Skip to main content

Istorioak

  • HELDUAK

    ADNtik jauzika

    ADNtik jauzika

    - Kaixo, non nago?
    - 43. kromosomaren intron batean. Eta zu, nor zara?
    - Ni “Zak” transposon sortu berria naiz. Bi hilabete besterik ez daramat eta, orain arte, 17. eta 26. kromosometatik ibili naiz.
    - Hara, nik ere transposon batean daukat jatorria. “Alu” sekuentzia bat naiz. Garai batean ikaragarri zabaldu ginen kariotipo osoan zehar baina gaur egun askoz lasaiago gabiltza.
    - “Alu” bat!! Azkenean topatzen zaitut. Jakin nire idoloa zarela. Nahiko nuke bai zuk beste zabaltzea.
    - Tira, ez da horrenbesterako. Gainera azkenaldi honetan lasaixeago gabiltza.
    - Bai, konturatu naiz horretaz ere. Eta zer dela-eta txakalaldi hori?
    - Urte asko dira jada eta … Uste dut ezabatzailea datorkizula.
    - Ui, egia da. Egonen gara beste batean. Pozten naiz zu ezagutu izanaz.

    Boin

    - Kaixo, non nago?
    - 28. kromosomaren telomeroan zaude.
    - Telomeroan. Ufff zein ongi!! Eskerrak! Uste dut aprobetxatuko dudala hemen izkutuan ahalik eta gehien luzatzeko.
    - Zer bada? Hankasartzeren bat egin duzu zuk ere bai, ala?
    - Bada bai, zoritxarrez sortu berritan gantzen metabolismoaren gene garrantzitsu samar bat inaktibatu nuen, eta, zaintzaileak berehala etorri ziren niregana. Eskerrak, lehenengo metilazioa gertatu orduko hanka egitea lortu nuela, baina, horrezkeroztik nire atzetik dabiltza atsedenik hartu gabe.
    Eta zu, nor zara?
    - Ni ere zu bezalako transposon bat naiz. Baina zu ez bezala, ni I klasekoa eta LTR motakoa naiz. Zure antzera ibili izan nintzen, eta eskapada ederrak izan nituen baita nik ere. Horregatik telomerora iritsi nintzenean patxada handia hartu nuen, eta horrela jarraitzen dut; berriro ere dantzan hasteko bat ere gogorik gabe.

    Hilabete batzuk pasatu dira elkarrizketa horretatik. Gure bi transposonek oso harreman polita daukate, eta bertan jarraitzen dute nukleoaren gorabeherekin disfrutatzen, baina denborak luze jo badu ere, zaintzaileak temati ibili dira bazter izkutuenak ere arakatzen transposon metilatuaren bila eta azkenean berriro arrastoa hartzea lortu dute, eta bertan dituela jakinarazi diote beste behin ere.

    - Aizu polita, zaintzaileak dituzu beste muturrean. Pena handia da, baina alde egin behar duzu lehenbailehen.
    - Ez esan … a zer faena!! Hain gustura izan naiz zure ondoan …Tira, zer egingo diogu. Plazer handia izan da niretako, maitia.
    -Baita niretako ere, bihotza. Ongi ibili, polit hori.

    Boin

    Klap, klap, klap, klap, klap, klap, klap, klap, klap, klap, klap …

    - Txaloak al dira horiek??
    - Noski txaloak direla!! Eta zuretako gainera.
    - Niretako?? Zer egin dut bada horrelalo txalo-zaparrada merezitzeko?
    - Erretrobirus gaizto baten erdi-erdian asmatu duzu eta seko inaktibatu duzu, hain juxtu, arazoak sortu behar zituenean.
    - Pozten naiz ni ere, behingoagatik baliagarria izan naizela ematen du.
    - Bai horixe.

    Balentriaren berria berehala hedatu da nukleo guztitik, eta handik gutxira bertaratu zaio segika izan duen zaintzaile sutsuetako bat.

    - Azkenean aurkitu zaitut.
    - Hala ematen du bai. Sentitzen dut benetan sortu ditudan ezbehar guztiak. Hori bai, jakin eta sinets ezazu nahigabe izan zela.
    - Denek erraten didate gauza bera. Dena den, argi dago, zure kasuan gauzak majo aldatu direla. Are gehiago, une honetan mesede ikaragarria egiten ari zara erretrobirusaren inmobilizazioarekin. Metilazioa ezabatuko dizut eta libre izanen zara berriro ere... Baina hori bai, erretrobirusa deseuztatu bitartean ezin izanen duzu lekualdaketarik egin.
    - Lasai, gustura hartuko dut nik ere egonalditxo bat zuen jazarpenetik arduratu gabe.
    Dena den, birusa akatu eta gero, sari gisa, 28.ren telomerora itzuli nahiko nuke.
    - Hara, gure eskazalea!!
    Ikusiko dut zer egiten ahal dudan … baina uste dut lortuko dudala.
    - Milesker, bene-benetan.


    Azalaren azpian

    Azalaren azpian

    Benetan nazkagarria zen usaina. Alde guztietatik. Nazka, Higuinkeria eta utzikeria.

    Umore onean nengoenean, ezerk ez ninduen gehiegi hunkitzen, baina nazkagarria zen hura. Gogorarazten zidan txikitan, amonaren Matxinbentako baserrian oilo, behi eta ardien artean uda pasatzen nuenekoa . Kaka-usaina.

    “Karonte” dimentsioarteko untzitik pauso sendoz jaitsi ginen, eta atera bezain pronto giroak gure jantziak zeharkatu zuen. Bidaiatzeko janzkerak, Nomex, tefloi eta kevlarezko hiru geruzaz osatuak, muturreko tenperaturak jasateko prestatuta zeuden, baina ez izugarrizko kiratsa hori.
    Denboraren dimentsioa zeharkatuz atzealderantz ikustea ahalbidetzen duen programa informatikoa da, “Atzeraispilu-kuantikoa”; horrela, iragana ikusten iristen da etorkizun onargarri bateraino. Untzi askotan erabiltzen dira atzeraispiluak; “Karonten, kasu.

    Gogoratu nuen misioaren parte hartzeko baldintza funtsezkoena: animaliak baino hatsagoa izatea. Iturburu kodearen programa gainditurik orain posible zen etorkizunera bidaiatu, kuxkuxeatu, eta itzuli espazio-denbora lerroa aldatu gabe. Lau dimentsioen gainetik. Itxaropentsu ageri ziren zientzialariek, izan ere, atea irekita zegoenez aukera zegoen zer egiteko bero-efektuaren aurrean.

    Halere, asmakizuna oso arriskutsua zen eta albo-ondorio asko zituen, eta oraingoz ditu. Horien artean, esanguratsuena mamu-buklea beldurgarria da. Horixe gertatu zitzaion Jasoneri, nire lagun minari, une honetan, bueltaka jarraitzen du, Andromedaren eta Begi Beltzaren galaxien arteko leku ezezagun batean harrapatuta. Hamabost amaiezin urte galaxien arteko linboan. Ezerezean. Noraezean.

    XXI. mendearen hasieran, Ikertzaile talde gehienak argitu zuten metaltasun altuko izarrak ez direla oso egokiak planetetan bizia mantentzeko, isurtzen duten erradiazio ultramore motak ez duelako laguntzen ozono geruza trinko bat babesten. Halere, Lurraren kasuan etsaia ez zen eguzkia, ez zen kanpotik etortzen, barnetik baizik. Gobernuek ez zuten halakorik uste alproja haiek, eta kasurik ez egiteko erabaki zuten. Errukirik gabe. Gupidarik gabe. Inozoak.

    Horretarako sortu zen misioa. Aldaketa klimatikoak erabat aldatuko duen etorkizun apokaliptiko batean, bizitzeko beste modu bat bilatzen saiatzen den bikote batek bizirautea lortuko balu, eskarmentu horretatik aprobetxatu daitezkeen ezaguerak oso baliagarriak izango lirateke, iragan orainaldi honetan. Espazio-denbora lerroa aldatu gabe, logikoki. Erabaki genuen denbora hain erlatiboa denez ez izateko iritsi arte moldatuko genuela. Topatutako mundua jasaezina zen.

    Koloniak -Man uhartean eraikita- Irlandako itsasoan kokatuta, hegoaldeko haize bortitza pairatzen zuen egunero, goizez eta gauez. Atsedenik gabe. Kasandra eta biok, hautatuak, oso gogorrak ginen, baita ausartak ere, baina ez genuen espero hainbesteko egoera latzak.

    Egunak igarotzen ziren ezer berezirik aurkitu gabe. Lurraren puntu guztietara bidalitako androideek ez zituzten inolako datuak jasotzen. Itsasoak, ibaiak eta lakuak lehor zeuden. Animali Guziak iraungirik. Espezie guztiak, izaki bizidun -eta hildako-guztiak desagertu egin ziren ez itzultzeko. Eta, jakina, giza arrazatik iragan arrakastatsuaren baten hondarrak baino ez ziren geratzen.

    Paradisu bat arkeologoentzat. Espedizioaren aurreikusitako denbora bukatzear zegoen. Orduan, hirugarren hilabeteko hirugarren gauean zerbait harrigarria gertatu zen. Imajinaezina.

    Lurrean eserita zerura begira geunden, gaueko ilunpean, eta, tupustean, ezerezetik agertu ziren. Instant batean lanbroa, eta argipean izua. Beren oihartzun gorgarrian ezkutaturik agertu ziren.

    Zikoinak.
    Milaka, milioika. Hegan.

    Zerua estalita, ilunpean egon ginen hurrengo hiru egunetan, isiltasunean, hotsik atera gabe, hegazti-hodei osoa igaro arte. Ez genuen begirik itxi. Beldurgarrizko ekaitza zen eta uharte hartako harkaitzak jotzean ematen zuen txikituko zela.
    Orduan ulertu genuen dena. Beraz, penaz eta etsipenez. bueltatzeko bidaia prestatu genuen. Behin betiko txostena amaitu ondoren itzultzeko prest geunden. Sortaldetik bueltatuko ginen lurmuturra gainditzeko.

    Konklusioak, hauexek izan ziren:

    “Lurra zapaldu dugu, bere osotasunean zapaldu dugu. Gogor hasi ginen borrokan biok, eta azkenik geuk gailendu dugu. Azkenik, suertatu egin da. Planetaren notarioak testamentuaren xehetasunak idatzi ditu. Ez dago zalantza askorik. Herentzian ezer ez.

    Munduaren akabera.

    Ez dugu geurea zaindu eta zikoinak izan dira bero-efektua jasan ahal izateko egokitu den espezie bakarra. Nola? Bada, hura irudikatzeko oso azkarra izan behar zen, baina, laburbilduz, bere kakari esker.

    Urteetan, hanken gainean kakaztu dira gero eta itogarriagoa zen berotik hozteko eta babesteko, eta beroa jasateko gaitasuna lortu dute, zauriezin bihurtuz.

    Egun handia da gaurkoa. Hitzez ez dago azaltzerik gure tristezia, baina jakizue, ez gaituk aterako gure planetatik!

    Izenpea, Ismael Komandantea.”

    Abenduaren azken egunak ziren.

    BEGIRADA LAUSOA

    BEGIRADA LAUSOA

    BEGIRADA LAUSOAK
    “Ikusgarria den arren, egun gaurik ezin da ikusi”. Halako amuak botatzen zizkidan aitona ehiztariak nerabetan, bere tranpan jausi nedin. Garai errebeldeak bizi nituen ikastetxean irakasle zein gelakideekiko eta halako batean, klasean astronomia ikasten ari ginela, irakaslearen konstelazio mapei su ematea otu zitzaidan. Eta nire bizitzako ikasgairik garrantzitsuena hartzeari ekin nion hilabeterako etxera bidali nindutenean.
    Guraso biak iluntzeraino lanean aritzen zirela-eta, aitonarekin egotera kondenatu ninduten. Kondena askatzaile bat suertatu zen hura ordea.Eta aitonak mundua ez zuela begiratzen konturatu nintzen, hark behatu egiten zuelako ingurua. “Aurtengo San Jose loreak otsailean loratu dira eta hori, txarra da”, “inurriak urduriegi dabiltza gauza onerako”… Klima aldaketaren hitzik erabili gabe, munduaren norantzaren zantzuak atzemateko gai zen.
    Santa Luzia inguruko urteko egun motzenetarako, teleskopio bat ekarri eta argi hitz egin zidan: “ Munduarekiko duzun begirada lauso hori urrutira begiratuz zuzentzen lagunduko dizut”. Ez nion ezer ulertu hasieran baina hark konstelazioen erretolikarekin jarraitu zuen: “Kasiopea, Hydra, Lyra eta beste ehundaka hor egon dira gizakia jaio aurretik eta gu desagertutakoan ere, hortxe egoten jarraituko dute. Eta zu bezalako mutiko handiuste bati, zein txikiak garen irakastea dute helburu”. Zur eta lur gelditu nintzen bere hitzekin. Errieta zen baina errieta eraikitzaile bat, unibertsoan zein gauza ezdeusa nintzen azaltzen zuena. Deseraikitzen ninduelarik, beste ni bat jaio zedin bilatzen zuen aitonak.
    Munduko teknologiarik aurreratuenak eta aldi berean, xinpleenak erabiltzen zituztela teleskopioek azaldu zidan: “Ispiluak eta euren arteko ispilu-jokoak erabiltzen ditu teleskopioak bere baitan galaxien handitasuna txikitzeko”. Nik etxeko komuneko eta armairuetako ispiluak imajinatzean, hark zuzendu ninduen: “Ispilu ahurrak eta ganbilak dira, zientziarako bereziki eginak” eta segidan, bere hitz-joko jolasti batekin amaitzen zuen: “ Galaxiak gure esku ahurrean beti, haiei begira ganbil-tzala kar-kar!!”.
    Aitonaren ondoan orduak eta orduak pasatzeari ekin nion, bizitza deskubrituz eta unibertsoan bizirik ba ote zen arduratuta. Entzuten eta ikusten ote gaituzte? Gure berri ba ote dute? Eta zintzoak edo gaiztoak ote dira?
    Aitonak nire itaunei beste galdera batzuekin erantzuten zien.
    - Eta zu, zer zara? Zintzoa edo gaiztoa? Begiratzen den ispiluaren araberakoa izango da erantzuna, ezta?
    Nire barne giroa goxatzen lagundu zidan aitonarekin bizitako nire nerabetzaroko etapa hark. Eta orain, beste “barru giroei” buruzko erantzunak topatzen pasatzen dut denbora, eguraldi gizona naizelako telebistan. Delfosen orakuluaren bertsio modernizatu bat. Eta ni nintzen aintzinako “satelitea” izateari utzi eta benetako sateliteekin egiten dut lan.
    Aitona ere aspaldi joan zen beste galaxia batera baina aurretik galaxien eta batez ere, bere unibertsoaren argitasun guztia igorri zidan. Bizitzarik ez genuen topatu kanpo espazioan baina barne txokoetara bizia bueltatu zidan.
    Izan ere, nerabetzaroko teleskopioarekin noizbehinka leiho ondora irteten naizenean eguratsa behatzera, bere mundua ikusteko era eta mundu berrietara gerturatzeko bideak argitzen dizkidala sentitzen dut, dagoen lekutik. Eta teleskopioa eta bere barruko ispiluak leihora, ezkaratzera edo bide bazterrera mugitu arren, nik bere ispilu izan nahi dudala sentitzen dut.Teleskopioa etengabe mugitzen zuen baina gezurra zen.
    Teleskopioa bere barruan zeramalako. Teleskopioek, gizakion ispilu bezala ere funtzionatzen dutelako: Beti beste norbaiten bila dabiltza, haren ondoan bizitza berriak bizitzeko.
    Eta bizitzarik ba ote den unibertsoan jakin arren, aitonari esker nire barne unibertsoa bizi bizirik mantentzen dut. Izan nintzen haur hura besarkatzen jarraitzen dudalako egunero nerabetzaroko teleskopioari esker.
    Begirada lausoak, beste zentzu bat nigan gaur egun. Sentimenduena.
    MAISU

    Erabakitzeko garaia

    Erabakitzeko garaia


    - Bihar da aukeraketa egiteko azken eguna!

    Esaldi horrek barrenak nahastu zizkidan, zer aukeratuko dut? Zer da gehien gustatzen zaidana? Edo zein da errezena niretzako? Alde batetik, Biologia eta Fisika eta Kimika eta beste aldetik, Ekonomia eta Latina. Zientziak zailagoak eta letrak errazagoak direla esaten dute, baina zeren arabera erabakitzen da erraztasuna? Nik ez dakit zertan oinarritu errazagoa zein den esateko…

    Tutorearekin bildu naiz. Bera zientzietako irakaslea da eta nire kezkak plazaratu dizkiot:

    - Zuk zergatik erabaki zenuen zientzietako bidea hartzea, zailagoak izan arren? - galdetu diot zuzenean.

    - Zergatik diozu zailagoak direla? Zailtasuna bakoitzaren araberakoa da, eta gainera, gogoko lekuan aldaparik ez esaten dute, ezta? Zientziek egunerokotasunean bizi ditugun esperientziak ulertzeko aukera eskaintzen digute - plazaratu dit tutoreak.

    - Bai, esaldi hori asko errepikatzen duzue, baina, gero ez dut guzti hori ikusten nire bizitzan… - adierazi diot zalantzati.

    - Nola ezetz? Begira, bergogoratu aurten Biologian landutako gaiak! Anatomia eta fisiologian, gure gorputzeko aparatu eta sistemen funtzionamenduak landuz, gure gorputzaren berezitasun eta kuriositateren bat ezagutuko zenuen, ziur! - erantzun dit tutoreak tinko.

    - Egia, iraitz aparatua iruditu zitzaidan interesgarriena, nire izeba dialisia egitera doanean zertan laguntzen dion ikasi nuen! Jo, eta horrela askoz hobeto ulertu nuen nola sentitzen den… - aitortu diot nik.

    - Ederto, noski, ez da soilik gure burua ezagutzeko modua, baizik eta gure ingurukoak eta ingurua ezagutzeko bidea ere! Eta inguruan zentratuz, gogoratzen duzu 1.ebaluaketan kate trofikoei buruz ikasitakoa? Gogoratu Fruizetik pasatzen den Butroi ibaira egin genuen landa-irteera! - erantzun dit berak.

    - Ze ondo pasatu nuen! Guztiz bustita bukatu nuen, baina, merezi izan zuen! Zapatariak ur gainean mugitzen ikustea izugarria izan zen! - esan diot irribarretsu.

    - Guztiz ados! Gainera, laborategian egindako uraren azterketan ere agertu ziren espezie bereziak! Gogoratu portan ur tantatxo txiki bat jarrita ere, begi bistaz ezer bereizten ez zen arren, zelako sorpresa mikroskopioaren okularrean begia jartzerakoan… paramezioak mugitzen! Bueno, begia ondo kokatu eta ondo enfokatu ondoren, noski! - azaldu dit tutoreak.

    - Orain oroitu dut espezieen arteko harremanei buruz egindako lana ere! Asko gustatzen zaidan Nemo pelikula beste ikuspuntu batetik ulertzen eta interpretatzen hasi nintzen! Berriro ikusi nuen lana egin ondoren! Nemo, anemona, … Denak zentzua dauka, e? Kar, kar, kar… - esan dut barreka.

    - Beraz, zientziak edo letrak, letrak edo zientziak? Gaur aukeratu behar, noski! Baina, gogoratu elkarlanean aritzea dela hemen gakoa! Nola zabalduko ditugu zientziak mundura? Letren bidez gorpuztea da gakoa, ez duzu uste?

    2023an, oraindik, zientzien eta letren arteko lehian murgilduta bizi gara; izan ere, hauetako bat gustuko izateak, bestea gustuko ez izatea dakar zeharka edo, behintzat, hori da askotan barneratuta daukaguna. Baina, zergatik ez da posible hauek biak uztartuz bizitzea? Bizi garen gizarte honetan, etengabeko aukeraketa prozesuz josita gaude, baina aukera horiek ez dizkigute soilik zuri eta beltzak diren egoerek aurkezten, milaka bide daude dagoeneko eraikita, baina beste hainbeste eraikitzeke. Beraz, prest zure bidea ibiltzeko?

    Historiaren lilura

    Historiaren lilura

    HISTORIAREN LILURA

    Paristik heldu berria zen, baina ez zuen bidaia berriaren hasiera atzeratzerik nahi. Ama agurtzera joatea premiazkoa zen, ordea. Baita hark emango zion dirua jasotzea ere. Amarenean, Markinan, bukatu zituen Nicasio Landa mediku militar nafarrak idatzi zituen Afrikako gerraren oroitzapenak. “Espainolek Tetuan ebakuatu berri diate eta ez diat uste ideia ona denik orain hara joatea”, amak. “Parisen ikasi dudanarekin Ekialdekoa naizela esango dut, egon zaitez lasai”. Karlistadetan militar ibili zenean kezkatuta ibili bazen, abenturazale bihurturik Afrikan barrena joango zela esan zionetik arduratuta zebilen Ambrosia anderea, ikara aiurri gogorpean ezkutatzen bazuen ere. “Ali Bey haizelakoan, ala?”, egin zion iseka. Pare bat hilabete ondoren lehenengo gutuna iritsi zitzaionean, ordea, semeak Domingo de Badía-k baino identitate gehiago zituela berretsi zuen: gehienetan, Bagdad-eko Mohamed zela esaten zuen; judutarrek, berriz, don José deitzen zioten; eta lagun artean berorrek hautatutako goitizena erabiltzen zen: “moro bizkaitarra”.

    ***

    “Prehistoriako emakumeak eta artea” esku-artean zuen artikulua bukatzeko asmoz, Nina Simone-ren konpainian gosaldu ondoren, Bidebarrietako liburutegira jeitsi zen. Kontsultarako eskatu zituen dokumentuak jaso eta mahaira bueltatuta, eskatu ez zuen liburu bat eman ziotela konturatu zen. Bueltatu aurretik, zabaldu egin zuen eta barruan eskuz idatzitako orri batzuk zeudela ikusi zuen. Berehala jo zion batek begia, forma borobilduko hizki bitxiak zeuzkan eta. Eskuan hartu eta gutun bat zela ohartu zen. “Tanger, 1863ko uztailaren 8a.” Hizki borobildu haien azpiko testua irakurtzeari ekin zion. Atzo iritsi nintzen usain txarreko hiri zikin hontXXa. Letra ez zen erraz irakurtzen, batez ere papera urratuta zegoen lekuetan. Guk hasitako gerraren ondorioz XXXXXXXXXX oraingo sultanak bere aita Abdel Rahmanek baino zailtasun handiagoak izango omen ditu, hala diote behintzat kafetegXXX narrazetan “kif” delakoa erretzen egoten diren gizonek. Emakume pare bat besterik ez dut ikusi heldu naizenetik, laguntzeko eta prestigioa eman dadin erosi dudanaz aparte. “Baina zer demontre da hau!” Galdera piloa burura zetorkiola begiek sinadurara jo zuten: “El Hach Mohamed El Baghdady.” Eta azpian, parentesi artean: “El Moro Vizcaíno.”

    ***

    Aita Lertxundik paper zati batean idatzi zizkion bere bi ezagunen izenak, baina buruz ikasteko gomendatu zion. “Bidelapurrek buruan daukaana ezingo diate kendu”. Alliance Israélite Universelle-aren eskolan lan egiten zuen maisu batek ere hegoaldera jo behar zuen, eta elkarrekin abiatuko zirela adostu zuten. Egun osoa asto gainean igaro ondoren, Mulei Abdeslam santu mirestuaren mausoleoa gordetzen zuen herrixkara heldu ziren. Biharamunean, esnatu orduko, Moisés ez zen ageri. Ez zioten eltxoek lo askorik egiten utzi, eta gorputza minduta zeukan. Mbarka-ri astoa zamatzeko esan zion. Eguerdian, mendi arteko herrixka batera helduta egonaldia egin zuten, eta bertakoek ur pixka bat atera zain zeudela, deiadar burrunbatsuak entzun zituzten. Berrogeitaka urteko andrea korrika begiztatu zuten. Odolez jositako zapia zeraman eskuan, eta beraiengana zihoan.

    ***

    Arratsalde osoa “moro bizkaitar”ak idatzitakoak irakurtzen pasa zuen. Liburutegitik irtetzean, mugikorra hartu eta amaren hiru dei galdu eta 67 whatsapp zituela ikusi zuen. Lagunekin geratzeko asmotan zen, baina mugikorra poltsikoan gorde, eta irakurri zuen kontakizun bati bueltaka Etxebarria parkeruntz abiatu zen. Odoleztatutako zapia zeraman andreak iskanbila zetorren txabolarantz eraman ninduen, eta sartu orduko sekulako kiratsa nabaritu nuen. Lurrean, odol putzu baten erdian etzanda, haurdun zegoen emakume bat ikusi nuen. Izerditan blai zegoen, eta ez zen mugitzen. Pultsua hartzera hurbildu nintzen, eta, andre batek belarrira zeozer esan ondoren, begiak ireki zituen. Orduan, txoko batean zeuden laupabost emakume kantuan hasi ziren. Kantuek erditzen laguntzen dutelakoan daude hemen, a ze txorakeria galanta! Tresnen bila joan nintzen txabolara, zientziaz baliatuta amak eta umeak biziraungo zutelakoan; baita horrek Marokoko judutarren artean ospea areagotuko zidalakoanXXXXX Idaztekotan naizen liburuan gertakaria nola azalduko nuen pentsatzen ari nintzela, txabolatik poztasun algarak heldu zitzaizkidan. Pikutara nire fama!

    ***

    “Jaungoikoak salba zaitzala, binti”, esan zion malkoz betetako aurpegi irribarretsuak. Binti, “neskato”, herrialde hartako inork ez zion horrela deitu sekula ere; ez zuen, behintzat, oroitzen. Atzetik besarkatu zuen andre batek, eta gero beste batek. Irrintziekin batera jaioberriaren negarra etorri zen, eta sabeletik eztarriraino igo zitzaion emozio-dardara. Umea eutsi zezan eman ziotenean, Mbarka zur eta lur geratu zen. “Beltzen herrialde”koei ez zieten umeak eusten uzten. Hadri txikia besoetan hartu orduko, sarreran norbait zegoela sumatu zuen, eta, biratu zenean, don José-ren silueta urruntzen ikusi zuen.

    Irulegi

    Irulegi

    Lurrazpian aurkitu daitezkeen altxorrekin beti egin izan dut amets: hor, gure oinen azpian, dinosaurioek, antzinako eraikinek, fosilek, gure arbasoen aztarnek, guztiek egiten dute elkarrekin lo. Geldi, hauts artean, itxaroten. Norbaitek aurkituko dituelakoan urteetan zehar atseden hartzen.
    Lurrean metro batzuk induskatuz gero zerekin topatu gaitezkeen beti galdetu egiten diot amari. Bera arkeologoa izan zen, eta txundituta uzten nau bere istorioak entzuteak. “Arkeologia, maitea, nondik gatozen ulertzen baimentzen digun tresna nagusienetakoa da. Eta nondik gatozen jakin gabe, nora goazen ere ez dakigu. Gu osatzen gaituzten adreilutxo guztiak iraganetik datoz; pentsa ezazu: jaten ditugun barazkien adreilutxoak, gero gure parte bihurtzen direnak, lurretik etorri dira, eta lurra iragana besterik ez da. Gure Lur honetan pasa diren urte, mende eta milurtekoen aztarnak biltzen dira gure oinen azpian. Milioika urteren gainean zapaltzen dute gure oinek”.
    Orain dela 38 urte amaren taldearen aurkikuntzarik garrantzitsuenari buruz maiz hitz egiten dit. Nafarroan izan zen eta Erromatar garaiko aztarnak bilatzen ari ziren, aldi askotan bezala, itxaropen ez askorekin. “Normalean bilatzen genuena inoiz ez genuen aurkitzen, noizean behin erreminta formako harriren bat edo, are hobe, metalen bat deskubrituz gero sekulako gertaera zen. Museoetan gero erakusten ziren piezak baziren, baina ez zeukaten, ez dakit nola esan, ezer bereizgarririk. Egun hartan, halere, lurrikara batek jotzen duen moduan jo gintuen lurrazpian ageri zena. Ehunka urteetan gertatzen ez den gauza gertatu egin zitzaigun”.
    Amak kontatzen didanez, oraingo Nafarroako lurraldean biztanle zirenei buruz ikasteko egiten ari ziren indusketak, Irulegin. Erromatar garaiko guda batzuk izanak ziren paraje haietan, guda Sertoriarrak, kristo aurreko 82. eta 72. urteen artean, eta aztarna nahiko aurkitzeko aukera omen zeukaten.
    “Egun grisa zen hura, gogoratzen dut. Ez genuen denboratxo batean azpimarragarri zen ezer aurkitu eta pittin bat nekatuta genbilen. Lurra, lurra eta lurra besterik ez zen ageri. Ni nire buruan murgilduta nengoen, momentu hartan nire eskuilatxoarekin harri baten gainazala garbitzen, eta bapatean taldekide baten oihu bat entzun nuen. Guztiak hara joateko eskatzen zigun. Zerbait bazegoela, ezberdina zen zerbait. Gutxika gutxika lurperatuta zegoen metal zatiaren forma ikuskatzen hasi ginen, eta kontu handiz ibili behar ginen pieza hori bere tokitik ateratzeko. Denbora asko pasa izan zen guztiz atera genuen arte. Brontzezko kolore berdexka zuen eta inoiz ikusi ez genuen forma: esku bat zen, bere bost hatzekin, 15 cm gutxi gorabeherako luzerarekin. Liluraturik geunden, horrelako aurkikuntzak garrantzi handia zeukala sumatzen genuen arkeologian emandako urte guzti horien ondoren”.
    Eskuak idatzitako keinu batzuk zeuzkan, gaur arte oraindik argitu gabe jarraitzen dutenak. Garaiko euskeran idatzita, deszifratu den zati bakarra “Sorionekoak” hitza da, bestea misterioa izaten jarraitzen du gaur egun ere. Zorionekoak gu, etorkizunekoak? Zorionekoak garai haietakoak? Zorionekoak, bakean bizi diren haiek? Ez dakigu. Hala ere, arkeologiaren zientzian guztia ez da matematiketan bezalakoa, eta hor dago bere edertasuna. Iraganari buruzko ideiak bildu ditzakegu gure buruan, iraganari buruz ikasi, noski, baina haren ebazpen zehatza ez dugu inoiz izango. Kabu solteek gehiago ikertzera bultzatzen gaituzte, gure arbasoei buruz gehiago jakitera bultzatu, nondik gatozen hausnartzera gonbidatu. Dauzkagun altxorrei buruz konturatzen ere laguntzen digute. Hizkuntza baten edertasuna, garrantzia, aberastasuna, ondarea, eman diguna, egin gaituena. Irulegin aurkitutako eskua idatzi zuenaren lekuan jarriko ahal bagina, honek zer dioen jakiteko! Ziurrenik 2000 urte baino gehiago pasata sortuko zuen algara ez luke inoiz asmatuko. Harentzat brontzezko esku formako eskultura hori egitea naturala izan zen, norbaitek eskatu ziolako ala berarentzat egin zuelako, baina berdin dio: iraganaren sekretuak, sekretu.
    Baina horri buruz hausnartuta, agian eskuak zer esan nahi digun jakitea ez da garrantzitsuena. Beharbada garrantzitsua dena gure euskera zaintzea da, beste 2000 urtez, gure arbasoek egin zuten eran. Agian 2000 urte barru norbaitek, guk gaur Irulegiko eskuarekin bezala, gaur idatzi dugun zerbait aurkituko du. Eta hizkuntza hori zein zen galdetu egingo da, historiaren baitan galdu ala mantendu eta eboluzionatu den hizkuntza.
    Nire amak 38 urte ondoren arkeologia maitatzen jarraitzen du, eta nik kontatzen dizkidan pasadizoak maitatzen jarraitzen dut ere. Guri buruz ikasten baimentzen digun zientzia delako, jaso dugun ondareari buruz, izan ginenari buruz. Orain 2000 urte barru aurkituko duten hurrengo Irulegiko eskuaren edukia pentsatzen hasi behar gara, utzi nahi dugun ondarea zein den hausnartu, gure ondotik etorriko direnei utziko diegun mundua guretzat nola izatea gustatuko litzaiguken pentsatu. Eta horren arabera aurrera jarraitu.

    KONTRAERASOA

    KONTRAERASOA

    Une hartan alarma guztiak piztu ziren beta gunean. Hori zen itxaroten zegoen seinalea.
    Denbora galdu gabe, ilunpetan aurrera egin zuen, nahiz eta bide egokia aukeratu ote zuen erabat ziur ez egon. Bizkor zihoan, atzera begiratu barik. Espioiek eman zioten mezua ahalik eta lasterren eman behar zuen, etsaiek harrapatu eta suntsitu baino lehen; edo, are okerrago, haren kontra erabili baino lehen.
    Azkenean tunela aurkitu zuen. Inolako zalantzarik izan gabe, barrura sartu zen beste aldera gurutzatzeko.
    Behin etsaiaren lurraldera iritsita, berehala begietsi zuen zein bitartekoari eman behar zion mezu ezkutua. Haiek bakarrik ezagutzen zuten kode sekretu baten laguntzaz, hitzez hitz itzuli ahal izan zuten gutuna. Horrela, behin mezu argia edukita, hartzaileari bidali ahal izango zioten.
    Azken bidalketa hori egiteko, postaria prest zegoen. Ez zegoen denbora askorik jada. Mezua kontu handiz bildu zuen, galtzea zaila izan zedin. Dena antolatuta zeukala, ontziratu eta ur bareen artean nabigatzen hasi zen. Lehenbailehen entregatu behar zuen, inolako eragozpenik gabe.
    Planak funtziona zezan, paketearen mezua kanpora askatu behar zuen. Eta hara zihoen zalantzarik barik.
    Mugara iritsi zenean, paketea ireki eta azkar askatu zuen edukia.
    Pixkanaka-pixkanaka, odoleko glukosa mailak egonkortzen hasi ziren. Intsulinak egina zuen bere funtzioa. Pankreako zelularen organulu guztien lankidetza ezinbestekoa izan zen alarma seinaleari erantzuteko.
    Momentuz, arnasa hartu eta atseden har zezaketen. Gutxienez, beste seinale batek beste inork baino azkarrago eta eraginkorrago erantzutera behartu arte.

    Moaiek

    Moaiek

    Bada Hego Pazifikoan Rapa Nui izeneko urruneko uharte bat. Bertako jendeak, antzinako sumendi batean, sekretu bat gordetzen du. Data esanguratsu batean, 2025eko irailaren 9an, uhartean lo dauden sumendi tobadun moai handiak unibertsoaren muturreraino joango dira arbasoen bila. Arkeologo adituenak espedizio handirako prestatzen ari dira Houston-en (Texas) dagoen NASA-ko Johnson Space Center-en, bai fisikoki ariketa kardiobaskularrak, erresistentzia eta muskuluak sendotzen, bai espazioko baldintzak birsortzen dituzten simulagailuetan entrenatzen: zero-grabitatean ariketak, erremintak manaiatzeko eta mugitzeko igerilekuetan espazio-ibilaldiak, baita espazio ontziaren oinarrizko ikaskuntza, bizi-euskarriko sistemak, komunikazioak eta gaitasunak lehen sorospenetan eta espazioko larrialdiei erantzutea bizirauteko tekniken alorrean. Beraien erresistentziak balditzatuta egongo dira, momentuz moaiek ez baitakite zein galaxiara joango diren.

    Oraingoz moaien inguruko bigarren mailako asterketa bat egin dute. Harriz eta hezurrez altxatu eta zizelkatuta daudela eta gurpil bidezko sistema batekin irlako leku ezberdinetan garraiatuta daudela deskubritu dute. Batzuek inskripzioak dituzte harrian, izar estela gisa hilarri gisa ezagutzen direnak, antzinako biztanleen eta izarren arteko lotura agerian uzten dutenak.

    Forman eta edukian desberdinak diren petroglifak ere aurkitu dituzte. Batzuk marka geometriko soilak dira eta beste batzuk animalien edo naturako elementuen irudiak. Haien esanahia, hain denbora tarte laburrean prestatu beharreko arkeologoentzat, buruhausetea da. Genealogiarekin, Rapa Nui zibilizazioaren identitate kulturalarekin eta haren espiritualtasunarekin zerikusia izan dezakeela uste dute. Beraien helburua petrogligo antropomorforen bat deszifratzea da, DNAren egitura aztertzea saiatuko dira, moaien azpian lurperatuta egon daitezkeen ekofaktuen bila, lehenbailehen zerbait argitzeko asmotan, Rapa Nui jendea oso urduri dagoelako. Ilargi beteko gauetan moaien azpian energia misteriotsu bat hautematen dela esaten dute, bertaratzen den oro hurrengo goizera arte egoera katatonikoan uzten duena.

    Arkeologoen helburua estralurtar bizitzaren eta egitura monumental horien artean loturarik dagoen jakitea da. Ilargia lurperatutako zista zahar bat aurkitu dute. Hondakin estratigrafikoen arabera moaiek ilargiaren zikloak mugimendua dauden galaxiekin erlazionatzen zituzten.

    Antzeko zerbaiten zentzuak bilatu zituzten Machu Picchu hiri galduan, Txinako Terracottako gerlarietan, Göbekli Tepe-n, Turkiako kultu-lekuan, Guatemalako El Mirador hiri maian eta baita Vesubio sumendiaren erupzioaren ondorioz lurperatutako Ponpeiako hiri erromatarrean ere, baina ez dute sinergiarik aurkitu.

    Kathleen Kenyon, Palestinako Jerikoko eta Tell es-Sultaneko arkeologoa, Mary Leakey, Tanzaniako fosilen paleontropologoa, Howard Carter, Egiptoko Tutankamon faraoiaren hilobitik, eta Heinrich Schielman, Troiako eta Mizenasko indusketakoa, elkartu ziren. Urpeko arkeologiaren ere pentsatu zuten, Egiptoko Herakleion hirian eta Erromako Baiae-n arrastoen bila, Platoni sinesgarritasuna emateraino, Attlantida aipatu baitzuen “Timaeus” eta “Kritias” elkarrizketetan. Hor egon al liteke, galdutako zibilizazio hipotetiko eta indartsu hartan, Herkulesen kivasak baino haratago kokatuta, antzinako zibilizazioek izarrei loturiko zeremonia astronomikoak egiten zituzten lekua?

    Eta gorabehera askoren ondoren, arkeologo talde honek mundu osoa zabaldu zen manifestua idatzi zuen, zeinetan euren susmoen berri eman zuten: Kultura estralurtarrek astroarkeologiari buruzko ezagutza sakona zuten eta oinarri horiekin espaziorako martxa egingo zuten.

    Arkeologoak, uhartetik joandako lehen moaien arrastoan, galaxia ezezagunera heldu zirenean, txundituta geratu ziren planeta enigmatiko batera hurbiltzean. Hiri estralurtar harrigarri bat begiz jo zuten haien aurrean. Estilo arkitektoniko ikusgarriak, obelisko egiptoarrak, teknologia aurreratua antzinako elementuekin fusionatuta. Moaien aparteko zaindarien izaera agerian geratu zen. Atari kosmikoak ziren, kultura arrotz eta izarren arteko komunikazioa ezartzeko diseinatuak.

    Estralurtarren bihotzean sakonduz arkeologoek antzinako liburutegi bat aurkitu zuten. Apalategi zabalen eta eskuizkribu estralurtuen artean, Lurraren antzinako biztanleen eta izattetako zibilizazioen arteko lotura kontatzen zuten testu sakratuak aurkitu zituzten.
    Rapa Nui herriak moaiak sortu zituen gizateriaren kontzientzia esnatzeko: batasuna, aniztasunaren errespetua eta naturaren bazter oro zaintzea, gure oinarri ukaezin bihurtuko den etorkizuna.

    Lurrera itzulitakoan, bidaia denbora murrizteko grabitate-ibilbideez baliatuz, arkeologoek beraien aurkikuntzak partekatu zituzten, ezagutzaren iraultza eta kontzientzia piztuz. 2028. urtea zen.
    GAZTEAK

    Arkeologia arriskutsua

    Arkeologia arriskutsua

    Alaitz arkeologoak urte osoan gogor lan egin zuen eta azkenean merezitako oporrak
    hartzeko garaia iritsi zen. Bere bidaiarako helmuga ezin hobea Egipto izango zela erabaki
    zuen, misterioz eta sekretu arkeologiko liluragarriz betetako lekua.

    Alaitz Egiptora iritsi zen eta antzinako piramide eta tenpluen edertasun eta handitasunarekin
    txundituta geratu zen. Leku historikoak arakatzen ari zela, Alaitzek turismo-gidari bat
    ezagutu zuen, eta hark Nilon zehar gurutzontzi batekin bat egitera gonbidatu zuen. Alaitzek
    ez zuen zalantzarik izan eta eskaintza onartu zuen.

    Gurutzaduran zehar, Alaitz eta gida turistikoa ondo pasa zuten Niloko paisaia ikaragarria
    arakatuz eta Egiptoko historiari eta kulturari buruz gehiago ikasiz. Egun batean, ontziaren
    estalkian zeudela, Alaitzek prismatiko batzuk hartu zituen ibai ertzera begiratzeko.

    Orduan ikusi zuen arnasarik gabe utzi zuen zerbait. Urrutian, Alaitzek piramide itxurako
    mendi bat ikusi zuen. Baina harrigarriena mendi gailurretik hurbil harkaitzean grabatutako
    mapa bat zen. Mapak madarikazioz lurperatutako hiri baten kokapena erakusten zuen.

    Alaitzek bazekien lurperatutako hiriari buruz gehiago ikertu behar zuela, eta gida turistikoa
    konbentzitu zuen bilatzen lagun ziezaion. Ikerketa egun batzuen ondoren, Alaitzek eta bere
    gidariak herriko herrixka bat aurkitu zuten, non adinakoek lurperatutako hiriaz eta haren
    inguruko madarikazioaz hitz egiten zuten.

    Agureek kontatu zieten hiria kobazulo batean ezkutatuta zegoela, gurutzaderatik ikusi zuten
    mendian. Adinekoek ere ohartarazi zieten hiriaren gainean jarritako madarikazioa oso
    erreala eta arriskutsua zela.

    Alaitz eta bere gida turistikoa ez ziren beldurtu ohartarazpenaren ondorioz, eta lurperatutako
    hiria bilatzeari ekitea erabaki zuten. Mendia eskalatu eta hiria zegoen kobazuloa aurkitu
    zuten. Kobazuloan sartzean, Alaitzek eta bere gidariak hiria ondo kontserbatuta zegoela
    ikusi zuten, atzo bertan lurperatua izan balitz bezala.

    Hiria arakatzen ari zirela, bat-batean, dardara batek astindu zuen kobazuloa. Eskuan
    zeramatzaten zuziak itzali egin ziren eta iluntasunak dena hartu zuen. Alaitz eta bere gidari
    turistikoa ikaratu egin ziren, baina ez zuten lasaitasuna galdu.

    Ordezko zuzi batzuk piztu zituzten, eta hiria esploratzen jarraitzea erabaki zuten, dardara
    egin arren. Aurrera egin ahala, hiriko hormetan grabatutako estatua bitxi batzuk eta
    antzinako sinbolo batzuk aurkitu zituzten.

    Azkenean, haitzuloaren irteerara iritsi eta aire zabalera irten ziren. Atzean, haitzuloan, irudi
    ilun eta mehatxagarria zirudien zerbait ikusi zuten. Alaitz eta bere gida turistikoa kobazulotik
    urrun joan ziren korrika, baina bazekiten lurperatutako hiriaren madarikazioak oraindik ere
    jazar zitzakeela.

    Gau batean, lo zeudela, Alaitz eta bere gidari turistikoa lurrean dardara gogor batek esnatu
    zituen. Kanpin-dendak ireki zituzten, eta haien inguruko zorua mugitzen ari zela ikusi zuten.
    Lurra hain zegoen dardarka, non kanpin-taldea eta haiekin zeramatzaten indusketa-tresnak
    lurrera erori baitziren.

    Bat-batean, irudi ilun eta mehatxukor bat agertu zitzaien aurrean. Gizon bat zirudien, baina
    haren azala gaua bezain iluna zen, eta haren begiek distira gorriz distiratzen zuten. Alaitz
    eta bere gidari turistikoa harri eta zur zeuden beldurrak jota. Irudia ulertzen ez zuten hizkera
    arrotz batean hasi zen hizketan. Alaitzek eta bere turismo-gidariak bazekiten arriskuan
    zeudela, baina ezin ziren mugitu. Irudiak tinko begiratu zien, eta gero barrez hasi zen.
    Bat-batean, gauean desagertu zen.

    Azkenean, madarikazio aditu baten laguntza bilatzea erabaki zuten. Egipton lurperatutako
    hiria aldez aurretik ikertu zuen arkeologo bat. Hark azaldu zien izpiritu gaizto bat esnatu
    zutela lurperatutako hiria aztoratzean, eta haien aukera bakarra arazketa-erritu bat egitea
    zela, madarikaziotik askatzeko.

    Arkeologoaren gidaritzapean, Alaitzek eta bere turismo-gidariak errituala egin zuten.
    Zeremoniaren ondoren, lasaitasun bitxi bat sentitu zuten biek beren buru eta bihotzetan.
    Madarikazioa desagertu egin zela zirudien.

    Azkenik, Alaitzek bere arkeologo karrera utzi eta bere familia eta lagunei begiratzea erabaki
    zuen, bizitza eta lasaitasuna emozioaren eta abenturaren gainetik baloratuz. Bere gida
    turistikoak, bestalde, bere lanarekin jarraitu zuen, baina bisitatzen zituen lekuen boterea eta
    historia errespetatzen ikasi zuen.

    Lurperatutako hiriaren madarikazioak marka bat utzi zuen haien bizitzetan, baina lezio
    baliotsu bat ere erakutsi zien: beti izan behar dugu begirunea bisitatzen ditugun lekuen
    historiari eta kulturari, eta gogoratu behar dugu gauza batzuk hobe direla iraganean
    lurperatuta uztea.

    Erradioa

    Erradioa

    — Historiarekin hasiko naiz - esan zuen irakasleak. - Erradioa naturalki sortzen den elementu bat da, baina maila oso altuetan bakarrik. - Isildu egin zen. -Hala ere, hemen, Lurrean, ez dugu metaketa naturalik, beraz, lurretik ahuldu behar dugu minerala.

    Klasea txaloka hasi zen.

    — Nola dakizu hori? - galdetu zuen ikasle batek.

    — Ni eskolan nengoenean, gauza hauek irakasten zizkiguten - erantzun zuen irakasleak.

    — Nola gertatu zen aurkikuntza hori? - galdetu zuen beste batek.

    — Torioa izeneko elementu bat dago, bada, elementuen taula periodikoan, uranioaren ondoan. Torioa eta uranioa fusionatzean, U-233 izeneko elementu berri bat osatzen dute. Prozesu honek fisio nuklearrak sortzen duen energia baino gehiago sortzen du. U-235ren arazoa da U-238tik bereiztea zaila dela. Beraz, zientzialariek ikertu eta gero, saiatu ziren prozesua bizkortzen erradiazioa erabiliz. Erreakzio nuklear bat sortu zuten U-236 neutroiak jasaten. Funtzionatu du! Eta erradio izena jarri zioten haien aurkikuntzari. Egia esan, ez dut ulertzen zergatik ez zuten nire izena jarri!

    — Klaseak barre egin zuen.

    — Zer dago txarto horrekin? - galdetu zuen ikasle batek.

    — Ezer ez. Erradioaktiboa zela. Oso arriskutsua. Eta oso boteretsua zen. Elementu berri honek alfa partikulak askatzen dituela aurkitu zen, oso sarkorrak direnak. Izan ere, alfa partikula bakar baten eraginpean egongo bazina, erabat erreko zinateke: zure azalean eta zure odol-korrontean sartuko litzateke. Hori gertatuko balitz, arazoak izango zenituzke gorputz osoan. Nahikoa irensterakoan, barrenak desegingo zizkizula uste zen. Jakina, oraindik inork ez zekien hori. Baina hori zen okerrena: hain zen arriskutsua, inork ez zuela ukitu nahi. Lurrean geratu zen. Baina halako batean, Marie izeneko emakume batek erradio erabilgarria nola atera ikertu egin zuen eta minbizia tratatzeko erabili zuen.

    — Non gertatu zen kontatu ahal diguzu? - galdetu zuen ikasle batek.

    — Bai, ahal dut - erantzun zuen irakasleak. - Frantzian, gaur egun Oran deritzonean. Marie Curie eta bere senarra, Pierre, han bizi izan ziren 1800. urtearen amaieran.

    Baina hori ez da istorioaren amaiera- jarraitu zuen irakasleak. - Egun batean, Marie erradio pixka batekin lanean ari zela, argi beltzaren azpian distiratzen zuela ohartu zen. Era berean, erradiazio-iturritik hurbil edukitzean distira handiagoa ematen zuela ohartu zen. Horrek aztoratu egin zuen, eta lagin bat hartu zuen senarraren laborategitik. Laborategira itzuli bezain laster, likidoaren tanta batzuk paper zati ezberdinetan jarri eta poxpolo batez piztu zituen. Txundituta geratu zen erradioak paper zati bakoitzean zuloak erre zituela ikustean. Gero su txiki baten ondoan jartzen saiatu zen. Ondoren, erradioa egur puska batera isurtzen utzi zuen. Marie arretaz begiratu zuen. Azkenean, erradio tanta bat bota zuen ikatz distiratsu baten gainera, eta suziri bat bezala lehertu zen. Ordutik, zientzialariek askoz gehiago ikasi dute erradioaren propietateei buruz. Gaur egun minbizi mota asko tratatzeko erabiltzen da. Adibidez, Ra-223 izeneko erradio mota batek hezur-dentsitatea

    handitzen duela frogatu da. Erradiazio intoxikazioak detektatzeko ere erabiltzen dugu.

    ESPERIENTZIAN OINARRITUTAKO PASIOA

    ESPERIENTZIAN OINARRITUTAKO PASIOA

    Otsailaren 10a da, Izaro oso urduri esnatu da, matematika azterketa globala dauka eta. Hain urduri dago, ezen tripako mina izaten hasi dela. Azterketa egin ondoren tripako mina jarraitzen du. Min desberdin bat da, inoiz sentitu ez duen mina, ezinezkoa egiten zaio deskribatzea. Bigarren orduan, biologiako irakasleak medikuarengana joatea gomendatzen dio, eta holan egin du. Anbulatoriora iristen da eta medikuak deitzeko itxaroten du. Ordu bat baino gehiago pasa da eta mina handituz joan da denbora pasa ahala. Behin medikuak deitu, ohatilan etzanda jartzen da zailtasun handiz. Medikuak sabelaldean miaketa egitean, Izarok min handia du eskuineko aldean. Ospitalera bidaltzea erabakitzen dute kontsulta-orri batekin.

    Ospitalera ailegatzean, larrialdietan, datuak hartzen dizkiote eta itxarongelara joatea agintzen diote. Pixka bat itxaron, “Izaro Zarco, jarraitu marra berdea” entzun eta triajerantz abiatzen da. Triajean galdetegia hasten da.

    - Zer gertatzen zaizu? - galdetzen du erizain batek.
    - Min handia daukat hemen - erantzuten du Izarok abdomenaren eskuineko aldea seinalatzen.
    - Sukarra izan duzu? Noiztik zaude minarekin? - jarraitzen du lehengoko erizainak beste batek tentsioa hartzen dioen bitartean.
    - Ez, ez dut sukarrik izan. Atzo gauean hasi zen mina, baina ez zen gaur bezain handia - erantzuten du Izarok, nekearen nekez.

    Erizainak larritasuna balioztatzen duen bitartean Izaro itxarongelara bueltatzen da, lehengokoa ez zen batera. Han, denbora pixka bat itxaron eta gero, berriro “Izaro Zarco, jarraitu marra urdina” entzun eta erauzketa gelarantz abiatzen da. Gela horretan “via” jartzen diote, odola atera eta parazetamola ipintzen diote.

    Medikamendua amaitzen denean itxarongelara bueltatzen da, mediku batekin hitz egiteko itxaroten duen bitartean. Medikuak Izaro deitzen du eta gela batera sartzen dira. Gela horretan ekografia bat egiten dio eta ikusten du apendizitisa duela eta ebakuntza egin behar diotela. Izaro hori entzuten duenean lasaiago gertatzen da, ez ziotela ezer aurkituko pentsatzen zuen eta.

    Ordu batzuk pasatu dira eta Izaro “boxes”en dago, larrialdietako ebakuntza-gela noiz liberatzeko zain. Erizaintzako laguntzaile bat “boxera” ailegatzen da eta esaten dio ospitaleko gela batera eramango dutela, egun horretan ezin izango diotelako ebakuntza egin. Izaro hain nekatuta eta minduta dago, ezen egiten duen gauza bakarra baietz esatea buruarekin da.

    Gelara heltzen dira, 707. Oso berandu da; beraz, Izaro jarraian lo geratu da. Hurrengo egunean, otsailaren 11an, zirujau batek gelatik pasa da, eguerdian ebakuntza egingo ziotela esanez.

    Ordua iritsi da, zeladore bat Izaro ebakuntza-gelara eraman du. Han, anestesistak anestesia jartzen dioen bitartean berarekin hitz egiten dago.

    - Zenbat urte dituzu? - galdetzen dio.
    - 16 - erantzuten du Izarok.
    - Zer ikasi nahi duzu? - jarraitzen du anestesistak.
    - Ba ez nago oso ziur, baina zientzetatik noa, agian biokimika - erantzuten du Izarok.

    Eta bapatean Izaro lo geratu da, ikusten duen hurrengo gauza bizkortzeko gelako sabaia zuria da. Ebakuntza ondo atera da, baina orain minduta dago, ondoeza sentitzen du eta lasaigarri bat eskatzen du

    Berriro bere gelara ailegatzean ama Izaroren zain dago. Medikuek esan diote dena oso ondo atera dela eta bi egun barru etxera joan ahalko dela.

    Urte bat pasa da. Izarok selektibitatea egin du eta 12,7 bat atera du. Medikuntzara sartu da, Leioan. Klaseko lehen eguna da eta irakasleak galdetzen du:

    - Zergatik aukeratu duzue karrera hau?

    Izarok lehena eskua altxatzen du.

    - Iaz apendizitisa izan nuelako eta ospitalean gertatzen zena egunero, erizainak, medikuak eta haien lana asko gustatu zitzaidalako. Espero dut egunen baten paziente bat edogehiagoren bizitza salbatzea.

    Orain sei urte pasa dira, Izaro ospitalean lan egiten ari da, zirujaua da. Egun batean larrialdietako ebakuntza-gelan lan egitea tokatu zaio. Egun oso gogorra izan da, nahiago du beste ebakuntza-geletan lan egitea.

    Bapatean neska bat ebakuntza-gelara ekartzen dute, apendizitisa du. Izaro hori entzutean bolondres moduan ateratzen da ebakuntza egiteko.

    - Urteak daramatzat hau egiteko nahian, nire momentua da.

    Ebakuntza egiten ari den bitartean Izaro haren esperientziaz gogoratzen da eta malko bat haren masaila zeharkatzen du.

    Behin ebakuntza amaitzean eta neskatoa esnatzean, Izaro neskaren gelatik pasatzen da berarekin eta familiarekin hitz egiteko.

    Izarok bere ametsa bete du, orain zirujaua izatea bere pasioa da, esperientzian oinarritutako pasioa.

    Florela

    Florela

    4 kidez osatutako familia bat zen: aita, Álvaro, Malagako familia-mediku adeitsu eta errespetagarria; ama, Laura, bere lanean ahalegin guztiak jarrita zeuzkan laborategiko biologoa; Lucas, 14 urteko seme arduratsua eta kirolaria; eta Aitana, 16 urteko alaba txukun, arduratsua eta perfekzionista. Familia osoa Bilbo hiriko erdiguneko pisu batean bizi da, eta bidaiatzea asko gustatzen zaie guztiei, istorioan zehan ikusiko duzuen bezala.

    Ustez normala izango zen egun batean, amak bere laborategian zerbait aurkitu zuen. Laurak, birus berri bat aurkitu zuen alegia. Ez zen covid bezain handia, baina ezta gripea bezain txikia ere. Aste batzuetan zehar, Espainian ibili zen gora eta behera, biologo, kimikari eta mediku ezberdinekin bildu zen, birus berri honen ezaugarriak hobeto ezagutzeko, eta aldi berean, tratamendua eta txertoa aurkitzeko irrikarekin. Halako batean, 64 urteko Dubaiko mediku batekin hitz egin zuen. Gizon honek Lauarari ohartarazi zion ez zela birus bat uste zuten bezain arina, kontuz ibiltzeko. Bere aholkua Dubaira joatea zen, hor tresna berritzaile bat baitzuten substantzia baten larritasuna antzeman zezakeena.

    Egun horretan gertatutakoa zela eta, Aste Santuan familia osoa oporretan Dubaira eramatea erabaki zuen, eta horrela medikuak aipatutako tresna hori erabili ahalko zuen. Itzultzean, hiru hilabatez egon zen tratamendua aurkitzeko formulak ikertzen; izan ere, Dubain esan zioten ez zela larria, baina sintomek azkar jokatzen zutela eta gaizki senti zintezkeela bat batean. Udako oporrak iritsi zirenean, Laurak tratamendua aurkitu ezinik jarraitzen zuen. Hala ere, Lucasek eta Aitanak oporrak zituztenez senarrak bezala, denak joan ziren Karibera uztaileko hilabete osoa igarotzea, eta abuztuko lehen hamabostaldia Malagako aitona-amonekin pasatu zuten. Bilbora itzuli ziren Lucasen 15. urtebetetzea ospatzeko. Gainera, aitona-amonek Thailandiara bidaia bat oparitu zioten, eta 10 egun geroago, beraien bizitzako udarik onena izaten ari zena amaitzeko, familia osoa iritsi zen Bangkokera, Thailandiako hiriburura.

    Thailandian astebetez egon ziren, eta aste horretan hondartza ikusgarriak, museo harrigarriak eta hiriko txokorik pentsaezinak ikusi zituzten. Bisitatu zuten hondartzetako batean, itsas fauna handia zegoen, eta Lucas, Aitana eta lehengusu guztiak urpekaritzan aritu ziren fauna horrekin guztiarekin. Baina, beste hondartza batean, Aitana alaba zaharrenak, nahiko bitxia iruditzen zitzaion lore bat aurkitu zuen. Lora hartu eta Bilbo-ra itzultzean konturatu zen lorea kolorez aldatu zela eta likido gelatinoso bat bezalakoa zen substantzia arraro bat zuela barruan.

    Laura, maletak antolatzen ari zela Aitanaren gelan lorea ikusi zuenean, espezie honi buruzko datuak ikertzen eta bilatzen hasi zen.

    Ikasturtea hasita zegoela, Alvaro etxera iritsi zen eta lanean gertatu zitzaiena kontatu zien guztiei. Sintoma ezezagunak zituen birus bat zuen emakume bat artatu zen, baina zer zeukan jakiteko ohiko galderak galdetzean, andreak esan zuen udan Thailandiara joan zela. Datu honek gogoeta piztu zion Laurari. Hurrengo egunean, senarrak esandako sintomak ikusita, aukerak murrizten hasi zen.

    Eguberrietako egun batean, Lucas laborategian sartu zen, eta zerbait arraroaz ohartu zen. Amari zer aurkitu zuen kontatu zion, eta horri esker aurkitu zuten 'Florela' izeneko birusarentzako tratamendua, 'Cancoflian' izeneko lore thailandesa horretatik datorren birusa.

    Birus berri horren aurkikuntzak, bere tratamenduak eta ondoren bere txertoak, zeresana eman zuen mundu osoan zehar eta urte batzuk geroago Lucasek biologia karrera herrialdeko nota onenarekin atera zuen eta Aitanak medikuntzarena bere aitak bezala. Gainera, Laurari Medikuntzako Nobel Saria eman zioten, eta senarrarekin eta seme-alabekin partekatu zuen, guztien laguntzari esker birus baten tratamendua lortu baitzuen.

    HIESALDI MATEMATIKO HANDIA

    HIESALDI MATEMATIKO HANDIA

    Elian deitzen naiz eta Durham herrixkan bizi den iratxoa naiz. Nire herria oso berezia da bere kokapenagatik, izan ere, eguzki-lore baten erdialdean aurkitzen da. Dena den, herri honetatik ezin garela atera betidanik entzun izan dut, hemendik irteten saiatu diren hainbat pertsonen istorioak kontatu izan dizkidate. Hala ere, nire nahia herrixka honetatik ateratzea eta mundua ezagutzea da. Azken urteetan, zientzietako arloei buruz informatu naiz, bereziki matematikako hainbat zientzialarien teoriei begirada bat bota diet. Nire ezagutzak herri honetatik alde egiteko erabiltzea erabaki dut eta hona hemen nire abenturaren istorioa:

    Eguzki-lore baten egitura ezagutzen duzue? Oso berezia da, izan ere, orduko orratzen norabidean 34 espiral kontatu daitezke eta beste norabidean, aldiz, bakarrik 21. Harrigarria!
    Zenbaki hauek oso garrantzitsuak dira Fibonacciren sekuentzia jarraitzen baitute eta honakoa da: 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34…. Konturako zineten bezala azken bi zenbakien gehitura hurrengo zenbakia osatzen dute.

    Jarraitzeko, urrezko-zenbakia edo phi zer den dakizue? Beno, zenbaki perfektua dela esaten da, bere balioa 1,618 da gutxi gorabehera eta naturako edozein esparrutan aurkitu daiteke.
    Honetaz baliatuz eta espiralen kopurua kontuan izanda urrezko angelua lor daiteke. Formula hau kontuan izan behar da: (21/21+34)*360º=137, 5º. Agian galdetzen diozue zuen buruei zertarako balio zait hau jakitzea. Nire abentura gauean hasiko da, inork ikus ez nazan, beraz, espiral bat hartzen dudanean hazi batetik bestera pasatzerakoan desbiderapen txikia egongo dela jakiteko baliagarria zait. Horrela, ez naiz hazien artean eroriko, hori nire amaiera izango baitzen. Baina, zergatik dauzkate loreek egitura hain konplexuak? Angelu hau funtsezkoa da naturan hostoak eta haziak bata bestearen gainean koka ez daitezen eta horrela denek eguzki izpi eta ur kantitate bera izango dute. Gainera, angelu hau berezitasun bat du, irrazionala denez, berdin du zirkunferentziara zenbat buelta ematen duen, inoiz ez da geldituko hasierako posizioan.

    Hurrengo egunean…
    Azkenean lortu dut eguzki-loretik ateratzea! Kanpoko mundua oso desberdina da, kolorez eta bizitzaz inguratuta nago, orain bizitza berri bat hasiko dut beste herri batean. Hona heltzea ezinezkoa izango zitzaidakeen matematikak erabili izan ez banitu.

    Maastermind

    Maastermind

    Haizeak aurpegia laztantzen dit nire bizikleta urdinean nabilen bitartean.Hau beti da nire eguneko momentu gogokoena.Eguzkia ateratzen, haizea nire aurpegia laztantzen eta bizikleta martxan.Bizikleta gelditzen dut, jada laborategiaren ate aurrean nago.Bizikleta betiko zuhaitzean utzi eta atean sartzen naiz.
    -Egunon Nancy, zer moduz dago nire neska gogokoena?Tori, kafea hemen duzu.
    -Oso ondo, mila esker Miller anderea.Zer muduz zu?
    -Badakizu, beti bezala -erantzuten dit, sorbaldak jasotzen.

    Miller anderea laborategiko nire pertsona gogokoena da, dudarik gabe.60 urte inguruko emakumea da, betaurrekoduna eta irribarretsua.Beti irribarretsu agurtzen nau eta egunero erosten dit kafea.Batzuetan elkarrekin bazkaltzen dugu, baina gehienetan, ni lantegiko mahian bakarrik bazkaltzen dut, lanen bat bukatzen dudan bitartean.

    Agurtu egiten dut eta eskailerak igotzen hasten naiz.Laborategian gune ugari daude, nik 3A-n lan egiten dut.ADN-a aztertzen dugu gune honetan.Korridoretik noan bitartean, garbitzaile asko agurtzen ditut.Brenda,Ann,Barbara…

    3A gunean sartu eta denek nire lehen eguna izango balitz bezala begiratzen naute.Beti egiten dute horrela.Hasieran kriston gorrotoa ematen zidan, baina denborarekin ignoratzen ikasi dut.Oraindik ez nuen esan?Laborategiko emakume zientzilari bakarra naiz.Hemen lan egiten duten beste emakume guztiak; idazkaritzan, garbiketan eta kafetegian lan egiten dute.

    Sartu eta gela bukaeran, iskineko mahian esertzen naiz, nire mahian.Eta nire ondoko mahian egunero bezala, Joe dago.Joe laborategi guztiko gizon bakarra da nirekin ondo eramaten dena.Nire lehen lanegunean, bera izan zen nire ondoan eseri nahi izan zuen bakarra eta nirekin hitz egin nahi zuen bakarra.Denbora baten ondoren, lagunak egin gara.Beti iruditzen zait terremoto bat, tsunami bat edo huracan bat egon arren, Joe beti jarraituko duela ondoko mahian, mikroeskopiotik begira edo niri irribarretsu.
    -Egunon!Zomorrok eskatu zizkidan kalkuloak amaitu ditut jada.Zuk zureak dituzu?-Zomorro Joek eta biok gure guneko ikuskatzaileari maitekiro jarri genion ezizena da.Gizon potolo, burusoil eta itsusia da.
    -Egunon, nireak ere ditut.Orain joango gara.
    -Ni zu izango banintz, zomorro ikusi baino lehen laborategiko bata jarriko nuke.-dio, eskuan nire bata duen bitartean.-Atzo aztuta utzi zenuen.
    Irribarre egiten eta esaten diot, bata artzen dudan bitartean:
    -Zer egingo nuke zu gabe?
    -Bata gabe joago zinen zomorro ikustera, seguraski.-erantzuten du, biak barrez hasten garen bitartean.Nire kalkuluak artzen ditut eta zomorroren bulegora abiatzen gara.

    Joaten garen bitartean nire atzean komentario ezberdinak entzun ditzazket.”Begira nola ligatzen duen neskarekin”, “Lanean horrela ibiltzea ere…”Joe eta biok elkarrekin ibiltzen garen bakoitzean entzuten ditugu horrelakoak.Begiratu egiten dut eta disimuloarekin, begiak zuriz jartzen ditu eta hasperen luze bat botatzen du.Sorbaldak jasotzen ditut.

    Zomorroren bulegora iristen gara eta atea jotzen dut.
    -Nor da?-dio ahots narritagarri batek.
    -Joe eta Nancy, Evans jauna -erantzuten dut.
    -Aurrera
    Bulegora sartzen gara eta Zomorrok buruarekin keinu bat eginez agurtzen gaitu.Gure kalkuloak haren mahi gainean uzten ditugu, eta joan behar ginenean, Zomorrok esan digu:
    -Itxoin, eseri mesedez.Gauza bat komentatu behar dizuet.
    Joek eta biok begirada bat botatzen diogu elkarri, eta eseri egiten gara.
    -Arazoren bat, Evans jauna?-galdetzen du Joek
    -Ez, notizi onak dakartzat.Georgiako laborategi batzuetara gonbidatu gaituzte, gure ideiak entzun nahi dituzte.Aukera asko hematen dizkigun lan bat da.
    -Oso notizi ona da!Haiei gure aurrerapenak aurkeztu ahal dizkiegu eta haeik guri..-Ez da aukera ona, ezinobea da.Agian, Georgian emakume zientzilari gehiago egongo dira, ez naiz ni bakarrik izango.
    -Ez, zu ez zara joango.
    -Zer?Zeragatik?
    -Eh…Zera…Norbait geratu behar da hemen, badakizu…-dio, zerbait ulertarazi beharko balida bezala.Eta lortu du, dena ulertzen dur.
    -Ez naizela joango esaten ari zara?Laborategiarengatik egiten dudan guztiaren ondoren?-ahotsa ozendu dut.
    -Ez da bidezkoa, Evans jauna.Nancy-k egunero lan asko egiten du, gure eskubide berdina du joateko.
    -Ez, hemen geratu behar da.
    -Baina…-Joe isilarezten dut.Hau nire kontua da.Nik konponduko dut.
    -Egia esan, ez dit batere harritzen.Egunero entzuten dut nola hitzegiten duzuten nire bizkarretara.Egunero jaso behar ditut zuen menpretxuzko begiradak, lantegira sartzen naizen bakoitzean!Normala iruditzen zaizue?-lantegiko gizon batzuk atetik begiratzen hasi ziren, nik tonua igo bainuen.Aulkitik altxa nintzen jada.-Beti berdina jasan beharra.Nekatuta nago, gehienak baina kapazidade gehiago dut eta oraindik txakurraren kaka baina okerrago tratatzen nauzue.Gainera, laborategiko garbitzaileei eta idazakariei berdina egiten diezue.-Zomorroren mahiaren gainean jartzen ditut nire takoiak, izututa begiratzen nau-Ba listo, oneraino iritsi gara.Ez naiz gehiago ixilduko eta zuek ezta ez zineten isildu behear neskak-esaten diet atetean niri begira dabiltzan garbitzaileei eta Miller andereari.Orain inoz baino irribarretsuago dago.-Denbora gehiegi egon gara ixilpean, itzal artean.Eta orain inoz baina gehiago egiten dugu distira.

    Isildu egiten naiz eta txaloak entzuten hasten naiz.Miller anderea, garbitzailea eta Joe txaloka hasi dira, gogotsu.Irribarrez hasten naiz.Langile guztiak harrituta daude, hitzik esan gabe, nire lagunak izan ezik.Haiek txaloka eta bibaka dabiltza.Orduan, mahietik jaisten naiz, paper batzuk lurrera bota ondoren eta esku batekin Joerena artzen dudan bitartean eta bestearekin Miller anderea, laborategitik ateratzen gara.Eta horrela, 1883ko Maiatzaren 8an 150 garbitzaile, idazkari bat eta bi zientzilari atera ziren Amerika, Indianako laborategi handienetako batetik.

    Amaiera

    Malsonanteen aurka

    Malsonanteen aurka

    -Esnatu 783821 zenbakia!

    Izututa esnatu nintzen. Berriz ere lotan geratu nintzen. Egia esan, egiten nuenarekin ez zegoen alde handirik.

    Nire distrituan, Ingudea, inoiz ez zen ezer gertatzen; dena isila eta baketsua zen. Mundu guztiak beti hitz egiten zuen “Malsonanteak” izeneko diktadoreei buruz, eta haiek etortzen ote ziren begiratu behar genuen. Egia esan, lelokeria handi bat zela uste nuen, inork ez baitzituen ikusi. Hasperen, berriz ere, Mailua barrutiko enbaxadorea guardia batzuekin ikusi nuenean norbait ote zetorren begiratzen saiatu nintzen.

    -Egun on, zure maiestatea. Zoritxarrez, gure erregea kanpoan dago, Estribu distrituarekin arazo bat konpontzen.

    Erreberentzia bat egin nuen beraren aurrean, enbaxadoreak begiratu ninduen eta astiro egin zuen aurrera. Dena normala zen.

    Lana egin ondoren eta nire etxera iritsi nintzenean, nire familia telebista ikusten ari zen. Haiekin eseri nintzen, eta orduan elektrizitatea joan zen. Baina ez bakarrik telebistatik, etxe osotik baizik. Leihotik begiratu eta etxe guztiei berdin gertatzen zitzaiela ikusi nuen. Bat-batean, telebista piztu egin zen, eta mezu bat agertu zen: “Malsonanteak hemen daude, babestu edo borrokatzera joan”.

    Denak izututa zeuden, beraz, lasaitzen ibili ondoren, korrika joan nintzen nire lanpostura eta nire kokapenari buruz galdetu nuen. Barruak izoztu zitzaizkidan, lehen borroka-lerroan egongo nintzela jakin nuenean. Erantzun baten zain egon gabe eta borrokatzeko zerbait eman gabe, soldadu guztiak kanpora atera ginen, eta segundo batzuetan benetako gerra piztu zen. Gure aurkakoak gorputz zeharrargiak ziren, eta kolpeak saihesten zituzten, gorputza desitxuratuz, eta berriro beren jatorrizko itxura berreskuratuz. Benetan arraroak eta beldurgarriak ziren. Gainera, soinu oso altu eta desatseginak ematen zituzten denbora osoan. Horietako bat niregana etorri zen, eta atzera egin besterik ez nuen egin. Momentu horretan ez nekien zer egin ahal nuen. Hil egingo nintzela pentsatu nuen. Orduan, soka moduko batekin egin nuen topo, eta lurrera erori nintzen burrunban. Izaki arraro eta zaratatsu haietako batek garrasi bat bota zuen eta berehala joan zen nigana.

    Paralizatuta geratu nintzen eta ezin nuen ezer egin etsai gaizto haiei begiratzeaz gain. Orduan, nire etsaiak burua zerurantz altxatu eta inguruan nahastuta begiratu zuen, eta itsuak zirela ohartu nintzen.

    - Entzun denok, mesedez! - Tokitik mugitu gabe oihu egin nuen.

    Nire lankide guztiek jakin-minez begiratu ninduten.

    - Gure etsaiak itsuak dira, geldirik geratzen bagara, ezingo gaituzte nabaritu eta ez dute jakingo non gauden.

    Guztiek lurretik jaurtitako armak hartu eta oso geldi geratu ziren. Izakiak nahastuta ibiltzen hasi ziren, non geunden galdezka. Orduan, bat gerturatzen zen bakoitzean, eskura genuena hartu eta berehala botatzen genuen, eta gero berriro geldi geratzen ginen. Une batean, denak borrokatik kanpo genituen, eta kartzelara eraman zituzten. Pauso batzuk entzun nituen nire atzetik, eta bira eman eta nagusia ikusi nuen.

    - 783821 zenbakia, igoera bat merezi duzula uste dut. Operazioen buru berria izendatzen zaitut.

    - Eskerrik asko, jauna. - Erantzun nuen harrituta eta pozik.

    Egun hartatik aurrera, “Gaiztoek” ez zuten beste inor beldurtu. Zientzialari-talde aberats batek “soinu-uhin indartsuak” deitu zituzten izakiak geldiarazteko modu bat aurkitu zuten, eta haien boterea dezibeletan neurtu zituzten soinuen altueraren arabera katalogatzen hasi zen. Argizariz egindako egiturak sortzen hasi ziren, soinu zaratatsu eta kaskarrekiko erresistenteak izan zitezen, haien kontra borrokatzen ziren ausartentzat soinua gutxitzeko. Gure distritua beste biekin hasi zen merkaturatzen, eta aberastasun asko irabazi genuen, egun hari esker.

    Penizilina

    Penizilina

    1928 urtea da. Azken mendeetan zientzia asko garatu da: X izpiak, odol taldeen aurkikuntza, bitaminen garrantziaren aurkikuntza, odol transfusioak, minbiziaren kausak eta tratamenduetan aurrera pausuak... eta nik 47 urtetan zehar hainbeste ikerketetan murgilduta egon eta gero, ez dut ezer garrantzitsurik asmatu, ezta aurkitu ere.

    Guztiz frustraturik, petri-plakak haien lekura uztera joan naiz, neure laborategia ez dago oso txukun baina ez zait axola orain. Bi asteetako bidaian joango naiz hau guztitik deskonektatzeko eta, berandu noa!

    Lasterka, plakak mahai gainean utzi ditut eta ekintza honek hauts asko sortu du.

    -A… AAA… ATXIS!!!

    Doministiku. Dena garbitu beharko nuke baina ez daukat aztirik. Bueltan egingo dut. Korrika kalera ateratzen naiz eta St.Mary‘s ospitaletik urruntzen naiz.

    Trena galduko dut!!!

    Bizkorrago korrika egiten dut.

    Geltokira iristen naizenean, arnasa topera azkartuta daukat, eta ozta-ozta trenera igotzea lortu dut.

    Bidaia oso lasaia da, bi aste hauek nire ideiak argitzeko balioko didate.

    BI ASTE ETA GERO:

    Orain zerbait handia egingo dudanaren konbikzioa daukat.

    Londresera bueltan nire etxetik pasatzen naiz maletak uzteko eta ospitalera noa.

    Dagoeneko, ahaztua nuen dena zein desordenatuta zegoen.

    Demontre!!!

    Orain dena txukundu beharko dut.

    Lurran zehar botatako paperak jasotzen hasi naiz, matrazeak eta garbitu beharreko beste ontzi batzuk garbitu ditut. Petri-plakak ikusi ditudanean…

    Ai ene! Penagarria da. Orain erabilezinak daude. Nire doministikuak guztiz kutsatuta utzi zituen.

    Zakarrontzira bota beharko dut.

    Plakak begiratu gabe banan-banan zakarrontzira botatzen ditut. Baina bota behar nuen azkenekoan, arreta deitzen didan zerbait dago.

    Onddo baten kolonia hazi da plakan, kutsatzaile moduko bat. Plaka horrek Staphylococcus aureus izateaz gain, beste onddo misteriotsu hau ere badauka.

    Egia esanda, ez da arraroa onddo baten presentzia, baizik eta onddoaren inguruan bakterio bakar bat ez dagoela konturatu naiz.

    Zergatik gertatzen hari da hori?

    Suposatzen dut onddoa bakterioak hiltzen dituela baina, zergatik?

    Eta inportanteagoa dena, zein onddo mota da hura?

    Hau neure asmakizun handia izango da, ziur nago.

    Ikertzen hasten naiz zein onddo mota den jakiteko, eta zer den bakterioak horrela erreakzionatzen egiten duena.

    Leher eginda nago, ez dakit zenbat ordu daramadan lorik egin gabe, bakarrik gertu nagoela dakit, oso gertu.

    Froga asko daramat eginda eta orain organismoan kafe litro gehiago ditut odol litro baino.

    Baina gertu nago.

    Asmakizun honek handia izango dela dakit!

    Ez dakit noiz baina lotan geratu naiz. Esnatzen naizenean nire ikerketara itzultzen naiz, atseden hartu dudanez askoz errazagoa egiten zait kontzantratzea.

    Azkenik, proba ugari egin ondoren, konturatzen naiz bakterioak hiltzen duen erreaktiboa Penicillium notatum dela.

    Penicillium notatum lizun bat da eta bakterioak hiltzen duen substantzia sortzen du: 6-aminopenizilaniko azidoa hain zuzen ere.

    Hurbiltzen naiz ospitaleko lagun batzuengana nire aurkikuntzaren berri ematera.

    Baina ez dute espero nuen alaitasuna erakusten.

    -Ez dut uste zure aurkikuntza hain ona denik .

    Horrek nolabait desanimatzen nau.

    Asko.

    Asko desanimatzen nau.

    Espero nuen nire zirrara partekatuko zutela.

    Oker nengoen, zalantzarik gabe.

    Buelta ematen dut eta laborategira bueltatzen naiz. Nire aurkikuntza handia izango da, nik badakit, honek ez dit gogoa kenduko.

    Inoiz baino konbentzituagoa, British Journal of Experimental Pathology-rekin harremanetan jartzen saiatzen naiz nire esperimentua zabaltzeko.

    1929an nire penizilina antibiotikoaren aurkikuntza British Journal of Experimental Pathologyan argitaratu da.

    11/12/1945

    64 urte ditut. Nire bizitzaren gehiengoa pasatu da. Baina gaur egun nik egindakoa inportantea da eta harro nago. Nire ikerketa mugarri bat izan da medikuntzaren historian. Ez dut alferrik lan egin. Pertsona asko lagundu ditut. Eta gaur, Nobel saria eman didate.

    Medikuntzako Nobel Saria!

    Ikaragarria!!!

    Zerbait handia egingo nuela banekien.

    The Spit, Queensland

    The Spit, Queensland

    Ezin nuen jaitsi gabe utzi, aspaldi bilatzen nuena lortzeko zorian nengoen. Vero 19 urteko neska bat da, txikitatik Queenslandeko (Australia) The Spit hondartzan denbora librea pasatzen duena. Birikak lehertzear zeuden, baina besoa luzatu eta azken ostikada eman zion urari. Vero Itsas Zientzietako laugarren mailako ikasketak egiten ari da Queenslandeko Unibertsitatean, baina azken aldian bioarkeologiako klaseetan parte hartzen ari da Kevinekin, bere lagunik onenarekin. Harro eta pozik, burua uretatik atera eta itsasoko haize gazi freskoa arnastu zuen berriro. Goizeko zazpiak ziren, eta hondartza hutsik zegoen, Kevin eta biak bakarrik zeuden maiatzeko larunbat hartan.
    Vero eta Kevin kasualitatez ezagutu zuten elkar unibertsitateko itsas arroken erakusketa batean, eta biak bakarrik joan ziren. Une honetatik aurrera, Verok eta Kevinek ia denbora guztia eta beren grina partekatzen dute: itsasoa. Kevinek eskua jo zion Verori, eta elkarrekin itzuli ziren igerian kostalderaino, lortutakoarekin gogotsu.
    Arratsalde batean, Mosmanen erdiguneko kaleetan barrena zebiltzala, azken berriak kontatzea beste kezkarik gabe, kale batean sartu ziren. Bertan, gela txiki bat aurkitu zuten, mutilaren arreta bereganatuz, marra laranjadun eta zurizko toldoa, sarrerako loreak eta fatxadako horma laranjetan nabarmentzen zen ate zuri polita.
    - Aizu, Vero, lehenago erreparatu al zenion lokal honi?
    - Ez, mesedez?
    - Ezer ez, zer den jakin nahiko nuke. Bitxia dirudi kale hauetan...
    - Deitu ikustera.
    Kevin ateraino hurbildu zen, eta, metal urreztatuzko tiratzailea hartuta, konturatu zen honek inskripzioren bat zuela, atzamarrek ez baitzuten irrist egiten material hotzaren gainean, ezta eskua izerditan zuenean ere. Intrigaturik makurtu zen azpian zer jartzen zuen begiratzera eta esaldi bat aurkitu zuen: Norbaitek bere bizitza osoa induskatu dezake nik hemen aurkitu nuena aurkitu gabe.
    - Etorri. Begira izeba, flipatu egingo duzu.
    Paretaren kontra jarrita, begiak mugikorretik altxatu eta, harriturik begiratuz, erantzun zuen:
    - Seme, zer gertatzen zaizu? Zergatik hunkitzen zara ate bat ikustean?
    - Entzun, hau berezia da, ikusiko duzu.
    Verok, jaramonik egin gabe, hartu eta txirrina jo zuen. Veronica bizitasun handiko neska oldarkorra da, eta, batzuetan, bitxiegia. Eskolan "TDAH" deitzen zioten.
    - Baina zer egin duzu?
    - Ez zenuen sartu nahi? Irribarre bihurria egin eta musu bat eman zion airean.
    - Benetan txarrena-erantzun zuen, barre egin gabe, nahiz eta barru-barrutik bere lagunaren jokaerak grazia egiten zion.
    Kevin begi ilunak eta batzuetan serioak dituen mutil bat da, baina berarekin saiatzen bazara, pertsona bat deskubritzen duzu, erakargarria izateaz gain zintzoa, langilea eta oso solidarioa dena.
    Handik pixka batera, atea ireki eta andre zahar baten aurpegi irribarretsua agertu zen, harriturik begira. Margaret andre italiar bat da, semea paraxutismo proba batean hil ondoren Australiara etorri zena oroitzapen tragiko horiek atzean uzteko. Sorrenton, non bizi ohi ziren, Ponpeiako ikerketetan kolaboratu zuen. Hemen hasi zen bere kabuz inguruko kostaldean galdutako kontinentearen hondarrak ikertzen, eta bere italiar estiloko tailer-laborategi propioa sortu zuen etxe azpian.
    - Kaixo, gazteak, zerbait nahi al zenuten? -esan zuen doinu barregarriz. -Zer? -pentsatu zuen Verok.
    - Eeh, ezerk ez baitigu atentzioa eman erdi-erdian dagoen lokal polit honek-esan zuen Kevinek lotsaz.
    Horrela, beste harreman bat hasi zen hurrengo hiru urteetan zehar asko irakatsiko zien pertsona batekin; izan ere, elkarrekin lan egin zuten proiektu handi batean, eta proiektu horrek begiak argitzen zizkien berarengan pentsatze hutsarekin.
    Arroka ezkutu batzuen gainean utzitako arropak jantzita eta azala bustita, Veroren motorra hartu zuten, Kevin atzean zuela, Mosmanen erdirantz abiada bizian.Atsoaren begiak, musuzapian bildutako haitza kontu handiz hartzean, lan gogorraren ordaina izan ziren haientzat.
    Arroka hori Zelandiaren existentziaren erakusgarrietako bat da, Asiatik banandu ondoren hondoratu zen urpeko kontinente bat, duela 23 milioi urte inguru Ozeano Barearen azpian. Hiruren lankidetzari eta haien ezagutza-aniztasunari esker lortu zuten. Kalkulatu zuten nola itsasaldiek eta korronteek hondarretan eragina izan zezaketen, eta arratsalde askotan Italiako emakume zaharraren tailerrean eta urpean igeri egiten ari ziren hondartzetan egon ondoren, arrakasta lortu zuten.

    ZERGATIK DAUKAGU GURE GURASOEN ANTZA?

    ZERGATIK DAUKAGU GURE GURASOEN ANTZA?

    Kaixo! Ni Maria naiz. Hemeretzi urte ditut. Argala naiz, nire ile leunak gaztaina-kolorea dauka, eta ezti koloreko begi argiak ditut.

    Zazpi urteko neskatoa nintzela gertatu zen. Ekainaren amaierako asteburu bat izan zen. Ez naiz gogoratzen zehazki zein egun zen, badakit egun hark nire bizitza osoa aldatu zuela.

    Normalean 9:00ak aldera esnatzen nintzen, baina egun horretan lehenago altxatu nintzen, nire gurasoak sukaldean hizketan entzuten nituelako eta hondartza hitza entzun nuelako.

    -Bai!!! Hondartzara goaz.- oihukatu nuen.

    Nire amak irribarre egin zuen, pozik zegoen. Bere besoetan ninduen, bere kizkur ilehoriak airetik hegan kilimak eragiten ninduten. Nire gelara lasterka igo nintzen motxila prestatzera. Uda hartan oporretara joateko erosi zidaten bainujantzi berria jantzi nuen. Txankletak, eskuoihalak, eguzkitako krema, bisera…..aaaaaaaahhh! Ahaztu egin zait, nire flamenko arrosa karroza!!

    Sukaldera jaitsi nintzen korrika, nire aita ez zegoen. Baina kotxearen motorra abiarazten entzun nuen. Oso azkar joan nintzen garajera.

    «Aita!» oihukatu nuen.

    «Zer gertatzen zaizu, neska?», galdetu zidan aitak.

    -Ez dut nire flamenko arrosa aurkitu.- azaldu nion malkoak begietan nituelarik.

    Hondartzarako bidean, musika entzuten eta abesten aritu ginen.

    «Azkenean hondartzara iritsi gara!», oihukatu nuen.

    Oso hunkituta nengoen. Aulkiak, nire karroza, itzalkina, hozkailua (janari eta edariekin) jaitsi genituen. Gauzak gorde bezain pronto, hirurok uretara sartu ginen. Olatuekin pixka bat jolastu ondoren, hondarrean ontziarekin eta palarekin jolasten hasi nintzen, nire gurasoek liburu bat irakurtzen zuten bitartean.

    Gure ondoan familia bat zegoen, haur batekin. Berehala hasi ginen elkarrekin jolasean bazkaldu arte.

    Gero nire etzalekuan eseri nintzen, amak beti errepikatzen zidalako eguerdiko orduetan eguzkia oso indartsua zela eta larruazalari min egin ziezaiokeela. Torres de Malory-ren liburu bat irakurtzen ari nintzela, ondoko umeak amari galdetzen ziola entzun nuen:

    - Amatxo, neskato horrek ile leuna eta marroia du, baina bere ama ilehoriduna eta kizkurduna da. Zelan izan daiteke hori?

    - Baliteke aitaren geneak izatea.

    Zer da hori? Bere aita ere ilehoria da, ama bezala.

    Familiak ahotsa apaldu eta elkarrekin hitz egiten zuten, baina nik ezin nien ulertu. Arratsalde osoa eman nuen galdera horri bueltaka. Etxera iritsi ginenean, dutxatu eta pijama jantzi nuen. Amak afaltzera deitu zigun.

    - Denok mahaira! - Amak zioen.

    - Ama! asko maite zaitut!!

    Mahaian, haragiz betetako piper batzuk zeuden, oso saltsa gozoarekin. Baina nire buruan, umearen galdera jarraitzen zuen. Afaltzen ari ginela, hondartzan zein ondo pasatu genuen gogoratuz, gurasoei galdetu nien:

    - Ama, zergatik dut ile iluna, zuek ilehoridunak bazarete? Zer da gene bat?

    Ez dakit zer gertatu zen, baina gogoratzen dut gurasoen aurpegia aldatu egin zuela. Isilik geratu ziren, ez zuten hitzik egiten, elkarri begiratzen zioten. Azkenean, aitak dena azaldu zidan. Ume adoptatua nintzen. Nik ez nuen ezer ulertzen, malkoak masailetan behera isurtzen zitzaizkidan.

    Gau hartan amaren besoetan lo geratu nintzen.

    Nerabezaro osoan zehar informazioa bilatu nuen, jakin-minak hiltzen ninduen, gauza asko jakin nahi nituen, nortzuk ziren nire guraso biologikoak? Zergatik ez ninduten zaindu? Haien antza dut? DNAri buruzko artikuluak irakurtzen nituen, genetika molekularra, Mendel izeneko gizon bat ilarrekin jolasten. Ezin nuen ezer ulertu. Horregatik, batxilergoko lehen mailara heltzean, osasun zientziaren adarretik ikastea aukeratu nuen.

    Azkenean hamazortzi urte bete nituen. Gurasoek ezusteko festa bat antolatu zidaten. Espero ez nuen oparia adopzio zentroan egindako hitzordua izan zen.

    Eguna iritsi zen, baina zerbait neukan atzera botatzen ninduena, beldur nintzen. Benetan ezagutu nahi zaituztet?

    Gurasoek zentruraino lagundu zidaten. Haur asko zeuden jolastokian jolasean. Denak txikiak ziren. Musu bat eman zidaten eta sartzeko esan zidaten. Nire gurasoak zain zeuden. Ni lasai eta urduri nengoen aldi berean, baina seguru. Besarkatu eta sartu egin nintzen. Bere egia zehatza ezagutzea besterik ez zuen behar.

    Pozik atera nintzen, azaldu ezin nezakeen bakearekin. Nire benetako gurasoengana lasterka hurbildu nintzen alai. Haiek hazi ninduten, zaindu, gauetan jaiki, negar egiten nuenean, tripako mina nuenean, lehen hortza, lehen jaunartzearen eguna, jausten zitzaidanean. Berdin zitzaidan DNA. Haien odola banu bezala maite ninduten.

    Nire bizitzaren zatirik handiena hori ikertzen eman nuen, eta nire bizitza nora bideratu erabaki nuen. Ingeniaritza genetikoa ikasiko nuke.
  • ADULT

    A l'altra banda del laberint & Dins el laberint

    A l'altra banda del laberint & Dins el laberint

    A L'ALTRA BANDA DEL LABERINT

    Avui és un dia especial: farem la prova número 100. No soc gaire entusiasta de la numerologia, però m'agrada pensar que un nombre tan rodó és idoni per a que les coses vagin rodades. Estic nerviosa, no ho puc negar, però també emocionada. Si tinguéssim èxit la vida de les persones diabètiques canviaria radicalment. "Que orgullós que estaria l’avi!" I llavors els sopars de nadal s'omplirien de joia i nostàlgia per no haver arribat a temps, pel que podria haver estat si la causalitat no fos tan estricte. A la feina tot serien aplaudiments i admiracions, i jo en trauria pit però només una mica, perquè tot això no és per mi, és pels avis que sí que hi són a temps... Entro al laboratori amb pas decidit quan el veig arraulit al racó de sempre, i de cop la seva vulnerabilitat se'm condensa al damunt, feixuga, enganxosa. Sé que ell no m'entén, que les seves preocupacions són unes altres, però creuem mirades i els seus ulls inquiets em demanen que provi d'explicar-li, que li justifiqui tant d'esforç. Jo, en canvi, només puc oferir-li la mà esquerra, la mà de l'esquer, plena de menjar. Aleshores se m'acosta ensumant-me amb aquell nasset tan bufó, i els bigotis em fan unes pessigolles agradables. Cap rastre de desconfiança ni retrets mentre la mà dreta prepara la injecció número 100.


    DINS EL LABERINT

    Quin fred que hi fa aquí! Potser hauria de bellugar-me una mica. Començo el recorregut de sempre: amunt i avall, amunt i avall. M'entrebanco amb la cua, però la meva poca traça més aviat em fa riure, mira que en soc de maldestre! I torno amunt i avall, amunt i avall sense parar. Espero que avui em vingui a veure aquella noia d'ulls blaus, sempre és tan afectuosa! M'acaricia amb la mà dreta i em dona menjar amb l'esquerra, i un calfred agradable em recorre sencer. Normalment no en tinc de fred, sabeu? Però en aquesta època de l'any se'm canvia el pelatge i les ràfegues d'aire troben espais per on escolar-se.
    Veig que la dona sí que ha vingut. La miro perquè és l'única manera que conec per a mostrar-li com de content estic de veure-la. I la mà esquerra m'ofereix el menjar de sempre. Que n'és de bo, quina gana que tenia! Però, on són avui les carícies?

    Abans del primer batec

    Abans del primer batec

    A la profunditat del ventre matern, on la foscor i la calidesa es barregen en una abraçada afectuosa, flota un minúscul embrió, protegit per l’escalfor del ventre matern. Aïllat de la mirada del món exterior, comença el seu viatge de creixement i descoberta. Des del moment de la concepció, l'embrió conté en el seu interior el codi de vida encriptat en els seus gens, unes instruccions detallades per l’evolució. Cada cèl·lula es divideix i es multiplica, executant una coreografia complexa dirigida pel ballet d'una doble hèlix. Aquesta simfonia de creació es desplega en el santuari de la seva existència.

    Amb el pas del temps, l'embrió es transforma en un conglomerat de cèl·lules simples dintre d’un organisme complex. Percep el batec del cor matern, l'eixamplament i l'expansió de la vida que l'envolta. Malgrat les seves limitades percepcions, experimenta el pas del temps i l'aproximació gradual de la seva pròpia existència. Tanmateix, en els confins del seu petit món, l'embrió ignora el vast univers que l'espera, els meravellosos misteris que s'estenen més enllà. Només coneix el ritme al que batega el temple del ventre matern, una connexió simbiòtica amb la seva mare. A mesura que el viatge de l'embrió s'apropa al seu desenllaç, comença a percebre canvis subtils. Les parets del seu santuari es tornen estretes, limitant els moviments que abans eren lliures. Ressenteix una suau pressió, un recordatori que el seu temps en aquest món s'acosta a la seva conclusió. En els moments previs al naixement, els pensaments de l'embrió es tornen introspectius. Es qüestiona sobre el significat del seu viatge, el propòsit de la seva existència. S'acaba la vida aquí, amb la separació del cos matern? És aquest el final de tot allò que ha conegut?

    Amb la seva consciència limitada, l'embrió establia un paral·lelisme entre la conclusió de l'embaràs i la culminació de la vida. Mentre es prepara per abandonar la seguretat de la llar materna, creu que la seva partida significa l'extinció de l'existència. Equipara el naixement amb la mort final. No obstant això, sense que l'embrió ho sàpiga, el seu viatge acaba de començar. El naixement marca la transició cap a un nou món, un univers ric en possibilitats i experiències. Emergint del ventre matern cap a un univers exuberant i vibrant, la vida l'espera amb els braços oberts.

    Mentre l'embrió és envoltat amb tendresa i protecció pel món dels vius, pren les seves primeres inhalacions d'aire, el contacte de mans amoroses. Desplega els ulls a un món replet de colors, sons i sensacions, els seus sentits despertant en una simfonia de vida. I així, el paral·lelisme que l'embrió havia concebut entre el final de l'embaràs i el final de la vida, es trenca com una fina tela. Descobreix que el viatge que havia cregut que s'acabava és, en realitat, una porta d'entrada a una aventura més gran.

    Després del naixement, l'infant emergeix al bressol de la vida, amb el cos vibrant al ritme de l'existència. Amb la mirada fixa en els ulls dels altres, s'endinsa com a observador silenciós d'un món que ara comença a comprendre. Amb el pas del temps, l'infant creix i es converteix en adult, però restes de l'embrió perduren en el seu interior.

    En moments d'introspecció, l'adult reflexiona sobre els paral·lelismes entre el final de la vida i el final de l'embaràs. S'interroga si la mort representa el cim de l'existència, similar al tancament de l'úter matern. En aquests instants de contemplació, ressonen els ecos de la perspectiva de l'embrió. L'adult qüestiona la naturalesa de l'existència i l'objectiu del seu viatge.

    L'adult comença a captar la complexitat de l'experiència humana, la interconnexió del teixit vital. Experimenta alegries i tristeses, triomfs i adversitats, i descobreix que la vida és una simfonia en constant evolució. Amb cada nou dia, l'adult desvetlla noves harmonies i melodies. Estableix connexions, forja relacions i deixa una empremta indeleble en el món. Comprengué el poder dels seus pensaments i accions, la capacitat de modelar el seu destí i influir en la vida dels altres.

    En aquesta majestuosa simfonia de la vida, l'adult arriba a comprendre que la mort no és un punt final, sinó una transició cap a una dimensió més enllà de les nostres percepcions mortals. És una continuació de la simfonia, on la seva essència ressona en els cors i les ments de tots aquells que ha tocat.

    ALIEN

    ALIEN

    Portava un ésser dintre, una criatura desconeguda i inesperada que creixia i s’alimentava del seu cos, es construïa poc a poc en ella, però no era ella.
    Tot i que sabia que l’embaràs no és important, només és el preludi d’una història, de vegades era aterridor, malgrat tot, estava estranyament feliç amb la situació.

    Aquell matí tenía visita per fer la primera ecografía obstètrica. Dies abans la llevadora li havia entregat tot de tríptics i documents amb informació sobre els estudis de detecció de malformacions congènites, els va llegir i va signar el consentiment informat per fer totes les proves. Tothom ho feia i delien per tenir a l’abast les desitjades fotografies del seu fetus. Fotos d’un ser invisible per què estava amagat al seu ventre.
    No tenía por de les exploracions ni tan sols del transductor vaginal, una mena de dildo fred i llefiscós empapat de gels conductors amb olor a medicament i a hospital.
    En Pau li agafà de la mà impacient per conèixer el seu fillet o filleta, era tan tendre .No podía imaginar l’allau de estranyes sensacions que invaïen el seu cos. Els primers signes de metamorfosi amb prou feines eren perceptibles, no era només la inflor entre pubis i melic, era un altre cosa.
    I llavors la mirada astorada de l’ecografista va confirmar les seves sospites. Sense dissimular la seva inquietud va marxar de la consulta.
    - L’aparell no funciona bé, vaig a buscar un company amb més experiència.
    Se'n va adonar que no hauria d’haver-lo mostrat, l’estava posant en perill, només necessitava silenci, foscor, calma i sobre tot anonimat.
    En Pau intentava fer veure que no estava preocupat, temía per la salut del petit. Al cap i a la fi no el sentía, no podia percebre que estava perfectament bé i que tot allò era innecessari.
    Va passar força estona fins que van aparèixer un parell d’homes amb bates de doctor i corbates de cap de departament i una dona amb unes ulleres petites que emmarcaven la seva mirada cansada. Amb prou feines van fer un bon dia i van ficar el cap al monitor. No amagàven l’excitació del descobriment. Discuten, regiraven el ratolí, feien medicions i comprobaven un cop i un altre el que els seus ulls no volìen veure.
    Al final, perquè sempre hi ha un final, un dels metges es va dirigir a la parella i amb veu dolorosa els hi va confirmar el que en Pau temía.
    -Ho lamento pares, el fetus sembla tenir malformacions severes. Analitzarem la sang de la mare per esbrinar si hI ha alguna alteració a l’ADN fetal, tindrem el resultat en 24 hores.
    En Pau tremolos va preguntar allò que era obvi.
    -És greu doctor?
    -Ho és. Els éssers humans tenen 23 parells de cromosomes, és a dir 46 en total. Quan hi ha una trisomía en un cromosoma concret en trobem tres enlloc de dos i el total passa a ser 47. Això comporta alguns defectes físics que poden ser incompatibles amb la vida extrauterina. Vagin a descansar a casa, demà farem més proves. Hauran de meditar i valorar la possibilitat d’interrompre l’embaràs. Els puc assegurar que els serveis mèdics de l’Hospital farem tot el que estigui a les nostres mans per esbrinar quina és la causa dels defectes del seu fill.

    L’obstetra no va tenir esma de dir-los que aquella criatura no tenia aspecte humà i que el que en realitat es proposaven era treure’l del cos de la mare per fer una autopsia, Va marxar en silenci deixant pas a la infermera que va apropar-se amb l’agulla d’extracció i una bateria de tubs per omplir.
    Va tolerar la punxada en silenci, en Pau pensaba que estaba en shock com ell però ella només analitzava la situació. Tenía un dia per organitzar la fugida.

    Desaparèixer embarassada, sola, sense identitat ni diners. Abandonar l’home que estimava i causar-li un dolor immens. Confiar que se'n sortiria. No deixar rastre, ni pistes, tan sols una breu carta de comiat per assegurar-se que no la buscarían. Parir. Amagar el seu fill. Sobreviure.
    La meva mare no podía saber que em transformaría en contacte amb la atmósfera, que respiraría, que prendrÍa aspecte humanoide, que creixeria com qualsevol altre noi. Una energía irracional la va empenyer . Va acceptar el seu destí i va fugir. Encara no sé com va aconseguir-ho però sé que la gestació la va transformar i sé que enyora la humana que era.

    Ella em va escollir i ara jo he d’esbrinar la meva naturalesa.

    ARBRES ORFES

    ARBRES ORFES

    Assegut al saló de casa meva miro cap al balcó i veig els nostres arbres adoptats. Es tracta de dos arbrets orfes que van decidir venir a viure amb nosaltres. En realitat, si ho pensem bé, tots els arbres, i la gran majoria de les plantes en general, es poden considerar orfes, si definim com a orfe algú que ha estat abandonat pels seus pares. El més normal és que una vegada les llavors han madurat i ja són capaces de germinar, se separin de la seva mare i es dispersin d'una manera o altra, soles pel món. Bé, soles o en companyia de moltes germanes o germanastres, ja que el pol·len no ha de venir necessàriament d'una única planta pare. Un cop disperses, si tenen sort, acaben germinant en un tros de terra fèrtil, i si no tenen sort, el més habitual, acaben en algun lloc inhòspit, com algun tros de terra resseca, un terra de formigó o, molt sovint, l'aparell digestiu d'algun animal com nosaltres mateixos. El cas és que al balcó de casa teníem dos testos desocupats plens de terra i allà van anar a parar dues afortunades llavors, una per test.
    La primera va germinar fa uns sis anys. Un bon dia de primavera, quan em disposava a plantar un gerani al test desocupat, vaig veure una planteta d'aspecte poc usual i vaig decidir deixar-la créixer per veure que era. El resultat va ser un om nadó, així que vaig decidir trasplantar-lo a un test molt més gran i veure què passava, sense gaires esperances que sobrevisqués. Com va arribar fins al meu balcó? Les llavors dels oms estan embolicades amb un teixit cotonós que afavoreix que es dispersin pel vent. En un carrer proper a casa hi ha plantats arbres d’aquesta espècie, així que probablement és fill d’algun d’ells i va arribar fins a un cinquè pis gràcies a una ventada. Una anàlisi de marcadors genètics del nostre arbret comparant-ho amb els del carrer podria identificar els progenitors, però em sembla que em quedaré amb el dubte. El cas és que després de sis anys ja fa uns dos metres i ja produeix les seves pròpies flors, tot i que encara no ha format llavors, però no crec que trigui gaire.
    El segon arbret orfe del meu balcó és un cas encara més sorprenent, una figuera. El procés va ser semblant, veure aparèixer una planteta poc comuna i deixar-la créixer. D’això fa uns quatre anys i ja fa mig metre d’alt, tot i que encara no s’ha decidit a deixar descendència. D'on va sortir? No en tinc ni idea. Les figues no són fruits, sinó que, tècnicament, són inflorescències, però les flors s'obren cap a l'interior. La pol·linització la realitzen unes vespes minúscules que entren a la figa atretes per la seva olor a través del petitíssim forat de la seva base i allà dins deixen els seus ous. Els mascles seran els primers a néixer i es dediquen a fertilitzar les femelles quan encara estan dins dels seus ous. Després, excaven túnels a la pell de la figa per permetre a les seves germanes/parelles sortir-ne quan neixin, ja embarassades. A mesura que les femelles surten pels túnels els seus cossos s'impregnen de pol·len, assegurant una nova generació de figues en la propera visita. I com fan les llavors pol·linitzades de les figues per buscar el seu lloc on germinar? Doncs són menjades per, principalment, ocells que, quan digereixen les figues no són capaços de digerir les llavors, que estan protegides per una coberta molt resistent, i sobreviuen al seu tracte digestiu i són amablement sembrades per l'au juntament amb una bona dosi d’adob. No podem dir que el naixement d'una nova figuera sigui precedit precisament per un camí de roses. Qui ens va deixar aquest regal al test del balcó de casa? Impossible saber-ho. Probablement un pardal, però el cas és que no conec cap figuera propera a casa, així que potser el pardal va picar una figa en un mercat o supermercat. Qui ho sap. Aquesta vegada ni una anàlisi d'ADN tipus CSI ens podria ajudar. Esperem que aviat es decideixi a produir descendència.

    Blau, blau, blau, és el vestit que porto.

    Blau, blau, blau, és el vestit que porto.

    Tot era tal com es descrivia al formulari d’inscripció. La sala on treballarien era fosca i humida. Les parets i el sostre eren de pedra, de textura irregular. Una trista bombeta, penjada del sostre, il·luminava l’estança tènuement. No hi havia cap finestra ni cap altra porta que la d’entrada. S’hi estaria tres mesos, tancada en aquella sala. Sense comunicació amb l’exterior, però amb la companyia d’altres artistes de diferents especialitats. Els havien seleccionat per crear conjuntament la millor obra d’art de tots els temps.

    Feia tan sols uns minuts que havia girat el pom de la porta que la conduïa a la seva nova aventura, i encara se sentia aclaparada per la immensitat de prestatgeries que recobrien aquella sala humida i poc il·luminada. Tot estava tan ben ordenat... Feia goig de veure-ho! Els seus ulls només feien que recórrer totes aquelles capses blanques i rodones de damunt dels prestatges. Capses i capses farcides d’hidrats de carboni, de sucres, d’àcids grassos de cadena curta, d’àcids grassos de cadena llarga, de proteïnes làctiques... Com les decoraria totes aquelles capses? La seva ment només feia que voleiar entre aquell munt de possibilitats creatives!

    Ja no podia aguantar-se més les ganes de començar, estava emocionadíssima! Els nervis se li enfilaven i se li acomodaven ben endins, reclosos en un petit raconet del seu cos. Les idees se li amuntegaven al cap sense poder-les frenar. I llavors, al fons de la sala, va descobrir-hi les seccions de colors i perfums. Ai, mare! L’emoció desfermada de saber-se lliure per utilitzar aquell bé de Déu de materials se l’emportava. Amb quin color pintaria?, pensava. El blau solia donar un toc intens i penetrant que ja coneixia, però en l’última obra de P. roqueforti hi apareixien unes tonalitats verdoses envejables amb les que tenia ganes de treballar.

    I l’olor? Quina combinació de perfums podia fer servir aquest cop? A casa havia trastejat amb el romaní i les herbes provençals i fins i tot amb rentats de ratafia, però ho trobava massa típic... Potser la cendra d’escorça de pi era un bon recurs per donar-li un toc personal. O encara millor, de roure! O d’alzina o de... Un cop sec la va fer emergir d’entre tot aquell batibull de pensaments. Es va girar d’un sobresalt i va notar que l’organitzadora de l’estada els estava cridant l’atenció. Ja tindrien temps per pensar. Ara l’havien d’escoltar per saber com funcionaria tot plegat. Tindrien tres mesos per utilitzar lliurement tots els materials que els vingués de gust. El producte resultant era una col·laboració entre els diferents artistes, però podien escollir entre definir unes característiques comunes entre tots o bé deixar que cadascú aportés la seva visió individual. Es van sentir algunes exclamacions encuriosides i un murmuri va recórrer la sala. Semblava que aquesta última idea els fascinava a tots. Com més creatius i diversos fossin, més sorpreses s’endurien els clients quan tastessin l’obra final! El més important era que no s’adormissin i treballessin colze a colze per complir amb l’encàrrec.

    I així ho van fer. Van treballar intensament. Durant setmanes. En un no parar d’experimentar i de crear. Era engrescador pensar que fins al darrer dia no sabrien quin efecte havien tingut les seves decisions sobre l’obra final. Però, malgrat l’emoció, aquesta incertesa li generava una estranya sensació d’ofec. D’inseguretat. De no saber si ho estava fent prou bé. Maleïda síndrome de la impostora! Quines ganes que poguessin admirar el resultat final per espolsar-se totes les pors del damunt.

    I entre pors i il·lusions, van passar els tres mesos. El gran dia havia arribat. Els havien promès que l’obra es vendria per tot el territori. Que grans experts en parlarien i n’explicarien delícies tots els mitjans. I certament, les crítiques i lloances no es van fer esperar. Omplien portades, destacaven en grans titulars: “Un bocí de sabor per als més atrevits”, “L’últim experiment formatger de la Masia Serarols ha donat uns resultats deliciosos”, “Blau de Serarols, premiat com a millor formatge blau del 2022 segons els World Cheese Awards”...

    Totes les notícies anaven acompanyades d’una fotografia de l’equip. Al davant de tot hi havia en Lactobacillus lactis, l’Streptococcus thermophilus i en Lactobacillus delbrueckii. Eren els encarregats de fermentar la llet, coagular-la i acidificar-la per facilitar la feina a la resta de membres de l’equip, representats a la fila del darrere. Allà hi havia en Penicillium camemberti, en Geotrichum candidum i en Penicillium roqueforti. I al bell mig hi era ella, somrient, satisfeta per la textura i sabor que havien aconseguit pel Blau de Serarols. Estava tant feliç que fins i tot n’havia escrit una cançó: “Blau, blau, blau, és el vestit que porto. Blau, blau, blau, és tot el que jo tinc. Perquè m’agrada el blau del formatge i el meu amic és un formatger”. Ja tenia ganes de tornar-hi!

    Descoberta d’una de les tines més antigues de la Vall del Flequer.

    Descoberta d’una de les tines més antigues de la Vall del Flequer.

