicadas en Psiquitría a los grandes males de nuestra sociedad. Se ha comprobado que el abnegado estudio de las Matemáticas renueva la ilusión de vivir y cura el desencanto existencial que atormenta a millones de personas. Y, curiosamente, tal como la dama describió, esa pasión optimiza la vida conyugal...¡Serendipia!

    Esperanza en paralelo

    Esperanza en paralelo

    Suena el despertador.
    Marilén permanece unos minutos en la cama. Las últimas sensaciones de su sueño la siguen envolviendo en una densa neblina de la que no consigue desprenderse.
    En su mente permanece la imagen de su madre mirándola con ojos vacíos. "No me entiendes -parecen decirle-, no entiendes nada". Su mirada refleja desconcierto. "¿Quién eres? No te conozco. Vete de mi casa. Me quieres robar. Todos me quieren robar".
    Marilén trata de alejar la persistente sensación de tristeza con la que se despierta cada día desde hace... ¿Cuánto? ¿Un año ya?
    Vuelve a la realidad. Mamá ya no está -piensa-, ya no sufre. Tengo que ir a trabajar. Se hace tarde.
    Marilén es profesora de Física Cuántica en la universidad. La misma en la que hace años se doctoró en Ciencias Físicas. No había muchas chicas entonces que estudiaran esta carrera. "Las ciencias son más de chicos -se solía decir". Ahora se siente satisfecha viendo crecer año tras año el número de mujeres en sus clases.
    Es tarde. Sale rápido de casa.
    Hoy tiene que dar una conferencia. Sabe que la sala se llenará. Hay mucho interés en el tema. Hablará sobre la Teoría de los Universos Paralelos, sobre su relación con la Mecánica Cuántica y la Teoría de Cuerdas. Nombrará las últimas hipótesis que explican que los multiversos no solo existen, sino que incluso interactúan entre ellos. ¿Podrían llegar a influirse dos universos? ¿Podría ocurrir que uno condicionara los acontecimientos del otro? Según las últimas teorías, eso sería muy improbable, aunque no imposible...

    Suena el despertador.
    Katrina permanece unos minutos en la cama. Las últimas sensaciones de su sueño la siguen envolviendo en una densa neblina de la que no consigue desprenderse.
    Lo primero que le viene a la cabeza al volver a la realidad es el estado de su investigación. Forma parte de un grupo de científicos que estudia el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer con terapia génica. Tratan de desarrollar un fármaco que, mediante la introducción de un gen en las células cerebrales, consiga ralentizar el mecanismo de destrucción de dichas células y, por tanto, frenar o incluso curar la enfermedad.
    Aunque le fascina su trabajo, reconoce que su labor es lenta. Le resulta duro aceptar que el esfuerzo diario de tantas personas investigando necesita tiempo, años, para obtener resultados concretos, progresos reales que ayuden a mejorar la calidad de vida de los pacientes y a retrasar la enfermedad. "Estamos cerca -piensa-. Los últimos resultados son prometedores". ¿Cuántas veces se repite la gran pregunta?: "¿Podremos curar algún día el alzheimer?"
    Solo tiene una respuesta: seguir trabajando, seguir investigando.

    Marilén está cansada. Ha sido un día intenso. Cierra los ojos. Poco a poco, la realidad se hace difusa y la habitación que la rodea va cambiando. Ahora se parece más a un recuerdo. ¿Qué es? Sí, es su dormitorio de niña, en casa de sus padres. Mamá se acerca. "Tienes que recoger -le dice-. Pronto llegarán las visitas". Hoy mamá parece más joven. Está contenta. Hay vida en sus ojos. Incluso reconoce a su hija. "Pero, ¿no había perdido la memoria? ¿Se ha curado? -se pregunta en voz alta". "No, el alzheimer aún no se cura -responde Katrina-. Pero estamos cerca. Los tratamientos empiezan a dar resultados. Seguimos avanzando. Seguimos investigando".
    Marilén se siente confundida. ¿Con quién está hablando? ¿Quién es esa otra figura en la habitación? ¿Es ella misma? La mira. Se reconoce en ella. Mira a su madre. Se sientan. Charlan. Planean el día. Hablan del tiempo, de los estudios, del futuro. "Ya lo he decidido -le dice a su madre- quiero ser científica: investigadora".

    Suena el despertador.
    Los recuerdos se agolpan en la mente de Marilén. Bailan como piezas de un puzle desordenado que se niegan a ocupar su sitio: genes, universos paralelos, Katrina, alzheimer, su antigua casa, el dormitorio, su madre recuperada, sus conversaciones, sus risas...
    Al fin logra abrir los ojos. Está contenta. ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha sido diferente esta noche? Como viniendo de otro mundo, escucha su propia voz con ecos en paralelo: "Estamos cerca. Los tratamientos empiezan a dar resultados".
    Hoy el recuerdo de su madre ha cambiado. Vuelve a ser el de antes de la enfermedad. Un recuerdo de esperanza.
    ¿Pueden interactuar dos universos? ¿Se llegará a curar el alzheimer? Seguimos avanzando. Seguimos investigando.

    FALLO DE SENTENCIA A DOÑA PAOLA SKINNER

    FALLO DE SENTENCIA A DOÑA PAOLA SKINNER

    Expediente: Fallo de Sentencia nº 20/03
    Lugar: Madrid
    Fecha: 19 de junio de 2019
    Delito: Recurso contra Emancipación Científica.

    (I) ANTECEDENTES DE HECHO

    Con fecha 4 de mayo de 2017 tuvo entrada en este Juzgado el procedimiento abreviado 20/03 por el delito arriba referenciado. La fiscal Dña. ALBERTA NEWTON presentó un recurso contra la emancipación científica de Dña. PAOLA SKINNER. Con aires notablemente frustrados, señaló que “ya está bien de considerar ciencia cosas que no lo son”, dando un golpe con el puño derecho sobre la mesa con el que esperaba dictar sentencia. Dijo que haber esperado cien años era “más que tiempo suficiente” y que “vale que yo tenga una experiencia que supera los milenos, pero lo que no es no es, y punto”.

    Como cargos contra la acusada presentó la poca precisión de sus conceptos teóricos, el uso de metodologías no cuantitativas, la falta de números en sus cálculos (y la falta de cálculos, así, en general) y su poca capacidad predictiva (que no fue probada por la fiscal porque “a la vista está que no hace falta, su Señoría: si no tienes ecuaciones, es imposible predecir nada”). La fiscal Dña. ALBERTA NEWTON alega por ende la incapacidad de la acusada por constituirse como una ciudadana científica e independiente.

    (II) SOLICITUD DE LA FISCAL

    Ante la problemática expuesta, la fiscal Dña. ALBERTA NEWTON solicita:
    (1) La disolución de Dña. PAOLA SKINNER como ciudadana científica.
    (2) El cese inmediato de su autonomía como disciplina independiente.
    (3) Una co-tutoración permanente no revisable hacia la acusada por parte de la Biología, la Informática o la misma Física.

    (III) ANÁLISIS DEL CASO.

    Tras haber analizado con meticulosidad el caso expuesto, la Ilma. Sra. Magistrada-Juez entiende que los problemas señalados por la fiscal Dña. ALBERTA NEWTON o no son tales o son exclusivamente producto de la juventud de la acusada como ciencia, y no de un factor inevitablemente constitutivo de la misma.

    Asimismo, se ha analizado la problemática que se derivaría de la propuesta de la fiscal Dña. ALBERTA NEWTON. Aprobar la incapacidad de emancipación de Dña. PAOLA SKINNER como ciencia, implicaría aceptar que existe una parte de mundo que es epistemológicamente inalcanzable, hecho que ni este juzgado ni ningún científico que se precie (ni, probablemente siquiera, Dña. ALBERTA NEWTON, si lo piensa con el detenimiento que requiere) parece estar dispuesto a aceptar.

    De este modo, con el presente fallo se propone una emancipación científica condicional de Dña. PAOLA SKINNER como CIENCIA DE LA CONDUCTA siempre y cuando:

    (1) Se comprometa con un cumplimiento estricto del método científico.
    (2) Renuncie a la multiplicidad de paradigmas teóricos que a día de hoy caracterizan el campo, adoptando uno que sea capaz de explicar la conducta.
    (3) Abandone todo intento de convertir en entidades ontológicas constructos teóricos no observables (e. g. “esquemas mentales”).
    (4) Abandone cualquier tipo de práctica o terapia que no se encuentre estrictamente fundamentada en los resultados científicos obtenidos.

    FALLO

    A la vista del férreo compromiso expresado por la acusada, formalizo con el presente documento la emancipación de Dña. PAOLA SKINNER, declarándola CIENCIA INDEPENDIENTE desde el momento mismo de la publicación de esta sentencia. Por ende, se le otorga autonomía académica de pleno derecho y una reputación social equivalente a la poseída por el resto de disciplinas científicas.

    Asimismo, se advierte con la presente que cualquier intento de infravaloración de la credibilidad e independencia de Dña. PAOLA SKINNER será juzgado como DELITO DE IGNORANCIA, pudiendo derivar a la pena de SEIS MESES DE ELIMINACIÓN DE CREDIBILIDAD ACADÉMICA.

    La presente Sentencia es firme al haber manifestado las partes su voluntad expresa de no recurrirla (pese a las airadas maneras con las que Dña. ALBERTA NEWTON recibió estas líneas en un primer momento, terminó aceptando las mismas tras tomarse una tila y hacer un poco de "mindfullness"). Llévese certificación de la misma a los autos principales y notifíquese a la Comunidad Científica, a la acusada y a la víctima (que en este caso son la misma persona).

    PUBLICACIÓN
    Leída y publicada fue la anterior sentencia por la Ilma. Sra. Magistrada-Juez SOFÍA FILOSOFÍA, que la suscribe estando celebrando Audiencia Pública en el día de la fecha.

    Festín en El Sidrón

    Festín en El Sidrón

    No somos monstruos. Somos vástagos de esta tierra, y sus largos inviernos nos obligan a ser crueles, inmisericordes. Llevábamos varias lunas sin probar la carne y nuestros propios cuerpos parecían pieles extendidas sobre ramas.

    No fueron prudentes cuando entraron en los bosques dónde han cazado nuestros antepasados. Vieron las piedras apiladas en lo alto de las colinas, y las ignoraron. Vieron los restos de nuestros fuegos en los refugios, y aun así durmieron a su abrigo varias noches. Vieron las marcas en los árboles y las pinturas en las piedras, y nos desafiaron, quedándose.

    No deberían de haberse sorprendido cuando llegamos, protegidos por la noche. Hemos recorrido estos bosques desde que nuestras madres nos destetaron, y nos conocemos todos los caminos, cada roca, cada árbol. Por eso no necesitábamos llevar antorchas. Su propio fuego los cegaba, haciendo visibles sus siluetas contra la luz de las llamas. Nos acercamos sigilosamente, como cuando acechamos al jabalí. Teníamos las lanzas y los propulsores preparados, como cuando acechamos al ciervo. Teníamos hambre, como cuando acechamos al urogallo. Los oímos hablar animadamente. El anciano estaba contando una historia junto al fuego, preparando unas flechas bajo la atenta mirada de su descendencia. Ataba las cabezas de las flechas con cuerdas y las fijaba con betún. Estaba tan enfrascado en ello que apenas se dio cuenta de que una lanza acaba de clavarse en el costado de su hijo. El grito que le arrancamos fue la señal para atacar. Decenas de lanzas cayeron sobre ellos, ensartándolos, hiriéndolos. A las lanzas les siguieron nuestros gritos y nuestros garrotes, golpeándoles la cabeza, rápidamente, sin dejarles tiempo a reaccionar. Una de las mujeres consiguió agarrar a su hijo y correr en dirección a los árboles, a pesar de estar herida por una lanza. Pero de poco le sirvió, pues se encontró con mi hija, llevando un hacha en la mano y un propósito en su mente: Comer.

    No tuvieron una muerte muy rápida, pero no la alargamos más de lo necesario. Eran 4 mujeres, 3 hombres y 6 más que aun no habían engendrado hijos. Nuestra mujer sabia remarcó que 13 es un buen número. Usamos los cuchillos de pedernal que ellos mismos habían estado preparando para separar la carne de sus huesos. Usamos el mismo fuego que les alumbraba y calentaba para asar su carne. Usamos las piedras en las que se sentaban para partir sus huesos y poder comer su tuétano. Usamos las pieles que les abrigaban para llevarnos la carne sobrante a nuestro refugio.

    No os cuento esta historia para que os regocijéis en ella, ni espero perdón o absolución. Os la cuento para que entendáis que sobrevivir no es fácil ni agradable. Cada año los inviernos son más largos, forrajear en el bosque es más difícil y hay menos animales que cazar. Si su clan hubiera encontrado setas en nuestra tierras, tendríais menos setas para vosotros. Si su clan hubiera matado un jabato en nuestras tierras, tendríais que andar más para encontrar caza para vosotros. Su muerte nos ha dado sustento, y nos ha alejado un poco de nuestra propia muerte.

    No se si algún día alguien encontrará sus huesos, si alguna persona sabia verá las marcas que dejamos en ellos, si alguien imaginará lo que les pasó. Sólo puedo dar las gracias por su vida, y pedir que no se nos juzgue, si no que se nos entienda.

    ---------------------------------

    Para aprender sobre los neandertales de El Sidrón:

    https://doi.org/10.1073/pnas.0609662104
    https://doi.org/10.1073/pnas.1011553108
    https://doi.org/10.1016/j.aanat.2011.01.014
    https://doi.org/10.1016/j.jhevol.2016.12.003
    https://doi.org/10.1038/s41598-019-38571-1
    https://doi.org/10.1038/nature21674

    Flash

    Flash

    Actores de Hollywood, deportistas de élite, jefes de Estado o terroristas en busca y captura. Y él. Los rostros más buscados del planeta, objetivo de millones de miradas en todo el mundo. El suyo, entre ellos.

    Tímido, sin llamar la atención. Escurridizo, imposible de captar. Discreto, solo visible ante los instrumentos más potentes. Silencioso, no dice ni "pío". Seductor, dicen que todo el que caía en sus redes no salía jamás. Ni siquiera un rayo de luz. Oscuro. Misterioso. Secreto. Él.
    Desde que nació, su madre le advirtió que se andase con cuidado.

    - Muchos querrán verte y saber todo de ti: cómo te comportas, cuáles serán tus próximos movimientos y hasta qué te gusta comer. Todos esperan, algún día, contemplar tu majestuosidad. No te dejes captar. Si lo haces, no habrá marcha atrás.
    - No podré estar toda la vida escondiéndome -contestaba él.

    Paso mucho tiempo escondido. Todo el que le dejaron. No buscaba la fama, no quería que los focos de medio mundo se girasen hacia él. "Si en realidad lo está deseando", llegó a escuchar que decían sobre él. "Es cuestión de tiempo", aseguraban otros. Él, que ni siquiera tenía Instagram ni Twitter, ¿cómo iba a ser verdad que su máxima aspiración era el estrellato?
    Con el paso del tiempo, según fue creciendo, también lo hizo su peor enemiga: la soledad. Un monstruo silencioso que tejió de desesperanza sus días. ¿Qué pasaría si, solo por probar, se asomase al mundo? Mamá ya no estaba para reprenderle y ya había aguantado mucho tiempo. ¿Tan malo sería? ¿Peor que la completa oscuridad a la que estaba encadenado? Lo dudaba.

    Y llegó el día. Respiró hondo, besó el suelo como los actores de teatro cuando salen a escena y lo hizo. Se dejó capturar. FLASH. No hay vuelta atrás. Al menos puso su mejor cara para una imagen que pasaría a la historia.

    "Así es la primera foto de un agujero negro", titularon los medios de todo el mundo. "Así es como perdí mi anonimato", apuntó él en su diario.

    Hades XJ57

    Hades XJ57

    No recuerdo haber sentido una sensación similar en toda mi vida… Barajar la posibilidad de ser los últimos supervivientes de una serie de expediciones lanzadas al espacio para encontrar un nuevo hogar para que nuestra diezmada especie logré sobrevivir; me aterra; pero más aún, haber perdido toda posibilidad de conexión con el centro de mando y quedar a la deriva es este maravilloso y mortal mar de infinitas estrellas.

    Tras un par de meses a la deriva, intentando reparar los daños sufridos por el inesperado incidente sufrido al intentar desviarnos de la trayectoria de un cometa cuya trayectoria se vio afectada al utilizar nuestro campo electromagnético a modo de protección; los cálculos fueron erróneos, y esta situación que tengo ante mí; sentada en el control de mando, una de las visiones más espectaculares y a la vez, más terroríficas de toda mi vida, ha sido fruto de ellos: nos adentremos sin vuelta atrás a un hambriento agujero negro.

    Durante mi toda mi vida he tenido que enfrentarme a un sin fin de situaciones de las que me siento orgullosa y me han llevado a ser la comandante al mando de esta nave y de la misión “Última Esperanza”; no puedo decir lo mismo de ver morir durante siglo y medio a mi familia, amigos y compañeros; guerras por la escasez de recursos; y la fatídica muerte y extinción de toda forma de vida de nuestra madre Tierra, avocados a buscar urgentemente otro hogar en Marte; dónde hasta el último contacto tras la colisión, resistían las algo más de diez mil personas, por las cuáles, tres expediciones hemos salido a explorar más allá de nuestro sistema solar y decididos a encontrar un nuevo hogar.

    Parece que este es el fin; aunque para sentirme mejor prefiero imaginar en mi mente una gran interrogante. ¡Nunca habíamos llegado tan lejos! Y a la vez tanto miedo a que ya no se pueda hacer más… Mientras todas estas ideas aparecen en mi mente sin control; la nave se acerca inexorablemente a Hades XJ57; esta gran circunferencia negra con una capacidad atracción gravitatoria nos atrae cuál canto de sirena.

    Cierro los ojos, respiro profundamente.. Pienso que pase lo que pase no puedo hacer nada para evitarlo. He vivido 150 años gracias a los avances de la biotecnología, ¡No está mal para una humana! A pesar de ello, no hemos sido capaces de encontrar otro hogar.

    Las alarmas suenan, empezamos a adentrarnos ya en Hades XJ57. Los pocos supervivientes del impacto nos reunimos para pasar juntos lo que creemos serán nuestros últimos momentos de vida. La respiración se entrecorta por una mezcla de expectación y terror. Poco se sigue sabiendo de estos grandes gigantes. Seguimos el camino. La nave empieza a avanzar a una velocidad de vértigo; apenas soy consciente de lo que está sucediendo. De repente desaparece la nave, desintegrada supongo por la gran presión a la que se vió sometida, sin embargo nosotros seguimos “vivos” o por lo menos, creo tener consciencia de ello. Veo a los supervivientes de mi tripulación, pero ya no hace falta hablar, podemos transmitir nuestros pensamientos telepáticamente, conocer sus emociones…

    Es un espacio etéreo y se despliegan ante nosotros infinitos especies de puertas dimensionales cuya forma parece una elipse de agua transparente… ¿A dónde llevaría cada una de ellas? ¿Es la prueba de la existencia de universos paralelos o más bien nos llevan a un punto determinado de nuestra vida en la dimensión que dejé atrás? Y si decido quedarme aquí.. ¿Qué ocurriría?

    Intercambio pensamientos con mi tripulación; no sabemos qué tenemos frente a nosotros ni qué hacer. Lo que sí tenemos claro es mantenernos juntos, pase lo que pase.
    Me desplazo suavemente, a través de las infinitas puertas junto con los demás; siento mi cuerpo etéreo, carente de masa, pero puedo sentir mi piel.

    Después de un rato, aunque tampoco podría especificar con detalle, porque dentro de Hades XJ57 todo es diferente; elegimos una puerta para entrar ….

    Tengo toda mi consciencia y estoy dentro del cuerpo de mi madre… En unos minutos volveré a nacer.. No sé cuántas veces he repetido esta vivencia, si estoy viviendo un bucle o si puedo hacer algo para cambiarlo.. Sé que esta vez es diferente, porque permanece en mi mente Hades XJ57.

    HFD1, la rata obesa

    HFD1, la rata obesa

    HFD1 era una rata marrón bien criada, sana y esbelta; al menos hasta que el Criador le trasladó a una caja nueva con seis compañeras cuyas etiquetas iban desde HFD2 hasta HFD7. En su nueva caja, el Criador cambió completamente su dieta sana y equilibrada por una mucho más sabrosa pero claramente más insana, consistente en bollería industrial ad libitum. En la caja vecina se divisaban otras ratas menos afortunadas que seguían con una dieta sana y equilibrada, cuyas etiquetas decían CED1 a CED7. Más allá había otras cajas, pero HFD1 no era capaz de distinguir ni sus dietas ni sus etiquetas.
    Ni HFD1 ni sus compañeras comprendían por qué el Criador les había cambiado de dieta, pero HFD1 era una rata creyente y, por tanto, no se cuestionaba las decisiones del Criador, ya que se consideraba indigna de comprender sus inescrutables designios. Sus compañeras, especialmente HFD3, no estaban de acuerdo con la resignada postura de HFD1; de hecho, HFD3 se oponía a comer la insana bollería industrial porque valoraba mucho su salud. HFD3 se definía como agnóstica; es decir, pensaba que, si el Criador existiera, las ratas no podrían saber nada acerca de él. Para HFD3, todos los sucesos se debían al azar. Aplicando este criterio, el cambio de dieta podría explicarse si hubiese un inmenso número de cajas con ratas en las que las dietas podrían variar en tantas combinaciones que la suya era solo una más de las muchas posibles.
    Siendo coherente con sus creencias, HFD1 comió la bollería industrial sin plantearse ningún límite, sino que devoró hasta duplicar su peso corporal y sentirse realmente obesa, torpe y enferma al cabo de dos meses. Por el contrario, las demás ratas controlaron sus apetitos; particularmente, HFD3 apenas comió lo necesario para no morir de hambre y, en consecuencia, no aumentó significativamente su peso. La convivencia se fue complicando durante los dos meses de dieta alta en lípidos, llegando a causar tensas discusiones entre HFD1 y HFD3 en las que, ocasionalmente, intervenían las demás ratas.
    Súbitamente, la dieta cambió en la caja, de manera que una mañana apareció una harina de maíz negro en vez de los acostumbrados bollos. Las siete ratas se sintieron muy sorprendidas con el nuevo cambio. Ninguna era capaz de explicar el suceso. Por supuesto, HFD1 se limitó a decir que era la voluntad del Criador y que rechazarla era una blasfemia. Por su parte, HFD3 volvió a aplicar su razonamiento para decir que el azar había causado este cambio de dieta entre las infinitas cajas existentes. De nuevo no hubo acuerdo en la explicación del suceso, y tampoco hubo unanimidad en la reacción ante la dieta. En efecto, HFD1 hizo de tripas corazón para hincarle el diente a la insípida y poco estimulante dieta, mientras que las demás ratas apenas comieron lo necesario para sobrevivir hasta que el hambre doblegó su voluntad. Por su parte, HFD3 decidió que esta dieta era más conveniente para su salud y que, en consecuencia, podía comer una cantidad razonable.
    Transcurridos los 90 días pautados, una mañana las ratas no despertaron. HFD1 se durmió con la extraña sensación de olor a cloroformo. Su peso había disminuido significativamente y se sentía menos obesa, más ágil y más sana que antes, aunque no tanto como al principio. En su última mirada, alcanzó a ver a sus compañeras yaciendo en el suelo con sus estilizados cuerpos y su saludable aspecto.
    HFD1 no vivió para ver su nombre publicado en un artículo sobre los efectos beneficiosos de la ingesta de maíz con elevado poder antioxidante en ratas obesas. Por su parte, el Criador lamentó la inconveniente variación en peso y en las demás variables morfológicas y fisiológicas que observó entre las ratas y que causaban elevados coeficientes de variación que dificultaban la identificación de diferencias significativas entre tratamientos.

    Hipocampo (Campe)

    Hipocampo (Campe)

    ‒Inicia, Campe.

    Las visitas que solía hacer su hija Eleanor eran lo que concedían felicidad a sus días, a su no muy afortunada vida. Los días que sabía que ella se presentaría, Jack se levantaba temprano para hacer una mínima limpieza a la descuidada casa y acondicionar la habitación que había ofrecido a su hija. Luego, desde el sofá del salón, miraba a través de la ventana para ver llegar a Eleanor con su pintoresco maletín. En él guardaba los utensilios y todo lo necesario para producir sus pinturas. Se pasaban horas charlando en el sofá mientras ella tomaba un refrigerio y él sostenía su inseparable cerveza. Pero lo que más le gustaba era contemplar a su hija dando forma a sus trazos sobre el lienzo. La admiraba y siempre la había apoyado en la decisión que había tomado de ser pintora. En los tiempos que corrían era encantador ‒pero no restaba sorpresa‒ que alguien quisiera ejercer esa profesión.
    Hay que apostar por el arte y la cultura si queremos que este mundo vaya a mejor, era lo que siempre decía Eleanor. Entretanto, la delincuencia, el trapicheo de drogas y la corrupción asolaban las calles.
    Su hija le parecía muy hermosa, sobre todo cuando se dejaba llevar por su pasión. Con aquella cara angelical, sus espirituales ojos color esmeralda y su cuerpo, frágil pero perfectamente formado. De él había heredado sus labios gruesos y sensuales; de su madre, el cabello castaño ondulado y su rostro de aspecto inteligente.
    ‒Campe, detén la imagen aquí ‒ordenó al reproductor de su hipocampo un Jack que superaba los cincuenta.
    Él estaba en medio de aquel escenario. A su diestra, su hija de diecinueve años, con la mirada fija en el lienzo imaginando los siguientes movimientos que haría con el pincel; a su siniestra, él mismo, cinco años más joven. Jack medía un metro ochenta, de aspecto fuerte. Salvo que el Jack contemporáneo vestía con una gastada chupa de cuero y lucía desaliñado. Algo afligido, se acercó a la imagen petrificada de Eleanor. Alzó su mano temblorosa para acariciar su rostro, pero no hubo éxito. Su mano solo se mantenía en el aire desdibujando el semblante de su hija.
    La pena y la culpa se habían instalado en él un mes después de aquella visita de Eleanor. Fue en el aniversario de Jack. El 26 de septiembre de 2059. Él estaba puesto de coca y borracho. La coca no le era un problema porque había comprado dos gramos como regalo de cumpleaños. Tenía mucha. Pero se había quedado sin cervezas. En la zona donde vivía, en vez de vender alcohol en supermercados, había tiendas controladas que cerraban a media tarde. Contaba con un cuarto de hora para coger el coche, llegar a la tienda y comprar sus preciadas latas. Iban a cerrar y se cabreó por la situación, por no haber caído antes en la cuenta. Rápido se vistió con lo primero que encontró y se dirigió al coche. Lo que Jack desconocía era que aquel día su hija no había ido a visitarlo por la mañana, no porque se hubiese olvidado, sino porque tenía una reserva en un restaurante para aquella noche. Cuando Jack arrancó a toda pastilla se topó con Eleanor que pasaba justo delante de su garaje.
    Jack no había logrado desahuciar aquel suceso de su memoria. Se odiaba. Pero eso no había impedido ponerse y seguir bebiendo, sino que iba a peor. Con los ojos húmedos y un nudo en la garganta, se extrajo el USB de detrás de la oreja y la representación del recuerdo con su hija desapareció. Ahora se encontraba a oscuras, iluminado por una mera bombilla de baja potencia en el techo. Se encendió un cigarro y lo apuró al máximo. Sabía lo que le tocaba hacer a continuación. Había pensado en ello a lo largo de las últimas semanas. Se perdió unos segundos fijando la mirada en los variables hilos de humo que su cigarro desprendía y que desaparecían en la oscuridad. Dio una profunda calada y la degustó como no había hecho con ninguna. Sabía que no habría otra después de esa. Lanzó el cigarro, metió la mano bajo la chupa y desenfundó el revólver que portaba bajo el sobaco. Se desprendería de todo remordimiento que borbotaba en su cabeza con solo pulsar el gatillo. Cerró los ojos. El cañón rebotaba en su dentadura a causa de sus temblorosas manos. Apretó el gatillo. Sin embargo, sus dedos no tenían fuerza suficiente. No podía, algo se lo impedía. Sus piernas flaquearon y se echó a llorar desconsoladamente. Cualquiera de sus colegas se habría mofado de él al verle así.
    ‒La vida me ha maldecido. Estoy condenado a vivir eternamente en este miserable mundo...

    Hipótesis Criptobionte

    Hipótesis Criptobionte

    A veces -dijo el profesor de biología evolutiva- mientras sostenía en sendas manos dos muestras de material vegetal. A veces, he pensado con cierto cinismo, cinismo científico, desde luego, que gran parte de lo que conocemos al estudiar la vida consiste mas bien en un aprendizaje de lo que está muerto.

    No me refiero con esto a una cuestión de “película de horror”, no. Tampoco hablo de lo muerto en un sentido termodinámico, sino a una cuestión metodológica. Una cuestión de análisis. La desintegración de los “todos” a cambio de sus “partes”. Cuando estudiamos anatomía lo hacemos con mucho provecho sobre una calavera ¿no es así?

    Esta desintegración no es desafortunada, resulta de hecho feliz. La complejidad de un organismo es en algunos aspectos inabarcable. Incluso el más insignificante animal es un sistema muy complejo, mucho más complejo, que el más sofisticado de nuestros aparatos.

    ¿Alguno de vosotros puede intuir a qué obedece esta complejidad?

    -preguntó el profesor-, sin dar lugar a que alguien pudiese consolidar una respuesta.

    ¡Obedece! -dijo exaltado- a que los organismos han sido construidos ciegamente por la evolución a lo largo del tiempo.

    -El profesor retrajo las manos hacia el pecho después de haberlas agitado con vehemencia.

    Pensemos en los organismos como “grumos” de espacio-tiempo deformado por el altísimo grado de orden metabólico que alcanza la materia orgánica. Del mismo modo que los agujeros negros son “grumos” de espacio-tiempo deformado por una altísima cantidad de materia bariónica.

    Solo gracias a que podemos desintegrar en partes a un organismo, podemos figurarnos los mecanismos por los cuales éstos evolucionan a lo largo del tiempo, pero allí el metabolismo se pierde irremediablemente.

    Si pudiésemos estudiar la vida sin descomponerla y conservando un metabolismo activo alcanzaríamos un conocimiento insospechado.

    -Los alumnos pusieron un gesto reflexivo-.

    Lo que tengo en cada una de mis manos -continuó el profesor - son muestras de musgos.
    La de mi mano derecha fue recolectada hace 120 años, la de mi mano izquierda, esta mañana. Ambas contienen una gran cantidad de tardígrados, animales notables pese a su minúsculo tamaño. Los tardígrados pueden elevar la medida de su metabolismo desde un punto casi cercano a cero después de décadas de permanecer latentes.

    ¡Criptobiosis!
    -Gritó desde la cuarta fila uno de los alumnos-.
    Así es -añadió el profesor con una ligera sonrisa-.

    Aunque conocemos varios mecanismos criptobióticos, aún no queda del todo claro cómo este tipo de latencia ha evolucionado independientemente en la gran mayoría de los linajes evolutivos.

    De todos modos, hay algo profundamente importante en términos evolutivos. En su evolución ciega, los organismos producen, en el tiempo, modos de saltar en el tiempo. Producen ritmos de evolución sobre los que evolucionan.

    -Una alumna interrumpió desde el fondo de la clase: ¿cómo cuando las lombrices modifican su ambiente y a su vez cambian las presiones de selección?

    En efecto -continuó el profesor- con la diferencia de que ahora hablamos de modificar no tanto el medio ambiente físico, sino el medio ambiente temporal.

    Pensemos en lo siguiente: los organismos se desplazan geográficamente, se dispersan y en ello no hay ninguna rareza. Sin embargo, estos tardígrados -dijo el profesor levantando la mano derecha-, se han dispersado en el tiempo de un modo evolutivamente activo. Se han propulsado en el tiempo como lo hacemos nosotros en el espacio cuando subimos a un avión.

    ¿Como un ganso con cohetes? -dijo uno-.

    Las risas se espacian por el aire. Grave el profesor precisó:

    Algo parecido, solo que estos cohetes para viajar en el tiempo no queman combustible, sino que utilizan una estrategia más sutil: pierden todo el combustible y dejan a la nave dispersarse a través de décadas.

    Si una población del pasado despertara después de un largo letargo, podría suceder que para ciertos rasgos y en ciertas circunstancias se generen un dinamismo evolutivo novedoso, el choque genético de poblaciones temporales distintas. Es lo que vamos a medir.

    -El profesor levantó sobre su rostro ambas muestras de musgo haciendo un ademán infantil de combate y preguntó:

    ¿Sabéis qué sucede cuando dos agujeros negros de lejanas regiones espacio-temporales se juntan? Tenemos un agujero de gusano, -dijo el profesor-.

    ¿Queda claro cuál es el sentido del experimento que vamos a diseñar con estas dos poblaciones temporales de tardígrados?

    -Los alumnos estaban atónitos. Solo uno se animó a replicar-.

    Lo que queda claro profesor -dijo aquél- es que para que todo esto tenga sentido requeriríamos de una población del futuro y no una del pasado.

    Si usted ha leído a Dobzhanky -dijo el profesor- sabrá que “nada tiene sentido en biología si no es a la luz de la evolución” pero si entiende esa frase con todo rigor comprenderá que nada tiene sentido en ciencia si no es a la luz de la flecha del tiempo.

    Nada, incluso los mismos viajes en el tiempo.

    Horizonte

    Horizonte

    Germán observaba perplejo la escultura, a su lado Virginia esperaba su opinión con las manos embutidas en los bolsillos de su mono de trabajo.

    - Lo siento, Nía, no soy capaz de verlo.

    - ¿Qué es lo que no te convence?

    - Que debería ser la pieza central con la que inaugurar el decimoquinto Congreso Quincenal de la Ciencia y parece un batiburrillo de objetos soldados al azar.
    Sin ofender.

    - Créeme, no hay nada dejado al azar aquí, permíteme guiarte en su interpretación.

    Virginia se plantó teatralmante al lado de la escultura, sonriendo señaló una hoguera a sus pies, en el círculo de piedras se podía leer “0º 0' 0''”, ése debía ser el punto de partida; detrás había un disco que servía de base a la columna, dividido en 4 partes representaba la evolución de la rueda (piedra, madera con radios, neumática y repulsión gravítica). A medida que el observador recorría el perímetro la lectura ascendía en espiral mostrando diversos saltos tecnológicos acompañados de la frase “Sapere Aude” repitiéndose en diversos alfabetos.

    - La audacia para hallar el conocimiento, aún cuando los demás no crean en tu visión, ése es el impulso científico, como el telescopio de Galilei que rompió con el geocentrismo en 1609.
    El reloj mecánico de Wallingford de 1326, hubo quienes afirmaron que nunca sustituiría al solar, pero en el siglo XV surgían los de bolsillo y, en 1651, Huygens desarrolla el de péndulo, y como nunca dejamos de reinventarnos, Essen y Parry crearán el primero atómico con cesio en 1955.

    - Veo por donde quieres ir y me va gustando.

    - Pues ésta es de mis preferidas.
    La eolípila de Herón en el siglo I, que fue tomada como una mera curiosidad hasta la aparición de la máquina de vapor, atribuida históricamente a Watt en 1768, pero...
    Según algunos registros Ayanz y Bemont usó un sistema parecido para desaguar las minas de Guadalcanal en 1606, y en 1543 Blasco de Garay intentó impulsar la galera Trinidad de la marina de Carlos I mediante un mecanismo de palas; 240 años antes de que Jouffroy d'Abbans inventase el piróscafo, idea que no llega a triunfar hasta 1803 con Fulton en América.
    Poco después, el 2 de Octubre de 1864, Monturiol bota el primer submarino a vapor, el Ictíneo II, en el puerto de Barcelona.

    - Tú y tu obsesión con la tecnología de vapor... agradezco que hayas sido comedida y no te centrases únicamente en ello.

    - Soy fanática de lo steampunk pero sé controlarme, además me habría quedado a mitad de recorrido histórico y no es lo que se pretende.

    - ¿Qué más tenemos por aquí?

    - Las pilas de Volta, 1800, y la bobina de Tesla, 1891, ¿te puedes creer que a día de hoy sigue habiendo convenciones de bobinadores caseros? La electricidad tiene algo fascinante,¿no? Es una suerte de quintaesencia, pequeños chispazos y corrientes que nos hacen funcionar tanto a los seres vivos como a las máquinas, poderosos relámpagos capaces de provocar un incendio o transmutar la arena de la playa en cristalinos tubos de fulgurita.

    - Y ésto hizo evolucionar nuestra perspectiva musical con los sintetizadores y demás, ¿no?

    - ¡Exacto!
    La guitarra eléctrica fue inventada en 1916 ya que los músicos de jazz necesitaban más volumen para no ser tapados por los instrumentos de viento metal.
    Cuando Fender creó en 1935 el amplificador abrió las puertas a la revolución tecnológica en la música. Todos los instrumentos podían estar al mismo nivel sonoro.
    Eso es democracia.
    Luego llegó la música electrónica, la experimentación con las frecuencias de sonido, el estudio de sus efectos en el organismo y voilá! actualmente tenemos especialistas en apoyo psicosonoro y terapias de rehabilitación no intrusivas mediante infrasonidos y ultrasonidos.

    - La ciencia es como esa pescadilla que se muerde la cola, ¿no? Da igual para que campo se haya desarrollado un conocimiento que encontrará otro donde también encaje.

    - Es que el Universo es una red y las ciencias la forma con la que descubrimos sus hilos y entendemos su entramado.
    Mira ahí ¿sabías que las computadoras fueron concebidas 105 años antes de que Zuse fabricase la primera? Babbage había diseñado la “máquina analítica” en 1833, y Ada Lovelace creó el primer logaritmo que podría haber usado esa maravilla jamás construida, el primer programa informático, en 1841.

    - ¿Y qué es lo que encumbra todo?

    - ¿Leíste que hace año y medio creamos nuestro primer agujero de gusano? Sólo tenía el tamaño de una hormiga mientras las instalaciones eran grandes como Londres.
    Pero algún día quizás tengamos anillos gigantes en los que abrir portales para cruzar navegando la Galaxia.
    Éso es lo que representa, el futuro, por ello tiene inscrito “horizon delenda est”, nuestras limitaciones serán derrotadas.

    HOY ES TODAVÍA MAÑANA

    HOY ES TODAVÍA MAÑANA

    DÍA DE PUERTAS ABIERTAS EN EL PRBB

    A María la portuguesa le encanta guiar a los visitantes por este edificio singular en elíptica. Adora este tonel sostenible, un espacio creativo que facilita colaboraciones y sinergias. Aprovecha para incluir una cuña publicitaria sobre el cambio climático y consejos ecologistas.
    Le emociona esa mezcla de 7 entidades, 30 programas de investigaciones vanguardistas y 52 nacionalidades.

