Cambiando el mundo

Pablo era un chico de unos 24 años,que vivía con su pareja en Murcia,y debido a un viaje se vio muy afectado por el medioambiente,pero el no fue como uno de tantos que cuando no se ve afectado o vive en una zona verde donde la contaminación no es muy alta evita el tema o no hace nada por el,él quiso aportar,y de que forma.

El 28 de abril de 2015 Pablo y Marta,su pareja,decidieron hacer un viaje con los ahorros que tenían acumulados a el país de China,puesto que admiraban su cultura y querían disfrutar de la gastronomía del país ya que años atrás el abuelo de Marta estuvo viviendo por cuestión de trabajo durante años en una ciudad china,y siempre le dijo que cuando ella fuese mayor le gustaría que visitara ese gran país.De esta forma ambos emprendieron el vuelo que no retomarían de vuelta en 2 meses.Durante la primera semana y media estuvieron disfrutando tanto como les había comentado su abuelo,pero el miércoles de su segunda semana allí,decidieron por simple curiosidad visitar la ciudad de Jotán,una de las ciudades más contaminadas del mundo.Hasta ahí todo bien pero todo se derrumbó cuando semanas más tarde Pablo sufrió una enfermedad bronquial cuyos médicos que la detectaron dijeron que era por la exposición a un aire tan contaminado,que nunca habían visto un caso tan rápido,puesto que no estuvieron apenas 24 horas en esa ciudad,pero estaban convencidos de que el causante había sido su estancia en aquel lugar.De esta forma,tuvo que retrasar su vuelta,tanto,que no volvió en años.

Una vez los médicos le dieron el alta,Pablo no quiso irse,quiso quedarse y cambiar las cosas de una vez por todas.De esta forma ideó un plan junto con gente que en esta misma ciudad había tenido problemas como el de Pablo para que no estuviese tan contaminada.De esta forma 50 mil personas se atrincheraron en las carretera para impedir el paso de los vehículos y empezaron a destruir la carretera para plantar árboles.Lo nunca visto,ya que la población de Jotán era de 400 mil habitantes,pero lo sorprendente no fue eso,fue saber que el propio órgano del gobierno y miembros de la policía y del servicio militar se unieron sabiendo que podían perder su trabajo con tal de que la ciudad de Jotan estuviese menos contaminda.De esta forma poco a poco la ciudad,bajo sus niveles de contaminación un 75%,un milagro medioambientalmente hablando.Tras este proceso,de 3 años de duración,Pablo y Marta descubrieron que ellos no habían nacido para trabajar,sino para cambiar el mundo.Crearon una asociación internacional que defendían con la frase: “50.000 personas cambiaron una ciudad,7 billones pueden cambiar el mundo”.

De esta forma volvieron a España con un recibimiento nunca antes visto. Marta y Pablo regresaron a Murcia para preparar y trabajar su asociación.Meses más tarde el abuelo de Marta,a sus 96 años y sufriendo alzheimer, le dijo a Marta que se tuvo que ir de China porque vivía en una ciudad muy contaminada y estaba arriesgando la vida de su familia,que no sabría si hoy en día estaría en pie,y que se llamaba Jotán.Marta quiso enseñarle a su abuelo el trabajo que habían hecho pero desgraciadamente, el abuelo falleció sin saber que su nieta había hecho de un lugar nuevo el sitio que él tanto amaba y tuvo que abandonar.
  • Visto: 69