LOS SECRETOS DEL UNIVERSO:

Yo nunca me he sentido acogida en este lugar. Siempre he sentido que este no era mi sitio, que yo no pertenezco a este mundo. Como si yo viniera de otro lugar muy lejano. Soy diferente. Diferente a todas las personas que he visto aquí. Eso es obvio, la gente me mira raro en la calle. El caso es que aunque sé que no pertenezco a este lugar, nunca he sabido de donde vengo. He investigado mucho, bueno todo lo que he podido porque nunca he ido al colegio.

Nunca he ido al colegio por muchas razones, bueno, eso me dijeron, las razones no las conozco. Solo sé que dieron muchas razones por las que no podía ir. También sé que cuando fui a conocer el colegio los niños que iban a enseñarme el edificio me vieron y se fueron corriendo. Supongo que se asustaron, y les entiendo, hasta a mí me cuesta verme en el espejo por las mañanas.

Sigo sin tener muchas ideas sobre de donde provengo. Lo único que recuerdo es que conocí a un ser como yo, extraño y diferente. Eso ocurrió hace varios años en un centro de adopción. Recuerdo que nos entendíamos y comprendíamos la una a la otra.

La última vez que la vi fue cuando el del centro de adopción me cogió y me llevó con una mujer. Esa mujer ahora es mi madre y me ayuda mucho.

Bueno, ya he contado mi historia vamos a lo importante. Mi madre sospecha que provengo de algún planeta del universo muy extraño con cualidades sobrenaturales donde existe vida. Como nunca he sabido mucho sobre el universo mi madre me ha explicado todo lo que sabe.

El universo es el conjunto de todo lo que tiene existencia física, en la Tierra y fuera de ella. Me parece que es un lugar interesante. Lo que pasa es que me ha dicho mi madre que el universo es infinito. Por lo que por mucho que supiese que provengo del universo seguiría sin saber muy bien de donde vengo.
Hace unas semanas mi madre estuvo hablando con los de NASA para ver si podíamos hacer un viaje por alguna parte del universo para poder saber de donde venía. Le dijeron que sí, pero que deberíamos hacer algunas pruebas antes.

Cuando fuimos a hacer la primera prueba la cara del que nos iba a acompañar fue épica. El hombre llamó a mi madre y estuvieron hablando un rato. Al final el señor me hizo una señal para que entrara a la nave.

La primera prueba consistía en quedarnos dentro de la nave espacial 24 horas, con todos los medios que tenían para las expediciones. A mí la nave espacial me pareció muy interesante, era como yo. Diferente a todo lo que podíamos ver a diario.

Esa experiencia es de las mejores experiencias que he vivido nunca.

Después de algunas pruebas más fuimos al espacio. Yo estaba muy ilusionada.

Esta vez, antes de entrar a la nave nos hicieron ponernos unos trajes blancos eran como monos pero incómodos. También nos hicieron ponernos un casco blanco con muchos botones que no sé para que valen y una cubierta de cristal para permitirnos ver mientras lo llevamos puesto.
Yo me quedé mirando por la ventana. El despegue me gustó mucho. Sentí que cada vez me encontraba más cerca del lugar del que pertenezco. Me estaba alejando del lugar en el q he vivido siempre, pero nunca he pertenecido.

Descubrí lo hermoso que era el universo: tenía cometas, planetas, estrellas y satélites. El planeta que más me llamó la atención fue Júpiter; Júpiter es un planeta exterior, la mayoría de estos planetas son gaseosos, tiene una gran masa y tiene anilos. Júpiter tiene un color marrón que me gustó mucho y me recordó que no todo tiene que ser hermoso para ser bonito ya que cada uno es bonito a su manera. Me llamó mucho la atención la mancha roja que tenía Júpiter.

Mi madre me explicó que la mancha roja se llamaba: La Gran Mancha Roja; es el mayor vórtice anticiclónico de Júpiter y el detalle de su atmósfera más conocido a nivel popular. Comparable a una enorme tormenta, se trata de un enorme remolino. Su tamaño es lo bastante grande como para englobar más de dos veces el diámetro de la Tierra.

Todos esos datos me resultaron muy interesantes, por lo que les dije que podríamos ir ahí a ver si era mi sitio.

Cuando llegamos me sentí muy identificada con todos los seres que había ahí, por lo que decidí quedarme a vivir ahí.

Le di un abrazo a mi madre, ella me dijo: “Ni los años luz harán que te olvide”; Siempre recordaré esa frase.
FIN
  • Hits: 38

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN