10080 minutos para la solución

Valeria, después de escuchar las noticia del médico, sé quedo paralizada, no podía creer que tenía cáncer y que solamente le faltaban dos años de vida, ella no quería morir, así que decidió no rendirse. Ella era una científica muy buena en su campo, así que procedió a investigar y a saber más sobre su cáncer. Después de una larga investigación, encontró que sacarían la cura del cáncer dentro de ocho años.
Se puso a reflexionar, y estaba dispuesta a hacer todo lo posible para curarse, pero si solo le faltaban dos años de vida, ¿qué podría hacer? Entonces busco más soluciones para poder curar su tumor, muy dentro de ella sabía que no iba a ver muchas expectativas, pero que aun así lucharía hasta el final.

Valeria descubrió que podría viajar por el tiempo, algo que ningún humano antes había hecho. Sin embargo, esta era la única solución para poder curarse y poder vivir su vida, Valeria fue recopilando información durante varios días y cada vez se ilusionaba más de saber que realmente podía hacer algo sin importar lo complicado que fuese.
Encontró información interesante como que ahora mismo estamos viajando al futuro de forma inexorable con la misma velocidad, en cambio, si nos encontráramos en la cima del Everest nuestro reloj iría más rápido que en la tierra, esto es debido a que el reloj experimenta una fuerza gravitacional más débil. Eso quería decir que el tiempo pasa más rápido en el futuro que en el presente. Cada vez se quedaba con la boca más abierta y comenzaba a ver una luz de esperanza dentro del túnel.

Pero, ¿realmente que es lo que necesitaba Valeria para poder viajar al futuro? Valeria necesitaba que la velocidad sea la más cercana posible a la velocidad de la luz, o sea, revisando la teoría de la relatividad y haciendo los cálculos necesarios, pudo ver que si conseguía viajar al 99% de la velocidad de luz, ocho segundos de viaje equivaldrían a una hora en el futuro, Esto quiere decir que necesitaría aproximadamente 1 semana de viaje para poder llegar al futuro. El problema aquí es que era imposible llegar a la velocidad de la luz.

Ella realmente quería hacer algo, pero era consiente de que estaba luchando contra las mareas, _ Esto es un caso perdido e imposible, tal vez la mejor solución es morir y disfrutar mis últimos años de vida _ dijo Valeria.
Cada vez se deprimía más en pensar que no podía hacer nada, y que sabía su fecha de muerte. Pasaron los días y peor se sentía, así que decidió no rendirse y ponerse de pie y si hacía falta lucharía contra dragones. Los próximos días decidió aferrarse a la idea de buscar un nuevo camino del cual guiarse y buscar esperanzas, ya que prefería hacer algo que estar con las manos cruzadas y ver su destino previsto.

Después de tener todos los diseños y cálculos listos, se puso manos a la obra, y comenzó a confiar más en ella, porque sabía que podía salvarse, y que si no conseguía curarse, estaría orgullosa de haberlo intentado y no tirar la toalla.

Así que decidió crear una nave lo suficientemente ligera, para que no afectara el peso de esta en proporción a la velocidad que tenía como objetivo conseguir, la velocidad de la luz. Le resulto muy difícil conseguir acercarse a la velocidad de la luz, era algo que todos los científicos de la historia calificaron como algo imposible. En cambio, Valeria descubrió que los campos electromagnéticos aceleran las partículas cargadas porque este las empuja, de manera similar a como la gravedad atrae a los objetos con masa, con ayuda de ondas electromagnéticas ella podría acercarse a la velocidad de la luz.
Posteriormente, de un largo trabajo, consiguió producir una nave que viajaba al futuro, se puso muy contenta al saber que lo había conseguido.

Valeria se metió a la nave para viajar a dentro de ocho años en el futuro. En una semana de viaje ya se encontraba en el futuro, primero quiso averiguar si realmente habían conseguido la cura para el cáncer, y por suerte la habían sacado hace 1 año, así que procedió a conseguir la cura y volver al presente. Ella realmente estaba orgullosa de que en ningún momento se rindió, y que por fin podía vivir una vida tranquila.
  • Visto: 78