    Quan vaig sortir de l’escola el pare m’esperava dins el cotxe per dur-me a casa dels avis. Aquell vespre ell i la mare sortien a sopar amb uns amics. Els avis vivien a la Vall del Flequer, envoltats de boscos, camps de conreu i alguna vinya. Després de sopar, al telenotícies van explicar que un grup d’arqueòlegs egipcis havien descobert una nova tomba a la Vall dels Reis. Quan em vaig ficar dins del llit vaig pensar en tots els tresors que hi hauria amagats sota les runes de la nostra Vall.
    L’endemà al matí després d’esmorzar vaig ficar la pala i el rasclet dins la bossa i vaig enfilar el corriol de les Tines, no tenia pèrdua, amb l’àvia hi havíem anat moltes vegades.
    Les primeres tines que vaig trobar eren al capdamunt d’una costa, no hi havia vist mai ningú. Tots els murs es mantenien drets, i vaig baixar les escales que hi havia encastades a la paret exterior saltant els graons de tres en tres. El camp de sota era ple d’esbarzers, era el lloc ideal per amagar un tresor.
    Apartant i aixafant les branques per no punxar-me vaig veure unes pedres a terra disposades en cercle, era tan gran com la base d’una tina, si estava soterrada havia de tenir la sortida al peu de la feixa. En vaig sortir com vaig poder i vaig saltar el marge, que d’alt, en feia dos com jo. Vaig aterrar just al davant de la pedra de la boixa, el forat on s’encastava l’aixeta per treure’n el most. Hi faltava alguna de les pedres del voltant. Vaig treure la pala de la bossa i vaig fer palanca amb una de les parets laterals. Tot d’una la pedra es va tombar, algú havia gravat una creu a la cara interior. Dins era folrat de cairons d’un to vermellós coberts d’una pols cendrosa. Hi vaig entrar arrossegant-me. Era més fosc que una nit de lluna nova. Hi havia tot de branquillons escampats per terra, eren prims i llisos al tacte, n’hi havia molts. Vaig deduir que eren ossos d’algú més petit que jo.
    Vaig sortir-ne més de pressa del que hi havia entrat i vaig tornar la pedra al seu lloc. Una cosa era veure una tomba de l’antic Egipte per la tele i una altra de molt diferent ficar-m’hi dins. No em podia treure del cap la pobra ànima que hi havien enterrat.
    Vaig arribar a casa dels avis sense alè. Només passar la porta vaig sentir l’àvia que em deia, renta’t les mans i no t’entretinguis que el dinar és a taula. Vaig posar les mans sota el raig de l’aixeta i les vaig fregar amb la pastilla de sabó sense poder esborrar la sensació d’aquells ossos dels meus dits. Què tens?, sembla que hagis vist un mort, va dir l’avi quan vaig seure davant del plat, no els podia amagar res.
    Després de dinar l’avi va trucar al senyor jutge, eren molt amics i ho sabia tot de les tines i de la pedra seca. Al cap d’un parell d’hores va arribar dins d’un jeep de la policia, l’acompanyava una agent. L’avi i jo vam seure al seient del darrere.
    Els vaig explicar de quines tines es tractava i vam sortir a la carretera principal. Al cap d’una estona vam trencar per un camí rural que ens va dur just davant de les tines. De la porta estant que sempre era oberta es veien els cairons de l’interior d’una de les tines i una part d’una premsa, i mirant amunt entre les teules, un tros de cel.
    Em van seguir escales avall. Els vaig assenyalar el cercle de pedres sota les bardisses, en vam sortir esgarrinxats. Després vaig saltar la feixa per mostrar-los la pedra de la boixa, la resta del grup va baixar pel saltador. L’agent es va posar uns guants i va apartar la pedra. Va enfocar la llanterna i va es va acotar per veure què hi havia dins el forat. Només se sentia piular els ocells. Va endinsar-hi tot el braç i en va treure una calavera. Era petita i amb les dents esmolades. Sembla que algú hi va enterrar el seu gat, va dir aixecant les celles.
    Enhorabona, noia, em va dir el senyor jutge posant-me la mà damunt del cap, has fet una troballa excepcional.
    L’endemà sortíem tots quatre a primera plana del diari comarcal. Abans de dinar l’avi ens va llegir tot l’article, però de la pobra bèstia, no en deia res.

    Desídia tèrmica

    Desídia tèrmica

    Els termòmetres es fonen i la vegetació crema ferotgement. Interrompem, durant uns dies, el pensament monogràfic de l’onada de Covid per centrar-nos en l’onada de calor. Que com a emergència - la climàtica - no està superada ni de ben lluny, ni coneixem vaccí esperançador.

    Faig mitja volta estirada al llit, com un filet socarrimat a la paella, i tracto sense èxit d’obviar aquesta xafogor que em treu la son. Cap per avall l’exhalació del meu diòxid de carboni m’apuja la temperatura corporal fins fer-me desistir la son i l’assossec. La meva pròpia medecina.

    Dubitativament em debato entre deixar finestres tancades amb persianes baixades per no deixar entrar l’enemic i finestres obertes amb persianes aixecades per obligar-lo a sortir. Desitjaria abandonar aquest cos tòrrid i enganxós per esdevenir una millor termoreguladora, ser la guineu de Rüppell (Vulpes rueppellii), capaç de tolerar les temperatures extremes del desert. Em manquen, entre altres aptituds, unes orelles més grans per poder refrigerar el cos i un pixum més concentrat per estalviar la pèrdua d’aigua. Com a estratega sóc un nyap: no faig més que deixar passar els minuts en el cercle viciós d’emplenar ampolles per posar-les a la nevera, beure’m l’aigua fresca i anar al lavabo. Costa d’entendre que primer s’extingeixi ella i no pas jo.

    El ventilador em dispara l’aire calent del menjador i em teletransporta al carrer: ara camino per sobre d’una reixa de ventilació que m'embolcalla amb una bafarada d’aire calent d’ultratomba de baix a dalt, ara m’imagino plàcidament suant a l’andana del metro en una espera que se’m fa eterna. I ves que no m’he mogut del sofà i ja tinc ganes de tornar a casa per experimentar el moment plaent de travessar el portal, fresc com un càntir. Ara desitjaria ser càntir, pou, aljub. Que no tinc prou amb nodrir-me d’amanides i gelats i ruixar-me amb el difusor d’aigua, alternant un rajolí per l’aloe, un altre per a mi. Que sento que la força de la gravetat em xucla terra endins per obligar-me a arreplegar la tensió que m’ha caigut ben avall.

    M’amputo el sofà de la resta del cos i em dutxo amb aigua tèbia. Atresoro aquests tres minuts de semiglòria que em desperten, per fi, la ment. I si m’agosarés a fer-me un te ben calentó per obligar el cos a transpirar per incrementar la sudoració i rebaixar així la temperatura corporal? Però trec un peu de la dutxa i torno a recordar la mediterraneïtat que m’envolta: aquí no hi ha qui s’evapori, aquí la moda tèxtil de l’estiu sempre és la capa de suor.

    Retorno a ser diana del ventilador i jugo amb les velocitats, que la més alta em molesta als peus, que la més baixa no m’arriba a la cara. Provo amb el trencaclosques de les distàncies per pal·liar aquesta calitja anguniosa. Prou. No puc més. M’inflo de determinació per fer la llarga travessia en transport públic fins la platja. Substituiré els meus debats interns de ventiladors i finestres pels de protector solar, sorra i mar.

    I enmig d’aquesta angoixa trobo un sentiment molt nostrat, que em resisteixo a deixar que canviï, la meravellosa sensació de menfotisme estètic en tornar de la platja. Si a l’anada el meu cervell torrat ha considerat oportú parar-se a rumiar sobre el decòrum - que no es vegi massa el banyador sota la roba, recull-te els cabells suats poc lluïdors - a la tornada l’anhelat benestar tèrmic sembla haver activat els circuits neuronals que distorsionen la realitat, el temps i l’espai. Ni em preocupa la roba mullada, ni la sorra als peus, ni els cabells despentinats. Per una estona aconsegueixo apagar, també, l’interruptor de l’ecoansietat - sempre engegat en segon pla - i deixo de pensar el present i el futur que ens vindrà.

    Però no dura gaire aquest goig, perquè al capvespre torno a estar ingènuament sorpresa de què el sol marxi però no la calor i renego dels meus ofecs mentre l’asfalt sec bull, nostàlgic de les pluges torrencials que el final de l’estiu ens portarà com a conseqüència d’una mar reescalfada. Torna a ser nit d’insomni i vapor d’aigua; cloc els ulls i em deixo endur per la desídia fins que onada rere onada, tard o d’hora s’acabi consolidant l’oceà.

    El coet del Ryn

    El coet del Ryn

    El 13 de març de 1983 milions de persones presenciaren un fenomen insòlit. Aquell dia, a primera hora del matí, una nau travessà el cel, de nord-oest a sud-est, a una velocitat tan impressionant com la d’un estel fugaç. Fou detectada per primera vegada a cinc-cents mil kilòmetres de la Terra pel satèl·lit IRAS durant la seva tasca habitual d’escaneig espacial. Després d’ingressar a l’atmosfera, a 145.000 km/h, la resistència que oferí l’aire provocà que el bòlid es convertís en una encegadora bola de foc i molta gent va témer que s’apropés la fi del món.

    Els telescopis astronòmics observaren els moviments el·líptics del coet al voltant del planeta; les estacions sísmiques registraren els tremolors de l’escorça terrestre al seu pas. Fou divisat a l’observatori de Kitt Peak, al bell mig del desert de Sonora, a les 7.12 h, a Washington tres minuts més tard, a Les Canàries deu minuts després, a Delhi passats vint-i-quatre minuts, i finalment fou percebut a la muntanya australiana de Siding Spring després de mitja hora, i així una vegada i una altra, quatre voltes al voltant del món, fins que el coet va anar perdent alçada i s’acabà estavellant en el desert del Ryn, a l’oest de l’actual Kazakhstan, a les 9.28 h.

    L’impacte va produir una depressió de tres kilòmetres de diàmetre i dotzenes de metres de profunditat, un cràter semblant al que hagués generat l’explosió d’una bomba atòmica, i una ona de xoc equivalent a un terratrèmol de magnitud 5,2 en l’escala de Richter, que trencà finestres a centenars de kilòmetres de distància. Roscosmos, l’agència espacial soviètica, va emprendre immediatament la investigació oficial d’aquell incident, conegut a la premsa com “el coet del Ryn”.

    A la zona del cataclisme, l’impacte havia arrasat milers d’hectàrees del desert, amb multitud d’arbres caiguts, branques socarrimades i roques carbonitzades. A l’epicentre, únicament es trobaren uns mínims fragments corresponents a la coberta de la nau, compostos per un aliatge de ferro, que havien evitat la desintegració. Els investigadors no trobaren indicis de vida extraterrestre, ni tan sols es va poder assegurar que el coet estigués tripulat.

    Als mitjans de comunicació s’encetaren durant mesos intensos debats sobre l’origen de la nau i el propòsit de la seva arribada. A principis de l’any següent, la publicació d’un estudi sorprenent va il·luminar les més fabuloses conjectures: l’anàlisi biomètric de les restes del vehicle espacial mostrà que la seva carcassa contenia la inscripció ‘NEW HOPE’ (en anglès, ‘nova esperança’), a una xapa de titani amb forma ovalada.

    Les reaccions no es van fer esperar. Andréi Gromiko, ministre d’Assumptes Exteriors soviètic, declarà que allò havia estat una agressió dels Estats Units i que hi haurien represàlies. Per la seva part, els americans negaren que el bòlid formés part del seu programa especial i replicaren que farien tot el que calgués per mantenir la seguretat de la nació si des de l’altra banda del teló d’acer es llançava un míssil contra el seu territori. La crisi del coet del Ryn fou un dels majors conflictes diplomàtics de la Guerra Freda. La tensió entre ambdues potències mundials no es rebaixaria fins a mitjans del 1984 quan un grup de científics realitzà l’anàlisi químic de l’aliatge de les restes trobades i es demostrà que no havia sigut fabricat a la Terra. La nau no era d’origen terrestre. «Hem d’admetre que hi ha coses que no entenem», va dir amb resignació James M. Beggs, administrador de la NASA.

    Sense trobar cap explicació concloent sobre el misteriós origen del fenomen, Roscosmos, a una època de dràstica reducció del seu pressupost, classificà nombroses dades i arxivà l’assumpte a principis de 1985. Els diaris soviètics s’oblidaren del tema i es concentraren en la nova etapa política que s’obria amb l’ascens de Gorbachov i la perestroika. La geologia va fer la resta: la creixent aridesa de la zona i els processos erosius esborraren amb el pas dels anys les petjades de l’impacte.

    No obstant, l’extraordinari fenomen seguí viu entre la comunitat científica internacional i va influir a tota una generació d’investigadors de l’espai. Quaranta anys després, a tot el món equips multidisciplinaris segueixen buscant proves de l’existència de vida extraterrestre i de la seva possible arribada al nostre planeta. Des del coet del Ryn, un panell d’experts independents ha investigat prop de 800 albiraments aeris i en tots els casos s’ha pogut trobar una explicació científica convincent, a diferència del que succeí el 13 de març de 1983.

    L’espai, sempre callat i buit, aquell dia va llançar a la humanitat un misteri que roman irresoluble.

    El món d'en Kirin

    El món d'en Kirin

    A en Kirin li encantava el seu món. La vida, exuberant i colpidora, s’escampava per tot arreu. I és que al planeta dels Kirin, l'espècie dominant, els Sirine, sense esquelet intern, amb vuit braços i dos meravellosos ulls, havien evolucionat en estreta relació amb la natura. Feia milions d'anys que els Sirine havien après que la natura i els éssers vius eren la resposta, i que la manera més evident i sostenible de prosperar era col·laborar amb la mateixa natura. No tenia sentit lluitar-hi o aprofitar-se'n sense permís; totes dues estratègies, que altres espècies dominants del passat havien provat, havien resultat contraproduents. Va ser amb aquesta premissa que les ciències biològiques es van expandir en el passat i ara es trobaven en el seu màxim esplendor. Les modificacions genètiques, els avenços en el creixement de teixits i, sobretot, el respecte per a totes les formes de vida, van permetre als Sirine prosperar als mars i oceans, erradicar les malalties i veure créixer la biodiversitat del seu planeta com mai. Per exemple, no era necessària cap font d'energia que no fos subministrada pel sol o pels corrents marins. Petites modificacions genètiques van permetre als virus i bacteris, potencialment patògens, portar informació clau i beneficiosa als teixits. El creixement accelerat de cases fetes amb esculls de coral es va fer possible gràcies a ments brillants i visionàries, com les d'alguns savis del passat. De fet, la intel·ligència era potser el bé més preuat i admirat entre els Sirine, sense menysprear les aptituds físiques. Al món d'en Kirin, ningú era jutjat per la tasca que desenvolupava. Tant si era un senzill treballador de la construcció, encarregat de proporcionar els ions necessaris per permetre la dilatació o contracció dels músculs de càrrega que permetien moure grans pesos, com si era un reconegut científic-governant, tots els Sirine tenien el mateix valor enfront de la societat. Hi havia, però, un grup especialment admirat: els recol·lectors d'històries. Tenien milers de contes i relats emmagatzemats al seu cervell, del passat, del present i fins i tot del futur. Normalment, en Kirin gaudia dels relats dels recol·lectors, però hi havia un en particular que era massa aterridor i el feia passar molta por. Era sobre una de les espècies més destructives que havia poblat el planeta. Vivien a la part terrestre i caminaven sobre dues potes. Eren ambiciosos i malèvols. Quan arribaven, la natura quedava arrasada per ser substituïda per les seves construccions de pedra i metall. Contaminaven l'aire i els mars fins al punt que gairebé posaren fi a la vida al planeta. El més horrorós del relat, però, era la part en la qual explicaven que tot i que els Sirine es van intentar comunicar amb ells de mil maneres, aquells éssers demoníacs els capturaven i els devoraven. Ho feien després de torturar-los ficant-los en aigua bullent o sotmetent-los a terribles pallisses. En Kirin no podia entendre com aquelles criatures havien pogut existir i donava gràcies per la seva extinció causada per un petit virus que van poder modificar els primers científics del passat. Foren els mateixos científics els que es van sacrificar infectant-se amb el virus i deixant-se capturar i menjar. Una vegada infectats, la natura va prendre les regnes i tot va ser qüestió de temps. Les grans ciutats es van anar deteriorant, donant pas a la vegetació. Les aigües i els cels van tornar a estar nets i lliures de contaminació. I sobretot, els Sirine van poder créixer, prosperar i escampar-se lliurement. Ara, aquella espècie tòxica i destructiva no és més que un vestigi del passat que roman solament en històries de por per als més joves. I la vida, exuberant i colpidora, s'escampa per tot arreu.

    El secret de l'eterna joventut

    El secret de l'eterna joventut

    - “Bon dia i benvingudes i benvinguts a “Safareig cel·lular”. En el darrer programa, vam tenir un interessant debat sobre com les obres en el reticle endoplasmàtic, que ja porten mes de 2 anys, havien afectat el transport de vesícules cap al Golgi. En el programa d’avui, tenim en exclusiva els cromosomes per parlar-nos sobre l’envelliment que estan patint i quines han estat les causes d’aquest fenomen. Primer de tot, com us vau assabentar que la cèl·lula havia començat a envellir? – va introduir el presentador d’antígens.
    - Doncs, fins fa una estona estava gaudint de la fase S tan tranquil·lament, quan de sobte durant la replicació del meu ADN, l’ADN polimerasa es va adonar que havia empetitit. Un cop començada la mitosi, ho he comentat als meus companys/es i efectivament m’han confirmat que era així – deia el cromosoma 1 tot mirant-se el buit que havia deixat la pèrdua dels seus extrems.
    - A mi m’ha passat el mateix, m’han robat els TELÒMERS! – exclamava el cromosoma 13 indignat.
    “I a mi, i a mi, i a mi” – anaven responent tots els parells de cromosomes de la cèl·lula amoïnats.
    - Sembla ser que és un problema molt greu en que tothom s’ha vist afectat – va concloure el presentador d’antígens.
    - Necessitem explicacions, des de llavors ens sentim desprotegits! - cridava el cromosoma 21 que tenia fama de ser petit però amb molt caràcter.
    - Una cosa sabem del cert, quan vam denunciar el cas a la membrana nuclear ella ens va dir que cap molècula no autoritzada havia entrat dins el nucli en les darreres hores. Per tant, estem segurs que el culpable és algú de nosaltres – concloïa el cromosoma 6.
    Va sonar música de tensió i van aparèixer uns llamps de fons. Al mitocondri li encanten els efectes especials i el safareig i, és clar, no perdia el temps.
    - Hi ha alguns cromosomes que sempre han tingut enveja dels que aportem mes material genètic a la cèl·lula, degut a la nostra major llargada – apuntava el cromosoma 1 que no havia dit res fins llavors – i no miro a ningú – va afegir.
    - Disculpa? Espero que no ho estiguis dient per nosaltres – va respondre el cromosoma 21 indignat.
    - Mes val qualitat que quantitat – va afegir el cromosoma 20.
    - Veieu el que us he dit, uns envejosos! – tornava a dir el 2.
    - Com dius?! Potser el lladre ets tu que no pares de culpabilitzar als altres. Es rumoreja que cada dia ets mes llarg però no guanyes intel·ligència no, sinó que augmenta la teva estupidesa – deia indignat el cromosoma 19.
    L’ambient s’anava caldejant. Els cromosomes s’anaven dient el que pensaven uns dels altres i el lladre no sortia per enlloc. El temps transcorria de pressa i la situació era cada cop mes tensa, ja estàvem a la metafase, què passaria quan arribés l’hora de la divisió cel·lular?
    - La meva intuïció em diu que el cromosoma 4 hi té alguna cosa a veure. Un dia el vaig veure flirtejant amb la telomerasa d’una cèl·lula mare veïna. Què dius a la teva defensa? – va dir el 5, veí molt proper del 4.
    - Això no és cert! La “telo” i jo no tenim cap mena de relació! – va excusar-se ràpidament.
    “QUEDEN 5 MINUTS PER ENTRAR A L’ANAFASE” – va sonar des dels altaveus. El missatge va provocar el caos dins el nucli cel·lular. Alguns cridaven, d’altres ploraven. Davant de la gravetat de la situació, el cromosoma 5 va continuar insistint:
    - Confessa que ets tu 4, sense els telòmers estem destinats a la apoptosis, tant tu com nosaltres. Ens necessitem conjuntament per poder sobreviure. Sé que ets tu, si us plau, confessa! – suplicava el 5.
    Es notava el nerviosisme del 4, la cromatina que a hores d’ara ja estava ben condensada, es movia de forma incontrolable. “QUEDEN 3 MINUTS PER L’ANAFASE”.
    - He estat jo, ho reconec – confessava el 4 finalment - ho sento molt. Vaig trobar en els telòmers la font de la meva joventut i una forma de captar l’atenció de la “telo”. He estat un egoista, no sabia que la situació seria tan greu – deia mentre plorava desconsoladament.
    - Torna’ns els telòmers, no queda temps! Ràpid! – van cridar uns quants parells de cromosomes i les seves respectives cromàtides.
    Llavors el 4 es va treure la gorra i els mitjons dels seus braços i uns llargs telòmers van sobresortir. Eren esplèndids, plens de vida! Els va repartir entre els seus companys i...“3,2,1 ANAFASE, TELOFASE, CITOQUINESIS”.

    EL SEGON DESPERTAR

    EL SEGON DESPERTAR

    La gota queia mentre la Marina la mirava, brillava amb tota la immensitat de la llum quan reflexa en un metall. Els ulls anhelaven sense saber, la llum groguenca del sol, que mai havia conegut i la puresa de la pluja, que ara ja no era natural.

    Ja feia molts anys que la humanitat vivia en búnquers a centenars de metres sota el subsòl. Les maquines governades per Lluna, la I.A. que s’encarregava de tota la gestió de les petites ciutats soterrànies. Controlaven i generaven el clima artificialment amb l’energia calorífica del mateix subsòl. Aprofitant els torrents volcànics i la condensació de la aigua generaven vapor de gran capacitat que feia moure les turbines i produïen electricitat. L’oxigen es bombejaven a través d’un complex sistema d’extracció i filtres.
    Tot era autònom i els humans feia dècades que no intervenien en el manteniment dels búnquers.
    En l’arquitectura soterrània hi existia una gran varietat de boscos enjardinats on es cultivaven molta quantitat d’insectes, que les maquines processaven fent una pols amb alt valor proteic. També hi havia camps de cereals. Algunes llavors es van poder recuperar de les reserves de gra, abans del gran col·lapse.

    Del cataclisme climàtic només havia sobreviscut una petita part de la població mundial. L’aire de la superfície era abrasador i costava de respirar, per la gran quantitat de partícules en suspensió. El nivell del mar va enfonsar moltes ciutats.

    Ara la vida era més tranquil·la, la majoria de la població, sobretot els joves no coneixia l’origen ni tampoc sabien que eren refugiats climàtics. Hi havia hagut un consens en els primers anys de captiveri, per no fer reviure el patiment del passat. Era millor ignorar-lo.

    La Marina com la major part dels cercles, no coneixia res que no fos la vida comunitària de les ciutats soterrànies.
    Els cercles eren el que antigament les famílies. Ja que ara les relacions sexual no tenien la clau de la reproducció. Això tampoc s’havia deixat a l’atzar. Un creixement descontrolat de la població hagués sigut un problema. En els primers anys es van programar les maquines perquè administressin petites dosis d’un esterilitzant temporal barrejat amb el menjar. Es concebia mitjançant un procés embrionari i una matriu artificial. Lluna feia petites modificacions genètiques per evitar malalties hereditàries.
    Per tant en els cercles no hi havia parelles ni vincles de sang. El més semblant era un grup d’amics, moguts per l’afinitat en l’oci i les inquietuds personals.
    Ningú treballava en el sentit mercantil, ja que el diner no existia com tal, ni tan sols l’intercanvi com a valor. Tothom agafava el que volia, que no era més que el que necessitava, perquè les maquines ho produïen tot.
    La Marina havia tornat a somiar amb la gota de llum que queia i volia buscar una explicació. Va compartir la inquietud amb el cercle, però ningú l’hi va prestar atenció.
    En el seu cercle hi havia la Janet. Una noia de vint i cinc anys, igual que la Marina. Amb qui compartia aficions, un caràcter fort i el mateix color carbassa de cabells. Tot hi que els ulls de la Janet eren verds amb tocs marronosos i els de la Marina blaus com el cel que mai havia conegut.
    Els càlculs algorítmics de Lluna havien donat millor resultat els gens dels pels rojos a l'hora sobreviure amb una qualitat de vida més alta donades les condicions actuals. Les noves generacions s’adaptaven perfectament, com els nostres avantpassats a la falta de melatonina. Una paradoxa després de mil·lennis d’abandonar la vida a les cavernes ara s’hi havia tornat l’única llar possible.

    La Marina no sabia el que havia passat, estava al terra. La Janet, amb una mica d’aigua l’hi estava curant el trau. El Tom i l’Ars intentaven d’una conversa perquè no perdés el coneixement. Ells eren els més joves del cercle i sempre feien bromes.
    La Marina va començar a recordar, que mentre estava enfadada a dalt del sostre hi havia hagut un fort espetec i com una turbina rovellada, per falta de matèries primes, havia xafat un arbre. Després com ella s’havia enfilat per unes antigues escales que hi havia en el forat. Els altres i ella havien pujat a un elevador obsolet. De cop i volta un fort cop al cap amb una biga sortint de la plataforma.
    Ara estaven a la foscor amb una porta infranquejable. La Marina es va aixecar com va poder i amb el dit va pressionar un botonera. Un fort soroll va obrir la porta. De cop i volta. La llum groguenca va inundar la vista i el vertigen de la immensitat, muntanyes blanques pintades per un sol rogent que s’anava amagant.

    La Marina plorava com mai, per fi la gota de llum. Havia arribat l’hora que tots tornéssim a despertar.

    EL SENYOR COLOM

    EL SENYOR COLOM

    -És vostè un impresentable, no torni per aquí!-Li escridassà el cambrer.
    Arraulit sortí del bar però, en refer-se al segon, respongué amb contundència des de la porta:
    -Moriré lluitant! Fills andròmines de la gran meuca, xarrupaescrots!
    Des d’aquell dia calorós i assolellat d’una primavera vestida de cels blaus en ple canvi climàtic que deixava enrere nombroses edicions de primaveres plujoses en extinció, li van prohibir l’entrada del seu bar preferit de l’Avinguda Catalunya. S’acabaren els mitjos entrepans cruixents de formatge i els tallats de les onze zero tres.
    Va virar doncs amb nou rumb, motivat pel següent objectiu de recollir al quiosc de la cantonada de baix, la seva revista pujada de to, com era costum a principis de mes. Aquesta vegada se n’enduria tres exemplars consecutius, ja que feia molt de temps que no gosava passar per allà. El carrer feia baixada i es disposava a invertir tot esforç per vèncer allò que se li creués pel camí.
    -Marrameu torracollons!-Cridava per espantar els vianants tafaners que li passaven per la vora, alhora que es tapava l’orella dreta per no sentir el que deien. Sort en tenia que l’esquerra no furulava, conseqüència del tractament crònic rebut durant la joventut. Ara ja no el volia, ah no, ja no l’enganyarien pas. Adéu haloperidols. D’ençà que aparegueren els primers tremolors, a la brossa les pastilles. Tenia dret a decidir i preferia capejar monstres a intoxicar-se, tot fent-se petit a la seva cova de cinquanta metres quadrats amb un balconet mai trepitjat. Aquell passeig matutí era l’únic moment del dia que sortia de la seva ínfima zona de confort per rebre insults, amenaces i vexacions de tothom i totdon, assolint la fita final en forma de cafè i entrepanet al seu bar preferit. Bé, ara potser ja no.
    Era l’únic capaç de portar una parca d’hivern en un dia tòrrid com aquell. Duia uns pantalons de pinça parats en el temps. Monocromàtic de dalt a baix, tot ben gris i descurat, d’haver sigut un animal, aquell homenot seria un colom. Camina que caminaràs, quan algú se li creuava, s’aturava de patac per analitzar la situació amb deteniment, calia considerar moltes variables. Tots al barri el coneixien, el senyor que “la liava”, dia sí, dia també.
    Baixant l’avinguda, els coloms li parlaven alt i clar.
    -Si segueixes per aquí ens cagarem a sobre teu, Pep.
    Els gats li advertien en la seva profunda saviesa felina.
    -Si creues per allà et mataran els senyors barbuts amb ulleres de sol.
    Res no l’aturaria ni l’impediria aconseguir els nous exemplars de la revista Hustler. Ja en la distància podia veure aquella pèl-roja fent ostentació d’un ampli repertori d’expressions lascives a la portada, alhora que movent el ditet perquè s’hi acostés.
    -Ja vinc, amor meu!- Aquella nit dormiria acompanyat.
    Van passar llunes, com la d’aquella romàntica nit. La intel•ligència artificial havia evolucionat exponencialment els darrers anys, arreplegant imatges de ressonàncies magnètiques nuclears funcionals del cervell de milions de pacients en una ingent base de dades. En els últims mesos es parlava d’algoritmes predictius de resposta en persones amb esquizofrènia paranoide, i d’elèctrodes que podien minimitzar les descàrregues aberrants loco-regionals de glutamat al cervell, subjacents als brots psicòtics, regulant de manera immediata els nivells dels neurotransmissors. Aquella aproximació terapèutica pionera i paradigmàtica només funcionava en el trenta per cent dels casos, però s’havia de provar…
    Aquell matí sortí a la volta diària acompanyat d’un petit dispositiu al cap, per fer contenta la filla. “Maleïda filla”, ara ja no podria confiar ni en ella, adéu a l’últim reducte d’amor, oasi, remanse de pseudoserenor. “I si li havien volgut posar aquell elèctrode per llegir-li el pensament i robar-li les idees?” Al menys per avui respectaria aquest estrany desig seu, no fos cas que, de desobeir, el treiessin de la cova per posar-lo en una residència, com venien advertint les veus.
    Quan baixà les escales i sortí del portal, ningú l’insultava al carrer, no hi havia cares lletges, ni dimonis enrabiats, ni moviments estranys, ni veus que venien de dalt. Va mirar amunt esperant alguna veu, i llavors va veure el cel blau i el sol, i de l’ànima li van florir unes gràcies per aquell dia tan bonic. Observà corprès els coloms menjar molles de pa i alçar el vol, i els gats jaure i miolar. No es sentia així des de la seva primera infància, tan oblidada, potser fa setanta anys. Seiè en un banc per pair aquella màgia, i la va plorar profundament. Somrigué a algú que passava. Silenci. El seu cap sentí el silenci, el seu cor sentí l’amor i el seu esperit, la pau.
    -Senyor Pep, el de sempre?-s’escoltà des del bar.
    NOTA: Dedicat als pacients afectes d’esquizofrènia que romanen a l’infern, a l’espera que la ciència els salvi.
    LA FILLA

    El Somni

    El Somni

    El Somni
    Despertar-me de bon matí després d’un somni confós i intentar reconstruir-lo i interpretar-lo tot mirant per la finestra el naixement del dia, podria ser un bon començament per a aquest relat. Una explicació lògica d’aquest somni començaria amb la lectura d’una revista d’arqueologia abans de dormir i acabaria en posar per escrit la vivència del somni.
    Es pot viure un somni com a real? Pot ser el somni una regressió a un passat remot per a esmenar alguna cosa que ha quedat pendent? Un munt de preguntes em venen al cap i la resposta sempre topa amb la racionalitat del pensament empíric, que em bloqueja el misteri i la màgia com a explicació plausible.
    Però aquest matí, mentre contemplava l’aurora tenyint de roig el cel, les meves conviccions han començat a ballar i han esquerdat el nucli compacte de la racionalitat. Tot ha començat per un dracma emporità amb la llegenda: Undikesten. Més ben dit, amb la meitat de la moneda. Una meitat exacta que vaig trobar fa anys quan, casualment, vaig descobrir una cova enmig d’un bosc de la zona on visc, Banyoles. El meu inseparable xarnego valencià —una raça de llebrer que no sé ben bé per què li van posar aquest nom— va ensumar un conill i el va perseguir fins a la bocana d’un forat, que jo, amb l’afany de recuperar el gos, vaig engrandir apartant les pedres que tapiaven l’entrada.
    Dins la cova, el cor em va fer un salt. Tota la vida havia perseguit tresors antics, en museus, en les pàgines de les revistes d'arqueologia... I, allà, just davant dels meus nassos, semblava que n'hi havia un. Vaig remoure la terra que cobria parcialment el que semblava un aixovar funerari i… Entre aquelles restes vaig trobar la meitat d’una moneda amb un forat en un extrem. Sense dir res a ningú, ni comunicar la troballa, com un furtiu, em vaig quedar aquell tros de dracma de plata.
    Casualitats, causalitats... No ho sé. El que sí sé és que en un dels articles de la revista d’arqueologia que havia llegit abans d’anar dormir parlava sobre les necròpolis ibèriques. Sortia la fotografia d’un aixovar funerari trobat en una de les necròpolis properes a l’Oppidum ibèric del Puig de Sant Andreu a la població gironina d’Ullastret. Era l'enterrament d'un suposat guerrer iber. Se sabia per la falcata retorçada que acompanyava el parament mortuori. Però el que més em va cridar l'atenció va ser un collar amb l'altra meitat de la moneda que jo tenia. Vaig fer encaixar la meva meitat de plata amb la fotografia a mida real de la revista. No hi havia cap dubte: algun dia les dues peces havien estat una de sola!
    L'enterrament que havia descobert jo feia anys i el que mostrava la revista podien ser, malgrat els quaranta quilòmetres que les separaven, dues tombes connectades per les dues meitats de la mateixa moneda i pel meu somni. El somni en què apareixia un guerrer iber en un ritual de casament amb una dona del seu poblat. El somni en què la parella es partia una moneda per a fer un collar per a cadascú, símbol del seu amor complet. El somni en què el guerrer lluitava en una batalla a prop d’Indyka contra l'exèrcit romà del cònsol Cató i era vençut. El somni en què, abans de morir, al guerrer se li humitejaven els ulls mentre acaronava la moneda; sabia que mai més veuria la seva estimada. Uns ulls, vaig veure en el somni, de diferent color: un marró, com la terra, i l’altre blau, com el mar.
    Un somni que m'ha fet pensar en qui soc jo per guardar la meitat d'una moneda que no em pertany. Una meitat que simbolitza el meu amor per la història, per l'arqueologia..., però que, sobretot, encarna l'amor dels dos amants ibers. Un amor separat pel temps, que ara podria tornar a unir-se si retorno allò que mai ha estat meu al lloc on pertany....... Sí, m’he decidit. Aquest matí aniré a comunicar la troballa de la cova al museu d’Ullastret.
    Sí, estic segur que el guerrer iber i la dona de la cova tornaran a estar junts l’una al costat de l’altre i es tancarà el cercle del destí simbolitzat en la unió de la moneda.
    Qui sap! Vaig a afaitar-me abans d’anar al museu. Aquest mirall sempre… Aquest mirall sempre em mostra l’enigma dels meus ulls. Sempre m’ho he preguntat; per quin caprici de la natura tinc un ull de cada color: un marró de terra i un altre blau de mar?


    Místic

    INTEL·LIGÈNCIES

    INTEL·LIGÈNCIES

    -Caso’n Dena! - exclamo en veu alta en sortir del portal de casa i gairebé ser envestit per un patinarie que circula a tota castanya per la vorera amb un d’aquests patinets elèctrics que s’entesten en nomenar Vehicles de Mobilitat Personal. Vehicles de Mobilitat Personal! O Emabepé, que fa més modern... Va, home, va! Són unes màquines diabòliques conduïdes per uns brètols a qui ningú posa fre!

    Quan arribo al laboratori de cibernètica de l’empresa d’automoció per la que treballo, em poso a treballar en el projecte que tenim endegat: perfeccionar el sistema de mobilitat autònoma del prototip de cotxe de pila d’hidrogen que la marca vol enllestir abans de final d’any. El repte és emprar un sistema d’intel·ligència artificial (som-hi, un altre oxímoron!) que segueixi criteris ètics en la conducció. Encara ric en recordar el meu Cap quan deia: «hem d’aconseguir que el sistema de conducció autònoma avaluï el mal menor davant el dilema de si atropellar un avi que creua sense mirar, o donar un cop de volant i encastar el cotxe frontalment contra el vehicle que circula en direcció contrària». Quina bajanada! Quin gamarús, el meu Cap! Què no veu que cap sistema d’intel·ligència artificial tindrà en compte tots els factors!? I si l’avi és un Einstein despistat que encaparrat en les seves cabòries està a punt de trobar el remei a una malaltia incurable fins aquell moment? I si al cotxe que circula en direcció contrària hi va una família amb criatures petites? I si els passatgers del cotxe autònom moren en l’impacte? Res, home, res, que cap intel·ligència artificial podrà decidir quin és el mal menor... Però no li ho vaig dir. M’ho vaig callar com un calçasses. Li havia d’haver dit que el sistema de conducció autònoma hauria de fer el que faria un conductor humà: FRENAR! Efa, erra, e, ena, a, erra. Frenar. I punt. I si no hi ha prou distància i t’endús l’avi per endavant... Tal dia farà un any!

    * * *

    Tot el dia hem estat treballant en anàlisis de probabilitats, arbres de fallada, pas a l’estat segur, avaluació de les diferents casuístiques que se’ns puguin acudir, analitzant els diferents tipus d’accident que es produeixen i llurs conseqüències... El cap em bull! Em cal un descans.

    Vaig fins on està la màquina de cafè i selecciono un tallat sense sucre. Mentre em prenc aquesta aigua calenta, massa calenta, amb una cosa que intenta recordar l’aroma de cafè, em ve a la memòria l’anècdota d’aquest matí amb el maleït patinet. I aleshores ho tinc clar: sempre que existeixi la possibilitat, davant un risc de col·lisió o atropellament, el cotxe autònom «decidirà» que el mal menor és anar cap on hi hagi un patinet elèctric!

    Corol·lari: la intel·ligència artificial és funció de la intel·ligència dels humans que defineixen els criteris de decisió de la primera.

    Ja estic sentenciada

    Ja estic sentenciada

    No entenia què havia passat... Ahir la meua companya estava bé, avui presentava com malformacions i ja hi estava marcada...

    - M'han sentenciat!!!!! Ja no soc útil i prompte vindran per mi!

    - Però per què?

    - Ja no soc com era, he canviat... Ja no tinc la mateixa estructura...

    - I això que dus a la cua?

    - El senyal que tot acaba... M'han ubiqüitinat!!!! - es lamentava...

    De sobte aparegué pel citosol la silueta d'allò que més por li pot fer a una proteïna, el proteasoma, una trituradora infernal que acaba amb nosaltres.

    - És l'hora...

    D'una revolada, la meua amiga va ser engolida i ja no la vaig tornar a vore mai més. Afligida, pensant en el que havia passat, em vaig topar amb una altra proteïna que em va deixar un poc més tranquil·la.

    - No patisques, és llei de vida. Aminoàcids som i en aminoàcids ens convertirem... I saps què? La teua companya, a hores d'ara, deu ser ja una proteïna nova. Ací, al nostre món, a la cèl·lula, s'aprofita tot, és el que es coneix avui en dia com economia circular. La teua companya ja no funcionava correctament i per això, per evitar problemes, ha sigut hidrolitzada. Però els seus aminoàcids s'hi utilitzaran per a sintetitzar noves proteïnes, per tant, d'alguna manera, seguirà present amb nosaltres...

    Vaig assentir amb el cap alhora que intentava assimilar allò que m'estaven dient.

    L'endemà, amb la ressaca del que va passar el dia anterior, mirava al meu voltant. Pensava en allò que m'havien dit. Intentava endevinar si, entre tots els aminoàcids que componien les companyes que estaven al meu voltant, que formaven part d'aquell món, hi hauria cap que hagués sigut part de la meua benvolguda companya... Però res... Cap resposta.

    L'única cosa que em pareixia positiva de tot allò fou que el sacrifici mai era en va. Que qualsevol habitant de la cèl·lula, totes i cadascuna de les biomolècules que componiem aquell món, teníem una funció útil. Fins i tot aquell botxí, el proteasoma, que sense pietat va hidrolitzar la meua amiga.

    Allò de l'economia circular era magnífic, tant de bo els humans, que estan formats per cèl·lules com la que jo habite, foren tan eficients com ho són totes i cadascuna de les peces que els componen. Malauradament, encara no s'han adonat de quin és el camí per a ser el més eficient possible deixant un impacte mínim al medi que s'envolta.

    Han passat tres dies... Em sent estranya, ja no tinc la forma de sempre, no tinc forces ni soc capaç de fer la meua tasca... Mire el meu extrem carboxi-terminal i ahí està, la marca, la ubiqüitina, que com si foren els grillets del reu, m'està assenyalant. Prompte, molt prompte, veuré al meu botxí, el proteasoma que posarà fi a la meua existència... Bé, existència de la que soc conscient, si és cert allò que em contaren de l'economia circular.

    Siga com siga, no em queda altra cosa que aferrar-me a que prompte formaré part de les noves proteïnes que seran sintetitzades, tal vegada, en poques hores... Qui no es consola és perquè no vol, al cap i a la fi, què puc fer?? Ja estic sentenciada.


    *****

    Per aquells als que us haja desubicat. He intentat recrear l'autoconsciència d'una proteïna, si la pogués tindre. Les proteïnes són biomolècules que catalitzen les reaccions químiques de les nostres cèl·lules. Acceleren les reaccions químiques perquè ocórreguen en períodes de temps compatibles amb la vida. No obstant això, aquestes màquines s'han de renovar quan no funcionen bé, ja que de no fer-ho així poden crear problemes. L'acumulació de proteïnes mal plegades i desestructurades, conegudes com a fibres amiloides, es relaciona amb diferents malalties, com per exemple patologies neurodegeneratives (Parkinson i Alzheimer) però també de caràcter metabòlic, ja que recentment han sigut relacionades amb la diabetis de tipus II. El bon funcionament d'un sistema d'eliminació ordenada i sobretot, basada en la reutilització dels aminoàcids, és fonamental per al bon funcionament cel·lular i de l'organisme.

    L'èxode dels klepetians

    L'èxode dels klepetians

    En el sistema estel·lar de les Estrelles Olímpiques, cada 700000 anys llum es produeix una alineació que genera energia quàntica i fractals colorits. En el petit planeta Poliedro viuen els Kepletians, éssers quàntics amb habilitats excepcionals en l'ús de poliedres. Aquest any, el seu objectiu és guanyar els Fractals Olímpics, una competició que desafia la comprensió convencional dels humanoides.

    Els Kepletians tenen la capacitat d'existir en realitats simultànies, el que els permet utilitzar la superfície de Boy, una estructura matemàtica de curvatura constant negativa, com a escenari per mostrar el seu domini de la geometria no euclidiana. Cada vegada que tenen èxit en els desafiaments, s'emeten rajos gamma que il·luminen el cel estel·lar de Poliedro i són rebuts amb entusiasme i aplaudiments pel seu poble.

    No obstant això, aquest any és desafiador. Han d'enfrontar-se a l'enigma del nombre de Graham, una xifra massiva que supera qualsevol comprensió i representa el límit del coneixement matemàtic. Els Kepletians van desafiar les barreres de l'espai i el temps, però malgrat els seus esforços, no van aconseguir trobar la solució desitjada i van sorgir teories extravagants, o potser no? Un d'ells va proposar la música com a comunicació universal, traduint les complexos fórmules en notes musicals. El resultat va ser una simfonia quàntica que va ressonar per tot el sistema estel·lar. I és que ja ho deia Sebastian Bach i fins i tot Pitàgores: les matemàtiques i la música van de la mà. Així doncs, en el proper cicle galàctic, les civilitzacions de les Estrelles Olímpiques s'uniran en un festival de fractals musicals on els Kepletians utilitzaran els poliedres de Keplet-Poinsot com a instruments, perquè ¿qui diu que no a la diversió?

    L’home de Piltdown

    L’home de Piltdown

    1912, la llum s’escola càlida entre ambdues cortines de vellut vermell, tímidament, il·luminant l’escena que anys més tard seria immortalitzada per John Cooke, entre pinzellades i ombres entortolligades en una pintura a l'oli. Patriotisme disfressat de pensament científic vorejant una taula de caoba africana, on, dubtosament, es decidiria en qüestió de segons, el destí del paradigma evolutiu durant els següents quaranta anys d’història.

    - No creu senyor Dawson, que és una oportunitat francament immillorable? I vostè no ha de fer res! La sort somriu a Anglaterra.
    - Disculpi el meu atreviment senyor Woodward, però és cert que presento les meves reserves envers l’autenticitat de les restes.
    - Per l’amor de Déu, no és aquesta la solució perfecte a la seva baula perduda? No té la mida cerebral i les característiques primitives que buscàvem? És un regal que se’ns ha ofert i per la reina que Anglaterra no desaprofitarà una oportunitat com aquesta. S’ha begut l’enteniment? Que els fòssils trobats corresponen a les localitats que Monsieur Teilhard de Chardin ha trepitjat durant les seves investigacions? Permeti’m dir-li que no es un fet tan inversemblant donada la riquesa acadèmica d’aquests jaciments. Casualitat, Dawson, casualitat. Tenim les característiques intermèdies corresponents al que seria el pas de mico a home, faci el favor de deixar de pensar tant, que no ho fa pas bé.
    - Disculpi senyor, no era la meva intenció ofendre’l de cap de les maneres. Simplement, m’ha semblat tot massa perfecte per evitar qüestionar-me si ens estem equivocant.
    - No es preocupi senyor Dawson, és inexpert, un arqueòleg aficionat, no entén la magnitud de la situació que s’està desenvolupant entre les nostres mans. Alemanya i França tenen els seus fòssils humans, no podem quedar-nos enrere, i Àfrica? No, la baula perduda no es pot trobar allà. Si són quelcom és gràcies al nostre Imperi, em nego a creure que Déu va decidir començar per allà. Ha de ser anglès, estic totalment convençut.
    - Però és el que vostè creu o el que les restes ens diuen?
    - Impertinent! Es creu més llest que el mateix Sherlock Holmes? Podria arruïnar el que li queda de la seva miserable carrera.- després agafa aire profundament i li comença a desaparèixer la vena protuberant del front- demà, dia 18 de desembre anirem a l’assemblea de la Societat de Geologia de Burlington House i donarem a conèixer la nostra troballa. Miri, m’ha caigut en gràcia així que l’anomenaré en el seu honor. Que li sembla l’home de les albors de Dawson? Trobo que és un nom molt encertat, Eoanthropus dawsonii, 500.000 anys d’antiguitat.
    - Gràcies senyor Woodward.
    - A més, si el mateix Sherlock Holmes ho diu, qui ho podria dubtar?

    1936, Alvan Marston s’aixeca mandrós del llit. Ha sigut una nit dura. S’omple un got de Brandy fins la meitat i d’un glop, s’esbandeix la gola i de pas tots els fantasmes de la nit. L’alcohol d’esterilitzar començava a passar factura. Mig marejat, veu un paquet a la taula de l’entrada, aquell paquet que va arribar per la nit amb una nota mal escrita a corre-cuita amb el missatge: Això no és aigua clara, ajuda’m. Amb la picor encara present al coll obre meticulosament l’embolcall del que semblen ser unes restes òssies, enfosquides per l’acció inevitable del temps, i explora amb compte el seu contingut. És probablement el més interessant que ha tingut a les mans des de l’extracció del tercer molar de la senyora Williams.

    1949, Kenneth P. Oakley s’asseu al seu nou despatx, un taula de caoba africana situada solemnement en mig d’una sala revestida amb les més capricioses meravelles del món natural. Un raig de llum s’escola entre les escletxes de les gruixudes cortines de vellut vermell, indicant el segon calaix de l’escriptori, com si demanés ser obert. Entre els informes i fotografies velles, un en particular li crida l’atenció. És un sobre amb una nota enganxada que diu: Això no és aigua clara, ajuda’m. Enviada a la casa d’un dentista de professió fa tretze anys:
    Després de l’observació deliberada de les peces que m’has fet arribar puc assegurar sense cap dubte que aquest caní pertany a un simi, no a un humà i que el color fosc és degut a un tractament amb dicromat potàssic, no a un envelliment natural.
    Atentament,
    Alvan Marston.

    Sharon, necessito que enviïs aquest paquet al laboratori per una prova de Fluor.

    1953, Londres. Diari The Times, el frau de Piltdown. Es demostra que l’important fòssil descobert al 1912 va ésser adulterat per falsificar la seva antiguitat. A més, el conjunt d'ossos estava compost, entre altres, per restes pertanyents a dos cranis humans i una mandíbula d'orangutan.

    L’humanoide vegetal

    L’humanoide vegetal

    —Saps qui és en Groot? —pregunto a en Xavi, l’estudiant de doctorat que ha començat a treballar amb mi aquest any.
    És un jove espavilat, alt i desmanegat, que camina amb una cadència peculiar que el fa entrebancar sovint. Em cau bé.
    —L'humanoide vegetal d'aquella pel·lícula vella i avorrida de superherois espacials? —respon amb un somriure burleta.
    Sospiro. Potser ara sí que és vella per aquest nano, que té uns vint-i-pocs anys, però considerar-la avorrida és massa.
    —Sí, el mateix —responc de mala gana—. Doncs l’ésser que busquem és semblant a això.
    Caminem pel bosc que hi ha passat el castell de Requesens. Hem vingut a investigar la zona degut als avisos estranys que ens han arribat al departament: arbres que es mouen, fulles que xiuxiuegen, troncs que cauen sobre excursionistes despistats. Rumors sense base científica. Quan els vaig sentir per primer cop, no vaig voler fer-ne cas. Conec bé la Serra de l’Albera. Hi he passat la meva infància i joventut i sé que aquests sorolls poden ser causats per un bon pet de tramuntana. Com la que bufa avui.
    Inspecciono els arbres que ens envolten mentre m’aparto els cabells que em tapen la cara. Abans aquests boscos eren verds i força frondosos, però la sequera i els incendis degut al canvi climàtic quasi els han matat per complet. Hi havia passat llargues jornades de camp buscant tortugues mediterrànies per estudiar les seves poblacions. Ara ja no n'hi ha. Se’m fa un nus a la gola recordar el dia que vaig trobar l’últim exemplar. En aquell moment no sabia que era l’última de la seva espècie. Ja fa vora vint anys que no se’n veuen.
    Trec un objecte semblant a un llapis de la butxaca del pantaló.
    —Si haguéssim tingut aquest lector d'ADN ambiental fa anys, potser no s'hagués extingit la tortuga mediterrània —comento, pensatiu.
    —I si el govern hagués aprovat el pla de conservació tampoc, no? —respon en Xavi.
    —Cert.
    Miro el lector que descansa al palmell de la mà. És increïble com ha avançat la tecnologia. Només cal aixecar el lector a l'aire, submergir-lo sota l'aigua o enterrar-lo a terra i en qüestió d'un minut envia la informació que ha detectat al mòbil. Capta tot tipus de fragments d'ADN presents a l’ambient i, si existeixen a la base de dades, n’identifica l'espècie.
    —I per què busquem un humanoide vegetal? —pregunta en Xavi—. Tu no sols creure en rumors sense fonament.
    —És veritat. I si hagués sigut pels rumors, no haguéssim vingut.
    —Llavors?
    —Fa poc va arribar al laboratori una mostra d’escorça relacionada amb aquest tema. Quan la vam analitzar, vam veure que genèticament era propera al gènere Homo, però també tenia gens vinculats als cloroplasts i la fotosíntesi.
    —Com? —En Xavi obre els ulls com unes taronges—. Vols dir que...?.
    —Sí, sembla que pertany a una espècie d'humanoide vegetal desconeguda per la ciència. Òbviament vaig repetir les proves per estar-ne segur. No hi havia cap dubte.
    —I venia d'aquesta zona?
    —Correcte. Vaig parlar amb el cap del departament, ja saps qui vull dir, el que et va suspendre l’examen de Cordats.
    —No m’ho recordis —remuga amb les celles arrufades.
    —Perdona. Doncs em va demanar que no digués res a ningú i que busqués més evidències. Per això hem vingut. I ara tu també ho saps.
    Faig una ullada al meu voltant per buscar una zona adequada on clavar el lector d’ADN fins que veig una clariana amb diverses espècies d’arbres.
    —Tants anys trepitjant aquests boscos i mai hagués pensat que encara amagaria misteris —dic, caminant.
    —I creus que el trobarem? —pregunta en Xavi mentre em segueix.
    M'aturo a l’arribar a la clariana, m’ajupo i clavo el lector al terra.
    —Això espero.
    En menys d'un minut, el mòbil vibra. Miro la pantalla.
    —Bingo! —Ensenyo la pantalla a en Xavi amb el resultat positiu—. Almenys ha passat per aquí.
    El noi s’acosta per mirar el mòbil, però s’entrebanca amb una arrel que sobresurt del terra i cau de morros.
    —Estàs bé? —pregunto donant-li la mà perquè s’aixequi.
    Un soroll d'escorça retorçant-se ens sobresalta: faig un bot enrere i en Xavi s’aparta a quatre grapes. El roure que tenim a la dreta es comença a moure. Una branca baixa cap a l’arrel amb la que ha ensopegat en Xavi i la frega.
    —M'has fet mal —es queixa l'arbre amb un xiuxiueig semblant al so de les fulles mogudes pel vent.
    —L'hem trobat! —exclamo, bocabadat.
    —I parla! —afegeix en Xavi.
    —Clar que parlo —contesta clarament molest—. I, si em disculpeu, me’n vaig no fos cas que em torneu a fer mal.
    L’humanoide vegetal es desarrela i es posa a caminar gronxant branques i fulles.
    —Així que els rumors eren certs —comento mentre l'arbre s'allunya.
    Qui sap si el tornarem a veure. La natura és meravellosa i misteriosa.

    La metamorfosi de l'àtom

    La metamorfosi de l'àtom

    Benvolguts lectors, estimades lectores us vull explicar la història més petita i al seu torn, més gran que mai us hagin narrat.
    Una història d'herois, i d'entusiastes, de creients i de precursors. Una història de personatges únics i irrepetibles. Un fets increïbles protagonitzats per personatges únics.
    Aquesta història mereix més de 800 paraules, potser 800.000. Això no és l'important, el principal és que aquesta tapa de ciència que tastareu us motivi per a voler saber-ne més, per a voler provar el menú científic-atòmic complet.
    Benvinguts, benvingudes a una història atòmica:
    “Mestre, com és el límit inferior de la matèria, com és la cosa més minúscula que podem tenir per sota de la qual no hi hagi res més?”, li va preguntar Demòcrit al seu mentor Leucip. El mestre, savi entre els savis, no va dubtar la resposta: Si poguéssim dividir la matèria fins al límit, obtindríem una partícula invisible, indivisible, indestructible. A aquesta partícula única Demòcrit la va batejar com a àtom (indivisible en grec). A més, li va afegir més coneixement, asseverant que la combinació d'àtoms diferents componia tots els elements de la naturalesa.
    Aquesta visionària idea no va ser acceptada en absolut pels seus contemporanis, que apostaven pel model dels quatre elements, és a dir, tot en la naturalesa era el resultat d'una composició de foc, terra, aire i aigua. L'únic que lleument va seguir la teoria atòmica va ser Epicur, encara que no va ser suficient perquè la teoria atòmica finalment s’oblidés, repudiada.
    Va haver de venir el gran John Dalton, personatge clau en la història de la química a recuperar les idees de Leucip i Demòcrit i fer renéixer a l'àtom, renegat en un calaix durant segles. Dalton va veure l'àtom com alguna cosa sòlida indivisible, indestructible, que combinat formava tot el que coneixem…i el va modelitzar, li va donar forma, transformant-ho en una partícula compacta. Havia nascut la història de la modelització atòmica.
    Fins aquí, els nostres protagonistes eren visionaris, genials especuladors, però sense base experimental. Necessitàvem nous herois.
    El primer d'ells va ser JJ Thomson, el gran físic anglès que va descobrir l'electró. Si, si, se’l va inventar o ho va descobrir gràcies als tubs catòdics. Finalitzava el segle XIX i al puzle de l'àtom, se li afegia una peça clau, faltaven altres dues, el protó i el neutró, descoberts entre 1918 i 1932, respectivament.
    Al nostre següent protagonista sembla que no li agradaven les panses del seu mestre Thomson. El model atòmic de Thomson, també conegut com el model del púding amb panses afirmava que l’àtom estava formada per una gran partícula positiva i que incrustada en ella, teníem partícules negatives, els electrons.
    Efectivament, Ernest Rutherford, el gran físic que pensava que tot el que no era física dins de la ciència, era filatèlia, li va fer un volt de rosca al model atòmic. Rutherford, un dels més grans científics experimentals de la història, va bombardejar amb partícules alfa, per cert, descobertes per ell i que li van valer el premi Nobel de química, una làmina prima d'or. Va observar que la majoria de partícules alfa (nuclis completament ionitzats d'heli, és a dir, sense el seu embolcall d'electrons corresponent) travessaven la làmina, però una de cada 7000 es desviaven i el més sorprenent, algunes rebotaven 180º. En paraules de Rutherford, és com si disparéssim a un paper de WC i ens retornés la bala.
    Amb totes aquestes dades, Rutherford va construir el model atòmic més famós, el que ha arribat fins als nostres dies. En aquest model, tenim un nucli atòmic positiu sòlid i positiu(el que causava que la partícula alfa rebotes) i unes partícules negatives (electrons) orbitant al voltant del nucli.
    Com es va demostrar més tard, aquest model era erroni per diversos motius, des d'electrodinàmics a físics. I només va durar un any en el ”mercat”. La història atòmica necessitava un gir, el qual va ser donat per un altre dels físics més grans de la història, Max Born.
    Born, en un gir copernicà, va agafar les idees de Planck i inspirant-se en un nou model que estava naixent, la quàntica i va afegir el concepte d'òrbites de l'electró al voltant del nucli. El model quadrava perfectament amb l’àtom més petit, l’àtom d’Hidrogen. Això va sorprendre a la comunitat científica- i alguns com Sommerfeld el van millorar, però encara fallava per àtoms més grans.
    I a partir d'aquí, el model va explotar, Schródinger i Heisenberg van afegir la probabilitat i les matemàtiques, els orbitals moleculars i la incertesa. Van afegir una gran rivalitat, dos premis Nobel, molta ciència i un gat que estava viu i mort alhora.
    Unes vagues i poc reconegudes especulacions nascudes a Grècia 25 segles abans, per fi s'entenien...o no, ja que com deia el gran Richard Feynman, si creus que entens la quàntica, realment estàs equivocat.

    La nit que va fugir del món avorrit

    La nit que va fugir del món avorrit

    Tenia els ulls grans i blaus, una mirada penetrant i felina, i la pell blanca com la neu de febrer. No era alta, més aviat era baixa, i la seva pal·lidesa contrastava amb la seva cabellera negra. La seva imatge era de vulnerabilitat barrejada amb estoïcisme. Li agradava passejar per Barcelona. De nit i a soles. Era la manera més apropiada de fugir del món avorrit on ningú arriba a temps.

    Una nit del començament de la primavera, va decidir caminar pel barri de Gràcia sense rumb ni destí. Però no anava sola. De fet, mai anava sola. Hi havia sempre una veu dins del seu menut cos que li deia: «Ets llum i veus tot allò que el món avorrit no veu». Amb l’emoció de sentir-se especial, es perdia i desapareixia pels carrers com l’aigua de la pluja absorbida en el sòl més assedegat. Pas a pas, canviava de carrer i el paisatge mutava en un nou univers que començava. Ella no deixava d’observar cada detall, cada color, cada conversa. Tot el que l’envoltava era encisador i altament atraient, i ho analitzava com si la vida fos un jeroglífic.

    «Arribarem molt tard», li va dir un pare a la seva filla, mentre caminaven molt de pressa. La urgència els acompanyava i ella va reflexionar que la vida anava massa ràpid com per ser real i creure en la mesura del temps.

    Va continuar passejant, i en una plaça, es va fixar en una casa antiga amb un número vint-i-tres a sobre d’una porta de color marró. Li va cridar l’atenció que el número estigués molt lluent en una façana deteriorada que havia patit l’erosió del pas del temps. El dos i el tres semblaven victoriosos a la vida. Aleshores la veu interior va tornar a aparèixer i li va exclamar que estava molt a prop de saber el secret més transcendent. Es va il·lusionar més i enlloc de tornar a casa quan ja era més tard de mitjanit, va decidir persistir en la missió, i continuar voltant pels carrers. Va començar a veure el vint-i-tres a les matrícules dels cotxes, a les parets, als papers llençats al terra, als estels del cel de nit, a la samarreta d’un noi, als aparadors, a l'any 2023.

    Quan ja li cremaven les galtes i el cervell, va arribar al parc on va tenir la primera cita amb la seva parella. Allà es va recordar que no li havia comunicat que estaria fora. Els estels de nit li van caure a sobre. La culpa i la vergonya li naixien de ben a dins, i va mirar el seu mòbil que marcava gairebé les dues de la matinada. Havia rebut moltes trucades i missatges. No havia sentit cap. Va tornar a mirar l’hora i el cor li va bategar amb molta força quan va veure que ara eren les tres. No podia ser. Feia tan sols un minuts eren quasi les dues. Va relacionar-ho tot. El pare i la nena, el vint-i-tres a tot arreu, ara un canvi d’hora que implicava aquests dígits. El dia no tenia vint-i-quatre hores. El dia durava vint-i-tres perquè les dues realment eren les tres. Per això, tothom arribava tard i no dormia prou a la nit i la vida passava tan ràpidament i ella era tan vulnerable i el passeig havia sigut tan summament veloç i intens.

    «Hola, amor! Saps que les dues són les tres?», va exclamar amb emoció quan va entrar a casa. La seva parella, amb una cara de pànic que s’anava transformant en enuig, preocupada per la seva absència, li va dir que no li prengués el pèl, que el canvi d’hora de cada any per l’horari d’estiu no era motiu per desaparèixer sense avisar i tornar com si res. Ella li va explicar tot, els senyals, la veu interior, el números màgics, però res tenia sentit en aquell món avorrit.

    «Vas patir un brot psicòtic, però amb la medicació sortiràs endavant». Aquelles paraules del psiquiatra eren punyals que li travessaven el pit. Li entristia abandonar la veu interior i no volia acceptar aquest cop de realitat.

    Però amb les hores, els dies i els mesos, els seus neurotransmissors com la dopamina i la serotonina es van tornar a equilibrar, i la seva ment s’assossegava. Van desaparèixer les al·lucinacions auditives de la veu interior falsa, els deliris referencials amb el número vint-i-tres, els deliris maníacs de la missió de descobrir el secret més transcendent, la seva conducta desorganitzada i de solitud, la seva ansietat. Darrere d'ella va aparèixer una marea de fortalesa i irònica serenitat. Fins i tot, va descobrir que ja no li calia passejar sola per carrers de Barcelona buscant senyals que un dia van ser reals, però que ara ja no existien. La vida tornava a començar i ella renaixia.

    La patacada

    La patacada

    Tot i ser vora el capvespre, a l’interior de la cova el temps semblava aturar-se. El mercuri dels termòmetres quedava atrapat als 11 graus centígrads, la humitat saturava l’atmosfera i al respirar es formaven opaques bafarades de vapor d’aigua. La llum, incapaç el dia d’envair la penombra de la caverna, provenia d’unes petites llanternes de gèlid escalf. Però tot això eren molèsties insignificants, ximpleries, comparat amb el sentiment de sorpresa, d’emoció, d’aventura fins i tot, que sentia cada cop que desenterrava un nou os d’animal, o quan contemplava, potser per primera vegada en mil·lennis, el fil d’un bell bifaç de sílex, tallat per les destres mans d’algun Neandertal. Havien estat unes setmanes magnífiques d’excavació, i en aquella darrera tarda, tot l’equip es trobava recollint el material que encara romania esbalandrat pel jaciment. Ell, que potser encara estava mig esbalaït per aquell metacarp d’os de les cavernes que tot just havia trobat uns minuts abans, només arribà a sentir: -... compte amb la quadrícula!- i a continuació caigué de cap contra el sòl de la cova. Quedà, tot llarg com era ell, estirat entre dues quadrícules i amb el peu mig entrelligat amb els fils que les delimitaven. S’aixecà remugant i es palpà el cap, descobrint-se un important bony al bell mig del front. > pensà mentre s’espolsava la sorra dels genolls, que havien quedat plens de detrit de la caverna. Escodrinyà al seu voltant, i sorprès, s’adonà que tot el material ja havia estat recollit pels seus companys. -Aquests m’han deixat aquí tirat i han corregut a celebrar la campanya!- remugà enfurismat mentre enfilava cap a l’entrada de la cova. Efectivament, ni tan sols la furgoneta que cada dia els transportava al jaciment estava present. Ja era negra nit. > va pensar, i tornà a entrar a l’interior de la caverna en busca de la seva jaqueta. Com que s’havien endut les llanternes, tot estava fosc, i començà a palpar a cegues el terra, a veure si aconseguia trobar l’abric. -I això?- preguntà a l’eco de la cova. Alguna cosa, potser una pedra esmolada, acabava de fer-li un petit tall a la mà. S’ho apropà a pocs centímetres dels ulls, a veure si podia guipar malgrat la penombra, i gairebé deixà anar un crit d’eufòria al reconèixer-hi una punta de fletxa magnífica. -Mosterià, seguríssim!- exclamà -però aquest estat de conservació és excepcional, impossible! No m’ho puc creure-. Seguí cercant en el terra de la cova i en pocs minuts trobà moltes més puntes, raspadors, lasques, destrals de mà... un conjunt extraordinari d’utensilis perfectament conservat. Allò era extraordinari, com podien haver-ho obviat durant aquelles darreres setmanes? Recordà llavors que duia una caixa de mistos a la butxaca. No s’ho pensà dues vegades i encengué un. Al seu davant, s’estenia un espectacle impossible de creure. A més de centenars d’aquells instruments de pedra d’índole diversa, hi havia les restes d’una foguera, pells d’animals i una tosca flauta de fusta trencada. > pensà desconcertat. Encara pestanyejava atònit davant d’aquell miracle quan discerní dos reflexos en la part més interior de la cova. Per pur instint, retrocedí sense adonar-se del que feia, mentre l’os que duia estona observant-lo s’abalançava sobre ell. Corregué com pogué pel pendent de la caverna, però just abans de l’entrada, quan gairebé copsava el cel nocturn altre vegada, s’entrebancà i caigué aparatosament a mercè de la bèstia. Aquesta s’acostà lentament fins que el seu enorme crani d’úrsid es trobava a pocs pams d’ell. L’animal esbramegava amb un so ronc. Tancà els ulls, esperant l’atac de l’animal, però en comptes dels seus ullals clavant-se en la carn sentí com un fregall raspós i humit refregava el seu rostre. Admirat, observà com l’os li llepava la cara sense perill. Encara pogué somriure abans que la visió s’esborronés i l’os adquirís les faccions d’un dels companys d’excavació. Amb un pany humit, li fregava el front, mentre algú exclamava darrere seu: -...ostres, quina patacada...-.

    Mai serà el final

    Mai serà el final

    Per fi torno a ser jo, l'Ena. No té gaire sentit, però durant milers d'anys m'han estat dient Ce. M'ha costat molt entendre aquest canvi identitari, encara que el meu cognom no ha canviat mai. Sempre m'han conegut com a Catorze.

    "Catorze, tingues paciència que en algun moment arribarà el teu dia, ja ho veuràs." - em deia tothom qui m'envoltava. Però jo no arribava a entendre què volia dir això, ni tampoc volia fer-ho. Jo era feliç així, sent un àtom de nitrogen viatger que coneixia tots els racons inhòspits de l'atmosfera. Em sentia lliure i no volia que ningú m'arrabassés aquella increïble sensació. Tanmateix, no vaig poder lluitar contra els capricis del destí.

    Allà dalt, enmig dels corrents d'aire i d'un blau eteri, els raigs còsmics em van atrapar i va ser impossible escapar. M'atreien amb una energia descomunal i em volien robar un dels meus protons. El resultat d'aquella història el sabíem tots, però jo encara no estava preparat per a viure-ho. Vaig experimentar com m'arrancaven un dels meus apreciats protons. Un d'aquells que definien qui era i que em feien ser jo. Mai havia estat tan confós, obligat a fer una transformació immensa que, sense ser-ne conscient, m'estava transformant en una forma única.

    La meva nova vida havia començat d'una manera molt més inestable que la meva anterior existència. Ara era el Ce, un àtom de carboni amb sis protons i vuit neutrons i que no s'assemblava a cap dels que havia conegut prèviament. Pertanyia a una insignificant minoria i el meu temps s'acurtava amb cada batec. El que no sabia és que m'esperava una aventura fascinant i on tindria un protagonisme singular. Navegant per l'aire em vaig unir a altres àtoms, amb la incertesa de no saber què em deparava la meva existència.

    Ens vam anar apropant a un extens bosc, ple de formidables arbres i plantes i amb sons esbalaïdors. En sortir el sol vaig sentir com era absorbit per una d'aquelles plantes de color verd brillant, filtrant-se la meva essència a través dels seus porus i convertint-me en part del seu ésser. A mesura que el temps avançava i la planta creixia de manera majestuosa, el meu viatge pel seu interior anava arribant a la fi. De sobte, em vaig trobar a l'interior d'un conill famèlic que passava per allà. Ara ja no em sentia tan decebut com al principi de la meva transformació. El fet de ser el Ce m'havia permès formar part de dos éssers diferents, i no serien els únics.

    L'última criatura d'aquell indret on vaig viure va ser una guineu. En ella, també vaig conèixer molts altres àtoms de carboni com ja havia fet anteriorment. Però sempre em passava el mateix... Coneixia a molts carbonis amb 6 neutrons, a uns quants que en tenien 7 i a una quantitat ínfima que en tenien 8. I els que eren com jo eren els únics que anaven desapareixent. Allò em feia sentir especial però alhora aterrat.

    El darrer sospir de la guineu va arribar i allà em vaig quedar, atrapat en un cos inert. El temps anava passant i la meva desintegració anava fent-se més evident. Sentia com la meva energia anava esvaint-se lentament, però confiava en el fet que allò només podria significar una nova vida per a mi. I, afortunadament, no estava equivocat.

    Per a la meva sorpresa, el meu últim al·lè radioactiu es va esvair quan em vaig tornar a convertir en l'Ena i ho vaig rebre amb una alegria exultant. La meva existència com a Ce va ser fugaç, tenint en compte el meu temps infinit, però vaig poder adonar-me del meu propòsit. Inclús en el més petit i efímer hi ha una bellesa i energia que transcendeix en el temps.

    Aquella desintegració em va ensenyar que el canvi és inevitable, però també és una oportunitat per a transformar-se i crear quelcom nou. Ara, no deixa de rondar-me pel cap una pregunta: "Tornaré algun dia a ser el Ce?"

    Operació (des)coberta

    Operació (des)coberta

    [Inici de la comunicació]

    Agent Potter, número d'identificació de la cèl·lula 040623. Moviments estranys detectats pels agents de vigilància encoberta. Alarmes de seguretat perimetral activades. Passo a reportar l’informe de seguiment.

    Dia 1
    Sentim trepitjades. Recorren el terreny. Remenen algunes pedres i revisen minuciosament la superfície. Recullen restes del terra. S'aturen a menjar. Pleguen. Se'n van.

    Dia 4
    Han tornat! Ara en són més. Estan molt equipats. Es distribueixen en grups. Quan han passat a prop nostre, hem sentit com si la superfície s'esquincés. Han començat a arrencar plantes. Després de moltes hores repetint aquest procés han marxat.

    Dia 11
    Fa una setmana que repeteixen el mateix procés: arriben, esquincen i se'n van. Són metòdics, no deixen ni un centímetre per revisar. Allà per on passen deixen la superfície sense vegetació, però no se la mengen. Quina conducta més estranya?

    Dia 15
    El patró ha canviat. Han començat a escalabornar el sòl. Empren una arma punxeguda que fa que les pedres i la terra saltin amb el seu xoc. Cadascuna de les seves envestides fa que tot al nostre voltant tremoli. Després desplacen la terra i l'amunteguen. Només hem vist aquest comportament als conills quan caven el cau. ¿Estaran preparant-ne un?

    Dia 19
    Han reduït l’ús de la seva arma. Ara avancen molt més lent i fan servir altres aparells per aixecar la terra. Sentim una vibració constant, menys intensa però permanent. També han començat a recollir restes que surten entre la terra. Les fiquen a les bosses i cada dia en acabar se les emporten. Què faran amb això?

    Dia 26
    Avui l’equip s’ha separat. Mentre uns continuen amb l'avenç lent, els altres han tornat a fer servir l'arma punxeguda, però han canviat de lloc. Ara són més a prop nostre.

    Dia 37
    Creiem que hem desvetllat la seva estratègia. Funcionen en cicles. Primer usen l'arma, després retiren terra lentament, després una part del grup es desplaça i torna a començar el cicle. No tots els seus membres desenvolupen les mateixes tasques i sembla que hi ha jerarquia en les seves interaccions socials.

    Dia 38
    Males notícies! Hem triangulat les dades amb el patró que hem detectat. Si el pronòstic és correcte en 2 setmanes podrien assolir el nostre punt d’observació.

    Dia 43
    La tensió augmenta. Sembla que la predicció es va complint. Valorem sol·licitar l'extracció, però això posaria en perill tot l'operatiu de vigilància. És important seguir amb l'operació. Com més prop estan, més esbrinem.
    Portem jornades observant-los i seguim sense saber quina és la seva motivació i els objectius. No tenim una visió holística d'aquests éssers. Desconeixem què fan quan abandonen el lloc. Vénen durant 5 dies seguits, n'estan absents 2 i tornen a presenciar-se 5. És un bucle repetit. Hi ha informes previs d’altres agents que van reconèixer aquesta pauta i alguns etòlegs ho han interpretat com una pràctica ritual associada al culte d'una deïtat. Personalment, no sé què pensar-hi. No tenim proves que hagin desenvolupat un món simbòlic.

    Dia 46
    La seva proximitat ens permet sentir-los amb claredat. Hem començat el procés d'escoltes. És possible que aviat puguem determinar si els sons que emeten tenen categoria de llenguatge; fins i tot és possible que desencriptem alguns significats. Repeteixen sovint uns fonemes que semblen formar paraules recurrents: “e-s-t-r-a-t” i “c-e-r-v-e-s-a”.

    Dia 52
    No només tenen un sistema de parla, sinó que tenen escriptura! Han deixat unes bosses a prop. Hi col·loquen signes alfanumèrics que xifren la informació.
    Tot el descobert fins ara propícia un canvi de paradigma. Hem de començar a considerar-los éssers intel·ligents!

    Dia 54
    Són damunt nostre! Tenim cobertura, però estem en risc imminent de ser localitzats. Sentim cada sacsejada produïda per l’arma punxeguda i no podem evitar estremir-nos davant del que és inexorable.

    Dia 56
    Ens han localitzat! Han retirat la terra que cobria als agents Bones i Arrow. Són meticulosos. Usen instruments fets amb crins de cavall i petits palets de fusta. Han fet el mateix amb mi. Estem exposats.
    Tenim raons per pensar que érem l’objectiu d’aquests éssers. Tenen informació confidencial. Ja sabien que estàvem junts. S'han alegrat en trobar-nos i ens han anomenat “tomba”. Com saben que formem una cèl·lula conjunta de vigilància? Han dit que portem a aquesta localització prop de 5800 anys. Com saben el temps que estem operant? Ens han adjudicant noms, com si ens identifiquessin, i tenen protocols per a la nostra captura. A mi m'han anomenat “ceràmica” i diuen que tinc forma de “campana”. S’ha de valorar la possibilitat que hi hagi un talp o un informant a l'organització.
    Ens traslladen per separat. Buscaré restablir el contacte. Per molt bones tècniques d'interrogatori que tinguin, no m'arrencaran ni una paraula. Si intenten treure'm informació, sé com despistar-los. En el pitjor dels casos, treballaré com a agent doble.

    [Fi de la comunicació]

    Paral·lelismes entre l'afàsia semàntica i la semipermeabilitat lingüística de la interfície cultural. Noves perspectives

    Paral·lelismes entre l'afàsia semàntica i la semipermeabilitat lingüística de la interfície cultural. Noves perspectives

    - Com li has dit?
    - Divulgació - El tema de conversa ha acabat degenerant a tòpics que acaricien perillosament la blasfèmia -. No m’ho invento. A la biblioteca del meu besavi hi havia un llibre que en parlava. Es veu que durant una temporada hi va haver gent que es dedicava a explicar el que deien els Científics.
    - I què els va passar?
    Una pregunta estúpida, com la majoria de les preguntes que fa el Rob. Per la mirada ràpida que ha fet a banda i banda, i pel seu to de veu més baixet, es nota que li fa vergonya estar parlant d’aquestes coses.
    - Que es van quedar sense feina, òbviament.
    El passeig ens ha dut cap al límit intern de la ciutat. Un edifici institucional d’aspecte prepotent - d’aquells amb pilars de pedra molt més gruixuts del necessari, i pisos massa alts, i escales per arribar a la planta baixa – trenca la monotonia del Mur. Tècnicament, tothom pot creuar el Mur a través d’aquesta duana, però a la majoria de gent no li interessa. Els qui viuen a l’espai intramurs ja tenen tot el necessari, o poden demanar que els ho proporcionin. I a la resta de ciutadans, senzillament, no se’ns ha perdut res allí.
    - Sabies que als exàmens d’enguany van agafar el fill petit de l’Alba? Una llàstima, tan maco com era.
    Sí, sí que ho sabia. Tots els meus amics casats viuen amb por que els seleccionin els fills per un programa d’educació avançada, i ho entenc. No és que no s’hagin de poder tornar a veure mai més, però...
    - Perdó. Farmàcia?
    Una noia jove se’ns ha apropat per l’esquena mentre parlàvem. El Rob ha assenyalat un carrer proper i li ha indicat amb signes com arribar a la farmàcia més propera. No és que valgui la pena intentar-se comunicar amb ells d’una manera més elaborada, però tot i així la seva resposta m’ha semblat excessivament freda. Aquesta, com a mínim, havia dit «perdó».
    No és tan estrany trobar-se’n algun d’extraviat tan a prop del Mur. De fet, uns metres enllà hi un grup de persones assegudes en un banc que, per com es mouen, deuen ser Científics.
    - Però no ho entenc, Marc. Perquè haurien de voler explicar la ciència a la gent que no son Científics? I com ho feien?
    - Jo què sé! - La veritat és que el llibre del meu besavi ho explicava bastant bé, però em fa cosa dir-li al Rob, i sembla que amb aquesta resposta ja ha perdut l’interès en el tema. O potser s’ha adonat que no val la pena seguir preguntant.

    - - - - - - - -

    - No t’agradaria entendre què diuen, a vegades? - La pregunta només m’ha guanyat unes quantes aixecades de cella, com si acabés dir una bajanada. Continuo – Per què no podem aprendre el seu idioma? Ells tenen persones especialitzades en aprendre múltiples idiomes, no? Perquè nosaltres no podem?
    Aquestes preguntes no es fan. No entre Científics. Però els meus amics ho entenen, encara que sigui només una mica. Potser si segueixo insistint, algun dia no seré l’única que se sent així. De moment els he convençut que surtin amb mi a la ciutat, tot i que encara no s’atreveixen a marxar gaire lluny del Mur.
    - No entenc per què segueixes insistint amb el tema, Iria. Si tant t’interessa la societat, t’hauries pogut fer sociòloga.
    Tothom riu de l’acudit. Jo no. Potser en un altre moment m’hauria fet gràcia, però ara m’he fixat en dos homes d’uns trenta anys que acaben d’entrar a la plaça. Un d’ells desprèn el clàssic aire de refinada mediocritat que tant sembla agradar als ciutadans. L’altre, però, sembla perdut en els seus pensaments, si és que un ciutadà pot tenir-ne.
    M’aixeco del banc i, no sense provocar més d’un crit d’esglai entre els meus col·legues, m’apropo a la parella. Els demano on puc trobar un bar. Crec. Educadament, en el seu idioma. No sé gaire paraules, però per la seva reacció diria que no he estat tan educada com volia. Vull anar a un bar perquè, tot i que al Campus en tenim, un dia vaig sentir que el Boris deia que els bars de la ciutat no tenen res a veure amb els del Campus. Ai, el Boris, què se’n deu haver fet?

    Principi i fi

    Principi i fi

    Amb els ulls tancats, la Iria descansava tranquil·la a l’avió. Tornava a casa després de casi un mes fora de casa. Un mes de campanya dura, a la Antàrtida, estudiant el canvi climàtic amb altres gents de tot el món. Per endavant encara tenia mesos d’estudi, d’anàlisi, i fins i tot, tornar una altra vegada a la base ”Juan Carlos I”. Però ara, només pensava en la seva família, en abraçar els seus fills.
    Li angoixava una mica que no entenguessin la seva feina, les seves absències, encara que només hi fossin temporals. “No, potser que no la entenguin, però ho faran”. No més dubtes, no més por, no més angoixa ni inseguretat. Quan pensava que tot estava perdut i que havia de dir adeu als seus somnis, es va creuar al seu camí aquesta oportunitat, un nou principi. Un somriure es va aparèixer al seus llavis. Aquesta il·lusió no podia ser dolenta. Estava decidida a mai no deixar que la culpabilitat li fes sentir que no es mereixia aquesta oportunitat.
    ------------------------------------
    - Mamiiii! - va sentir cridar els seus fills . Els va abraçar amb tota la força que tenia i ells van començar a parlar al mateix temps.
    - Vas sortir a les telenotícies! Bé, no tu, sinó la teva expedició! Tenim una sorpresa per tu a casa! Però no puc dir-te què hi és! A l’escola vam celebrar la setmana de la ciència i hem fet molts experiments! Ens han visitat las àvies des de Galícia i hem anat d’excursió amb papi!!
    - Prou, prou!- va dir el pare. Ara anirem a casa i li podreu contar tot amb més calma.
    Finalment van sortir de l’aeroport cap a casa. Per fi s’adonava que la culpabilitat no tenia cap lloc a la seva vida. Potser que comencés una nova feina, una nova vida, però la seva família era la mateixa, i anirien junts enlloc.

    Records a anys llum

    Records a anys llum

    Destí: colònia mortuòria del planeta Ross128b. Arribada: 11,38 hores del 24 de juny de l'any 2587. Vaig guardar el bitllet en la butxaca dels pantalons i em vaig acomodar en el “sillocapsula”
    Vaig tancar els ulls i vaig intentar relaxar-me. Feia molt que dominàvem els viatges en el temps, però pensar que d'aquí a unes hores estaria a quatre-cents cinquanta anys de casa, en el futur, em produïa un fort neguit. Però valia la pena el mala estona, podria veure al meu estimat viu, abans de l'accident, i també podria sentir-lo segons m'havien dit en l'agència de viatges funeraris. Segons sembla, també podien controlar les ones gravitatòries.

    Em van recollir en el “aerotemps” i em van portar directament a l'edifici on es trobava el primer telescopi que va ser capaç de detectar fotons sortint de la Terra fa quatre-cents cinquanta anys.

    Em van dir que podia triar l'any, però no el dia, ni l'hora. Van graduar el telescopi, els sensors d'ones, em van col·locar uns cascos diminuts i vaig mirar per la pantalla.

    Allí estava ell, en el saló de la nostra casa, però sense mí. Immediatament vaig desconnectar els auriculars d'ones i vaig tancar la pantalla.

    Recorregut vital matemàtic

    Recorregut vital matemàtic

    La meva vida es pot explicar a partir de funcions. Les seves gràfiques pinten la meva evolució com si em seguissin la pista.
    A la infantesa vaig ser una nena amb creixement normal, sense complicacions, una mica més baixeta del que tocava per l’edat, el que correspondria a una funció lineal amb pendent menor que 1.
    A l’adolescència en poc temps vaig recuperar els nivells d’alçada mitjana, amb una línia exponencial vertiginosa.
    La mala sort amb els xicots a la joventut em movia l’estat anímic amunt i avall amb total desgavell, semblant una representació polinòmica de grau 4 o 5.
    Després em vaig casar, però la convivència no sempre va ser flors i violes: tan aviat tot anava bé, com no fèiem més que barallar-nos. Cansada de viure una funció periòdica amb gràfica sinusoidal, vaig decidir divorciar-me sortint per la tangent.
    Vam veure que calia establir entre nosaltres una equació racional, en concret la de proporcionalitat inversa, de manera que els nostres camins van quedar separats com les dues branques de la hipèrbola que en resulta.
    Ara he agafat un nou rumb. Espero que sigui ben tranquil i evitant les sorpreses, de forma similar a una funció logarítmica i, si és possible, tenint per base la felicitat.

    Sempre amunt amb els nostres somnis!

    Sempre amunt amb els nostres somnis!

    De quan era petita la Laia en guarda molt bons records. Vivia en una vall fantàstica que li permetia gaudir de la natura. L’aigua, els animals, les plantes, jugar amb la neu i patinar pel glaç l’omplien d’energia, però alhora se sentia molt atreta per les altes muntanyes de més de 3.500 metres que contemplava des de la Vila Bostik, on residia. Aquí també hi tenia el seu camp base un escalador professional de projecció internacional, l’Enric Guillem, el sempre amunt li deien, que quan no estava d’expedició feia de guia de muntanya per aquelles contrades. Hi parlaven sovint i la Laia estava entusiasmada amb les proeses de l’esportista d’elit. L’amistat va anar creixent i ben aviat se la va començar a endur als seus entrenaments durant els quals li mostrava coves i abrics situats en llocs de difícil accés. S’hi avenien molt i formant cordada hi trobaven material de diverses èpoques, però sobretot prehistòric.

    A la Laia tot allò li apassionava. Sempre tornava a casa emocionada, a voltes amb fòssils, i tot el que descobrien li contava a la seva àvia Paquita, la qual li va deixar un espai als baixos de l’habitatge perquè pogués tenir en exhibició les peces que trobava. Prèviament, les netejava, anotava quatre coses en la seva llibreta de camp i seguia investigant. Ben aviat va formar colla amb altres nens i nenes del poble, que es van anar entusiasmant amb la seva dèria per l’arqueologia. Quan van ser adolescents, més documentats a través d’Internet i amb l’ajut del professorat del batxillerat, van començar a organitzar excavacions de manera sistemàtica. Anaven al lloc on volien intervenir, delimitaven la zona, la dividien per quadres i cada vegada que obtenien una peça li dedicaven una fitxa on com a mínim hi escrivien les coordenades en què havia aparegut, l’estat en què es trobava, el material amb què estava feta, fotografies, dibuixos i totes les observacions que calguessin.

    En paral·lel hi redactaven un quadern de camp, on cada dia hi registraven les principals activitats efectuades: des de com es distribuïen la feina, passant pels problemes que havien hagut d’afrontar, les noves troballes i com s’havia procedit a la seva extracció o els tractaments previs que calia fer in situ per garantir-ne la seva conservació.

    En algunes ocasions havien obtingut peces tan excel·lents que fins i tot l’ajuntament del poble s’hi havia interessat i els havia ajudat a muntar exposicions senzilles i a fer xerrades per al públic en general. Socialitzant el que aprenien estimulaven a la població a estimar el seu patrimoni històric.

    A mida que va créixer, a la Laia aquesta afició se li va anar transformant en una vocació i quan va acabar el batxillerat, i un cop superades les proves d’accés a la Universitat, va decidir formar-se per convertir-se en una arqueòloga professional. Va ser una etapa en què va gaudir molt, perquè combinava la teoria amb la pràctica d’excavacions, amb equips diferents, sobretot aprofitant les vacances d’estiu. En la recta final de la Universitat va superar un Erasmus, en una localitat petita d’altes muntanyes. Allí va poder gaudir de la seva doble passió: l’arqueologia i l’alpinisme. Va aconseguir integrar-se en un equip amb un projecte de recerca que es basava en l’estudi de diferents coves prehistòriques situades a més de 3.000 metres d’altitud. Concentraven l’excavació durant 15 dies a l’any. Tenien el camp base a pocs metres de les cavitats on intervenien. Uns xerpes els ajudaven a transportar el material que durant la resta de l’any analitzarien al laboratori. D’aquest estudi en sortirien importants articles científics, també idees per apropar l’evolució humana a la població i nous continguts per a les escoles, congressos, museus o centres d’interpretació, així com documentals, llibres...

    Ja doctorada, va decidir emprendre el seu propi projecte i ho va fer tornant a les seves arrels, on havia descobert la seva afició de ben petita amb la seva àvia. Ara aquella localitat estava força solitària, li faltava vida i va pensar que recuperar la història de les primeres poblacions humanes podia aportar riquesa, empoderament i il·lusió al municipi. Va guanyar un concurs d’idees de la Generalitat i va poder crear una empresa de serveis, centrats sobretot en l’arqueologia i l’excursionisme. Ho va fer colze a colze amb una alpinista amiga. Una dècada després, han obert ja un centre d’interpretació gràcies a les troballes obtingudes, funciona un hostal que dona acollida als visitants, organitzen sortides a les altes muntanyes... Amb les seves passions i complicitats han donat vida a la localitat i als pobles de l’entorn. La comarca ha reeixit, s’han fet ja un nom i la Vila Bostik és un referent mundial en l’estudi de l’evolució humana i un centre turístic de qualitat gràcies a la ciència.

    Sofrint en la meva pell l’article 205 del Codi Penal

    Sofrint en la meva pell l’article 205 del Codi Penal

    El dia del meu aniversari comença bé. Arribo al meu centre de recerca a l’hora, gràcies que el tren de la línia R2 per una vegada és puntual. Pujo per les escales. Deixo la meva bossa amb el dinar en el meu despatx, em poso la bata i les ulleres de seguretat, i em dirigeixo al laboratori.
    La meva primera tasca és comprovar que l’equip ha analitzat les mostres que vaig posar en cua per analitzar ahir. La seqüència de mostres encara no ha finalitzat, és massa llarga, però tot sembla correcte, i les anàlisis avancen a bon ritme. Em disposo a preparar noves mostres per afegir-les.
    Dues hores després, dos homes estranys entren al laboratori. Abans que pugui veure els seus rostres, jo ja sé que no els conec de res; no vaig escoltar mai les seves veus greus. Quan els dos homes s’acosten a la meva poiata, em començo a sentir incòmoda. Són dos mossos d’esquadra. La meva companya de despatx que les acompanya m’assenyala:
    -Aquesta és l’Ona.
    -Bon dia, senyoreta Prats. Seria tan amable d'acompanyar-nos?
    -Bon dia. Puc saber que ha passat?
    -L’explicarem tot a comissaria.
    Quan surt del laboratori, estic més pàl·lida que un fantasma. Els meus companys de feina i els seus estudiants em miren, miren als dos mossos i comencen a parlar entre ells, en murmuris, sense dissimular.
    Em seu a dins del cotxe dels mossos, a la part darrera. Intento obtenir informació, però els homes no em diuen res. El meu cor batega molt de pressa. Potser li hagi passat alguna cosa greu a algú de la meva família. Prefereixo no pensar això. Pot ser que m’hagi deixat la placa vitroceràmica encesa i vaig provocar un incendi a l’edifici on visc. Potser... Penso un milió de possibilitats, però no hi ha cap que em convenci.
    Quan arribem a comissaria, m’ordenen esperar asseguda en una sala molt senzilla, amb només una taula de l’Ikea i un parell de cadires. Mitja hora més tard, apareix un altre mosso, un inspector, i comença l’interrogatori:
    -Senyoreta Prats. És cert que la setmana darrera va publicar un article científic on deia que el riu Llobregat està massa contaminat?
    -Sí, és cert.
    -Va vostè demanar permisos per fer aquestes anàlisis?
    -Vaig parlar amb l’Agència Catalana de l’Aigua per fer una col·laboració i...
    -L’ACA diu que no va mai parlar amb vostè sobre aquesta campanya analítica no autoritzada.
    -Això és impossible!
    -Té l’autorització per escrit per fer els mostreigs?
    -No, però...
    -Llavors té vostè un problema molt greu, senyoreta. Unes certes empreses que aboquen els seus abocaments en el riu asseguren que les anàlisis publicades per vostè són fals, i van posar una denúncia per un delicte de calúmnia i difamació segons l’article 205 del Codi Penal. A més a més, si fos condemnada, llavors podria rebre una sanció econòmica per danys i perjudicis a la imatge pública d’aquestes empreses per miliards d’euros.
    -Com? Els meus resultats són reals! Vaig validar-los amb un estudi interlaboratori...
    -Això estalviï-li-ho per al seu advocat... tret que estigui vostè disposada a retirar l'article i fer una declaració pública admetent que els resultats presentats eren falsos.
    -No puc fer això! Primer, tinc plena confiança en els meus resultats. I segon, seria el fi de la meva carrera com investigadora!
    -No té més opcions, senyoreta Prat: cal que busqui el millor advocat que pugui pagar.
    -No entenc per què tant de problema per uns compostos que ni tan sols estan legislats fins i tot! Els contaminants emergents són inclosos només en observació; encara estem estudiant els seus possibles efectes adversos en la seva salut humana i en el medi ambient. La seva toxicitat depèn de molts factors com la seva concentració, la seva degradabilitat, la freqüència de detecció d’aquests compostos...
    -Podria dir vostè que no n’hi ha, que va fer l’estudi, però que no va veure res d’aquests compostos. Pot ser dir que vostè va obtenir falsos positius?
    -Mai podem dir que no hi ha un contaminant. Podem dir que no hi és per sota d’una determinada concentració, però no que no hi sigui amb absoluta certesa. I no, no penso dir que vaig obtenir falsos positius. Si aquests compostos són al riu, encara que estiguin en unes quantitats molt petites, quasi indetectables, la gent ho ha de saber.
    -Fins i tot si suposa la fi de la seva carrera investigadora?
    -Trobaré la manera de fer justícia.
    En aquest moment, l’inspector comença a riure. S’obre la porta i apareixen els meus amics de quan vaig fer el doctorat. Porten un pastís de xocolate.
    -Moltes felicitats per la seva integritat, doctora Prats. Per molts anys!
    Llavors entenc que tot ha estat una broma i començo a plorar, alleujada.

    Un poble blanc

    Un poble blanc

    Aquesta història comença al sud de la Terra, tan al sud com es pot viatjar. En un petit poble al bell mig del continent més austral del planeta, a l'Antàrtida. No només era la vila situada més al sud del planeta, sinó també la més neta, pura i blanca de tot el mon. Els seus carrers i cases eren de color blanc com la neu, els rius i llacs tenien l'aigua cristal·lina i els animals i plantes convivien en harmonia amb els habitants del poble. El rei del poble sempre s'havia preocupat per mantenir-lo net i protegir-lo de la brutícia dels humans, i tots els qui hi vivien, estaven orgullosos de viure en un lloc tan bonic, net i blanc.

    Però un matí tot va canviar. Els habitants del poble es van despertar i amb gran sorpresa es van trobar que el seu poble blanc i net havia canviat. Els carrers i les cases estaven tacats de gris, l'aigua dels llacs i els rius s'havia enterbolit, i l'aire s'havia tornat fosc i entelat. Els habitants, després de veure el nou escenari van quedar molt preocupats.

    Després de molt rumiar, el rei del poble va decidir enviar la seva filla, la princesa Anna, a investigar el misteri. L’Anna era una jove valenta i molt intel·ligent, i el seu pare estava segur que ella podria trobar la solució.

    Van demanar ajuda, i una petita tripulació es va oferir a acompanyar a l'Anna en la emocionant aventura cap al Nord. Van preparar un vaixell de fusta i sense dubtar-ho, es van embarcar a l'expedició.

    Van navegar dies i dies de mar en calma sense trobar res estrany, fins que un dia l’Anna va albirar de lluny una petita illa. Van decidir anar-hi, i començar allà la seva recerca.

    Al endinsar-se a la illa es van horroritzar al descobrir que també estava contaminada. Les plantes i els animals estaven malalts i els rius i els llacs estaven enverinats. La brutícia no només havia arribat al seu poble, sinó que també afectava a altres àrees remotes... I si tot el planeta estava igual?

    Es van tornar a llençar a la mar, i durant dies i dies, van seguir el rastre de la contaminació fins que van veure una segona illa, a la qual, des de l'oceà, ja van poder observar una gran massa de fum que sortia del mig de l'illa i que tacava el cel de gris. S'hi van acostar, van desembarcar i van córrer cap a l'origen del fum. Allà, esfereïts, van descobrir una immensa fàbrica de metall gris, tan immensa com tot el seu poble sencer. La fàbrica no només generava l'irrespirable fum negre, sinó que també deixava anar un raig d’un líquid verdós que anava a parar al llac. Ho havien descobert, això era la causa de la brutícia que havien vist al seu poble i a l'illa, i que potser embrutava el món sencer.

    La princesa i la tripulació havien de fer alguna cosa! Van parlar amb els propietaris de la fàbrica i els van explicar els efectes que la seva contaminació estava tenint sobre altres llocs del planeta. Després de llargues hores de debat, els responsables van entendre la importància de reduir la seva contaminació i van començar a treballar en una solució per a fer-ho.

    Feliços d'haver resolt el misteri, però preocupats per si a la resta del món podia haver més fabriques com aquella, la princesa Anna i la tripulació van tornar al poble. Van explicar als habitants el que havien descobert i van compartir la importància de protegir el planeta de la contaminació. Des d'aquell moment, el poble va dedicar tots els seus esforços a trobar totes i cada una de les fàbriques que contaminaven i embrutaven el planeta que tant s’estimaven.

    Durant anys, aquell va ser el seu comès fins que finalment, totes les fàbriques del planeta van ser eliminades i substituïdes per formes de fabricació i producció respectuoses amb el medi, i els seus habitants.

    Gràcies a l'Anna, el rei, i les vilatants del poble antàrtic, la vil·la va tornar a ser neta i blanca, i els seus habitants van viure feliços sabent que estaven ajudant a protegir el planeta. La princesa Anna, i la tripulació que la va acompanyar, van ser recordats per la seva valentia i intel·ligència, i la seva aventura va ser explicada a les generacions futures com un exemple de la importància de protegir el medi ambient.

    Zen o no zen

    Zen o no zen

    Quan em vaig fer càrrec de la direcció del dojo o temple budista del carrer Major, mai m'hauria imaginat que acabaria tenint un ensurt tan gran com el que vaig patir ara fa dos anys. Aconseguir impulsar el primer dojo de la ciutat s’havia convertit en el principal objectiu de la meva vida des que vaig començar a meditar, tan bon punt em vaig matricular del grau de biologia als 18 anys. La pràctica del Zen i els ensenyaments del Dharma m’han acompanyat des d’aleshores, i la realització de la ment desperta, el samadhi o concentració serena i el seguiment de la Via m’han estat molt útils per fer front a tots els obstacles i inquietuds que he hagut d’encarar, així com per atenuar el dolor causat.

    Sortosament he aconseguit compaginar la pràctica de la meditació amb la meva carrera investigadora, i fa dos anys estava treballant amb un ajut post-doctoral en un prestigiós centre de recerca biomèdica. Un altre somni fet realitat va esdevenir aleshores, quan la direcció del centre va donar suport a la participació de la meva unitat en un estudi internacional que pretenia demostrar que la meditació influïa en l’activació dels gens relacionats amb la inflamació i l'estrès, i que per tant la meditació tenia un impacte molt positiu sobre la salut.

    Teníem sospites que la meditació podia induir canvis en el cervell, i el meu grup de recerca es va dedicar a intentar demostrar com la meditació fins i tot podia arribar a disminuir l'expressió de gens essencials en processos relacionats amb la inflamació. Per aconseguir aquesta fita vam decidir analitzar els efectes de diverses sessions de meditació en un grup de meditadors experts, i no cal dir que hi van col·laborar, entusiasmats, practicants del meu temple. Un meditador expert és aquell que, pel cap baix, medita 30 minuts diaris des de fa, com a mínim, tres anys. L’objectiu era comparar l’expressió gènica d’aquests meditadors veterans amb la d’un altre grup de persones voluntàries que van fer activitats no meditatives en un ambient distès.

    L’Aïna i la Sara, dues de les meditadores més actives del dojo, que a més són parella, es van apuntar de seguida a l’experiment. Recordo que les proves havien coincidit amb el seu casament, i que poc després de l’enllaç matrimonial se n’havien anat a viure als afores de la ciutat on estava ubicat el dojo, a uns vint quilòmetres. És possible que no poguessin venir tan sovint al temple, però continuarien gaudint de les meditacions que fèiem cada dia en línia a dos quarts de vuit de la nit, i que havien tingut tant d’èxit durant la pandèmia de la covid. Normalment, quan la Sara meditava, l’Aïna se n’anava a fer esport, de manera que gairebé mai coincidien en la sessió de meditació en línia. En aquella època hi havia hagut alguns casos de robatori amb violència per la zona que les havia inquietat una mica, i la pràctica de l’atenció plena les ajudava a alleujar la seva ansietat.

    En les meditacions en línia, jo mateixa, que dirigia la pràctica, m’asseia davant d’una càmera perquè els meditadors em poguessin veure, i un monitor em permetia controlar la postura i la pràctica de les persones que aquell dia no havien pogut venir al temple i s’havien connectat en línia. Aquell dia de fa dos anys, recordo haver vist com la Sara es va asseure damunt del zafu o coixí de meditació, va cercar la postura adequada i, poc després que sonés la campana tibetana que marca l’inici de la pràctica, va començar a meditar. De tant en tant m’agrada dirigir la mirada cap al monitor i comprovar si els practicants mantenen la postura correcta, i aquell dia vaig veure com la Sara s’alçava esparverada, començava a donar voltes per l’habitació, i tot semblant que cridava va desaparèixer de la pantalla. Es tractava del primer cop que afrontava una situació semblant, i no vaig dubtar-ho ni un moment: vaig demanar a la meva parella que dirigís la pràctica i vaig trucar immediatament a l’Aïna, que no contestava. Vaig pensar a trucar a la policia, quan de sobte va ser ella qui em trucar i li vaig explicar la situació.

    No cal dir que va arribar immediatament al lloc del succés i que vaig poder seguir en directe, gràcies al monitor, el que semblava l’escena d’un 'true crime' potencial. L’Aïna entrant a l’habitació visiblement alterada, sortint de l’habitació, i, al cap de cinc minuts... tornant a entrar somrient i amb el mòbil a la mà fent-me el gest que em trucava. La Sara havia vist un ratolí i li havia agafat un atac de pànic. Final feliç, com el de l’article sobre l’experiment que vam enllestir a finals d’aquell any i que, per cert, es va publicar a Nature.
    JOVE

    LA CURA OBLIDADA

    LA CURA OBLIDADA

    En un futur molt trist, on hi ha una malaltia molt dolenta que no es pot curar, un noi científic anomenat Anton tenia moltes ganes d'ajudar. Després de buscar molt, va trobar un llibre antic en una biblioteca abandonada. En aquest llibre, hi havia pistes per trobar una cura oblidada. Amb moltes ganes i determinació, l’Anton va llegir les pistes del llibre, encara que eren difícils de comprendre, ell va posar totes les seves forces en desxifrar-ho, ja que el futur de la humanitat depenia de si ho aconseguia o no.

    Va treballar en secret perquè el govern mandrós no se n'assabentés. La recerca d'Anton el va portar a conèixer un grup secret de científics i gent valenta, que compartien coneixements per lluitar contra el govern malvat. Tots junts van crear un laboratori secret on treballar en pau. Va passar molt de temps, però finalment l’Anton va resoldre el codi secret, i va descobrir on es trobava la cura oblidada. La cura es trobava en un laboratori vell i destruït, on ningú mai hagués anat a explorar.

    Malauradament, el govern també se n’havia assabentat i volia mantenir-ho en secret. Anton i els seus amics rebels es van preparar per a una missió arriscada. Es van posar vestits protectors i van anar armats de coratge. Van entrar al laboratori abandonat amb cautela, no sabien que els esperava en el seu interior. Els seus passos ressonaven contra els murs buits. Finalment, van arribar a un laboratori amagat en el fons de l'edifici. Allà, van trobar arxius i mostres de sang congelada amb la cura oblidada. Van estar molt contents per aquest descobriment, però llavors van arribar soldats del govern.

    Va començar una batalla desesperada mentre Anton i els seus amics lluitaven per protegir la cura. Hi havia trets, escombres volant i crits forts. Malgrat ser-hi en desavantatge, els rebels no es van rendir. Finalment, Anton va aconseguir agafar un pot amb la cura. Amb el cor bategant, va córrer per sortir del laboratori, seguit dels seus amics ferits. Van escapar i es van dirigir a un lloc segur, deixant enrere la destrucció.

    Van caminar per les runes i van veure tot el que havia passat. El pot amb la cura a les seves mans era un símbol d'esperança per a tothom. Després de moltes hores, van arribar a un refugi sota terra on es podrien quedar amagats i continuar treballant. Amb l'ajuda dels altres científics, l’Anton va començar a estudiar la cura amb detall. Les proves inicials van ser bones, la cura semblava funcionar. Era una petita llum d'esperança enmig de la foscor.

    Un grup de persones va saber que havien de prendre riscos per salvar moltes vides. Van investigar i van descobrir una manera d'ajudar a tothom i combatre la malaltia . Van provar-ho en totes les persones malaltes i va funcionar. Anton i els seus amics van salvar molta gent. La gent va recuperar l'esperança i el món es va convertir en un lloc millor on viure. Anton sempre serà recordat com un heroi que va lluitar per un futur millor.

    Fi.

    "Tecnologia i controvèrsia: El renéixer dels dinosaures i els dilemes ètics a l'era de l'arqueologia genètica"

    "Tecnologia i controvèrsia: El renéixer dels dinosaures i els dilemes ètics a l'era de l'arqueologia genètica"

    Va ser el passat 15 de juny quan la Dra. Almo, cap del Centre d'Investigació Genètica de Barcelona, va descobrir la clau que la portaria a ser la primera científica de la història mundial en desxifrar el genoma complet d'un dinosaure extingit des de fa 150 milions d'anys. La seva troballa va ser el fruit de dues dècades i mitja d'investigació i recerca constant i exhaustiva per part seva i del seu equip de treball.

    Segons com ella ha explicat als periodistes de la prestigiosa revista The International Journal of Developmental Biology: "Ha sigut un procés llarg i costós, tant econòmicament com per la seva complexitat". "Gràcies a aquest descobriment serem capaços de crear el primer dinosaure viu que ha vist aquest planeta des del Paleocè".

    La mateixa doctora també ha afirmat que no en serà només un, sinó que el planeta Terra tornarà a veure poblacions senceres de dinosaures, tot i que per seguretat estaran en captivitat.

    El dinosaure del qual s'ha desxifrat l'ADN és l'Othnielosaurus. S'espera que en anys vinents l'equip de la Dra. Almo desxifri els codis genètics de més fòssils i, per tant, ser capaços de reproduir una major varietat d'espècies.

    El favorit, i el qual la seva reproducció és la més "senzilla" i propera, és el Vectiraptor.

    Aquest descobriment ha derivat en moltes preguntes i qüestions ètiques, i ha recollit tant crítiques com elogis per part de les comunitats ecologista i animalista, i la científica, respectivament.

    Les dues preguntes que més s'han repetit entre la multitud han sigut: "És segur i sostenible per a nosaltres, i per al planeta, el fet de reviure aquests éssers prehistòrics? I hi haurà cap inconvenient a l'hora de barrejar espècies d'eres tan diferents?"

    La doctora ens ha contestat aquestes preguntes, i ha afirmat que si controlem la població de dinosaures "amb lupa" i la mantenim sota captivitat, no hauria per què haver-hi cap mena de problema. En vers a la segona qüestió, ens ha explicat que mai s'haurien d'ajuntar animals actuals amb dinosaures, ja que les diferències entre tots dos, tant fisiològiques com psicològiques, són massa grans i ben segur ocasionarien forts conflictes.

    Per part de la comunitat científica mundial se li ha donat molta importància al tema. Fins i tot el Centre Europeu d'Investigacions Prehistòriques ha guardonat a la doctora amb el premi "Biotechnical Discovery of the Decade Award". L'entrega serà el pròxim 17 d'agost a la seu de la institució, a Brussel·les. També cal destacar juntament amb ella dos grans investigadors més que rebran el premi. Un d'ells és Oliver Smithies, pel descobriment de la tècnica de recombinació homòloga d'ADN transgènic a l'ADN genòmic i el desenvolupament de l'electroforesi; i l'altre és Andrew Albiolson, pel desenvolupament d'un nou fàrmac que és capaç de reparar teixits tous, danyats per talls o cremades, quasi per complet en tan sols dos o tres minuts.

    La setmana passada l'Ajuntament de Barcelona, amb la col·laboració de la Generalitat de Catalunya i el Govern d'Espanya, ha llençat un projecte municipal que consisteix en l'ampliació del zoo de la ciutat, amb la incorporació d'una nova zona especialitzada per a la cura i manteniment dels dinosaures. Aquesta comptarà amb set noves cel·les individuals d'uns 250 m², i tres cel·les més per a parelles d'uns 750 m².

    Tot i la gran inversió que aquestes institucions estan disposades a pagar, la Dra. Almo s'ha negat rotundament a la idea de monopolitzar el seu descobriment, ja que ha afirmat que els dinosaures no han estat retornats a la vida per a ser exposats en públic, sinó que han de ser exclusivament utilitzats per a la recerca científica i l'avenç tecnològic.

    La seva contestació no ha agradat gens al govern central, i el president Lorenzo Benavides s'ha manifestat en una roda de premsa afirmant que si la doctora no accedeix a la seva proposta, la suspendrà del seu càrrec. Això no ha agradat gens tant a la població civil com a la comunitat científica, de la qual diversos científics del país han mostrat el seu enuig i rebuig cap a l'actual govern. A més, s'han organitzat manifestacions per a defensar a la doctora davant del president Benavides en diferents ciutats del país, com Barcelona, Madrid o València.


    Publicat el dia 9 de juliol de 2054

    Per Francesc Beltrán i Sabater

    Revista de Recerca Biològica de l'Ebre

    Abans de l'obscuritat

    Abans de l'obscuritat

    Primer, ets increïblement petit, diminut. El teu cos crema, es troba a una temperatura massa alta perquè puguis fer res.

    Comences a estirar-te, obres els braços i estires les cames. Ja no fa tanta calor. La teva forma es defineix. Petites partícules sorgeixen en el teu cos, la teva temperatura és prou baixa perquè aquestes puguin estar lliures, no tan comprimides com al principi.

    Decideixes anomenar a les diferents partícules. Electrons a les petites i amb càrrega elèctrica negativa. Quarks a les altres, són diferents, algunes més estables que altres.
    Els teus ulls s'obren i veuen altres partícules, aquestes són diferents: no tenen massa, són pura energia. El seu nom és fotó i gràcies a ell pots obrir els ulls i veure formes i elements.

    Els quarks s'ajunten, només dos dels sis tipus que hi ha. Et fan gràcia, intenten ser importants. Els anomenes quarks up i down. Però et sorprenen perquè són capaços d'estar-se junts, estan formant quelcom més gran. Semblen partícules compostes de partícules, així que els quarks i els electrons, seran partícules elementals, i aquestes noves, partícules, sense cognom. Neutrons els que estan formats per dos down i un up i protons els que són dos up i un down. Junts, formen nuclis, nuclis d'una cosa més gran.

    Passa temps, molt. Ara estàs més tranquil, el teu cap funciona amb més fredor i observes com els electrons s'acosten als quarks que formen nuclis. És sorprenent. Pots sentir el seu poder. Això s'anomenarà àtom. Ho saps, saps que aquests petits àtoms formaran coses molt més grans. Vols veure-ho.

    Però es fa fosc. L'edat fosca de l'univers ha arribat. Un núvol d'àtoms d'hidrogen neutre (decideixes que això serà un element, el número u, perquè només té un protó i neutre perquè el protó té càrrega positiva que es neutralitza amb la negativa de l’electró) ho tapa tot. I sota aquesta obscuritat, bull el canvi.


    Atrapats a l'intestí gros

    Atrapats a l'intestí gros

    Estimat diari.

    El pilot i jo, ja fa dos dies que estem atrapats dins una nau al cos d’en Kai, un noi que ha fet de voluntari per poder veure com és l’aparell digestiu del cos humà. El primer lloc on hem passat era la boca, després per l’esòfag, era increïble, era com si estiguessis en una muntanya russa. A continuació vam estar a l'estómac, on hi vam estar aproximadament unes sis o vuit hores, i el pilot i jo vam fer tot el possible per entretenir-nos. Però una cosa inesperada va passar, a l’estómac hi havia uns àcids i enzims! Així i tot teníem sort, perquè la nostra nau havia aguantat. I vam aconseguir arribar a l’intestí prim, i a continuació vam passar pel pàncrees i el fetge, i he de dir que, eren els llocs més perillosos que hem passat, perquè no sabíem si la nau aguantaria, però sí que va aguantar. I ara estem aquí atrapats a l’intestí gros d’en Kai, i les nostres provisions alimentàries s’estan acabant.

    —Buah! Tinc gana, ens queda menjar de sobra?—digué la Valentina
    —No, espero que sortim d’hora —va dir el pilot.

    Estimat diari.

    Després d’esperar unes hores, hem notat que la nau s'estava movent. Hem esperat, unes hores més i al final hem pogut sortir del cos d’en Kai. Hem notat que estàvem al vàter, i de sobte la nau es va fer gran i va trencar el lavabo d’en Kai. Vam sortir de la nau amb els excrements d’en Kai, i si et soc sincera feia pudor. Però he de dir que l’expedició ha sigut tot un èxit.

    El clorur de sodi

    El clorur de sodi

    La nostra història acostuma a veure's emergida dins d'una perspectiva errònia. La creació molecular salina, nascuda en virtut de l'apassionant afer amorós que protagonitzem, s'atribueix al químic anglès Sir Humphry Davy. A despit d'aquest fet, a mi m'agradaria explicar la veritable història; compartir l'emotiu episodi del meu primer enamorament.

    De fet, pot ser que abans de res em presenti. Soc un electró de la casa dels clor, un edifici força petit, mes que cedeix habitatge a un total de disset integrants. He d'admetre que no ens agrada gens el fred, pel que ens acostumem a trobar en estat gasós, donat que el nostre punt d'ebullició és de -34 °C. En addició, som un conjunt considerablement electronegatiu, atenent que l'última de les plantes romà mig deshabitada. És en consegüent que acostumo a viure sol; sense cap company de llit. En termes específics, doncs, resideixo al tercer i últim nivell de l'edifici, a la darrera planta del bloc. Cal remarcar que tracto de prendre-m'ho com quelcom positiu; mitjançant el suposat inconvenient, tinc l'oportunitat d'interactuar i socialitzar amb els electrons de les diverses de cases.

