El proyecto

Siempre me pregunté por qué no podía contar el proyecto en el que mi padre llevaba trabajando toda la vida, e incluso por qué no me lo podía contar a mí. Pero la curiosidad pudo conmigo, y con 14 años decidí investigar entre sus documentos. A día de hoy lo cuento porque soy de las pocas personas que sobrevivieron al accidente que provocó la desaparición de la Tierra tal y como la conocíamos. Y es que pensaba que la destrucción del mundo era solo un cuento que mi padre me contaba, pero averigüé que no, que la historia que me contaba de niña en realidad no era solo eso.

La ''máquina mágica'' en verdad era un generador de partículas que era capaz de crear cualquier tipo de materia desde el punto cero, de manera que al lograr desarrollarla podrían generar cualquier tipo de curpo jugando con las moléculas que podían fabricar. Podrían desarrollar la cura a cualquier enfermedad, podrían crear cualquier recurso escaso y si podían hacer todo esto, tendrían el control económico mundial. Sin embargo, había una pequeña, minúscula, posibilidad de que al intentar poner en marcha el generadorpor primera vez algo fallase, y las estadísticas apuntaban a que dicha posibilidad era menor a un 0,001%. Pero el azar es azar, y aunque era poco probable que eso ocurriese, no era imposible. Y ocurrió. Así, la máquina falló y su gran potencia alteró la fuerza del campo magnético terrestre. De golpe, todos los continentes se hundieron en el océano y todos los gases que se guardaban en el núcleo terrestre ascendieron a la atmósfera. Los animales terrestres murieron ahogados, las aves murieron por falta de alimento, los animales acuáticos murieron aplastados por los continentes o intoxicados con los gases del núcleo. Poco a poco la Tierra se quedó sin vida.

El planeta donde solía vivir ya no tiene trazas de verde o marrón. Desde el espacio se ve totalmente azul. Hay grandes volcanes por debajo del nivel del mar que expulsan azufre, y que llenan la atmósfera de gases que imposibilitan la vida. Yo y otras 3000 personas que formábamos parte del Plan de Emergencia estamos navegando por el espacio sin rumbo, repartidos en más de 100 naves. Se supone que debíamos haber llegado al planeta SK hace 73 días, pero no hay rastro de él. Probablemente se deba a la alteración en las fuerzas de atracción del Sistema Solar. Escribo esto con esperanza de que se sepa lo ocurrido si llegase a quedar vida que desconozcamos.

Cambio y corto.

  • Visto: 41