Estela

Hace mucho tiempo cuando era pequeña me encantaba el espacio, soñaba con ser astronauta y visitarlo, tal vez era porque mis padres eran astronautas y siempre me contaban cosas alucinantes sobre sus viajes. Un buen día mis padres me llevaron al espacio para poder cumplir mi gran sueño, pero hubo un fallo en la nave y mis padres me metieron en una especie de cápsula de emergencia para situaciones como esa, sin embargo, no había espacio para todos; la nave explotó con mis padres dentro mientras yo caía en el vacío y no podía hacer nada por ellos.

Entonces cuando pensaba que iba a morir, Drak, un alienígena, me salvó la vida, me rescató y para que pudiera vivir en el espacio, me dio una pequeña poción. Él se encargó de cuidarme como un padre, y se encargó de construirme un disfraz para no poner en riesgo mi vida, ya que en el planeta en el que vivía no se hablaba muy bien de los humanos… ¡Ah! ¡Se me ha olvidado presentarme! Mi nombre es Estela, y os voy a contar la experiencia que más ha marcado mi vida.

Drak se encargó de cuidarme y hacerme pasar desapercibida entre los alienígenas de su planeta.
Allí, la vida era muy buena: como era un planeta fértil, los vegetales crecían prácticamente solos y todo el mundo se llevaba bien entre sí. Sin embargo, nosotros no teníamos ni idea de lo que pasaría. No sabíamos que los “Escorruption”, que eran una especie de escorpiones malvados, querían destruir el planeta, ya que ellos y los “Drakieligenas”, que eran los habitantes del planeta en el que vivía, siempre habían estado en guerra. Pero no era únicamente por eso sino que se dedicaban a destruir los planetas de uno en uno, sin piedad, no les importaba nadie, lo hacían porque les divertía.

Un día salió por las noticias que los “Escorruption” estaban destruyendo planetas cercanos al nuestro y decidieron reforzar los campos de fuerza invisibles que tenía nuestro planeta y reclutar a soldados fuertes para tener la posibilidad de ganar la batalla. Entonces me presenté voluntaria para defender a nuestro planeta porque aunque no naciera allí es el sitio en el que me crié, era mi hogar y no podía permitir que lo destruyeran.
-No, ¡No puedes presentarte! -dijo Drak-
-¿Por qué no?-le pregunté-
-¡Si te presentas podrían descubrir tu secreto! Además, si te pasara algo…-dijo preocupado-
-¡No te preocupes! Estaré bien y tendré mucho cuidado.- le tranquilicé-
En ese momento estaba muy segura de mí misma, pero más tarde me arrepentí de no haberle hecho caso…

Estábamos muy preparados para el ataque de los “Escorruption”, pero al parecer ellos lo estaban más, en cuanto llegaron, nos empezaron a dar una paliza ¡Ni siquiera pudimos contraatacar! Y lo peor de todo es que en uno de los golpes que me dieron mi traje se rompió y caí al suelo, en ese momento no era consciente de que mi cara y mi cuerpo de humana había salido a la luz, pero después de un rato, me di cuenta de que todo el mundo me estaba mirando y entonces supe lo que pasaba, me sentía avergonzada y arrepentida de no haberle hecho caso a Drak.
Después de que todos me miraran decepcionados y asustados al mismo tiempo me echaron del planeta y me dijeron: “Podemos apañarnos perfectamente sin una humana”.

Entonces me fui, estaba furiosa, ya que no había podido defender a mi planeta.
Estaba sola, el único que me acompañó fue Drak del cual también se burlaron por acompañarme. Nos encontrábamos solos él y yo en medio del espacio sin saber qué hacer ni adónde ir, solo nos teníamos el uno al otro, pero entonces me preguntó:

-¿Qué piensas hacer ahora?
- No sé -le contesté.
-¿No vas a hacer nada?- me preguntó-
-¿Qué quieres que haga? ¡Mis acciones solamente han empeorado las cosas! ¡Me siento inútil y, para colmo, te han desterrado a ti también por mi culpa! - le respondí entre lágrimas-
Entonces él me tocó el hombro para tranquilizarme y me dijo:

-No creo que todo haya sido en vano… Es más, cuando te dije que no te presentaras estaba equivocado. -me dijo-
-¡De qué hablas si me han descubierto!- le contesté-
-Pero tú eres muy fuerte y sin ti ellos están perdidos. Aunque no lo reconozcan ellos te necesitan. ¿Qué me dices?

Eso me animó mucho, entonces le asentí con la cabeza y me propuse ir a ayudarlos.
Drak y yo decidimos colarnos en la nave de los “Escorruption”, intentamos no hacer ruido, pero sin querer tiramos un objeto que me parecía familiar, entonces nos escondimos en una habitación y empezamos a escuchar voces las cuales me parecían muy familiares, me acerqué y cuando vi quienes eran casi me da un infarto, eran…

CONTINUARÁ…
  • Visto: 39