Skip to main content

Un dia catastrófico

Era una mañana de verano, hacía mucho calor, estaba tumbada en mi cama viendo el móvil cuando de repente me saltó un mensaje y decidí abrirlo. Me habían mandado una ubicación a las afueras de la ciudad. Llamé corriendo a mis amigas y decidimos ir a investigar.
Una vez allí, nos metimos en unas naves donde no entraba nada de luz, por lo que no veíamos nada. De repente oímos un fuerte ruido, ¡nos habían cerrado la puerta y nos habíamos quedado atrapadas! Al instante, encendieron unas luces que nos deslumbraron por completo, y descubrimos que estábamos encerradas en un laboratorio, que para poder escapar de allí tendríamos que superar una prueba muy compleja.
Teníamos que hacer una mezcla química y organizar los elementos de la tabla periódica por su número atómico.
A nosotras se nos daba fatal la química por lo que sería un reto bastante complicado, pero como fuese teníamos que salir de ese laboratorio.
Cuando ya estábamos preparadas para empezar el reto, de la pared salió un folio donde habían escritos ocho elementos de la tabla periódica en los que teníamos que poner sus abreviaturas correctamente, y al otro lado de la pared nos dieron dos frascos con dos líquidos que teníamos que mezclar para que la pared se derritiera y pudiésemos salir de allí.
Nos pusimos manos a la obra, nos costó completar todo casi todo el día, y cuando quedaba tan solo media hora para poder completar el desafío solo nos faltaba por completar un elemento que era el potasio. La mezcla ya la habíamos terminado pero al no poder completar todo el folio no podíamos escapar. Faltaban cinco minutos, entonces decidimos poner una letra al azar ya que no había otra opción. Me dispuse a coger mi boli para poder escribir la letra y ahí es cuando… ¡me acordé de la respuesta! Era la k. Cogí el boli lo antes posible y escribí la letra. Ya se había acabado todo. Cogimos la mezcla y el papel y los introdujimos por una rejilla que había en la pared y al segundo apareció una luz verde que nos indicaba que habíamos superado el reto.
Salimos corriendo de la nave y saltamos de la ilusión de haber podido salir de allí con vida.
Y así fue como pasé el día más extravagante de mi vida.
  • Visto: 164