Continental research

Sergio: Holaa! ¿Cómo os va todo?

Para que entréis en contexto, son cuatro jóvenes que se conocieron en un intercambio durante el 2015. Eran estudiantes con ganas de conocer mundo, gente, culturas, idiomas… Estando en Suiza, lugar del intercambio, se conocieron e hicieron buenas migas, crearon una fuerte amistad, pero, a principios del 2016, tuvieron que despedirse, separando sus destinos. Al principio, no paraban de hablar, pero, el tiempo hizo que se distanciaran por varios motivos. Febrero del 2021:

Sergio: Holaa! ¿Cómo os va todo? ¿Hace cuánto que no hablamos? ¿Cuatro años?
Jung-Su: 안녕하세요 (annyeonghaseyo), todo bien, pero echo de menos las salidas.
James: Hi friends! I’m good. Ojalá vernos.
Sergio: Su, veo que has mejorado tu español!
Jung-Su: Yeah! Practico en tiempo libre.
Malik: Hallo! Aquí las cosas siguen igual...
James: OMG! I have an idea! ¿Por qué no volvemos a juntarnos?
Malik: It’s a good idea but… No puedo permitírmelo.
Sergio: Amigo Malik, don’t worry.
Jung-Su: Yes, yesss.
Después de mucho hablar y planear, el tiempo los volvió a juntar el 19 de abril del 2021, ¡Se iban a encontrar de nuevo en Suiza, donde todo empezó!

Hola, me llamo Cynthia Stookey y soy doctorada en medicina, os voy a contar cómo llevé el seguimiento de un grupo de 4 amigos infectados de un virus. Conocí a Jung-Su en 2019 durante una investigación en Corea del Sur y manteníamos contacto moderadamente. Tras contarme la noticia, Su me puso en contacto con cada uno de ellos para poder hacerles una investigación y seguimiento. Le prometí que intentaría ayudarles, pero, es la típica promesa que tienes miedo a no poder cumplir.
Durante su reencuentro en Suiza, uno portaba una variante de un virus no conocido y se contagiaron todos, Lauryus. Como ya sabréis, en todos los países no hay la misma sanidad ni avances tecnológicos.
Mi primera manera de intentar ayudar fue dar el material imprescindible a cada uno de los cuerpos médicos de cada miembro, en especial a Malik.
Contactaba individualmente con ellos un día a la semana para poder compararlos.

Está claro que cada uno tiene un organismo diferente y que no todos reaccionarían igual debido a sus defensas internas, pero, con esta pequeña investigación, quería comprobar lo que muchos ya sospechábamos, que la sanidad determina cómo pueda afectar a su población una enfermedad y que en algunos países es insuficiente para que vivan con tranquilidad y sin miedos a morir por un resfriado.
Lauryus, cuenta con, por ahora, ocho síntomas: Tos, fiebre (más de 38°C en la mayoría de casos), mareos frecuentes, vómitos, pérdida de movilidad, malestar general, escalofríos y amnesia, en una minoría de los casos.

En la primera semana, observé los síntomas que sufrían cada uno y con esto, deduje algo que ya es obvio: El deporte, la alimentación saludable y equilibrada, además de descansar un mínimo de horas, era bueno para nuestro bienestar.


•Sergio: 40%; come equilibradamente, hace deporte 4 días a la semana, no fuma y bebe solo en ocasiones importantes.
Síntomas: fiebre (37.8°), tos, vómitos y mareos.
•Jung-Su: 65%; tiene una alimentación equilibrada, no hace prácticamente nada de deporte, bebe bastante los días festivos y fuma 2/3 cigarros al día.
Síntomas: mareos, fiebre(38°), tos seca, vómitos, malestar general y escasos pero fuertes escalofríos.
•Malik: 75%; alimentación es básica, sin suficientes nutrientes, (bastante mala); excesivas horas de trabajo y exposición al sol; mal hábito de dormir (no llega a dormir 5 h).
Síntomas: mareos, escalofríos, malestar general, pérdida de movilidad en gran parte del cuerpo, vómitos, tos seca y fiebre (39.0°).
•James: 70%; hace deporte 5/6 días a la semana, su alimentación es a base de comida rápida, por lo tanto, es mala y no equilibrada; es fumador, 2 cigarros por día y bebe algún que otro festivo.
Síntomas: escalofríos, malestar general, vómitos, mareos, tos y fiebre (38.6°).

A lo largo de las semanas iba averiguando diferentes cosas, pero, la que más llamó mi atención fue el sistema sanitario. En el caso de Corea y España, no hay problema ya que, tienen sanidad pública (España) y facilidades para acceder (Corea) en cambio, en EEUU la sanidad es privada y debes pagar para ser atendidos, cosa que no es barato y hay gente que muere por no poder permitir ir y no poderse hacer una revisión cada año (que es muy importante) y, nuestro último caso es el de Malawi, pero voy a referirme a África entera cuando digo que necesitan ayuda, necesitan recursos para poder mejorar su sanidad y salvar a gente, una alimentación más equilibrada… es difícil sobrevivir ahí porque cuando no tienes una enfermedad tienes otra.

Actualmente, todos se encuentran recuperados y volviendo a la normalidad y yo, preparando mi siguiente relato. ¿Estás preparado para escucharlo?





Dra. Stookey

  • Visto: 56