Skip to main content

La lluvia

Era un día nublado de abril, mi padre antes de ir a su trabajo nos estaba llevando a mí y a mi hermano, Nico, al instituto. Mi padre trabaja en un laboratorio secreto en el que realizan experimentos que nadie de la ciudad sabe, así que no puede llegar tarde. Llegamos al instituto y mi padre dejó primero a mi hermano, ya que él es más pequeño que yo y su clase queda más cerca que la mía. Mi hermano se fue con sus amigos y luego yo me fui con lo míos, hice la primera clase, historia, luego me fui al patio. Estuve charlado con mis amigos antes de entrar a la siguiente clase, cuando de repente vino mi padre, Patrick, con mi hermano súper deprisa hacia mí

¿Qué pasa?- les dije muy asustada
Nos tenemos que ir corriendo - me dijo mi padre
¿A dónde?
Luego te lo diré, aquí no te lo puedo decir

Yo los seguí superasustada hasta el coche. Dentro del coche ya estaba mi madre esperándonos con cara de preocupación, parecía que ella tampoco sabía qué estaba pasando. Mi padre se subió al coche lo más rápido que pudo, lo encendió y nos alejamos de la ciudad, había muchísima gente corriendo y muchísimo tránsito. La gente se estaba volviendo loca, y yo no sabía qué estaba pasando.

Mi padre dejó el coche en el medio del bosque y empezamos a correr, yo no sabía donde íbamos, solo seguía a mi padre. Empezaba a hacer frío y mucho viento, a lo lejos veía como se acercaba una tormenta muy fuerte, levante un momento la mirada y vi una puerta de un bunquer, mi padre abrió la puerta y todos entramos corriendo. Dentro del bunquer parecía una nave espacial, era muy grande y muy moderno, nada más entrar estaba la cocina con una mesa y sillas para comer, más a lo lejos había dos habitaciones con un baño cada una, al fondo de todo había una habitación con toda la comida que necesitaríamos.

Que hacemos aquí papa? - le dijo mi hermano que estaba aún más asustado que yo
Mañana os explicaré, ahora vamos a comer y a dormir que ya sé a hecho muy tarde y mañana tengo un día largo - parecía muy preocupado

Yo no sé por qué mi padre decía que tenía un día muy largo, si supongo que estaremos en el bunquer todo el día, pero bueno, no le di mucha importancia, así que cenamos y nos fuimos todos a dormir.


No pude dormir en toda la noche pensando que hacíamos en el bunquer y porque mi padre estaba tan preocupado. Me levanté y lo primero que hice fue ir a la cocina, encima de la mesa vi una nota que decía

“Carlota tenéis toda la comida en la despensa, no os preocupéis por mí, yo me he tenido que ir por asuntos de trabajo, ya volveré, de momento quedaros en este bunquer y no os mováis, por vuestra madre no os preocupéis que está conmigo”

Yo fui a levantar a mi hermano, le dejé leer la nota, decidimos que prepararíamos todo y nos iríamos en busca de nuestros padres y para investigar que estaba pasando, aunque mi padre nos dijera que no nos podíamos mover, queríamos salir de ahí y averiguar qué pasaba.

Cuando salimos estaba todo el bosque como si lo hubieran quemado, dejamos el bunquer atrás y empezamos a andar, primero no encontrábamos nada. Seguimos andando hasta que encontramos a unos chicos que estaban allí acampando, los fuimos a saludar para ver si querían venir con nosotros a saber qué estaba pasando y para ayudarnos a encontrar a nuestros padres.

Esa noche nos quedamos a dormir con ellos para que por la mañana nos vayamos pronto. Nos levantamos nada más salir el sol y empezamos a andar, ya llevábamos 2 horas andando, cuando de repente vimos una vaya con un montón de seguratas con máscaras y con EPIs, nos dimos cuenta de que estábamos en cuarentena y no podíamos pasar al otro lado de la vaya, así que no colamos por una puerta. Al entrar nos fuimos a escondidas a una sala, nos escondimos todos detrás de un mueble para que no nos vieran y de repente vimos a nuestro padre que estaba hablando con un hombre:

Tenemos que hacer que llueva más para que se muera más gente- le decía mi padre a un científico de allí

¡Eso significaba que mi padre y sus amigos científicos habían creado una lluvia ácida para que la gente se muera!

Estaba tan enfadad que me levante de donde estaba escondida y le dije lo malo que era cuando de repente vi que tenía una pistola, la saco y me disparo. Justo cuando lo hizo me levante en mi cama, todo fue un sueño.
  • Visto: 94