TODO ES NADA

Lo insignificantes que podían ser actos u objetos que a nosotros nos parecen inmensos e increíbles en un punto de vista comparativo a todo lo que hay en el inmenso universo... No somos nada, nada más que un insignificante grano de arena en un infinito desierto.
Todos aquellos grandes logros y acontecimientos; las Olimpiadas, los premios Nobel... No eran nada.
Ya se le había acabado la mitad de la reserva de oxígeno, calculaba que habrían pasado unas 4 horas desde el accidente. En cuanto a él, ya sabía su destino, pedir ayuda por radio no serviría de nada, ya que nadie podía acudir a salvarle.
Entonces, recordó a su familia; a su mujer y a sus hijos... Una silenciosa lágrima se deslizó por su mejilla. También recordó a sus amigos, a sus padres y demás seres queridos; no volvería a verlos.
Recordó su primera prueba como astronauta, en ella estaba muy nervioso, ya habían pasado diez años desde aquella ocasión... Consultó sus reservas de oxígeno y calculó que le durarían una o dos horas más. El ya sabía que nadie le iba a rescatar, que este era el final de su historia.
El nunca se imaginó que su final iba a ser así, ni siquiera había podido despedirse de sus seres queridos... En ese momento se echó a llorar, llorar por todo lo que se había aguantado, por todo lo que había sufrido... y disfrutado. Se le vinieron a la cabeza algunos de sus mejores momentos; el día que su padre le enseñó a montar en bicicleta, su graduación, el día de su boda, el día que nació su hijo mayor...
Entonces, vio una luz, una, luz que lo envolvía, la luz más cálida y reconfortante que había sentido nunca, en ese momento todas sus preocupaciones desaparecieron, se sentía indescriptiblemente bien... De repente, desapareció y solo quedó el vacio y oscuridad del espacio.
  • Hits: 24

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN