Skip to main content

Creación de la Tierra

— Hola criatura mortal - dijo una voz profunda y sabia
— ¿Dónde estoy? ¿Quien eres? - preguntó el pobre hombre que no sabía lo que estaba pasando con él ni a su alrededor. No veía de donde salía la voz.
— Escúchame, pequeño bicho, estás en “la nada”. Eres mi conejillo de indias. Me ayudarás a crear el mundo.
— ¡¿Qué?! ¿De qué estás hablando? Yo no…
— Silencio! Primero tenemos que crear un planeta. Se llamará…
— Dejame ir! - gritó el hombre sin saber a dónde iría si lo soltaran - Porque estoy volando en un espacio infinito blanco? - siguió quejándose el hombre.
— Hmmm - pensó la voz - Que tal Tierra? Sí, la Tierra. ¡Perfecto!
Prácticamente en dos segundos apareció una bola de increíbles dimensiones con una superficie de color azul y verde. - Ahora para que puedas caminar sobre este maravilloso lugar tiene que haber algo que te atraiga hacia él. La gravedad suena bien.
Al pronunciar ese nombre el hombre cayó de golpe sobre la hierba del nuevo planeta.
— Estás loco?! Casi me matas!
— Tranquilo, no ha sido nada.
— ¡¿Nada?! Estoy seguro que me he roto 9 o 8 huesos.
— ¡Ah! La gravedad será de 9,8 m/s2, bonito número.
— ¡Psicópata!
— Vale, ahora no te puedes mover, es aburrido. Tiene que haber movimiento. Para ello tiene que haber aceleración que tendrá la fórmula siguiente: a = v - v0t - t0. Pero si te empujo yo…
la fuerza invisible y sobrenatural empujó con todas sus fuerzas al hombre hacia un lado y este cae dándose un buen golpe.
— ¡Si sigues así moriré antes de que crees tu “mundo”!
— Hmmm, he aplicado un fuerza sobre ti, entonces F = m · a, perfecto! Añadimos unas cuantas fuerzas más, la de rozamiento: Ff = · N, la del peso: P = m · g, y la normal, que contrarresta el peso. Por cierto parece que el peso causará problemas en el futuro y muchas inseguridades, pero no se puede crear un mundo perfecto. ¿Verdad pequeña desgracia?
— ¿Cómo me has llamado?
— No importa, ahora olvidarás todo lo que acaba de pasar y serás el primer humano del planeta Tierra.
— Pero…
— No te preocupes, no estarás solo.
  • Visites: 90