Expediente Cassandra

La forma vaga de una persona adulta se adivinaba al final de tan alta estancia. Andrea era una de las escasas Historiadoras restantes: personas devotas a la recopilación de eventos sucedidos para guiar a la sociedad por el Buen Camino. Una religión de los Hechos, con sus propios dogmas extraídos de las piedras con las que se tropezó la Humanidad en su camino.

Enfrascada en su lectura, apenas reparó en que la vela se consumía a su lado, aceptando a regañadientes tener que levantarse a encender la tercera de la noche. Andrea se había topado con un filón de Hechos, relacionados con la oscura era de la Automatización. En uno de ellos se podía reconstruir la siguiente escena:

Transcripción de la grabación de la caja negra del Toma AZ-442:
- Localización: Green Future, Valencia
- Línea: control de tráfico automatizado (CTA)
- Fecha: 2059-07-14 13:54:43 UTC
- Técnica/s: Paco M. (Agente 45) y José P. (Agente 67)
- Realizadora/s del informe: Mariana G. (Agente 895)

[Paco] “… en que un día ni pueda ir al baño, tío. Ni comerme tranquilo el [censurado] bocata puedo. Y eso que prometieron alargar los descansos a 15 minutos… ”
[José] “Venga, Paco, que con un poco de suerte es una chorrada* y podemos completar la ruta antes de las tres. Pásame el enlace con el error y nos ponemos de una.”
* Nota de la Historiadora: relacionado con chorro, manantial, posiblemente signifique “claro como el agua” o “fuente de vida” (poco probable).

[Paco] (susurrando) “Con un poco de suerte me toca la lotería* y no me ves el pelo.”
[José] “¿Qué dices, Paco? ¿La lotería*? ¡No me digas que te ha entrado la vena millenial!”
* Nota de la Historiadora: antigua mala práctica consistente en desperdiciar dinero sin recompensa alguna, vicio.

[Paco] “En mi época uno al menos podía tener la esperanza de ganarla y comprarse una isla, ahora ni un descanso digno…”
[José] “Ya bueno, eso fue antes de la Automatización… ¡Venga, Dr.* Martinez, que se nos hará de noche!”
* Nota de la Historiadora: Dr. referido a doctor, ¿posiblemente cirujano de máquinas? Referencia no clara.

[Paco] “[sonido ininteligible] automatización... Y tenemos que venir cada dos por tres a enchufarlos... ¡Va! Aquí tienes el enlace, ¡a ver si por una vez tienes razón!”

[Sonidos de fondo, algunos identificados y provenientes de los motores del toma]

[José] “Pues no parece que salga nada en el diagnóstico.
[Paco] (masticando) “¿Has revisado los sistemas de feedback?”
[José] “Sí…”
[Paco] “¿Los logs de críticos?”
[José] “Sí…”
[Paco] “¿El sistema de quickstop?”
[José] “Que sí, Paco, y nada, no sé qué le puede estar pasando...”
[Paco] “Pues lanza un autocheck y lo inicias en modo seguro, yo me voy a por un café.”
[José] (suspiro) “Pues la verdad es que poco más se me ocurre...”

Fin de la transcripción.

Este era tan sólo uno de tantos transcritos en los que un toma (autómata) se paraba por causas sin determinar y sin fallos aparentes, la única particularidad era que este lo podía poner en la pila de “agentes de tráfico inteligentes”. Circulaban algunos escritos con teorías y esbozos de hipótesis acerca de los hechos condicionantes del desmantelamiento de los tomas y de la posterior Era de la No-Máquina, marcada por una fuerte recesión tecnológica pero, curiosamente, no cultural. Ninguno de ellos convencía a Andrea: unos hablaban de los bugs (¿bichos? posiblemente referidos a errores, de los tomas), otros de optimismo desmesurado en la tecnología inteligente. Finalmente, estaban los que apuntaban que la Era de la Automatización fue la mayor mentira jamás contada, por y para la Humanidad. Esto en gran parte dada la necesidad imperiosa de contratar a los antiguos denominados ingenieros y/o doctores para supervisar el trabajo automatizado, e incluso para realizar ellos mismos ese trabajo bajo la etiqueta de “Made by tomas for humans” con el afán de mantener vivo el espejismo de la inteligencia artificial. Lo cierto es que para Andrea, todas estas teorías, por sí mismas, sólo constituían parte de las diferentes facetas de la crisis subyacente en esa época. Pero le faltaba algo más, la esencia que interconectaba todo, la raíz original de la cual nacían estos síntomas de un sistema enfermo…

La luz de la última vela se apagaba cuando Andrea exhaló un suspiro. ¡Al fin! Había pasado toda la noche leyendo, tachando y reescribiendo, pero ya tenía su dogma, extraído, purificado y concentrado a partir de los transcritos. Un nuevo paso para la Humanidad, una nueva enseñanza para guiar el futuro de las personas, basada en los errores garrafales de nuestros ancestros: el planeta tiene un límite, crecer hacía el infinito es un cuento para tontos y ninguna tecnología nos va a salvar si no nos ponemos manos a la obra.
  • Hits: 196