    María se detiene para presentar investigadores de diferentes áreas, "somos tantos, tan diversos…", no puede disimular su admiración por el encantador Lucas, "más inteligente y divertido que Sheldon. Desgraciadamente nos deja para incorporarse a la NASA, en la misión espacial CRONOS". Reprime sus reflejos de bióloga y no explica el vigor de los híbridos, ni cómo una mezcla afroamericano-francesa produce un mestizo tan interesante. Claro que todo no es genotipo: la"tableta" y los pectorales desvelan muchas horas de gimnasio. María disimula mal su admiración por el brillante científico con una tonalidad tan especial de piel (Lucas explica riendo que es un problema: no se puede hacer tatuajes).
    María ya sabe que su amor es imposible. Lucas le ha dejado bien clarito su problema secreto: es, como él mismo dice, una mujer encerrada en un cuerpo de hombre, pero no se siente lesbiana para nada.

    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

    Lucas se adapta perfectamente a la NASA, al equipo CRONOS y al país. Aunque su problema de identidad sexual le llena de desasosiego, también le motiva para estudiar más cada día.
    Al final, es elegido como astronauta del CRONOS I por su gran preparación (física, científica, sí, pero también el dominio de 5 lenguas y de la historia). En esta expedición pionera de incierto regreso, se ha priorizado además quien menos ataduras familiares tiene.
    Es el primer viaje al pasado a través de un agujero de gusano. Einstein, Rosen, Hawking y todos los físicos teóricos no pueden asegurar nada, ni precisar el lugar geográfico dónde aterrizará, ni la época.
    Esta situación, más desconcertante que todos los gatos cuánticos, necesita de una persona muy preparada ante tanta incertidumbre (ríete de Heisenberg).

    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


    CUADERNO DE BITÁCORA

    1er DÍA: No sé qué día es ni dónde he aterrizado. El no tener dinero me parece ahora más angustioso que en el entrenamiento. Tampoco puedo buscar trabajo muy pronto, sin conocer mínimamente las costumbres. Suerte que el kit de supervivencia incluye comida liofilizada para 3 días.
    Me paseo por las calles sin llamar la atención. Aquí hay gente vestida de muchas maneras: algunos con chilabas, otros a la europea moda retro de los años 50 pero muy diversa, no se parece a los documentos que estudié de modas textiles de esos años en Francia y menos en España…además abundan las medias de nylon (tan raras en Europa).
    Las callejuelas son las típicas de una medina pero con tantos españoles como árabes, y bastantes de otras nacionalidades. Eso me gusta pero me desorienta: no tengo noticias de que eso ocurra en ninguna medina. Tampoco hay una judería. Hay judíos pero están mezclados con el resto de la población. ¿Y si el agujero de gusano me hubiese llevado al futuro?
    Observo una iglesia a dos pasos de una mezquita, oigo hablar de las sinagogas de la ciudad, de templos hindúes. En una plaza enorme, que llaman Zoco Grande, está una iglesia anglicana, tan british por fuera, y cuando entro tiene capillitas ¡para 4 religiones!

    Me voy fijando en los rótulos de todas las calles, y sorprendentemente algunos están en francés (Boulevard Pasteur, Rue de la Liberté…) otros en español (Calle Andalucía…). Muchos nombres son de lugares geográficos y de personajes literarios o científicos, de todas las nacionalidades, pero nunca políticos.


    2º DÍA: Sigo callejeando todo el día, pero sin hablar con nadie, no quiero levantar sospechas. Oigo atentamente los trozos de conversaciones de la gente que cruzo. Es una sociedad muy heterogénea y compleja, todos muy orgullosos de su respeto a la diversidad (sexual, social, racial o religiosa) …sin embargo los trabajos más bajos lo hacen siempre los árabes, la élite intelectual la dominan los americanos… no sé lo que es la "burbuja Beat".
    Existen revistas de todo tipo, he oído que "Anteo" la revista económica de la Zona Internacional ha cerrado.
    No sé en qué país he podido aterrizar, parece ser que varias potencias dirigen la zona.
    Hay mucho comercio y contrabando, claro, ¡es puerto franco!


    3er DÍA: Estoy muy a gusto aquí, me encanta este ambiente ambiguo, cosmopolita, mestizo... Creo que no voy a intentar volver. No sé si podré hacer llegar este cuaderno al siglo XXI.
    Ni siquiera sé aún dónde estoy ni en qué época ¿pasado? ¿futuro?

    Por fin he encontrado un trabajo que me permite sentarme en el café Paris y pedir un periódico para confirmar lugar y fecha…..¡Qué emoción!…..
    Con mano temblorosa miro la primera plana:
    "Diario ESPAÑA", Tánger, domingo 6 de septiembre de 1953.



    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
    ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

    I want to be a GMO

    I want to be a GMO

    I want to be a GMO

    En algún lugar entre El Tejar y Belalcázar, donde a nadie se le ocurrirá buscar nunca, un joven de 29 años ha iniciado los pasos para ser un GMO. ¿Que qué es un GMO?. Eso le preguntaron la primera, y única vez que se le ocurrió comentarlo con su mejor amigo.

    Daniel, sabes que acaban de crear los primeros seres humanos modificados genéticamente!-
    ¿Qué dices Rafa de un GMO?, ¿ya estás con tus historias de internet?-

    Rafa se percató de inmediato que la conversación no iba a ir por donde él creía y tanto le entusiasmaba. Pero Rafa estaba en lo cierto. Seguía en redes este tipo de hitos en ciencia, algunos hitos fomentaban sus teorías conspiranóicas más que otras y otras eran... eran tan reales que costaban creerlas. Ésta vez, era una de esas veces. La noticia de la edición genética en humanos por He Jiankui en China, era de las que te hacían abrir los ojos por encima casi de las cejas, releer la noticia, reconfirmarla y estar enganchado los siguientes días al desenlace de los acontecimientos.
    Así que Rafa, acabó la conversación con su amigo Daniel, y jamás volvió a hablarlo con nadie. Pero en su cabeza no había descanso, siguió las noticias, buscaba sobre CRISPR, leyó y leyó hasta que de tanto buscar llegó a donde jamás pensó. ¡A Amazon!
    Y es que esto de que las redes guarden tus búsquedas y que comprar mientras lees el periódico en la red, todo esto, le llevó a ver una sugerencia en Amazon. Se llamaba DIY CRISPR Kit, Do it yourself, ¡yourself!, se repetía en su cabeza Rafa. Y encima no era caro, pero es que había comentarios positivos, pero es que había vídeos en YouTube...
    La tentación, para alguien como Rafa, más que enorme, imposible de vencer. Así que se compró el kit, que sin problemas de ningún tipo, llegó a su casa.
    Antes de dar un paso, leyó cuan predoctoral ávido de información y de intriga, leyó durante semanas, lo tenía claro. Él quería ser un GMO, él quería brillar sobre los demás y ahí vino la segunda idea, y lo crean o no, también acabaría en Amazon. Que mejor que ser el primer GMO en brillar, brillar con una proteína fluorescente, la GFP, que también había a disposición de cualquiera en esta plataforma.
    A la semana siguiente, ya tenía su vector con GFP, su kit de DIY de CRSPR, protocolos, vídeos y con eso y alguna modificación se puso a crear su “forma de brillar”.
    Al tiempo, Rafa lo tenía todo preparado. En silencio, en su casa, había experimentado hasta tener el cóctel preparado para autoinyectárselo. Y eso hizo. No sin antes deshacerse de todo reactivo, rastro de kit, borrado de historial, protocolos… no dejó pista de aquello que estaba a punto de hacer.
    Estaba en su cama, eran las 2 de la mañana de un sábado, y prácticamente sin inmutarse, con una seguridad propia de un cirujano, se inyectó su cóctel.
    A la hora, le entró una fiebre de 40 grados, pero quiso aguantar, a los 5 minutos se desvaneció.
    Cuando se levantó al día siguiente, estaba bien, un poco deshidratado pero poco más, no notaba nada más extraño
    Se levantó y fue al cuarto de baño, se lavó la cara, las manos y bebió de sus manos limpias un poco de agua.
    Abrió el cajón y sacó lo que, obviamente, también habría preparado y comprado, en Amazon, una linterna de luz azul para excitar esa GFP.
    La encendió, se la acercó a la mano y... ahí estaba... ¡brillaba!... su cara era… era única.... Continuó por sus abdominales, su pecho... hasta que llegó a su cara y se vio en el espejo, era alucinante. Era la primera persona en el mundo que era un GMO, además con un “poder especial”, pensaba en X-Men, ya estaba pensando en ir más allá. Su prueba había sido un éxito, un éxito total. ¿Por qué no repetirlo con algo más “poderoso” o que le diera otras cualidades? Enseguida se le vino, volar, respirar bajo el agua, anular el dolor... una vez puesto, donde estaba el límite…
    Mientras continuaba ensimismado, caminando absorto por el cuarto de baño, camino hacia su cuarto, su dedo del pie impactó contra la pata de una cómoda, sintió un dolor muy fuerte, empezó a cojear y dar saltitos, y cerrar los ojos de dolor, pero uno de esos saltos le llevó a caer sobre el primer escalón de su escalera, de repente se encontraba volando en el aire, girando de dolor, escaleras abajo, su cuello cayó sobre el antepenúltimo escalón, y se escuchó un crujir de huesos. Ahí acabó todo.
    Nadie se enterará de aquello que había hecho este chico, en un lugar entre El Tejar y Belalcázar.

    In (Compatibilidad): Madre e Hija

    In (Compatibilidad): Madre e Hija

    Al tercer chiste fuera de tono le empezaron a hormiguear las yemas de los dedos como si fueran virutas de metal atraídas por un imán. Se moría de ganas de agarrar el mando y apagar aquello, mandando a Marta a la cama con la excusa de que ya era tarde, pero tan solo eran las ocho y ya se había repetido así misma que la libertad de expresión seguía siendo legítima incluso bajo su propio techo… Volvió de nuevo a clavar los ojos en la tableta mientras hacía como que revisaba gráficas. Una madre difícilmente se resigna pero rápidamente evita todo conflicto que sabe no va a ganar.

    —Mamá, ¿se pueden mantener órganos vivos en botes? En plan… en latas de conserva con uno de esos líquidos que… conservan.

    Marta apuntó con el dedo al capítulo de Futurama que estaba viendo. En la pantalla, dos cabezas humanas metidas en frascos de cristal y flotando en un líquido viscoso discutían sobre política en un estrado. Nada lejos de la realidad.

    —Pues… —Eva intentó buscar una respuesta rápida pero ya estaba bloqueando la tableta y dejándola a un lado— dentro de poco se podrá. ¿Te acuerdas de Pedro, el señor que vino una vez a cenar a casa?

    Marta intentó hacer como que se acordaba con el mismo esfuerzo que una manzana emplea para contrarrestar a la gravedad en caída libre.

    —Bueno, tú no te acuerdas, pero Pedro vino aquí porque tenía un congreso muy importante sobre ese tema. Sobre… órganos en conserva —a Eva no se le daba bien lo de ser clara y breve en sus explicaciones, pero al menos lo intentaba.
    —¿Y eso cómo va? ¿Se meten en cloroformo y se dejan reposar?
    —¿Cloroformo? ¿Por qué crees que se meten en cloroformo?
    —¿No se hace así? En la clase hay un bicho metido en un liquido que huele raro y…
    —Eso es formol.
    —Eso, eso, formol. Las palabras se parecen mucho.
    —Ni siquiera riman, Marta.
    —Bueno, ¿me vas a decir entonces cómo se hace eso de los órganos o no? —Marta ya tenía medio ojo en la pantalla y Eva, sabiendo que tenía menos de un minuto antes de perderla, buscó las mejores palabras para mantener su atención.
    —Desde hace algunos años lo que se ha conseguido es “resetear” ciertos órganos como el hígado y mantenerlos en unos aparatos llamado biorreactores. Se vacía el órgano de células, se colocan en él otras diferentes, se le conecta a tubos que hacen de arterias y venas, y finalmente se hace pasar un liquido nutritivo por estos tubos para que llegue a todas las partes del órgano y sus nuevas células se pongan gorditas y contentas.
    —Espera, espera. ¿Cómo vas a vaciar a un órgano de células y luego meterle otras? ¡Te quedarías sin órgano en primer lugar! —claramente, a Eva no se le da bien explicarle nada a nadie y menos cuando no había un PhD de por medio.
    —Mmmmm… —miró al techo y lo volvió a intentar—. Las casas están hechas de ladrillo pero lo que mantiene a los ladrillos unos junto a otros es el cemento, ¿verdad? —Marta asintió poco convencida.
    —Pues los tejidos de nuestros órganos son como casas. Mientras los ladrillos son las células, la matriz extracelular es el cemento que las mantiene en su sitio pegaditas unas a otras.
    —Ah… ¿y para qué querrías sacar unas células y meter otras? —Eva ya la tenía en el bote.
    —Pues imagina que te han donado un órgano pero no lo puedes usar porque no eres compatible con el donante y tu cuerpo lo rechazaría. Si pudieras mantener la matriz extracelular, “lavar” el órgano y meter tus propias células, conseguirías que tu cuerpo lo reconociera como tuyo y no habría problemas de compatibilidad. Hablamos hace poco de células madre, ¿verdad? Pues la idea es meter esas y que ellas hagan su magia convirtiéndose en el tipo de células que quieras que pueblen tu órgano.
    —Ya veo… ¿y se mantendría vivo el órgano pasando cloroformo por los tubos del reactor nuclear?
    —Formol, Marta. Pero no. El biorreactor, que no nuclear, es una máquina que antes se rellenaba de bacterias o levaduras y se usaba para controlar la temperatura y otras condiciones para que así viviesen e hicieran sus… cosas de bacterias y levaduras a gusto. Pero ahora se ha reinventado y puedes usarlo para “bañar” tu órgano lleno de células vivas en un líquido rico en nutrientes y así dejarlo listo y con energía para el trasplante.

    Marta, pensativa, devolvió la vista a la pantalla.

    —O sea, que si en un futuro me canso de mi hígado podré cambiármelo sin problemas, ¿no?

    Eva buscó con la mirada su DVD de “La Isla” entre las estanterías del salón.

    —Enciende el reproductor de video, esta noche toca peli.






    Intemporal

    Intemporal

    Muón, tau, neutrinos... Leptones, quarks, bosones... Protones, neutrones, electrones... Átomos, moléculas... Materia...
    Ingrávido, en la oscuridad, avanzando sin rumbo, como flotando en un océano de estrellas... De repente no sé dónde me encuentro, pero frente a mí veo... ¡un sistema solar binario! Dos pequeños soles, uno amarillo y otro más pequeño y blanco, bailando juntos en armonía, como si de un vals ancestral se tratase. ¡Con planetas circumbinarios! ¿Cómo es posible que en un sistema solar binario puedan “sobrevivir” planetas? Las órbitas tienen que ser completamente diferentes a lo conocido para no llegar a ser fagocitados por las estrellas gemelas.
    Al ser humano ni se le habría pasado por la cabeza que eso fuese posible, un sistema solar como este no debería ser estable. Tal vez sea porque ambas estrellas son de tamaño pequeño y eso permite esta grandiosidad. ¿Habrá vida de alguna clase ahí abajo? Quién sabe. Me gustaría ser optimista y pensar que Enrico Fermi, Frank Drake y Carl Sagan tenían razón, y que tan solo la falta de desarrollo tecnológico, el poco o escaso conocimiento sobre el universo o nuestra limitación, temporal, por falta de evolución, sobre todo cerebral, nos impiden ver más allá de lo que alcanzan nuestros ojos y nuestro pensamiento.
    Pero... ¿Qué ocurre? Siento... que me estoy moviendo... ¿Qué...? Aaaaaah!!
    Un golpe de luz y una fuerza desconocida me desplazan rápidamente. ¡Duele! Es como... si me costase respirar. El dolor me obliga a cerrar los ojos y cuando los abro veo... ¡Una galaxia!
    ¡Oh! Si las estrellas binarias eran bellas, esta visión lo es más aun. No es una galaxia como las que todos imaginamos, con sus brazos en espiral y su núcleo central. Al estar observándola desde un lado no puedo alcanzar a ver porqué me resulta extraña, es como si estuviese deformada. Si pudiese moverme un poco hacia arriba, pienso. De repente, me desplazo en un plano ascendente con relación al plano de la galaxia. Ha sido como si mi solo pensamiento permitiese el movimiento.
    ¡Ahora lo veo! Son dos galaxias unidas. Puedo ver cómo una más grande, que originariamente era en espiral y que todavía conserva la mayoría de sus brazos en una forma perfecta, está chocando con otra más pequeña que podría haber sido elíptica pero a la que el impacto con uno de los brazos de la galaxia espiral ha convertido en una masa informe de estrellas de las cuales solo se distingue el núcleo. ¿Hay algo más hermoso que ver cómo se transforman dos galaxias en una sola?
    ¡Ah! ¡Ese maldito dolor otra vez! ¿Qué me está ocurriendo? ¡Dioses!
    Oscuridad, negro absoluto, o tal vez no... Unos puntos luminosos parpadean a lo lejos. No son estrellas, o eso creo. Mi vista está turbia tras el acceso doloroso y todavía no logro centrarme. Miro a mi alrededor y veo que me encuentro en la cara oscura de un planeta, ya que a ambos lados puedo ver las estrellas. Las luces parpadeantes parecen... ¡artificiales! ¡Ahí abajo hay vida! ¿Estaré en casa? Intentaré acercarme. Tras controlar mi pensamiento, me acerco a gran velocidad y puedo distinguir una enorme cantidad de luces, como si fuesen ciudades. Sin embargo, no consigo dirigirme a ellas sino hacia una gran masa de agua entre unos continentes... ¡que no reconozco!
    Dentro del océano distingo gran cantidad de vida. Es increíble, ¿a quién se lo voy a contar? Nadie me creerá...
    Pequeños seres nadan como si se desplazasen por una autopista acuática, mientras otros más grandes nadan majestuosos y tranquilos por los grandes espacios que hay entre las líneas que forman las vías creadas por los pequeños. Uno de los grandes, similar a una gigantesca ballena azul, pasa cerca de mí y con un deseo irrefrenable mi mano roza su cuerpo. Es una sensación plácida, suave, de paz plena. La enorme ballena, por denominarla de alguna forma, se vuelve ligeramente y me mira con uno de sus grandes ojos llenos de vida y calma. ¿Me puedes ver?, pienso.
    La ballena vuelve a mirarme y puedo distinguir cómo su mirada ha cambiado, como si me diese a entender que me ve y comprende. De repente se para y noto cómo en mi mente puedo escuchar unas palabras: «Tranquilo, no tengas miedo. Estamos aquí para ayudarte. Tan solo déjate llevar y todo irá bien.»
    Confío en ti, le digo con el pensamiento.
    «Volveremos a vernos», me asegura la ballena.
    Nada más decir eso, una luz intensa ahoga mis sentidos y vuelvo a sentir un dolor insoportable. ¡Algo me arrastra con fuerza! Intento gritar pero no consigo que salga nada de mis cuerdas vocales. Un pasillo con la forma de un... ¡agujero de gusano! me arrastra velozmente...
    Luz intensa... Pitidos... Abro los ojos.
    —Estupendo, tenemos pulso de nuevo. Bienvenido de regreso al mundo de los vivos 
–dice el médico.

    La ciencia en casa

    La ciencia en casa

    Estaba en la cocina, de pie delante del fregadero. Miraba absorta el remolino que formaba el agua al salir por el desagüe y se imaginaba que estaba volando alto, muy alto, por encima del anticiclón de las Azores, que también gira así, como las agujas de un reloj. De pronto, se acordó del concurso. ¡Qué cosas se le ocurrían! Sonriendo se fue a regar las dos macetas que tenía en el balcón. La hortensia era siempre la primera que se ponía lacia. El laurel tenía más aguante. Mientras les echaba agua reflexionaba sobre esto: Las plantas no tienen corazón -se dijo- así que, para que se les mueva la savia, tienen que sudar. Está claro -concluyó- la hortensia bebe más porque suda más.
    Empezaba a anochecer cuando salió a tirar la basura. Al regresar se encontró una cucaracha al lado de la hornilla y rápidamente cogió un bote pulverizador lleno de agua y jabón de potasa. El pobre insecto acabó patas arriba. De nuevo se acordó del concurso y avergonzada trató de quitárselo de la cabeza. ¿Qué podía contar ella? ¡La ciencia estaba tan lejos...!

    La Cronista de las Estrellas

    La Cronista de las Estrellas

    Generaciones. Durante décadas el árbol genealógico de Sylvia había estado formado por generaciones de personas dedicadas a la ciencia, a la astrofísica. Y ahora le tocaba a ella. Desentrañar el enigma que había dejado su predecesora, como durante tantos años venía haciendo su familia.

    Sin embargo, se veía incapaz. Sylvia no se sentía nada atraída por la investigación, incluso llegaba a despreciarla. No comprendía cómo podían dedicar horas y horas a imaginar meras suposiciones que, seguramente, nunca verían la luz o jamás serían demostradas. “Seré diferente al resto”, se decía a menudo con una cierta tristeza que no se atrevía a mencionar, ya que había sido su tía, a la que apreciaba muchísimo, la última que había cerrado la espiral de la astronomía. Era evidente que sus padres no veían aquello como una obligación, sino como un juego que quizás interesase a su hija algún día o, al menos, que sirviese como recuerdo de un gran esfuerzo. “Si pudiese entenderlo...”, se repetía continuamente. Lo que había dejado aquella familiar era un libro, relativamente extenso y con páginas cada cual de un color diferente, cerrado con un pequeño candado en bronce. Se suponía que dentro del mismo estaba escrito su trabajo, relacionado quizás con la materia oscura o los agujeros negros, entre otros ingentes temas que rehuía.

    Había dos situaciones que la llenaban de impotencia cada vez que observaba aquella obra: no saber el porqué de su desprecio por la Física y, sobre todo, ser consciente de que el legado de sus antepasados, cercanos y lejanos, nunca había visto la luz, nunca había sido reconocido por nadie, ni publicado aunque fuese con breves artículos. Las estanterías de la familia Ley estaban repletas de palabras desconocidas... Y olvidadas.

    Una tarde, sentada en el jardín, después de años con aquel gran manuscrito cerrado, se decidió, al fin, a abrirlo. Creyó, de una primera hojeada, que todo aquello era un cúmulo de papeles sin sentido, descubriendo a los pocos minutos una especie de archivador clasificado por años y por apellidos, siempre el mismo, Ley. Miró al cielo y volvió a fijarse en lo que tenía sobre sus manos, confirmando lo que realmente era. Su tía no había avanzado en nada, lo único que había hecho durante años era recabar lo más importante de las observaciones de cada antepasado para quizás, algún día, publicarlo como una obra única. Fue entonces cuando Sylvia empezó a leer, a releer cada vez más entusiasmada, percatándose de que, al contrario de lo que había creído, cada historia inspirada en el universo hacía aflorar su imaginación, el querer descubrir por qué estaba compuesto aquello que había dado vida a todo lo que se conocía. Es por aquella tarde por lo que empezaría en años posteriores a ordenar cada uno de los informes, consciente de que, aunque fallecidas las personas autoras de aquellos trabajos, parecía que cada vez que miraba hacia las estrellas sus almas renacían.

    Acabó apreciando tanto lo que hacía que dedicó su carrera profesional a ello, a la ciencia que años antes le había parecido tan inefable. De hecho, ahora trabaja en importantes proyectos sobre materia oscura y agujeros negros, habiendo podido publicar un libro que conmemora el esfuerzo y la dedicación de su admirable árbol genealógico.

    “¿Cómo debería titularlo?”, le preguntó un día a su familia. “Como tú misma, pequeña Cronista de las Estrellas”.

    La lengua de los hombres

    La lengua de los hombres

    - Que no, que no es ningún magufo… Un investigador japonés ha demostrado que hay ondas sonoras que en sitios relativamente aislados y bajo determinadas condiciones de temperatura y humedad, reverberan de cierto modo que crean un bucle en el que se repiten una y otra vez a lo largo del tiempo. Ondas en estado L las llama… Así que las psicofonías de toda la vida no son en realidad cosas de muertos, si no que tienen una base científica: son ondas sonoras generadas en un momento determinado, que entran en bucle y se pueden captar centenares o miles de años más tarde.

    - ¿Es como oír grabaciones de conversaciones que se tuvieron en el pasado?

    - Exacto. ¡Imagínate las posibilidades para el estudio de la historia! Podríamos por ejemplo captar la última conversación de Hitler con Eva Braun antes de pegarse un tiro en el búnker.

    - ¿O los gritos de los que murieron en las bodegas del Titanic, si es que queda algún compartimento estanco?

    - Sí. Incluso con suerte se podría escuchar la voz de Jesucristo en algún templo o recinto cerrado que haya permanecido inalterado a través de la historia. ¡Quién sabe!

    - Pues la verdad es que es un descubrimiento increíble. ¿Pero qué tiene que ver todo esto con tu tesis?

    - ¿Recuerdas que hace poco descubrieron una cueva en Guadalajara con los restos más antiguos jamás encontrados de Homo sapiens? ¿Y recuerdas que el mes pasado te dije que me iba una semana de viaje?

    - ¡Estuviste ahí grabando!

    - ¡Sí! Con este aparato de aquí. Y ahora estoy procesando los datos. Las ondas en estado L tienen unas frecuencias y una intensidad bajísimas, por eso se necesita este trasto. Y luego hay que amplificar, hacer un procesamiento de la señal y aplicar muchos filtros de sonido para limpiar los datos. Este ordenador lleva una semana encendido trabajando. Ya está en el paso final. Cuando esta barra de aquí indique el 100% podré ver si tengo algo o si tengo que seguir buscando.

    - ¿Esperas poder escuchar a un tío de hace 300.000 años hablando? ¿En serio?

    - Si hay suerte, sí. Por eso llevo una semana procesando la señal, porque cuanto más tiempo ha pasado más débil es la señal y más hay que limpiar.

    - ¿Y entonces tu tesis de qué va exactamente?

    - Trato de descubrir el origen del lenguaje humano. Uno de los misterios más grandes de la humanidad es cómo hemos llegado a hablar. Si el lenguaje evolucionó de forma gradual o abrupta, si el habla apareció en un solo lugar o en varios sitios a la vez… Y siempre se ha dicho que no se podía determinar esta cuestión por la falta de evidencias directas. Por la imposibilidad de disponer de registros sonoros del habla de nuestros antepasados. Pues mira por dónde, ¡es posible que yo tenga esa prueba!

    - ¡Pues yo esto no me lo pierdo! ¿Te importa si me quedo?

    Justo en ese momento, la barra de progreso terminó de llenarse. Una ventanita en la pantalla del ordenador indicó: Job done. Los dos investigadores se miraron sorprendidos y emocionados a partes iguales. Sin mediar palabra, uno de ellos hizo doble clic en el archivo mp4 y esperaron sin aliento a que arrancara el reproductor de audio. Durante dos minutos se escucharon ruidos lejanos como si alguien estuviera arrastrando los pies o frotando algo. Subieron el volumen del altavoz. De repente se oyó una voz. Era una voz masculina, algo gutural, pero se escuchaba de forma clara. La voz, en un perfecto euskera, dijo:

    - ¡Deja ya de garabatear en las paredes y ven a cenar o no te dejaremos ni los huesos!

    La máquina

    La máquina

    El día que la abuela dejó su agnosticismo y se decidió a inventar una máquina para encontrar al abuelo, ninguno creímos que fuera a llegar a las puertas del cielo. La abuela había sido una química excelente en su juventud, alumna del gran Ramón y Cajal, no terminó de encontrar su sitio entre el gremio de doctores e investigadores que la miraban sólo con recelo y envidia debido a su gran talento, por lo que finalmente la vida más tranquila con las urgencias y las dudas de los vecinos en la farmacia le pareció la mejor opción. Allí conoció al abuelo, y allí, por así decirlo, lo vio marchar. Sin tristeza, con tranquilidad, pero con una dosis insoportable de pena.

    La abuela siempre decía que si Dios existía, éste debía estar en la tabla periódica de los elementos, pero no en cualquier sitio, sino dentro del bloque de los metaloides, próximo al boro; lo primero porque los semimetales podían ser muy brillantes o completamente opacos y, lo segundo, porque el boro era imposible de encontrar de manera libre o natural. Y claro, la idea de Dios a veces brilla con rabia, pero otras, decía ella, parece olvidarse de dar la luz al entrar y mea a oscuras sobre cualquier cosa. Libre, en fin, para la abuela, Dios no lo era del todo, pues tenía que ajustar cuentas, si no con el resto, al menos sí con ella respecto al destino del abuelo. El hecho de que el Boro y Él no estuvieran a la mano en la naturaleza sólo ratificaba su hipótesis.

    Los tubos de cobre terminaban en unas largas pipetas donde caían las gotas condensadas, que posteriormente, y ya sobre una pequeña mesa de muestras, la abuela observaba siempre atenta y vigilante con su cuaderno de notas. Al seguir la línea de aquellos artilugios en sentido contrario, desde la mesa de la abuela hasta los tubos de cobre se podía comprobar que el final de los mismos salía por el hueco de la chimenea y se extendía hacía el cielo unos cuantos metros más arriba. De forma que el ingrávido éter podía precipitarse por el hueco del mismo hasta llegar por una combinación de alcalinos, metales y gases nobles a cristalizar en aquellas muestras infinitamente pequeñas donde la abuela, a la luz del microscopio, podía escudriñar pequeñas parcelas del cielo. Y así, metódicamente, se propuso ir revisando con concienzudo empirismo cada una de las partes nanométricas del mundo divino hasta dar con el abuelo.

    La noche iluminada

    La noche iluminada

    El alcalde ha anunciado que la van a instalar. El pleno del ayuntamiento lo ha aprobado por mayoría, ocho votos a favor y un voto en contra. A mí me ha sorprendido el voto desfavorable, así que he averiguado de quién se trata y le he invitado a un café con churros. Todos los medios hablarán del triunfo de la iniciativa, pero yo quiero conocer las dudas y por qué podría fracasar el proyecto.

    Era necesario que se sintiera confiado y que la franqueza, con una humeante taza en la mano, le llevara a contarme por qué no quiere que se lleve a cabo la instalación en el pueblo, ¡con lo que nos ahorraremos!. Así, nos sentamos en una apartada mesa del saloncito de té, y mientras saboreábamos el primer churro le espeté a bocajarro: “Yo estoy convencida de que seremos un ejemplo para el mundo y detrás de nosotros seguirán los demás. No va a fallar”. Cabizbajo pasó su lengüecilla rosada por los granitos de azúcar en el extremo del churro, se tomó su tiempo y me dijo mientras saboreaba el dulce cristal: “Y ¿qué será de la poesía y de los poetas? Eso es lo que a mí me preocupa”.

    Pasmada por que un representante del pueblo, un político nada menos, se expresara en estos términos, mostrando su tribulación por la más inmaterial de las manifestaciones humanas, en contraste con el magno proyecto tecnológico que teníamos entre manos, mojé mi churro en su café, que aún conservaba toda su crema espumosa y con desparpajo le contesté: “Pero señor, los poetas también pueden ocuparse de esto y participar. Se les organizará una visita especial. Y será su nueva inspiración”. Rápidamente me puse a pensar en las amplias posibilidades que la idea ofrecía para perfeccionar el proyecto. No solo iba a solucionarnos la economía y el medio ambiente, también iba a ser una atracción turística, y ahora un referente artístico. Ofreceríamos materia nueva a todos los poetas del mundo, les invitaríamos a pasarse por allí, y también a los escritores, a los compositores, a los guionistas de series, a los youtubers, a los performers, a todos los artistas para que crearan sus nuevas obras inspirados en nuestro proyecto. Las visitas serían nocturnas, por supuesto, bajo la luz de la nueva oscuridad, ¿quién podría resistirse a escribir un verso sobre ello? Mis ojos brillaban mientras dibujaba órbitas espirales con el churro.

    Él permanecía callado y suspiró. Al rato, mientras sorbía el café con leche y se relamía los labios, me dijo: “El misterio, ¿dónde quedará el misterio? Eres una ingeniera que cree que todo lo puede reproducir, quizás te equivocas. Solo espero que tu artilugio no impida que soñemos”. Y en ese momento le confesé, con la confianza que me había provocado el aroma caliente del café y un discreto eructo, que me sentó muy bien, que estaba segura de que hablábamos de lo mismo. Él, de la belleza poética que ofrece materialidad a las emociones y las ilusiones, y yo, de la belleza poética de la existencia a través de la mecánica y de la óptica. Le conté que para diseñar el proyecto había estudiado manuales de ciencia durante el día y que por las noches me había rodeado de versos, sobre todo de aquellos inspirados por los cuerpos celestes, y que había un haiku que me acompañaba como un mantra en cada paso que había avanzado en el trayecto de este gran proyecto y que no era otro que éste: “Sobre la charca/se deshace la luna./ Salta una rana”. Le revelé que la extrema sencillez de estos versos dibujaba una escena diáfana y clarividente. En el proyecto de esta ingeniera, le dije, no falta el respeto hacia la charca y la rana, ni tampoco hacia la observación conmovida del poeta que se fija en el reflejo de la luna que se desvanece y nos provoca el vértigo del paso del tiempo. Sé que somos frágiles, sé que la naturaleza es vulnerable, pero sé también que no podemos detener nuestra imaginación.

    El político, meditabundo, limpió sus dedos en la servilleta de papel, se levantó mirándome a los ojos y se despidió así: “Confío en su imaginación, ingeniera, aunque no cambiaré mi voto. Creo que es necesario que yo me oponga para que usted se esfuerce en satisfacerme y hacerlo mejor. No sustituirá a la naturaleza, ya encontrará ella el camino para continuar existiendo con o sin nosotros. Siga aspirando a la poesía y quizás un día salgamos juntos a pasear bajo esa luna artificial, mecánica y electrónica, que va a poner en órbita para que sus espejos nos ahorren las farolas y una energía que se nos agota. Quizás ese crepúsculo nocturno resulte tan misterioso que nos inspire para hacernos más y mejores preguntas.”

    LA PARADOJA DE LAS DOS GEMELAS SIN WHATSAPP

    LA PARADOJA DE LAS DOS GEMELAS SIN WHATSAPP

    Pongamos que se llaman Marisa y Felisa. Nacieron el mismo día, un 29 de junio, lo más curioso es que nacieron casi a la misma hora…y de la misma madre; eran gemelas. Causaron gran conmoción en su familia: dos niñas, dos cunitas, dos biberones, dos vestiditos… Parecían exactamente iguales pero fue pasando el tiempo y sus gustos fueron definiéndose hacia temas diferentes.
    Felisa era artista, le encantaba pintar; y creativa, ganó varios concursos de pintura.
    Marisa, en cambio, se interesaba cada vez por las ciencias, en concreto por la física y tras años de estudio consiguió entrar como investigadora en la NASA.
    Un día cualquiera de un año cualquiera, le propusieron entrar en un experimento piloto: la comprobación de una parte de la teoría de la relatividad de Einstein. Debía subir en un cohete y viajar a una velocidad muy próxima a la velocidad de la luz durante dos años.
    Le costó mucho decidirse pues iba a ser la primera vez que pasase tanto tiempo lejos de su hermana Felisa ( sabéis que los gemelos tienen un lazo muy especial que les une).
    Llego el gran día. Marisa, lentamente, con cierto miedo, subió al cohete en el que empezaba su gran aventura. Felisa observaba el momento con una mezcla de orgullo, pena y miedo a la vez.
    Comenzó el viaje. Se produjo el despegue sin más incidentes y Marisa se puedo relajar cantando Space Oddity tranquilamente sentada ante el panel de control de su cohete; un sueño que se convertía en realidad, la primera mujer ¡y gemela! Que surcaba el espacio. Todo había salido a la perfección.
    Pero la soledad es muy dura, más aun teniendo una hermana gemela y entonces Marisa quiso comunicarse con su hermana Felisa. ¿Que podía hacer? Toda la vida habían hablado por WhatsApp. Eran dos hermanas de finales del siglo XX. También por Skype e incluso facetime pero ahora ¿que podrían hacer?
    Con todos estos pensamientos fue pasando el tiempo, Felisa siguió ganando premios de pintura por sus obras y Marisa procedió a realizar las medidas para las que había emprendido el viaje y, casi sin darse cuenta, los dos años terminaron.
    Ambas estaban muy nerviosas, emocionadas con el reencuentro. ¡Tenían tantas cosas que contarse!
    Lo que ninguna sabía es que a partir del momento en el que comenzó la gran aventura ya nada iba a volver a ser como antes.
    El aterrizaje iba a ser a la hora prevista, Felisa tenía su reloj perfectamente sincronizado con los relojes de los laboratorios de la NASA pero…la primera sorpresa fue cuando se dio cuenta que el cohete se retrasaba…¿habría ido algo mal? Pero no, en seguida apareció y sin ningún indicio de haber sufrido daños. Se abrió la puerta y….apareció Marisa.
    La emoción les nubló la vista, pero ambas hermanas se dieron cuenta rápido de que algo entre ellas había cambiado para siempre…algo que a penas podía percibirse pero que era real….desde ese momento las gemelas dejaban de ser gemelas.
    ¿Cómo pudo ser esto? Habrá que preguntárselo a Einstein o más bien se lo tendríamos que preguntar a Marisa que se pasó dos años realizando medidas experimentales para comprobar la teoría. Por algo esta historia recibe el nombre de paradoja, la paradoja de las gemelas sin whatsapp en nuestro caso.
    Para la gemela de la nave el tiempo había transcurrido más lento que para la gemela que se había quedado en tierra. ¿Será una historia de ciencia ficción? .¿Me habré inventado la historia de Felisa y de Marisa? ¿Pudo haber pasado de verdad?
    Pues habrá que preguntárselo a Felisa y a Marisa porque Marisa decidió que ya no volvería a hacer viajes espaciales. Dos años tan alejada de su hermana ex gemela había sido demasiado tiempo y si seguía viajando a tanta velocidad los cambios podrían ser demasiado peligrosos. Ambas llevan una tranquila vida sin eventos tan importantes pero todo el mundo sabe que las gemelas ya no tienen la misma edad, ¿o sí?

    LA QUÍMICA QUE INTERACTÚA ENTRE DOS......

    LA QUÍMICA QUE INTERACTÚA ENTRE DOS......

