Skip to main content

La catastrofe

LA CATASTROFE

Un día cualquiera de una tarde cualquiera todos los animales estaban tranquilamente haciendo lo que solían hacer todos los días, también los humanos estaban trabajando como todos los días.
Unas horas después de la hora de comer ya se estaba notando la noche en todas partes del mundo, según los científicos esto era muy raro ya que nunca se coincidía la noche en todas las partes del mundo. Cada vez que pasaban las horas el cielo se volvía mucho más oscuro hasta que llegó un momento en el que las luces de las lámparas y nadie veían nada.
Pasaron unos minutos hasta que de repente se ve una lucecita en el espacio que minutos después se va a convertir en una bola de fuego enorme. Todo el mundo notaba un calor abrasador y que empezó a derretir todas las tiendas, casas etc. Hubo un momento que el mar se quedó sin agua y nadie sabía lo que hacer en ese momento. La bola se acercaba más y más hasta que chocó contra la Tierra y todo el mundo cayó al suelo del impacto. Por suerte al cabo de una hora la bola de fuego se fue alejando más y más pero cada vez se notaba más y más frío.
No sabían a que se debía esto hasta que se dieron cuenta que la bola de fuego que había chocado contra la tierra era el Sol y con el impacto nos estaba mandando más y más lejos del Sol.
Así pasaron horas y horas hasta que la Tierra chocó otra vez contra algo pero esta vez contra otro planeta, Júpiter.
Esta vez el golpe no fue tan duro como contra el Sol pero la Tierra había quedado pegada a Júpiter y cada vez se notaba más como el Sol venía otra vez en dirección a la tierra.
Todo el mundo se estaba preocupando pero llegó un momento en el que el Sol se chocó contra otro planeta pero esta vez era Marte. Ya el Sol no venía hacia la Tierra pero Marte sí, e iba a una velocidad muy rápida pero cuando faltaba muy poco para que chocara con nosotros apareció un meteorito que provocó la explosión de Marte.
Todo el mundo estaba preocupado porque nadie sabía lo que iba a pasar, unos instantes después se mandó a todos los habitantes refugiarse en sus casas para no recibir daños.
Pasaron días y días y todavía no se permitía salir a las calles, todo el mundo estaba muy preocupado porque no tenían comida suficiente para toda la vida y la preocupación subió más cuando no se podía ni abrir las ventanas porque había un gas tóxico que había entrado en el planeta y estaba matando a todos los animales del mundo hasta que en una semana no había más animales en la tierra.
Había hasta gente que no aguantaba todos los días en casa que al salir no tardaron mucho en intoxicarse y morir.
De repente los científicos se dieron cuenta que había que viajar a otro planeta. También se dieron cuenta que ese gas provenía del Sol y había que esperar 2 semanas para que un meteorito tenga posibilidades de chocar y eliminar el gas del Sol.
Llegó el día, todo el mundo estaba en sus casas mirando la televisión a ver lo que iba a pasar y gracias a Dios todo el mundo se levantó del sofá con mucha alegría y mirar por la ventana que ya había desaparecido el gas.
Días después los científicos se dieron cuenta de que si continuábamos en la Tierra el Sol acabaría quemándola así que se ideó un plan para pasar desde la Tierra a Júpiter ya que se habían quedado pagadas pero se tardaría varias semanas en construir cohetes para toda la humanidad que ese era el plan.
Tras dos meses de espera ya se notaba el calor abrasador del Sol pero muchas personas ya se habían trasladado a Júpiter y empezado a plantar planta y a construir edificios.
Cuando todo el mundo ya estaba en Júpiter prácticamente ya se había reconstruido todo y gracias a la distancia perfecta situada entre el Sol y Júpiter que daría una vida similar a la de la tierra vivirían como si no hubiera pasado nada, pero solamente había un problema que sería que Júpiter no gira en torno así mismo por culpa del choque con la Tierra y la gente que está pegada a la Tierra viviría siempre de noche.
Por desgracia los animales no volvieron a aparecer entonces solo había los perros y gatos que se habían quedado en sus casas con sus dueños que rápido se iban a morir.

FIN
  • Visites: 117