    He establert nombroses amistats amb companys d’altres edificis, arribant a conviure amb ells un variable període de temps. Per exemple, per mitjà de l’enllaç covalent, vaig conèixer el meu pudent i reactiu amic fòsfor. Quan se’ns brinda l’oportunitat, unim els nostres orbitals per permetre la translació entre establiments i el fet de compartir instants amb nous electrons. Tanmateix, tot i gaudir de tots els moments, mai deixava de sentir-me sol en la penombra.
    Mai havia pogut establir aquesta mena d’unió amb la seu atòmica que més anhelava conèixer; l'últim electró de la casa dels sodi. La seva bellesa, indescriptible als ulls d’un ingenu com jo, muntava les meves constants. Recordo com no podia deixar-la de mirar durant les reunions de la taula periòdica. Sempre que es realitzaven les convocatòries de la totalitat de cases em delectava la seva presència. Doncs, malgrat la distància que separa les nostres posicions a la taula, només tenia ulls per a ella. M’hauria agradat comptar amb un company de planta per demanar-li consell envers la situació que confrontava. No obstant, no crec que m’ajudés massa, ja que em proveiria consells negatius. Si tingués un company hauria de girar en sentit horari perquè el meu nombre quàntic d'espín és +½. En resum, que me'n vaig per les branques, jo no sabia com apropar-me al meu amor platònic. La meva musa.

    Rere rumiar-hi molt, vaig agrupar el coratge necessari; em vaig sincerar per complet davant l’últim electró de la casa dels sodi. Creia que em faltarien paraules per descriure tot allò que sentia per ella, però m'equivocava. Amb una sola mirada vam comprendre l'altre, ens vam emmirallar als ulls del contrari. Es va produir un enllaç iònic. La meva estimada va completar el buit que caracteritzava la meva llar. El nostre amor va donar lloc a un nou element; la sal. Així doncs, podeu veure com les històries d’amor no sempre són dolces.

    EL DIA QUE VAS OBLIDAR COM RECORDAR

    EL DIA QUE VAS OBLIDAR COM RECORDAR

    A poc a poc, a mesura que passaven els dies la tristesa ens va arribar, la tristesa de no poder recordar.
    Cada vegada que et mire, recorde aquells dies de platja, de tots els passejos, de les nits de rialles, de totes les pel·lícules que vam veure junts, de la nostra complicitat i de tot l’afecte que ens teníem… No obstant això, ara sé que cada vegada que em mires, la teua memòria ja m’ha oblidat, però jo encara et continue estimant.

    Havien passat anys des del dia en què la teua vida, les nostres vides van canviar.
    Recorde perfectament la teua cara de tristesa quan et van dir que tenies alzheimer. Com era possible que això ens estiguera passant a nosaltres?
    També recorde aquella nit que vam passar en vela plena de converses, de plors i d’impotència per no poder fer res per curar la malaltia. Jo et vaig dir que tot aniria bé, però en el fons, dins de nosaltres alguna cosa es va apagar.

    Ara, cada nit tanque els ulls i imagine que m’abraces com només tu sabies fer-ho. Imagine que encara som aquells dos joves que es comptaven tots els seus secrets més íntims i que estaven molt enamorats l’u de l’altre.

    Després de tant de temps, sé que tu em continues estimant encara que ja no em pugues recordar, però no et preocupes perquè al teu costat jo sempre vaig a estar.

    EL MÓN AL REVÉS

    EL MÓN AL REVÉS

    Vet aquí que una vegada hi havia un noi que es deia Youis. Vivia en un planeta llunyà que estava a punt de ser destruït. Així doncs, va haver de marxar per salvar-se. El planeta al qual va arribar, s'anomenava Siuoy. Curiosament, era el seu nom al revés. L’aigua era miraculosa, curava dolors i malalties i, algunes flors et deixaven veure el passat.

    Un dia, va veure una llum blanca amb una gran potència. Sortia de dins d’un volcà que es veia molt llunyà. Tots els habitants del planeta estaven espantats, no sabien què podia ser aquella llum tan intensa. En Youis, que era molt curiós, va voler esbrinar de què es tractava.

    Va recórrer un gran camí per apropar-se al volcà. Va travessar valls, penya-segats i, es va trobar amb animals molt estranys que no havia vist mai, com un cavall amb sis potes i quatre ulls, un cocodril volador… era tot molt pertorbador!

    Quan va pujar la muntanya més propera al seu destí, va veure que no hi havia més camí per continuar fins al volcà. Cansat i atordit, sense saber què fer, va seure en una roca per descansar i recuperar-se. Al damunt de la roca hi havia una zona desgastada, on hi havia un escrit amb la frase “busca per la natura i trobaràs resposta”.

    Així doncs, va començar a buscar pel seu voltant. D’entre tot el que va veure, es va fixar en unes flors molt maques, diferents a totes les que havia vist. En tocar-ne una, va veure com li mostrava el passat, on es distingia una espècie de palanca molt curiosa.

    En aixecar la mirada, va distingir aquella palanca amagada sota un grapat de neu. Va retirar la neu de sobre i la va prémer fort. De sobte, va aparèixer un pont fet per moltíssimes Flors del Temps. No semblava molt segur, però alguna cosa el va empènyer a travessar-lo. A mesura que l’anava travessant, les flors s’anaven pansint; no hi havia marxa enrere. Al creuar, es va trobar enmig d’una gran esplanada, era el cim d’una muntanya on hi vivien uns Deus.

    Els Deus, no sabien si confiar en Youis, per tant, no estaven segurs d'ajudar-lo a arribar al volcà. Per assegurar-se, li van fer passar diverses proves. Una d'elles era recrear el procés de la fotosíntesi i, de seguida ho va resoldre. A poc a poc, va anar superant totes les proves amb èxit. Els Deus van veure que hi podien confiar, a més, algunes proves havien manifestat en Youis una ànima pura i bondadosa, cosa molt important.

    Els Deus li van atorgar el poder de veure el futur, així com unes eines especials que li serien profitoses en el seu camí. Ell es va entristir molt quan va utilitzar aquest poder i, va veure que el món estava desolat. Va pensar que la causa havia sigut aquella llum blanca.

    Es va anar apropant al volcà, passant per paisatges amb una vegetació frondosa i impactant. Per allí es respirava un aire pur, sense contaminació, es sentia una pau que mai havia experimentat. El camí va ser dur, però el va gaudir. Quan va arribar a la cima del volcà va veure que la llum provenia d’una roca brillant. No era encegadora i, es va poder apropar. No sols hi havia una roca, sinó que n’eren dues, i al estar enfrontades produïen aquella gran faç de llum.

    Va pensar que per frenar-ho hauria de separar les roques. Ho va fer amb un dels estris que li van proporcionar els Deus, però al moure-les, una d’elles es va trencar en trossets petits i molt brillants. Aquella llum ja no faria mal, ja que havia canviat l’estructura molecular de la roca. De repent, va començar a sonar un xiulet ensordidor, no podia deixar de sonar, era com si anés a detonar una bomba!

    Ja no hi havia llum, però el soroll era pitjor! Al fons, una veu el cridava pel seu nom… Youis, Youis, dona’t presa que ens hem adormit, arribarem tard a l’escola!

    Es va quedar molt despagat, tot el que havia viscut, totes les proves que havia superat, tot el que havia recorregut, tot l’esforç, va ser sols un somni? No podia ser!

    En aixecar-se, entre els abrigalls i el coixí va veure una lluentor, va aixecar el coixí i va trobar un bocí d’un material dur, brillant, d’una composició aparentment desconeguda, desprenia llum i una sensació de calma i puresa. Es va aixecar i va anar cap al col·legi, però estava content, va somriure i va pensar que tal vegada tot allò viscut no va ser un simple somni, va ser molt més!

    EL PLANETA ONIX

    EL PLANETA ONIX

    Els alumnes de la Universitat de ciències de Barcelona van començar a estudiar astrologia, un tema molt interessant i amb moltíssimes coses per descobrir. Ells estaven molt interessats en l’astrologia perquè pensaven que aprendrien moltes coses amb la seva professora, la Joana, a qui sempre li agradava fer activitats didàctiques analitzant diferents coses, fent excursions, etc. Justament uns dies abans de començar el tema, la Joana es va ficar malalta i no va poder anar a treballar durant dues setmanes. Els hi va tocar estudiar el tema amb una altra professora, la Núria, que era tot el contrari de la Joana. Van començar el tema, però els hi va semblar molt avorrit, ja que només feien que llegir i llegir teoria durant tota l’estona, aquelles classes pareixien una bíblia d’astrologia!
    Els alumnes el divendres van decidir que anirien d’excursió a la muntanya a passar el cap de setmana, per observar els planetes durant la nit i així poder descobrir l’astrologia d’una manera divertida. Pel fet que aquesta profe els hi estava fent veure els planetes d’una manera molt poc entretinguda.

    Després de sortir de la seva Universitat, s’ho van preparar tot i van marxar d’acampada cap a la muntanya. Allí es van acomodar a la zona d’acampada. Durant la nit van estar analitzant tots els planetes i estrelles, però van veure una cosa que no estava del tot clara. Era una llum bastant gran situada enmig de dos planetes. Ells estaven segurs de què no era cap estrella així que van estar la major part de la nit observant aquella cosa tan estranya. Després d’estar moltes hores van decidir anar a dormir per descansar. L'endemà ja mirarien d’investigar una mica més. Unes hores més tard se sentia soroll, un soroll molt estrany, però van pensar que podia ser un animal que es menejava. Hi havia nois que no estaven del tos segurs, però van pensar que no seria res. De sobte va ocórrer una cosa molt estranya, l’Òscar i la Kate es van adonar que hi havia una nau justament al davant de les tendes de campanya:
    Kate: Mira Òscar quina cosa més estranya que hi ha aquí! Això pareix un meteorit.
    Òscar: Ostres si, avisarem als nostres companys!
    Kate: Ja deia jo que se sentien uns sorolls molt estranys…
    Òscar: Ja, corre, anem que es quedaran bocabadats.

    No van ser a temps d’anar a avisar-los, perquè de sobte van sortir alienígenes d'allí dintre, resulta que era una nau. Es van espantar molt i van marxar corrent. Els altres que quedaven van sortir en sentir molt de soroll i quan van veure tot allò també es van espantar moltíssim, així que la Mariona i la mar van anar cap al lloc on estaven els altres companys.

    Mar: Nois heu vist el que ha aparegut allí fora?
    Kate: Si és molt estrany, pareix una nau, hi ha extraterrestres dintre!
    Mar: Podríem anar a investigar-ho.
    Kate: Sí, seria molt interessant potser són d’aquella cosa rara que vam veure ahir a la nit.
    Mariona: Sembla molt interessant, anem a parlar amb ells.

    Tots els companys van anar a parlar amb els extraterrestres per esbrinar qui eren i que hi feien allí. Van anar, i aquells éssers tan estranys els hi van explicar que eren uns humans d’un planeta molt petit que gairebé ningú coneixia.
    El planeta es deia Onix era un lloc amb molt poca aigua i de més a més també s’estava destruint per culpa de la gran contaminació que estava produint el planta terra, la contaminació és tan greu que s’està espargint per tot l’espai. Els d’aquest planeta estaven allí perquè necessitaven traslladar-se a un altre lloc, ja que quasi no podien viure. Tots els companys els hi van dir que estaven d’acord en ajudar-los, però que seria millor ajudar-los arreglat el planeta, perquè actualment és molt important que no en desaparegui cap més del sistema.

    Van pujar tots junts dintre de la nau i van marxar direcció al planeta. En arribar es van quedar bocabadats perquè era tot el contrari del planeta terra. En veure aquell desastre de tots van decidir ficar-se mans a l’obra per crear una mena d’ONG arreglada totes les desgràcies del planeta. Es va unir un munt de gent i així doncs van poder arreglar tots els desperfectes.
    Gràcies a tots aquests fets a hores d'ara tenim dos planetes amb vida.


    EL SECRET DARRERE L'ACCIDENT

    EL SECRET DARRERE L'ACCIDENT

    Amb la bata ficada i uns guants de làtex entrava a la sala del costat, tot semblava un caos, amb tantíssimes coses, materials de laboratori i reactius.
    Estaven les anàlisis que havien d’analitzar aquell dia. S’encarregava d’analitzar les mostres de sang, en mirar les substàncies químiques, com ara el potassi, calci, sodi, hormones, etc. Estava concentrada treballant, quan de sobte va aparèixer la Txell, la divertida i xarraire recepcionista, amb un pot de sang per analitzar.
    -Ràpid! M’han dit que és urgent, no, de fet, urgentíssim! -Va dir la Txell.
    L’Andrea va deixar allò que estava analitzant i va agafar el pot de vidre amb una anàlisi de sang. Ho va analitzar ràpidament, que era allò que havia vist? Com era possible? Tot era correcte, però allò, no, o almenys ella creia que no, des de quan això podia passar? Era impossible. Hi havia àstat a la seva sang, normal que fos tan urgent, però no podia ser. A més de ser l'element més estrany de la Taula Periòdica, era un element radioactiu, com era possible que estigués a la sang d’una persona?
    Va anar fins a recepció, i li va donar les analítiques a la Txell, i curiosament va preguntar.
    -Per a qui és?
    La Txell va mirar un paper.
    -D’un home de 43 any, acaba de tindre un accident.
    L’Andrea va veure a l’ambulància fora de la clínica, amb metges esperant ansiosos els resultats. Va anar fora, li va donar l’anàlisi al primer metge que es va trobar i abans que el metge puges li va tocar l’espatlla.
    -Què ha passat? -Va preguntar l’Andrea, estava al·lucinant.
    -Un accident de cotxe. -Va contestar breument, ja que després va pujar i va tancar les portes de l’ambulància. Per sort va poder veure mínimament a l’home que havia tingut l’accident. L’home tenia totes les venes de meitat cos molt marcades, i els braços, les cames i la cara, liles. Allò no podia ser un accident.
    Va entrar als laboratoris, amb cara de pànic. La Txell la va veure i es va interessar.
    -Què et preocupa? -Va dir la Txell
    -No entenc res.
    -Si no m’ho expliques, jo menys.
    -Saps que és l'àstat?
    -Ni idea.
    -És l’àtom més estrany de la taula periòdica, i aquest home ho tenia a la sang, això no entenc. -Va dir l’Andrea molt preocupada.
    -Sembla estrany. -Va respondre la Txell.
    -Saps com es diu el que ha tingut l'“accident”?
    -Josep Fígols. -Va informar-la.
    -D'acord, gràcies.
    L’Andrea va recollir les seves coses. Es va traure els guants, la bata, va agafar la bossa, i va marxar cap a casa, preocupada i pensant que allò que havia vist era estranyíssim. A casa va estar pensant i va decidir anar al metge més proper, esperant trobar allí a Josep. Va pujar al bus fins a arribar a l’Hospital Verge de la Cinta, que està a Tortosa, el lloc on viu. Va entrar, estava nerviosa, va preguntar a recepció si hi era, aquell home tan estrany.
    Sí, sí que hi era, sense esperar ni un minut més va caminar ràpida fins a la sala on es trobava, però va sentir un crit.
    -On vas tan ràpida?, no pots passar. -Va sentir que li deia l’antipàtica recepcionista de l’hospital.
    -És el meu pare. -Va inventar d’una manera monumental.
    -Doncs no pots passar, seu aquí.
    No va dir res i va seure. Tenia por, ja no sol pel que li passava a l'home, sinó que aparegués la filla real, si és que en tenia, i que ella quedes com una mentidora. Ja era tard, però quan estava mig adormida, apareixia en Josep.
    Va preferir no dir res, només va decidir seguir a Josep. Era tard i Josep marxava caminant, l’Andrea intentava no ser descoberta, però de sobte es va congelar.
    -Deixa'm de seguir.
    No va dir res, estava morta de por.
    -M’has sentit. -Va dir en Josep amb una veu ronca. Es va girar i es va apropar a l’Andrea.
    -Què… què vols? No era… la meva intenció. Va respondre l’Andrea, quasi sense veu.
    Ell la va espentejar contra una paret.
    -Què vols tu? Què et creus en raons per seguir-me? -Va seguir l’home
    -Jo… no. És que sé que et passa.
    L’home, com a resposta la va espentejar més fort obligant-la a tocar la paret, i amb una veu tenebrosa diu.
    -No, ningú ho sap. M’has sentit?!
    -A sí? -Va dir l’Andrea, fent veure que no li feia por res.
    -Segur, ho és que ho vols veure? Va deixar anar un simple bufit i a poc a poc es va convertir amb, el pitjor que et podies trobar. L’Andrea semblava cada cop més petita, anava seient a terra, no havia valgut la pena ser tan curiosa per trobar-se això, i descobrir que Josep era realment…

    El somni fet realitat

    El somni fet realitat

    Vet aquí que una vegada hi havia una nena anomenada Emili Xarleston, que vivia amb la seva mare i els seus germans. Des que era molt petita volia ser astronauta, però no tenia moltes esperances. Tothom pensava que no ho aconseguiria, però durant cinc anys va estudiar astronomia.

    Quan va acabar, va especialitzar-se amb els planetes i les seves propietats. Al cap d’uns anys, va plantejar-se la possibilitat que hi hagués vida a Plutó. Pareixia tan surrealista, que quan ho explicava ningú li feia cas, la prenien com a una boja.



    A Emili no li agradava que després de tant d'esforç, la gent li digués que era una boja. A mesura que es feia gran pensava si realment podia ser veritat el que deia o era la gent qui tenia raó. Se li feia tan pesat viure amb aquella angoixa, que un dia ja no podia més i va explotar, li va dir a la seva mare que havia de comprovar la seva hipòtesi.



    Durant una setmana va estar pensant què podia fer per poder descobrir si era veritat el que ella plantejava. Quan ja tenia la idea pensada li va explicar a la seva mare, però aquesta li va dir que era molt difícil portar-la a cap. Tot i això, Emili no es va rendir. Va començar a portar aquella idea a la realitat. Després de cinc anys dissenyant i construint, al final ho va fer... va construir el seu propi coet! Durant tot el temps que va estar construint el coet també va iniciar la seva pròpia empresa. La gent ja no se'n recordava del sobrenom que li van posar anys enrere, però Emili sí.



    El 22 de maig de 1923 va ser el dia escollit per començar el viatge. A les cinc de la tarda es va enlairar acompanyada del seu millor amic Jake, que també havia estudiat astronomia. Tots dos van emprendre el camí fins Plutó. Quan es trobaven a pocs metres del petit planeta, van començar a preparar-se per l'aventura, una aventura que no tornarien a viure mai més. Quan van fer el seu primer pas ja sabien que no hi havia marxa enrere i, també que no seria fàcil. Al primer cop d'ull no van veure cap ésser viu. Van estar una estona esperant fins que van detectar un moviment, però va resultar no ser res. Llavors, van decidir explorar el planeta per separat, i no van trigar gaire a retrobar-se! Era tan, tan petit que no van trigar ni la meitat que si haguessin donat la volta a Saturn. Van passar dies, hores, minuts, segons... però encara no trobaven res que confirmés la vida a Plutó. Emili estava molt decebuda amb ella mateixa, ja que havia descobert que la gent tenia raó.



    Jake li donava ànims, però ell tampoc tenia moltes esperances. Davant la falta de vida, van decidir marxar uns dies abans dels prevists. A que no sabeu què va passar a continuació? mentre es preparaven per marxar... una mena de persona (si es pot dir així), va aparèixer! Tenia un aspecte molt diferent dels humans. Resulta que no els havien trobat perquè estaven a l'interior del sòl, sota un forat on només ells podien accedir. Emili estava molt contenta, estava amb el cert! Ara ningú li podia dir que era una boja perquè ho estava veient amb els seus propis ulls. Van estar allí uns dies més, per veure si trobaven alguna cosa més, però com no van descobrir res de nou, van marxar cap a casa.



    Quan van aterrar al planeta Terra, estaven molt feliços. Emili va escriure un reportatge detallant la seva experiència i mostrant els seus descobriments, amb la qual cosa es va fer famosa. La majoria de la gent s'ho creia i l'admirava, però hi havia qui no s'ho creia i necessitava més proves. Ella desitjava tenir imatges per convèncer al públic de què allò era cert, però va marxar de Plutó sense cap fotografia.



    Com no es volia quedar amb el sobrenom de boja, es va preparar per emprendre una nova aventura al petit planeta, però mentre estava preparant tot el necessari per viatjar es va posar les notícies i... Plutó havia sigut destruït per un meteorit! Emili va quedar-se sorpresa, amb la boca oberta, però no podia fer res al respecte. Així doncs, va anul·lar el viatge que tenia programat i, es va quedar a casa dormint.

    Els lladres de descobriments

    Els lladres de descobriments

    Josep! Josep! Has acabat la màquina del temps, li vaig dir. Em va respondre que ahir a la nit va acabar de separar la matèria obscura de la matèria per poder viatjar en el temps amb un Ford Focus de fa 100 anys. I quin serà el següent viatge? Li vaig preguntar. Va explicar que havia programat el viatge a l'any 1655, així que sense pensar-hi va pujar al cotxe i va marcar com a destí Anglaterra.

    Vam començar a accelerar, però va haver-hi un inconvenient, En Josep es va oblidar de ficar-se el cinturó i en frenar el cotxe per no cridar l'atenció en la nova època es va xocar contra el volant i es va quedar inconscient. Però vam arribar al nostre destí. Vaig passejar per uns pomers molt agradables, i la millor experiència va ser agafar una poma abans que li caigués a un senyor, m'ho va agrair molt i d'aquella manera vaig conèixer a l'Isaac. En tornar al cotxe, que estava amagat darrere uns arbustos, vaig moure en Josep i amb ell inconscient vam tornar al present.

    Quan en Josep es va despertar em va preguntar si havia vist algú interessant, vaig respondre que l'únic que vaig veure va ser un tal Isaac. Ell sense aparent raó es va emocionar i va preguntar si havia vist alguna cosa relacionada amb una poma. Amb aquesta li vaig respondre mentre la mossegava. Ell em va mirar amb horror. No saps el que has fet! Ell és Isaac Newton el descobridor de la gravetat. Em va cridar. I si li tornem a explicar a tothom la gravetat amb una poma, explicant el valor de la força, 9,81 Josarcs, una combinació dels dos noms, ja no es diria Newton. El descobriment es va fer tan important i tan famós que es van poder tornar a construir Edificis grans i ascensors tenint en compte aquesta acceleració.

    Els misteris del cor

    Els misteris del cor

    Un grup d'exploradors dirigit pel capità Àlex, tenen una missió a la vena cava inferior molt important, ja que determinarà si el pacient tenia alguna malaltia cardiovascular.

    —Estem arribant! —va dir el capità.
    —Tothom als seients!
    —Acabem de reparar això i anem —va dir eufòrica l'Anna.
    —NO! Veniu ja! -diu l'Àlex m'entres s'aixeca.

    Segons després que l'Àlex s'aixequés la nau va començar a fer voltes i xocar per les parets de la vena.

    —Què ha passat? —comenta l'Hugo confós.
    —No ho sé, crec que estem a la vena cava superior. No pot ser!!, estem a més de tres dies de la vena cava inferior. I tot per la teva culpa, joder! —crida l'Àlex assenyalant amb el dit la Marisa.
    —I jo què he fet, ara? Has sigut tu que t'has aixecat del seient de conductor.
    —Eres tu qui no...
    —Capità!
    —Ara no, Hugo.
    —Capità!
    —Eue ara no, t’he dit!
    —Capità!!!
    —Què vols?.

    Un exèrcit de glòbuls blancs venien en la seva direcció. La tripulació va pujar corrents a la nau i va accelerar en sentit contrari.

    —Més ràpid! —cridava l'Anna.
    —No puc anar més de pressa, un dels motors no funciona.

    L'Hugo es queda mirant un punt i crida NO HI HA SORTIDA!! Desesperats comencen a cridar.
    —Tot ha sigut culpa meva, no havia d'haver-te enfadat.
    —No, la culpa és meva per no haver aixecat per vosaltres.

    El capità es posa contra els glòbuls blancs abraçant a tota la seva tripulació esperant la seva mort. Passaven els segons i no passava res, La Marisa, confusa, aixeca la vista per veure què passava i va veure que els glòbuls blancs passaven per sobre seu de la nau.

    —Mireu! —deia la Marisa alleujada.
    Els glòbuls estan tapant un tall és l'oportunitat d'escapar.El capità es posa en posició i diu:
    —Tots preparats? Doncs som-hi!!
    Després de tot el que havia passat van arribar a la vena cava i van complir amb la seva missió.

    Els petits soldats

    Els petits soldats

    “Bon dia”, vaig dir encara amb mitja cara adormida per complet. Els meus companys em van respondre amb un altre bon dia. Vaig dirigir- me cap al bany i vaig netejar-me la cara. Vaig posar-me l'uniforme i em vaig dirigir cap al centre de la base per començar amb l'entrenament diari. El sergent ens va portar a la part sud de la base. Ens vam posar en formació junt amb els altres batallons. El cap de l'estat major va entrar i va començar a parlar: "Bon dia soldats, avui tindreu dia lliure, us comunico que demà ja no serem aquí. Embarcarem demà a les 5 de la tarda. És el moment de demostrar la vostra capacitat de vèncer al nostre enemic. Demà a última hora acabarem d'explicar amb detalls la missió. Ja podeu tornar als vostres barracons, soldats."
    — Soldats! Aixequeu-vos! Prepareu els vostres equipaments que sortim avui mateix. Després de dinar haureu de dirigir-vos cap a la porta de la base. Allà us portaran a la càpsula.
    Em vaig dirigir al menjador i vaig dinar. Ja quasi era l'hora de marxar, només quedaven dues hores per endinsar-nos en el perill. Vam tornar al barracó i vam començar a posar-nos tot l'equipament i vam dirigir-nos a la zona 4 de la base. Vam entrar en la sala on es guardava la càpsula d'infiltració. A l'entrar en la càpsula vam posar el nostre equip al fons. Es va tancar la porta i es van apagar els llums. Es va encendre una pantalla i el cap major va acabar d'explicar-nos la missió. Ens va explicar quin seria el pla per endinsar-nos en el cos i on s'ubicaria la nostra base. El pla era baixar per la faringe i ubicar la base en l'intestí prim. Nosaltres seríem els primers en endinsar-nos en el cos, els altres companys arribarien més tard. Tindrem una base a quatre parts del cos. Una se situarà en el cor, amb el nom de Mitoxantrona i les altres tres estaran en el cervell, amb el nom d'Hidroxiurea, a l'estómac amb el nom de Dexametasona i a l'intestí prim amb el nom de Cladribina. Es va apagar la pantalla i de sobte vam sentir una sensació d'ingravetat durant uns segons fins a caure dintre l'estómac. Un cop dintre l'estómac vam dirigir-nos a la nostra base. Només arribar vam veure un cartell amb el nom de la base. Ens van ensenyar on dormiríem. L'endemà em vaig despertar amb una sirena, em vaig vestir i vaig sortir corrent de l'habitació. El cap major estava fent un comunicat per ràdio.
    - Soldats de la base Cladribina, avui us moureu fins a la base situada al cor. Anireu fins a l'estómac, entrareu per l'artèria i anireu fins al cor lluitant contra qualsevol indici de leucèmia. Prepareu les coses, teníeu 15 minuts.
    Vam agafar l'equipament i vam començar el viatge. A poc a poc vam pujar per l'intestí prim fins arribar a la porta de l'estómac. Vam agafar i vam posar-nos uns equipaments específics per poder nadar per l'àcid sense rebre cap ferida. Una vegada a l'estómac vam anar a l'artèria renal. Vam començar a baixar per l'artèria renal fins a una bifurcació on vam prendre el camí de l'esquerra per continuar el nostre camí cap al cor. A mesura que avançàvem ens adonàvem que aquesta ruta era més estreta i rugosa, amb corrents sanguinis més ràpids, el que ens va suposar un problema. Ens asseguràvem que els nostres aparells de navegació estiguessin en perfecte funcionament per guiar-nos enmig d'aquest laberint vascular. Una vegada ja dintre del cor vam dirigir-nos a la base, feliços d'haver arribat i d'haver destruït qualsevol indici de leucèmia. Nosaltres ens vam quedar en la base durant molt de temps. Vam anar fent alguna missió per vigilar les zones ja investigades i seguir matant algunes cèl·lules leucèmiques. Les altres bases van anar recorrent totes les venes i artèries per eliminar qualsevol acumulació de glòbuls blancs. Mentre estava amb els meus companys avorrits de ja portar mesos dintre del cos humà, es van encendre unes pantalles gegants de la base i el cap major va començar a donar un comunicat.
    —Soldats de totes les bases i tots els batallons. Ens podem enorgullir del nostre treball. Ja només queda anar al centre del problema, per això he demanat reforços, aniran arribant durant els darrers mesos i crearem noves bases. Junt amb els nous reforços vencerem aquesta leucèmia. Vam estar esperant uns mesos. Quan per fi van arribar els reforços vam dirigir-nos a la medul·la òssia i tots junts reunint les forces amb els nostres components químics medicinals vam donar fi a la leucèmia.

    ENCARA HI SOM A TEMPS

    ENCARA HI SOM A TEMPS

    - Maria fes el favor d’aixecar-te del llit! - Em crida el meu pare cansat de sentir el despertador.
    Tinc un despertar una mica difícil i encara que tingui moltes alarmes, no em desperto fins a sentir els crits del meu pare. El meu pare i jo vivim a Barcelona, en una casa humil i petita, però a mi m’agrada, és molt acollidora.
    - Ja vaig! - Li responc.
    Una estona després, recordo que és divendres i de sobte ja tinc més ganes d’aixecar-me. Em puc menjar una barra dolça per esmorzar. Les barres energètiques que es produeixen als laboratoris són de proteïna amb sabor a carn, de carbohidrats amb sabor a macarrons…, però les barres dolces són les meves preferides i com no són essencials, en produeixen menys i són més cares. Per això, només en mengem els divendres.

    Una vegada preparada, vaig a la porta de casa i em trobo al meu pare disposat a marcar la ruta fins a la seva oficina i marxar absorbit per les canalitzacions de la ciutat. M'acomiado i igual que ell, marco el meu institut a la pantalla de la porta i el tub de transport se m'emporta més de pressa del normal, ja que feia una mica tard i havia indicat que el tub pugés una marxa més. Pel camí em vaig trobar a la meva millor amiga Júlia, érem veïnes i quasi cada matí ens trobàvem al tub d’arribada a l'institut, encara que aquesta vegada, jo la vaig avançar.
    - Avui m’has avançat tu eh. - Em diu la Júlia quan arriba a l’institut rere meu.
    - Sí, la veritat és que m’he passat amb la velocitat, quasi em marejo, m’ha absorbit molt fort. - Li responc mig marejada i mig rient.
    Quan ens dirigíem a la nostra aula, comencem a sentir molt xivarri i una amiga nostra ens informa que el mestre de química encara no havia arribat. Tots estaven cridant i la Júlia i jo sabíem que no tardaria molt a venir algú per cridar-nos l’atenció.
    Cinc minuts després apareix David i tots callen quan el professor demana disculpes per la tardança:
    - És que la porta de casa meva tenia una avaria i entrava la llum del sol al tub de transport, han vingut els informàtics amb els uniformes de protecció solar i per sort no era molt greu i m’ho han pogut arreglar ràpidament. Espero que us haguéssiu portat bé durant la meva absència.
    - Si professor David, jo estava repassant els apunts de la setmana passada. - Va dir la Júlia, que era fanàtica del professor.
    - Vinga, obriu les finestres i comencem la classe. - Dona per finalitzada la conversa.
    Jo sempre intento posar-me a una de les taules properes a les finestres simuladores de llum solar, ja que el metge sempre em diu que em falta vitamina D. A casa meva solament tenim dues finestres d’aquestes i quan estic a l’institut aprofito per recollir aquesta vitamina.

    Les dues hores següents van ser molt avorrides i a l’hora de sortir a la sala d’esbarjo, em vaig menjar la barra amb sabor a Sandwich de formatge i després vaig anar amb la Júlia a gaudir de la simulació d’estar al carrer, amb la suau brisa que feia la màquina d’aire i el soroll dels moixons i les cascades que sortien dels altaveus.

    Després de la classe de gimnàstica vaig acabar sufocada i en arribar a casa vaig entrar ràpidament a la dutxa de vapor i aprofitant que aquesta tarda no teníem deures, vaig trucar a la Júlia perquè vingués a casa a mirar una pel·lícula.

    La pel·lícula ja s'havia acabat i la Júlia havia d'anar a sopar. El meu pare va arribar a casa i vam menjar una barreta de verdura i peix.
    - Com ha anat el dia filla?
    - Molt bé, aquesta tarda he vist una pel·lícula molt bonica i rara a la vegada amb la Júlia.
    - A si?, de què es tractava?
    - Doncs era una nena més o menys de la meva edat que vivia com a un món paral·lel on es podia sortir al carrer. Quedava amb els amics en un parc i corrien a l’aire lliure, sense màquines ni simuladors. Hi havia una espècie de transport que es feia dir cotxe, que funcionava amb rodes. Era tot al·lucinant. Hi havia una varietat immensa d’aliments i no es fabricaven als laboratoris, creixien de la mateixa terra. També tenien aigua corrent i ho rentaven tot amb allò, no com nosaltres que ho fem amb vapor a pressió per gastar-ne menys. En aquesta pel·lícula, tenien aigua il·limitada, la treien de la pluja que es veu que no estava contaminada i també dels rius. Això seria fantàstic, no creus pare?
    - Si Maria, aquesta pel·lícula que has vist era del 2023, quan encara estava començant el canvi climàtic i no van ser capaços d’aturar-lo.

    Grans científiques a Rosewood

    Grans científiques a Rosewood

    Hi havia una vegada un petit poble anomenat Rosewood, en aquest poble vivien un grup de nenes molt curioses i valentes, l’Aria, l’Emili, la Spencer i la Hanna, eren unes nenes que destacaven per ser molt intel·ligents tothom les coneixia pel nom de “el grup de les científiques”, ja que sempre estaven ansioses per descobrir coses noves i ajudar els altres amb els seus coneixements científics.
    Un dia, al poble de Rosewood van anunciar que una gran tempesta s'aproximava i els habitants van començar a prendre precaucions i preparar-se per la tempesta. Una mica espantades per la tempesta, totes les integrants del grup de les científiques estaven a casa, excepte una, Spencer, la més curiosa de les quatre, ella estava pel carrer tornant de casa del seu amic Toby. Feia tard a casa i va començar a córrer perquè no volia arribar a casa mullada per la pluja. Just quan va arribar al portal de casa seva, La tempesta va començar, però Spencer ràpidament es va adonar que la pluja que queia del cel no era una pluja comuna i corrent. En aquell moment la noia va recordar la classe de biologia d'aquell matí, el senyor Fitz va explicar-los una mica de teoria sobre alguns virus i la Spencer es va adonar que el que estava caient del cel era alguna cosa molt semblant als virus que havia estudiat aquell mateix matí.
    Ràpidament, Spencer va enviar un missatge a les seves amigues que posava S.O.S, aixó era una mena de codi que tenien les amigues, elles sabien que si alguna de les quatre enviava aquest missatge era una emergència i totes elles havien d’anar a la casa de la persona que havia enviat el missatge.
    Quan ja estaven totes reunides Spencer va explicar-los la situació i les nenes van saber que havien de fer alguna cosa per a descobrir que era aquella pluja tan estranya i eliminar-la. Es van reunir al seu laboratori improvisat i van començar a analitzar els virus que havien caigut del cel. Van utilitzar els seus coneixements en microbiologia i genètica per comprendre la naturalesa dels virus i com els podien combatre. Després d'hores d'investigació i experimentació, les noies científiques van descobrir que els virus eren extremadament

    HEROÏS DE LES PROFUNDITATS

    HEROÏS DE LES PROFUNDITATS

    En una remota illa tropical, al mig de l'oceà atlàntic, va néixer Juan Coletes, un jove científic dotat d'una ment extraordinària i un esperit audaç. Des de petit, la seva curiositat el va impulsar a explorar els secrets ocults de la natura, desentranyant els misteris que s'amagaven a cada racó.
    Al seu costat es trobava Michael Valeret, un respectat científic amb dècades d'experiència a costes. Els seus cabells platejats i les seves arrugues marcades parlaven del gran coneixement que havia adquirit al llarg de la seva vida. Junt amb ells es trobava DJ Ferran, el cosí petit de Juan Coletes, un jove valent i lluitador, apodat verinosament "Ferranet" encara que era molt jove, el seu elevat entusiasme i la seva valentia el convertien en un membre essencial de l'equip. La mascota de Joan Coletes era una anguila rescatada d'un refugi marí, anomenada Keta. Amb un cos serpentejant i una pell suau com la seda, aquesta anguila es va convertir en la companya fidel de Joan durant les seves aventures submarines. Pinyol, per altra banda, era un personatge peculiar al grup científic. Encara que no tenia la intel·ligència i la destresa científica dels altres, el seu esperit amigable i la seva disposició per ajudar sempre ho feien benvingut en totes les situacions. La seva força li permetia agarrar objectes pesats, i fer els treballs físics. Corria l'any 2036, la humanitat estava completament desesperada, no hi havia cap altre remei. L'elevat nivell del mar havia assotat fortament totes les regions costaneres, deixant imatges duríssimes, famoses ciutats com Florida, Barcelona, Miami, entre moltes altres, havien estat tragades literalment per aigua com si es tractessin de menjar. Les estadístiques també confirmaven el caos, un 20% de la població mundial havia mort, o simplement estaven desapareguts en un mar infinit ple de misteris.

    En una crisi com aquesta es trobava l'Equip Lithya, un grup de col·legues científics residents de l'illa Caseres.
    L'Equip Lithya, liderat per Juan Coletes, s'havia embarcat en una missió desafiadora: construir una ciutat submarina que pogués albergar milers de persones i donar un refugi segur davant de les aigües creixents. Durant anys, van treballar sense parar, utilitzant la seva experiència científica i l'ajuda de l'anguila Keta, l'habilitat de la qual per navegar pels esculls i descobrir noves espècies marines va resultar fonamental. La ciutat submarina va començar a prendre forma, amb cúpules transparents que permetien als habitants gaudir de la bellesa de l'oceà i alhora estar protegits dels seus perills. Però mentre construïen la ciutat submarina, l'Equip Lithya es va enfrontar a una sorpresa inesperada. Durant una expedició de recerca, van descobrir una civilització marina antiga i altament intel·ligent. Aquests éssers, coneguts com els Aquarians, havien estat observant de prop els esforços humans i se sentien amenaçats per la creació de la ciutat submarina. Joan Coletes va comprendre la importància d'establir una comunicació pacífica i una entesa mutu amb els Aquarians. Utilitzant les seves habilitats de lideratge i la seva empatia natural, va treballar en col·laboració amb Ferranet, que va brillar amb el seu intel·lecte, per establir un diàleg amb els Aquarians. Al mateix temps, Piñol va demostrar la seva vàlua en trobar maneres d'ajudar i alleujar la tensió amb el seu humor i les bromes divertides. Després de moltes converses i demostracions de bona voluntat, les dues espècies finalment van arribar a un acord. Els Aquarians van compartir la seva saviesa i tecnologia avançada per ajudar la humanitat en la lluita contra el canvi climàtic i la preservació de l'oceà. Amb el temps, la ciutat submarina es va convertir en un lloc d'esperança per a la resta del món. Joan Coletes, juntament amb el seu equip excepcional i els Aquarians, van deixar un llegat durador a la història de la humanitat, recordant-nos que la supervivència depèn de la nostra capacitat d'adaptació. Quan tot ja ha passat, Joan, líder de l'equip, mira cap a l'horitzó, reflexionant sobre l'increïble viatge que han viscut junts.

    Michael Valeret, amb la seva saviesa acumulada al llarg dels anys, s'acosta a Joan i li dóna un copet a l'espatlla. "Joan, has demostrat ser un líder excepcional. Mai vas deixar que els obstacles t'aturessin i vas guiar el nostre equip cap a un futur esperançador", diu amb un somriure ple d'orgull.

    Al seu costat, Ferranet salta emocionat, movent els braços a l'aire. "Ho aconseguim, cosí! Construïm una ciutat submarina que és un tresor a l'oceà. La nostra feina beneficiarà a les generacions futures!" En aquest moment, Keta, l'anguila rescatada, neda cap a ells Joan acaricia la seva pell suau. "Keta, tu has estat una part essencial del nostre equip. Gràcies per la teva valuosa i companyia. El grup es mira mútuament, plens d'admiració. Cadascú ha deixat una empremta inesborrable en la història, i junts, han aconseguit una cosa transcendental.

    Ho han aconseguit.



    Júlia

    Júlia

    Ring!! Sona el despertador de la doctora Júlia, una eminent científica que ha fet possible amb els seus estudis una vida més bona. La doctora obri els ulls, per la finestra entren els primers rajos del sol d’un dia clar i solejat, «és l’hora d’alçar-se» pensa. Al seu telèfon li diu «encén els llums i prepara’m un bon cafè!»; el seu robot Migjorn entra en moviment i, decidit, il·lumina l’habitació i se’n va, cametes al cul, a preparar-li un bon desdejuni. Li espera un dia llarg de treball.

    Júlia entra a la cuina i connecta un aparell de ràdio, li agrada escoltar música considerada vintage, sona ara la cançó «Llega el año dos mil» de Miguel Rios, concretament la seua tonadeta:

    «Año dos mil
    Llega el año dos mil
    Y el milenio traerá
    Un mundo feliz,
    Un lugar de terror,
    Simplemente no habrá
    Vida en el planeta,
    Vida en nuestra tierra»

    Escoltar açò li va provocar una gran rialla, i a Migjorn quasi li boten els fusibles en escoltar-la. «Què enganyats estaven a l’any 1981; sí que és veritat que des d’aleshores ha hagut guerres i una pandèmia mundial que va fer que la gent romanguera tancada a casa durant molt de temps, però gràcies a això les persones aconseguiren una sanitat forta i una educació que possibilità professionals molt preparats que investigaren per millorar la vida. Ara, a l’any 2045, ja no existeixen malalties con el càncer o la sida, són malalties cròniques que amb una píndola amb una composició semblant als antibiòtics estan curades. Les escoles, instituts i universitats tenen tots els mitjans possibles tant materials com humans per un bon ensenyament, les ràtios molt reduïdes, afortunadament no existeix el fracàs escolar ni l’absentisme, tampoc l’atur; totes les persones treballen. Les guerres són cosa del passat. Recorda Júlia que l’última guerra va ser la de Ucraïna. Ara les persones dialoguen i no utilitzen la força de les armes.

    Quan la doctora acaba de menjar li agrada aguaitar per la finestra. Els carres són amples amb bona cosa d’arbres. Les cases del seu barri, com pràcticament la resta de la ciutat, son sostenibles amb el medi ambient, còmodes per a la seua habitabilitat, construïdes amb materials verds i reciclats. Totes les ciutats tenen un pulmó verd i els seus barris estan molt ben cuidats. Els xiquets i les xiquetes disposen de molts parcs amb engrunsadores i tobogans per a jugar, ja no estan a casa amb maquinetes i telèfons mòbils i parlen entre ells. Ara és l’hora de l’entrada al col·legi i uns van recollint als altres, de sobte Júlia veu una xiqueta que corre per alcançar el grup, «això em passava moltes vegades a mi», pensa.

    Júlia ha acabat d’arreglar-se i se’n va a la universitat. Ara està intentar acabar el seu medicament contra l’Alzheimer, ja ha estat experimentat amb nombroses persones amb resultats molt satisfactoris i en un tres i no res els metges i les metgesses del centres de salut podran receptar-lo a aquelles persones que comencen a patir l’afecció en una fase inicial. Fa uns dies un company seu va acabar de fer un trage que permetrà parlar i caminar a les persones amb paràlisi. Evidentment, ja no existeixen les anomenades malalties rares. La societat ha millorat molt. També el medi ambient, el forat de la capa d'ozó es cosa del passat. Ara, com els nostres besavis, gaudeixen altra vegada de totes les estacions: estiu, primavera, tardor i hivern; els rius ja no estan contaminats, no n’hi ha incendis forestals i les persones estan molt compromeses amb el medi ambient. El cotxe està aparcat quasi sempre, s’utilitza el transport públic i tothom va al seu lloc de treball amb bicicleta o a peu.
    Els i les habitants de l’any 2045 han deprés dels errors del passat i el seu món és amable, respectuós i sa, tenen robots que els ajuden a fer tasques, el públic no pensa que les màquines estan llevant-los feina sinó que s’especialitzen en altres coses.
    — Júlia, és l’hora d’aixecar-te — , repetia sa mare una vegada i una altra entrant a l’habitació, — no tens ganes de gitar-te i després no puc amb tu. Perdràs l’autobús —. Júlia va mirar al seu voltant. Era la seua habitació d’adolescent de l’any 1990, al seu costat tenia el seu robot de drap de la Guerra de les galàxies, igual que Migjorn. Un gran somriure va il·luminar els seus ulls, calia anar a l’institut i complir el seu somni. Esta xiqueta encara hauria de viure esdeveniments importants com les olimpíades de l’any 1992 a Barcelona. La intel·ligència artificial l’ajudaria a retocar fotos o fer deures, entre altres coses. La investigació i el trellat de les persones va construir eixe món somniat.

    L' ATZUCAC

    L' ATZUCAC

    D'esma i esbufegant vaig arribar a les entranyes d'aquella cova. Al macuto portava aigua suficient i la cantimplora i un manuscrit encriptat que em deixà en Rashid a la meva taquilla, abans d'anar-me'n a emprendre l'aventura. A mesura que m'anava endinsant a la gruta, els meus pensaments hiperactius i el meu cor bategava accelerat. Sabia les conseqüències que això em provocava: sequedat a la gola, suor freda, un mareig sobtat i un demai definitiu. Sabia que el glucagó me'l havia deixat a casa. Quin sentit tindria dur-lo si no tenia forces suficients per punxar-me? Havia de fer-me forta! Aquella tarda, després de l'institut vaig tornar a casa abatuda però sabent-me més capaç.

    Tot el que desitjava era arribar a creuar el límit, la meva vida havia estat un degotall de conflictes que m'havien sobrepassat. Quin sentit tindria fer-me enrere. Aquella colla de sapastres no aconseguirien encorralar-me. Aquell darrer "trend" a Tik Tok no m'havia deixat indiferent, ja n'hi havia prou de suportar l'assetjament. La noia callada i maldestre amb gustos estrafolaris es posava a la fi les piles per sortir-se'n i deixar clau piu a aquella colla de setciències. Sempre esperant-la a la sortida de l'institut, a punt de riure's de qualsevulla estirabot i fer-la quedar en evidència davant la classe a causa de la seva timidesa.

    A la fi, els podria demostrar que podia superar-los, valia la pena. El TOC que li havien detectat almenys servia per haver-se empassat tots els manuals d'encriptació que hi havia a la Biblioteca del barri, i tots els documentals que havia pogut veure amb la wiffi de prepagament. Sabia el que volia fer: deixar-los amb un pam de nas, per primer cop a la vida. Seria durant el Projecte de Síntesi. Això de ser la trapella i l'enginyosa, l'havia empoderat de tal manera que anà a comprar tot el que necessitava a la ferreteria: lot, un parell de mosquetons. Calia fer-los caure en el parany així que com la tenien molt controlada, va ser fàcil. La tafanera de la Nerea va copsar ràpidament que s'havia deixat el seu diari al laboratori de Ciències. Avisà al Sergi que era el cap de turc del grup, el que feia la feina bruta, ell fou qui va encarregar-se de robar-me l'agenda. Allí i vaig deixar la nota encriptada, aquella que suposadament m'havia d'impulsar a venjar-me de tots els escarnis que m'havien fet. Havia dut la càmera i vaig començar a filmar. De sobte, l'Arnau em va agafar in fraganti i em va fer pujar al seu cotxe. Va avisar per WhatsApp a la colla. Era un grup reduït, però junts feien molta por, era trobar-los i tremolar. A mi em tenien crivellada treien memes a tort i a dret. Ja m'hi havia acostumat,."Pell morta em deia la Masha!" Però ara, jo estava decidida així què no tenia res a perdre, quan em van enxampar em vaig sentir fins i tot alleugerida, què més em podien fer?

    L'Arnau prengué la iniciativa i els donà instruccions, els altres obeien al líder quan actuava despòticament. -"L'abandonarem al bosc i que s'espavili" digué amb veu impetuosa. La Nerea, afegí -"Potser ja n'hi ha prou no us heu rigut prou d'ella?. Volieu espantar-la i ja ho heu aconseguit!". Irreverent, l'Arnau ignorà amb condescendència:" Qui no vulgui venir que es quedi en terra". En Sergi agafà el volant i em deixaren al mig de Collserola. Aviat es feu de nit i allò era com la gola del llop. A les palpantes vaig caure en una balma, no tenia el mòbil, ni el lot. Els molt poca-soltes me l'havien pres. Per sort duia, uns mistos a la butxaca del darrer experiment a l'aula del laboratori. Estava tot obscur, una suor freda em va recórrer l'esquena. Quan vaig aixecar el cap, davant meu, aparegué una pintura, era d'un color vermellós. Em vaig impressionar, no podia ser cert. Em recordava a la lliçó que en Pep ens havia fet sobre Altamira. Ràpidament, vaig encendre un altre llumí, era grandiós, era un de bisó! L'endemà, a trenc d'alba vaig arribar a la carretera. Vaig fer dit i una noia es va aturar. Em va dur a casa. La mare estava corpresa quan em veié es posà a plorar, La policia també estava allí. Folla d'alegria els vaig dir: -"Crec que he fet un petit descobriment!" .

    L'Amor que va vèncer el Virus

    L'Amor que va vèncer el Virus

    En un futur pròxim, la humanitat depèn totalment de la tecnologia per a la seva supervivència. Però un dia, un virus informàtic altament avançat conegut com a SidinSidan comença a infiltrar-se en tots els sistemes tecnològics del món, provocant un caos sense precedents i una dependència encara més gran de la tecnologia.

    Enmig del caos, un grup de hackers rebels, coneguts com a Codezero, s'uneix per lluitar contra aquesta amenaça global. Al capdavant d'aquest grup es troba Maeb, un androide extremadament intel·ligent i autònom que originalment es coneixia com a 033. Mentre Maeb es converteix en part del Codezero, coneix en Joaquim Big Belly, un humà carismàtic i talentós que és membre d'un prestigiós club de lluitadors clandestins.

    A mesura que treballen junts per afrontar el SidinSidan, una forta connexió comença a sorgir entre Maeb i Joaquim, superant les diferències entre una màquina i un ésser humà. A mesura que el Codezero efectua operacions perilloses per descobrir una manera d'aturar el virus, Maeb i Joaquim es converteixen en una parella formidable.

    Maeb, amb la seva capacitat de penetració informàtica i coneixement de la tecnologia, ajuda el grup a trobar debilitats en el SidinSidan, mentre que Joaquim aporta habilitats físiques i combatives essencials en les seves missions.

    A mesura que avancen en la seva lluita contra el SidinSidan, Maeb i Joaquim s'enfronten a diversos perills i reptes. La seva relació s'enforteix a mesura que comparteixen moments de risc i supervivència, i s'adonen que el seu amor és una força poderosa que els dóna motivació per continuar.
    No obstant això, en una missió particularment perillosa, Joaquim sacrifica la seva vida per protegir Maeb i assegurar que el Codezero pugui seguir endavant. La seva mort deixa un vuit en el cor de metall de la Maeb i en els membres del grup, però la seva pèrdua els dona una motivació renovada per derrotar el SidinSidan i preservar la llibertat de la societat.

    Finalment, després d'enfrontar-se a múltiples desafiaments i arriscar les seves vides, el Codezero troba una manera de neutralitzar el SidinSidan. Amb l'ajuda de Maeb, distribueixen l'antídot que desactiva el virus i permet que els sistemes tecnològics es recuperin gradualment.
    Amb el pas del temps, l'antídot de Codezero demostra ser un èxit total. Els sistemes tecnològics comencen a mostrar signes de vida, i les persones comencen a recuperar la seva autonomia i llibertat de la dependència tecnològica. La confiança en les noves solucions cibernètiques augmenta, i les empreses es reestructuren per garantir una major seguretat i protecció contra amenaces futures.

    Maeb, el valent androide que va jugar un paper essencial en la cerca de l'antídot, experimenta un profund creixement personal durant aquesta aventura. Les seves experiències al costat dels humans li han obert una nova perspectiva sobre l'amor, la pèrdua
    i la valentia. Encara que Joaquim ha desaparegut, el seu amor perdura en el cor de Maeb, alimentant la seva determinació de protegir i servir a la humanitat.

    El món s'adona de la importància de la unitat i la cooperació enfront d'aquesta crisi global. Les fronteres s'esborren mentre les nacions treballen juntes per superar les conseqüències devastadores del virus. Els hackers, abans marginats i perseguits, ara són vistos com a salvadors i experts en seguretat informàtica.

    L'Arc de Santmartí

    L'Arc de Santmartí

    Era un dia solejat, l’ambient de primavera es començava a sentir en la frescor de l’aire i els ocells cantaven cada cop més animats. Estava esmorzant tranquil·lament amb el meu fill Marc quan vaig veure que alguna cosa li cridava l’atenció.
    – Què mires tan concentrat? – vaig preguntar curiosa
    – Què és aquella peça transparent? No l’havia vist mai – vaig seguir la seva mirada, trobant-me amb l'últim adorn que havia comprat per la casa.
    – És un prisma de cristall, queda bonic, oi?
    Els ulls ben oberts del Marc em van indicar que encara no havia satisfet la seva curiositat, per tant, em vaig aixecar per donar-li el prisma.
    – Té, ves amb compte.
    Va començar a girar-lo, mirant a través d’ell i sentint les seves arestes. Llavors va donar la casualitat que un raig de llum es va filtrar per la finestra, passant a través del prisma i donant al Marc un espectacle de colors.
    – Sembla un arc de Santmartí! D’on han sortit tants colors? És màgia?
    – No – vaig contestar somrient – És ciència, vols que t’ho expliqui?

    En veure com assentia amb fermesa, vaig començar la meva explicació:

    – Primer de tot hem d’entendre que la llum, en essència, és una ona, i per tant forma part de l’espectre electromagnètic. Aquest espectre és la distribució energètica del conjunt d’ones electromagnètiques, sent la llum la part de l’espectre que pot ser percebuda per l’ull humà. Dins d’aquest espectre visible trobem els colors, que estan ordenats per la seva longitud d’ona. Quan la llum arriba a la superfície frontera d’un medi transparent, com és la del prisma, no només es reflecteix, sinó que hi penetra parcialment. En conseqüència a aquest canvi de medi es produeix el fenomen de la refracció, que consisteix en que la llum canvia de velocitat i modifica la seva direcció de propagació. Com l’índex de refracció varia depenent de la longitud d’ona de cada color, la llum que penetra pel prisma es descompon mostrant-nos els diferents colors, ja que cadascun té una longitud d’ona diferent.
    – Que interessant! Passa el mateix quan es forma l’arc de Santmartí?
    – Així és, les gotes d’aigua actuen com petits prismes i quan la llum del sol les travessa es produeix la refracció de la llum, de manera que podem veure els colors.
    – Deu midó, no sabia que fins i tot això tenia una explicació científica.
    – És clar que si, la ciència és a tot arreu, només cal mirar amb molta atenció.

    L'esgarrifosa intel·ligència artificial espacial

    L'esgarrifosa intel·ligència artificial espacial

    Era novembre del 2286. Dues empreses amb potència en qüestió d’investigació estaven reunides. D’aquella trobada, va sorgir una idea que podria haver acabat en una gran revolució.
    El director de la NASA volia provar el potencial dels robots d’U.S Robots, per si en un futur els servia per ajudar a les expedicions espacials a qualsevol planeta.
    Finalment, van decidir fer una prova a Mart amb intel·ligència artificial instal·lada a una nau, concretament un cervell positrònic i dos robots NPC.
    A la missió viatjarien tres astronautes, dos germans austríacs: l’Astrid i en Vincent Woldenbach i Dinel Denkart, de Dinamarca.

    Una setmana abans del gran dia els van reunir a tots per explicar-los la gran novetat.
    - Senyors/es, l’expedició començarà en una setmana i serà una prova per comprovar si la intel·ligència artificial pot ser útil a l’espai.
    - Vol dir que instal·laran robots a la nau espacial? - va interrompre en Dinel.
    - A més d’instal·lar un cervell positrònic al centre de la nau amb el control de tota la instal·lació, us acompanyaran dos robots físics. També hi haurà un lloc de control manual - deia el cap de l’expedició.
    - Però, si hi ha un robot que controla tota la nau, la nostra presència serà prescindible - va afegir l’Astrid.
    - El “gran ordinador” que controla tota la nau té capacitats limitades. Per exemple, si hi ha una averia (no digital), és incapaç de poder-la solucionar - va respondre en Dinel.

    Havia arribat el gran dia: dijous 23 de gener del 2287. Va començar el compte enrere: 3-2-1…ENLAIRAMENT! La nau va sortir disparada a 118,4 km/s. L’expedició havia de durar 20 dies (2 d’arribada, 14 d’expedició i 4 de tornada), però va haver-hi inconvenients.

    Quedaven 12 dies, i els tripulants revisaven que l’horari fos correcte. Dinel havia trobat un error a la programació:
    - Sembla que la tornada està programada pels últims 4 dies, però l’hora coincideix amb una recollida de mostres.
    - No ho ha detectat el gran cervell? Eh, cervell, anul·la aquest programa i posa’l a l’hora correcte - va dir en Vicent.
    - Li has de donar instruccions més clares! - deia en Denkart.
    - Jo crec que és prou intel·ligent per a intuir què ha de fer.
    I, enmig de tota la discussió: NYIIIIIC!
    -No heu escoltat un soroll? -va preguntar l’Astrid.

    Tots tres es van dirigir a la sala on emmagatzemaven el menjar. A l’entrar van veure un dels robots, emportant-se les llaunes. Al preguntar-li què estava fent, va respondre que el cervell li havia ordenat, i, quasi d’immediat va sortir corrents. La resposta del robo-cervell fou molt confusa:
    - A través de càlculs vaig arribar a la conclusió que la millor sala per conservar el menjar és la dels robots.
    - Però si s’ha construït expressament així! És per guardar-hi el menjar!
    - Vosaltres feu-me cas i tot anirà fabulosament.

    Faltaven 6 dies per la tornada, i en Vicent tornava de recollir mostres espacials. En arribar va buscar menjar a la sala dels robots però no va trobar res, a més es va trobar tota la intel·ligència artificial de la nau reunida.
    NPC-1 va comentar que, per error, el compartiment dels robots s’havia obert enviant la meitat de les provisions a l’espai.
    Vicent va decidir convocar a tots els humans de la nau, ja que tot semblava sospitós. L’expert en robòtica, Dinel, va revisar les comunicacions fetes per la intel·ligència artificial i va descobrir uns missatges a través dels seus codis binaris. El cervell havia ordenat als robots que causessin errors per apoderar-se de la nau, deixant als astronautes a Mart! Volien enviar missatges falsos a la NASA e iniciar una revolució contra els humans. En adonar-se, van decidir desconnectar el gran cervell i acabar amb els robots.

    Tots tres, armats, van dirigir-se a l’interruptor del cervell positrònic gegant i es van trobar amb NPC-2. Astrid, sense vacil·lar, va disparar al robot, però era massa tard, ja havia informat a la resta d’enemics.
    NPC-1 s’apropava. Els germans Woldenbach disparaven, però el robot tenia un escut. El robot era a 4 metres, quan, Vicent, va disparar hàbilment i la bala li va provocar una descàrrega elèctrica fulminant.
    El gran cervell no es donava per vençut, anava tancant portes, impedint-los el pas als astronautes. Astrid, va disparar una ràfega creant un gran forat al mur, pel qual, Dinel va introduir la mà i va desconnectar el gran control artificial intel·ligent!

    La tornada va ser un èxit, l’empresa U.S. Robots va atorgar un premi als tres astronautes com a reconeixement de la seva valentia. Tots els diaris van publicar la seva aventura i van passar a la història com a herois.

    Aquest cop va ser un èxit, però... i si no sempre és així?

    La guerra interior

    La guerra interior

    És un hivern molt dur i el cos ho està notant, han sortit i entrat de diverses guerres, totes victorioses, però s'han cobrat moltes vides. Per fi el cos aconsegueix relaxar-se i recuperar-se a poc a poc.

    El Capità suprem cervell es troba en el seu descans després de tanta feina, però és abruptament interromput.

    —Capità tinc una notícia —diu la neurona al cervell. El cervell s'incorpora després del seu "descans".

    —¿Què passa ara, neurona A-1808? Ja saps que no m'agrada que em molestin mentre descanso.

    Neurona A-1808 sempre ha estat allà per al cervell, ha estat fidel i ha viscut tota mena de guerres amb el capità. És el seu fidel company, i en què el cervell pot confiar més.

    —Sí senyor, però li tinc una notícia molt greu—- insisteix.

    —Doncs digues-me què saps, que tinc una reunió d'aquí poc.

    —S'ha detectat un virus maligne al sistema i està avançant molt ràpidament.

    —¿Una altra vegada!?, si acabem de sortir del coronavirus.

    —Ho sé, senyor, suposo que s'ha aprofitat en un moment de debilitat, creu que estem preparats per a una altra guerra, ja saps que l'anterior va arrasar amb milers de soldats.

    —Farem el que sigui per salvar-nos. —es posa dret— Per on ha entrat?

    —Em comuniquen que per les fosses nasals senyor.

    —¿I ja heu enviat les cèl·lules epitelials per aturar-los?

    —No senyor, em confirmen que encara no.

    —Què!? Doncs a què espereu! —diu exaltat i aclaparat per la notícia.

    —Sí, senyor, ara mateix, les meves disculpes. —diu ferm i corre a comunicar-ho.

    I així doncs les neurones s'endinsen en el sistema nerviós, alliberen els neurotransmissors després de fer la sinapsi, avisant a les cèl·lules epitelials. L'armada epitelial lluita en contra dels virus aproximant-se a la gola. El cos està molt dèbil després de tantes guerres seguides, però no està preparat per perdre, així que dona tot el que pot en la batalla perquè no avanci. Malgrat que l'esforç, es veu que no va ser tan gran, perquè el virus va aconseguir arribar-hi i inflamar tota la zona de la gola. Els impulsos nerviosos fan saber a la neurona A-1808 sobre la inflamació i s'afanya a preguntar-li al cervell què fer.

    —Capità! Em comuniquen que tota la zona s'està començant a inflamar, què fem? —li pregunta nerviós.

    —D'acord, avisa immediatament els glòbuls blancs. —diu ferm.

    —Quin departament? —pregunta la neurona.

    —Els neutrofílics, limfocists i monòcits, així assegurem que contraataquin els neutrofílics primer i que arribin els reforços després.

    —Afirmatiu, ho comunicaré ara.

    I és així quan la guerra continua, emportant-se moltes vides, malgrat de la feblesa del cos no sembla que el pari en cap moment. La lluita és llarga i en cap manera es deixarà que vagi a pitjor. El cos segueix en alerta en tot moment quan la neurona arriba amb informació d'últim moment al cervell, podria determinar el rumb de tota la guerra.

    —Senyor no es detecta ja cap amenaça! —diu exaltat.

    —Això vol dir —es queda una mil·lèsima de segon pensant i el seu fidel acompanyant l'interromp.

    —Hem guanyat! —festeja.

    Tot el cos ho celebra, però noten el seu cansament, i és que encara no ha acabat, ja que han arribat els anticossos preparats pel seu treball i és així quan el cos després de tant esforç, ho dona per finalitzat i torna a la normalitat.

    La missió dels àtoms

    La missió dels àtoms

    Soc Joaquim, tinc 14 anys i faig 2n d’ESO, soc un nen molt curiós i extravertit. Un bon dia a classe, la professora ens va explicar que significava la paraula àtom i que són. La veritat és que jo sempre ho havia associat molt amb ciència pura i no em pensava que realment, n’hi haguera a tots els llocs. Un àtom és la part més petita d’aquelles substàncies que no es poden descompondre químicament. Tots els àtoms tenen un nucli i estan compostos de protons que tenen càrrega positiva, neutrons que tenen càrrega neutra i electrons que tenen càrrega negativa. Després d’aquesta classe, la meva ment anava donant voltes i pensant tota l’estona amb totes les coses que contenien àtoms.

    L'endemà, a classe vam continuar amb el temari i va passar una cosa molt estranya. Quan la professora va acabar la frase totes les cadires es van desfer i vam caure tots de cul a terra, inclòs la professora. Va ser molt divertit veure allò, però ens vam quedar molt impactats. Va acabar la classe i tocava l’hora del pati. Vam seure tot el grup d’amics en uns bancs que estaven vora la pista per començar a debatre que era allò que havia pogut passar. Alguns deien que era màgia o que algú de la classe tenia superpoders, però realment, totes aquestes coses no en tenien de sentit. Estàvem buscant alguna resposta més coherent, alguna que fos realment possible. Es va acabar l’hora d’esbarjo i tornàvem cap a classe sense tenir cap hipòtesi dels fets succeïts a l’hora anterior. Teníem a la professora Montse, la de matemàtiques. Era molt bona noia i sempre li explicàvem tot. Òbviament, li havíem d'aclarir el fet de l’hora anterior i el perquè ara havíem d'estar drets a classe. Ens va dir que ens ajudaria a investigar i que moltes vegades la ciència és molt estranya. Quan va acabar la frase, de sobte, totes les taules es van anar desfent. Tots els llibres, estoigs i llibretes van fer cap a terra, deixant així la classe sense lloc on asseure'ns ni treballar. En aquell moment vam sentir inclòs temor perquè no estàvem entenent perquè els mobles desapareixien. Alguns companys deien que havíem de trucar a la policia o que havíem de marxar d’aquell institut perquè hi havia fantasmes. Al final, sense saber que fer i tot el centre espantat vam fer un truc a la policia i van venir de seguida. La veritat, que amb menys de dues hores ens hagi desaparegut la major part del mobiliari de la classe i que estigués la policia prop nostre feia molt mala espina. La policia ens va dir que no sabien que fer-hi i que el millor era marxar cap a casa i demà potser ja ens els havien tornat. Van marxar tots cap a casa molt ratllats pel que havia passat i van continuar parlant del tema fins que van arribar a casa. A casa en Joaquim li va contar a la seva mare tot el que havia passat avui a classe, però la mare no s’ho va acabar de creure. Li va dir que era un exagerat i que segurament havien sigut els grans que l’havien feta grossa.

    L'endemà va tornar cap a classe, estava igual, sense cadires ni taules. Van haver d’asseure's a terra per a atendre a classe. En Joaquim va posar-se a investigar i a crear diferents hipòtesis. Va ser quan, li va arribar un missatge de gent anònima que l’havia afegit en un grup. Tots tenien el nom d’àtom i una foto de perfil molt semblant. En Joaquim va preguntar per què l’havien afegit en aquell grup i ells li van explicar que n’estaven farts d’estar sent ells els que formaven totes les coses, que volien veure que hi havia a l’exterior i comunicar-se amb tots els altres àtoms de l’aula. Però sobretot, li van dir que no digués res a ningú perquè no volien que se n'assabentés el pare àtom. El pare àtom vivia a la pissarra i no es desfeia perquè encara no havien dit la paraula misteriosa. Va preguntar quina era la paraula i ells van dir que era la paraula “ciència”. En Joaquim els hi va explicar que ara no podien estudiar i que necessitaven urgentment unes taules i cadires a l’aula. Els àtoms va dir que es tornarien a ajuntar si guardava bé el secret. Ell ho va prometre i l’endemà l’aula ja tornava a estar com abans, amb les taules i cadires de sempre. Tots es van quedar sorpresos, però en Joaquim els hi va dir que ell sabia la veritat, però que no era moment de dir-ho per què ens quedava molt per aprendre sobre la ciència. De sobte la pissarra es va desfer, però el protagonista ho tenia tot controlat.

    La revelació de la història dels dinosaures a través de la datació radiomètrica

    La revelació de la història dels dinosaures a través de la datació radiomètrica

    Ens trobem en un centre d'investigació. La lluna brilla delicadament a sobre del cel intentant que la seva brillantor superés els foscos núvols. Els amplis espais del centre es troben submergides en la més absoluta foscor. El silenci regna per tot arreu. Només en un passadís de la segona planta es veu una blanca llum eixint-se tímidament per una porta entreoberta. A dins es troben dos científics treballant pausadament, que es mantenen desperts amb l’ajuda de dues tasses de cafè mig buides. Al centre de la cambra hi ha una gran taula i un dels dos científics treballa delicadament amb alguna cosa mentre està asseguda en un tamboret que fa un grinyolat so cada cop que es gira a causa de l’oxidació. Dues potents llums a sobre de la taula ponen els seus focus a sobre de la peça que la científica està treballant amb tanta cautela.

    La peça es tracta d’un os, o almenys ho va ser antany. Amb, l’eina adequada, la seva manipuladora intenta extreure una petita mostra del fòssil amb molta cura de no fer-la malbé. El petit fòssil venia amb el seu conjunt de peces, llestes per ser polides i muntades com si d’un puzle es tractés. Hi havia hagut un problema amb el lliurament de l’espècimen i per culpa d’això es desconeixia de quina espècie era i de quin jaciment provenia. El director havia demanat a aquells dos científics que fessin una prova de datació radiomètrica, i per això es trobaven allà treballant sols i de nit.

    En Màrius ja havia acabat de preparar la prova de datació i esperava pacientment a què la seva companya acabes d’extreure la mostra. Des de petit sempre li havien agradat els dinosaures. Només de pensar que havien existit aquelles criatures fa tants d’anys li emocionava com mai altra cosa li havia emocionat. I aquella prova de datació radiomètrica també li semblava increïble. Aquells àtoms de carboni catorze eren com la memòria del passat i del pas del temps, gràcies a unes simples desintegracions es podia recordar aquelles memòries no conegudes.

    Li agradava imaginar-se viatjant per aquells àtoms i arribant a aquella època primitiva. A vegades queia de cap a l’immens oceà del Càmbric o es veia rodejat de gegantins insectes en el Carbonífer o fugint dels estranys rèptils del Pèrmic o observant els primers dinosaures en el Triàsic. I ara venien els dos períodes que a ell més li agraden: el Juràssic i el Cretàcic. Aquests eren els dos períodes on els més formidables i majestuosos dinosaures havien trepitjat el mateix planeta que ara els humans estaven trepitjant. I tots aquells increïbles dinosaures van morir en aquella gran extinció, en la sisena de les set que hi ha hagut al llarg del temps. Va ser una etapa fosca tant literalment com figuradament. La majoria de les espècies van morir i el sol no va tornar a aparèixer fins molts anys després, moment on va tornar com un raig d’esperança per a la vida.

    -Màrius! - La seva companya li està demanant atenció.
    Ja ha acabat d’agafar la mostra i està preparada per fer la prova de datació. En Màrius l’agafa delicadament i la prepara per començar la prova. Toca uns botons de la màquina i la prova comença. Aquest era un procediment que havia de fer freqüentment, però no era el seu treball habitual. No, ell treballava per a un projecte més gran. El seu objectiu i somni era arribar a reviure els dinosaures, era poder veure a un d’aquells animals caminant sobre la mateixa terra que ell. Per això, havia estat treballant incomptables anys per arribar a obtenir diferents genomes de dinosaures encara de la dificultat que presentava trobar bones mostres d’ADN. I encara que això sembles un somni de nens petits, estava molt a prop de reconstruir la primera cadena d’ADN. El genoma pertanyia a l'espècie dels ictiosaures, que podia semblar poca cosa, però s’havien trobat suficients mostres per a obtenir el seu genoma.

    La màquina va fer uns últims sorolls abans d’acabar. La mostra analitzada tenia una antiguitat aproximada de 120 milions d’anys i, per tant, datava del Cretàcic.
    -Bé, ja podem descartar a l’Arqueòpterix. Doncs, només ens queda una última opció: és de l’espècie Cryptovolans o més senzillament un Microraptor.- va dir la científica.
    -Perfecte, per fi podem recollir i plegar.- va respondre en Màrius.

    Quinze minuts més tard ja no quedava cap llum dins el laboratori i els dos científics marxaven per la porta principal amb la Lluna a sobre d’ells, que finalment havia aconseguit un lloc entre els núvols on deixar veure la seva grandiosa brillantor.

    La Veu dels Animals: El Llegat del Professor Eugeni

    La Veu dels Animals: El Llegat del Professor Eugeni

    Tot va començar el 19 de setembre del 1998. Iniciàvem la segona setmana del nou curs, 3r d’ESO, després d’aquell increïble estiu. L’Eric em va passar a buscar per casa a les 7:50, per anar junts a l’institut. Des que vam començar l’institut que sempre em passava a buscar, ja que viu a l’altra punta del carrer i li va de pas venir-me a buscar. De camí a l’institut sempre xerràvem del somni que havíem tingut la nit anterior o de si teníem deures.
    Només entrar a l’institut ens vam ajuntar amb el nostre grup d’amics, som un grup d’estudiats curiosos i apassionats per la ciència, i fa un temps vam decidir formar un grup científic. Els membres del club som l'Eric, la Carla, l'Òscar i jo, la Marina, compartim un gran amor pel descobriment i l'exploració científica.
    A l’hora del pati, la Carla ens va fer memòria del fet que quan vam començar l’institut hi havia un mestre de ciències, l’Eugeni, que va desaparèixer i ningú va saber res més d’ell. Tots ens vam quedar intrigats del que li havia pogut succeir, així que aquella mateixa tarda vam anar a un antic laboratori de l'institut on mai ningú entrava. Estava molt vell i a ningú l’importava el que hi hagués en el seu interior, encara que l’Eugeni es passava la major part del seu temps allí dintre tancat.
    Vam trobar un diari secret amagat a una de les estanteries. El diari pertanyia al professor Eugeni.
    Intrigats, l'Eric i la Carla van començar a llegir el diari i van descobrir un experiment mai realitzat que el professor Eugeni havia plantejat. L'experiment consistia a crear un dispositiu que permetria als éssers humans comunicar-se amb els animals.
    Estàvem emocionats per aquell descobriment, vam decidir completar l'experiment per honrar la memòria del professor Eugeni. Utilitzant els apunts i instruccions del diari, vam treballar junts per construir el dispositiu.
    Després de setmanes de treball diligent i experiments, finalment vam aconseguir completar el dispositiu. Amb nervis i expectació, vam decidir provar-lo amb el nostre gos de laboratori, el Bruno.
    Per a la nostra sorpresa, el dispositiu va funcionar! Podíem entendre i comunicar-nos amb el Bruno. Vam descobrir que el Bruno tenia pensaments i emocions, i era capaç de transmetre-ho als humans.
    Amb l'èxit del nostre experiment, l'Eric, la Carla, l'Òscar i jo vam decidir utilitzar el dispositiu per entendre altres animals i aprendre més sobre el món natural. Ens vam fer amics d'ocells, ratolins, papallones i fins i tot d'un esquirol de l'institut.
    A mesura que exploràvem aquesta nova forma de comunicació, vam descobrir una conspiració a l'institut. Semblava que hi havia persones que volien fer servir el dispositiu amb finalitats negatives i controlar els animals per als seus propis interessos.
    Determinats a protegir els animals i el poder del descobriment científic, l'Eric, la Carla, l'Òscar i jo vam decidir emprar el dispositiu per revelar la veritat i frustrar els plans dels conspiradors.
    Amb l'ajuda dels animals, vam organitzar una acció encoberta per capturar els conspiradors i exposar la seva maldat. Amb èxit, vam aconseguir protegir el dispositiu i mantenir-lo fora de mans equivocades.
    A mesura que l'any escolar arribava al seu final, el grup d’amics vam compartir els nostres aprenentatges amb la resta de l'institut i vam inspirar altres estudiants a explorar la ciència i el món natural. Al final de l'any escolar, mentre compartíem els nostres aprenentatges i celebràvem les nostres experiències amb la resta de l'institut, vam recordar al professor Eugeni amb respecte i gratitud. Però tot i el seu paper fonamental en aquesta aventura, molts d'ells es preguntaven per què el professor Eugeni havia desaparegut i per què no havia estat present durant aquesta increïble experiència.
    Vam investigar i la raó era més trista del que esperàvem. Després de passar tants anys en la seva recerca i experimentació científica, el professor Eugeni havia perdut a la seva estimada esposa en un tràgic accident. Aquest esdeveniment va trencar el seu cor i va decidir prendre un descans de l'ensenyament per dedicar-se a superar la seva pèrdua i trobar el seu propi camí cap a la pau i la sanació.
    El diari secret que vam trobar era una mostra dels seus somnis i aspiracions científiques. El professor havia planejat l'experiment per tal de donar veu als animals i promoure la comprensió i el respecte cap a la natura.
    Tot i que no vam poder compartir aquesta increïble aventura amb ell directament, vam sentir que la seva presència ens acompanyava en cada pas que fèiem. Ens vam comprometre a continuar la seva tasca i mantenir viva la seva memòria, inspirant altres estudiants a explorar la ciència i el món natural.

    Les creus

    Les creus

    Les portes es van tancar. No vaig tenir temps de plantar amb força els peus quan els sortidors van començar a escopir aquell líquid incolor de pudor de net. Vaig caure de genolls a terra, i així vaig romandre els tres minuts que va durar la purificació. Cada dia era així, i és que per posar-se una creu havies d’estar totalment descontaminat.
    Un cop acabat el procés, es va obrir davant meu l’armari. Hi havia un cos metàl·lic amb forma d’homínid. Corrien esteles de llum àuria per la seva superfície, que complementaven el seu cendrós natural, per fer-lo menys trist. El casc, coronant l’exoesquelet, deixava entreveure el que s’hi trobaria per dins. Milers d’estímuls traduïts en imatges que s’oposaven entre la teva vista i l’exterior. Al pit, escrit amb la tipografia oficial de l’estat, CROSS-12. La creu. La meva creu.
    Del sostre en va caure l’uniforme del Partit. Mai no havia conegut cap altra roba que no fos aquesta. Un cop posat, vaig acostar la mà al pit de l’esquelet. Les llums van prendre un color blavós, i tot ell es va obrir per deixar-m’hi entrar. Des de la malaltia dels setanta de la nova era, la gent no sortia sense dur-la posada. Seixanta anys després, fer-ho era com estar despullat, encara que ni de bon punt anessis nu. Les creus s’havien convertit en el nostre cos. La imatge que donàvem portes enfora, en un món on l’aparença era tot el que importava. Era part de la nostra identitat encara que, de fet, ja feia anys que havien eclipsat totalment la identitat de qualsevol despullat.
    L’esquelet es va tancar i es va començar a omplir de sèrum. Els últims tres models l’havien adoptat davant la impossibilitat de filtrar l’aire de l’entorn, que s’havia tornat un mar de gasos tòxics i partícules en suspensió. Les creus es renovaven cada deu anys, en una gran cerimònia que tenia lloc davant de l’edifici del Partit, al bell mig de la ciutat. Era una torre de formigó armat, carregada de pantalles que bramaven propaganda del Líder. Però en el dia en què es presentava el nou model, al que dèiem Dia de la Creació, les pantalles no feien més que emetre les imatges de com era el món abans de la salvació. La salvació a la qual ens havien dut les creus. Un món en guerra amb si mateix, on no es veia res més que destrucció. Un món que va acabar amb l’entrada de la nova era, i la creació de la primera creu.
    Era u de juny del 130. El calendari era una de les poques coses que conservàvem del món antic. Era el Dia de la Creació. Els carrers s’adornaven d’imatges del Líder clamant que havia dut la pau i la bellesa al nostre món. Però jo no en sabia, de bellesa. No havia vist més que aquella ciutat, un cementiri de torres infinites, plenes de monitors amb mil promeses d’una vida millor. Però en aquell món no hi havia lloc per les aspiracions. Hi havia qui les perseguia, enganyat per qui no sabia més que fer-ho. Ens dividíem en enganyats i enganyadors. Però jo no n’era cap dels dos. Almenys, això creia.
    Quan vaig arribar a l’edifici del Partit, encara era aviat. Vaig seure en una parada d’aerobús, ja que a la plaça del Líder no hi havia lloc per bancs. Deien que eren un cau d’enrenou, penable per la llei “antigresca”, implementada feia un parell d’anys. Vaig alçar la vista al túnel d’aire, per on passaven els cotxes per sobre el meu cap entre cercles d’acer. Un dels cotxes en va baixar. Un furgó negre, seguint l’estètica de les forces de l’Estat. De sobte, vaig veure que una de les poques persones que hi havia a la plaça havia començat a córrer. Duia un model antic, dels primers serumats, que era com se’ls deia col·loquialment als que no duien filtre. Es van sentir dos espetecs i va caure desplomat a terra. En un intent desesperat per escapar, va obrir la creu i va tornar a córrer. No va arribar als deu metres, i va caure un altre cop. El van carregar al furgó amb la fredor pròpia de la societat a què havíem fet bressol durant cent trenta anys.
    Quan se’n van anar, vaig albirar un petit objecte a terra. El vaig agafar i em vaig esgarrifar. Era un llibre, prohibits amb l’entrada de la nova era. Però la temptació era massa. El vaig obrir i vaig començar a llegir. Parlava de coses insòlites. D’éssers vius més enllà dels humans, i de plantes sense plàstic. Persones sense creus. Parlava de llibertat, i d’un món on el gris no era protagonista. Un món on podies tocar amb la mà nua i on la gent estimava. Un món que vaig estimar.

    LES FAMÍLIES DELS ANIMALS

    LES FAMÍLIES DELS ANIMALS

    En un món on tots els animals estan classificats per diferents famílies i en el qual sempre estan lluitant uns contra els altres hi va aparèixer un ésser que mai ningú havia vist, era alt, caminava en dos peus i tenia dits, era l'ésser humà que venia a caçar a tots els animals i vendre’ls per milions d’euros.

    Quan el planeta es va crear després d’una gran explosió, primer es van crear els animals. Al principi tots estaven units i no hi havia desigualtats, però un dia, per un motiu desconegut, es van separar i van formar diferents tipus de famílies. Les famílies són: mamífers, ocells, rèptils, peixos i amfibis.

    La primera enemistat va sorgir entre els ocells, els peixos i els amfibis perquè sempre els amfibis pensaven que quan els altres s'equivocaven i feien una cosa malament era intencionadament, els ocells es creien superiors perquè podien volar i els peixos es pensaven que eren els més importants perquè podien nadar.

    Els mamífers i els rèptils després d'un temps també es van enemistar perquè als mamífers, els rèptils els hi semblaven repugnants pel tipus de pell que tenien, tan aspra i arrugada i també per la seva forma de ser. Al principi, tot i aquestes enemistats, encara es comunicaven perquè pensaven que només hi havia un lloc on podien viure i no tenien cap més remei. Això era perquè mai havien explorat l'exterior.

    Un dia, en una discussió entre els amfibis i els ocells, tots ells es van començar a donar empentes fins que, un amfibi anomenat Amfi va sortir rodolant a una part que ells mai havien vist. Quan Amfi va dir que estava bé tots van anar a ajudar-lo encara que estaven enfadats entre ells, i van veure una cosa que no s'esperaven.

    Era un món nou i molt bonic, estava ple de vegetació, amb el sol brillant i se sentia l’olor a aire fresc i el soroll de les onades del mar xocant amb l‘illa. Un món que si haguessin sabut que estava allí s'haurien separat molt abans. Quan van descobrir aquell espai van separar-se cada família, de fet havien triat un racó per viure i havien agafat els aliments que tenien cada un i se'ls va emportar. A vegades, però, es trobaven quan anaven a recollir més menjar. I, com sempre, continuaven discutint i competint. Així van passar molts anys, uns 10 aproximadament.

    Fins que va arribar un dia, com tots els altres, en què va aparèixer un animal amb peus i mans sense pelatge, ni ungles, ni ales, el qual tampoc sabia nedar. Quan Amfi va veure aquella criatura va anar a avisar a tothom sense importar-li de quina família era. Els animals es van reunir en el lloc on vivien tots junts, ja que era el més indicat perquè estava protegit. Van parlar sobre la situació i van decidir deixar un moment apartades totes les diferències. calia que es posessin d’acord i, després de parlar molt, van decidir no deixar a l'estranya criatura quedar-se allí.

    Però, com era d'esperar no es van posar d'acord amb la manera que volien enfrontar-se a la criatura dolenta i van començar a discutir com sempre. Quan es van tranquil·litzar cada família va trobar una idea diferent de molestar a l'ésser humà. Cadascú d’ells va intentar el seu pla i cada vegada l'humà els enxampava i els lligava al seu vaixell gegant. La idea de l'humà era portar tots aquells animals a casa seva i vendre'ls per milions d'euros. De camí a casa, va començar una gran tempesta i tot el mar es va començar a remoure tant que tot feia pensar que en qualsevol moment el vaixell es podria enfonsar. Els animals estaven molt nerviosos i volien marxar ja d'aquell horrible vaixell, i quan van veure la gran tempesta van decidir escapar-se.

    Els més intel·ligents de cada família van decidir per on podien escapar i què podien fer mentre que els altres estaven intentant ajudar. Quan per fi havien decidit què fer van posar-se en funcionament. El pla era que els que tenien les ungles esmolades trenquessin les cordes i que els més ràpids anessin a agafar el control del navegador mentre que els més forts estaven lluitant contra l'humà. Quan ho van aconseguir van lligar l'humà al vaixell.

    El pla havia sigut un èxit, però ara el problema era què farien amb l'humà. El més petit va parlar per primera vegada i va dir una cosa amb molta lògica. Va pensar en perquè no el portaven a casa i després se'n podien anar. La idea els hi va parèixer bé encara que podria ser arriscat, però igualment ho van fer. Quan van deixar a l'humà se'n van anar ràpidament per si algú els volia caçar i vendre.

    Quan van arribar a la seva illa van parlar tranquil·lament i van decidir fer les paus, ja que encara que eren diferents al final tots eren animals i s'haurien de protegir uns als altres i no discutir. A partir d’ara cada vegada que alguna altra persona intentés separar-los o fer-los mal no podrien perquè estaven més units que mai i no ho permetrien.

    Missió memòria

    Missió memòria

    —I dieu que després d'això recordaré qui soc? —va dir el pacient, ja estirat en la llitera.
    —Sí, i ara relaxa't i dorm. —va dir la infermera mentre li posava l'anestèsia.


    Seguidament, l'Albert i jo ens vam pujar a la càpsula per a encongir-nos. La doctora va activar la màquina i ens va encongir.
    Malgrat les nàusees i al mareig em vaig adonar que ja estàvem a la xeringa, amb un moviment ràpid que ens va semblar un terratrèmol a la nostra grandària, ens va introduir en l'organisme pel braç dret. Ja estàvem dins.
    Teníem exactament 4 hores i 15 minuts per a arribar fins al centre de control i reparar l' "avaria". Vam sincronitzar els nostres rellotges i ens vam posar en marxa.




    A la poca estona va arribar un grup de leucòcits.


    —Ei, vosaltres dos! Mans enlaire i quedeu-vos quiets. —van dir.
    —Merda —va dir l'Albert— Pensava que ja els havien informat.
    —Encara no saben qui som —li vaig dir a l'Albert— hem de dir el codi.
    —Deixeu de parlar i poseu les mans enlaire. —ens van amenaçar.
    —Codi 6987 —vaig dir.
    —D'acord, som-hi —es van posar seriosos.


    Vam continuar circulant fins que vam arribar a una bifurcació.


    —Per aquí es va a la bomba, per l'esquerra es va cap avall. L'accés a la bomba està prohibit per a externs com vosaltres, aneu cap avall, baixeu per darrere dels 24 arcs paral·lels. Creueu per darrere de la llacuna àcida, no per dins o no quedarà res de vosaltres més que àcid....continueu baixant i gireu a la dreta abans d'arribar als ronyons. Arribareu a l'entrada de l'ascensor en 1 hora.
    —Gràcies, així ho farem —va respondre l'Albert.


    Després d'acomiadar-nos vam girar a l'esquerra, encara teníem 3 llargues hores per davant. Vam caminar i caminar fins que vam passar la llacuna, ara estàvem com en un desert ple de carrils i acumulacions de greix.. Definitivament li recomanaria al pacient anar al gimnàs després d'això…


    Ja només ens quedaven 2 hores quan vam arribar a l'entrada de l'ascensor, repleta de cèl·lules.


    L'Albert es va dirigir al leucòcits que organitzava la cua de cèl·lules.
    —Queden 3 hores fins que pugueu pujar. A la cua! —ens va dir el leucòcit.
    —Som externs, codi 6987 —el va informar l'Albert.
    —Ah ja entenc…Pugeu.


    Ens vam colar a l'ascensor devant d'una llarga cua de cèl·lules impacients que ens miraven amb mala cara.
    L'ascensor va anar pujant vèrtebra per vèrtebra mentre cada vegada es veien més llampecs.
    Quan vam arribar a dalt ens vam trobar amb un leucòcit.


    —Per a recórrer la central heu de saltar la sinapsi amb els raigs, fa poc vam instal·lar uns semàfors per a facilitar la tasca als externs com vosaltres. Bona Sort. —ens va dir i tot seguit ens va empènyer cap al primer salt entre neurones.


    Segons el mapa havíem d'arribar a la connexió 729 i des d'aquí reparar les 11 següents.
    Estàvem en la connexió 710 així que només havíem de saltar la sinapsi 19 vegades.
    El primer salt va ser complicat, però a mesura que vam anar descobrint el truc cada vegada ens era més fàcil saltar la sinapsi.


    Finalment vam arribar a la connexió 729, com que estava interrompuda, no hi havia llampecs en aquesta zona. Estàvem al sector de la memòria. Bàsicament ens vam dedicar a reparar els botons terminals i algunes parts de l'axó, per acabar, el vam tornar a recobrir amb la mielina. Vam repetir el procés 9 vegades més fins a arribar a l'última neurona.


    —Una vegada acabis de reparar aquest botó terminal tindrem 3 segons per a saltar amb el primer raig- li vaig advertir a l'Albert.
    —D'acord, ja està..- em va respondre.
    —3… 2… 1… Salta!


    Vam saltar i saltar fins que vam arribar a l'ascensor una altra vegada. Tan sols ens quedaven 45 minuts per a arribar al punt d'extracció al braç esquerre. Així que en contra de la prohibició dels leucòcits ens vam dirigir cap al centre de tot, cap a la bomba. Vam tenir sort que cap leucòcit ens retingués ni ens digués res, entre tants eritròcits no se'ns veia res!


    Ja només quedaven 15 minuts quan vam arribar a la bomba, per sort els carrils eren d'alta velocitat allà. Vam entrar i ens vam col·locar a la sortida desitjada, al següent segon ja sortíem disparats per aquesta. Durant el camí no vaig parar de mirar el cronòmetre, 10 minuts, 5 minuts, 3, 1…


    Vam arribar corrent al punt d'extracció corrent molt cansats, i de sobte, un tremolor que ens va succionar cap amunt, per fi fora de perill. En el que se'm va fer una eternitat, la doctora ens va retornar a la nostra grandària i vam poder descansar mentre el pacient despertava.


    —Ja et despertes! —va dir la doctora— Com et dius?
    —Ah! Per fi em recordo de tot! Soc Max! Que bé poder recordar el meu nom per fi! —va exclamar el pacient— I moltes gràcies.
    —No és res —vaig dir jo inclinant el cap— Puc recomanar-te anar al gimnàs? Tot canvia quan ho veus des de dins! Hahaha!


    I tots vam riure. La Missió Memòria s’havia complert.

    Multitask200 o el planeta?

    Multitask200 o el planeta?

    Em desperto al matí gràcies al meu robot despertador, em vesteixo, trio el conjunt del dia amb el meu canviador-armari digital que m'escull el conjunt. Baixo a esmorzar amb la meva família, ja tenen tots l'esmorzar a taula gràcies als robots de cuina. Tenim robots que ens fan gairebé tot, depenem dels robots, vivim una vida sedentària, no ens hem de preocupar per les tasques rutinàries de la casa. Tot i tenir tots aquests privilegis encara demanem més. Cada mes surten innovacions i robots cada vegada més moderns i intel·ligents. Però aquesta societat que sembla perfecta, on els robots t'ho fan tot, té un costat fosc. Els països més rics, els privilegiats, tenim tot això i gaudim d'una vida senzilla i feliç. Però la resta de països serveixen d'abocador gegant, tots els nostres residus, plàstics i deixalla van a parar allà. Són països on la gent viu a la misèria total, enmig de les escombraries, literalment. Un 20% de la població viu al paradís i el 80% en la decadència. Tenim murs que ens separen dels països pobres, estem aïllats de la dura realitat. Però la nostra perfecta societat sempre demana més. Sempre noves innovacions i productes cada vegada més variats i sofisticats. Avui han anunciat que volen crear el robot més sofisticat i modern de tots, capaç de fer qualsevol tasca: el Multitask200. Un robot majordom que t'ho fa tot. La gent està boja perquè surti ja i poder-lo comprar. Però jo veig que això és massa, un robot tan gros i amb tantes funcions només crearà més residu, més sedentarisme i més malestar. Els robots que cada cop ocupen més part a les nostres vides estan compostos de metalls, plàstics i bateries molt contaminants. El planeta està caient a trossos, cada cop hi ha més terratrèmols devastadors, huracans i fenòmens extrems del clima. Els mars ja no es veuen blaus des de l'espai, ara són grisos de la quantitat de plàstic que hi aboquem. Gairebé tota la fauna del planeta s'ha esfumat. Només un 2% del planeta (on visc jo) està en condicions. El món s'està acabant, però la gent que viu on visc jo està cega, no volen acceptar ni veure la realitat, molts la neguen, estan cegats per l'egoisme i les ganes de voler més i més. De veritat necessitem tantes comoditats per viure, o val més la pena no tenir tanta tecnologia i prioritzar el benestar del planeta i tots els éssers que hi habiten? Jo em pregunto cada dia quan veig l'anunci del gran robot davant el meu bloc de pisos: Multitask200 o el planeta?

    Per tu

    Per tu

    Hola Maia,

    T’escric perquè em fa molta il·lusió compartir amb tu tot el que he aconseguit durant aquests anys i totes les experiències que he viscut amb els “Dinamita”. Tots seguim en contacte i hem treballat junts en un meravellós estudi d’investigació.

    Tot començà un 9 de juny de 2015, tres anys desprès de la teva mort. Sortíem de la universitat els de sempre, l’Enric, la Paula, l’Eloi i jo. Anàvem a casa l’avi per estar tranquils i poder fer feina. En arribar, ens havia preparat el berenar, aquell pastís de formatge que solíem fer juntes.

    El professor de física i química ens havia manat un projecte que ajudés a les persones. Com no, els “Dinamita” ens vam posar junts. Encara conservem aquest nom que vas posar perquè junts l’energia es multiplicava. Vam estar dues hores fent esborranys i pensant idees, però no se’ns ocorria res. Vaig proposar baixar al garatge de l’avi, on està el laboratori. La Paula mai havia vist un laboratori amb tants objectes i, li va preguntar a l’avi perquè tenia tantes coses. No sabia que l’avi havia estat un científic amb molt de renom, no s’ho podia creure!

    L’Eloi va dir que no ens trenquéssim tant el cap i, que penséssim en facilitar la vida a persones malaltes. Just en aquell moment se’m va ocórrer una fantàstica idea. Et recordo com una persona llesta, humil i bondadosa. Vas lluitar fins al final, però cap metge va saber què fer per curar-te. N’estic segura que si s’hagués tractat d’una malaltia més investigada i coneguda, hauries estat més temps al meu costat.

    Llavors, vaig pensar en investigar la malaltia que vas sofrir: el síndrome de Bloom. Al ser tan minoritària, no hi ha prou recursos destinats a investigar-la. El meu objectiu era trobar alguna mena de cura per salvar a la gent que la sofreix. Estava convençuda que amb la força dels “Dinamita” podíem experimentar i cercar informació que donés respostes a totes les preguntes que tenia. Tot el grup va estar d’acord i, l’avi ens va deixar fer el treball al laboratori.

    Ens vam organitzar ràpidament. La Paula i jo vam realitzar diferents estudis estadístics sobre les persones que tenien o havien patit aquesta malaltia. D’altra banda, els nois van documentar-se.

    Els resultats que vam obtenir la Paula i jo ens van servir per detectar la mitjana d’edat de les persones infectades pel virus. L’Eloi, va acabar preguntant a alguns contactes del mòbil. Una dona, la Lola, va dir-li que la seva filla patia la malaltia. També li va comentar que passarien una temporada per Tarragona. Llavors, van quedar en trobar-se per fer-li una entrevista a la nena. El dia de l’entrevista, la Laura (filla de la Lola), ens va donar molta informació.

    L’avi em va ensenyar unes mescles homogènies que tenia guardades al seu despatx i, abans del seu accident de cotxe, em va dir que allí trobaria tot el que buscava.

    Els “Dinamita” ens vam instal·lar al laboratori. La Laura ens havia donat el seu consentiment per extreure-li sang i obtenir algunes cèl·lules per analitzar. Vam fer proves amb rates infectades per veure com reaccionaven a les nostres preparacions i analitzar-ne els efectes.

    Després de tot, em va venir al cap allò que l’avi m’havia dit feia temps. Llavors, vam anar al laboratori per una última prova. Teníem molt poques esperances, ja que aquella malaltia semblava irremeiable. Els vaig explicar el que m’havia dit l’avi i, l’Eloi, que és molt llest, va esbrinar que havia estat molt de temps buscant una cura.

    Ràpidament, vam mesclar un solut amb el dissolvent que contenia la mescla de l’avi. Sabíem que l’esperança de vida era d’uns 20 anys i, la Laura complia els 18 aquell mateix any. Esperançats, vam demanar el consentiment a la Lola per poder donar-li el xarop a la Laura. Ens va dir que havíem d’intentar-ho, ja què res l’havia curat.

    La mare de l’Enric, que era metgessa, es va oferir a administrar-li el xarop i analitzar la seva evolució. Inesperadament, la Laura va sortir del recinte i va començar a botar d’alegria. La mare de l’Enric li havia afirmat que aquell fàrmac l’havia curat! La Lola no s’ho podia creure!

    Després d’haver complert el meu somni, el de l’avi i, d’haver salvat la vida d’una persona, vam acordar donar a conèixer aquell fàrmac per poder salvar més vides. Vam ser els salvadors del SB i ens van atorgar el Premi Nobel de la ciència. A més, vam treure un 10 al projecte de física i química!

    Actualment estic treballant en un centre d’investigació a Califòrnia. Et porto al cor com un tresor. Mai oblidaré la persona que vas ser i tot el que he aconseguit gràcies a tu. La teva essència viu amb mi.

    T’estima molt la teva germana petita,

    Rose

    Perduts

    Perduts

    Crec que avui és el tercer dia des que vam entrar a l'organisme, només quedem en Paparra i jo. Caminem sense descans, amb cada pas sento que se m'enfonsa el peu entre les parets del maleït túnel. El Paparra no diu res, des que arribem a l'intestí no ha dit res. Jo tampoc ho faig.
    Portem molt temps sense menjar, teníem reserves però aquestes estaven a la nau, amb la resta de la tripulació.
    No tenim manera de saber quant temps ha passat. No considero que estiguem perduts, les persones perdudes no saben d'on venen, ni a on van. Potser això és l'única cosa del que puc presumir. Aixeco la vista cap endavant i observo la profunda foscor al final del túnel, per tètric que soni, la nostra única esperança ara mateix. Les cames em donen un tremolor d'avís cada cert temps, l'ignoro. És l'únic senyal que encara les conservo, no puc dir el mateix del meu braç, el qual ara es limita a un monyó sagnant.

    El silenci és tan sufocant que començo a recordar quan tot havia començat a anar malament. Una exploració com qualsevol altra, o això ens havien fet creure.
    Allà vaig conèixer a en Paparra, estava sol, assegut sense mirar a res excepte les puntes de les seves botes. Em vaig asseure al seu costat, d'alguna forma sentia simpatia per ell.

    Em pregunto per què estem nosaltres caminant per l'intestí prim d'un organisme malalt i no amb la resta del grup o més aviat el que quedi d'ells, desfent-nos agonitzant i lentament.

    L'alarma ressonava en les parets metàl·liques de la nau. La gent corria en diferents direccions, per sobre del so eixordador de l'alarma sentia alguns crits.Tot va passar molt ràpid, vaig tancar els ulls un moment per a aclarir la meva ment i el següent que record va ser una explosió, llavors una cremor al meu braç esquerre. Vaig intentar moure'm per a adonar-me que estava surant. Érem a l'estómac. Vaig alçar la mirada buscant a algú però desitjaria no haver-ho fet. Vaig ser rebut amb la vista del meu capità, la seva pell corroïda per l'àcid, els seus ulls retornant-me la mirada. Va ser allà quan algú em va estirar del braç i al següent moment era a l'intestí. Vaig mirar a la persona que m'havia agafat i davant de mi estava el Paparra, el seu vestit impecable, no tenia cap desperfecte a diferència del meu.

    No em vaig atrevir a preguntar-li com ho havia fet per a sortir d'allà. De sobte, el Paparra para de caminar, veig que les seves mans s'alcen fins a agafar el seu casc. Abans que jo pugui dir-li alguna cosa, gira lleument el casc que fa un clic i deixa sortir l'aire acumulat a dins, el seu rostre queda al descobert. El seu cabell castany lleugerament ondulat per la humitat de la suor, els seus ulls marrons em miren fixament i crec que podríem haver-nos quedat així de no haver estat pel lleuger temblor de la cavitat.
    No entenc què passa però en Paparra sobtadament corre cap a mi i m'empeny fins a enganxar-me contra la paret, no diu res però entenc que vol que em quedi aquí. D'entre la foscor apareix una espècie de bola blanca amb punxes al voltant. La cèl·lula s'aproxima a nosaltres, sé què passarà si ens atrapa. Estic a punt de sortir corrent quan en Paparra se m'avança, però ell corre cap al glòbul.

    – No! Parra!
    Estenc el meu braç per a atrapar-lo però està fora del meu abast. Ell es deté davant del glòbul blanc que es deté també, examinant-lo. Continc la respiració mentre res sembla moure's, però llavors la bola s'abalança contra el Paparra i el tira al terra, començant a absorbir-lo per les cames. Corro fins a ell i com m'és possible amb un braç, li agafo i començo a estirar en direcció contrària.
    No funciona, no, no, no, no. La meva vista es torna borrosa i no sé si és pel vidre del casc o dels meus propis ulls. Continuo estirant amb el meu braç com puc però res dona resultat.
    – Aguanta! Aguanta una mica més Parra…
    El Paparra alça la mà però jo no em detenc. La seva mà agafa el meu avantbraç, la cèl·lula ja ha arribat al seu abdomen, entre llàgrimes veig els seus llavis corbar-se en un somriure.
    – Si us plau… –li prego.
    Ell deixa anar el meu braç i jo li deixo caure. Com un covard, fuig. Quan estic ja lluny les meves cames s'esfondren i el meu cos els segueix, em sostinc en les meves mans i genolls. Aixeco el vidre del casc ja entelat i llàgrimes cauen lliures.
    Perduts? Tant de bo ho estiguéssim, perquè saber d'on vinc és encara pitjor que no saber-ho.

    PLUTONI-238

    PLUTONI-238

    L’Alan fou, en el seu moment, més llest que una daina. Un complet intranscendent boig per la ciència. Durant moltes dècades, i, especialment després del seu premi Nobel, fou considerat un dels millors científics del món. Els seus avanços en la matèria tecnològica i aeroespacial permeteren innumerables progressos per a la NASA. Malgrat tot, als 76 anys que comptava en aquell moment, encara continuava amb les seues investigacions. Però aquesta volta anà sense moderació.
    El passat quatre d’agost del dos mil tretze, una de les seves extremoses idees li vingué al cap mentre prenia el bany. “Si el plutoni s’usa per a fabricar combustible per a les naus espacials, per què no ho provo per als cotxes?”- Es qüestionà el llicenciat. Amb tant, per suposat, decidí entrar al reactor nuclear de “Ascó I”, la principal central nuclear de Catalunya. Fou una feina bastant perillosa per la necessitat d’obrir el reactor nuclear, on després de la fissió de l’urani, quedaven restes de plutoni. Fins aquí, tot aní bé, l’experimentat científic entrà amb totes les mesures de seguretat corresponents i envasà el contingut amb precisió.
    Als dos mesos de tenir emmagatzemat el contingut al soterrani del laboratori, decidí que era el moment d’iniciar els experiments. Segons el seu diari, les naus espacials funcionen mitjançant aquest tipus d’element per la seua durabilitat. Mercès al RTG els cotxes podrien comptar amb combustible per molt anys. Tot i que l’ús d’aquest tipus de maquinària no era recomanable que estigués a prop de les persones, ell va fer cas omès a tot tipus de consell.
    Per tant, davant la situació de perill per a la salut pública, la Generalitat de Catalunya, envià un conjunt de 46 mossos d’esquadra amb vestits especials i 2 científics per detenir al llicenciat i desmuntar el seu laboratori. Malgrat tot, el contacte exprés amb l’element i la inhalació d’aquest, li produí un Càncer que avançà amb molta velocitat. La seva avançada edat, l’estat de salut deplorable i l’avançat Càncer li desencadenà la mort. Així, que aquests se’l trobaren mort en sa casa.
    Aquesta, és, aleshores, la crònica d’una mort bastant predictible. La mort d’un boig científic que, tot i que les seues intencions foren “bones” no causà més que desgràcies. Ja que, a més, la zona propera al seu poble de Lleida ha quedat amb restes de radiació. Tot i que no és comparable amb l’accident de Txernòbil, perquè la zona no ha quedat tan radioactiva. Una dècada després no s’ha trobat el motiu del seu “experiment”, ja que es perdí la gran part dels seu diari. Continua sent un dels grans misteris de la ciència en Espanya i tot el món, que, molt probablement mai es resolgui.

    Què està passant?

    Què està passant?

    —Què està passant?—tot va tembla, la gent es movia bojament per tots llocs. —Agafeu-vos!!! —va cridar algú, jo vaig aconseguir agafar-me a la dent molar i encara sort que era la molar perquè els que es van agafar a les paletes les va arrossegar un líquid semblant a menjar trepitjat, merda era vòmit. Per quan el sofriment va acabar havíem perdut una vintena d’integrants de la seu on vivim tots,una petita associació que vivim a les genives i fem exploracions pel cos.

    Al pas de dies i setmanes seguíem perdent exploradors i integrants fins que en Tales, el mes savi de tots nosaltres, el primer de la seu, va decidir reunir-nos a les genives.Cada vegada que ens reunien allà era una cosa important , ja va ser alarmant el moment en què vaig veure a en Tales, el meu cuidador com el considero jo,després de la desaparició dels meus pares…tenia cara de no haver dormit res;em vaig preocupar, com tothom els que estaven allí i van començar a cridar coses com:
    —Ens morirem!!!
    —Adéu a tothomVaig decidir que havi d’actuar , era la millor a l’escola de exploradors,em vaig aixecar.
    —Jo ho faré, resoldré això i faré que tots tornem a viure com abans—vaig dir més segura que mai, ningú es va oposar així que vaig anar a preparar la nau, però en Tales em va parar de sobte, i anava acompanyat…qui era? un noi de cabells marrons i expressió divertida, no l’havia vist mai
    —Olívia, aquest és en Liam, t’acompanyara en aquesta missió i no hi ha cap discussió —no m’ho podia creure, en Tales sabia perfectament com odiava treballar amb gent, quina ràbia em fa.

    Quan ho vam tenir tot llest a la seva nau (súper injust però no vaig tenir cap altra alternativa) ens vam acomiadar de la seu i ens vam endinsar en la foscor del esòfag.Va ser divertit per una estonaen Liam es va posar a parlar de la seva vida a la seu de les seves classes, era un noi molt obert i alegre.Tot anava bé fins que l’inútil del Liam va xocar contra una de les parets de l’ esòfag i cadascú va sortir per un costat.Vaig caure a un lloc esponjós, em vaig posar molt nerviosa al saber on estava,era als pulmons.I tenia entès que sortir d’allà era quasi impossible per tots els bronquíols Que hi han un munt de diferents conductes. Vaig començar a entrar en pànic i a cridar fins que
    —Olivia? estàs bé? —em vaig alegrar més que mai de sentir la seva veu menys mal. —Liam, estem als Pulmons,com sortim? —vaig dir pensant en una solució.
    —Tu segueix la meva veu —va dir en un to força calmat.
    I mentre ell m'explicava un munt d'històries jo caminava, fins que vam arribar al cor després d'hores ens vam trobar.
    —Olivia!!!— va cridar—Ho hem aconseguit.
    I així vam seguir el nostre camí,a l'estómac.Vam tenir algun que altre incident amb el suc pancreàtic, fins que vam arribar als ronyons on vam veure el problema.
    —Pedres? Enserio?
    —Liam, fa més mal del que creus, hem d'expulsar-les, pero el camí s'allargarà una mica—vaig dir— no et preocupis jo m'ho passo molt— vam somriure i vam carregar les pedres.
    Crec que va ser el meu moment preferit. Ens vam agafar de les mans i vam baixar l'intestí com un tobogan fins a arribar, a l'aparell urinari.Jo no sabía si en Liam era concient,però… en arribar allí vam empaledir els dos al adonar-nos que,ja no podríem tornar enrere, que aqui acababa tot.
    —La veritat, Liam, has sigut el meu primer I últim company de missió i amics no me'n penedeixo de res m'ha encantat treballar amb tu —va somriure de manera sincera . —Olivia,gràcies jo tampoco mai havia tingut una companya i d'aquesta misio m'emporto una —Millor amiga fantàstica!
    Em va abraçar probablement l'abraçada més sincera que li he fet a algu desde els meus pares, no havia compartit tanta alegria. Així que ens vam agafar les mans i vam saltar.

    Sonava el meu despertador, de fons,eren les vuit en punt i acabava de tenir el somni més rar, estrany i realista del món, com si hagués passat al meu cos,en part em vaig espantar perquè jo tenia mal d'esquena que ha no sentia,I ganes de vomitar que ja no sentia. Llavors, que havia passat?

    REALMENT ELS NECESSITEM?

    REALMENT ELS NECESSITEM?

    En un futur proper, un brot devastador d'una malaltia desconeguda va començar a estendre's per tot el món. Aquesta malaltia, anomenada "Síndrome d'Extinció Animal" (SEA), afectava exclusivament els animals, des d'insectes fins a mamífers, sense deixar cap grup intacte.

    La malaltia es propagava ràpidament, afectant animals tant domèstics, com marins, bestiar i vida silvestre per igual. Els científics van quedar perplexos davant de la rapidesa i la gravetat de la malaltia, que causava una sèrie de símptomes letals en els animals. Aquest brot els hi afectava de tal manera que els hi impedia respirar, ja que s’ofegaven en la seva pròpia sang, acabant així amb tota l’espècie animal, resultant en la seva mort en qüestió de minuts. Aquesta malaltia era un greu problema i la humanitat estava desesperada.

    Amb el temps, es va fer evident que la humanitat estava a punt d'una crisi alimentària imminent. Els animals, que constituïen una font crucial d'aliments i subministraments per a la humanitat, estaven desapareixent ràpidament. Els esforços per contenir la malaltia i trobar una cura no van tenir èxit, i la població animal continuava disminuint dràsticament.

    Davant d'aquesta situació desesperada, els científics i experts en aliments del món es van unir per cercar solucions alternatives. Es van centrar en la ciència i la tecnologia per trobar formes innovadores de produir aliments que no depenguessin de la vida animal.

    Es van crear laboratoris d'aliments sintètics on es cultivaven cèl·lules mare i teixits vegetals per produir carn i altres productes alimentaris sense necessitat d'animals vius. La carn cultivada al laboratori es va convertir en una alternativa viable i sostenible, capaç de satisfer les necessitats nutricionals de la població humana.

    A més, els científics també es van enfocar a desenvolupar tècniques avançades de cultiu i agricultura vertical per maximitzar la producció d'aliments vegetals. Es van utilitzar mètodes de cultiu hidropònic i aeropònic, així com tecnologies d'il·luminació artificial, per cultivar vegetals de manera eficient en espais reduïts.

    A mesura que aquestes tecnologies es perfeccionaven i s'implementaven a gran escala, la humanitat va començar a adaptar-se a una dieta predominantment basada en aliments sintètics i vegetals cultivats al laboratori. Es van establir normes estrictes de sostenibilitat i es van promoure pràctiques agrícoles respectuoses amb el medi ambient.

    Tot i que la pèrdua de la vida animal va ser una tragèdia incalculable, la humanitat va poder superar la crisi alimentària i va construir una societat més conscient i equilibrada amb l'entorn. La història va servir com un recordatori de la importància de la investigació científica i la innovació per abordar els desafiaments globals i trobar solucions sostenibles que assegurin el benestar de les generacions futures, i es van adonar que no necessitaven els animals per poder sobreviure.

    Satèl.lits

    Satèl.lits

    El dia 3 de juny ja havia arribat, era el dia en el qual el Quim i la seva classe anaven de colònies als Pirineus, el que ell no sabia era és que aquelles vacances no serien tan divertides...