    Somos como dos moléculas encontradas en un vacío que nos acoge en su núcleo.
    Todos los elementos que formamos son enlaces rotos por sentimientos mutuos que tienden a unirse en reacciones inestables e irracionales; letras unidas a potencias que viven en la tabla que sostiene nuestro universo, conocido e inexistente ante los ojos del mundo que nos rodea.
    Dejad que sus uniones sean libres y sin ningún tipo de raciocinio, para que la propia naturaleza genere una visión lógica e ilógica de las dudas que nos asaltan.
    Este incongruente estado de enlace iónico es lo que puedo sentir al mirarte, al olerte o al tocarte y...terminaremos siendo una unión metálica de tal fuerza, que acabaremos reescribiendo ecuaciones dadas por ciertas.
    Ocultaremos uniones interatómicas con algún átomo oculto en cada latido de nuestros corazones.
    Llegaremos a un punto de fusión tan alto, que imaginaremos lo inimaginable a los ojos del incrédulo, regando las nomenclaturas con cada lágrima de alegría por el sueño logrado y dando a la fuerza de interacción sus elementos constituyentes.
    Y al final del esa pizarra en la que reescribimos nuestras esencias, seremos solo dos cuasipartículas en unos sistemas cuánticos que nunca se extinguirán…

    La Resistencia

    La Resistencia

    No podían recordar cómo habían llegado hasta allí. Se perdía en la noche de los tiempos, cuando la mítica Una se encajó en el suelo esponjoso y fértil para crecer y multiplicarse, una y otra vez, hasta convertirse en Todas: miles de millones, cada una distinta, especializada, diferenciada. Todas herederas de la exploradora original y por ello conectadas entre sí. Un Yo múltiple que se expandía y evolucionaba hasta llegar a constituir una ciudad entera, una metrópolis organizada, nacida del deseo de toda la población. Su muralla inmensa, gruesa, sólida, las aislaba de la muerte que rondaba el Afuera. Los eficientes canales irrigaban toda la ciudad, transportando las burbujas de oxígeno, los azúcares dulcísimos, las fibras elásticas de las proteínas. Cada cosa tenía su lugar y su propósito. La temperatura era tibia, el ambiente era dulce, y en la tierna penumbra gozaban y se multiplicaban para diferenciarse de nuevo en una repetición circular que aumentaba, a cada ciclo, la grandeza de su comunidad.
    Habían creado Utopía.
    Y en el punto álgido de su civilización ocurrió lo imposible.
    La muralla enfermó, consumiéndose por dentro. Se abrieron en ella boquetes como heridas por los que se filtraron las nubes tóxicas que moraban en el Afuera. La ciudad entera quedó envenenada, sumida en una ciénaga de muerte hasta que los cadáveres se contaron por millones.
    Unas pocas supervivientes se arrastraban entre las ruinas de Utopía. Sin saber por qué, podían respirar en la marea tóxica, discernir el sabor dulce del azúcar entre las oleadas de veneno y alcanzar el alimento que brotaba entre las muertas.
    Eran las elegidas para repoblar el mundo. Eran la Resistencia.
    En ellas estaba la esencia de sus hermanas y de la Una inicial. Por eso, en honor a sus muertas, en honor a la vida, se alimentaron, crecieron y se dividieron para multiplicarse hasta ser de nuevo millones y volver a sentir la fuerza de su conciencia colectiva. Estaban preparadas para aquella nueva realidad peligrosa y mortal.


    *****

    La bebé, minúscula en el centro de la cama articulada de hospital, parece una muñeca desmadejada. De la nariz, la boca, el interior del pañal y el brazo salen tubos que, junto con los electrodos del pecho, conectan a cada uno de los doce monitores que la rodean. Goteo de medicamentos, monitorización de frecuencia cardíaca, potencia de respiración, nivel de oxígeno en sangre, y más cosas que la madre no comprende. La sala es amplia, con otras camas y otros niños y personal médico que zumba incansable. Una cortina entre paciente y paciente, generalmente descorrida, es toda la intimidad que se les permite.
    Pero la madre no atiende a la extraña sinfonía que conforman las máquinas de respiración asistida, los monitores cardíacos y el murmullo de los profesionales. No siente la falta de intimidad. El doctor de Lila ha venido a hacer su ronda del día y ella absorbe sus palabras como si fueran un sortilegio.
    ¬–… por eso ha pasado tan mala noche. Cada vez son más frecuentes las resistencias a los antibióticos, pero no debemos perder la esperanza. No olvidemos que con la Axiciclina hemos logrado un éxito sin precedentes: romper el biofilm que encharca los pulmones de su hija, reduciendo drásticamente el foco de infección. Es cierto que la pulmonía está volviendo a ganar terreno, pero hemos detectado a tiempo esta resistencia…
    El médico sigue con su discurso, pero la madre ya no lo escucha.
    Su intuición era cierta.
    La noche en vela, la sensación de que la niña se le iba y su insistencia, ignorada una y otra vez, para que llamaran al médico de guardia. El agotamiento le palpita en las sienes, y la rabia contra los médicos, contra la vida, contra esa mierda de bacterias que están destrozando a su hija, le nubla la vista.
    Sólo tenía mocos, joder.
    Estaban celebrando la Navidad y Lila tenía demasiados mocos. Recuerda cómo llegaron a Urgencias, aún vestidos de fiesta y con la niña de solo veinte días en brazos, diciendo que les parecía que no respiraba bien. Ya han pasado dos semanas desde entonces. Aún están en la UCI y ella no ha vuelto a salir del hospital. Se cambia de ropa en el baño del pasillo, apenas come ni duerme, vive en una silla y se ha vuelto insensible a su propio agotamiento. No existe para ella otra cosa que el minúsculo espacio de esta cama de hospital, las variaciones de los números en las pantallas, la sucesión de rondas médicas que marcan los tiempos. Y Lila. La infinita Lila, de la que no se despegará mientras sigan peleando, resistiéndose a la infección hasta vencerla y lograr que la vida se descongele de nuevo. Sólo entonces, sólo con Lila, podrá volver a casa.

    Las cuencas de la Antigüedad

    Las cuencas de la Antigüedad

    Vassili se incorporó y dejó que resbalasen entre sus manos el martillo y el cincel. Desde que había salido el Sol, había estado eliminando suavemente el sedimento que rodeaba la mandíbula de ciervo que estaba extrayendo. Por supuesto, que no era de un ciervo actual, Vassili era paleontólogo. Formado en la Universidad Imperial de Moscú en Ciencias de la Tierra, se había especializado en el estudio de organismos fósiles del pasado. Gracias a pequeñas donaciones de aristócratas rusos que querían rellenar sus “Gabinetes privados de rarezas”, había podido organizar una expedición a los viejos Urales con un modesto equipo de estudiantes voluntarios. Esta cordillera, una de las más antiguas del mundo, era una muralla aislada, donde los lugareños eran personas cerradas, poco acostumbradas a visitantes.

    Su trabajo requería paciencia y precisión, los restos óseos convertidos en roca tendían a romperse con facilidad, pero los días al sol se hacían agotadores, y los excavadores estaban extenuados tras un mes de campaña. Miró al resto de su equipo. A pesar de ser estudiantes jóvenes, sus alumnos se habían adaptado rápido al trabajo duro. Resulta increíble lo fácil que se acostumbra el cuerpo a la exigencia física. Vassili se sorprendió cuando, al extraer la mandíbula, apareció un hueso abombado bajo ella. Por su forma podría ser la epífisis de algún hueso romo. Sin embargo, la sorpresa se la llevo conforme empezó a retirar el sedimento alrededor del hueso, y vio una delgada línea en forma de zig-zag que lo atravesaba. Líneas de sutura.

    -Es mi día de suerte, he encontrado un cráneo.

    No es fácil encontrar cráneos fósiles. Al ser cavidades huecas, tienden a fracturarse por la energía del agua o por el peso del sedimento que lo rodea. Sin embargo, de vez en cuando se encuentran cráneos completos, y este parecía ser uno de esos casos. Conforme fue rebajando el sedimento, Vassili fue quedándose sin habla. Le asustaba lo humano que era ese cráneo, con una bóveda craneal espaciosa, a pesar de ser lo suficientemente pequeño para abarcarlo con la palma de su mano. La Geología era una ciencia relativamente nueva, pero los humanos no aparecían en estratos tan antiguos.

    Los alumnos se amontonaron alrededor de él a escuchar las teorías de su profesor.
    -Como podéis ver, la bóveda craneal de este ser era más capaz de lo habitual y el foramen magnum es vertical, lo cual indica una postura erguida.
    - ¿Es humano, profesor? Parece muy pequeño. -preguntó uno de los voluntarios.
    -Debería serlo, podría ser un ejemplo de pigmeo. Pero no encaja en esta época.

    En los días siguientes no apareció ningún “humanoide” más. Dada la rareza del fósil, Vassili decidió mandar a uno de los estudiantes a la ciudad más cercana con una descripción del espécimen. Acompañó al alumno a caballo hasta el pueblo más cercano, donde el tren lo llevaría a la ciudad. Sin embargo, al llegar al poblado, los lugareños parecían más ariscos de lo habitual. “Los secretos de la montaña, pertenecen a la montaña”. Esa frase amenazadora helaba la sangre al oírla en cada esquina de la localidad.

    Vassili decidió a investigar antes de volver al campamento, por si alguien había visto algo semejante alguna vez. No es raro que la erosión desentierre huesos, y los lugareños los incluyan en sus leyendas pensado que son de seres mitológicos. Le costó encontrar gente que hablase, pero al final una anciana lo acogió en su casa.

    -Son los dezavui. Son restos de los niños muertos que quedan en el limbo. Odiados en el cielo y odiados en el infierno. Este pueblo se erigió sobre un cementerio de dezavui, y nos protegen de los demonios. A cambio de dejarlos en paz. Debe enterrarse en el agujero del que salió.
    -No voy a hacer eso, esta es una prueba del origen del ser humano, no es el cráneo de un niño.
    -Entiérralo. O te enterrarán a ti.

    Azorado, Vassili cogió los caballos y volvió a la excavación. Pero allí ya no había nadie. Las tiendas estaban vacías, y las herramientas de trabajo estaban tiradas por el suelo, como si sus alumnos hubiesen estado trabajando. Tras horas de búsqueda sin éxito, partió asustado, evitando el camino hacia la villa. El cráneo seguía en su equipaje. Se perdió, el bosque era profundo y la noche le atrapó en él. Con una pistola Mauser en la mano, se dispuso a pasar la noche en vela hasta el nacer del sol. En medio de la negrura, le pareció ver dos puntos azules. Como la luz de dos velas se acercaron en la oscuridad hasta su lecho. No pudo moverse, ni tampoco le dio tiempo. Ningún ruido se escuchó. Ni se supo más del Profesor Vassili, ni del resto de la expedición. Solo la descripción de un pequeño cráneo, abandonada en la vieja Universidad Imperial.

    Las mil y una pruebas

    Las mil y una pruebas

    Las agujas del reloj habían acelerado su ritmo hasta ubicarse cinco horas delante, así, de repente. Mi nombre, escrito con atinado trazo en una blanca mesada, señalaba el lugar al que la ciencia me había llevado por una triada de meses. Azules y rojas micropipetas, amarillas puntas y transparentes tubos perdían cualquier importancia ante la abrumadora imagen que el vasto ventanal ofrecía. Es que siete siglos después, incansables murallas, notables palacios nazaríes y altivas torres bermejas asomaban imponentes ante mi foránea mirada. La casa roja era ahora mi casa y el reloj se había desnudado por completo de blancos días y de negras noches. La vida era ahora un protocolo constante, una presumida receta de interminables pasos. El método se repetía, día tras día, infinitamente. En uno de ellos, mi atención se detuvo justo en frente. Un par de celestes guantes de nitrilo protegían las pequeñas manos de una rubia andaluza mientras jugaba- aunque con notable rigurosidad- a buscar respuestas, esas que permiten alejar los límites del siempre adolescente conocimiento científico. Así como su sigiloso pipeteo para completar los 96 pocillos, mi imaginación también ensayó un imprevisto viaje. Las dimensiones del paisaje eran ahora exageradas o mi tamaño imitaba el de una discreta cabeza de alfiler. El bote se mecía sobre un dudoso cuerpo de agua contenido por una curva y plástica pared. No había puertas, tampoco anversos ni reversos. Un extraño sonido cesó la aparente claustrofobia que gobernaba el ambiente. Alcé la mirada y allí una lineal silueta emanaba desde un orificio en lo que se suponía era un techo. La curiosidad era ahora reina y yo, un ladino plebeyo. La raíz crecía y se acercaba, en una invitación que solo aquellos microorganismos que habitan el suelo dicen tener. Las puertas de un rústico ascensor se abrieron y entré. Aquel mundo era huérfano de espejos y todo presumía ligera transparencia. En su grave rincón, una oscura flecha de incesante hierro indicaba los pisos, y los números eran ahora palabras. El tecnicismo de la prosa me era familiar: encarnizada raíz, severos nódulos, tenue tallo y homéricas hojas. El paseo inició y el ambiente se tornó primero oscuro, luego ambiguo hasta que un improvisado amanecer tiñó la jornada de verde. El circuito parecía infinito. Los caminos eran múltiples y los senderos se bifurcaban con exactitud matemática. Todo era es un falso caos. Como en una carretera, moléculas de micronutrientes y de agua viajaban en distintos carriles donde uno que otro cartel anunciaba xilema o floema. Meteoritos proteicos disparaban de un lado a otro. En el medio, grandes fuentes vacuolares se adueñaban del espacio y la entrada y la salida eran intermitentes. Una horda de cloroplastos se anunciaba en cada parada. Verdes de excentricidad hacían su juego; la atracción principal del paseo estaba ahora frente a mí. La fotosíntesis era el sagrado misterio de aquel inesperado santuario. La excursión no había terminado, faltaba toparse con quien era dueño de las respuestas que tres meses antes me había propuesto encontrar. Los conductos se reducían y con ellos la simplicidad. El diamante en bruto estaba allí, la maraña de nucleótidos era intimidante y su organización no encontraba una palabra que describiera tal belleza. Lo siguiente fueron fotografías, vírgenes resultados de los más variados, debates de mesada, gráficos de complementarios colores y un largo pero curioso etcétera. Una azafata interrumpió mi sueño y el llamativo olor de un supuesto almuerzo le continuó. Granada quedó en el pasado y el avión estaba en la mitad de su recorrido. El océano atlántico avasallaba mi atónita mirada mientras el invierno se repetía una vez más de forma consecutiva. Faltaban seis horas para regresar al punto de partida.-

    Los ritmos circadianos

    Los ritmos circadianos

    Los ritmos circadianos
    Decir, hacer, acariciar la piel del aire, eso tal vez sea explicar en un aula, o acariciar con la voz las caras de estos adolescentes que me miran con el escepticismo a que no acabo de acostumbrarme, con este relato que quiere explicar nada menos que los ritmos circadianos, qué es eso me preguntan, sí, los ritmos circadianos, esa velocidad de dentro del cuerpo que cambia dependiendo de si estamos dormidos, despiertos, sentados, corriendo o haciendo cosas, esos ritmos circadianos, qué nombre me dicen los alumnos, bueno, en realidad, dice uno, será su portavoz, a veces me parece que sí, poniendo cara como de repugnancia, por qué repugnancia si les estoy explicando nada menos que los ritmos que el cuerpo adopta, por ejemplo, y para simplificar, por el día y por la noche, normalmente, quiero decir, les digo, salvo que hayáis tenido una noche loca de viernes o de sábado, yo el sábado no salgo, ya dice el que siempre dice algo, vale pues el que haya trasnochado, o se haya desvelado, o en época de exámenes, pues los ritmos circadianos, que son las células en movimiento, la regeneración que hace nuestro cuerpo de sí mismo cuando tiene oportunidad, pues, retomo, cuando hayáis tenido una noche loca sin dormir, los ritmos circadianos se adaptarán a vuestro no dormir, pero os irán avisando de que tenéis necesidad de hacerlo. Quiero establecer el tema con un punto de interés, aunque he de decir lo más importante y, siempre dudo de mis capacidades educativas sobre todo en cuanto respecta a la transmisión, pero lo digo: los ritmos circadianos con los cambios físicos o de conducta, incluso mentales, que responden a la luz y la oscuridad, o sea que si apagamos la luz, dice, quién iba a ser, el de siempre, cállate, no es a la luz de la habitación sino a la luz solar, sigo, responden y por eso es lógico que estemos dormidos de noche y despiertos de día, y esos ritmos los tienen de una u otra forma todos los seres vivos, las plantas, los animales, los microbios... Parece que me prestan atención, incluso el que siempre habla diríase que está esperando una palabra rara para contradecirla, porque se le ve con atención, seguramente su ritmo circadiano está en modo despierto sin duda alguna, y su reloj biológico, lo pienso, se lo voy a explicar, los relojes biológicos que son dispositivos innatos de cualquier organismo, compuestos de moléculas específicas, en realidad proteínas, que interactúan en todo el cuerpo. Y les explico la estructura supraquiasmática, pero creo que su atención no va a llegar siquiera a comprender la palabra, así que, justo antes de que el de siempre exclame ¿supraqué?, les digo, no vamos un poco atrás, a los primeros principios que decía Marco Aurelio, ¿quién?, ya lo esperaba, sigo, a los factores que alteran, hay factores naturales que producen alteración de los ritmos circadianos, pero también factores naturales del propio organismo, momentos de secreción hormonal, por ejemplo, las chicas, no sé por qué siguen bajando la vista creerán que las hormonas son cosa únicamente femenina, aunque no parece que los ejemplos con la mosca de la fruta hayan masculinizado lo que quiero decir. Tal vez mi explicación no sea todo lo interesante que pretendo, pero voy a intentar que este tema, que creo que tiene interés para ellos, que conozcan que el cuerpo, todo nuestro sistema funciona con arreglo a los estímulos exteriores y a las respuestas interiores en cuanto al ritmo de actividad, relax, fuerza e incluso atención, como la que quiero ahora concitar en ellos, porque quiero que sepan que con un adecuado tratamiento médico de ritmos circadianos alterados puede acometerse la cura de enfermedades como la obesidad mórbida, los trastornos de sueño, parece que he visto, no quiero tenerlo en cuanta, algún bostezo justamente en este momento, por favor, quiero elevar la velocidad, me río por dentro, mi ritmo circadiano para explicar los ritmos circadianos, sí también los tratamientos sobre enfermedades mucho más graves, tened en cuenta los ritmos circadianos que ya os explicaré otro día con detalle porque creo que no hay un solo alumno despierto ahora.
    “Greco”

    Los titiriteros de Cronos

    Los titiriteros de Cronos

    Desde la época de la Ilustración, los seres humanos se han obsesionado con el progreso.

    Sintiéndose solos en un mundo inclemente, se han convencido de que la solución es seguir hacia adelante, y atreverse a pensar por sí mismos.

    Qué estúpidos han sido.

    Nosotros siempre hemos estado allí, detrás de los hilos.

    Y no tienen ni idea de lo delicioso que es ir para atrás.

    Somos los Dashasseira'Teloth, aunque, en terrícola y comparando sus figuras mitológicas con las nuestras, seríamos los "Titiriteros de Cronos".

    Nuestro árido planeta jamás tuvo nada que aprovechar. Perdido en los confines de una galaxia sin nombre, nuestro pueblo fue testigo de cómo otros planetas cercanos eran engullidos por aquellos monstruos, aquellas "manchas" negras de destrucción gravitatoria conocidas como Agujeros Negros. Era casi irónico: los mismos soles que, en forma de luz y calor, habían dado la vida a los habitantes de tales planetas, se habían transformado en tenebrosas fauces insaciables. Ahora, estaban dispuestos a devorar las últimas ruinas de civilizaciones ya extintas, que habían perecido congeladas y en la oscuridad a merced de una estrella apagada, o abrasadas por la Supernova.

    Sabíamos que, tarde o temprano, nos esperaría el mismo destino que a nuestros vecinos, y adoptamos una postura existencialista. Ya que nuestra especie estaría condenada a desaparecer en unos siglos, en unos milenios siendo optimistas, dejamos atrás todo lo que nos había caracterizado. Abandonamos las artes, la religión, el culto a las relaciones sociales o la ética. Como animales enjaulados, nos consagramos a lo único que podría liberarnos de nuestras ataduras, antes de que nos estrangularan: la ciencia.

    De hecho, fue gracias a los intelectuales que descubrimos que estábamos cerca de enormes masas de Materia Oscura, pero que no correspondían a Agujeros Negros: estábamos rodeados de Agujeros de Gusano. Teníamos una infinidad de portales espacio-temporales al alcance de nuestra mano. Y, a diferencia de otras civilizaciones galácticas, tuvimos la suerte de poder estudiarlos en profundidad.

    Somos oportunistas por naturaleza, y hemos actuado en consecuencia.

    Hemos puesto todos nuestros medios en perfeccionar máquinas reductoras que pueden hacer que adoptemos el tamaño de un virus, y así hemos desafiado la Conjetura de Protección Cronológica. Hemos sabido detectar y esquivar los Anillos Romanos, y hemos descifrado todos los misterios de las Curvas Cerradas de tipo Tiempo. Hemos echado por tierra la Paradoja del Abuelo con respuestas que el simple cerebro humano ni es capaz de imaginar; y, en nuestros viajes por el espacio-tiempo, hemos creado toda la divergencia de líneas temporales que han dado origen al Multiverso, cuya existencia los terrícolas se han negado a creer.

    Pero, sin que lo supieran, ni ellos ni ninguna civilización galáctica, nos hemos convertido en los dioses de todos los universos.

    Nos hemos alzado de nuestras cenizas, y nos hemos convertido en conquistadores.

    Nuestro método de actuación es fácil. Cuando vemos que algún planeta en alguna época tiene algo que deseamos adquirir o cambiar, comprobamos si alguno de nuestros millones de Agujeros de Gusano puede llevarnos hasta ese momento y lugar. Y, si es así, manipulamos la Historia a nuestro antojo. Hacemos cualquier cosa que nos permita llegar hasta nuestro objetivo. La línea temporal alterada y la intacta se separan, y formamos dos nuevos universos. Después, está en nuestras manos destruir todo el universo original, para conseguir forjar un único cosmos sometido a nuestros deseos... tenemos la tecnología necesaria para ello, y mucha experiencia haciéndolo.

    Como es de esperar, algunas civilizaciones galácticas son más temerosas que otras, y se han "protegido" en sus propias mentiras. Los humanos son expertos en eso. Se han dicho a sí mismos que, en caso de haber viajeros espaciales, ya los habrían conocido, y que no hay nada que temer. Que alguien ya habría venido a enseñarles las maravillas del futuro, hablando de los prodigios de una "máquina del tiempo". Parecen no darse cuenta de que hemos hecho caer reyes, inventado algunos de los muchos dioses que siguen adorando, y provocado catástrofes naturales; todo a la sombra de su escéptica mirada. Además, al fin y al cabo, los "supervivientes" de nuestras incursiones temporales no son más que proyecciones paralelas de quienes las vivieron en realidad, y sus descendientes jamás tendrán la manera de saber que hubo otra "versión" de la Historia original.

    Somos los Dashasseira'Teloth. Somos infalibles, somos imparables, somos inmisericordes.

    Somos eternos, y permaneceremos mucho después de que tú te hayas ido.

    Ahora mismo, tienes suerte. Tienes suerte de que tú, con tu patética vida y tus patéticos seres queridos, viváis en el universo vigente, uno que nos interesa tal y como está, cuya Historia no es necesario cambiar.

    Pero dime, humano...

    ¿Qué te hace pensar que eso va a seguir siendo así para siempre?

    Los vecinos

    Los vecinos

    He vuelto a despertar. Todo a mi alrededor está obscuro, pero no siento miedo. Sólo hambre.
    Desde hace unos días que siento más hambre de lo habitual. No entiendo; es como si por mucho que coma, no logre saciarme, y sin embargo no parece que esté ni ganando peso. No, más bien estoy perdiéndolo.
    A mi lado, siento cómo mi hermano se despereza; también él acaba de despertar. Desde que tengo memoria sólo lo recuerdo a él. Vivimos aquí solos. Mis padres, de los que guardo un vago recuerdo, desaparecieron un buen día, cuando aún éramos bastante jóvenes; mamá era guapísima, de pelo castaño y ojos penetrantes. Papá, sin embargo, tenía el pelo blanco. Y bastante mal genio. Siempre persiguiéndonos y castigándonos cuando hacíamos alguna travesura, por inocente que fuese. Mis hermanas también desaparecieron. Creo. Si lo pienso, ni siquiera recuerdo haber tenido hermanas, la verdad.
    Vivimos él y yo aquí. Aunque él es el mayor, yo soy más fuerte, con lo que no se atreve a quitarme mi sitio, ni a empezar a comer o a beber antes que yo. Faltaría más. Basta con mirarle a los ojos para que comprenda quien manda.
    Hablando de bebida: últimamente el agua no sabe como siempre. No llega a ser desagradable, pero es como si tuviese algo disuelto, algo ligeramente amargo. Tendré que hablar con alguien para que lo solucione, aunque no sé con quien, o si hay algo que se pueda hacer.
    Poco a poco, empiezo a distinguir las voces de los vecinos, también despertándose, preparándose para la noche que ya ha comenzado. Aquí las noches suelen ser bastante más silenciosas que los días, y sin embargo es por la noche que todos los vecinos nos ponemos a trabajar.
    Y como cada día, lo primero desayunar y después asearse bien. Y mientras que me lavo la cara, presto atención a los sonidos de mi alrededor. Nunca se sabe qué puedes descubrir sólo con prestar atención.
    Dos pisos más arriba oigo a las tres hermanas solteras reírse como locas. Esas que no paran quietas ni un segundo, con sus chilliditos y sus carreras. Creo que ya no tienen edad de tanto jaleo, la verdad. Justo encima de nosotros, una pareja de ancianos que llevan viviendo ahí desde mucho antes de que yo naciese. Están muy mayores y apenas se mueven. Pero se les ve felices. Bueno, esa felicidad de pareja de años que ya no necesita decirse nada; están encantados así, a su manera. En el apartamento de la izquierda, sé que hay una madre soltera. O tal vez viuda, la pobre. El hecho es que puedo espiarla a través del cristal, y la veo siempre rodeada de chiquillos, bañándolos, peinándolos, acicalándolos, enseñándoles a comer, dándoles el pecho… Recuerdo a su pareja: un tipo enorme con el que, por suerte, nunca me encontré cara a cara. Yo lo miraba con disimulo desde mi apartamento, aterrorizado de pensar que un día podía colarse en mi habitación y darme una paliza sólo por mirarla a ella, o a sus hijos. O porque sí, para demostrar que era más fuerte que yo. Me imponía muchísimo respeto. Por suerte nunca se fijó en mí, y una mañana temprano vinieron a buscarlo y se lo llevaron. Nunca más volvió. Desde entonces la vida por aquí es más relajada. En el piso de abajo hay una pareja de chavalas guapísimas… nunca hemos hablado con ellas, pero tanto mi hermano como yo, estamos deseando conocerlas. A veces nos llega desde abajo un olorcillo suave, así como de un perfume femenino y delicado, y nos vuelve locos. Pero supongo que aún somos jóvenes como para andar en estas cosas. No sé. Tal vez un día...
    ***
    Estoy encantado con mi estudiante de doctorado. A lo largo de mi carrera he dirigido ya bastantes tesis doctorales. Y ya se sabe, algunos estudiantes son regulares, otros normalitos y otros buenos, o excelentes. Pero tan dedicados e inteligentes como Lucía, no he tenido ninguno.
    Recuerdo cómo llegó al laboratorio, empeñada en hacer el proyecto de Fin de Master conmigo.
    ¡Conmigo que recién acababa de aterrizar de los Estados Unidos y aún estaba completamente perdido! El caso es que me cayó bien y se la veía muy espabilada. Y de ahí, como quien no quiere la cosa, se quedó haciendo un doctorado en mi laboratorio.
    Su proyecto de investigación además va bastante bien y dentro de poco tendrá suficientes datos como para terminar la tesis. Seguro que le dan el "cum laude".
    Sé que no puedo decir nada, ya sabéis, problemas de patentes y eso. Pero no puedo evitar contaros que hemos descubierto la manera de ralentizar el envejecimiento, al menos en animales modelo.
    Veréis, es una combinación de restricción calórica y de algo que proporcionamos a los ratones en el agua, algo ligeramente amargo…

    Luces en el cielo de Júpiter

    Luces en el cielo de Júpiter

    Aún no había abierto los ojos, pero podía sentir por el incesante pitido en sus oídos que nada iba bien a su alrededor. Cuando la doctora Estela Ulloa consiguió despertarse por completo no daba crédito a lo que veía, los cuerpos de sus compañeros de tripulación flotaban por todo el puente de mando y le costaba fuertemente respirar. Al mirar por una de las escotillas de la nave pudo observar el impactante contraste de imágenes que se sucedían en el exterior: por un lado, se apreciaban desde muy cerca las hermosas bandas gaseosas del gigantesco Júpiter, y por otro, el asolador vacío del espacio exterior donde flotaban inertes los restos de la que apenas unas horas antes había sido una flota de naves de exploración. Tenía ante ella la vista más espléndida y grotesca con la que se había encontrado nunca.

    Mientras Estela contemplaba el conjunto de escombros espaciales que se situaba al otro lado del cristal, podía sentir como poco a poco se le agotaba el aire que quedaba en la cubierta. Se sacudió la cabeza con los ojos cerrados, intentando recordar lo que había ocurrido, pero todo en lo que podía pensar era en si todas aquellas horas que pasó sentada detrás de los instrumentos de observación le habrían costado su vida al realizar el quizás mayor descubrimiento del siglo. Tras un excelente paso académico por la escuela avanzada de ciencias, graduándose con honores en astrofísica observacional, fue destinada al prestigioso radio observatorio situado en la estación espacial, un puesto al que muy pocos científicos podían aspirar. Allí, aunque el resto de sus compañeros astrónomos dedicaban todas sus horas de observación al estudio de sistemas y galaxias lejanas, ella seguía convencida de que aún nos quedaba mucho por conocer en nuestro propio sistema y en sus vecindades. Cualquier otra persona lo encontraría absurdo y fútil, pero ella sentía una fascinación indescriptible observando los astros más cercanos en distintas bandas de frecuencia y aplicando distintos filtros al espectro. Seguramente lo que estaba haciendo ya había sido hecho por cientos de astrónomos en décadas anteriores, pero ella adoraba pasar su tiempo libre a solas con los radiotelescopios, y con las distintas melodías que realizaban los circuitos microelectrónicos al interpretar las señales que recibían. Ella sentía que cada planeta entonaba una canción a través de sus instrumentos, y eran las pequeñas cosas como ésta las que le hacían cerciorarse de que estaba justo donde quería estar y justificaban el tan sacrificado esfuerzo que había tenido que realizar para llegar hasta esa posición. Fue en uno de estos momentos cuando encontró por casualidad una muy tenue señal que nunca había sido catalogada hasta entonces, orbitando alrededor de Júpiter y emitiendo pulsos con un patrón claramente reconocible. Con el corazón palpitándole como nunca y las manos sudorosas, pasó las siguientes horas realizando comprobaciones con otros observatorios, pero desde el principio sabía con seguridad de que acababa de realizar el primer contacto con una señal de inteligencia extraterrestre.

    Por entonces, el viaje espacial sólo había sido explotado hasta el punto de convertir en algo normalizado los viajes comerciales con la colonia de Marte. La observación de la señal planteó una nueva gran meta y generó en poco tiempo la movilización de recursos a gran escala por parte de los gobiernos de todo el planeta. En tan sólo cinco años, la humanidad había aprendido a trabajar al unísono logrando una de las hazañas más elaboradas hasta el momento: llevar una pequeña flota de naves espaciales hasta el gigante gaseoso, pasando más allá del cinturón de asteroides.

    Fueron varios meses de viaje hasta lo que resultó ser un tipo de satélite o estación artificial, y sólo trascurrieron unos pocos días hasta que saltaron las voces de alarma en todas las naves. Alguien había activado algo en el interior de la estructura y una señal mucho más intensa aparecía ahora en los instrumentos de observación. Antes de que nadie pudiera entender la naturaleza de la nueva señal, con un gran destello y un sonido ensordecedor todo había terminado. Por mucho que se esforzase, Estela no podía recordar nada más de lo sucedido, pues todo ocurría demasiado rápido en su cabeza. No habían conseguido entender nada sobre la instalación ni su procedencia, y ahora tampoco podría enviar ningún aviso de lo ocurrido de vuelta a la Tierra, pues todos los circuitos de la nave estaban fritos. Agotando el último aliento de oxígeno que quedaba en la cubierta y haciendo un gran esfuerzo por mantener sus párpados abiertos, lo último que pudieron ver sus encharcados ojos fueron una serie de luces sobre el cielo de Júpiter, desplazándose en dirección al planeta azul.

    Luchando por el futuro

    Luchando por el futuro

    Dejo estas reflexiones entre las notas de trabajo, por si alguien de la resistencia lo encuentra en caso de que nos pasara algo a nosotros.
    En estos momentos, seguimos adelante con el proyecto sólo Margarita y yo. A Pablo lo descubrieron en un control hormonal, hacía demasiado tiepo que se había inyectado el preparado para simular los marcadores esperados. Lo querrán reinsertar a una vida feliz e ignorante, no podrá oponerse. Está claro que perdemos una mente brillante para nuestra investigación que intentaremos recuperar más adelante, cuando cese su vigilancia especial.
    No sé si conseguiremos acabar el siglo XXII con progreso alguno en nuestra lucha. El mundo se encuentra más controlado que nunca por unos pocos, en pro de su beneficio, mucho más que en épocas y siglos anteriores. Desde que instauraron la vacunación hormonal obligatoria, no tienen oposición. No entenderé jamás que existan científicos que puedan prestar sus servicios a estas minorías explotadoras en masa del pueblo. Y ahora... Ahora a todos los bebés, nada más nacer, se les inyecta el controlador hormonal que lo revoucionó todo. Primero lo hacían a escondidas, aunque ya no les hace falta. Esta bomba bioquímica trabaja a dos niveles. Por un lado, genera periódicamente una dosis de un neurotransmisor más pontente que la dopamina que se estudiaba antes, para tener a la gente en un estado continuo de falsa felicidad, y por otro, contiene dos inhibidores de hormonas consideradas peligrosas hoy en día: la del estrés y la de la indignación, evitando así cualquier brote de pensamiento crítico. Sólo se libran los seleccionados, los nacidos de las familias del Olimpado, que crecen destinados a ser los nuevos líderes mundiales.
    Pero algunos pequeños grupos de investigadores, en paralelo, se ocuparon de conservar personas sin adulterar. Les hacían amar la ciencia, seguir buscando nuevas formas de biosíntesis para revertir el proceso. Tendríais que ver la reacción de un sujeto al inyectarle el antídoto que desactiva la vacuna hormonal. La fuerza y determinación que muestra nos llena de esperanza. La de ser muchos más, sin tener que callar ni escondernos. La de poder despertar el mundo a la plena conciencia.

    Manifiesto Planctónico por unas nubes dignas

    Manifiesto Planctónico por unas nubes dignas

    Por la presente, notificamos a los humanos que hoy, de nuevo, ha vuelto a salir el sol. “Menuda novedad”, pensaréis. Somos conscientes de que vosotros no sois seres unicelulares moviéndose erráticamente por la superficie del agua de todo el planeta, sujetos a los vaivenes de las corrientes marinas y al paso de grandes buques que remueven nuestro hábitat. Por ello, os pedimos un poco de empatía para entender lo que os vamos a contar a continuación.

    Para nosotros, el fitoplancton marino, el sol supone un velo diario que se vierte sobre nuestras cabezas trayendo a partes iguales vida y destrucción. La misma luz necesaria para poder realizar la fotosíntesis, sustentando las redes tróficas del océano, y vuestras queridas pesquerías, también está compuesta por radiación ultravioleta. Y cuando esta incide sobre nuestro ADN (nuestras membranas celulares son fáciles de atravesar), se producen mutaciones que nos llevan, en última instancia, a la muerte. Para colmo, habéis destruido parte de la capa de ozono e impacta aún más radiación que hace solo unas décadas sobre la superficie del océano. Aunque firmasteis un protocolo a final de los años 80 y dejasteis de emitir muchos de esos nocivos gases, los niveles de ozono estratosférico aún no se han recuperado.

    Algunos de nosotros al menos tenemos flagelos y podemos movernos en vertical, escapando así a capas más profundas cuando la radiación llega. Sin embargo, muchos de nuestros iguales no tienen tanta suerte. Cada noche nos despedimos de ellos sabiendo que muy posiblemente mañana no estarán. Y hemos constatado que cada día sobreviven menos individuos. Pero no hagamos de esto un drama, somos seres unicelulares que nos reproducimos por clonación bastante rápido. Ciertamente, no sabemos muy bien si a quienes vemos a la mañana siguiente, son nuestros congéneres o no; bueno, en verdad siguen siendo ellos. Aunque, eso sí, con alguna modificación genética parte del proceso evolutivo ¡Ay, qué calvario supone la inmortalidad intermitente! Y luego decís vosotros que tenéis crisis existenciales. Si no morimos por la radiación, nos comen los copépodos, aunque después a ellos se los comen las larvas de los peces. La venganza, decís los humanos, no es buena; pero en el océano es inevitable. Y para qué negarlo, sienta bastante bien.

    Seremos seres unicelulares, pero sabed los humanos que ya hace millones de años que encontramos una solución a nuestros problemas ambientales. Leednos con atención, pues tal vez aprendáis algo. Obviamente, no podemos evitar que llegue radiación a la superficie del océano, ni tampoco somos capaces de evitar que los humanos sigan alterando la atmósfera. Lo que sí podemos hacer es usar un paraguas. Sí, un paraguas, como habéis oído. No sois los únicos seres vivos a los que se os ocurren inventos. Lo que sucede es que nuestro paraguas es algo especial. Nuestros ancestros descubrieron que algunos de los gases que producimos, aunque suene raro, pueden ayudarnos a luchar contra la radiación ultravioleta. Muchos de estos compuestos, cuando los liberamos en el agua, tienden acercarse a la superficie y pasar a la atmósfera. Su camino no es fácil, pues deben evitar ser comidos por las bacterias y atravesar la capa más superficial del océano. Pero una vez en la atmósfera, hemos constatado que reaccionan con otros compuestos mediante complejas reacciones de oxidación-reducción (las cuales no vamos a explicar porque no las entenderíais). Como producto final, se obtienen algunas partículas muy, muy pequeñas que llamamos aerosoles. Alrededor de estos aerosoles, se condensan moléculas de agua una y otra vez, hasta formar microgotitas de agua. Estas gotas se aglutinan en la troposfera para formar nubes. Y estas nubes evitan que llegue tanta radiación solar a la superficie del océano. Ellas son nuestros paraguas, y nos cuesta mucho esfuerzo producirlas. Por otro lado, también os ayudan a vosotros, ya que reflejan parte de la radiación solar y hacen que el calentamiento global, que también habéis provocado los humanos, no sea tan severo.

    Por todo lo explicado en este manifiesto, todas las formas unicelulares marinas que habitan la superficie de los océanos, con flagelos o sin ellos, autótrofas o heterótrofas, instamos a los seres humanos a que se comprometan a cumplir, ya no nuestras exigencias, sino aquellas que forman parte de vuestros “Derechos Humanos”. Concretamente donde se establece que: “Cada mujer, hombre, joven y niño tienen derecho a un medio ambiente seguro y saludable, así como a otros derechos humanos fundamentales relacionados con un medio ambiente saludable”. Exigimos a la humanidad que cese en sus emisiones de gases de distinta índole a la atmósfera en aras de mantener nuestra cobertura nubosa y así evitar el apocalipsis planctónico global y, de paso, garantizar la supervivencia del ser humano uniéndonos en la lucha contra el cambio climático.

    ¡El plancton unido jamás será vencido!

    Un saludo fraternal interespecífico,

    Federación Planctónica Global

    Océano, a 17 de mayo de 2019

    Mariposas metálicas

    Mariposas metálicas

    Alicia mira el vaso que tiene delante, el vaso en el que ha disuelto demasiados calmantes. "¿Por qué tiene que acabar de este modo?" se pregunta mientras lágrimas caen por sus mejillas.

    Ella había obedecido, ella había seguido las instrucciones que le habían dado. Gracias a su trabajo había tenido acceso a los materiales necesarios para crear unas mariposas robóticas para sustituir a las que se habían extinguido.

    Cuando tuvo suficientes creadas, Alicia volvió a su pueblo natal, un pueblo que subsistía a partir de la agricultura. Allí se encontró con Juan, su mejor amigo de la infancia; a diferencia de ella, él se había quedado en el pueblo a seguir con la tradición familiar, pero ella había decidido irse a la ciudad, elección que ahora se arrepentía de haber hecho. Alicia le dio las mariposas a Juan, el cual necesitaba desesperadamente un sustituto de la especie que había muerto debido a la contaminación del planeta y estaba dispuesto a aceptar unas mariposas robóticas.

    Mientras Alicia le daba las mariposas, los recuerdos de la infancia la asaltaron. Alicia se vio de niña pequeña, con su familia, corriendo por las calles de ese mismo pueblo; se vio con Juan jugando en el parque; se vio con ocho años yendo con su familia a un lago al lado de donde vivía entonces; se vio subiendo la colina de las afueras del pueblo, la cual estaba coronada por un manzano; se vio con Juan dándose su primer beso debajo de ese manzano; se vio en la fiesta de su decimoctavo cumpleaños, justo antes de irse a la gran ciudad a estudiar, el día que tomó la decisión de la cual tanto se arrepentía.

    Tras haberle dado las mariposas a Juan, Alicia se subió a su coche y empezó a conducir sin ningún destino en mente, no quería volver a la ciudad, el lugar donde su vida y todo su esfuerzo se habían tornado en una pesadilla de la cual no podía escapar despertando; tampoco quería volver a su pueblo al cual había condenado a la muerte; ya no le quedaba nada, así que siguió conduciendo sin parar hasta quedarse sin gasolina, justo a unos pocos kilómetros de otro pueblo.

    Cuando Alicia encontró la calle principal del pueblo al que había llegado, entró en la farmacia local, donde compró una caja de calmantes; después fue a un bar cercano donde compró una botella de agua para después buscar el motel más cercano.

    Y ahora está sentada en una silla, con un vaso de agua en el que había disuelto todos los calmantes que había podido. Alicia sabe lo que va a pasar ahora, Juan liberará las mariposas, las cuales, aparte de polinizar las plantas, también se posarán en los frutos de estas y cumplirán su verdadera función, las mariposas llevan en su parte trasera un veneno mortal y una aguja delgada para inyectarlo sin que quedara marca en los frutos, estos se venderán en el pueblo y alrededores, la gente los comerá sin saber que en el jugo de los frutos se esconde un veneno tan fuerte que los que sobrevivan a los primeros días después de la ingesta desearán haber muerto.

    Alicia llora desconsoladamente, la habían obligado a hacerlo, habían amenazado con detonar bombas por toda la ciudad si no lo hacía; y tras pensarlo mucho, la encrucijada se había tornado en elegir entre a las pocas personas que más quería o a miles de personas inocentes que morirían si no lo hacía. Alicia espera que esta vez haya elegido bien, pero la culpabilidad la está consumiendo por dentro, destrozando cada parte de su ser.

    Alicia levanta la vista para volver a mirar por última vez el vaso con los calmantes disueltos, sabe lo que tiene que hacer y no duda en hacerlo, Alicia coge el vaso y se lo bebe rápidamente, después se tumba en la cama de la habitación y cierra los ojos, esperando a que los calmantes hagan su trabajo.

    Me viene a la mente

    Me viene a la mente

    Me viene a la mente el cuento de "Pedro y el lobo" que me leía mi madre cuando yo era pequeño. Y me embarga con una sensación de impotencia y rabia contenida causada por la estupidez y emponzoñamiento del que hemos hecho gala los humanos.
    Miro por la ventana y veo como se están precipitando las cosas. Hace unas semanas se dio la voz de alarma en los medios de comunicación, la temperatura de este año era mayor de la prevista, cosa que comunican cada año. Y como ranas a las que se le sube la temperatura del agua y no se dan cuenta de que se están cociendo así nos hemos ido habituando a esta situación. Sinceramente, aunque hubieran salido los políticos a decirlo abiertamente a la población mas de uno habría negado la mayor. Somos superiores, inteligentes, una sociedad inmortal que siempre encontrará solución a cualquier problema...hasta que el problema nos soluciona con la muerte.
    "Inesperadamente" el termofrost ha quebrado. Se ha precipitado todo mas rápido de lo imaginado porque ha llegado el punto de inflexión en el que el deshielo ha expulsado el dióxido de carbono que durante miles de años ha estado contenido por esa estructura de hielo que era nuestro seguro de vida. Ya la temperatura ha ido ascendiendo sin control aparente y por mucho que ahora las cumbres mundiales que con esta alerta se han formado para buscar una solución, ni invirtiendo en sus novedosas soluciones, ni aceptando sus compromisos ahora irrisorios se puede encontrar un punto de retorno.
    Inocentemente creí que si habíamos revertido el agujero de la capa de ozono con el calentamiento de la tierra también íbamos a conseguirlo. Confiaba en la humanidad que no estaba deshumanizada. Tenía esperanzas sinceras.
    Miro por la ventana y veo como el bosque que rodea mi casa arde. Arde porque todo está seco y si no hay agua para beber mucho menos habrá para verterla en un incendio que uno entre cientos de los que están sucediendo por los alrededores. Ya antes de que se produjera de forma espontánea, ni dudo que no sea provocado, no podíamos salir a la calle. El aire penetraba por las fosas nasales a tal temperatura que me ardía los pulmones y me sentía desfallecer. Toda esta sequedad del ambiente, que se ha llevado hasta la última gota de vida, la devuelve en forma de inundaciones y tormentas suicidas en otra parte del planeta.
    Se está compensando todo. El equilibrio de la naturaleza y su fuerza nos está poniendo en su sitio.
    Miro hacia el interior de mi casa donde duermen mis hijas y mi esposa. En un sueño tranquilo y no sé si sumirme en él y dejar de sufrir. Me viene a la mente la película "Que bello es vivir" y deseo ser George Bailey y que todo sea una pesadilla.

    Mis recuerdos

    Mis recuerdos

    Ya nos relamíamos sólo de ver a mamá cuando hablaba con los básicos de cocinar. Mandaba pelar los tomates, poner la leche, el cacao y el azúcar pertinente. Podía haber activado el programa del pensamiento o el de la memoria, pero mi madre era tradicional y le gustaba ordenar a cada aparato lo que debía hacer para cocinar los ricos totolates. No había casa de la nueva era que no desplegara en sus mesas todas las variedades de totolate el día 9 de febrero, día nacional de la transformación.
    Casi siempre hacíamos lo mismo antes de irnos a jugar, escuchábamos los mandatos del Gran Jocalías, a mi abuela le encantaba, pero a los más jóvenes ya se nos hacía pesado. Ella lo admiraba porque era un genio y lo recordaba desde el principio, es verdad, pero nosotros no conocimos otra vida. Mi abuelita recordaba todavía cosas del Hieródulo, antes de Jocalías, aunque era bien pequeña. Nos contaba que sus padres se pasaban el día trabajando fuera de sus casas, y lo peor, iban de un sitio a otro con una especie de ojoches que no se podían activar con la mirada, ahora nos parece de risa, pero incluso necesitaban programar las direcciones de forma manual en unos aparatos.
    Lo peor de todo, nos explicaba, era la cantidad de normas para convivir y lo diferentes que eran según el sitio donde estuvieran. Además, no tenían una Memnónida como hay ahora para todo el planeta, es como si no todos fuéramos iguales, a cada trozo de tierra le correspondían unas leyes, a veces muy diferentes, y no se actualizaban solas. Ya ves, las situaciones evolucionaban y no tenían ningún mecanismo para adaptar las normas a las personas.
    Lo que nos contaba mi abuela, con bastante pena y un poquito de vergüenza, es que, a veces, estaban tan cansados, que ni se alegraban de hacer lo que hacían.
    Nos encantaba escuchar sus historias el día de la fiesta.

    Nacer para servir

    Nacer para servir

    Mónica era de esos programas que hacían tambalear a la gente. De esas interfaces bonitas que sacaban más de una boca abierta. La habían creado para controlar los gastos del mes y hoy es su día especial. Hoy es cuando se convertirá por primera vez en proceso. Estaba nerviosa, pero se había preparado toda la vida para este momento y no podía decir que no, aunque tampoco es que tuviese opción, su vida siempre había estado en manos de un programador. -Buenos días, señorita, ¿en qué puedo ayudarla? - dijo Lola, encargada de la tabla. Que...querría ejecutarme - tartamudeó en voz baja. Lola se dio cuenta de que ese programa que llegaba a sus filas era nuevo. Para alguien con tanta experiencia como ella, es fácil reconocer a los novatos. Llevaba casi cinco años recibiendo y administrando procesos. Todos esos años le habían dado la experiencia suficiente para categorizarlos. Los había arrogantes, impacientes y alterables, de esos que se ejecutaban tantas veces que exigen una memoria RAM en cuanto arrancan como si fuesen los más importantes; y, por supuesto, los había novatos. Lola siempre había tratado con cariño a estos últimos, un comportamiento que mezclaba la esperanza de ayudar a quienes lo necesitan, la de que, con suerte, agilizaría su trabajo la próxima vez y la esperanza de que al tratarlos bien no se convertirían en arrogantes. No había cosa que más odiaba que tratar con procesos arrogantes.

    Llegaron a una pequeña oficina donde se sentaron - Voy a comenzar a explicarte cómo funciona esto. Aquí te daremos un bloque de control de procesos, lo vas a necesitar para poder entrar y salir. Antes de nada, tienes que firmar el consentimiento del contador de programa. Firma aquí. Mónica empezó a leer el consentimiento y se quedó confusa, así que después de muchas dudas decidió preguntar. - ¿qué es un contador de programa? - Lola la miró fijamente hasta que se decidió a hablar. -Digamos que es una sección de memoria que mantiene un puntero a cada una de tus instrucciones, de tal forma que si, en algún caso, haya que interrumpir, el sistema operativo sepa la última instrucción que ha sido ejecutada. -Ten, necesitarás el número del contador más adelante. - Esta llave te da acceso al registro del procesador, allí puedes guardar todos aquellos datos temporales que consideres y estos números dan acceso a las direcciones de memoria que puedes utilizar.

    Salió de la sala y siguió por ese pasillo oscuro hasta que se encontró un aro de luz. Debía ser la puerta, así que empujó con todas sus fuerzas hasta que un gran haz cubrió todo el habitáculo. Por unas unidades de tiempo no pudo ver nada. - ¡Avance señorita! - se escuchó una voz brusca, grave y alta. - No puede estar aquí todo el día, tenemos un servicio que prestar. Mónica empezó a escuchar un sonido constante. Un sonido como el de una rueca raspando el suelo. Continuo pero lo suficientemente suave para no resultar molesto. Se sentía confusa cuando de repente notó cómo algo le estaba recorriendo las entrañas y ahí se dio cuenta de que estaba siendo ejecutada y no fue tan malo como esperaba. Era una sensación de cosquillas. No de esas cosquillas con las que no puedes respirar sino de aquellas que dan una sensación agradable. Por primera vez se sentía poderosa, viva. Sentía como iba administrando las direcciones de memoria que le habían dado y como los datos iban pasando unos a otros, como los resultados pasaban a la palabra de estado... Era una sensación de energía y poder increíble. Se sentía tan bien que tenía miedo a ser parada. Todo proceso piensa que el sistema le proporciona una CPU sola y exclusiva para él pero nada más lejos de la realidad. Todo proceso nace en la CPU pero se mueve para acceder a diferentes dispositivos. No hay recursos infinitos y, por tanto, éstos deben ser compartidos. Pero nadie la paró y cuando acabó, respiraba fuerte, como si hubiera salido de una sesión de gimnasio. En su rostro podía verse una sonrisa a cada movimiento de aire que producía. Se dejó caer al suelo con las rodillas y apoyó sus palmas contra él. Jamás se había sentido tan bien. Todo el esfuerzo, todas las dudas… TODO había merecido la pena. Se abrió otra puerta, sabía que se tenía que ir, así que miró al frente, se incorporó y salió de la habitación.

    Nací en el Mediterráneo…

    Nací en el Mediterráneo…

    Suena de nuevo la canción. Anne está oficialmente obsesionada. Desde que ha descubierto que su abuelo era valenciano, ha emprendido un retorno a los orígenes arrastrando al resto del equipo en el proceso. Por suerte, Calipso, la IA que controla nuestro barco-laboratorio, ha detectado mi subida de tensión cada vez que la pone y limita su número de repeticiones diarias. La misión de nuestra instalación consiste en controlar y liberar bacterias degradadoras de plásticos a las aguas del Mediterráneo. Se teme que su utilización a gran escala pueda dañar el ecosistema marino. Como si este mar muerto pudiera sufrir una catástrofe ecológica peor de la que ya ha sufrido.

    Recuerdo cuando desapareció por completo la Gran Barrera de Coral. Los plásticos, el calentamiento y la acidificación de las aguas habían conseguido arrebatarle la vida para siempre. Se sacaron a los balcones crespones de todos los colores, menos el blanco. Estuvieron colgados durante semanas. Después llegó la gran noticia, el primer estudio científico que asociaba los microplásticos con el incremento de ciertos cánceres y enfermedades del aparato digestivo. Se produjo una histeria general. Fueron buenos tiempos para las sectas y los profetas del apocalipsis. Los políticos dirigieron su dedo acusador los unos a los otros sin aportar ninguna solución eficaz al problema. Por aquel entonces, la forma más fácil de conseguir financiación para tu proyecto de investigación era incluir la palabra plástico en la solicitud. Mientras tanto yo estaba terminando el doctorado. Mis compañeros me llamaban doctor Pasteur, por mi empeño en evitar cualquier uso de material plástico. Haces las cosas como en los viejos tiempos, decían. Ahora en nuestra instalación solo utilizamos fungibles de vidrio o plástico metabolizable por nuestras bacterias.

    Aborrezco el plástico. Lo odio.

    Durante la carrera leía compulsivamente noticias relacionados con el mar y los plásticos. Delfines y ballenas muertos con kilos de plástico en sus estómagos, tortugas atrapadas en redes de pesca, extenuación de los caladeros por la alta mortalidad de los alevines al confundir trocitos de plástico con alimento. Por las noches tenía un sueño donde no veía nada. No podía respirar, me cubrían finas capas de plástico. Piel de plástico. Sangre de plástico. Corazón de plástico. Una tarde yendo a la universidad en autobús sufrí una crisis nerviosa. No me dejaba de preguntar, cuánto tiempo tardaran los plásticos en desaparecer. Cuánto tiempo tardarían sus átomos en incorporarse a un ciclo biológico, volver a vivir. Con ayuda del Sol y de la fuerza motriz del agua se convertirían en microplásticos, invisibles y letales asesinos de la flora y fauna del mar. En el hospital me explicaron que sufría plasticofobia. Era y soy plasticofóbico, raro en esos momentos, hoy es un adjetivo más con el que la gente gusta definirse. A partir de entonces procuro ir andando a todas partes.

    No consigo acallar las voces de mi cabeza que calculan una y otra y otra vez el tiempo que tardarían los plásticos de mi entorno en desaparecer. Sonata de plástico la llamo. Fue en los primeros seres vivos de la Tierra y a este ritmo los últimos, los que me permitieron si no silenciar, al menos contestar a esas voces. Mejoré a estos maravillosos seres por medio de la ingeniería genética. Reconozco que durante un tiempo me tentaba el hecho de convertirme en un bioterrorista.

    Al poco de nacer mi sobrina me llamó mi hermana llorando. El filtro del agua para plásticos llevaba roto desde su nacimiento. La consolé de la mejor manera que pude hablándole de los cientos de artículos que exponían la dificultad del traspaso de microplásticos a los tejidos. A pesar de ello aproveché una noche que la niña estaba a mi cargo para tomar una muestra de su mucosa bucal. Un amigo me hizo el favor de analizarla. Solo por esta vez, me dijo. Pensaría que era mía. La niña estaba bien, era negativa.

    Ahora miro este mar donde solo proliferan las medusas. Lo que fueran costas ricas en turismo se han convertido en pueblos fantasmas. Casas y playas vacías por el temor a los plásticos y residuos de las aguas. A veces surgen iniciativas para promover el ecoturismo, pero mueren rápidamente. No pueden competir con el nuevo turismo en Marte, todavía no está demasiado sucio. Es mi turno de recoger muestras del agua. Mientras estoy trabajando, algo se acerca a mi mano, es una tortuga boba, Caretta caretta. Parece sonreírme agradecida. Me roza la mano y se sumerge en dirección a la zona que acabamos de “desplatificar”. Por primera vez en mucho tiempo deja de sonar la sonata del plástico en mi cabeza y escucho Mediterráneo.

    NACIENDO CIENCIA

    NACIENDO CIENCIA

    Caminar de su mano siempre había sido una aventura, pero desde que sus preguntas se hundían cada vez más en la necesidad de saber, aquellos paseos se habían tornado cuanto menos inquietantes, fascinantes.
    Todo la hacía revolverse, cada paso era distinto, tenía una vibración más compleja, más armónica.
    El viento en su pelo había pasado de ser un jugueteo del aire a convertirse en un par de fuerzas que se abrazaban para girar, uno a uno, aquellos bucles dorados.
    El color de las hojas que cambiaba al criterio del tiempo ya no era magia ni acuarela, era una cuestión a resolver en la escasa duración de nuestra vuelta a casa tras el colegio.
    El porqué de la forma de las nubes, la libélula suspendida viendo su reflejo en estanque, el avión que marca su camino en el azul de un cielo que debería ser incoloro como el aire, el olor de una rosa que queda impregnado en sus manos al tocarla, la dureza de las rocas que flotan al lanzarlas contra el río.
    Intentar esquivar aquellas dudas con respuestas ambiguas no era más que un refuerzo su insistencia, de su impaciencia inquisitiva. Directamente, no le servía.
    El sabor salado de sus lágrimas, el manifiesto hedor fétido de la muerte, la penumbra, la sombra, la niebla.
    ¿Y si el fuego fuera frio, sería fuego? ¿Y si somos los nosotros los que giramos alrededor de la Luna? ¿Y si se evaporara todo el agua de repente, nos llovería todo en un segundo?
    Mis silencios se antojaban incómodos para ambas, para ella desasosiego, para mi a ratos impotencia, a ratos evidencia de mi ignorancia.
    Nuestros diálogos eran cada día más intensos. Aprendí a redescubrir los amaneceres en sus ojos inquietos , a preguntarme por el desdén de las urracas al dejarse caer con sus alas cerradas, a conmoverme con el afanoso trabajo de las abejas, a trasladarme hasta el interior de los agujeros negros e intentar soslayar sus efectos, a anclarme en el fondo del océano y esconderme de los moluscos gigantes, a correr tras las cometas de papel y forma de rombo de la baraja.
    No saber no me hacía peor madre, me hacía mejor pensadora, mejor buscadora, mejor saboteadora de dudas.
    Hallar soluciones a sus interrogantes empezó a engendrar un desafío frente a mis miedos y perezas, a conseguir que dilatara nuestros paseos, a enloquecer mis neuronas dormidas, a enamorarme más si cabe de ella.
    Preguntarse, descubrir, experimentar, razonar, contrastar, difundir, divulgar, enunciar, amar.
    Estaba sucediendo algo hermoso, estaba NACIENDO CIENCIA.


    No digas que fue un sueño

    No digas que fue un sueño

    Los pasos de Frank limpiándose los últimos restos de nieve en la alfombrilla hicieron que Lola levantara la vista de las páginas del artículo.
    - ¡Hola! – saludó él sorprendido de encontrarla ya en el pequeño sofá del rincón. Solo había encendido una luz y el laboratorio permanecía sumido en la penumbra. Olía a café– Dime que no has dormido aquí– Ella sonrió y negó con la cabeza mientras él se quitaba el abrigo e iba hacia la cafetera.
    - No. Pero quería llegar antes que los alumnos. Y antes que tú– respondió con una sonrisa pícara. Él se sentó a su lado y durante un rato se quedaron en silencio mirando alrededor. Con la vista aún perdida en el laboratorio, Lola carraspeó:
    - Háblame de los bosques por última vez– él rio.
    - ¡Por dios, Lola, que te jubilas, no te mueres! Pienso seguir hablándote de bosques mucho tiempo.
    - Cuenta con ello, Frank. Pero me parece bonito acabar mi último día en el laboratorio que hemos construido juntos tal y como empezó todo.
    - Montreal…– murmuró él. La fría luz de la mañana iba entrando por las ventanas. Dos alumnos, Maisie y Alistair llegaron riendo, les saludaron y se sentaron en sus mesas empezando a trabajar después de servirse café.
    - Hemos hecho un buen trabajo– dijo la investigadora.
    - Y parecía una locura, ¿recuerdas?
    - Bueno, debo decir que al final no nos hemos convertido en los dos únicos paleoecólogos millonarios…
    - Pero solo porque montarse este chiringuito en Suiza fue imposible– apuntó él.
    - …Aunque hemos hecho grandes trabajos.
    - Oh, sí. El Proyecto Alatriste, en el Camino Español.
    - ¿Y el de la Antártida?
    - Casi pierdes una mano.
    - Cierto– confirmó él– pero cómo nos reímos.
    - ¡Cómo nos hemos reído estos años!
    - ¿Recuerdas cuando volví a Canadá y hablamos por Skype? ¿El día en que se hizo oficial que me habían dado la plaza y tú no podías contener la emoción, pero tampoco decirme nada?
    - ¿Y el congreso en el que nos pusimos a morir con aquellos margaritas tan horribles? – apuntó ella con una mueca.
    - Teníamos que haber bebido solo cerveza. Al día siguiente nos perdimos todas las sesiones de mañana de la maldita resaca que teníamos.
    - Pues como en aquel de Grecia, cuando cogimos aquellas bicicletas costrosas para ir a ver amanecer desde el bar de tu amigo, que nos perdimos por las montañas y al final vimos salir el sol desde unas rocas, parados de cualquier manera en un recodo en el camino…– estallaron en una carcajada recordando la aventura. Desde la puerta, limpiándose las botas y luchando contra sus guantes Scott, que acababa de llegar, exclamó:
    - ¡Bueno, venga, decidlo en voz alta, que nos riamos todos! – y aquella expresión hizo tanta gracia a los profesores que el café acabó derramándose en la tapicería.
    - Nunca pensé que acabaría de profesora, y mucho menos en una universidad escocesa –suspiró ella secando el lateral de la taza con una servilleta. Frank se lamía distraídamente un nudillo.
    - Yo jamás pensé que daría una conferencia vistiendo un kilt y míranos…– aquel recuerdo les hizo reír de nuevo – Pero cuando tú te pusiste uno y discutimos con aquel tipo… ¿cómo se llamaba? Pobre hombre, no sabía dónde meterse. Y mientras nosotros tan serios con esas pintas en medio del museo.
    - ¡Ah, Frank, ojalá pudiéramos volver atrás! Empezar otra vez. Ha sido tan maravilloso… – él sonrió a medias.
    - “Wine not?”
    - Ése era el nombre original del laboratorio– observó ella, escrutando el fondo de su taza de café, ya vacía.
    - Bar. Bar con libros– corrigió él levantándose a por más café. Ella le siguió con la mirada y ofreció su taza– E íbamos a vender cervezas caseras.
    - Ese era el plan B por si la ciencia nos salía mal. Y al final mira, el plan ha ido estupendamente. Hemos construido uno de los laboratorios de paleoecología y arqueobiología más solventes del mundo, somos activos, divulgamos, tenemos estudiantes que siguen nuestros pasos… Nuestros antiguos directores podrían estar orgullosos.
    - Y encima hemos sido muy felices.
    - Mucho. Ha sido un gran sueño– ambos se quedaron en silencio, cada uno sumido en sus recuerdos– Cuando esta tarde salga, ¿saldrás conmigo? Dame la mano como la primera vez que me fui.
    - Solo si tú me acompañas cuando yo me jubile dentro de seis meses.
    - Dentro de seis meses te sacaré de aquí y nos iremos por fin al Amazonas. Pero ahora, a trabajar– dijo ella poniéndose en pie.

    Nuevos horizontes

    Nuevos horizontes


    NUEVOS HORIZONTES

    Hola; me llamó Juan, tengo 35 años , soy uno de los 500 humanos que aún están vivos después de lo que paso en la tierra ¿que paso? Bueno; se agoto todo.
    Primero fue el agua , después las plantas que se secaron , y sin plantas no había alimentos para los herbívoros , y sin herbívoros los animales carnívoros tampoco sobrevivieron , el ser humano tenía las horas contadas.
    19 de junio de 2028
    Como las otras 499 personas , fui seleccionado para un proyecto de la NASA , la idea era habitar marte.
    Un día como hoy pero hace 20 años gracias a pruebas físicas traídas por la sonda Phoenix confirmamos la presencia de agua en Marte. Podemos empezar de nuevo , esta vez sin errores.
    Mas de 8 meses le tomó llegar al Rover Curiosity a Marte desde la tierra.
    Los pasajeros ( científicos , botánicos , matemáticos , en general ) y la tripulación ( donde me incluyo ) llegamos en 6 meses.
    Nuestras provisiones e insumos aún no llegan.
    22 de julio de 2028
    Hace un mes llegamos , el campamento se armó y seguimos a la espera de todo lo demás , sé que los planes deberán cambiar , sin alimentos y oxígeno la gente se preocupa .
    18 de agosto de 2028
    Como piloto solo me dedico a preparar la nave para seguir camino .
    Hace un par de meses íbamos a adecuar la atmósfera de este planeta. En la otra nave llegaría todo lo necesario para eso , un domo, más oxígeno y los alimentos … pero no llegó .
    Hoy el capitán anuncio que los menores de 40 años seguiríamos adelante , utilizaremos las reservas de oxígeno para preparar la nave y dejar este suelo rojo.
    5 de setiembre de 2028
    Salimos en 2 horas ……..
    El 6 de marzo de 2009 fue lanzada la sonda KEPPLER , ella hallaría planetas parecidos a la Tierra , planetas habitables pero en otras galaxias . Vamos a buscar uno y hacerlo nuestro hogar.
    2 de octubre de 2028
    Me llamo JUAN , soy uno de los 200 sobrevivientes del planeta Tierra . Dejamos atrás un planeta agonizando y llegamos a un planeta rojo llamado Marte , no pudimos hacer nada en él así que seguimos en busca de un nuevo comienzo.
    15 de febrero de 2029
    Estás serán mis últimas líneas.
    Si alguien las encuentra, sepan que estamos a la deriva, en el espacio. Somos un puñado de personas, provenientes de un planeta llamado Tierra.
    Teníamos esperanzas cuando salimos de él, pero la mayoría se perdió en la misión fallida en Marte. Ahora a la deriva y camino a ser succionados por un agujero negro, solo resta imaginar que alguien alguna vez sabrá nuevamente de nosotros, lo que queda de la humanidad.

    . 15 de febrero de 2013
    Un agujero negro se forma naturalmente tras morir una estrella. De ellos no sale nada, de allí su nombre.
    De los agujeros negros hay evidencia, existen. De los agujeros de gusano, no, son hipotéticos, eso dicen…
    Hola, me llamo Juan, tengo 20 años, en otra vida fui piloto, que tiempos aquellos…
    Ahora me dedicaré a cuidar y preservar nuestro planeta. Todavía lo tengo, no voy a perderlo de nuevo.
    Nuevo horizontes

    Operación Tobar

    Operación Tobar

    Llegaron a Villafranca una tarde de agosto de 1926. Diluviaba y pronto anochecería. El cochero detuvo los caballos frente al hostal y rápidamente se apearon de la carreta para resguardarse en el interior. Fernando, el guía e intérprete, abrió la puerta y cedió educadamente el paso a su cliente. Este entró rebufando, sin disimular su hastío por el viaje tan largo y pesado. Fernando se acercó prestamente al mostrador, en el que pronto apareció un hombre que debía ser el propietario. Negoció las habitaciones y el precio y volvió enseguida a comentarle a su cliente que ya podían alojarse. El hombre, molesto aún por el retraso y por la lluvia, se negó, pidiéndole enfurruñado a Fernando, u ordenándole tal vez, que debían ir antes al convento. Fernando, avispado como era, adivinó lo que le quiso decir, porque de inglés manejaba lo justo y encima, como le habían advertido en Madrid, el de los americanos era muy difícil de entender. Le pidió al hostalero indicaciones para llegar al convento y, de paso, un par de paraguas. Resultaron estar viejos y raídos, pero se percataron cuando ya habían empezado a andar bajo el diluvio. Y aunque Fernando intentó que volvieran para pedir otros, el americano se empeñó en continuar, así que siguieron, completamente empapados.

    El convento se levantaba majestuoso. Justo encima de la entrada principal, una débil luz solitaria resistía el fuerte envite de la lluvia y allí se dirigieron tras salvar la resbaladiza escalinata que daba acceso al elevado conjunto. Fernando llamó a la puerta y notó que el americano miraba con curiosidad la aldaba con forma de cabeza de león. Abrió un fraile, un tal hermano Daniel. Tras presentarse Fernando y presentar también a su cliente, les dijo que les esperaban ya para el día siguiente, pero que eran bienvenidos y podían cenar y pasar la noche. Fernando, acostumbrado a ejercitar su don de gentes, agradeció con pompa exagerada el ofrecimiento del fraile, pensando que si se alojaban allí les saldría de balde, en Madrid no se enterarían y él podría ahorrarse el hostal, ganándose así unas buenas pesetas de más. Pero advirtiendo la creciente incomodidad del americano por su exceso de fanfarria, abrevió enseguida y le recordó al hermano Daniel el motivo de la visita. Este, diligente como él solo y cumpliendo con precisión el mandato del prior, les pidió que le siguieran.

    Llegaron a una pequeña estancia que olía a cerrado y a humedad. Fernando no encontró mucha diferencia entre aquella habitación y una vulgar celda. Por mobiliario sólo había un viejo camastro minúsculo, una mesa y una silla. Encima de la mesa descansaba una caja enorme, desproporcionadamente grande para el tamaño de la habitación. El fraile les dijo que en aquella caja estaba todo lo que habían podido recoger, escritos, planos y algún que otro ingenio de los pequeños. Los grandes, les contó, los habían destruido hacía tiempo. Y esto de puro milagro lo conservaban, porque el prior no paraba de pedirle que lo quemara. En cambio él, que había sido amigo del hermano Mariano, quería conservarlo como recuerdo. Pero cómo se ponía el prior cuando alguien intentaba llevarle la contraria. Así que ya estaba a punto de echarlo al fuego cuando les llegó la carta con la oferta. Si no llega a ser por mí, les dijo, que lo guardé todo este tiempo, se habría quemado. Ahora, por lo menos, el convento ingresaría algo de dinero, que falta hacía.

    Mientras el fraile hablaba, el americano se abalanzó sobre la caja y empezó a revisar el contenido. Tras remover un buen rato, proclamó un sonoro y arrastrado “Alright!”. Acto seguido, se sacó por arte de magia un fajo de billetes y se los tendió al fraile, que los contó discretamente y los guardó en algún escondrijo de su holgado hábito. Efectuada la transacción, el americano se volvió aún más intratable y Fernando no le oyó decir palabra, ni durante aquella noche, ni en todo el viaje de regreso a Madrid.

    Ya en la capital, Fernando acompañó al americano al hotel. Le ayudó a descargar los bultos y, cuando estaba a punto de despedirse, otro caballero, extranjero también, se acercó a su cliente agitando eufóricamente un papel que llevaba en la mano. Obviamente se conocían. Parecía también americano, pero tenía un acento más suave y vocalizaba mejor. De hecho, Fernando entendió perfectamente cada palabra, aunque no alcanzó a comprender su significado: “Edison ofrece el doble que Tesla por los papeles. Tenemos que negociar con los dos. Nos haremos ricos, este Díez-Tobar* es una mina de oro”.
    Fernando se despidió educadamente del americano, que ni siquiera lo miró. Mientras se alejaba, vio que estaba leyendo el papel. En su rostro apareció una extraña mueca, casi fugaz. Era la primera vez que Fernando le había visto sonreír.


    * https://es.wikipedia.org/wiki/Mariano_D%C3%ADez_Tobar

    ORIGEN

    ORIGEN

    Todo empezó con un gesto sutil. La revisión matutina de tuits, con noticias y memes recién horneados, el repaso del muro de Instagram, con su consecuente reparto de «likes», y contestar a las conversaciones de Whatsapp, últimamente con más «gifs» que palabras, le provocaron una tendinitis en el pulgar de la mano derecha. Fue a la fisioterapeuta y ésta le comentó que había un nuevo tratamiento para su lesión. Era una pequeña prótesis de metal con un resorte que se adaptaba al dedo y le ayudaba en todos sus movimientos. Recuperación inmediata y perpetua. Raquel lo tuvo claro. Esa misma noche pudo hacer su rezo habitual antes de ir a dormir: Twitter, Instagram y Youtube. Al día siguiente, en la quedada de los viernes con los amigos, cuando estaban todos sentados alrededor de la mesa de siempre, Raquel escribió en el grupo de Whatsapp: «Ayer me puse el pulgarcito y no veas!! Estoy encantada. Os lo tenéis que poner. Es el futuro».

    Acertó. Fue la nueva moda. A los móviles les siguieron las gafas de realidad virtual, las sustitutas naturales. Entonces ya no necesitaba el pulgar. El avance por los muros de las redes sociales se hacía con movimientos del brazo, con más libertad, y las búsquedas con la voz. Al principio eran cosas básicas: redactar correos, contestar a los mensajes de las aplicaciones, ver películas en 3D, etc; pero pronto aumentaron sus prestaciones. Los niños empezaron a asistir al colegio virtualmente y los adultos teletrabajaban. Ya no tenía que asistir a todos esos congresos y mítines. Y con los amigos no quedaba físicamente, al menos, no con sus cuerpos. Nacieron nuevos establecimientos, como las cafeterías en la nube. Las películas interactivas de Netflix como «Bandersnatch» quedaron obsoletas; la persona espectadora era un personaje más, con capacidad de decisión absoluta. Tal era el nivel de realismo que tuvo que dejar de ver películas de miedo cuando casi muere del susto. Morir no, pero por poco se rompe una pierna. Con tantos movimientos bruscos empezó a llevar una prótesis en el brazo derecho, los nuevos complementos para las extremidades.

    Llegó un punto en el que estar no fue suficiente, surgió una nueva necesidad: sentir. El mundo digital 3D necesitaba algo más, una cuarta dimensión. Así que a las gafas de realidad virtual les siguieron los trajes sensoriales. Reservó uno meses antes de su estreno. La expectación del traje no podía compararse con nada anterior, ni siquiera con las colas infinitas que se formaban antes de cualquier estreno de un producto de Apple. Hasta fue menor el interés despertado por la inauguración de la estación lunar. Cuando le llegó el traje, cuyo tacto era similar a los trajes de neopreno para buceo, tuvo claro lo primero que iba a hacer: un viaje a Roma, al coliseo. Se podía notar hasta la brisa en la cara. Y el calor. Menos mal que podías regularlo. Si querías podías estar en Cancún con abrigo de plumas. Los encuentros físicos se redujeron al mínimo. Con los nuevos uniformes podías hasta abrazar a la gente. También aparecieron las prótesis de cuerpo entero. Al final no tenías que hacer ningún esfuerzo. El cuerpo se limitaba a ser “útil” para las necesidades básicas: comer, ir al baño, dormir…, cosas fisiológicas. El mundo reducido a cuatro paredes y una nube.

    Pero un día la despidieron. Ella, que luchaba por la mejora del país desde hacía veinte años. Ella, que votó a favor del cambio tecnológico. Ahora la sustituían por una inteligencia artificial. El cambio próspero, le argumentaron. Su manera de afrontarlo fue ir de viaje desde el sillón de su casa, pero pronto se cansó. Recuperó el gusto –o más bien la gula– por la comida. El helado fue su salvación y las películas de miedo su terapia. Al final siempre desmontaba el argumento matando al asesino. Para desahogarse ya estaba ella. Un cambio próspero, le argumentaba al cuerpo una vez inerte. Así pasaron los meses. Hasta que, sin previo aviso, le cortaron la luz. ¡La luz! Sin internet. Sin redes sociales. Sin películas. Sin sus prótesis eléctricas. Sin el traje sensorial. Sin, sin, sin. La nada desarmó todo su mundo. Internet se había comido su mundo. Y sin internet no era nada. Nada.

    Esa sensación de vacío fue el detonante que le hizo tomar la decisión: se sometería a la intervención, una desconexión tecnológica para retornar a lo analógico. En un mundo tan conectado, es una postura poco compartida. Ni siquiera su familia lo entendió. Quién en su sano juicio lo querría. Una desertora. Pero ella, fiel a unos principios que creía olvidados, sentenció el futuro para brindar una oportunidad al pasado, un retorno al origen. Confirmó con la mirada. Dejó de ser máquina y volvió a ser persona.

    POL Y FRAN EN 15 FORMAS DE CALENTAR UN VASO DE LECHE

    POL Y FRAN EN 15 FORMAS DE CALENTAR UN VASO DE LECHE

    Pol y yo pasamos los días en nuestra Batcueva destripando youtubes, jugando a la Play, rollplaying y haciendo de makers. Aquel día, sin embargo, tenía preparado algo diferente.

