¿Un nuevo futuro?


10 de mayo de 2022, día en el que todo empezó
Todos estamos sentados en la clase, esperando a que el director nos diga esas noticias de última hora que según él “van a revolucionar el mundo”.
-Bueno, jóvenes, no sé si habréis abierto el periódico o si mínimamente os habéis interesado un poco por las notícias de la actualidad, pero desde hace un tiempo uno de los laboratorios más grandes e importantes del mundo ha estado investigando un tipo de tecnología nueva, la cual no ha sido antes usada. - Dice muy entusiasmado.
-Es cierto, yo vi ayer en la tele que querían crear unos chips o algo así para la
gente. - Comenta Romeo, un compañero de clase.
-¡Exacto! Esta empresa ha creado unos microchips que se introducen en la
parte de la nuca, pero lo interesante es que estos chips sirven para que la población pueda hacer cualquier actividad con mucha más rapidez y mucha más facilidad, por ejemplo, vosotros haréis vuestros ejercicios de cualquier materia mucho más animados y se os harán más amenas.
-Pero vamos a ver, ¿Qué es eso, una especie de droga?¿Són como los porros
acaso? - Dice el gracioso de turno, Bryce. No puede callarse sus comentarios chorras el pobre.
-¡Vamos a ver, Bryce, un poco de coherencia! Esto no es nada parecido a una
droga, esto es mucho más funcional que esas sustancias a las que os engancháis hoy en día.
-Pero Sr. May, ¿Por qué nos dice esto a nosotros? - Pregunté curiosa,
queriendo llegar al fondo de todo esto.
-Ahí es adonde quería llegar, gracias por la pregunta, Mikaela, mañana mismo
vendrán los técnicos de laboratorio a poner ese microchip en la ciudad y nos han dado la oferta de ponerlo a todo el instituto gratis, para así hacer las pruebas finales y que sean un éxito.
Todos en ese momento nos miramos muy confundidos, ¿Acaso nos estaban obligando a implantarnos algo que no sabemos ni siquiera si es seguro? ¿Pero se le ha ido la cabeza a este hombre?.

13 de mayo de 2022
Pues sí, efectivamente nos obligaron a ponernos ese microchip o lo que sea. Pero no solo a nosotros, el alcalde anunció la campaña de implantación, como si estuviesen regalando dinero, toda la ciudad estaban haciendo cola muy ansiosos, desesperados diría yo. Hoy es el tercer día después de la implantación del chip, quiere decir que, supuestamente, hoy se activan todos a las 22h de la noche. ¿Estoy nerviosa? Mucho, ¿Tengo un muy mal presentimiento de todo este experimento? Definitivamente, sí, y mi intuición nunca falla. Por eso mismo, tres de mi grupo de amigos hemos desactivado el chip, tenemos claro que no lo activaremos hasta que no veamos que es seguro. Tampoco hemos podido decírselo a nadie, porque dudamos mucho que esto sea legal, sinceramente.
-Vale chicas, ¿Estáis preparadas para lo que se viene? - Dice Matteo claramente nervioso.
-Si te digo la verdad no, estoy completamente caga’y fijo que Mika también - Contesta Julie por las dos.
-Pues sí, tengo un mal presentimiento de todo este experimento o como le llamen.
-Ya solo quedaba un minuto para que se activaran y viéramos realmente si iba a acabar todo mal, o por el contrario, si iba a salir todo bien como nos contaron.
-Ya está tíos, las diez en punto - Deja caer Julie.

-Anda, pues todo en silencio, todo normal, no ha pasado nada, ya podemos vivir tranquilos - Dice Matteo intentando autoconvencerse de que todo está bien.
-¡Sh! Calla y espera unos minutos más - Insistí.
Efectivamente, tenía razón, ni un minuto hizo falta esperar para que el caos se desatara.

14 de mayo de 2024
Dos años. Dos años han pasado desde que el mundo estalló por completo. Desde que el mundo que conocíamos se destruyese por completo y lo poco bueno que quedaba, desapareciera. Aquel 13 de mayo, ocurrió lo que nadie, excepto yo, esperaba. La gente comenzó a comportarse de una manera muy extraña, como si estuvieran siendo controlados, de cierta manera, lo estaban y lo siguen estando a día de hoy, excepto nuestro grupo de ocho supervivientes. La gente empezó a quemar cosas como coches, contenedores, establecimientos e incluso edificios enteros. Las calles sumidas en una terrible catástrofe que era imposible de arreglar.
Tuvimos que investigar por nuestra cuenta el por qué de todo esto, gracias a los nuevos integrantes de nuestro equipo: Josh, Lu, Paul, Corina, Jaime y Mohamed; conseguimos llegar a la conclusión de que hubo un fallo en la programación del chip, bueno, ha sido un gran fallo que ha costado la vida de millones de personas en todo el planeta.
A pesar de las circunstancias, los ocho nos mantenemos unidos y con ganas de seguir buscando supervivientes, aunque se vea difícil, intentamos seguir y sacar la vida de este planeta adelante.
  • Visto: 51