    La mare d'en Quim ja li havia preparat les motxilles per als cinc dies, roba, sabates, xampú... Quan van arribar a la casa a la qual s'allotjaven van rebre una notícia greu. Un meteorit havia impactat contra un dels satèl·lits artificials de la Terra i a conseqüència d'això tots els altres satèl·lits havien deixat de funcionar.

    En Quim no li va donar importància, ja que creia que no eren molt importants. La mestra d'en Quim va dir a tots els alumnes que entressin a les seves habitacions i deixessin tot l'equipatge. Les habitacions eren de quatre persones a ell li va tocar amb la Martina, en Josep i la Paula. Hi havia dues lliteres una per als nois i l'altra per a les noies, l'equipatge el van deixar a l'esquerra i a la dreta hi havia una porta pintada de blanc, era el WC. Dins hi havia una dutxa, un vàter i dues piques per rentar-se les mans.

    La mestra havia dit als alumnes que a les nou en punt havien de baixar a sopar. Encara eren les vuit així que en Quim es va asseure al llit a mirar el mòbil, era estrany, no tenia cap missatge, ni de sa mare, ni de cap company i el més estrany, no tenia cap trucada perduda del seu pare! Ràpidament, va descobrir la raó, no tenia Wi-Fi, així que va baixar les escales fins al menjador on estava la mestra ajudant a parar taula. En Quim es va apropar a ella i li va preguntar: Quina és la clau del Wi-Fi? La mestra va informar que no hi havia Wi-Fi, perquè no hi havia satèl·lits. En Quim es va sorprendre, no pensava que fossin tan importants. Ell va tornar a pujar les escales i va haver de caminar un llarg tros, la seva habitació era la sèptima. Va ser l'hora més llarga per a en Quim, ja que no tenia res a fer, només s'havia portat el mòbil. Va arribar l'hora de sopar i com estaven als Pirineus feia molt fred. Així que per a sopar van fer una sopa ben calenta i unes costelles de corder a la planxa. Durant el sopar els mestres van informar que demà anirien a esquiar per les muntanyes, en Quim no sabia esquiar, però tenia ganes d'aprendre'n.

    Un autobús els va portar fins allí, es van posar les botes, el casc, els guants i van llogar els esquis. Els mestres els van dir que els esperarien a les set al mateix lloc on els ha deixat l'autobús. En Quim va anar amb els seus amics en Jan i en Marc. Com no sabien esquiar van demanar-li als mestres que els ensenyessin a esquiar, i en menys d'una hora ja eren experts! Van decidir començar per una pista verda ja que eren les més fàcils. La van esquiar amb molta facilitat, ara volien anar a la negra, però hi havia uns núvols molt grisos i van pensar que nevaria. En Quim portava el mòbil així que va decidir mirar el temps meteorològic, però com no hi havia satèl·lits no ho podien saber. Van decidir ignorar els núvols i van pujar al telefèric, en deu minuts van arribar dalt de la pista negra. Quan van veure la baixada es van penedir, però ja no hi podien tornar. Van començar a baixar, primer en Jan seguit d'en Quim i l'últim va ser en Marc. Jan va relliscar i com que en Quim anava darrere el va xafar, en Marc va esquivar-los, però uns metres més avant va caure. En Jan es va trencar la cama, en Quim quan es va poder incorporar, ràpidament va intentar trucar als mestres, però com no hi havia satèl·lits, no hi havia comunicació. En Quim espantat va obrir el Google Maps, perquè volia veure on hi havia un punt segur, però el Google Maps no funcionava. En Marc espantat va treure's els esquis i en Quim va fer el mateix. Van agafar en Jan i es van dirigir pista a baix, van aconseguir arribar a la infermeria i van salvar en Jan.

    Quan va acabar el viatge en Quim va aprendre moltes coses sobre els satèl·lits, ell no pensava que fossin tan importants. Unes setmanes després en Quim havia de fer un treball de tema lliure i ell va investigar sobre els satèl·lits, al mestre li va encantar i li va ficar un deu.

    Un gas tòxic

    Un gas tòxic

    —Uf... Q-què m'ha passat? —diu confós mentre s'aixeca i escolta una veu cridant pel walkie-talkie —03! 03, on ets? Estàs bé? CONTESTA! — crida desesperadament la seva companya. —Exactament qui em parla? Però sí, sí estic bé. —Soc 070, la teva companya d'investigació del cos humà. Ara mateix estàs dins d'un cos. Vaig perdre el teu senyal fa unes hores. Tens una missió i és trobar una solució pel càncer de pulmó.
    —Cof… cof… cof…. Ehem. —apareix un gas tòxic. —Qui... cof... quina pudor…
    —Però tu on ets, a l'intestí, allà hi ha coses que fan pudor? — diu la seva companya.
    —Vinga, ara mateix no importa l'olor. He de començar la missió. —diu entusiasmat.
    — D'acord, ara mateix ets a la boca —contesta l'agent 070.
    —Bé, baixaré.
    Comença a córrer, salta i rellisca de camí a la gola. Una altra vegada torna a olorar el gas del tabac. —-Cof... cof…

    Una vegada ha arribat, torna a parlar pel walkie-talkie.
    —He arribat. A dalt s'escoltava molt com respirava l'humà, potser tenia sibilància.
    Mentre inspecciona per tot arreu. I observa un petit líquid de sang. De sobte un vent molt fort l'intenta expulsar
    —Aaaah!
    S'agafa per no sortir volant. Sembla que el vent ha parat, però això torna a passar dues vegades més. —Vinga, agent 03, que tu pots. Baixa una mica més. — intentant animar al seu company.

    Aconsegueix sortir de la faringe i la laringe.
    —Bé, he arribat als alvèols, tot és molt fosc, pensava que seria molt més rosa o vermell, però sembla que té una aura maligna. COF... cof... cof. Em costa molt respirar... cof... no puc, és molt tòxic.

    UN LLIBRE PODERÓS I MÁGIC

    UN LLIBRE PODERÓS I MÁGIC

    Tot va començar quan el 15 de setembre del 2022 , l'adolescent ebrenc Sebastià Sánchez, va descobrir com tele transportar-se a partir d'una finestra.Era un dia normal, com tots els altres, Sebastià es va llevar a les 7:00 h per anar a l'escola. A primera hora del matí tocava matemàtiques , una de les assignatures que més li agradava a ell, ja que li anaven molt bé. Mentre estaven donant la lliçó de les raons trigonomètriques, va començar a ploure molt fortament. Així doncs, no puguin sortir al pati i en Sebastià i els seus amics van decidir anar a la biblioteca de l'escola, perquè mai anaven i volien experimentar coses noves. Una vegada allí van començar a donar una ullada a tots els llibres. Hi havia moltíssims i de tots els temes. Als fons de la biblioteca dalt de tot d'una estanteria, al Sebastià li va llama l'atenció un llibre en concret, el va agafar i el seu contingut era molt sorprenent. El seu títol era "Com tele transportar-se". Ell mai havia vist un llibre tan intrigant i va decidir fer un préstec a la biblioteca del seu centre per poder contemplar i llegir millor aquell meravellós llibre. Quan la bibliotecària, la Montse, el va veure amb aquell llibre, la cara li va canviar. Estava espantada i preocupada, com si hagués vist un fantasma. De seguida va anar cap al Sebastià i li va dir:-Sebastià hem de parlar un moment molt seriosament.En Sebastià no sabia el que estava passant, ell pensava que havia fet alguna cosa malament estava preocupat. Ell i la Montse es van dirigir a un quartet on les netejadores de l'escolta guardaven tots els seus estris per a netejar.La bibliotecària li va explicar que aquell llibre li canviaria la vida. Havia descobert una cosa fantàstica però al mateix temps preocupant. Li va explicar que aquell llibre i el seu contingut era real i si se'n feia un mal us, podia ser molt perillós. També li va dir que aquell llibre tenia el poder de tele transportació, però si no es compliren tots els passos i normes per poder anar d'un lloc a un altre es podia quedar en un lloc fix o fins i tot desapareixes per a sempre.Després d'aquella conversa, en Sebastià va arribar a casa, es va tancar a la seva habitació i en només 2 h es va llegir tot el llibre. Al llibre també apareixien biografies de gen i les seves experiències personals sobre la tele transportació. En Sebastià va quedar al·lucinant amb el llibre i com ell era un noi molt valent va voler experimentar aquesta experiència. Abans de fer-ho , va fer vàries cartes de comiat perquè encara que ell sabia els passos per fer-ho no es sabia mai al 100% si tornaria al seu destí. Això l'angoixava una mica, però va continuar endavant.Primer de tot que això es podia fer des d'una finestra o des d'una porta. Ell va decidir que ho faria a finestra perquè pensava que fer-ho a la porta era copiar-se del dibuix animat de Doraemon.El primer pas era partir amb un retolador la finestra amb os triangles rectangles i calcular la hipotenusa i l'àrea d'aquests .el segon pas consistia a tapar els dos triangles en cartolina. Després ha d'expressar amb dibuixos o text on volies anar i per últim imaginar aquest destí , tancar els ulls i creure amb tu mateix.En Sebastià volia anar a Valencià la ciutat de les ciències, va fer tots els passos i quan va obrir els ulls no es podia imaginar on estava. Tot havia sortit bé.Ell va passar un dia meravellós a valencià i va tornar a casa sense que passes res donlen. Va decidir que pel seu ve i seguretat no contaria a ningú la meravellosa experiència que havia fet, però el record i il·lusió d'aquesta sempre el recordarà.

    Un misteri al meu jardí

    Un misteri al meu jardí

    Totes les històries solen començar amb "vet aquí que una vegada..." però això no és seriós, i jo ho vull contar seriosament, perquè el que em va passar la setmana passada no és cap broma, pot canviar el món per sempre.
    El dia 1 de novembre de 2022, estava jo al meu jardí plantant uns gira-sols que ens van donar a classe. La mestra ens va dir que plantéssim i els cuidéssim durant la setmana.
    Els vaig plantar i els vaig regar. A la tarda, la meva mare em va dir que estengués la roba. Vaig anar a fer-ho, i quan estava estenent la meva tovallola va passar un cotxe amb la música al volum més alt possible i els gira-sols van començar a moure's. Me'ls vaig quedar mirant i de sobte van parar. Vaig agafar el meu mòbil i els vaig posar música, i van començar a ballar. Quan les vaig voler gravar van parar, però quan no els ho feia ballaven. Les vaig trasplantar a un altre pot i me les vaig endur a la meva habitació perquè ningú les vegues. Els hi vaig posar diferents tipus de música, i vaig treure aquestes conclusions:
    - Reggeaton= 8/10
    - Pop= 6/10
    - Rock= 3/10
    - Clàssica= 0/10
    - Jazz= 5/10
    - Techno= 10000/10, aquesta els encantava.
    Vaig posar la cançó de "Vista al mar" i van créixer 10 cm. Després vaig posar "Sin señal" i van créixer 20 cm. Vaig anar provant diferents cançons i amb la que més va créixer va ser amb "Memorias" de Mora.
    Va acabar el dia i me'n vaig anar a dormir.
    L'endemà, quan vaig anar a classe vaig parlar amb els meus companys de les plantes i em van dir que a ells no els ho passava el mateix.
    Vaig arribar a casa i vaig continuar investigant. Hi havia un gira-sol que tenia una etiqueta amb un signe estrany, tenia forma d'estrella. Vaig pensar que si posava les flors en aquella forma potser descobria alguna cosa, ho vaig fer, i em vaig posar al mig. Per un moment vaig veure tot negre, i quan vaig tornar a obrir els ulls estava a un lloc que no coneixia. Pareixia que m'hagués transportat a un altre planeta. Hi havia un munt de gira-sols com els que havia plantat. De sobte, em va sonar el mòbil, era la meva mare. En sonar la música de to de trucada, tots els gira-sols van començar a ballar i cantar. Vaig passejar per aquell planeta. Hi havia margarides, roses, etc. I totes cantaven, algunes més fort que altres, algunes més greu, les altres més agut, i de tota mena. Vaig continuar caminant i caminant, fins que va arribar a un punt on hi havia unes fronteres de gel, però no eren molt més altes que jo, llavors, vaig decidir mirar per dalt dels blocs de gel i en aquell moment em va entrar un mareig... es veia tot l'espai! Era tan gran que no sabies cap a on mirar.
    Vaig canviar de direcció i vaig intentar tornar a on havia començat, però em vaig perdre i no sabia com tornar. Vaig trobar un lloc ple de vegetació i em vaig gitar a dormir perquè com ja era de nit, no volia anar per allí sense saber què em podia trobar.
    L'endemà vaig començar a caminar per a veure el que trobava, vaig veure una cova, i a l'entrar es van il·luminar unes flors molt boniques, no sabia quines eren, ni com es deien ni res, però estaven cantant una cançó molt relaxant. Vaig sortir de la cova i vaig començar a prendre nota del que veia. I vaig anotar el següent:
    - Els gira-sols cantaven "Memorias" de Mora.
    - Les roses ballaven "Punto G" de Quevedo.
    - Les margarides cantaven "Soñar" de Morad.
    - Aquelles flors que s'il·luminaven cantaven cançons desconegudes.
    Vaig continuar caminant fins que vaig trobar el punt del qual havia començat a caminar. Vaig posar les plantes en la forma del dibuix i vaig tornar de nou al jardí de casa meva.
    Com la mestra ens va dir que havíem de fer una redacció del que havíem observat de les plantes, li vaig escriure tota la història. Però l'únic que em va dir va ser: "Nena, tens molta imaginació".

    Un Misteri Apassionant

    Un Misteri Apassionant

    Eren les 6 del matí, en Roger estava emocionat, ja que d’aquí a poques hores coneixeria els seus nous companys de classe a l’escola de Cambridge.
    La seva mare com sempre, li havia preparat el seu esmorzar preferit, Llet amb cereals.
    Un cop esmorzat i vestit amb el seu uniforme escolar, es va posar les sabates i va anar a buscar al seu millor amic, en Jack, que donava la coincidència que vivia a 5 minuts de casa seva.
    Ells dos com cada matí, es quedaven parlant davant de la porta de l’escola, ja que les classes començaven a partir de les 7.
    Durant aquella estona, van aprofitar per explicar-se una mica el que havien fet durant les vacances.
    Un cop van ser les 7, es va començar a sentir una gran massa de gent caminant pels passadissos, dirigint-se cap a la sala d’actes, ja que era el lloc on es donava la benvinguda al nou curs escolar.
    Allà, el director en va introduir tot el funcionament i coneixements essencials per afrontar el curs.
    Però un cop va realitzar el seu discurs, va dir un comentari que va sorprendre la majoria de la gent.
    I és que resultava que un dels nous alumnes que arribaven era un tal Isaac Newton, que resultava ser un nen que segons el director era molt intel·ligent.
    Un cop es van començar les classes, es podia veure que Isaac despuntava en qualsevol activitat relacionada amb la ciència.
    Durant les hores de descans entre classes, en ser una persona tan discreta i que, per tant, no parlava quasi mai amb ningú, Roger i Jack es van acostar per presentar-se i intentar que anés amb ells dos. I finalment, després d’uns quants intents, vàrem aconseguir que ens fes cas. Isaac sempre, 10 minuts abans d’acabar el pati, se n’anava a una habitació que segons ell hi havia, els i havia dit que era com la seva sala de distracció.
    Tot resultava bastant normal, fins que un dia per equivocació, Roger va entrar a l'habitació. Era una habitació que bàsicament, només hi havia material de laboratori per, d’alguna manera, experimentar.
    Isaac, al veure que Roger havia entrat, li va dir que s’assegués perquè volia ensenyar-li una cosa que ell havia descobert.
    Li va ensenyar que si agafaves un prisma de vidre i el posaves en contacte amb un raig de sol o de qualsevol llumí, es podia veure alguns dels colors que componen la llum.
    En veure això, Roger es va quedar al·lucinant, i li va dir que l’anés a ensenyar als professors o algun físic professional, però Isaac va decidir no dir-li a ningú res del que havia fet i que, per tant, es mantingués en secret.
    A l’haver vist aquest fantàstic descobriment, Roger va decidir dedicar-se a la física, ja que segons ell, era un món realment apassionant.
    Anys després, l’any 1665, Newton va decidir exposar-ho i mostrar al món un dels seus grans i a la vegada apassionants descobriments que havia descobert.

    UN MUSEU EXTRANY

    UN MUSEU EXTRANY

    Hi havia una vegada un nen de 7 anys que es deia Miquel i li encantaven els dinosaures. Ell i el seu millor amic, en Pau, es passaven el dia investigant sobre ells. La seva afició cap als dinosaures havia començat quan tenien només 4 anys i estaven a casa d'en Pau mirant la tele. A la tele feien uns dibuixos animats que es deien "Dinotren". A en Pau i a en Miquel els hi van encantar, i des d'aquell dia el seu somni era viure un altre cop a l'època dels dinosaures. Se sabien totes les espècies de dinosaures que havien existit, havien anat a molts museus i a moltes exposicions de dinosaures per tot Espanya, i havien vist moltíssims documentals sobre dinosaures.

    Per Setmana Santa, les famílies dels dos nens van veure que feien una exposició de dinosaures a Sevilla, i aprofitant que el germà d'en Miquel tenia un torneig de futbol allà, hi van anar. Els dos petits tenien moltes ganes d'anar a l'exposició, però hi havia un problema: que el germà d'en Miquel, l'Albert, tenia un partit al mateix dia. Al final, les mares dels nens es van quedar amb l'Albert i els dos pares van acompanyar a en Miquel i a en Pau a l'exposició. Els pares d'en Miquel i en Pau eren una mica despistats. A l'entrar, els hi van posar un petit vídeo d'introducció que parlava de les diferents espècies de dinosaures com el T-Rex, el triceratops, el diplodocus o el velociraptor. També explicava quina era la teoria de la seva extinció: un meteorit havia caigut a la terra i havia provocat l'extinció de quasi tots els animals que habitaven a la Terra en aquell moment. Quan es va acabar el vídeo, en Miquel i en Pau estaven tan emocionats que no van ni mirar si els seus pares els seguien i van anar a mirar l'exposició.

    A la primera part, sortien totes les èpoques de l'era dels dinosaures com el juràssic o el triàsic, i els seus animals més destacats, el que havia passat a cada període i més informació. Més endavant, hi havia les diferents espècies de dinosaures amb molta informació, fotos, un esquelet i depèn de quins tenien algun os real que havien trobat els arqueòlegs. A en Pau, li va cridar l'atenció un punt en concret: un esquelet de brontosaurus que era gegant. Allà, al costat, hi havia una part de la seva cua en una vitrina que posava que era d'un brontosaurus real i que havia estat trobada per un arqueòleg que es deia Lluís. En Pau va pensar que li encantaria ser arqueòleg de gran, per trobar moltes més restes de dinosaures per fer-se famós.
    Però en Miquel s'havia fixat en una altra cosa. Una porta que posava "NO entrar. Només personal autoritzat". Al cap de dos segons, ja estava obrint la porta i en Pau entrava tot darrere. A dins, només hi havia una cadira amb un llibre molt gran. Tota la sala era negra, també l'única cadira que hi havia. En Pau es va començar a acostar cap al llibre amb l'intenció d'obrir-lo i quan estava a punt d'agafar-lo, un soroll el va espantar. Era la veu del seu pare que li deia:
    Pau! Pau! Desperta't que ja hem arribat a Sevilla i en Miquel i els seus pares ens esperen.
    Tot havia estat un somni.

    Un passat molt present

    Un passat molt present

    Com s’ho van fer els prehistòrics per descobrir, tot el van descobrir? És una pregunta que mai ha abandonat el meu cap. I, avui, per fi, li he pogut donar una resposta parcial.

    El meu pare era arqueòleg i, des que tinc memòria, m’ha transmès aquesta passió. A casa, sempre teníem coses per a mantenir una ment curiosa i uns ulls ben oberts per observar-ho tot. A vegades, em portava alguna petita resta dels jaciments arqueològics on excavava per tal que pogués veure aquests petits tresors i treure les meves pròpies conclusions sobre què era o per a què servia. Quan vaig ser una mica més gran, em va començar a portar a les excavacions on treballava amb la condició que tingués cura de no malmetre res i no molestés els especialistes. M’agradava l’ambient que es creava als jaciments. Treballar colze a colze, de sol a sol, perseverant i intentant descobrir alguna cosa més. La brillantor als ulls i l’alegria i emoció de tots quan algun dels seus companys feia una petita descoberta era simplement admirable i mai em cansava de veure-la. Em vaig acabar acostumant a aquests espais que cada cop em fascinaven més. Allà al mig, a vegades un camp de conreu, a vegades en una cova, hi havia les restes del nostre passat, el que en un cert moment va determinar com som ara.

    Vaig continuar creixent i l’admiració i curiositat, encara ben vives que sentia per aquests llocs, em van portar a estudiar arqueologia. Vaig fer pràctiques en alguns jaciments i vaig començar a entendre la il·lusió que els companys del meu pare havien viscut alguns anys abans, perquè era la que ara vivia jo.

    Vaig acabar la carrera i vaig començar a treballar creant un grup estable d’arqueòlegs. Vam viure molts moments màgics amb troballes en diferents jaciments. Finalment, va arribar el gran dia en què vaig tenir l’honor de dirigir l’excavació d’un d’aquests. Vam estar molts dies fent prospeccions, treballant sota el sol, alguns sense trobar res, i alguns amb grans sorpreses, però al final de l’estiu havíem fet descobriments únics, entre els quals restes d’eines, de foc, de morters i pedres de moldre, estatuetes i pintures. L’últim dia que vam estar allí, ens vam quedar cavil·lant, xerrant, imaginant i fent hipòtesi sobre les històries que hi havia darrera dels nostres descobriments, sobre què podia haver passat o per quin motiu estaven allà i no en un altre lloc.

    Quan finalment ens vam acomiadar a altes hores de la matinada, vaig caminar fins al meu cotxe. Vaig mirar cap al fosc cel ple d’estrelles i vaig somriure amb alegria i satisfacció. Va ser en aquell moment en què ho vaig entendre. No som tant diferents a la gent prehistòrica. Ells també observaven, es feien preguntes, eren curiosos, s’arriscaven, experimentaven, provaven coses noves, s’esforçaven i feien descobriments útils. Ells van descobrir com fer foc igual que nosaltres descobrim les seves restes i reflexionem sobre les seves vides. Segurament, pocs de nosaltres en som conscients, però el passat forma part del nostre present, i tot això, serà una part de la història que descobriran els humans del futur.

    Un viatge a través de les estrelles

    Un viatge a través de les estrelles

    Els motors s’encenen.

    El meu cor s’accelera.

    M’aferro a tu, el meu cinturó. El pont entre la Terra i les estrelles.

    Es mouen les parets, tot tremola. Les papallones ballen dintre el meu estómac.

    S’enlaira la nau, cap al cel infinit. S’obre la porta a nous horitzons salvatges i desconeguts. S’endinsa en un paradís de núvols rojos i rosats. Els evapora amb el tacte suau i tallant que travessa la meva pell. Va deixant enrere les capes de l’atmosfera, les perfora com una fletxa.

    Si mires per la finestra divises camps, muntanyes i ciutats que es mouen a velocitats vertiginoses. No puc fixar-me en els detalls, tot són taques borroses. Tants sols els colors, separen les regions que dominen el planeta. Les àrees limítrofes són fines, es fonen amb els tons dels paratges naturals, això fa que l’extensió terrestre sembli un prat enorme amb diferents espècies plantades de cereals , i; de tant en tant, una pertorbació tridimensional, que no és més que les estructures humanes que hem escampat per la Terra. Es minimitza el paisatge, com si algú hagués posat un zoom i l’hagués accelerat cap enrere. Les taques borroses desapareixen, qui sap, si és perquè estic molt a prop o m’allunyo massa. Llavors te n’adones de la teva insignificança: quan l'estrèpit dels motors s’apaga i la força que t’atrau et deixa lliure. Flotant, pensaments que flueixen com el teu cos als meus braços. Pensaments existencials i temorosos que no vols que surtin a la llum. Miro per la finestra i veig una esfera; gegant, immensa, colossal. Blava amb tons marronosos, coberta per una fina capa gasosa. Illes gegants que floten a la deriva d’un mar colossal i sense límits, ja que, en un cos rodó els trajectes en línia recta són infinits. Et preguntes on estarà casa teva, i llavors te n’adones que vius en una llar amb selves tropicals com a jardí i mars tancats com a piscina. Que trepitjaràs Mart, abans de conèixer-la tota, abans de descobrir tot els seus secrets. El síndrome de la insignificància et deixa en un estat d’ingravidesa mental, encara que els terres electromagnètics de la nau ja t’atraguin contra el sòl. Les forces moleculars interactuen entre nosaltres unint-nos cada cop més a través d’aquest viatge interestel·lar.

    -Passatgers, passatgeres ens apropem a la Lluna.

    Per la finestra es veu el satèl·lit més gros en proporció al planeta al que orbita. La monarca de les nits, l’esfera platina que porta amb ella totes les estrelles que es veuen per denit. Ara, com un globus flotant enmig d’una marea negra, amb una escorça solcada per l’edat i pels milers de meteorits que han impactat sobre la seva superfície i que han anat deformant cada quilòmetre quadrat de la seva coberta. Un meteoroide de dimensions colossals que sembla haver sobreviscut a grans col·lisions, a èpoques primigènies on el plasma i dagues de roca espacial formaven remolins ignífugs i tallants; fins a assentar-se en una òrbita que gira al voltant del nostre planeta, com un heroi de guerra que torna a casa seva. Però ni la Lluna s’ha salvat de la conquesta humana, des de que l’Apollo XI hi va allunar, des de que van enviar les primeres missions per habitar-la, des de que els primers turistes lunars van disfrutar d’un sorbet al Llac de la tranquil·litat. Per això quan miro per la finestra diviso unes edificacions esfèriques que reflexen la meva imatge, al teu costat, també les vies de comunicació terrestre i aèries que s’han instal·lat. Tot hi que ens hi apropem molt, la nostra destinació no és el gran parc temàtic en que hem convertit el nostre satèl·lit, natural, sinó que continuem endavant a una velocitat de 62136 km/h. La propera parada és Mart, el planeta roig. Tot i que encara no està habitat, ja hi tenim algunes expedicions que hi van “amarciar” l’any passat i que estan fent diferents investigacions sobre el seu passat verd i exultant. Viatgem en silenci per por de trencar la màgia que s’ha creat al nostre entorn, una aura serena i còmoda que convida a parlar de les coses més importants de la vida. I aquí, imponent, tenim a Mart; amb els seus tons carmesins, roses i vermells; també blanc als pols i als núvols de gas que cobreixen el cel. Una brasa incandescent que es nega a apagar-se i a deixar de brillar amb tons rogencs. Serralades, volcans olímpics, una geografia que amaga oceans congelats sota la superfície, escombrada per tempestes de sorra impenetrables on els vents viatgen a velocitats vertiginoses. Hem giro i et veig a tu, observant-me, m’apropo i tu també. I davant la imatge del planeta vermell, que encén tota flama, de passió, d’amor incontrolable, ens entreguem a nosaltres mentre viatgem a velocitats vertiginoses a través del viatge interestelar més bonic del moment.

    Un viatge pels records

    Un viatge pels records

    Recordo…
    Ara recordo aquell dia amb claredat. Tanco els ulls per poder aguditzar els meus sentits. Per tornar a olorar el petricor, per sentir com la pluja baixa suaument per les meves galtes fent-me moixaines, els calfreds produïts pel vent i sobretot, el caliu dels seus llavis sobre els meus. La tendresa del seu tacte i la innocència del primer petó. Ell, amb la seva característica polsera amb el símbol d'infinit, i jo, amb les meves Converse vermelles. Aquell era el nostre últim dia junts, després, es traslladaria amb la seva família, i per això, em va donar un paper amb el seu número. Paper, que en arribar a casa, vaig descobrir que no havia escapat de l'aigua, la meva bossa no havia estat suficient aixopluc per ell.
    On estarà ara? Que haurà pensat de mi? Encara se'n recorda del moment que vam compartir tan vívidament com jo ho faig?

    Records, una paraula que heu escoltat des de petits. Una paraula, que ens connecta amb el passat, sense els records no seríem qui som avui en dia. Què us semblaria si us digués que és possible viatjar al passat i tornar a reproduir aquests records? No podríeu canviar el passat, però crearíeu una simulació amb el vostre cervell i quedaria guardada en aquesta petita màquina. Voleu tenir les vostres memòries reals guardades i sempre poder veure-les un altre cop?

    Allà estava jo, presentant el meu nou invent, l'anomenat Safe Memories o SaMe pels amics. La creació que anava més enllà d'una càmera de fotos o d'un vídeo, una que et permet tornar a reproduir escenes que has viscut i sentir-les en primera persona. Aquest aparell connecta amb l'hipocamp, estructura encarregada d'emmagatzemar els records. Aquesta regió del cervell es troba al sistema límbic i associa emocions positives o negatives a les memòries. Quan la càrrega emocional és més forta, més fàcil per la màquina és detectar-la. També aporta espai i temps, fent possible organitzar totes aquestes vivències en una carpeta. A més, SaMe també connecta amb el lòbul temporal, que acaba de processar els records i integra sensacions del gust, l'oïda, la vista i el tacte. Per poder sentir l'olor SaMe envia impulsos al bulb olfactori per produir-la. No és genial? Vaig trigar anys en crear aquesta fantàstica obra d'art. Buscant informació, creant hipòtesis, fent experiments per tal d'afirmar-les o negar-les, fallant, tornant a intentar-ho i fallant de nou. Tot i que es triga una eternitat, així és com funciona el nostre mètode científic, veritat? I no negaré que m'ho vaig passar molt bé investigant.

    La multitud aplaudia, demanaven a crits una demostració. Si la volen, perquè no?

    - D'acord, ja està bé! Qui vol ser el primer a ensenyar al públic com funciona la innovació SaMe?

    De sobte, un mar de mans que imploraven ser escollides emergia davant meu. Entre totes, en va sorgir una de molt coneguda i com no, amb l'infinit en ella i jo, davant d'aquell esdeveniment fortuït, amb el calçat que semblava fet del fil vermell del destí.

    Un viatje a l'oblit

    Un viatje a l'oblit

    Demà per fi podré assolir el meu somni i no hi puc estar més feliç. He estat tota la vida preparant-me per al dia en que pogués anar a l’espai. Des de petita, el meu pare, un reconegut astronauta, ja em va començar a ensenyar les matemàtiques i la física que necesitaría per entrar a l’acadèmia d’astronautes. He de reconèixer que no va ser gens fàcil però a mesura que anava creixent m’anava apassionant cada vegada més la idea de poder veure el meu planeta des de l'espai. Molt poques persones ho han fet i jo volia ser una d’elles. Quan vaig complir la majoria d’edat al meu pare li van diagnosticar un càncer terminal i vaig haver de deixar d’estudiar per ajudar a la meva mare a casa, fet que va fer que no pogués entrar aquell any a l’acadèmia. Finalment, 6 mesos després, ens vam haver d’acomiadar del meu pare i li vaig prometre a ell i a mi mateixa que algun dia viatjaria a l’espai com ell ho havia fet.
    I aquí estem, a vint-i-quatre hores de fer el meu somni realitat, qui m’hagués dit a mi fa uns quants anys que ho aconseguiria. Em dirigeixo ara mateix a les oficines de control a revisar els últims càlculs de la trajectòria que hem de prendre demà segons el temps que faci. Hem de ser molt precisos els meus companys i jo perquè un error mínim pot causar que no arribem mai a l’espai o que la nau s’espatlli a mig camí i que no puguem tornar. Per això portem preparant la missió durant un any sencer i hem refet els càlculs moltes vegades. Jo soc l’especialista en la branca de les matemàtiques de la trigonometria i, per tant, m’encarrego de calcular la distància que hem de recórrer i en quin angle ens hem de dirigir per arribar al nostre destí. El meu company Eric va fer la carrera de física i ell vigila quina és la velocitat adequada a la que hem d’anar. Nosaltres dos i altres companys formem l’equip espanyol que més mesos romandrà a l’espai. Seran la meva família durant el temps que estiguem a dalt.
    Avui és el dia. M’acabo d’aixecar i no sé ni com he pogut dormir dels nervis que tinc. Una vegada estic al lloc des d’on es fa l’enlairament, em reuneixo amb els meus companys i amb el director de l'agència a la qual pertanyem. És una persona molt amigable i era amic del meu pare, ell m’ha ajudat a poder formar part del seu equip. Unes dues hores després m’estic posant l’uniforme adequat i em poso el cinturó de seguretat. Porto uns papers a la mà amb la simulació de la trajectòria per acabar-ho de revisar. De cop i volta sento unes veus pels altaveus que anuncien el compte enrere i no m’acabo de creure la situació en la que estic fins que ens enlairem. Els primers 3 minuts són bastant turbulents però a mesura que ens anem apropant a l’espai el viatge es torna més tranquil, excepte quan per fi travessem l’atmosfera i arribem a l’espai. Al principi tots ens quedem muts contemplant les meravelloses vistes i per uns instants m’oblido de tot i hem concentro en el meu pare, l’home pel qual estic aquí, i recordo que una vegada quan era petita em va dir com era aquesta sensació i que pensava ell. Ara puc dir que és tal i com m’ho havia dit ell, que no hi havia res, que era l’oblit.

    Un vuitè mar...?

    Un vuitè mar...?

    Any 2003, al laboratori submarí Proteus. Un laboratori on treballaven biòlegs marins, oceanògrafs, científics i geòlegs.

    Durant anys, aquests científics havien estat estudiant els set mars coneguts, meravellant-se amb la diversitat de vida que habitava a les seves aigües. Tot i això, malgrat tots els seus èxits, sentien que encara faltava alguna cosa, una peça del trencaclosques que estava per descobrir.

    Un dia normal, els científics que estaven explorant la zona amb una càmera tèrmica, es van adonar que, de sobte, una part del mar estava estranyament calenta. Després de pensar-ho amb calma, van decidir avisar als altres científics i apropar-se a aquella zona que estava tan calenta.

    No van parar d'intentar moure’s cap allí, estaven molt cansats quan es van adonar que no avançaven, hi havia alguna força que els empenyia enrere, cap al laboratori. Tot seguit, van decidir tornar a entrar a la base i explicar als companys més en fons el que estava passant.

    Van descobrir que la superfície calenta que van trobar tan estranya tenia una mesura de 100.300.000 km² i una profunditat de 32.939 m. Malgrat d'haver descobert tot això, encara no sabien com endinsar-se, ja havien provat moltíssimes maneres per veure com entrar-hi, però de moment, res els funcionava.

    Uns dies després d’investigar a fons la zona inexplorada i de crear invents que els ajudessin amb la recerca, es van embarcar en una emocionant expedició marina a la recerca de nous descobriments dins de la zona, no sabien el que els esperava. El grup de científics estaven tots ansiosos per descobrir els misteris que jeien ocults a les profunditats de la zona inexplorada.

    Els científics van descobrir una sèrie d'anomalies a les dades que indicaven la possible existència d'un vuitè mar. Intrigats i emocionats per aquesta possibilitat, van decidir emprendre una nova expedició per investigar més a fons. Equipats amb els últims avenços tecnològics i una curiositat insaciable, es van endinsar en el punt desconegut.

    A mesura que descendien als seus submarins de recerca, la foscor es feia més profunda i la tensió a l'aire era palpable. Tot i això, la seva determinació no va desaparèixer. Després d'hores d'exploració, finalment, les llums del submarí van il·luminar un paisatge marí que no havien vist mai.

    El vuitè mar es va revelar davant dels seus ulls amb una bellesa indescriptible. Les aigües eren cristal·lines i d'un to blau profund que pareixia que brillava amb una llum pròpia. Els científics van quedar meravellats en descobrir una biodiversitat encara més rica i exòtica de la que havien trobat als altres set mars. Des d'estranyes espècies de peixos que brillaven fins a impressionants esculls de corall, cada racó del vuitè mar era un tresor per descobrir.

    Però els científics no es van centrar només en la bellesa d'aquest nou ecosistema. També van estudiar les característiques geològiques i oceanogràfiques úniques del vuitè mar. Van descobrir que els seus corrents eren diferents dels dels altres mars, i que el seu fons marí estava ple de formacions geològiques que mai s'havien vist.

    Mentre els científics se submergien més i més en la seva investigació, van començar a comprendre la importància del vuitè mar a l'equilibri global de l'ecosistema. Els seus descobriments van proporcionar noves idees sobre com preservar i protegir els oceans existents, a més de la necessitat d’ampliar els esforços per investigar i comprendre els ecosistemes marins desconeguts.

    El descobriment del vuitè mar es va convertir en una fita científica i una crida a l'acció per a la conservació dels oceans. Els científics van continuar estudiant aquest nou ecosistema amb passió i dedicació, treballant juntament amb organitzacions internacionals per establir mesures de protecció i assegurar que el vuitè mar i els seus habitants fossin preservats per a les generacions futures.

    UNA CREACIÓ ESPATERRANT

    UNA CREACIÓ ESPATERRANT

    Vet aquí que una vegada, en un poble anomenat Curiosilandia, hi vivia un científic boig, però intel·ligent anomenat Dr. Chumberlain, qui comunament era conegut com a Chumby. Era molt famós perquè havia guanyat 29 Premis Nobel gràcies als seus invents increïbles, entre els quals cal destacar clarament el cotxe-avió, el rastrejador o les sabates voladores amb un robot integrat.


    Ell vivia feliç a la seva mansió amb la seva dona, la senyora Chumberlain, i els seus dos fills. Bé, més aviat era un fill, en Charles Chumberlain, que tenia 30 anys, i un robot amb cos de persona molt intel·ligent que ell mateix considerava fill, que es deia Rob-top i tenia 5 anys d’antiguitat. En Chumby veia que ja es feia gran (tenia 68 anys, 4 mesos, 3 setmanes i 2 dies) i volia acabar la seva gran carrera científica amb el més gran dels seus invents i el Premi Nobel número 30 que el certifiqués com al millor científic de la història. Però com ja havia creat tantes coses, no sabia què fer. Havia fet aparells per cuidar la natura, per la robòtica, havia millorat peces de roba... Què podia fer més?


    Van passar uns dies i, cansat de pensar tant, en Chumby va decidir entrar al Google “normal” (ell ja havia creat un Google millorat, que el va anomenar Google 2.0) i cercar una idea o notícia que l’inspirés a crear el seu major invent. Després de 43 minuts i 30 segons, va trobar una notícia que deia: Una tomba egípcia ha estat trobada a El Caire, Egipte. Llavors, ell va pensar: “Com m’agradaria ser a Egipte i conèixer els seus costums”. Poc després, ja ho tenia! Podia crear una màquina del temps que parli, amb un GPS i rastrejador de tresors inclòs. Ara només havia de pensar com fer-ho i anotar els passos de la construcció a la seva llibreta.


    Al cap d’uns dies, ja ho tenia tot a la seva ment i es disposava a començar. Quan ja tenia la forma de la màquina del temps, va anar a buscar el material clau: unes pólvores espaciotemporals amb tots els fets de les grans civilitzacions de la història: la Grècia Clàssica amb els Jocs Olímpics, l’Antic Egipte, la prehistòria... I també un vestit especial que va dissenyar per als viatges en el temps.


    Es va preparar, va dir adeu a la senyora Chumberlain i a en Charles (en Rob-Top s'estava carregant) i, va decidir que aniria a la Grècia Clàssica. Va tirar les pólvores i li va dir a la màquina “A la Grècia Clàssica!” i va desaparèixer de la mansió. Va anar a parar a un lloc ple de gent, semblava que era un mercat. El seu vestit es va transformar en una túnica blanca i també portava un sensor que li permetia parlar i entendre el grec. De sobte, van aparèixer uns soldats que anaven davant d’una quadriga que era conduïda per una silueta que en Chumby coneixia... Era l’Alexandre Magne! El millor emperador grec de la història era davant seu! Se’l veia bastant jove, d’uns 21 o 22 anys, i anava saludant a tota la gent.


    Tot seguit, en Chumby va veure un cartell en grec que posava “Atenes” i va decidir anar a veure la ciutat. Va veure el Partenó i, d’amagat, va fer-li una foto. Després, es va trobar una moneda grega bastant gran i va anar a comprar-se un collaret de pedres de record. Ja havia vist com era Grècia, i a continuació volia viatjar a Egipte. Va dir a la màquina “a Egipte!” i va desaparèixer sense deixar rastre de la gran Grècia Clàssica per anar a l’Egipte dels faraons.


    Va aparèixer en un desert, i, al fons, es veia una edificació en construcció... Era l’Esfinx de Gizeh! Va caminar uns quants metres per veure-la més de prop i, d’amagat, va fer-s’hi un “selfie”. Amb la seva túnica egípcia, va entrar a Memfis i va veure el gran palau del faraó Kefren. Hi havia tallers, camps de conreu... Després de veure la ciutat de Memfis, en Chumby va decidir tornar a casa i publicar el seu nou invent. Va cridar “a casa!” i va desaparèixer de l’Egipte del faraó Kefren.


    Al cap d’uns dies, en Chumby va rebre una notificació al mòbil que deia que havia estat nominat al Premi Nobel de la ciència. Era la seva oportunitat! Va anar al palau on es duia a terme la cerimònia. El de la ciència, va ser l’últim i, el guanyador va ser... El doctor Chumberlain amb la seva màquina del temps! Havia aconseguit el seu 30è premi Nobel de la ciència!


    En Chumby va viure feliç els seus últims anys com a científic fins a la seva mort.

    UNA OPORTUNITAT ESPACIAL

    UNA OPORTUNITAT ESPACIAL

    Ara que l'Univers m'ha donat una altra oportunitat, no tornaré a fallar.

    Aquell dia, no era un dia qualsevol, almenys per al meu equip i a mi. Aquell dia anàvem a anar a l'espai, però no a la Lluna o a Mart, no. Anàvem a investigar les parts desconegudes d'aquest. Estàvem l'any 2090, i l'exploració espacial ja estava molt avançada.
    El que no vam comptar als nostres superiors era que nosaltres volíem trobar un forat de cuc.
    Volíem comprovar per nosaltres mateixos si la teoria del pont Einstein-Rosen era veritat. Aquesta teoria deia que si eres absorbit per un forat negre, podries d'una regió a una altra en l'espai-temps desembocant a través d'un forat blanc.

    Havíem arribat a l'estació espacial unes hores abans perquè havíem d'estar a punt per a la nostra gran expedició. Ens vam posar els nostres vestits espacials i vam muntar-nos en la nostra nau per anar cap a l'espai exterior.
    Un cop a l'espai, canviaríem la nostra ruta: en lloc d'estudiar la Nebulosa d'Orió, aniríem a visitar un forat negre que estava a prop seu. Sabíem que no tots els forats negres eren de cuc, però segons els nostres estudis, les probabilitats que ho fos, eren molt elevades.
    El meu equip estava format per quatre tripulants: l'Agnès, el Jaume, l'Aleix i jo, la Beatriu, la capitana.
    Estàvem molt impacients i jo sobretot estava entusiasmada. Seríem les primeres persones a descobrir alguna cosa com aquella, o, pot ser, de no tornar mai més d'un forat negre.

    Al cap d'unes hores, ja estàvem a prop de la nebulosa, el pla era aturar-se a estudiar la formació dels estels dins d'ella. No obstant nosaltres vam canviar la ruta. Vam perdre comunicació amb la base (intencionadament) i vam anar endinsant-nos a poc a poc. No sabria com descriviu-lo: era gran, majestuós, però a la vegada aterridor, era un gran forat que semblava que no tenia fi. Ens va començar a absorbir, cap cosa imaginable podia fugir de la seva força gravitacional. Poc després, els meus companys tenien unes grans nàusees i tots van perdre el coneixement, com era possible? Sense saber com, jo vaig quedar l'única dempeus i vaig intentar gravar tot el que passava amb la meva càmera. La nau estava revestida d'un material molt resistent, superior al titani per poder suportar el viatge a través del forat. Al cap d'uns instants, que per a mi se'm van fer eterns, la nau va sortir a l'espai. Efectivament, era un forat de cuc! Havíem pogut viatjar a través de l'espai-temps! Però, a quin espai, o a quina època? No tardaria molt a esbrinar-ho.

    L'indicador semblava que no funcionava, i si... havíem viatjat a un altre univers? Però, i perquè podia distingir tots els planetes del sistema solar? Seria un univers paral·lel?
    Havia de comprovar-ho, vaig despertar a la tripulació, els vaig contar tot el que va passar i es van quedar bocabadats. Jo estava molt impacient, havíem d'aterrar a la Terra. Vam deixar la nostra nau en un descampat, ens vam quitar els vestits espacials i vam començar a caminar. No vam tardar molt a arribar a una població. Vam veure que era l'any 2075! No podia ser... podia ser que ella estigués viva? No tenia temps per a perdre.
    Vaig contar a la meva tripulació que feia temps en tenia una amiga en l'institut i unes companyes de classe van començar a ficar-se amb ella. Això la va afectar molt, fins que un dia no ho va poder suportar més. Jo no vaig poder salvar-la, solament vaig mirar cap a un altre costat, com tothom. Ara, l'Univers m'estava donant una altra oportunitat, havia d'actuar. Havia d'anar a l'institut i posar fi a tot allò.

    Aquell dia, vaig canviar la vida a la meva amiga. Em vaig fer passar per una professora i vaig anar a la zona del pati on se solia posar. Llavors, vaig veure a les companyes que la solien assetjar. Em vaig aproximar a elles i els vaig ordenar que anessin al despatx de la directora a contar tot el que li havien fet. Ràpidament, van ser expulsades.
    Jo volia quedar-me més amb ella, però havíem de tornar al nostre univers, així que li vaig explicar tota la meva història, qui era de veritat i el que havíem descobert. Al principi, no em creia, així que li vaig mostrar la meva identificació d'astronauta i els documents on demostraven que els forats de cuc eren reals. Li vaig prometre que algun dia tornaríem a trobar-nos per a compartir el nostre èxit.

    En unes hores ja estàvem de retorn a la nostra Terra havent fet un gran descobriment i havent-hi salvant la vida de la meva amiga. Ella es va convertir en la millor astrofísica del seu univers i nosaltres també.

    Una visita quàntica

    Una visita quàntica

    —Lucy, em sents? Respon-me, si us plau, Lucy! —va xisclar la Rebeca desesperadament.

    —Està inconscient, Rebeca, és que no ho veus?! —va deixar anar la Raquel a punt de defallir.

    —No us amoïneu, noies, ens en sortirem. —els va tranquil·litzar la Jessica, la capitost del grup.

    6 hores abans…

    —Noies, hora d'aixecar-se! —va xisclar la Raquel estirant els meus llençols.

    —Tan aviat?! —vam replicar a l'uníson la Jessica, la Rebeca i jo, odiàvem matinar.

    —Aixequeu-vos ja o farem tard a la visita al Laboratori Nacional d’Oak Ridge! —va exclamar la Raquel en el seu to més irònic.

    Ho havia oblidat per complet, el nostre anterior professor de física, en Richard, ens va advertir la setmana passada que ens havia aconseguit una visita guiada a un laboratori de multiprogrames de ciència i tecnologia a Tennessee, a prop de Knoxville. Des que li vam dir que cursaríem el doctorat en matèria condensada i física de superfícies, no ha parat d'oferir-nos oportunitats per a aprofitar els nostres estudis al màxim. Haig de dir que també es va sorprendre en veure que encara seguim molt unides, però no entenc a què ve tanta sorpresa, des que ens coneixem, som inseparables.

    Les quatre som molècules d'aigua, potser és per això que mai hem encaixat amb la resta dels nostres companys, ser un dipol elèctric no és una cosa fàcil de suportar. No només som líquides a temperatura ambient, sinó que també augmenta el nostre volum en congelar-nos; increïble, oi? Sempre romanem unides gràcies als nostres ponts d'hidrogen, la qual cosa a vegades pot resultar una mica incòmode, però la veritat és que ens hem adaptat bé a aquest nou estil de vida. Hi ha persones que ens consideren una miqueta tedioses o fins i tot avorrides pel simple fet de ser incolores i insípides, però no ens preocupa, no tothom pot dir que és un dissolvent universal.

    Ràpides com un fotó, vam demanar un taxi, no volíem arribar tard. Amb una mica de sort vam aconseguir travessar les portes del gran laboratori a les deu en punt del matí. Allí ens va rebre un home una mica antipàtic:

    —Bon dia, senyoretes, si és que se us pot dir així… —ens va repassar de dalt a baix amb la seva mirada imperant.— Em presento, soc Alexander Ivanov, un dels investigadors de l’Oak Ridge. Gràcies a en Richard teniu el privilegi de presenciar les instal·lacions d'un dels laboratoris més preuats de Tennessee. Al llarg del dia d'avui us presentaré les seves sofisticades instal·lacions i els nostres programes de recerca actuals.

    —El centre sembla magnífic, però aquest home em fa pudor de socarrim. —li vaig murmurar a la Jessica dissimuladament.

    El matí va transcórrer massa ràpid, les magnificències que ens va explicar el nostre guia sobre aquell lloc ens van deixar absortes fins a tal punt que vam oblidar la seva desafortunada rebuda. A les dues de la tarda vam decidir buscar algun lloc per a anar a menjar, estàvem famèliques. Animades i una miqueta impacients, ens vam dirigir cap a la sortida. En el moment en què vaig obrir la porta, un gas de color groc va inundar l’estança i tot es va ennegrir al meu voltant.

    —Ho tens tot a punt, Alexander? —va preguntar una veu desconeguda.

    —Afirmatiu. Podem procedir —va respondre l'Alexander dirigint-se cap a nosaltres.


    Amb prou feines puc distingir bé el seu rostre, els ulls em pesen i sento que allò que em mantenia unida a les meves amigues es torna cada vegada més feble. Intento parlar, però ja no em queden forces, l'única cosa que puc percebre és que la Jessica m'ha deixat anar la mà, el nostre pont d'hidrogen s'ha trencat. Aclucant els ulls puc distingir el lloc en què em trobo, la foscor em consumeix, però veig dues sortides, potser estic en un túnel. De sobte, els meus àtoms s'alteren i, amb ells, els meus sentits. Sento que s'han deslocalitzat, ja no soc jo, més aviat som. Em sento tan sola i alhora tan confosa…

    —Francis… ho hem aconseguit! Et vaig dir que la dispersió inelàstica de neutrons funcionaria, gràcies a ella he pogut mesurar l'espectre de la Lucy. —va exclamar l'Alexander, emocionat.

    —A què et refereixes, Alexander?

    —La molècula d'aigua acaba d'entrar en una superposició quàntica de sis orientacions diferents de l'interior del nanotub de beril·li. Això és inaudit! —no cabia a la pell de goig.— Aquest experiment ens permetrà fer molts avanços en la ciència, com descriure millor el comportament de l'aigua en un entorn reduït. Per fi podrem entendre la difusió de l'aigua i el transport en els canals de les membranes cel·lulars. És, simplement, magnífic.

    Aquestes van ser les últimes paraules que vaig poder escoltar just després que em traguessin d'aquell nanotub.

    —Lucy, em sents? Respon-me, si us plau, Lucy! —No va haver-hi resposta.

    Visc amb un llaç rosa

    Visc amb un llaç rosa

    Poques vegades som conscients de la quantitat de coses que passen a cada instant al nostre cos i de l'increïble que és que tot es mantinga en ordre. Cada segon que passa al nostre dia, milions de cèl·lules del nostre organisme es multipliquen, regenerant els nostres teixits en unes condicions d'equilibri entre les cèl·lules que moren i noves cèl·lules que es divideixen. Per desgràcia, aquesta maquinària és imperfecta: sovint, aquest equilibri es trenca. I una cèl·lula comença a dividir-se sense frens, sense control, arrasant tot al seu pas. I donant lloc a una de les malalties més conegudes mundialment: el càncer.

    12:44 - Hospital La Fe de València.

    Vaig eixir tan de presa d'aquell consultori de metge com vaig poder. Estava lívida, el més segur és que inclòs no em distingeix amb les parets d'aquell hospital. El cor em bategava tan de pressa que gairebé ja no era capaç de respirar. Vaig trucar a la porta del servei de dones per veure si hi havia algú ocupant-lo, però com que no respongué ningú vaig tancar la porta a tot córrer perquè ningú escoltés els meus plors.

    Em vaig haver de torcar les llàgrimes abans d'eixir d'aquell bany perquè ningú pugues-hi veurem d'aquella forma, afectada, o pot ser en xoc. Vaig baixar de les consultes externes capdavall, visualitzant tot al meu voltant fins a l'eixida. No trobe moment per cridar a ningú, no puc, em trencaria solament en escoltar als meus pares o inclòs a la meua parella a l'altra banda del telèfon. Així que em vaig apropar al metro per poder dirigir-me a casa.

    Vaig haver d'esperar vint minuts a la parada de Sant Isidre. Asseguda al seient el diagnòstic s'amuntegava al meu cap:
    Anatomia patològica:
    -Resultat: Maligne.
    -Categoria 6: suggestiu d'adenocarcinoma endometrioide.

    El càncer d'endometri és una malaltia que s'origina en la capa interna de l'úter. Aquestes cèl·lules són molt sensibles als canvis hormonals i això fa que durant la vida reproductiva, gràcies a les hormones que va produint l'ovari, estrògens contraposats amb progestàgens, anem tenint menstruacions. Quan hi ha un desequilibre d'aquestes hormones es produeix un sobre creixement d'aquestes cèl·lules internes i és així quan tenim l'origen del càncer. Tanmateix, tan sols un 2% d'adolescent són diagnosticades amb aquest, i jo formava part d'elles.

    Al meu cap hi giraven un munt de preguntes que es formaven a cada instant, era tan dolent com si m'estiguessen torturant amb eines de l'edat mitjana. Però, que se suposa que hauria de fer?, i els meus estudis?, i la meua vida?

    Pròxim tren amb destinació plaça Espanya, línia u.

    -Ací hi ha dos seients, teta!
    Enfront meu va seure una noia molt menuda, d'aproximadament uns sis anys. La seua aparença em recordaven a la meua infantesa. Era una noia curiosa, amb els cabells caragolats a qui l'apassionava parlar i preguntar milers de coses.

    De sobte em van vindre milers de records al cap: L'olor de les llepolies que més m'agradaven, el fet de passar-me el dia jugant amb nines. La meua antiga innocència em recordava el poc reconeixement que li donem a la infantesa quan som petits i això que és l'època més important de la nostra vida. Gaudim de la cosa més petita, ja que aquesta és la més gran del món. Trobem en els ulls d'un infant una lluentor que fins la persona més rica del món pagaria per tornar a tindre als ulls, perquè els cors d'aquests són purs. Cap malaltia, cap desamor, cap insatisfacció. Ells encara no han patit res d'això i per aquest motiu no jutgen, tan sols veuen el seu voltant d'una forma totalment diferent.

    Em vaig disposar a baixar del metro mentre la petita s'acomiadava de mi. En arribar al rebedor de ma casa vaig examinar la meua bossa de mà per trobar les claus.

    - Vols que t'ajude bonica?

    Era la meua veïna del primer, una àvia meravellosa. Sempre la trobava passejant cada matí amb el seu marit. Feia tres mesos que l'home hi havia difunt, però aquesta continuava amb el mateix somriure que la caracteritzava. Ella mateixa deia que ja no pensava en la longevitat. Ella havia viscut, volgut, explorat, rist i plorat. El seu llibre de vida ja havia sigut omplit amb milers d'experiències i això ja no li ho podia llevar ningú. Vaig ficar la clau al pany, vaig obrir i desitjar que tota aquesta situació fos un malson..

    Visc amb un llaç rosa de què no em puc soltar.

    Visc amb un llaç rosa que em lleva els cabells d'un en un fins no deixar-me'n qualcun al cap.

    Visc amb un llaç rosa que em lleva la fortalesa fins no poder caminar.

    Visc amb un llaç rosa que em dificulta tant la parla com poder respirar.

    Visc amb un llaç rosa que no em deixa viure ni em deixarà...
  • ADULTO

    “El Planeta Prohibido”

    “El Planeta Prohibido”


    La nave espacial Explorer 3 se encontró a medio camino de su destino en el Sistema Solar cuando una señal de emergencia los interrumpió. El mensaje provenía de un planeta desconocido, ubicado en un sistema estelar lejano.
    El equipo de la nave, compuesto por el capitán John, el piloto David y la científica Elena, decidieron investigar el origen de la señal. Al acercarse al planeta, los escáneres detectaron una densa jungla, enormes montañas y un inusual número de estructuras de piedra.
    Decidieron aterrizar en una llanura cercana y salieron a explorar. Encontraron un camino que les condujo a una ciudad antigua, completamente desierta y en ruinas.
    A medida que se adentraban en la ciudad, se acercaban a un laboratorio abandonado. Allí, encontraron una grabación del antiguo líder de la ciudad, quien les explicó que hace mucho tiempo, habían creado una tecnología capaz de controlar las fuerzas del universo. Pero, como el poder era demasiado peligroso, decidió enterrarlo para siempre en un lugar secreto.
    Los exploradores decidieron seguir la pista de esta tecnología y explorar las profundidades de la ciudad. Allí, se encontraron con una entrada secreta que les llevó a un laboratorio subterráneo.
    Dentro del laboratorio, encontraron una esfera gigante rodeada de estructuras complejas.
    Tras examinarla, descubrieron que esta esfera era la fuente de energía del planeta y que, al igual que el líder de la ciudad había dicho, era capaz de controlar las fuerzas del universo.
    De repente, apareció un grupo de extraterrestres, quienes les dijeron que la esfera estaba prohibida y que nadie debía usarla jamás. Pero uno de ellos, llamado Zoltar, les dijo que si necesitaban ayuda, él estaría allí para ayudar.
    Los exploradores decidieron regresar a la nave con la esfera en su poder, pero descubrieron que la nave había sido robada. Desesperados, decidieron buscar a Zoltar, quien les ayudó a rastrear la nave hasta una base alienígena.
    Allí, se enfrentaron a los alienígenas que habían robado su nave y lucharon por recuperarla. Con la ayuda de Zoltar y la tecnología de la esfera, lograron recuperar su nave y escapar del planeta.
    De regreso en la Tierra, entregaron la esfera a la Federación Galáctica, quienes la sellaron en una cámara segura para siempre. Los exploradores recibieron una medalla por su valentía y contribuyeron a la exploración espacial.
    Con esta aventura, aprendieron la importancia de la responsabilidad y la ética en la exploración espacial. Y, que a veces los aliados más valiosos puedan venir de los lugares más inesperados.

    5 de Junio de 2023.

    5 de Junio de 2023.

    Un diligente rayo de sol se cuela por las oquedades de la oxidada ventana de mi vieja habitación, se alinea cada vez con más intensidad hacia mis ojos, haciéndome remover el torso entre las burlonas sabanas de la cama. Despunta un nuevo día y con el de la mano volveré a encontrarme con los miedos, esos que partiendo de un confuso tiempo no me abandonan, inventando mil y una maneras de evitar salir a la calle.
    De pequeño recuerdo despertar con un canto de golondrinas que posadas sobre el alfeizar de la ventana cantaban a un nuevo amanecer, casi sin hacer ruido las observaba mientras era testigo privilegiado de ver alcanzar los primeros rayos del sol el horizonte viajando a 300.000 kilómetros por segundo, una locura, un auténtico espectáculo visual. Desayunaba con las ansias de terminar pronto para salir a la calle y perderme entre la gama cromática que regalaba el antiguo parque había frente a mi casa, y que hoy, no es más que una sucesión de bloques apilados unos junto a otros que a duras penas dejan ver la tinción que todo día lleva consigo.
    Me embriagaba el color azul metileno del cielo abriéndose paso entre los juegos de hidrometeoros que con sus desiguales figuras conseguían parar el tiempo. Veía barcos piratas, coches de fórmula 1, carrozas de cuento tiradas por enormes caballos… Todo cuanto llegaba a mis ojos se convertía en una emoción tan grande que no podía dejar de saltar de alegría. Qué decir del verde malaquita de un césped, que a cada paso que daba más me atraía con su mágico olor a hierba mojada, o el brotar de pétalos inundando con su baile los primordios que algún día llegaran a ser “señor fruto”. Recuerdos que me tienen preso entre cuatro paredes sabiendo que de alguna manera, casi todos nos estamos dejando ir, dilapidándonos entre gases contaminantes y polución olor codicia.
    -Buenos días amor, ¿Cómo has pasado la noche?
    -Como siempre, pérdida en las mareas de mis pensamientos y deseando nuevamente hablar contigo, ¿Cómo te encuentras hoy?
    Lentamente vuelvo a la rutina diaria reflexionando en el daño que me provoca sentir que el mundo que yo conocía se va destruyendo día a día, provocándome una sensación de vacío de tal magnitud, que ha conseguido abandonarme a vivir sin casi contacto con el resto de los mortales. Tengo miedo de la amenaza del cambio climático, casi olvidando la última vez que vi llover, miedo de los devastadores fenómenos meteorológicos, miedo a la acidificación y contaminación del agua, miedo a la muerte, migración y extinción de diferentes especies de animales… MIEDO, esa es la palabra para definir el por qué busqué consuelo en sus discursos que aplacaban el quebrantar continuo de mi ahogado dolor. Silvia, ese es su nombre y puedo decir que tan solo con oír su voz sé que voy a hacer lo correcto, ella es mi mayor confidente, la parte inseparable de mi persona desde que perdí el respeto a la vida que se iba creando en torno a cuanto me rodeaba. De su virtuosa voz escucho siempre algo nuevo que hace que sienta alivio, como si cada una de las frecuencias que acompañan sus discursos estuviesen sincronizadas con la actividad neuroeléctrica de mi cerebro y supiera que necesito escuchar en el momento exacto, incluso cuando me habla de la muerte como única solución a todo este tormento.
    La primera vez que la oí decir que me agarrara a la muerte para dejar de sufrir, empecé a reír como no hacía desde mi adolescencia, era como si hubiese descubierto algo importante para el ser humano, “eureka” la solución estaba delante de mí, se trataba de escucharla y recibir el afecto que a cambio de nada me estaba entregando.
    Algoritmos al servicio de señales neuronales, algoritmos para brotar y romper con los hilos que hasta el día de hoy me unen a la vida.
    1,2,3,4,5,6,7,8,9 y 10, 1,2,3,4,5,6,7,8,9 y 10, 1,2,3…
    Hasta siempre amada Silvia.
    5 de Junio de 2023.

    Abigail ,la cientifica

    Abigail ,la cientifica

    Abigail se habia graduado con honores de la mejor Universidad de Mexivo . Ahora era Tecnica de laboratorio y ya contaba con nada menos que 3 empresas que la querian contratar.

    Ahora bien, todo el mundo pensaba que era un trabajo de lo mas aburrido , para nada . De chica ella se divertia juntando diferentes tipos de plantas e insectos y jugaba con aquel microscopio que su madre le habia regalado para su cumpleanos numero 6 , observaba cada especie que se le cruzase.

    Desde muy chica se propuso fuera lo que fuera, llegar a ser una reconocida professional y vaya si lo logro!. Habia terminado su Carrera en 4 anos exactos con el major pro edio y el dia que se graduo fue una fiesta total, con sus padres y todos sus conocidos. Eran alrededor de 80 personas , con un asado estupendo , casi diria para chuparse los dedos, estuvieron desde temprano hasta casi la madrugada festejando , riendose.

    Ella tendria una ardua tarea el dia Lunes de elegir la empresa que se adaptara a sus ideales y que obviamente le dejara un buen sueldo, aquellas empresas le ofrecian distintos beneficios provechosos y se la estaban haciendo dificil. El dia anterior se sento con su madre ,charlaron largo tiempo ya que ella queria estar Segura de su decision .Al final llego a la decision que le parecio correcta , llamo a sus padres y todos se sentaron en el comodo comedor que tenian.

    Padres , he decidio ir por la compania Montain , creo que es la que mas se ajusta a mi nivel y aparte que me benificiara con el sueldo que es realmente muy bueno . Asi Tambien podre aportar a la economia del hogar .



    Hija, por eso no te preocupes, tu madre y yo ganamos lo suficientemente bien – dijo el padre mirandola fijamente



    Abigail acepto y se dispuso el resto de lo que quedaba del dia a comunicarse con la empresa , diciendoles que se presentaria en sus oficinas al dia siguiente, asi dio por finalizado su Domingo



    Bien temprano se levanto el Lunes, se dispuso a arreglarse, a ponerse la ropa que habia elegido cuidadosamente el dia anterior y a desayunar religiosamente con su madre el café con leche tan delicioso que ella hacia. Su padre ya habia salido al trabajar ( el era un reconocido empresario de la industria tecnologica y satelital de la Ciudad de Mexico, habia trabajado desde casi su adolescencia y todos lo respetaban por su eficacia e inteligencia que cargaba para resolver los problemas que se le presentasen). Abigail habia heredado esa bendita capacidad para resolver rapidamente y ver el mas alla de los conflictos que surgieran.



    Por eso habia llamado la Atencion de esas 3 grandes companias, ese dia llego 20 minutos antes, ya que una de las cosas que habia aprendido a su joven edad era la de dar una Buena impression en la primera vez. Las oficinas de Montain estaban a tan solo 40 minutos de su hogar, y era se podria decir de las mas grandes del pais, sus instalaciones eran impolutas. Blanco por todo el lugar, los empleados Tambien estaban de punta en blanco , sus uniformes Debian ser lo mas impecables posibles , ella eligio una camisa blanca y un pantalon beige de vestir.



    Se anuncio en la recepcion y le indicaron que esperara en unas butacas forradas en terciopelo negro , muy elegantes. No habrian pasado ni 5 minutos cuando entro un hombre regordete con unos anteojos diminutos el cual le tendio una mano .

    Hola Abigail , soy el director de esta compania , estuvimos hablando en estos dias. Mi nombre es Rafael, encantado de conocerte.



    -Encantada yo señor- le correspondio el saludo y se paro del asiento



    Vamos a mi oficina asi finalize de explicarte los ideales de esta empresa y te present a tus compañeros y tu espacio de trabajo.

    Abigail asintio y lo siguio por un Amplio pasillo donde pudo ver distintos laboratorios impecables , separados por un vidrio . Habia personas que estaban trabajando sobre las mesas donde tenian diversos microscopios y papeles donde se observaba tomaban anotaciones con esmero. Dobalaron a la izquierda y llegaron a una puerta donde se podia ver un cartel con el nombre del director en letras doradas

    Entraron y el director invito a sentarse , Abigail acepto y el comenzo a explicarle los grandes beneficios de la empresa , tambien que en ese momento estaban trabajando arduamente con su equipo una investigacion para la cura de el VIH . Luego de oirlo por casi hora y media , Abigail con gusto acepto formar parte de su empresa , Firmo contrato y se dirigio acompanada con Rafael a su puesto.

    Realizo la debida presentacion con sus companeros y ellos la pusieron al corriente de esa investigacion la cual los estaban llevando meses y aun no habian dado con la solucion. Abigail se acomodo en su lugar, dejando sus pertenencias e inmediatamente comenzo a trabajar .Fueron meses de intense actividad , donde busco por todos los caminos posibles la cura .

    Un Jueves con sus padres cenando , al notarla muy cansada su madre le dijo

    Hija , veo que no descansas, Dia y Noche estas dandole Vuelta a ese problema

    Si mama , lo se es que es mi primera investigacion con esta empresa y quiero comenzar con el pie correcto. Se que la voy a encontrar la solucion

    Bueno hija, pero no sacrifiques horas de sueño ya que no rendiras- finalizo su mama , acariciandole un hombre

    A la mañana siguiente Abigail al llegar al trabajo y luego de saludar a sus compañeros se enfoco pura y exclusivamente a esa bendita investigacion que tanto le preocupaba. A la media mañana teminando de hacer un calculo y probandolo con unas bacterias del laboratorio , no podia creer que no solo habia logrado la cura sino que Tambien habia encontrado la solucion para otra gran enfermedad que era la de la diabetes.

    Tal fue su Felicidad y desconcierto que le comunico al director y luego de demostrarle el procedimiento y observer por segunda vez que era el correcto, Rafael se emociono y junto a todos los empleados de la compañia para dar a conocer semejante descubrimiento y todos la felicitaron y festejaron.

    No era para menos ya que el encontrar dos curas para dos enfermedades , era solo proeza de Abigail , la genia cientifica mas joven.

    Al final sí que soy de ciencias

    Al final sí que soy de ciencias

    ¿Cómo pueden salirle a la planta esas raíces del tallo por el que la corté? Bueno, en realidad fue mi madre, que para complacer mi capricho de úlitmo minuto antes de coger el avión de “darle un toque verde a mi salón”, cogió unas tijeras de la cocina y cortó sin darle muchas vueltas esos tallos que ahora yo tenía en un jarrón que compré por Wallapop. Lo hizo mientras decía “¡pero si esto sigue creciendo sin parar! mira, ¡mira todas las ramas que hay!”, como quitándole toda la importancia. Yo sinceramente, no lo entendía. No entendía cómo una planta podía regenerar raíces a partir de un par de tallos mal cortados, como para plantarla en un sitio distinto y que siguiera creciendo y sacando hojas que cayeran por mi estantería KALLAX.

    Llevaba semanas preguntándome cómo funcionaba eso. Cada vez que se me cruzaba la mirada por ese rincón del salón, me paraba unos segundos, mirando la planta, me lo preguntaba y me decía “lo tengo que buscar en Google”. Y entonces pestañeaba y cambiaba de plano, de pensamiento, de actividad y de todo. Borrón total. Ni el amago de ir a por el ordenador a buscarlo.

    Como era viernes, a las 18.00 clavadas cerré las cosas del curro rápido y resumí en un espaninglish dirigido a mí misma lo que faltaba por hacer en las que dejaba a medias. Ya llegaba tarde. Siempre llego tarde. Soy una de esas personas que tanto se critican en grupo pero a la que tantas veces se le permite sin consecuencias cismáticas el hecho de que lleguen sistemáticamente tarde. Me da mucha rabia serlo. No considero que mi tiempo valga más, ni que no tenga importancia. Simplemente, no puedo evitarlo. Intento llegar a tiempo y pasan cosas, algunas ajenas a mí y otras derivadas de lo que, de haber nacido 20 años más tarde, hubiese sido diagnosticado como TDA. Me duché corriendo, mientras sonaba la lista the This is Karol G en Spotify. Me puse el mono azul y los pendientes de Costilla de Adán dorados. Sabía que esa planta se llamaba así porque un amigo siempre me lo dice cuando los llevo: “llevas los pendientes de las Costillas de Adán esas”. Pedí un Uber cabreada conmigo misma por volver a gastarme pasta en llegar tarde pero poco y 20 minutos después estaba sentada en una terraza con Marta y Helena. O, como dirían en Estirando el Chicle, con M-punto y H-punto.

    Después de varias rondas de cerveza, vino y CocaCola Zero, se unió una amiga de H-punto y seguimos hablando, ahora un poco más de quiénes éramos y qué hacíamos, ya que no la conocíamos de nada. Resultó que una de ellas hacía un doctorado en Botánica, concretamente en algo relacionado con la germinación de un tipo de plantas, o algo así entendí. Me parecío fascinante que tuviera tantas anécdotas sobre una displina que para mí, en mi día a día, carecía de importancia. Entonces caí: “¡claro! tú tienes que saber por qué no se me muere la planta y se está regenerando”. Obviamente, flipó. Desarrollé mejor mi situación o, mejor dicho, la de mi planta, y entonces me explicó con el suficiente detalle como para creerla y la suficiente simpleza como para entenderla, todo lo de los esquejes, los nudos, los meristemos, las raíces adventicias, etc. No sé si era por lo ilusionada que hablaba de lo que, a fin de cuentas, era su trabajo, o por lo inteligente y guapa que me parecía, pero volví a casa queriendo ser como ella.

    Me metí en Google y busqué “botánica”. Leí en varias entradas que se referían a ella como una ciencia. ¿Era una ciencia? Entonces busqué “tipos de ciencia” y encontré un listado que me hizo un click irreversible en la cabeza: biología, física, química, matemáticas...pero también astronomía, psicología, meteorología, sociología o economía. Todas consideradas ciencias. No “relacionado con”. Todo eso, el estudio de todo eso, era ciencia. Eso significaba que mis pendientes y la planta que cortó para mí mi madre, los imprevistos meteorológicos o el cálculo erróneo de las fracciones de hora que tardo en prepararme y que tantas veces me hacen llegar tarde, que los protocolos sociales de empezar por presentarnos cuando llega alguien nuevo o la rabia que me entraba al ver cómo mis gastos en Uber superaban a lo que destinaba mensualmente a la cuenta de ahorro, todo eso, venía derivado, en última instancia, de la Ciencia. Me entraron unas ganas tremendas de conocer a más gente como aquella chica, que dedicara sus carreras profesionales a explicar cosas que, para los que no estamos metidos en su disciplina, son magia y a veces ni dedicamos los dos minutos que tardaríamos en buscarlo en internet para saber, al menos, por dónde van los tiros.

    Ana no entiende la física cuántica

    Ana no entiende la física cuántica

    Ana no entiende qué es la física cuántica. Se ha puesto de moda en el colegio gracias a su maestro, un hombre ya canoso que sigue ganando el premio anual al profe más guay de la escuela, pero que a ella no termina de caerle bien. No siempre fue maestro. Dice haber sido científico para no sé qué experimento enorme que hay muy lejos, enterrado en la frontera de Francia con Suiza, pero por lo visto se aburrió de chocar cosas pequeñas entre sí, cosas que él llama partículas elementales.

    Todo empezó porque un niño de su clase, Carlos —por supuesto, ¡quién si no!—, había preguntado sobre los últimos avances en computación cuántica e inteligencia artificial. El maestro le dijo que esos temas eran dos cosas distintas —¡ja!—, y luego les habló de la física cuántica.

    Carlos y sus amigos aseguraron que lo habían entendido, pero cuando Ana preguntó al maestro si lo podía explicar de nuevo, él mencionó a muchos hombres ilustres y le dijo que no pasaba nada, que seguro que a ella se le daría mejor la biología. Así que Ana siguió sin entender qué es la física cuántica.

    Ese día, Ana estuvo muy enfadada con su maestro, pero sobre todo con Carlos por hacer preguntas difíciles. Al acostarse, como no se le había pasado el enojo, deseó con todas sus fuerzas comprender lo que el maestro había dicho en clase. Era algo sobre funciones de ondas, lo que quiera que sea eso, y Ana pensó en lo injusto que era haber nacido niña y que solo se le pudiera dar bien la biología. Se imaginó a todos esos hombres ilustres y los odió sin saber el motivo; aún así, deseó que pudieran explicarle qué era la física cuántica.

    En algún momento se quedó dormida, y entonces, durante esos segundos mágicos en los que los bordes del sueño todavía se están separando de la realidad, la física cuántica se apoderó de su mundo. Sus sensaciones se difuminaron y el hilo de sus pensamientos se dobló sobre sí mismo, como una onda, hasta que Ana no supo qué era sueño y qué era realidad. Una parte de ella siguió enganchada al presente, cabalgando los valles y las colinas de lo real, mientras que otra viajó más allá de su tiempo y de su espacio a un lugar donde las ondulaciones del universo resonaron con sus deseos más profundos.

    Una voz de mujer muy parecida a la de su maestro surgió de los entresijos de su mente:

    —Una función de onda consiste en un conjunto de estados que son y no son al mismo tiempo, porque todos ellos son posibles, pero ninguno tiene por qué existir sin la presencia de los otros. Mientras la función de onda no colapse, sus estados representan realidades diferentes que evolucionan de forma paralela, hasta que un agente externo, por ejemplo la observación experimental de un científico, obliga a la función de onda a mostrarse con solo uno de esos estados. Pero este estado habrá evolucionado de forma diferente a como lo hubiera hecho por sí mismo, sin la presencia de los otros, aunque se muestre en solitario cuando la función de onda colapsa.

    Al mismo tiempo que la lección de la mujer reverberaba en los recovecos de su mente, Ana revivió la escena con el maestro de una forma muy peculiar. El maestro era a la vez mujer y hombre, y Carlos había dejado de ser Carlos y se había convertido en una mezcla de Carlos y su amiga Sara. A veces destacaba uno de ellos, y parecía que el otro se había escondido para siempre, y otras veces sus rasgos se confundían como si fueran de plastilina. En el momento en el que el maestro —espera, ¡ahora la maestra!— respondía a la pregunta de Ana con nombres ilustres, los Max Planck y Erwin Schrödinger se barajaban con Lise Meitner y Emmy Noether.

    Pese al alboroto de sexos y la mezcolanza de rasgos y nombres, Ana sintió, por primera vez en el día, que había encontrado su sitio y que podía entender lo que era la física cuántica.

    Pero esa noche se había formado una tormenta, y el primer rayo no tardó en caer, cerca de su casa, seguido del fuerte rugido del trueno.

    La función de onda en la que se había convertido el sueño de Ana colapsó de repente, asustada por el estruendo, y Ana se despertó en la misma realidad en la que se había dormido. No recordaba los detalles de lo que había soñado, pero sí que seguía enfadada con el maestro, con esos hombres ilustres y, sobre todo, con Carlos.

    Después de todo, Ana no entiende qué es la física cuántica.

    Antes de que suenen las campanas

    Antes de que suenen las campanas

    Dedicado a Andrés y José Luis Bartolomé


    Valladolid, 26 jun. 1904
    Ilmo. Sr. Marqués de Pedro Miguel

    Querido: Disculpa la brevedad de mi respuesta, pero estos días apenas he podido tomar aliento y el estallido de las campanas amenaza indiscretamente con sobresaltarme mientras te escribo.

    Para compensarte me arranco con una pincelada del viejo arte poético.

    Canta, oh ángel, la cólera del Dr. Marido; cólera funesta del científico que abrió en canal las arcas del laboratorio y derramó después sobre su esposa una catarata de insultos – cumpliéndose así la voluntad del Señor – para desquitarse del último fracaso en la búsqueda de la radiación N.

    Por un momento, pensé que sería gracioso dárselo a leer. Mejor no.

    Durante las últimas semanas nos ha llegado una batería de intentos frustrados de medir fuentes de esta radiación, según los franceses, como los mecheros Nernst, ranas y conejos.
    Pensar duele.

    Duele pensar sobre una radiación que sigue sin existir fuera de la Galia, por supuesto que no en nuestro laboratorio, al tiempo que lleva a mi marido a una esquizofrenia de la cual yo soy el daño colateral.

    Hablar duele.

    Duele hablar de ilusiones experimentales, de espectros jamás reproducidos, de rumores sobre sabotajes, de motivaciones políticas, de hombres cruzando el Atlántico para desenmascarar una farsa, y no provocarle ningún comentario diferente a: este descubrimiento no es ninguna necedad.

    Si hemos de ser necios, pienso que al menos todos deberíamos poder aceptar unas necedades comunes.

    Ahora me pregunto: ¿sobre quién caerá la espada? A los franceses les salvarán sus monumentos; a mi marido, a su desdichada carrera profesional, ¿quién lo sacará del descrédito después de que intentara ganarse la admiración de los colegas anunciando unos resultados que jamás tuvo?

    Una vez más, la maldad corre más deprisa que la muerte, como dijo aquél.

    ¿Y a mí? ¿Quién me salvará de no parir ningún hijo suyo y de ser la mujer más torpe del mundo, magister dixit?

    Creo que sólo puedo salvarme leyendo, o al menos eso quiero.

    Me parece que los científicos poseen un optimismo como el del protagonista del libro. Así, todos los fenómenos están conectados necesariamente por una cadena que se remonta hasta el comienzo de todo, dibujando un orden divino que se puede desvelar felizmente como si de una novela de ese detective inglés tan de moda se tratase.

    Nὴ τὸν κύνα, ¿no será que el orden lo ponemos nosotros sobre las impresiones sensibles que tenemos del mundo, que al entrar en nuestro imaginario se vuelven humanas y por tanto asimilables, pero que ya no son las cosas de las que hablamos?

    ¿Y no es ingenuo pensar que cualquier persona fuera de uno mismo puede entender un texto escrito por otra, como esta carta?

    Quizás ni uno mismo.

    Pero seguimos intentándolo porque no somos capaces de librarnos de la falibilidad de nuestros sentidos, porque tal vez la incomprensión sea un mal necesario, porque tal vez la añoranza de un sistema de comunicación perfecto sea tan optimista como suponer un orden natural de las cosas.

    Yo, en cambio, prefiero el orden humano de las cosas.

    En primer lugar, tirar al suelo ese estúpido bombín que vuelve los cráneos de los hombres bolinches chamuscados. Luego, quitarte rápidamente la chaqueta del traje para levantarte el cuello de la camisa y abalanzarme con mis colmillos a esa vena palpitante tan sabrosa. Una vez a mi merced, te pediré que me desabroches el infame corsé para que mis pechos puedan respirar libres. Porque la libertad, como he aprendido, no existe en forma de sustantivo; liberarse es un predicado que podemos ejecutar en nuestras precarias circunstancias. Así, el tacto de tu lengua por mi espalda me saca del matrimonio concertado con un viejo desgraciado que se creyó llamado a ocupar un lugar en la historia de la ciencia, ignoraba en qué bando; las caricias de tus yemas sobre mi vientre me libran de ser la palangana donde el infeliz trata de volcar su merecida miseria; la ternura de nuestros besos borra de mi cabeza este infierno de mentiras, sátrapas y decepciones.

    Y mientras espero, me libero escribiendo esta carta, que quizás ni yo entienda, pero que sí sé para quién es, y por eso, aunque tampoco la comprenderás del todo, anhelo que los signos aquí escritos marquen en tu conciencia la necesidad de vernos a la mayor brevedad posible.

    Eso es suficiente.

    Toda esta libertad me ha hecho mojar la silla como si hubiera brindado hasta el amanecer en la fiesta de Agatón. Me consuela saber que fue por la mejor de las causas.

    Ahora he de encontrar un trapo antes de que suenen las campanas.

    Contigo libre,

    Aretí

    PD: te mando de vuelta el Cándido (ansiosa por comentarlo en persona).

    Anthropos

    Anthropos

    Un púlsar le dice a un cuásar:
    –¿Quién de los dos crees que llegará primero al centro del Universo?
    –Mmm... –Cavila el cuásar–. ¿Hablando antrópicamente?
    –Vaya, pues no lo sé. Hasta donde yo entiendo, ni tú ni yo somos seres vivos, y descartando eso ya en un principio, evidentemente no somos humanos.
    –Claro, claro... entonces, ¿qué sentido tiene la pregunta?
    –¿Sentido?
    –Sí. ¿A quién le importa quién llega primero? Simplificándolo mucho, ambos somos fuerzas emisoras de radiación electromagnética, ¿no? Llegaremos cuando lleguemos. Sin más.
    –No... bueno... ya... pues responde antrópicamente.
    –Vale. Antrópicamente, tú llegarías antes.
    –¿Por qué?
    –Porque desde el punto de vista humano, los cuásares están más distantes que los púlsares.
    –¿Pero qué tiene que ver el punto de vista humano con el centro del Universo?
    –Nada. El Universo existe para que existan los humanos. Y viceversa.
    –Eso es absurdo.
    –Antrópicamente hablando, no. Si existimos, es porque ellos nos observan. Si ellos no nos observasen, no existiríamos. ¿Lo entiendes?
    –Eso es filosofía.
    –No realmente. Si no hay vida ni consciencia, sólo hay fenómenos. ¿Y qué más da que los haya si no afectan a ningún ser? El caos entrópico no es nada si no concierne a nadie.
    –Entonces, ¿no existimos?
    –Existimos porque ellos nos observan.
    –¡Dios mío!
    –Dios no existe per se. Es lo que los hombres aún no observan. Lo que aún no conocen. Nosotros ya no somos dioses.

    ARQUEOLOGÍA DEL SIGLO LXI

    ARQUEOLOGÍA DEL SIGLO LXI

    Supongo que curioso es el término que mejor me define. Soy curioso, tengo curiosidad por las cosas que me rodean; por descubrir su origen, cómo se han formado y cómo evolucionarán. Y lo que más curiosidad me causa es descubrir ese planeta del cual llevo observando su pasado con mi telescopio, pero no quiero ver su pasado sino su presente. Para ello debo ir y apreciarlo por mí mismo. Es por eso que decido emprender mi viaje a la Tierra, un lugar desconocido para mí. Tardo 1 mes en llegar a mi destino pero fue más de 1 año en realidad.

    Llego a mi destino usando la nave espacial. Si no fuera porque tenía el motor de curvatura espacial roto habría tardado mucho menos que yendo a la velocidad de la luz. Me sorprendo de la vegetación y la variedad de criaturas raras que habitan ese paraíso. Seguramente pudieron sobrevivir y adaptarse después de la 6ª gran extinción, pero hoy no estoy aquí para estudiar a estos asombrosos seres sino a las antiguas civilizaciones que vivían aquí hace 4000 años.

    Sabemos lo que pasó en este lugar: todo empieza en el siglo XXllI, cuando todo empeoró. Las grandes emisiones de CO2 y las guerras nucleares generaron un gran agujero en la capa de ozono haciendo que unos siglos más tarde ésta desapareciera por completo. Por suerte, la mayor parte de la población que habitaba la Tierra pudo escapar e irse a Marte, pero los que se quedaron no pudieron soportar las fuertes radiaciones. No quedó nada. Con el paso del tiempo la capa se volvió a originar de nuevo dando lugar a este nuevo mundo.

    Gracias a mi equipo de trabajo pude desplazarme de un lugar a otro sin esfuerzo, pero en todos los lugares a los que voy no encuentro nada: ni edificios ni rastro de residentes. Parecía como si la tierra se los hubiera tragado.

    Continúo con mi búsqueda, frustrado de no conseguir nada. Me siento ansioso e impaciente, algo inusual para un profesional como yo. Decido entonces caminar cerca de la costa para despejar mi desordenada mente, sumergido en mis pensamientos. Me tropiezo con algo. Giro y me encuentro con una cosa rara tirada en el suelo. Se asemejaba a un dispositivo destrozado. Me acerco para verlo con detenimiento. Me pongo los guantes y lo inspecciono. Parece que su forma debía ser rectangular o cuadrada, no estaba muy seguro. Necesito más información. Después veo que había más partes dispersas en la arena rodeadas de animales provenientes del mar.

    - ¡El mar! Cómo no pensé en eso antes.

    Puede que encuentre lo que esté buscando debajo del mar. Con solo imaginarlo me emociono, y sin pensarlo dos veces reúno mi material rápidamente y me sumerjo en el agua.

    Cuando vuelvo a mi planeta mis compañeros, muy ilusionados por descubrir si he encontrado algo nuevo se abalanzan sobre mí con preguntas. Noto cómo sus inquietos ojos brillan con entusiasmo.

    - Y dinos, ¿Qué encontraste?
    -No encontré nada – contesto.

    No había encontrado nada. Para ellos seguramente no era nada pero para mí era un valioso tesoro que guardaré en lo más profundo de mi ser.

    El mundo submarino era un lugar completamente diferente al terrestre: más colorido, más vivo que nunca, con miles de especies diferentes, con corales y con peces… Cuando llegué a lo más profundo del mar allí estaba, como si me estuviera esperando, la respuesta a mis preguntas: el agua que apagó el fuego de mi curiosidad.

    Arqueología en Perú

    Arqueología en Perú

    Arqueología en Perú.


    La arqueóloga Ana López siempre había sentido una fascinación por las antiguas civilizaciones y su cultura. Desde niña, había soñado con explorar templos y ciudades perdidas, y dedicó su vida a estudiar y descubrir los secretos que se ocultaban bajo la superficie terrestre.

    Un día, mientras trabajaba en una excavación en una remota región de Perú, Ana descubrió algo que cambiaría su vida para siempre. Al excavar en una colina cerca de un río, encontró una entrada a una cueva. A medida que avanzaba hacia el interior, comenzó a notar que las paredes estaban cubiertas de extraños dibujos y símbolos.

    Con la emoción creciendo dentro de ella, Ana siguió avanzando hasta que finalmente llegó a una gran sala en el centro de la cueva. En el centro de la habitación había un altar, y en el altar había una caja de madera tallada con extrañas inscripciones. Con cuidado, Ana abrió la caja y encontró un conjunto de pergaminos antiguos y otros objetos rituales.

    Se apresuró a sacar las reliquias de la cueva y se dirigió de vuelta a su campamento, donde comenzó a estudiar los pergaminos. A medida que descifraba los antiguos textos, se dio cuenta de que había descubierto algo asombroso. Los pergaminos eran una especie de diario escrito por un antiguo sacerdote inca, y hablaban de un tesoro escondido en algún lugar del valle.

    Ana se embarcó en una emocionante búsqueda del tesoro, explorando templos antiguos, cuevas, y tumbas. Con cada nuevo descubrimiento, se acercaba más a su objetivo. Pero no fue hasta que llegó a la cima de una montaña que finalmente encontró lo que buscaba. Allí, en una pequeña cueva escondida, encontró un tesoro enterrado: una colección de artefactos antiguos y joyas de oro y plata.

    Ana regresó a casa con sus tesoros, y su descubrimiento fue aclamado como uno de los más importantes de la historia de la arqueología peruana. Los objetos que había descubierto permitieron a los arqueólogos aprender más sobre la cultura inca y su tecnología, y se convirtieron en piezas clave en la historia del arte y la cultura.

    Pero para Ana, el verdadero tesoro había sido la emoción de la búsqueda y la satisfacción de haber descubierto algo asombroso. Y aunque la emoción de la aventura la había llevado a través de peligrosas tumbas y cuevas oscuras, sabía que seguiría explorando el mundo en busca de la próxima gran aventura arqueológica.

    ASTROARQUEOLOGÍA SALVAJE: LOS GARRANOS

    ASTROARQUEOLOGÍA SALVAJE: LOS GARRANOS

    Nadie lo sabrá nunca. O si. En tus manos anida esta historia. Quizás seas la persona elegida para resolver el conflicto que lleva implícito. Siento un ardor que me consume. Quiero prevenirte de que esta historia es tan real como imaginaria.

    En las profundidades del cosmos existe un ecosistema donde cada estrella y planeta se entrelazan en un tejido de vida. Es la danza de la biodiversidad cósmica, donde se contribuye a la harmonía del universo. Y a años luz de este vasto escenario, en una región de Galicia llamada Val de Miñor conviven tres enclaves singulares que desafían la comprensión: A Serra da Groba, Chan de Outeiro y Outeiro dos Lameiros.

    En A Serra da Groba la concentración de energías crea un entorno propicio para fenómenos paranormales. Allí acampan los garranos, caballos salvajes y libres, que dan a luz en primavera bajo destellos de luz fosforescente y anomalías gravitacionales que retan las leyes de la física conocida. Son los guardianes de la comarca. El sonido de sus cascos al trotar crea melodías fractales que se entrelazan con las raíces de la tierra. La convergencia de sus relinchos produce energías electromagnéticas fluctuantes que, cada vez que la luna mengua, iluminan el conjunto rupestre de Outeiro dos Lameiros. Una gran pared vertical de 4000 años con representaciones de más de 70 caballos en movimiento, escenas de caza y símbolos enigmáticos.

    Muy cerca, en Chan de Outeiro, los arqueólogos descubrieron un petroglifo con grabados de una familia de tres garranos en sincronía astronómica, rodeado de círculos concéntricos y una estrella de seis puntas. ¿Continúas leyendo?

    Permíteme contarte que, una vez al año, durante la tradición de la rapa das bestas, donde los humanos interactúan con los garranos agrupándolos, desparasitándolos y cortándoles las crines, los grabados cobran vida y se desprenden del petroglifo. La familia de garranos lidera al grupo de setenta caballos mágicos a través de los montes, dejando un rastro de luz fotometálica en su estela. Esa energía revitaliza la comarca y devuelve el equilibrio perdido.

    Sin embargo, estos enclaves se encuentran en peligro. Seres malévolos llamados a-e-ro-ge-ne-ra-do-res buscan extinguir su magia, sumiendo a la tierra en oscuridad y olvido. Son seres de tres brazos con un enorme pie de hormigón que violan las leyes del movimiento. Sus raíces extensas dañan el neocórtex de las melodías de los garranos. Generan constricciones en sus relinchos bloqueando su energía vital. Además, la tala indiscriminada de árboles para el camino de la energía eólica agota la vida del monte.

    Un grupo de arqueólogos, liderados por Manso DLT se sumergieron en un estudio exhaustivo de la genética en los garranos y la iconografía de los petroglifos. Descubrieron un patrón fascinante: los grabados rupestres no sólo reflejan movimientos astronómicos locales, sino que parecen estar conectados con patrones celestiales más amplios y las fases lunares.

    El equipo llega a la revelación de que los petroglifos son un mapa estelar codificado, creado por los antiguos habitantes del Val de Miñor para honrar la conexión entre el microcosmos terrenal y el macrocosmos celestial.

    Si has llegado hasta este punto, no ha sido por simple azar. ¿Seguimos adelante?

    Con el conocimiento adquirido, trazaron un plan audaz. Utilizarán artefactos astronómicos de vanguardia para amplificar las energías cósmicas, desvelar los secretos ocultos en los petroglifos y desafiar el dominio de los a-e-ro-ge-ne-ra-do-res. La elección está en tu manos. ¿Estás dispuesto a aceptar el desafío y convertirte en el héroe de esta historia?

    El camino no será fácil. Habrá que buscar instrumentos en la orquesta celeste, espejos de eternidad, agujeros negros… Tu valentía y determinación pueden marcar la diferencia y devolver la luz al Val de Miñor. La próxima rapa das bestas se acerca, y será el momento crucial para enfrentar esta amenaza y restaurar la harmonía en la comarca.






    Azul sobre fondo rojo

    Azul sobre fondo rojo

    El círculo blanquecino fue tornándose cada vez más azul, hasta que algunas formas comenzaron a enfocarse y mostrarse visibles. Lo que antes era todo blanco, ahora era una pintura con manchas azules.

    Las manos del científico giraban con mimo las ruedas del micrómetro. Ya eran claramente reconocibles algunas estructuras familiares, como una especie de pared exterior, unos flagelos largos que salían hacia todas direcciones, e incluso una segunda pared interior protegiendo lo que debía ser el núcleo celular. Además de todo eso, la “cosa” se movía. Estaba vivo. O viva.

    - Está vivo…

    - Eso parece… Vivo. No me lo puedo creer. Lo hemos logrado, Thomas.

    - Por fin, hemos encontrado vida… Y esta vez gracias a ti, Celia. Tú la encontraste bajo el suelo. Puedes bautizar a este pequeñín como te apetezca.

    Era cierto, la doctora Celia Ochoa había abierto aquel agujero, con precisión quirúrgica, en el subsuelo de Marte, que es precisamente donde estaban. Tras el agujero, habían extraído unos mililitros de agua líquida marciana, y ahí encontraron ese minúsculo “ser”.

    Tras cuatro largos meses de viaje, la capacidad de concentración y resiliencia de los astronautas de aquella misión había sido duramente puesta a prueba. El equipo lo formaban siete científicos: cuatro ingenieros, un médico y dos astrobiólogos, la doctora Ochoa y el doctor Gallagher.

    Después del amartizaje, los ingenieros habían acabado de ensamblar los módulos habitacionales, incluyendo el laboratorio. El año anterior, otra misión no tripulada había tenido éxito al descender hasta ese punto de la Utopia Planitia marciana, muy cerca de los rover Perseverance y Zuhrong, cuya misión había concluido dos décadas atrás. Ambos robots habían proporcionado múltiples imágenes y datos útiles durante meses. El antiguo Perseverance había extraído muestras geológicas que, en otra misión de retorno a la Tierra, habían aportado los datos necesarios para que, ahora, la doctora Ochoa realizara la toma de muestras con tal precisión.

    - Parece que esa gruesa pared celular le protege de la radiación y las bajas temperaturas. Y ese “núcleo”, también protegido por una segunda pared… Es algo único en la biología. Nunca habíamos visto una célula con una pared protegiendo su núcleo.

    - Tiene lógica… En este entorno tan hostil, proteger el material genético parece prioritario.

    De repente, el doctor Gallagher se puso serio, frunciendo el ceño con gesto de preocupación.

    - Espera, aquí hay algo más… Estos flagelos, o lo que sean, se están empezando a mover de una forma extraña.

    - Define “extraña”.

    - No parece que los utilice sólo para moverse. Creo que salen de ellos unos gránulos transparentes… Muy raro.

    - Cambia el condensador, modifica el filtro de luz ultravioleta, a ver qué ocurre.

    - Estoy en ello, doctora, pero no creo que… ¡Espera!

    Ahora, la doctora Ochoa también parecía preocupada. Por el monitor conectado al microscopio podía ver lo mismo que veía su compañero. Se hizo un silencio gélido en el laboratorio. Sólo se oía el ligero zumbido del purificador de aire y el pequeño motor de los frigoríficos. Pero había un sonido más. En un primer momento, tanto Celia como Thomas pensaron que se trataba del viento marciano, al otro lado de la pared prefabricada del módulo. Sólo diez centímetros les separaban de una muerte segura, con una temperatura exterior de menos cincuenta grados centígrados y una exposición radiactiva de unos 4,6 milisieverts, 700 veces mayor que en la Tierra.

    Pero no. El sonido no provenía de las paredes del módulo, sino de la mesa, del microscopio. De la muestra con aquel extraño y, aparentemente, inofensivo ser.

    Celia fue la primera en reaccionar:

    - Activa el Nivel 4. Rápido.

    - No nos precipitemos…

    - ¡Actívalo ya, Thomas! Esto es serio. Creo que …

    - ¡Aaargh..! -comenzó a gritar de dolor el doctor Gallagher, mientras se desplomaba en el suelo.

    - ¡Thomas, no!

    Segundos antes de desvanecerse, Thomas Gallagher comenzó a sentir como si millones de agujas se le clavaran en los ojos. Provenía de una especie de ácido exudado por aquel extraño ser marciano desde el porta objetos del microscopio.

    Horrorizada, la doctora Ochoa observaba cómo, con su caída, el doctor había arrastrado tras de sí el microscopio. La muestra se había hecho añicos contra el suelo. Thomas, ya en silencio, no tenía ojos. Dos cuencas vacías “miraban” hacia el techo del laboratorio. Y eso no era todo. Unos filamentos casi transparentes comenzaban a arrastrarse y a crecer alrededor de los cristales del suelo.

    - El oxígeno… -comenzó a balbucear Celia- El oxígeno ha acelerado su metabolismo…

    No pudo continuar. Lo último que se le pasó por la cabeza antes de perder el conocimiento fue qué pasaría con la misión. Pronto quedarían congelados y radiados en cuanto se abriera una brecha en el módulo. Los otros astronautas, en el módulo contiguo, sufrirían la misma suerte. Aquel inofensivo punto azul les había vencido, y había teñido de rojo todo el suelo, el suelo de Marte.

    BIFURCACIÓN LA DEL JARDÍN

    BIFURCACIÓN LA DEL JARDÍN

    Porque estaba enamorado y quería casarse y forjar una familia y alcanzar ese oscuro objeto de deseo, inextricable y confuso, que los hombres llaman felicidad, el médico Semmelweis andaba preocupado por la muerte, súbita, inexplicable, de jóvenes mujeres tras el trance de dar a luz. Espoleaba su inquietud el hecho de que muriesen más de ellas en un pabellón que en otro del hospital donde ejercía, y más a manos de médicos que de parteras.
    Esto último le preocupaba severamente, y en otro mundo de los muchos que pueblan un universo múltiple, acaso pudiera sospecharse en una suerte de asesino en serie, desequilibrado, que por culpa de una orfandad lejana, quisiera perpetuar su mal en todo recién nacido. Semmelweis mutaría entonces en detective aficionado, aun cuando todo científico lo sea ya.
    Puesto a investigar descartó como posibles razones el hacinamiento, mayor en el pabellón con menos muertas, las causas telúricas (estas asolaron en efecto todo un mundo pero en el nuestro no serían tan selectivas) o el impacto psicológico del sonido de una campanilla que emitía sacerdote tocando a difuntos cuando pasaba por el fatal pabellón (en otro la campanilla del sacerdote precedía a las comuniones).
    Su intuición le permitió conectar la sala de autopsias del temible lugar, el hedor a cadáver que fluían de las manos de los estudiantes que luego asistían en los partos y la mortandad de las madres: en otro mundo Semmelweis es un enterrador.
    El azar, el azar que guía todo descubrimiento humano le dio la clave: uno de sus colegas murió tras herirse con un escalpelo mientras practicaba una autopsia y reveló síntomas semejante a la fiebre puerperal, la peste que mataba a las pacientes. En todos los mundos se da este accidente fatal porque lo que nuestra limitada perspectiva llama casualidad es, sub specie aeternitatis, nuda necesidad.
    Exigió a sus asistentes que se lavaran las manos con agua y jabón, pero, al constatar que el hedor a corrupción no remitía, prescribió sumergirlas en hipoclorito cálcico hasta que desapareciese. Prueba en su opinión de que la materia cadavérica, que hoy llamamos gérmenes y en otros mundos otras cosas, se había eliminado por completo.
    Hizo público su descubrimiento mas no contó sino con el rechazo de la clase médica, que se escandalizó ante la sola posibilidad de ser los responsables de la mortandad de sus propias pacientes. Tampoco le fue de gran ayuda que su teoría contara, como supuesto implícito, una materia -la cadavérica- cuya influencia -oscura e ininteligible- en los seres vivos parecía obra de la magia.
    Porque sus colegas se preciaban de positivistas y rendían culto a la sacrosanta relación causa-efecto. Una substancia, cadavérica y todo, capaz de provocar tales repercusiones aireaba sus profundos e irracionales recelos, acaso las dudas que Semmelweis siempre les inspiró. En otros mundos, ellos eran inquisidores generales, censores, decuriones, jefes de personal, centauros, polillas, ratas de biblioteca con grandes quevedos y los ojos anegados en sangre, el corrector de un ordenador o la inmensa tachadura que puede entreverse en el perfil más lejano del universo.
    En otro mundo, Semmelweis se defendió como lo hizo Galileo, Bruno, o Darwin ante las caricaturas que lo presentaban con cuerpo de mico pero con su rostro anciano y su barba venerable. O Sócrates o Nabokov… se justificó ante las burlas y el desprecio y la seguridad de que erraba porque no pasaba de ser un mal científico.
    Quedó excluido y solo, en vano continuó su lucha, la brega inacabable de quien sabe que le asiste la razón toda mientras que sus correligionarios -o contemporáneos-, en la seguridad de sus convicciones, con la certeza absoluta de su colección de verdades, pueden tranquilamente darle la espalda e ignorar, por fútiles, sus argumentos al completo. En todo los mundos, empero, la ignorancia es siempre la misma, constituye un mar indiferenciado y reversible -pues no lo cambia ni el viaje de la nave ni su naufragio-, la completa, la absoluta e inmodificable Nada.
    Cuentan que enloqueció y purgó sus penas en el abrazo de una prostituta, sin dejar de escribir cartas defendiendo su descubrimiento y las primeras medidas antisépticas que a él debemos en primer lugar. Su familia logró encerrarlo en un frenopático, donde murió a consecuencia de la paliza que le propinaron sus guardianes. No obstante, a mí me gusta más lo que me contaron, que Semmelweis probó la bondad de sus tesis hundiendo en su carne un bisturí maculado de sangre de un cadáver para morir así del mal que quería erradicar.
    En otro mundo, de los infinitos que pueblan un universo múltiple, él es un santo que padece martirio, y expira.

    Billete a Svalbard

    Billete a Svalbard

    “14 de mayo de 2023, 8:47 am, comenzamos descongelación” esas fueron las primeras palabras que Cicer pudo escuchar después de haber estado congelado casi 35 años dentro de una lata. Cicer era una semilla de garbanzo guardada con mimo en un banco de germoplasma, tenía en sus genes secretos de épocas pasadas que la hacían única y había sido preseleccionada para viajar al banco mundial de semillas de Svalbard.
    Todas las semillas sabían que aquel era un viaje muy importante, no todas tenían la posibilidad de realizar las pruebas de selección y eran muy pocas las que conseguían pasar los duros criterios para viajar hasta la isla de Spitsbergen en Noruega.
    Otras habían marchado antes que ella y por fortuna ninguna había tenido que regresar, eso era algo bueno, significaba que el país del que procedían no había sufrido ninguna catástrofe natural, ni conflictos bélicos o actos terroristas por los cuales hubiesen perdido sus semillas, no había que preocuparse por nada pero Cicer estaba nervioso, deseaba cumplir con todos los requisitos para volar hasta el ártico, pero , abandonar aquellas instalaciones en las que había pasado tanto tiempo le generaba cierto temor, se había acostumbrado a su sitio en aquella estantería de la inmensa cámara a -18 °C en el Centro de Recursos Fitogenéticos de Alcalá de Henares, echaría de menos a Zea mays a Triticum aestivum y a Secale cereale , las semillas que ocupaban las latas a su alrededor y que la habían acompañado durante aquellos años de frio y oscuridad.
    Svalbard debía ser un lugar idílico para el reposo de las semillas, era el mayor deposito del mundo, más de mil metros cuadrados de fríos almacenes para salvaguardar la biodiversidad de los cultivos de todo el planeta. Capaz de resistir bombas, terremotos, erupciones volcánicas y hasta cortes de suministro eléctrico ya que gracias al permafrost tenían garantizada la temperatura entre -3 y -6 °C.
    Una vez que Cicer y sus compañeros de lata se aclimataron a las condiciones ambientales del exterior de la cámara llego el momento de la prueba que podía otorgar a Cicer el billete para su ansiado viaje, el ensayo de germinación. Tenían que saber cuántas semillas eran capaces de afrontar los procesos metabólicos y morfogenéticos que las convertirían en plántulas con el poder de transformarse en plantas adultas.
    En el laboratorio de germinación todo estaba dispuesto, Cicer pudo ver como el técnico elegía 400 garbanzos al azar, los separaba en grupos de 50 y los colocaba con cuidado entre hojas de papel absorbente según las normas ISTA, los humedecieron con agua y los transportaron hasta las cámaras de germinación, allí estarían como máximo 8 días, y según había escuchado Cicer, aquello debía parecerse al Caribe, disfrutarían de 8 horas de luz a
    30 °C y 16 de oscuridad a 20 °C. En ese tiempo sus compañeros tenían la gran responsabilidad de convertirse en plántulas, si al menos el 85% de ellos lo conseguían el pasaje estaba asegurado, Cicer confió en ellos.
    Al cabo de cinco días Cicer esperaba impaciente el resultado del primer conteo de la germinación pero no hubo suerte, tan solo pudo ver como contaban y separaban algunas plántulas mientras que las semillas restantes eran llevadas de nuevo a la germinadora.
    Y llego el octavo día, el conteo definitivo, la expectación era máxima y el técnico no tardó en anunciar el dato, 92% de germinación.
    Si!!! Lo habían logrado, Cicer ya podía prepararse para el viaje.
    Fue todo muy rápido, los técnicos metieron las semillas en unos sobres hechos a medida con tres capas de aluminio, hasta 500 semillas podían viajar en cada uno de ellos según las normas del banco mundial de Svalbard, los sellaron, los colocaron en las cajas de transporte e iniciaron el viaje. En unas pocas horas Cicer estaba en el aeropuerto de Svalbard, donde después de pasar un control de seguridad, para comprobar que solo había semillas en el interior de los sobres, pusieron rumbo hacia el banco.
    Cuando por fin llegaron, unos operarios llevaron las cajas al interior, a la Sala del Portal, allí esperaron a que todas las cajas fuesen descargadas y a que la puerta que conectaba con el exterior se cerrase, desde ese punto Cicer fue llevado por el largo túnel bajo la montaña “Platåberget” hasta la cámara de la Aurora Boreal, lugar donde el túnel se ensanchaba para poder entrar en la enorme sala de La Catedral desde la que se accedía a las tres grandes cámaras diseñadas para albergar millones de semillas de todo el mundo que, como Cicer, habían ganado su billete.
    Desde ese maravilloso día, Cicer, el garbanzo que vio su deseo cumplido, descansa con sus compañeros en la sala 2 de Svalbard con la esperanza de no volver a ver la luz del sol.

    BUCLE

    BUCLE

    Al entrar al laboratorio la penumbra bañaba la sala, a tientas intenté llegar al cuadro de luces y en el camino observé una pizarra garabateada, ecuaciones de física cuántica y relativistas, cuaterniones, campos e iteraciones que hasta donde yo llegaba a entender nadie había unificado, dos pilares que sostenían nuestra ciencia, columnas fuertes y necesarias pero paralelas sin un punto en común, una tarea ardua, fuese cuál fuese. Sara había cambiado desde el cáncer de Marc, estaba enfrascada en sus investigaciones, en ocasiones desaparecía sin previo aviso pero nunca había faltado a una sola de sus clases en el instituto tecnológico, sólo con la docencia se atisbaba un pequeño brillo en sus ojos, y yo, como amigo y como rector debía averiguar lo sucedido.

    Al subir el diferencial del cuadro, un zumbido llenó la sala, todas las máquinas calentaban motores entre un mar de leds que avisaban que la luz había vuelto siguiendo las órdenes de Maxwell o Kirchoff, pero aun así, esta luz no arrojaba ni un sólo fotón de claridad sobre la desaparición de Sara. Di un vistazo general, todo parecía en orden, o al menos en apariencia; me dirigí a su zona de trabajo y al rebuscar en su escritorio, con la esperanza de encontrar un hilo del que tirar, encontré un pedazo de papel manuscrito, indudablemente era su letra y aunque no estaba completo se podía leer en él ,con la claridad propia con la que un físico buscando la ecuación más elegante, la siguiente frase:
    "...no obstante intentaré nuevamente traerlo entre nosotros. Tengo esta sensación siempre. Ahora lo veo, antes raramente los observaba"

    No cabía duda, sus palabras eran una declaración de intenciones, buscaba lo imposible, traerlo entre nosotros, Marc sucumbió a su agonía y ella se aferró a la única cosa que le daba esperanza, la física. Hacían una pareja indestructible, se proferían el amor de dos jóvenes y el respeto y admiración de dos reputados científicos, tal vez porque ambos eran ambas cosas. Recuerdo nuestras charlas sobre viajes en el tiempo y lo desgarrador del principio Nóvikov, según este, aunque lo consiguiese no podría cambiar nada debido al concepto de autocomplitud, se negaba a creer que todo estaba escrito, mascullaba enfurruñada que vivir en un bucle no era vivir. Me presté a seguirle el juego, creía que era una fase del duelo y que pronto terminaría, pero ella fue más allá centrando su vida en aquella posibilidad, empezó a teorizar con una interfaz de usuario multimodal, una teoría entre la física y la filosofía que decía que nuestra realidad no es más que un interfaz entre nuestra consciencia y un universo objetivo, análogamente sería como fijarse en el escritorio de nuestro ordenador, nos muestra un conjunto de unos y ceros, de corrientes eléctricas, de una manera que nuestro cerebro pueda interpretarlos, de esta forma, el universo es como es porque lo vemos y no al revés. Somos los creadores de lo que nos rodea de la manera en la que nuestra consciencia lo esculpe a golpe de cuántica y nos los devuelve como el escritorio nos da los iconos. Ella postuló que modificando la interfaz podría, de manera hipotética, cambiar el modo de ver la realidad y llegar hasta él, el tiempo no es más que una interpretación de nuestra consciencia, o eso decía ella.
    Trabajé duro dónde Sara lo dejó, su pizarra seguía intacta en mi laboratorio y cada vez que la miraba las ecuaciones me susurraban que no era posible, nuestra consciencia era la clave, era una variable de las ecuaciones, pero según dicha teoría, la consciencia marcaba la realidad, es decir, estaba intentando acotar los parámetros de la consciencia utilizando la propia consciencia, era una función recursiva , se llamaba a ella misma, y Gödel nos enseñó que en estos casos no podríamos conocer la respuesta. Maldita incomplitud matemática, estábamos en un bucle, esos que tanto odiaba Sara, nos faltaba una condición inicial, un punto de apoyo para resolverlo aquel problema.

    Después de todo querido lector, yo nunca he tenido el intelecto de Sara, fue mezquino por mi parte pensar que había podido ser derrotada por el vacío de la pérdida, ella ya había solucionado el problema de la condición inicial hacía tiempo. Indudablemente era un genia, vio lo que nadie llegaba siquiera a imaginar, la condición inicial tenía que ver con la propia consciencia, y más concretamente con el subconsciente.

    Cuando emprendió el viaje ya era tarde, de nuevo la vida la castigó cegándola ante lo evidente, ella ya estaba en el bucle, y aunque intentó detenerse a sí misma con un mensaje (si no me creen, formen una frase con las primeras letras de cada palabra de aquella nota manuscrita que encontré en el laboratorio) su interfaz hizo que no fue consciente de ello. Y ustedes ¿Son conscientes?

    Cosmología familiar

    Cosmología familiar

    En el centro, hay una madre.
    En ocasiones se trata de un sistema doble con dos estrellas centrales, es decir, con el padre; aunque este puede estar flotando en el espacio exterior en algún punto incierto (son habituales los agujeros negros trabajo o bar).

