El diario de Roman

Estaba en mi piso de Barcelona, cuando se oyeron sirenas de los mossos y de bomberos.
Suelen sonar así que no presté atención.
Fue veinte minutos después cuando entraron en mi casa los mossos para comunicarme el desalojo , no tuve tiempo de nada. Cojí el móvil y las llaves, y salí de mi casa. Íbamos a bajar por las escaleras, y en el rellano lo ví: grande, asqueroso, con cuatro patas traseras y dos delanteras acabadas en semipinzas y un aguijón al final de una cola gelatinosa; me invadió el pánico, los policías dispararon con sus pistolas, sin ningún efecto. Bajamos por la escalera de incendios hasta el garaje nos dirijimos a mi coche, conducí siguiendo las indicaciones policiales hasta llegar a un control de las fuerzas armadas, allí me comunicaron mi traslado al campamento 4. Me pidieron el coche a cambio de reunirme con María, mi novia en el campamento 3, yo accedí y me llevaron con ella.
Nos instalan en una tienda de campaña para dos.

Día 1
A María, la desalojación la pilló en el trabajo, así que, sus pertenencias son las que llevaba al trabajo: una muda, artículos de papelería, su mochila y su botella. No es mucho, pero, es más que lo que tienen nuestros vecinos.
Nos traen una olla, dos cubiertos y escasa comida.
Se me ocurre escribir este diario.

Día 2
Hemos construido un huerto, regado con agua del pozo, hemos plantado patatas, espero que germinen.
Hoy ha habido una incursión Valdak (Invasores), han sido rechazados pero han caído 10 policías y tres legionarios de nuestro campamento.
Nos comunican una militarización general obligatoria.

Día 3
Los víveres escasean, el laboratorio está construyendo un motor alimentado de uranio que alcanza los 1200 m/s, los entrenamientos nos dejan exhaustos pero se nota la mejora física y ya se manejar un fusil.
María está en las cocinas comunitarias.
Nos dan una manta y una colcha, más el extra de una esterilla por trabajos comunitarios.
Nos preparamos para una expedición a el pueblo de Arbeca en busca de supervivientes y víveres.

Día 4
Hoy vamos de expedición a Arbeca.
Nos encontramos con una pequeña cantidad de personas en el ayuntamiento.
Me encuentro una escopeta y 4 cartuchos y me la escondo para evitar el requisamiento.
Volvemos al campamento y nos encontramos con una ofensiva Valdak, siguiendo el protocolo cargué el fusil y me dirijí a mi puesto: trinchera norte.
Son rechazados pero estoy herido, un cañon de bioplasma enemigo me alcanzó de lleno en el pecho, menos mal que el equipo médico actuó con rapidez, me ha dejado el brazo izquierdo impedido por la quemadura y me duele el pecho con el roce de la ropa.
Comunican mi baja temporal.

Día 13
Ya estoy mejor, la quemadura ha cicatrizado, no he podido seguir con el diario a causa de la quemadura.
¡Las patatas han germinado!
La escasez de comida es cada vez mayor, pero ahora gastamos menos calorías.
En la última batalla, cedí mi escopeta a las fuerzas armadas.
A cambio nos dieron un pase para el primer vuelo.

Día 23
Empieza la selección del primer vuelo, nosotros ya tenemos un pase por ceder la escopeta.
Estos últimos diez días no he escrito por mi reincorporación a los ejercicios,y trabajos.
Ha habido dos ataques más y me asignaron a retaguardia, sin sufrir así lesiones.
Ya hemos comido unas pocas patatas de las que plantamos, aunque pequeña, muy sabrosa.
Mi quemadura va mejorando.
Comunican un ataque, me preparo en la trinchera sur.
Los llamados "obreros" llegan a las barricadas destruyendo las maderas y neumáticos que servían de barrera.Los no militarizados o los heridos, esperan en el centro del campamento.
A medio día, llegó el Val Reina, que, con sus "guerreros" destruyó el primer sector.
Los Val de colmena destruyeron el segundo sector.
Un "destructor", desintegró la barricada oeste.
Es la peor ofensiva de todas.Hay 30 muertos y 74 heridos.

Día 40
El motor ya está listo e instalado en la,aeronave que realizará el primer viaje, el nuestro.
Preparamos el equipaje.
¿Será nuestra salvación ?
¿A dónde iremos?
Muchas preguntas, todas sin respuesta.

Día 43
Hemos de despedirnos, nos vamos de este infierno,¡por fin!
En la nave todos tenemos una misión.
Tengo un buen presentimiento de este viaje.

Día 64
No nos hemos dado cuenta hasta hoy,nos persiguen.
Se dió cuenta ayer Richard, al observar una anomalía de el campo gravitatorio y magnético de la embarcación.
Utilizó una computadora que visibiliza las ondas infrarrojas y divisó una mancha en el espacio.

Día 65
Disparan el bioplasma, han roto los motores y el tanque de oxígeno.
Han conseguido entrar en la nave, han matado a casi toda la tripulación.

Espero que las demás misiones consigan encontrar un lugar para la humanidad, porque ahora la muerte, es nuestro único y oscuro futuro.
  • Visites: 45

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN