Skip to main content

La arqueología es algo importante para él

David era un adolescente que de mayor quería ser arqueólogo, le apasionaba ese trabajo, tal vez sería porque su familia había sido arqueóloga, concretamente su madre, su tía y su abuelo, pero él tenía algo diferente.

Sus parientes pensaban que la arqueología se basaba en encontrar fósiles, pero él sabía que se trataba de encontrar restos de civilizaciones antiguas. ¿Quién sabría si bajo sus pies vivió alguien así?

David siguió con los estudios hasta los 16 años que decidió dejarlos y cambió su vida por completo, se enfocó en la arqueología, estuvo trabajando muy duro, pero un día a sus 22 años mientras exploraba terrenos lejanos encontró una cueva muy grande, siguió adentrándose en esa gruta llegando así a una oscuridad tremenda un alrededor tenebroso, desde que salió de la cueva nunca volvió a ser el mismo, era introvertido y tímido.

En el lugar en el que vivían todo era muy apacible, una casa de campo en las afueras de Valencia, y todos los veranos alquilaban un apartamento al lado de la playa.

David cada día se adentraba más en la gruta, cuando encontró una pequeña piedrecilla, que la examinó y se dio cuenta de que era una piedra rarísima valorada en $50000 y un comprador americano de Los Ángeles se la compró a $41500 pero él no estaba conforme con eso y siguió buscando y encontró una civilización antigua y fue el arqueólogo más famoso del mundo.
  • Visto: 83