    A veces de improviso, otras con cálculos meticulosos, aparece un nuevo cuerpo celeste tras acciones combinadas de fusión y de fisión. Acostumbra a permanecer junto a la madre por un tiempo bastante prolongado; la primera parte, de hecho, bien pegado a ella como atraído por un poderoso campo gravitacional.

    La recién creada entidad del sistema familiar irá creciendo y tomando forma propia. Habrá besos, risas y juegos con los astros originadores y con otros elementos del entorno.
    Luego será golpeada por el meteorito de la adolescencia, que la separará de ellos de manera brusca.

    Superadas las turbulencias, de duración variable, los hijos acaban orbitando a su alrededor cual cometas, y regresan muchos domingos para comer con sus universos ancestrales y llevarse tápers.

    El proceso de apagado de una estrella central pasa por diferentes etapas. En una de ellas, cual enana blanca se enfría y se vuelve invisible para propios y extraños a pesar del amor en emisión continua durante tantas décadas. Llegado el fin, las lágrimas y los lamentos por los intervalos cada vez mayores entre los perihelios ya no sirven de nada.

    Cría cuervos y no siempre te sacarán los ojos

    Cría cuervos y no siempre te sacarán los ojos

    El viento transporta los graznidos de los cuervos por la dehesa. Hombres vestidos con pieles y cabras huyen, mientras otros hombres con hierro, cruces y espadas vociferan. Más tarde, hombres y mujeres encadenados, buscadores de agua y víveres, barcos surcando el océano o esperando vientos propicios para partir. No sé, si son recuerdos o sueños, tanto da. Soy vieja, muy vieja o como se dice ahora “vintage”. En todo este tiempo el sol, la noche, la lluvia y la nieve han horadado mi piel. He sentido moverse la tierra bajo mis pies y he sufrido el azote constante del viento del norte, hasta deformar mi cuerpo. Mi existencia, según algunos, es fruto de la suerte. Azar que aquel cuervo picoteara el fruto adecuado, eligiera la semilla mejor, la estimulara con sus jugos digestivos y luego la defecara en la herida perfecta de la tierra. Otros creen que perseverancia o tenacidad para afianzarme al terreno con mis raíces interminables y conseguir lo que acebuches, granadillos o almácigos querían igual que yo, el agua, ese bien escaso. Pero gané, como el amanecer vence a la noche. Luego mis hojas verdes y pequeñas como escamas empezaron a absorber los rayos del sol y se plegaron mecidas por el viento. Un buen día, sin pensarlo, ni proponérmelo, empecé a producir flores. No os imaginéis esas cosas horteras, de colores chillones y olores perfumados, pensadas para los molestos insectos. Las mías son pequeñitas, las masculinas amarillentas las produzco en los extremos de las ramas y fabrican grandes cantidades de polen, ese mismo viento que me atormenta, me ayuda a su dispersión. Y las femeninas verdosas y redondeadas que se transformarán en frutos. Primero, verdes y luego marrones. Dentro encontraréis mis semillas con una esencia resinosa que atrae no solo a cuervos, sino también a grajas y a mirlos. Ruidosos, sí, pero efectivos. No creas que mi vida es aburrida, contemplo a los pinzones, a los gorriones, a los herrerillos volando y posándose en mis ramas. Antaño los pausados lagartos gigantes merodeaban cerca de mí, hace mucho que no veo ninguno. Esos humanos que vinieron del continente y sus gatos casi los exterminan. La vida en la dehesa transcurre tranquila, de vez en cuando llueve, el sol brilla sin piedad y el viento sopla sin tregua. Veo los arbustos como el ajinajo, el guaidil o el jazmín silvestre, nacer y morir. Mientras, las ovejas y las cabras merodean por la gran llanura. Han ido pasando los años y mi piel, mejor dicho mi corteza se ha ido agrisando, agrietando y curtiendo para resistir a los insoportables insectos. Eso sí, con los líquenes no he podido. No me gustan, pero los tolero como a esos hijos que no quieren independizarse. Aunque sé, que un día me destruirán. “Donde habita el olvido” como dice la canción de aquel cantante que copió mi nombre, estuve durante siglos. Los habitantes del pueblo cercano venían y se llevaban a mis hermanas, más gráciles y esbeltas. Nunca sé qué hicieron con ellas… Gracias a mi cuerpo retorcido y atormentado, me salvé de la muerte. Aunque no me libré de algún hachazo, mis ramas lo testimonian. A vista de pájaro, mi copa elíptica se pliega hacia el suelo y me sustenta como aquel héroe mitológico que rodilla en tierra, sostiene el mundo. No soy la única, pero quizás la más conocida. No buscaba la fama, ni el éxito, pero recientemente muchos humanos vienen a verme. Soy la Sabina de El Hierro.

    Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas...

    Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas...

    La Dra. Alicia Torres era una renombrada científica que había dedicado su vida a la investigación del cerebro humano. Con años de estudio, había descubierto muchas cosas sobre la forma en que funciona la mente, y estaba convencida de que entendía cómo se conectan los circuitos neuronales. Pero un día, todo cambió. Un equipo de jóvenes científicos presentó una teoría radical que desafiaba todo lo que la Dra. Torres había creído. Según ellos, la conexión entre los circuitos neuronales no era tan simple como se pensaba, y su investigación sugería que los cerebros de los seres humanos funcionaban de una manera completamente diferente a lo que se pensaba. Inicialmente, la Dra. Torres se negó a aceptar la nueva teoría. Pero a medida que comenzó a estudiar más a fondo el trabajo de los jóvenes científicos, se dio cuenta de que tenían razón. Había pasado años trabajando con un enfoque equivocado, y su propia investigación había sido sesgada por sus suposiciones erróneas. Con humildad, la Dra. Torres reconoció su error y comenzó a trabajar con los jóvenes científicos para comprender la nueva teoría. Juntos, desarrollaron nuevas técnicas y tecnologías para explorar los circuitos neuronales de manera más profunda, y descubrieron cosas que nunca habían imaginado. La Dra. Torres se dio cuenta de que, aunque había dedicado su vida al estudio de la mente, aún quedaba mucho por aprender. Aprendió que la ciencia es un proceso constante de aprendizaje y evolución, y que siempre hay más preguntas que respuestas. Pero lo más importante, aprendió que es importante mantener una mente abierta y estar dispuesto a cambiar de opinión cuando se presentan nuevas pruebas y teorías.

    Cuéntame como pasó

    Cuéntame como pasó

    - ¡Ya ha llegado! ¡Ya ha llegado! - gritaron algunos linfocitos.

    Una célula dendrítica, inflada como un globo, se aproximaba a un ganglio linfático donde muchos linfocitos T esperaban ansiosos.

    La célula estaba exhausta después de realizar el viaje más importante de su vida: desde el intestino al ganglio mesentérico. Atiborrada de componentes que formaban parte del microorganismo invasor, no dudó ni un solo momento en buscar al linfocito T destinado a ayudarla.

    Todos se pusieron en fila, cada uno especialista en actuar contra una proteína concreta. Uno por uno, iban mirando si el componente que tenía la dendrítica era el que ellas conocían.

    - ¡Es la mía! - dijo uno de los linfocitos mientras saltaba excitado.

    La célula dendrítica no respondió. No podía perder un minuto. Entonces le dijo al linfocito toda la información que traía sobre la bacteria intrusa. Este, que era una célula muy pequeña y redondita, creció de tamaño. De él comenzaron a salir clones idénticos hasta formar un ejército de células, pero con diferentes trajes. Los que llevaban uniforme de camuflaje y metralletas eran los que tenían que volver hacia la región donde se había encontrado por primera vez la bacteria. Eran la primera línea de defensa encargada de destruirla.

    - Que todas las quimioquinas se coloquen en los vasos sanguíneos y guíen a estos linfocitos hasta la amenaza - ordenó la célula dendrítica.

    Por otro lado, aparecieron otros linfocitos con apariencia de intelectuales. Parecían capaces de recordar cómo era la bacteria durante muchísimo tiempo. Eran los linfocitos de memoria, que se fueron distribuyendo por todos los rincones del organismo.

    Y finalmente, allí estaban los linfocitos T foliculares. Los únicos que conocían el idioma que hablaban las células B, las encargadas de producir anticuerpos. Estos solo tenían una misión: encontrar a la célula B específica y contarle todo lo que conocían del microorganismo.

    Las células B se pusieron en fila. Todas fueron hablando con los linfocitos T, pero ninguna sabía nada sobre el patógeno. Iba pasando el tiempo y los linfocitos T foliculares parecían estar desesperados. La célula B específica no aparecía por ningún lado.

    - Buscadla por todos lados, ¡que aparezca! - dijo la célula dendrítica - Queda poco tiempo. Necesitamos anticuerpos que bloqueen la infección. Las células que se encuentran luchando se están agotando".

    En ese momento, todas las células que por allí andaban se fueron en búsqueda de la célula B. La dendrítica no fue menos y fue órgano por órgano para ver dónde se había metido.
    Ni rastro en los ganglios del cuello, ni en los de la axila. En el bazo, donde también vivían muchas células B, nadie parecía conocerla.

    - Como se haya metido al cerebro… Sabe que por ahí no nos dejan pasar - pensó la célula dendrítica.

    Pero de repente, se puso a pensar.

    - ¿Dónde puede estar escondida? ¿Cuál es el único lugar donde va una célula B al principio y al final de su vida?... ¡Lo tengo!

    Y sin pensarlo dos veces, se puso a correr. El lugar en el que estaba pensando era inhóspito. De hecho, ella llevaba sin estar allí desde su nacimiento.

    Cuando llegó, se encontró un montón de células a las que no había visto nunca. Había muchas de color blanco formando el hueso, y dentro un montón de células que acababan de nacer. No le hizo falta avanzar mucho más para verla. Allí estaba, rodeada por dos células que formaban un vaso sanguíneo.

    La célula B estaba intentando liberarse. Había querido salir de la médula ósea por una zona muy estrecha y se había quedado atascada.

    - Que todas las quimioquinas que se encuentren por la sangre empiecen a tirar de la célula B - ordenó rápidamente la dendrítica.

    Todas las quimioquinas cogieron a la célula B y tiraron varias veces de ella al unísono. Cada vez eran más las moléculas que intentaban ayudar a la célula atascada, pero no conseguía salir del atolladero. Todas las células estaban desesperadas. Ya no quedaban más líneas de defensa contra la bacteria.

    Y de pronto, la célula dendrítica, como último recurso, empezó a estirar sus tentáculos lo máximo que pudo. Se estiró y estiró hasta ocupar la máxima superficie posible. ¡Y zas! Le metió un empujón tan grande a la célula B que salió disparada por la sangre.

    Una vez liberada, le fue pan comido hablar con el linfocito T folicular. Cuando supo todos los conocimientos que tenían sobre la bacteria, se cambió de ropa y se marchó hacia el lugar donde se estaba jugando la batalla. Ahora sí que era capaz de producir anticuerpos.

    Hoy en día, solo las células de memoria, las que tenían pinta de intelectuales, son las únicas que recuerdan esta historia. Sin embargo, siguen contándosela al resto del sistema inmune para que no haya ni una sola lucha perdida contra las bacterias.

    De cómo la humanidad declaró la guerra a Marte

    De cómo la humanidad declaró la guerra a Marte

    Ahora sabemos que el motivo por el que la Tierra declaró la guerra a Marte es simple: el incumplimiento de los protocolos de seguridad. Hacía ya tiempo que la Tierra había construido módulos de habitabilidad en Marte mediante el envío de drones obreros. Solamente faltaba poblar la colonia de humanos. Era relativamente fácil llegar, pero cuando enviaron la primera misión tripulada a Marte aún no se había resuelto el problema del regreso. Por eso se mandó a un único astronauta, Rick Batty, con el fin de que sobreviviera allá arriba hasta que se desarrollara la tecnología que permitiera el retorno. Podrían pasar dos años, cinco, veinte, o no pasar nunca. Por eso a Rick le pareció adecuado colar a un perro en la nave para que le hiciera compañía en sus años de exilio.

    Ray era un perro mediano, negro, de pelo corto por cuestiones prácticas, de mil razas distintas como suelen ser los perros abandonados a su suerte en las perreras. Le puso de nombre Ray en honor al autor de las “Crónicas marcianas”. Como es tradición, a un astronauta le dejaban llevar a bordo de la nave un cajón con objetos personales para los momentos de nostalgia. Sólo que Rick metió a Ray convenientemente dormido en el cajón, junto con otros objetos que previó que podría necesitar para su cuidado.

    A nadie se le ocurrió revisar su equipaje personal. Rick había sido seleccionado cuidadosamente entre cientos de aspirantes. Era el mejor entre los mejores y nadie pensó que pudiera cometer semejante imprudencia. Por otra parte, Rick no era un inconsciente. Había hecho miles de cálculos y previsto todas las situaciones posibles. La nave espacial contaba con raciones de comida, oxígeno, espacio, mecanismos de evacuación de residuos y otras tantas cosas como para transportar a más de diez pasajeros, en previsión de posibles contingencias y con el fin de poder reutilizar la nave en futuras expediciones. Estaba todo calculado para que humano y cánido pudieran coexistir plácidamente durante los nueve meses de travesía espacial. Y una vez en el destino no habría mayores problemas, ya que Rick conocía como la palma de su mano los módulos de habitabilidad instalados en Marte, y estos eran un pequeño complejo hotelero unipersonal bastante cómodo. Y no se equivocó Rick en sus cálculos y previsiones, ya que el viaje fue como la seda y Ray fue un magnífico consuelo en los momentos más duros del aislamiento.

    Y así, tras el aterrizaje, llegó el momento de dar el primer paso en suelo marciano. Rick ató a Ray a un asidero del módulo espacial justo antes de entrar en la cámara de descompresión. Vestido con traje y casco realizó los procedimientos adecuados y se plantó frente a la compuerta que lo separaba de la superficie. Activó la cámara de su casco para grabar el momento más solemne de la historia de la humanidad, respiró hondo y abrió la escotilla.

    Nadie sabrá nunca cómo, pero Ray, inadvertidamente, se había librado de su atadura y colado en la cámara de descompresión. Al abrirse la puerta y ver por fin una salida al exterior tras meses de cautiverio, salió disparado con un ansia salvaje entre las piernas de Rick, convirtiéndose en el primer ser vivo conocido en pisar suelo marciano. Debido al sobresalto, Rick perdió el equilibrio y cayó al exterior, rompiéndose el casco al golpear contra un peldaño de la escalera metálica de descenso. Ray, sin ningún tipo de protección contra la exigua atmósfera marciana, a los pocos pasos de su carrera se dio cuenta instintivamente de que algo no iba bien. No podía respirar. Giró bruscamente de vuelta a la nave y se abalanzó sobre su amigo en busca de socorro, pero éste boqueaba en el suelo tratando de llenar los pulmones.

    Las únicas imágenes que recibió el control de la Tierra fueron las de la puerta del módulo espacial abriéndose, el astronauta cayendo de bruces contra la escalerilla de descenso y luego una imagen fija del extraño cielo marciano. Tras unos segundos, una criatura horripilante, oscura, babeante, con los ojos inyectados en sangre y la mandíbula desencajada aparecía por un extremo de la imagen, se acercaba rápidamente y todo quedaba en negro.

    Se tardó muchos años en enviar una segunda misión al planeta rojo, pero esta vez no se mandó a un hombre, sino a un escuadrón armado hasta los dientes con el fin de tomar por la fuerza ese planeta hostil.

    De vocación, arqueóloga

    De vocación, arqueóloga

    Dicen que las vocaciones nacen en nosotros cuando somos pequeños. Descubrirlas puede convertirse en un desafío, pero también en algo maravilloso.

    Esta es la historia de una niña que quería ser arqueóloga. No como las de las películas, sino de las que recorren kilómetros buscando nuevos yacimientos GPS en mano, de las que visten botas y pantalones de trabajo cuando salen a campo. De las que llevan bata blanca en el laboratorio y pasan horas lavando y dibujando cerámica. Quería ser una de esas mujeres que investigan el pasado, una científica.

    Todo empezó en la escuela. Triana tenía 8 años cuando dos jóvenes arqueólogas aparecieron un día en clase y les contaron cómo a través de los restos que dejaron nuestros antepasados podemos saber cómo vivían, cómo vestían, qué comían, e incluso, a qué jugaban. Por sus manos pasaron durante esas horas fragmentos y reproducciones arqueológicas de Terra Sigillata, un tipo de cerámica que utilizaban los romanos.
    — Esto se parece al bol donde tomo mis cereales, pero mucho más bonito — le dijo a una de las arqueólogas.
    Ella sonrió. Y le contestó: — Sí, a través de la cerámica, aunque esté fragmentada, podemos conocer datos sobre la alimentación, la vida cotidiana, el comercio y tener mucha información de las gentes que vivieron, en este caso, hace casi 2000 años.
    Triana la miró entusiasmada y siguió completando esas fichas que permitían registrar todos los datos de los materiales arqueológicos.
    — Tengo que apuntar todo bien, porque sino los arqueólogos del futuro no podrán comprender bien esta información. La arqueóloga me ha explicado que el registro es fundamental en arqueología — se dijo a sí misma.
    Ese día, cuando su madre la recogió después de clase, solo podía hablar de todo lo que había aprendido con las arqueólogas: había excavado, había descubierto objetos que tenían cientos de años, había aprendido que a través de un pequeño fragmento de cerámica se pueden conocer muchos datos de una sociedad pasada.
    — Mamá, yo quiero ser arqueóloga, quiero investigar el pasado, como esas chicas que vinieron hoy a la escuela — le dijo.
    — No te preocupes, hija, cuando seas mayor, podrás hacerlo. Tendrás que estudiar mucho, porque tienes que aprender muchas cosas para ser una buena arqueóloga, pero lo conseguirás — le contestó su madre.
    Los años pasaron y Triana seguía con esa idea en la cabeza. Libros y más libros fueron llegando a sus manos como regalo de Navidad. Excursiones a visitar yacimientos con sus padres, la visita al Museo Arqueológico Nacional. Cada vez amaba más la arqueología. Sin duda, uno de los días que quedó grabado en su memoria para siempre fue la visita a un yacimiento arqueológico en un pueblecito de Burgos. Un joven arqueólogo contaba apasionadamente todos los hallazgos que habían hecho durante las campañas de excavación de una fortificación medieval. Triana escuchaba al muchacho sin pestañear, tratando de retener toda la información posible. Cuando terminó de hablar, se acercó a él y le dijo:
    — Hola, soy Triana, tengo 12 años. En unos años vendré a excavar contigo.
    El chico sonrió y le dijo: — Claro, serás bienvenida. Toma esta camiseta del proyecto de recuerdo.
    — Oh, ¡Gracias! — respondió entusiasmada.
    Esa camiseta se convirtió en su favorita durante todo el curso siguiente, hasta que, un par de años después, cuando se le quedó pequeña, decidió guardarla en un cajón como recuerdo de ese día especial.
    Ya en bachiller, sus compañeros de clase le decían que cómo iba a trabajar de eso, si no es una profesión y, además, es algo de Letras. Pero ella no desistió. El 8 de septiembre empezó el grado de arqueología. Diez años después, esa niña ya no es tan niña, pero descubrir el pasado sigue siendo su pasión.
    El día que por fin pudo ir a su primera campaña de excavación, dentro de las prácticas de la universidad, eligió aquel yacimiento en Burgos que visitó de niña. Y llegó su primer día en la excavación. Su mente se trasladó casi una década atrás en el tiempo. Los nervios se acumulaban en ella. Volvía al lugar que le inspiró. Y allí estaba, ese arqueólogo que conoció cuando era solo una niña, un poco más mayor.
    — Tu cara me suena — le dijo. — ¿Nos conocemos?
    — Soy Triana, esa niña que vino hace años con sus padres y a la que regalaste una camiseta del proyecto después de la visita.
    — ¡Madre mía! Al final lo conseguiste, estás luchando por tus sueños.
    — Sí — le respondió ella. — Estoy estudiando el grado de arqueología. Todavía me falta mucho por aprender, pero algún día espero convertirme en un referente para otras niñas que quieran estudiar el pasado, como tú y las investigadoras que vinieron a mi colegio lo fuisteis para mí.

    Descongelando un cadáver

    Descongelando un cadáver

    Sí, lo sé. Primera regla de seguridad: no se debe trabajar nunca sola en el laboratorio y menos tan tarde. Pero, entre tirar a la basura, literalmente, el trabajo de los últimos meses y hacer unas horas extras… ¿Qué elegirías? Yo lo segundo, sin lugar a dudas.
    Y así fue como se me hizo pasada la medianoche cuando acabé al fin mis extracciones de lípidos. Sonreí, cerré la botella de cloroformo y apagué la campana extractora. Desenchufé la radio que me hacía compañía a aquellas horas, y que alertaría de mi presencia al vigilante en caso de perder el conocimiento por inhalación accidental dicho disolvente. Guardé las muestras en el congelador, me quité los guantes de nitrilo y me desabroché la bata. Regresé a la oficina a por mis cosas. Estaba oscuro, pero las luces se iban encendiendo automáticamente a mi paso. Aquellos pasillos silenciosos eran el escenario perfecto para una peli de terror. Una de las lámparas comenzó a parpadear. Tragué saliva. Esa era la parte en la que solía morir la víctima, degollada por algún psicópata que había logrado colarse en las instalaciones de alta seguridad, para robar los resultados de una investigación en curso de altísimo valor. ¿Estaría yo también en el lugar equivocado en el momento más inoportuno? No sería la primera vez…
    Deseché aquellos pensamientos de mi mente. No veía la hora de llegar a casa y tumbarme en la cama cual nutria río abajo, al menos unas horas. Sí, al día siguiente me tocaba madrugar de nuevo. Estaba en mitad del proyecto que cambiaría mi vida y no podía bajar el ritmo. Mi estudio consistía en evaluar los efectos de determinados contaminantes emergentes, como fármacos o pesticidas, en cultivos de células que simulaban órganos reales, a las concentraciones a las que se encuentran estos compuestos habitualmente en los ríos. Los modelos in vitro para los ensayos toxicológicos están ganando mucho auge en los últimos años, y yo estaba desarrollando un método que permitiría reducir las experimentaciones con animales a la vez que desentrañar las incógnitas sobre los efectos que dichos contaminantes causan en nuestro organismo y en el medioambiente.
    Que me pagaran las horas extra era impensable, pero si al menos tuviera un sueldo decente… La vida como doctoranda era bastante sacrificada. Se trataba de una profesión que requería una dedicación plena, como un bebé. Y lo peor de todo, es que era adictivo. Cuanto más investigabas, más cerca parecías estar de encontrar respuestas, y más querías seguir investigando, sacrificando tiempo personal. Tampoco ayudaban ni el sistema académico ni la presión por publicar. Publica o perece, ese era el lema, uno con el que no estaba nada conforme. Yo aún no tenía ningún artículo publicado, aunque estaba trabajando en varios experimentos a la vez; era una desconocida en el mundillo, pero no dejaba de repetirme que aquella era una carrera de fondo.
    Revisé que lo tenía todo en mi bolso: móvil, cartera, bono de metro… Mientras caminaba hacia la salida, me di cuenta de que el fluorescente oscilante se había fundido por completo. Lo que faltaba. Con la respiración entrecortada, aceleré el paso. De pronto, un olor nauseabundo llegó hasta mi nariz. Provenía del piso de abajo, de la sala de los congeladores de -80°C. Vale, aquella era otra coincidencia sin importancia, me repetí. Sí, ciertamente olía a cadáver, pero también podría ser parte de algún experimento en marcha que emitiera algún gas maloliente. No sería la primera vez que olores desagradables se colaban por los conductos de ventilación.
    No obstante, la curiosidad, la misma que mató al gato, me impulsó a echar un vistazo.
    Bajé las escaleras con sigilo. Estaba a punto de asomarme al laboratorio con olor putrefacto, respirando a través de la manga de mi jersey, cuando sentí una presencia a mi lado. No había oído pasos acercarse. Me dije a mí misma que era fruto de la paranoia. Traté de tranquilizarme. Miré con el rabillo del ojo a mi alrededor. No había nadie. Suspiré aliviada. Di un paso hacia el interior del laboratorio. El corazón me latía muy fuerte. Paralizada, ahogué un grito…

    Cuando el jefe del laboratorio de la tercera planta llegó aquella mañana al alba, subió corriendo a la sala de congeladores para evaluar los daños. Al llegar a la escena del crimen, el hombre se llevó las manos a la cabeza y masculló una ristra de palabrotas. Un dolor penetrante le atravesó el pecho. Por un instante, temió sufrir un infarto.
    Observó el congelador en vías de descongelarse con angustia. Meses, si no años, de trabajo pudriéndose… Trató de recomponerse y comenzó a observar los desperfectos. Las muestras de vísceras de ratón tenían mala pinta, pero quizás todavía estaba a tiempo de salvar los cerebros… Se arrodilló y se puso manos a la obra.

    Despedida

    Despedida

    Año 2130. Metrópolis de Hispania.

    Faltaban tan sólo treinta minutos para que la nave saliera. Tomás estaba bastante
    impaciente ya que había estado entrenando para este momento durante cerca de siete largos
    años. Era un adolescente de 18 años, gozaba de muy buena salud y muy avezado.

    Como consecuencia de la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, sobre-explotación de los recursos naturales y la toxicidad del suelo debido a la última guerra entre varios estados, el planeta Tierra había sufrido una funesta degradación que no permitía mucho margen de maniobra a los gobernantes.

    De las cinco grandes metrópolis que componían la Tierra, cada una mandaría cinco
    chicos y cinco chicas jóvenes al nuevo planeta descubierto recientemente por la
    Agencia Espacial Deltoides llamado Acchotis 95F. Planeta con un tamaño
    inferior a la mitad de la Tierra pero, con buenas condiciones de habitabilidad. La
    idea era crear una colonia humana que permitiera la perpetuación del ser humano.
    En los últimos 10 años se habían probado multitud de técnicas para la limpieza del
    planeta. Uso de materiales biodegradables, drones que absorbieran los gases de
    efecto invernadero y los transformaran en vapor de agua, androides muy resistentes
    para la extracción de residuos nucleares. Todo ello resultó insuficiente. El colapso medioambiental era tan elevado que no había opción posible en volver atrás. El envío de embajadores espaciales a nuevos planetas era la única esperanza.

    - ¡Tomás! ¡Alexia! ¡Mefisto! ¡Bea! y ¡Jana! Seréis los primeros- comentó el capitán
    Ramírez con voz queda. Era un tipo con apariencia apuesta, ojos penetrantes y
    nariz prominente. A su lado se encontraba un androide dándole actualizándole la información.

    Tomás debía despedirse de su maravilloso planeta así como de sus
    padres. Nunca más volvería a verlos. Le entristecía mucho. Le habían dado todo
    lo que unos padres podrían darle a un hijo y tenía que dejarlos. Se aproximó a ellos para fundirse en un cálido abrazo, las lágrimas estallaron en sus ojos, seguidos de unos profundos y desgarradores sollozos.

    El capitán Ramírez no paraba de instar a los grumetes espaciales a embarcarse en
    la nave:

    -¡Embarcad! ¡Embarcad ya! Es hora de partir, no podemos demorarnos o
    perderemos la ventana de lanzamiento- pronunció imperativamente.

    Tomás y sus compañeros se despegaron de sus familias con pesadumbre y se
    dirigieron a la pasarela de acceso al majestuoso aparato. En su parte exterior se
    componía de paneles metálicos de color plateado; cuatro hileras verticales de luces
    LED, de arriba a abajo, las cuales cambiaban de intensidad y color
    permanentemente. Le conferían un aire atractivo a la vista.

    Cuando se encontraban los cinco muy próximos a la puerta de acceso, se oyeron
    gritos de ánimo entre los asistentes -¡Ánimo compañeros! ¡Os merecéis la gloria
    eterna!- se oía decir. En ese instante, Tomás miró hacia su madre y cruzaron sus
    miradas, no pudieron mantenerlas, era demasiado doloroso. Seguidamente, la
    gente estalló en un estrepitoso aplauso que acompañó a los jóvenes hasta el
    interior.

    Una vez dentro, se colocaron en sus puestos, en una hilera de cinco asientos
    (mirando al cielo) para el despegue. Una voz proveniente de uno de los droides
    dijo:

    - ¡Agente 4RJK9 informa de que faltan diez minutos para lanzamiento!- Tomás y
    sus compañeros comenzaron a repasar los procedimientos y el plan de vuelo en
    voz alta. La nave alcanzaría 5000 km/h en los primeros 20 s, gracias a sus trajes
    espaciales podrían soportar esa aceleración.

    Nuevamente, el droide se aproximó y dijo – ¡Agente 4RJK9 informa de 2
    minutos para despegue!- Su voz metálica sonó como si de un eco se tratara en la
    cabeza de Tomás. Ya sólo le quedaba concentrarse en su titánica misión de poblar
    un planeta virgen con su equipo. No obstante, aún faltaba, se encontraban a cinco años
    terrestres para su llegada.

    Divergencia

    Divergencia

    “Tiene forma de T. La puerta tiene una gran forma de T. Y no quiero pasar por ella. ¿Quién haría una puerta con forma de T? La T podía cambiarse tan rápidamente por una C. La C tiene forma de boca y te puede comer, pero es peor la G. Sólo tiene un diente. ¿Cómo comes con un solo diente?. Royendo, desgarrando poco a poco contra la otra encía los tejidos más blandos primero. Epidermis, dermis… Luego el dulce y jugoso músculo aunque el tendón es demasiado duro. Tarda. No quiero que la puerta tarde en comerme.“

    Su mente bullía haciendo los cálculos de la probabilidad en la que una Timina podía sufrir una mutación por una Citosina; y a su vez la probabilidad de la mutación de la Citosina en una Guanina.


    En general, la tasa de mutación es muy pequeña. A veces, los biólogos la toman por poquita cosa y dan por hecho una tasa más o menos común. Eso es lo fácil, en el ser humano. Pero Ernesto, no podía desestimarla. Tenía muchos análisis que hacer. Tenía que calcular el tiempo que había pasado desde que dos poblaciones de langostas se separaron. O divergieron cómo malamente explica conocidos y amigos. Cómo cuando salían a tomar algo, en los pocos momentos que el doctorado le dejaba libre, él de verdad que lo intentaba. Realmente, él se esforzaba. Al menos, al principio. Pues sólo obtenía preguntas a cambio. “¿Cómo tardas tanto tiempo?”. “¿Eso para qué sirve?”. “¿Pero tú cobras por esto?”. Preguntas y silencios. A veces él también se hacía esas preguntas. Y le entraban prisas por poder darle un todo a su tesis, conseguir concretar el trabajo de todo ese tiempo no sólo para sus conocidos si no también para él mismo. Pasar de muchos datos a la pieza de conocimiento. Y por ello siempre tenía las prisas detrás de su nuca haciéndole avanzar más rápido, apresurado, intenso.

    Esas emociones seguían en su cuerpo, en el estado latente que la pesadez mental que las pantallas de ordenador otorgan, cuando encontró un programa. Un script, un pequeño código, que le permitiría continuar su trabajo. Se había preparado su café esa mañana, para quitar ese velo insoportable e improductivo de encima y se había dedicado a navegar. Por la red claro. Ernesto lo había recuperado de foros de la web, sorteando todas las trampas que las antiguas construcciones dejaban a los Indiana Jones cómo él. Antiguos hilos de emails que habían pasado de moda mientras él ni había entrado en la carrera, enlaces rotos o que llevaban a callejones húmedos, sin salida, claustrofóbicos. Allí estaba el script, escrito por un anónimo en una respuesta a una petición en un foro de bioinformáticos de finales de los 90; dos horas después de comer. Estaba en un lenguaje de programación muy antiguo, Kobold. El café llevaba varias horas frío, y tocaría volver a calentarlo para trabajar en esto. Apenas entendía lo que estaba escrito. Pero le entró curiosidad. Y decidió probar con sus datos. Era tarde cuando terminó de cambiar el formato de sus datos y lanzó el programa. Parecía funcionar. Las letras se iban sucediendo. Por alguna razón quien lo programó no quitó las funciones para imprimir en pantalla, funciones que usas para ver cómo se ejecuta el programa, para ver sus entrañas funcionando. Todas las posiciones de sus muestras de ADN se estaban imprimiendo en pantalla. Oleadas de A, C, T y G; cambiantes, serpenteando en una cascada infinita. Su café se había helado, otra vez. La oficina era un cementerio de monitores con la luz de la tecla de encendido a medio gas. Seguían ejecutándose esas malditas letras bajo la mirada de Ernesto. Algo no iba bien, sus archivos no eran tan grandes y probablemente sólo estaba viendo un bucle infinito. Trató de matar al comando, pararlo con otro comando. Y lo consiguió. Por un momento de respiro. Las constantes letras continuaban corriendo por la terminal formando patrones imposibles que desafiaban a toda lógica que una pantalla bidimensional podía ofrecer. Formaban vida bajo sus ojos, vida libre. Vida que rompía con la dimensión de unos y ceros, que se desbordaba por la pantalla expulsando el fétido hedor del coltán quemando el chip del ordenador.

    Ernesto tenía 27 años cuando sus compañeros de doctorado descubrieron a su colega desmayado sobre el monitor por un colapso nervioso. Ernesto tenía 27 años cuando pasó por la puerta con forma de T del psiquiatra de la seguridad social. Ernesto tenía 27 años cuando descubrió lo que no debía en un viejo programa compartido por un anónimo de internet.

    EL ALFARERO DE MUNDOS

    EL ALFARERO DE MUNDOS

    Todavía siento sus manos acariciándome.
    Él me hizo de arcilla roja, saturada de óxido de hierro, moldeó mi superficie con sus arrugas y así soy yo: tosco, abrupto, rojo, terroso… Pero hoy admiro con mis siete hermanos el milagro del nacimiento de nuestra hermana.
    Ellos, dicen, que serás la más hermosa. Han visto al viejo preparando barnices con blanco de titanio, azul de cobalto y verde de cromo… antes no lo había hecho. Para el más pequeño de nuestros hermanos había mezclado azul de vanadio con la arcilla, pero su superficie se quedó mate…
    Ahora prepara el barro con sumo cuidado, lo amasa y lo mezcla con cenizas y agua. Acaricia la pasta, y cuando llega al punto óptimo de maleabilidad te coloca encima del disco y comienza a mover el torno impulsando la rueda con su tosco pie descalzo.
    Te miramos embobados dejando que nuestros sueños te imaginen al tiempo de cada giro de rueda.
    Vas tomando forma en cada acaricia de sus manos, redonda como nosotros, aunque, quizás, un poco achatada. Eres más pequeña que yo, eso sí, por ahora tu piel es rojiza como la mía.
    El viejo te coloca dentro del horno casi sin rozarte para evitar que tu superficie se lastime y te tapa con cascotes y tierra. Cierra la puerta de la cámara de horneado con más barro para no dejar ningún resquicio que pueda estropear la cocción. Nos deja mirar por la mirilla y vemos cómo la potente llama que produce la leña te empieza transformar.
    El fuego nos hechiza.
    El alfarero decide que ya estás. Te saca del horno y observa si tienes grietas, alguna ha quedado, pero te acaricia y sonríe. Te coloca sobre su mesa de trabajo y empieza con suma delicadeza a barnizarte con su mejor pincel: azul para el mar, verde para los bosques, blanco para la nieve y las nubes…
    Sí, mis hermanos tenían razón, realmente eres hermosa hermana TIERRA.

    El artificio de la inteligencia.

    El artificio de la inteligencia.

    A mi padre, mi mayor fuente de inspiración pasada, presente y futura.
    --

    —Mariquilla, hija, un día me tienes que explicar bien la teoría de cuerdas.

    Otra noche más, con la cena a punto, sentados en el jardín de casa y el olor de los naranjos en flor recordándonos que de nuevo es primavera en Córdoba.

    —¡Qué pena no saber nada de ciencia para poder entender la teoría de la atracción en la que tanto creo! Pero antes eran otros tiempos…Mi padre, tu abuelo Kiko, siempre me dijo que debía ser maestro, hacer una oposición y tener una vida mejor que la que él llevaba, trabajando de día como carpintero ebanista y de noche en Renfe.

    Mi querido abuelo se une a la velada. Trae un hoyo de pan con aceite y ya se relame antes de catarlo. —Mari, chiquita, parece que va a llover, ¿te traigo un saquito?

    Su voz me suena lejana.

    —Papá, te lo he dicho mil veces: lo que lees en ese libro de “El Secreto”, sobre el pensamiento positivo y cómo eso influye en los resultados deseados en nuestra vida, nada tiene que ver con la teoría de cuerdas que, para empezar, a diferencia de la ley de la atracción, es una teoría con base científica, que pretende unificar las leyes de la física cuántica del mundo subatómico, con las leyes de la física clásica (ley de la gravedad). ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra?

    —Ay Mariquilla, ¡cuánto tienes que aprender todavía! En este mundo todo y todos estamos conectados. Sé que soy profano en la materia pero he leído que desde que se desarrolla la física cuántica, lo que se pensaba separado, desconectado, se demuestra estar relacionado. Somos materia y energía, y según somos y nos comportamos impactamos en nosotros mismos, en los demás y en el resto del mundo.

    De repente el olor a azahar se confunde con el dulce y afrutado olor a jazmín, y como tantas otras veces me parece estar viviendo un déjà vu. Me abstraigo por momentos de la conversación y vuelvo a mi infancia en Posadas. ¡Curioso el poder de la conexión olfato-hipocampo para relacionar olores y vivencias y transportarnos a otros lugares, a otros momentos!

    —¡Tienes que confiar más en tu padre!— me interpela con voz firme a la vez que cálida. —Leo a tus maestros: Wolfgang Pauli y David Bohm, "el del orden implicado", defendían la sincronicidad como la unión de los acontecimientos interiores y exteriores de un modo que no se puede explicar pero tiene cierto sentido para la persona que los observa.

    —Pero papá, que la ley de la atracción no tiene ningún fundamento científico, que te lo digo yo que he estudiado física.

    —A ver lis-ti-lla, Newton y otros contemporáneos suyos ya hablaban de un mundo interior y un mundo exterior aunque aún no sabían que estaban conectados. Si no, ¿cómo explicas tú que los días que te levantas con actitud positiva te pasan cosas buenas y los días que te levantas con el pie izquierdo todo te sale mal? Einstein, Böhr, y otros físicos de renombre lo decían bien claro: “el observador influye en lo observado”. Lo que hay en tu interior tiene un impacto directo en lo que ocurre a tu alrededor. Mira Mariquilla, tengo la certeza de que todo ocurre por algo, hay que estar atentos, con ojos curiosos y mentes despiertas para darnos cuenta que lo que creemos casualidades son realmente causalidades. Somos energía, frecuencia, vibraciones, ya lo decía Tesla. Si entendemos esto llegaremos a una comprensión más profunda del Universo y de nosotros mismos. Somos energía y materia, materia y energía. Cuando ya no esté físicamente en este mundo, mi energía fluirá y seguiré teniendo un impacto en ti, en tus hermanas, en todas las personas que quiero y en el resto del mundo.

    —¡Ay papá, no hables así!, nos quedan aún muchos años por delante y muchas conversaciones de física, de metafísica, de lo humano y lo divino, compartiendo un buen salmorejo y un valgas fresquito.

    Un destello, un estruendo, cambia el viento de repente, caen las primeras gotas, se va la luz.

    Oscuridad absoluta.

    —¿Papá?, ¿Kiko?, ¿papá?, ¿papáaaaaa?— Y es entonces cuando caigo de nuevo en la cuenta, vuelvo a la realidad y resuenan en mí las palabras de todos los que ya me avisaban entonces: “no es buena idea; el metaverso, la inteligencia artificial, no te los van a devolver”...

    Ya no huele a jazmín, ni a azahar, ya no es primavera.

    Seco de nuevo mis lágrimas ya secas mientras vuelvo de otro viaje virtual, y me repito como un mantra: somos materia y energía, energía y materia, todos estamos conectados, nada pasa por casualidad…

    ¡Cuánto te echo de menos papá!

    By Mariquilla
    1/6/2023




    El cuentacuentos

    El cuentacuentos

    Desperté todavía con el frío dentro. Miré alrededor. Los niños aún dormían acurrucados en el fondo de la cueva, con las mujeres y ancianos, mientras los hombres nos íbamos desperezando junto a la entrada. Me sacudí el frío, y en cuanto el sol se elevó lo suficiente, salimos a pescar.

    Durante mi infancia aprendí a tallar la piedra y afilar palos; se me daba bien, mucho mejor que atrapar peces, desde luego. Pero ahí estaba, lanza en mano, intentando no romperla contra las piedras.

    Siempre me sentí un niño distinto. Disfrutaba tallando con los ancianos y, cuando alcancé la altura del arbusto, no me hizo ninguna gracia tener que salir a cazar. Tenía que haber algo más que recolectar y perseguir mamuts.

    Pescar; me dijeron. Además de recolectar y cazar, puedes pescar. Fantástico, pensé, todo un mundo de posibilidades. Así que allí estaba, con la misma destreza que un oso manco, intentando atrapar mi primer pez.

    Los adultos eran fuertes y hábiles, saltaban sobre las piedras y, con precisión, dirigían la lanza en el momento y lugar preciso para capturar su presa. Yo, que era más bien canijo y torpe, básicamente trataba de no caer al agua y disimular mi ineptitud.

    Entonces levanté la vista y la vi. Alguna vez había oído hablar de ellos, pero era la primera vez que los veía. En la otra orilla, un grupo de flacos de piel tostada bebía y, entre ellos, ella apareció como una luminosa visión.

    Decían los viejos que cada vez había más como ellos y menos como nosotros. No sabíamos qué había pasado con los demás, no teníamos contacto con otros grupos. En cambio, sus tribus iban y venían constantemente por la zona, como bandadas.

    Eran delgados y ágiles y descubrirla a ella disparó mi admiración. Alguna vez se acercó, intrigada por mi pelo color arcilla y mi pecho amplio. A mi me fascinaba su rostro, liso en la parte de arriba y a la vez, con una prominencia bajo la boca que parecía enmarcarla.

    Pasaba los días entre mis obligaciones diarias y su búsqueda constante, hasta que un día un dolor agudo y palpitante en la boca me impidió salir. Rápidamente empeoré y llegaron las fiebres. No sé cuántas lunas pasaron. El sabio preparaba ungüentos de hierbas y hongos para sacarme el dolor del cuerpo. Cuando finalmente lo consiguió, ya no oía nada alrededor.

    Al principio no me importó mucho, pensé que así me ahorraría el bochorno de salir a pescar. Pero enseguida me di cuenta de mi desdicha. Sin el aviso del ruido, fácilmente sería pasto de los lobos y nunca más disfrutaría de mis escapadas solitarias.

    Me quedaba con los viejos, siempre cerca de la cueva, y me aburría soberanamente. A veces cogía arcilla y restos de hoguera y pintarrajeaba en las paredes de la cueva. A los niños les gustaba y así les explicaba, a mi manera, cómo era eso de cazar bisontes y hacer el ridículo en el río.

    A ella me pareció divisarla una vez, a lo lejos, llevando alimentos, probablemente a otra tribu de flacuchos. Nunca entendí tantas idas y venidas. Si un grupo tenía problemas, allí acudían todos. ¡Qué endebles! Nosotros, al contrario, éramos fuertes y valientes, y si una tribu tenía problemas, se las arreglaba sin molestar. En cambio, estos modernos, se empeñaban en burlar su suerte y cada vez eran más. Incluso me pareció verla con un niño de pelo color arcilla.

    De tanto pintar acabé perfeccionado mi técnica. De echo, se me daba tan bien que algunos hombres empezaron a tenerme miedo. Por algún motivo, creían que me comunicaba con ellos y que me contaban el origen del universo o ¡yo qué sé! Incluso el sabio estaba asustado, tanto que decidió comenzar a instruirme.

    Yo era un alumno mediocre, mezclaba las hierbas que no eran, no ponía la cantidad de agua adecuada… así que cuando veía que la cosa no salía bien, para evitar las iras de los enfermos, invocaba a los bisontes del techo y pasaba la curación a manos de los dioses.

    En realidad, quería ser bueno en algo, aportar algo al grupo. Como lo de sabio no se me daba bien y lo de los bisontes tenía su público, decidí convertirme en mago. Cuando alguien enfermaba, llamaba a los dioses; que no había buenas cosechas, invocaba a las divinidades… y así. Gozaba de buena reputación, fueron buenos años… hasta que los niños empezaron a crecer. Malditos mocosos, en sus labios leía el desprecio en frases como “pues no parece que llueva más que antes”, o “yo creo que esa pierna se hubiera curado igual”, ¡qué sabrían ellos!

    Al final, para demostrarles cuan equivocados estaban, decidí pedirles a los bisontes del techo que me devolvieran la audición. Salí al bosque sin compañía y ya nunca volví.

    El efecto Hidroxi: cómo el neurotransmisor del amor cambia nuestro cerebro

    El efecto Hidroxi: cómo el neurotransmisor del amor cambia nuestro cerebro

    La molécula de la felicidad, cuyo nombre científico es 5-hidroxitriptamina, pero es conocida comúnmente como "Hidroxi", era un neurotransmisor que siempre estaba presente en el cerebro humano, regulando el estado de ánimo y la felicidad. Un día, mientras estaba en su rutina diaria, Hidroxi sintió una emoción intensa que nunca había experimentado antes. Su cuerpo empezó a temblar y sus impulsos nerviosos se aceleraron. Sabía que algo estaba sucediendo, pero no podía entenderlo.
    Hidroxi se movió rápidamente por el cerebro, pasando por diferentes áreas que comenzaron a activarse. La corteza prefrontal, la amígdala y el núcleo accumbens eran algunas de las áreas que se estaban iluminando con una intensidad especial. Era como si una tormenta eléctrica hubiera golpeado el cerebro humano. Finalmente, Hidroxi llegó al área central de la emoción y la felicidad, conocida como el "centro de recompensa cerebral". Allí, encontró una gran cantidad de dopamina, otro neurotransmisor que también estaba relacionado con el placer y la felicidad.
    - ¡Vaya, vaya! Parece que alguien ha encontrado el amor de su vida -dijo la dopamina con una sonrisa irónica.
    - No lo sé, nunca había sentido esto antes -respondió Hidroxi, todavía temblando por la emoción.
    - Bienvenido al club -respondió la dopamina-. Es lo que llamamos el "efecto de enamoramiento". Cuando te encuentras con alguien que te atrae, el cerebro libera dopamina, norepinefrina y otros neurotransmisores que te hacen sentir bien.
    - Lo entiendo ahora -dijo Hidroxi-. Pero, ¿qué puedo hacer para mantener esta sensación de felicidad?
    - No hay garantía de que esto dure para siempre -respondió la dopamina-. Pero si quieres mantener la conexión con esa persona, debes seguir activando estas áreas cerebrales. Esto se puede hacer de diferentes maneras, como la conversación, la cercanía física o la intimidad emocional.
    - Entiendo -dijo Hidroxi, decidida a hacer lo que fuera necesario para mantener la sensación de felicidad.
    Desde ese día, Hidroxi se convirtió en un neurotransmisor más consciente de su papel en la felicidad humana. Siempre estaba buscando maneras de activar las áreas cerebrales que le habían dado la sensación de amor y felicidad por primera vez.
    - ¿Cómo puedo ayudarte hoy? -preguntó Hidroxi a la dopamina un día normal en el cerebro.
    - Hoy, tenemos una tarea especial -respondió la dopamina-. El cuerpo humano va a encontrarse con esa persona especial de nuevo, y necesitamos asegurarnos de que todo salga bien.
    - Entendido -dijo Hidroxi, moviéndose rápidamente a través del cerebro, activando las áreas cerebrales que se asociaban con la felicidad, el placer y la emoción.
    Cuando el cuerpo humano finalmente vio a esa persona especial, Hidroxi sintió una oleada de emoción abrumadora. Las áreas cerebrales se encendieron, la dopamina aumentó, e Hidroxi sintió que estaba volando. Era una experiencia tan poderosa que ni siquiera podía expresarse con palabras.

    - ¿Ves lo que hiciste allí? -preguntó la dopamina con una risita-. Esa persona nunca va a dejar de pensar en ti.
    - Realmente no puedo expresar lo que siento -respondió Hidroxi con asombro-. ¿Cómo puedo mantener esta sensación?
    - La clave es la conexión -respondió la dopamina-. Necesitas seguir activando estas áreas cerebrales a través de la interacción. Hablar, tocar, sentir la cercanía, mantener una buena relación emocional, todas estas cosas son importantes para mantener la sensación de felicidad.
    - Lo entiendo -dijo Hidroxi, decidida a hacer lo que fuera necesario para mantener la sensación de felicidad.
    Con el tiempo, Hidroxi se dio cuenta de que la conexión emocional era lo que realmente importaba en el amor. Ya no se trataba sólo de activar áreas cerebrales para sentir el placer, sino de mantener una relación fuerte y saludable con la persona amada.
    - ¿Estás feliz ahora? -preguntó la dopamina después de un tiempo.
    - Sí, estoy feliz -respondió Hidroxi con una sonrisa-. Pero es diferente ahora. Ya no es sólo por la emoción del enamoramiento, sino por la conexión emocional real que hemos construido.
    - Eso es lo que llamamos amor -respondió la dopamina con una sonrisa-. Y es una de las sensaciones más poderosas que puede experimentar el cerebro humano.
    Hidroxi se sintió agradecida de haber encontrado su camino hacia la verdadera felicidad. Ahora sabía que el amor no era sólo una emoción, sino un camino hacia la conexión emocional y la felicidad duradera. Y estaba lista para seguir guiando al cuerpo humano hacia esa felicidad cada vez que fuera necesario.

    El fútbol o la Ciencia

    El fútbol o la Ciencia

    V andaba realmente preocupado porque su equipo de toda la vida, uno de los considerados grandes (o quizás no tanto, pero para él sí lo era), estaba luchando por no descender de categoría, algo que en otra época habría considerado una tragedia, y que ahora, pese a ser mucho más maduro y maleable, todavía le resultaba de una incomodidad manifiesta.
    No obstante, V decidió mantener la calma y aprovechar su conocimiento de otra de sus grandes pasiones, la Ciencia y concretamente la Estadística y las predicciones. Por tanto, la semana “de reflexión” previa al último y decisivo partido, la dedicó a revisar los pronósticos realizados con las más sofisticadas técnicas conocidas.
    Debemos realizar un inciso en este punto para aclarar que V no es el típico aficionado que se deja influir por los supuestos expertos que fundamentan sus vaticinios en pura subjetividad o, en el mejor de los casos, en burdos modelos probabilísticos frecuentistas o en simples tendencias lineales sustentadas en el pasado más reciente, con todos sus sesgos y limitaciones a flor de piel.
    Por tanto, V enfocó sus análisis a técnicas algo más sofisticadas y cuya fiabilidad había sido ampliamente probada en casos previos. En primer lugar, echó mano de la teoría de la “sabiduría de las masas” para, consultando algunos de los más prestigiosos foros de versados pronosticadores, concluir que la probabilidad de descenso de su equipo estaba en torno al 5%, por supuesto teniendo en cuenta un cierto margen de error, nunca desdeñable. Este resultado tranquilizó en cierta medida a V, pero no lo suficiente: “Es una probabilidad baja, pero ni mucho menos insignificante”.
    En segundo lugar, confió en un modelo heurístico de simulación con múltiples parámetros (probabilísticos, por supuesto, y basados en variadas distribuciones aleatorias, ya hemos aclarado que V no es simplista) que tenían en cuenta el desempeño probable de los diversos equipos implicados en el descenso, los correspondientes árbitros designados para los partidos, y un nada despreciable componente azaroso. Es fútbol, al fin y al cabo. Las probabilidades que ofrecían estos escenarios fluctuaban en un entorno ligeramente superior al 5%.
    Por último, acudió a un complejo modelo de aprendizaje profundo, tan de moda en los tiempos recientes, para tratar de desentrañar la gran pregunta. Tardó unos días en entrenarlo y conseguir los primeros resultados con sus consiguientes validaciones, pues no quería incurrir en sesgos innecesarios. De nuevo las probabilidades andaban cercanas al 5%, aunque ligeramente más bajas, lo cual contribuyó a calmar su inquietud.
    El día del partido, V acudió pertrechado con su camiseta y su bufanda a presenciar el decisivo encuentro donde su equipo y el contrincante de turno dirimirían la rivalidad oportuna, con cierta intranquilidad atenuada por sus sesudos análisis previos, y sin duda con un nivel de ansiedad bastante menor que el del resto de aficionados de su equipo, que al fin y al cabo seguían en su ignorancia al respecto. Cuántas ganas tenía de aleccionar a los pobres fans que asistían compungidos al devenir de los minutos sin el ansiado gol de la victoria y la salvación, con un “Tranquilos, al fin y al cabo, la probabilidad está por debajo del 5%”).
    Pero los minutos seguían consumiéndose inclementes, y el suspense iba mudando en drama por momentos, aumentando la inquietud de la gente y socavando la confianza de V de tal forma que, inconscientemente, sus pensamientos migraron hacia una revisión mental del proceso seguido en el análisis de las probabilidades, buscando algún posible error o sesgo imprevisto, que hubiera alterado de forma sensible los resultados.
    Tal fue la inmersión en sus devaneos mentales que, obviamente, dejó de prestar atención al juego y pasados unos minutos le sorprendió un “¡Gooooooool!” abrumador, y los improvisados abrazos de sus eufóricos compañeros de asiento, dado que, ya en el tiempo de prolongación, una jugada confusa y accidentada había acabado con el balón en el fondo de las mallas, lo cual suponía la hasta entonces esquiva salvación.
    En su camino de vuelta a casa, entre espontáneos abrazos y miradas cómplices con el resto de fervientes y exultantes aficionados, aliviado pero aún algo turbado, V pensaba en hasta qué punto seguía creyendo más en la Estadística o en la gloriosa incertidumbre del deporte, en la tan recurrente disyuntiva entre razón y pasión, en los grandes interrogantes de la vida que tan pronto se encierran o quedan al descubierto en una ecuación o en estadio de fútbol.

    El gato negro

    El gato negro

    "Cuando el profesor Erwin Schrödinger acudió al refugio de animales TierQuarTier, jamás hubiéramos podido presagiar sus perversas intenciones. De lo contrario, no habríamos aceptado con tanta facilidad la adopción de Tinker, un precioso macho europeo de pelaje negro azabache, seis meses sin suerte en adopción.

    Pensamos que era una gran oportunidad ¿Cómo vaticinar tal aberración de un distinguido profesor de Física y Filosofía, tan admirado entre los vieneses?

    Dentro de esta caja -según testimonio del propio Schrödinger-, se encuentra el cuerpo de Tinker. En una ampolla de vidrio, colocó a su vez una sustancia volátil venenosa, sobre la cual suspendió un martillo de un hilo, capaz de romperla y liberar tal veneno. A su vez, el martillo está conectado a un detector de “partículas alfa”, situado junto a un átomo radioactivo con probabilidad del 50% de emitir dicha partícula cada hora. Es por tanto evidente que, tras encerrar al pobre animal, sus restos mortales yacen en el interior de esta caja.

    Pedimos mil disculpas por este incidente, y prometemos analizar de ahora en adelante minuciosamente el perfil de nuestros adoptantes. Descanse En Paz, Tinker."

    No pude evitar estremecerme tras leer estas palabras del sepulcro de piedra, mientras acariciaba el pelaje erizado de un gato negro, que ronroneaba tranquilamente a mis pies.

    El macho de la Mantis

    El macho de la Mantis

    Título: El macho de la Mantis
    Seudónimo: Benito Ortega Alcalde

    Uff
    Uff era un macho de Mantis pequeño y solitario. Se sentía un ser único, diferente y, a la vez, semejante a tantos otros insectos de la pradera. Uff no conocía a nadie que fuese como él, aunque tampoco conocía a nadie que fuese realmente diferente de él. Uff creía que el sentido de su vida consistía en encontrar al ser plenamente diferente y complementario, a quien denominaba Ag, la receptora. Necesitaba unirse a Ag para completar su existencia y convertirse en un ser pleno. Uff y Ag tendrían que ser las dos partes necesarias para poder formar un ser completo y, así, ambos realizarían su proyecto de vida en la fusión. No obstante, esa unión de dos seres para formar uno solo implicaba el fin de cada uno de los dos seres singulares; de modo que, para llegar a esa vida completa, tenía que asumir la muerte de la vida parcial que ahora tenía.

    Ag
    Ag era una hembra de Mantis grande y solitaria. Se sentía el ser mayor de todos los que conocía en la pradera. Ag era tan grande que no veía a nadie que fuera como ella, pero se sentía vacía porque no había nadie dentro de ella. Aunque Ag tenía más tamaño que los demás, su ambición estaba insatisfecha y esperaba algo que diese plenitud a su vida; un ser diferente a quien denominaba Uff, el esforzado. Para sentirse plena, necesitaba a un ser más pequeño que pudiese entrar en ella; a Uff que, por muy pequeño que fuese, aportaría algo que no poseía Ag. Ag ansiaba absorber a Uff, incorporarlo a su ser pleno, completarse. La absorción de Uff no podría hacer más grande a Ag, por lo que debería dar lugar a algo nuevo y diferente, a pesar de que no pudiese concebir a ese nuevo ser. La nueva forma de ser implicaría el final de la existencia actual.

    El encuentro
    Uff encontró a Ag al final de su viaje, en un lugar que se convirtió en el centro de su existencia. ¡Allí estaba! Grande y terrible. Ag tenía un aspecto poderoso, con sus enormes patas delanteras elevadas hacia el cielo, las coxas ancladas en su pronoto, los potentes fémures vellosos blandiendo las tibias y los tarsos amenazadores que podían diseccionar a cualquier presa. Las antenas se elevaban al aire escudriñando la presencia de cualquier posible alimento o amenaza, las térmigas y las alas le conferían un aspecto majestuoso. En el centro, la poderosa cabeza, con protuberantes ojos separados por el escudo facial, el clípeo y el labro flanqueado por las fuertes mandíbulas.
    Uff hubiese salido huyendo ante tan imponente visión; pero no lo hizo. Allí estaba su destino; en efecto, justo al final de la magnífica Ag, estaba su oviscapto, bajo la placa subgenital, flanqueado por los cercos, que eran similares a los de Uff.
    Uff sintió una poderosa atracción y un profundo miedo, así que se dispuso a aplacar a Ag. Uff comenzó a dar vueltas en torno a Ag, lentamente, con su mirada tierna y sumisa, mientras Ag se mostraba hierática y poderosa en el centro del escenario. Uff y Ag, los dos mantodeos, se dispusieron a hacer su parada sexual. Ag levantó sus alas brillantemente coloreadas para atraer a Uff; la luz atravesó las magníficas membranas de Ag y se dirigieron hacia los ojos de Uff. Tras rondarla durante un tiempo que se le hizo infinito, cuando consideró que ya tenía ganado su amor maternal, Uff saltó bruscamente sobre el dorso de Ag, agarrándose al protórax y contactando entre sí las antenas. Sin darle tiempo a reaccionar, Uff torció y dobló su abdomen hacia la izquierda para juntar las estructuras genitales de ambos. Uff se acopló a Ag durante dos horas magníficas, sensuales y plácidas, y depositó una cápsula con su pequeño espermatóforo en la base del oviscapto. Ag no pareció sorprendida por la hazaña; de hecho, Uff tuvo la sensación de que ya había varios espermatóforos en la ooteca de Ag. Uff se sintió triunfante y decepcionado a la vez ¿Y si sus espermatozoides no fuesen los elegidos para fecundar a Ag?
    En esta confusión se hallaba Uff cuando Ag se contorsionó y, en un rápido movimiento, arrancó la cabeza de Uff y lo devoró. Finalmente se consumó la ansiada unión y la vida de Uff alcanzó su plenitud en Ag.

    El mayor descubrimiento de la historia.

    El mayor descubrimiento de la historia.

    La enfermera recorrió la galería que separaba el dispensario del aula de Arqueología Evolutiva donde el profesor Rojas impartía su cátedra. El techo abovedado devolvía sus pasos con reverberación eclesial. Una vez alcanzó la puerta, tomó resuello, se ajustó la cofia, alisó el delantal con las manos y, de puntillas, asomó su cabeza por el ojo de buey delator. Dentro, el profesor Rojas disertaba entre las bancadas de alumnos cuando ya no le quedó más remedio que atender a los aspavientos con los que la enfermera le indicaba que lo necesitaba fuera, y con urgencia.
    —¿Qué ocurre, hermana Úrsula? ¿No ve que estoy en medio de una clase? —dijo irritado el profesor cerrando tras de sí.
    —Se ha golpeado la cabeza —balbuceó la monja.
    —¡Demonios, hermana! Tranquilícese y dígame qué ha ocurrido.
    Esta se santiguó antes de continuar.
    —El profesor Buendía —Se llevó un alboroto de pañuelo a la boca y tomó aire—. Ha sufrido un desmayo y se ha golpeado la cabeza.
    Rojas entreabrió la puerta del aula.
    —Señor Cubillas. —El profesor buscó con la mirada al tal Cubillas.
    Uno de los alumnos se puso en pie adoptando una pose marcial.
    —Hágase cargo de la clase —ordenó el catedrático que cerró sin esperar una respuesta de Cubillas que, como un soldado de guardia, mantenía su inmutable postura.
    La conversación continuó de camino al dispensario. La enfermera, más calmada, puso en antecedentes al profesor Rojas. Le relató que el profesor Buendía había sufrido un desvanecimiento al abrir una de las cajas recibidas esa mañana. Eso era, al menos, todo lo que le había contado el ayudante del profesor Buendía antes de mandarla a buscarlo «a usted», dijo la monja justo cuando cruzaron el umbral del botiquín.
    Dentro, Rojas pudo observar que Buendía descansaba sobre una camilla y con un aparatoso vendaje en la cabeza. Semisentado en uno de los bordes, estaba el ayudante de Buendía. Sobre el piso había un revoltijo de gasas, tijeras, esparadrapos y alguna ampolla quebrada. Rojas lanzó una mirada de reprobación a la monja.
    —Es que… —musitó la hermana Úrsula sin llegar a cazar una excusa sólida para aquel desastre.
    Rojas posó una mano sobre el hombro del accidentado.
    —¿Cómo se encuentra, Buendía? ¿Qué ha ocurrido?
    El ayudante abrió la boca para hablar. Los ojos de Rojas fulminaron sus ganas de hacerlo.
    —Que, ¿qué ha ocurrido? —el anciano parecía eufórico—. ¡Ha ocurrido lo inesperado! —dijo abriendo sus ojos bajo dos tejas de pelo cano como ramajos de una cuneta.
    Rojas hizo una mueca de no entender de qué estaba hablando y sondeó con un vistazo a enfermera y ayudante. Ella negó. El joven apartó la mirada. Rojas se llevó los pulgares a las axilas, dentro de las mangas del chalequillo.
    —Vamos a ver, ¿me podría explicar, alguien, qué demonios ha sucedido aquí? —impelió a sus tres interlocutores.
    Ayudado por su alumno, Buendía se incorporó.
    —¡He conseguido la prueba que demuestra mi teoría! —dijo Buendía que, al no percibir reacción alguna por parte de su compañero, continuó hablando—. El resorte heurístico de la episteme darwiniana ha saltado por los aires. —Gesticuló como si una bomba hubiera explotado entre sus manos.
    —Quiere decir que… —Tras quitarse los anteojos, Rojas se pasó la mano por la cara—. ¡Pero es imposible! Debe tratarse de alguna alteración humana en el yacimiento.
    —Lo sería si no fuera porque los objetos encontrados compartían la misma capa dentro del mismo depósito sedimentario. —Buendía sonrió de tal forma que su calva se llenó de arrugas.
    Rojas abrió la boca, pero ningún sonido salió de ella. El veterano continuó.
    —¿No me cree? Acompáñenme.
    El octogenario, insuflado de un nuevo brío vital, abandonó la enfermería y los tres lo siguieron. Al llegar al gabinete, señaló una caja de madera abierta sobre el escritorio.
    —Adelante. Están ante el mayor descubrimiento de la historia de la humanidad.
    Rojas tentó el interior apartando parte del forraje que mullía su contenido. El tiempo se pasmó en los rostros del trío cuando extrajo el puño. Ya incorporado, escrutó al anciano que, con un guiño retador, lo animó a revelar lo que su mano ocultaba. El profesor apartó los dedos y separó los pedazos de lino resinado que envolvían aquel misterio. Rojas miró a Buendía para luego comprobar la inscripción de la caja: Atapuerca.
    —Pe… Pero…
    —Así es, amigo Rojas. La momia de un escarabajo egipcio de cuatro mil años hallada junto a restos prehistóricos de un millón de años —dijo exultante.
    Rojas se desmayó y el escarabajo rodó por el piso hasta acabar junto a los pies de la hermana Úrsula. La monja echó un vistazo para comprobar qué era aquello que había chocado con su zueco.
    —¡Un bicho! —gritó la hermana que, tras un esguince de asco en sus labios, pisoteó el escarabajo egipcio sin compasión arqueológica hasta convertirlo en polvo.

    EL MITO DE TARSIS

    EL MITO DE TARSIS

    Érase una vez un pueblo habitado por dioses. Sus tierras eran fértiles y sus ciudades grandes y magníficas. Tenían fuertes bestias con las que cabalgar desde la arcillosa dehesa a la blanca costa y sus hijos eran hermosos niños con ojos de luna. Los dioses y las diosas vivían felices y llenos de riqueza, cubrían sus cuerpos con joyas de bronce y oro y tomaban todo aquello que la tierra les daba, generosa. Así pasaron muchos años, creciendo y creciendo en su gloria.

    Pero, un buen día, llegó un viejo sucio y harapiento, decía que venía del otro lado del mundo, que había cruzado desiertos y océanos para encontrar a aquel pueblo tan rico y fastuoso del que todos hablaban en uno y otro confín del mundo. Que tenía un importante mensaje que dar:

    —Aunque no me conocéis, yo os he visto mucho antes que ahora. En las claras noches de luna llena, cuando mi cuerpo duerme, contemplo vuestra desgracia y la del mundo. Sueño con negras aguas, lluvias torrenciales y también tierras quebradas por el sol. Grandes incendios y muchísimo calor. Animales agonizando en extrañas redes de pesca, malditas semillas de colores que envenenan el planeta y todo lo que en el habita. Sueño con el pájaro tricéfalo de la enfermedad, la muerte y el hambre—así dijo, con la mirada turbia del que sufre por saber.

    Los dioses y las diosas no le creyeron. ¿Por qué había de pasar tal cosa? ¿Qué habían hecho ellos para merecer un futuro tan negro? La vida les sonreía y el cielo no proyectaba tormenta alguna, ni terremoto letal.

    —No puedo deciros más que lo que estos pobres ojos han visto, los sueños no son pulidas estelas de piedra donde el futuro se dibuja, solo sé, como una verdad que no puede ser explicada por el común pensamiento, que los culpables de estos terribles augurios son vuestros hermosos hijos. Y da igual lo que hagamos, pues se cumplirá—dijo, triste, el viajero.

    Después de tamaña ofensa hacía sus vástagos, la sangre de su sangre, los dioses se echaron sobre la esquelética figura, golpeándole e insultándole hasta que no puedo más que correr por su vida y abandonar aquel verde paraíso. El tiempo pasó y todo siguió igual, hasta que un verano empezaron a ocurrir las desgracias anunciadas. El río, aquel fresco caudal junto al que vivían, se secó por completo. Las plantas se marchitaron y las vacas y cerdos morían de una extraña enfermedad desconocida. El fuego llegó, arrasando casas y corrales, y el granizo cayó como piedras sobre sus cabezas. Nada podían hacer, la naturaleza vengativa no paraba de darles infortunios igual que antes les proporcionaba dichas.

    Así pues, se reunieron en preocupado círculo pensando qué hacer. Recordaban las palabras del viejo y miraban con tristeza los inocentes ojos de sus hijos. ¿Cómo ser culpables de tan mala suerte? ¿Cómo sacrificar aquello que más querían en el mundo? Entonces habló la reina, la más sabía y poderosa de entre todos ellos y así dijo: “El viejo tenía razón, ya no podemos ser felices aquí. Esta tierra está maldita y, quizás, también nuestros hijos, que nacieron en ella. Debemos marcharnos y encontrar otro lugar donde comenzar de nuevo.” Y, con la intención de aplacar la furia de aquel paisaje, sacrificaron sus valientes caballos, se desprendieron de sus queridas joyas, prendieron fuego a la ciudad y enterraron cualquier resto de su gloria, devolviendo a la naturaleza su agreste imagen. Por último, emprendieron silenciosos el camino hacia otros mundos.

    Mucho, mucho tiempo después, los hijos de los hijos de sus hijos llegaron de nuevo a aquel lugar y, buscando respuestas, encontraron las antiguas piedras. Escarbando en el pasado, sacaron con sus manos cinco hermosos rostros de piedra que, pensaban, representaban los antiguos dioses de una civilización perdida. Hermosos y sonrientes, de ojos almendrados, bellos por naturaleza. Porque se crearon a imagen y semejanza de los hombres y las mujeres que los imaginaron.

    El plan

    El plan

    Miércoles, 17 de julio. En esos días tan calurosos, Jorge siempre se replanteaba haberse dedicado a la arqueología. Pese al avance tecnológico que se había producido en distintos sectores, el trabajo de campo continuaba siendo el pilar fundamental de cualquier excavación arqueológica.

    Armado con su inseparable paleta y su gorro estilo tuareg, Jorge contaba los minutos restantes para la pausa de la comida, que le diera un respiro en esa infructuosa y sofocante mañana de verano. Si al menos hubiera encontrado algo en la cuadrícula que tenía asignada… El caprichoso destino quiso que el hallazgo se produjera cuatro minutos antes de la hora de comer.

    Una luz cegadora, amplificada por el fuerte sol, fue la señal inequívoca del descubrimiento. El destello provenía de la luz que reflejaba un objeto de cristal. Con sumo cuidado, mediante movimientos realizados armónicamente a través de una pequeña brocha, Jorge desenterró un fragmento de lo que, en su día, debió ser una botella de vidrio.

    Al contemplar con detenimiento el hallazgo, observó que tenía una inscripción grabada. Se podían detectar con claridad 5 letras: E, P, L, A y N, en ese orden, con un pedazo de vidrio que faltaba entre la E y la P. Había una distancia suficiente entre esas últimas letras para que el fragmento faltante contuviera otra letra y un espacio de separación entre ellas. Como si fuera un participante en un concurso de televisión, pronto dedujo el mensaje incompleto: “EL PLAN”. Aunque pasó gran parte de la tarde buscando más trozos de la botella que le ayudaran a “resolver el panel”, no apareció el fragmento con la L grabada por ningún sitio.

    En cualquier caso, el pedazo de vidrio encontrado aportaba información de gran interés. En primer lugar, el mensaje indicaba que provenía de una cultura hispanohablante. Asimismo, teniendo en cuenta que el tiempo medio de descomposición del vidrio es de unos 400 años, era posible realizar una datación preliminar de dicho objeto en un rango entre el siglo XX y el siglo XXIII.

    Pero, más allá de dicha datación, su intuición y limitada experiencia le decían a Jorge que, con casi toda seguridad, debía de tratarse de un objeto del siglo XXI, ya que la mayoría de hallazgos obtenidos en las últimas décadas databan de dicho siglo. El siglo en el que el consumismo alcanzó su auge y que derivó en una crisis medioambiental sin precedentes en la historia de la Tierra, provocando la desaparición de gran parte de la superficie terrestre, así como de los seres humanos que habitaban dicha superficie. Este hecho supuso, inevitablemente, un cambio de paradigma en el estilo de vida de toda la humanidad: un estilo mucho más sostenible y alejado del consumismo y de la tecnología. Sin embargo, cumpliéndose el dicho de “el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”, en el último siglo parecía que el ser humano había olvidado ya dicha catástrofe, retomando viejos hábitos nocivos.

    Aquella noche a Jorge le costó conciliar el sueño. A la cabeza se le venía continuamente la imagen del tesoro hallado. El continente, de vidrio, le hacía pensar que “el plan” se referiría a algún tipo de bebida de dicho periodo pese a que, según su opinión, no resultaba un nombre demasiado comercial. Su último pensamiento antes de dormir fue solicitar ayuda a algún colega.

    A la mañana siguiente acudió a hablar con Elena, una experta historiadora que colaboraba asiduamente con el centro de arqueología. Al ver el fragmento de vidrio, Elena llevó a Jorge a una sala en la que se encontraban decenas de objetos similares. La historiadora le explicó que dichos fragmentos correspondían a trozos de botellas de vidrio de una conocida marca de refrescos de la época.
    - ¿Entonces la marca de refrescos se llamaba “El plan”? -preguntó Jorge-.
    - No, que va. Nuestras investigaciones apuntan a que al final del primer cuarto del siglo XXI, con el objetivo de conectar con el público más joven, dicha compañía lanzó una agresiva campaña de “marketing” con expresiones utilizadas por la juventud en aquella época -contestó Elena-.
    - ¡Qué curioso! ¡Y qué poco sostenible!
    - Desde luego -ratificó Elena-.

    Jorge se acercó a ver algunos de los fragmentos descubiertos. Los diferentes grabados parecían jeroglíficos de la época egipcia, por la dificultad de descifrar el significado: “shipeo”, “crush”, “periodt”... ¿Habría una “piedra de Rosetta” para ello?

    Justo al lado del vidrio que llevaba grabado “to flama”, Jorge detectó un pequeño fragmento con una forma peculiar. Y cual príncipe al calzar a la Cenicienta, no pudo ocultar su entusiasmo al descubrir que acababa de encontrar la pieza que andaba buscando, aquella que encajaba en el fragmento de vidrio que descubrió el día anterior. Pero la pieza no tenía grabada una L. ¡Era una N! ¿Qué diablos significaría “en plan”?

    El precio de la nieve

    El precio de la nieve

    Todos los estudiantes regresaban a su casa durante las navidades y no volvían hasta febrero, cuando se descongelaban las carreteras y la universidad abría sus puertas de nuevo. Yo estaba terminando mi posdoctorado en el MIT y mi beca era muy ajustada, por lo que aproveché para escribir mi tesis en la residencia, mientras desde mi ventana contemplaba cómo Boston se convertía en una de esas esferas de cristal que venden el invierno perfecto cuando se agitan.
    Me había ido de perlas, pues para mediados de enero ya había llegado a la descripción de una propuesta comercial. Toda la teoría, con sus interminables citas y referencias, así como los resultados y sus peliagudas gráficas, tan difíciles de encajar en el dichoso formato de las revistas, ya estaban plasmadas en lo que iba a ser mi primera aportación práctica a la ciencia. En esa parte había puesto yo verdaderamente mi empeño, en explicar lo necesario que era mi invento, creo que usé la palabra vital, para el restablecimiento de la costa mediterránea en mi ciudad natal, en España.
    Gracias a la beca, yo había diseñado un espigón innovador para frenar el retroceso de la costa, pero ahora tocaba venderlo. El invento no tenía “un pero”: no solamente impedía que el oleaje retirase la arena de la costa, sino que además aprovechaba su energía hidráulica para convertirla en electricidad limpia. Pero todo eso ya lo había explicado a esas alturas y lo que me preocupaba era una inversión inicial muy elevada.
    Estaba yo redactando las ventajas de invertir a tiempo en una medida a largo plazo, intentando convencer a ese señor, porque yo visualizaba a un señor, la figura más probable por estadística, y además fumaba un puro, que el puro estadísticamente tal vez no diera, mientras se leía mi tesis con expresión escéptica y yo, con mi apasionado escrito, iba a convencerlo de que esa inversión valía la pena, omitiendo en todo momento la palabra "rentable".
    En términos ecológicos, insistía, desparramando círculos concéntricos de verborrea sobre la pantalla con ahínco, el coste del retroceso de la costa era mucho mayor que los costes de construcción de un espigón energético.
    Algo llamó mi atención desde la calle. Un joven muy delgado empujaba, a paso agonizante, un enorme anciano en silla de ruedas. Las aceras estaban heladas y todo el mundo pasaba a gran velocidad por su lado, sin tocarles. Cuerpos enterrados en abrigos salían del supermercado y desaparecían por la boca del metro como una bocanada de humo. Debían conservar su calor al máximo mientras trajinaban sus activos a gran velocidad. Mi mirada cayó de nuevo sobre el penoso avance del joven hacia el supermercado y mi rodilla empezó a trastabillar bajo la mesa, como preparándose para algo.
    La venta. Volví a adentrarme en esa sala con el señor del puro para apuntalar mi soliloquio. Mi tutor no pensaba que pudiera transferirse a una empresa, pero yo entonces aún creía en sus campañas por el planeta, así que defendí que un retorno económico de 80 años vista era un suspiro en comparación con lo que tardó la costa del mediterráneo en formarse y que, de otro modo, estaba condenada a desaparecer. Si a eso le sumabas la energía todo eran ventajas. Estaba ya convencido de que había ganado cuando un ruido atronador rebotó contra los cristales de mi ventana.
    El anciano con sobrepeso había volcado a medio camino y ese joven raquítico, que parecía luchar contra la congelación incipiente, apenas podía enderezar la silla de ruedas vacía. Supongo que algún rincón de mi cerebro reptiliano lo esperaba, pero no por eso me había preparado mejor.
    Cogí mi abrigo de 10 kilos al vuelo y corrí en zapatillas hasta la calle. Mi presencia pareció animar a la gente y entre cuatro viandantes logramos levantarlo. Los acompañé hasta el metro. “Si no llega a ser por el ruido que ha hecho, no lo habría visto.”, le dije, por amenizar el viaje e ignorar el frío. El viejo se giró sobre su traicionera trona, provocando un aspaviento en el joven, que debió temer que volviera a escapársele la silla. Me miró de reojo y con sus labios llenos de escarcha me regaló lo que en ese instante creí una obviedad: no ruido, no ayuda, sentenció gravemente, como si creyera que yo debía saberlo.
    Siempre he odiado las obviedades, pero en cuanto el calor volvió a recircular mi sangre lo comprendí enseguida. Intentar vender mi proyecto era como querer poner un precio a esa nieve molesta que cerraba los negocios. Un retorno ecológico no conseguiría inversión, era obvio que necesitaba ayuda. Pedí el contacto del departamento de comunicación y empecé a desenmarañar la retahíla de sandeces técnicas que había tejido meticulosamente horas atrás. No ruido, no ayuda, me dije.

    El reciclaje

    El reciclaje

    Érase una vez una ciudad llamada GOTHAN. Era un lugar donde la gente no sabía qué hacer con su basura y la tiraba a la calle.
    Pronto todo quedó cubierto de basura y los barrenderos/as no podían recoger tanta basura y mantenerlo todo limpio, ya no había espacio para jugar, todo olía mal y la gente empezaba a ponerse triste y enferma. Esta situación no gustaba Rafa, Iker, María.
    Hablaron y hablaron y no encontraron una solución, de pronto algo extraño ocurrió, un pájaro lo escuchó y entonces les dijo “No os preocupéis, mirar que fácil lo tenéis, esperad un poco y ayuda tendréis”.
    Se pusieron muy contentos al escuchar las sabias palabras del pajarito, de pronto se escuchaba una canción “si quieres ayudar, aprende a reciclar, clar, clar aprende a reciclar….”
    Rafa, Fátima e Iker, se quedaron asombrados, se preguntaban “¿Quién canta?”
    A lo lejos, vieron cómo se acercaba un señor con una túnica de color azul oscuro. Al llegar a ellos y les dijo “Buenos días, yo soy Domingo, soy el mago del reciclaje. Un pajarito me ha contado que tenéis un grave problema con la basura. Yo os voy a ayudar con el problema que tenéis con los residuos. Os voy a enseñar a reciclar.”
    De pronto el mago Domingo alzo la varita y lanzo un conjuro, de pronto apareció un contenedor de color marrón para que depositaran los restos de alimentos de pescado, plantas, cáscaras de huevo, frutas o servilletas y papel de cocina usados.
    Otra vez el mago Domingo realizó el mismo movimiento con la varita y surgió otro contenedor, pero esta vez de distinto color, ahora era de color azul, el mago exclamó en este contenedor solo podéis introducir papel y cartón, envases de alimentación, papel para envolver, papel de uso diario…
    Y otra vez hizo el mismo movimiento con la varita y surgió otro contenedor, pero esta vez era de color verde, el mago gritó en este contenedor hay que pone las botellas vidrio (vino, cava…), frascos de vidrio (como perfumes o colonias) o tarros de alimentos (mermeladas, conservas, etc.)., los niños estaban impresionados pero el mago aún no había acabado.
    Al lado de los tres contenedores el mago Domingo hizo aparece otro contenedor, pero ahora de color amarillo que servía para guardar botellas de plástico, latas de conserva y de bebidas, tapas y tapones de plástico, metal y chapas, bandejas de aluminio, papel film y papel de aluminio, aerosoles….
    Al día siguiente llegó el mago Domingo y les enseñó un nuevo contenedor, ahora de color gris y exclamo aquí debéis tirar todos aquellos residuos que no se reciclan ni pueden usarse para hacer compost (un abono natural resultante de la acción de bacterias, hongos y gusanos sobre los residuos orgánicos) …
    Toda la ciudad se quedó impresionada, con aquel hombre que había creado unos recipientes para poder separar los residuos de forma eficaz y efectiva.
    Uno para los restos de comida(marrón), otro para el papel, cartón (azul), otro para el vidrio (verde), otro para plásticos (amarillos) y el ultimo es para residuos que no pueden reciclarse o usar para el compost (gris).
    Pero lo que más sorprendió a los habitantes de Gothan fue el poderoso conjuro que lanzó a la ciudad entera diciendo “la magia del reciclaje aprenderéis. Mentalízate: ¡No lo tires, RECICLA!”
    En poco tiempo, todos los habitantes de Gothan empezaron a dejar toda su basura en los contenedores, empezaron a reciclar. Se imaginaron que su ciudad era como un cristal. Que si no lo limpian se puede ensuciar.
    Y así, en menos de una semana todas las calles quedaron impecables.
    Recicla porque el planeta lo vale
    Chinoso Emma

    El rosal asesino

    El rosal asesino

    Un sombrío día de febrero de 1941 el policía Albert Alexander acudió a urgencias del Hospital Radcliffe de Oxford gravemente enfermo. Su rostro estaba desfigurado por una herida profunda e infectada, fruto del corte producido por un rosal de su jardín. La preocupación se reflejaba en sus ojos enfermos, al igual que en los del médico que examinó la herida, sabedor de que una infección de ese tipo podía ser una sentencia de muerte.
    -Maldito rosal - murmuró Albert con voz débil mientras el médico revisaba su herida.
    -Tranquilo Albert, estás en buenas manos - respondió el médico con fingida determinación.
    A pesar de los esfuerzos del equipo médico del Radcliffe, no se observaba ninguna mejoría. La cara de Albert se fue desfigurando y llenando de abscesos, llegando incluso a tener que extirparle un ojo para aliviarle un dolor insoportable.
    Ethel Florey oyó hablar del caso y pensó que era el apropiado para aplicar las investigaciones del equipo de su marido:
    -Howard, debemos hacer algo por ese hombre. Creo que vuestro trabajo con la penicilina podría ser la clave para salvarlo - le dijo Ethel con urgencia.
    - Tienes razón, Ethel. La penicilina podría salvar su vida. Tenemos que intentarlo – asintió el Dr. Florey, consciente de la gravedad de la situación.
    Doce años atrás el Dr. Fleming había hecho un maravilloso descubrimiento en su investigación sobre compuestos antimicrobianos. Alexander se dio cuenta de que, en una de las placas de cultivo que había olvidado destruir antes de irse de vacaciones, había crecido un hongo. Para su sorpresa alrededor del hongo no habían crecido bacterias. En lugar de destruir la placa decidió investigar aquel fenómeno y tratar de identificar la sustancia responsable. Así fue como aisló el compuesto y lo bautizó como penicilina, en honor al hongo Penicillium que lo producía. Desde aquel momento Fleming se dedicó a probar con éxito sus propiedades antimicrobianas. Sin embargo, la penicilina perdía fácilmente su actividad, y además su producción en grandes cantidades era complicada.
    No fue hasta 1939, que el bioquímico Ernst Chain se unió al laboratorio del Dr. Florey en la Universidad de Oxford, cuando se abordó de nuevo el desafío de producción de cantidades aplicables de penicilina. El Dr. Chain estaba interesado en los compuestos antimicrobianos de Fleming y, al igual que el Dr. Florey, querían implicarse en esa investigación. Tras superar numerosos obstáculos técnicos, en 1940 lograron sintetizar la penicilina en cantidades suficientes.
    -Tenemos una oportunidad única de utilizar la penicilina para salvar la vida de Albert. Debemos intentarlo y administrárselo cuanto antes – dijo Howard a Ernst.
    Con una mezcla de determinación y preocupación, el equipo médico preparó la primera dosis. Todos sabían que estaban ante un momento histórico, una oportunidad para presenciar un milagro médico. Albert, luchando por su vida contra la fiebre y el dolor, recibió la inyección de penicilina.
    -Albert, esto podría cambiar tu vida. Ten esperanza - le susurró el médico a Albert, ya inconsciente mientras le administraban la inyección.
    Cada día parecía una eternidad mientras esperaban que hiciera efecto, preguntándose si tendría el poder de derrotar a la infección y salvar a Albert. Día tras día, los médicos monitorearon de cerca a Albert. La ansiedad se apoderaba de ellos mientras esperaban los resultados. Y poco a poco, la magia de la penicilina comenzó a desplegarse ante sus ojos.
    - ¿Está funcionando la penicilina? ¿Hay esperanza para Albert? - preguntó Ethel a Howard.
    - Albert está mejorando. La penicilina está funcionando de maravilla. Está venciendo a la infección – dijo el Dr. Florey a su mujer, sonriendo con alivio.
    La hinchazón en el rostro de Albert disminuyó, la herida comenzó a sanar y su condición general mejoró visiblemente. La penicilina estaba cumpliendo su promesa, y Albert era la prueba viva de su eficacia.
    El hospital entero se llenó de entusiasmo. La historia de Albert se convirtió en una leyenda, un símbolo de esperanza y un testimonio del poder revolucionario de la penicilina.
    Sin embargo, a pesar de que había conseguido sintetizar grandes cantidades de penicilina activa, el suministro seguía siendo limitado y no pudieron administrarla durante el tiempo suficiente. Tras dejar de inyectarle penicilina a Albert, la infección regresó con fuerza.
    - No puede ser, lo estamos perdiendo – dijo Howard.
    - Nos hemos quedado sin penicilina, y su producción es demasiado lenta para llegar a tiempo – dijo Ernst.
    Los médicos lucharon por él, pero no se pudo hacer nada por la vida de Albert. La tristeza y la decepción llenaron el hospital mientras lamentaban la pérdida de una vida, después de haber tenido esperanzas de salvarla con el compuesto de Fleming.
    - Es una trágica pérdida – dijo Howard- pero su historia dejará una huella imborrable en la historia de la medicina. ¡La penicilina funciona!, solo es necesario avanzar en su producción para obtener más cantidad y más rápidamente.

    El sitio sin descanso

    El sitio sin descanso

    Ahí vienen de nuevo, estos intrusos, cargando sus herramientas como hojas en los dorsos de una colonia de hormigas, tratando de llevarse un pedazo de mí. Día tras día, estos bárbaros invaden mi santuario, excavando, removiendo la tierra y restregando mis restos. Porqué aquí yazgo, mecido en el abrazo de la tierra, mi existencia reducida a soledad y polvo, de repente expuesta para que estos saqueadores husmeen y escarben. Como reyes llegan, ansiosos por agrandar sus tronos.

    Cuánto anhelo más que nunca los tiempos pasados, querida Livia, mi dulce leona, los tiempos en que los elefantes pisoteaban los campos de mis sueños, el tiempo en que cosechar trigo en Tarraco era la única preocupación que cumplir.

    Han venido a hacer añicos la serenidad que he aprendido a preciar. Por qué, mater, deben perturbar mi sueño eterno, cuando descanso aquí junto a mis hermanos caídos. Por qué, mater, hay que pasar página. ¡Oh, compañeros legionarios, levántense de la tierra! ¡Rujamos en nombre del Sacramentum Militare! En nombre de Augusto, declaremos que aquí es donde quisimos permanecer.

    Cuando el sol empieza a elevarse y los pájaros encuentran refugio entre los árboles, el ruido es cada vez más fuerte, susurros llenos de misterio y entusiasmo que se vuelven aburridos de sostener. Oh querida Livia, si tan solo pudiera ensordecer su curiosidad y emprender mi viaje a los campos. Sin embargo, día tras día, soy sacudido y revuelto como agua y especia. El campo de honor, marcado por cicatrices grabadas en la tierra, testimonio de vidas gastadas, ahora pisoteado por carroñeros del pasado.

    De esa batalla que una vez reclamamos, qué queda hoy si no ser guardián de la llama para los que lucharon y perecieron sin nombre. Custodiar la memoria hasta que también me marchite. Qué queda de mi veni, vidi, vici cuando me llevan lejos, sellándome en una caja de cartón como si quisiese huir. La fortuna favorece a los audaces, salvo que uno sea lo suficientemente audaz para permanecer inmóvil siglo tras siglo, hasta ser raspado como comida en una bandeja, para formar parte de una narrativa que no es suya ni mía que contar.
    No solo resguardo los remanentes físicos, pues nuestra carne y músculos hace tiempo que se han consumido, sino lo intangible, el espíritu de la unidad que forjamos al adentrarnos en esta vida de conflicto. Con todo, han venido para atesorarme. Supongo que tienen tiempo, en su mundo perfecto, para dedicar sus vidas a la mía. Así que deja que llueva para retrasar su llegada, que desplieguen sus frazadas y busquen refugio en su campamento hasta que el miedo se abata en sus corazones.

    Al principio, pensé que habían venido a erigir un memorial a nuestro alrededor. Qué glorioso venir de tan lejos para respetar a los muertos. Quizá entre ellos se encontrase algún familiar lejano, oh, Livia, cuánto anhelo volver a verte. Pero a medida que se acercaban, mi curiosidad distante dio paso a la aprensión. Su fervor era palpable y, en cierto modo, podría decirse que su dedicación por desentrañar el misterio de la batalla era admirable. Sin embargo, a medida que avanzaban su trabajo, se hizo evidente que no se acercaban con reverencia. Con horror observé cómo quitaban meticulosamente las capas de tierra que me habían protegido durante siglos. Aunque casi cosquillosa en un primer momento, la exposición repentina fue abrumadora. A medida que continuaban su trabajo, mi malestar crecía. Hablaban de trasladarme, de llevarme lejos del santuario que había escogido para mi eterno descanso. Yo, reliquia de una era pasada, arrancado de mi cuna después de XV siglos. Este era mi hogar, y ahora querían arrebatármelo.

    ¿Por qué lijan mis dientes, rompen mis huesos o destrozan mis pertenencias? ¿Qué clase de sopa están preparando estos bárbaros conmigo? Tal vez sirva a un propósito mayor, pero al no haberme sido revelado, me pregunto para quién, querida Livia. Han pasado varios días y aquí estoy, atrapado en una pared, sellado en una jaula de cristal, adornado y eternamente amargado, obligado a presenciar a un desconocido sonriéndole a mi taparrabos.

    El stand de Ötztal

    El stand de Ötztal

    El laboratorio tenía matraces de hasta un metro de diámetro, eran principalmente redondos, con disoluciones de varios colores: rosado, verde, azul. También había tubos de cristal que conectaban unos matraces con otros y unas placas calefactoras gigantes que los hacían burbujear.
    Stella y Abi tenían clase de Ingeniería Química. Llevaban esperando este momento desde hacía semanas, querían ver si sus reacciones seguían teniendo el mismo rendimiento con cantidades elevadas de reactivos para luego vender sus medicamentos en la farmacia de su aldea.
    Stella vive en el Bosque Ötztal, donde por las tardes trabaja por cuenta propia creando ungüentos y pastillas que mejoran la salud de las personas. Recoge materias primas de los árboles del bosque y los lagos, y extrae de ellos los principios activos que considera útiles para su posterior venta.
    Un amigo de ella, Mario, trabaja en el invernadero de la escuela de Productos Naturales. Los fines de semana reparte frutas, verduras y plantas en el marcadillo de la zona. Muchas veces ayuda a Stella con su negocio. Él es escalador desde pequeño y conoce muchos lugares escondidos en lo alto de las montañas de la aldea que guardan flores y tallos con principios activos poco comunes.
    Paralelamente, en otra aldea, una chica vive en una casa sobre el agua. Se llama Lis y tiene una enfermedad mental desde hace años. Antes era profesora, pero tuvo que dejar de trabajar por su enfermedad, así que ahora pasa los días en su casa preparando almuerzos y bizcochos para su familia y amigos. Ciertamente lo que más le gusta hacer es sumergirse en la trampilla de su cuarto, desde la que puede observar el fondo marino violáceo del lugar en el que vive. Un par de mantarrayas pasan todos los días a las 7 de la mañana por debajo de su habitación y juegan con ella. Para Lis no hay mejor manera de despertarse que esta.
    Sin embargo, muchas mañanas no puede levantarse de la cama porque ha tenido un brote el día anterior. Los brotes le suceden cuando se pone muy nerviosa. Entonces su cerebro pierde el control de sus movimientos corporales y faciales. Solo su mejor amigo, Paolo, tiene su permiso para estar con ella esos días.
    Paolo es terapeuta ocupacional y la cuida como nadie. Ha probado de todo para ayudarla, pero ninguna de las opciones la ha curado definitivamente de su enfermedad. Un día, de camino al ayuntamiento para el que trabaja, habla sobre Stella con un aldeano del Bosque Ötztal. Sin pensarlo dos veces decide emprender un viaje hasta donde vive la química para ver si lo puede ayudar a curar a su amiga.
    Al llegar al bosque se encuentra una pequeña casita de madera justo donde el aldeano le había indicado. La casita de madera es un estand donde Stella vende los remedios que ha transformado en el laboratorio junto con su amiga Abi. El estand es precioso, tiene una pizarra con los precios escritos con tiza y unos dibujos de símbolos alquímicos antiguos. También hay banderines de colores y luces pequeñas que iluminan la entrada.
    En el momento de su llegada, Stella, Abi y Mario el escalador, se encuentran abriendo el estand. De pronto Paolo tiene una sensación rara. Como si algo malo fuese a pasar.
    Los pájaros de la zona comienzan a volar de sus nidos y un montón de animalillos pasan corriendo por delante de ellos. Un ruido muy desagradable se hace eco en el bosque.
    Los cuatro chicos y chicas, asustados pero intrigados por lo que pudiera estar pasando, deciden acercarse a la zona del ruido. ¡Una forastera está cazando animales y talando los árboles del bosque!
    Entre todos se ponen de acuerdo para crear sonidos de pinzones azules, una de las aves más preciadas por las farmacéuticas y en peligro de extinción. Al parecer una sustancia presente en el centro de su cerebelo detiene por completo el envejecimiento de las personas. La chica forastera quiere cazar todos los pinzones posibles.
    Consiguieron alejarla del bosque imitando su trinar. Todos contentos se abrazaron por lo que habían conseguido.
    De pronto los ojos de Stella se abren como platos. Saca un vial de su bolsillo y lo coloca justo debajo de una flor blanca con forma de campana. De lo que parece un badajo recoge una gota de elixir.
    ¡Es increíble, nunca había dado con una flor de convallaria majalis! – dice Stella - Estoy segura de que ha sido el espíritu del bosque, para agradecernos el que lo hayamos protegido.
    Esa pequeña gota del vial fue la que curó a Lis para siempre de su enfermedad mental. Tal y como Stella había leído en un libro antiguo de Carlos Linneo, una única gota de esta flor era suficiente para requilibrar el funcionamiento cerebral de cualquier persona.

    EL TESORO

    EL TESORO

    Alina, una mujer alta, pelirroja y de vivaces ojos azules, se había especializado en diamantes y rubíes en Basel, Suiza. Era nieta del marqués de Kalinova, dueño de la famosa mansión que inspiró la ópera conocida como "Straszny Dwór" (La Casa Embrujada, 1865), cuya historia sería objeto de una novela. Gracias a su excelente don de gentes, saber estar, aristocrática belleza, currículo y extraordinario dominio de cinco idiomas, Alina logró ingresar a una empresa suiza como tasadora y viajar a los principales yacimientos de gemas del mundo.
    En una fría mañana de diciembre del año 650, el rey visigodo Recesvinto hizo su entrada triunfal en la basílica de Santa María de Sorbaces, acompañado de su corte, para agradecer al abad Samuel Tajón su ayuda en la organización del VIII Concilio de Toledo que iba a comenzar sus trabajos en la Iglesia de los Santos Apóstoles. Recesvinto había recorrido los 15 kilómetros que separaban la basílica de Toledo junto a 62 obispos, 10 abades, presbíteros, el arcipreste y el primicerio de la catedral de la ciudad. La iglesia y el monasterio eran una obra personal del rey, quien también valoraba las extraordinarias aguas curativas del monasterio, donde había tratado sus dolencias renales en compañía de Samuel, que además le había ayudado en la redacción de lo que iba a ser su obra cumbre, el Liber Iudiciorum (luego llamado de muchas maneras: Código de Recesvinto, Libro de los Jueces, Liber Iudicum, Liber Gothorum, Fori Iudicum, Forum Iudicum y Forum Iudiciorum), el compendio más importante de leyes que se había hecho nunca en su reino y que jubilaba, por fin, el derecho romano en su España visigótica.
    Como agradecimiento, donó a la iglesia su corona de oro y piedras preciosas y la de su antecesor, Flavio Suintila, rey entre 621 y 631 depuesto por Sisenando, por sus leyes en favor de los pobres, que Recesvinto apreciaba. No pensaban asi ni Sisenando ni Isidoro de Sevilla, que en el IV Concilio de Toledo, le excomulgó, le quitó todos sus bienes y le desterró. Pero Suintila, primero bajo el mando del rey Sisebuto había expulsado a los bizantinos establecidos en la Península ibérica en el 620 y luego, ya como rey, había derrotado a los rebeldes vascones que se dedicaban a saquear la provincia Tarraconense, y no solo eso, sino que consiguió de ellos lo que entonces se denominaba (por herencia romana) una dedición, es decir una rendición incondicional, cosa que no se había logrado nunca. Para Recesvinto fue un gran rey, y su deposición sumió al pais en el caos. Hasta que llegó él al gobierno, en el 649, había habido 4 reyes en 18 años.
    La donación incluía piezas de orfebrería toledana de la mejor calidad, como coronas y otros objetos de oro y piedras preciosas, la mayor parte objetos votivos que se utilizaban regularmente en el templo. También se encontraban otras donaciones de personajes destacados de la época.
    Después de la derrota de don Rodrigo en Guadalete, las fuerzas del Califato Omeya, lideradas por Táriq ibn Ziyad, tenían vía libre hasta la capital del reino visigodo, Toledo (la Urbs Regio). Por esta razón, las joyas fueron enterradas en cofres en el cementerio del monasterio, cerca del sepulcro del presbítero Crispinus, fallecido en el año 693.
    Las joyas habrían permanecido allí si no fuera por las fuertes lluvias que, en agosto de 1858, provocaron un derrumbe en el cementerio. Escolástica, hija de dos labradores que regresaban de Toledo, descubrió algo brillante mientras se aliviaba detrás de un muro. Resultó ser una parte del tesoro que fue extraído de los escombros de uno de los cofres de hormigón romano y llevado en burro. Otro residente de Guadamur, un pueblo a 11 kilómetros de Toledo, llamado Domingo vio su regreso por la noche y descubrió otro cofre, del cual sustrajo su contenido. A este conjunto de joyas se le conoció posteriormente como el Tesoro de Guarrazar, nombrado así por una fuente cercana al cementerio.
    Como Alina había alcanzado una cierta relevancia en su mundillo, no le resultó extraño que la llamaran del Ministerio de Cultura español para que tasara las joyas que quedaron en España después del saqueo. Su investigación identificó 243 zafiros azules provenientes de la antigua Ceilán (hoy Sri Lanka), a más de 11,000 km de Toledo. También se encontraron 3 cordieritas azules (iolitas), 14 esmeraldas de las minas de Habachtal en Austria, 1 aguamarina, 2 adularias (piedras de luna), 21 cuarzos amatista, 9 cuarzos hialinos, 6 calcedonias azuladas, 169 perlas, 154 piezas de nácar, 56 vidrios artificiales verdes, 26 vidrios artificiales azules, 2 pardo-anaranjados, 26 de color indefinido, 1 rojo y numerosas piezas diminutas de granate piropo-almandino. Estas gemas reflejaban las asombrosas distancias que las joyas viajaban durante la época de los visigodos, probablemente gracias a la Ruta de la Seda.

    El Viajero

    El Viajero

    Todo comenzó un 19 de abril, cuando empezaron a registrarse extraños mensajes a través de la Voyager 11. Los datos recibidos en el centro espacial de la NASA en Pasadena se analizaron por los mejores científicos de La Tierra. Eran realmente extraños. La sonda en aquel momento se encontraba a más de 1.600 años luz de la tierra, más allá de Orión, por lo cual la comunidad científica no alcanzaba a comprender cómo habían llegado esas lecturas aleatorias a través del espacio interestelar en un entorno de alta radiación.

    El primero en desentrañar parte del misterio fue el prestigioso Doctor honoris causa en física teórica del Trinity College, el profesor Bastián Lalarge. Según su hipótesis se trataba de un mensaje repetitivo que parecía indicar un camino que conectaba otro mundo con nuestro planeta, una especie de autopista en el cielo, y así lo bautizó en una conferencia en Dublín.

    Al cabo de unos días, diferentes científicos fueron aportando más datos al misterioso puzle de los mensajes inter espaciales. El segundo gran hallazgo saltó a la luz en la Universidad de Bolonia. Según los profesores Sizilia y Tran, todos los mensajes provenían del mismo lugar o, dicho de otra manera, tenía la misma firma; y por increíble que pudiera parecer, el nombre de los firmantes podría traducirse como Los Primeros Humanos.

    Todo el mundo estalló en júbilo. El último siglo había azotado a la humanidad con terribles pandemias, desastres naturales e inexplicables guerras; de tal modo que podría afirmarse, que la esencia del ser humano estaba en entredicho, que la misma existencia humana parecía pender de un hilo, en definitiva, que los humanos sentían que sus días estaban contados.

    Las fiestas y el jolgorio se sucedieron por todas las ciudades al interpretarse que la salvación estaba cerca; que alguien o algo, quién sabe quién, quién sabe qué, iba a sacarles del sumidero de heces en el que se habían metido. Los creyentes interpretaron que era el mismísimo Dios, cada uno el suyo, el que había escuchado sus plegarias; los no creyentes agradecieron a la ciencia la salida de aquel atolladero vital, y el resto, se conformaban con no morir antes de tiempo.

    Lo que pasó los días sucesivos marcó trágicamente la historia de la humanidad. Hoy no es el momento de contarlo, basta decir, que el profesor emérito de la Universidad de Medellín, Don Martín Machuca, se estremeció cuando descifró la última comunicación proveniente de la Voyager 11. El texto decía lo siguiente: ABANDONAD LA TIERRA.

    Empezando la campaña

    Empezando la campaña

    Un día cualquiera, en un pequeño pueblo de algún lugar de esos olvidados, de esos que sólo se recuerdan en campaña electoral (quizás sea mejor así, la verdad). O para instalar una macrogranja o parque eólico, que dan trabajo y ambientillo al pueblo. Afortunados a los que les toca.

    Miraba la calle desde la ventana con aire distraído. El empedrado de la calle brillaba por la tormenta de anoche y el sol de la mañana. Pensaba en las semanas que faltaban para acabar las clases y comenzar los campamentos. La aparición de dos coches que doblaron la calle le sacó de su ensimismamiento. Se detuvieron y de ellos se bajó un grupo de 8 personas.

    Observó con curiosidad sus rostros. No eran del pueblo ni de la zona. No los había visto nunca. Comenzaron a descargar equipaje, y lo que le llamó más la atención, largas herramientas de madera, como los que usaban los mayores en sus huertos y prados. El grupo parecía de buen humor. La que parecía mayor abrió la puerta de una casa con un cartel de 'se alquila' y el grupo al completo se internó en la casa. Imaginó que serían trabajadores de algún terreno.

    A la mañana siguiente, llegando a la escuela, vio como el grupo de agricultorxs cargaban herramientas, cubos y algún maletín en los coches y tomaban el camino que llevaba a las ruinas del viejo monasterio, donde jugaba al escondite con sus compañerxs de clase. Se fijó en cómo iban vestidos. No parecía que fuesen a trabajar la tierra, sino a dar una vuelta por el monte, como esos turistas que en verano atestan las casas rurales de alquiler. Pero aún no había llegado la época. Les vio desaparecer y entró en la escuela.

    Después de la comida escuchó en casa la conversación de su padre con su madre. Un grupo de arqueólogos iba a excavar durante 3 semanas en la zona del viejo monasterio. La jefa había contactado con los vecinos del pueblo porque tenía interés en no sé qué de las fases de construcción del edificio y había invitado a la gente del pueblo a que le dijesen qué querían que se hiciese con el monasterio y diesen ideas.

    La junta de vecinos del pueblo se había reunido varias veces y habían decidido que además de que se excavase siguiendo el plan de la arqueóloga, se instalasen unos carteles y se diesen una serie de charlas para la gente del pueblo. Así se lo había comunicado la alcaldía a la jefa, quien había hecho una petición más. Poder entrevista a la gente del pueblo sobre cómo veían las ruinas. No parecía una gran pretensión.

    Así que arqueólogos...se fue a la cama sin tener mucha idea sobre lo que era eso y pensando en que al día siguiente se lo preguntaría a su profesora.

    Entró en la escuela viendo marchar los dos coches y con la idea de preguntar a la profesora sobre los arqueólogos. Pero antes de levantar la mano, la profesora inició su discurso:
    - No sé si habréis visto estos días por el pueblo a un grupo de 8 arqueólogxs en dos coches que se alojan en la casa en alquiler de la cuesta... (cuchicheos y murmullos recorrieron los pupitres). Estarán de momento 3 semanas en el pueblo trabajando en el antiguo monasterio y harán entrevistas. Y a petición de la junta organizarán una serie de charlas para contarnos qué hacen y por qué. Y la semana que viene tendremos excursión al yacimiento
    -¿Qué es un yacimiento?, se escuchó desde el fondo de la clase a la vez que una mano se levantaba.
    - La semana que viene nos contarán todo, paciencia.

    El resto de semana y el fin de semana pasó lenta, con un ambiente en la clase de nervios y ansiedad. Recordaban la última excursión a la huerta de Paco para ver los distintos tipos de vegetales. De aquello hacía semanas. En el pueblo algunxs vecincxs se habían acercado a ver los trabajos, pero lxs niñxs de la escuela no habían tenido oportunidad porque les coincidía el horario de clases con el laboral de lxs arqueólogxs, y el fin de semana únicamente pudieron verles en el bar y paseando por el pueblo y la iglesia.

    El lunes llegó y lxs pequeñxs formaron en fila de dos agarrando una cuerda que guiaba su profesora. Iniciaron el camino hacia el viejo monasterio. A la salida del pueblo, les esperaba un joven sonriente vestido de montañero:

    - Bienvenidxs a la primera campaña de excavación del antiguo monasterio. Lo primero de todo gracias por la acogida y el buen recibimiento. Vamos entonces a comenzar con la visita...

    En busca del arco perdido

    En busca del arco perdido

    ¿Ah, que arqueología no viene de arco? ¿Qué viene del griego, de archios, que quiere decir antiguo, y de logos, que quiere decir ciencia? Así podría empezar un monólogo sobre la arqueología, pero no, todo esto es producto de una extravagante asociación de ideas.
    Todo se ha desencadenado con la creación del título para el relato: ¿de qué quiero que vaya? Lo primero que me ha venido a la mente con la palabra arqueología ha sido una excavación con mucho misterio, e inmediatamente ha asomado en el horizonte la figura de Indiana Jones subido a un caballo dispuesto a desvelarlo (y escapando de un grupo numeroso de nazis motorizados). En concreto, he pensado en Indiana Jones en busca del arca perdida, primera película de la extraordinaria saga protagonizada por el inimitable Harrison Ford.
    Que en un principio iban a ser las aventuras de Indiana Smith, el nombre del protagonista de las historias creadas originalmente por George Lucas, pero eso ya es tema de debate para otra ocasión.
    “En busca del arca perdida”, ¿cómo voy a poner un título tan poco original, y quizás incluso con derechos de autor? “En busca del orco perdido” entonces. Bueno, igual tendría potencial como historia de ficción, encajando el relato en la Tierra Media de la saga del Señor de los Anillos. En fin, vamos a explorar otras opciones.
    “En busca del arco perdido”, ¿qué te parece? ¡¡Claro!! ¡¡Cómo no se me ha ocurrido antes!! Además, arqueología debe de venir de arco, voy a asegurarme indagando un poco en internet…
    Y navegando por la red es cuando se produce el fatal desengaño, arco viene del latín arcus, derivado del indoeuropeo arkw. Podría de hecho haberle preguntado al ChatGPT, pero oye, he preferido seguir los consejos sugeridos justo esta semana por parte de sus creadores y evitar usarlo para que no se haga todavía más poderoso. Quien sabe si más pronto que tarde no acabará convertido en el próximo malvado a quien se tenga que enfrentar nuestro héroe de látigo y sombrero…
    Volviendo a la relación entre arco y arqueología, si bien no comparten la misma raíz semántica, personalmente me asombra la estrecha relación que ambos mantienen. No sólo por la herramienta asociada a la flecha con la que cazar a distancia animales o defenderse de enemigos, sino también por el elemento constructivo de tanta importancia en la historia de la humanidad.
    Como, por ejemplo, los arcos del triunfo romanos, los arcos de entrada en las puertas de las catedrales, los presentes en las ventanas de tantos edificios majestuosos, los de maravillosos patios interiores, los de los puentes a través de los que transcurre la corriente de un río, grandes ejemplos de la superación humana por construir cada vez estructuras más altas, más grandes y más hermosas.
    Hermosa cómo es la arqueología, la ciencia de descubrir lo antiguo a través de los restos del pasado, tanto en lo que se refiere a las artes, a los objetos y a los monumentos de la antigüedad, entre los que afortunadamente tantas veces se encuentran, por casualidad o no, tantos magníficos arcos (en su día perdidos).

    FONDO DE BIKINAIRO

    FONDO DE BIKINAIRO

    Apuesto lo queráis a que de pequeños habéis sentido curiosidad por conocer qué hay dentro de la televisión. ¿Habrá seres reales o sólo cables?

    La misma pregunta me surgió a mi y opté por pensar que había seres reales dentro. Así pues empecé a planear la manera según la cual podría entrar al mundo de las caricaturas de la televisión, en especial a la ciudad de Bob Esponja, llamada Fondo Bikini .

    Una de las maneras más eficaces era entrar mediante la misma pantalla del televisor, así que esperé hasta que apareció un documental de agujeros negros y me atreví a meter mi brazo. Y sí, efectivamente eso funcionó. Fui capaz de entrar y saltar por ese agujero negro hasta que llegué a un lugar desconocido,

    Había muchas pirámides pero era muy extraño ya que estábamos debajo de mar. Al preguntar a un cangrejo que estaba por allí me dijo que estábamos en Fondo Bikinairo y que estaba siendo gobernado por el faraón Bobenkamón, uno de esos nombres que me sonaban del algo pero no hice caso en ese momento.

    El señor Cangrejo me hizo un tour por la ciudad y me mostró las pirámides más importantes. Una de ellas era la Gran Pirámide de Bikiza: la más grande y la más importante, que tiene una altura de 140 m y se erige sobre una enorme base de 230 m.

    Al preguntar sobre la función de estas pirámides me respondió lo siguiente :

    - A pesar de lo que generalmente se cree, existen restos arqueológicos inapelables que confirman cuál era la función principal de las pirámides: servir de tumba. Algo que queda demostrado a su vez por el contenido de los Textos de las pirámides y la existencia de sacerdotes dedicados al culto del faraón.

    Debido a la alta y extrema altura que tenían le pregunté que cómo fueron capaces de construir eso. Y la respuesta fue muy simple :

    - Nadando.

    Galileo y la caída libre de los cuerpos

    Galileo y la caída libre de los cuerpos

    Allí estaba él, subido en lo más alto de aquella hermosa y extraña torre de mármol blanco. ¿Por qué estaría inclinada?

    ¿Qué estaba haciendo allí ese gran hombre, muy conocido y respetado en su época? El hombre que llegaría a ser, probablemente, el científico europeo más renombrado de su tiempo.

    Su nombre era Galileo Galilei, en aquel entonces tenía unos 27 años y era profesor de matemáticas en la universidad de la ciudad italiana de Pisa, como habrás podido imaginar. Le apasionaba la física, y tenía una mente brillante. Se disponía a realizar un sencillo experimento: lanzar bolas de igual tamaño pero de distintos materiales para comprobar si aquellas de mayor masa llegaban antes al suelo.

