Skip to main content

La cinta nº 697 del videocasete

La luz entraba desde la ventana semicerrada y a mí me ardían demasiado los ojos, debían ser más de las 7:00 a.m. como máximo. Me levanté con lentitud y al hacer contacto con el suelo mis pies sintieron el frío del piso, mi cabeza me dolía porque me acosté muy tarde, había dormido menos de 4 horas seguramente (realmente no sé si las necesito); pero bueno, hoy es un nuevo día. Otro día más en tratar de buscar comunicación con alguien. Traté de pararme y caminar hacia mi despacho (un corto viaje para cualquiera, un mal rato mental para mí), hace años que tengo que ir hacia esa habitación de 4 paredes y preparar el videocasete, para tratar que algún descerebrado, algún día lo encuentre.
Al entrar al despacho cerré la puerta detrás de mí, me senté en la silla, metí el videocasete en su estuche y luego lo cerré; ya estaba listo para apretar el botón de play y empezar a grabar; pero realmente estoy muy desmotivado.

- ¡Otra vez como todos los días!- dije; mientras en mi mente trataba de darme ánimos para seguir, mi cabeza me estaba dando vueltas, mis ojos me pesaban, sería normal que en ese momento me desmayara.

“Buenos días, tardes o noches, mi nombre es Damian Rose y éste es mi intento número 697 en conseguir preservar mi mensaje a todos ustedes.” - tengo la costumbre de empezar mis videoscasetes con un tono suave y sereno, ya que ayuda a inspirar confianza; pero claro luego recuerdo mi situación y empiezo a desesperarme.

“Ustedes saben que nuestro mundo se está cayendo en pedazos, la vida se ha vuelto un infierno desde el inicio del proyecto OFH…
No estoy bien, no encuentro a nadie por mis alrededores y si hay alguien que pueda oír mis palabras (estando yo aún cuerdo), le pido que se encargue de mi labor…



Hace 7 años la compañía CHANGES, una empresa muy conocida en el campo tecnológico y lugar donde yo trabajaba, contrató los servicios de un grupo de personas especializadas en neurociencias. Todo iba normal en las primeras semanas, se habían hospedado en una gran habitación y estaban desempacando sus cosas; admito que esos tipos me traían mala espina en el momento que pisaron nuestras instalaciones; desearía haber confiado en mis instintos cuando aún no era tarde…

En solo unos meses rumores terribles salieron a la luz, ya que muchos de los trabajadores de nuestra empresa empezaron a enfermar repentinamente y pidieron días libres… Los anuncios de desaparecidos llegaron días después de sus retiros. Nuestra empresa estaba teniendo por esto una mala reputación , en esos momentos los nuevos trabajadores ya habían conseguido hacer de su grupo mucho más grande, nuestro jefe solo tuvo una opción para salvar la empresa, la vendió al grupo nuevo, poco tiempo después empezaron con las renovaciones, las noticias decían que estaban por empezar un proyecto junto con los equipos y artefactos tecnológicos de NUESTRA antigua empresa, todos los trabajadores de la empresa Changes fueron reemplazados, todos tuvieron que dejar sus proyectos e invenciones en las que habían estado trabajando, excepto yo. Y es que yo no iba a dejar todo el potencial de mis proyectos a las manos de unos desconocidos, toda persona que trabaja en el campo de las neurociencias tiene que tener su marca de autor, y también ellos debían saber sobre mí, -¿Mencioné que me dedico a ese campo laboral?-, la empresa Changes siempre contó conmigo,pero era el único trabajador que se enfocaba en ese campo en toda la empresa, necesitaban de más ayuda externa… También me llevé mi último proyecto, en el que había estado trabajando, era más bien como un amplificador de sonido, no puedo dar mucha información en que me base para su composición o para su propósito… Quién pensaría que un simple prototipo lo sería todo para ellos.



- Puse en peligro a toda mi familia, a mis amigos y a todo ser viviente que hiciera contacto conmigo…

- En menos de lo que puedo recordar la empresa OFH ya había puesto carteles de mi búsqueda, querían saber todo acerca de mí; mi ubicación, mis pagos, incluso sobre mis pertenencias. Tenía que irme de mi hogar, ya no era un lugar seguro. Los días pasaban como un solo grano de arena en el reloj.
OFH ya había terminado su nuevo proyecto, lanzando al mercado su prototipo, era un medicamento que supuestamente ayudaría con el estrés y problemas emocionales, era como un calmante…

- Las personas no parecían ser las mismas después de tomarlo, actuaban como unos salvajes luego de ingerir las muestras, atacándose entre sí, desde portando armas hasta con sus propias manos…



- Ya habrán pasado más de dos años desde que empecé a grabar este tipo de audios, (no lo recuerdo bien)… solo le pido, al que llegue a reproducir esta cinta, a la persona cuerda que haya entrado a mi laboratorio sin mi permiso… que se lleve mi prototipo salvador y trate de encenderlo, yo ya no tengo esperanzas de seguir viviendo en paz…

El videocasete empezó a producir sonidos raros, la cinta se estaba acabando, solté un gruñido de fastidio, siempre se cortan las grabación en este punto.

- Ya no puedo contar mas cosas, espero que si alguien llega a encontrar mi cinta, que no sea por casualidad, tú debes saber las consecuencias que existen al relacionarte conmigo…

- Bueno… No deseo ponerte de nervios, jajaja…

- Espero que algún día, después de haber reproducido esta cinta, encuentres algún lugar seguro, personas en que confiar y toda la tranquilidad del mundo…

- Este es el final de la cinta nº 697, Damian Rose se despide.

Finalizo la grabación justo a tiempo, la cinta ya se acabó.

(Un chirrido de un canario se escuchó afuera del despacho). - ¡Cléo, ya te has despertado! .- Dije saliendo del despacho, me dirigí a la sala de estar y me acerqué a la jaula de mi canario.

- Pero ¡Qué ave más madrugadora!…¿Tienes hambre Cléo? - al preguntarle Cléo empezó a hacer aún más chirridos y a acercarse a mí; los animales son muy expresivos con los humanos…

- ¡Yo también tengo hambre Cléo!, te serviré las semillas que te encantan, pero primero déjame sacarte de la jaula.

Al abrir su jaula Cléo empezó a revolotear por toda la habitación, luego me siguió a la cocina y le serví en su plato las semillas.

¡Qué hermoso puede ser una mañana junto con los que más amas!…
  • Visto: 157