    - ¡Buenas tardes, estimados amigos y colegas! Os he reunido aquí porque mañana tendrá lugar el concurso que premia al que plantee la solución más original al importante problema de “cómo calentar un vaso de leche”. Pues bien, me gustaría proponeros que participásemos y que, literalmente, aplastáramos a los niñatos de 2º C.
    - Fran, la idea me parece bien. Pero ya que vas a poner fotos en todas las sillas excepto en la tuya y en la mía ¿Por qué no escoges fotos de actrices o de superheroínas?
    - Pues porque necesitamos inspiración, no distracción. Einstein, Curie, Bohr, Pauling, Darwin, Pascal, Lovelace, … ¿qué mejores modelos quieres que estos Siete Magníficos?
    - Tío, esos no son los siete magníficos, faltan, por lo menos, Newton, el crack de Feynman y Mr. Spock.
    - ¿Podemos volver al tema? Como iba diciendo, además de calentar un vaso de leche de forma original, yo añadiría que debe ser un método elegante. Esto excluye toda solución trivial, como usar un fogón de gas, vitrocerámica, microondas, horno, fuego de leña o carbón, una vela de cera o aceite, etc.
    - Esto es muy fácil, pintamos el vaso de negro y lo ponemos al sol.
    - ¿Un mini-horno solar? Um… Muy visto.
    - Pues lo ponemos encima del radiador. Pero a cierta distancia, para que se caliente no por conducción, sino por convección.
    - Aburrido. Además, te tirarías horas. Yo estaba pensando en algo más transgresor. Imagínate transferir energía cinética mediante un baño de ultrasonidos. Si el oído percibe el sonido entre 20Hz y 20KHz, y un baño de ultrasonidos funciona entre 30kHz y 50KHz, creo que lo podríamos conseguir poniendo un disco a doble velocidad y acoplando el altavoz a un baño de agua. ¿Te imaginas? ¡estaría guay! ¡Podríamos calentar la leche poniéndole a Metallica!
    - Suena bien…
    - ¿Sabrá distinta la leche en función de con que música la calientes?
    - Solo tengo una objeción. Realmente, este invento no es más que una versión aparatosa del tradicional baño maría.
    - Oh tío, ¡qué bajón!
    - ¿Qué te parece rodear el vaso con un cable y pasar mucha corriente para que se caliente por efecto Joule?
    - Eso es un hervidor de agua con la resistencia por fuera. Pero espera, si en vez de usar la carga del electrón, usamos su entropía, entonces ya molaría ¿no crees?
    - ¿Te refieres a hacer el vaso de algún material con una transición de fase exotérmica?
    - No, estaba pensando en el efecto Peltier: usar un material que al aplicarle un voltaje genere una diferencia de temperatura.
    - Oh, grande, los míticos termoeléctricos… Pero las neveritas esas para el vino, ¿no funcionan así?
    - Ostras, es verdad. ¡Ya está todo inventado!
    - ¡Qué va! Seguro que se nos ocurre algo.
    - No se…
    - Podríamos usar la radiación infrarroja que emite un cuerpo negro. Si hacemos incidir la radiación en el vaso de leche, lo calentaría. Por ejemplo, podríamos usar la plancha de la ropa como cuerpo negro, cuando la enchufas se calienta mazo y al rojo vivo te digo yo que la leche a diez centímetros hierve.
    - ¡Qué buena! Ésta me gusta… pero, espera ¿no sería eso otra versión del vaso negro y el sol?
    - Buf, sí, me repito.
    - Aunque eso de tomar leche a la plancha, ¡mola mucho!
    - Ja, ja, ja. ¡Total!
    - Se me está ocurriendo algo… Señora Curie ¿qué le parece usar la energía liberada por la descomposición de átomos radioactivos?
    - No sé, suena un poco peligroso …
    - Qué va tío, podríamos usar un vaso hecho de plomo con una capita interior de 238PuO2, cómo en los generadores espaciales de radioisótopos…
    - No sé, tío, sería el vaso más pesado del mundo, y beber leche radiactiva… Pero si lo que queremos es energía química, ¿por qué no lo calentamos usando una explosión? Eso sería muy espectacular.
    - Y matar al jurado de paso… no está mal.
    - Vale, vale, pues usemos energía química animal.
    - ¿Poniendo el vaso en tu sobaco?
    - No, algo más drástico. Calentarlo metabólicamente. Le damos el vaso de leche a un murciélago y le hacemos que lo regurgite.
    - ¡Qué asco!
    - Ahí ganábamos fijo.
    - Ni de coña.
    - Pero eran unas risas.
    - Eso sí.
    - Talvez lo de los ultrasonidos no era tan mala idea.
    - Psi.
    - Si lo pudiéramos calentar con unos auriculares conectados al móvil…
    - Ahí me has gustado ¿buscamos una app para acelerar música?
    - Venga. Aprovechemos la banda ancha de nuestra Batcueva.
    - Lo vamos a petar.

    Prioridades de investigación

    Prioridades de investigación

    Recuerdo con cariño al doctor que, en época de privaciones, le explicaba a mamá lo importante que era evitar la desnutrición. De mayor, adoraba a mi doctora que siempre insistía en la dieta mediterránea y el control del colesterol. Luego llegaron décadas de ceguera. Ahora, ya viejo, tengo visita con un maldito robot. Me cita cada tres meses. Quiere saber como tengo los niveles de microplásticos en mi cuerpo.

    Publicado un 12 de marzo

    Publicado un 12 de marzo

    Introducción
    El día que comencé a preparar el experimento era martes. Estábamos a finales de septiembre pero todavía hacía calor. En aquella ciudad no se conocía el invierno hasta casi acabado el año, pero yo todavía no habría de saberlo. El ritmo de la cosas, como un preludio de lo que posteriormente sería mi vida, avanzaba costosamente, a duras penas bajo el sol abrasador. Me habían dicho, así por encima, aquel martes a primera hora, que me iba a dedicar a purificar una proteína de la ruta de transporte de los complejos antena en los cloroplastos. Almudena, ¿no? Me preguntó él, Alberto, que todavía era una cara extraña en un mar de rostros nuevos. No era mucho mayor que yo, pero me miraba como si el departamento de biología molecular fuera un reino del que él poseyera las llaves. Tenemos muy buenas referencias tuyas, estamos deseando tenerte en el departamento.

    Métodos y materiales
    Puse a incubar las placas a treinta grados. Me repetí a mí misma mentalmente el orden de todo lo que había echado, por si acaso. Almudena de verdad, me decía siempre, a estas alturas...
    Recordaba perfectamente los primeros días. Trabajando en silencio, siempre mirando desde lejos cómo funcionaba aquello que no había usado antes. Me gustaba imaginar el momento en el que sabría qué trucos podía hacer para facilitarme a mí misma el trabajo en el laboratorio. Soñaba con ser yo la que le dijera a algún alumno en prácticas que dos horas eran suficientes aunque en el protocolo pusiera tres, que podía echar esto o aquello en un orden u otro. Sin embargo, parecía encontrarme a años luz de ese día. Me mareaban aún cosas que debería haber sabido hacer después de cuatro años de carrera. Y pensaba, pensaba muchas horas en mis compañeras, en que Amparo llevaba ya dos meses de baja y en que Alberto comentaba, siempre en ese grupo pequeño de quienes se rodeaba, bajito, que ya se le había ido a la pobre todo a la mierda.

    Resultados
    Tenía treinta y dos años el día en el que me presenté a media mañana en su despacho. Había meditado tanto lo que iba a decir, cómo iba a decirlo y aún así, se me escaparon las palabras de la boca sin que pudiera detenerlas, para que acabasen flotando en el aire, alrededor de ambos, entre los dos, solidificando una verdad que unos meses más tarde acabaría cayendo sobre mis hombros. Estoy embarazada. Me dio la enhorabuena, por supuesto, porque uno nunca espera que un embarazo vaya a ser motivo de desagrado, de pena, de decepción. Tenía que poner buena cara y hacer como que no era un imprevisto incómodo. Pero después del abrazo, cuando las palabras que había dicho se disolvieron definitivamente en el aire y a él no le quedaron ganas de seguir sonriendo, me miró a los ojos como si pretendiera encontrar dentro a una Almudena distinta. ¿Tú estás segura de esto? Le dije que llevaba posponiendo el embarazo unos años. Joder, Almudena, que estás a punto de publicar, que por fin están saliendo las cosas.
    La niña tenía que haber nacido un doce de marzo. En mi mente, como siempre, repasé todo lo que tendría que haber ido bien, todo lo que podía ir mal. A estas alturas, Almudena... Lloré durante tres días seguidos, como si mis ojos se hubieran vuelto líquidos para siempre. Después de eso, desestructuradas las formas, los límites de mi vida, no me quedó más remedio que continuar con el orden impuesto para las cosas, y volví al laboratorio sin que hubiese llegado todavía la primavera.

    Discusión
    Cuando era pequeña no soñaba con nada en especial. Cada día cambiaba de idea como si el futuro tuviera varias páginas y yo pudiera habitar en todas ellas, cambiando de personaje a mi antojo, sin consolidarme nunca en uno de ellos. Me preguntaban qué quería ser de mayor y a todo me decían que estaba bien. Siempre estaba bien.
    A veces pienso en esa época, en lo capaz que me sentía de rellenar como quisiera ese hueco en la línea del tiempo que iba a ser mi vida, y todavía me pregunto cómo es posible que cupiese tanta ambición en un solo cuerpo. Hoy, abrazada a la ciencia como a una madre en la que me refugio, llorándole la pena que aún me atormenta, puedo escuchar su voz arropándome, y me consuela saber que es capaz de silenciar lo demás, el ruido del mundo, que gracias a ella puedo existir en todas las páginas que quiera.

    Que nunca nos parta un rayo

    Que nunca nos parta un rayo

    La finalidad del brazo es la mano. La finalidad de su vida es la ciencia. Pudo enriquecerse a su costa, pero no era ése el traje que necesitaba. El emperador precisa trajes de repuesto de combinaciones que tienden al infinito y no aíslan del frío ni protegen del sol; pero Wilhelm, lo que de verdad añora, es la mano de su esposa Bertha.

    Recapitulemos. Es anciano (tiene 77 años) y está a punto de fallecer por un cáncer de colon. No hay poesía a la que aferrarse, lo sabe de sobras. Cierra los ojos y se deja llevar.

    - ¡He visto mi muerte! - gritó su esposa tiempo atrás, entre asustada y sorprendida, mientras hacía rodar el anillo del que no se separaba nunca.

    El recuerdo le produce risa y a ésta le sigue un traicionero ataque de tos. Hace años descubrió qué encerraba el interior de algunas cosas. Los profanos hablaron de “magia” mientras él defendía su física a capa y espada. Reconocimiento no le faltó, así que se supone afortunado. Asume que todavía ahora reconocería la mano de su esposa entre un millón. Mentalmente resigue su silueta, que le sigue maravillando, a pesar de su primera y macabra impresión.

    - He trabajado duro... He donado dinero... -la voz de Wilhelm es un susurro. La luz del premio Nobel se agota el día de Santa Escolástica. A ella se le pide por la lluvia y contra los rayos.



    Wilhelm Conrad Röntgen descubrió los Rayos X. Despejó la incógnita y obtuvo (obtuvimos todos/as) para siempre lo que la mano de su esposa Bertha ocultaba.

    Querido Galileo

    Querido Galileo

    Querido Galileo:

    Te escribo desde tu futuro y desde mi presente, aunque a ojos ajenos pueda parecer extraño. Un vivo que interpela a un hombre que descansa desde hace siglos bajo tierra, un disparate desde los ojos de la ciencia en un microscopio... O desde tu telescopio, la escala es aquí lo de menos.

    Sé que no recibirás el mensaje, aunque desearía con todas mis fuerzas que lo hicieses. Pero lo harán los que como yo nos hemos comunicado contigo, pues hemos recibido tus pensamientos expresados en tantos y tantos accidentados papeles, los cuales te acompañaron en tu odisea vital. Cosiendo y descosiendo como Penélope esperando a la verdad y a la justicia, al fin y al cabo... Es lo que nos enseñaste a hacer, a avanzar y a retroceder guiados únicamente por el amor a la verdad, tan tozuda y aplastante como el inquisidor que se niega a mirar por el telescopio. Experimentamos y corregimos, hasta acertar.

    Tú sin duda acertaste, y tanto que lo hiciste. Primero con tu curiosidad que te llevó a ver más allá y después con tus principios éticos, que hicieron que desde que descubriste la verdad... Sintieses un imperativo más fuerte que el legal de compartirla con el mundo. Nos dejaste tu ejemplo y millones lo hemos recogido. Hoy podemos hablar, pero necesitamos ser también escuchados... Para que nuestras ideas se hagan realidad, para convertir papeles y resultados de nuestra labor en altas hospitalarios.

    Con respeto y admiración, mis más afectuosos saludos.

    Relámpagos embotellados

    Relámpagos embotellados

    RELÁMPAGOS EMBOTELLADOS

    Heinrich se resguarda de la lluvia mientras espera junto a la puerta trasera de la mansión del barón von Schalk. Es la una y diez de la madrugada. La esposa del barón se retrasa y ya está comenzando a arrepentirse de haber acudido a aquella cita. El chirrido de la pesada puerta lo saca de sus pensamientos y por ella aparece la baronesa acompañada por dos lacayos que cargan una voluminosa caja de madera.

    —Os estoy muy agradecida, profesor Hertz, por prestarme vuestra ayuda para librarme, por fin, de esto. Ya no aguantaba más.
    —El agradecimiento es mío, baronesa. Lo que me ofrecéis tiene un enorme valor para mí, pero... ¿no enojaréis a vuestro esposo al desembarazaros de esta posesión?
    —Está decidido, profesor. Prefiero enfrentarme a la cólera de mi esposo que tener este engendro un minuto más en mi casa.

    Heinrich se despide de la aliviada baronesa y sube al pescante del carruaje mientras los sirvientes depositan en él la pesada caja. Con el pulso aún acelerado, arrea a los caballos para alejarse de allí cuanto antes.

    A Heinrich le ha llevado dos días limpiar y acondicionar el artefacto donado por la baronesa von Schalk. El barón lo empleaba para crear “rayos de salón” con los que impresionaba a sus invitados, pero el ruido y los chisporroteos de la máquina ponían muy nerviosa a la baronesa que abandonaba la estancia en cuanto se ponía en marcha. El artilugio, un generador eléctrico llamado bobina de Ruhmkorff, había conocido mejores tiempos pero ya estaba preparado para cumplir su nueva misión.

    Con el generador a punto, solo necesita un receptor que ha construido él mismo: un aro de cobre con sus extremos separados unos milímetros. Heinrich conecta la bobina y se inicia el escandaloso chisporroteo, pero lo interesante sucede en la mesa del laboratorio. A metro y medio de la bobina y sin contacto alguno con ella, el rudimentario aro está produciendo chispas por sí solo como si estuviese poseído. Es la prueba de la existencia de las ondas electromagnéticas.

    Mientras observa el proceso, unos insistentes golpes en la puerta del laboratorio le sobresaltan. Deseando saber quién es el causante de tan inoportuna interrupción, abre la puerta enérgicamente y su expresión se trastoca en espanto. Desde el umbral, el barón von Schalk le atraviesa con la mirada. El aristócrata entra, casi atropellando al científico, y comienza a pasearse nerviosamente mientras lanza toda clase de maldiciones por el plan urdido con la complicidad de su esposa. Por supuesto, no piensa marcharse de allí sin recuperar su máquina de “tormentas de salón”. El experimento había llegado a su fin.

    El barón guardó silencio durante unos segundos y se detuvo entre la bobina y el receptor mientras miraba a lo lejos por la ventana, tratando de serenarse. Heinrich comenzó a acercarse tratando de componer unas disculpas cuando su vista se desvía hacia el receptor. El chisporroteo del aro de cobre se ha debilitado considerablemente. Heinrich se abalanza hacia el aro para verlo mejor y von Schalk, sintiéndose ignorado, se aparta de la ventana y le pide explicaciones. En cuanto el barón se mueve, la chispa vuelve a saltar en el receptor con la intensidad original.

    Heinrich gritó de júbilo ante un barón que había pasado de la indignación a la perplejidad. Le dijo que, aunque no lo comprendiera, su visita le había ayudado enormemente y que si le permitía quedarse con la bobina para seguir con sus experimentos, le construiría una máquina de chispas para sus invitados que además no asustaría a la baronesa. Von Schalk, aunque a regañadientes, aceptó el trato y se marchó. Como Heinrich sospechaba, no era la luz que entraba por la ventana sino la luz ultravioleta del chisporroteo de la bobina que, al incidir sobre el aro, arrancaba electrones de sus extremos facilitando el salto de la chispa. Acaba de descubrir el efecto fotoeléctrico.

    Tras unos días, Heinrich acudió a la residencia von Schalk con el obsequio prometido. El barón, ansioso, lo invitó a pasar y le sirvió una copa de licor. El aparato, una máquina de Wimshurst, era apenas un disco accionado con una manivela y flanqueado por dos recipientes de cuya tapa asomaba una varilla metálica.

    Heinrich accionó el manubrio durante unos segundos sin que aparentemente sucediese nada, extrajo uno de los recipientes y se dirigió hacia la copa de licor. Acercó la varilla del recipiente a la copa y un arco voltaico inflamó los vapores del alcohol. Von Schalk, sorprendido, estalló en una sonora carcajada.

    —Estos recipientes —le dijo el científico— se llaman botellas de Leyden. Almacenan la electricidad de modo que, si lo desean, vuestros invitados podrán llevarse a casa un “rayo de salón” embotellado.

    El regalo entusiasmó al barón, cuyas veladas se convirtieron desde entonces en las más populares de la región.

    Resistencia a los Antibióticos: un problema de salud mundial

    Resistencia a los Antibióticos: un problema de salud mundial

    Todos han muerto ya… XR3 terminó uno a uno con ellos. Sorprendentemente, esta bacteria asesina no había sido creada en un laboratorio ultra secreto de tecnología militar, ni formaba parte del arsenal de armas biológicas de ningún país, no… XR3 fue creada por todos nosotros, a través de años de negligencia, de no querer ver algo que era perfectamente previsible y que aun así no logramos evitar. Hoy ya es tarde, soy el último y sé que pronto también acompañaré a mis seres queridos… ya tengo los primeros síntomas, la aparición de las manchas rojas en mi piel significa que no me queda mucho, quizás solo un par de horas más…. suficiente para dejar un testimonio de cómo llegamos a esto, para que tal vez otra humanidad en un planeta distinto pueda tomar un camino diferente.

    El origen de los antibióticos se remonta a 1929 cuando Alexander Fleming notó que la colonia de un hongo había crecido espontáneamente, como un contaminante, en una placa de Petri sembrada con bacterias. Fleming observó que, en los alrededores del hongo, a diferencia del resto de la placa, no se encontraban bacterias vivas y supuso entonces que el mismo producía alguna sustancia con efectos antibacterianos a la que llamó Penicilina. Desde aquellos tiempos, esta sustancia, junto con otras que integran lo que hoy conocemos como antibióticos, han salvado millones de vidas, brindando la posibilidad de llevar adelante operaciones, trasplantes y un sinnúmero de prácticas médicas que antes de su existencia implicaban un alto riesgo de muerte en manos de las infecciones causadas por las bacterias.

    De repente, cualquier problema de salud parecía poder resolverse a través del uso de estas sustancias mágicas. Ya no importaba el diagnóstico del médico, por si acaso la gente recurría a los antibióticos, sin saber que muchas veces no servían para curar su malestar y mucho peor aún, sin saber que el uso inadecuado causaría un problema de salud mundial de tanta gravedad.

    Los antibióticos deben tomarse hasta que las bacterias causantes de la infección hayan sido eliminadas del organismo, lo que puede ocurrir varios días después de la desaparición de los síntomas, que es el momento en que lamentablemente muchos deciden terminar el tratamiento. Allí empezó a conseguir sus primeras armas XR0, la primera de esta genealogía de bacterias asesinas.
    Entre los millones de bacterias XR0 sensibles a un antibiótico había algunas pocas XR1 que naturalmente tenían una mayor resistencia. Bajo un esquema de aplicaciones de antibióticos en las dosis y tiempos apropiados, estas pocas bacterias resistentes no hubieran podido sobrevivir. No obstante, la interrupción del tratamiento antes de su finalización, no sólo permitía que las XR1 perduraran, sino que les ofrecía un mundo abundante en recursos, sin la competencia de sus colegas XR0 sensibles que habían sido eliminadas por el antibiótico. En ese nuevo mundo ideal, las XR1 se multiplican exponencialmente hasta convertirse en el tipo dominante en la población, es decir, resistente al antibiótico que se les aplicó.

    Las farmacéuticas, que conocían el fenómeno de resistencia, en un principio, entraron en una carrera contra las bacterias para producir nuevos antibióticos más potentes. Esto funcionó por un tiempo, pero a la larga se dieron cuenta de que la carrera no les resultaba rentable. Los tiempos de los protocolos para poner un antibiótico a la venta eran considerablemente largos, comparados con los tiempos cortos en que las bacterias generaban resistencia, dejando rápidamente sin efecto productos cuyo desarrollo les había llevado años.

    Algunos gobiernos se dieron cuenta a tiempo y reglamentaron la venta de los antibióticos exclusivamente bajo receta, pero aun así médicos y farmacéuticos inescrupulosos continuaron sobre administrándolos a consumidores desinformados que la mayor parte de las veces no los necesitaban.
    Los criadores de animales también hicieron su aporte a esta debacle. Necesitaban los antibióticos para engordar más rápido a los cerdos y pollos con los que nos alimentábamos. La aplicación de las dosis bajo ese único criterio, generó una oportunidad para que XR1 evolucionara hacia XR2, una variante aún más temible, que sumaba en su arsenal nuevas resistencias.

    De cualquier manera, el golpe final no lo dimos nosotros, sino una de sus colegas. Las bacterias resistentes frente a un antibiótico pueden traspasar esa característica, a través de sus genes, a otras. Así fue como surgió XR3. Una bacteria amiga, la causante de la Tuberculosis, le facilitó los genes que le faltaban para hacerse multirresistente. La máquina asesina perfecta estaba lista y en gran medida la habíamos preparado nosotros. De allí la historia es corta, pasó de una a otra persona siempre con el mismo resultado, la muerte. Las farmacéuticas, urgidas por los gobiernos hicieron un último esfuerzo desesperado por conseguir detenerla, pero ya era demasiado tarde… ya es demasiado tarde.

    Retorno al final del mundo

    Retorno al final del mundo

    Después de varios días, ya casi ni notaban esa sensación de estar a punto de desintegrarse que les había tenido enmudecidos y con el corazón en un puño al principio de la expedición. La nave seguía crujiendo como uno de aquellos viejos microondas que todavía podían encontrarse mediante el contrabando de chatarra, y las turbulencias en absoluto habían remitido, pero comenzaban a acostumbrarse e incluso a bromear sobre ello. Demasiado, pensaba el cocinero, receloso y santiguador. Durante parte del año era otro trabajador más en los cultivos supraorbitales, y aunque se había hecho a la presión espacial desde pequeño, seguía temiéndola y maldiciéndola. Su hermano decía que por costumbre, o por no tener otra cosa que hacer. Su hermano era el capitán y dueño a parte parcial de la nave. El otro dueño era el banco. Hubo un día en que el cien por cien de la humilde nave había pertenecido al padre de ambos, pero la situación había cambiado mucho desde la apertura de los cultivos extraterrestres. En cualquier caso, el capitán no maldecía ni se santiguaba. Prefería llenar su tiempo fumando y bebiendo vino, o jugando a las cartas con el resto del equipo. Menuda panda, se había dicho en más de una ocasión, a través del grueso reflejo de una botella medio vacía.
    Al octavo día aterrizaron en lo que las fuentes describían como un posible área de ocupación situada en la periferia de la antigua civilización terrícola. – Quiero siempre a todo el mundo con el equipo de protección, bramó el capitán. La zona es segura, pero no quiero despistes ni payasadas. Y añadió, dirigiéndose a su segundo, controla la luz verde del comunicador. Si falla, ya estáis de vuelta, entendido? Descuida, patrón, resopló aquél mientras palmeaba la espalda del capitán y se acomodaba el comunicador debajo del hombro, a la altura del pecho.
    Ya había anochecido cuando abandonaron la nave por primera vez, pero bien podría haber sido mediodía. La luz solar caía a plomo sobre la superficie seca y agrietada, cubierta por una vegetación desteñida entre la que asomaban como lomos de peces muertos los restos descompuestos de lo que debía haber sido un asentamiento ocupado por decenas de miles de personas. O tal vez millones. Pese a la insensibilidad generada por la impenetrabilidad del traje, la vista sobre el paisaje era tan deslumbrante que parecía descomponerse en un zumbido y un olor a agrio, a pantano.
    Jota tragó saliva. Mientras avanzaba entre los escombros, se sentía un viajero del tiempo, casi podía saborear con las yemas de los dedos enguantados el alzado original de los edificios. A un lado y otro del visor de la escafandra se agolpaban figuras que salían de la nada, como sombras, espíritus sedientos de sangre a la llamada de Odiseo, en un descenso de siglos que avanzaba hasta perderse en el horizonte. Sintió vértigo y ese gancho se le enredó en otros sentimientos que no podía descifrar y aleteaban en su interior, sumergidos en convulsiones. Volvió el rostro pesadamente a su derecha, y en un ángulo del visor alcanzó a distinguir la figura encogida pero recia, tal que rama nudosa, de Ge. La anciana se movía sorprendentemente ligera, aunque algo rezagada. Jota aflojó el paso y, cuando al cabo de un rato ambas figuras quedaron a la misma altura, recortadas contra lo que había sido el centro del universo, creyó observar a través de la fibra del visor una mezcla de nostalgia y curiosidad.
    Ge había abandonado el planeta apenas salida de la infancia, miembro probablemente de una de las últimas partidas de refugiados que habían conseguido superar el bloqueo orbital. Poco había contado hasta entonces de aquél periplo, apenas algunos comentarios genéricos, que servían para confirmar o desmentir algunas informaciones. Por eso había sorprendido el entusiasmo con el que había acogido la propuesta de enrolarse en esta expedición, formada por un equipo dispar de especialistas. Siendo de las últimas, era, sin lugar a dudas, la primera habitante del planeta que volvía a casa. En realidad, a cientos de miles de kilómetros del lugar que un día llamó casa. Y aún así, prácticamente todo revestía de un aire familiar, cercano.
    Más adelante, durante las siguientes noches y días que se sucederían, en perfecto orden pero indistinguibles, un océano de horas y minutos estancados bajo la luz del sol, la anciana iría desvelando detalles de aquella prodigiosa migración transplanetaria. Esa primera noche, sin embargo, una vez librados de la carga del equipo anticontaminación y devueltos a la austera comodidad de la nave, sentados en torno a la mesa y con los músculos todavía resentidos por la sequedad ambiental, la anciana apenas musitó palabra. Cuando Jota, tanteando su ensimismamiento, le interrogó sobre lo sucedido, aquélla se arrellanó en el asiento: Nada, suspiró amargamente. Este fue el problema. Que nunca sucedió nada.

    SÁLVAME MANZANA

    SÁLVAME MANZANA

    Un nuevo programa de “Sálvame Manzana” está a punto de comenzar.
    - JOSÉ JAVIER: ¡Muy buenas noches a todos los telespectadores! ¡Cómo viene de cargado el programa de hoy! ¡No se lo pueden perder! Pero antes, un anuncio y volvemos ya...
    (En pantalla se muestra, durante un minuto, el último anuncio creativo del Aifon XY, repleto de música positiva, gente feliz y colores por doquier)
    - JOSÉ JAVIER: Bueno, bueno, bueno… Tenemos que empezar obligatoriamente por la noticia de la semana. Una exclusiva que ha sido portada en todos los medios.
    - MARINA: Sí, José Javier. Estos días en redes sociales no se habla de otra cosa. A nadie le sorprende que se haya convertido en trending topic mundial en Twitter.
    - JOSÉ JAVIER: Para comenzar, os voy a pedir a cada uno un breve titular sobre este notición.
    - KIKE: “Exclusiva universal”.
    - BELINDA: Dos palabras: “im presionante”.
    - LINA: “La noticia del año”.
    - MARINA: Simplemente, “LA FOTO”.
    - JOSÉ JAVIER: Interesantes titulares. Precisamente vamos a mostrar esa foto de la exclusiva que estamos hablando.
    (En pantalla se muestra la imagen en cuestión)
    - LINA: A ver, hay que decir que la foto clara, clara, no es.
    - MARINA: Es verdad que no es una foto nítida, es más bien una silueta, una sombra, un perfil…
    - BELINDA: Pues a mí me encanta. Me parece precioso y además, tiene como un halo de misterio que lo hace tremendamente interesante, ¿me entiendes?
    - JOSÉ JAVIER: Sí Belinda, todos te entendemos.
    - MARINA: En honor a la verdad, hay que decir que la foto está retocada, pero se trata de una imagen verídica.
    - KIKE: No quisiera rebajar vuestro entusiasmo, pero los rumores dicen que no es que la foto esté retocada, sino que... ¡ha sido manipulada!
    (Tras esta afirmación, se escucha música de tensión: ¡chan chan!)
    - LINA: ¡No puede ser!
    - KIKE: Mis fuentes me confirman que es un montaje, para el cual se ha utilizado un sofisticado programa de ordenador.
    - BELINDA: Pero, ¿por qué harían eso?, ¿para ganar dinero?
    - KIKE: ¡Claro! El único objetivo ha sido vender la exclusiva y ganar fama mundial.
    - MARINA: Lo siento Kike, pero no puedo consentir que difames. Estás poniendo en duda la credibilidad de todas las personas que han permitido captar esa foto.
    (Kike pone un gesto contrariado)
    - MARINA: Te recuerdo que para conseguir esa imagen ha sido necesaria la participación de muchos profesionales de varios países del mundo. ¡A ver si aprendes un poco de profesionalidad de ellos, que falta te hace!
    - KIKE: No tengo por qué soportar esta falta de respeto.
    (Kike se levanta de su silla y se marcha enfadado del plató)
    - LINA: Bueno, volviendo al tema, no me quiero imaginar lo que habrá costado obtener esa información.
    - MARINA: Es incalculable. Recuerda Lina, que nosotros ya sabíamos de buena mano que llevaban años detrás del protagonista de la foto.
    - LINA: Sí, se rumoreaba sobre su presencia pero no se tenían pruebas tan evidentes como la que ha aparecido esta semana.
    - MARINA: Efectivamente. Y esta foto, aunque no es clara, demuestra su existencia.
    (En la parte inferior de la pantalla aparece un cartel superpuesto con el siguiente mensaje: “Tenemos en exclusiva la opinión de J. L. G., uno de los artífices de la foto. A continuación…”)
    - BELINDA: Imagino que, ahora que han dado con él, será más fácil conocerlo más. Porque no se tienen muchos datos del susodicho...
    - JOSÉ JAVIER: Precisamente tenemos al teléfono a José Luis, desde Granada, que nos podrá dar más detalles sobre la foto de la que estamos hablando, ya que él ha participado activamente en este logro. ¡Muy buenas José Luis!
    (En pantalla aparece el icono de un teléfono y el nombre del interlocutor)
    - J. LUIS: ¡Buenas noches! ¡Encantado de hablar con vosotros!
    - JOSÉ JAVIER: Supongo que estarás emocionado por todo lo ocurrido durante esta semana.
    - J. LUIS: Sí, la verdad es que estamos todos muy contentos por la primicia y también por la gran repercusión mediática que ha tenido la noticia.
    - JOSÉ JAVIER: No me extraña. Una duda que tenemos todos: ¿ya se sabe el nombre del protagonista?
    - J. LUIS: Sí. Se llama Powehi.
    - JOSÉ JAVIER: ¿Powehi? ¿De dónde proviene ese nombre?
    - J. LUIS: Es un nombre de origen hawaiano. Significa "la fuente oscura embellecida de creación infinita". A mí personalmente, me parece un nombre muy acertado.
    - MARINA: Hola José Luis, soy Marina. Tenía muchas ganas de hablar contigo y hacerte precisamente esta pregunta: ¿qué …?
    (José Javier la interrumpe)
    - JOSÉ JAVIER: Perdona que te corte Marina.
    (José Javier se dirige a cámara)
    - JOSÉ JAVIER: Marina formulará su pregunta después de publicidad. ¡No se vayan!

    P. S.: Quizá, allí dentro del agujero negro descubierto en la galaxia M87 y mostrado en la famosa foto, se encuentre un universo en donde haya un planeta en el que se hable de ciencia en horario de máxima audiencia.

    SEXTINCIÓN

    SEXTINCIÓN

    El hombre llegó a la luna. Llegó muy lejos en avances tecnológicos. De hecho, mucha de la tecnología que hoy tenemos se basa en los conocimientos de aquel entonces.

    -Y ¿por qué se extinguió?

    -Bueno.. todo empezó con los peces.

    -¿Los peces?

    -Sí. Algunas especies de peces eran sensibles a la temperatura. Por ejemplo, una especie de pez que se llamaba Lubina, cuando todavía era una simple larva, se volvía macho si las temperaturas eran más altas. La temperatura del planeta comenzó a subir. En 140 años, subió 0.8 grados.

    -¡Fua! ¡Pero eso no es nada!

    -Eso, a ti y a mí, nos parece muy poco, pero para muchas especies era suficiente para trastocar su ciclo de vida. En el caso de estos peces, al subir la temperatura, muchos se volvieron machos y cuando no hubo hembras para reproducirse, la especie se extinguió. Pero en cambio, para algunas especies de reptiles, el aumento de temperatura hacía que nacieran más hembras cada vez. Y de nuevo, al cabo de un tiempo, no hubo machos para reproducirse y también se extinguieron.

    -¿Fue por eso que ocurrió la sexta extinción masiva?

    -Exacto.

    -¿Y por qué subió la temperatura? ¿Fue algo natural?

    -Sí y no. La tierra es cíclica y hay períodos glaciales y otros de temperaturas altas. Esos períodos duran miles de años y el paso de unos períodos a otros es muy lento. La mayoría de especies tienen tiempo de adaptarse a ellos. Hay gases que hacen que aumenten las temperaturas en el planeta. Por ejemplo, el dióxido de carbono o el metano. Estos se producen de forma natural por volcanes, animales… Pero el hombre empezó a generarlos también al quemar combustibles fósiles. Y los produjo rápido y en cantidades tan altas que la temperatura de la Tierra comenzó a aumentar más rápido de lo que lo hacía durante su ciclo natural.

    -Pero la especie humana no era tan sensible a la temperatura. ¿Qué pasó?

    -Pues que eso creían. En el caso de los humanos no había cambios de sexo por la temperatura una vez que ya habían nacido. Sin embargo, se empezaron a dar cambios antes de nacer. Cuando sólo eran un feto en el vientre materno, el aumento de la temperatura hizo que poco a poco fueran naciendo más hembras que machos.

    -Pero si ya lo vieron con los peces y los reptiles. ¿Cómo no lo previeron e hicieron algo?

    -Porque todos los cambios en el planeta eran muy lentos para la vida del hombre. Una generación no era suficiente para ver el cambio, así que los habitantes de ese período no ponían remedio porque a ellos no les afectaba ni lo haría. Los científicos avisaron durante mucho tiempo, pero no les hicieron caso. De hecho, había gente que creía que el calentamiento del planeta era una falacia. Las primeras consecuencias del calentamiento se empezaron a ver en el cambio o desaparición de muchas especies animales, pero no de la humana. A la especie humana empezó a afectarle primero cuando comenzaron las catástrofes meteorológicas. Inundaciones, terremotos, ciclones… empezaron a suceder gradualmente en muchas partes del planeta. Pero solían afectar a zonas desfavorecidas y los países más ricos, con poder para parar eso, no hacían nada.

    -Vaya… que forma tan tonta de autoextinguirse. Deberían dar un premio Darwin al hombre.

    -Pues sí. Pero, a pesar de que los desastres naturales se llevaron numerosas vidas humanas, todavía quedaba mucha gente. Eso fue sólo el principio. El aumento de la temperatura todavía guardaba una sorpresa para los humanos que no vieron venir a tiempo.

    -Pero ¿por qué no se ha extinguido la especie humana entonces?

    -Porque, a diferencia de los animales, teníamos la tecnología a nuestro favor. Para ese entonces, la fertilización artificial estaba muy avanzada. Se habían conseguido recrear gametos masculinos artificialmente que fecundaban satisfactoriamente los femeninos. Aunque aún no se había conseguido recrear el vientre materno de forma artificial. Cuando empezamos a ver que el número de hombres mermaba considerablemente, desarrollamos métodos de reproducción autosuficientes. Y de esa manera, la especie pudo sobrevivir, aunque no al completo.

    -Qué pena, abuela. Me hubiera gustado conocer a los hombres.

    -Sí hija, a mí también.

    Sigo aquí

    Sigo aquí

    No puedes verme, pero me conoces bien. Y cuando acabe de hablarte, ya no tendrás ninguna duda de Quién soy.
    No importa mi físico, soy una más entre millones. O eso crees. También crees que mi tamaño es realmente insignificante para ti.
    Déjame contarte algo. Hay más como Yo. Y en realidad vivo rodeada de Ellas. Pero no deseo engañarte, Yo no soy Ellas. Yo tengo sueños, ¿Los tienes tú? Me gustaría por ejemplo viajar. ¿A ti no? ¿No quieres conocer Mundo? ¿Dejar tu huella? Solo te lo voy a advertir una vez. Si me encuentras, mátame. Ahora. Lo voy a dejar claro: o tú, o Yo.
    Estoy harta de Ellas y de sus miserables y rutinarias vidas. Siempre hacen “lo que tienen que hacer”. Sí, se supone que debemos cumplir lo que está programado. Pero Yo no quiero eso para mí, quiero vivir sin normas. ¿Sabes lo que es eso? Quiero hacer lo que desee y cuando lo desee. Y, sobre todo, quiero ser Inmortal.
    Ya. Tú crees que eres diferente a Mí. Crees que es una estupidez vivir para siempre. Entonces dime, ¿Por qué intentas tener millones de seguidores? ¿Por qué intentas demostrar lo bien que te va la vida o aparentar lo maravilloso que es ser quien eres? ¿Acaso quieres que envidien lo que tienes? ¿Qué te admiren, quizá? ¿Es entonces cuando sientes que has triunfado? ¿Qué es para ti triunfar? Y aún si no sigues estos patrones, ¿por qué a veces disfrazas tus miserias con una sonrisa? Yo te lo diré: porque está muy mal visto fracasar y ser insignificante. Y sí, eso es lo que pueden pensar de ti. Que no lo digo yo, que conste. Lo dices tú. ¿Acaso no te ha dolido cuando te han rechazado? ¿Acaso en algún momento no has querido llevar otra vida? ¿Seguro? Mírate. ¿Acaso no querrías ser como Yo? Oh, perdona, que aún no sabes Quién soy.
    Ten paciencia. Sabrás quien soy en el momento que Yo lo desee. O no... ¡Impaciéntate! ¿Acaso el tiempo no pasa demasiado rápido?
    Desaparecerás. Lo sabes.
    ¿Y estás donde quieres estar?
    ¿Qué has hecho con Tu Vida?
    ¡Para! Tú sabrás qué te queda por hacer, no perdamos más el tiempo y continuemos hablando de Mí.
    Yo comencé siendo una de Ellas, también cumplía con mi programación, pero deseé transformarme.
    ¿Sabías que Ellas tienen programada hasta su propia muerte? “Apoptosis” le llaman. Patético. Yo no soy así. Quiero cambiar. Así que, cuando tenga esa oportunidad de mutar, mi Plan consistirá en multiplicarme sin control. Crearé Mi propia Legión, con mis Descendientes expandiéndose por tu cuerpo. Sí, por tu cuerpo. Quizá aún no lo haya hecho o quizá no tenga nunca esa oportunidad. O quizá ya lo estoy haciendo… Siendo sincera, las consecuencias para ti no me importan. Un día quizá escuches la palabra “metástasis”, entonces sabrás que Mi Legión está expandiéndose…
    Ahora que capto tu atención, sí, soy una célula pero no soy como las demás. ¿Has oído hablar de los tumores, verdad? Pues eso es lo que Yo provoco cuando me transformo en célula inmortal, en célula tumoral.
    Si me has llegado a conocer ya sabrás que hiciste bien en acudir a la Medicina, aunque tengo que reconocer que nunca serías una persona perdedora si tu cuerpo no lo hubiese superado. Bien por ti. Bien por la Ciencia. Y si me extirparon de ti, te habrá quedado una cicatriz... Hubo células que trabajaron para cerrar tu herida. No, Ellas no son como Yo, ya lo sabes. Pero volvamos a Mí. Mira tu cicatriz. Es eso que miras cada mañana. Y si no tienes esa marca, piensa que podrías tenerla algún día. Y a partir de ese día, la mirarás y Me recordarás. Siempre.
    Siento tu decepción, pero he de confesarte que, en realidad, ahora me expando en frascos de laboratorio, donde sigo junto con Mi Legión saltándome las reglas del juego. Sin embargo, irónicamente, nos están utilizando para salvar a otras Personas como Tú. Investigación le llaman cuando nos ponen pruebas para ver cómo reaccionamos.
    Quiero que no te olvides de Mí. Cuando mires esa cicatriz, recuérdame. Solo entonces entenderás que no somos tan diferentes. Tú también has tenido sueños y deseos como Yo, has sentido el vértigo que produce nuestro tiempo programado. Pero decide bien qué hacer con tu vida porque ¿Acaso crees acaso que Tú no dejas cicatrices en otras personas?