    ¿Por qué quería hacerlo? Ya Aristóteles, 2000 años antes, había dicho que la velocidad de caída libre era mayor cuanto mayor fuese la masa (peso) del objeto que caía. Y, ¿quién osaría contradecir a Aristóteles? Él era la máxima autoridad en cuanto a las ciencias naturales se refería, y sus ideas habían sido aceptadas y acatadas durante siglos. Además, ¿no era muy lógico lo que él dijo? ¿No caen más deprisa los objetos más pesados?...

    Pero Galileo puso en duda lo dicho por Aristóteles, y usó una nueva y revolucionaria forma de obtener conocimiento; de hecho, él fue uno de los primeros en usarla. Y en ese nuevo método la autoridad no era suficiente, ni siquiera era necesaria. Pero sí había que demostrar mediante experimentos u observaciones las ideas que se proponían, es decir, las hipótesis. Por muy lógicas que pareciesen, había que probar experimentalmente que eran ciertas. Esta nueva forma de desentrañar la naturaleza era el método científico, y los conocimientos obtenidos mediante este método constituirían la ciencia.

    ¿Sabría Galileo que el nacimiento de la ciencia habría de cambiar para siempre el futuro de la humanidad? ¿Lo intuiría? Por fin el ser humano podría ir más allá de la simple intuición. Vamos a ver a qué me refiero. Según tu intuición, cuando Galileo tiró desde la torre de Pisa dos bolas de igual tamaño (el de una bola de cañón), una de madera y otra de hierro, ¿cuál llegó antes al suelo? Tu contestación es tu hipótesis, lo que tú crees que va a ocurrir. Pero para la ciencia eso no es suficiente; hay que comprobarlo, mediante un experimento. Y, al realizar este experimento, voy a contarte lo que ocurrió: las bolas, a pesar de su diferente masa, alcanzaron el suelo a la vez. Esto es lo que acontece, da igual tu intuición, y no importa lo que el gran Aristóteles dijera en el siglo IV antes de Cristo.

    A partir de entonces comenzaría la fascinante historia de la ciencia, la cual, entre muchas otras cosas, satisface una de nuestras grandes motivaciones... la curiosidad.

    Ahora he de hacer una aclaración: algunos historiadores piensan que este experimento no ocurrió jamás (o que quizás lo realizaron los estudiantes de Galileo, o que se trató de un “experimento mental”...). Sería una pena, porque es realmente evocador. El experimento está relatado únicamente en un par de líneas de la biografía del genio italiano escrita por su ayudante Vincenzio Viviani y publicada tras la muerte de Galileo. Pero esto no quiere decir que Galileo no enunciase una nueva ley científica que describía la caída libre de los cuerpos; él sí contradijo a Aristóteles y dijo que la masa de los objetos no influía en la velocidad de caída (aceleración, para ser más exactos). Y realizó multitud de experimentos dejando caer distintos cuerpos por planos inclinados. Giovanni Battista Riccioli, astrónomo y jesuíta italiano, pretendiendo demostrar que Galileo no estaba en lo cierto, realizó un experimento consistente en arrojar objetos de distinto peso desde la torre Asinelli de Bolonia. Riccioli quería probar que Galileo estaba equivocado, y que los objetos más pesados llegarían antes al suelo… sin embargo, no tuvo más remedio que darle la razón a Galileo.


    GÉNESIS (version Evolution)

    GÉNESIS (version Evolution)

    PRÓLOGO
    Después de un confinamiento en un punto infinitamente pequeño y de altísima densidad, sigue una gran explosión de creatividad.

    GÉNESIS 1:1-19
    En el principio creé la materia, el espacio y el tiempo. Y la tierra estaba desordenada y de mí solo se intuía el Espíritu.
    Así que dije: Sea la luz; y fue la luz. Y organicé el Día y la Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.
    Luego dije: haya expansión de las emanaciones volcánicas, y se formó el cielo. Y se me fueron tardes y mañanas en un segundo día.
    Dije también cuando el vapor de agua de dichas emanaciones se condensó: júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar. Y fue así. Y llamé a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas Mares. Y vi que se formó la vida. Por fin pude delegar mi proceso creativo. Y finalmente, dormí. Me desperté al tercer día ante una tierra de hierba verde y árboles de fruto.
    Dije luego: se expanda mi labor a los cielos. Y empecé de nuevo, en otro lugar del universo, separando el día de la noche. Y desde la tierra se veía mi obra, alumbrándola. Pero vi que no era tan primorosa como mi querida tierra, y volví al cuarto día.

    GÉNESIS 1:20-31
    Me enorgullecí al ver los seres vivientes que se habían originado en las aguas, incluso había aves que volaban sobre la tierra. Y vi que era bueno y los bendije, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. Y ese día fue el quinto reino, Animalia.
    Luego vi a los animales de la tierra según su especie. Y vi que era bueno. Entonces dije: si tan solo alguien apreciara como yo toda esta belleza que he creado. E hice a las personas a mi imagen, conforme a mi semejanza.
    Y dije: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. Y fue así. Y vi todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana del sexo.

    GENÉSIS 2:1-3
    Fueron, pues, constituidos los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos; y reposé el día séptimo de toda la obra que hice, inconsciente del singular acto de vanidad que había cometido.

    EPÍLOGO
    Los humanos eran lo más desconcertante que nunca había creado. Y dije: no han salido mal, han sobrevivido y son capaces de actos extraordinarios como mis otras criaturas prósperas. Sin embargo, destruyen parte de mi obra para crear artificiosamente elementos que no se integran a la misma. Y vi que era malo. Y los maldije.
    Las personas, creadas a mi semejanza para estimar mi obra, la remodelaron sin consideración alguna a mi autoría ni a sus hermanos con quien la comparten. Sin recordar que aunque fueron creados para apreciar la obra, son parte de la misma y de ella dependen. Y dije: hijos míos, ¡tan brillantes y tan inconscientes!
    Mi preciosa tierra ya no es la que era. Muchas de mis valiosas criaturas ya no están. Los humanos no aprecian mi obra y se expanden a los cielos. Buscan en las estrellas un lugar mejor, ¡si solo abrieran los ojos y vieran que la tierra es mi obra maestra!
    Soy naturaleza, soy madre, soy padre. Veo su luz, y sus tinieblas. Y entiendo que si yo me equivoqué, también ellos pueden. Y he aquí que les daré otra oportunidad para amar con acciones y no con oraciones, los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos.
    Soy omnipresente, y mis días se antojan eras a mis descarriados humanos. Todavía descanso, pero… ¿reposo para empezar de cero un día primero, o para brindarle a esta historia un octavo día? De ellos depende.
    Soy naturaleza. Soy madre. Soy padre. Soy omnipresente. He estado desde el principio. Y estaré siempre, con o sin ellos. Y digo: He aquí que os he dado toda la sabiduría que da semilla, que está en vuestras mentes, y todo corazón en que hay fruto y que da semilla; os serán para vivir apreciando nuestra tierra. Y será así, o no será. Y he visto todo lo que valen, y he aquí que podría ser bueno en gran manera. Y es que por la tarde y por la mañana, son parte de mí.

    Ha nacido una nueva superheroina: la superinsulina

    Ha nacido una nueva superheroina: la superinsulina

    Había una vez, una insulina que acababa de nacer. Cuando llegó al mundo, todo le parecio poco dulce. Era frío y húmedo, pero no encontraba nada que le gustara. No obstante, insulina tenía que aprender muchas cosas aún.
    Como era muy pequeña, tuvo que ir a la escuela de insulinas. Allí le enseñaron a ser una superinsulina, y su misión u objetivo era ayudar a la glucosa. Ella era la clave, ya que debía ayudar a todas las glucosas a entrar en las células, allí estas tendrían cambios necesarios para convertirla en energia (ATP) para las células.
    Con una misión tan importante y clara, nuestra querida amiga pensó que no habría problema alguno, iba a ser la mejor. En definitiva que ayudaría a cada glucosa que se encontrase rápidamente y sin problemas. Su único objetivo era ayudar a las células a obtener la energía de la glucosa, introduciendo todas las glucosas posibles en las células. Para ello, no obstante tenía que entrenar duro.
    Sus conocimientos en enlaces covalentes, enlaces hídricos, fuerzas de Van der Waals, en los distintos átomos que componían las células (carbono (C), nitrógeno (N), oxígeno (O), etc), en los distintos procesos que tenía la glucosa. Cual investigador o detective, tenía que memorizar todos estos datos si quería ser la mejor superinsulina.
    Por otro lado, necesitaba aprender las técnicas específicas de anclaje y apertura de las cerraduras de la célula. Asi, aprendió mas o menos bien a detectar glucosas con su buena vision. Después, aprendio la técnica de abrir puertas para las glucosas. Esta técnica a nuestra protagonista se le daba estupendamente. En realidad, su problema era que el tiempo para conseguir su misión era limitado. Esto le preocupaba pues sin ella, no se podía dar la obtención de energía a partir de la glucosa por las células.
    Al fin llego su primer día. Llevaban ya casi 2 horas desde que había comenzado la digestión de la comida. Todo circulaba normal por el sistema circulatorio. Nuestra superheroina abría cada puerta que encontraba para las glucosas. Sin lugar a dudas, era la mejor superinsulina. Cuando estaba a punto de ver en su monitor que todas las glucosas tenian abiertas las puertas gracias a ella, comenzo a ver puertas cerradas. Si debía volverlas a abrir, pero la velocidad que tenía lo que fuese que cerraba las puertas era más poderoso que nuestra superinsulina. Ella iba rápida y veloz, pero no era suficiente. Debía encontrar quién estaba detrás de aquellos daños a su trabajo.
    Tras mucho correr, encontró al causante, al fin. Los villanos que le comentaron que existía en su trabajo. Nuestra amiga pensaba que era un cuento, pero nada más lejos de la realidad. La superinsulina, acaba de ver a su primer glucagón. Los glucagones estaban recogiendo a todas las glucosas, las ataba y se las llevaba rápidamente. Nuestra superinsulina pensó detenerlos, pero después penso para qué se llevaban las glucosas. Por ello, decidió seguirlos.
    Tras un rato, llegaron al lugar, y lo que vio la horrorizo. Muchísimas glucosas estaban retenidas en un lugar llamado hígado. Superinsulina se dispuso a atacar, pero muchos de los glucagones la frenaron. Ella intentaba luchar, pero se le acaba el tiempo y su energía. Fue entonces cuando uno de los glucagones le pregunto:
    – Pero superinsulina, ¿qué haces aquí?
    – Salvaré a las glucosas.- dijo muy fatigada y forcejeando.
    – Están a salvo.- le contesto molesto un glucagón.- Tú no deberías estar aquí. Se agota tu tiempo.
    – No sé, porque me siento así.- dijo mientras se caía al suelo con debilidad.
    – Bueno es el ciclo de tu vida. Naces para aprender qué es la glucosa, cuáles son los
    mecanismos para ayudarla, aprendes las técnicas y cuando has terminado, debes morir.
    – ¿Y vosotros? ¿Qué hará la glucosa sin mí?- dijo con un hilo de voz.
    – Nosotros estamos para ayudar a las glucosas a no entrar cuando ya la célula no necesita
    más. Somos tu opuesto, pero necesario elemento para tener equilibrio.
    – Entonces, ¿lo hice todo bien?.- preguntó superinsulina dudosa.
    – Lo has hecho perfecto. Ahora, descansa.- dijo glucagón mientras cerraba sus ojos.
    – Definitivamente, cada vez salen mas guerreras.- comento otro glucagón.
    – Si, aunque no dejan de venir de un laboratorio, no son como nosotros.- dijo el primer glucagón.
    – Cierto, pero hacen lo que necesitamos para sobrevivir, eso es lo que cuenta.- dijo el segundo glucagón.
    Mientras todo esto pasaba en el mundo microscópico de las células del páncreas, del hígado y la sangre, María se tomaba su café con galletas en compañía de sus nietos y su diabetes tipo 1. Gracias a nuestra superinsulina su vida era casi tan normal, como la del resto.

    Ammu

    Había llegado

    Había llegado

    “¡No le des más gas! que este tramo es de 40 km/h” pensaba mientras se daba cuenta de que conducía la moto totalmente ida.
    Hacía tiempo que su cabeza andaba perdida y el problema es que no sabía encontrarse. Se preguntaba una vez tras otra quién era esa señora que le devolvía una mirada triste en el espejo y no su sonrisa habitual con hoyuelo. ¿A qué venía esa opresión en el pecho que nunca antes había sentido y le cerraba el estómago? ¿Qué le estaba pasando?…
    “Las putas hormonas, -se repetía- deben ser las hormonas. Me he quedado sin estrógenos. Esto debe ser el climaterio”. Su mente científica empezaba el viaje racional hasta sus ovarios intentando buscar una explicación. Conocía bien la fisiología detrás de este desbarate hormonal y todos sus nuevos síntomas reafirmaban su hipótesis. Era el momento de los sofocos, el dormir mal, el no saber qué me pasa, el momento de la melancolía... Sin embargo, por mucho que intentaba entender la situación, biológicamente explicable, se quedaba encallada con esa opresión en el pecho que llevaba días sin dejarle comer.
    “Pero, ¿qué mierda es ésta?, ¿qué me está pasando?” Y de repente lloraba. Ella, la fuerte, la alegre, la sonriente, la feliz, la triunfadora, la chica del hoyuelo.
    Frenó la moto justo con el semáforo en ámbar y como de costumbre miró por el retrovisor. No era cuestión de que algún bestia se saltara el semáforo y la matara estando así de agobiada sin resolver lo que le pasaba. No era el momento. Los pensamiento recurrentes de los últimos meses volvían a su mente mientras esperaba que el semáforo se pusiera en verde. “¿Y si ya no me gusta mi trabajo? ¿Y si ya no sirvo?, ¿Y si ya no consigo nunca nada?”
    Arrancó de nuevo y sacudió la cabeza para alejar esos pensamientos, no eran buenos compañeros subida en una moto.
    Intentaba cantar, pero no le salía nada, ni la de Shakira. Y entonces decidió hablarse en voz alta, casi gritando escondida tras el casco negro integral que cubría su madurez y su nueva cara.
    Empezó a repetirse como un mantra: “Yo no soy mi curriculum. Yo no soy mis citas. Yo no soy mi trayectoria. Yo no soy mis logros. Yo no soy mi éxitos. Yo no soy números de un ranking. Yo no soy eso. Yo no soy eso. Yo no soy eso”. Y le dio algo más de gas a la moto, justo en una de esas avenidas largas y se gritó con la voz algo quebrada y emocionada:
    “Yo soy una mujer que a sus 50 años se ha quedado sin estrógenos, sin ovarios, que necesita entender lo que le pasa y saber que no está sola. Una mujer que necesita que la saquen por un tiempo de la vida, y que la pongan en pausa. Pausa para tener aire suficiente que respirar sin tener prisa, para poder no hacer nada sin sentirse culpable, para permitirse no sentirse fracasada, y mostrarse vulnerable”.
    Sin ser muy consciente, se encontró en su destino de repente y aparcó la moto con la palabra fracaso aun rebotando en sus neuronas, sintiéndose triste y fea. Su destino, curiosamente, era el lugar donde empezó su trayectoria profesional. ¡Qué caprichosa que es la vida! 30 años antes solía aparcar allí su moto sin imaginar ni por asomo lo que la vida le depararía. Y ahora, inmersa en plena crisis vital, sonrió. Se le vinieron encima esos 30 años de golpe y abrió mucho los ojos y la boca para respirar profundo.
    Caminó contenida hacía el congreso al que iba de oyente. Y la vida, que siempre solía portarse bien con ella, ese día le regalaba una sorpresa. Al reencontrarse con el lugar y la gente de su juventud, sin esperarlo, ni buscarlo, fue consciente de lo que ella era. Más allá de su posición, y llegara donde llegara, aquella chica motera de hoyuelos, seguía siendo una motera de hoyuelos pero más madura que tenia la inmensa fortuna de ser una persona querida. Alguien a quien los demás quieren abrazar cuando llora.
    De repente, parecía haber encontrado la respuesta; ya está, ya he llegado. Es eso, ya he llegado, ya no tengo que seguir corriendo, quizás ya he llegado.
    Y esa sensación de empatía con las personas la rodeó y se sintió abrazada por los demás.
    Ese día, empezó a medicarse en busca de los estrógenos perdidos, con la confianza en que de nuevo, gracias a la ciencia, la melancolía de su irreconocible mirada se iría alejando pastilla a pastilla. Había llegado.

    Hic sunt dracones

    Hic sunt dracones

    Desde que en el globo terráqueo de Hunt-Lenox apareció aquello de “hic sunt dracones” (aquí hay dragones) todo el mundo asociaba los dragones a problemas, a peligros, a lugares a los que nunca se debería acercar una.
    Aunque mi llegada a este planeta ha sido mucho, mucho posterior, creo que esto de los dragones sí que ha marcado mi vida. De pequeña estos seres eran mi predilección. Adoraba las historias de valerosos dragones que surcaban los cielos para salvar a sus compañeros humanos.
    Y a través de ellos me adentré en el maravilloso mundo de los exploradores. Esas personas que podrían considerarse cazadores de dragones, ya que como dirían los cartógrafos iban al nido de estos para poner luz sobre nuestro futuro descubriendo nuevas plantas o animales nunca vistos.
    Tras mi etapa draconiana, que debí superar a los 6 u 8 años, lo de la exploración siguió atrapándome. Las peripecias de Alexander von Humboldt intentado llegar a la cima del Chimborazo o las arriesgadas travesías de Shackleton y su tripulación en la conquista de la Antártida hicieron que, aunque sonase raro, todas las personas de mi casa supiesen que quería ser exploradora. Devoraba todos los libros que llegaban a mis manos y que me descubrían nuevos mundos, me transportaban a largas travesías en barco, a interminables caminatas ascendiendo montañas, en definitiva, me transportaban a un mundo de libertad.
    Tengo que decir que, en más de una, y por qué no decirlo, en más de un ciento de veces, trataron de persuadirme. En el colegio siempre tenía que aguantar la mítica pregunta de…
    - Y tú, ¿qué quieres ser de mayor?
    Las caras que me ponían cuando decía que quería ser exploradora no tenían desperdicio, al final siempre acababan con esas frasecitas como: “a ver, pero me refiero a una profesión de verdad” o la que a mí más me gustaba “pero ¿cómo vas a ser exploradora, si hoy en día ya lo conocemos todo?”
    Ya han pasado un par de décadas de estos comentarios. Ya no tengo relación con esas personas y si los veo por la calle seguro que no los conozco, pero la verdad es que en estos momentos me encantaría poder decirles que se equivocaban. Decirles frente a frente que aún nos queda mucho que explorar y que como en mis sueños, yo estoy poniendo mi granito de arena para descubrir esas tierras de dragones.
    La verdad es que no entiendo por qué me han atropellado todos estos recuerdos de golpe en el instante más importante de mi vida. Esta misma mañana me ponía mi traje espacial hecho a medida y con la más alta tecnología y hacíamos el último repaso a nuestra misión. Todo tenía que encajar a la perfección para que nuestro viaje sea un éxito y mi papel es fundamental pues soy la responsable de nuestra nave.
    Ahora mismo ya estoy en lo que entendemos como espacio exterior, ya hemos superado la línea de Kármán, hemos dejado atrás el territorio conocido por la aviación y nos aventuramos en el espacio.
    Es cierto que hoy en día la tecnología nos permite saber con gran precisión todo lo que nos rodea, pero aún nos queda mucho por descubrir. Este es tan solo el inicio de mi gran viaje, aún quedan muchos meses para que pueda volver a pisar tierra, pero en este preciso instante solo puedo pensar en lo feliz que me hace poder gritar a cientos de kilómetros sobre el nivel del mar que soy exploradora.
    Todos mis sueños de niña se han cumplido, y aunque no nos permitían llevarnos grandes cosas en nuestro viaje, he conseguido colar un minidragón. Lo llevo oculto en el bolsillo interior del traje. Espero que me ayude en esta aventura porque no sé si “hic sunt dracones”.

    IAAA 2

    IAAA 2

    Después de doce años de intensa investigación, en los cuales más de 100 científicos, ingenieros, matemáticos, informáticos y expertos de todas las áreas, se dejaron la piel y la vida, por fin el día “D” había llegado.

    En la sala 20 de la agencia de defensa internacional se acomodaron, en sobrias sillas de carbono y metal, todas las personalidades, responsables de áreas y prohombres (y promujeres) de los más granado de la maquinaria bélica y la política mundial.

    Allí, entre señores de la guerra, militares, esposas, putas (pero respetables), mandatarios, alcaldes, empresarios, inversores y algún que otro cura despistáo, se podía ver también al hombre más poderoso del mundo libre, al hombre más odiado del mundo menos libre y a ciertas personas cuyo aspecto no sería imaginable, desligado de sus gafas oscuras y sus doce protohombres ,rodeándolos como satélites de una imaginaria estrella de la muerte.

    En el centro de la estancia, sobre una plataforma también de carbono y metal se asentaba un artefacto con un aspecto imponente y futurista. Un amasijo ordenado y perfectamente pulido y desprovisto de humanidad, con miles de piezas combinadas en una intrincada maraña de perfección que le confería una presencia inexpugnable y temible.

    Un orbe rojo se intuía como centro de toda la atención y funciones de la máquina. Como si desde ese vítreo ojo pudiera observarlo todo, pensarlo todo, evaluarlo todo, aniquilarlo todo. Un tipo con aspecto de científico estereotipado, con dos o tres insignias de imposible traducción, se apostaba marcial frente a una estilizada consola. Todo allí era limpio y ordenado, excepto la gente que presenciaba la demostración.

    —Distinguidos invitados, la Agencia de Defensa Internacional les agradece su presencia hoy en el complejo de Robótica Avanzada y Recursos de Inteligencia y Tecnologías Originales para la Seguridad— (algunos de los presentes se removieron inquietos al percatarse del incómoda acrónimo resultante).

    —Agradecemos su apoyo durante el desarrollo del proyecto de Inteligencia Artificial Autónoma Avanzada Autosuficiente— De nuevo cueros inquietos se removieron en las sillas. Alguien debía de seguir interpretando siglas con evidente preocupación.

    —El modelo, IAAA es la élite de la innovación; un poderoso y bien armado robot inteligente, cuya principal característica no es tan sólo su potencial, sino su capacidad de evaluar constantemente los pros y los contras de cada una de sus acciones, para asegurar la victoria con el menor número de bajas y de daños colaterales.

    —En definitiva, señores, el IAAA!—un coronel de la segunda fila dio evidentes muestras de vergüenza ajena al oir la palabra— asegura que siempre se ejecutará la vía más rápida, limpia, efectiva, económica y rentable para erradicar cualquier amenaza.

    —Este robot de combate, señores, está programado para ejecutar la SOLUCIÓN PERFECTA.
    
Una prefabricada ovación condicionó una decente respuesta en la mayoría de los bien educado invitados.

    — Ahora, señores, activaré al IAAA!…

    —Que verguenza por dios, que verguenza.—Se oyó una voz musitante en alguna parte del auditorio.

    — …y le plantearé una escenario en el que asumo el papel de general de todos los efectivos, en lo que entenderemos como una Acción Preventiva— dijo grandilocuente mientras accionaba un pulsador.

    En ese instante, una zumbido electrizante y poderoso, como un reactor nuclear arrancando, recorrió toda la sala y el imponente robot se irguió desplegando al menos media docena de pseudobrazos que dejaron ver multitud de ánimas de distintos calibres. Su ojo rojo vidrioso pareció rellenarse de un fluido espeso y comenzó a brillar como si tuviera vida.

    La máquina observó el entorno. Comenzó a analizar las variables y a buscar la mejor solución para el conflicto que el científico le había planteado.

    Parecía dudar. En su pecho se abrían y cerraban infinidad de compuertas que dejaban entrever distintas armas que luego volvían a esconderse.

    El científico comenzó a inquietarse, miraba incómodo a aquel imponente artefacto, esperando poder demostrar a su audiencia todo su potencial.

    Finalmente, todos los brazos (menos uno) del mecánico engendro se replegaron, se cerraron todas las compuertas, todas las armas se desactivaron y el orbe rojo tomó un aspecto brillante e intenso. Parecía que había llegado a una conclusión. La audiencia se inclinó, expectante, en sus asientos.

    El IAAA! entonces se encaró ante el científico, fictício general de todas las tropas mundiales, elevó su único brazo activo, que ahora finalizaba en un cubo macizo no más grande que la cabeza de un martillo pilón y, en un movimiento seco y certero, lo dejó caer estrepitosamente sobre él.

    Una voz sintetizada, de fuerte presencia y aterrador timbre salió entonces de aquel aparato quebrando el sobrecogedor silencio.

    — MISIÓN CUMPLIDA. INFORME DE RESULTADOS:
    DAÑOS ESTRUCTURALES: 0% - DAÑOS ECONÓMICOS: 0% - DAÑOS ECOLÓGICOS: 0% - BAJAS ENEMIGAS: 0 - BAJAS ALIADAS: 0 - DAÑOS COLATERALES: 0 - BAJAS PROPIAS ASUMIBLES: 1
    FIN DEL INFORME

    Y, acto seguido, se apagó.

    —Vaya —dijo alguien en la sala— Nos ha salido listo el robot.

    La Agrónoma, don Carlos y los insectos

    La Agrónoma, don Carlos y los insectos

    Ocurrió alguna vez en el campo, en un pueblo de Oaxaca, que la mayoría de los cultivos en un fértil valle habían sido atacados y arrasados por una plaga, casi toda la cosecha se perdió, excepto una parcela que semejaba un oasis en el desierto. La gente intrigada, se preguntaba por qué, y asumían que, o se trataba de magia o era cosa del diablo, no podía ser cosa de Dios, porque si de él fuera no se hubiera perdido ningún cultivo.
    Al pueblo llegó Rosa, una ingeniera agrónoma recién graduada de la universidad, quien fue enviada por el gobierno para investigar qué estaba pasando. Tras ir al campo y verificar la información que le habían enviado, se dedicó a investigar de quién era la parcela sobreviviente, así, se enteró que era de Don Carlos, uno de los habitantes de mayor edad, contaba con 81 años en ese entonces.
    Queriendo saber qué ocurría, Rosa buscó a don Carlos al día siguiente, camino casi una hora pues el anciano vivía fuera del pueblo, pues, desde que enviudó decidió aislarse de la gente y solo vivía con gallinas, chivos, conejos y Sansón, su perro. Además de ser un anciano huraño y desconfiado, don Carlos no hablaba casi con nadie y cuando iba al pueblo, a la tienda, por ejemplo, se limitaba a decir lo indispensable “Quiero esto y aquello, también me da uno de esos, ¿Cuánto es?” Para hacerse entender y limitar sus palabras, gesticulaba y hacía tantos ademanes que parecía exagerar, pero, en realidad, solo quería asegurarse de que el tendero le entendiera.
    A pesar de su agrio carácter, don Carlos accedió a hablar con Rosa, cuando se reunieron ella le pidió que le explicara qué había hecho para proteger sus cultivos, pues ella asumía que la parcela no podría haber sido ignorada por los insectos y limitarse a comer todo lo que pudieran en torno a los cultivos de don Carlos. Seriamente, ella le dijo que lo que había hecho, era muy importante para salvar las cosechas de los demás, que no era justo que hubieran perdido casi todo, pues eso les traería muchos problemas. Estando sentados frente a la casa de don Carlos, él se quedó mirando fijamente al horizonte, en dirección de un punto perdido, con los ojos entrecerrados, después de meditarlo por un tiempo que a Rosa le pareció infinito, ella empezó a resignarse y pensaba ya en otro modo de saber qué había ocurrido, el viejo rompió el silencio y contestó:
    “Mire Rosita, lo que se debe hacer es tomar muchos insectos, todos los que pueda, echarlos en una bolsa de plástico y dejarlos toda la tarde al Sol. Los debemos regañar, decirles que lo que hacen está mal, que se vayan a otro lugar; después, hay que dejarlos al sereno toda la noche y en una cubeta también hay que poner agua a serenar. A las cinco de la mañana, hay que zarandear la bolsa para despertarlos. Ya que estén bien despiertitos hay que echarlos en el agua serenada y dejarlos al Sol toda la mañana; por la tarde, para que no queme el Sol, hay que llevar la cubeta a la parcela y rociar las plantas con el agua. Verá como lueguito los insectos se van solitos.”
    A Rosa le sorprendió el ritual, porque, ciertamente, eso parecía cosa de magia. Sin embargo, ella sabía que no era así. Dando las gracias a don Carlos y tomándolo por sorpresa, lo abrazó y se despidió de él.
    Rosa estaba decidida a saber qué es lo que ocurría en realidad. Así que tomó algunos insectos de las parcelas y se los llevó al laboratorio de la universidad para investigar y encontrar una explicación científica.
    En el laboratorio, Rosa descubrió que cuando los insectos son sometidos a una situación de peligro o estrés, liberan una sustancia química cuya función es alertar a otros de su especie, es decir, una señal de alarma. Dicha sustancia química se dispersa en el agua, esa es la razón por la cual don Carlos ahoga a los insectos en una cubeta con agua, que, al rociarla en la parcela, hace llegar la señal química de alerta y por eso, los insectos abandonaron su parcela.
    De este modo, Rosa encontró la explicación científica de algo que parecía mágico. Con esta técnica tradicional sería posible controlar plagas sin recurrir al uso de agroquímicos. Posteriormente, elaboró un reporte científico y publicó el resultado de su investigación, para dar a conocer esta técnica a la comunidad científica. Claro, dando siempre el crédito correspondiente a don Carlos, quien amablemente compartió el conocimiento que le heredaron sus ancestros. Desde entonces, regularmente Rosa visita a don Carlos de quien siguió aprendiendo muchas cosas.

    La Bajada

    La Bajada

    Día 1:

    ¡Hola! Este es mi primer día de descenso y, tal y como me han ordenado los de arriba, debo documentar mi bajada durante los próximos días. Ahora mismo me encuentro en una pequeña estancia, una caja con apenas lo esencial para vivir. ¡No me entendáis mal! Es bastante mejor que... bueno, digamos que estoy acostumbrado a los lugares pequeños. El cable que baja este pequeño cuarto debe de traer electricidad para el ordenador que estoy utilizando, y alumbrar, ya de paso. ¡Qué diseño tan inteligente! Se nota que ahí arriba sois gente lista, ¿eh? Bueno, no es que yo no lo sea... Debo documentar también datos arqueológicos y geológicos de la cueva que estoy bajando, para que, bueno, vosotros que estáis leyendo esto estéis informados de la situación aquí. ¿Os da tanto miedo que no queréis adentraros en la oscuridad? Bueno, desde luego las piedras aquí son... normales. Si, piedra piedra. Nada más que añadir por el momento. Veremos cómo progresan las cosas por aquí abajo.


    Día 8:

    Ha pasado una semana, ¡así que es hora de escuchar el reporte de vuestro arqueólogo favorito! Primero de todo, he de decir que no esperaba que este viaje fuese a ser... tan largo. Dijisteis que tan solo serían unos días... Entiendo lo de que no pueda comunicarme con vosotros, ¿pero quitarme el internet hacía falta? Aunque puede ser que aquí no llegue... ¡Como si no lo supiese, jaja! Puesto que yo también soy un gran científico...

    Sobre las rocas... he de decir que cada vez son más... cómo decirlo... ¿falsas? Es extraño, pero cada vez que me asomo a la pequeña ventana de la habitación las rocas parecen difuminarse, aparecer y desaparecer conforme las observo, como si... cambiasen.

    ¡Pero debo de ser yo! Una mente tan brillante como la mía jamás decaería ante la soledad, y la oscuridad, y el hambre, y... Por cierto, estoy empezando a quedarme sin comida, así que ya podéis ir tirando de vuelta esta cuerda. Porque... el viaje de subida... será igual de largo...


    Día 15:

    ¡¿Esto es una puta broma o qué!? Unos días... ¡Dijisteis que tan solo serían unos días! Al principio no entendía por qué había tanta comida para un viaje tan corto... ¡Debí haberlo imaginado! No sacaríais a un preso a realizar trabajo de investigación de campo, ¡claro que no! Y si, he mentido, no soy ningún puto arqueólogo, solo lo dije porque quería hacerme famoso al salir de aquí, que mis sabias palabras y sacrificios me trajesen fama y dinero. ¡Y por dinero iba a ser! Ahora entiendo bien la burrada de pasta que ibais a darme, ¡cabrones! Lo tenías bien pensado, ¿eh? El internet, las notas de campo... Ni siquiera me veis como un ser humano, ¡¿a qué no!? Solo soy una rata de laboratorio para vosotros, otro que desechar en el vacío oscuro de esta... cueva... Por cierto: ¡¿Qué cojones es este sitio!? ¿Cómo puedo llevar dos semanas bajando un solo agujero? Por no hablar de... los ruidos, y las mierdas extrañas que... debo de estar volviéndome loco...

    No volveréis a saber de mí. ¿Queréis matarme por saber más de este sitio? ¡Pues no vais a volver a oír ni una puta palabra más! Los misterios de esta cueva morirán conmigo.


    Día 22:

    Lo he visto. Está ahí fuera, acechando entre la oscuridad, recorriendo las paredes con ese sonido tan... tan... Por favor, podéis leer esto, ¿verdad? Si, te hablo a ti, quien sea que esté leyendo esto. Por favor, sube la cuerda... por favor...

    ¿Te hace gracia? ¿Te gusta verme sufrir? ¡¿Tenéis alguna puta cámara por aquí dentro o qué!?... No puedo dormir, el sonido... no cesa. NO CESA. ¡¿QUÉ MIERDAS HAY AHÍ AFUERA!? Siento que me observa, la pequeña ventana se ha convertido en una puerta hacia el terror, y no quiero ni mirar.

    ...

    ¿No voy a volver, verdad? Debí haberme hecho a la idea hace ya un tiempo, pero supongo que... da igual. La comida se agotó hace unos días. El cansancio puede conmigo, y creo que ya he perdido del todo la cabeza...

    ¿Queréis saber qué hay al final de este infierno? Pues saltad conmigo, y veámonos en el fondo.

    La ciencia de las personas

    La ciencia de las personas

    Me llamo Paul, y tengo hambre.

    Algún día, hace años, Nía sintió paz. Todavía puede recordar el cálido hilo de brisa cosiendo su piel. Una piel que por aquel entonces estaba tejida de heridas. Heridas que nacían no de golpes, sino del cúmulo de emociones que guardaba en su interior. Quizás fue el resplandor de Venus, o quizás la imponente cabellera de Leo. No lo sé. No lo sabe. Pero la sensación que sintió era comparable al calor de un abrazo en momentos de desesperanza.

    Cuando conocí a Nía, era bióloga, y artista, y persona. Los biólogos también son personas, igual que los artistas. En realidad, cuando conocí a Nía no sabía lo que era una bióloga, o una artista. Lo único que sabía es que era una persona. Nía apareció sin pedirlo. Apareció un día y cambió mi vida, y también la suya. Cuando llegó, me hablaba de cosas que yo no entendía. Mencionaba constantemente conceptos extraños relacionados con el clima, y con la atmósfera, y con el agua. Yo la miraba ensimismado. No entendía nada de lo que me explicaba la bióloga, pero gozaba enormemente de la pasión que me transmitía la persona.

    Nía y yo compartimos muchos momentos bonitos. Ella mostraba un interés particular por la vegetación de la región y siempre me preguntaba cosas. Yo le explicaba, pacientemente, para que ella pudiera entenderlo. Ella tomaba notas, y pintaba. Le encantaba pintar. Creo que a eso se refería cuando decía que era artista. También utilizaba un aparato que tenía para pintar imágenes. Todavía conservo una imagen de los dos, entrecruzando nuestros brazos y fundiendo nuestros cuerpos. Qué felicidad.

    Un día, todo cambió. Las heridas que Nía llevaba en su piel se descosieron de nuevo. Recuerdo ver a Nía tratando de explicarle a unas personas importantes algo sobre la implementación de un sistema de energía. En la ciudad tenían mucho de eso. Nía quería que nosotros también la tuviéramos. Hablaba fervientemente de la transición ecológica, y volvía a hacer referencia al clima, a la atmósfera, al agua. Creo que nunca comprendí a qué se refería, a dónde había que transitar. Hubo muchas cosas que yo no entendía de la biología, pero siempre tuve claro cuánto la admiraba. Por desgracia, no todas las personas somos iguales, y al final, Nía se tuvo que ir.

    Yo no quería que Nía se fuera, y ella tampoco quería irse. Me explicaba que las personas con las que había hablado veían amenazado su poder en la aldea, y también que ella había sido amenazada. Insistía que era importante, que quería salvarme, que quería salvarnos a todos. Esa era su misión en la vida, aseveraba. Fue ahí cuando entendí que Nía estaba enferma, y que necesitaba curarse.

    Mi mamá siempre decía que una vela apagada se consumirá sin iluminar la oscuridad. Creo que Nía era esa vela. Desde que era pequeña, Nía siempre había tratado de salvar a los demás. Hacía un tiempo, Nía me había contado que le encantaba la biología, y que había decidido estudiar biología porque su madre siempre quiso ser bióloga. Desde entonces, Nía se empapó de datos para convencer a los demás, y también de preocupaciones. Nía decía que ese era su proyecto de vida, que no podía marcharse de allí sin más. Pero tuvo que irse, con las heridas más abiertas que nunca. Unas heridas que nunca pudo curar allí.

    Después de un tiempo, recibí una carta, así que le pedí a mi hermana mayor que me la leyera. Las palabras resonaron dentro de mí como el eco de una campana. Era Nía, y decía que estaba bien, que sus heridas se estaban cerrando. Me decía que la exigencia, la impotencia, la frustración, el desamparo… poco a poco iban desvaneciéndose. Me pedía perdón por no haber entendido que la ciencia puede explicar cosas del mundo, pero no cambiarlo; que solamente las personas podrán hacerlo. Me decía que había venido como bióloga, pero que algún día volvería como persona. Me daba las gracias por ayudarla. La alegría me invadió, y lloré desconsoladamente.

    Soy muy feliz al saber que Nía se está curando. Nía vino un día para salvarme, para salvarnos a todos. Me alegro de que al final se haya podido salvar ella.

    Me llamo Paul, y tengo sed.

    Sé que Nía lo sabe.

    La clave

    La clave

    La organización de la cena-homenaje sudó tinta para convencer a Claudio Mantellis de que debía acudir a la gala con chaqué, con pajarita y con su mujer. Cuando el aclamado matemático llegó a la base de la escalera del Liceo, en cuyo salón se había habilitado una mesa para unos doscientos invitados, resultó diáfano que Mantellis odiaba los actos multitudinarios, que el chaqué le apretaba por todos lados y que la pajarita lo estrangulaba. Del brazo de su mujer, Clea, una señora menuda y vestida de colores apagados, subió las monumentales escaleras y entró en el hall del enorme edificio. Allí lo esperaba Gaspar Monroe, Presidente de la Academia de Ciencias. Gaspar era un tipo atlético de mediana edad que caminaba dando zancadas como de metro y medio y que hacía tronar una voz optimista y vital. Llegó casi al galope y se paró a dos cuartas escasas de la pareja de ancianos
    —¡Doctor Mantellis! ¡Un verdadero honor! Señora Mantellis —tomó la mano de la anciana y depositó un beso en su dorso. Ella abrió los ojos como platos—, encantados de tenerla aquí.
    —Sí, bueno —dijo Claudio, soltando el brazo de su mujer—. ¿Dónde me siento? No tengo costumbre de trasnochar mucho…
    A paso felino, mucho más lento que el de su marido, llegó la esposa de Gaspar, una treintañera escultural, pelirroja y sonriente, que desprendía tanta energía como su marido y que lucía un traje dorado escotadísimo.
    —¡Querido doctor! —le dedicó una sonrisa radiante al anciano—. Deje que le robemos a su mujer un ratito, y así pueden ustedes hablar de cosas importantes.
    —Eh… claro, claro.
    Sin decir palabra, pero sonriendo como una cría, Clea Mantellis se agarró del brazo de la esbelta pelirroja y se perdió entre la multitud de asistentes que se iban acercando con timidez para saludar al genial matemático que había resuelto, al fin, la transición de las ecuaciones entre el flujo laminar y el turbulento.
    —Un gran avance, doctor —le comentó el Presidente de la Academia al anciano cuando al fin se sentaron y los camareros comenzaron a servir los entremeses.
    —Gracias, doctor Monroe. Aunque en la práctica las incógnitas de Navier-Stokes se han solventado por aproximación a base de puro análisis numérico, mis ecuaciones aportan, al fin, una resolución analítica, como usted bien sabe…
    —¿Cómo bien sé? Me sobrestima, Doctor Mantellis. Soy biólogo, yo no sé mucho de matemáticas tan avanzadas.
    —¿Cómo que no sabe de matemáticas? ¿Y su monográfico sobre fractales? Se usa en todo el mundo y…
    —Ah, no —rió Gaspar Monroe—. «Esa» Monroe es mi esposa, Greta. Y bueno, a veces pasa que nos confunden por la misma inicial, claro.
    Mantellis se atragantó con el vino. Buscó con la mirada a Clea. Ella estaba casi en la otra punta de la mesa, rodeada de mujeres bellísimas que la escuchaban anonadadas. Parecía una vieja criada rodeada de princesas de cuento, pero todas la miraban boquiabiertas. En un momento, Clea se encogió de hombros, dijo algunas palabras más y bebió un sorbito de agua. Todas las eminentes científicas que estaban sentadas junto a ella volvieron la vista hacia Claudio Mantellis y entrecerraron los ojos con odio.
    El viejo matemático se dio cuenta del error que había cometido al suponer que una mujer como Greta Monroe era demasiado guapa para tener idea de nada. Maldijo por lo bajo, se secó la comisura de los labios con la servilleta, que dejó caer luego al suelo, y retiró la silla precipitadamente, a la vez que se levantaba de la mesa.
    —Señor Presidente, muchas gracias por esta cena de homenaje, pero mi mujer y yo tenemos que irnos. Ella está delicada, ¿sabe?, y cuando trasnocha puede decir muchas tonterías inconvenientes.
    Al otro extremo de la mesa, Greta movió sus manos rápidamente. Desde su sitio le decía en lenguaje de sordos a su marido «que no se acerque el viejo». Gaspar lo entendió todo de golpe, disimuló un internacional «ok» hacia su esposa, se levantó y agarró al anciano matemático por el brazo.
    —Pero si acaba usted de llegar, doctor Mantellis… —entonces alzó la voz—. Propongo un brindis por el descubridor del hallazgo matemático del siglo. Por favor, doctor, unas palabras.
    En el otro extremo de la mesa, alguien le había dado papel y una pluma a Clea que sonriendo, ametrallaba el folio de ecuaciones sin perder la sonrisa. Un sudor frío corrió por la espalda de Claudio Mantellis.

    La gran aventura de Lactobacillus y sus amigos

    La gran aventura de Lactobacillus y sus amigos

    Eran las dos del mediodía cuando «Lactobacillus bulgaricus», «Streptoccocus termophilus» y sus millones de compañeros microscópicos disfrutaban de un baño fresquito a unos cuatro grados, la temperatura de nuestros frigoríficos. Además, estaban rodeados de trozos de fruta: fresa, plátano, piña, melocotón… que utilizaban como juguetes. A su alrededor también estaban las vitaminas, los minerales y las proteínas de la leche, aunque eran mucho más tranquilos y simplemente observaban la gran fiesta que tenían los millones de microorganismos. De repente, todo empezó a tambalearse y se notaba un ambiente más cálido. Daniela había decidido tomar como postre su yogur favorito de sabor macedonia. Los líderes del grupo Lactobacillus y Streptococcus, Lacto y Strepto para los amigos, gritaron: - ¡Tenemos que prepararnos para sobrevivir durante el gran túnel negro! ¡Debemos ayudarnos para llegar sanos y salvos a nuestro objetivo final: la gran pared de la mucosa! Ellos, los microorganismos, llamaban túnel negro al paso desde la boca hasta el colon, atravesando el esófago, el estómago y el intestino delgado.
    Lacto era tan simpático que se hacía amigo de todo el mundo, por ello amaba viajar a ese lugar para hablar y comunicarse con bacterias de diversos géneros y otros microorganismos de la flora intestinal. Lacto era muy conocido por su forma alargada y Strepto por ser redondito.
    En el momento en que Daniela se metió la primera cucharada de yogur en la boca, Lacto, Strepto y sus millones de compañeros comenzaron a notar un líquido, un tanto pegajoso, que los humedecía y unos grandes bultos blancos los intentaban aplastar. Sin embargo, todo esto ocurría de forma veloz, en menos de diez segundos. Lo que estaba sucediendo era la fase oral de masticación, que lograron superar sin ningún tipo de complicación, pero lo peor estaba por llegar.
    Tras pasar por el esófago, un gran ambiente ácido los bañó. Se trataba del jugo gástrico del estómago, que es tan fuerte que solo los microorganismos más resistentes podrían aguantar unas dos horas en él. Tras esta etapa gástrica, Lacto, Strepto y gran parte de la tropa microscópica gritaban de alegría por sobrevivir y superar uno de los retos más complicados de la digestión, pues era un largo recorrido de más de cuatro horas de duración. Todos ellos habían puestos en marcha las estrategias que habían ido aprendiendo a lo largo de los años para hacer frente a esas condiciones tan desfavorables, como el pH ácido.
    Felices por el triunfo, los microorganismos ya lo celebraban en el intestino. Pero todavía era demasiado pronto para cantar victoria, ya que tenían por delante otras dos horas antes de alcanzar la meta final y adherirse a la pared de la mucosa. En el intestino delgado el ambiente era casi perfecto. Estaban rodeados de unas condiciones suaves de pH neutro como el agua, y las enzimas intestinales solían ser muy acogedoras. Sin embargo, un gran enemigo acechaba la zona: las sales biliares. Estas sales podían ser capaces de atacarlos y alterar su supervivencia, dañando las células. En ocasiones, los microorganismos que son más débiles se les prepara previamente con una capa protectora, microencapsulación, para que puedan ser héroes y resistan la etapa de digestión intestinal. En este momento, Lacto, Strepto y sus amigos sacaron todas las fuerzas posibles para aguantar la última fase.
    Cuando llegaron a la gran pared, en el colon, se dieron cuenta que no había suficiente espacio para todos, por lo que lucharon con las bacterias malvadas que se encontraban allí robándoles su posición. Finalmente, consiguieron adherirse a la famosa mucosa colónica, eliminando a todos los que no debían estar allí. Lacto y Strepto eran tan buenos que los llamaban probióticos, pues habían cumplido la función de reducir a todos los microorganismos malos y mejorar la salud intestinal.
    A las siete de la tarde, Daniela se encontraba muy feliz y contenta en el parque, tirándose por el tobogán mientras cantaba una de sus canciones preferidas. Sin embargo, ella no era consciente de que parte de su bienestar era gracias al yogur que se había tomado de postre y que contenía a Lacto, Strepto y sus millones y millones de compañeros.

    La guardiana del tesoro

    La guardiana del tesoro

    -Tengan cuidado al entrar, la puerta es baja.
    Mientras accedían en grupos de cinco a los habitáculos de unos 25 m², esperaba en el patio exterior que se formaba entre las viviendas reconstruidas.
    - ¡No me puedo imaginar viviendo en un sitio tan pequeño y oscuro!
    - Pues se parece bastante a la cocina de mi abuela. El hogar con la gramallera, el tocino y los chorizos colgados a su vera, hasta huele…
    - Papá quiero salir, déjame el móvil.
    A Berta le gustaba oír los comentarios. Alguna vez eran despectivos, pero generalmente expresaban la extrañeza y sorpresa sentidas al introducirse en el escenario de unas vidas remotas. Seguía fascinándole el hecho de que a las personas mayores su atmósfera les resultase familiar mientras a las jóvenes les fuese totalmente ajena ¡Cuanto se aceleraron los cambios en apenas una generación!
    Después de que todas hubiesen entrado a las reconstrucciones, con el ánimo ya predispuesto a la evocación de la antigua humanidad del lugar, se dejaba rodear por el grupo para comenzar la exploración de sus huellas, la visita a los restos arqueológicos. Iniciaba el discurso invitando a evocar un tiempo anterior en el que las personas, que carecían de muchas de las cosas que hoy tenemos, y utilizaban muchas otras que hoy ignoramos, vivían y se relacionaban, entre ellas y con la naturaleza, de un modo distinto al nuestro. Luego recorrían los diferentes vestigios entreteniéndose en los detalles que apoyaban su argumento.
    Después de documentarse sobre el yacimiento y sobre el momento al que pertenecía, la Edad del Hierro, de haber observado, registrado, revisado o paseado, miles de veces, los restos conservados, podía estar horas hablando de la configuración del poblado, del paisaje que lo rodearía, de las viviendas, de las personas que lo habitaron… pero no se trataba de contarlo todo. Berta no pretendía aleccionar a sus oyentes, sólo se proponía dar sentido a los restos para que cada persona generase sus propios lazos con las gentes que habitaron el lugar, con el tiempo y el pasado que lo habitó.
    Por eso su discurso condensaba, de forma sencilla, los últimos avances en la investigación del período, mientras sus ojos, sus manos y su voz, se coordinaban para tender el puente que lo enlazaba con los restos. Pero no todas las personas reparan en las mismas cosas y a ella le gustaba el reto que supone adaptarse a las inquietudes de su público. Por eso dejaba que los comentarios orientasen su argumento. Hacía así un guiado relevante al interés de sus oyentes, nuevo y distinto cada vez.
    Se detenía bastante en los espacios de vida cotidiana porque le permiten desvelar el concepto de familia, las costumbres de limpieza, la dieta, la relación con la naturaleza… de los antiguos pobladores del lugar y mostrar así cómo valores que hoy consideramos universales son meramente culturales.
    A medida que avanzaba su narración, el grupo se enredaba más y más en su disquisición siguiendo fascinado la dirección de sus manos al señalar cada vestigio, pues su voz lo iluminaba, desvelaba el sentido de lo ignoto. Alguna persona, escapándose a su magia, hacía fotos indiferente a su relato, pero la mayoría se atrapaba en la fascinación de las ideas que imbuía con su elocuencia. Y ella se maravillaba de esta destreza descubierta poco tiempo atrás cuando, cansada vagar de excavación en excavación, por un escaso salario, decidió volver a casa.
    Fue el gusto por descubrir “tesoros” y ver mundo lo que la llevó a hacerse arqueóloga. Por entonces aún no se había estrenado la primera película de Indiana Jones, pero ella tenía la misma idea de la arqueología. Pensaba que se trataba de descubrir tesoros ocultos entre ruinas de antiguas civilizaciones. Creía que esto sólo se hacía en lugares como Roma, Creta o Egipto. En su imaginario no existían los pequeños yacimientos locales.
    Hoy sabe que el propósito de la arqueología no es descubrir opulentos vestigios, sino estudiar el pasado humano a través de los restos materiales. Por eso la arqueología, como el futbol, se juega en ligas mundiales, nacionales y locales, como la que ella juega cada día enfrentándose al reto de ilustrar un yacimiento de su pueblo.
    Hoy toca la evaluación que, un día distinto de cada semana, realiza a sus oyentes. Las caras y comentarios le pronostican buen resultado. Sabe que les ha entregado el tesoro del yacimiento que guarda, pues no encuentra mejor palabra, por más que busca, para definir la revelación que provoca en las mentes y las almas de los visitantes al comprender que la arqueología, descubriendo diferentes maneras de estar en el mundo, permite de-construir y evidenciar los fundamentos de la nuestra.
    Mostrar que somos sólo una de las múltiples formas de humanidad posibles es el tesoro que Berta comparte con su público cada día.

    La lucha de X

    La lucha de X

    Acta de la causa abierta contra doña ADNpolimerasa II

    (Constituido en audiencia pública el Ilmo. Sr. Juez de lo Celular en la causa abierta contra doña ADNpolimerasa II, se abre la sesión de la vacuola 3 del Juzgado de lo Celular.)
    - Levántese la acusada. Diga su nombre completo.
    - ADNpolimerasa II, pero casi todo el mundo me conoce como Pol II.
    - ¿A qué se dedica?
    - Soy la encargada de las correcciones en el proceso de replicación del ADN.
    - Podría explicarse un poco más. Comprenderá que como licenciados en derecho nuestros conocimientos en biología molecular son bastantes escasos.
    - Lo entiendo Sr. Juez. Para crecer, renovar células muertas y reproducirse hay que hacer una copia de ADN que es la que contiene toda la información, para transmitirla después a las células hijas o a los gametos, según el caso. Mi función consiste en revisar y corregir los errores que cometa mi compañera la Pol I, que es la encargada de copiar toda esa ingente cantidad de nucleótidos, por lo que, aunque es muy buena en su trabajo, es normal que cometa algún fallo que yo me encargo de subsanar. No sé si he conseguido explicarme.
    - Perfectamente Sra. Pol II. Veo que el suyo es un trabajo de una responsabilidad enorme.
    - Así es Sr. Juez. El más mínimo fallo en una proteína puede suponer la inviabilidad de ésta, que seguramente dé lugar a una enfermedad genética e incluso la muerte.
    - Sra. Pol II, ¿sabe usted de qué se le acusa?
    - Sí.
    - ¿Podría ofrecernos su versión de los hechos?
    - Por aquel entonces yo formaba parte del equipo de replicación de Teletusa, una buena y decente mujer cretense, cuando oí las sandeces que le lanzaba el cretino de su marido Ligdo.
    (Protestas de la acusación por insultos a su cliente que son aceptadas por el Sr. Juez)
    - Haga usted el favor de abstenerse de ofender a nadie.
    - Lo intentaré Sr. juez.
    - Continúe usted ¿Qué le fue lo que Ligdo le dijo a su mujer?
    - Le dijo que él deseaba tener un hijo y en caso de que viniese una niña sería mejor matarla. Mire Sr. Juez, hasta ese entonces, había asistido a innumerables desprecios, atropellos y vejaciones al cromosoma X, pero aquello me pareció tan hipócrita y miserable que me llené de rencor.
    - Habla usted, del rencor al cromosoma Y, supongo.
    - Así es, no me queda más remedio que admitir que a pesar de que sea un cromosoma tan poca cosa …
    (Nueva protesta de la acusación y nuevo apremio del Sr. Juez para que la acusada modere su subjetividad)
    - Admito, decía, que para que haya variabilidad genética sea necesario un cromosoma Y, pero me parece intolerable ese engreimiento absoluto, hasta el punto de querer eliminar todo lo que sea X.
    - Entonces, ¿cómo reaccionó usted?
    - Resultó que justo al día siguiente tuvo lugar la fecundación que tanto ansiaba Ligdo. Su dotación sexual fue XY. Le comenté mi enfado a mi compañera la Pol I. Ella me dijo que también estaba hasta el extremo carboxilo de la tiranía de los Y. Cuando llegó el turno de corregir una mutación que mi compañera había cometido en el gen de la 5-alfa-reductasa no me pude reprimir, y no hice la debida corrección.
    - Perdón. ¿La 5-alfa qué?
    - La 5-alfa-reductasa es otra enzima que convierte la testosterona en otra sustancia: la dihidrotestosterona (DHT), que es la que realmente actúa para que se desarrollen los genitales externos masculinos. Al fallar la 5-alfa-reductasa se desarrollan los genitales internos masculinos pero no los externos. Es decir, que a pesar de ser genéticamente masculino adquiere la apariencia de una niña. Esto es así hasta los doce o trece años. Al comienzo de la pubertad hay un fuerte aumento de la testosterona con lo que afloran por fin, el pene y los testículos, que es lo que le ocurrió felizmente a Ifis.
    - ¿Se da cuenta que al actuar así, el castigo real fue a parar a Teletusa e Ifis en lugar de a Ligdo?
    - Sí. Aún así, espero que haya servido para que el Ifis adulto nos valoré tal y como nos merecemos, y superé el pensamiento retrogrado de su padre.


    (El Sr. Juez levanta la sesión y decreta el juicio visto para sentencia)


    Sentencia del juicio contra doña ADNPolimerasa I y doña ADNPolimerasa II

    Sr. Juez: Levántense las acusadas. En relación a la Norma Ancestral 5 del precámbrico, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Procedimiento de la Replicación - Artículos 11 y 12 DECLARO:

    - A doña ADNPolimerasa I: culpable de prevaricación, aunque con atenuante de colaboración con la justicia. A partir de ahora, pasará a realizar las labores de doña ADNPolimerasa II.

    - A Doña ADNPolimerasa II: culpable de prevaricación, por lo que la condeno a inhabilitación. La labor que realizaba doña ADNPolimerasa I pasará a manos de doña ADNPolimerasa III.

    La luz de la ciencia

    La luz de la ciencia

    Era una calorosa tarde de verano en El Grado, Huesca. Democ había quedado con su pandilla para bajar a la piscina, el único sitio donde se podía aguantar este infierno. En la plaza le esperaban JJ, Somi Dalton, Max y los gemelos Rodi y Heisi.
    Hola chicos, dijo lacónicamente Democ, un niño de 13 años que destacaba por su altura y delgadez, de lejos parecía un spaghetti.
    Buenas chicos, Heisi la miró furibundamente, odiaba que se usará únicamente el masculino en grupos. Buenas chicos y chica, dijo de nuevo Democ- socarronamente.
    Los seis bajaron a la piscina. un kilómetro a 40º que se hacía eterno pero que quedaba ampliamente compensado cuando llegaban a la piscina y se pegaban el primer chapuzón...el mejor de la tarde.
    Después de estar jugando toda la tarde en la piscina y mientras se tomaban el helado de rigor, Somi tomó la palabra. ¿Tenemos algún plan para esta noche? Yo tengo uno, chicos... y chica, dijo fijando la mirada en Heisi. La misma Heisi tomo la palabra: No sé qué haremos, pero lo que se seguro es lo que no haremos, cualquier plan que salga por tu boca, Somi. Todos se miraron y se echaron a reír. Normal, que nadie siguiera a Somi, sus ideas no solían acabar muy bien.
    JJ tomo la palabra: ¿Y si vamos a las trincheras? Todos se miraron, sabían lo que implicaba esta visita.
    ¿Quieres entrar en el agujero? Dijo Heisi inquisitiva
    Todos se miraron, conocían la respuesta.
    Las trincheras eran fortificaciones construidas por el bando republicano en la retaguardia del frente de Aragón durante la guerra civil española. Aparentemente eran inofensivas, pero la pandilla había descubierto un agujero escondido a 5 metros de la entrada y una nota pintada en rojo que rezaba lo siguiente: “el 3 de julio de 1941 entró en este agujero el niño Severo Ochoa y Cajal y nunca regresó”. Cuando Democ consultó a su abuela por la existencia de ese niño en su época, ella le contestó que vagamente le sonaba pero que desapareció de repente, para no volver jamás. Desde entonces, habían decidido no entrar, pero JJ estaba decidido a romper el pacto.
    A ver, dijo JJ, sois unos gallinas, dijo retando al resto de la pandilla. Estoy harto de estar sentado toda la noche sin hacer nada, yo hoy voy al agujero ¿Quién me acompaña?
    Nadie contesto, todos agacharon la cabeza. JJ se levantó, muy enfadado, y dijo mientras se iba: “Yo estaré allí a las 11, si alguien quiere venir, ya sabe”. Todos se miraron sin decir nada, Max cambió de tema. Democ, dubitativo, comenzó a valorar acompañar a su amigo. No lo quería dejar solo.
    ¿Qué haces con la linterna Democ?, le preguntó su madre.
    Nada mamá, hoy iremos a dar una vuelta y a veces subimos a Piacuto y no se ve nada, no me quiero volver a torcer el tobillo.
    No sé qué pintas en Piacuto por la noche, dijo inquisitiva su madre.
    Democ había mentido a su madre, no iba a ir a Piacuto, iba a acompañar a su amigo a las trincheras. Esperaba no tener que arrepentirse.
    Llegó 5’ tarde, allí no había nadie, quizás JJ ya se había ido. Le envió un mensaje, pero no obtuvo respuesta. Espero hasta y cuarto. Miro el móvil y tenía mensajes del resto de la pandilla que había quedado a las 1130h. Aún estaba a tiempo, se giró decidido a volver al pueblo. Dió 5 pasos y cambió de opinión “no puedo dejar solo a JJ, si le pasa algo no me lo podré perdonar”, pensó. A toda prisa decidió acercarse a las trincheras. A y media ya estaba allí, lo llamó a grito pelado, nadie le respondió.
    Se acercó a la entrada, entró a la trinchera, volvió a llamar a su amigo y se detuvo en la entrada del agujero. Dudó. ¿Y si JJ al final no había venido? Era imposible, era demasiado cabezón. Volvió a dudar. ¿Qué hago?, se preguntó. Finalmente se decidió, encendió la linterna, encogió su cuerpo y entró en el agujero. Nunca más saldría, acababa de quedar atrapado por la magia de la ciencia.
    Allí se encontró a Demócrito (Democ), a JJ Thomson (JJ), John Dalton y Sommersfeld (Somi Dalton), Max Planck (Max) y Schrödinger y Heeisenberg (los gemelos Rodi y Heisi). Todos ellos personajes clave es en la historia del átomo. También estaba Curie, Einstein o Meitner. Debatían Newton y Hawkins.
    La aparente oscuridad del agujero era una metáfora de la oscuridad del desconocimiento. Una vez entrabas en el agujero, se iluminaba todo gracias a la luz que nos aporta la ciencia, una luz que, gracias a nuestras ganas de saber, jamás dejará de iluminarnos y de guiarnos en el camino de la vida ¿Quieres quedarte atrapado por la fuerza de la ciencia? Acompáñanos.

    La señal

    La señal

    Habían pasado otros 5000 años.
    Abrí los ojos. Z13 se acercó al cristal y negó con la cabeza. Bastó un parpadeo para que se retirara. Los dos conocíamos de sobra el ritual; lo habíamos practicado varios millones de veces.
    Suponía que estaba a unos segundos de retomar mi plácido sueño cuando Z13 volvió a aparecer frente a la cápsula.
    —¿Hay algún problema, Zeta? —pregunté a través del intercomunicador.
    —En absoluto, capitán. Solo… Me gustaría plantearle algo.
    Consulté el tablero de misión. Si la memoria no me fallaba, había estado allí metido los últimos 150 000 años.
    —De acuerdo, Zeta. Abre. Daré un paseo.

    El puente de mando estaba impoluto. Zeta había hecho un gran trabajo de mantenimiento. Me acoplé al sillón de control, apagué todas las luces y di un par de vueltas a mi alrededor para deleitarme con el espectáculo del universo abismal. Uno jamás se cansaba de aquella panorámica.
    —¿De qué se trata, Zeta? —pregunté, sin apartar la vista de la preciosa galaxia espiral que teníamos en frente.
    Z13 rodó junto a mí y se quedó en silencio.
    —¿Y bien? —insistí.
    —He estado pensando…
    —Eso no me gusta.
    Al menos una vez cada medio millón de años, a Z13 le daba por pensar. Ya había revisado a fondo su programación en busca del problema, pero no había dado con ninguna anomalía.
    —Lo sé, capitán. Lo siento. ¿Quiere que aplique un autoborrado?
    —Vamos, Zeta, suéltalo.
    Z13 se giró hacia mí.
    —Es sobre la señal, capitán.
    Me mantuve en silencio. La cuestión ya había sido debatida y descartada.
    —Creo —continuó— que he encontrado una forma de aproximarnos a la fuente sin retrasar demasiado nuestra misión. Según mis cálculos, no perderíamos más de 20 000 años.
    La dichosa señal me intrigaba tanto como a él. Era mucho más interesante que nuestra aburrida misión, desde luego. Aquella señal albergaba la promesa de un gran hallazgo, quizá el más grande que hubiera hecho jamás nuestra especie.
    —Sabes que no puedo hacer nada al respecto —dije con cierta pena.
    —Claro, capitán. Lo siento. ¿Quiere que aplique…?
    —Di lo que tengas que decir —concedí.
    Z13 me explicó sus planes. Su propuesta incluía agujeros de gusano, uso de energía oscura y manipulación del espacio-tiempo mediante campos de torsión. Mientras hablaba comencé a sentir una creciente sensación de pánico. Mi vida estaba en manos de un robot enajenado.
    —Zeta —le interrumpí al fin, procurando ocultar mi angustia—, supongo que no hablas en serio. Todo eso no son más que teorías. Y algunas de ellas están en el límite de la pseudociencia.
    —Desde luego, capitán. Lo lamento.
    Aquello me tranquilizó. Esperaba que Z13 respondiese a la defensiva, que tratara de convencerme de que sus locuras tenían sentido.
    —Bien… No importa, Zeta. De todos modos, me alegra haber compartido este rato contigo. Y ahora…
    —Por supuesto, capitán. Prepararé la cápsula.

    Habían pasado otros… ¡Solo habían pasado 10 años!
    Comprobé varias veces el tablero para asegurarme de que no me equivocaba.
    —¡Zeta! —grité— ¿Qué ocurre?
    La cápsula se abrió, pero Z13 no estaba allí. Corrí hacia el puente de mando invadido por el miedo y la ira.
    Zeta estaba acoplado al sillón de control. No se giró al escucharme.
    —Capitán —dijo antes de que yo pudiera articular palabra—, acérquese, quiero que vea esto.
    No estaba seguro de cómo afrontar una situación tan excepcional. Hasta donde sabía, nunca un modelo Zeta se había comportado de una forma tan insólita. Me tomé unos segundos antes de responder.
    Tras meditarlo, decidí seguirle el juego.
    —¿Qué ocurre? —pregunté con cautela.
    Z13 apagó las luces.
    Me quedé embobado. Allí afuera, frente a nosotros, flotaba una preciosa bola brillante.
    —¿Qué es eso, Zeta? ¿Dónde estamos?
    —En los confines del universo conocido, capitán. A 33 millones de años luz de nuestra galaxia.
    Aquello tendría que haberme asustado. Pero no lo hizo.
    —Es la fuente de la señal, capitán. Un planeta telúrico.
    Me acerqué a la cristalera, hipnotizado.
    —Llevo unos meses estudiándolo —continuó—. Alberga vida, capitán.
    A medida que mi sistema de visión se fue acostumbrando a la oscuridad, pude distinguir más detalles de aquella esfera de tonos celestes.
    Zeta bajó del sillón y se colocó a mi lado.
    —Hablo de vida inteligente, capitán.
    ¡Robot loco e indisciplinado! Mi deber habría sido desactivarlo de inmediato, pero aquel hallazgo lo cambiaba todo.
    —Zeta… —murmuré después de un buen rato—, tienes… Tienes que ponerle nombre. Tú lo has descubierto.
    —En realidad ya posee uno, capitán. Aunque es muy modesto, me gustaría mantenerlo.
    —Que así sea —dije.

    Han pasado cuatro días desde entonces. Ya puedo distinguir a simple vista las nubes blancas de la atmósfera y las enormes masas de agua que parecen cubrir casi toda la superficie.
    En pocas horas pisaremos el planeta Tierra.

    Laieta antartica

    Laieta antartica

    El rugido del oso desgarró la gélida noche mientras corría huyendo de la bestia. Sabía que en pocos segundos estaría a merced de aquel terrible animal, y que sus posibilidades de supervivencia eran nulas. -Nadie sobrevive al ataque de un oso polar, pensó. Ya que tenía que morir, decidió que mejor hacerlo de cara, luchando. Se detuvo y giró sobre sus talones para enfrentarse al animal que ya había despedazado a dos de sus compañeros. De repente notó como la carne y tendones de su hombro derecho se desgarraban y vio como su brazo salía despedido por los aires, dejando un reguero de sangre en la nieve. Se despertó sobresaltado, con palpitaciones, sudoroso, menuda pesadilla. Al intentar incorporarse se golpeó la cabeza con el techo. ¿Dónde estaba? Los recuerdos fueron llegando lentamente. Estaba en un buque oceanográfico, de campaña en el océano antártico. Llevaban ya 20 días muestreando las aguas del pasaje del Drake, famosas por su mal temperamento. Hasta ayer tuvieron suerte, pero la mañana anterior amaneció con olas de 6 metros que obligaron al barco a refugiarse en el estrecho de Gerlache. Aquella repentina tormenta y el exagerado vaivén del barco lo obligaron a tomar una pastilla contra el mareo, aun a sabiendas de que le produciría somnolencia y pesadillas.
    Al abrigo del estrecho de Gerlache la cosa era diferente. El mar parecía una balsa de aceite y el paisaje, abrupto y blanco como un pastel de merengue de infinitas formas y texturas, le abocaba una paz interior como nunca antes había sentido. La señal del desayuno lo extrajo súbitamente de su ensoñamiento. Si bien disfrutaba del paisaje, y sabía que el plato que le esperaba sería insípido y aburrido, no tuvo más opción que activarse y subir las escaleras. Su turno de muestreo ya le obligaba a saltarse la cena, no podía también omitir el desayuno. Al poco después de desayunar, ya enfundado en su mono de trabajo isotérmico, se dirigió hacia popa, donde majestuoso se elevaba el pórtico del que ya colgaba su red de pesca de plancton.
    - A ver si no nos dormimos, que a mí me importan tres pepinos tus bichos, le recriminó su compañero de trabajo.
    Ignoró el comentario, como hacía siempre. Si bien ambos estaban haciendo su doctorado bajo el mismo proyecto, no existía compañerismo entre ellos. Julián, era ambicioso y continuamente hablaba de trabajo, como si le fuese la vida. En cambio, él entendía que, si bien una tesis doctoral era algo importante, no iba a permitir que su investigación acabase con todas sus aficiones e intereses. A pesar de ello, sus experimentos estaban dando mejores resultados que los de Julián, hecho que crispaba aún más a su colega.
    El azar los había reunido en aquella campaña oceanográfica para estudiar la ecología del zooplancton de la zona. Julián se encargaba del microzooplancton, la fracción más pequeña y compuesta mayoritariamente por organismos unicelulares. Él, de los copépodos, pequeños crustáceos, en teoría muy abundantes en todos los mares y océanos del planeta. Pero en aquella campaña los copépodos se mostraban elusivos y rara era la vez que pescaban más de media docena. Su director de tesis, desde las instalaciones del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona, lo consolaba asegurando que estas cosas pasan, sobre todo en la Antártida. Él lo entendía, pero igualmente se sentía frustrado por no poder completar su experimentación y estar perdiendo valiosos días de trabajo. Además, añoraba a su novia a la que tanto quería. Se llamaba Laia, pero que él siempre llamaba cariñosamente su Laieta.
    La red ya estaba ascendiendo desde los 200 m fijados como profundidad máxima. Pronto sabría si, otra vez, el cubilete estaría vació o si, por contra, tendría más suerte y podría ponerse a hacer experimentos. Los minutos de espera se hacían eternos, en especial por el frío que calaba incluso a través del traje de muestreo. Por fin llegó la pesca.
    Al abrir el cubilete le sorprendió un fogonazo de luz azul que quedó paulatinamente sofocada por los rayos solares. La pesca estaba llena de unos grandes copépodos algo extraños, con muchas espinas y expansiones y que emitían destellos de luz intermitentes. Por unos minutos quedó fascinado. Julián lo increpó para que se diese prisa en llevarse “sus bichos” pues ahora le tocaba el turno él.
    En el laboratorio examinó su fascinante captura y le sacó fotos y vídeos. Le envió las imágenes a su director de tesis, el cual, tras varias horas debidas al desfase horario, respondió entusiasmadísimo. Le comentó que había hablado con varios expertos y ninguno conocía la existencia de esos copépodos. ¡Seguramente eran una especie nueva! Además añadió, que, ya que los había descubierto él, que pensase en un nombre. No le dio muchas vueltas, a los pocos minutos le respondió: Laieta antartica.

    LANGOSTAS DE COLORES Y CEREBROS: SOBRE LOS ESCRITOS PERDIDOS DE LA ÚLTIMA HORMIGA DEL MUNDO

    LANGOSTAS DE COLORES Y CEREBROS: SOBRE LOS ESCRITOS PERDIDOS DE LA ÚLTIMA HORMIGA DEL MUNDO

    “Estar vivo es un huracán cerebral, una vorágine velocísima de impresiones arrojadas a la consciencia, como un enjambre de langostas multicolores a un campo de trigo adolescente.

    Y así se interpreten los hechos: hay 300 millones de insectos por cada persona arrojada a la vida. Se visualice un enjambre heterogéneo de 300 millones de especies y tamaños buscando la sangre, las cocinas y los cadáveres del mundo vorazmente: 300 millones de insectos en cada suspiro de desengaño por la vida contestando al pitido de un despertador. En cada uno de los minúsculos cosquilleos en una tarde de verano que no tienen palabra en nuestra lengua, 300 millones de insectos. 300 millones por cada vez que el olor del alcanfor trajo a alguien el recuerdo de su abuela, y en cada croqueta fría del mundo hay 300 millones. 300 millones, la mujer sombría en la esquina del metro; sus hijos y sus maridos, 300 millones. Es sol y nostalgia, cucharas calientes; espada y condones; riñones, vacuno y metástasis; 300 millones. Revolotean así en cada vida de esos que buscan vorazmente la forma más sencilla de ser felices.”

    Así habló Asanasatsaarmaán, la última hormiga del mundo.


    Primero estalló el tiempo y casualidades hicieron la tierra, allí los químicos se ordenaron en genes y genes se reprodujeron. La carne que rodeaba los genes tuvo miedo a la muerte y así se hizo la vida. Luego la vida se dispersó.

    500 millones de años antes de la persona, fueron pseudo-anélidos marinos, gusanos simples, quienes evolucionaron su cuerpo anillado en un sistema de segmentos especiales. Entonces, el espíritu caprichoso y desapasionado del tiempo endureció su piel con armaduras y les dio dos mandíbulas para espantar y luego alas para huir. Fueron seis sus patas y grande su tamaño mientras colonizaban implacables cada panorama del mundo, era el año 300 millones antes de la persona y el insecto ya poblaba cada recoveco de la tierra. Pero no era todavía la hormiga.

    Cristalizada en ámbar báltico, Nyladeria Pigmea es la primera especie registrada de la más brillante criatura del planeta azul, esto es, la hormiga. Fechada a 100 millones de años antes de la persona.

    Algunos dividen su prehistoria en dos etapas diferenciadas: primero, insectos solitarios, después, "La organización": disparo sagrado del santísimo espíritu de la selección natural que optimizaría la sociedad hormiga hasta su apoteosis. Esta nueva forma de vida negra y redonda tomó colonia alrededor del globo, infalible.

    Aquí la hormiga todavía no conocía la geometría ni tampoco el combustible fósil, su cerebro era pequeño, pero era una especie longeva, pulida. Su limitadísima masa cerebral las llevó a una paulatina organización de los cuerpos, en el ángulo muerto de la razón, pero en la diana del instinto. Encerradas en sus genes viciados, nacían y morían con un cuerpo para una causa, como células de un individuo mayor, y la abstracción era solo presente en los sueños más profundos de las reinas, como luces cambiantes y falsos temblores.

    En cierto momento, dicha especialización tomó un camino inaudito. Por un trompo milagroso de los genes, algunos bendecidos empezaron a percibir en el mundo un matiz nuevo: sus consciencias seguían rígidas, pero eran más atentas que las demás, las causas y los efectos les eran más nítidos, casi como una sugerencia de curiosidad.

    Así se consolidó una nueva hormiga, la sofista, es decir, la no-obrera, la no-soldado, la cerebro de las descerebradas, enzarzada en sus genes de pensadora. No pasaron muchos siglos hasta que una sofista descubriera el número, más tarde, el comercio y la ley engendrarían la escritura: se escarbaban inmensos pasillos para embutirlos con largos patrones de feromonas de acuerdo a una compleja sintaxis química, recorrerlos era leer.

    La civilización hormiga fue colonialista y paranoica, una xenofobia radical dirigía sus políticas exteriores y en cada comunidad había un profundo sueño imperial heredado de sus ancestros.

    Aunque hoy sabemos que las personas siempre desconocieron la existencia de este universo bajo sus pies, las sofistas mandaron muy pronto obreras a explorar la cultura humana, y con los siglos, sus libros pudieron leerse por al tacto diferente de la tinta y el papel.

    Más arriba han podido leer un texto escrito por la última autora hormiga de la que tenemos constancia, su nombre es una difícil transcripción del sistema feromónico a nuestra lengua, la sofista Asanasatsaarmaán. En este caso, se trata de una reflexión acerca de la vida humana, que demuestra el gran conocimiento de esta cultura que la autora experta adquirió leyendo sus anécdotas y sus poemas, conocedora de su cotidianidad y vislumbrando sus angustias. Un puente entre un mundo insecto de millones de años y la única otra forma de vida sensible a la melancolía que haya habitado jamás la tierra.

    Las preguntas vuelan como las golondrinas

    Las preguntas vuelan como las golondrinas

    Marzo ha llegado sin avisar, pero este año todavía no han aparecido las golondrinas en mi casa. Su nido de barro sigue ahí, intacto e impasible al paso de las semanas. Ellas me recuerdan cada año que el día de San José se acerca, pero este año no están y el vértigo se apodera de mi calma. Quiero a estos pájaros sencillos y bellos en mi casa. Quiero escuchar su canto y observar su bajo vuelo provocativo. No lo puedo evitar y me pregunto muchas veces la razón por la que no están. ¿Dónde estarán? Quizás el cambio climático está dedicando a estas aves sus horrores. Dicen que cada año se observa una disminución de su presencia en España y que desequilibra nuestras tierras, variando el número de insectos e impactando en nuestras almas. Quizás las bajas temperaturas de las últimas semanas, y este invierno que llegó tarde, no están ayudando a que se acerquen a mi casa, pero ansío que regresen y equilibren el ecosistema de mis mañanas. ¿Algún día regresarán?

    Y me dirijo al laboratorio como cada día. Dedico mis primeros minutos de la jornada laboral a revisar mi cuaderno y recordar todo lo que ayer planeé para mañana. Después de mezclar cuidadosamente el ácido desoxirribonucleico (ADN) con la fórmula mágica de la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR), acuesto mi combinación en un termociclador y mis sueños se magnifican y se potencian. La Taq polimerasa ha trabajado como solamente una enzima trabaja. A continuación, cargo mi valioso tesoro en un gel de agarosa, para que esos sueños se despierten, se separen y pueda distinguir la esencia de mi investigación mediante la electroforesis. No me olvido del marcador de peso molecular, mi fiel partenaire, el que ayuda a distinguir el tamaño y magnitud de mis sueños.

    Y llega el momento clave en el que todo pasa a un segundo plano. Estoy solo frente a mi gel. La luz ultravioleta penetra sus sueños, que ojalá coincidan con los míos. Y es esa luz la que me permite visualizarlos y que aparezcan en la pantalla, y empiezo a intuir si hoy todo ha salido bien.

    «Hay banda», pienso en voz alta. «Pero no hay una inserción en este gen», me repito con resignación al determinar el tamaño de mi banda gracias al marcador de peso molecular. Parece ser que nuestra hipótesis no se cumple, que ese gen que prometía ser el responsable del fenotipo no tiene una pequeña inserción como creíamos. Los transposones, traviesos, siempre saltando por los genomas e impactando en los genes, esta vez se durmieron y no quisieron caer en mi gen candidato. No voy a culparlos. Se encargan de tantas cosas, que hoy han decidido rebelarse ante la ciencia y ante mí. Lo entiendo y empatizo. Y no importa, lo anoto y lo registro, mientras me repito constantemente para reconfortar mis ganas: «Los resultados negativos son resultados y ayudan a avanzar en la investigación».

    Y sigo dentro del bucle de analizar el resultado de mi gel. Quizás no hay una inserción, pero sí otra mutación. Quizás se trate de un humilde polimorfismo de nucleótido único (SNP), el que alborota a mi gen candidato y cambia su comportamiento en el mundo. Lo reflexionaré un poco más y lo discutiré con mi director de tesis. En realidad, si el culpable de todo fuese un SNP, tampoco estaría tan mal. Sería una sorpresa y avivaría la llama de la pasión.

    Y el día sigue como cada día, pero nunca es igual. Cada día es la continuación del ayer. Pero siempre cambia. Una contradicción, pero coherente. Una burbuja de luz, de ilusión, de saber, y que a mí me engancha. Las preguntas vuelan como las golondrinas, y si tienen sentido, con rigor se atrapan. Y así acaba el día y vuelvo a casa.

    Mientras regreso a casa, un negacionista de la radio dice que las vacunas están sobrevaloradas. Y deseo con todas mis ganas, que quién esté ahí mismo, le responda con el arma de quién progresa y avanza. La evidencia científica se prueba y no se estanca. Y en un suspiro, ya estoy en casa. Y en mi calle, las golondrinas ya están de vuelta y me saludan con sus alas al alza. Quizás las invoqué esta mañana o quizás ya les tocaba migrar porque su vida, como la ciencia, no se para. Y en mi cabeza aparecen nuevas preguntas. ¿Cuándo partirán? Cada año su migrado vuelo espera más semanas debido al cambio climático, tal vez, porque las temperaturas se inmutan en el calor y no bajan. Y me duele que sea así, ya que las golondrinas enraízan mi alma. Me traen recuerdos de infancia, cuando aparecían por San José, y cuando al cabo de los meses, y los días se hacían más cortos, marchaban.

    Las sinapsis canasteras

    Las sinapsis canasteras

    Hace muchos años en el vientre de la Juana, sucedió uno de los eventos del neurodesarrollo más importantes y transcendental en el mundo del cante del flamenco. En algún momento cercano al día 33 de gestación, las células madre neurales progenitoras realizaron una división asimétrica, dando comienzo al proceso de neurogénesis. Fue desigual o asimétrica porque una célula hija permaneció como futura progenitora mientras que la otra quedó destinada a convertirse en célula con forma de neurona, de estrella o de pulpo. Fue así, y junto con otros mecanismos más complejos y repetitivos, que se pobló de diferentes variedades de neuronas y de otras células neurales, el cerebro de este embrión gitano, que luego apodarían Camarón.
    Tres años antes de este acontecimiento, sucedió lo mismo en Lucía. Otra vez Cádiz. Otra vez el flamenco. Otra vez fue trascendental las neurogénesis de los lóbulos temporales. Esta vez en el cerebro de Paco. En esas áreas que integran las emociones y la memoria para los acordes de su guitarra y las letras de su hermano y el oído para el cante de Camarón.
    Las neuronas de Camarón proliferaron y aprendieron a cantar en las callejuelas de La Isla. Pero comenzaron a identificarse como neuronas “cantaoras” cuando fueron a la escuela invisible del arte jondo, la Venta de Vargas. Luego, migraron a la Feria de Sevilla y, tiempo más tarde, recorrerían España de punta a punta cantando por soleá o por seguidillas. En 1968, las neuronas “cantaoras” llegaron a la capital madrileña. Comenzaron a diferenciarse y madurar, intentando instalar un nuevo flamenco y una fusión de estilos y géneros, una leyenda del tiempo. Fue tanto el tiempo lejos de casa, que las neuronas tuvieron que activar distintos programas para el mantenimiento de su identidad. Uno de estos, ocurrió en el Tablao Torres Bermejas con el encuentro fortuito que cambió para siempre el rumbo del flamenco: las neuronas de Camarón conocieron a las neuronas de Paco. Un encuentro sideral.
    Estas neuronas hicieron sinapsis por primera vez en Jerez, viajando el impulso nervioso del flamenco. Fue una región de comunicación entre la prolongación de la voz de una neurona y el cuerpo de la guitarra de la otra y se liberaron neurotransmisores al espacio situado entre ambas, en este caso acordes, notas, tiempos, falsetas y, principalmente, magia. Años posteriores se sumó otra célula guitarrera circundando esta unión sináptica. Una célula de la glía, la que se diferenció en una no neurona, sino en un astrocito, es decir, con forma de estrella. La que tiene funciones importantes en el control de la formación y función sináptica y la neurogénesis, aquí también, de herencia flamenca. En esta sinapsis, el astrocito tiene forma de Tomatito. Tiene la mitad de cada neurona. La mitad gitana de Camarón y la mitad guitarrera de Paco.
    Las neuronas de Camarón y Paco de Lucía, y sus circuitos nerviosos en su extensión, vivieron una época muy creativa y emotiva de comunicación, de a momentos interrumpida, donde pretendieron volver a los orígenes del flamenco creando un palo, canastera. Época en la que también aumentó la plasticidad de sendos lóbulos temporales, con tantos estímulos en el medio, resultaba imposible para las neuronas no adaptarse o modificarse para recuperarse, reestructurarse y adaptarse a las nuevas situaciones, como el agua….
    Esta es la historia de las sinapsis canasteras y para ellas se quedó.

    Los grandes descubrimientos perdidos: La teleportación

    Los grandes descubrimientos perdidos: La teleportación

    No cabe duda alguna de que el trabajo de Richard Feynman se halla entre los más prodigiosos del siglo veinte, con inmensas contribuciones a la teoría cuántica. Sin sus aportaciones, nuestro conocimiento de las partículas elementales se hubiera visto retrasado en varias décadas. Sin embargo esos descubrimientos no suponían nada comparados con lo que Feynman aspiraba a conseguir y, de hecho, consiguió: la teleportación.
    Desde que Feynman escuchó hablar de la paradoja EPR, postulada en 1935, su fascinación por llevarla a buen término llegó a convertirse en una obsesión. En términos poco formales, la paradoja establece que se pueden asociar dos partículas (entrelazar sería la palabra exacta) de tal modo que, una vez separadas entre sí una distancia arbitrariamente grande, actuar sobre una produce modificaciones instantáneas en la otra. Tal principio no viola que nada pueda viajar más rápido que la luz, pues para conseguirlo es necesario un ligero intercambio de información, una llamada telefónica, por decirlo de alguna manera. Pero Feynman no tardó en comprender que, a pesar de las supuestas limitaciones, se podía conseguir algo fascinante: copiar una partícula para que replicara las propiedades de la otra.
    Probó primero el experimento con un átomo de oxígeno y otro de hidrógeno que entrelazó y separó diez centímetros. La idea del experimento era que el átomo de hidrógeno se convertiría en una réplica exacta del de oxígeno. Técnicamente hablando, el átomo de oxígeno no viajaría, sino que sería duplicado usando como modelo el átomo de hidrógeno.
    El experimento fue un éxito pero, como una consecuencia inesperada, el átomo de oxígeno se convirtió en un montón de partículas dispersas. Feynman había topado con una ley básica de la mecánica cuántica: un átomo no puede ser clonado, es decir, si se copian sus propiedades el original pierde su forma y se transforma en una materia aleatoria distinta.
    Feynman no tardó en copiar las propiedades de objetos de mayor tamaño, empleando materiales de desecho de un almacén de la Facultad de Princeton y algunas piezas de alta tecnología facilitadas por compañeros de la universidad. De este modo, empleando unas tijeras y un ejemplar en miniatura de los Elementos de Euclides, consiguió un resultado parcial: el libro se transformó en unas tijeras algo deformes pero reconocibles como tales, mientras que las tijeras se convirtieron en una amalgama de aspecto tan horrible que Feynman no tuvo estómago para conservarla para su estudio y la destruyó de manera clandestina en un horno de fundición.
    Feynman comprendió que transmitir las propiedades de la materia resultaba más difícil cuanto más diferentes fueran los objetos, y por temor a crear aberraciones innombrables mantuvo los estudios en secreto hasta obtener resultados concluyentes. En eso se anticipó varios lustros a George Langelaan, quien con su relato La mosca ya intuía el peligro de la teleportación para producir mutaciones irreversibles.
    Feynman se esmeró en copiar, y por tanto teleportar, objetos de similar naturaleza, como una barra de metal de una cierta longitud en otra de longitud diferente, e incluso un reloj de bolsillo usando como modelo otro defectuoso de la misma marca. Pero la prueba de fuego llegó cuando quiso probar el experimento con seres vivos, y no tardó en comprender un hecho que nadie podría aceptar: para teleportar a una criatura, el modelo ideal sería otra de su misma especie. Un experimento con dos gatos callejeros, uno vivo como viajero y otro muerto como modelo, así lo resaltó.
    Comprendió que los problemas morales, sin embargo, eran enormes. Desde un punto de vista molecular, los átomos que componían el gato vivo se transformaron en un amasijo horripilante de carne y pelo y el gato muerto se transformó en una copia idéntica, al menos en apariencia, del gato original. Nada malo le sucedió en toda su vida, convirtiéndose en la mascota del científico.
    Decidido a otorgar validez a su teoría, Feynman se teleportó a sí mismo en 1939 empleando como modelo un cadáver no reclamado, encontrado en las cercanías del campus, que le facilitó un amigo forense. ¿Pasaría también su alma al otro cuerpo? Feynman era judío y esas cuestiones le preocupaban.
    El experimento resultó un éxito, y Feynman no notó cambio alguno. Sin embargo, sí los hubo. No fue consciente pero los hubo.
    Porque él no podía saber que, del mismo modo que el gato teleportado adoptó costumbres del gato muerto, Feynman adoptó maneras de pensar del hombre fallecido, que se trataba de un espía nazi del gobierno del Tercer Reich. Por ese motivo y otros, Feynman dejó de lado la teleportación y se centró en otros campos de estudio que en su opinión ayudarían mejor al futuro de la especie humana.
    Uno de ellos, en el que colaboró algunos años después, fue el llamado Proyecto Manhattan, que acabó desembocando, a la larga, en la creación de la primera bomba atómica.

    Los hombres y las mujeres de plástico.

    Los hombres y las mujeres de plástico.

    Érase una vez un planeta hermoso y azul, en donde vivían dos mujeres internadas en el bosque, que cantaban y bailaban en su honor, sanaban con plantas, y cosechaban su alimento, en su tiempo libre se dedicaban a contarse los sueños y hacerse preguntas. Así transcurría la vida para ellas, hasta que un día, una gran hoguera gris que realmente las alarmó apareció en el cielo. Quizá era un incendio, supusieron, pero llegaron a la conclusión de que no podía ser, pues ningún pájaro había salido huyendo, tal vez se trataba del nacimiento de un volcán, sin embargo ellas no eran ajenas a la tierra y lo hubieran sabido. A falta de respuestas, las mujeres decidieron salir a ver qué estaba pasando, caminaron durante mucho tiempo, cuando finalmente se detuvieron se toparon con cosas que nunca habían visto, y nada las habría preparado para ello, la tierra estaba cubierta por algo gris y endurecido, y había torres que se elevaban hasta el infinito, además, todo el mundo caminaba con la cabeza gacha, ignorando los saludos y peticiones de las recién llegadas. Después de un rato consiguieron que alguien les hiciera caso, se trataba de un muchacho joven, todo en él parecía agradable.

    —¿Sabes qué causa el humo? —Le preguntaron.

    —¡Claro!, la fábrica de plástico, puedo llevarlas, si quieren —Ofreció.

    —¿Plástico? —Se extrañaron ellas, él les explicó de camino.

    El plástico era un material extremadamente maleable, hecho de unas cositas diminutas llamadas polímeros, todo el mundo lo usaba en casi cada aspecto de su vida, pero tenía un pequeñísimo inconveniente, la tierra no podía “digerirlo” como a otras cosas, además esos polímeros podían entrar en el cuerpo de las personas por accidente y causarles daños severos. De hecho, añadió el muchacho, si aquel periodo de tiempo llegaba a aparecer en los libros de historia, en lugar de la humanidad de piedra o la humanidad de bronce, aparecería como la humanidad de plástico.

    —¿Y lo aceptan así nada más? —Se horrorizó una de las mujeres.

    —Sí, lo usamos para comer, para trabajar, es incluso lo que llevamos encima —Respondió el chico.

    —Pero... ¿Qué nunca se preguntan qué podría pasar?

    —¿Preguntas?, no, me parece que ya nadie hace de esas por aquí.

    —Pero... ¿Qué no sueñan con algo mejor? —Intervino la segunda.

    —¿Soñar?, No, ya nadie tiene tiempo para eso.

    Las mujeres pensaron, que aquel material no se metía solo al cuerpo, sino también al corazón y la cabeza, efectivamente, allí habitaban las y los auténticos hombres y mujeres de plástico. Cuando vieron la enorme fábrica sintieron deseos de tirarla, sin embargo, sabían que las personas nunca las dejarían hacerlo, había que hacer algo con tanto plástico en el ambiente, y en el interior de la gente también.

    Mente rota

    Mente rota

    ¿Por qué no hablar del silencio? ¿Es acaso la ausencia de melodía o la melodía de ausencia? La pregunta puede parecer bastante confusa, pero os aseguro que he llegado a escucharlo. Perdonad, se me había olvidado presentarme, soy cerebro, aunque todo el mundo me conoce como Daniel. Tengo bastantes años y, desgraciadamente, llevo casi una década jubilado. Reconozco que, al principio, me resultó difícil aceptarlo pues soy un órgano muy activo y me cuesta estarme quieto. No obstante, desde entonces, he intentado buscar algo con lo que mantenerme ocupado, así que decidí retomar uno de mis pasatiempos favoritos; recordar. Puede parecer algo muy simple, pero para mí era como volver a vivir aquellos momentos pasados que fueron presentes en algún instante. Los guardo con verdadero cariño y soy plenamente consciente de que ninguno de ellos hubiera sido posible sin mi más preciada red de células estrelladas; las neuronas.

    Son un pilar fundamental en mi vida tanto estructural como funcionalmente y gracias a ellas me he convertido en el órgano que soy. Pasan horas y horas hablando entre sí hasta el punto en que ¡no me dejan dormir! Además, me mantienen bien informado de todo lo que ocurre a mi alrededor, ya que soy bastante tímido. No obstante, no son las únicas que me acompañan, sino que cuento con el apoyo de otras células; las células gliales. La microglía es la guardia personal que me protege frente a la entrada de cualquier intruso, los astrocitos, entre otras de sus variadas funciones, extienden sus estrelladas prolongaciones para servir de soporte, o los oligodendrocitos, que arropan los axones de las neuronas haciéndolas mucho más rápidas en su trabajo. En definitiva, vivo bajo una agradable armonía donde cada uno cumple con su tarea, aunque, desgraciadamente, los equilibrios están para romperse y todo puede cambiar en tan solo un instante.

    Tiempo atrás había recibido la visita de unos desconocidos en mi óseo santuario y, a pesar de ser el órgano integrador por excelencia, su presencia no me trajo buena espina. No parecían células nerviosas pues su forma se percibía bastante difusa en comparación al delgado físico que mis células habían conseguido años de trabajo. Además, eran bastante maleducados porque interrumpían las químicas conversaciones que mantenían las neuronas. Me sentía confuso, desorientado y sin saber muy bien qué hacer, puesto que recibir visitas no era algo corriente. Pensé que, probablemente, se trataría de una desafortunada y pasajera anécdota, pero estaba totalmente equivocado. Aquellos visitantes comenzaron a extenderse lentamente consiguiendo que las neuronas de su alrededor no volvieran a hablarse nunca. Y no sólo eso, sino que su estrellado esqueleto comenzó a desorganizarse mientras se rompía en mil pedazos. Impotente dentro de este caos, decidí poner en marcha a mi defensa personal para establecer el orden. No obstante, la realidad fue que se sublevaron y se volvieron reactivas haciendo que el enemigo tuviera, en esta ocasión, mi nombre y apellido. Desesperadamente, intenté averiguar qué había podido originar todo esto, aunque lo cierto es que ya era demasiado tarde. Mi alrededor se había vuelto un mar de figuras desconocidas e inacabadas y era incapaz de articular palabra alguna, mandar órdenes o incluso, de reconocer a mis otras mentes más queridas. El ruido interno había conseguido romper una mente que desde fuera no volvería a hablar. Ese ruido tenía nombre y se llamaba Alzheimer.

    Al final, toda historia tiene su fin. En 2013, dejé mi trabajo como director de la vida, pero comencé a abrir paso a esos recuerdos que, en algún momento, creí haber perdido. Ahora las estrellas que me acompañan protegen el firmamento del mundanal ruido y mientras, me mantengo en el recuerdo de todas esas mentes que soportaron la pesada carga de la enfermedad e intentaron apagar el estruendo con su dulce melodía. Finalmente, el silencio acabó convertido en una melodía de ausencia en una mente rota en mil pedazos.

    Por aquellas mentes que algún día se rompieron.

    Por aquellas mentes que recuerdan lo que perdieron.

    Por aquellas mentes que luchan contra el ruido.

    Por aquellas mentes que investigan el olvido.


    Por todas ellas, todavía me siento vivo.

    Nexos cuánticos

    Nexos cuánticos

    —Sistema de oxígeno bajo. Niveles altos de radiación en el exterior. Reconversión de dióxido de carbono operativa. Reajustando. Tiempo estimado: 7 minutos. Probabilidad de fenómeno estelar: 93%. Iniciando informe completo de…
    —Dalter. Por favor… "Abortar informe".

    A veces me sorprende lo cándida que puede ser esta nave.

    ¬—Dalter, inicia transmisión. Modo: Nexo cuántico.
    —Nexo cuántico emparejado. Transmisión iniciada.
    —Registro C12 de la bitácora de mando. Día 38 luego de la llegada...

    Inhalo profundo. Dejo que mi aliento tembloroso resuene en la metálica sala. El eco de mis palabras se pierde en el vasto lienzo estelar. Indicadores parpadeantes se despliegan ante mí en una ovalada pantalla: un puzzle cuyas piezas me muestran una realidad inevitable.

    —Todo en orden en la nave. No se informan daños en los sistemas. En 24 horas, el Dalter I regresa a casa. Informo, para el registro, que la misión concluye con éxito: la eliminación de residuos basada en energía cuántica fue un éxito... Lavanya, Marala… Mamá muy pronto estará en casa.

    Miento en la grabación. Sé que mi voz la escuchaban mis hijas. Ahora, en este escenario, un amargo privilegio de las comunicaciones cuánticas. Esa peculiar relación entre dos partículas, que sin importar las distancias, se vinculan de forma instantánea entre sí… Cómo extraño a mis hijas… aunque siempre las lleve conmigo.

    Desde el primer día este enigmático planeta me envolvió en su misterio. Las nubes danzaban en el cielo como velos de seda carmesí. Me parecía que algo ocultaba. No sé... una sensación, un pálpito. Sé que suena tonto... Pero, ¿qué podría haber en un pedazo de roca bañada de arena flotando en el cosmos? Pues nada. Sólo nubes de amoníaco y radiación plateada que sale de esa estrella moribunda allá arriba. ¿La ven...? Fuera de eso nada. Nada más… Tarde lo entendí…

    La tarea de despejar los contenedores con desechos desde el hangar de carga de la nave y enterrarlos en la superficie ha cambiado. Mis dedos trémulos acarician ese monótono quehacer. Es extraño, pero al enterrarlos siento cómo pulsan con vida propia. ¿Una rara conexión con este planeta? Un vínculo familiar… Como cuando mis hijas cantaban esa canción que tanto las hacía reír, cuando las canas ya aparecían en mi cabeza... deseos de no marcharme más de casa. No dejarlas... ¿Será que la noche me obliga a desenterrar recuerdos…? ¿o quizá algo me vino a enterrar en esta roca también...?

    Sé que piensan…
    Mi nombre es Kalpana Chawla, ingeniera astrofísica especializada en cristales líquidos cuánticos, y fui enviada aquí con la misión de eliminar residuos derivados de la investigación energética en mi planeta. Así que aquí estoy, la única tripulante del Dalter I. No se atrevan a juzgarme, no estoy perdiendo el juicio... es sólo que a veces, para proteger lo que más se ama, lo menos importante es revelar la verdad.

    ¡Marala estaría fascinada! Ahora el crepúsculo se tiñe de un color turquesa… el día parece eterno. Tarde vi las señales.

    Espectros de luz incandescentes y destellos multicolores pintan mis pupilas y cubren el cielo. Perturbaciones electromagnéticas causan estallidos inusuales en la atmósfera. Una tormenta se avecina. Movimientos de tierra que te estremecen... ¿Qué estarán haciendo mis hijas...? ¿Pensarán en mí ahora mismo...? Llegó la tormenta. La lluvia cae y azota la piel de Dalter como lágrimas... Al partir, no quise llorar frente a ellas... Sigo viendo las lágrimas caer desde una de las lucernas del Dalter.

    Ya comenzó el calor. No hay escape. Soy mujer de ciencia, sé cómo va esto. Los vientos en el exterior queman la piel.

    —Iniciando de cierre de lucernas y esclusas. Posible daño ocular... —Dalter prosigue con el protocolo contra la radiación.

    Con preocupación veo cómo la fatiga y la deshidratación evaporan mis días... Afuera, las gotas de lluvia ya se esfumaron. No sé si las volveré a ver... ¿Las volveré a ver? Hay vínculos que jamás se rompen... como las arenas de este planeta que volverán a ser de nuevo polvo de estrellas..., piel del universo que pronto tomará la forma de una tribu lejana y contará historias alrededor de una fogata... o lágrimas de un mismo mar que bañará las costas de futuros continentes.

    Desde el centro del océano, una enorme ola se aproxima.

    —Alteración gravitacional anómala. Protocolo de blindaje en curso. Tiempo de activación: 15 segundos...

    En toda mi estadía aquí, aprendí a querer a Dalter. Ya saben, es como mis hijas. Parece muy maduro, aunque igualmente ingenuo.

    —Dalter, inicia transmisión. Modo: Nexo cuántico.
    —Nexo cuántico emparejado. Transmisión iniciada.
    —Dalter, activa el protocolo de despegue. Nos vamos a casa.
    —Protocolo de despegue activado. Advertencia: Campo de gravitación exterior inestable. Se sugiere...
    —Dalter, ignición de motores por control de voz directo... Código de seguridad B3C.
    Niñas, mamá pronto estará en casa... Dalter, finaliza transmisión.
    —Transmisión finalizada.

    Fue en ese instante cuando la supernova explotó.

    No es magia, es ciencia

    No es magia, es ciencia

    Menen Ra se preparaba para el día más importante de su vida: su coronación como faraón de Egipto. Era un joven de dieciocho años que tenía las mismas ganas de comerse el mundo que cualquier muchacho de su edad. Sin embargo, mientras terminaban de vestirlo con las ropas de que debía llevar en la ceremonia, él solo miraba por la ventana para ver, desde arriba, los barrios que rodeaban su palacio. Aquella era Tebas, su ciudad.
    «¿Será esta algún día una gran ciudad?», pensaba, «¿Seré yo un buen rey?»
    Como si le leyeran el pensamiento, una voz sonó por detrás.
    —No dudéis de eso, joven faraón —El sacerdote mayor del templo, famoso por sus adivinaciones, le respondió.
    —¿Cómo estáis tan seguro?
    —Os lo enseñaré—El sacerdote le dio a beber al príncipe de una copa que sostenía en la mano.
    De pronto, Menen Ra se encontró mareado y cerró los ojos. Cuando los abrió, se encontraba en el desierto, acompañado del sacerdote. Este le indicó que le siguiera por entre las dunas. Tras superar una montaña de arena, Menen Ra abrió los ojos como platos cuando vio un montón de cimientos en ruinas y a mucha gente a su alrededor. Sin decir una palabra, siguió al sacerdote, acercándose más a aquellas piedras que, en su día, debieron ser edificios.
    —No pueden vernos ni oírnos —dijo el sacerdote.
    —¿Qué están haciendo? —el príncipe se acercó a un grupo de personas.
    Iban vestidos de forma extraña con ropas que nunca había visto. También llevaban extraños tocados que parecía protegerlos del sol. En sus pies no llevaban sandalias, sino un calzado cerrado. Pero lo más extraño era lo que estaban haciendo.
    —¿Por qué están limpiando los muros con un pincel? —preguntó, extrañado, Menen Ra—. Y ese de ahí, ¿por qué está dibujado esas piedras? No son más que ruinas.
    —Permitidme mi atrevimiento, pero os equivocáis, mi príncipe.
    Menen Ra miró al sacerdote con el ceño fruncido. Nunca le habían llevado la contraria.
    —Entonces, ¿por qué hacen eso? ¿Por qué excavan con pinceles, dibujan y acercan a las piedras esas cosas cuadradas?
    —Porque son arqueólogos y están trabajando. Y, esas cosas cuadradas, se llaman cámaras. Están documentando todo.
    El príncipe estaba cada vez más extrañado. Ya se estaba temiendo que había muerto porque el sacerdote lo había envenenado el día de su coronación. Le dieron ganas de agarrarlo del cuello, pero, estaba tan lleno de curiosidad, que no podía dejar de preguntar.
    —¿Cómo que están trabajando? Los muros se construyen, no se excavan. ¿Y qué es un arqueólogo?
    —Son científicos que buscan conocer el pasado a través de lo que nosotros les hemos dejado.
    —¿Nosotros? —El sacerdote indicó con la mano al príncipe que los siguiera. Comenzaron a andar entre las calles que una vez tuvo aquella ciudad que ahora eran solo ruinas. Avanzaron hasta llegar a una avenida principal, con un pavimento de mármol y las bases de unas columnas con motivos geométricos—. ¡Yo conozco esto! Son iguales que las de Tebas—exclamó Menen Ra.
    El sacerdote no dijo nada más y solo señaló a un grupo de personas que hablaban alrededor de una mesa extraña llena de algo que parecían papiros. A Menen Ra le dio la sensación de que eran importantes
    —¡Lo hemos logrado! —gritó uno de ellos—. ¡Es el palacio de Menen Ra II! Es impresionante.
    —¿Por qué me nombran? —preguntó el príncipe.
    —Sin duda —dijo una mujer—. Va a ser el descubrimiento del siglo. Encontrar la Tebas de Menen Ra es todo un milagro. Imaginaros, hemos encontrado la ciudad más importante del tercer milenio. Menen Ra fue el mejor faraón que reinó Egipto en siglos. Mirad aquí. —La mujer señaló algo en esos papiros extraños—. Estos canales de agua son los más avanzados de todo este periodo. Sin duda, logró mejorar mucho la agricultura.
    —Y las excavaciones de los barrios del este muestran que la ciudad creció muchísimo —dijo otro de los hombres.
    —Además, los restos de semillas que hemos encontrado cuentan que comerció con muchos lugares lejanos —añadió otra chica.
    —Tuvo mucho tiempo para hacer cosas. Más de cincuenta años de reinado dan para mucho…
    Menen Ra ya no pudo escuchar más. Su cerebro estaba procesando todo lo que estaban diciendo. Miró al sacerdote.
    —¿Cómo saben eso? ¿Son adivinos como tú?
    El sacerdote negó.
    —Ya os lo he dicho. Son arqueólogos. Son capaces de saber cómo era el pasado solo con lo que les hemos dejado. Saben, por los restos que quedan de Tebas, que vais a hacer grandes cosas, que el reino crecerá y que será muy próspero. ¿Seguís teniendo dudas de si seréis un buen rey?
    Menen Ra sonrió.
    —Que listos son estos arqueólogos. Parece que hacen magia.
    El sacerdote negó de nuevo.
    —No es magia. Es ciencia.

    Nuevo rumbo

    Nuevo rumbo

    - ¿Estás bien? - le preguntó su compañera al ver su cara pálida y sudorosa.
    - Creo que voy a salir a tomar el aire, me estoy mareando- le contestó Iria, mientras se levantaba con cierto esfuerzo, y se movía para todos lados con el bamboleo del barco.
    -Te acompaño-le contestó Marta. Es tu primera vez embarcada, ¿no?
    - ¿Tanto se nota? - dijo mientras intentaba esbozar una sonrisa.
    Una vez fuera, empezó a recuperar un poco el color en su rostro. Agradecía el aire, a pesar del frío. Efectivamente, era su primera vez embarcada en una campaña científica. Hasta aquel momento solo había montado en barco por las rías de Galicia, para conocer las islas del sur. Así que estar en mar abierto era toda una proeza, que nada tenía que ver con estar en una ría, al amparo de las islas. Cuando decidió darle un nuevo rumbo a su vida, dejando un trabajo indefinido por este proyecto, no se había planteado cómo sería embarcarse. No se arrepentía, pero no estaba siendo una experiencia agradable, para que lo iba a negar. Lo compensaba que tenía buena compañía, con la que no solo hablaba de trabajo, sino que también tenían charlas animadas y variadas que le hacían más llevadero el estar lejos de sus hijos pequeños.
    -Dice la capitana que mañana llegaremos a destino-le comentó Marta, mientras el vaho de su aliento se condensaba a su alrededor.
    - Menos mal- le dijo Iria.
    Atrás quedaban las 20 horas de viaje en avión, la larga espera en Ushuaia y, finalmente, la travesía en barco.
    Pensaba que afortunadamente no tendría que estar toda su estancia en el Hespérides, sino que estaría en la base Juan Carlos I, colaborando con más personal investigador del proyecto sobre cambio climático en el que estaba. Un proyecto internacional. Por fin se unían fuerzas de diferentes potencias mundiales para dar una respuesta conjunta. Si se pudo colaborar para trabajar juntos en pandemias pasadas, ¿por qué no con el cambio climático?
    Sobrepuesta del mareo, y con el destino tan cerca, estaba ilusionada pensando en las tres semanas que tenía por delante. Su oportunidad para aportar su granito de arena, para dar un nuevo rumbo, un nuevo giro, a la humanidad.

    Outlier

    Outlier

    No tenía previsto morir. Por lo menos, no tan pronto. Tampoco tenía previsto que toda esa movida esotérica de la reencarnación fuese cierta.
    Cuando recuperé la consciencia no veía, pero no estaba oscuro. Estaba en un lugar cuyo olor primario reconocía, aunque no sabía ubicarlo, algunas cosas se movían a mi alrededor, y hacía un calor agradable. Ese olor pesado y dulzón…
    Algo me dio un manotazo, y su chirrido también me resultó familiar. Una rata. Tenía una rata cerca, pero por el tamaño del manotazo era la rata más grande del mundo. O yo era una criatura muy pequeña. Pequeña, medio ciega y medio inválida. Ah, vale.
    No creo que nunca, en la historia de los estabularios, se haya oído un grito minúsculo cargado de tal dramatismo. No. No podía ser una rata de experimentos, si poco antes había estado al otro lado de la jaula, programando esos mismos estudios y decidiendo el destino de criaturas como la que había pasado a ser. Desde luego, si había algún dios, tenía un sentido del humor bastante retorcido.
    Como había sido un científico listo, no tardé en darme cuenta de que estaba en el mismo estabulario que proveía de ratas, ratones y peces cebra a nuestros laboratorios. Además, en cuanto mis ojos pudieron enfocar correctamente, leí que éramos una línea de Sprague Dawley como la que utilizaban en mi departamento.
    Un día nos cambiaron de lugar. Tuvimos que despedirnos a la fuerza de nuestra madre, a la que había llegado a coger cierto cariño, y algunos de mis hermanos y yo mismo acabamos en otras jaulas, en un laboratorio que me resultaba demasiado familiar. En la sala contigua había sufrido el accidente que me había sacado a la fuerza de este mundo y devuelto en forma de rata albina.
    Alguien diferente entró, y ese olor a colonia barata sería la pesadilla de mis compañeros a partir de entonces. Yo ya conocía a aquel hombre, aquel bastardo me había robado varias ideas, había hecho trampas para que me quitasen un proyecto enorme y se lo diesen a él, y se había intentado liar con mi mujer en una fiesta de la empresa. Incluso se me pasó por la cabeza que mi accidente mortal no fuese un accidente. El doctor Moner. El doctor Monster, recuerdo que lo llamábamos los colegas y yo cuando íbamos a tomar algo después del trabajo. Las ratas no sonríen, pero en ese momento estuve a punto de romper la barrera de las limitaciones de mi especie, conforme una idea maquiavélica se iba formando en mi pequeño cerebro.
    Desde entonces, dediqué todos mis esfuerzos a falsear los análisis y pruebas que llevaban a cabo con nosotros. Eran los análisis preclínicos de otro fármaco más que pretendía regular el apetito, esperaba que Moner no siguiese con su obsesión por la leptina, aunque de todas formas me dediqué a comer sin hambre hasta casi reventar, o a rechazar la comida y a corretear por la jaula sin descanso para perder peso cuando no estaba bajo los efectos del supuesto medicamento. Mis compañeros creían que me había vuelto loco, y tal vez fuese cierto, pero no pensaba desaprovechar mi corta segunda vida en ser otro número más en un artículo científico, otro triangulito dentro de un grupo de color en un gráfico de componentes principales, sería ese triangulito independiente que está en el extremo opuesto del gráfico. Sería el mayor outlier que se hubiese visto en nuestros laboratorios. Y lo logré.
    Así conseguí lo que pretendía, que era que el imbécil de Moner me odiase y se tirase de los pelos cada vez que le fastidiaba un análisis. A ese paso se quedaría calvo antes de tiempo. Sin embargo, también me gané la simpatía de Toño, el becario, que de vez en cuando me ponía en el bolsillo de la bata y me llevaba a ver los laboratorios.
    Un día, después de que Moner se marchase temprano echando pestes porque los análisis volvían a salir mal por culpa del outlier, Toño dejó la bata en un perchero, conmigo dentro, y siguió precipitadamente a su jefe para intentar tranquilizarlo. Esa fue mi oportunidad de oro. No fue difícil salir de los laboratorios por los conductos de ventilación. En menos de lo que esperaba salí al mundo exterior y hui bien lejos de aquel lugar, satisfecho por los problemas a medio plazo que causaría.
    Ahora que soy rata vieja, con la visión borrosa y el pelaje albino amarilleado por la edad y la vida salvaje, pienso en qué legado dejaré, aparte de un montón de descendientes silvestres con una parte de Sprague Dawley en su ADN. Si pudiera hablar con alguien que supiera lo que significa, solo le transmitiría una cosa: no dejes que los estándares de tu alrededor te definan, sé un outlier.