    Somos diseño

    Somos diseño

    Cuando el arte y la ciencia se ligan ocurren cosas que ni la fuerza más poderosa del Universo puede parar. Todo ocurre una mañana de verano, frente a Florian un folio A4 en blanco, es el comienzo, el comienzo de la imaginación, hora de ser creativos y de crear lo que el mundo nos pide. Pasan las horas, los minutos y los segundos en los que la inspiración puede florecer en cualquier instante. Le suena el teléfono y debe de ir a recoger el paquete que esperaba, rumbo a la oficina de correos, observando todo lo que había a su alrededor estaba su idea, la idea que le permitía cerrar el proyecto que su jefe le había mandado para el posible ascenso, cogió su cuaderno de campo y se puso manos a la obra.

    El diseño industrial está presente hoy día en todas las partes y rincones del mundo. Un gran acontecimiento que marcó y ha marcado nuestro presente ocurrió a mediados del siglo XVIII con la Revolución Industrial que introdujo la máquina en el proceso de producción, comenzó la mecanización del trabajo, todo ello reemplazándose el trabajo manual. ¿Pero cual fue el proceso de la fabricación de dichas máquinas? ¿Cuáles fueron los primeros estudios que se realizaron?

    Unas de las escuelas más importantes fue la Bauhaus, escuela de arquitectura, diseño, artesanía y arte que fue fundada por Walter Gropius en 1919 en Weimar, Alemania. Dicha escuela buscaba la unión entre lo estético y el uso, donde la ideología de Gropius se definía en la siguiente frase: ''La forma sigue a la función''.

    Actualmente, no somos consciente de la importancia que tiene el diseño y el papel fundamental que tiene un diseñador en nuestra sociedad. ¿Por qué el logotipo de dicha empresa es así? ¿Por qué tiene ese color? Todo ello tiene un estudio, unas pruebas pero todo con un mismo pensamiento que todos los diseñadores comparten, la sociedad y sus necesidades. Muchos de los objetos que utilizamos diariamente y de forma inconsciente han tenido que ser rediseñado debido al momento en que se encuentre en el ciclo de vida de dicho producto, todo esto ocurre cuando se encuentra en el período de declive, pero... ¿somos consciente del continuo cambio que se produce en la tecnología?

    A día de hoy vivimos en una sociedad donde el diseño es el inicio de las grandes ideas y de las grandes empresas, y aunque no se crea todo comienza como Florian comenzó a realizar su proyecto, un folio en blanco y a poner a trabajar la imaginación, la creatividad, y a raíz de ahí todo es un ciclo donde todo y cada uno de nosotros, somos diseño.

    Somos sentimientos y tenemos investigadores

    Somos sentimientos y tenemos investigadores

    Somos sentimientos y tenemos investigadores. Perdón. Somos investigadores y tenemos seres humanos. No, digo, tenemos sentimientos.

    Perdonad el despiste. Anoche me acosté tarde después de una bronca con mi metanálisis. Es que, claro, los investigadores humanistas nos agobiamos para demonstrar a todos que sí, que también se puede ser científicos sin ser hombres y mujeres de ciencias puras. Sin embargo, nuestro pequeño secreto es que sí, de vez en cuando andamos a tientas en la obscuridad. Claro está: que no se nos ocurra pedir ayuda con el análisis ése, o con un error de programación. Pues andamos metiendo la pata, pegando cabezazos a las baldas de nuestra jaulita, de vez en cuando estrellándonos magistralmente contra una pared. Pero seguimos siendo sentimientos, teniendo pasiones, teniendo investigadores. No, me he liado otra vez. Da igual, que me entendéis.

    Y cuando estoy triste, cuando me parece que el cielo se me está cayendo encima, pues pienso en mi primer experimento. Más precisamente, pienso en mi participante número 10. Ná más meterlo en la cabina de electroencefalografía, que ya me había enamorado. Un Jon Nieve barceloní tan maco, tan guapo. Se dejó tocar y desordenar el pelo, y ni le pareció extraño que le pusiéramos un electrodo en la nariz (decid la verdad: ¿a que nunca un desconocido os ha tocado la nariz en vuestra entera vida?). Le decimos que no parpadease más de lo necesario. Y él no, no parpadeó, nunca, ni un parpadeo tuvimos que corregir. Al acabarse la hora, estaba llorando – pero no parpadeó. En lo grabado, podía ver los latidos de su gran corazón – pu-pum, pu-pum, pu-pum. Tan fuerte, tan grande corazón tenía, a la cabeza le llegaba.

    Pero claro. A pesar de tener investigadores, seguimos siendo sentimientos. En mi carpeta tenía sus datos, tenía su contacto, su nombre, su historia lingüística, su historia personal. Muchas veces se me ha ocurrido cotillear, husmear, echar un vistazo y encontrar la manera de volver a verlo. Pero no. Él se fue con unos veinte euros más en el bolsillo, y yo me fui con el corazón a cachos. No podía hacer otra cosa que seguir deseándolo desde lejos. Muchos habrán pensado: ¡Al carajo con la privacidad, la ética científica, el secreto profesional! Pero, señores y señoras, aquí estamos conduciendo un oficio sagrado. Y en lo sagrado, según me dicen, no entran sentimientos. Desde entonces, y hasta ahora, casi siete años después, cuando el ordenador me falla, lo primero que hago es insultarlo, of course. Lo segundo, pensar en mi Joan Neu: y en que la Uni sigue guardando su contacto en alguna base de datos cifrada, supuestamente inaccesible. Los datos se borrarán dentro de otros tres añitos. Esto me sirve algo de consuelo, pensar que tengo tiempo, aún algo de tiempo, para decidir ser una investigadora inescrupulosa, tomar un curso de hackeo for dummies, meterme una careta de ladrón, violar la base de datos de la Uni, y por fin, reunirme con mi primer amor investigativo.

    Sí, pues tengo tiempo. Mañana, igual compraré esa careta. De momento, café en la mano, cuchillo entre dientes, y a la pelea cyberestadística – sin duda, una ocupación algo menos peligrosa que dedicarme a perseguir el amor.

    Sueños en el metro

    Sueños en el metro

    Joan estaba feliz. Le encantaba volver del trabajo los viernes por la tarde. Normalmente se ponía sus AirPods y escuchaba un Podcast, pero otras veces simplemente se reclinaba en el asiento y se dedicaba a mirar a la gente. Le relajaba, en cierta manera, la cotidianidad de las escenas. Al fondo, siempre presente, el suave traqueteo del tren. De pie, apoyados contra una de las puertas del metro, una pareja hablando en voz baja entre miradas cómplices. En el otro vagón, unos adolescentes riendo a carcajadas.

    Mientras estaba sumido en sus pensamientos, le pareció ver algo. Un reflejo plateado al fondo, cerca de la puerta. Una figura alta y esbelta. Se levantó de su asiento y fue hacia allá, pero solo pudo ver cómo las puertas se le cerraban en las narices y la figura se perdía en la multitud.

    Paula había sido el amor de su vida. De vivos ojos verdes y nariz un poco chata - aunque por alguna razón, resultona - habían conectado desde el primer momento en que se encontraron en clase de química. Paula era muy habladora y desde el primer momento eso había ayudado muchísimo a Joan, algo tímido. Además, estaba muy orgullosa de su pelo completamente plateado - tenía una rara mutación genética por la cual no producía melanina en el cuero cabelludo, pero que curiosamente no parecía comportar ningún otro problema - que según decía, la hacía super cool. Habían sido pareja durante todos los años de Universidad, y se habían ayudado en todo lo que podían.
    Esos fueron, sin duda, los años más felices de su vida.

    Quizá fuera el aburrimiento, quizá el hecho de no valorarla suficiente, el caso es que, un día, Joan se fue. Se dio cuenta enseguida del error que había cometido, pero entonces ya era demasiado tarde. La había dejado escapar.

    El anuncio automático de la siguiente parada - un anodino “Pròxima parada, Verdaguer” - le sacó de su ensimismamiento y le hizo dirigirse otra vez a su asiento. Se recostó e intentó dormir un poco.

    Le despertó un pitido continuo, repetitivo, constante. “Pip, pip, pip, pip”. Se encontraba en una habitación completamente blanca y los pitidos parecían venir de un monitor de electrocardiograma. Antes de que se pudiera incorporar, un hombre con una bata blanca entró en la habitación y se dirigió a él.

    - "Joan, ahora seguramente estés desorientado, pero en pocos minutos empezarás a recordar. No te preocupes. Es un efecto secundario del tratamiento”.

    Y Joan recordó. Recordó cómo había ido al hospital por una revisión rutinaria. Recordó cómo le habían comunicado que tenia un cáncer de pulmón terminal. Y recordó cómo le habían ofrecido un último recurso: un tratamiento alternativo que, probablemente, le llevaría a un estado vegetativo en el que podría experimentar sueños muy vívidos - demasiado vívidos, quizá.
    Joan empezó a dudar. ¿Era esto real? ¿O estaba en el metro durmiendo?

    En ese momento, notó un zumbido muy fuerte.

    Se despertó de golpe - casi le da a la señora de al lado, que le dedicó una mirada furibunda. El familiar traqueteo seguía ahí. “Trac-trac, trac-trac, trac-trac”. La pareja de antes ya no estaba, y en su lugar había una mujer con un carrito. “Pròxima parada, Sagrada Familia”, anunció el altavoz. Esa era su parada. Se preparó para salir. Aún pensando en el sueño que había tenido antes, cogió distraído su mochila y se dirigió a las escaleras mecánicas. Allí notó por el rabillo del ojo que alguien le miraba. Una figura esbelta, con el cabello - ¿podría ser? - plateado. Allí estaba. Paula, el amor de su vida. No sabía qué decir, así que se quedó mirándola, embobado. Paula tomó la palabra.

    - “Te vi en el vagón. Lo primero que quise hacer es huir, huir tan lejos como fuera posible. Pero por alguna razón que ni yo entiendo volví a subir. Y aquí estoy. No sé realmente ni porqué lo hice. No quiero que pienses nada. Solo calla y escucha.”

    Joan podía percibir cómo sus labios se movían, pero no escuchaba nada de lo que estaba diciendo. Estaba demasiado embobado pensando en que ella; ¡sí, ella! estaba aquí, son su cabello plateado, su nariz chata y sus ojos tan fieros y verdes como siempre. Como si no hubiera pasado un momento. Por fin, quizá, podría recuperar a la parte más importante de su vida.

    A lo lejos, o al menos eso le pareció a él, podía escuchar unos pitidos, muy suaves, distantes, pero ahí estaban. “Pip, pip, pip, pip”. Constantes, repetitivos. “Pip, pip, pip, pip”. Como los de un monitor de electrocardiograma. Eran un poco molestos, pero daba igual, pensó. Ahora, por fin, podría estar con Paula otra vez.

    Tiempo real

    Tiempo real

    Cientos de miles de millones para que ahora tengamos que repensar si cada una de las que considerábamos aseveraciones sobre el orden y funcionamiento de las células fueron en verdad, verdaderas. Que ingenuidad de la que era esclava hace apenas unas décadas atrás.

    Desde que esto se puede monitorear en tiempo real cada vez sé menos del mundo de lo que pensaba.

    Ahora podemos saber de cada célula y en tiempo real, qué programas de transcripción están activos y los cientos de procesos que se entrecruzan a infinitos niveles. Realmente infinitos. No esas infinidades tan ínfimas como las de una single cell RNA-sequencing de la década de los veinte, o un lustrito menos.

    Ahora que cada uno de los equilibrios químicos con gradiente hasta el infinito en su dependencia del uno con el otro, pueden ser sensados –y controlados– por esos átomos de escandio que se convierten en códigos de repercusión inmediata en la real time whole final of infinite sequencing (RT-WFI-seq), que tiene el soberbio, – pero es verdad–, slogan:

    ¡La verdad sobre la vida en tiempo real!

    Ese chip, que rebota, cual sistema nervioso central con sus aferencias y eferencias, paralelo pero electrónico, y aún más complejo de lo que podemos imaginar que es el sistema nervioso mismo.

    No sólo saber. Controlar.

    Un código que reconfigura la homeostasis, no basal, pero si circunstancial. Desde que se controla a las células, una a una, considerando su identidad a nivel final of infinite para reproducir otro programa acorde al momento dado hasta que se vuelve real. Todo es posible, la vida en ∞ dimensiones, hasta almacenar la carga de datos que genera, in situ en red a cualquier otro sistema vivo existente. Desde que se puede medir qué tanto se está desviando de lo que en ese momento conocía como realidad. Se cura, lo que no creíamos que se fuera a curar.

    Los laboratorios de química de materiales con nivel de bioseguridad tal para trabajar con vectores virales y células humanas, que sonaban lejanísimos hace dos o tres décadas, fueron clave para entender que lo descrito entonces y lo que ahora sabemos, estaba lejos de entender y replicar qué sí pasa en nuestros cuerpos. En todo momento. Y así también quedó claro que lo que tomábamos como modelos experimentales era demasiado lejano para ser válido, con lo que hoy sabemos.

    Cuando pensaba que este mundo quedaría reducido a reinventar la vida de maneras que rebasan mis conexiones neuronales, imaginaba que ningún humano podría seguir existiendo y a su vez, toda forma de vida conocida. No estaríamos más en el momento preciso y exacto de esta dimensión temporal y equilibrio entrópico para la mágica epigenética. Lo pensaba inminente, después de leer planetary boundaries y entender sólo unas partes.

    Sí, en aquel entonces que era inimaginable un alto al cese del fuego sobre la faz de la tierra; una redistribución económica tal, que la calidad de vida fuera la misma en todos los rincones del globo. Que la ciencia fuera construida desde un abajo –que ya dejó de existir en el plano–. Que fuera producto del diálogo, de los olvidados que ahora han dejado de serlo. Cuando querer ver en los ojos del otro no era cotidiano. Cuando la democratización del concepto de belleza no entraba en mi universo de categorías posibles.

    En realidad, nada de esto hubiera sido posible si hoy la ciencia no fuera popular y dialógica.

    Quién pensaría que la inteligencia artificial, científica y popular salvaría a la humanidad. Y que sería concebida en sus inicios desde El Ombligo de la Luna. Lo mejor es que la única licencia exótica que se acordó para el uso del RT-WFI-seq fue que se permite seguir creando después de la muerte, a menos de que falle el chip.

    Toda la ingenuidad y el no ensueño, pero qué bien la pasaba. Qué buenos recuerdos me evoca releer por primera vez el poema que escribí, a toda velocidad, hasta que mi amiga dijo vámonos, sentada en la banqueta en el Raval. Uno de los mejores años, ese dos mil diecinueve.

    *Ciudad de México, 2047, a dos años de la primera versión del Consenso Universal para el uso del Real Time Whole Final of Infinite Sequencing.*

    UN CÚMULO DE VARIABLES DESAFORTUNADAS

    UN CÚMULO DE VARIABLES DESAFORTUNADAS

    Con una sucesión atolondrada de golpes de maza, el lacayo anuncia la llegada del matemático Karl Krakauer al baile de gala. Aunque su nombre pueda serles desconocido, podría afirmarse que es el protagonista absoluto de la jornada; el hombre más admirado y envidiado del mundo científico, pues acaba de recibir de manos del rey el más prestigioso galardón internacional en el campo de la investigación sobre probabilidades estadísticas.

    Desde lo alto de la escalinata de mármol blanco que preside el Salón de Honor, los corrillos de ilustres asistentes y algunas parejas que ya han comenzado a danzar al ritmo de los primeros compases de la orquesta parecen figuritas de porcelana en la inmensidad prendida de luz, cristal y espejo. El recién llegado se recoloca majestuoso los faldones del frac, pasea la vista orgulloso de derecha a izquierda con los ojos entrecerrados de puro triunfo e inicia el descenso sin pararse a pensar con qué pie va a dar el primer paso y, lo más relevante, que seguramente nadie ha verificado si la nueva criada ha ajustado bien la alfombra bajo los rieles dorados. Y esa bien podría señalarse como la variable más importante dejada al azar.

    El tropezón va acompañado de un golpe seco de tacón que apenas atrae la atención de algunos presentes. El bueno de Karl manotea en el aire al tiempo que envía una señal visual de socorro a dos damas que ahogan un ¡oh! no pronunciado. Por un momento diríase que va a ser capaz de recobrar el equilibrio trazando un quiebro de rodillas con salto lateral estabilizador, pero finalmente cede su posición derrotada, cae ovillado y empieza a rodar escalones abajo. Su propio zapato derecho, liberado, le va precediendo con refinados pasos de claqué.

    Wilhem Bauer, Matthias Berlepsch y Franz Tausch, furibundos rivales en la carrera por el premio, no pueden evitar murmurar cálculos sobre el gradiente zodiacal de la escalera, la velocidad de precipitación en relación con la edad y la calvicie del sujeto, y el precio que un caballero pagaría por esas ligas para sujetar calcetines que dejan a la vista las velludas canillas del desafortunado científico. Mientras, el cuerpo orondo prosigue su descenso, adoptando posturas y ademanes cada vez más grotescos, como un saltimbanqui de circo de pulgas. El monóculo sale despedido y compite en fulgor con las lágrimas de la inmensa araña que ilumina el vestíbulo. En este punto, varias señoras ya no pueden esconder su rubor tras los abanicos, incluso podría pensarse que también algunas risitas, pero manteniendo la compostura mientras los caballeros las miran con reprobación y se atusan las guías del bigote.

    El pobre Krakauer sigue resoplando, manoteando, pataleando; siempre en dirección descendente como proponen todas las leyes físicas. En una de las numerosas volteretas se abren las costuras de los pantalones y salen a relucir unos calzones blancos a manera de bandera de rendición, pero sin esperanza de que se conceda ninguna tregua. Los espectadores que se han ganado el mejor puesto al pie de la escalera a base de codazos estallan por fin sin cortapisas, con una risa franca que propaga por las filas traseras un sentimiento de desinhibición comunitaria. Unos cuantos escalones más abajo asoman por fin las esperadas nalgas, sonrosadas como las de un bebé. Los próceres y augustos representantes del reino tienen que sujetarse los riñones para no desternillarse y sus esposas se carcajean dándose palmadas en los muslos como vulgares pescaderas. No hay ni uno que no tenga la cara congestionada o los ojos de pez, y de las bocas se escapan gotitas de saliva voladoras.

    Cuando el premiado llega finalmente al pie de la escalinata, descabalado como un pelele, está perfectamente muerto. Difunto, cadáver, fiambre. Ha quedado tendido con los hombros y la cabeza reposando sobre el último de los escalones, los labios abiertos en eterna sorpresa y la pajarita a punto de echar el vuelo. Crece en oleadas el silencio a su alrededor; los músicos interrumpen la alegre polka con la que amenizaban la escena y le contemplan consternados. Los que reían a mandíbula batiente improvisan ahora panegíricos y alabanzas. A modo de postrero homenaje, la Academia propone un debate sobre la fórmula —que recibirá el nombre de Principio de Krakauer— que permitirá calcular en qué preciso peldaño la cosa dejó de tener maldita gracia.

    UN GRAN PODER CONLLEVA UNA GRAN RESPONSABILIDAD

    UN GRAN PODER CONLLEVA UNA GRAN RESPONSABILIDAD

    Siempre he tenido un carácter un tanto difícil. Al principio, no le di importancia —todos por aquí tienen bastante genio—, hasta que me di cuenta de mi poder. Debo mantenerme estable y controlar mi respiración. Intento que esté dentro de los límites recomendados, no siempre lo consigo...
    Me ayuda mucho contemplar vuestros barcos de vela surcando el mar y ver cómo empleáis vuestro raciocinio para construir ingenios que aprovechen mi aliento, sean rústicos molinos o modernos aerogeneradores.
    Y cuando siento que ya no puedo controlar mi fuerza, recuerdo las palabras de Zeus, mi mentor: «Eolo, un gran poder conlleva una gran responsabilidad».

    Un hombre sin sombra

    Un hombre sin sombra

    Antonio era un tipo normal, de clase media, estatura mediana, complexión mediana, inteligencia escasa, pero dentro de la media. Sin embargo, tenía una peculiaridad que lo distinguía del resto de humanos, no tenía sombra. Nadie sabía si había nacido con esa característica o la había adquirido a lo largo del tiempo. Tampoco nadie sabía el por qué de tal fenómeno. Él sólo sabía que aquella aberración de la naturaleza había truncado su carrera como maestro de sombras chinas, la ilusión de su vida.

    La primera vez que Antonio fue consciente de su especial condición fue durante una excursión a la playa con el colegio; debía rondar los 14 años de edad. Un compañero de clase, “el guasón” fue el primero en darse cuenta. También fue mala suerte, ya que como su mote indicaba no dudo ni un instante en sacarle punta a tal descubrimiento y Antonio pasó de ser un chico de los que pasan desapercibidos a convertirse en el centro de burlas y escarnios. La actitud de sus compañeros de clase lo frustró en gran medida, al igual que la interminable lista de “expertos” que estudiaron su caso.

    Primero fueron los médicos, los que, una a una, fueron descartando todas las enfermedades habidas y por haber. Desde unas paperas mal curadas al terrible lupus, tan popular en una serie televisiva de moda. De los médicos pasó a los genéticos moleculares y otros individuos pertenecientes a disciplinas impronunciables. Descartado el no se que de una tercera hebra en una hélice (¡como si fuese un avión!) hasta el transnoseque del genosecuantos. Vamos, un desastre.

    La cosa se puso más seria con los físicos. Hablaban de fotones, neutrinos y otras palabras más propias de una película de ciencia ficción que de su persona, humilde y mundana. Por fin llegó un mecánico experto en algo cuántico, que curiosamente era también gran conocedor de gatos, gusanos y sus agujeros, el profesor Franz de Copenhague. Fue él el primero que propuso una teoría coherente. O al menos, eso le parecía. Al parecer, debido a causas desconocidas, su sombra se proyectaba en otra dimensión, y por eso era invisible en la nuestra.

    - ¿Pero, tiene arreglo? preguntó Antonio.
    - Por supuesto, respondió el sabio.
    Lo que no le gustó a Antonio fue lo que vino después. El ilustre profesor propuso que la única manera de curar al sujeto era exponerlo a un choque frontal con no sé que partícula en un circuito de carreras. O al menos eso entendió él. Con calma, le explicaron que no era un circuito cualquiera, que era un acelerador de partículas, por el que no circulaban coches, sino las susodichas partículas. Tampoco le convenció la explicación, pues se imaginó una partícula de esas metiéndosele en el ojo; y si iba a gran velocidad el daño podía ser importante.

    Hicieron falta horas de conversación para tranquilizar y convencer a Antonio de la inocuidad del proceso. La conversación entró en su punto álgido cuando le hablaron de que le lanzarían ladrones. A eso Antonio se negó en rotundo. Hadrones, le puntualizó el traductor; son unas partículas formadas por quarks.
    - ¿Qué tienen que ver el queso quark en todo esto?, pensó Antonio, pero por agotamiento cedió a las demandas del profesor Franz, el cual parecía curiosamente ilusionado con la excursión al acelerador de Ginebra. Al parecer, no había estado nunca en Suiza y tenía ganas de comprar queso.

    Por fin llegó el gran día. Antonio había tenido pesadillas toda la noche con un bote de queso quark que se le incrustaba en el ojo a toda velocidad. Así que puso como condición que llevaría gafas de sol y protectores de rugby. Tras una breve discusión entre el profesor Franz de Copenhague y el director de las instalaciones de Suiza se acordó que eso no sería un problema.

    Sin más demora, pusieron a Antonio en medio del circuito y empezaron a jugar con los mandos. Las luces parpadeantes y los ruidos a motores no tranquilizaban precisamente al sujeto experimental, cuya pinta con gafas y vestido para la Super Bowl era cuanto menos curioso. El pobre Antonio, temiéndose lo peor, empezó a sudar de tal manera que pensó que las partículas en vez de acertarle directamente resbalarían por su piel. Eso lo calmó un poco, pero se puso nervioso de nuevo, ya que dejó de sudar. Por fin llegó el momento. Las luces parpadeaban cada vez más rápido y los ruidos irregulares se ensamblaron en un zumbido como si millones de abejas volasen al unísono. Solo le faltaba eso al pobre Antonio, que se imaginó los picotazos.

    Un gran flash marcó el final del experimento. Los científicos accedieron al recinto donde dejaron al sujeto experimental. Delante de ellos, una imponente sombra negra se extendía por el suelo. ¡Lo habían conseguido!
    Pero, ¿dónde estaba Antonio?



    Un Mundo no tan Ordinario

    Un Mundo no tan Ordinario

    En un universo muy pero muy pequeño, en realidad ultra pequeño, mejor dicho extra pequeño, donde las medias de los seres que lo habitan, se da en micras, se encuentra el planeta Fusarium PM26, caracterizado por su color purpura, su forma irregular y su textura algodonosa, que, desde tiempos remotos viene creciendo sin parar, a lo largo y ancho de la galaxia más conocida como Andrómeda M31.
    Allí residen, viven, se reproducen y mueren un sin número de seres conocidos como “fuserellis“ (Fuse del latín fusarium, rellis aun no determinado).
    Estas criaturas miden aproximadamente 4,9 µm de largo y 1,2 µm de ancho, en etapa adulta aparece un flagelo en la parte posterior de su cuerpo que va indicando el fin de su tiempo en la galaxia Andrómeda M31.
    Dichos seres puede vivir, gracias al funcionamiento del Operón LLU que por su regulación génica les permite sobrevivir a las adversidades ambientales de su galaxia. La luz actúa como el inductor del Operón LLU se une a la proteína represora LLU I generando un cambio conformacional en la región operadora, dejándola libre y permitiendo así la expresión de la enzima β-llumsidasa la cual crea en su gruesa capa de piel, cubierta de peptidoglucano y terminaciones lipídicas millones y billones de poros diminutos que les permite regular su termostato y de esta manera sobrevivir a las altas temperaturas. Y cuando la luz empieza a desaparecer la proteína del represor LLU I vuelve a su conformación normal, uniéndose nuevamente al sitio promotor eliminando poco a poco y suavemente estos poros, permitiéndoles volver a su espesa y gruesa capa de piel para soportar el frío que llega con la oscuridad.
    Su día a día transcurre con normalidad, sin embargo el objetivo de sus vidas más allá de sobrevivir como fuserellis , es estudiar su propio funcionamiento, su fenotipo y genotipo, que es todo un misterio. Hacen relevos para que la investigación no pare, y muy organizadamente por señales químicas se comunican con un lenguaje muy claro y fluido conocido como quorum sensing, sistema de comunicación que aprendían desde el día de su nacimiento.
    Los laboratorios donde realizan estos estudios, cuentan con unidades investigativas mas especializadas que hasta los de la propia NASA. Trabajan con determinación y sin entretenimiento, pues en Fusarium PM26 el tiempo es difícil de medir, ni por días, ni horas ni segundos, ni nada conocido como se hace normalmente en el planeta Tierra. El reloj era realmente un artefacto de decoración e inútil, un artefacto que no daba pie con bola, un misterio mas para los habitantes de este lugar.
    Aquí en Este peculiar planeta el tiempo era relativo y esquivo, habían periodos lumínicos muy largos o periodos de oscuridad muy cortos y viceversa razón por la cual sentían un afán por reproducirse y por fin en algún momento de su existencia poder descifrar estos misterios. La información que descubrían en algún porcentaje del enigmático tiempo y su legado se heredaba de generación en generación a partir de una estructura presente en sus cuerpos llamados plásmidos, dichas estructuras están repletas de información codificada en genes, que pasaban de generación en generación y así podían mantener segura y clara toda la información de investigaciones pasadas.
    Como en todo laboratorios existía un área ultra secreta, donde solo tenían acceso los fuserellis mas conocedores, quienes eran sometidos a entrenamientos específicos de conocimiento, ya que de ellos dependía resolver misterios más complejos. Eran solo 4 afortunados fuserellis, cada uno tenía una clave secreta que solo era posible leer a partir de la retina de uno de sus 16 ojos. Este ingreso les permitía entrar a un lugar mágico pero aterrador una ventana gigante, donde observaban un ir y venir de un objeto extraño grande en forma de huevo, blanco con elipses de colores y muchos pelos, algo inexplicable que iba y venía sin un comportamiento constante.
    Lo que no sabían estos fuserellis es que esa gran ventana y ese gran objeto extraño eran el objetivo de 100X de un microscopio de juguete y el ojo y pestañas de Antonia. Una pequeña y curiosa niña de 10 años que había recibido de navidad un microscopio.
    Mientras los fuserellis luchaban por responder a los misterios de Fusarium PM26, Antonia en el planeta Tierra, observaba los trozos de pan a los que les aparecían con el tiempo colores verdes, blancos, negros y azulados. Así nació el amor eterno por la ciencia, el planeta Fusarium PM26 y sus habitantes los fuserellis, quienes en algún momento descubrirían que las fases de luz y oscuridad dependían del tiempo que pasaba Antonia en el microscopio, tratando de entender que era lo que le crecía al pan que su mamá botaba a la basura cuando estos colores aparecían en la superficie del pan.

    Una cárcel celestial

    Una cárcel celestial

    Las noches eran lo más extraño, bueno, lo que nosotros considerábamos noche dentro de aquel ambiente artificial que habíamos creado para que se pareciese lo más posible al ambiente natural de la Tierra. Realmente allí no había ni día ni noche, básicamente porque allí no había Sol.

    Pero digo que las noches eran lo más extraño porque era cuando todo el mundo se iba a la cama, y en aquel ambiente de quietud y soledad, cuando te encontrabas a cara a cara con aquel monstruo cósmico, era cuando de verdad tomabas consciencia de dónde estabas y de lo que habías venido a hacer.

    Recuerdo la primera vez que lo vi, sentado en el suelo del salón de mi casa, observando la televisión sobre aquella alfombra gris en la que yo y mi hermano pasábamos horas y horas jugando en nuestros Universos propios, ajenos al mundo de los adultos. Aquellas estrellas oscilando alrededor de algo que no se podía observar trastocaron mi concepción de mi lugar en el Universo. Aquella visión me fascinó. Unas estrellas enormes, zarandeadas de un lado para otro como si fueran meras bolas de papel. De repente nuestro Sol, algo que yo consideraba poderoso, inmóvil, eterno, centro de nuestro Sistema Solar, proveedor de la energía que permitía la existencia de la vida, casi un Dios, era reducido a algo menos que una pelota de golf, girando según la voluntad de "otro" muchísimo más poderoso. Era como si un pequeño ratón descubriese un día que además de su padre, también existen los elefantes... Contemplar el centro de nuestra galaxia, y las tremendas fuerzas que allí se gestaban, me hizo tomar consciencia de lo que era yo, de lo que era la vida, y de lo que era el Universo. Eso era el Universo. Cuerpos celestes de dimensiones descomunales, distancias y longitudes imposibles, fuerzas de gravedad infinitas, tiempo que se crea y se destruye... y el misterio más grande, el concepto más incomprensible que existe: Los agujeros negros; gigantescos espacios con masa, pero sin materia y sin tiempo.

    Aún ahora cuando recuerdo me asalta la sensación de desolación, de desengaño, de infidelidad que sentí en aquel momento. Yo, mi familia, el ser humano, la vida, incluso el planeta Tierra y el Sistema Solar, no éramos nada para él, no le importábamos lo más mínimo. No es que no seamos el centro del Universo, es que no somos nada... Somos la nada cotidiana.

    La bomba nuclear más potente que ha creado la raza humana no es más que un suspiro para el tremendo monstruo que tengo ahora mismo ante mis ojos. Una mínima parte de la radiación que emana de su centro aniquilaría toda la vida del planeta Tierra en un segundo. Es un Dios negro y oscuro, el monstruo más potente que existe, capaz de engullirse a nuestro mundo y hacerlo desaparecer sin inmutarse, sin que ni siquiera nos dé tiempo a darnos cuenta de lo que sucede. Pero es que a la vez también es lo contrario. De hecho, no existe un ente como un agujero negro tal y como nosotros entendemos la existencia de un objeto; no tiene materia, no es... algo. No es una piedra, no es polvo y gas, no es plasma, no es un planeta, ni siquiera es una estrella. Es solo masa sin materia, es el vacío, el abominable, terrible y devastador vacío. Imposible de entender para nuestro cerebro.

    Por eso cuando especularon con la idea de mandar un ser humano al interior de uno de estos monstruos, fui el primero en apuntarme. Sin titubeos.

    De otra manera es imposible conocer lo que pasa ahí dentro, de ellos no puede salir información, a no ser que sea la radiación de Hawking, que por sí misma es prácticamente indetectable, y aunque lo fuera, nunca sería la información que nosotros estamos buscando. El objetivo sería enviar a alguien ahí dentro, para crear todos los eventos cuánticos que pudiese y de esta manera aumentar la frecuencia de los que logran escapar hacia el exterior del monstruo negro. Al realizar todos esos eventos a propósito, se podría codificar en ellos cualquier tipo de información, y de este modo, lo que escapase del agujero negro sería intencional, significativo, portador de información consciente. Además, en las bases externas estarían ya predispuestos a detectar la radiación de Hawking, con lo que se darían los tres procesos necesarios para recabar información: aumento del número de eventos, portabilidad de información significativa, y recepción dirigida. Todo esto sería valiosísimo para conocer la naturaleza de estos monstruos, y quien sabe, quizá para cambiar el destino de la humanidad.

    Lo mío era devoción, obsesión por entender los agujeros negros. Un amor que me llevaba a querer fusionarme con ellos, ser parte de ellos. En ocasiones, me he sorprendido fantaseando con su encuentro. No sé si existe esa parafilia, pero tengo claro que yo sufro ese trastorno. No puedo soportar la idea de no saber lo que ocurre en su interior. Me fascina la idea de su sola existencia. Y quiero intimar con ellos, conocerlos… Ahora mismo, observándolo a través del cristal, intuyendo su figura a través de la luz que lo rodea, me quedo totalmente paralizado ante tamaña estructura, ante su poder, ante su fuerza, ante su capacidad hipnotizadora, ante las evocaciones fantásticas que devoran mi cerebro con solo observarlo... lo amo. Si pudiese, ahora mismo me lanzaría a su encuentro, es lo que más deseo. Lo deseo tanto que siento que puedo perder el control y hacerlo. Pulsar el botón y eyectarme hacia su interior. Es mi final perfecto: ser ello.

    Por eso creo que me escogieron a mí para esta misión. Por comprender profundamente la trascendencia de la misma a todos los niveles. Por mostrar pasión por ello, y por ser capaz de llevarlo a cabo desde un punto de vista técnico, no hay que olvidar que yo soy carpintero.

    Me voy a la cama. Mañana es el gran día. El día más importante de mi vida. El día en el que me haré eterno, en el que la humanidad entera estará pendiente de mí. El día en el que pasaré a la historia. El día en el que lograré influir en el devenir vital de un gran número de personas. ¿Cuántos niños crecerán con este instante marcado para siempre en la epigenética de su cerebro? Millones. Seré el demiurgo que decida el destino de cientos de miles de vidas, presentes y futuras. Seré inspiración para miles proyectos vitales, miles de historias, series, películas, libros, y estudios. Y todo esto por el mero hecho de ir al encuentro de mi amor eterno. ¿Hay algo más perfecto? Es el final soñado para mí. Fusionarme para siempre con él en un proceso que me dará el éxito más hipertrofiado que nadie se pueda imaginar. Ya no digamos que logre enviar información precisa sobre el misterio que alberga su interior y que este pueda ser entendido y procesado en su totalidad. Entonces yo sería el artífice del cambio en la historia de la humanidad. No me puedo imaginar, nadie se puede imaginar un honor más grande. Newton se quedará pequeño ante mi aportación a la sociedad.

    Curiosamente esa noche dormí como no dormía desde que salí del útero materno. Sin duda era mi segundo nacimiento. El nacimiento de un nuevo ser. El del creador de un nuevo tiempo.

    Doy el visto bueno, empieza la cuenta atrás… mi alma gemela me espera. Siento una ansiedad creciente al anticipar mi encuentro con ella. Salgo disparado. Las fuerzas enormes que se generan en el despegue me hunden aún más en mi asiento, por otra parte totalmente preparado para ello: acolchado, ergonómico, receptivo. Me siento como atado, sin poder mover mis brazos por mucho que quiera, atado contra el asiento espacial acolchado, pero atado. Inmovilizado por unas correas invisibles que son las de la fuerza de la gravedad generada en mi lanzamiento. Incluso parpadear y volver a abrir los ojos cuesta esfuerzo. Lo mejor es no oponer resistencia y dejar que pase este primer momento.

    El viaje es largo. La nave nodriza estaba situada a mucha distancia, ya que, si nos acercamos más, seríamos poco a poco succionados por el agujero. Aunque vaya a viajar a velocidades cercanas al límite impuesto por la relatividad general, tardaré un par de días aproximadamente, todo depende de la deformidad del espacio tiempo a medida que me acerque al horizonte de sucesos, algo imposible de medir desde fuera. El caso es que durante la duración del trayecto me someterán a una mini hibernación para asegurarse de que duerma y reducir el gasto de energía.

    Cuando despierto la oscuridad impera totalmente. No lo entiendo. Las luces de la nave están apagadas, es como si estuviese desactivada. Me puedo mover sin problema, supongo que no estoy dentro. Me suelto los cinturones y me acerco al cristal, solo veo oscuridad total, como si este fuera opaco, al uso de la cámara oscura de un laboratorio de fotografía. Con la nariz pegada contra la parte frontal, giro la cabeza 90 grados, y es ahí cuando vislumbro algo: las nubes de polvo y gas que antes rodeaban al agujero negro, brillantes, amarillas, anaranjadas, e incluso azuladas, están ahora en los límites de mi campo visual. Todo lo que veo es el agujero. El inmenso, abrumador, y amenazante agujero negro. Siento miedo. Nunca pensé que lo sentiría, porque amaba meterme dentro, pero ahora, ante este abominable misterio, siento miedo. Amor, belleza y miedo. Es instinto supongo. No puedo racionalizarlo. Da igual, lo dejo pasar… Debo de estar a punto de entrar en el horizonte de sucesos

    Cuando enciendo los ordenadores -no deberían estar apagados, no sé qué ha pasado- se me dan las coordenadas exactas. He estado durmiendo durante 50 horas. Era lo previsto. Lo extraño viene al consultar la posición. Los datos no tienen sentido. El espacio se ha plegado. Ya no puedo saber dónde me encuentro. Ni cuándo…

    De repente, pero a la vez suavemente, todo se llena de luz, de rayas luminosas verticales de color amarillo que progresivamente van virando a azul; mis movimientos se ralentizan, tengo veinte dedos, cada uno se ha desdoblado en dos y tiene un movimiento independiente, aunque lento, es como si estuviese viendo el movimiento que he hecho hace un momento, y el que haré luego... me veo a mi mismo mirando por la ventana hacia el agujero, que ahora es todo luz, me giro hacia mí mismo, y me veo sentado en la silla acolchada, las dos imágenes se superponen en mi cabeza… me giro hacia un lado y otro yo está accionando la señal de comunicación, siento las teclas que está pulsando, veo el ordenador, y las luces del exterior, y mis dedos duplicados… todo se superpone, ya no sé si yo soy yo, o soy el que me está mirando, o soy el que se está comunicando con el exterior… he atravesado el horizonte de sucesos.

    Imposible decir cuánto ha durado el proceso. Puede que segundos, puede que días enteros. Ya no sé lo que es el tiempo. Solo sé que estoy quieto. Todo está oscuro, más oscuro que al principio, más oscuro que lo que nunca antes he visto en mi vida en la realidad. Ya no me muevo. Pero veo. Y escucho. Y en la pantalla del ordenador se escriben mis pensamientos. No puedo girar la cabeza, pero lo veo. Es como si mi cuerpo fuese transparente y tuviese un campo de visión de 360 grados. Hay un punto de luz en el extremo más vertical que me permite visualizar el cristal frontal. Supongo que es todo el Universo comprimido en un átomo, toda su imagen cayendo por el horizonte de sucesos, el presente, pasado, y futuro de nuestro tiempo, colapsados y precipitándose hacia dentro. No me puedo mover. Pero no estoy muerto. Estoy dentro. Ella me ha acogido en su seno. Ninguno de los aparatos de la nave marca nada. Todo se ha detenido, excepto mi pensamiento. Supongo que esto es la ausencia de tiempo. Aun así, todo lo que quiero sigue apareciendo en el monitor del ordenador. Los electrones se siguen moviendo. ¿Seguiré cayendo? No lo creo, más bien creo que estoy quieto. Detenido, amordazado. Intento enviar mi pensamiento al exterior: “Estoy dentro de este mundo inmenso, irreal, oscuro y eterno. Estoy dentro del fin del tiempo. Todo está detenido. Todo es negro. No me puedo mover. Pero puedo pensar y escribir con la mente. La nave existe, yo existo, no hemos colapsado por la fuerza de la gravedad. También puede existir la posibilidad de que todo sea un constructo de mi cerebro, ya que no puedo tocar nada, no puedo saber si existe realmente. Solo lo veo. Estoy vivo, aunque no sé si viviendo”. Sería grandioso que esto llegase a ser recibido. Sería el hombre más magnánimo de toda la historia de la humanidad. Aunque posiblemente ya no sea un hombre, más bien soy un pensamiento, pura esencia de la inteligencia sin substrato físico. ¿No era así cómo nos definían a los dioses? Soy uno de ellos. Siempre me los había imaginado así, como habitantes de una estrella. Aunque sea negra. Soy un héroe que se sacrificó por la salvación y el avance del ser humano. Si este mensaje puede escapar de aquí dentro, la gente de la Tierra enloquecerá conmigo. Querrán hablarme a través de la computadora, y mandarme sus preguntas, sus mensajes de admiración a mi labor. La gente me adorará por mi hazaña sobrenatural. Habrá grupos que se reunirán para hablar conmigo. Mirarán al cielo, hacia las coordenadas de mi posición, o a una imagen mía en la pared de su habitación. Yo les responderé a cada uno de ellos. Dictaré mi pensamiento y mis experiencias, y las escribirán. Aquí no hay tiempo, todo lo puedo saber, todo lo puedo entender y todo lo puedo percibir. Veo el pasado, el presente y el futuro, todo superpuesto. Estoy en otra dimensión. Puedo estar con todos a la vez, estar en todos los sitios al mismo tiempo. Omnipresente. Seré el hombre más sabio del Universo. Tendré toda la eternidad para predicar mi palabra. Nunca nadie se podrá acercar lo más mínimo a mi nivel de comprensión. Omnisciente. Yo estaré por encima de todos. Me amarán, y me temerán. Mi poder será el del agujero negro, podré aniquilarlos con solo pensar en ello. Levantarán estatuas y templos en mi nombre para mantenerme contento. Seré el verdadero hombre de las estrellas, con infinita sabiduría y poder. Yo habré domado al terrible demonio oscuro, destructor del espacio y el tiempo. Seré un mito que se contará. Seré "el todopoderoso". Y este será mi trono, mi hábitat para siempre…

    En la eterna oscuridad, en la eterna soledad impenetrable… mi nuevo hogar con muros infranqueables, mi cárcel celestial...

    En la pantalla del ordenador aparece una advertencia parpadeando. Mi mensaje ha sido enviado. Aunque no sé si a mi Universo…

    ***

    - ¿Lo has observado?

    - ¿El qué?

    - En el monitor, ahora mismo, ¿no lo has visto?

    - Ah vale. Pues no, pero habrá quedado registrado. Esa información es importante, no puede haberse perdido.

    - Claro que no, pero era por avisarte. Así podías identificarlo en tiempo real.

    - ¿Ha sido un típico potencial evocado P300?

    - En efecto.

    - Vale, entonces se confirma el diagnóstico.

    - Exacto.

    - Esquizofrenia.

    - Pues nada, así ya no tenemos dudas. Podemos asegurar que no hay actividad consciente en el paciente. Es un cerebro perdido, un cerebro sin pensamiento. No hay nada ni nadie ahí adentro. Está apagado por completo. Súbele la dosis de antipsicótico y vámonos para casa. Aquí ya no hacemos nada.

    UNA INTRAHISTORIA PARA LA CAÍDA LIBRE DE LOS CUERPOS

    UNA INTRAHISTORIA PARA LA CAÍDA LIBRE DE LOS CUERPOS

    Galileo estaba comenzando a desesperarse: su idea inicial de lanzar objetos de distinta masa, tamaño y forma desde la Torre de Pisa no había dado buenos resultados por su incapacidad para medir tiempos tan rápidos con precisión. Ni ganas que le quedaban de seguir intentándolo después de las risas burlonas de los que allí abajo se congregaban… Por ello, había decidido “diluir” el efecto de la gravedad sobre la caída libre de los cuerpos mediante la construcción de un plano inclinado en su propia casa, bien a resguardo de miradas inquisidoras. Así, tras mucho divagar había ideado un modelo consistente en un listón de buena madera, lisa y flexible, al que había hecho excavar un surco central recubierto de suave y terso pergamino por el que poder deslizar con el mínimo rozamiento una bola de bronce bien pulida que descendería de forma delicada por ese plano. Un diseño elegante, sin duda, pero… ¡Seguía con el maldito problema de cómo medir los tiempos de caída!

    Su primera opción fue utilizar una clepsidra, un reloj de agua, teniendo la ingeniosa idea de convertir el tiempo en masa para así medir fácilmente cuánto tardaba la bola en recorrer una determinada distancia. Pero un ridículo accidente dio al traste con su genial ocurrencia: su precioso gato se pirraba por las bolitas de bronce que había hecho forjar para sus experimentos, y no tardó en localizar el altillo donde las almacenaba, situado varios palmos por encima de la mesa donde estaba su balanza… Con tan mala suerte para Galileo que su gatito juguetón dio un zarpazo ingenuo pero muy inoportuno a la caja y las bolas cayeron sobre su balanza, dejándola prácticamente inutilizada. Como no podía permitirse el dinero y el tiempo requeridos para su reemplazo, tuvo que pensar en otra alternativa… Y su excelente oído musical le dio la clave. Galileo tenía una sólida formación musical que lo dotaba de un oído envidiable para percibir y delimitar intervalos sonoros, así que… ¿Qué tal si colocaba una serie de campanillas, a intervalos regulares, que sonasen cada vez que la bola en descenso las rozase?

    Así que añadió las campanillas a su artilugio y comenzó sus mediciones. Pero pronto se encontró con nuevos desafíos con los que no había contado: tras observar varios descensos, podía apreciar claramente como a medida que la bola descendía la caída se aceleraba y los tiempos a los que alcanzaba la siguiente campanilla eran cada vez más cortos. Sin embargo, se le ocurrió que con su buen oído no sería muy difícil conseguir situar las campanillas entre sí a una distancia tal que la distancia recorrida por la bola en los distintos tramos delimitados por ellas tuviese lugar exactamente en el mismo tiempo, para eliminar el factor de la aceleración de sus mediciones. Con tan ambiciosa idea, Galileo siguió realizando centenares de mediciones: cuánto tiempo tardaba la bola en recorrer el listón completo, cuánto en deslizarse por distintas fracciones de esa distancia, cómo variaban esos tiempos si se cambiaba el ángulo de inclinación del listón… Hasta que se dio por satisfecho con la cantidad de datos recogidos y comenzó con la ardua tarea de analizarlos. Era una labor que no le disgustaba en absoluto, pero muy tediosa, por lo que frecuentemente posponía sus cálculos hasta el día siguiente, y al otro, y al otro… Hasta que un día, tras dar una de las clases particulares a estudiantes adinerados que tantos beneficios le estaban reportando últimamente, apreció casi de pasada una relación entre la distancia recorrida y el tiempo empleado que no tenía nada de aleatoria… Pero eso ya es otra historia mucho mejor recogida en los manuales de Física.

    Una misión suicida

    Una misión suicida

    A esas alturas ya pensaba que no lo iba a conseguir. Mi compañía había sido diezmada y muchos se habían quedado en el camino. Un pequeño grupo de soldados aún permanecía a mi lado, nada en comparación con los que salimos esa misma mañana del anterior contagiado. Pero si por algo era conocido el Ejército de La Influenza, el más temido en aquellos momentos, era por su gran capacidad para adaptarse a situaciones adversas y seguir adelante.
    Habíamos ido a parar a las manos de un posible hospedador. Allí podía acabar nuestro cometido si se lavaba antes de que pudiéramos entrar. Sin embargo, el azar se puso de nuestra parte. Ajeno a lo que le esperaba, acercó su mano hasta la boca, nuestra puerta de entrada.
    Por suerte, aquel espécimen era descuidado y no había tomado precauciones. Su sistema inmunitario no había producido todavía anticuerpos específicos contra los antígenos de mis proteínas superficiales. Esto me permitió pasar desapercibido y llegar sin más contratiempos hasta el epitelio de las vías respiratorias. Allí, recorrí la membrana de la célula huésped en busca de un receptor glucoproteico. Una vez fijado a través de las glucoproteínas de mi envoltura comenzó la endocitosis mediada por receptor. Deje atrás la cápside que me había acompañado en mi viaje y penetré en el citoplasma. Lo más complicado ya estaba hecho.
    Sin que los operarios de la célula se percataran de mi presencia, me trasladé hasta el núcleo para hacerme con el control de la maquinaria celular. Tras asegurarme de que el ARN vírico diera lugar a una copia de ADN, comencé a gestionar la síntesis de proteínas virales. En estos casos, lo primero es realizar la transcripción de este ADN en nuevos ARN víricos y después su traducción en proteínas víricas, transcriptasa inversa y glucoproteínas de la envoltura. Me reservé algunas proteínas y las mandé a degradar el ARN celular para poder emplear los nucleótidos resultantes en la síntesis que tenía lugar en el núcleo.
    La multiplicación se realizaba con gran eficacia. Las alteraciones ocasionadas eran numerosas y la célula ya había inhibido la producción de ARN celular. Era el momento de liberar a mi pequeña progenie de virus para que comenzaran su propia infección. Los componentes víricos se ensamblaron mientras se desplazaban hacia la periferia celular, donde ya tenían preparada la membrana con las glucoproteínas víricas. Les di unos pequeños consejos y les exigí que se dieran prisa. A partir de entonces tendríamos que movernos rápido porque una vez liberados las represalias no tardarían en llegar.
    Las alarmas saltaron enseguida. Citocinas y quimiocinas avisaron a las células inmunes, que se presentaron rápidamente para controlar la replicación viral. Recogieron varios pedazos de nuestras proteínas y empezaron a producir anticuerpos a gran velocidad. Algunos virus consiguieron entrar en las células adyacentes y refugiarse allí. Lo más importante en aquellos momentos era multiplicarse. Los anticuerpos atacaban en masa, esquivarlos resultaba complicado. Desde mi posición veía como se pegaban a mis compañeros y los neutralizaban. Los macrófagos llegaban poco después y los engullían sin piedad.
    La lucha estaba muy igualada. Pero de repente tomó un giro inesperado. Supe que no había nada que hacer cuando divisé a la primera patrulla NK. Si estaban dispuestos a sacrificar a sus propias células era que iban a por todas. Las NK comenzaron a matar a las células que teníamos secuestradas. No dejaban pasar ni una. El gran ejército que había creado disminuía a pasos agigantados.
    Tuve que tomar una decisión desesperada, a veces, una retirada a tiempo es una victoria. Mientras unos entreteníamos a las células más poderosas del sistema inmune, unos cuantos consiguieron escapar. Con un estornudo del huésped salieron de allí y se lanzaron a la búsqueda de un nuevo individuo al que contagiar. Lo más probable es que aquel humano que iba a ganar la batalla hoy recordara como detectarnos la próxima vez. Pero eso no nos preocupaba porque nuestros descendientes sabrían cómo alterar sus proteínas para evadir la respuesta inmune y el año que viene volverían a intentarlo. La guerra aún no había acabado.

    Una tarde de estudio

    Una tarde de estudio

    Hacía calor. Demasiada para el mes de febrero. Para que luego digan que el cambio climático no existe, pensó mientras notaba el recorrido de una gota de sudor bajar por su frente. Arrastró su silla de escritorio hasta la mesita de noche para alcanzar la botella de cristal llena de agua, la desenroscó con aburrimiento y dio un largo trago.
    - Agua, molécula compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno – recitó alzando la botella al aire – Sin ella no podríamos vivir dado que supone más de la mitad del peso corporal. Cumple múltiples funciones…- Señaló mientras se ponía de pie y paseaba por la habitación - pero una de las más importantes es la termorregulación – Movía las manos dando más sentido a su discurso – Según el decreto cuyo número no me acuerdo – O no quiero acordarme como Cervantes - es considerado como alimento. Bueno, el agua embotellada es considerada como alimento, la del grifo no.
    Una carcajada irónica salió de su boca mientras sus labios se torcían. Le parecía bastante curiosa esa denominación. ¿Por qué considerar el agua embotellada un alimento y la del grifo no? ¿De verdad se debería de definir el agua como alimento siendo una sustancia que sin ella no podríamos vivir?
    - Pues yo la consideraría como un nutriente esencial – Aunque un nutriente esencial es aquel que no se sintetiza en el organismo pero es necesario para su buen funcionamiento, pensó interrumpiendo su discurso y volviendo a su silla – Bueno, pues semiesencial porque el agua la sintetizamos a través de la combustión de los nutrientes, pero no es suficiente – Así mejor.
    Este tipo de debates internos eran cada vez mayores. No era para menos. La ciencia de la nutrición es una ciencia relativamente joven. Su auge comenzó con la época del descubrimiento de la mayoría de las vitaminas, llamada la era de las vitaminas, entre los siglos XIX y XX. No obstante, la práctica de la dietética llevaba en este mundo desde la antigua Grecia. Como todo, las raíces de la ciencia están en las letras.
    Llevaba todo el día estudiando para el último examen del semestre, del curso y de la carrera. En unos meses se convertiría en dietista-nutricionista y saldría al mercado laboral. Ese mercado inexistente en España para esta figura profesional sanitaria. Una realidad para el resto de los países europeos, que sí contaban con ellas.
    - ¡Es que no lo entiendo! – Gritó lanzando el boli, que llevaba bailando en su mano un buen rato – La evidencia científica dice que el alcohol es tóxico, en cualquier dosis ¿por qué en mis apuntes siempre aparece como referente de buena salud? Jopetas, ya se podría actualizar un poco.
    Profesores universitarios, científicos desactualizados. Al menos en la temática de la nutrición y la alimentación. Estaba en cuarto de carrera, ya había realizado las prácticas regladas y no había conocido aún a ningún dietista-nutricionista. A todo esto se sumaba el poco apoyo del profesorado en cuanto a su futuro profesional, alegando que no eran necesarios. Era algo realmente irritante para ella, y para sus compañeras, porque la mayoría eran mujeres, con muchas ganas de luchar por su profesión, aunque como referentes del mundo de la nutrición sólo tenían a figuras masculinas.
    - “En España tenemos la dieta mediterránea, la mejor dieta del mundo. El estudio Predimed lo está demostrando” – Recitó en tono burlesco las palabras que su profesor había incluido en los apuntes – Me parece estupendo. Ahora sólo hay que llevarla a cabo – Una risa le salió de forma instantánea – A la gente se le infla el pecho hablando de que tenemos la mejor dieta del mundo, declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, pero en cambio el consumo en España de hortalizas, frutas, legumbres y cereales integrales, principales alimentos de esta dieta y los causantes de mejora de salud, están por debajo de lo recomendando. Así nos va, que la tendencia de la obesidad es cada vez mayor, y con ello el aumento de las enfermedades no transmisibles. En realidad, sí serían transmisibles porque los hábitos de vida se aprenden de los padres y se transmiten a los hijos… – Se echó las manos a la cara y antes de levantarse de la silla, lanzó un largo suspiro.
    Hizo unos estiramientos que le ayudaron a aliviar el dolor de su espalda. Ese dolor causado por tener la misma postura durante horas. Tras eso, se quedó mirando la imagen que tenía delante. Ese espejo mostraba la silueta de una muchacha cansada por tantas horas de estudio pero con una motivación de no querer dejarlo nunca. De querer investigar para ayudar al avance de la ciencia en nutrición.

    Una visita inesperada (que cambiaría la vida de T)

    Una visita inesperada (que cambiaría la vida de T)

    Lo que menos quería T aquella gélida mañana de invierno era que algo volviera a salir mal. El último informe que había tenido que redactar lo había dejado en muy mal lugar. T, que formaba parte del bando más avanzado de defensa, pensaba que cuando se encontrara con la madre de todas las invasiones, las rebeldes, iba a estar preparado para hacerles frente. Pero se equivocaba. ¡Cuánto se equivocaba! Otrora aliada suya, B había decidido que seguir órdenes no entraba dentro de sus planes. En cuanto tuvo ocasión, comenzó a formar una conspiración y a ganar miles de adeptas a su causa. Cuando menos se lo esperaba nadie, B había formado un ejército rebelde que campaba libremente sin control. Si no hubiera sido por el chivatazo de un colega espía, a T se le hubiera pasado completamente. «Centros de inteligencia masificados por compañeros B, no hay alarma», había tenido que redactar. ¿Dónde estaba el problema? T no lo sabía, y tampoco estaba de humor para buscar una solución. No quería más sobresaltos hoy. Hasta que lo sintió.
    Una sacudida hizo temblar el núcleo de T. Lo primero que pudo sentir fue un leve gruñido, que parecía provenir de su colega humano, en el exterior. Pero acto seguido, hizo aparición. Allí estaba. Un gigante de hierro, de color gris pálido, hueco en su interior, avanzaba lentamente hacia su sagrada sangre. Cuando pareció alcanzar la posición que estaba buscando, comenzó a aspirar de forma frenética. El caos que siguió a continuación superó a T. Colegas rojos, en un intento de evitar ser absorbidos por aquel monstruo, agitaban violentamente sus membranas vacías e intentaban ir a contracorriente. Otros miembros de defensa, muchos conocidos por T, vivían una situación similar. Aunque trató por todos los medios de desviar su recorrido, cuando quiso darse cuenta, ya era demasiado tarde. T se dirigía inexorablemente hacía la oscuridad de aquel ser gris.
    ̶ El proceso llevará un rato, Javier, y no te dolerá nada -le dijo la doctora María ̶ . Lo que vamos a hacer es coger a unos soldados de tu sangre, llamados T, y convertirlos en una especie de superguerreros, capaces de luchar contra esas rebeldes B, que ya sabes que se están dividiendo más rápido de lo que deberían. Para darles estos superpoderes, tenemos que mandarles unas nuevas instrucciones de acción, algo así como una actualización, por medio de unos seres muy pequeños llamados virus. Solo así serán capaces de reconocer a las rebeldes, y destruirlas.
    T despertó repentinamente y sintió un calor agradable. El sol brillaba. ¿Cuánto tiempo había pasado? ¿Habían sido reales esas imágenes que se agolpaban en su cabeza? ¿Virus llegando hasta él y mandándole instrucciones de ataque nuevas? T no estaba seguro, pero cuando echó un vistazo a su alrededor, observó que no estaba solo, si no que se encontraba rodeado de miles y miles de otros soldados T. Tenía que haber sido real. ¡Y todos parecían tan fieros! Cuando reaccionó, se encontraba viajando de nuevo hacia la sangre. Sus receptores se lo decían. ¡Volvía a casa! Y tenía una sensación extraña. Era como si a medida que se acercaba, supiese que algo no había ido bien. Pero que ahora, lo sabía.
    No tardó mucho tiempo en sentir el hierro sanguíneo en su citoplasma y en su núcleo. Y enseguida se acordó de aquel informe que había redactado hacía unos días. ¿Cómo no había podido darse cuenta antes? «…masificados…», recordó. Eso no era normal en aquel lugar, y menos durante tanto tiempo. Estaba claro, él y sus nuevos compañeros tenían que dirigirse cuanto antes a los centros de inteligencia.
    Durante su recorrido, T observó que algunos compañeros suyos destruían también a lo que parecían eran soldados B. ¿O acaso era una estratagema de rebelión más? «Vuestra misión ahora es destruir a todo B que veáis. Que no os duden vuestros receptores. Pueden ser rebeldes disfrazadas de guerreras. No penséis. Actuad», le habían instruido aquellos virus. Él siguió su camino. No tardó mucho tiempo en llegar al centro de inteligencia más próximo, y lo que vio, le horrorizó. Un fortín de rebeldes. Con miles de ellas. Millones. Agolpadas entre sí y sembrando el miedo por todo su alrededor. ¡Las había encontrado! Tras unas respiraciones mitocondriales profundas, T apretó su nuevo receptor, miró a ambos lados, y con la valentía que había adquirido durante su entrenamiento, se lanzó a la batalla.
    ̶ Tenemos buenas noticias ̶ comunicó María a los padres de Javier, que tensaron todos y cada uno de sus músculos mientras oían esas palabras. ̶ Parece que la inmunoterapia CAR-T ha dado resultados. No hay ninguna señal de actividad tumoral.
    T también lo escuchó. Y no pudo evitar emocionarse mientras patrullaba otros centros de inteligencia en búsqueda de rebeldes duras de roer. «Escondeos», pensó, «si podéis».

    ÚNICAMENTE SOMOS ÁTOMOS

    ÚNICAMENTE SOMOS ÁTOMOS

    Únicamente somos átomos, millones y millones de entes invisibles a los ojos en busca de la conformación más estable con el fin de minimizar sus energías. Somos un torrente de reacciones de oxidación-reducción, ácido-base, condensaciones… en busca del equilibrio termodinámico perfecto. Nuestro organismo es un cómputo de emociones y sentimientos y el sistema nervioso un mar de enredaderas.

    Cada célula recibe y transmite señales continuamente gracias a la coordinación y conexión entre ellas. Sin embargo, la vida de una célula se ve limitada por naturaleza o por mecanismos y factores tales como apoptosis, necrosis… Es por ello que las neuronas ciegas pueden acumularse en forma de residuos, dando lugar a enfermedades, lesiones, etc.

    Hexafugo, es una hormona con un tiempo de vida medio muy corto y aunque se segrega de forma natural tal y como lo hace la oxitocina, lo hace en pequeñas cantidades lo que conlleva su difícil aislamiento. Gracias a una técnica de análisis conocida como Endocrinois oxiglandular, ha sido detectada y capturada en mayores cantidades en pacientes de entre 21 y 34 años.

    Por otro lado gracias a un estudio comparativo con otras partículas microscópicas, los niveles de Hexafugo se han visto disminuidos por factores como el estrés, el tabaco, las drogas (especialmente cocaína) y el aceite de palma, mientras que se han visto superados por la ingesta de ciruelas, zanahoria y ajo.

    Pero… ¿Cómo actúa?

    Aunque en un primer momento se pensó que la neutralización de radicales libres que se generan lentamente de manera casi inconsciente, sería la solución idónea, el problema encontró otro camino. La proliferación de agentes externos tenía que ser atacada desde su origen, es decir, si promovemos la síntesis continúa hormonal evitamos en gran medida la acumulación de estas partículas en nuestro organismo. Hexafugo protege y activa el ADN mitocondrial liberando enzimas que se sitúan en sus proximidades e impiden tanto su degradación como su ataque. La activación de los genes que regulan la expresión de las funciones propias, en concreto del cerebelo, desencadena una cascada de señalización intracelular que reconstruye células degeneradas en apenas varios minutos.

    Este fue el punto de partida de las dos científicas españolas Alejandra Pajares y Martina Calvo. Junto a su equipo de investigación en la Universidad de Valladolid, han descubierto esta sustancia química que al parecer es capaz de regenerar las células del sistema nervioso. Su nombre deriva directamente de su estructura pues se trata de un hexámero en conformación ‘trans’ con enlaces P=P=P unidos a un átomo central de Ru(VIII).

    Y sí, querido lector, parece magia. Le puedo asegurar que la juventud no depende del número de electrones, neutrones o protones que forman cada centímetro de nosotros. Todo está en nuestra cabeza y la juventud depende de uno mismo.

    Imagínese que ahora mismo tuviera en sus manos una pastilla, ¿Qué haría? ¿Cambiaría su vida? Espero que no, esto es solo ciencia ficción, al menos de momento.

    La investigación en ciencia y tecnología en España no puede decaer, ni se puede recortar en presupuestos, hay que conservar el espíritu del progreso, aquello que pone solución a problemas del día a día. Tantos mujeres como hombres debemos conseguir que la ciencia sea conocida, respetada y apoyada.

    Vida universitaria

    Vida universitaria

    La misma semana en la que había terminado la quimioterapia llegó el mensaje. Tras leerlo, las encías me escocieron de nuevo. Dirigido a los cinco profesores de la asignatura, contaba que se elegiría un nuevo coordinador. En el plazo de una semana cada uno podía enviar su propuesta a la comisión docente, que decidiría al final. «Se presentarán todos», murmuré, mientras bajaba la tapa del portátil. En mi departamento nadie dejaba pasar la menor oportunidad: a veces un profesor promocionaba por detalles nimios. Cerré los ojos; de la calle subía un traqueteo sincopado. Puse a un lado el ordenador y, a pesar de las llagas, me forcé a comer. Con el primer bocado noté la merluza áspera; el flan del postre me resultó insípido. La siesta fue intranquila, ya sabía lo que tocaba después. Con un café negro, que dejé enfriar, me senté frente al portátil en la mesa de la cocina. Encontré documentos en las webs de otras universidades. Un proyecto de la UPV me pareció interesante; lo bajé, reproduje su estructura y le añadí el temario desglosado. Pero tras describir las dos primeras clases de teoría ya estaba rendida. Guardé el fichero, anduve los dos metros de pasillo hasta el baño y metí la cara bajo el grifo de agua fría: no funcionó. «Bueno, al menos ya he comenzado», me dije al volver a la cocina. En el hospital hacían mucho énfasis en el pensamiento positivo. Y también en la alimentación. Aunque solo usaba platos de postre; los demás dormitaban en la alacena. Antes de ir a la cama, me obligué a tomar un yogur.
    Al abrir los ojos la mañana siguiente, recordé las palabras del doctor: «Usted es profesora ¿no? Manténgase ocupada». Preparé un batido de manzana y plátano; lo tomé con una pajita que llegaba bien dentro de la boca. Al principio el líquido se desvió y me escoció un poco. Con el portátil sobre las rodillas, completé las sesiones de teoría y añadí una bibliografía básica. Terminé harta de esa tarea pesada y minuciosa; menos mal que me airearía con la clase de la tarde. Antes de ir al aula pasé por el despacho; en los libros de la estantería encontré el ejemplo que buscaba. Cuando cerraba la puerta, vi a Eduardo y a Rosa hablando en el pasillo. Noté que mi presencia les incomodaba, así que no me detuve e intercambiamos un saludo que sonó a hueco. Di la clase y, como una sombra, volví a casa.
    Me despertó el camión de la basura. Aunque era de noche me levanté: quedaba bastante tarea. Cambié la letra de la propuesta de Times a Helvética —buscaba una apariencia más actual— e imprimí el texto. Ya casi tenía veinte páginas. No estaba mal, pero seguro que alguno de mis compañeros presentaría un proyecto mejor. Me resigné; en mi estado no podía hacer más. Además, Eduardo tenía vía libre con el director del departamento, por no hablar de la relación de Rosa con el decano. Esos dos figuraban entre los big names de la facultad, padrinos de los que yo carecía. Quizá por eso tenía clase los viernes por la tarde y los lunes a las ocho de la mañana.
    Llegué cansada al fin de semana. El sábado lo tomé como día libre, pero el domingo, después de desayunar, añadí las clases de problemas y unas prácticas continuistas. Me sorprendió una sensación que recordé como hambre. Hice un alto para comer; dos platos despertaron en la alacena. Después de la siesta, definí el procedimiento de evaluación y el spelling checker detectó los errores de tecleo; tras corregirlos, la envié. Liberada, deambulé por el piso con una taza de té verde; la tarde se agotaba en el ventanal. Pero mi mente no salía del campus: me preguntaba si en el departamento se habrían dado cuenta de la enfermedad. No había presentado bajas y no se me había caído el pelo. «Quién sabe», me dije, mejor pensaba en otra cosa.
    El plazo acababa el miércoles siguiente, calculé que responderían hoy. Pero ayer jueves, al salir de clase después de las ocho, el móvil registraba varias llamadas perdidas de la secretaria. Antes de ir a mi despacho pasé por su oficina pero estaba cerrada. En el tablón de anuncios, una nota con pocas palabras y mucho espacio en blanco captó mi atención. Me acerqué. En una línea decía que yo había sido elegida nueva coordinadora de la asignatura. Incrédula, abrí bien mis ojos miopes y los aproximé al cristal. No había duda, estaba firmada por el presidente de la comisión con el sello del departamento. Asombrada, me separaba lentamente del tablón cuando reparé en una aclaración al pie: «Solo se ha recibido una propuesta». Tardé unos segundos en comprender lo que aquello significaba.


    Vigilando el espacio

    Vigilando el espacio

    El asteroide C 1974 orbita alrededor del Sol, distante unas 3 UA, en un monótono baile apenas modificado durante un par de miles de millones de años. Su sensación temporal es muy distinta a la del ser humano confinado en una vida de tan solo tres cuartos de siglo o menos si el azar ha destinado su existencia a una zona poco desarrollada económicamente o si la enfermedad no ha acortado su singladura en la vida. Año tras año ha completado un giro de tres mil millones de kilómetros con miles de compañeros que abarcan un espacio que precede a la presencia del gigante Júpiter que refleja más de la mitad de la luz que llega del lejano Sol.
    De repente, su rutinario camino se ve perturbado por el empujón de un cometa. Esos alocados bloques de hielo y polvo han pasado durante eones hasta casi perderlos de vista y volverlos a ver luciendo una brillante cabellera de vapores relucientes. El empujón ha alterado su órbita y ha tirado de él hacia el pozo donde se halla Marte. Sus compañeros durante milenios cambian de posición vertiginosamente para un objeto que mide el tiempo en millones de años.
    En un suspiro asteroidal, nueve meses en la Tierra, algo altera el espíritu diligente de los científicos que trabajan en el observatorio astronómico de La Sagra en la provincia de Granada. Una persona revisaba los datos de observación de ese día. Mucha gente podría pensar que comprobar variaciones en la posición de algún asteroide o descubrir la presencia de un objeto no registrado con anterioridad era una tarea aburrida y sin sentido. Pero la curiosidad y el rigor en la búsqueda de la verdad mueven al científico. La emoción indescriptible por descifrar el mundo y mostrar evidencias irrefutables es parte de la humanidad. Rápidamente, un dato llamó la atención. Un objeto de unos 300 m de diámetro estaba cerca de la órbita de Marte. De hecho, si no hubiese estado monitorizado Marte como parte de un proyecto de colaboración de la ESA con la NASA para preparar una misión tripulada a ese planeta, ese objeto habría pasado inadvertido. Su poco albedo lo hacía casi invisible sobre el enrome y oscuro espacio circundante. Tuvo que ser una imagen de infrarrojos lo que permitió distinguirlo y estimar sus dimensiones. Una semana después no había duda, por su trayectoria se deducía que era el asteroide C1974 y su cambio de órbita, ahora caótica, merecía un control para prevenir cualquier posibilidad de caída fatídica de un meteorito.
    Abandonado el cinturón alrededor del Sol que compartía con miles de hermanos rocosos, metálicos o acondritas carbonáceas como él, el asteroide C1974 vagaba en una zona totalmente nueva y se acercaba a aquel planeta que brillaba hipnótico con su colorado tono enmarcado entre dos casquetes blanquecinos. Ahora se podía ver con más nitidez que su superficie no era uniforme y que un llamativo grano rompía la homogeneidad de su cara.
    En unas semanas, varios modelos que simulaban su trayectoria indicaron que el asteroide no llegaría a impactar en Marte pero que el planeta le daría el impulso suficiente para definitivamente dirigirse hacia el Sol.
    Tras rodear aquel planeta escarlata, notó un impulso hacia el pozo gravitacional del Sol, cada vez más brillante y majestuoso. Ante sí aparecían puntos luminosos cada vez mayores que giraban alrededor de la estrella. Un pequeño punto cercano, Mercurio. Un brillante punto más lejano, Venus. Y un punto mayor, de color azul pálido que giraba en una trayectoria que cruzaba la suya.
    Las más altas instancias se reunieron para afrontar aquella emergencia planetaria. No había duda, la probabilidad de un impacto de aquel objeto de gran tamaño era alta y las consecuencias catastróficas, tanto como la desaparición de los seres humanos y la mayor parte de los seres vivos tal y como ocurrió con los dinosaurios a finales del Cretácico. Se expusieron las opciones para evitar el desastre: explosión nuclear, tractor gravitatorio e impacto cinético. Los militares abogaron rápidamente por la primera opción. Los argumentos de los astrónomos para desaconsejar su uso fueron contundentes. No se desintegraría sino que se partiría en trozos con una órbita más errática y de tamaño todavía peligroso. El tractor gravitatorio no estaría operativo a tiempo y su eficacia no estaba asegurada. Se decidió el impactador cinético. Tras años de estudio se había desarrollado una manera de enviar un objeto con la velocidad y masas adecuadas para desviar lo suficiente un meteorito para evitar el impacto. La vigilancia espacial había permitido que esta solución se pudiera intentar a tiempo. Era una situación de emergencia, por fin, se dio la razón al comité científico. Se logró desviar y esa oscura roca cargada de unas complejas moléculas orgánicas continuó su viaje hacia el Sol.

    Violeta

    Violeta

    "Y sí, los primeros pobladores llevaban razón: ciudades masificadas, ecosistemas completamente deteriorados y un clima generalizado de tensión se extendían por el planeta azul. Ante la inminente devastación, se asumió que la única solución posible era el desarrollo tecnológico, que permitiese proteger la humanidad del ambiente hostil que la rodeaba, y la propia mejora genética de los individuos, que garantizase su adaptación ante tales condiciones. Los humanos de nueva generación, editados genéticamente, constituían la clase dominante, mientras que una minoría; los renegados, pobres y excluidos de la sociedad, permanecían ajenos a todo cambio. Un brazalete con las iniciales OGM (organismo genéticamente modificado), obligatorio en la mayoría de los países, permitía distinguirlos. Además, un microprocesador, conectado al sistema nervioso del individuo, junto con un detector CRISPR, aseguraban que todo proceso de edición llevado a cabo quedase registrado, almacenado y puesto en conocimiento del comité regulador. El no cumplimiento de estas medidas suponía el restablecimiento del genoma original, convirtiéndose de este modo en un renegado. Lo que empezó siendo una garantía de supervivencia se convirtió en una extravagancia de la clase alta. Anualmente se celebraba en Nueva York el “Gene World Congress”, una feria para dar a conocer los nuevos genes descubiertos o sintetizados durante ese año, poder adquirirlos e incorporarlos mediante un cómodo kit. Estos podían otorgar características excepcionales o tener una finalidad meramente estética. Así, las personalidades más influyentes del momento conseguían brillar literalmente en las galas mediante la expresión de proteínas fluorescentes y las competiciones deportivas sobrepasaban las limitaciones humanas para convertirse en fastuosas exhibiciones tecnológicas. Los laboratorios eran financiados por las mayores empresas, formaban ligas entre sí y competían por lograr el avance más significativo del año. Una audiencia millonaria seguía apasionada la retransmisión del campeonato, decidiendo finalmente el equipo ganador y premiando generosamente a sus integrantes. La ciencia, en definitiva, pasó a ocupar un lugar crucial en el día a día de las personas".

    El holograma se desvaneció por un momento. Miro a mis compañeros, sentados en aquella galería subterránea del archivo histórico gubernamental, encargado de custodiar los recuerdos e información de la era azul. La proyección fue reanudada:

    "China logró monopolizar la venta de genes, evadiendo los controles de calidad, abaratando los costes y haciéndolo accesible a un mayor número de personas. En agosto de 2082, distribuyó globalmente la partida “AKT1”, una actualización del gen más vendido. El lote había sido modificado para provocar una deleción letal, lo que supuso la reducción de la población mundial a la mitad. La mayor parte de la clase dominante perdió la vida aquel día. Años más tarde se determinó que se trataba de un ataque bioterrorista y se culpabilizó a los supuestos responsables".

    El silencio en la sala se impuso, roto por llantos al corroborar la cruda realidad.