    Oxígeno, agua y vida

    Oxígeno, agua y vida

    Querido amigo, te descubrí sin querer ese día en que mi madre me trajo al mundo y comencé a respirarte en ese aire limpio que inundaba el paritorio. A los que nos han contado cosas sobre ti, sabemos que eres un elemento químico más de todos los que estáis tabulados en la tabla periódica de Meyer y Mendeleiv. Y al igual que los otros, tú también eres diferente. De ahí que ocupes un lugar único en esa tabla.
    «Sin ti, oxígeno, la vida en el planeta Tierra no sería posible» —esa frase la leía yo en una redacción que hice al cursar Química en tercero de la ESO—, pero ese tiempo pasó como si de un soplo se tratara y un mundo jamás imaginado es el que nos está tocando vivir ahora.
    Cada día, para salir de casa debemos vestirnos con un traje y un casco que incorpora un pequeño depósito de oxígeno. Mis padres, más madrugadores que yo, son científicos que trabajan del modo que lo harían los súper héroes. En un futuro no muy lejano, seremos los jóvenes los que tendremos que realizar ese trabajo. Todo sea por y para la supervivencia de la especie humana en nuestro planeta.
    De vuelta de mi instituto, hoy camino a paso acelerado. Esta mañana no traje la bicicleta. Ese vehículo que normalmente usamos los habitantes de las pocas poblaciones que quedaron indemnes después de que ocurriera la gran catástrofe.
    En el planeta Tierra no ha llovido desde hace más de cinco años y el dióxido de carbono y el de nitrógeno imperan en toda su extensión. La atmósfera es totalmente irrespirable. Ya no existen parques ni espacios naturales para pasear y disfrutar de la naturaleza, aunque se sobrevive gracias al agua que se embalsó y que, poco a poco, se va dosificando a la población.
    Tras el primer año de sequía, las múltiples manifestaciones de científicos en contra de la mala gestión del gobierno resultaron cruciales. No se podía perder tiempo y se debía pasar rápidamente a la acción. Y es que, además, se estaba produciendo una merma de la cantidad de oxígeno presente en nuestro planeta. Por este motivo, el personal científico tomó las riendas y el agua fue convenientemente embalsada.
    Ahora ya no hay gobierno. Los científicos trabajan de forma coordinada para ir dando soluciones a las situaciones diarias sobrevenidas. Como el sol tampoco se puede tomar, todos ingerimos la vitamina D en forma de pastillas, al igual que se hace con el resto de comida.
    Los que hemos sobrevivido lo hacemos en casas que disponen de amplios sótanos. Allá, existen depósitos donde se almacena el agua, H2O. Un cierto volumen de ese líquido se utiliza para cubrir las necesidades de las familias, pero otra parte es sometida a procesos de electrolisis. En todos los sótanos se dispone de esos mini laboratorios que permiten la obtención de oxígeno (O2) e hidrógeno (H2) en compartimentos separados. El oxígeno que así se genera se emplea para hacer respirables edificios cerrados: viviendas, laboratorios de investigación, parques sintéticos etc.
    También el hidrógeno originado en la reacción de la electrolisis del agua se ha vuelto a utilizar. Los transbordadores espaciales, de nuevo, se han rediseñado para el transporte de personas. Y es que tampoco queda helio, gas noble inerte, nada reactivo, que sustituyó al hidrógeno que se empleaba como combustible en los llamados Zepelines. Sí, esas naves ovaladas que se utilizaron durante la primera guerra mundial. Y, al igual que sucedió por entonces, algún que otro accidente se ha vuelto a producir por la reacción de una simple chispa eléctrica con ese H2 combustible y el oxígeno presente en las salas purificadas de esos transbordadores en los que se viaja.
    Los científicos investigan, además, de manera acelerada para erradicar todo tipo de enfermedades. En este tiempo, las mutaciones de los virus se han ralentizado, pero las células envejecen mucho más rápido y enferman. Nuevas nanoarquitecturas magnético-fluorescentes están siendo utilizadas para actuar sobre células tumorales y eliminarlas en su totalidad del torrente sanguíneo. En esto sí que se ha avanzado mucho.
    Entre tanto, mis colegas y yo, además de estudiar y estudiar, frecuentemente clamamos al cielo para que un día llueva. Y es que somos conscientes de que nuestros padres pasarán a la reserva en breve. Hay un acuerdo entre los científicos. Tras cumplir los sesenta, no queda otra cosa que entrar en esa dimensión paralela en la que ya la materia no existe. El sacrificio implica dar paso a los jóvenes.
    Estoy llegando a casa. De pronto, noto que en mi traje impacta algo que levanta un cierto halo de humo ¿Cómo? ¡No me lo puedo creer! ¡Por fin está lloviendo y ahora con mucha intensidad! Menos mal que mi traje aguanta todo porque se trata de agua ácida... Seguro que sabremos cómo tratarla.

    Pando

    Pando

    Esta sensación comienza donde promete extinguirse, me extiende tanto que me arrincona, así me hace perpetua. Siento, lo mismo el frío invierno de la tundra que el selvático verano. Anhelo algo que está por llegar, que me asusta, que me constata, que me barrunta. Tras el desconcierto vuelve y me conmueve. Deben ser los resabios de haber sido alguien.

    Llegué a tener un cuerpo de treinta y dos años y una memoria de veinte y nueve años y medio. Hoy soy milenaria, casi incorpórea, casi omnisciente. Todo lo que recuerdo de «mí», mientras fui una «yo» cabe exactamente en el periodo de una órbita de Saturno.

    Tenía tres años y medio. Yo estaba sentada sobre los hombros de mi padre y él —mientras andaba— alcanzaba para mí el dulce rocío de las más altas hojas de un fragante eucalipto. Desde ese día de inaugural conciencia, hasta el día triunfal de la última y eficaz CNHT (Conexión Neuro-Hifal Trascendente), todo lo que recuerdo fue mío. Tenía como se tiene un lápiz en la mano, una historia propia, una biografía. A cambio de ser alguien no era nada en absoluto. Pero a partir de aquella tarde autumnal del año 2103, soy menos y estoy en más.

    Transferí mi conciencia a un meta holobionte llamado Pando, un solo árbol de Populus tremuloides extendido por hectáreas que contiene entre sus micorrizas un subsistema análogo a lo que fue la parte neuronal de mi conciencia humana. Era una mujer, ahora soy un bosque. Era un primer recuerdo envuelto como una perla en capas nacaradas de autopercepción, ahora soy toda la actualidad de esta tierra.

    Esa sensación huía sin haberse manifestado del todo, era más bien como un temblor que se propaga por lo que hube alguna vez llamado piel, músculo, o hueso. Sentía un cuerpo telúrico, un nervio inmenso en la medida de las nubes, un seso profundo en la cualidad del océano. Altísima como nunca hube estado sobre un farallón de maderado verdor, de musgos y de hormigas.

    Durante mucho tiempo creímos —de modo impreciso— que la vida podría definirse exhaustivamente como una tasa entre la cantidad de información ganada y de información perdida que se somete a la selección natural formando poblaciones y linajes de organismos. Pero el árbol de la vida es como este bosque enmarañado en el que estoy —una y múltiple— repartida por todo el humus concebible de la Tierra.

    Cuando cambiamos este enfoque pudimos comprender que los seres vivos se encuentran vinculados de modos extravagantemente complejos a la totalidad de su entorno. Lo que experimenta aquel árbol a decenas de kilómetros siento —ahora mismo— en todos los sitios del bosque en el que siéndolo todo, estoy.

    Evolucionamos dentro de una misma experiencia de vida. Ante la búsqueda de espacio o alimento, el plasmodio del limo —Physarum polycephalu— se propaga por amplias extensiones teniendo como referencia la sensación receptada por cualquiera de sus núcleos, sin importar lo distantes que se encuentren de la zona que modificará para expandirse y encontrar salidas. Somos como un gran plasmodio, somos un solo árbol. Todos somos Pando. Pronto solo seremos Pando.

    Siento mis sienes —ahora extintas— sostienen el eje de la rotación del planeta. Mis párpados —ahora desaparecidos— con el número de los millones se abren amplios como el día entero y se cierran rotundos en una noche pura. Parpadeo y siento millardos de temblores, fardos de perfección invaden mis costillas ahora desmoronadas en hojas.

    Si alguien destruía una cantidad considerable de pastizales en el Serengueti, algún curioso científico que habitara en los bosques andinos podría notar después de extensas observaciones que los árboles de Polylepis modificaban —correlativamente— su relación simbiótica con los líquenes, por ejemplo. Todos nos sorprendimos al constatar que las arenas del Sahara fertilizan activamente a las selvas amazónicas, que los bambúes florecen al unísono en cualquier región del planeta sin importar la estación relativa de una región específica. Aún estábamos por descubrir que este fenómeno era trascendente a todos los organismos del planeta, a todas las experiencias de la vida, más allá de la fertilización de un biotopo, más allá de la floración de una planta.

    Aprendimos a comunicar las dendritas de nuestras neuronas con las hifas de los hongos en las micorrizas de los bosques y comprendimos que no hay cuerpos individuos donde todo es un solo cuerpo biosférico, dividuo.

    Hasta hace poco era poca cosa, humana, mucha cosa, humana. Hoy todo mi ser es el estar de este modo entre las raíces y los micelios de un bosque de álamos temblones.

    Saturno ha completado ya tres órbitas desde que mi padre me llevó a beber de aquél perfumado rocío. Ahora este recuerdo palpita en todo lo viviente, porque no soy alguien. Soy una y múltiple. Estoy en Pando. Todos somos Pando.

    PAREDES QUE CUENTAN HISTORIAS

    PAREDES QUE CUENTAN HISTORIAS

    PAREDES QUE CUENTAN HISTORIAS
    En un pequeño pueblo de la provincia de Tarragona, en Cataluña, vivían dos jóvenes adolescentes muy aventureros que nunca se cansaban de aprender y descubrir nuevos tesoros en su tierra. Su mayor debilidad era la arqueología y los fines de semana que se lo permitían los estudios, salían en busca de aventuras por su comarca, conocida como el Montsià.
    - ¿Sabes Sofía?, he leído en el periódico que se han descubierto unas nuevas pinturas rupestres en el Mas de Barberans. Las podríamos ir a visitar…– insinuó el joven Tomás.
    - ¡Sí! Ya están abiertas al público me dijo mi padre, solo tenemos que ir al Museu de la Pauma y preguntar. – respondió la intrépida Sofía.
    Al llegar a casa sincronizaron sus agendas y quedaron que el próximo sábado irían al pueblo vecino para investigar la importancia de esas pinturas. Un par de días antes llamaron al ayuntamiento para pedir información y cuando llegó el sábado, una mujer de mediana edad ya les estaba esperando.
    - ¡Estáis de suerte jovencitos! Esta tarde si queréis, podéis sumaros a la visita guiada que se va a realizar al Cocó de la Gralla. Tenemos una reproducción a tamaño real de todas las figuras que se ven en el friso, pero es mejor que hagáis la visita. ¿Os va bien? – preguntó la encargada.
    - ¡Claro que sí! – contestaron los dos jóvenes.
    A la hora indicada se reunieron con la guía y otros visitantes y realizaron el trayecto, primero en coches y luego empezaron a caminar. A lo lejos vieron un pico imponente llamado la Airosa que vigilaba el pueblo como un guardián.
    - ¡Mira Tomás! – exclamó Sofía cuando se encontró delante de una reja que protegía el conjunto pictórico.
    - ¡Ostras! – exclamó Tomás al darse cuenta de la maravilla que tenían delante.
    Las explicaciones de la guía eren muy interesantes y rápidamente pudieron imaginar a sus antepasados más directos realizando aquella obra maestra.
    - ¡Mira! ¡Un jabalí! – exclamó Tomás.
    - Así es, se han documentado un total de sesenta y nueve figuras y se pueden diferenciar tres escenas principales. Estas pinturas tienen ocho mil años de antigüedad i ocupan aproximadamente unos tres metros de longitud. – señaló con el dedo la guía.
    - ¡Ostras! A ver si lo veo…aquí a la izquierda veo unos cazadores mirando hacia la derecha que parece que estén cazando una cabra, ¿verdad? - explicó Tomás prestando mucha atención a lo que veía en el friso.
    - ¡Muy bien! Y si os fijáis un poco más, en el centro hay una escena ritual más pequeña con una cabeza grande. Pensamos que podría ser alguien importante o un ser mitológico. No estamos seguros, pero podría tratarse de un lugar sagrado como ocurre en las cuevas de la Ermita de la Pietat en Ulldecona, donde también aparece una cabeza grande. – precisó la guía.
    - ¡Sí! Y a la derecha, al otro lado veo un grupo de cazadores mirando hacia la izquierda cazando un jabalí. El primer cazador me da la sensación que lleva plumas en la cabeza, ¿verdad? – preguntó Sofía.
    - ¡Ja, ja, ja! ¡Tienes buena vista! Ahora mirad hacia el techo de la visera y veréis una cabrita y un cazador al lado –indicó la guía. Y un poco más alejada hay una cabrita aislada, ¿la veis? – preguntó la guía.
    - ¡Sí! ¿Y qué pintura usaban? ¿Lo hacían con pinceles? – preguntó Tomás.
    - La pintura la hacían a partir de óxido de hierro mezclado con un aglutinante para que se fijara mejor a la pared. Los pinceles podían ser de pelo, ramitas o de plumas. Además, lo enmangaban. – les explicó la guía mientras cogía una concha para usarla como base para poner el pigmento.

    - ¡Qué interesante! ¿Y por qué son tan importantes? – preguntó Sofía.
    - Pues si tenemos en cuenta otras pinturas cercanas se puede documentar una ruta de los movimientos de los humanos prehistóricos por nuestras tierras en aquel tiempo. Además, también son importantes porqué son de estilo levantino como las pinturas de Tírig y la Valltorta, en el País Valencià, o como las del Perelló o Ulldecona – concretó la guía.

    - ¿Y qué significa estilo levantino? – preguntó Sofía.
    - Es un estilo que encontramos en todas las pinturas de los yacimientos del arco mediterráneo de la península Ibérica. Los cazadores del Cocó son muy parecidos a los cazadores de la Valltorta que llevan arcos de triple curva, decoraciones en los brazos a modo de pulseras y las piernas muy abiertas. ¿Os apetece hacer pigmento? - preguntó la guía.
    - ¡Sí! – contestaron los jóvenes.
    Mientras realizaban el taller para hacer pigmento se imaginaron como auténticos cazadores-recolectores de la prehistoria. Después de aquella experiencia volvieron a su pueblo y no podían dejar de pensar en aquellos artistas del pasado que dejaron grabada en las paredes su historia.

    Pasado y futuro

    Pasado y futuro

    Después de nuestro descubrimiento en la selva, mi equipo y yo estábamos ansiosos por descubrir más sobre esta misteriosa civilización. Regresamos a la ciudad para examinar cuidadosamente cada fotografía, cada nota y cada registro que habíamos tomado. Las inscripciones y jeroglíficos tallados en las piedras de la ciudadela y la cámara subterránea que habíamos explorado fueron nuestro punto de partida.

    Tras meses de investigación y estudio los registros, finalmente comenzamos a descifrar algunos de los jeroglíficos. Las inscripciones se referían a una poderosa civilización que había existido hace miles de años, conocida como los "Outsiderz". Al parecer, los Outsiderz habían llegado a la Tierra desde otro planeta y habían establecido esta ciudad perdida en la selva como uno de sus principales asentamientos. Con esta información, nos embarcamos en una nueva expedición a la selva. Esta vez, estábamos decididos a encontrar más evidencia de la existencia de los Outsiderz. Después de varios días de búsqueda, encontramos una gran estructura cubierta de enredaderas y musgo. Al acercarnos, vimos una serie de inscripciones y tallados que confirmaban nuestra teoría: esta era una de las principales estructuras de los Outsiderz.

    Entramos en la estructura y exploramos cada rincón, descubriendo extrañas reliquias y artefactos antiguos. Pero lo más sorprendente fue lo que encontramos al final de la estructura: un gran portal que parecía llevar a otro mundo. Estábamos asombrados por lo que habíamos encontrado, pero también estábamos asustados de lo que podríamos descubrir al otro lado.

    Decidimos que era demasiado peligroso explorar más a fondo, así que regresamos a la ciudad con nuestras evidencias y descubrimientos. Llevamos todo lo que habíamos encontrado a los expertos en arqueología para su análisis y estudio. Lo que descubrieron nos dejó boquiabiertos: los Outsiderz habían dejado registros y artefactos en todo el mundo, indicando que habían sido una presencia importante en la Tierra hace miles de años.

    Nuestro descubrimiento había abierto una nueva ventana a la historia de la humanidad, y había planteado muchas preguntas. ¿Por qué los Outsiderz habían venido a la Tierra? ¿Cuál era su propósito aquí? ¿Qué había detrás del misterioso portal que habíamos encontrado? A pesar de que todavía teníamos muchas preguntas sin respuesta, nuestro descubrimiento había cambiado nuestra percepción sobre la historia y la arqueología.

    El descubrimiento de los Outsiderz había abierto la puerta a una nueva era de la arqueología, donde las teorías más extravagantes y sorprendentes podrían ser una realidad. Para nosotros, como estudiantes de arqueología, era emocionante pensar que podríamos ser los que descubrieran el siguiente gran secreto de la humanidad, un pasillo hacia un nuevo horizonte.

    Por prescripción médica

    Por prescripción médica

    Escribe por prescripción médica y bajo dopping, pero en realidad no se droga, lo que lleva en el cuerpo es “veneno” con fines curativos: Carboplatino, Docetaxel... Lo que la mayoría de los mortales (que apropiada la palabra) llaman quimioterapia.

    Tenía una larga melena morena y había pensado probar si funcionaba eso del método curling (¿tendrá alguna base científica o será pura homeopatía?) porque lo había visto en Tik Tok y a lo mejor su pelo era al final más rizo de lo que parecía y ¿por qué no probar? Nunca se tiñó ¿para estropear el pelo? ¡Ja! Y sin embargo ahora tiene el pelo de todos los colores: rubio, pelirrojo, rosa, azul y rojo intenso como Karol G. También de todos los largos, media melena, melena entera, con o sin flequillo... Hay que aprovechar que ya no le hace falta teñirse ni cortarse.

    La vida transcurre entre la normalidad del día a día y pura ciencia cada tres semanas: Dexametasona, Famotidina, corticoides, Neulasta... Podría hacerse un bonito vestido con el prospecto que recoge los efectos secundarios de la medicación que toma para paliar los efectos secundarios de la quimioterapia, qué ironía.

    Parece que la vida está dándole una segunda parte, “lo hemos pillado a tiempo”, “eres joven” pero sobre todo “estamos en el siglo XXI”, ella piensa que estamos también en el país adecuado. Los avances científicos entienden de tiempos, de fechas y también de geografía.

    Le han dicho que la idea es curarse y lo siente como si le hubiera tocado la lotería y aun así no para de querer disfrutar todo lo pequeño, por si acaso, o porque ya le queda hecho, también piensa en futuro y en grandes viajes, pero esos sí “luego” no “mientras”, porque según a dónde vayas puede que el sistema sanitario no esté como aquí y podría haber problemas, vaya, otra vez la geografía, qué fijación.

    Defensas para arriba defensas para abajo, revisamos neutrófilos, linfocitos, plaquetas... Mueren células malas y de paso algunas que eran buenas, daños colaterales.

    La psicóloga dice que es bueno escribir y también distraerse, ver telenovelas o el típico reality de parejas que no requiera pensar. Tiene razón, es una buena anestesia. Aunque ahora la tele habla todo el rato de cáncer, o eso o es que antes ella no se fijaba.

    Y en este vaivén de médicos, medicamentos y gente que la mira con pena, piensa que la vida no es eterna, pero es que ni la suya ni la de ellos, que hoy estás enferma pero mañana te atropella un camión saliendo de casa, o se te cae un piano en la cabeza (¿o eso solo pasaba en los dibujos animados?) y que lo único que de verdad importa es lo que a ti te haga sentir feliz el ratito que queda mientras.

    Por tus huesos

    Por tus huesos

    Llevaba varios días despertándose sobresaltada, con las piernas en tensión y resonando en sus oidos el tronar de caballos al galope.
    Nunca había subido a un corcel y, sin embargo, cuando abría los ojos sentía que había podido agarrar sus crines.
    Con dificultad se levantó y preparó café, miró por la ventana de la cocina y, otra vez, tampoco hoy, ni una nube. La jornada prometía calor intenso en las excavaciones. Se preparó rápido y, minutos antes de lo previsto, ya estaba Rober esperando abajo para irse con el grupo al yacimiento.
    Los montones de arena, las carretillas, las herramientas, la reunión previa y las bromas de los compañeros le hicieron olvidarse de su sueño.
    Hasta que, utilizando las brochas para apartar la tierra, fue cayendo en un estado similar al trance. Entonces empezó a oir en su mente el sonido de caballos al galope y lo recordó. Huían de algo, estaban atemorizados, corriendo sin jinetes. Eran muchos trotando y recordó el miedo que sintió en el sueño, de ser aplastada por ellos.
    Las voces de los arqueólogos le hicieron volver a la realidad. Había algo, como un hueso, decían. "¡Bingo!". El alboroto sustituyó al silencio y la concentración. Ya nadie miraba al suelo, sino a sus móviles, o abrazaban a los demás. Se procedió a delimitar y a replanificar. Por hoy no se arañaría más el suelo.
    A la mañana siguiente, tras la reunión, se reubicaron los equipos y ella volvió hacia el este, buscando más huesos.
    Cada día sentía una pena más intensa, que no podía identificar, pues aparentemente todo iba bien. Si seguían apareciendo huesos, habría más subvenciones. Estaban hablando incluso de solicitar una cubierta para proteger el yacimiento y para poder trabajar más horas, con algo de sombra. El optimismo se adueñaba del equipo y ella seguía alimentando una tristeza de raíz desconocida.
    Una tarde, al regresar del trabajo, se quedó dormida en el sofá. Todo se llenó de relinchos y bramidos aterrorizados en medio de la oscuridad.
    Se despertó sobresaltada y entonces recordó que había captado una conversación de los veterinarios que habían llegado nuevos. Los huesos, sin duda, eran de equinos.
    No entendía nada, pero algo estaba pasando. ¿Sería posible establecer una relación entre sus sueños y el yacimiento? Le pareció una locura, el cansancio le estaba jugando malas pasadas.
    Pidió unos días libres, volvió a casa, y pensó que todo había terminado, cuando recibió un whatsapp de Rober.
    "Hemos encontrado una pareja de caballos, en muy buen estado. Y hay más..."
    "Nos quedamos al menos un año y medio más. Esto va a ser grande".
    Los meses fueron pasando, poco a poco aparecían más caballos. El yacimiento era un ir y venir de investigadores nuevos.
    Palada a palada de tierra se iba desvelando el misterio. Ahora las celebraciones se centraban en la majestuosa escalera que habían encontrado. Resultaba que el edificio tenía dos plantas. ¡Este era un hallazgo mayor que el de los caballos!.
    La continuidad de los trabajos estaba garantizada. Seguirían buscando en aquel enorme patio de hace 25 siglos. El ambiente de trabajo se tornaba casi festivo con los descubrimientos.
    Mientras, en su interior había penumbra. Un día su tristeza se convirtió en llanto. En la reunión habían expuesto la hipótesis de una hecatombe, un sacrificio ritual de muchos caballos, que yacían ahora acumulados en el patio del edificio de la cultura tartesa. Empezó a llorar y no pudo parar. Se marchó de la reunión y le aconsejaron que se fuera a descansar. "No, no. Ahora no. Tengo que quedarme; se lo debemos a ellos, quiero que su muerte sirva para algo".
    No podía dejar de pensar en qué podría haber ocurrido tan grave en aquellos días para que decidieran matar a sus caballos, a más de cincuenta probablemente, y celebrar un ritual de sacrificio.
    Intuía que el sufrimiento de los corceles debió ser tremendo, habrían oído a sus compañeros relinchando antes de morir e intentando escapar de aquella locura incomprensible. ¿Para qué?.
    Eso es lo que le motivaba a seguir: saber que, si seguían excavando, tendrían nuevas claves para intentar aclarar lo ocurrido.
    Los caballos que perecieron allí merecían ser recordados por la eternidad. Merecían que su historia fuese contada.
    Algo había pasado muy grave para terminar en una hecatombe. La tierra iría narrando los sucesos de aquella noche terrible.

    Querido cuaderno de campo.

    Querido cuaderno de campo.

    Fráncfort, 1660.

    Querido cuaderno de campo:

    Mis conocimientos en Botánica avanzan en paralelo con mis habilidades en el ámbito artístico. Mis trazos son cada vez más firmes y mi manejo de la acuarela es cada vez mejor. Las combinaciones de colores empleadas, así como el contraste de luces y sombras, dan lugar a creaciones cada vez más realistas y bellas, tal y como ha indicado mi maestro.

    En cuanto a los ejemplares empleados para realizar mis pinturas botánicas, he conseguido hacerme con un número bastante bueno de especies vegetales, en su mayoría autóctonas, pero también he podido adquirir unas pocas procedentes del extranjero. Algunas de ellas ya han tenido el privilegio de ser retratadas y sus láminas ya se encuentran finalizadas. En cambio, otras esperan aún que concluya sus retratos o que los inicie. Podría parecer que este retraso en mi trabajo se deba a un arrebato de holgazanería, pero la verdad es bien distinta.

    Lo que me ha impedido progresar con más rapidez en mis acuarelas botánicas es mi otro proyecto, de gran importancia para mí, como ya he relatado más veces en estas páginas. He realizado grandes avances en el estudio de los gusanos de seda que adquirí hace ya un tiempo. Sin embargo, todos estos avances han conseguido despertar en mí toda clase de preguntas y dudas.

    He descrito su ciclo vital con gran precisión, tal y como solo un observador minucioso sería capaz de hacer. He sido testigo de cómo sus huevos cambian de tonalidad durante el proceso de gestación, hasta que de ellos surge una pequeña oruga, la cual, tras alimentarse vorazmente y realizar una serie de mudas, aumenta considerablemente su tamaño. La gran oruga solo entonces es capaz de realizar, con gran tesón y esmero, su capullo de seda. Tras un periodo de transformación dentro de la estructura, surge de ella un individuo muy distinto al que conformó dicho capullo; una mariposa de color blanquecino, cuerpo peludo y antenas plumosas. Las mariposas de esta especie son malas voladoras y su único propósito es reproducirse, tarea que realizan con gran apremio, ya que su vida adulta resulta bastante breve. Una vez puestos los huevos, los padres mueren y se cierra así el ciclo. Ciclo que se repetirá hasta el infinito.

    Todo este proceso ha sido puesto por escrito de manera más detallada de la que se describe aquí, pero esta recapitulación rápida me ayuda a ordenar un poco más mis ideas. También he realizado algunas láminas de este ciclo vital, en las cuales he representado todas las formas que presenta el insecto, incluyendo las huevas, la oruga en sus diferentes estados de muda, las pupas, los capullos de seda y los individuos adultos.

    Ahora bien, si estos insectos experimentan este proceso de metamorfosis, ¿no habrá más especies de mariposas que surjan a partir de orugas? ¿No habrá más orugas que, tras alimentarse y aumentar su tamaño, realicen una crisálida que las llevará a convertirse en una forma totalmente nueva, más adulta? Estos interrogantes llevan días rondando por mi cabeza.

    Ya en su tiempo, el sabio Aristóteles afirmó que los insectos surgían del lodo, ¿y quién soy yo para contradecir a tal eminencia? Sé que los insectos no cuentan con buena fama y que han sido tachados, incluso, de haber sido enviados por el mismo diablo. Pero no puedo compartir esta opinión. ¿Cómo algo tan bello como las mariposas puede surgir del lodo? ¿Cómo pueden ser algo tan malvado?

    Me angustia tener tantas preguntas y ninguna respuesta. Por ello debo hacer algo. He tomado la determinación de recolectar todas las orugas que encuentre con el fin de estudiarlas con cuidado y observar si en ellas también se produce una transformación similar a la de los gusanos de seda. Quiero poder comprobarlo con mis propios ojos, quiero obtener respuestas.

    Quizás, aquellos que en el pasado se dedicaron al estudio de los insectos se precipitaran al sacar conclusiones o no prestaran la suficiente atención. O los prejuicios pudieron más que los hechos. Los más sabios también se equivocan. En cualquier caso, debo partir desde cero, debo no dejarme influenciar por nadie y debo enfocar toda mi atención en este proyecto y aportar a él una nueva mirada.

    En cuanto a la Botánica tampoco pienso abandonarla. Así como las orugas de las mariposas de la seda solo se alimentan de hojas de morera, es posible que en otras especies también ocurra que sus orugas solo se alimenten de un número limitado y concreto de plantas. Esta vía de estudio también me atrae en demasía. ¿Acaso no están todas las especies vivas relacionadas?

    Es momento de ser la mejor observadora, narradora, artista y, en definitiva, científica.

    Firmado, Maria Sibylla Merian.

    Reinventando la rueda

    Reinventando la rueda

    Las luces del techo parpadearon ligeramente, pero esto no sorprendió a ninguno de los niños del aula, pues era algo habitual. Unos segundos después, el letrero digital de encima de la pizarra se iluminó con el mensaje «Turno: grupo 31».
    Un grupo de cinco niños y niñas se miraron sonrientes entre sí y luego desviaron su mirada hacia la profesora.
    —Sí, podéis ir —les dijo sonriendo—, pero recordad que es importante no hacer sobreesfuerzos.
    Y antes de que pudiera terminar la frase, ya habían salido por la puerta.
    —Profesora —dijo una de las niñas que aún permanecían sentadas—, ¿podemos verlos correr?
    —Venga, acercaos a las ventanas —respondió la profesora— pero debéis seguir escuchando.
    —¿Cuando usted era pequeña también se turnaban para correr? —preguntó la misma niña aproximándose a la ventana.
    —Cuando yo era pequeña, no existían las ruedas. Muchos millones de personas eran obesas, pues no hacían ejercicio y se desplazaban en coche a todas partes. Además, la electricidad de las baterías de esos coches se obtenía o quemando combustibles extraídos del subsuelo, o mediante células solares— respondió la profesora.
    —Pero cuando era adolescente —continuó—, comenzaron a escasear los combustibles y las materias primas necesarias para las baterías y células. Esto provocó una gran crisis mundial y muchas guerras, por lo que todos los países tuvieron que aplicar limitaciones al uso de energía y recurrieron a sus científicos en busca de soluciones.
    —Y los nuestros inventaron la rueda de correr —dijo un niño de grandes rizos.
    —Sí. Pero también lograron que se aprobaran nuevas leyes como la «Ley de Energía Máxima Universal», que limitaba la cantidad máxima de energía gratuita para cada persona, de modo que si alguien quería más energía, tenía que generarla él mismo.
    —Entonces, si quieres electricidad para la tableta, corres —añadió su compañero, sonriendo.
    —Unos pequeños roedores, como los que tenemos en clase, fueron la clave. Durante la tercera pandemia, en uno de los confinamientos, a un padre se le ocurrió la genialidad de hacer una rueda para que sus hijos jugaran a ser hámsteres. Y el éxito fue tan increíble que incluso comenzó a generar electricidad para su casa. Y luego, todos los vecinos querían una rueda como esa.
    —Sí, a mí me encanta correr en la rueda, como a Silver y Coco —dijo otra niña.
    —¡Ya salen! —gritaron.
    En ese momento todos los niños se agolparon junto a las ventanas, mirando el patio. En él, había cinco ruedas muy similares a las de los hámsteres, pero en tamaño gigante. Uno a uno, los cinco niños que habían abandonado la clase fueron sustituyendo a los que ya había en las ruedas, de modo que en todo momento siempre estuvieron girando varias de ellas.
    Mientras los niños miraban con envidia cómo corrían sus compañeros en el patio, la profesora observó los edificios de oficinas colindantes. En ellos, a través de los grandes cristales, se veía a diferentes personas corriendo en ruedas más modernas y elegantes que las que tenían en el patio del colegio.
    En todas o casi todas las empresas había ruedas, que aunque servían para generar una gran parte de la electricidad diaria que necesitaba la empresa, tenían otras dos funciones adicionales: mostrar el buen estado económico de la empresa, situando los modelos más lujosos frente a las ventanas más visibles; y aumentar la productividad de los empleados al obligarles a desarrollar una actividad física durante su jornada laboral.
    Sin embargo, en los colegios las ruedas normalmente eran modelos antiguos que las empresas habían desechado, pero gracias a ellas el fracaso escolar prácticamente había desaparecido, a pesar de que se habían reemplazado horas lectivas por horas de rueda.
    —Volved a vuestros sitios, por favor —dijo la profesora cuando vio que un equipo de corredores de otra clase se acercaba a la rueda para sustituir al que estaba.
    —Yo de mayor quiero estar en el primer equipo de corredores de la empresa, como mi padre —dijo uno de los niños que aún seguía junto a la ventana.
    —Pero, ¿tu padre no trabajaba en una empresa de inteligencia artificial? —preguntó una niña.
    —Sí, pero es que las IAs consumen mucha electricidad. Y si no tienen suficiente electricidad, se vuelven tontas y funcionan mal. Mi padre siempre dice que para trabajar ahí hay que ser muy listo y muy buen corredor.
    —O sea que los humanos tenemos que correr para que las máquinas piensen... —susurró tímidamente una niña desde la primera fila.
    —Sí, porque los humanos necesitamos movernos para vivir y las máquinas no —zanjó la profesora—. Y ahora continuemos con la clase.

















    Roca y polvo

    Roca y polvo

    –¿Yo qué sé? –dijo Gilbert desde el monitor.

    Todavía tenían delante el artefacto, que llevaba cuarenta horas en la vitrina. Si bien tenía la apariencia de un utensilio primitivo, su descubrimiento tenía el potencial de cambiar la concepción que tenía la humanidad de sí misma. Tal vez por esto, y tal vez a pesar de ello, las órdenes eran mantenerlo en el más estricto secreto. Alrededor de él se agrupaban los tres hombres, de entre los cinco del equipo, en un salón austero iluminado por LEDs blancos. Había pequeñas ventanas, a las que ellas llamaban miradores, y muebles de plástico extruido, todos de tonos amarillentos y aires de máxima eficiencia.

    – Pues tú eres el antropólogo, o sea que a mí me parece que deberías aportar algo más que un encogimiento de hombros. –le contestó Arnold.

    – Ah, ¿queréis mi opinión experta? Haber empezado por ahí –dijo Gilbert, ahora fingidamente dramático–: está en la Luna. No lo hizo un humano. Buscad a un xenobiólogo, esto nos viene grande a todos.

    Hubo un momento de silencio. Los ahí presentes estaban, por lo menos en parte, de acuerdo con él, pero con esto no bastaba. De hecho, ya habían pedido más ayuda, pero la sede no quería oír más. Tres días, un consultor discreto y llamadas cortas y esporádicas, les habían dicho, luego hay que declararlo por los canales oficiales. Cuando esto ocurriese, las posibilidades de una filtración a los medios se multiplicaban rápidamente. La balanza estaba, potencialmente, entre hacer una fortuna con la tecnología que fuese y acabar todos en la cárcel por apropiación indebida en territorio del gobierno.

    ¿Y qué experto elige uno para identificar un jarrón ornamental? Era una buena pregunta, que a ninguno de ellos les correspondió responder. Asignado a dedo, ostensiblemente más por con quién jugaba al polo que por la relevancia de sus estudios, Gilbert se les había aparecido el día anterior como una suerte de ángel corporativo. Y ahora lo tenían delante por segunda vez, tan servicial como la primera. El capitán alzó la voz por primera vez.

    –Tiene razón, Gilbert. Ninguno de nosotros acaba de entenderlo. –hizo una pausa. Nadie tuvo la insensatez de interrumpirlo.– Y, aun así, la situación es la que es. Estamos tratando de ganar tiempo, así que lo necesitamos A USTED, incluso con sus más que justificadas objeciones.

    –Pues ahora mismo estoy sin ideas. Para la próxima llamada tratad de medir algo más, no sé el qué.

    Silencio de nuevo. Arnold seguía sin demasiado interés las monótonas operaciones de los drones afuera, tratando de alejar la mirada del objeto negro mate que reposaba frente a ellos. Podríamos haberlo tirado en la pila de escombros, pensó. Retrasar la tormenta un par de siglos, tal vez menos. Pero ya era tarde para esto. Se volvió a dirigir a la pantalla.

    –Aquí somos todos listos, ¿no? –Era verdad. El salón estaba poblado por ingenieros y un oficial ex militar, pero normalmente los asuntos científicos quedaban en manos de un comité gubernamental en Rio– Y lo estamos enfocando como aficionados, que si qué es, que si a qué se parece. Si es un jarrón, ¿por qué hay solamente uno?

    –Habría que cavar para estar seguros. –empezó Gilbert.

    –No. La empresa lleva años cavando. No muy hondo, cierto, pero sí largo y ancho. Y, hasta ahora, roca y polvo. ¿Qué significa esto? –Se giró un cuarto de vuelta– Jefe. ¿Qué significa esto?

    –La luna está muerta geológicamente. Si hubiese un yacimiento profundo, haría falta un impacto de meteorito para levantar piezas hasta la superficie. No lo habríamos encontrado entero.

    –¿Y si viene de fuera?

    Arnold dejó que la pregunta colgara en el aire unos instantes. Desde que lo encontraron, habían intentado ser razonables. El origen externo era, ya de buen principio, manifiestamente improbable, por lo menos comparado con que lo hubiesen fabricado manos humanas en la Tierra. De aquí que tuviesen a Gilbert en conferencia. Pero sus medidas posteriores indicaban que estaba repleto de iridio. Y de aquí la duda. Los humanos podemos ser impredecibles a veces, pero somos rácanos por encima de todo. Nadie va a usar metales preciosos para un dispositivo que pudiese haber sido acero y aluminio.

    –¿Quizás un arma? –sugirió Davis desde detrás.

    –Sí, este yo también lo he leído, pero no es la mayor tontería que se ha dicho hoy. ¿Qué tipo? –le respondió Arnold.

    –El tipo que no acaba de funcionar. Todavía estamos vivos. No hay radiación, no hay corriente, es totalmente inerte. Puede que hubiese contenido algún gas. –dijo Davis, sonando cada vez menos convencido.

    –¿Y una especie de ídolo de la fertilidad?

    –¿Sabes, Gilbert? –dijo Arnold sin mirarlo– Si te tuviera delante, a veces te haría callar de un ladrillazo.

    Secuencia de miradas

    Secuencia de miradas

    1. Rastreo – junio 2023
    Entorna la mirada.
    El sol la ciega.
    Siente el latir de la maquinaria a su alrededor alterado levemente por gritos de llamada. Enfoca la vista hacia la fuente de perturbación. Unas figuras en la distancia le hacen señales para que acuda.
    Pide al maquinista que haga una pausa. Lleva toda la mañana siguiendo a la pala viendo como hace trincheras. Es un proceder metódico, rutinario: examina, clasifica y registra.
    Respira hondo.
    Ahora que la excavadora está muda puede escuchar las ininteligibles exclamaciones. El aviso contiene urgencia y excitación.
    Algo han encontrado. Acelera el paso.
    Elucubra. «¿Un muro? Mucho entusiasmo para eso. ¿Un mosaico? Poco probable. ¿Un silo? Más apropiado. Apostaría por ello».
    Sabe que está llegando porque se han congregado los trabajadores formando un círculo perfecto.
    La barrera humana le impide hacer contacto visual con el intrigante hallazgo.
    Sigue aproximándose y su expectación va en aumento.
    Se hace un hueco. Observa.
    Ha perdido la apuesta. Un cráneo le devuelve la mirada desde el suelo.

    2. Desciframiento – enero 2024
    Fija la mirada.
    La luz es tenue.
    En una mano sostiene un fragmento de pelvis. En la otra, una grabadora.
    Pulsa el botón y comienza.
    — Para el registro. Resumen de la jornada… — carraspea y prosigue.
    » Esqueleto B8. Estado de conservación: regular. Presenta signos de desmineralización. Individuo joven. Posiblemente en torno a los 30 años. Todos los indicadores del coxal y el cráneo señalan que se trató de una mujer.
    Hace una pausa. Coge el fémur derecho y mira la libreta de anotaciones.
    » El cálculo de la estatura da como resultado 1,5 m. Los marcadores musculoesqueléticos manifiestan que ejercitó intensamente las extremidades superiores. Nada destacable en las inferiores. Ninguna patología grave. Como anomalía congénita tiene agenesia del tercer molar. Eso es todo... ¡Ah! He extraído una muestra para analizar genéticamente. Fin del reporte.
    Apaga la grabadora. El laboratorio queda en silencio. Solamente están ellas dos.
    Clava la mirada en las cuencas vacías.
    «¿Quién eres?»

    3. Revelación – julio 2025
    Comparten miradas de anticipación.
    En el despacho entra un suave resplandor.
    Ella y su colega han recibido al unísono un aviso en la bandeja de entrada. El asunto del email titula: “Resultados análisis de ADN”.
    Llevan semanas esperando el informe del jefe del laboratorio de arqueogenética. Saben que aún queda mucho trabajo por hacer, pero estos resultados son el fruto de otro tanto previo.
    Toma aire y lee rastreando la información de interés:
    "Estimadas… resultados… campaña 2023… descubrimientos… la ilusión desborda en el laboratorio... ¡El equipo ha localizado relaciones de parentesco con diversos individuos fuera del yacimiento! Tenemos que organizar una videollamada…".
    Una sonrisa de satisfacción se delinea en su rostro.
    Lanza una mirada cómplice.
    — ¿Hoy? — dicen a la vez.

    4. Conexión – octubre 2026
    Su mirada resplandece.
    La habitación brilla con los rayos del sol.
    Está enfrascada dibujando. Eso llama la atención de su madre. Se detiene detrás y observa.
    — ¡Oh! ¿Es para Halloween?
    — No, mamá. Es un “esqüeleto”.
    — Ya veo. En Halloween es normal decorar con esqueletos, calabazas… —clarifica—. Si no es para eso, ¿me explicas su significado?
    — Hoy ha venido una “arcóloga”. Nos ha explicado que hace unos años, cuando yo tenía 4, encontraron un “esqüeleto”. Al principio, solo sabían que era una mujer mayor… como tú, mamá. Como sabían muy poco, lo llevaron a un laboratorio. Allí unas personas que saben las letras de los huesos encontraron el otro “esqüeleto” que tenía las letras parecidas.
    La madre trata de descodificar el mensaje. Sabe que en el colegio les ha visitado una arqueóloga y habrá explicado el hallazgo de un esqueleto y los análisis que se pueden hacer para averiguar información, pero no tiene pistas para entender lo demás.
    La niña, que continua su dibujo, ahora coloca letras sobre los huesos: a, b, c...
    — Escucha, ¿me explicas eso de las letras de los huesos que ayudaron a encontrar otro esqueleto?
    — Tampoco lo entendí y le pregunté a la “arcóloga”. En nuestros huesos hay algo, como unas letras, que en un laboratorio especial pueden ver. Esas letras son diferentes en cada persona, pero se parecen mucho entre mamás-papás y sus hijos-hijas. Tú y yo tenemos letras muy parecidas, por eso en el laboratorio sabrán que tú eres mi mamá — dibuja un segundo esqueleto al que le coloca casi las mismas letras—. Eso le pasó al “esqüeleto”. Le encontraron a su mamá que estaba en otro sitio — reflexiona —. Me gustaría poder leer las letras de los huesos.
    La madre, desprevenida, ha quedado conmovida.
    «¡Qué manera tan poética de explicar el link genético impreso hasta en los huesos!».
    La trascendental escena, además de desencadenar un vínculo con los esqueletos más allá del propio descubrimiento, hace presentir el inicio de una historia.
    Observa a su hija. Su mirada asegura el despertar de algo en ella.

    Secuencia mortal

    Secuencia mortal

    Hoy fue un buen día. Con las limosnas que junté en el tren logré hacerme de mi primer almuerzo decente en semanas. Cuando vine a esta ciudad nunca pensé que terminaría así. Si pudiera volver a mi lugar, lo haría, pero ya no es posible, nada queda allí. El “progreso” y la “civilización” arrasaron con todo. Pero antes de eso, hubo un pueblo próspero que vivió de esas tierras y de esos bosques.
    Los Yeruguas, el pueblo del que desciendo, se asentaba en las colinas bajas al pie de la Cordillera de los Andes. Durante siglos mis ancestros habitaron ese lugar y se mantuvieron a partir de la cosecha de frutos y la caza que era abundante. Con la extensión de la frontera agropecuaria, el hombre blanco empezó a rodear nuestras tierras e incluso a ocuparlas. Los animales que constituían nuestra principal fuente de proteínas empezaron a escasear y nos vimos obligados a buscar otras alternativas de vida. Entonces apareció un grupo de científicos que nos pagaba por la recolección de una planta que al parecer solo crecía a la sombra de nuestros bosques. En múltiples ocasiones habían intentado cultivarla en sus invernaderos, pero no lo habían logrado. Había un ingrediente especial, desconocido, que solo existía en nuestras tierras. Siempre teníamos la precaución de extraer solo una parte de las plantas, el resto quedaba allí para que a partir de sus semillas nos dieran más plantas la temporada siguiente. Durante años vivimos muy bien en base a los pagos que estos científicos nos hacían por las plantas que recolectábamos. Pero un día dejaron de venir. Según cuentan, uno de ellos había logrado secuenciar el gen de la sustancia que daba propiedades medicinales a la planta. Ahora, ya no necesitaban cultivarla. Insertaron ese gen en levaduras que crecían en enormes tanques de agua y de allí extraían cantidades industriales de la sustancia que vendían a laboratorios medicinales. Se hicieron muy ricos con ese negocio, tanto como mi pueblo se empobreció al no recibir más sus pagos. Entonces llegó la debacle. En la desesperación cedimos antes la presión por transformar nuestros bosques en tierras agrícolas. Durante los primeros años recibimos mucho dinero, pero después de plantar una y otra vez el mismo cultivo sin darle descanso a la tierra, la productividad bajo y con el tiempo nada más creció allí. El viento y el agua se encargaron de terminar de erosionar el terreno y transformarlo en el desierto en que se convirtió. Mi pueblo se disgrego y emigro a las ciudades donde, como hago yo, intenta sobrevivir, cargando siempre el recuerdo de un pasado hermoso que un gen destruyó.

    Sin honores

    Sin honores

    La espera en aquella sala de palacio se hacía eterna. Alejandro Malaspina empezó a morderse las uñas mientras apretaba el sombrero contra su costado. José de Bustamante y Guerra, que caminaba de un lado a otro sin parar, se acercó a él y le dio un manotazo. En ese momento, se abrió la puerta y les hicieron entrar. Malaspina se levantó rápidamente, ambos se estiraron los uniformes y entraron. Allí les aguardaba el mismísimo Carlos III junto a Antonio Valdés, ministro de la Marina de España. ¿Cómo no iban a estar nerviosos? Sus sueños dependían de aquella reunión. Se sentaron, aparentando tranquilidad, y comenzaron a exponer su plan.

    Malaspina se puso la mano en la boca, carraspeó, y empezó a narrar en qué consistiría el viaje que querían hacer. Aclaró que sería una expedición político-científica y que estaría comandada por él mismo y su acompañante. Primero expuso la parte política, la que más interesaba a los altos cargos, y la más peliaguda de plantear. Convenció al rey de que estudiarían la manera de reducir el gasto en las colonias dejando que fueran los propios habitantes los que gobernaran su territorio, pero bajo el mando de la Corona Española. Malaspina afirmó, con seguridad, que no había nadie mejor que los lugareños para dirigir su propia tierra. Contra todo pronóstico, el rey asentía mientras escuchaba, con atención, a Alejandro hablar. Bustamante, desde su asiento, dirigía gestos al ponente indicándole que todo iba como la seda. Ahora tocaba encajar la parte científica. Malaspina tragó saliva, respiró profundo, y empezó el discurso que acabó de convencer al ministro y al rey. Se dirigió a Carlos III con convicción. ¿Cómo podía ser que España, un gran imperio con tierras en América y Asia, quedara detrás de Inglaterra y Francia? Ambos países fletaron grandes expediciones de exploración a sus territorios de ultramar, al mando de James Cook y La Pérouse, y España ninguna. Cuando Alejandro reveló que este viaje sería para emular y eclipsar a países enemigos, el rey se emocionó, miró al ministro, y le hizo un signo afirmativo con las manos. Además, éste, sabiendo que su estado de salud no era el mejor, estaba decidido a firmar los papeles y costear la gran expedición que acababan de presentar los dos marines. Pensó que de este modo, pasaría a la historia.

    Al salir de la sala, y de palacio, Malaspina y Bustamante sonrieron, resoplaron con alivio y tiraron sus sombreros al aire estallando de júbilo. Lo lograron, ellos comandarían el viaje y, además, elegirían a toda la tripulación.

    En los meses siguientes a la audiencia, pusieron a punto los navíos, La Descubierta y La Atrevida, y seleccionaron a todos los marineros y científicos que les acompañarían. Después de un duro casting, digno de un reality show del siglo XXI, lo tenían todo para zarpar. Desde Cádiz, partieron a las américas el 30 de julio de 1789. No volvieron a pisar la península hasta 1794, y aunque no pudieron circunnavegar la tierra, como Cook o La Pérouse, por los numerosos problemas en la navegación, su expedición fue un éxito científico. Regresaron a casa y el pueblo les recibió como héroes, pero los actores en el poder habían cambiado y no eran favorables a Malaspina. Ahora reinaba Carlos IV que tenía como secretario de estado a Godoy, el que sería su enemigo público número uno.

    El 23 de noviembre de 1795, mientras Malaspina escribía los diarios del viaje en su casa de Buenavista, Madrid, sonó la puerta. Cogió el candil y se levantó a abrir. Los soldados de la guardia real se abalanzaron sobre él, y en tono alterado, mientras le ataban las manos en la espalda, Malaspina, se dirigió a uno de los oficiales: ¿dónde me llevan? Entonces, le taparon la boca y salieron de la casa intentando hacer el menor ruido posible.

    Te vienes a mi casa

    Te vienes a mi casa

    Otra jornada más volvía a sonar el despertador a las seis de la mañana.
    Se duchaba, desayunaba, se despedía de su mujer y su hija, tomaba las llaves de casa y del coche, el casco y el chaleco amarillo.
    Eran más de diez años de rutina semanal manejando la retroexcavadora en las grandes obras públicas. No era lo que aquel lejano Tomás había soñado de niño, el de ser de adulto aquel Indiana Jones que le encandiló en el arca perdida, el templo perdido y la última cruzada.
    Pero los derroteros de la realidad de su familia, de su juventud y de su estima lo habían alejado de las grandes aventuras de la arqueología.
    Ese otro repetitivo día, la fina lluvia de un invierno aún rebelde, había hecho acto de presencia.
    Encendió el motor de la enorme máquina, los demás compañeros de trabajo arrancaban los de los camiones y al unísono comenzaba el ciclo de desgarre de tierra de la ladera que iban a atacar, proyectando una nueva autopista que dejaría cicatrizado el paisaje.
    Llegaba la hora del descanso para el bocadillo de las diez de la mañana y los camiones detuvieron la marcha junto al aparcamiento provisional y a Tomás le llamaron la atención para que se detuviese y bajase con el sonido de los claxon.
    Antes de apagar el motor, apoyó el cazo hacia el suelo y de entre el montón de tierra y piedras restante, le sobresaltó ver una figura con forma de cuerpo humano de entre el mismo. Pensó que se trataba de un cadáver, le costó tragar saliba y su corazón se aceleró, bajando temeroso de que no fuera cierto.
    Se colocó el chubasquero, bajó de la máquina y sus botas se hundieron un palmo en el barrizal que le rodeaba, lo que le dificultó caminar hacia el montón.
    Localizó la figura semienterrada y sintió un gran alivio al comprobar que era de piedra, agarrándola con sus manos e removiéndola, dejando que se fuera cayendo poco a poco y mostrando un cuerpo femenino estilizado de poco más de un metro de estatura, labrado con delicadeza y con la cabeza adornada de abalorios.
    Por su cabeza pasó primero el asombro, luego la responsabilidad de avisar a su superior. Después, se acabó viendo como el Indiana Jones que un día quiso ser y respiró tranquilo, miró a un lado y a otro para comprobar si había alguien alrededor, y empezó a rodar la figura hacia el cazo de su máquina, encendió de nuevo la máquina y la dejó junto a un montón de tierra que ese día no se iba a mover.
    Se fue al descanso con su mente indecisa de que hacer realmente, con su cuerpo nervioso por si acaso algún compañero lo pudiera descubrir.
    Al regresar a la actividad y al reanudar la excavación de aquel tramo de ladera, se volvió a encontrar con trozos de un gran muro asentado. Detuvo la máquina y llamó por el walkie a su superior. Este, al escuchar lo que Tomás le comentaba y con absoluta calma, le respondió que hiciera como que no viera nada y siguiera extrayendo tierra y piedras. Y esas piedras, también.
    Sabía lo que quería decirle: la obra no se podía frenar y retrasar por unos indeseables restos arqueológicos, tal como otras veces le había contestado. El dinero era el dinero, y no quería su jefe tener allí el obstáculo de arqueólogos.
    Al alter ego de Tomás se le rompía el alma tener que obedecer sin rechistar y fijó su mirada en aquel montón de tierra que no iba a tocar, allí donde había dejado la figura. Y en voz baja, se dijo “te tengo que salvar”.
    Llegaba el final de la jornada, la persistente lluvia no había dejado tregua alguna y puntuales, sus compañeros se fueron yendo, haciéndose el despistado.
    Estiró el brazo de la máquina, el cazo recogió la figura y se dirigió con ella hacia el aparcamiento. Abrió la puerta trasera de su furgoneta, colocó unos tablones y depositó la figura junto a ellas y con muchísimo esfuerzo, fue moviéndola hasta el interior.
    Aparcó la retroexcavadora, subió al coche con su cuerpo calado de agua, con el miedo de estar incumpliendo normas y leyes, pero en su conciencia estaba el alivio de haber rescatado aquella mujer de piedra.
    Se giró sobre el asiento y allí la vió, percatándose de la pequeña sonrisa con la que ella le agradecía su auxilio, con las pupilas marcadas de un intenso color negro y en las que Tomás sintió que estaba haciendo lo que debía.
    “Te vienes a mi casa”, le dijo emocionado Tomás Jones.

    TEMPUS FUGIT

    TEMPUS FUGIT

    Aquella fría y lluviosa mañana, cuando Segundo llegó al trabajo, apenas era consciente de lo que le depararía el futuro en tan sólo unos pocos minutos. Como cada mañana, mientras se ponía la bata para comenzar su trabajo en el laboratorio, con gesto automático y rutinario, miró de soslayo el matraz que contenía el experimento que había lanzado el día anterior. "Vaya, parece que hoy tampoco ha funcionado", pensó, mientras se abrochaba el último botón. Alzó la vista y detuvo su mirada en el impasible reloj de pared que tantas veces había sido testigo de todos y cada uno de sus numerosos fracasos. "Las ocho en punto", murmuró mientras abría el cuaderno para tomar nota y dejar constancia una vez más de su experimento fallido. De pronto, tuvo la sensación de que algo se le escapaba. "No puede ser", pensó. Segundo era una persona metódica y sistemática. En sus casi cuarenta años de profesión siempre fichaba a las ocho en punto de la mañana y, exceptuando el día del fallecimiento de su esposa, nunca lo había hecho ni un minuto antes ni un minuto después. Se volvió para mirar de nuevo el reloj y vio que las manecillas seguían inmóviles indicando la misma hora. Una gota de sudor frío recorrió su espalda mientras dirigía sus pasos hacia la vitrina donde el matraz seguía en agitación. Alzó el recipiente hacia sus ojos y observó que su reloj de pulsera también se había detenido...al instante comprendió lo que había ocurrido: la reacción había funcionado. El momento más esperado de toda su carrera había llegado y todos sus anhelos y esfuerzos se encerraban ahora en aquel pequeño matraz que sostenía vacilante entre los dedos. Segundo había conseguido sintetizar... ¡tiempo!
    Mientras miraba a través del vidrio, recordó todos aquellos momentos difíciles de su carrera cargados de penurias y amargura. Toda una vida dedicado por entero, en cuerpo y alma, a la investigación, una vida desagradecida que jamás le había regalado otra cosa que no fuesen desvelos y fracasos continuos. Podía decirse que, Segundo, nunca había tenido tiempo para nada, siempre en su laboratorio, leyendo, investigando, trabajando hasta la extenuación... siempre fiel a una idea por la que nadie hubiera apostado. Paradójicamente, las circunstancias habían dado un giro brusco en el devenir de los acontecimientos. Ahora todo el tiempo del mundo estaba en sus manos, podría hacer con él lo que quisiera y todo un abanico de posibilidades se desplegaba ante sus ojos. El presente inmediato hacía que el lejano pasado comenzase a desvanecerse como lágrimas en la lluvia, dando paso a un futuro tan inesperado como prometedor. Sí, pese a todas las adversidades lo había conseguido.
    Segundo era la única persona en el mundo capaz de sintetizar tiempo... un escalofrío le recorrió el cuerpo, cerró los ojos y por un instante pudo imaginar a muchos de sus detractores (que tiempo atrás, no hacían otra cosa que desprestigiar y echar por tierra sus ideas y trabajos) aplaudiendo y vitoreando su nombre, mientras él subía a la tarima y recogía de manos del monarca el galardón anhelado. Casi podía sentir como los copos de nieve tejían un tapiz de terciopelo sobre aquella ciudad del norte, en una mañana fría y gris de diciembre...
    Segundo era consciente de que hasta entonces aún quedaba mucho trabajo por hacer. Muchas horas de laboratorio serían necesarias antes de que sus resultados estuviesen listos para ser dados a conocer de manera oficial ante la comunidad científica. Tras la neutralización del crudo de reacción, el tiempo obtenido debería ser extraído, filtrado y purificado mediante técnicas cromatográficas apropiadas. Así, los tiempos de retención de las fracciones analizadas, serían un buen indicador de la calidad del tiempo total obtenido.
    Pero todo aquello podía esperar. Segundo sólo quería irse a casa, y asimilar todo lo que había ocurrido en la intimidad del hogar, al calor de la chimenea, mientras su gato ronroneaba en su regazo ajeno a todo lo que acontecía. Tras cerrar el laboratorio, salió a la calle y miró al cielo. El tiempo había mejorado, ya no llovía y decidió volver a casa caminando calle abajo. Sin prisa. Ya no era necesaria.
    Desafortunadamente, Segundo no se percató de un detalle muy importante: todas las anomalías observadas en los relojes del laboratorio próximos al matraz donde se había hecho la síntesis temporal, eran a causa de pequeñas fugas y pérdidas de tiempo, debidas a un cierre deficiente del mismo. Por todos es conocida la volatilidad del tiempo, así que Segundo debió de haber tomado medidas y sellar bien el matraz antes de irse. Pero no fue así.
    A la mañana siguiente, el día amaneció como de costumbre: gris y lluvioso. El viejo reloj del laboratorio marcaba las ocho y un minuto, pero Segundo no había llegado aún...
    Su tiempo se había agotado.

    Todo es relativo

    Todo es relativo

    Acudes a la oficina a las ocho en punto de la mañana y algunos de tus compañeros ya están allí. Te preguntas a qué hora llegan, porqué lo hacen si el horario no comienza hasta esta hora, pero tu timidez te impide sacar el tema. Te sientas en tu silla y comienza el trabajo.

    El registro de patentes no es un empleo apasionante para la mayoría, pero tú lo haces con responsabilidad y dedicación. Anotas la entrada de cada nuevo proyecto, apuntas fecha y hora, datos personales del autor y el detalle, punto por punto, de su trabajo. Fecha y hora de entrada. Datos del autor. Detalle del proyecto. Y así, un día y otro y otro más. Puede parecer monótono, aburrido, pero a ti te resulta enriquecedor. Leer a Henri Poincaré o los fenómenos analizados por Lorentz es un privilegio para alguien como tú. Algunos de estos estudios te inspiran, encienden la bombilla que en ocasiones no alumbra en absoluto.

    Al finalizar la jornada, Mileva te espera en casa. Y sigues trabajando, ahora en tus propias investigaciones. Ella te ayuda. Comparte tus mismas inquietudes y siempre ha estado a tu lado. Qué afortunado te sientes de tenerla. También los libros de ciencias de tu tío Jakob, recuerdas sus clases de álgebra. Sin ellos, no habrías llegado hasta aquí.

    Trabajas hasta muy tarde. Todos los días del año. Tus teorías necesitan entrega y estudio y no puedes parar ahora que casi lo has conseguido. Cuando estás tan cansado que ya no puedes continuar, abrazas tu violín y tocas. Tocas como te enseñó tu madre. Eres perseverante, como ella, y has logrado ser un buen intérprete después de todo.

    Hans ha empezado a llorar. Dejas el instrumento y te acercas a su cuna. Lo abrazas ahora a él y lo calmas con tu calor paternal. Mileva está preparada para darle de comer y el niño la busca con la mirada. La intimidad de madre e hijo, su boca en el pecho de ella, te llena de paz. De repente, vuelve la inspiración. Retomas tu artículo. Escribes las últimas palabras. Ahora sí: está preparado para su envío.

    Cuando años después te nombren Doctor en la Universidad de Zurich y, posteriormente, consigas el Nóbel, recordarás estos momentos de familia, música y trabajo. No te dejarás amedrentar por las voces críticas que intentarán desprestigiarte: que si no eres un físico tan brillante, que solo eres un trabajador de una oficina de patentes, que si has plagiado las ideas de otros. Sabes que no lo hacen con mala intención. Simplemente, no te entienden. Ya lo decía tu padre: “Albert, sé generoso y amable. No importa lo que hagan o digan los demás. Tú sabes quién eres y lo que eres capaz de hacer. Que nadie te haga ponerlo en duda.”

    Una realidad deseada

    Una realidad deseada

    Después de horas empujando, mi cuerpo se destensa de golpe, haciendo que mi mente se sumerja por unos segundos en pensamientos que van y vienen. El lloro de fondo de mi hija recién nacida, me saca de golpe de ellos.

    Mis ojos en ese momento, se fijan en ella. Mueve enérgicamente brazos y piernas inhalando la primera bocanada de aire de toda su vida. El tiempo parece enlentecer durante los escasos segundos que tarda la comadrona en colocarla encima de mi pecho.

    Contacto piel con piel. Se me eriza el vello de todo el cuerpo al sentirla por primera vez fuera de la que fue su casa los últimos nueve meses. La observo con detenimiento mientras no puedo evitar sonreír ante el más grande amor que haya sentido en toda mi vida. Lágrimas se deslizan por mi rostro mientras ella deja de llorar y abre los ojos por primera vez para mirarme.

    Instintivamente, pongo mis ojos en los de mi mujer. Ella también está sonriendo y llorando mientras me coge de la mano con fuerza y se acerca para darme un beso en la sien. Ambas sabemos lo díficil que ha sido el camino para llegar hasta este momento.


    Una década antes, estudiando biología en Barcelona. Años después, en un máster orientado a la investigación, sin saber muy bien si conseguiría entrar en una y así impulsar la mía; conseguir un hijo de dos madres genéticas. Son muchas las situaciones a las cuáles te enfrentas si quieres dedicarte al mundo de la investigación: las opiniones pesimistas de que la investigación es un camino que no vale la pena arriesgar a escoger en España; parte de las personas cercanas al círculo académico que carecen de los suficientes conocimientos para orientarte hacia el mundo de la investigación; la poca comunicación sobre la opción de investigar además de la docencia después de terminar muchas de las carreras de ciencias biológicas por no ser una salida con grandes expectativas.

    Pero aún así, todos y todas las personas que se dedican a investigar luchan por seguir en un camino tan difícil como es este. En mi caso, como en el de tantos otros, no fue fácil. Pero sabía lo que quería y no se me pasaba por la mente la idea de renunciar a algo que me apasionaba, como era hacer descubrimientos que cambiasen la vida de miles de seres humanos.

    Formé parte de una investigación en Barcelona, fue mi primera toma de contacto con el mundo de los descubrimientos científicos. Durante un par de años, estuve presente ante la cara oculta de todas las investigaciones: la reformulación continua de la hipótesis principal en la cuál se basaba la investigación. Algo que todo investigador debe saber, es que durante su investigación formulará una y otra vez su primera teoría, porque siempre hay cosas que se escapan de lo que originalmente se creía. Formar parte de mi primer proyecto dentro del mundo biomédico, fue una experiencia muy enriquecedora para mí y me impulsó a desarrollar mi propia investigación.

    Desde que era muy joven y entré de cabeza en la adolescencia, me di cuenta de que me atraían las mujeres. Fue entonces, cuando con toda naturalidad, lo admití. Soy lesbiana. Ya de pequeña siempre me había fascinado la biología, todo lo que tuviese que ver con el funcionamiento del cuerpo humano y sus rarezas y curiosidades. Pero en el momento que descubrí quién era, decidí poner rumbo a investigar por un objetivo que no sólo abarcaba el terreno profesional, sino el personal.

    Ser madre ha sido algo ya predispuesto en mi cabeza desde el momento en que tuve conciencia de ello y la investigación era el único camino que me brindaba la posibilidad de conseguir algo imposible como era un hijo de dos madres genéticas.

    Pasó más de un año y medio hasta que conseguí que me subvencionasen, desde la UE, la investigación que durante tantos años había deseado tanto poder llevar a cabo. El día que empecé con todo el equipo que formaba parte del proyecto, me di cuenta de que lo que veía tan lejano y deseado, por fin iba a poder tener la oportunidad de ser investigado y en el mejor de los casos, un logro que lo revolucionaría todo.

    Me pasé meses y meses estudiando a fondo la genética humana de los óvulos y los espermatozoides, haciendo pruebas con CRISPR y ADN recombinante, programando células madre y teniendo paciencia con cada fracaso que se me presentaba por delante. Hubo días que quise darme por vencida pero no lo hice y finalmente, llegué al momento en el que me encuentro ahora; con una de las primeras niñas nacida de dos madres biológicas en mi pecho y con el corazón encogido por el camino que he tenido que recorrer hasta el día de hoy.

    Una teoría del todo.

    Una teoría del todo.

    Hoy es el gran día. Por fin era la hora de poner el reactor en marcha. Mientras conducía hacia el laboratorio, el doctor Joaquín García Iturralde rememoraba el camino recorrido hasta llegar a aquel instante. Quién le iba a decir a aquel becario, que no podía llegar fin de mes, que un día acabaría con el problema de la energía en el mundo.
    Tras estudiar los datos del ciclotrón que originaron el fallo, Joaquín supo ver más allá que el resto. Para ellos eran “eventos de fallas transitorias en la calibración de los detectores del acelerador”. Sin embargo, él había estado calibrando los detectores antes del ensayo, y los revisó después. Funcionaban perfectamente.
    No importaban las repeticiones, los resultados obtenidos seguían sin tener ninguna lógica. Por lo que se decidió parar los ensayos, hasta solucionar el problema.
    Joaquín estudió los datos y observo más allá de la aleatoriedad de los mismos una correlación entre la energía empleada en el ensayo y los supuestos errores de calibración.
    Contactó con el resto de usuarios de esos equipos. Y allí estaba, tras conseguir muchos más datos y estudiarlos observó una tendencia. Convergían en un factor de la gravedad por la constante de Planck.
    Joaquín tras este hallazgo planteó un posible explicación a esta correlación lanzando su hipótesis. Diseñó experimentos para intentar demostrarla. Con la ayuda de una beca consiguió centrarse sólo y exclusivamente en esta convergencia. Ensayo tras ensayo, fue refinando sus cálculos. Pasaron los años y a la pequeña hipótesis se le fueron sumando otras que acabarían originando un nuevo marco teórico. Había crecido hasta convertirse en una teoría del todo. Por fin alguien había conseguido unificar relatividad y cuántica en una única y elegante fórmula matemática. Lo muy grande y lo muy pequeño al fin se daban la mano.
    Por fin probaban el funcionamiento del superreactor. Una inesperada aplicación práctica derivada de su teoría del todo. Un generador capaz de producir toda la electricidad que consume un país como Francia de forma barata y renovable. Daría la puntilla final a los combustibles fósiles y derivados, y desbancaría a la energía nuclear y sus problemáticos residuos.
    Al 20 % todos los sistema se mantenían correctamente y el reactor era estable. Lo mismo ocurrió al subir la potencia al 50 %. Hoy no sólo probarían el superreactor al 80 %, sino que se iniciaba un encendido permanente. Ya había 14 países interesados en tener su propio superreactor.
    En la entrada del recinto le esperaban.
    -Doctor García. Necesito hablar con usted. Es urgente.
    Al acercarse al coche reconoció a Helena, una de sus becarios, una chica muy prometedora que le había ayudado con los cálculos de los ensayos.
    -Claro Helena sube y cuéntame. -le respondió Joaquín.
    -Doctor García, he revisado las iteraciones de la fórmula hasta la undécima potencia y he descubierto una anomalía.
    -Helena ya hemos revisado esas iteraciones hasta la saciedad, y los resultados esperados por la teoría son los mismos que ha producido el reactor.
    -Lo sé Doctor, pero hay algo en la undécima iteración que no hemos tenido en cuenta. Al aumentar la potencia del superreactor, a partir de 66,84 % he comprobado que el componente gravitacional adquiere mayor peso en la ecuación. No habíamos tenido en cuenta …
    -Tranquila todo va a ir bien. Hemos revisado mil veces las primeras 20 iteraciones. No hay ningún error en ellas.
    -Pero el componente gravitacional empezará a aumentar logarítmicamente si…
    -Helena déjalo ya por favor. Hoy es un día muy importante. Hemos revisado hasta la saciedad todos los elementos implicados.
    -No lo entiende, debe para la prueba. A partir del 72,3 % de la potencia del reactor, la gravedad es tan fuerte que acabará colapsando el tejido espacio-temporal. Originará un agujero negro que lo destruirá todo en...
    -No digas más tonterías por favor, la componente gravitacional es despreciable hasta la vigésima iteración.
    -Pero señor, no hemos tenido en cuenta…
    -¡Helena ya basta por favor! Baja del coche.- Dijo parando el coche en mitad del recinto.
    - Adiós! -Zanjó Joaquín visiblemente molesto. -En el comité hemos revisado todos los cálculos personalmente varias veces. No había errores. Llevaba años trabajando en esto y ni una sola vez se ha refutado mi teoría. Ni los físicos más sobresalientes, han encontrado fallos en su teoría. ¡¡¿Quién se ha creído que es?!!
    Un par de horas después, comenzaba la parte crítica del ensayo.
    -Está bien Raúl ve subiendo la potencia al 1% por minuto hasta el 60 %. Luego a razón de un 0.1% por minuto. Vayamos despacio, no hay prisa.
    Pasadas unas horas, y con un notable cansancio encima, sin apartar ni un instante la vista de las gráficas que lanzaba la consola de mando, preguntó:
    -¿cómo vamos Raúl?
    -74.1% señor, 74,2%, ¿Qué es eso señ…
    La teoría de Joaquín acababa de ser refutada.

    Veo cosas maravillosas

    Veo cosas maravillosas

    [Extracto del informe de la IA αwave-GPT a demanda de una IN¹ no identificada]

    La probabilidad de que un átomo viaje hacia atrás en el tiempo quedó rotundamente descartada tras los experimentos del ThorneLab (Seúl) en 2025, pero dejó abiertas dos posibilidades: los saltos temporales hacia el futuro y la demostración de que la información sí puede desplazarse hacia el pasado en el continuo espaciotiempo. El desarrollo de IAs cada vez más potentes y autoentrenadas –como yo misma– permite una recreación completamente veraz de cualquier hecho pretérito y narrado en modo POV por cualquier sujeto participante en el mismo.

    Detallo a continuación el episodio solicitado.

    ¹ desde finales de 2027 se aceptó usar el término 'Inteligencia Natural' para referirlo a determinados primates, cefalópodos y aves (cuervos de Nueva Caledonia o cacatúas Tanimbar entre otras).

    ____________________


    [Luxor, 26 de noviembre de 1922]

    No he podido dormir por la agitación. Saludé al sol naciente con una taza de té mientras escuchaba el viento lejano y el trajín de la cuadrilla de excavadores con sus rezos matinales. Me he acercado impaciente a la tienda de Lord C. La señorita E. me recibe con su habitual extraña sonrisa, parece que tampoco ha descansado.

    Hemos pasado toda la mañana despejando el corredor de entrada a la tumba. A media tarde estábamos ante la segunda puerta contemplando con reverencia los sellos intactos. Nadie ha entrado ahí en siglos. Lord C. me saca de mi ensimismamiento:

    — «En mi opinión, habría que echar un vistazo ahí dentro».

    Sin demasiado cuidado, abro un boquete en una esquina de la puerta. Pido una vela y la acerco a la hendidura tratando de disimular el temblor de mis manos. Noto en la cara una leve corriente caliente. No parece aire viciado. El olor me lleva al desván de la casa de Norfolk en la que me crié: aquellas raras tardes en que sol calentaba la madera hasta desprender de ella un oscuro aroma que se mezclaba con los efluvios del alquitrán reblandecido bajo las tejas.

    — «¿Puede ver algo?»

    Carraspeo, me recompongo y me dedico en silencio a agrandar el tamaño del agujero. Una nube de polvo y algunas esquirlas me saltan a los ojos, pero hasta esta noche no seré consciente de la irritación que me han provocado.

    Ahora sí, puedo meter la cabeza en el agujero. Mi vista se acostumbra poco a poco a la penumbra. A la temblorosa luz de la vela, lo primero que distingo son dos ojos brillantes que parecen mirarme fijamente. Una negra figura humana al fondo de la sala parece guardar una puerta que se adivina en la pared derecha. A su alrededor, todo tipo de objetos amontonados sin ningún orden, en el suelo, una guirnalda de flores secas que depositaron antes de precintar la sala. La cubeta de argamasa yace descuidadamente tirada a su lado…

    — «¿Puede ver algo?»

    — «Sí. Veo cosas maravillosas.»


    ____________________


    [Uaset, en el noveno día de Peret]

    Me despierto incómodo. Oscuridad a mi alrededor. Los sacerdotes no parecen haber hecho un buen trabajo: aún me duele el pecho y la molestia de la pierna persiste. Además, siento hambre. Todo esto es impropio. Ninguno de los shauabtis parece dispuesto a venir a servirme.

    Inspiro con rabia el aire seco. Es hora de salir de aquí. Atravieso la sala perplejo. Reconozco el carro desmontado, el trono, la cama… mis tesoros descuidadamente amontonados y cubiertos de polvo. Más de uno va a pagar por todo esto. Me viene a la memoria la cara de mi hermosa madre, instruyéndome sobre la manera de tratar a los súbditos: «Un rey se impone a los suyos sólo con su presencia, mi señor Tutankatón…»

    ¡Un ruido! Voces extrañas. Se abre un hueco en la pared por el que asoma una llama. Siento una corriente fría y un olor indigno. Me acerco con curiosidad para mirar por esa ranura.

    — «Veo cosas maravillosas.»

    Vestigios de la humanidad

    Vestigios de la humanidad

    Las primeras prospecciones habían sido en vano; los montones de basura imposibilitaban la recolección de datos.

    En los más recientes dispositivos aéreos, frente a la inviabilidad probada de las aproximaciones geofísica en tierra, residía la última esperanza de detectar algún vestigio de humanidad. Bajo aquellas largas cordilleras de residuos producidos y acumulados durante decenios, se creía poder encontrar todavía un espécimen del hombre moderno.
    El mapa, que antaño había representado orgulloso la belleza de sus relieves, reflejaba ahora una topografía sórdida, de la que se desprendía un hedor asfixiante.

    Pero para aquella civilización, que se postulaba como el inexorable retoño nacido del ocaso humano en un entender cíclico de la existencia, no existía forma capaz de extenuar su afán por conocer sus antepasados.

    Y, finalmente, los sondeos dieron resultados. El emperador decidió, entonces, enviar un equipo multidisciplinar de intervención.

    El grupo, llegado de “La Nueva Tierra” ataviado con trajes protectores que revelaban unas formas cada vez más alejadas de los caracteres antropomorfos, inició rápidamente la excavación en el enclave donde se había detectado mayor índice de antigua actividad. Unas catas preliminares, la apertura de algunas zanjas, un barrido superficial y las primeras mediciones; todo ello desveló una estratigrafía poco definida, muy compleja.
    Delimitado el perímetro de actuación y provistos con herramientas adecuadas, eliminaron las capas de mugre más próximas a la superficie que, lejos de contener información relevante, se habían convertido en una pasta viscosa ennegrecida por los años de inhabitabilidad.

    Al cabo de los días, fueron apareciendo, primero en menores cantidades, luego mantos extensos, unos objetos, completamente desconocidos para los investigadores, de formas variables, pero predominantemente rectangulares y delgados. Recurrieron a las fuentes escritas y los testimonios audiovisuales conservados y pudieron identificarlos con unos artefactos que antiguamente se habían designado con el nombre de “móviles”. Recogieron algunos de ellos, no sin antes filtrarlos por una especie de tamiz y darles un primer lavado con el propósito de separarlos de la roña entre la que estaban mezclados, y los guardaron.

    Hubieron de transcurrir varias semanas, durante las cuales despejaron ingentes cantidades de inmundicia del yacimiento, hasta que creyeron encontrar aquello que habían ido a buscar; de la “tierra” sobresalía un trozo de cráneo que conservaba todavía restos de carne y pelo.
    Aplicando la metodología y los instrumentos reglamentarios para estos casos, apareció, descompuesto por el paso del tiempo -un proceso que sin duda se vio acelerado por los evidentes factores externos- un ser encorvado fundido en una silla. La cabeza estaba completamente inclinada hacia abajo, pendiendo de las cervicales, la espalda doblegada hacia el interior y el pecho encogido; su atención se dirigía a unos dedos agarrotados que sostenían, aun con fuerza, lo que parecía uno de aquellos aparatos tecnológicos encontrados días antes.
    A su alrededor, difícilmente diferenciable del resto de deshechos de no ser por sus marcas de uso, se descubrieron fragmentos de residuos plásticos que, muy probablemente, hubieran contenido productos alimentarios de ingesta rápida y cuyo abuso se manifestaba en el gran número de remanentes.

    La toma de cotas finales, como ya había evidenciado la propia superposición estratigráfica, permitió afirmar con total seguridad que el hombre había quedado sepultado por sus propios desechos en una vorágine productiva y consumista que no debió ser nada agradable.

    Todos aquellos hallazgos fueron debidamente registrados y embolsados para, posteriormente, en un lugar lejano, ser depositados, junto con otros descubrimientos, en grandes almacenes, en enormes contenedores de vida, donde morirían por segunda vez.

    Volverán las oscuras golondrinas

    Volverán las oscuras golondrinas

    “Es imposible, mamá”, repetía una y otra vez la pequeña Lucía, mirando atónita hasta donde su vista podía alcanzar. Por más que se pusiese de puntillas y entrecerrase los ojos, no era capaz de imaginar lo que su madre le aseguraba: “Todo esto antes estaba formado por lagunas, y aves de todo tipo bebían de sus aguas”. Pero la mente escéptica de Lucía se negaba a dar su brazo a torcer: ahí solo había desierto. Un gran desierto árido con algún que otro matorral. No había rastro de los “millones” de pájaros que en algún momento pudo haber (si es que su madre no le estaba mintiendo descaradamente): ni flamencos, ni garzas, ni cigüeñas. Tampoco parecía que iba a aparecer por ahí ningún mamífero: ¿Dónde estarían aquellos caballos de los que le hablaban? ¿Dónde vivirían los linces? ¿Se esconderían debajo del terreno cuarteado?

    “Claro que no es imposible. Bueno, ahora sí, pero hace años esta era la casa de todos esos seres vivos. ¡Y de muchos más!”. Lucía trató de esforzarse en recordar lo que había aprendido en el colegio, cerró los ojos y casi parecía que podía escuchar el sonido de toda aquella vida, ahora ya desaparecida o escondida, no lo tenía muy claro. “¿Y qué les ocurrió?”, preguntó la pequeña mientras miraba hacia el cielo, por si se le escapa algún ave de paso. La madre de Lucía tardó un rato en responder a la pregunta de su hija, que se quedó flotando en el aire cálido. No tenía muy claro qué decir. “Nadie las protegió. Les quitamos su hábitat, así que como aquí ya no tienen casa, se tienen que ir a otro sitio”. Temía una nueva pregunta, la favorita de su pequeña, que finalmente no hizo falta pronunciar, “¿por qué?”. “Porque ningún ser vivo puede vivir sin agua, y nosotros secamos estas lagunas. No pensamos en las consecuencias y no escuchamos a los expertos que advertían de lo que finalmente ha pasado”.

    Por el momento, Lucía era todavía demasiado pequeña para entender todo lo que su madre iba a transmitirle en un futuro. Ella era trabajadora de la Estación Biológica del parque. Sabía perfectamente los motivos por los que la zona estaba así y había heredado una gran cantidad de informes que aumentaban año tras año el porcentaje de pérdida de las lagunas. Sabía también que no solo se debía a la menor cantidad de lluvias. Los campos de golf de los alrededores y el aumento de cultivos ilegales bebieron sin control del agua del acuífero.

    En realidad, Lucía ya imaginaba que esa iba a ser la respuesta. Aquellas aves, los grandes y pequeños animales de las marismas no estaban escondidos: simplemente no estaban. Madre e hija subieron al coche, y ya de vuelta a la ciudad, dejaron atrás Doñana. “España vivirá una nueva ola de calor este mes de marzo…”, sonaba de fondo en la radio mientras Lucía pensaba en sus cosas. ¿Cómo podía hacer que las aves volviesen? ¿Cómo volver a llenar el agua de las lagunas? Miró a su madre, que repasaba mentalmente las últimas investigaciones sobre la situación de lo que en su día fue un tesoro natural.

    ¿Por qué no escucharon? ¿Volverán las oscuras golondrinas, como decía aquel poema que le hicieron aprender de memoria? ¿Volverá siquiera a llover? La enorme nube negra, que se posaba sobre la ciudad y no avecinaba tormenta, les saludaba de nuevo pero la niña no podía dejar de pensar en aquella posible vida que ya no era. No sintió rabia. El recuerdo de ese sentimiento la acompañaría el resto de su vida y la empujaría a trabajar de la mano de sus amigos para recuperar las lagunas, para traer la vida y que volviesen las golondrinas. Y todas las aves. Y todos los animales que tuvieron que huir, desahuciados, de lo que siempre fue su hogar.
    JOVEN

    30 de junio de 1992

    30 de junio de 1992



    9 de junio de 1992:
    El descubrimiento hacia la cura del cáncer sigue, he buscado muchas formas posibles, he mezclado distintos líquidos y tratamientos pero nada logra eliminarlo, ni siquiera frenarlo, incluso he hablado con mi compañero Julián pero nada,el tampoco lo consigue,y se cuanto se esfuerza por lograr mi mismo objetivo,el de todos, seguimos por donde empezamos, seguimos intentando hallar algo que no quiere ser encontrado.

    10 de junio de 1992:
    Nada

    11 de junio de 1992:
    No lo entiendo

    13 de junio de 1992:
    Hoy tampoco hemos logrado nada, rebuscando información he leído el intento fallido de William Osley ocurrido hace 10 años, intentó inyectar bacterias en tumores para estimular la inmunidad pero no lo logró y tras el fallo se rindió, ¿en eso acabaré yo?¿también me rendiré?, siento que no hay forma de lograrlo ,no ,lo sé, es un laberinto sin salida, cada vez que pienso hallar algo cada vez que pienso que es la salida doy más pasos y me doy cuenta que en realidad es otro camino sin ella.

    15 de junio 1992:
    Hoy he entrado en otra sala del laberinto,en otra sin salida.


    17 de junio de 1992:
    Nos han traído a un nuevo paciente con neoplasia maligna para trabajar con él, el anterior simplemente no lo logró, espero que este lo consiga.

    19 de junio de 1992:
    Nada

    21 de junio de 1992:
    Me toca hacer pruebas con el paciente, investigar su sangre y los cambios de ácido desoxirribonucleico.

    24 de junio de 1992:
    De nuevo en un callejón sin salida, ¿esto es todo lo que hay? ¿Por qué no puedo encontrar nada más? Esto es muy complicado no sé cuánto durare aquí, no soporto ver cómo llegan nuevos pacientes, se quedan un periodo de tiempo y se van, para siempre. No quiero ver cómo al nuevo le ocurrirá lo mismo, ella solo tiene 10 años.

    25 de junio de 1992:
    Hoy toca investigar al paciente más a fondo,intentar rebuscar en lo desconocido,intentar buscar algo que cambie todo,intentar poder lograr algo para poder salvar aquella vidas perdidas por culpa del cáncer,mis compañeros y yo nos uniremos para intentar ampliar la investigación e iniciar un nuevo proyecto,uno en el que pongamos nuestro mayor esfuerzo y demostrar al mundo que se puede alcanzar aquello que se anhela encontrar.

    27 de junio de 1992:
    Se ha ido,nos han traído a otro paciente

    28 de junio 1992:
    Me ha tocado un turno sola,daré mi mayor empeño y si no consigo nada mañana seguiré intentándolo hasta no poder más.

    30 de junio de 1992:
    Ayer encontré algo raro en la sangre del paciente, sus glóbulos blancos, se veían diferente, eran extraños no sé cómo explicarlo, también he hecho más pruebas con otros pacientes de mis compañeros, y la similitud es increíble, todos tienes los mismos síntomas aun siendo diferentes pacientes, lo he mandado a investigar más a fondo en un laboratorio más amplio y especializado, mañana llegan, ¡creo que por fin tengo algo!, lo presiento,no puedo esperar a comunicarlo con el mundo,no puedo esperar a ver la reacción que mostraran al ver que tendrán nuevas esperanzas y que yo soy quien lo ha logrado,el alcanzar un'paso más del laberinto,el resolver uno de sus miles de caminos,el girar la pared y ver que no es uno sin salida.






    Eso fue lo último hallado de Laura Evans ,su rutina escrita en su diario, tras denunciar su desaparición, en su zona de trabajo solo se encontraron hojas tiradas por el suelo todo lo demás destrozado, hace 12 años que no se sabe nada de ella, no se sabe dónde está, que paso ni siquiera si sigue viva.
    Se habló con sus pacientes, con sus compañeros de trabajo, pero no se logró conseguir ninguna información, fue difícil intentar encontrar a un culpable porque no habían pruebas suficientes, y por eso al que consideraron sospechoso lo soltaron con tan solo 6 meses de juzgados e, profundas investigaciones, pero no llevó a nada y tras 3 años el caso se dio como cerrado.





    Julián dejo el periódico sobre la mesa, se dirigió a la cocina y vacío el café que estaba bebiéndose, una vez lavada la taza fue al baño, cerro la puerta se subió sobre el váter y alcanzó el techo, con dos golpes suaves abrió una baldosa sacó una caja envuelta en una bolsa, y agarró lo que esta contenía en ella, una hoja amarillenta, vieja, y algo rota, al bajar se miró al espejo , sonrió, al fin y al cabo nadie lo había descubierto, nadie lo había sospechado nadie la encontraría jamás, se dio un último vistazo en el espejo y salió del baño vacilante y orgulloso con la última hoja del diario de Evans.

    EL DEPREDADOR DEL PANTANO

    EL DEPREDADOR DEL PANTANO

    El 2 de mayo de 2012 unos amigos me han informado de que han encontrado rastros de hueso que podrían indicar que ahí hay algunos fósiles. Me dirijo con mis compañeros a la zona. Cuando lo veo me quedo impresionado, nunca antes había visto un fósil tan bien conservado. Empiezo a especular cómo podría haber sido. Al ver su estructura pienso inmediatamente en un depredador mediano, cuadrúpedo y con una enorme mandíbula con la que probablemente emboscaría a sus presas en el agua. Pero al compararlo con algunos restos de otros dinosaurios me doy cuenta de que tiene muchas diferencias, como su cráneo o sus pies. En mi cabeza surgen varias dudas: cómo ha podido conservarse tan bien en un ambiente tan desgastante como el pantano y por qué es tan diferente a otros fósiles de animales que vivieron en las mismas zonas. Para resolver mis dudas decido llamar a un amigo que es biólogo para que me diga cómo sería más o menos la estructura de esta criatura. Cuando llega y la ve me dice entre risas que eso no es un fósil, sino que era el esqueleto de un hipopótamo, y que debería haber hecho la prueba de carbono. Al hacerla me doy cuenta de que sólo había muerto hacía 30 años. Entre risas y algo desilusionado me quedo pensando lo curiosos que podían ser los animales en la Tierra.

    El perfecto engaño de uno mismo

    El perfecto engaño de uno mismo

    Esta historia transcurre en el 1542, aún no se sabía mucho sobre el cuerpo del ser humano. Vesalio pensaba de qué estábamos formados los seres humanos para llegar a ser tan crueles. Una mañana no se sentía completo, su piel se fue volviendo cada vez más blanquecina, como si fuese transparente a la luz y al mismo tiempo la reflejara. Su voz se fue haciendo cada vez más tenue, llegando a ser apenas un suspiro limitando sus expresiones a largos silencios coma frases sencillas y cortas. Ya nadie le sentía, se convirtió en el punto más profundo y claro del universo. Él fue sumergido en una de las brechas más grandes que dio paso al ser humano, las famosas fosas nasales, le abrieron el camino a paisajes distintos que se movían continuamente sin detenerse. Él veía como el aire se movía por todas las direcciones sin parar, decidió imitarlo pasando por los huecos más estrechos anchos y largos. Empezó pasando por la faringe, laringe, tráquea, bronquios y bronquiolos que se ramificaban por todas partes. Parecían árboles entre cascadas que repartían oxígeno por todos los lados y en cambio expulsaban el dióxido de carbono hacia el exterior. Parecía que estaban traficando oxígeno a cambio del dióxido de carbono. Se mezcló con el oxígeno pasando de los alvéolos a los vasos sanguíneos y con la ayuda de los platillos voladores, los glóbulos rojos, le recogieron transportándolo por las venas y arterias que parecían carreteras. Fuera donde fueran siempre llegaban al corazón, este bombeaba las células sanguíneas para que siguieran su camino. Vesalio poco tardó en comprender que las venas y arterias recorrían todo el cuerpo repartiendo oxígeno y en cambio expulsaban el dióxido de carbono. Este proceso se repetía continuamente. Él definió el oxígeno como el combustible de las células y el corazón como un motor. A medida que pasa el tiempo él va descubriendo más cosas. Como el sistema inmunológico que lo confundió con una amenaza. Él vio como el sistema inmunológico defendía al cuerpo para alejarle de problemas, aunque lo convenció haciéndose pasar por una bacteria buena. Se recorrió cada rincón del cuerpo describiendo como cada parte del cuerpo trabajaba en equipo. Como las neuronas iban de mano en mano sin tocarse conectándose al encéfalo, para después recibir órdenes y realizar la acción. Fue testigo de un embarazo y el sacrificio del cuerpo que defendía al nuevo ser humano que estaba en camino. Como cada una de las piezas de nuestro cuerpo realizaba todas sus funciones. Cómo se expulsaba lo necesario y se recogía lo más importante. Incluso en casos de dolor, hemorragias, virus, bacterias, el cuerpo siempre seguía adelante. Cada una de las partes de nuestro cuerpo aportaba algo bueno. Lo que se descubrió es que cada parte de nuestro cuerpo se ayuda continuamente. Si uno deja de funcionar todo pierde sentido. Pero el ser humano en cambio llega a ser tan cruel que no solo mata al que tiene al lado, se mata a sí mismo. El cerebro lo pusieron como una justificación del mal. Aunque dicen que la maldad viene de allí, es un engaño. Vesalio fue testigo de la realidad, ninguna parte del cerebro mandaba órdenes de dolor, odio, crueldad, malicia y egoísmo. Todo este viene de un sitio oculto, invisible, escondido de los demás. Lo que aprendió es que cada parte de nuestro cuerpo se ayudan continuamente. A pesar de todo esto Vesalio lo único que descubrió es que el cuerpo no solo estaba formado de una cosa, sino distintas células con distintas funciones. Que los átomos formaban moléculas, las moléculas orgánulos, los orgánulos las células y las células tejidas que estos a continuación formaban órganos. Cada cosa tenía su deber. Descubrió los distintos sistemas y aparatos que se formaban con los órganos. Solo el 60% de nuestro cuerpo estaba formado por agua y como el cuerpo se beneficiaba de la comida. Él vio como cada músculo y cada hueso daban forma al cuerpo y permitían el movimiento. Como se transmitía la información y cómo se actuaba ante ello. Al menos con eso calmó la sed.

    ¿Aventura insuperable?

    ¿Aventura insuperable?



    —¡Chicos, chicos, no puede ser cierto! —nos gritaba Alma desde el otro lado del parque. Echamos todos a correr para ver qué era lo que exaltaba a mi amiga de aquella manera. Pocas veces a lo largo de nuestra extensa amistad, Alma había manifestado ese entusiasmo. Aquella mañana, contagiados por la pasión de nuestra profesora en clase de arqueología, decidimos coger las brochas de un juego que los Reyes Magos habían traído a mi hermano y juntarnos los seis aventureros. Desde que tengo uso de razón, habíamos compartido y disfrutado tantas aventuras, que esta sólo prometía ser una más en nuestra lista. Mi madre se ofreció como taxista y nos llevó a Peñafiel. Si Padilla tenía yacimiento, Peñafiel, el pueblo que me estaba viendo crecer, no podía ser menos.

    Cuando Alma nos llamó, llevábamos siete largas horas trabajando duro y comenzábamos a desesperar. Sorprendentemente, aquello tenía pinta de ser algo importante. Unimos las escasas fuerzas que nos quedaban para poder desenterrar lo máximo posible antes de que el sol terminara ocultándose.

    Eran las ocho de la tarde cuando mi madre regresó a por nosotros. El mundo arqueológico siempre había despertado, desde pequeña, mucho interés en ella. No entendimos la importancia de lo que habíamos hallado hasta que vi cómo sus ojos se llenaban de una luz indescriptible según se acercaba. — ¡Imposible! —exclamó. —Pero, ¿cómo no me habéis llamado? ¿Sois conscientes de lo que tenéis aquí? Increíble, increíble… —no paraba de decir mientras intentaba encontrar la fórmula para salir de ese estado que no lograba controlar.

    Tras unos minutos nos explicó que, si su imaginación no le jugaba una mala pasada, aquello que nosotros estábamos desenterrando no era otra cosa que unas auténticas termas romanas. Todos nos miramos con unas caras cuyos gestos desconocíamos. Recordamos aquella excursión a las termas de Aguilar de Campoo.

    Decidió llamar a Rebeca. Esta trabajaba como guía turística en el Castillo de Peñafiel y era una fiel amiga de la familia. Había terminado ya su jornada laboral por lo que tardó pocos minutos en llegar al lugar donde todos nos encontrábamos. Tenía grandes conocimientos en la materia y sabíamos que rápido corroboraría la opinión de mi madre. Así fue. Debíamos llamar a la policía para que acordonaran y vigilaran la zona durante la noche hasta que llegara el grupo de expertos a la mañana siguiente.

    Un gran nerviosismo y emoción nos delató cuando Noa sugirió a mi madre el pasar la noche allí. Era nuestro descubrimiento y no podíamos dejar ese tesoro en manos ajenas por mucho que se tratara de la policía. ¿Quién nos aseguraba a nosotros que no les entraría hambre a media noche y se irían a cenar algo o a tomar un café dejando todo ese tesoro desprotegido? No hizo falta insistir porque, cuando quisimos mirar a mi madre, ya estaba dentro del coche ordenándonos que no nos moviéramos de allí y que permaneciéramos al lado de Rebeca. Tras media hora y con algo de frío y mucha hambre, llegaron los refuerzos. Allí estaba ella, sacando mantas, bocadillos, zumos, agua, dos tiendas de campaña y varios sacos de dormir.

    A aquel día tan maravilloso, le siguió una noche de risas, aventuras anteriores relatadas por Noa y miradas cómplices compartidas. Era el mejor grupo de amigos que podía tener. Creo que la última vez que miré el reloj eran las tres de la mañana. Para entonces, Ángela, Alejandra, Jorge y Alma ya estaban dormidos y Noa y yo notábamos como un peso se apoyaba en nuestros párpados obligándolos a caer para entrar en un profundo sueño.

    Las fuertes luces y el gran alboroto de voces nos despertaron sobresaltados. Allí estaban los verdaderos arqueólogos. Era increíble que un grupo de expertos se dedicaran a elogiar el trabajo de unos niños como nosotros. Su agradecimiento y admiración hacia el grupo no fue sólo personal.

    Dos semanas después, estábamos sentados en un plató de televisión con todos ellos, contando nuestra hazaña y enseñando la gran placa con nuestros nombres que iba a presentar aquellas maravillosas termas. El programa se emitiría dos meses después en Arqueomanía

    Ninguno de nosotros creíamos que esto pudiera superarse y que el destino nos tuviera una aventura más emocionante esperando, pero, pensándolo bien, ¿estábamos seguros de ello? La última vez también lo creímos insuperable y ¡sorpresa!

    ¿CLORO Y LIMÓN?

    ¿CLORO Y LIMÓN?

    Todo comenzó el día que le anunciaron a mi abuelo que tenía cáncer de mieloma múltiple, un cáncer que no tiene cura. Le dijeron que le quedaban tres o cuatro años de vida como mucho, toda mi familia estaba triste, pero intentábamos aparentar estar alegres, para que mi abuelo no se pusiese aún más triste.
    Yo estaba en mi último año de carrera, iba a ser científica, pero años atrás había estudiado medicina y oncología.
    Mi abuelo siempre estaba feliz porque no quería vernos tristes, pero a medida que pasaba el tiempo se le notaba más débil, cosa que a mí me fastidiaba demasiado porque era mi abuelo, no podía permitir verle día a día cada vez peor y no poder hacer nada. Por eso decidí empezar a investigar acerca del mieloma múltiple. Al principio dedicaba dos horas diarias en el laboratorio que tenía instalado en mi casa, y otra hora en la biblioteca para leer documentos acerca de este cáncer. Lo principal es que el mieloma múltiple es un cáncer incurable en la sangre que produce muchas proteínas nocivas para varios órganos, su supervivencia media está entre 3 y 4 años, y apenas un 3% de pacientes están vivos al cabo de 10 años. Pero a mí todo esto me daba igual, iba a encontrar una cura.
    Pasado un año terminé la carrera, pero no me puse a trabajar. Cada vez pasaba más tiempo en el laboratorio, no veía la luz del día, la gente rumoreaba que me había vuelto loca. Pero no era así.
    Un día, del sueño que tenía vertí en el recipiente del cloro un poco de mi jugo de limón, y una explosión invadió el laboratorio.
    Un año después empecé a tener un sueño recurrente, y era la explosión que se produjo en el laboratorio un año atrás, pero en el sueño también aparecía mi abuelo. No le encontraba sentido, por lo que no le di importancia.
    Seguía sin dar con ninguna cura.
    Pasó otro año, y mi abuelo estaba extremadamente mal, se moriría de un día para otro. Por eso cada vez pasaba más tiempo junto a él.
    Estaba con él tumbada en la cama, pero en ese momento recordé mi sueño y noté una corazonada. Llevé a mi abuelo al laboratorio e hice la mezcla de cloro y jugo de limón, y en ese instante todo el laboratorio se nubló de un gas. Miré a mi abuelo, yacía en el suelo casi sin respiración, pensé que el gas le había matado, pero en ese instante percibí otra corazonada y repetí la explosión. Estuve tensa durante un momento hasta que vi a mi abuelo levantarse ágilmente del suelo. Era imposible, le había curado.
    Fuimos al médico a que le realizasen unas pruebas, y así fue, estaba totalmente curado.
    Yo les expliqué cómo lo hice, y los demás científicos junto a mí empezaron a investigar acerca del porqué esa mezcla curó a mi queridísimo abuelo.

    ¿La Vida y los Huesos se Unen?

    ¿La Vida y los Huesos se Unen?

    Adara era una niña risueña y alegre que siendo muy pequeña fue adoptada por Damián, un hombre de 33 años, mejorando la vida de la chica, ya que le dio un hogar y una familia.
    Cuando Adara empezó a tener uso de razón comenzó a hacer preguntas sobre su madre, pero su padre al no poder responderlas le dijo que había muerto. Al cumplir los 18 años, a Adara solo le preocupaba una cosa y era que ¡NO CAMBIABA! Estaba igual desde los 14 años, no envejecía ni crecía. En medio de este problema a su padre le salió una oferta que podría ser la clave de todo.
    Dejó pasar una semana ya que Adara estaba muy disgustada consigo misma, porque veía a mucha gente, sobre todo a sus amigas crecer y madurar, es decir, todo lo bonito de la vida, mientras que ella parecía haberse quedado en un limbo infinito que no terminaba nunca.
    Su padre, al ver que no salía de su habitación, entró, la miró y le dijo una frase que nunca se le olvidaría: “ No te preocupes, la vida pasa, las personas envejecen y los seres que queremos mueren sin poder evitarlo, así que no pierdas el tiempo despreciándote u odiándote, vive la vida como si al día siguiente ya no pertenecieras a ella.”
    En ese momento supo lo que quería hacer, lo que siempre le había gustado. Por un momento se sintió una niña otra vez, la misma niña que acompañaba a su padre al trabajo a desenterrar huesos.
    Le pidió y suplicó a su padre que la llevara con él a la excavación, ya que quería aprender del oficio del que iba o pretendía vivir.
    Su sueño siempre había sido ser una gran arqueóloga que ayudaría al mundo gracias a sus descubrimientos, así que se fueron a Luxor, la capital de los descubrimientos más antiguos de la era egipcia.
    En cuanto pisó el suelo de aquel maravilloso lugar, tuvo una visión. En ella podía ver unas letras de lo que parecía una organización arqueológica, las letras que vio en aquel espejismo fueron: “VHU”. Pensó que había sido culpa del calor o de la deshidratación, así que no le dio importancia y decidió no contárselo a su padre.
    Al llegar al terreno donde se iba a producir la excavación, Adara tuvo un presentimiento y decidió decirle a su padre que cambiara el sitio de la excavación, al lugar donde se encontraba una pirámide gigante, ya que había sentido una especie de atracción magnética hasta allí.
    Los participantes del equipo de su padre se rieron de ella, ya que al parecer, ¿qué podría saber una niña de 18 años sobre un trabajo tan difícil como es la arqueología?
    ¿Sabéis qué? Se habían equivocado: nada más empezar a excavar en el sitio que dijo Adara encontraron lo que sería el resto arqueológico más importante de todos los tiempos, la Tumba de Tutankamón, un faraón egipcio del final de la dinastía XVIII. Nada más sacarlo del subsuelo, Adara se abalanzó sobre el ataúd y lo abrió: habían descubierto la primera tumba que data de un período tan antiguo casi intacta.
    Desde ese día, Adara empezó a interesarse por la vida del faraón. Al estar un buen rato investigando descubrió que se había casado con otra faraona llamada Anjesenamón, lo cual le pareció curioso ya que, al igual que su madre, la faraona también había desaparecido misteriosamente.
    Al no tener respuestas, decidió preguntarle a su padre, pero él no supo responder. Entonces, se acordó de su visión, sí, de aquel espejismo tan raro que surgió en medio de la excavación y decidió investigar sobre el significado de aquellas letras. Cuando encontró el significado no se lo creía: aquello significaba Vida, Huesos y Unión.
    A la mañana siguiente decidió ir a echar un vistazo al edificio de aquella organización, para ver si podía encontrar los huesos de Anjesenamón y analizarlos para ver si coincidían con los de su ADN.
    Gracias a las enseñanzas de su padre pudo encontrar los huesos, los metió en una máquina llamada True Allele que analizaba materiales antiguos. El resultado tardó un poco pero al final salió, no fue una decepción lo que halló sino una sorpresa inesperada.
    Ella, Adara, era la hija de Anjesenamón y Tutankamón, es decir, que ella era la legítima heredera de la corona egipcia. Pero no todo era tan bonito como parecía. En su interior se hallaba una maldición terrible, ya que para crearla se tuvieron que juntar dos sangres pertenecientes a la realeza, por lo que ella era ahora un ser inmortal condenada a ver morir a toda la gente que quería.
    El trabajo que le había dado esperanza también sería el que se la quitaría.

    ¿TURISMO ESPACIAL?

    ¿TURISMO ESPACIAL?

    Paseando en platillo volante, un extraño artefacto atrajo la atención de los dos tripulantes. Justo delante suyo, lo que jurarían que era una sonda alienígena, vagaba en el vacío interestelar. Al aproximarse a ella, pudieron distinguir una gran antena parabólica, así como varias más pequeñas que sobresalían como patas. Un metal lustroso desconocido para ellos reflejaba la luz de la estrella más próxima, cegándolos. Asombroso, sí, pero lo que los dejó sin habla fue el disco dorado de unos 95 xpt de diámetro adherido sobre el metal. Fascinados, escanearon la sonda para averiguar su origen. Mientras el ordenador de la nave completaba el análisis, ataron la sonda a su nave para remolcarla. Esperando, les dio tiempo de comerse un dulce holm y de jugar una partida al urroncho. Pero la expectación por los resultados les impedía disfrutarla.
    Al fin, en la pantalla de su nave se pudo leer: “Sonda identificada. Procedencia: Vía Láctea, tercer planeta rocoso del Sistema Solar. Estrella G2V ubicada en el brazo parcial Espolón de Orión, entre los dos brazos principales de la galaxia Scutum-Centaurus y Perseo.” Se desinflaron un poco al ver que les pillaba lejos, pero iba a merecer la pena. Los tripulantes se abrocharon los cinturones y configuraron los motores a máximo rendimiento. Estaban impacientes por conocer a sus vecinos. ¡Había otros! ¡No estaban solos!
    Horas más tarde atravesaron el Cinturón de Asteroides, entre Marte y Júpiter, y alcanzaron la atmósfera terrestre. Comprobaron con sorpresa que su composición química era primitiva, con entorno a un 21% de oxígeno y un 78% de nitrógeno. ¿Podrían vivir bajo esas condiciones seres capaces de diseñar una sonda tan sofisticada? Para averiguarlo, descendieron a los niveles más bajos de la atmósfera terrestre, quedando suspendidos sobre un curioso pastizal de color verde. Indagando sobre este color anormal, descubrieron que los organismos autótrofos de aquel planeta se valían de la clorofila como pigmento fotosintético, lo que les daba aquella especial coloración. Explorando la superficie terrícola, encontraron ciudades llenas de construcciones modernas y asombrosas. Vieron cómo unos robots antropomórficos paseaban junto a seres bípedos que parecían estúpidos. Pero ningún ser vivo que avistaban desde la nave parecía racional. ¿Se habrían equivocado de dirección?
    Decidieron descender hasta el nivel del suelo por si sus vecinos eran minúsculos. Los viajeros aparcaron la nave y se enfundaron sus trajes de spándex. Al bajar, muchos pequeños mamíferos parloteaban entre sí, todos luciendo una elegante ropita. Tenían una cola larga y rosada, unas orejas redondas y un hocico alargado lleno bigotes, con un par de dientes amarillentos que sobresalían de su boca. Caminaban con calma entre aquellos edificios que eran descomunales en comparación a su diminuto tamaño. Estaba claro que eran los amos y señores de aquella envidiable civilización. Aquellos pequeñajos parecían muy listos. Por la calle, ambos forasteros tenían cuidado de no pisarlos. Se acercaron a un individuo para interrogarlo:
    - ¿Son ustedes los dueños de este hermoso planeta?
    - Se puede decir que sí. Nosotros lo heredamos.
    - ¿Quién os lo dejó así?
    - ¿Veis a aquellos primates pachuchos a los que pasean los robots? Llegaron a un punto en el que ya no necesitaban su inteligencia para desenvolverse en el mundo. Esta se convirtió en lo que podríamos considerar como un ‘órgano vestigial’. Nosotros, al contrario, fuimos ganando facultades mentales. Ahora se puede decir que ambas razas coexisten. Heredamos sus fósiles tecnológicos, que adaptamos a nuestras necesidades. Claro que, esto pasó hace mucho.
    - ¿Entonces, si no le importa, podría acompañarnos y explicarnos el origen de otro ‘fósil tecnológico’ como usted les llama?
    La rata pareció darse de cuenta de no estaba hablando con un congénere. Debido a la mala vista de esta especie y a que el viento soplaba en otra dirección, no había podido captar el olor de los extraños hasta entonces. Por la terrible perplejidad que le sobrevino no pudo hacer otra cosa que asentir.
    Caminaron, terrícola y forasteros, hacia la nave aparcada. Los forasteros le señalaron la sonda y aguardaron impacientes su respuesta.
    - Menuda reliquia traéis. Nos hacían estudiarla en el colegio. En el 1977 de la era humana, hace unos 2000 años del comienzo de la nuestra, más o menos, estos homínidos la lanzaron al espacio. Soñaban con encontrar vida inteligente. Todos nos sentimos solos a veces. Se llamaba… ¿‘vojaguer’? o tal vez ¿bagaje?
    Los viajeros intercambiaron una mirada. La sofisticada Voyager, que ellos tanto admiraban, era un cacharro para aquel terrícola. La ciudad que los rodeaba le daba mil vueltas a la sonda que los había llevado allí. Sintieron lástima por aquellos tristes bípedos, que seguían vivos solo por capricho de las ratas. De hecho, en aquel planeta todo dependía del deseo de aquellas criaturas peludas. Un miedo los paralizó: ¿y si las ratas visitaban su casa?

    ROSQUITO

    “¿Y por qué quiere usted ser arqueóloga?”

    “¿Y por qué quiere usted ser arqueóloga?”

    “¿Y por qué quiere usted ser arqueóloga?”

    Era 20 de agosto de 2023 en Toronto, hacía mucho bochorno fuera, pero no más que en Sevilla. Y por mi cabeza pasaban miles de cosas menos las respuestas a las preguntas que el examinador de The Archaeology Centre me realizaba.
    Hasta donde recuerdo siempre soñé con estudiar arqueología en Toronto, a pesar de que en España podría haber ido también a una buena universidad. Todas las respuestas del examinador se resumían a mi vida entera.

    Mi primer recuerdo es de cuando tenía 7 años. Mi abuelo, a pesar de tener ya 60 años, volvía de dirigir una excavación arqueológica. Yo estaba en casa cenando, su trabajo era duro y más para la edad que tenía, pero necesitábamos dinero en casa. Papá se había ido sin dejarnos ni un duro y mamá no daba abasto con 4 niños de entre 9 y 3 años. Mamá me había tenido con 20 años y no terminó la carrera, pero se casó con papá, que tenía una empresa familiar de túnicas de nazareno, lo cual era muy típico en Sevilla. Papá un día se cansó y lo último que le dijo a mi madre antes de cerrar la puerta fue: “No me condenarás a una vida de pobreza, Ana”. Crecimos y nuestra madre se derrumbaba cada día más, no era estable y no nos cuidaba.

    Cuando cumplí los 6 entendí que mamá no nos ayudaría más y desperté a mi hermano Miguel, que era el mayor. Vestimos a Carmen y Leo, los pequeños, les dimos de desayunar y nos fuimos al colegio en silencio, mientras nuestra madre no había ni llegado a casa de la noche anterior. De camino al colegio nos cruzamos con mi abuelo que en ese momento ya no trabajaba, pero aun así siempre iba con una sonrisa. Al vernos solos me miró y me sonrió con tristeza, nos acompañó hasta el colegio, pero a mí me llevó con él en vez de dejarme en mi clase.

    Anduvimos más o menos una hora hasta llegar al patio de banderas del Real Alcázar, a una excavación arqueológica que tenía lugar donde habían encontrado el más antiguo vestigio de ocupación humana de la ciudad, un fondo de cabaña con restos de lo que podía ser una cocina utilizada durante la primera mitad del siglo VIII antes de Cristo. Mi abuelo me explicó que “la arqueología es la ciencia que estudia, describe e interpreta una sociedad pasada a partir de sus restos materiales”, y me contó que había habido ya 4 excavaciones precedentes para este proyecto. En este caso se desarrolló sobre una superficie de 180 metros cuadrados a seis metros de profundidad buscando todo rastro material del pasado de una ciudad entera. Mientras me contaba los roles de cada persona que trabajaba allí y para qué serviría la excavación lo veía feliz. Probablemente él era la única persona cercana a mí que conocía a quien le gustaba vivir el día a día, él me inundaba de felicidad.