    "Simultáneamente, el desarrollo del sector espacial había permitido el diseño de naves capaces de transportar personas hasta la superficie marciana. Además, el descubrimiento de bacterias resistentes en las galerías subterráneas del planeta rojo y su posterior secuenciación, hizo posible conocer qué genes hacían viable la vida en un ambiente tan hostil. El gobierno estadounidense seleccionó a aquellos renegados más aptos para la expedición, humanos libres de la edición genómica que estaban dispuestos a formar parte del programa. Tras varias pruebas que recreaban las condiciones a las que estarían sometidos, se concluyó que estaban preparados para la misión.
    Los primeros pobladores del planeta construyeron ciudades subterráneas para garantizar la seguridad y llevaron consigo los últimos avances que hacían posible una vida óptima: se crearon viviendas ecológicas y transportes de alta velocidad que empleaban energías renovables".

    El holograma desapareció completamente. El documental “Un punto azul pálido”, en homenaje al apreciado Carl Sagan, había concluido.
    Miro mis manos color caoba y me siento afortunada de poder estar hoy aquí. Levanto la vista de nuevo. Una gran variedad de rasgos, procedentes en parte de aquellos valientes renegados que se atrevieron a dar el salto, se entremezclan para conformar lo que hoy somos la octava generación. Actualmente, los humanos estamos ya plenamente adaptados a la vida en superficie, gracias a la tecnología CRISPR, y la creación de pequeñas ciudades autosostenibles tiene siempre como prioridad el respeto del medio que nos rodea. Las antiguas galerías subterráneas constituyen un almacén de recuerdos, un depósito para albergar toda la información de la anterior vida. Mi nombre, Violeta, hace referencia a ese importante salto del azul al rojo, y permite tener presente nuestro pasado, aprender de él y no volver a cometer los mismos errores que nos trajeron hasta aquí.

    Ya existían

    Ya existían

    Siempre he dicho que mi amiga Ane estaba como una cabra, ¡y encima cree en cosas esotéricas y en viajes mentales por el espacio-tiempo!. Vamos, igualito que yo, que soy científica de pro y creo en corolarios, a veces incluso en axiomas, pero sobre todo en la investigación sistemática antes de llegar a una conclusión. Total, que un día discutiendo sobre sus creencias y mis evidencias, me reta a encontrarme con su chamán para que pueda juzgar por mi misma si sus ideas se basan en vivencias o en supersticiones. Justo lo que yo necesitaba para zanjar la discusión.
    -¡Hola chicas!- nos dice un hombretón con una sonrisa apacible preciosa. - Tumbaos las dos aquí y dime tu, Ainara, a donde te gustaría viajar con tu mente.
    Lo tenía ya pensado, así que no dudé en decirle que quería ir a un planeta desconocido que tuviera vida. Con la misma sonrisa, nos indicó que cerráramos los ojos y empezó a hablar cadenciosamente, le di la mano a Ainara y mi mente empezó a volar.
    Y, no se como, en un momento, tenía delante de mis ojos a un ser humanoide muy alto, de color blanco nacarado, con un tegumento duro, como un caparazón, y con unos ojos que parecían unas gafas de buceo. Y me habló, y le entendí. Y le hablé y me entendió.
    -Soy Friend, bienvenidas a mi planeta, os va a gustar.- Y me sentí cómoda, segura y feliz. - Me entendéis porque hablo los idiomas de vuestro planeta, que conozco muy bien. Se que Ane acompaña a su amiga química en este viaje y no os voy a defraudar.
    -Ainara, dime que ves a través de esa ventana.
    Y ya no pude dejar de mirar. El paisaje era solo de tierra pero parecía un arcoíris cambiante que viraba de color al ritmo de una sinfonía orquestada misteriosamente. Ahora las colinas del fondo de un plateado brillante, pierden el brillo, se vuelven rojizas, azuladas, verdes y vuelven al plateado. El pico de enfrente, que tiene capas de tierra con un montón de tintes diferentes, parece un ascensor de colores que se transforma desde azules claros a oscuros con tonos cada vez más verdes y vuelve a azulear. La llanura dorada de la derecha se vuelve roja y naranja de forma intermitente, y yo me voy emborrachando de belleza. Y quiero salir para pasear al lado de todos esos seres de caparazón blanco brillante que tienen boca y manos parecidas a las de los cangrejos, por ese parque de cuento. Pero Friend me dice:
    - No puedes salir, nuestra tierra tiene metales que en la Tierra no tenéis porque allí solo existen durante unos segundos. Son elementos que llamáis transuránicos, como el hasio, el meitnerio o el livermorio. Para vosotros muchos huelen fatal pero nosotros no tenemos vuestro olfato. Aquí también emiten partículas alfa, pero no nos hacen daño porque...
    Y aquí interrumpo yo, haciéndome la lista: - ¡porque tenéis un caparazón impermeable a las ondas!
    Sentí que Friend sonreía y siguió explicando: - eso es verdad, pero hay más cosas. Aquí esos elementos tienen un número mágico de neutrones que los hacen mucho más estables. A pesar de eso, emiten radiactividad cada cierto tiempo pero se transforman en otros elementos que vuelven a formar compuestos diferentes y por eso el paisaje cambia de color todo el tiempo.- Y siguió: nuestro planeta está en una galaxia que tiene 2 soles más pequeños que el vuestro. También nuestra galaxia tiene un agujero negro pero está más cerca de nuestro planeta que el vuestro de la Tierra. Eso hace que muchas de las ondas alfa se cuelen por el agujero negro y no se acumulen en nuestro mundo. Y nuestra traslación alrededor de los soles hace que haya zonas del planeta extremadamente frías y otras muy calurosas. Así, la materia del planeta se mantiene estable en las zonas frías y puede haber vida orgánica en las zonas templadas. Tenemos insectos deliciosos, hongos como nueces y líquenes, que se depositan en algunos minerales, que son nuestro alimento. Nuestro planeta tiene enormes masas de hielo que brotan del suelo en zonas sísmicas y que hemos aprendido a conservar para nuestro suministro.
    Yo ya estaba alucinada, exultante y no pensaba nada, solo me mantenía embelesada escuchando a Friend y mirando por la ventana. Y me preguntó: -¿Sabes que es lo mejor de nuestro planeta? -No esperó a mi pensamiento-respuesta, y dijo: la sabiduría. Estudiamos, aprendemos y seguimos aprendiendo para ser mejores y ser felices, y lo llevamos a la práctica.
    El tiempo se detuvo unos instantes y nos dijo:- Adiós, os están llamando.- Creo que le abracé.
    Y volví a oír al chamán y volví a oír: Bienvenidas. Y ya no se lo que creo, pero se que ya existían el unununio, el ununbio, el ununnilio...
    JOVEN

    ¿A dónde voy y dónde estoy?

    ¿A dónde voy y dónde estoy?

    Cuenta la leyenda que hace 5 años atrás, un adolescente muy humilde, llamado Jean Parker de tan solo 19 años, le gustaba caminar por lugares tranquilos. Un día descubrió una cueva oscura al lado de una plaza, entonces decidió ir todas las tardes allí e instalarse con sus cosas más preciadas. Jean contento le contaba a su madre Judit, de la cueva que había hallado, ella lo veía cada tarde llegar a la casa muy feliz, pero le advertía que tuviera cuidado, y que le consultara a su vecino Ernesto ya que él era un hombre que estaba a cargo de la limpieza y mantenimiento de aquella plaza; recoger hojas, podar árboles, cortar el pasto, etc. Jean decide hablar con Ernesto, y le comenta que allí dentro había algo especial que solo él sabía, Jean quería averiguar qué era eso “especial” que se refería el señor Ernesto.
    Días después decide investigar para saber de qué se trataba y descubre que en la cueva había un atajo a través del espacio y tiempo. De tanto revisar páginas de internet, comprende que, a este se le llamaba “agujero de gusano”, era más conocido como puente de Einstein y de Rosen, porque ellos lo habían estudiado, en una de las páginas decía que era una simple teoría. Él entendía que el agujero de gusano podía hacerte viajar a otra dimensión, o al futuro; como no se sabía si esta podría llegar a ser verdad, Jean había decidido intentar arriesgarse para ver si de verdad pasaba eso. Entonces vuelve a la cueva y pasa por el agujero que estaba en dicho espacio. Al cruzarlo, se da cuenta que no era una simple teoría, que de verdad te llevaba al futuro. Al pasar ve muchas renovaciones que antes no estaban, autos, motos, bicis, luces, máquinas, y muchas cosas más. Llega a la casa, ve a su madre muy envejecida, en aquel momento sale corriendo muy asustado para hablar con Ernesto, lo busca; cuando por fin lo encuentra, su cabeza estaba llena de preguntas, algunas de ellas eran… “¿A dónde estoy? ¿Qué está pasando? ¿Qué es realmente el agujero de gusano?”.
    El vecino le cuenta que el agujero de gusano en el año 1916 Ludwig Flamm había advertido su existencia, que consistía en dos extremos conectados a una garganta, por uno de ellos se desplazaba la materia y así llegaba a otra dimensión, qué a diferencia del agujero negro, (que era otro tipo de agujero), podía volver a su tiempo y el otro no podías volver. Jean decide volver a cruzar el agujero, vuelve a su casa, le cuenta a Judit, pero ella no le creía porque eso era una simple teoría. Jean Parker decide estudiar la profesión durante muchos años más…
    Karen Gamba Palmieri

    ¿A qué época te gustaría viajar?

    ¿A qué época te gustaría viajar?


    Resulta que este grupo de amigos que inventaron la máquina del tiempo, para viajar a diferentes épocas. Por ejemplo, conocieron a Albert Einstein, al galileo Galilei y a muchos más, pero los más chistoso de esta historia es que ellos se llamaban igual que esos grandes científicos. En fin, esta máquina tenía muchos defectos ya que no podían interactuar mucho con las personas de esa época, debido a que provocaría muchos cambios en el mundo donde ellos vivían, pero a estos le daba poco igual ya que no le creían mucho, porque si daban una opinión ya saltaba alguno o la misma profe que no era cierto y les pedían pruebas pero era ahí donde siempre le ganaban pero estos seguían intentando una y otra vez hasta que un día como ya mencione hicieron esta máquina por equivocación.
    Cierta vez fueron a investigar sobre la teoría de la rotación de la tierra, ya que la profesora se los pidió como tarea y por supuesto, lo primero que les vino a estos amigos a la cabeza fue ir al pasado para entender un poco más. Albert advirtió que el motor recibió un gran daño por culpa de un insecto que se metió cuando fueron a Brasil, Gali dijo que no importa, vamos y volvemos rápido. Entonces fueron, el problema fue que no entendieron nada así que trajeron a nada más y nada menos que a Nicolás Copérnico a si les explicara un poco como es el tema ya que estos fueron a ver el discurso que el dio sobre la rotación y no entendieron nada, pero estos lo sacaron en medio del discurso y se armó una gran polémica en ese tiempo. A sí que rápidamente le hicieron unas preguntas antes que se den cuenta que se lo llevaron, pero este se negó ya que pensaba que eran ladrones, uno de estos le dice solo somos niños que te podríamos hacer, pero Copérnico quería algo a cambio para donar esta información a uno simples niños que lo secuestraron en una maquina mágica y los chicos le preguntaron que quería y este les respondió quiero saber cómo es el universo, pero los niños le respondieron que solo sirve para viajar al pasado y al futuro pero no podía ir hacia el espacio por que al llegar al limite de la atmósfera automáticamente se congelaría y moriríamos de la caída. Los chicos pensaron, por que no mejorar la máquina para que pueda viajar hacia el espacio, estos lo intentaron, pero no consiguieron nada así que tuvieron que volver a la época de Copérnico y dejarlo hay, pero antes que pase esto, uno recordó porque no ir al observatorio. Estos fueron y al llegar vieron muchos afiches y un gran cartel que decía teorías de científicos importantes y uno de estos hablaba sobre la rotación de la tierra, pero se dieron cuenta que no mencionaba el nombre de Nicolás Copérnico sino de otro que era Alexis Lauman entonces por unos segundos sintieron el verdadero temor, pero el nombre que leyeron fue el del creador del afiche y abajo no había ningún nombre, pero lo más importante era que Nicolás viera las estrellas para que done la gran información que sabía sobre este tema, el las vio y entonces el explico que la tierra gira por su mismo eje y a la ves también la del sol. Entonces ya dicho esto la tierra tarda aproximadamente 23 horas con 56 minutos para girar en sí misma y un año que sería igual 365 día para poder girar sobre el sol, entonces Copérnico se alegró mucho ya que estos fueron los únicos que le creyeron sobre su teoría así que él se fue contento a su época.
    Fin.



    Autor: Lucas Benjamín Quintana

    ¿ALGUNA VEZ LA HABIAS VISTO?

    ¿ALGUNA VEZ LA HABIAS VISTO?

    Hace muchos años atrás en el 1888, se conocía la lluvia, los días de frió, los abrigos y más. Pero hace poco se dio a conocer algo raro llamado nieve.
    Hace unos días mi hijo Josh de 5 años, un niño pequeño al que amaba leer, estaba dibujando y yo le pregunte que dibujaba, y no era algo visto, algo dibujado por alguien de su edad y el me respondió -un copo de nieve madre-. Eso me sonó muy raro, nunca lo había escuchado, pero desde allí me puse a investigar en libros. Fui a la biblioteca y nada, no había nada llamado nieve o copo de nieve.
    A la noche, durante la cena, le pregunte a Josh de donde había sacado esa imagen y el me respondió –de un sueño madre son formas sin sentido nomas, pero mi amigo en el sueño me dijo que era un copo de nieve-. Al día siguiente me desperté y ocurrió algo extraordinario todo el jardín, la ciudad estaban llenos de esos copos de nieve que el había dibujado. Josh se levantó y comenzó a llorar al ver que el jardín estaba lleno de los famosos copos de nieve. Yo Salí a la calle y grité “Copos de nieve en toda la ciudad” cuando lo escuche llorar fui apresuradamente y le pregunte que sucedía y el me contesto –Recién está empezando madre- yo desesperada le pregunte ¿Qué Josh?, ¿qué? Y el llorando respondió – Vamos por la nevada débil, pero llegaremos a la severa-.
    Luego de que él se calmará y pare de llorar, almorzamos y allí me trajo un libro sobre la nieve, pero era raro este libro no era de esta época, era del 2002, ¿allí sorprendida le pregunte cómo? Respondió – Nada madre descubrí una maquina en la biblioteca, viaje a un lugar y me dieron ese libro- yo desentendida me reí, y volvió a llorar diciéndome –¿Que no me crees? – yo le dije que si le creía, era mi hijo, no podría arruinarle su imaginación.
    Me puse a leer rápido el libro que me dio Josh y contaba sobre que la nieve es el vapor de agua que experimenta una alta deposición en la atmósfera a una temperatura menor de 0 °C y posteriormente cae sobre la tierra todas las intensidades de la nieve, y nosotros ya íbamos por la moderada. Asustada, fui apresuradamente al cabildo a contar que había sucedido y que podríamos llegar a sufrir mucho ya que no estábamos preparados para eso y todos en ese lugar se rieron de mí y de mi hijo, nos trataban de locos, agarré el libro y volví a mi hogar.
    Pensaba en irme, ¿pero a donde y en qué? Mi esposo se había ido de viaje y estaba sola con Josh, seguí leyendo el libro y solo faltaban un par de horas para que llegara a la intensidad severa que era aquella en la que caen más de 7 cm por hora y la visibilidad es inferior a 100 metros y los vientos sostenidos superan los 70 km/h.
    Asustada termine el último capítulo del libro, decía que más de 400 personas perderían la vida, no me quedaba más remedio, no quería que muriéramos y nadie en esta ciudad me creía. Le pregunté a Josh en que parte de la biblioteca estaba esa máquina en la que lo hizo viajar, fuimos hasta allí y tenía unos botones raros y comencé a presionar todos.
    Hoy estoy aquí en Argentina en el Año 2030 a donde ya no solo están las bibliotecas con mis libros más preciados, con la vestimenta de mi hermosa época, ni con mi esposo, ahora hay cosas extrañas llamadas computadoras y celular, la vestimenta se llama ropa y no usan polleras o vestidos usan unas cosas llamadas jean y remeras, ahora sus transportes no son el caballo o un carruaje, son autos, colectivos, motos. También había unas personas de metal que el científico lo llamaba robot, También escuchaba que la gente estaba desesperada, porque se venía “El fin del mundo” y muchas otras cosas en la que no existían en mi ciudad.
    Ya hace 2 meses estamos atrapados aquí viendo como Fabián un inventor, logre que volvamos a nuestra época, pero hace 2 meses estoy investigando y según libros o esta famosa red llamada “GOOGLE” me da información de que hubiera sucedido si me quedaba allí en ese momento y ahora estaríamos muertos con Josh porque mi hogar, fue completamente tapada por “LA NIEVE”.

    Camila Villarreal

    ¿De qué sirven sus ondas de radio?

    ¿De qué sirven sus ondas de radio?

    "Souvenir d’un lieu cher, Mélodie. Opus. 42 para violín y piano, de Piotr Chaikovsky…"
    No, no había prestado atención a la pieza. Se dijo así mismo que los programas de radio deberían dejar la música correr, sin decir cómo se llaman las melodías. Esperaba que la voz siguiese hablando pero el ruido comenzó a comerse todo, hasta que las notas se perdieron en un molesto murmullo inaudible y su madre apagó la radio. La señal se había perdido.

    Quiso pasar todo el trayecto recostado, para no ver el paisaje. Imaginaba que al llegar habría un riachuelo, un bosque frondoso, un campo lleno de flores y mil cosas más que le parecieran adecuarse a “fuera de la ciudad”. Al escuchar que habían llegado, se incorporó rápidamente para mirar por la ventanilla, y grande fue su descontento al ver únicamente un valle seco con vegetación poco amistosa y una montaña no muy empinada.

    — La camioneta no subirá—dijo la madre—, habrá que dejarla. Caminaremos.
    — ¿Qué tanto?

    Ella no respondió. Bajó del vehículo tomando una mochila y emprendió la marcha sin esperarlo.
    Anduvieron por dos o tres horas en el calor abrasador. Subieron, bajaron, saltaron una reja y al fin divisaron lo que buscaban: un instrumento gigantesco compuesto de varias antenas que gruñían con el pasar del viento, un sitio marcado por el olvido. A ella se le iluminó el rostro, él no sabía qué pensar.

    —Manuel, te presento un radiotelescopio— dijo antes de correr a un edificio un poco más al fondo.

    Él caminó lentamente, pasando embobado entre las antenas. Con los ojos en el cielo notó que se hacía de noche y apresuró el paso.

    — ¿Mamá?—Gritó con un pie dentro del edificio — Mamá, ¿dónde estás?
    — ¡Aquí!

    Sin saber dónde era “aquí”, penetró las sombrías instalaciones siguiendo el único pasillo hasta dar con ella, con su figura pequeña, con su gesto cansado, con su mirada imponente.

    —Enciende la linterna, está en… Olvídalo, ya lo encontré — Ella apretó un interruptor y todo se iluminó— Dime, ¿por qué tan callado, Manuel?

    —Por nada. ¿Ya puedo saber qué hacemos aquí?
    —Sucede que… Vamos hacia las máquinas primero.

    En los ordenadores había carpetas y carpetas de información; siglas ininteligibles, gráficos e imágenes por doquier. Para ella todo tenía sentido. Se sentaron en las viejas sillas de la sala para observar mejor.

    —Mira todo eso. Es sólo una muestra del trabajo de años que realizamos aquí, la mayoría está en discos duros que tomaremos antes de irnos, a eso venimos. Nada de esto parece importar ya, pero en realidad creo que es de las cosas más hermosas que existen, no me quiero poner sentimental ni nada, es sólo que pienso… ¿Por qué lo dejamos todo?
    — ¿Qué dejaron?, ¿qué hacías? —Su mirada inquisitiva sugirió interés, y ella se moría por contestar.
    —Las antenas de afuera captaban señales de radio, era una forma de ver objetos que los telescopios normales no podían captar. Aquí era el centro de operaciones, convertíamos esa información en verdaderas fotografías, bellísimas, pero ya ves que todo se acaba siempre. Llegó un momento en el que dejó de haber financiamiento, a nadie le importaban los malditos cuásares, los inútiles agujeros negros que observábamos… No sirven de nada, supuestamente. Aún recuerdo ese discurso de los jefes de gobierno “Los países de primer mundo no invierten en tonterías, ¡ese no es el futuro! No podemos darle dinero a los que tienen la cabeza en la luna, o dígame alguno de ustedes, ¿de qué les sirven sus onditas de radio?, ¿eh?” y se rieron, Manuel, se rieron.

    Se miraron en mutismo, pensando quizá que hacían mal en estar ahí. Temerosa del silencio, la madre tomó el ratón de uno de los ordenadores y reprodujo un archivo. De unas bocinas salió una melodía conocida, al final una voz dijo “Souvenir d’un lieu cher, Mélodie. Opus. 42 para violín y piano, de Piotr Chaikovsky…”

    —Mamá
    —Dime

    Abrieron juntos una gran puerta, dentro había montones de cajas.

    — La radio, las estaciones, ¿qué no usan ondas de radio?
    —Sí, así se transmiten los programas que escuchas.

    En las cajas había discos duros, tomaron 20, metieron algunos en la mochila, los otros los cargaron.

    —Entonces sí sirven para algo.

    Salieron con el aire melancólico, dejando sonar una y otra vez la misma melodía. Miraron el edificio, las antenas, el cielo nocturno una última vez.

    —Sí sirven, claro que sirven. Debes saber que son el arte y la ciencia lo que nos hace humanos, aquellos que censuran ambos tienen miedo de su humanidad.

    — ¿Por qué nos llevamos esto?
    — ¿Por qué no?— Dijo ella. Y él sintió esperanza, aunque no hubiese ningún radiotelescopio funcionando en la tierra, nadie que lo comprendiera.

    En la camioneta, de regreso, la radio dijo “Souvenir d’un lieu cher, Mélodie. Opus. 42 para violín y piano, de Piotr Chaikovsky…”

    ¿QUIÉN ERES…? ¿DÓNDE ESTOY…?

    ¿QUIÉN ERES…? ¿DÓNDE ESTOY…?

    Me llamo Cara y cuando tenía 13 años, vivía en una pequeña ciudad con mi familia: mis padres, mis hermanos (Talía de 8 años y Saúl de 3), mis abuelos, mis primos y mis tíos. También tenía muchos amigos.
    Hasta que un día sucedió lo peor…
    Era una mañana de abril, hacía más frío de lo normal y me abrigué bastante para ir al instituto. Noté algo extraño. Mis padres estaban más serios de lo normal, aunque la verdad llevaban un tiempo un poco raros, como tristes y preocupados. No le di importancia y se me olvidó porque Saúl se había puesto un tazón de leche con cereales en la cabeza y se había manchado entero. Mi hermana se rió tanto que le salió leche por la nariz. Nunca olvidaré ese día.
    Después de lavarle y cambiarle fuimos los tres de camino al colegio que estaba al lado de mi instituto. El día me fue genial: me dieron un examen en el que había sacado un 9,5 y las bromas de mis compañeros siempre me ponían de buen humor y me hacían reír. Pensaba que ese día iba a ser un día bastante genial, pero las cosas se torcieron cuando menos lo esperaba.
    Al salir del colegio me fui a mi casa, hice mis deberes y decidí ir a casa de mis abuelos. Cuando llegué sólo estaba mi abuelo en casa y en la mesa había una nota que decía:

    ME HE IDO A COMPRAR EL PERIÓDICO, ENSEGUIDA VUELVO

    ¡Claro!, mi abuela había ido a comprar el periódico. Una vez me contó que cuando era pequeña (cómo yo) era lo que más le gustaba leer. Pero, ¿cómo sabía que iba a venir?, si yo lo había decidido ya en la calle y sólo había avisado a mis padres de que iba a venir. Me sorprendió, pero me acerqué a saludar al abuelo:
    - ¡Hola abuelo!, ¿qué tal estás? - dije. Como no me escuchó dije más alto:
    -¡Hola abuelo!, ¡¿QUÉ TAL ESTÁS?! - repetí. La respuesta que me dio me impresionó tanto que me tuve que me sentar.
    - ¿Quién eres…? ¿Dónde estoy…? - dijo él, con un tono asustado.
    - ¿Cómo? - dije yo más asustada que cuando vi “El Exorcista” con mis primos hace 4 años.
    - ¡GLORIA, AYUDA, hay una ladrona en casa! - gritó.
    Yo me quedé con la boca abierta y a punto de llorar. ¿Gloria?, ¡Si la hermana mayor de mi abuelo había fallecido hacía muchísimos años!
    Justo en ese momento entró mi abuela:
    - ¡Dios mío, Cara!
    - ¿Qué le pasa? - pregunté yo.
    - ¡PACO, otra ladrona, SOCORRO! - gritó el abuelo.
    La abuela me explicó que el abuelo tiene la enfermedad de Alzheimer, un problema degenerativo del sistema nervioso. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales (tales como las capacidades cognitivas superiores), a medida que mueren las neuronas y se atrofian diferentes zonas del cerebro. La enfermedad suele tener una duración de 10 años aunque esto puede variar en proporción directa con la severidad de la enfermedad en el momento del diagnóstico. También me enseñó fotos de resonancias magnéticas de mi abuelo, cuando alguien tiene Alzheimer parece que el cerebro se desinfla y eso me hizo pensar que el abuelo lo estaría pasando mal.
    Desde ese día toda mi familia (mis hermanos, mis tíos y primos, mis padres y yo) ayudábamos como podíamos a mis abuelos. Asignamos turnos de visita y todos los días alguien les iba a ver, aunque más de una vez nos hemos juntado casualmente algunos, porque nos apetecía ver cómo estaban.
    Con el paso del tiempo tuvimos que recurrir a gente especializada en cuidar a estos enfermos y recibimos gran ayuda de la Asociación de Enfermos de Alzheimer. Aunque no todo el mérito era nuestro, sino que era en gran parte de estos expertos, habíamos aprendido una gran lección:
    ¡EL AMOR HACE MILAGROS!
    Y aunque el abuelo se fue hace ya tiempo, conseguimos que recordara pequeños fragmentos de su casa, sus amigos, su infancia, canciones…, y volvimos a enseñarle a jugar al ajedrez, cosa que le hizo que pasaran unos 15 años desde que le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer hasta que nos dejó.
    Ahora tengo 33 años y me marcó tanto que me he propuesto descubrir cómo ayudar a combatir esta enfermedad, junto con mis hermanos.
    Yo, soy científica y trabajo en un centro de investigación para descubrir cómo curar el Alzheimer. Talía tiene 28 años y después de hacer medicina se está especializando en neurología para poder ayudar a personas con enfermedades neurodegenerativas. Saúl está pensando en hacer geriatría, y es voluntario para acompañar a gente con Alzheimer en residencias de ancianos.
    Mi madre dice que somos “sus superhéroes”.

    ¿Quien fue Albert Einstein?

    ¿Quien fue Albert Einstein?

    ¿Quién fue Albert Einstein?
    En 1879 llego al mundo el físico más importante del siglo XX. Estamos hablando de nada más y nada menos del importantísimo Albert Einstein, algunos lo conocerán otros no y otro más o menos. Por eso les contare un pequeño resumen de su vida científica.
    Albert Einstein nació el 14 de marzo de 1879 en Ulm, una pequeña ciudad en Alemania. Provenía de una familia judía muy humilde y trabajadora. Su padre German Einstein y su Tío tenían un taller dónde creaban proyectos y realizaban experimentos de la época y desde ese momento creció su amor por la ciencia. Albert siempre fue un chico muy solitario que le encantaba leer, estudiar y saber cómo funcionaban las cosas. Cuándo Albert era pequeño tenía una gran dificultad de comunicación y por esos empezó a hablar después de cumplir los 3 años. En el momento que Albert empezó la secundaria siempre sacaba buenas notas, nunca le resulto difícil el colegio, pero las materias que más le gustaban eran las Ciencias Naturales y Álgebra. Albert tuvo que dejar la secundaria a los 15 años porque empezó a tener problemas en la escuela debido a su contraria opinión militar que se enseñaba. Tiempo después su familia se mudó a Milán por motivos económicos. A los 16 años se pudo graduar en una universidad de Italia renunciando a su ciudadanía alemana.
    Al pasar los años a medida que iba trabajando, también fue conociendo a personas y así es cómo obtuvo su primera esposa, Mielva Marió con la que tuvo 3 hijos con ella. Realizo 5 trabajos, entre ellos unos de los más importantes fue la de la Teoría de la Relatividad, fue publicada en 1905. En 1909 comenzó su carrera como profesor de matemática en la universidad de Zúrich, pero en esa época empezó la guerra y por eso no pudo terminar la carrera y quedo como profesor de física en la universidad. En 1919 se divorció de Mielva y 4 meses después se casó con su prima Elsa Einstein. En EE. UU fue dónde empezó a dar clases de física.
    El 18 de abril de 1955 Albert Einstein fallece a los 76 años por una hemorragia interna. Dejo muchos mensajes muy inteligentes y hasta el día de hoy es uno de los científicos más reconocidos e importantes del mundo.

    “No todo lo se cuenta puede ser contado
    y no todo lo que puede ser contado se cuenta.”
    -Albert Einstein
    Camila De León

    Fin.



    "CAMBIOS QUIMICOS"

    "CAMBIOS QUIMICOS"

    Hace muchos años, en un campo alejado de la ciudad, vivía una humilde familia. El lugar estaba lleno de árboles, flores y hermosos animales. El padre de la familia, “Noah” era un leñador; la madre “Alisson”, repostera y tenían 2 hijos “Melina” y “Julián”. La hija mayor iba a 3er año de secundario y el hermano a 2do grado de primaria.
    Una mañana estaban todos desayunando, los niños listos para el colegio, su padre para irse a trabajar y su madre ya con tortas en el horno. El padre saludó a todos y se fue.
    Luego, su madre dijo:
     Hijos apúrense que en 5 minutos pasa el colectivo.
     Sí madre, ya terminamos-- Respondieron Melina y Julián.
    Cuando se levantaron de la mesa recogieron sus mochilas y la madre los llevó hasta la orilla de la ruta donde pasaba el colectivo.
     ¡Adiós madre! -- gritaron.
    6 horas después, los niños volvieron a la casa.
     ¡Madre! - Dijo Julián.
     ¿Qué pasó? - Dijo la madre.
     Tranquila… Te quería contar que hoy en el colegio nos enseñaron a dividir.
     Ay hijo qué bueno. ¿Y te salieron?
     ¡Si!
     ¡Me alegro mucho!
    Una hora después llegó el Noah de trabajar y se sentaron a merendar los cuatro.
     ¡Padre! - Dijo Melina.
     ¿Qué pasó? – Dijo él padre.
     ¿Qué hicieron hoy en tu trabajo?
     Fuimos a un campo y cortamos un par de árboles. ¿Por qué me preguntas?
     No, por nada, es que hace frío y no trajiste leña para calentar.
     Perdón, no pude traerla. Tuve que venir caminando, no me trajeron hoy.
     Ah bueno padre.
    Luego de merendar Noah se fue a acostar, Allison se quedó cocinando para la noche y los niños se fueron a bañar.
    Al día siguiente…
    Melina y Julián se fueron al colegio como lo hacen normalmente y el padre se fue a su trabajo.
    Al llegar la tarde…
     ¡Hola madre! – Dijeron los niños.
     Hola mis niños.
     ¿Mamá puedo ir a buscar a papá?
     Si hija ve con cuidado.
    Cuando la niña llegó al trabajo de su padre, le dijo:
     Hola padre ¿Qué estás haciendo?
     Hola hija, estoy por quemar estos árboles.
     ¡¿Qué?! Padre no puedes estar haciendo estos cambios químicos en el ambiente. – Dijo Melina.
     ¿Cambios qué?
     Cambios químicos padre.
     Perdón Melina, pero… ¿Qué son los cambios químicos?
     Bueno. Te explico.
     Los cambios químicos se dan cuando las sustancias naturales se transforman en otra diferente y que su sustancia es distinta. Los cambios que sufren esta sustancia son irreversibles. Sería que si quemas los árboles se transforman en cenizas y pase lo que pase no van a volver a ser árboles.
     Ah, creo que entendí. Entonces los cambios químicos son cuando son irreversibles.
     Si, muy bien padre. Además, el cambio químico que sufren los árboles se llama DEFORESTACIÓN.
     ¡Muchas gracias! – Dijo Noah
    Cuando el padre finalizó su trabajo se fueron a su casa.
     Hola mis amores. – Dijo la madre.
     ¡Hola! - Dijeron los 2
     Bueno, ahora que llegaron vamos comer.
    En el momento de la cena…
     Mi amor – Dijo el padre.
     ¿Qué pasó cariño? – Dijo Alisson.
     Hoy nuestra hija me enseñó sobre los cambios químicos.
     ¿Qué es eso cariño?
     Yo le explico padre. – Dijo la hija.
     Está bien.
     Bueno madre en resumen el cambio químico es irreversible como por ejemplo cuando tenemos muchas hojas de papel y las quemamos no van a volver a su forma original. ¿Entiendes madre?
     Si hija lo entendí. Pero… ¿Dónde aprendiste eso?
     Lo aprendí hoy en el colegio.
     Ah. Bueno hija.
     Además, mamá está también en el día a día, porque si nosotros lastimamos a alguien esa persona puede que nos perdone, pero jamás se olvidara.
     Si Melina, me alegro que también reflexiones con las acciones de la vida.
    Cuando terminaron de comer se fueron a dormir.
    Al día siguiente…
    Cuando todos se fueron a sus actividades la niña le dijo al padre:
     Padre, acuérdese de lo que le enseñé ayer.
     Si hija – Dijo el padre.
    De este modo, todos los integrantes de la familia aprendieron algo nuevo y que la ciencia no está tan alejada de lo cotidiano.
    FIN.

    “EL PUEBLO SIN LUZ A EL PUEBLO DE LAS LUCES”

    “EL PUEBLO SIN LUZ A EL PUEBLO DE LAS LUCES”

    En Argentina existía un pueblo tan lejos de la ciudad, el lugar desde sus inicios se encontraba sin electricidad ni mucho menos luz, aparte de la que el sol les brindaba. Mi nombre es Karina y vivo en ese pueblo.
    Eran las 5:30 a.m., me encontraba en mi baño a oscuras por lo antes mencionado, al final me lavé la cara y cepille los dientes como pude, luego de 30 minutos me hallaba desayunado con mis papás, mi mamá me llevaría a la escuela ubicada en la ciudad, para llegar teníamos que caminar algunos kilómetros para apenas poder tomar un bus que nos llevaría hasta la institución. A las 8:00 a.m. estaba sentada dentro del aula, cuando a los pocos segundos la profesora entro:
    -Buenos días y bienvenidos a su primer día en la secundaria, mi nombre es Natalia y voy a ser su profesora de ciencias-. Luego de que se presentara nos empezó a preguntar sobre nosotros.
    [ LUEGO DE 10 MINUTOS]
    -Chicos este día haremos un experimento y nos enfocaremos en él, antes de empezar leeré la información básica que debemos saber antes de hacer el experimento-dijo mientras abría un libro color verde- en algunos objetos la luz transparenta por ejemplo: el vidrio. Pero en los objetos opacos la luz rebota un ejemplo: el espejo, a eso se le llama reflexión y refracción, en la reflexión la luz puede rebotar y volver, en cambio, en la refracción la luz puede atravesar el objeto y podemos ver atreves de el- finalizó.
    -Entonces ¿cómo es el proceso cuando ves tu reflejo, pero también lo que hay del otro lado?-pregunto uno de mis compañeros.
    -En ese caso una parte de la luz traspasa el objeto y la otra parte de la luz rebota-contestó la profesora.
    -Ahora nos colocaremos una bata, guantes, lentes protectores y unos barbijos- concluyo.
    Posteriormente de colocarnos los elementos de protección, nos dirigimos hacia el laboratorio con un cuaderno. Apenas entre logre visualizar algunas botellas de plástico, recipientes con cloro y creo que ¿pegamento?
    -Atención, el experimento que realizaremos se llama “UN LITRO DE LUZ”, mezclaremos agua y cloro dentro de la botella- anunció la profesora.
    -¿Cuál será el resultado de la mezcla?- pregunté luego de bajar mi mano.
    -Conseguiremos un foco natural, que no necesite electricidad- respondió.
    En ese momento se me ocurrió una idea, si este experimento funciona como espero, lo voy a poder llevar a mi pueblo e instalarlo en cada una de las casas.
    Una vez repartidos los materiales la profesora empezó a dar las indicaciones:
    -Primero llenaremos la mitad de la botella con agua, después con mucha precaución colocaremos un poco de cloro, tapamos y aseguramos con pegamento industrial, ahora solo falta esperar 15 minutos-.
    Finalmente las botellas empezaron a emitir una luz brillante.
    -¡Profe¡¿Por qué sucede esto?- pregunte emocionada.
    -Todo sucede gracias a los rayos solares que viajan en forma vertical a través de la botella y al topar con la mezcla genera luz blanca, y la botella al ser de un material transparente hace que la luz lo traspase. Además, esta mezcla produce luz igual que una lámpara de 55 vatios de electricidad- dijo respondiendo mi pregunta-.
    [5 HORAS DESPUÉS]
    Finalmente llegue a mi casa, me cambié de ropa y fui a decirle sobre el experimento, al principio no me creía pero le explique cómo funcionaba, también le enseñe mis apuntes y al final le mostré la botella para que me creyera, también le conté la idea que se me había ocurrido en medio de la clase, mi papá estuvo de acuerdo, me prometió que le avisaría a todo el pueblo.
    Al día siguiente falte a la escuela para mostrarle a todo los habitantes el experimento que nos salvaría de la oscuridad tanto de noche como de día. Pusimos todo nuestro tiempo y esfuerzo para que todos obtuvieran luz, preparamos una lista con la cantidad de botellas, cloro y pegamento que necesitaríamos. Cuando obtuvimos los materiales les enseñe los pasos a seguir para crear el “foco natural”. El proceso de instalación duró 3 días, eran pocas viviendas pero eran demasiadas habitación.
    Y así fue cómo un pueblo sin iluminación obtuvo la luz que tanto deseaban, la historia sorprendió a muchos que la noticia se compartió a modo nacional, todo el país supo la existencia de un pueblo que ni conocían, así fue como pasamos de ser “EL PUEBLO SIN LUZ A EL PUEBLO DE LAS LUCES”.

    ~El hada de la ciencia~

    ~El hada de la ciencia~

    ~El hada de la ciencia~
    Hola, mi nombre es Claudia Martínez y de mayor quiero ser odontóloga...
    En un día de clase normal y corriente, nos enseñaron la clase de alimentos que comían los animales. Me entró la curiosidad e investigué el tipo de dientes que podían tener los animales, ya que no todos comen lo mismo. Eso me llevó a pensar que no todos tendrían los dientes como el ser humano.
    Antes de comparar los dientes de los animales, me informé sobre los de los seres humanos.
    En