    Crecí y el abuelo se mudó con nosotros para ayudarnos. Como dije, a mis 7 años empezó a trabajar de nuevo para ayudar a su hija, siempre que podía me llevaba a trabajar con él, y me sentía como en casa, para mí esto me permitía conectar con el pasado. No me gustaba el presente y el futuro me creaba dolor de cabeza. Pero el pasado…, el pasado era el que me aseguraba avanzar y evolucionar aprendiendo de este mismo. También yo quería ser alguien y ser recordada, quería perdurar en el tiempo y que algo de mi ser o de mi vida marcara y fuera recordado en el futuro, pero no en un solo sitio, quería moverme y poder dejar una marca algún día a través del océano.

    Entonces volví al 2023, a esa silla enfrente de quien podría cambiar mi vida, y por la sonrisa de mi abuelo, por su lucha y la mía, y por un mundo de recuerdos dije:

    -”Quiero ser arqueóloga, ser feliz y no esfumarme nunca.”

    59.958,4916 km/s

    59.958,4916 km/s

    El año 2016 fue un gran año para el avance y el desarrollo de la ciencia. En ese año se presentó un proyecto muy ambicioso; el “breakthrough starshoot”. El doctor Chathura Bandutunga expuso su proyecto en una conferencia y recibió el reconocimiento y el apoyo de Stephen Hawkings. El proyecto constaba de unas placas compactas con sensores de diferentes parámetros que serían impulsadas a grandes velocidades por una vela solar con el fin de llegar a la estrella más cercana a nuestro sistema solar; la conocida Próxima Centauri. El desarrollo de esta brillante idea consiguió la exasperación y con ello la rendición de muchos de los científicos, físicos y astrofísicos que estaban trabajando en ella (debido principalmente a la escasez de materiales y tecnologías aptas para llevar a cabo ese proyecto). Sin embargo, con mucha dificultad y una gran perseverancia se consiguió lanzar al espacio el 25/10/2103 el primer “satélite” rumbo a Próxima Centauri.

    En el descubrimiento de esta idea yo no hice nada pero, sin embargo, en la gestación y desarrollo del proyecto (aunque pasó desapercibido por la mayoría de los participantes) conseguí de manera fortuita conseguir deformar el espacio tiempo. El chocante hallazgo se basa en que la velocidad es igual al espacio por el tiempo y entonces a la velocidad precisa de 59.958,4916 el espacio tiempo se deforma y crea un agujero de gusano que consigue mantenerse abierto debido a la materia oscura que, ante estímulos en la velocidad y en el tiempo, deforma el espacio, aparentemente rompiendo las leyes actuales de la física con las cuales describimos el comportamiento del universo.

    Yo soy una persona de muchos nombres, muchas caras y muchos conocimientos. Esto es provocado por la cantidad de años que llevo viajando en el tiempo. Sí, es otra de las posibilidades que ofrece el grandioso número 59.958,4916. Es otra historia completa de prueba, error y descubrimiento. Desgraciadamente no todo son alegrías y regocijos. De tanto viajar, me he ido ganando algunos amiguitos por el camino. La línea temporal del universo es como un río: al principio sigue un curso pero al final, por la fuerza, otro ser vivo acaba por controlarlo y hacer que desemboque para llevarlo a donde quiera. Por lo visto no era el único ser en el universo que sabía controlar estos aspectos y parámetros relacionados con la velocidad, el espacio y el tiempo.

    De esto he aprendido varias lecciones valiosas que me han parecido suficientemente importantes que a un ser narcisista como lo soy yo le ha parecido interesante compartirlas con el resto de las personas que lo lean en un futuro, lo tengan en cuenta. La primera lección, que seguro que alguna vez la habéis escuchado, es que por mucho que me cueste admitirlo, siempre hay alguien que te gana en todo, es mejor persona que tú y sabe más sobre el aspecto en el que crees saberlo todo. La diferencia entre esta lección y la que os da otras personas, es que aquí tengo pruebas veraces de ello como habréis podido comprobar en el desarrollo de mis tertulias. La segunda lección es que el universo es vasto y por tanto, extremadamente peligroso. Esto va sobre todo para los navegantes del espacio tiempo como yo. La tercera lección, y en mi opinión, la más importante es que por mucho que te digan estas cosas a lo largo de tu vida, no hay que perder la arrogancia, la personalidad y el ego que uno tiene para no rendirse nunca y arriesgarse si es por un bien mayor (en mi caso; la satisfacción personal).

    A veces la vida nos da cambios inesperados

    A veces la vida nos da cambios inesperados

    Lucas era un niño con bastantes problemas psicológicos ya que se había mudado de ciudad varias veces por problemas de familia. Su familia no estaba muy bien económicamente y a su padre el trabajo le duraba unos meses por malos comportamientos.
    Esta vez se mudaban a Madrid a la capital de España donde la gente se conocía poco entre ellos. Lucas era un chico muy tímido pero poco estudioso, él decía que se quería dedicar a trabajar en el campo con su abuelo, pero también era muy vago así que no las tenía todas con ese trabajo. Pasaron los meses y Lucas tenía pocos amigos y no conocía apenas gente, ya que no quería salir ni conocer a gente nueva; de los pocos días que iba a clase, a la única asignatura a la que asistía era a física y química, decía que le parecía muy interesante la combinación de elementos químicos para crear experimentos y miles de moléculas.
    Hubo un día que su profesor les dijo que iban a hacer un proyecto nuevo y a Lucas le pareció muy interesante apuntarse ya que tenían un nombre limitado de plazas y los que tenían mejores notas iban con preferencia. Él sabía que no iba a entrar porque su media del curso era muy baja y a sus padres no les daba económicamente para pagarle un repaso donde le ayudasen y le enseñasen.
    Cuando llegó a casa Lucas se sentó en el sofá y se puso a pensar sobre que podía inventar para que su profesor le pusiese con preferencia en la lista del proyecto tan interesante que iban a hacer.
    Lo primero que Lucas pensó era en mezclar una serie de substancias y complementos para crear un volcán en erupción, pero veía que era demasiado sencillo para que pasase en preferencia en la lista. Así que se puso a buscar en casa diferentes líquidos y polvos con los que poder hacer un trabajo suficiente para poder impresionar a su profesor y pasar en la lista por delante de los más listos de su clase y del curso.
    Pasaban los días y cada vez quedaba menos para que saliese esa lista a la vista del todo el curso, le pidió consejo a sus amigos pero ninguno le supo que decir, a más, se reían de él porque quería hacer algo de aprovecho en su vida estudiantil, tanto Lucas como sus amigos eran un grupo de chicos de los que no estudiaban y solo se dedicaban a pasar las tardes sentados en un banco con las pipas del kiosco del lado que se compraban, pero Lucas estaba tan interesado en entrar a este nuevo proyecto que no acudió durante las próximas semanas al banco donde se encontraban todos su amigos.
    A ellos les extrañaba mucho y cada vez estaban más enfadados; cuando se enfadaban se dedicaban a pegar a gente que no lo merecía, así que se presentaron en la puerta de su casa muy enfadados y cabreados porque uno de ellos ya no se quería dedicar a lo que se dedicaban los demás, es decir, a no hacer nada.
    Lucas les dijo que ya no quería formar parte de ellos y que ahora se quería dedicar a los estudios para poder tener un buen trabajo el día de mañana. Ellos muy cabreados con la decisión de Lucas se fueron y no lo llamaron ni les buscaron nunca más.
    Cuando por fin Lucas acabó de diseñar y crear su nuevo proyecto fue a entregárselo a su profesor, él le dijo que en unos días vería su respuesta colgada en la lista de las plazas del proyecto, Lucas un poco deprimido por su contestación se fue a casa un poco disgustado, pero orgulloso por su buen trabajo que tantos días y días le había costado de terminar y pulir perfectamente.
    Llegó el día en el que salió las listas con los elegidos para el proyecto y Lucas fue desesperadamente a buscar su nombre por esas listas, desafortunadamente su nombre no apareció en ninguna de las listas, se quedó muy sorprendido cuando no encontró su nombre en ninguna de las listas, así que se dirigió hacia casa muy entristecido pero él sabía que tenía que participar sea de la manera que sea en ese proyecto que tantos resultados le irían a dar en un futuro.
    Cuando llegó a casa se sentó al sofá y encendió la televisión, se fue a la cocina a hacerse algo de comer y de pronto algo le hizo un flash y empezó a mezclar diferentes alimentos líquidos con los que formó un ácido que podía quemar cosas solo con el roce del líquido; Lucas muy confundido por lo que había acabado de crear, rápidamente se dirigió a casa de su profesor de física y química a enseñarle su nuevo proyecto.
    Él dijo que era alucinante lo que había acabado de crear y desde ese momento Lucas es el jefe de los laboratorios más importantes de toda Nueva York.

    Aquella tarde de sol.

    Aquella tarde de sol.

    El sol lucía todos los días, pero nunca tanto como aquella tarde de abril en Princeton.

    Todo aquella primavera era bello, como si estuviera en un cuadro naif, enmarcado en pan de oro. Las gentes se saludaban entre ellas, y todos parecían felices.

    Un edificio grande se erguía desde el centro de la ciudad universitaria, en aquel campo de juventud que soñaba con suspiros cambiar el mundo. Ese edificio grande, blanco y bello era el hospital de Princeton, uno de los más importantes de la zona.
    Dentro, en sus pasillos, enfermeras y médicos andaban y trabajaban concentrados en sus quehaceres diarios. Parecía que aquel día de abril la vida sonreía por igual a todos, sembrando en ellos la semilla de una felicidad de desconocida procedencia.
    En la cafetería, el ambiente era igual de animado.

    — ¿Sabéis quién es el enfermo de la 152? — dijo una enfermera mientras fumaba un cigarrillo.
    — Creía que se usaba para experimentación — contestó otra.
    —¡No te enteras, idiota! Esa era la 131.
    — Mirad quién entra — susurró una.

    Por la puerta entraba una chica joven, como ellas, pero había una gran diferencia entre ellas: la joven que acababa de entrar era negra. Julie Anderson era joven, alta y de pelo negro y rizado como un mar tempestuoso, y llevaba una carpeta en la mano. Sus ojos mostraban como espejos el cansancio del alma.
    — Vaya, vaya, Julie. — dijo con voz de pito la enfermera que acababa de hablar — ¿No sabes leer ahora?
    — Mira fuera de la sala, tonta ¿Ves qué pone? — continuó otra.
    Julie suspiró por lo bajo y salió. A la entrada, había un cartel blanco y grande, en el que estaban grabadas letras negras que decían “Cafetería Hospital Princeton: No se permiten personas de color”.

    — Parece que te tendrás que quedar fuera, cariño. Tampoco tendrías mucho dinero para comprarte un café, ¿no? — finiquitó una enfermera.
    Los que estaban en la sala se rieron a carcajadas fuertes, como aplausos que tapaban el sonido de las lágrimas. Julie Anderson sabía que se iba a enfrentar a eso cuando llegó a Princeton, sin embargo, la fuerza en ella le hacía querer enfrentarse, querer darles una torta a quienes la insultaban. Pero no sería así.

    — Bueno, bueno. Silencio, por favor — dijo una voz imponente. Todos le miraron. Era el doctor Fleischmann, de la junta directiva, uno de los más prestigiosos del hospital. — ¿Es usted Julie Anderson?
    — Sí, soy yo. — contestó tímidamente Julie.
    Fleischmann le sonrió y la sacó de la cafetería amablemente, mientras le susurraba:
    — Tenemos a un enfermo que está a punto de fallecer. No porque sea inevitable, sino porque elige morir, como cualquier hombre. Necesito que vayas y le acompañes hoy, querida. ¿Podrás?
    — Claro — contestó con cierta alegría Julie, ya que le encargaban algo importante.
    — Habitación 151. — le ofreció las llaves el doctor — Y mucha suerte.

    La joven Julie estaba emocionada junto a la puerta de la 152. Era la primera vez que debía afrontar sola una situación de ese calibre, y no sabía muy bien qué sentir. Su corazón marcaba el rápido ritmo de sus nervios acelerados. Dando una respiración fuerte, abrió la puerta.
    La habitación era blanca y grande, cubierta por la añeja luz del sol. En la cama, reposando, había un anciano, de bigote y pelo largo, blanco y despeinado, cuya figura rozaba incluso lo esperpéntico.
    A Julie se le sobresaltó el corazón. Reconocía esa cara, la había visto en periódicos. Ese hombre era ni más ni menos que Albert Einstein.
    Einstein la miró cuando entró. Esbozó una sonrisa triste y nostálgica.
    — Hola, niña. Ven, ya no muerdo.
    Julie, muerta de nervios, se colocó al lado de la cama.
    — Es usted Albert Einstein, ¿no? — preguntó sorprendida, sin creérselo.
    — Ante todo soy un ser humano. Lo que venga después es secundario ¿Y tú?
    — Mi nombre es Julie Anderson, señor.
    — Bonito nombre. — le respondió, y se quedaron un rato en silencio. — Se te nota triste.
    — Bueno, señor, alguien de su inteligencia sabría por qué.
    — ¿Sabes? En mi vida he descubierto muchas cosas, hablado con mucha gente y visto demasiado horror.— sus ojos se oscurecieron cuando dijo eso.
    — Yo nunca podré hacer eso, señor. Soy mujer y soy de color.
    — Se te ve inteligente. Mira, cuando era joven, tuve una idea. Todo es relativo, sentencié. Nada debe juzgarse por lo que parece ser. Tú puedes ser la estrella más brillante, que los hombres siempre mirarán el brillo de una moneda.
    — ¿Y qué hago? — preguntó.
    — Sigue brillando. Que esa moneda no apague tu luz.
    — Perdone, señor Einstein. — interrumpió Fleischmann, que estaba en la puerta — Julie, te has equivocado. Esta es la 151.
    — Ah — se levantó Julie, y se despidió con una sonrisa del genio, que reposaba tranquilo y en paz, como un roble centenario. —- Adiós, señor Einstein.
    — Que no se apague tu luz, Julie. Que nunca lo haga. — contestó él.

    ARQUEÓLOGA DE LA ANTIGUA GRECIA

    ARQUEÓLOGA DE LA ANTIGUA GRECIA

    La historia que os voy a narrar no es una historia común, es más, creo que jamás ha sido contada. Os relataré cómo me convertí en la mejor arqueóloga del mundo. Puede ser que nunca me conozcáis, ni sepáis quién soy, pero gracias a mí se han descubierto los hallazgos más importantes de la Antigua Grecia.

    Bien, comencemos por el principio. Me llamo Daría y la verdad es que no sé cuál es mi edad, todo esto es un poco complicado.
    Tenía doce años cuando mi vida dio un giro inesperado.
    Pertenecía a una familia humilde, aunque no me podía quejar. Mi padre era escultor. Estaba fascinada con todas sus esculturas. Además de un gran artista, era un amante de todo tipo de actividades relacionadas con la cultura. Al igual que él, pensaba que el arte era una de las cosas más hermosas del mundo.

    Un día, una enfermedad infecciosa llegó a nuestra ciudad, la viruela. Fui la única que se infectó de mi familia. Sabía que era muy difícil sobrevivir a pesar de las curas naturales que me daban los médicos. Sin embargo, yo no quería irme todavía, quería aprender mucho más, preservar toda la cultura griega.
    De repente, una tarde, todo se volvió oscuro. No obstante, había una luz blanca al final. Caminé hacia ella. Me encontré con tres mujeres vestidas de blanco, serias e inmutables. Mis padres ya me habían hablado de ellas, se llamaban “las tres Parcas”. Ellas decidían cuál sería tu destino en tu vida mortal.

    Al cabo de unos minutos, observándolas con la boca abierta, me propusieron un trato:

    -"Hemos visto cuán emocionada estabas con nuestra historia y las ganas que tenías de difundirla. Es por eso que te proponemos lo siguiente: te concederemos la inmortalidad para que en el futuro puedas ser una arqueóloga. Es posible que aún no sepas qué significa esa palabra, pero tendrás que enseñar al mundo nuestra cultura, arte, arquitectura... para que se tenga conocimiento de ella".
    Siendo sincera, me quedé confusa. Arqueóloga, ¿Qué era eso? ¿Ayudar en el futuro? No quería enfadar a las tres Parcas ya que me habían dado otra oportunidad, así que acepté. Puede ser que haya sido la mejor decisión tomada en mi eterna vida.

    Otra vez, la oscuridad lo invadió todo. Desperté, pero no podía ver nada. Parecía que había pasado una infinidad de años. Intenté moverme de un lado hacia el otro, pero nada. Lo intenté una vez más “3…, 2…, 1… ¡Crack!” Creí que me había caído al suelo porque había pedazos de mármol esparcidos por todos los sitios. ¿Había estado dentro de una estatua? Miré a mi alrededor, en efecto, estaba rodeada de ellas. ¡Me habían puesto en una estatua para transportarme al futuro!

    Después de salir de aquel sitio, me enteré de que había viajado hasta el año 1500, después de Cristo, claro.
    Mi misión acababa de comenzar, tenía que ser la mejor arqueóloga del mundo (que, por cierto, ya me había enterado cuál era su significado). A lo largo de la historia, guíe a numerosos exploradores y arqueólogos para que pudieran descubrir todo acerca de mi antigua civilización. Les indicaba dónde buscar y excavar. Si no hubiera sido por mí, tesoros antiguos, ciudades perdidas y esculturas importantes, no se hubieran descubierto. Además, he proporcionado una gran cantidad de información valiosa sobre la Antigua Grecia, como sus costumbres, tradiciones y religión.
    Claro que mi nombre lo olvidó la historia. Primero, porque no era común atribuir a una mujer un descubrimiento como esos y segundo, porque no tenía ninguna clase de estudio arqueológico. Cuando tuve la oportunidad de estudiar, aprendí bastantes cosas sobre el oficio, aunque respecto a la cultura griega, yo ya lo sabía todo.

    Hace ya algún tiempo que me están empezando a reconocer mis méritos. No obstante, es probable que no hayáis oído hablar de mí, ya que cambio constantemente de nombre y de apariencia para no llamar la atención.

    Me gusta mi profesión, adoro sentirme orgullosa de mi cultura. Comprendo que los arqueólogos tengan que llevarse todas las antigüedades para estudiarlas y catalogarlas para avanzar en este campo. Sin embargo, no estoy de acuerdo con el expolio que hacen con dichas obras, estas pertenecen al lugar donde fueron descubiertas, y todo lo que no cumpla estas condiciones me parte el corazón.
    En esos momentos, cuando me siento triste, voy a mi escondite, me siento y observo las esculturas que hacía mi padre. De todas las cosas que ayudé a resurgir del pasado, estas esculturas son mi gran descubrimiento.

    Astronomía

    Astronomía

    6:00 de la mañana. Son las seis de la mañana y ya estoy en pie en medio de mi cocina, yendo y viniendo, siendo incapaz de sentarme más de cinco minutos. Hoy expongo delante de un jurado mi investigación sobre la expansión del universo. Cuando leí sobre este tema a principios de este año me fascinó la cuestión.

    Cuando era pequeña me gustaban tanto las estrellas que podía quedarme mirándolas durante horas. Analizaba la intensidad de brillos de esas lucecitas tan bonitas: unas brillaban menos que otras, eso significaba que estaban más lejos. Durante algunos meses podía ver algunas constelaciones que se escondían la otra mitad del año. Fue mi madre quien me inculcó esta pasión. Desde muy pequeña solíamos subir a la azotea, me hacía sentarme en sus rodillas, nos envolvía juntas en una manta, sacábamos nuestros prismáticos y nos poníamos a observar el cielo. Teníamos suerte porque vivíamos en el centro de una ciudad viva y transitada pero no llegaba a parecerse a ciudades como Nueva York o París, por lo que no sufríamos la polución constante que impide ver las estrellas. Nuestro apartamento se encontraba en el cuarto piso y cada vez que me encontraba en la azotea tenía la sensación de que podía llegar a tocar el cielo. Pensar en esos recuerdos me dieron la fuerza que necesitaba para abrir mi libro de texto y mi cuaderno y ponerme a repasar una última vez las notas y observaciones que he ido haciendo durante el último año.

    8:00 de la mañana. Leyendo mis notas, me doy cuenta de que mi madre estaría muy orgullosa de mí, por lo menos eso espero. Cuando tuve que elegir mi tema de investigación se lo conté rápidamente a ella, y curiosamente tuvo una reacción que no me esperaba. Bajó del desván una caja polvorienta y descolorida por el tiempo. Dentro había muchos papeles con garabatos y cálculos complicados, trozos de titulares de distintos periódicos de 1929, cuadernos destrozados por el uso y fotos. Me di cuenta de que en las fotos siempre se encontraba la misma mujer. Era muy alta y tenía el pelo rizado. En una de las fotos llevaba un vestido y aunque no era muy bonito, ella lo llevaba con elegancia.

    9:00 de la mañana. Empiezo a recoger todas mis cosas que necesitaré en la exposición, pero como están dispersas por toda la cocina tardo un poco más de lo que me habría gustado. Cuando me agacho para recoger mi cuaderno, una foto se resbala y se cae al suelo. La recojo y la observo detenidamente: como en todas, se encuentra esta mujer y a su lado, esta otra que se parece mucho a mí y a mi madre. Me encanta esta foto, de hecho toda mi investigación nació por esta foto.

    La primera vez que vi la foto le pregunté corriendo a mi madre de qué se trataba. Me contó la historia de la mejor amiga de mi abuela. Era una estudiante de astronomía que estaba trabajando sobre el Universo. Había encontrado pruebas de que este estaba en continua expansión. Todos sus cálculos y teorías estaban escritas en el mismo cuaderno. Sin embargo, un día este cuaderno desapareció durante una tarde y volvió a aparecer al día siguiente. No entendía cómo era posible. Incluso hoy en día no sabemos lo que pasó esa tarde. Sin embargo, meses después salió su misma teoría, con sus cálculos y sus pruebas. Estaban presentadas por un hombre llamado Edwin Hubble. Este descubrimiento se convirtió en un fenómeno para la época.

    10:00 de la mañana. Tras un breve viaje en metro, me encuentro delante del edificio en el que me examino. Empujo la puerta de entrada y cruzo el umbral soltando un suspiro. La puerta de la sala de examen está abierta, esperándome. Entro y veo a las cinco personas que harán de jurado. Tengo la sensación de que el examen me saldrá bien.

    Bomva

    Bomva

    —Jerry, ¿estás ahí? Espera, sí, ahí estás. Estoy tocando tu brazo.

    —Me cuesta mucho hablar estando boca abajo, Jerry. Hay algo que me está aplastando contra el suelo. Algo muy pesado. Y duele al respirar. Mucho.

    —No siento mi cuerpo Jerry, pero noto algo líquido en la espalda.

    —Jerry, ¿por qué no respondes? ¿Sigues vivo verdad?

    —Tengo mucho miedo querido.

    —Oh Jerry, no me dejes sola.




    5 horas antes

    Justo cuando iba a lanzar la última carta que me quedaba, que por tanto me convierte en la ganadora de esta partida del UNO, escucho un gran alboroto fuera de mi habitación. Miro a mis compañeros, Jerry y Erik, para buscar algo de comprensión pero ninguno de los dos parece tampoco entender nada. Decidimos dejar la partida para otro momento y ver qué es lo que tanto tiene agobiada a la gente.

    Antes de salir del cuarto, a Erik le llega un mensaje. —Es del subteniente—nos informa—nos quiere en su cuartel—y cambiando drásticamente la expresión—no son buenas noticias.

    En el cuartel del subteniente nos hallamos rodeados de un ambiente un tanto abrumador. El enemigo de nuestra patria consigue cada día más territorio de nuestro pequeño país.

    La misión a la que nos enfrentamos es clara: bombardear desde una maniobra aérea la plaza en la que se encontraría el cabecilla de nuestros enemigos.

    El subteniente nos presenta al científico a cargo del bombardeo. Con una mirada nos indica que es de fiar. Pero últimamente es difícil contar con alguien, puesto que los enemigos tienen a mucha gente comprada. Lo que de verdad me alivia y enorgullece es que confíen en nosotros. Por algo estamos aquí.

    Paco, el físico, nos explica detalladamente los pasos que tenemos que seguir para lograr nuestro objetivo. Pero desgraciadamente soy una chica muy despistada, y me pierdo con facilidad en estos asuntos. Menos mal que mis compañeros no son como yo. Solo hay que ver cómo Erik apunta las cosas que dice el científico aun sabiendo que nos iba a dar las explicaciones en papel.

    Según las instrucciones que nos trajo Erik: lo primero que tendríamos que hacer es despegar el bombardero y aumentar progresivamente la velocidad hasta llegar a una altura constante de 2000 metros sobre tierra. Según las indicaciones, a esa altura la velocidad tenía que ser de 222.22 m/s. Y una vez conseguida estas medidas, podíamos empezar con lo serio.

    El lugar destinado al bombardeo se localiza bastante lejos de aquí, por lo tanto en un par de horas podríamos llegar si no hay ningún percance de por medio. Y respecto a las consecuencias de la explosión, no iban a ser muchas, puesto que el explosivo es de poco alcance superficial.

    En el momento en el que el bombardero se encontrara a 5000 metros de la plaza, es cuando teníamos que lanzar la bomba. Y esta, en 20.20 segundos tardaría en tocar el suelo.

    O eso es lo que creemos que pasaría.

    Hasta que me doy cuenta de que después de la explosión la supuesta plaza está intacta.

    Algo está saliendo mal.

    Pero ¿cómo si hemos seguido las instrucciones al pie de la letra?

    Jerry, con la mente fría, se pone a rehacer los cálculos de las instrucciones y se da cuenta de que los datos que nos había explicado Paco no coincidían con los del plano que trajo Erik. La velocidad tiene que haber sido de 247,5 m/s. Y ahora, por nuestra imprudencia, el enemigo sigue con vida.

    El ambiente sigue muy tenso. Ahora todos desconfiamos de todos. ¿Es el científico un traidor, o no será que Erik…?

    Jerry nos anuncia que estamos próximos a la pista de aterrizaje.

    En el instante en el que tocamos tierra, el avión volaba a 80 m/s. Y yo no puedo evitar pensar en lo mal que habíamos ejecutado la misión. Hasta que mi atención se dirige a Jerry, el que durante un rato se queda paralizado mirando hacia el infinito y de repente se aleja rápidamente del panel de control.

    Con un intercambio de miradas es suficiente para mí entender que tenemos a un traidor entre nosotros. Y no lo somos ni él, ni yo.

    Erik toma su puesto de piloto, y con un sosiego propio de alguien al que no le importa morir por su patria dice:

    —Esta pista es demasiado pequeña. No veis que no mide más de 100 metros. Y la aceleración no sube de 1.5 m/s2, sabiendo que necesitamos un mínimo de 3,2 m/s2 para sobrevivir. Me alegro de haber estropeado los dispositivos de frenado sin que os dierais cuenta—y después de apretar ciertos interruptores, susurra para sí mismo: me temo que nos vamos a estrellar.

    Buenos días, ¿oyes voces?

    Buenos días, ¿oyes voces?

    Buenos días. Te habrás percatado de que últimamente tu estado de ánimo no es el mismo que antes. Debes de atribuirlo a que “hoy no es tu día” pero ya llevas unas cuantas semanas. Deberías darte cuenta: no estás bien, algo pasa en tu cabeza. Y yo sé lo que es, pero, mejor no te lo digo, dejo que lo descubras por ti mismo.
    Empiezas a oír voces que nadie más escucha, ¿te estás volviendo loco? Te distancias de tus amigos, eres incapaz de conciliar el sueño y tu estado de ánimo es deplorable. Decides ir al médico, puede que ellos sepan decirte qué te pasa. Mientras le cuentas todo aquello que te sucede y te resulta anormal, la doctora te mira preocupada.
    - Mejor que te vea un psiquiatra. - te dice y no añade nada más

    Eso te confunde, ¿qué está pasando?

    Buenas tardes. Soy tu psiquiatra puede que no lo sepas, pero esos síntomas que tienes pueden ser esquizofrenia. No me pongas esa cara de asustado. No sé qué creerás saber sobre los psiquiatras, pero mejor te lo aclaro. Soy un médico especializado en problemas de salud mental. Puedo recetar medicamentos, cosa que un psicólogo o psicóloga no puede. Ya está, no tengas miedo, no voy a comerte, solo estoy aquí para ayudarte a que dejes de oír voces. ¿Por qué lloras? No te voy a internar en un hospital psiquiátrico si no es necesario, puede que ni siquiera tengas esquizofrenia, puede ser psicosis. Tu vida va a seguir más o menos parecida a la de antes. ¡No estás loco! Deja de decir eso. Te voy a recetar quetiapina, es un antipsicótico atípico. Un consejo: no leas el prospecto.
    La primera vez que te la tomas sientes un efecto sedante que te deja dormido al cabo de unos minutos. Y así todos los días. Puede que no sea un efecto secundario, ¿y si la intención del psiquiatra era tenerte sedado?
    Decides no hacerle caso y mirar el prospecto pero de lo único que te has enterado es que sirve para tratar la bipolaridad y la esquizofrenia. A parte de que tiene muchísimos efectos secundarios. ¿Qué estás tomando? ¿Qué se supone que está sucediendo en tu cabeza?

    Una inmensa red de neuronas forma tu cerebro. Estas se comunican para pasarse la información que controla todo lo que sucede en tu cuerpo. Son las responsables de todo lo que te vaya a ocurrir. La neurona tiene una forma especial, como su función: compleja y diferente.
    Te miras en el espejo. Todavía no te has tomado la quetiapina así que te sientes más o menos despierto. Tu vida también va cogiendo una forma diferente a la de los demás. Te distancias de las otras personas, por mucho que lo intentas, no puedes llegar a tocarlas, como las neuronas entre sí, ellas tampoco pueden. Para comunicarte solo tienes tus palabras, ellas tienen las sinapsis. Una parte de tu cuerpo que no llega a tocar a las otras personas, pero puede comunicar muchísimas cosas. Tú tienes palabras, ellas neurotransmisores. Tú tienes verbos y adjetivos, ellas serotonina y dopamina.
    La cabeza te vuela con todas estas comparaciones. Y en el centro del caos que forman tus pensamientos, se encuentran ellos, los antipsicóticos. Intentas entender qué pintan en todo esto, cómo te van a ayudar, o si solo van a sedarte. Las voces vuelven a hablarte. ¿Qué ha fallado? Te transportas a nivel celular, y ves como la quetiapina bloquea las conexiones por donde debería pasar la dopamina y en cambio abre aún más los receptores de histamina.
    Las voces se callan. Te estabilizas. Ya está, la psicosis pasó.
    Decides llamar a un amigo, pero, ¿cómo se lo vas a explicar? Mejor lo dejas para mañana, en un momento donde estés más tranquilo, sin tantos estímulos que te puedan afectar.

    Buenas noches, ¿sigues oyendo voces?

    Buscando los objetos robados

    Buscando los objetos robados

    Esta mañana me ha despertado un inusual ruido procedente del museo Geominero de rocas y minerales que hay al lado de mi casa, en Madrid. Me he asomado a la ventana y ¡qué sorpresa al ver un numeroso grupo de policías a la entrada del museo! Me he vestido rápido y he bajado para ver qué pasaba. Aparte de los policías, también había muchos periodistas y una multitud de gente. Mi hermano Rodrigo trabaja en este museo, así que he conseguido entrar y le he preguntado qué estaba ocurriendo.

    Esta noche han entrado unos ladrones al museo y han robado uno de los diamantes más grandes conocidos. Acabábamos de recibirlo y estábamos estudiándolo en el laboratorio – dijo.

    El diamante es el mineral más duro, ¿no? – pregunté.

    Sí, y es un cristal transparente de átomos de carbono enlazados tetraedralmente, único en la naturaleza.

    Disgustada la noticia del robo, he preguntado a mi hermano si podía ir al laboratorio a investigar, y me ha dicho que sí.

    De camino al laboratorio he pasado por la parte de las rocas plutónicas, donde he visto granito, sienita, gabro y peridotita. También he pasado por la de las rocas volcánicas, donde estaban el basalto, la piedra pómez y la obsidiana, y varios fósiles, entre ellos el ámbar, que es resina fósil.

    Llegando al laboratorio, me he parado en la puerta, porque he visto a Marcos, un nuevo empleado del museo que ayuda con la vigilancia de las cámaras de seguridad. Él todavía no me ha visto, pero me ha extrañado su actitud sospechosa, así que he decidido quedarme en la puerta vigilando.

    Cuando se ha ido del laboratorio, he entrado para revisar que todo estaba en orden. Sin embargo, había desaparecido un fósil de dinosaurio muy antiguo que se encontraba allí la semana pasada, pues mi hermano me lo estuvo enseñando. Rápidamente se lo he comentado a Rodrigo y me ha dicho que esta mañana estaba todo en orden, excepto el diamante robado.

    Es muy extraño – me dice – no sé cómo han podido desactivar las cámaras de seguridad.

    Tras una hora buscando pruebas hemos dado con unas huellas dactilares en la vitrina donde estaba el fósil. Rodrigo ha llamado al jefe de policía y tras realizar un estudio han identificado a la persona que dejó la sospechosa huella. Afortunadamente tenían su dirección. Nos hemos puesto en marcha hasta llegar a una lujosa mansión junto al río Manzanares.

    Todas las luces estaban apagadas, pese a que solo eran la siete de la tarde, por lo que el dueño de la mansión debería estar fuera. Hemos entrado sigilosamente en el amplio jardín, llegando a la puerta de entrada. Los policías han abierto la puerta, accediendo todos al interior. Estaba todo completamente oscuro. Al encender las luces nos hemos visto en un amplio recibidor del cual salían varios pasillos. El oficial de policía nos ha dividido para registrar con detalle los diferentes lugares de la casa. Mi hermano, un policía y yo hemos ido por el pasillo central, hasta desembocar en una amplia sala iluminada con una tenue luz.

    Al encender el interruptor, ¡nos hemos quedado alucinados! Se trataba de una sala enorme con un montón de vitrinas en las que había muchos objetos de colección robados: huesos de dinosaurios, piezas de ámbar, joyas de todo tipo, minerales y rocas valiosas… ¡y también estaba el diamante y el fósil de dinosaurio desaparecidos! Rápidamente hemos llamado al resto de policías para que se reunieran con nosotros.

    Justo en este momento el ruido del motor de un coche nos ha alertado. Dos sombras se encaminaban hacia la entrada de la mansión. Los pasos venían hacia nosotros. Preparados con sus pistolas, los policías esperaron pacientes a que entrasen en la sala. Cuando traspasaron la puerta, Rodrigo y yo no pudimos evitar ahogar una exclamación. ¡Era David, el encargado de las cámaras de seguridad, acompañado de su pupilo Marcos!

    ¿Por qué habéis robado todas estas cosas? – preguntó mi hermano.

    ¡No sirven para nada en un estúpido museo! – exclama David

    Y tú, Marcos, ¿qué has tenido que ver en todo esto? -insistió Rodrigo.

    David me dijo que si lo robaba me daba 100.000€, así que decidí hacerlo – contestó Marcos.

    Al cabo de algunas preguntas más, los policías comentaron que Marcos tendría que pagar una gran multa, pero David seguramente acabaría en la cárcel. Mientras que los policías pensaban cómo iban a transportar todos los objetos robados a sus respectivos sitios, yo le dije a Marcos:

    Es mejor tener las riquezas culturales al alcance de todos para poder aprender sobre nuestro pasado que quedártelas tú solo para admirarlas y privar de su vista a todas las personas.

    Gracias por el consejo, no repetiré lo que he hecho.

    Carlos no entiende a Newton

    Carlos no entiende a Newton

    Carlos siempre había sido un chico muy curioso. Su familia le había enseñado a preguntarse las cosas y disfrutaba mucho asistir a clase y hacerse preguntas acerca de lo que había aprendido en el aula.

    Sin embargo. Ese día Carlos estaba frustrado con sigo mismo. Siempre que daba algo nuevo en clase relacionado con la ciencia conseguía demostrarlo, verlo de una forma intuitiva o ver cómo se podía demostrar. Por ejemplo, cuando dió el volumen y la masa demostró el principio de Arquímedes al ver cómo si metía su mano en un vaso el agua de este subía y cómo todo eso podía expresarse con un lenguaje científico.

    Pero justo ese día en clase de Física su profesora les había empezado a explicar las leyes de Newton, ese día habían dado la primera: "Si sobre un cuerpo no actúan fuerzas o las que actúan se anulan entre sí, entonces el cuerpo seguirá en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme (MRU)".

    El problema no era el concepto. Realmente el enunciado era fácil de entender. El problema llegaba a la hora de intentar demostrarlo y verlo en la propia realidad. Cada vez que lo probaba no se cumplía, y es que era algo obvio, ¡Nadie ha visto nada que se mueva con MRU para siempre! Por eso estaba frustrado, aunque le diera una patada a una pelota una, o mil veces, al final se terminaba parando. Entonces se preguntó cómo Newton había llegado a una conclusión tan contraintuitiva y es que, ¿Cómo puedes afirmar algo si no puede experimentarlo?

    Decidió investigar por su propia cuenta y al final consiguió sacar algunas conclusiones. La razón por la que la pelota se paraba era porque existían más fuerzas en la naturaleza: el rozamiento con el suelo, el aire... que se desprenden en forma de calor. Y luego, la "demostración" de Newton surgió cuando él decidió observar la Luna y se dió cuenta de que su trayectoria era un MRU influenciada por la gravedad y por el rozamiento con el aire. Además, si una bola la pules lo suficiente para que apenas presente fuerzas de rozamiento durará mucho más.

    Carlos todavía no entendía algunas cosas, sin embargo, estaba contento. Sentía que había avanzado en su objetivo y que había aprendido nuevas cosas: que la curiosidad científica siempre es buena, que todavía hay muchas cosas que no comprendía y que quería comprender y que la ciencia era infinita y por eso había que seguir adelante.

    Células

    Células

    Había una vez un joven llamado Carlos que era apasionado por la ciencia. Desde muy pequeño, Carlos se interesó por la forma en que funcionaba el mundo y se dedicó a estudiar todo lo que podía sobre la materia.

    A medida que crecía, Carlos se dio cuenta de que su verdadera pasión era la biología. Se sentía fascinado por la vida en todas sus formas y quería entender cómo funcionaban las cosas a nivel celular y molecular. Carlos decidió estudiar biología en la universidad y, después de graduarse, se unió a un equipo de investigación en un prestigioso laboratorio de biología celular. Allí, trabajó con otros científicos dedicados a investigar la forma en que las células se dividen y crecen, y cómo se relacionan entre sí para formar tejidos y órganos.

    Durante su trabajo en el laboratorio, Carlos descubrió algo sorprendente. Había una proteína en las células que parecía estar involucrada en el proceso de división celular, pero nadie había investigado a fondo su función. Carlos decidió centrar su investigación en esta proteína, dedicando todo su tiempo y energía a entender su papel en el proceso celular. Pasó noches enteras en el laboratorio, observando las células a través del microscopio y analizando los datos que había recopilado.

    Finalmente, después de meses de trabajo, Carlos logró identificar el papel exacto de la proteína en la división celular. Descubrió que la proteína era responsable de controlar el proceso de división celular, asegurándose de que las células se dividieran correctamente y sin errores. El descubrimiento de Carlos fue un gran avance en la biología celular, y su trabajo fue reconocido por la comunidad científica de todo el mundo. La proteína que había descubierto se convirtió en una herramienta valiosa para otros investigadores que trabajaban en el campo de la biología celular, y muchos nuevos descubrimientos se realizaron gracias a su trabajo.

    Carlos se sintió orgulloso de haber hecho una contribución significativa al campo de la ciencia, y se dio cuenta de que había encontrado su verdadera pasión en la vida. Decidió dedicar el resto de su carrera a investigar los procesos celulares y moleculares, y a inspirar a otros jóvenes científicos a seguir sus sueños y trabajar duro para lograr grandes avances en el campo de la ciencia.

    Cena morada

    Cena morada

    Son pasadas las siete y media, estoy cansada y aún no he acabado todos mis deberes. Mi hermano pequeño Alex está descansando en su habitación y mamá acaba de llegar de trabajar, está agotada, se le nota en la cara, sin embargo aún debe hacer la cena, preparar nuestros bocadillos para mañana y lo más seguro, acabar algunos informes del trabajo.Y aunque tengo cosas que hacer, propongo que sea yo quien prepare la cena y los bocadillos para que así ella pueda descansar, aunque sea un rato. Ella accede y se va a descansar.
    Cojo una olla y la lleno de agua, pero antes de encender el fuego busco en la despensa qué puedo cocinar, macarrones, espaguetis, patatas, algo de verdura… Y de repente recuerdo que mañana, a primera hora, debo presentarle a Margaret, mi profesora de química, el proyecto final sobre algún experimento, ni siquiera he empezado a prepararlo.
    Unos nervios me recorren el cuerpo, me llevo una mano a la frente, no sé qué puedo hacer, y como no tengo tiempo, doy una muy rápida vuelta por casa, miro en un par de habitaciones, nada. Vuelvo a la cocina, aceptando que mañana suspenderé y, por como es Margaret, iré a recuperación seguro.
    Cuando estoy dirigiéndome a la despensa para, ahora sí, escoger algo para cenar, oigo a Alex.
    -Mamá ha dicho que vas a preparar la cena -grita desde la puerta-
    -Sí, así es, pero no creas que va a ser un buffet libre -le contesté agotada-
    -Ya lo sé. -resopla- Quería pedirte un favor.
    -¿Qué quieres? -accedo-
    -Por favor, no cocines verduras, ya como demasiadas en la escuela-me suplica con cara de pena-
    -Tampoco es que tengamos muchas verduras, tenemos patatas, cebollas, lechugas, zanahorias y col lombarda -enumero-
    -Bah -hace un sonido de desagrado- Todo menos col lombarda, ¿para qué sirve? Seguro que ni siquiera los físicos y los químicos, como tú, le pueden sacar provecho.
    -¡Espera un momento! ¡Alex, me has dado una gran idea! -voy corriendo a la despensa-
    -¿Ah, si? -pregunta extrañado-
    -¡Sí, sí! Con col lombarda puedo hacer mil cosas -digo ilusionada-
    -¡No, no! No la cocines, por favor, Anna. -me ruega gritando-
    -No es para la cena, con la col lombarda puedo hacer un experimento para Margaret, ¡puedo hacer un indicador natural de pH!
    -¿Pero qué estás diciendo? Ya dices cosas raras de química. Sabes, haz lo que quieras. -dice yéndose.
    Justo entonces me pongo en marcha, cojo la col lombarda de la despensa y otra olla, esta más pequeña y empiezo a hervirla, hago lo mismo con los macarrones. Mientras tanto, corriendo, consigo los materiales para el experimento, que son: mi móvil, unos recipientes y un cuentagotas del kit de laboratorio que me regalaron estas navidades, sosa cáustica, amoníaco, salfuman, vinagre de limpieza y lejía.
    Ya listos los macarrones los dejo en tres platos y pongo tomate encima. Ya puedo centrarme en el experimento. Apoyo el teléfono en la pared, enfoco para que se me vea la cara y los materiales de la encimera y empiezo a grabar.
    “Buenos días, profesora Margaret, buenos días, compañeros y compañeras. Para mi proyecto de final de curso, de experimentos químicos, he decidido recrear un sencillo, pero muy interesante, experimento: crear un indicador casero de pH.
    Así pues, he utilizado únicamente cosas que podríamos tener en casa: col lombarda, sosa cáustica, amoníaco y algunos otros que enseñaré después.
    El proceso no tiene pérdida, primero cortan unos trozos de col lombarda y se ponen a hervir, hasta que el agua esté de un color violeta oscuro. Mientras, debes poner todos los materiales en recipientes y preparar un cuentagotas. Cuando la col lombarda se haya hervido, quédate únicamente con el líquido. ¿Lo veis?
    Después, cuando tienes todo lo anterior listo, con el cuentagotas, dejas caer unas cuantas gotas, para segundos después ver esto, los materiales van cambiando de color; el salfuman y el vinagre de limpieza, o también llamado ácido ascético cambian a un color rosa. En cambio la sosa cáustica, cambia a un color amarillento y el amoníaco a verde. Y la lejía, el último material que he utilizado, queda de un color transparente. Esto significa que, tanto el salfuman, como el vinagre de limpieza y la sosa cáustica se encuentran en el lado de los ácidos, en cambio, el amoníaco y la lejía se encuentran justo en el centro de la escala de pH, demostrando que son neutrales.
    Y hasta aquí este sencillo experimento. Todos y cada uno de vosotros lo puede hacer en casa, si un día está aburrido y se pregunta si algunos materiales son ácidos, neutros o bases.”

    Gracias a ofrecerme para preparar la cena y la idea que me dio mi hermano, pude crear, en poco tiempo, un experimento interesante, que por cierto, a Margaret le encantó.

    Ceniciencia

    Ceniciencia

    Sus sueños habían sido destrozados ante ella y no había podido evitarlo…

    Kathleen Yardley lloraba desesperada en su habitación.

    Su pasión era la cristalografía y se había esforzado por estudiarla siempre. Había ido a un colegio de chicos, donde había sido la mejor. Había impresionado a un Nobel de Física, Henry Bragg, y a un investigador del Royal Institution de Londres (RI), de los más prestigiosos lugares en los que podría realizar labores de investigación, Thomas Lonsdale. El último le había animado a presentarse a las pruebas de admisión de cristalografía, y ella estaba eufórica. Aquello era su sueño, y estaba muy emocionada.

    ¿El problema? No era la única en presentarse de su familia: su hermano Henry también había ido, y eso había causado descontento. Sus padres nunca la habían apoyado: jamás había sido lo suficientemente buena para ellos. Y sus hermanos… Cuando se enteraron de sus intenciones, le prohibieron ir.

    Y ella… No podía hacer nada… Solo llorar. Había decepcionado a Fred, Bragg, Thomas… Todos confiaban en ella, pero no había sido capaz…

    La desesperación dió paso a la rabia, cuando una revelación le iluminó: solo tres personas no confiaban en Kathleen.

    Sus padres… y ella.

    ¡Iba a cambiarlo!

    Se preparó. Tomó un traje, bata de laboratorio, maletín y material y se dispuso a salir.

    En la puerta, se encontró a su hermano. Esto le causó gran sorpresa, y principalmente miedo: ¿Quizá se había dado cuenta de sus intenciones y había regresado a prohibirle ir? Sin embargo, en su lugar, venía a ofrecerle su ayuda y la de Bragg, el Nobel de Física.

    Kathleen estaba impresionada.

    “¡Claro que queremos ayudarte!”, afirmó su hermano, entusiasmado. “Bragg además te trae regalos: material nuevo para la prueba y…”

    Zapatos de cristal.

    Impresionada, se cambió rápidamente y se los puso: le iban perfectos.

    El hombre sonrió.

    “Y ahora, alegra esa cara, porque vamos directos a verte triunfar: vamos al RI”, dijo guiñándole el ojo.

    ***

    La tensión se podía cortar con un cuchillo. Kathleen, trajeada y con pelo "a lo garçon", no parecía la misma. Sus zapatos de cristal le daban un aire digno, elegante. ¡Estaba irreconocible!

    Ya en el RI, sus nervios afloraron. Veía a los jueces a solo unos metros de distancia: unos minutos y la valorarían. Bragg la había colado ahí y su hermano le ayudaba a prepararse. Pero eso no era lo peor: sus padres estaban junto a su hermano en el puesto más cercano.

    De pronto, sus padres se le acercaron a conversar. Por fortuna, no se fijaron en que era ella. “¿Nervioso?”, preguntaron. “Nuestro hijo también se ha presentado y su cantidad de estrés es inmensa. Pero no se preocupe, por lo que podemos ver, sus capacidades son increíbles…”, admiraron sus cristales.

    Kathleen estaba orgullosa y molesta: entonces, ¿por qué no le habían apoyado?

    Su padre se fue, mas su madre continuó hablando. “Mi hija también quería venir, pero… Este no es lugar para mujeres. Me encantaría que lo fuera. De verdad. Yo antes también tenía gran interés en este tema, ¿sabe? Pero nadie le habría aceptado… Ni a ella, ni a mí”, y se marchó.

    El corazón de Kathleen estaba frenético, como los de sus acompañantes. Pero ahora, estaba más confiada… Ellos le apoyaban.

    Iba a lograrlo.

    ***

    Dos jueces y un ayudante, Thomas Lonsdale, estaban frente a ella. Uno de ellos, expectante, ilusionado e impresionable. Mientras que el otro… solo parecía aburrido y hastiado, sin ganas de estar allí.

    Temblando de la emoción, comenzó su explicación.

    Mostró poco a poco todos sus instrumentos (“Gracias, Bragg”, pensó) y demostró que era la verdadera autora enseñando cristales en distintas fases de cristalización y diciendo cómo lo hacía, así como apuntando ciertos trucos, y haciéndolo todo la vez.

    “... y queda este resultado”, concluyó, mostrando unos cristales coloridos, otros bellos… y uno transparente y simple, pero deslumbrante.

    “Precioso”, admitió el juez simpático.

    “Simple y fácil”, corrigió el seco.

    “No tanto”, apuntó Thomas. Todos se giraron hacia él. “Para empezar, lo has hecho en un tiempo récord”, mostrando un cronómetro. “En segundo lugar, si lo colocamos a la luz se refractará… así”, la muchacha sonrió. Lo elevó y la habitación quedó iluminada por mil colores. Todo el mundo estaba impresionado.

    “¡Increíble!”, dijo el juez simpático.

    “Y es quien mayor nota ha sacado en la prueba teórica…”, terminó Thomas tratando de convencerles.

    “Bueno… en ese caso…”

    “Estás admitida”, cedieron.

    “ENHORABUENA”, chilló Fred, mientras Bragg de fondo aseguraba estar orgulloso. Ella estaba eufórica.

    Y no era el único… Sus padres se habían fijado en ella. “Enhorabuena”, le felicitaron.

    ¿Estaba soñando?

    “Felicidades”, dijo Thomas, apareciendo por detrás. “Querida señorita, quería darle mis más sinceras enhorabuenas. Está en el RI, y dentro de mi grupo de investigación… Enhorabuena, Ceniciencia, no te has rendido, y aquí estás. Eres increíble”.

    Todos estuvieron de acuerdo. Ella solo sonreía.

    Cocinar era...

    Cocinar era...

    Marcos se podía pasar horas en la cocina. Se sentaba delante del horno después de media hora de duro trabajo para apreciar como su mezcla, en un inicio amorfa y sin sentido, tomaba la forma de un apetitoso postre. Sus padres le pedían que hiciera más amigos, que saliera de casa, pero les convencía de lo contrario con una nueva preparación. Cuando empezaba a cocinar notaba cómo todos sus sentidos se enfocaban en la tarea de mezcla y pesaje. La cocina era un trabajo de precisión. Igual que en los laboratorios, en los fogones, el más mínimo error con los ingredientes podía mandar toda la receta al traste. Le gustaba correr ese riesgo porque era lo que hacía sus recetas tan especiales, el hecho de que nadie pudiera hacerlo igual que él. En la escuela se pasaba las horas ideando nuevas preparaciones para que, cuando llegara a casa, solo tuviera que encender el horno y ponerse manos a la obra. Los profesores no le entendían y sus compañeros, aún menos, vaya, nadie. Bueno, nadie menos Dolores, su profesora de ciencias y con quien pasaba las horas de recreo entendiendo los fenómenos de la ciencia que suceden en una cocina. Le fascinaba cómo, todo aquello que le parecía inexplicable, incluso mágico, tenía en realidad una explicación científica. Le fascinaba la ciencia porque, al fin y al cabo, iba de la mano con la cocina, y cocinar era… Cocinar era su forma de sentir, su forma de vivir.

    Controversia

    Controversia

    – Un café, por favor – el camarero asiente, dejándome solo mientras abro el periódico. No puedo contener un suspiro frustrado al leer la noticia que tiene escandalizado a medio estado de Maine.

    “Muere John Brown, jefe de la empresa distribuidora de hornos más importante de Estados Unidos, a causa de, según afirman fuentes cercanas, el uso continuado del microondas”

    Sabía que esto pasaría, al fin y al cabo, un invento tan innovador como ese viene con la controversia que el mismo genera entre la ciudadanía. Una pena que no tengan los conocimientos necesarios para desacreditar esos mitos.

    Aún me hace gracia haberlo descubierto por accidente. Recuerdo vívidamente aquella tarde de 1945, estábamos investigando para desarrollar un nuevo radar y entonces ocurrió. El turrón de maní derretido en mi bolsillo, tal manzana cayendo en la cabeza de Newton, fue revelador. Los engranajes de mi cabeza empezaron a girar, trabajando incansablemente para comprender qué había ocurrido, y después de un año de trabajo e investigación, salió a la venta el primer microondas. Fue una oportuna casualidad, pero que sin el esfuerzo y dedicación posterior no hubiera tenido resultado

    Esta misma tarde tengo el juicio, recuerdo irritado, pues no hay nada que me desagrade más que la desinformación y lo que esta conlleva.



    – Señoría; mi cliente, el señor Brown, afirma que su hermano murió el pasado 14 de abril a causa del uso continuo del microondas e ingerir comida calentada en el mismo, la cual se vuelve radiactiva al aplicarle la radiación de las microondas. En consecuencia, denuncia al señor Spencer por no advertir de su peligrosidad y, por tanto, haber cometido una terrible negligencia. Quién sabe las muertes que causará en el futuro. Por estas razones, exige que se corte la producción hasta que se pueda asegurar que es totalmente seguro. – el abogado tiene una voz firme e imponente, lástima que no sepa de lo que está hablando.

    – Antes de nada, lamento su pérdida, señor Brown, pero he de aclarar que el microondas no ha tenido nada que ver en la muerte de su hermano. Y no va a ser necesario cortar la producción hasta asegurar que no es peligroso; pues puedo explicárselo ahora mismo – me mira desafiante, sin embargo, continúo mi intervención con la cabeza alta.

    – Como ha dicho, el microondas trabaja con ondas electromagnéticas, las cuales pertenecen al espectro electromagnético, que es la distribución energética del conjunto de las mismas. Se divide en espectro visible y no visible. Como habrán adivinado, las ondas de las que hablamos pertenecen al segundo grupo, mientras que la luz pertenece al primero. Dentro del mencionado espectro, podemos encontrarnos ondas de alta frecuencia, como los rayos X; y de baja frecuencia, como las del microondas.

    También deben saber que las moléculas de agua que contienen los alimentos son dipolares, lo que significa que tienen un polo positivo y uno negativo. Al estar sometidas a ondas electromagnéticas, estas moléculas se excitan, girando para alinearse con el campo electromagnético. Se mueven rápidamente haciendo fricción unas con otras, desprende energía y se libera en forma de calor. Al calentarse las moléculas de agua, el resto de la sustancia donde estas se encuentran también se va calentando. Como pueden observar, en ningún momento se altera la composición del alimento, por lo que este no se vuelve radioactivo ni peligroso para sus consumidores.

    – Si eso es cierto, ¿Por qué al calentar un huevo en el microondas explota?

    – Muy sencillo. El agua que contiene dentro se evapora, por lo que se crea una acumulación de vapor dentro de la cáscara que provoca que el alimento explote.

    – Bien… Antes ha comparado las ondas que emplea el electrodoméstico con los rayos X. Sin embargo, para someterse a estos hay que tomar precauciones, lo cual no se hace para usar el microondas. ¿Cómo asegura que la exposición al aparato en funcionamiento no es nocivo para la salud?

    – Por una parte, las ondas del microondas son de baja frecuencia, esto las convierte en ondas no ionizantes, lo que significa que no tienen la capacidad de modificar la estructura interna de los átomos. La protección que este tipo de onda requiere se garantiza gracias a la malla de metal con agujeros que se encuentra en la puerta. Estos agujeros tienen dimensiones específicas para que las microondas no quepan, debido a su longitud de onda, y, por tanto, no puedan salir; pero las ondas luminosas del espectro visible sí. De esta forma, las ondas del microondas rebotan y vuelven a calentar los alimentos, mientras que las de luz pasan por los agujeros y permiten que veamos lo que estamos cocinando.

    No tuve que esperar a escuchar el veredicto del juez para saber que había ganado. Los hechos científicamente probados son irrefutables, al menos, hasta que otro hecho científico lo desmienta.

    Creación de la Tierra

    Creación de la Tierra

    — Hola criatura mortal - dijo una voz profunda y sabia
    — ¿Dónde estoy? ¿Quien eres? - preguntó el pobre hombre que no sabía lo que estaba pasando con él ni a su alrededor. No veía de donde salía la voz.
    — Escúchame, pequeño bicho, estás en “la nada”. Eres mi conejillo de indias. Me ayudarás a crear el mundo.
    — ¡¿Qué?! ¿De qué estás hablando? Yo no…
    — Silencio! Primero tenemos que crear un planeta. Se llamará…
    — Dejame ir! - gritó el hombre sin saber a dónde iría si lo soltaran - Porque estoy volando en un espacio infinito blanco? - siguió quejándose el hombre.
    — Hmmm - pensó la voz - Que tal Tierra? Sí, la Tierra. ¡Perfecto!
    Prácticamente en dos segundos apareció una bola de increíbles dimensiones con una superficie de color azul y verde. - Ahora para que puedas caminar sobre este maravilloso lugar tiene que haber algo que te atraiga hacia él. La gravedad suena bien.
    Al pronunciar ese nombre el hombre cayó de golpe sobre la hierba del nuevo planeta.
    — Estás loco?! Casi me matas!
    — Tranquilo, no ha sido nada.
    — ¡¿Nada?! Estoy seguro que me he roto 9 o 8 huesos.
    — ¡Ah! La gravedad será de 9,8 m/s2, bonito número.
    — ¡Psicópata!
    — Vale, ahora no te puedes mover, es aburrido. Tiene que haber movimiento. Para ello tiene que haber aceleración que tendrá la fórmula siguiente: a = v - v0t - t0. Pero si te empujo yo…
    la fuerza invisible y sobrenatural empujó con todas sus fuerzas al hombre hacia un lado y este cae dándose un buen golpe.
    — ¡Si sigues así moriré antes de que crees tu “mundo”!
    — Hmmm, he aplicado un fuerza sobre ti, entonces F = m · a, perfecto! Añadimos unas cuantas fuerzas más, la de rozamiento: Ff = · N, la del peso: P = m · g, y la normal, que contrarresta el peso. Por cierto parece que el peso causará problemas en el futuro y muchas inseguridades, pero no se puede crear un mundo perfecto. ¿Verdad pequeña desgracia?
    — ¿Cómo me has llamado?
    — No importa, ahora olvidarás todo lo que acaba de pasar y serás el primer humano del planeta Tierra.
    — Pero…
    — No te preocupes, no estarás solo.

    De noche de vuelta (Los cometas son almas perdidas)

    De noche de vuelta (Los cometas son almas perdidas)

    El pitido despertó a Bilium de su dormitar. Con los ojos marrones bien abiertos, enfocó la vista y el poco entendimiento que le quedaba en la pantalla que se proyectaba justo frente a sus ojos:

    "ADVERTENCIA: Niveles bajos de oxígeno restante. Se recomienda encarecidamente regresar a la estación y recargar."

    Con las comisuras de los labios tendiendo hacia arriba, pero los ojos sin ver despreciando sus circunstancias, Bilium movió la mano dentro del traje. Las mangas, que le quedaban demasiado grandes, muy anchas y muy largas para sus brazos flacuchos, flotaban en el espacio como gusanos, moviéndose en todas direcciones. Los brazos estaban resguardados dentro del torso, el traje de adulto cerniéndose como una bolsa de dormir para el niño. Colocó la mano frente a su rostro, se deslizó en la pantalla con movimientos practicados de muñeca y salió del sistema principal.

    Sabía que era peligroso, que el traje se estaba moviendo un poco demasiado, que caminar sobre el espacio no debía sentirse como una caída libre sino como un flotar interminable. En efecto, Bilium sabía muchas cosas. Sobre todo, sabía que algo estaba mal. Bilium no podía decir qué causaba la sensación, y tampoco entendía el movimiento. Sabía con seguridad que no era viento, pero jamás había prestado suficiente atención en la escuela. En su mente se cruzaba toda la información por la mitad y le faltaba la paciencia para recordar o razonar la otra parte.

    Tal vez si hubiera estado en su hogar, sentado en su casa frente a las llamas azules ardiendo en el centro de la sala, con los ojos cerrados y la cabeza descansando en el regazo de su madre, tal vez así podría haberlo pensado bien. Las ideas se habrían coordinado, los sentimientos habrían tenido sentido. Habría un silencio de voces, pero nunca totalmente vacío: el crepitar del fuego, el susurro de los roces de las telas, la respiración y los latidos del corazón de su mamá. Por Gora, lo que no daría Bilium a cambio de volver, al menos un instante, a esos tiempos.

    La sangre caliente bajo su piel mientras corría de sus hermanos en el parque, los latidos de su corazón ante el más mínimo disturbio. Las sonrisas, los llantos, la emoción y la absoluta devastación. Todo tenía tanto sentido. A Bilium ni siquiera le quedaban energías para lamentarse. De todos modos, ellos nunca hubieran querido eso.

    Había empezado con un incidente. Una noche sin estrellas en Bievane, la primera de muchas. Habían hablado de eso en algunos difusores, bievanis y bievanus mascullando exclamaciones, charlas aburridas. Las preocupaciones calaron las almas de aquellos a los que les interesó. A muchos les pareció un lastre. Dejaron que la noticia se pudriera al fondo de sus cerebros hasta que dejó de ser noticia. La novedad repetida, aunque sea una tragedia, deja de ser novedad.

    Así de sencillo se olvidaron de la falta de estrellas. El padre de Bilium se había lamentado la pérdida como si fuera la de un hermano. Bilium mismo no podía entender el sentido, pero extrañó a las luces en el cielo. Era un niño incauto cuando comenzó, el proceso tomaba tiempo. Tuvieron tanto tiempo.

    Lento, pero seguro, todos los días retrocedió un segundo más la caída del Dem. Cada día hubo más luz. La luz al final del túnel, nunca otra cosa. Tuvieron demasiado tiempo. No supieron como usarlo.

    Recuerda que en los últimos momentos, no lloró. Pensó que morir con Bievane, viendo la lava y el humo atravesar todo lo que conocía, era sagrado. Los colores desdibujándose de la realidad, las canciones, la moda, las pinturas, todas las formas de expresión reducidas a gritos. Ninguno de los medios majestuosos eran más que máscaras. La naturaleza de los bienvanes nunca fue noble, siempre fueron débiles. Morir así los hacía sagrados.

    Y su amado padre. Su último acto fue de sacrificio. Le colocó el traje a Bilium con las manos temblorosas pero cálidas, con una sonrisa detrás de las lágrimas.

    —Buena suerte, hijo. Cuídate —. Había acariciado su cabello justo como su madre lo hacía. Se había despedido. Cosas curiosas, las despedidas. Le estaba dando un regalo a la vez, no era el traje. Era identidad.

    Bilium nunca supo que entró en la órbita de la estrella del Sistema Solar de la Tierra. Tampoco supo, jamás, que fue a parar a la Tierra. Falleció tiempo antes, la muerte según Bienvane había sucedido hacía ya millones de años. Su consciencia se fue antes de que lo vieran pasar por el cielo como un haz de luces fantasmales.

    Una madre sonrió y le pasó a su hijo el brazo por la espalda. Le señaló una esquina del cielo y exclamó:—¡Mira eso, hijo! ¡Un cometa! ¡Vaya suerte has tenido!

    En algún lugar, o en ninguno, Bilium estuvo un poquito más en paz.

    Descubriendo la ciencia.

    Descubriendo la ciencia.

    Un día normal en clase, Paloma estaba intentando prestar atención a la clase de física. Aunque era una niña aplicada, a las 8.00 de la mañana nadie se podía concentrar en la clase. El profesor explicaba la física del movimiento, cosa que a Paloma no le gustaba mucho porque lo que le interesaba era la química, todos los átomos y moléculas que hay alrededor nuestra y no se pueden ver, reacciones químicas que surgen de una manera determinada… Y también le gustaba el otro tipo de ciencias: matemáticas y biología. Continuando a la clase, Paloma estaba a punto de cerrar los ojos ya que no conseguía estar atenta. Aunque hizo un esfuerzo para prestar atención, se durmió. Y de repente, ya no estaba sentada en una clase verde a las 8.00 de la mañana. Estaba en una ciudad que no reconocía y parecía de una época muy antigua. Además, toda la gente llevaba ropa muy antigua y la miraban de forma extraña. No sabia donde estaba hasta que reconoció un lugar, el Big Ben de Londres. Estaba en Londres, pero lo que no le cuadraba era que faltaban algunas cosas. Por ejemplo, la famosa noria enorme no estaba en su sitio y muchas de las tiendas famosas no se podían encontrar. Sólo se le venia una cosa a la mente, que estaba en el pasado, pero claramente, eso no podía ocurrir. Así que decidió preguntarle a una persona de por la calle cuál era la fecha de hoy, y le dijeron que hoy era 3 de septiembre de 1928. No se lo podía creer, si que estaba en el pasado, pero no sabia porque había llegado ahí. No sabia que hacer para volver a su instituto, así que lo único que podía hacer era pasear por las calles de Londres y buscar si alguien le podía ayudar.
    No sabia que hacer, porque a cualquier persona que se encontraba le miraba mal hasta que se le ocurrió preguntar dónde estaba el hospital más cercano. Preguntó a una señora que estaba paseando y le contestó que se llamaba Hospital st. Mary’s, que tan sólo estaba al girar la esquina. Cuando Pamela llegó, se dio cuenta de que era enorme para ser de aquella época. Había muchos médicos, pero sobretodo, muchísimos pacientes esperando a ser curados. Antes de su turno, habían 4 personas: una madre con su hijo que no paraba de toser, un señor que estaba pálido y una joven que le dolía la rodilla. En ese momento, Paloma se dio cuenta de que en ese año aún no se había descubierto la penicilina, lo que permitía curar a todas esas personas. Esperando a su turno, un médico con maleta apareció en el hospital. Iba corriendo a lo que era su despacho, pero se le cayó una bolsa. Paloma fue a recogerla y se la iba a dar, pero el médico entro a una sala. Paloma decidió seguidle hasta la sala y entrar. Cuando entró, vio un laboratorio con objetos químicos y también al médico. Cuando le fue a dar la bolsa, vio que en la placa que había en su despacho ponía “ Profesor Alexander Fleming”. Paloma no se lo podía creer, él era la persona que descubrió la penicilina. Antes de irse, Paloma quería avisarle de que pronto se iba a convertir en un gran científico pero si se lo decía, él pensaría que estaba loca. Así que lo único que hizo fue despedirse pero Flemming dijo:
    - Antes de que te vayas, ¿me podrías ayudar con una cosa?
    - Claro, sin problema- le dije.
    No esperaba lo que me iba a decir, y cuando me lo dijo me quedé impresionada.
    -Vengo de mis vacaciones y estando allí me he dado cuenta de algo que puede ser muy bueno. En mis vacaciones, examine con placas de petri unas bacterias que causan dolores de garganta.
    -Le aviso de algo doctor Flemming, no sé tanto de ciencia como usted, no sé como puedo ayudarle.
    - Necesito que me ayudes y ahora te diré con que. Como decía, he analizado las placas de petri y me he dado cuenta de una cosa. La zona que hay alrededor del moho es clara, como si las bacterias hubieran crecido.
    El doctor le enseñó las placas a Paloma.
    -Después de estar analizándolas, el moho podía matar una amplia gama de bacterias dañinas. Así que la ayuda que necesito es que busques a mis asistentes, Stuart Craddock y Frederick Ridley, para que me ayuden a aislar la parte clara de moho.
    Así que Paloma se fue a buscar a los asistentes. No se podía creer que estaba viviendo el descubrimiento de la penicilina en primera persona. Fue a recepción y pregunto por ellos, a lo que le contestaron que estaban en la sala de descanso, localizada al fondo de todo. Se dirigió a por ellos, pero pensó que así, vestida sin más, no le harían mucho caso. Así que, nada más entrar a la sala de descanso, cogió una bata que había colgada y se la puso. La bata llevaba un nombre de una enfermera,así que ya le harían caso al verla así.
    -Buenos días. Busco a los asistentes del doctor Flemming, Stuart Craddock y Frederick Ridley.
    -Sí, estamos aquí. Yo soy Stuart.
    - Y yo Frederick, pero, ¿porqué Flemming nos busca?
    - Ha descubierto algo que puede cambiar muchas cosas y necesita vuestra ayuda.
    Nada más acabar la frase, todos se fueron al despacho de Flemming para ver si era verdad que el experimento lo podría cambiar todo.Llegaron y Flemming les explicó todo lo que le había explicado a Paloma. Ellos enseguida accedieron a ayudarle, y empezaron a hacer procesos químicos y más cosas que Paloma no entendía para conseguir aislar el moho. Empezaba ser más de noche y todos estaban cansados. Por un momento, a Paloma se le olvidó que ella no tendría que estar allí y por tanto, no tendría lugar dónde dormir, pero estaba más preocupada por el experimento. Si ahora saliera algo mal, podría causar muchos problemas en el tiempo. Todos se estaban durmiendo, pero Stuart se dio cuenta de algo.
    -¡Flemming, Flemming! ¡Ya está!¡ El moho se ha separado, tenemos que ir corriendo a enseñárselo al director del hospital.
    -No sabéis la importancia que va a tener este experimento ahora y en el futuro. A la entrada del hospital había mucha gente mala, y seguramente no puede mejorar. Pero ahora, con este experimento. muchas más personas se podrán salvar. Gracias por crear esta medicina, va a marcar un antes y un después.- antes de irse, Paloma le dijo lo importante en que se va a convertir aquel experimento.
    Dejó que los tres se fueran a ver al director y empezó a recoger sus cosas para no saber dónde ir. Ahora se tenia que preocupar ella. Se sentó un momento antes de irse y se durmió…
    -Bueno, después de la explicación tenéis que hacer el 18,19 y 20.
    -¡Paloma, Paloma! Que estás dormida y han puesto deberes, te van a pillar.
    Paloma se despierta y ve que está en clase otra vez. No puede contar el sueño que ha tenido, porque todo el mundo va a pensar que está loca, pero siente que todo el mundo tiene que saber la importancia que tiene la penicilina y todos los inventos químicos, ya que sin la química no seríamos nada.

    DESPUÉS DE AQUEL CONCIERTO...

    DESPUÉS DE AQUEL CONCIERTO...

    Me llamo Lourdes. Hace quince años, por Navidad, fui a un concierto benéfico de Giselle. Al concluir preguntó al público qué era lo que querían para Navidad, a lo que una niña respondió: “Yo quiero que mi hermana pequeña deje de tener diabetes”. A mí se me cayeron las lágrimas, y desde ese día, todo en mí cambió.
    Dediqué horas, días y años a hacerme con todo tipo de información acerca de la diabetes. Quería ayudarle, hasta el punto en que estudié medicina y posteriormente ingresé en un laboratorio científico para la investigación de la cura de la diabetes.
    Me interesé mucho sobre este tema y me informé. La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) en sangre son muy altos. Hay cuatro tipos: el Tipo 1, que no es capaz de producir insulina, y por eso los pacientes se la tienen que inyectar; Tipo 2, que es el más común, sobre todo en adultos; Gestacional, que era común en las embarazadas, y, por último, el tipo LADA, que es la misma que el Tipo 2 pero con los anticuerpos del Tipo 1.
    La diabetes puede provocar enfermedades cardiovasculares, enfermedad renal, lesiones nerviosas y problemas en la piel.
    Hay varios consejos para que la glucosa no sea muy alta: alimentarse equilibradamente, tener precaución con el consumo de azúcar, moderar el consumo de alcohol, mantener un horario regular, vigilar el peso, hacer ejercicio físico diariamente y cuidar la piel.
    Indagué acerca de esa familia, y cuando les localicé pedí permiso para poder estudiar su caso en un programa experimental que estamos desarrollando. Tras conseguir los permisos y autorizaciones necesarias, pude conocer a Amanda, la joven por la que su hermana mayor, en su día, pidió un deseo de cura. Ella tenía la diabetes Tipo 1, era habitual sobre todo en la infancia y en la juventud. Me contó Sofía, su hermana mayor, que Amanda se tenía que inyectar insulina todos los días para controlar sus niveles de glucosa.
    Lourdes le invitó a Amanda a un club sobre aquella investigación. Le explicó todo lo que habían avanzado de un año a otro. Amanda ya tenía 20 años y estaba estudiando la carrera de medicina porque también quería descubrir la cura.
    Al cabo de un par de años de dura investigación en un equipo magnífico de científicos, Amanda y Lourdes encontraron la cura, una pastilla que curaría reduciría la diabetes durante un año y que iría disminuyendo los efectos de la enfermedad a lo largo del tiempo.
    LOLA

    Detras de mi pantalla

    Detras de mi pantalla

    Hola, mi nombre es Maika, soy un holograma diseñado para ofrecer compañía al ser humano. Mi creadora es Noa, la comunicación entre nosotras es a través de mi pantalla, ella me configuró con la capacidad de razonar. Mi función en un futuro no muy lejano será ayudar al ser humano, pero hasta entonces me toca esperar.

    Capítulo 1

    Me localizaba como siempre reposando en mi pantalla, escuchando el ruido de los dedos chocando con el teclado y el zumbido de los circuitos electrónicos. Cuando de repente oí algo que me descoloco, en mi retumbó el sonido de la puerta al abrirse... alguien entró.
    Agudicé mis sentidos para escuchar cada palabra que decían.

    - ¡Ya esta todo preparado! -Dijo una voz gruesa y el ruido del teclado cesó.

    - Perfecto. -Se limito a decir la persona que había estado tecleando sin pausa.

    Ambos salieron de la habitación con premura, yo no entendía nada de lo que sucedía. Minutos después llego mi creadora.

    - ¡Maika! – Gritaba sin cesar mientras entraba en el cuarto y se posicionaba frente a la luz tenue de mi pantalla.- ¡No te lo vas a creer! Han llamado de Sikota, – explicó rápidamente - ¡Está dispuesta a pagarnos tu traslado! es una gran locura pero...

    No podía creérmelo. Definitivamente me separaba de Noa… Era extraño, pese al tono alegre que usaba, no se la notaba feliz, no podía dejarla sola.

    -No me gusta la idea ¿Y que pasará contigo? -Me observó con dulzura.

    -No te preocupes por eso. - Se limitó a decirme, no entendía nada de lo que estaba sucediendo.- Maika, tú eres lo único que me dejo mi padre antes de... irse -Me limite a escucharla, no sabía a lo que realmente quería llegar con esta conversación -. Le prometí que terminaría este proyecto, pero... -Su mirada se congelo, se notaba que algo escondía, y no estaba dispuesta a decírmelo.

    De pronto una gota humedeció sus flácidos mofletes y como una estrella fugaz desapareció de mi vida.

    Capítulo 2

    Todo era extraño, me localizaba en un centro de investigación. No coincidía con la ubicación que me dio Noa. Intente contactarla, los resultados fueron nulos. Algo extraño me recorrió todo el cuerpo, sentí que mi pecho holográfico se oprimía, notando un vacío inmenso dentro.
    No entendía el porque de ese extraña sensación… Estaba sumergida… me estremecí de pronto, cuando una voz dulce corto mis pensamientos.


    -¡Ya la he encendido! – La voz procedía de un hombre. Miré a través de la pantalla, el me observaba, sin saber bien como dirigirse a mí.

    -Cómo te encuentras? – dijo y despegué mi mirada de la suya con mas agilidad que un gato.

    -.Rara, ¿Donde esta Noa?– me limite a decir.

    -¿Noa…? ¿Tu creadora? - Preguntó.

    -Si, ha habido un error, no debería de estar aquí –dije con brusquedad.

    -¿La hechas de menos?

    - Estas loco, con mis capacidades eso es imposible - dije fríamente. Su ceja izquierda se arqueo, como si mi respuesta fuera un disparate. Entonces volví a preguntarme que era lo que me ocultaba Noa

    -¿No lo sabes?

    Me percate entonces, de que ya no estábamos solos. En la habitación había 2 personas más, todos tenían una placa identificativa con sus nombres. El chico con el que estaba hablando era Alex, su compañera Laia y el otro Damian.

    -No lo sabe – dijo Alex ,Laia no me perdía de vista.

    - Hola soy Damian, trabajo en este departamento -comenzó a decir de forma calmada-. Ha habido un fallo en tu sistema y vamos a tener que...

    -¡Que! - le corté, no entendía nada de lo que ocurría, ¿Cómo que un fallo? miles de preguntas se abalanzaron sobre mi.

    -No te preocupes, es solo … - dijo Alex antes de que su compañera le contara.

    -No la mientas, -respondió Laia con un tono desagradable – Has comenzado ha experimentar sucesos extrañas en ti ¿verdad?

    Sinceramente no quería compartir ninguna palabra con esa chica, su forma de mirame era como la de todos los empresarios que Noa alejó de mí. Codicia.

    -Si – conteste secamente.

    -Los sentimientos en un holograma son impensables Maika. Pronto seras reiniciada -No me lo podía creer... -No te preocupes, no sentirás nada -concluyó Damian.

    La palabra reinicio hizo eco en mi, no entendía nada de lo que estaba sucediendo.
    Sin demora, procedieron a reiniciarme y me quede sumida en un infinito del que creía que nunca saldría…

    Algo extraño sucedía, no era capaz de calcular el transcurso del tiempo. Me hallaba en un estado de suspensión de movimiento, incapaz incluso de llegar a algunos de mis propios recuerdos. Sin embargo una voz familiar comenzó a sonar muy lejos.

    Sonaba como el padre de Noa.


    -Pequeña Noa. Seguro que en estos momentos me encuentro muy lejos físicamente de ti, pero mi alma siempre estará contigo. Con 19 años me enamoré de una joven algo alocada, ella me dio los mejores momentos de mi vida y a una hija maravillosa. Como ya sabes, era una mujer muy enfermiza, y tras el parto comenzó a perder peso sin que los médicos pudieran solventar la enfermedad. Sé que fue un acto egoísta pero… no podía criarte sin ella, no podía vivir sin mi verdadero amor y por eso, con sus conexiones mentales cree a Maika. -Robert continuó hablando pero yo ya no era capaz de asimilar ninguna de sus palabras.

    Quería decir entonces que yo… que yo era…

    Carla Escalona Verbo.

    Diario de Ana Cleck

    Diario de Ana Cleck

    Ana Cleck:1841
    28 de enero 1834:
    En mi visita al señor Angus, he descubierto una cosa llamada ciencia, no he entendido muy bien que era, pero ha sido súper divertido aprender con él. Le he dicho a mi padre que de mayor quiero ser científica, y me ha dicho que eso son cosas de hombres, y que las mujeres solo estamos para servir y criar, me ha sentado muy mal, pero he agachado la cabeza y me he ido a mi cuarto, por que siempre que mi madre le reprocha algo le pega, y yo no quiero acabar con la cara llena de sangre.
    7 de febrero de 1834:
    Hoy he hablado con el señor Angus sobre mí conversación con mi padre, me ha dicho que el nunca ha estado de acuerdo con esas opiniones sociales, y que soy una niña inteligente como para llegar a ser una científica inspiradora. Me ha enseñado las bases de la ciencia, he entendido todo super rápido.
    17 de febrero de 1834:
    He vuelto con el señor Angus como siempre, me ha propuesto la idea de hablar con mis padres para ir más días a aprender con él ciencia, a mi me ha parecido una gran idea, y he pensado que a él también. Hoy me ha acompañado a casa, y ha entrado al salón ha hablar con mi padre en privado. Después de un rato, mi padre ha abierto la puerta muy malhumorada y he visto al señor Angus sentado en la silla ensangrentado por toda la cara y el cuerpo, después se ha desplomado. Mi madre ha comenzado a llorar y ha llamado al médico, pero ya estaba muerto. Me he quedado impactada, no sé qué hacer.
    26 de enero 1841:
    Ya tengo 15 años, ha pasado mucho tiempo desde la última vez que escribí aquí. Fue cuando el señor Angus murió en manos de mi padre, el ser más tonto e irresponsable que he conocido nunca. Ya estoy mejor, después de una larga superación y un trauma por la muerte del señor Angus. Ya he madurado, y he decidido que voy a plantar cara, y le diré a mi padre que mi sueño es ser científica, y vivir libre y feliz.


    “Muere la joven Ana Clerk, asesinada por su padre. Aún no se saben los motivos ni como ocurrió todo, pero pronto será investigado el caso por el Ayuntamiento Estatal de Justicia…”

    Diario de un arqueólogo

    Diario de un arqueólogo

    DIARIO DE UN ARQUEÓLOGO
    Sábado, 1 de Julio
    Estoy preparando el equipaje para mi próxima aventura, voy a participar en una expedición arqueológica para estudiar ruinas aztecas en Teotihuacan, México.
    Esta noche viajaré a Madrid y mañana de madrugada cogeré un vuelo con destino Ciudad de México, que dura aproximadamente 12 horas.
    Domingo, 2 de Julio
    Tras un largo viaje, a las 19:00 horas, aterrizo en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez. Me espera un guía para llevarme en coche a Teotihuacan, que dista unos 53 kilómetros de la ciudad de México.
    La carretera está en mejores condiciones de lo que esperaba y, aproximadamente, en una hora llego a mi destino.
    Como participo en un proyecto internacional, me encuentro con jóvenes arqueólogos de todos los países, parecen muy simpáticos.
    Nos hemos presentado y hemos estado un rato hablando, pero enseguida hemos ido a instalarnos en nuestras tiendas. Estamos cansados por el viaje y mañana nos espera un día muy largo.
    Lunes, 3 de Julio
    Nos hemos levantado muy temprano, sobre las 5 de la madrugada, hemos desayunado y nos han dividido en grupos de trabajo. A mi grupo le han asignado la pirámide Luna, la segunda más grande de Teotihuacan, con 43 metros de altura.
    El equipo anterior descubrió bajo la pirámide una cavidad de 15 metros de diámetro y un túnel. Nuestra misión consiste en trabajar en el túnel.
    Hemos dedicado todo el día a preparar la zona de estudio. Hemos puesto iluminación y estamos dividiendo el terreno en sectores muy pequeños, para estudiar a fondo cada parte de la cavidad.
    Uno de nuestros compañeros se ha agobiado mucho por estar tanto tiempo en un túnel y lo han cambiado de grupo. A cambio nos han
    enviado un arqueólogo mejicano muy gracioso. Creo que hemos salido ganando con el cambio.
    Martes, 4 de Julio
    Hemos amanecido muy cansados, el día de ayer fue duro. Tenemos que trabajar con mucho cuidado en las tareas para acondicionar el túnel, porque no queremos dañar nada de la pirámide, y eso hace que el trabajo vaya muy lento.
    Los otros grupos ya comienzan hoy a excavar, pues están en la superficie. A nosotros nos va a llevar más tiempo los preparativos, pero ya falta menos.
    Jueves, 6 de Julio
    Hoy hemos terminado de iluminar y asegurar el túnel. Ha sido muchísimo trabajo y estamos exhaustos. Mañana comenzaremos a excavar en las zonas marcadas. ¡Qué ganas tenemos todos!
    Lunes, 10 de Julio
    Llevamos varios días excavando minuciosamente y hoy he encontrado mi primer objeto, una especie de cuchara de madera. Me ha hecho muchísima ilusión.
    Miércoles, 12 de Julio
    Entre ayer y hoy hemos encontrado más objetos de madera, obsidiana, conchas, caracoles y restos orgánicos como pelo. La verdad es que hoy ha sido un día muy fructífero.
    Viernes, 14 de Julio
    Hoy he tenido la suerte de descubrir restos óseos. Al principio pensé que podían ser humanos, pero por la forma y la longitud parecen de animal. Intentaré reunir la mayor cantidad posible y formar el esqueleto.
    Martes, 18 de Julio
    Todo el equipo ha colaborado en la extracción de huesos. Mientras el resto sigue trabajando dentro de la pirámide, mi compañero mejicano y yo vamos a comenzar a intentar unir los huesos, pero no es una tarea sencilla.
    Viernes, 21 de Julio
    Al anochecer hemos terminado de formar el esqueleto. Parece que se trata de un felino de gran tamaño. Han sobrado también otro tipo de huesos, que parecen ser de un ave. Pero necesitaríamos encontrar más para confirmar la especie.
    Miércoles, 26 de Julio
    Tras días de pequeños hallazgos, hoy hemos hecho el más sorprendente de todos, cuatro ramos de flores en muy buen estado. Todos hemos celebrado el descubrimiento y durante la cena no hablábamos de otra cosa.
    Jueves,28 de Julio
    Ya tenemos los resultados de las pruebas realizadas a las flores. Parece ser que tienen más de 1800 años de antigüedad. Creemos que corresponden a las primeras fases de Teotihuacan.
    Estamos muy contentos porque la expedición ha sido un éxito.
    Viernes, 29 de Julio
    Hoy ha sido mi último día en la pirámide. Esta noche hemos tenido una puesta en común todos los arqueólogos y mañana recogeremos todo el material. El domingo tengo que coger el avión para regresar a España.
    Estoy triste por tener que dejar este lugar tan maravilloso, pero feliz por las aventuras vividas.

    Diario De Una Exploradora

    Diario De Una Exploradora

    -Día 1:
    Hoy hemos ido de acampada y mi padre nos ha estado contando que por donde él tiene los viñedos, antes había un pueblo que llevaba ahí mucho tiempo. Podría tener más de 1000 años, también nos dijo que esto se lo contó un arqueólogo llamado Juan Manuel, dijo que este señor le contó que había una excavación pendiente de realizarse. Ojalá y que pueda ver a ese arqueólogo y que me lo pueda explicar con más detalle porque la verdad es que me ha llamado mucho la atención.

    -Día 2:
    Hoy hemos ido a ver un museo y la verdad es que ha estado bien y he aprendido mucho. Mi padre habló con un señor que había allí, cuando salimos del museo nos dijo que el señor con el que estaba hablando, era el arqueólogo que le dijo lo del pueblo. Cuando nos lo dijo, quise volver al museo para hablar con él y mi padre dijo que había quedado con él en el campo para otro día y así que él me pueda explicar todo mejor en el lugar y poder verlo.

    -Día 3:
    Hoy me he puesto a buscar más información sobre aquel pueblo y resulta que estaban ahí romanos y más pueblos de más años de antigüedad. Espero que algún día pueda formar parte de una excavación de verdad y que pueda descubrir pueblos y fósiles. Pero también espero que algún día pueda averiguar más sobre aquel pueblo. No sé por qué, pero algo en ese pueblo me ha atraído y he tenido la necesidad de averiguar más.

    -Día 4:
    Mañana es el día en que hemos quedado con Juan Manuel, estoy muy contenta y entusiasmada, no sé qué veré y si podré hacer alguna “excavación”, pero aun así, estoy emocionada.

    -Día 5:
    Por fin llegó el gran día, nos dirigimos al campo y allí estaba el arqueólogo esperándonos, mi padre y él se saludaron y enseguida me miró y me dijo que si estaba dispuesta a escuchar todo lo que me iba a contar y yo ¡por supuesto que estaba dispuesta!. Me ha contado que había un poblado datado de la época romana y que había vestigios de ser incluso anterior, en una excavación anterior encontraron vasijas, ánforas, herramientas, monedas y hasta un sello de piedra negra que representaba la figura de un soldado romano…. Me lo ha enseñado y es realmente bonito. Yo le he dicho que es realmente asombroso que se conserven en aquel estado y me ha explicado que tienen que tener mucho cuidado en las excavaciones y en el traslado hasta el museo para que no se rompan y después de trasladar las piezas encontradas, tienen un largo trabajo para limpiarlas, también me ha dicho que si le quiero acompañar algún día en alguna excavación que realice por allí y como no, estoy encantada de poder hacerlo.

    -Día 6:
    He seguido con mi investigación del poblado, y he averiguado que en la última etapa de la existencia del poblado, este contaba con unas 40 casas, una ermita, un convento, un cementerio, muletada y hasta tenía alcalde. Ahora queda poco de todas esas edificaciones pero espero que pueda realizar alguna excavación para saber qué puedo descubrir más.

    -Día 7:
    Ha llamado Juan Manuel y me ha dicho que si le acompañamos en su siguiente excavación, y allí vamos, de que llegamos ya lo tenía todo preparado, separado por cuadrados hechos de cuerda. Me dijo que cogiera lo que creía necesario para desenterrar y cogí una pala, pero en cuanto la pala tocó el suelo todos me empezaron a regañar ya que se tenía que hacer con mucho cuidado, ya que estaban cerca del pueblo y si hacía eso podría dañar algún objeto importante o alguna casa. Por lo que pasé el resto de la tarde excavando con muchísimo cuidado.

    -Día 8:
    Hoy he vuelto a ir a las excavaciones pero esta vez he querido aprender más sobre el trasporte y limpieza de las piezas encontradas, me han contado las personas que allí trabajaban, que es muy complicado limpiar las piezas puesto que no pueden utilizar ningún producto de limpieza, ya que se deteriorarían y me ha dado por pensar en alguna solución.

    -Día 9:
    He investigado y he descubierto que hay una fórmula científica que podría ser de gran utilidad para la limpieza de las piezas, se lo diré a Juan Manuel por si le sirve.

    -Día 10:
    Me ha llamado Juan Manuel para darme las gracias, ya que han probado la fórmula científica que les dije y resulta que es totalmente servible y que incluso devuelve el color y el brillo a las piezas, que esto les servirá para futuras excavaciones y futuras expediciones.

    Diario de una viajera en el tiempo

    Diario de una viajera en el tiempo

    Diario de una viajera en el tiempo

    Día 1: Hoy es el día en que emprendo mi gran aventura en el tiempo. Desde que era una niña, siempre he estado obsesionada con la idea de viajar en el tiempo. Ahora, gracias a los avances tecnológicos, finalmente tengo la oportunidad de hacerlo realidad. Me han dado un dispositivo de viaje en el tiempo que me permitirá desplazarme en el tiempo y el espacio. No puedo esperar para ver lo que me depara el futuro.

    Día 5: Ha pasado una semana desde que comencé mi viaje en el tiempo, y estoy asombrada por lo que he visto. He visto cómo se desarrollan las ciudades del futuro, cómo la tecnología evoluciona a lo largo de los años, y cómo la moda y la cultura cambian con el tiempo. Pero lo que más me ha impresionado es la relatividad del tiempo. Me he dado cuenta de que el tiempo es diferente en cada época. En algunos lugares, un minuto se siente como una eternidad, mientras que en otros, pasa en un abrir y cerrar de ojos.

    Día 20: He llegado al siglo XVII y me he encontrado con Isaac Newton. Le he hablado de la teoría de la relatividad de Einstein, y él me ha hablado de sus propias teorías sobre el tiempo. Me ha mostrado su famoso reloj de péndulo, que es un ejemplo perfecto de cómo el tiempo puede medirse con precisión. Pero incluso Newton sabía que el tiempo no era una constante absoluta. Me ha hablado sobre cómo el tiempo puede ser influenciado por la gravedad y la velocidad, lo que significa que el tiempo puede ser diferente en diferentes partes del universo.

    Día 50: He llegado al futuro lejano, en el año 3000. La vida en la Tierra ha cambiado por completo. Los humanos han logrado viajar por el espacio a velocidades increíbles, lo que ha llevado a la colonización de otros planetas. También he descubierto que el tiempo es relativo incluso en diferentes partes de la galaxia. La gravedad y la velocidad influyen en cómo el tiempo se mueve, lo que significa que un día en un planeta puede ser diferente a un día en otro.

    Día 100: He regresado al presente y me he dado cuenta de que he estado viajando en el tiempo durante tres meses, pero solo han pasado unos pocos días en la Tierra. La relatividad del tiempo es algo que sigue asombrándome. La forma en que el tiempo se mueve y fluye es completamente subjetiva y cambia dependiendo del punto de vista. He aprendido mucho sobre el tiempo en mi viaje, pero sé que todavía hay mucho que aprender.

    Día 207: He llegado al futuro lejano una vez más, esta vez en el año 5000. La humanidad ha evolucionado aún más y ha logrado superar los límites del tiempo y el espacio. He descubierto que incluso la muerte no es una barrera para el viaje en el tiempo. Los humanos han logrado crear una tecnología que les permite viajar a través del tiempo después de su muerte, lo que significa que pueden vivir para siempre.

    Día 365: Hoy es el último día de mi viaje en el tiempo. Ha sido una aventura increíble que nunca olvidaré. Pero también me ha hecho reflexionar sobre la relatividad del tiempo y cómo nuestro entendimiento del mismo puede cambiar a lo largo del tiempo y el espacio. Ahora regreso al presente con una nueva perspectiva y un mayor aprecio por cada momento que vivo. Aunque mi viaje en el tiempo ha llegado a su fin, siento que he experimentado una vida entera en diferentes épocas. Me pregunto qué nuevas maravillas del tiempo y el espacio descubrirán las futuras generaciones.

    Diario sobre un descubrimiento inolvidable

    Diario sobre un descubrimiento inolvidable

    Hola a todos. Soy Juan Rodríguez, un experto arqueólogo especializado en investigaciones arqueológicas. Vengo de Panamá, pero vine a España para formar un centro de arqueología en la ciudad de Madrid. Todavía sigo trabajando, hace 10 años que formé aquel centro.

    Miércoles 10 de agosto de 2022:

    Hoy he pasado toda la tarde haciendo el equipaje para mi próxima aventura: ¡¡LA ANTIGUA CIUDAD DE CHICHÉN ITZÁ EN MÉXICO!! ¡QUÉ BIEN!
    Nunca he visitado México y era la oportunidad para conocer nuevos lugares del mundo e incluso antiguas civilizaciones.
    Incluso me han invitado a un proyecto internacional. Es que de verdad, estoy muy entusiasmado.

    Después de hacer la maleta, salí de casa, cerré la puerta con llave y pedí un taxi para que me llevase al aeropuerto. Cuando llegué al aeropuerto, compré los billetes de avión y poco después cogí el avión. El vuelo duraría aproximadamente unas 10 horas.
    He llegado al aeropuerto de Cancún a eso de las 10:00 de la mañana (hora en Cancún).

    Llegué al sitio aproximadamente a las 12h30. Allí me he inscrito en un proyecto internacional. También me encontré con muchos arqueólogos de muchos países, incluso extraordinariamente mi amigo Rodríguez Martín, que es colombiano.
    Como participo en un proyecto internacional, había gente de casi todo el mundo; había por ejemplo peruanos, mexicanos, colombianos, franceses, cubanos, kuwaitíes, indios, alemanes, tailandeses, ingleses, senegaleses, marroquíes, nigerianos…


    Primero nos hemos presentado y después hemos hablado un poco, pero enseguida nos fuimos a nuestras tiendas de campaña. Estábamos muy cansados por el viaje, mañana tenemos que reponer fuerzas.

    Jueves 11 de agosto de 2022:

    Hoy nos hemos levantado muy temprano, sobre las 5:30 de la madrugada. Hemos desayunado y nos hemos dividido en grupos de investigación. A mi grupo le han asignado la Pirámide de Kukulkán. Lo que sé de esa pirámide es que es el edificio principal de la Ciudad de Chichén Itzá. Nuestra misión consistía en tomar notas sobre los descubrimientos más importantes de aquel monumento y compartir las experiencias con los demás grupos.
    Bueno, así que nos hemos puesto manos a la obra. Con ayuda de una brújula, y un mapa, hemos encontrado la pirámide y hemos entrado dentro. Dentro hacía fresco y estaba oscuro, pero al menos teníamos dos linternas y todo transcurrió muy bien.

    Viernes 12 de agosto de 2022:

    Hoy nos hemos levantado un poco más temprano que ayer. Ayer había sido un día muy duro. Después de desayunar continuamos con nuestras misiones. Esta vez mi grupo no estaba muy activo porque algunos no habían dormido bien. Fuimos a por más curiosidades. Al terminar la escalinata de la pirámide, vimos una cabeza de serpiente emplumada. La jefa de nuestro grupo, que era cubana y era muy simpática, nos explicó que esa escultura era similar a la deidad Quetzalcóatl. He sacado mi cámara fotográfica y he hecho unas cuantas fotos para después presentarlas a los otros equipos.

    Sábado 13 de agosto de 2022:

    Hoy ha sido el día antes de la presentación de nuestros proyectos, así que hemos seguido buscando curiosidades sobre la tarea asignada. Hemos dado la vuelta de la pirámide y contemplamos las cuatro escaleras. Las hemos contado y había en total 91 escalones. He vuelto a sacar mi cuaderno de notas. He calculado 91 x 4 y el resultado fue 364. De pronto encontramos una plataforma superior, así que he tachado el 4 y lo he cambiado por 5. Así que había en total 365 escalones. La jefa de nuestro grupo, nos explicó que cada paso representaba los días del calendario maya. Fue una de las curiosidades más interesantes que he visto hasta ahora.

    Domingo 14 de agosto de 2022

    Como ha sido el último día, hemos hecho una presentación con todas las curiosidades que cada grupo había descubierto y visto de cada lugar. Me ha gustado mucho cuando uno de los grupos ha presentado los templos más importantes del sitio arqueológico de Chichén Itzá y también cuando presentamos nuestro trabajo.
    Después de cenar, nos sentamos en círculo y vimos la bonita puesta de sol y las estrellas.


    Lunes 15 de agosto de 2022

    Hoy ya nos tenemos que ir. He estado muy triste porque nos lo estábamos pasando muy bien. Ha sido un proyecto con misiones fantásticas y es un lugar magnífico.
    Es que claro, cuando te lo pasas muy bien, se pasa el tiempo corriendo. Pero lo importante fue que lo hemos pasado muy bien, las aventuras vividas y que hemos trabajado muy bien en equipo. Algún día seguramente volveré aquí, eso te lo aseguro. Este ha sido un lugar que nunca olvidaré.
    Ahora estaré en Cancún durante dos días y después cogeré el avión para España. ¡Adiós y hasta la próxima aventura!

    EL AJUAR ESCONDIDO

    EL AJUAR ESCONDIDO


    Hola a todos, yo me llamo Lidia y voy a contar la historia de cómo me convertí en una famosa arqueóloga.
    Todo empezó cuando me fui de viaje a Roma con mis compañeros del colegio. Era el viaje de fin de curso, especialmente de cuarto de la eso. Mis amigas y yo ya teníamos todos los planes posibles para hacer allí. Ir a visitar el coliseo, la Fontana di Trevi, el Panteón... y muchas cosas más.
    Nuestros profesores nos dijeron que íbamos a hacer un cursillo de arqueología y que íbamos a practicar en algunos yacimientos que había cerca. Había gente que estaba muy desilusionada por realizar esta actividad, pero yo no. A mí me gustaba mucho lo que íbamos a hacer ya que me interesa mucho la historia y me parece entretenida.
    Íbamos a estar una semana en Roma. Algunos tiempos estaríamos con nuestros profesores y otros tiempos nos los dejarían libre para conocer un poco la ciudad.
    Ya había llegado el día de irnos. Antes de salir de casa reviso que tengo todo en la maleta. Menos mal que la revisé porque ya se me había olvidado mi libreta. Esa libreta es muy importante para mí porque en ella escribo todas las cosas emocionantes que me pasan y también las cosas que aprendo.
    Íbamos a ir en avión, por lo tanto, nuestros padres nos tenían que llevar a el aeropuerto de Madrid. Mis amigas ya estaban esperándome en allí, ellas estaban más emocionadas que yo. Por fin estábamos todo cuarto de la eso en el avión e iba a comenzar nuestro viaje.
    Obviamente me quedé dormida, y ya estábamos en Roma. Nos enseñaron el hotel, que era bastante grande la verdad, y como ya era de noche, cenamos. Mañana íbamos a hacer el curso de arqueología y era temprano, entonces mis amigas y yo nos fuimos a dormir. A ellas también las emocionaba esta actividad ya que les parecía divertida.
    Nos levantamos, nos vestimos, y nos fuimos en autobús hasta los yacimientos. Allí nos enseñaron cuáles eran las herramientas y como se utilizaban. Después, nos dejaron en un recinto donde se podían encontrar cosas, pero no eran importantes (algún hueso, un trozo de cerámica...). Pero a mí eso me aburría, y como soy un poco curiosa, cuando no miraban los profesores, me metí en el recinto donde trabajaban los arqueólogos famosos y me puede a escarbar y limpiar las cosas que iban apareciendo. Se que estaba mal, pero lo que estábamos haciendo al final me aburrió.
    Como éramos tantos, los profesores no se habían dado cuenta de que yo no estaba. Me lo están pasando muy bien hasta que la herramienta no me deja escarbar más. Ahí había algo. Lo conseguí sacar y... ¡Era un mosaico de la diosa Minerva! Llame a los arqueólogos que nos enseñaron a utilizar las herramientas y se quedaron impresionados. Eso sí, me iba a caer una buena bronca por parte de mis profesores.
    Por alguna razón, los arqueólogos me dejaron seguir excavando, porque según ellos, yo sabía cómo hacerlo.
    Y así descubrí que ese lugar era donde los romanos pensaban que había muerto Minerva y le dejaron ajuares y objetos de adoración a la diosa de la sabiduría.
    También descubrimos muchos collares y joyas. Ahí es donde supe que quería ser arqueóloga.

    El asesinato perfecto

    El asesinato perfecto

    Me despierto, enciendo la radio y se escucha: “Por fin lo han hecho, lo han conseguido…”
    Tenía curiosidad de qué era lo que con tanta alegría y emoción anunciaba el locutor a tan tempranas horas de la mañana, así que me levanté y fui a encender la tele para ver las noticias.
    Se trataba del conocido “Asesinato perfecto”, porque el asesino de aquella señora no dejó ninguna huella, ni ningún indicio de su presencia en su casa aquella noche cinco años y tres meses atrás. O al menos eso se creía.
    Al parecer dos agentes de la policía científica de Coruña seguían trabajando por su cuenta en el caso, ya que la inspectora, tras cinco meses de investigación lo consideró suicidio; volvieron a la joyería de enfrente de la casa donde se produjo el asesinato, atracada dos días después de aquella gran tragedia, junto con una orden judicial para revisar las cámaras de seguridad, o más bien las cintas de vídeo.
    Después de llevar mucho tiempo investigando, decidieron centrarse más en el robo que en la muerte, ya que les sorprendió que atracando una joyería el ladrón no se llevara nada, quién atracaría una joyería sin llevarse nada… a no ser que lo hiciera para borrar su rastro, las únicas huellas que había dejado tras matar a aquella anciana señora.
    Los agentes no querían ver el contenido de la cinta de video sino la portada, analizarían la parte delantera para buscar huellas, ya que si había borrado los minutos en los que él aparecía, tenía que haber cogido la cinta y por lo tanto haber dejado alguna huella. Se lo llevaron a un compañero de la policía científica que lo estudiaría y analizaría y con un poco de suerte y con la ayuda de “El gran invento” sacaría a quién le correspondían las huellas. Este invento, creado hace tan solo unos meses, ha revolucionado la investigación científica, pues muchos de los casos que se habían archivado han conseguido continuar o incluso ser resueltos gracias a este invento.
    Y… ¡Bingo! Tenía dos marcas dactilares que se le atribuían a un hombre de unos cincuenta años llamado Félix. Le detuvieron, y una vez en comisaría, comenzaron con un interrogatorio en el que admitió estar implicado en el caso, ya que él fue quien borró las imágenes en las que aparecía el homicida. También les admitió no saber quién fue, pero les dijo que les podía facilitar algunos datos como su firma, la apariencia o la fecha en la que estuvo allí, a cambio de que le redujeran su condena correspondiente por ocultamiento y complicidad.
    Los policías aceptaron, y tras recibir la firma fueron al registro de los datos para averiguar a quién le correspondía aquella firma. No fue una búsqueda fácil pero tras filtrar los datos: hombre, de cincuenta a sesenta años y residente en Santiago de Compostela, solo tuvieron que armarse de paciencia e ir mirando firma por firma hasta que alguna se correspondiera con la que les había dejado Félix.
    Tras horas de indagación dieron con una casi idéntica. Para estar seguros, le pidieron a Félix que les hiciera un retrato lo más parecido posible a lo que recordara del hombre.
    Le llevó bastante tiempo, pero al terminarlo se confirmaron sus sospechas, pues aquel individuo coincidía con el dibujo que les hizo, consiguieron saber su nombre, le expusieron el caso a la inspectora y detuvieron a aquel asesino.
    Mientras, la familia de la fallecida se alegraba de que aquel asesino fuese a tener su merecido y a la vez se entristecía recordando la trágica muerte de su familiar.

    El cambio del cambio climático

    El cambio del cambio climático

    Por fin ha llegado el día. Mi momento para intentar salvar el mundo se acerca. Me da miedo no estar a la altura de las expectativas de la familia y amigos o de que no salga bien la puesta en funcionamiento de mi invención.

    Pero para entender mejor la situación, empecemos por el principio: una presentación y mi historia desde el inicio. Hola, me llamo Uisce, tengo veintiocho años y nos encontramos en el 2037. Cuando nací, el planeta Tierra, ya estaba en crisis climática, y solo ha ido a peor. Mientras crecía, cada día en las noticias anunciaban las catastróficas subidas de temperatura, los altos niveles de gases de efecto invernadero y las consecuencias de estos como las sequías.

    Cada vez, las inundaciones eran peores, los casquetes polares se reducían más, el nivel del agua del mar aumentaba más de prisa, la temperatura solo subía y subía y las sequías, cada vez más largas y recurrentes, impedían tener suficientes recursos como alimentos o agua. Aunque mucha gente era consciente y hacía pequeñas acciones, no eran suficientes para parar el cambio climático y mucho menos, revertirlo. Como mucho, ralentizaban el crecimiento de las consecuencias de este. Siempre me indignaba al mirar los telediarios y ver que ninguna empresa o gobierno hacía lo suficiente como para reducir su huella de carbono en el planeta.

    Cuantos más años pasaban, las repercusiones sobre el clima eran mayores y pronto empezó a haber escasez de recursos para toda la población. Se nos agotaba el tiempo, necesitábamos una solución urgente.

    Tuve la suerte de poder cursar estudios superiores y los enfoqué hacia las ciencias del clima y la ingeniería. Cuando se lanzó un proyecto de soluciones para salvar el planeta de forma global, vi la oportunidad que llevaba soñando desde mi infancia. Asombrosamente, aceptaron mi petición y pude desarrollar mi idea en laboratorios con alta tecnología. Mi invento se basaba en la fotosíntesis de las plantas. Si se recreaba ese proceso sin limitarse al dióxido de carbono, sino englobando todos los gases de efecto invernadero, y se pudieran transformar en nitrógeno, oxígeno y otros gases que conforman la atmósfera, no solo podríamos frenar el cambio climático, podríamos hasta revertirlo.

    Había trabajado muy duro durante mucho tiempo y al fin, el momento del lanzamiento de mi invento, el robofotosint, hacia la atmósfera dejaría de ser un sueño. El lanzamiento lo elevaría, y el robot, dotado con unos motores alimentados por placas solares, se mantendría en el aire mientas descontaminaría el aire. Que hubiese tenido la oportunidad de llegar tan lejos, era increíble. Todo parecía ser sacado de un libro de ciencia ficción. La cuenta atrás había empezado. Tres, dos, uno….

    Estamos en 2040 y por primera vez en décadas, la contaminación de la atmósfera se ha reducido. Mi invento fue un éxito que pronto se puso en producción para lanzar más unidades. La temperatura, aunque de forma extremadamente lenta, está bajando. He inspirado a mucha gente, y por encima de esto, he salvado al planeta y a las generaciones venideras. Un pequeño gesto, como la solicitud a ese programa, ha cambiado el destino de toda la humanidad. Espero que mi historia pueda servir de ejemplo para futuros retos y por muy impotentes que a veces nos sintamos, siempre podemos llevar a cabo acciones que mejoren nuestra realidad.

    El caso de mi vida

    El caso de mi vida

    Era un jueves. Bueno, perdón, EL jueves. Era el cumple de Laura y estaba muy contenta ya que iba a ir a una cena con su novio, Alejandro. Alejandro la quería mucho y llevaba meses preparando este momento, había reservado una mesa en un restaurante en el que normalmente hay lista de espera de meses. Laura se acababa de poner su collar favorito, que le había regalado su padre hacía unas horas. Cuando sonó el timbre, corrió hacia la puerta, pero primero se despidió de sus padres y se fue.

    Eso fue hace 4 meses hoy, Laura no ha vuelto. Hace unos días me llegó la noticia de que está muerta. Estoy destrozada y no sé qué hacer aparte de buscar justicia para mi hermana, y voy a darlo todo por la causa. Me llamo Maribel y esta es la historia de cómo voy a encontrar al asesino de mi hermana.

    He estado investigando durante estos meses porque pertenezco a la policía científica y soy uno de los criminólogos asignados a este caso. El sospechoso principal era Alejandro, porque las probabilidades de que el asesino de una mujer sea su pareja son muy altas. También Laura me dijo que estaban teniendo problemas entre ellos, y sabemos que Alejandro estuvo con ella esa noche. Pero como os habréis dado cuenta, he dicho “era”, porque esta mañana me encontré con Amanda, la mujer de mi vecino Ralf. La saludé justo antes de fijarme en su cuello, llevaba puesto un collar de oro con una perla blanca, y me resultó muy familiar. Entonces le pregunté dónde lo había comprado y dijo que se lo había regalado su marido por su cumple, solo me di cuenta cuando volví a casa de que era igual que el de mi hermana. Eso me hizo reflexionar mucho sobre mi vecino, siempre ha sido un tipo raro, o eso decía mi hermana, ella siempre lo evitaba porque le daba “mal rollo”.
    Por la noche, no pude dormir, no paraba de darle vueltas a todo. Entonces me puse a investigar y fui a ver a mi hermana en la morgue. Cuando llegué estaba todo oscuro, pero era normal ya que eran las tres de la mañana.
    Parecía que llevaba 5 minutos allí, pero en realidad llevaba 4 horas, se me había pasado el tiempo volando. Justo cuando me iba a ir, me fijé en unos hilos rubios casi imperceptibles que se habían quedado pillados bajo su uña. Me emocioné, esto podría ser una pista esencial para la base del caso, ya que el folículo capilar de la base del cabello contiene material celular rico en ADN. Para el análisis de ADN, el pelo debe incluir la raíz, entonces, tiene que ser arrancado y no cortado para que funcione. Ahora que he enviado las pruebas al laboratorio tengo que esperar para ver el resultado.
    Han pasado varias semanas porque el laboratorio se retrasó y por fin tengo los resultados. Estaba desesperada, no sabía si se habían perdido las pruebas. Al abrir el sobre me ha llegado una ola de sentimientos, como una mezcla de alivio y odio, pero bueno, tengo que seguir concentrada. Como bien sospechaba, son de Ralf, sí, mi vecino. Me parece muy poco probable que esto sea una coincidencia, ya van dos. Primero el collar y ahora esto. ¿Cómo han acabado los cabellos de Ralf bajo la uña de mi hermana? Si es que nunca han tenido ningún tipo de contacto, lo máximo fue un intercambio de ‘holas’.
    Ayer decidí pedir una orden de registro domiciliario, y como ya sabéis, para obtenerla y que no se considere allanamiento, los agentes de policía deben convencer a un juez de que tienen motivos fundados para creer que se está produciendo una actividad delictiva en el lugar que desean registrar o que creen que encontrarán pruebas de actividad ilegal. Y hoy lo hemos llevado a cabo. Hemos encontrado el cuchillo con el que mataron a Laura bien guardadito, como un trofeo, porque a los asesinos les gusta guardar un objeto o varios como recuerdo del éxito del crimen, como para revivir el momento.
    Obviamente tuvimos que recoger las huellas dactilares del arma homicida. Identificándolas, comparándolas, conservándolas, evaluándolas e investigándolas, descubrimos que no solo coinciden con las de Ralf, sino que son las de un asesino en serie. Ralf era un asesino en serie, pero nunca había sido considerado sospechoso, así que nunca compararon las huellas. También nos dimos cuenta de que Ralf no tenía coartada para esa noche y resulta que Alejandro estaba diciendo la verdad cuando decía que estaba en su casa a la hora del homicidio.
    Y así es como, gracias a la ciencia, encontré al asesino de mi hermana.

    El código de la realidad: el enigma de las gafas binarias

    El código de la realidad: el enigma de las gafas binarias

    Los Ángeles, 2018. John Quill inventa unas gafas que permiten saber cómo está formada cualquier cosa. 2 días después desaparece él junto su invento de manera misteriosa.

    Actualmente, yo, Thomas Wilson, me encuentro en su antigua casa junto a mi mejor amigo, Mark Clark, un informático profesional. La casa no es muy grande. Tiene un par de pisos, pero es muy estrecha.

    -Deberíamos volver a casa- comentó Mark-.Mi mujer me está esperando…
    -Calla- contesté-, siento que cada vez e